imagen cabecera institucion

Noticias

Nuevos avances en el ámbito de materiales, medioambiente, arte, geología y biomedicina gracias a la luz sincrotrón

Esta técnica permite el análisis de materiales mediante señales muy pequeñas, que está revolucionando el mundo de la investigación

Gema Martínez Criado, investigadora española de la Instalación Europea de Radiación Sincrotrón (ESRF) de Grenoble, destaca en el ICMA la versatilidad de esta herramienta

(Zaragoza, jueves, 4 de julio de 2013). El haz de luz sincrotrón es una herramienta polivalente que permite el análisis de materiales mediante señales muy pequeñas y que está revolucionando el mundo de la investigación en numerosos ámbitos: desde el arte y arqueología, las ciencias ambientales, hasta las ciencias de materiales, la biomedicina y la geología.

Gema Martínez, investigadora española de la Instalación Europea de Radiación Sincrotrón (ESRF) de Grenoble, en Francia,ha señalado en el Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA) --instituto mixto de investigación CSIC-UZ--, alguna de las aplicaciones más destacables de estas técnicas. Gracias a la luz sincrotrón es posible realizar el estudio de temas tan variados como el análisis de cabellos de momias, el estudio de cenizas de plantas incineradoras de Suiza, la investigación de los defectos de los paneles solares que presentan averías --que ha dado lugar a la ingeniería de defectos--, o el estudio del confinamiento de un nanohilo de forma coaxial.

Pero además su aplicación permite desde el desarrollo de un medicamento que ayude a acabar con la malaria, la investigación de enfermedades neurogenerativas como el Parkinson, hasta la creación de biosensores capaces de detectar depósitos de oro e, incluso, el análisis de partículas de procedencia extraterrestre imposibles de estudiar con otros métodos.

El ESRF está dedicado a la producción y utilización de luz sincrotrón con fines científicos. Cuenta con un sincrotrón de electrones, un tipo de acelerador de partículas que mantiene la partícula en una órbita cerrada. El centro, que dispone de uno de los mayores anillos del mundo de este tipo, obtiene su financiación del aporte de veinte miembros de la Unión Europea. A pesar de la crisis, la ESRF mantiene su política de renovación de plantilla y publica periódicamente nuevas ofertas de trabajo.

Actualmente el ESRF construye una segunda línea, la ID16 más larga y con una estabilidad térmica en toda su longitud de ±0.05ºC que va a permitir obtener todavía mejores resultados.
 

Compartir: