GineWeb: Ginecología
Información sobre salud y bienestar de la mujer
The Spanish resource for women's health and well-being
| Home | Embarazo y parto | Ginecología | Menopausia y Climaterio | Esterilidad y Reproducción | Estilo de vida | Condición femenina | Congresos |
  Quistes de ovario y folículos

Links relacionados

Todas las mujeres tienen en algún momento quistes o folículos más grandes de lo habitual. Afortunadamente, en la mayoría de casos no tienen ninguna trascendencia para la salud de la mujer o su capacidad reproductiva. En la mayoría la palabra quiste produce miedo, pero la mayoría de casos no tiene ninguna importancia.

Las formas más frecuentes de quistes son los folículos con su óvulo: una pequeña cavidad en la cual crece el futuro óvulo para que sea expulsado a mitad del ciclo. Es decir, es normal que se produzcan esas cavidades que cuando superan los dos cm de diámetro se les denomina quistes. Es una diferencia puramente semántica. Un quiste puede ser un folículo con una cantidad exagerada de líquido folicular, pero es una variante funcional de la normalidad. Por eso se les denomina a veces quistes funcionales y que no requieren ningún tratamiento, solo controlar su evolución.

Si la mujer presenta dolor en el ovario o si la mujer no quiere tener descendencia por el momento, se pueden emplear anovulatorios con la finalidad de que se reduzca o desaparezca el quiste folicular. Los anovulatorios anulan la capacidad de producir óvulos y por lo tanto los quistes que se pudiesen formar a partir de los fólículos. Estos quistes funcionales no se deben tratar mediante cirugía y tienen un curso benigno, salvo que se produjese el crecimiento brusco hasta alcanzar gran volumen, se orsione o produzca hemorragia.

Cuando no se produce la mejoría del quiste funcional con anovulatorios hay que pensar que puede haber algo más que un folículo mal desarrollado. En esos casos se deben hacer otras pruebas incluidala ecografía, la laparoscopia y la determinación de "CA-125" una substancia que puede aumentar si hay algo anormal.

La ecografía permite saber si es un quiste simple (solo con líquido) o es una lesión compleja que requiera otras pruebas. La historia familiar determina si el médico debe ser agresivo en las pruebas a realizar: si una mujer ha tenido su madre o hermana con cáncer de ovario, se deben hacer más pruebas para determinar la naturaleza.

La laparoscopia permite un manejo muy sencillo del quiste con garantias diagnósticas y terapéuticas. El tratamiento de estos quistes requiere la extirpación parcial o completa del ovario dependiendo de las características y tamaño. En general los quistes no se transforman en cáncer de ovario.

Los tumores quísticos en algunos casos pueden corresponder con cáncer, pero en esos casos suele tratarse de imagenes que en la ecografía tienen aspecto abigarrado y están vascularizadas, crecen de un control a otro y no mejoran con los anovulatorios. Se suelen acompañar de aumento del anatígeno CA-125. Estas tumoraciones no son quistes, son sólidas o semisólidas, y pueden corresponder a lesiones benignas o malignas y requieren un tratamiento individualizado. En estos casos la cirugía es mandatoria para aclarar de que se trata exactamente.

Ultima revisión: 4 de junio 2001

© GineWeb - 2001 - Todos los derechos reservados

GineWeb no se hace responsable del mal uso del contenido de esta web por parte del visitante.
Si se encuentra cualquier material ilegal, por favor, comuníquenoslo y será retirado inmediatamente. Gracias.