Prensa

CIRCE, primer centro de España acreditado para estudiar el funcionamiento de los aerogeneradores de una forma más sencilla, ágil y económica

Esta metodología permitirá caracterizar la relación entre la potencia entregada y la velocidad del viento, minimizando el habitual uso de torres meteorológicas El Laboratorio de Metrología Eléctrica (LME) reducirá así los costes y el tiempo de este tipo de ensayos

(Zaragoza, martes, 10 de diciembre de 2013). El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de la Universidad de Zaragoza  ha sido reconocido por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para estudiar el funcionamiento de los aerogeneradores con una metodología más sencilla, ágil y económica. Esta acreditación, concedida al Laboratorio de Metrología Eléctrica (LME) de CIRCE, lo convierte en el primer centro español certificado para llevar a cabo “Ensayos de curva de potencia con anemometría de góndola”, situándose en la vanguardia del sector, ya que se trata de una norma de reciente publicación.

La nueva metodología facilitará los trabajos para caracterizar el funcionamiento de un aerogenerador en un emplazamiento mediante la relación entre la potencia entregada y la velocidad del viento incidente, en lo que se conoce como “Ensayo de curva de potencia”. Así será posible reducir los costes y el tiempo necesarios para llevar a cabo este ensayo.

Hasta ahora, los datos de viento necesarios para realizar el “Ensayo de curva de potencia” se tomaban mediante un anemómetro ubicado en una “torre meteorológica” cercana al aerogenerador a estudiar. De este modo era necesario instalar una de estas torres, de varias decenas de metros de altura, cada vez que se precisaba ensayar una máquina.

Gracias a la nueva metodología (“Ensayo de curva de potencia con anemometría de góndola” de acuerdo a la norma internacional IEC 61400-12-2), será posible realizar este mismo ensayo, utilizando los dispositivos de medición de viento que incorporan los propios aerogeneradores en sus góndolas, y evitar así el uso de una torre meteorológica.

Esto permitirá ensayar distintas máquinas del mismo modelo que estén en condiciones geográficas similares, o ensayar la misma máquina varias veces y observar posibles degradaciones o cambios de comportamiento de una forma más sencilla y económica.

El único requisito de esta metodología consiste en establecer una relación entre la velocidad del viento “libre” (el que se encuentra antes de llegar a la máquina) y el que se mide en la propia góndola, tras pasar por las palas. Si no se dispone de esta relación, es preciso colocar una torre meteorológica para obtenerla, pero una vez calculada, se puede aplicar en todos los sucesivos ensayos.

Con este hito, CIRCE reafirma su compromiso con la innovación y la calidad en sus trabajos. La nueva acreditación se suma a otras con las que ya cuenta dentro del sector eólico, otorgadas también por ENAC, o por MEASNET, una exclusiva red de laboratorios a la que sólo pertenecen 18 laboratorios en todo el mundo, convirtiendo a CIRCE y al LME en referentes internacionales en energía eólica.

Compartir: