GINE-web

Información online en español sobre salud y bienestar de la mujer
The spanish online resource for women's health and well-being


Indice / Table of Contents


El parto normal

El parto es el mecanismo por el cual en los animales vivíparos, una vez completado el desarrollo del nuevo ser, se produce la expulsión del feto desde el claustro materno al exterior en un tiempo relativamente breve. Es un momento crucial en la vida de los humanos, probablemente el más importante, de cuya evolución dependerá la calidad vital posterior. Un parto con sufrimiento fetal puede producir la muerte del nuevo ser o, a veces, un grado de subnormalidad piscomotriz que impedirá la independencia social o limitirá el desarrollo intelectual.

El final de la gestación y el inicio del parto a término no tiene una frontera neta, no existen unos síntomas claros que señalen cuando se interrumpirá la gestación. A veces hay una serie de molestias vagas e imprecisas, de duración variable, llamadas genéricamente pródromos de parto. La forma más frecuente y menos traumática de parto en la especie humana es el parto en presentación cefálica, es decir la parte que se exterioriza en primer lugar corresponde a la cabeza, y en la variedad llamada de vértice (por salir el vértice u occipucio en primer término por la vulva).

Una vez iniciadas las contracciones uterinas regulares se pueden distinguir tres fases del parto: el periodo de dilatación, el periodo expulsivo, y el alumbramiento o expulsión de la placenta y anexos ovulares. La duración de estos periodos varía de una mujer a otra según la edad, número de partos previos, intensidad de la contracciones uterinas, existencia de bolsa amniótica, tamaño fetal, etc.

Pulse aqui para volver al índice

Período de dilatación

Una vez instauradas las contracciones uterinas regulares, el feto de progresar por el canal del parto, adaptar las características de la cabeza a los diámetros de la pelvis, y conseguir la dilatación del cuello uterino y vagina. Durante esta etapa se debe vigilar las características de las contracciones uterinas y la reacción del corazón ante las mismas con la finalidad de detectar cualquier anomalía sugestiva de sufrimiento fetal.

Pulse aqui para volver al índice

Período expulsivo

El período expulsivo comienza en el momento en que la dilatación es completa, es decir permite el paso del feto a su través. Durante el mismo el feto debe completar el descenso, rotación y amoldamiento de la cabeza al canal del parto. Las fuerzas que participan son las contracciones uterinas y la contracción voluntaria de los músculos abdominales que intentan expulsar el contenido uterino.


Periodo expulsivo: el vértice de la cabeza asoma por la vulva.


Protección del periné durante las contracciones.


La protusión de la cabeza es cada vez más evidente.


Infiltración anestésica.


La anestesia se distribuye en toda la región.


La anestesia se aplica en el introito vaginal.


Se espera a que la cabeza complete el descenso.


Se introducen los dedos índice y medio para proteger al feto y se realiza la episiotomía.


Comienza a salir la cabeza lentamente protegiendo el periné para evitar desgarros.


Continua la salida de la cabeza.


Cede la presión de la mano izquierda para dejar salir la cabeza mientras que la mano derecha deprime el periné.


Salida de la cabeza fetal.


Comprobación (mano superior) de si existe una vuelta del cordón alrededor del cuello.


Se produce la rotación externa de la cabeza: el feto "mira" la pierna derecha de la madre.


Se completa la rotación externa de la cabeza.


Continua el descenso fetal, asomando el hombro debajo del pubis.


Coincidiendo con una contracción uterina se tracciona hacia abajo para ayudar a la salida del hombro anterior.


Se cambia el sentido de la tracción, ahora hacia arriba para que salga el hombro posterior.


Salida del resto del feto.


Se procede a la ligadura y sección del cordón umbilical.

Pulse aqui para volver al índice

Período de alumbramiento

Durante el alumbramiento se produce el desprendimiento de la placenta y las membranas del saco amniótico.


Se comprueba que la placenta está desprendida.


Cuando está desprendida se tracciona suavemente.


A punto de salir la placenta.


Cuando ha salido la mayor parte de la placenta se puede girar la placenta para favorecer la salida del saco amniótico.

Pulse aqui para volver al índice

Reanimación del recién nacido

La reanimación del recien nacido incluye la asistencia inmediata que se presta para favorecer la respiración del neonato y la prevención de la hipotermia inmediata al parto.


Cuna de reanimación neonatal.


Reanimación neonatal inmediata.


Aplicación de oxígeno con mascarilla abierta.


Aplicación de oxígeno con la mascarilla sobre la cara.


Aspiración de secreciones orofaringeas e intubación.

Pulse aqui para volver al índice

Reparación de la episiotomía

Una vez terminado el parto se debe revisar el canal genital para detectar la presencia de eventuales lesiones de las partes blandas durante el paso del feto a su través que se suturarán si existiesen. A continuación se procede a suturar la episiotomía.


Si fuera necesario se aplica algo más de anestesia.


Se infiltra los bordes de la herida.


Se coloca un tapón vaginal para mantener el campo exangue durante la reparación quirúrgica.


Comienza la sutura por el vértice superior de la herida.


Se ha completado la sutura de la pared vaginal.


Se sutura el plano muscular profundo del periné.


Continua la reparación muscular.


Continua la reparación la episiotomía.


Episiotomía suturada.

Pulse aqui para volver al índice
Página Principal
Home Page
Enlaces de Salud
Health Links
Sala de Lectura
Reading Room
Gine-web
Newsletter
Revista Científica
Scientific Topics