imagen cabecera institucion

Investigadores del ICMA desarrollan un método basado en tecnología láser que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero producidas al fabricar cerámica estructural

El Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (Centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Zaragoza) coordina el proyecto Laserfiring

El proyecto está cofinanciado por la Comisión Europea dentro del programa LIFE+ y finaliza en agosto de 2013. Los resultados de la investigación se presentan mañana 30 de julio en el centro tecnológico AITEMIN (Toledo)

(Zaragoza, lunes 29 de julio de 2013). Investigadores del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón -ICMA- (Centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Zaragoza) coordinan el proyecto europeo “Laserfiring”, centrado en la obtención de un nuevo método de fabricación de cerámicas estructurales. El proyecto está liderado por Xermán de la Fuente Leis, profesor en el Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA) y en él participan el Centro Tecnológico de Toledo AITEMIN y las empresas EASYLASER y PHYSIC GM. Este proyecto cuenta con una financiación de más de 2,4 millones de euros y está co-financiado por la Comisión Europea dentro del programa LIFE+.

La industria cerámica estructural utiliza para la fabricación de los productos cerámicos (ladrillos y tejas) temperaturas de cocción muy elevadas que pueden alcanzar los 1200ºC. Esto supone un consumo energético muy elevado y, como consecuencia, la emisión de gran cantidad de gases de efecto invernadero (CO2) procedentes de las fuentes de energía utilizadas  (habitualmente gas natural, fuel-oil, carbón y coque de petróleo). El empleo de esta nueva tecnología láser en la fase de cocción disminuye entre 100 y 300ºC la temperatura de tratamiento, sin perder por ello las propiedades estructurales necesarias para estos materiales de construcción. Al disminuir la temperatura de cocción de 1100 ºC a 800 ºC, el ahorro, en el consumo de gas natural por tonelada de producto obtenido, oscila entre el 23 y el 50 %, lo que en una fábrica de tamaño medio, con una capacidad de producción de 300 t/día, supone una disminución de emisiones de CO2 de entre 3563 a 7750 t/año.

Este horno láser permite trabajar en continuo y alcanzar temperaturas locales en la superficie del material cerámico muy superiores a las obtenidas en un horno convencional sin que se produzcan deformaciones ni rupturas. Las elevadas temperaturas superficiales conseguidas permiten obtener una amplia gama de acabados utilizando diferentes arcillas sin emplear  fundentes ni otras sustancias contaminantes. Estos tratamientos superficiales son imposibles de realizar con los hornos convencionales y otorgan un valor añadido a la pieza mejorando sus propiedades mecánicas y estéticas.

El uso de esta tecnología en la cocción supone un gran avance como muestran las patentes concedidas en EEUU, China  y Europa. En la actualidad, debido al éxito de este proyecto, se está trabajando en un nuevo proyecto LIFE+  centrado en el sector de cerámica plana y vidrio.

Los resultados de esta investigación se presentarán mañana en una jornada que se celebrará a partir de las 11 horas en el centro tecnológico AITEMIN (Toledo) y en la que se mostrarán las conclusiones alcanzadas y se realizará una visita guiada para conocer el funcionamiento del prototipo del horno LASERFIRING.

Ver archivo adjunto

Compartir: