INVESTIGACIÓN Y TRANSFERENCIA

INVESTIGACIÓN

El grupo de investigación GEAS desarrolla un método para detectar y cuantificar de forma inmediata un tipo de Herpes

La aportación principal de este método es la inmediatez y la alta selectividad que ofrece. Solamente da respuesta al Cytomegalovirus, sin interferencia

Este sensor, desarrollado comercialmente, podría utilizarse en el ámbito hospitalario, en los casos que fuese necesario determinar de manera rápida y sencilla si el Herpesvirus causante de una infeccion grave, pertenece al género Human Cytomegalovirus

El grupo de investigación Espectroscopía Analítica y Sensores (GEAS) del Instituto de Investigación en Ciencias Ambientales (IUCA) cuenta con una dilatada trayectoria en el desarrollo de sensores electroquímicos para la detección y cuantificación de contaminantes y parámetros clínicos de interés que presentan dificultades para ser medidos con los métodos habituales.

En los últimos años, han creado procedimientos analíticos para cuantificar Ocratoxina A, Fumonisina, Deoxinivalenol y Cocaína. Su último objetivo ha sido el Human Cytomegalovirus (HCMV), un género de Herpesvirus que puede causar infecciones graves. Principalmente ataca a las glándulas salivales y su infección puede ser grave o fatal para los pacientes que sufren inmunodeficiencia, así como para los fetos durante el embarazo. Generalmente afectan a personas tanto inmunocompetentes como inmunodeprimidas.

La detección de este virus, se ha realizado hasta la actualidad mediante sistemas largos de captura de anticuerpos y de glicoproteínas, previa amplificación mediante PCR, que implicaban procedimientos lentos, costosos y que necesitaban de muchas operaciones de laboratorio.

El sensor desarrollado por el grupo GEAS permite detectar y cuantificar de forma rápida y selectiva: aunque exista más de un tipo de virus en la muestra solo detecta la ‘diana’ . Al contrario de la creencia popular extendida, un ‘sensor’ no es estrictamente necesario que sea un objeto físico: “El desarrollo de un sensor exige el diseño de un procedimento específico de biorreconocimiento y un dispositivo de conversión de ese biorreconocimiento en una señal medible. El método, se aplica en primer lugar en muestras artificiales dopadas y posteriormente en reales de orina”, explica el catedrático emérito de Química Analítica Juan Ramón Castillo.

La aportación principal de este método es la inmediatez y la alta selectividad que ofrece. Solamente da respuesta al Cytomegalovirus, sin interferencia. En la publicación que ha realizado el grupo en Journal of Pharmaceutical and Biomedical Analysis se establece una comparación con el resto de métodos utilizados actualmente en casos de detección del HCMV.

El trabajo corresponde a una colaboración con la Catedrática de Química Analítica Julia Arcos, de la Universidad de Burgos, que trabaja en el ámbito de los sensores electroquímicos enzimaticos,  y  con un grupo de la Universidad de Beira (Portugal). Los investigadores de las tres universidades implicados en este proyecto han trabajado a lo largo de casi tres años con el Cytomegalovirus como objetivo.

Este sensor, desarrollado comercialmente, podría utilizarse en el ámbito hospitalario, en los casos que fuese necesario determinar de manera rápida y sencilla si el Herpesvirus causante de una infeccion grave, es del género Human Cytomegalovirus.

 

    Compartir: