17/11/2015

CONGRESOS, CURSOS Y CONFERENCIAS

CANDIDATURAS A RECTOR

Gloria Cuenca, paleontóloga aragonesa en el equipo de Atapuerca, participará mañana en el Ateneo de la EINA

"Atapuerca y evolución humana: ¿cómo sabemos quién es quién y cuál es su antigüedad?" es el título de la charla que impartirá a las 18h en la Sala de Grados del edificio Torres Quevedo

La experta explicará cómo datar los fósiles humanos a partir de los de pequeños mamíferos de este yacimiento
(Zaragoza, martes, 17 de noviembre de 2015). Analizar los sedimentos del yacimiento de Atapuerca hapermitido conocer que los humanos vivieron en esta sierra burgalesa al menos desde hace casi un millón y medio de años. Gloria Cuenca, paleontóloga y responsable del equipo de Investigación de Atapuerca de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza, y responsable de datar los fósiles humanos a partir de los de pequeños mamíferos, impartirá mañana a las 18h  la conferencia "Atapuerca y evolución humana: ¿cómo sabemos quién es quién y cuál es su antigüedad?" en la Sala de Grados del edificio Torres Quevedo.
 
La Sierra de Atapuerca es un pequeño complejo de cuevas y fisuras de origen kárstico donde la tierra y el tiempo se han aliado para conservar los vestigios de nuestros ancestros. Como si de antiguas tumbas se tratara, los huesos de los antiguos homínidos se conservan en las profundidades de las cavernas, al igual que su industria en piedra y animales y plantas de los alrededores. Escáneres, morfometría y estadística permiten determinar quién es quién. La orientación de cristales ferromagnéticos, análisis de isótropos y bioestratigrafía permiten conocer su antigüedad.
 
Gloria Cuenca Bescós, profesora del Dpto. de Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ciencias, miembro del equipo de Atapuerca desde 1991, ha analizado junto a su equipo los fósiles de pequeños vertebrados obtenidos de toneladas de sedimentos procedentes de los yacimientos arqueológicos de la Sierra de Atapuerca en la última década.
 
Aproximadamente 30 toneladas de sedimentos se mueven y se lavan cada temporada, es decir, durante las campañas de excavación del mes de julio, en el cercano río Arlanzón. Y es que es ahí donde se encuentran los fósiles de los pequeños mamíferos –desde ardillas, marmotas, erizos, topos, murciélagos hasta conejos--, que constituyen una de las herramientas más útiles para conocer la edad relativa tanto de los estratos de los yacimientos como de los restos de plantas y fósiles humanos que aparecen entremezclados. El acto, que será retransmitido por internet, http://eina.unizar.es, será presentado por José Antonio Bea Cascarosa, profesor titular del Área de Mecánica de Medios Continuos y Tª de Estructuras, del Dpto. de Ingeniería Mecánica.


 

    Compartir: