ESTUDIANTES

Estudiante de la EINA recibe el Primer Premio del Prontuario SIKA 2017

El ganador de la edición de 2017 ha sido Eduardo Sarnago Álvarez, estudiante del Máster de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Zaragoza, con el trabajo que ha tenido como lema “Titanic: evitando el naufragio”

El 25 de julio, en la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de Zaragoza, se entregaron los galardones correspondientes a la edición de este curso del Premio del Prontuario SIKA, destinado a alumnos de las Escuelas de Ingeniería de España.

En la entrega del premio han estado presentes el director de la EINA, José Ángel Castellanos, los representantes de SIKA, Felipe Martín, Alberto Sastre y Daniel Vallespín, el profesor de la EINA Luis Castejón, el director técnico y de Fábrica de Lecitrailer, Carlos Martín y Carlos Fabra respectivamente y el coordinador de procesos especiales de CAF, Javier Serrano. Las últimas cuatro personas formaron parte de las quince personas de empresas y universidades, que constituyeron el tribunal del Premio.

El jurado del concurso decidió otorgar en esta edición 2017 el Primer Premio – dotado con 3.000 € - al trabajo “TITANIC: EVITANDO EL NAUFRAGIO”, presentado por Eduardo Sarnago Álvarez, de la Universidad de Zaragoza.

El Premio Sika destinado a alumnos de las Escuelas de Ingeniería de toda España, tenía en esta ocasión el título “EL NO HUNDIMIENTO DEL TITANIC”. Se debía concursar a título individual y estaba dotado con un Primer Premio de 3.000 € en metálico.

El objetivo de esta edición era diseñar una posible reparación en seco de la grieta que produjo un iceberg al Titanic, a base de paneles de nido de abeja, de modo que tuviera la resistencia suficiente como para resistir choques futuros contra otros icebergs de 30 m3.

El ingeniero dedicado a diseñar la reparación del casco debía tener en cuenta el tipo de paneles de nido de abeja a utilizar y los adhesivos a aplicar. Había de elegir el adhesivo ideal para este pegado (rígido, elástico, silicona, poliuretano, resina epoxi, adhesivo de Metacrilato, cianoacrilatos, adhesivos a base de Policloropreno…).

Una vez elegido el adhesivo se debía hacer un estudio de las cargas que debería soportar en función de la solicitación de choque. Para ello, se debía elegir, asimismo, un espesor definido por varias capas de paneles de nido de abeja y dimensionar adecuadamente los cordones de adhesivo.

Los datos del problema se obtenían en el folleto del concurso y en el blog de la página principal www.sika.es en el que los participantes podían consultar todos los detalles técnicos, informaciones complementarias y documentación sobre el tema, y a la vez, aclarar todas sus posibles dudas sobre el problema.

Los concursantes debían presentar una memoria técnica con una extensión de entre 5 y 10 folios con la descripción y funcionalidad de la solución adoptada y los sistemas y productos SIKA aplicables a su ejecución.

El jurado encargado de emitir el veredicto final, como en ediciones anteriores, estaba compuesto por profesores de las Escuelas participantes y destacados directivos de las empresas fabricantes del sector de transporte. 

Compartir: