You are here

Alto interés en la comunidad científica española por el nuevo equipamiento que sitúa a la Universidad de Zaragoza a la cabeza del microanálisis

Este equipo singular y único en la península ibérica y en el sur de Europa ha sido presentado hoy en el campus Río Ebro

Esta microsonda electrónica de última generación permitirá a los grupos de investigación avanzar en el diseño de materiales, sintéticos y naturales, que favorezcan el desarrollo de nuevas tecnologías

Se incorpora al Servicio de Microscopía Electrónica de Materiales del Servicio General de Apoyo a la Investigación (SAI)

(Zaragoza, lunes, 15 de enero de 2024).  La comunidad científica de la Universidad de Zaragoza ha manifestado hoy un alto interés ante la posibilidad de utiizar a partir de ahora un nuevo equipamiento, una Microsonda Electrónica de Emisión de Campo, que sitúa al campus público aragonés a la cabeza del microanálisis. 
 
Se trata de un equipo singular y único en la península ibérica y en el sur de Europa, con un coste de 1,5 M€ financiado por el Ministerio de Ciencia con fondos “Next Generation”. "Podemos decir que es una instalación realmente singular y que no vamos a tener competencias, sino todo lo contrario: Investigadores de otras universidades van a venir aquí a utilizarla", ha señalado Blanca Bauluz, catedrática de Cristalografía y Mineralogía, responsable científica de la infraestructura Microsonda Electrónica de Emisión de Campo de la Universidad de Zaragoza.  
 
Bauluz ha indicado que se trata de "un microscopio que funciona con electrones, esto hace que lo que sea muy pequeño, lo podamos ver mucho más grande. Por ejemplo, un milímetro, lo podemos llegar a ver como si fueran 300 milímetros. Eso nos permite analizar minerales, en fases que sean que muy pequeñas, y, además, hacer análisis químicos en las zonas que queremos de los minerales, análisis de muy buena calidad y muy buena precisión". 

Este equipamiento se encuentra ubicado en la planta calle de dicho edificio, incorporado al Servicio de Microscopía Electrónica de Materiales del Servicio General de Apoyo a la Investigación (SAI) de la Universidad de Zaragoza, con el fin de que pueda estar a  disposición de la comunidad científica y empresarial, no solo de Aragón, sino de toda España y el sur de Europa. 
 
Esta insfraestructura será clave para permitir a los grupos de investigación avanzar en el diseño de materiales, sintéticos y naturales, que favorezcan el desarrollo de nuevas tecnologías, tal como hoy ha destacado la vicerrectora de Política Científica, Rosa Bolea, ante la comunidad científica, en un acto que ha tenido lugar hoy en la sala de grados del edificio Torres Quevedo del campus Río Ebro.
 
La presentación de la infraestructura científico-técnico ha corrido a cargo de sus responsables científicas: Blanca Bauluz Lázaro, catedrática de Cristalografía y Mineralogía, y Josefina Pérez Arantegui, directora de División de Caracterización Física-Química del SAI, quienes han explicado las características de este equipamiento,  y posteriormente han realizado una visita in situ a las instalaciones, junto a personal técnico del SAI: Maria Ángeles Laguna, Cristina Gallego, Rosa Bueno, Rosa Lou.
 
En esta puesta de largo se ha contado también con varios ponentes invitados como José Luis Latorre Martínez, director general de IZASA, y el experto de la Universidad de Barcelona, Xavier Llovet, en un acto al que han asistido Gloria Cuenca, vicerrectora de Transferencia e Innovación Tecnológica; Raquel Rodriguez, vicegerente de Investigación, y José María Casas, director del Servicio de Apoyo a la Investigación.
 
Esta Microsonda Electrónica de Emisión de Campo, que consta de cuatro detectores WDS y un detector para determinar estados de oxidación en metales de transición, se añade al Servicio de Microscopía Electrónica de Materiales del Servicio General de Apoyo a la Investigación (SAI).  

El equipamiento que se incorpora a la Universidad de Zaragoza, con una alta resolución espacial, puede determinar la composición química cuantitativa de materiales sólidos en zonas submicrométricas, determinando incluso la presencia de elementos en partes por millón. Esta microsonda tiene además la capacidad de identificar y cuantificar elementos químicos ligeros de gran interés en la industria como son el litio y boro, así como de diferenciar estados de oxidación en metales de transición.
 
Numerosas líneas de investigación que se desarrollan en la Universidad de Zaragoza se verán beneficiadas por la incorporación de este nuevo equipamiento, entre la que cabe destacar: la identificación de metales críticos de alto valor tecnológico en determinados contextos geológicos;, el desarrollo, caracterización y aplicación de nuevos materiales;  la caracterización de materiales de patrimonio (pigmentos, aleaciones, cerámicas, etc; y la investigación en tecnologías laser para mejorar el rendimiento de materiales en aplicaciones para energía o en materiales con nuevas arquitecturas para electrolizadores de óxido sólido.
 
Ventajas de este equipamiento
 
Para Blanca Bauluz, se trata de una microsonda muy novedosa, ya que tiene la posibilidad de identificar prácticamente todos los elementos de la tabla periódica, desde elementos que tienen mucho interés económico como las tierras raras, hasta elementos muy ligeros como el litio, berilio o el hidrógeno, que tienen mucho interés para algunos temas industriales.  

"Adicionalmente, tenemos otra utilidad que es un espectrómetro de muy alta resolución que permite determinar el estado de oxidación de los metales de transición, que tiene aplicaciones cuando se hace fabricación de cerámicas, por ejemplo, o de compuestos de materiales que se utilizan en diferentes industrias.  Ahora, estamos muy preocupados en Europa porque las tierras raras son necesarias para la fabricación de componentes para coches eléctricos e híbridos, y en Europa prácticamente no tenemos yacimientos, entonces hay que hacer una búsqueda de yacimientos y de tierras raras en los materiales geológicos".

"También para cuando se sintetizan materiales, pues para la industria automovilística o para cualquier otro tipo de industria, se puede hacer un control de calidad con la microsonda, viendo si los elementos químicos que se han metido para sintetizar esos materiales están donde tienen que estar y en las proporciones que tienen que estar", ha destacado Bauluz. 

 
 
 
Se adjuntan varias imágenes del acto de presentación que ha tenido lugar en el edificio Torres Quevedo del campus Río Ebro e imágenes del nuevo equipamiento, la Microsonda Electrónica de Emisión de Campo, en el Servicio de Microscopía Electrónica de Materiales del SAI.