GineWeb: Ginecología
Información sobre salud y bienestar de la mujer
The Spanish resource for women's health and well-being
| Home | Embarazo y parto | Ginecología | Menopausia y Climaterio | Esterilidad y Reproducción | Sexualidad | Estilo de vida | Condición femenina | Congresos |
 
Endometriosis: una enfermedad enigmática


Links relacionados

La endometriosis es una enfermedad enigmática y muy frecuente que consiste en la aparición de tejido endometrial, que normalmente está localizado solo dentro del útero, en sitios y órganos diferentes a la cavidad uterina. Este tejido heterotópico, es decir fuera de su sitio normal, tiene la propiedad de responder a los estímulos de las hormonas ováricas y de desprenderse cíclicamente coincidiendo con la menstruación. La consecuencia será la aparición de síntomas y molestias en el órgano afectado y la acumulación de material menstrual sin posibilidad de salir al exterior. La endometriosis es una enfermedad fundamentalmente pelviana, aunque en algunos casos excepcionales el tejido virtualmente se puede encontrar en cualquier órgano de la mujer.

La endometriosis es una enfermedad con un abanico muy amplio de síntomas, e incluso asíntomática durante mucho tiempo, que se presenta mientras la mujer tiene función menstrual e incluso más allá de la menopausia.

Implante de endometriosis de 1cm en ligamento ancho.
Endometriosis en cicatriz de ligadura de trompa.
Foco microscópico de endometriosis en el peritoneo.
Biopsia de implante de endometriosis.
Endometriosis bilateral.
Endometriosis bilateral y rotura de "quiste de chocolate".
Wheeler estima que un 10 % de las mujeres en edad reproductiva padecen la enfermedad, si tenemos en cuenta las mujeres en estudio de esterilidad la incidencia de la enfermedad es mucho más alta, y también más alta en las mujeres con molestias pélvicas que en la población general. Las técnicas que se emplean para su diagnóstico condicionan el número de casos diagnósticados: por ecografía solo se diagnóstican los casos que se acompañan de quistes o tumoraciones llamados "endometriomas", pero si se utiliza la laparoscopia se pueden diagnosticar muchos casos que no se detectan por ecografía y sin embargo pueden cursar con dolor o molestias imprecisas en la pelvis.

Los síntomas de la enfermedad están determinados en gran medida por el sitio en el cual está localizado el tejido anormal, llegando a producir molestias muy severas en la pelvis, limitación funcional, cambios de caracter, molestias con las relaciones sexuales, e incluso limitación en la actividad física. Hace muchos años Scott y Te Linde (1950) demostraron en un grupo de 516 mujeres que los ovarios son el sitio en el cual asienta la enfermedad con más frecuencia, seguido por el peritoneo, y la cara posterior del útero. En el estudio de Jenkins (1986), basado en una población de 182 mujeres con esterilidad, se encontró afectado el ovario en 54.9%, la cara posterior del ligamento ancho en 35.2 %, el peritoneo del espacio de Douglas en el 34 %, y los ligamentos uterosacros en el 28 %.

El síntoma típico de la endometriosis es el dolor pelviano con la menstruación y/o inmediatamente antes de la misma. La causa del dolor es incierta, pero posiblemente guarda relación con la congestión que precede al fenómeno menstrual, la producción local de prostaglandinas y la formación de adherencias del tejido enfermo. Cada vez que la mujer menstrua, los tejidos anormales (los puntos o focos de endometriosis) sufren los mismos cambios que la mucosa endometrial normal del útero, pero en órgano y tejidos que no están preparados para soportar dichos cambios. Llama la atención la amplia variedad de molestias e intensidad en el disconfort que existe y la escasa correlación de la enfermedad que se detecta mediante laparoscopia o el acto quirúrgico: hay casos con material menstrual formando tumoraciones muy voluminosas, los llamados "quistes de chocolate" por el típico aspecto del material retenido, que cursan con pocas molestias clínicas, mientras que casos con puntos micorscópicos que presentan unos dolores muy intensos con la menstruación, las relaciones sexuales e incluso molestias sin motivo desencadenante. En los casos sin molestias ni síntomas, las tumoraciones se detectan por casualidad en la exploración ginecológica o al realizar una ecografía.

Otro síntoma clásico es la "dispareunia" o dolor con las relaciones sexuales. El mecanismo de este dolor es el estiramiento de los órganos y tejidos de la pelvis que están adheridos unos a otros, se afectan los ligamentos y nervios de la pelvis, a veces las molestias sólo aparecen en determinadas ocasiones del coito. Sin embargo, O´Connor en una serie de 717 mujeres sexualmente activas, con endometriosis del espacio de Douglas, encontró que solo una de cada cuatro mujeres presentaba dispareunia. La esterilidad es una situación frecuente asociada a la presencia de endometriosis. La presencia de síntomas al orinar o al defecar son menos frecuentes o son síntomas complementarios a los antes citados.

La sospecha de endometriosis depende de prestar atención a los sintomas y malestar que la mujer presenta, en dejar que la mujer exprese lo que siente, y realizar la exploración ginecológica correspondiente. En las formas en que se ha acumulado material se detecta la presencia de tumoraciones de tamaño variable, a veces pequeñas pero visibles en la ecografía complementaria. Otras veces en el tacto vaginal se nota congestión del aparato genital interno, engrosamiento y/o dolor de los ligamentos uterosacros o del espacio de Douglas. Muchas veces la exploración ginecológica es muy superficial sin obtener todo el rendimiento a la correlación entre lo que la mujer nos cuenta que sufre y las características exploratorias. Otro motivo de error frecuente es la creencia arraigada de que la ecografía es la panacea y que lo que no se ve en la ecografía no existe y debe ser un problema psiquiátrico. En este sentido hay que señalar que todos los casos de endometriosis no se detectan por ecografía, a veces los más dolorosos son precisamente en los que no se ve nada significativo mediante ecografía. Por otra parte, si dejamos pasar años al final se verá la endometriosis por ecografía, pero esta forma de proceder no respeta la clínica y molestias de la mujer sino que pone todo el enfasis en una técnica sin tener en cuenta sus limitaciones.

La laparoscopia permite una exploración meticulosa de la pelvis y cavidad abdominal para buscar los posibles focos endometriosicos. Las imagenes que aparecen son muy típicas, a veces voluminosas y otras veces como punteado de color marrón. Otras veces se presentan zonas fibróticas blanquecinas. Estas lesiones se pueden biopsiar, se pueden cauterizar según las características, y cuando tienen abundante material se pueden extirpar en el mismo acto operatorio. En estos casos la laparsocopia nos da el diagnóstico cierto de si las molestias que la mujer relata son debidas a la endometriosis o a otro motivo, se pueden liberar las adherencias y extirpar los endometriomas, y luego iniciar el tratamiento hormonal complementario. La laparoscopia se puede repetir después del tratamiento farmacológico para comprobar la desaparición completa de las lesiones residuales.

Ultima revisión: 24 de junio 2003

 

HON code 191772 We subscribe to the HON code principles of the Health On the Net Foundation

Ultima revisión: 28 de septiembre 2003

© GineWeb - 1996-2003 - Todos los derechos reservados

GineWeb no se hace responsable del mal uso del contenido de esta web por parte del visitante.
Si se encuentra cualquier material ilegal, por favor, comuníquenoslo y será retirado inmediatamente. Gracias.