11/12/2017

INVESTIGACIÓN Y TRANSFERENCIA

INVESTIGACIÓN

Arranca en Huesca el proyecto Exernet-Elder 3.0 que estudia programas de entrenamiento para mejorar la salud de los mayores y ralentizar los cambios negativos que produce la edad

Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte del Huesca lideran esta iniciativa que ha comenzado en la capital altoaragonesa con la evaluación de las condiciones físicas de personas mayores de 65 años que van a participar en esta investigación que se implementará durante los próximos seis meses con intervenciones en varias localidades aragonesas

Avanzar en la prescripción personalizada de ejercicio para conseguir mayor calidad de vida durante el envejecimiento es uno de los objetivos que señala el profesor Germán Vicente-Rodríguez, para esta tercera fase de la investigación de Exernet -iniciada en 2008 con más de 3000 participantes de seis comunidades autónomas- sobre actividad física en mayores
Esta semana ha arrancado en Huesca el proyecto de investigación Exernet-Elder 3.0 que estudia programas de entrenamiento para mejorar la salud de los mayores y revertir o ralentizar los cambios negativos que produce la edad. La evaluación de las condiciones físicas de personas mayores de 65 años que van a participar en este estudio –desarrollada desde el pasado lunes en el Palacio de Deportes de la capital altoaragonesa, marca el inicio de este estudio que se implementará en varias localidades aragonesas. Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte del Campus oscense, junto a otros especialistas del grupo Genud de la Universidad de Zaragoza, impulsan este trabajo que , durante su fase de intervención, pondrá en marcha planes de entrenamiento multicomponente de seis meses, para arbitrar herramientas basadas en la actividad física que mejoren la salud, la funcionalidad y la calidad de vida de las personas mayores.
 
El proceso de envejecimiento viene acompañado de multitud de cambios, entre los que se encuentra principalmente la pérdida de capacidad funcional (empeoramiento de la composición corporal y condición física). Este hecho, junto al crecimiento de la población mayor en las últimas décadas, puede conducir a un aumento de la prevalencia de enfermedades como la obesidad, sarcopenia u osteoporosis, aumentando la fragilidad y discapacidad en la sociedad actual, señala German Vicente Rodríguez, investigador principal de este proyecto y decano de la facultad altoaragonesa (que el ránquin de Shanghái ha situado como primera de España y entre las 50 mejores del mundo en investigación en Ciencias de la actividad Física y el Deporte).
 
“El estilo de vida y concretamente la actividad física, el sedentarismo o programas específicos de entrenamiento, tiene un efecto importante en la prevención de estas enfermedades y la mejora de la calidad de vida en las personas mayores, pero tenemos que avanzar en la prescripción personalizada de ejercicio para conseguir los mayores beneficios”, afirma este  profesor del Campus oscense.
 
Mantener la autonomía y la independencia a medida que una persona se hace mayor es el objetivo del envejecimiento activo que establece la Organización Mundial de la Salud. “La facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte de Huesca, a través del grupo de investigación Genud”, insiste, “se une a esta iniciativa mediante el desarrollo de este proyecto de investigación” que es una tercera fase de la investigación de la red Exernet sobre actividad física en mayores que se inició en 2008, liderada por la universidad pública aragonesa,  con más de 3000 participantes de seis comunidades autónomas.
 
 
Una línea de investigación iniciada en 2008
 
“En España”, explica Germán Vicente, “a pesar de que la población mayor se ha triplicado en los últimos 100 años, no existen muchos estudios con muestras de población importantes que evalúen los niveles de condición física, así como su evolución a lo largo del tiempo, y su relación con diferentes estilos de vida”. Entre los años 2008 y 2009, recuerda, se llevó a cabo por primera vez en España un estudio multi-céntrico, el citado proyecto Exernet, en el que se valoraron los niveles de condición física y composición corporal en una muestra representativa de personas mayores de 65 años no institucionalizadas (un total de 3136 participantes de 6 comunidades autónomas).
 
A lo largo del curso 2016.-17 se ha vuelto a evaluar a las personas mayores que participaron hace 8 años para ver cuál ha sido su evolución con el paso del tiempo, analizando los cambios en su estado de forma, niveles de obesidad y sobrepeso, sarcopenia, capacidad funcional, osteoporosis y calidad de vida de los participantes, con el fin de analizar las posibles relaciones que se establecen entre un envejecimiento saludable y dichos aspectos.
 
Una vez identificados cuáles son los cambios que se producen a lo largo del proceso de envejecimiento, arranca la nueva fase de este proyecto, en la que se implementará un programa de entrenamiento. Los resultados obtenidos permitirán mejorar la salud presente y futura de las personas mayores, aseguran los profesores Germán Vicente-Rodríguez y Alba Gómez Cabello, que coordinarán esta intervención y estudio, que ha sido financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad en su accion de I+D+i y por el Centro Universitario de la Defensa de Zaragoza.

    Compartir: