imagen cabecera institucion

Noticias

Un estudio de la Universidad de Zaragoza sugiere que la práctica competitiva de ciclismo se asocia con mayor riesgo de osteoporosis

El grupo de investigación GENUD ha publicado esta revisión sistemática que incluye más de 200 trabajos desde 1965 en la revista BMC Medicine


(Zaragoza, miércoles 13 de febrero de 2013). El grupo de investigación GENUD (Growth, Exercise, Nutrition and Development) de la Universidad de Zaragoza, con financiación del Ministerio de Ciencia y Educación, el Instituto de Salud Carlos III y el Consejo Superior de Deportes, ha llevado a cabo un estudio de revisión en el que se vincula la práctica competitiva del ciclismo con la osteoporosis y el decrecimiento en salud ósea. Este estudio, en el que se revisaron de forma sistemática más de 200 publicaciones y que detalla los resultados de 30 trabajos en inglés y español desde 1965, ha sido publicado recientemente en la prestigiosa revista BMC medicine y ha sido también incluido en el compendio Advances in Sport Nutrition, Exercise and Medicine.  

La investigación, dirigida por Germán Vicente, señala que coexisten numerosos factores que median en la relación entre la práctica del ciclismo y sus efectos negativos en la salud ósea, como la edad, el género,  la dieta, el perfil hormonal o el estilo de vida. En la revisión se destacan como principales factores de riesgo las horas en bicicleta y la intensidad del entrenamiento, lo que coloca a los profesionales del ciclismo en el grupo de mayor peligro.

Alrededor de un 40% de los ciclistas profesionales adultos presentan osteopenia a medida que van envejeciendo, comúnmente considerada como el principio de osteoporosis, provocando fragilidad en los huesos, lo que reduce su densidad mineral a -1 sobre el -2,5 que implica la osteoporosis. Por este motivo, los investigadores de GENUD recomiendan que personas con riesgo de padecer esta enfermedad ósea compaginen el ciclismo con otras actividades que proporcionen un estímulo ostogénico adecuado para un correcto desarrollo óseo, como los saltos, entrenamientos de fuerza o la práctica combinada con otros deportes de mayor impacto, todos ejercicios que generan tensiones dentro del hueso y ayudan a que absorba calcio, reestructurándolo.


Compartir: