¿Qué hago después de estudiar mi carrera en la universidad? Trabajando la competencia proactiva de forma interdisciplinar
Coordinador Principal:
Cortés Pascual, María Pilar Alejandra (alcortes@unizar.es / Ciencias de la Educación / Facultad de Educación)
Coordinador:
Serrano Asenjo, José Enrique (Filología Española / Facultad de Filosofía y Letras)
Participantes:
Mesa Gancedo, Daniel (Filología Española / Facultad de Filosofía y Letras)
Clavero Gracia, Carmelo (Matemática Aplicada / Centro Politécnico Superior)
Arraiz Pérez, Ana María (Ciencias de la Educación / Facultad de Educación)
Garrido Laparte, María Ángeles (Psicología y Sociología / Facultad de Educación)
Sabirón Sierra, Fernando (Ciencias de la Educación / Facultad de Educación)
Síntesis:
El objetivo básico es que  los alumnos trabajen la competencia proactiva a nivel profesional desde la búsqueda información  de los sitios en donde podían seguir formándose y trabajando después  de terminar sus estudios universitarios, con el fin de que cuando salgan de ellos, estén más preparados y sepan desenvolverse mejor en el mundo formativo o en el mercado laboral. Paralelamente se trabajan otras competencias esenciales en la actualidad como la comunicativa (puesto que presentan el trabajo en clase), el trabajo en grupo (ya que se forman equipos para la búsqueda y síntesis de la información) y la responsabilidad, además del trabajo autónomo y el aprendizaje permanente. Asimismo, se pretende organizar un seminario con profesionales de los campos en los que los profesores de los Departamentos trabajan: matemático, pedagógico, literario, y psicológico, con el objetivo de que les presenten las competencias transversales que les van a ser requeridas a los alumnos en sus futuros campos de desarrollo profesional. Toda la información será recogida en un sitio web para el libre acceso de los alumnos a la misma.  
Desarrollo del proyecto:

 

En numerosas ocasiones, los alumnos, ya graduados, se preguntan: ¿y dónde busco trabajo ahora? ¿y qué puedo seguir estudiando? ¿y qué competencias me van a pedir en el mundo laboral? Dar respuesta a estas cuestiones forma parte del objetivo básico de este proyecto de innovación docente, que se lleva desarrollando hace dos cursos (2007-2008, 2008-2009) y que aquí se presenta. Es decir, tiene como fin principal que  los alumnos trabajen la competencia proactiva a nivel profesional desde la búsqueda activa de información de los sitios en donde podían seguir formándose y trabajando después  de terminar sus estudios universitarios, con el fin de que cuando salgan de la Universidad, estén más preparados y sepan desenvolverse mejor en el mundo formativo o en el mercado laboral. Interesa, de esta forma, principalmente la prevención primaria, esto es, la anticipación antes de encarar el contexto más allá de la Educación Superior. A la vez trabaja otras competencias transversales como: la comunicación escrita y oral, la autonomía, la formación continua, o el trabajo en grupo. Este proyecto se ha desarrollado en la Licenciatura de Psicopedagogía, la Licenciatura de Filología Española y en la Diplomatura de Ingeniería. En este sentido, es un trabajo de coordinación interdisciplinar entre profesores de diferentes Facultades (Educación, Filosofía y Letras, y Centro Politécnico Superior) y departamentos (Ciencias de la Educación, Filología Española, Psicología y Sociología y Matemática Aplicada)
 
CONCEPTUALIZACIÓN TEÓRICA SOBRE LA PROACTIVIDAD
 
Los descriptores que definen la proactividad son:
o   Organizar diariamente el trabajo personal, recursos y tiempo con método y posibilidades y prioridades de realizarlo
o   Planificar un plan de actuación para la asignatura y el curso.
o   Planificar un proyecto académico-profesional de actuación.
o   Buscar información sobre las ofertas académicas y profesionales al finalizar la carrera.
o   Adelantarse a los acontecimientos académicos y laborales próximos.
 
 
Aunque, paralelamente se trabajan otras competencias genéricas esenciales en el desarrollo académico y profesional, y que también se abordan transversalmente en el proyecto, como:
 
*      Responsabilidad personal y con el resto de compañeros.
*      Buscar y transmitir información. Poseer comportamiento dialógico.
*      Análisis y síntesis de la información.
*      Apertura a la experiencia.
*      Trabajo y compromiso con el equipo.
*      Aprendizaje a lo largo de la vida.
*      Aprendizaje autónomo.
 
¿Por qué trabajar las competencias genéricas? Son la base para la vida laboral
Los cambios en el mercado laboral han originado tensiones entre el mundo de la educación, sobre todo la formal, y el del empleo. Es decir, en la actualidad y, quizá, más que nunca, existe una controversia o debate entre el feed-back de la formación recibida, sobre todo la superior, y el mundo laboral. Y, en gran medida, viene condicionada por las diferencias que se encuentran en ambos contextos las habilidades llave o las competencias transversales relevantes para la empleabilidad, y que se
aprenden a lo largo de la vida. Nos quedamos con el concepto de competencias transversales de DESECO (Definition and Selection of Competences) de la OECD (1998a), en el que se basan Rychen y Salganik (2001; 2003), que las define como capacidades para responder adecuadamente a las demandas en la ejecución de una actividad laboral mediante habilidades sociales y personales. Es decir, aquellas que no son las propiamente técnicas, cognitivas y metodológicas de un determinado puesto de trabajo. Tanto las competencias específicas como las transversales son imprescindibles para el mundo laboral. Éstas son más perdurables y potencian los aprendizajes continuados a lo largo de la vida, mientras que las específicas tienden a ser más momentáneas y centradas en un solo ámbito laboral (Corominas, 2001). No obstante, ambas deben ser trabajadas durante toda la vida.
 
 Una iniciativa interesante es la que desde los años noventa comenzó a fraguar la OCDE, que mediante el Programa de Indicadores para la Educación (INES) buscaba conocer lo que se aprende en la escuela y fuera de la misma. Es decir, no sólo lo que curricularmente se enseña en educación formal, sino también lo que enseña la vida fuera de las aulas. Un par de documentos hacen mención al respecto: Education at a Glance (OECD, 1992) y Human Capital Investiment: An International Comparation (OECD, 1998b). Del segundo, es relevante la definición de capital humano como “the knowledge, skills, competentes and other attributes embodied in individuals that are relevant to economic activity” (OECD, 1998b: 3). Otros dos estudios son relevantes para la comprensión de las competencias: Proyecto de Competencias Transversales y la Encuesta Internacional de Alfabetismo en Adultos. El primero tiene como finalidad el conocimiento de destrezas de los jóvenes que han acabado educación formal, para poder vivir en sociedad y que se adquieren por las vías currícular y no curricular. Se alude a un conjunto de competencias mínimas, es decir un “kit” de competencias, aprendidas en educación formal y no formal, y que son las siguientes: orientación al mundo político, social y económico; capacidad para resolver problemas en situaciones críticas; comunicación; autonomía; y percepción de valores humanos y críticos. De ahí se publicó el texto Prepared for Life (OECD, 1997). De la Encuesta Internacional de Alfabetismo en Adultos, se miden tres tipos de alfabetismo: de prosa (entender y usar
 
información de textos), literario (ubicar y usar información de contenidos en diferentes formatos) y cuantitativo (usar operaciones aritméticas).
De esta primera fase de estudios surge el trabajo DESECO, ya mencionado, con el objetivo de identificar un conjunto de competencias para toda la vida exitosa en una sociedad moderna y democrática. A partir de DESECO, Rychen y Salganik (2003) proponen que en la estructura interna de una competencia se mezclan variables como conocimiento, habilidades cognitivas, habilidades prácticas, actitudes, emociones, valores y ética, y motivación. A su vez, confieren gran significado a que exista un contexto favorable para el aprendizaje de competencias. En ambas perspectivas, intrínseca y extrínseca, hay que señalar cinco dimensiones (Murray, 2003): incidencia, frecuencia, nivel de uso, complejidad y aplicabilidad. Las competencias hay que trabajarlas desde la elaboración autónoma y heterónoma, es decir, las construye el individuo en contextos sociales. Además todo ello es necesario para el successful life (éxito en la vida) y el well-functioning society (buen funcionamiento de la sociedad). Esta tendencia que mezcla lo individual con lo social, se considera muy importante, porque la formación de un buen estudiante y profesional repercute en él mismo, y además en toda la sociedad. Una competencia se aprende de forma directa, pero también desde la práctica y a través de múltiples vías. Hay que distinguir entre una competencia clave y una metacompetencia. La primera hace referencia al control de exigencias de la vida cotidiana, el trabajo y la vida social. La segunda, a lo que la persona es capaz de hacer, es decir, al procedimiento sobre las competencias.
Como derivación del DESECO, extraemos algunas consideraciones, que proponen qué tipo de competencias son necesarias: competencias para una buena vida y sociedad; competencias claves; y competencias claves para el éxito económico. Las primeras aluden a cinco bloques o dimensiones: enfrentarse a la complejidad (saber buscar soluciones idóneas para cada situación); competencias perceptivas (saber sacar lo relevante de cada situación y sensibilidad por el contexto); competencias normativas (saber reflexionar sobre las acciones, tener autocrítica, poseer autonomía, y valorar el buen y el mal comportamiento); competencias cooperativas (confiar en los otros, empatía, lealtad, honestidad, etc.) y competencias narrativas (saber contar historias, pensar en el futuro distanciándose de lo inmediato, etc.).
Las cinco competencias claves hacen mención a la habilidad tecnológica, saber tratar la ambigüedad, encontrar vínculos que sostengan la comunidad, manejar la motivación y el deseo, así como actuar con responsabilidad. Éstas se concretan en competencias para el éxito económico como: habilidades básicas (comprender el material escrito, realizar operaciones matemáticas y saber razonar); habilidades personales (honestidad, perseverancia, compasión y empatía); comunicación eficaz; saber trabajar en grupo; inteligencia emocional; manejar ordenadores y educación formal significativa. Desde nuestra perspectiva, en esta amalgama de competencias hay puntos comunes: a) conjugar habilidades personales y participativas; y b) no considerar únicamente un buen currículum de educación formal, sino cultivar otras competencias que se aprenden dentro y fuera del contexto de aprendizaje. Todo ello con un fin de calidad educativa para una buena vida de los ciudadanos y de la sociedad, ya que el beneficio personal aumenta la rentabilidad social. Como derivación de todo ello, en la actualidad la OCDE realiza otras investigaciones como la Encuesta Internacional de Destrezas para la vida, el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA) o el Estudio de Educación Cívica del IEA (Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo).

 

 
 

 

Resultados y evaluación :

 

Procedimiento

1ª Se informa al inicio del primer cuatrimestre de dicho taller, que tiene como objetivo el que los propios alumnos (autonomía académica y profesional) busquen aquellos ámbitos tanto de formación continua como laboral en los que pueden seguir desarrollándose al abandonar la universidad. Los alumnos se agrupan por parejas o tríos para realizar dicho análisis. Se valora positivamente que puedan proponer nuevos contextos de trabajo, desde iniciativas de autoempleo y/o proyectos emprendedores. El/la profesor/a sirve de mediación y orientador para dicha búsqueda. De esta manera, se pretende que la tutorización (a través del espacio y tiempo reservado para las tutorías) sirva para este propósito. Por ejemplo, en Psicopedagogía se les dirige para que acudan a lugar como: centros de secundaria, DGA (sección educación), Casa de la Mujer, CREA, INAEM, empresas de tiempo libre, etc. O en Filología Española se les orienta a Editoriales, DGA (sección educación), Instituto Cervantes, etc.
            De cada centro que visiten tienen que extraer la siguiente información: nombre del centro, lugar de ubicación, formas de contacto, función del centro, competencias y requisitos que demanda el centro para la contratación de personas.
   2º Acompañamiento en forma de tutorización de la búsqueda de la información y/o propuestas emprendedoras.
   3º Al final del curso, los diferentes grupos exponen a sus compañeros la información que han recogido. Una síntesis de la misma tiene que entregarse por escrito al profesor.
   4º Dicha información es agrupada por parte del profesorado  para luego poder realizar un sitio web con la misma para el alumnado.
   5º En un momento de este proceso, se realiza una Mesa interdisciplinar, en la que se invitará a 6 profesionales (dos matemáticos, un psicopedagogo, un profesional de la acreditación profesional y dos filólogo) para que destaquen qué demanda el mercado laboral en cuanto a formación específica, continua y transversal.
MESA REDONDA: "¿Qué hago después de estudiar mi carrera en la universidad? 
Trabajando la competencia proactiva de forma interdisciplinar",
Día 1 de abril de 17h a 19h en la Biblioteca María Moliner La mesa lleva por título: ¿Qué competencias demanda el mundo laboral?: Una mirada interdisciplinar.
 
Va dirigido a alumnos universitarios de Matemáticas, Filología Española, Magisterio y 
Psicopedagogía. En la misma participan:
-           José María Marco. Director de la Agencia de las Cualificaciones 
Profesionales de Aragón.
-           Carmelo Clavero. Profesor Titular de la Facultad de Matemáticas.
-           Pilar Lisbona. Ingeniera Química y trabajadora en CIRCE.
-           Juan Antonio Planas. Orientador y Presidente de la Asociación 
Aragonesa de Psicopedagogía.
-           Berta Sariñena. Departamento de Publicaciones de Mira Editores.
-           Javier Gracia. Catedrático de Lengua y Literatura de Enseñanza Media.
 
   6º Asimismo, se planifican unos viajes de trabajo:
Visitas a Centros vinculados con el tema del proyecto: En dichos centros se ha mantenido información sobre cómo se trabaja la competencia proactiva en los futuros trabajadores, así como buscar ámbitos de empleo para los estudiantes universitarios:
-       INCUAL. http://www.incual.es
-        Instituto Catalán de Cualificaciones Profesionales.
7179245b79d05d04c52845c6b0c0e1a0/?vgnextoid=
678d204605245110VgnVCM1000000b0c1e0aRCRD&vgnextchannel=
678d204605245110VgnVCM1000000b0c1e0aRCRD
-       Editorial Vicens Vives. http://www.vicensvives.es/INDEX/home.html
-       Universidad de Valencia. http://www.uv.es/~webuv/
-       Universidad de Cuenca. http://www.uclm.es/
-       Instituto Cervantes de Madrid. http://www.uclm.es/ 
Página web
http://www.unizar.es/proactividad/index.html
 
 

Sostenibilidad y conclusiones:

 

Si la Universidad ha de estar conectada con el mundo exterior y, más concretamente, con el ámbito laboral, la iniciativa sobre la que se basa nuestro proyecto no sólo es sostenible, sino que sería absolutamente recomendable extenderla de manera sistemática al mayor número posible de Titulaciones impartidas por la Universidad de Zaragoza. De forma más detallada, esto se plasma en la web (http://www.unizar.es/proactividad/index.html) y en los siguientes 10 puntos:
 
1. Está dentro de los objetivos del Espacio Europeo de Educación Superior, ya que uno de los objetivos del mismo es la adaptación de los alumnos universitarios al mundo académico y laboral que les espera al finalizar sus estudios. Ello se trabaja de forma preventiva, emprendedora y permanente.
 
2. Implica la coordinación de profesores de áreas científicas diversas: Matemáticas, Educación, Psicología y Filología, pero que tienen un fin común: la proactividad hacia el ámbito académico y laboral.
 
3. Conlleva una metodología activa y colaborativa, puesto que son los propios alumnos (autonomía y autodeterminación) los que, por grupos, buscan sus futuras salidas, es decir, los centros en los que podrán seguir formándose (aprendizaje permanente) y/o trabajar. En dichos centros indagan qué competencias técnicas y transversales requieren para participar. Posteriormente, exponen dicho trabajo al resto de la clase (competencia comunicativa), además de que sea accesible a todos sus compañeros (mediante la web) (competencia tecnológica).
 
4. Implica a más agentes que los universitarios, en el sentido de que los alumnos se ponen en contacto con la realidad formativa y laboral externa al campo de la Educación Superior. Permite la colaboración activa de otros agentes externos de la Universidad, como modo de acercar ésta al mundo laboral, como se aprecio en la acogida de la mesa redonda. 
 
5. Se trabajan transversalmente otras competencias genéricas, como las ya mencionadas, siendo esencial este aspecto en el EEES:
*      Responsabilidad personal y con el resto de compañeros.
*      Buscar y transmitir información. Poseer comportamiento dialógico.
*      Análisis y síntesis de la información.
*      Apertura a la experiencia.
*      Trabajo y compromiso con el equipo.
*      Aprendizaje a lo largo de la vida.
*      Aprendizaje autónomo.
6. Supone un reconocimiento en la evaluación del alumno. Dicho trabajo de búsqueda y exposición de trabajos es válido para la calificación final de la asignatura correspondiente en cada estudio.
 
7. Es aplicable a cualquier otra materia, disciplina y titulación. Se puede trabajar siempre de forma transversal; de hecho es un objetivo a medio y largo plazo.
 
8. Es motivadora en el trascurso de la materia y para su anticipación futura. Los alumnos evalúan positivamente la experiencia por lo interesante de la misma y por su utilidad próxima.
 
9. Tiene como producto, el material recogido por los alumnos sobre sus salidas formativas y laborales futuras, que es de libre acceso al mismo por vía impresa y vía internet (plataforma web).
 
10. Introduce una mejora en la docencia del profesor y en el aprendizaje del alumno. Con este fin, se presenta una intervención, realizada durante el curso 2007-2008 con 105 alumnos: 47 de 1º de Magisterio de Educación Especial (de la asignatura de Diagnóstico y Orientación Multiprofesional) y 37 de 2º de Psicopedagogía (de la materia de Orientación Profesional) de la Facultad de Educación (Universidad de Zaragoza), con el objetivo de trabajar una serie de competencias transversales para el mundo laboral (uso de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, ser emprendedor, reflexión ética, aprendizaje a lo largo de la vida, trabajo en equipo, resolución de problemas, comportamiento dialógico y proactividad). Se ha comprobado cómo los alumnos mejoran al final de la intervención respecto al nivel inicial, después de una intervención docente teórica y práctica vinculada a dichas competencias
El primer día de clase de ambas asignaturas se les entrega un cuestionario a los alumnos para que se autoevalúen en las ocho competencias previamente mencionadas. Cada una es definida con unos descriptores, y se les pide que valoren del 1 (menos) al 5 (más) su nivel de desarrollo, y justifiquen el porqué de su puntuación. Así, la valoración es cuantitativa y cualitativa. La competencia de aprendizaje a lo largo de la vida se concreta en dos descriptores: ser conscientes de la importancia del aprendizaje permanente, y buscar información sobre cómo realizar un aprendizaje a lo largo de toda la vida.
Durante el desarrollo de la asignatura, las competencias en cuestión se trabajan primordialmente con prácticas, aunque también con el desarrollo del portafolio de evaluación. No obstante, durante las clases teóricas aludimos a las competencias generales y a las ocho citadas en concreto. Las prácticas relacionadas más directamente con la competencia de aprendizaje permanente son, para ambos estudios, las siguientes:
-       Práctica 1. Charla con profesionales en activo que acuden a la clase a informar sobre las competencias técnicas y generales que debe poseer, según corresponda, un futuro orientador o maestro de pedagogía terapéutica.
-       Práctica 2. Realización de una historia de vida personal, académica y, si la hay, profesional. Previsión de cómo les gustaría que siguiese dicha línea vital.
-       Práctica 3. Búsqueda de información por grupos sobre qué alternativas formativas y profesionales existen al finalizar los estudios universitarios. Presentación de cada grupo al grupo-clase de las pesquisas.
-       Práctica 4. Planificación cronológica y espacial de cómo se van a desenvolver al finalizar la universidad.
Con estas prácticas se trabajan a la vez más competencias aparte del aprendizaje a lo largo de la vida, en la línea que apunta Labruffe (2003) sobre el conjunto de competencias que se asocian entre sí para la plena eficacia. Una vez finalizada la asignatura y en el último día de clase, se vuelve a pasar el mismo cuestionario para valorar los cambios efectuados tras la intervención aplicada.