15/10/2019

INFORMACIÓN INSTITUCIONAL

Día Europeo de la Parada Cardíaca en la Universidad de Zaragoza

Mañana, 16 de octubre, el campus aragonés organiza una jornada de sensibilización de cómo detectar y qué hacer ante un paro cardiaco

Para ello, en el acceso de la Facultad de Educación se realizarán prácticas de resucitación cardiopulmonar y la utilización del desfibrilador

A las 12 horas participarán en el taller el rector de la Universidad de Zaragoza, el director del Hospital Universitario Miguel Servet y la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón

La Universidad de Zaragoza ofrece mañana, 16 de octubre, talleres gratuitos de reanimación pulmonar y utilización del desfibrilador, con ocasión del Día Europeo de la Parada Cardíaca.

La jornada tiene como fin mejorar la sensibilización y educación del público general y de los profesionales sanitarios sobre cómo detectar y qué hacer ante una situación de paro cardiaco. La Unidad de Cuidados Intensivos del Servet, el 061, Universidad saludable e intensivistas y personal de Enfermería de otros centros sanitarios de Aragón han organizado conjuntamente esta jornada que se celebrará de 10 a 18 horas en la zona de entrada de la Facultad de Educación del campus San Francisco.

Durante el día, 20 puestos equipados con maniquís se utilizarán para ofrecer talleres simultáneos gratuitos de 20 minutos sobre la resucitación cardiopulmonar y la utilización del desfibrilador, y se enseñará a detectar una situación de paro cardiaco para poder salvar una vida, ya que el desconocimiento de estas técnicas y la falta de formación hace que las personas tengan miedo a actuar, sin saber que sus manos pueden salvar vidas y minimizar las secuelas a largo plazo.

A las 12 horas realizarán uno de los talleres el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral; el director del Hospital Universitario Miguel Servet, Juan Ramón Portillo del Olmo; y la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Pilar Ventura; acompañados de la vicerrectora de Cultura y Proyección Social, Yolanda Polo y el gerente del Sector Zaragoza II.

Cada año, alrededor de 350.000 europeos sufren una parada cardiorrespiratoria fuera de los hospitales. Está demostrado que la resucitación cardiopulmonar realizada por testigos duplica e incluso hasta cuadriplica la supervivencia. Sin embargo, sólo 1 de cada 5 víctimas reciben resucitación cardiopulmonar (RCP).

A nivel nacional se estima alrededor de 30.000 personas las que fallecen cada año por una parada cardiaca. La supervivencia actual se sitúa en torno al 5% pero podría aumentar al 15% si se practican las maniobras de RCP, y hasta el 30% si además hay un programa de desfibriladores en el área, lo que significarían entre 4.500 y 9.000 muertes menos al año sólo en nuestro país. Eso es más del triple de la cifra de fallecimientos en accidente de tráfico anuales.
 
Los expertos indican que la formación de la ciudadanía en las maniobras de resucitación cardiopulmonar junto con la ubicación estratégica de más desfibriladores externos automatizados (DEA), podrían evitar más del 50% de las muertes por parada cardiaca. 
 
Es de vital importancia realizar una formación mínima en RCP y uso del desfibrilador para que los ciudadanos no tengan miedo a actuar en los primeros minutos mientras esperan a que llegue una unidad especializada y poder así salvar una vida. Se calcula que cada minuto que pasa disminuye un 10% las posibilidades de supervivencia para la persona que ha sufrido el paro. Por este motivo, los especialistas quieren llevar estas técnicas fuera del ámbito sanitario y enseñar a la ciudadanía.

Archivos adjuntos:

Ver archivo 
Ver archivo 

    Compartir: