INVESTIGACIÓN Y TRANSFERENCIA

INVESTIGACIÓN

Investigadores del INA descubren la capacidad de las nanopartículas de oro para activar fármacos anticancerígenos en el interior de los tumores

Solo actuarían in situ gracias a procesos catalíticos llevados a cabo con partículas diminutas de oro implantadas en el tumor

La revista Angewandte Chemie publica los esperanzadores resultados de este estudio que incluye como prueba de concepto la activación de moléculas fluorescentes en el cerebro de un pez cebra

Jesús Santamaría, subdirector del INA, lidera este trabajo de colaboración internacional junto al doctor Unciti-Broceta de la Universidad de Edimburgo
Las nanopartículas de oro, insertadas en microcápsulas de resina, podrían aumentar la eficacia de los tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia, al poder actuar in situ desde el interior de los tumores, reduciendo los habituales efectos secundarios en los tejidos sanos.
 
Estos resultados, que publica la prestigiosa revista científica Angewandte Chemie,dedicándoleincluso su contraportada,ofrecen nuevas esperanzas en la lucha contra el cáncer y han sido obtenidos gracias a la colaboración de científicos del Instituto de Nanociencia de Aragón (INA) de la Universidad de Zaragoza, Víctor Sebastián, Silvia Irusta y Jesús Santamaría, con investigadores del Centro de Investigación del Cáncer en la Universidad de Edimburgo, liderados por el doctorUnciti-Broceta.
 
El trabajo demuestra en primer lugar la posibilidad de llevar a cabo catálisis en medios biológicos utilizando partículas diminutas de oro. Estas  nanopartículas de oro, camufladas en una microcápsula de resina implantada en el cerebro de un pez cebra, han logrado catalizar una reacción química generando compuestos fluorescentes.

Pero el aspecto más interesante desde el punto de vista de una potencial aplicación es que se ha puesto de manifiesto la capacidad de las nanopartículas de oro para generar in situ potentes fármacos anticancerígenos a partir de moléculas inertes, gracias a un mecanismo de eliminación de grupos químicos terminales que el oro nanométrico es capaz de catalizar. El oro resulta ideal para este papel catalítico debido a su alta biocompatibilidad.
 
La importancia práctica podría ser considerable, tal como destaca el subdirector del INA, Jesús Santamaría: “El principal problema de los tratamientos quimioterápicos son los efectos secundarios en diversos órganos debido a la toxicidad de las moléculas que se usan para combatir el cáncer. Por ello, desde la Nanotecnología se exploran rutas alternativas, por ejemplo, el transporte de fármacos hasta el tumor utilizando nanopartículas o los tratamientos alternativos a los fármacos, como la hipertermia, elevación de temperatura local, obtenida con nanopartículas”.
 
Los resultados de este trabajo plantean una vía distinta: el fármaco se suministraría al paciente en su forma inerte y sólo se convertiría a la forma tóxica localmente, gracias a la catálisis de las nanopartículas que un cirujano implantaría en el tumor.
 
“Hemos descubierto las nuevas propiedades de oro que hasta ahora no se habían explorado y nuestras conclusiones muestran que el metal podría ser usado para liberar fármacos en el interior de los tumores de una forma muy segura. Todavía queda mucho por hacer antes de que se pueda usar en pacientes, pero es un importante paso adelante”, señala Asier Unciti-Broceta de la Universidad del Instituto de Consejo de Investigación Médico de Edimburgo de Medicina Genética y Molecular.
 
 
Pie de foto: Vista de una de las microcápsulas de resina (izquierda) en la que se encuentran protegidas las nanopartículas de oro (que se ven como puntos brillantes en la ampliación de la foto derecha). En el recuadro de la esquina se muestra una nanopartícula individual
Autor: INA
 

Compartir: