Universidad de Zaragoza
:: UNIVERSIDAD :: ESTUDIOS :: INVESTIGACION :: REL.INTERNACIONALES ::
decorativo Departamento de Historia Medieval, Ciencias y Técnicas Historiográficas y Estudios Árabes e Islámicos
decorativo Foto Foto Foto Foto Foto Foto
decorativo
decorativo
decorativo
decorativo Estás en: Inicio >
decorativo
decorativo
decorativo
decorativodecorativoInformación generaldecorativo
decorativo
decorativo*Presentación del directordecorativo
--------
decorativo*Situación / Ubicacióndecorativo
--------
decorativodecorativoOrganización y Gestióndecorativo
decorativo
decorativo*Organos de dirección y representacióndecorativo
--------
decorativo*Normativadecorativo
--------
decorativo*Personaldecorativo
--------
decorativo*Archivo administrativodecorativo
--------
decorativo*Área de Estudios Árabes e Islámicosdecorativo
--------
decorativodecorativoDocenciadecorativo
decorativo
decorativo*Primer y segundo ciclodecorativo
--------
decorativo*Gradodecorativo
--------
decorativo*Másterdecorativo
--------
decorativo*Doctoradodecorativo
--------
decorativo*Tutoríasdecorativo
--------
decorativo*Exámenesdecorativo
--------
decorativodecorativoInvestigacióndecorativo
decorativo
decorativo*Grupos de investigacióndecorativo
--------
decorativo*Proyectos de investigacióndecorativo
--------
decorativo*Tesis doctoralesdecorativo
--------
decorativo*Publicacionesdecorativo
--------
decorativo*Memorias de investigacióndecorativo
--------
decorativodecorativoRecursosdecorativo
decorativo
decorativo*Materiales didácticosdecorativo
--------
decorativo*Instrumentos de investigacióndecorativo
--------
decorativo*Enlaces de interésdecorativo
--------

decorativo

Textos y documentos




Textos de Plena Edad Media


  1. Fuentes demográficas: el monedaje de Huesca de 1284
  2. La organización social del espacio: las cartas de población
  3. Las condiciones del desarrollo agrario y los fenómenos de repoblación
  4. Sistemas de regadío e intensificación agraria
  5. La expansión de la ganadería ovina
  6. La expansión de la ganadería: la trashumancia
  7. El desarrollo de las industrias textiles urbanas
  8. La institucionalización de la actividad comercial: los mercados urbanos
  9. La institucionalización de la actividad comercial: las ferias
  10. Las relaciones comerciales con el Sur de Francia
  11. Las reclamaciones de la nobleza contra Jaime I
  12. El enfrentamiento entre los grandes nobles y el rey: la sublevación de Ferrán Sánchez de Castro
  13. Las razones de los nobles levantados contra Jaime I
  14. El desarrollo de las magistraturas urbanas: la elección de jurados en Huesca
  15. Privilegio General de Aragón


Fuentes demográficas: el monedaje de Huesca de 1284

Fol. I /

Anno Domini M CC LXXX quarto, XV kalendas novenbris, Gil Péreç de Jassa, portero del seynnor rey, compeç™ de collir el monedatge en la ciudat de Osca por mandamiento del dito seynnor rey.

EL QUARTON D'ALQUIBLA

Uxor Garsie Çaragoça, pastor, por nompne Orraca solvit Vll solidos.

Johannes de Castillon solvit Vll solidos.

Sancha Çaragoça solvit Vll solidos.

Ferrando de Torres solvit Vll solidos.

Garçia de Torres solvit Vll solidos.

Domingo de Sardasa solvit Vll solidos.

Fillos de P. Longas, Martinet et Orieta solvit Vll solidos.

Domingo Albarola solvit Vll solidos.

Domingo Bespén solvit Vll solidos.

lohannes de Sardasa solvit Vll solidos.

Matheo de Pueyo solvit Vll solidos.

Summa d'esta pagina Xl morabetins que montan LXXVII solidos.

Fol. I v./

Bartholomeu de Buasa solvit Vll solidos.

P. Sanç, piccador, solvit Vll solidos.

Johannes de Torla solvit Vll solidos.

Vallés d'Alborge solvit Vll solidos.

Domingo d'Alborge solvit Vll solidos.

Dona Rama solvit Vll solidos.

Agnes de Peralta solvit Vll solidos.

Pero Gomeç d'Antillón solvit Vll solidos.

Garçia Moriello solvit Vll solidos.

Sancha Saraynnena solvit Vll solidos.

Domingo Gavin solvit Vll solidos.

Ferrer de Berbusa solvit Vll solidos.

Arnalt Agut solvit Vll solidos.

Sancho d'Alcala solvit Vll solidos.

Jayme d'Averbe solvit Vll solidos.

Bartholomeu de Novales solvit Vll solidos.

Summa d'esta pagina XVI morabetins que monta CXII solidos.

Fol. II /

P. don Guillamon solvit Vll solidos.

Bartholomeu de Gavin solvit Vll solidos.

Maria la gasca solvit Vll solidos.

Sancho d'Elsón solvit VII solidos.

Domingo de Torres solvit Vll solidos.

Ramon Corriaç solvit VlI solidos.

Sancha Pérec, muller don D. d'Ayneto, solvit Vll solidos.

Johannes de Aviego solvit VII solidos.

Pb. J. F. UTRILLA UTRILLA, "El monedaje de Huesca de 1284", Aragón en la Edad Media, I (1977), pp. 1-50, f. 1 de la transcripción.

La organización social del espacio: las cartas de población

1238, julio. 25. Veruela

Fray Ramón Guillem de Gayán, abad, y los monjes del monasterio de Veruela otorgan carta de población al lugar de Alcalá de Moncayo

In nomine nostri Ihesu Christi. Conocida cosa sia a todos los qui esta carta veran que nos don fray Remont Guillem de Gayan, abbat; fray Guillem de Anguas, prior; fray Domingo de Artasona, sozprior; fray Sancho de la Fita, cellerer mayor; fray Pero Ximenez, conffessador de los freyres; fray Belenguer de Alagon, portero; fray Per de Orençan, cantor; fray Pedro de Magallon, sacristan; fray Sancho de Borcha, tallador; fray Johan de Alagon, enfermero; fray Garcia de Nul, enfermero de los pobres; fray Arnalt de Montaner, hostalero; fray Johan Mata, maestro de los noviços, por nos e por todo el convento de Berola, damos a poblar un pueyo nuestro que y es clamado Alcala, en término de Trayt, en aquella part que y es dita Cessadon, a vos pobladores qui agora venides a poblar e habitar personalment a est dito lugar, assi a los que venrran como a los presentes. Est dito pueyo con todos los terminos e las pertinenças de Cessadon, ço es de aguas e passos de aguas, paxtos, erbas, arboles, montes, lenyares, deffesas e con todas sus terras, yermas e pobladas, lauradas e por laurar, con todas sos entradas e sos exidas, e con todos dreytos, assi como a nos pertenece o deve pertenescer, assi como la ocha enserra enta dentro, e de la part de suso entroa el termino de Anyon; e de la part de iuso entroha el término de Ambel e de Bolbon; treytas desto las heredades de dona Mayor e de Maria Guillem que retenemos pora nuestro monasterio.

Enademos sobre esto otras tierras e términos pertenescientes a la granga e a Berola, ço es a saber Trayt, assi como las tres nogueras parten la vega de la paret de la vinea entroa la ocha, de asuso entroal açut, e de los albales assi como departen las paredes de la vinya de Trayt sobre la cequia e sobre la carrera de Berola, de la cruzeta del omne muerto e del regadio de Vallorias, e de adenant de la retorta de Valdearenas en suso entroa el somo de val de don Donat sosano, assi como las aguas vierten entroha dentro del cerro de val de las Fonteziellas de Maderola entroha el cerro que y es entro estos ditos valles e val de Morca, como deciende la vertient cerro en iuso entre al açut; e ius Trayt, assi como departen las paredes de la serrada enta fuera todo el regadio entroa la penya de la Figueruela, e de albales de la dita penya en suso assi como aguas vierten enta dentro como el cerro entre el termino de Berola e de Trayt val farto de la Çapataria dentro, estando entroal somo de la penya y que es a la vista de Trayt.

Assi como tallado y es departido, assi damos est dito pueyo con las terras e terminos laurados e no laurados que suso son nopnados a vos pobladores presentes e a todos los qui venrran despues vos al dito lugar a poblar e havitar, por haver e por tener, por spleytar, por possedir, por heredar por siempre por dreyto heredero en paz, assi como vuestra propia heredat, a honor e servicio de Dios e de santa Maria e del abat e convento de Beruela, deius estas conveniencas, fueros e usages que scriptos e tallados en esta carta:

Primerament es a saber que nos en esta dita poblacion, assi en dreyto de eglesia como en dreyto de villa, retenemos a nos e a los que venran enpues de nos, entrego e plenero senyorio en todas cosas e por todas cosas por siempre, ond demostramos specialment todos nuestros dreytos Retenemos en esta poblacion solar pora casas a nos e a la eglesia de suso e de iuso, e todo lo que romaniere a la part de la solana con la cingla de la ombria, presos primerament sus solares para casas los pobladores para dar a otros que vinieren.

Retenemos ahun a nuestro senyorio fornos, molinos, batanes e banyo, que todo esto nunca pueda fer ni haver nul homme sino los senyores.

Demas deve dar cad'anno, de cada casa, assi como agora las prenden, por quinyon de suso e de iuso, por amas, una fanega de trigo e una fanega de ordio de la mesura de Anyon, cada ayno en el mes de agosto.

E si daqui avant fiziere alguno casa en otro o en campo, o en era, e que habiten el o otro poblador, nos dando a el entrega, segunt que asinaren qua-tro de los jurados de la villa por el solar de aquella casa, e quantas en tal manera sean feytas so arrova, asi como las otras deve dar.

Cada un tesedor, cada ayno en janero, dos sueldos por decima de so menester. Et otrosi cada un carbonero, cadayno en jenero, dotze dineros.

Es encara conveniença parada entre nos e vos, que devedes dar decimas e primicias e todos dreytos de eglesia que deven dar fieles christianos a so parrochial eglesia de Alcala, ço es de todos los fruytos que en las davant ditas tierras colliredes.

E de criazones de bestias, ço de potro, de pollino, de bezerro, de corderos, de buccos e porcellos e pollos, de queso e de lana, de ovellas vazias e de caça de mont, ço es de honso e de porco e de ciervo, segunt que la eglesia de Anyon suele prender. E nos que prendamos estas decimas e estas primicias sempre pora el monasterio; e que tengamos un capellan e un escolano en esta eglesia e que la captengamos de libros e de vestimentes e de las otras cosas que menester hi seran. E vos pobladores, por razon de generacion o de vezindat, no hi podades stablir clerigo ninguno; mas si aviniesse algun tiempo que vos lo demandassedes e el abat e el convent vos otorgassen capellan, que lo querades tener de vuestra mission, esto non pueda ser perpetual mas de anyo ad anyo, quando et quanto fore voluntat del abat e del convent de Berola.

De mas, ninguno de los herederos de Alcalˆ nunqua haya poder de donar, de vender, de empenyar, de camiar ni de alienar en ninguna manera casas ni heredades de Alcala a clerigo o a cavallero, ni a ninguna persona infançona o religiossa ni a logar de orden; e si ninguno lo fiziesse, que nos emparemos nos la heredat que en tal manera fosse mercada, e el vendedor riende a nos por calonia el precio doblado.

De mas, ninguno de los herederos de Alcala, no haya poder de laurar; heredades de otro logar sinon de Alcala; mas si alguno fosse qui quissiesse laurar de otra part estando podamos le emparar la heredat e collir ent los fruytos que hi trobemos por pena. [...]

Esta y es memoria como se deven partir las aguas entre Trayt e Alcala de los tres dias que Trayt suele prender en cada acaffra de abril entro ha sant Miguel:

Primerament prenda Trayt la primera nueyt e el primero dia de la segunda nueyt: e el sequndo dia prenda Alcala la agua al sol exido e tengala entro al sol puesto del tercero dia. E assi haura Trayt dos nueytes e un dia, e Alcala dos dias e una nueyt.

Mas quando por aguaduyto o por cequia mondar seya la çut adobar, meta Berola e Trayt siet peones e Alcala dos. E ahun a saber, que quando vos plobadores tenrredes la agoa en vuestros dias, por siempre decenda la aziara a Berola a tal que pueda consequir entro al prado, segunt razon la agua de la filiola assi sea partida: el domingo manyana la prenda la çut al escorial e vaya todo el dia e toda la nueyt entro al molino; e el lunes e el martes sea de los guertos e de la vega entro al quinyon de Martin Tron. El miércoles e el jueves sea de la vega de los ribatos; todos los viernes sea de Trayt, e el sabado de los quinçones menores dius la deffesa. Di adenant, vaya los otros dias alli o los cavacequias veran en bien.

E quando la çut de la filola fore a levantar, Alcala meta cinquo peones e Trayt dos.

Esta pena sca puesta en la cequia mayor, que qui la crebantare en los dias de Trayt e de Berola peyte de dia cinquo sueldos e de nueyt sixanta. E qui crebantare la cequia mayor sino en los lugares que son establidos las filas, o qui la agua dexare raida que no la torne a la fila ond la prende, peyte cinquo sueldos. E estos seya el tierço del senyor, el tierço del concejo, el tierço de los jurados qui las aguas guardan, pero los huertos que son entre la cequia mayor e la filiola, prendan la agua en los dias de Alcala ond mellor la puedan prender; e assi que quando hayan regado torne la agua a la madre; e qui no lo fiziere peyte dotze dineros.

Del mondar de las cequias assi sea tenido que del açut entro a las pare-des de Trayt cadanno monde su affrontacion, e el grangero quanto sos pare-des encerran. E los herederos qui son de la deffesa entro a la penya de la Figueruela, monden todos la cequia de la solana entro al bustal de don Domingo Martin, e depues, cadanno su affrontacion; de la part de la ombria, monden la cequia todos ensemble de la deffesa entro ha el primero quinyon de la pieça, e depues, cadanno, su affrontacion.

E si por culpa de mondar se pierde agua, peyte doze dineros aquel por qui se pierde e monde so affrontacion. [...]

Publica CABANES, M» de los Desamparados: "Cartas de población del dominio verolense", en Aragón en la Edad Media, Vl (Zaragoza, 1984), pag. 105, doc. 3 (se reproducen los fragmentos más interesantes).

Las condiciones del desarrollo agrario y los fenómenos de repoblación

1272, enero, 22. Zaragoza

Por cuanto la memoria de los hombres es destruida por la vanidad de las cosas, los negocios humanos son redactados mediante documentos, para que aquello que el hombre no puede retener con la memoria, sea retenido testimonio cierto mediante escrituras.

Sucedió que entre el reverendo prior en Cristo, señor Pedro, por la gracia de Dios obispo de Zaragoza, y don Peregrin, prior y el cabildo de la sede de Zaragoza, y don Pascasio Gordo, camarero de la citada sede, y don Pedro Jiménez, arcediano de Belchite, por una parte, y los religiosos fray Rodrigo Pérez Ponce, comendador de Alcañiz, y fray Jimeno Pardo, comendador de Maella, fray Ferrando Ibáñez, comendador de Monroyo, fray Pedro González, comendador de La Fresneda, fray Mateo, comendador de Cretas, fray Juan Martínez, comendador de Calaceite, fray Domingo, prior de Alcañiz, fray Lope Garcés, fray Gonzalo, fray Pedro Ibáñez y fray Bernardo, de la orden de Calatrava, de la otra parte, tuvieron amplias discusiones sobre los lugares de Alberite, de la Dehesa y de Borgalmohada, situados dentro de los términos de Alcañiz y de su concejo, y sobre el lugar llamado Calanda y la iglesia de este lugar, perteneciente a la cámara de la sede de Zaragoza, sobre el hecho de que Calanda estaba poblado por sarracenos, y el citado camarero -al cual pertenecía la iglesia- no percibía más diezmos que de las tierras que cultivaban allí los cristianos, y, además, sobre el hecho de que los lugares de Alberite, la Dehesa y Borgalmohada eran dominios de la orden de Calatrava y puesto que algunas tierras que había allí eran cultivadas a expensas de los citados frailes y otras tierras las tenían para uso del ganado, las iglesias de Alcañiz no percibían en ellas diezmo alguno.

Por tanto, para que se incremente el culto divino y para que sea invocado allí el nombre del Señor por los cristianos; atendiendo también en este asunto la utilidad propia tanto en las cosas temporales como en las espirituales, aquí y ahora todos los mencionados de manera unánime y concorde se pusieron de acuerdo en este pacto de perpetua validez sobre estos lugares y diezmos.

Estatuyeron primeramente y decidieron que el comendador y los frailes de Calatrava expulsen a los sarracenos de Calanda lo más pronto que puedan y pueblen este lugar de Calanda y Alberite, la Dehesa y Borgalmohada con cristianos. Además, que el comendador y frailes den y asignen solares o espacios suficientes, uno en Calanda y otro en Alberite y la Dehesa, para construir iglesias, cementerios, abadías, graneros y almacenes.

Estatuyeron entre sí que el camarero y sus sucesores sean rectores, tengan el derecho a ordenar y custodien estas iglesias y tengan el derecho a presentar e instituir a los vicarios y a los demás clerigos, así como a percibir las oblaciones, defunciones, obvenciones y todas las restantes cosas que son dada en la mano, y el diezmo de las legumbres, el lino, el cáñamo para abastecimiento de los vicarios que fuesen instituidos en estas iglesias por él y por sus sucesores. Y si estas cosas no fueran suficientes para sustento de los vicarios, que sea asignada a los vicarios una adecuada provisión de los diezmos comunes.

Además quisieron y acordaron que el comendador de Alcañiz y los frailes de la orden de Calatrava den integramente todos los diezmos de sus dominios y reservas señoriales a las citadas iglesias de todos los antedichos lugares, así como de todas las demás tierras que en ellos tuvieran o adquiriesen por donación, compra, permuta, legado testamentario, cesión o de cualquier otro modo, tanto si las cultivan a sus propias expensas o con yugos ajenos como si no, por sí mismos o por otros, de manera que paguen todos los diezmos, como se ha dicho, no obstante cualquier privilegio obtenido por la orden de Calatrava cuando fuese o incluso que pueda serle concedido que los exima de la prestación de los diezmos, y no obstante cualquier acuerdo, uso, costumbre o derecho derivado de lo que se hace habitualmente, a todo lo cual respecto a la prestación de diezmos en los citados lugares a sabiendas y expresamente renuncian.

Además quisieron y acordaron que todos los diezmos de estos lugares que más abajo son designados, es decir, tanto de las tierras que el comendador de Alcañiz y los frailes de la orden retuvieran para sí como reservas señoriales en ellos o tuvieran o adquiriesen, como se ha dicho, y todos los diezmos que los pobladores y habitantes de los citados lugares pagasen de las tierras de aquellos, sean recogidos y juntados en la abadia, granero y almacén de cada uno de los lugares por un hombre designado por el comendador y la orden y otro por el camarero, excepto si se ponían de acuerdo en una sola persona, de modo que nada de estos diezmos fuera sacado ni por el comendador ni por el camarero hasta que todo hubiera sido medido y dividido por el arcediano de Belchite.

Convinieron todos los citados que, una vez pagada la cuarta parte debida al obispo, el comendador de Alcañiz y los frailes de Calatrava reciban la mitad de todo, sea designado con el nombre que sea, es decir, corderos, trigo, centeno, ordio, avena, mijo, adaza, mestura, aceite y todos los demás diezmos, integramente y sin ninguna disminución, pagados primero diez cahíces de trigo de la masa común al camarero como recompensa por haber dividido los términos entre Alcañiz y Calanda, sobre los que había discusión.

Quisieron también que cualquiera de los citados, tanto el comendador y frailes como el camarero y el señor obispo o arcediano o arcipreste paguen de la parte de los diezmos que les corresponda cualquier subsidio para Tierra Santa, para la curia romana o para cualquier otra cosa, y las otras exacciones. Quisieron también todos conjuntamente que si visitaban estos lugares el obispo de Zaragoza, el arcediano de Belchite, el arzobispo de Tarragona o el legado de la sede apostólica, los gastos fueran provistos del común de los diezmos entre los frailes y el camarero.

Si el camarero de Zaragoza visitara estos lugares e iglesias cada año con cinco caballerías, que tenga en cada localidad dos procuradores en los cuales hagan el gasto a medias de la parte de los diezmos de la orden y el camarero.

Además acordaron que la primicia de estos lugares sea dedicada a la fábrica de las iglesias, a los libros y ornamentos y otras cosas necesarias en ellas.

Estatuyeron entre ellos que si los hombres y habitantes de estos lugares cultivasen algunas tierras fuera de los términos de estas localidades, paguen íntegramente el diezmo de aquellas a las iglesias a las cuales deben hacerlo según costumbre y derecho.

[sigue la delimitación de los términos Calanda, de Borgalmohada, de Alberite y de la Dehesa]

Y nos, Pedro, obispo de Zaragoza, don Pelegrín, prior, el cabildo de la iglesia de Zaragoza, don Pascasio Gordo, camarero, don Pedro Jiménez, arcediano de Belchite, todas las cosas anteriores y cada una de ellas laudamos, aprobamos y confirmamos, haciendo colocar en este acuerdo los sellos del obispo y del cabildo.

Y nos, fray Rodrigo Pérez Ponce, comendador, fray Jimeno Pardo, comendador de Maella, fray Ferrando Ibáñez, comendador de Monroyo, fray Pedro Gonzalo, comendador de la Fresneda, fray Mateo, comendador de Cretas, fray Juan Martínez, comendador de Calaceite, fray Domingo, prior de Alcañiz, fray Lope Garcés, fray Gonzalo, fray Pedro Ibáñez, fray Bernardo, de la orden de Calatrava, todas las cosas anteriores y cada una de ellas laudamos, aprobamos y confirmamos, prometiendo atender y cumplir bien y fielmente todas ellas, tal y como han sido expresadas más arriba, haciendo sellar este

acuerdo para mayor firmeza con el sello de fray Rodrigo Pérez Ponce, comendador mencionado.

Fueron testigos de este pacto por parte del cabildo don Fortún de Alagón y don Pedro de Tarba, administrador de la prepositura y otros; del cabildo con el consenso del obispo don Pedro López de Eslava y maestre Domingo de Teruel, rector de la iglesia de Fababuj; y con el consenso del comendador y los frailes y el camarero, don Martín Gil Tarín, don Guillem de Ariza, ciudadano de Zaragozas, y don Pedro Pérez, justicia de Alcañiz.

Esto fue hecho el doce de las calendas de febrero del año del Señor M CC LXX VI.

Signo de Guillem Herrero, notario público de Zaragoza, que escribió esto.

Y nosotros, fray Juan González, maestre de la caballería de la orden de Calatrava y el convento de este lugar todas las cosas mencionadas y cada una de ellas aprobamos y ordenamos poner nuestros sellos.

Y yo, don Rodrigo Pérez, comendador de Alcañiz, hice poner mi sello en este contrato.

Pb. A. CANELLAS LÓPEZ, Los cartularios de San Salvador de Zaragoza, Zaragoza, 1990, n 1.407 (Archivo de La Seo de Zaragoza, Cartulario Pequeño, ff. 220v-221v). Es una traducción parcial.

Sistemas de regadío e intensificación agraria

[s. XIII]

Reglamentación de los riegos con la acequia de Irués, según estaba en tiempo de los moros.

[Crism-n]. In nomine Domini nostri Ihesu Christi. Hec est carta del agua de Hyruese que yxe de Moncayo, como deue andar por uez e como andaua en tiempo de moros, e como trobo en uerdat don Fortun Aznarez de uiellos moros. Leytonego que prendie el agua .V. dias, e Los Fayos que prendie una tellya del agua sobredicta cada dia, e la uilla de Sancta Cruz la tercera part del agua, e Grisel .XI. dias. E Samangos .V. dias. E Cairan .IIII. dias. E Fuentes .I. dia e una nueit. E Rueda .V. dias. E Romareda .III. dias. E Cabez d'Olleros .V. dias. E assi como es escripto de suso, asi deue andar esta agua en ador.

E quando la dicta cequia ouiere mester a mondar, monde Leituenego .V. dias como prende el agua. E Los Fayos segunt la razon que prende el agua. E Sancta Cruz la tercera part, como prende el agua. E Grisel .XI. dias, como prende el agua. E Fuentes .I. dia e una nueit como prende el agua. E Samangos .V. dias, como prende el agua. E Cairan .IIII. dias, como prende el agua. E Rueda .V. dias como prende el agua. E Romareda .III. dias, como prende el agua. E Cabez d'Olleros .V. dias, como prende el agua.

E si por aventura las sobredictas uillas que son escriptas de part de suso no quisieren ir a mondar a la cequia sobredita porque uenga dreita el agua, fendo a saber los cauacequias de la ciudat de Taraçona o aquellos caualieros que seran alamis de la dita cequia d'lrues, que si por uentura alguna de las ditas uillas sobreditas non quisieren ir a mondar, que si danno uenies por razon del dito mondar que peite .C. morauedis en oro. E a qual tiempo que mas mester auran el agoa, a aquella uilla que no fuere a mondar que la partan el agoa a las otras uillas que fueren a mondar. E aquellos .C. morauedis d'oro de la pena que an de ser partidos assi los .L. morauedis an a seder d'aquellos caualleros qui seran alamis de la dita cequia. E los otros .L. morauedis de los çauaçequias de Taraçona e de las otras uillas que son escriptas de part de suso. E deue seder el un alami por todos tiempos aquel cauallero que fuere seynor de Fuentes. E cada anno quel den otro cauallero por compaynero de la ciudat de Tara_ona.

E don Alfonso, por la gracia de Dios rei d'Aragon, trobo la uerdat como don Fortuny Atznarez auia dito que trobo uerdat en antigos moros como deuia andar el agua como dito es de suso. E nengun omne que sobre la dita carta uerra como escripto es de suso que peite de pena mil morauedis en oro. E sean los .D. morauedis de don Alfonso rei d'Aragon o de sus antecessores. E los otros .D. de aquellos caualleros que son en la ciudat de Taraçona e de las sobreditas uillas.

Facta carta en el mes de março, en la era de mil e CXLllll."

Signum de rey Alfonso.

Publica LACARRA, José M.a: Documentos para el estudio de la reconquista y repoblación del valle del Ebro. Zaragoza, 1982, doc. 26 [Es una copia del siglo XIII, imitando la minuscula visigótica; se trata por tanto de un documento falso que atribuye a 1106 la situación del siglo XIII].

La expansión de la ganadería ovina

1235, abril, 3. Zaragoza

Jaime I, rey de Aragón, concede a los ciudadanos de Zaragoza pastos para sus ganados por todas sus tierras, excepto las dehesas de Seña y Retuerta de Pina

Sepan todos, presentes y futuros, que nos, Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón y del reino de Mallorca, conde de Barcelona y de Urgel, y señor de Montpellier, con este presente documento válido para siempre os damos y concedemos a vosotros, dilectos y fieles nuestros ciudadanos de Zaragoza y a todos vuestros sucesores, los prados, hierbas, pastos y aguas para uso de vuestros animales y ganados por todos los montes y por todas nuestras tierras, excepto las antiguas dehesas de Sena y de Retuerta de Pina que retenemos para uso de nos y de los nuestros. Y por ello, ciertamente, podáis entrar en los lugares citados y no citados con vuestros ganados libre y pacificamente, tanto los ganados "gruesos" como los "menudos". Y que ninguna persona que tenga mi gracia se atreva a molestar, pignorar ni, en modo alguno, agraviar ni a vosotros ni a vuestros ganados en los lugares sobredichos, ni siquiera impedir -en cierta medida- la entrada o salida, a no ser que antes alguien, lesionados sus derechos, lo demuestre ante Nos. Quienquiera que atentará contra la presente donacion o concesion tendrá nuestra ira e indignación y se verá obligado al pago de mil áureos de multa.

Dado en Zaragoza, el tercer día del mes de abril, era MCCLXX» tercera.

Signo de Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón y de Mallorca, conde de Barcelona y de Urgel, y señor de Montpellier. Fueron testigos: S., obispo de Zaragoza, G., obispo de Tarazona. Pedro Cornel, mayordomo, P. Fernández de Azagra, Ato Oreilla, S. Vallés de Bergua, G. Romeo, F. Aznar, Jimeno Pedro repostero, Fernando Pedro justicia de Aragon. Signo de Pedro Juanes, escribano, que por mandato del señor Rey esto escribí en el lugar, día y era señaladas.

Publica CANELLAS, Ángel, Colección Diplomática del Concejo de Zaragoza, 1, Zaragoza, 1972, doc. 60.Traduce Juan F. UTRILLA.

La expansión de la ganadería: la trashumancia

1247, junio, 13. Valencia

Jaime I, rey de Aragón, concede a los ganaderos de Teruel que sus ganados, al entrar en el reino de Valencia, no paguen a su paso por Alcira.

Sea conocido por todos que nos, Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, etc., por nos y por los nuestros concedemnos a vos, hombres de Teruel, y a otras personas que desde allí fueran al reino de Valencia con sus ganados y rebaños, a vosotros y a vuestros sucesores, para siempre, que no tengáis que pagar nada a vuestro paso por Alcira, ni a la ida ni a la vuelta, a no ser por los corderos y ovejas u otro ganado que vendierais y no regresara.

Dado en Valencia, en las idus de junio, año del Señor MCCXL séptimo.

Signo de Jaime, por la gracia de Dios, rey de Aragón [etc.]. Fueron testigos: Guillermo de Montecanato: Jaime de Cervaria; Carrocio; Guillermo de Entenza y Jimeno de Foces.

El desarrollo de las industrias textiles urbanas

1219, marzo, 2. Lérida

Jaime I, rey de Aragón, ordena que nadie prepare en la villa de Jaca más que los paños tejidos en la misma

Carta del rey Jaime. Sobre las piezas de paños.

Sea a todos manifiesto que nos, Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, conde de Barcelona y señor de Montpellier, tuvimos conocimiento del deterioro de nuestra villa de Jaca, a causa de las piezas de paño crudas que se elaboraban fuera de la villa citada y las traían a Jaca para prepararlas y adobarlas allí, lo cual es muy grave para Nos. Por ello establecemos y queremos, y firmemente mandamos y obligamos a todos los buenos hombres de nuestra villa de Jaca, tanto mayores como menores y medianos, que desde hoy en adelante -y por toda la vida- ninguna persona se atreva en la villa de Jaca a preparar paños crudos, o a adobarlos, a no ser que en la mencionada villa fueran tejidos.

Item, ordenamos que ningun hombre extra-o no se atreva a comprar ninguna pieza de paño cruda u otra mercanc'a de otro hombre foráneo, a no ser que fuera vecino de Jaca.

Además, mandamos firmemente a nuestro merino de Jaca, presente o futuro, que indague y encuentre a los que andan con paños o piezas crudas compradas a hombre ajeno o foráneo, y por nuestra autoridad las recoja y requise.

Y este documento sea válido para todos los tiempos.

Publica HUICI, A. y CABANES, M» D.: Documentos de Jaime I de Aragon, 1 (1216-1236). Valencia, 1976, doc. 17. Traduce Juan F. UTRILLA.

La institucionalización de la actividad comercial: los mercados urbanos

1242, abril, 3. Huesca

Jaime I, rey de Aragón, establece que el mercado de Huesca se situe junto a la muralla de piedra, y ordena que los mercaderes foráneos tengan que hospedarse dentro del perímetro urbano para no eludir el pago del peaje

Privilegio del mercado. Et que los mercaderes foranos posen dentro el muro de piedra.

Sepan todos que nos, Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, Mallorca y Valencia, conde de Barcelona y de Urgel, y señor de Montpellier, por Nos y por los nuestros concedemos y disponemos a perpetuidad que el mercado de cualquier género de cibera y el almudi y nuestro peso se trasladen, y se situen junto a los muros de piedra de la ciudad de Huesca, en aquel lugar que más convenga a juicio del bayle, zalmedina, justicia y jurados, y allí la sal, la lana, y el lino se vendan y también la cibera, y nunca el mercado se traslade de aquel lugar.

También determinamos que los mercaderes u otros hombres foráneos que traigan otras mercancias a la cindad tengan que alojarse dentro de los muros lapídeos; y que ningún morador se atreva a hospedar fuera de la muralla pétrea a algún o algunos mercaderes que traen mercancias por las que tienen que pagar peaje.

Dado en Huesca, tercero de las nonas de abril, de la era milésima CCLXXX». Signo de Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, de Mallorca y de Valencia, conde de Barcelona y de Urgel, y señor de Montpellier.

Fueron testigos: F[ernando], infante de Aragón, P[edro] Cornel, G[uillermo] de Anglesola, Jimeno de Foces y Assalit de Gudal.

Signo de Guillamón escriba, que por mandato del rey esto escribí en el lugar día y era predichos.

Publica LALIENA, Carlos: Documentos municipales de Huesca, 1100-1350. Huesca, 1988, doc. 18. Traduce Juan F. UTRILLA.

La institucionalización de la actividad comercial: las ferias

1250, marzo, 7. Valencia

Jaime I, rey de Aragón, concede a la ciudad de Zaragoza una feria annal de quince dias, a celebrar por san Juan Bautista, dando garantias a los concurrentes.

Sepan todos como nos, Jaime, [etc.]. Sabiendo que la ciudad de Zaragoza tuvo en tiempos de los paganos muchos dones y privilegios que mostraba con orgullo, y porque ya en tiempos de los cristianos y en el nuestro propio creemos distinguir a dicha ciudad con los máximos honores, dignidades y privilegios, concedemos a todos los ciudadanos de Zaragoza que podáis tener y celebrar una feria anual, con una duración de quince dias, a saber: ocho dias antes de la festividad de san Juan Bautista y otros ocho después de dicha fiesta. Queremos también y establecemos que todos que alli concurran, de donde quiera que sean, por toda nuestra tierra y dominio, sean salvos y seguros con todas sus mercancias y productos cuando vengan, cuando estén y al regresar; y todos los productos y mercancias que se vendan y compren en dicha feria sean seguros, asi como los vendedores y compradores, según la buena costumbre de las ferias. Por ello mandamos que nadie que confíe en nuestra gracia se atreva a detener, impedir, molestar, agraviar, o empeñar mientras estén preparados los reclamantes de hacer justicia, excepto que fueran deudores principales o fiadores por otros.

Quien quiera que vaya contra este presente documento obtendrá nuestra ira e indignación, y el daño que cause deberá repararlo y, además, pagará de multa mil maravedis.

Dado en Valencia, nonas de marzo, año del Señor de MCCXL nono. Signo de Jaime. [Sigue lista de testigos.]

Publica HUICI, A. y CABANES, M». D.: Documentos de Jaime I de Aragón (1237-1250). Valencia, 1976, doc. 524. Traduce Juan F. UTRILLA.

Las relaciones comerciales con el Sur de Francia

1294, mayo, 30. Barcelona

Sepan todos que en la presencia de nos, Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, Sicilia, Mallorca y Valencia y conde de Barcelona, compareció Arnau Colteller, burgués de la villa de Olorón y procurador del concejo y de [...] de esa villa que suplicando humildemente que le confirmara los privilegios de protección y seguridad concedidos por nuestros antecesores a los hombres de Olorón y que nos dignásemos recibirles con nuestra benignidad regia en la misma protección nuestra y seguridad.

Nos, Jaime, por la gracia de Dios, rey, habiendo admitido benignamente esta súplica y vistos los privilegios de protección y de seguridad concedidos y emitidos por nuestros predecesores en favor de los citados hombres de Olorón, recibimos bajo nuestra protección especial, seguridad y salvoconducto a todos los hombres y habitantes de Olorón, presentes y futuros, con todas sus cosas que llevasen consigo en cualquier sitio y por cualquier lugar de todos nuestros dominios, yendo, estando y volviendo por tierra, mar e incluso por lagos y cualquier tipo de agua dulce, de tal modo que nadie que confíe en nuestra gracia y amor se atreva u ose capturar, tomar, detener, marcar o embargar a los hombres o habitantes de Olorón o a sus cosas o mercancías en ningún lugar de nuestra dominación por una culpa, crimen o delito ajeno, y especialmente por causa del noble Gastón, difunto vizconde de Béarn, o por otra persona excepto si estos hombres o mercaderes de Olorón fueran deudores principales o fiadores constituidos por otros, y, en estos casos, primero debían tener fadiga de derecho, y también pagando estos hombres o habitantes de Olorón las lezdas, peajes y otros derechos debidos y acostumbrados, estatuidos o por estatuir, de sus propiedades y mercancías, y estando dispuestos a hacer justicia a sus querellantes.

Esta protección y seguridad queremos que valga y dure en tiempo de paz; y en tiempo de guerra, si ésta se produjese entre nuestro reino y el señor o los hombres o mercaderes de Olorón, que mientras dure esta guerra estos hombres o mercaderes no puedan usar ni disfrutar de la protección y seguridad antedichas, de manera que los hombres y mercaderes de Olorón que estuvieran en nuestra tierra deban salir de ella con sus bienes y mercancías y salgan de hecho de ella antes de un mes. Y si ocurriera que en el lapso de un mes no pudieran recuperar las deudas que les eran debidas por algunos en nuestro reino ni extrajesen de él sus cosas, mercancías y otros bienes que tuvieran en nuestra tierra, que deudas, propiedades, mercancías y bienes que no pudieran recuperar y sacar en el tiempo de un mes que les sigan perteneciendo y que permanezcan a salvo.

Mandamos a los sobrejunteros, merinos, bailes, zalmedinas, justicias, jurados y todos los demás oficiales y súbditos nuestros, presentes y futuros, que todas las cosas anteriores y cada una de ellas bajo la forma expresada tengan y observen con firmeza. Aquel que contra esta carta de protección y seguridad nuestra se atreva a venir en algo, que sepa que incurrirá en nuestra ira e indignación y en una pena de mil morabetinos de oro sin remedio alguno, una vez restituido plenamente el daño causado.

Dada en Barcelona, tercer día de las calendas de junio del año del Señor milésimo CC nonagesimo cuarto.

Pb. C. LALIENA CORBERA, Documentos municipales de Huesca, 1100-1350, Huesca, 1988, n 66 (Archivo Municipal de Huesca, Libro de Privilegios, ff. 16-17 y 19)

Las reclamaciones de la nobleza contra Jaime I

1265, abril, 26. Ejea.

Fueros dictados en Ejea

Estatuyó y ordenó nuevos fueros en Ejea el rey Jaime.

[1] Primero. Que él mismo o sus sucesores no den tierra u honor a ningún hombre que no sea por linaje (ex natura) rico hombre o que sea de otro reino.

[2] Además que nunca los ricos hombres, caballeros e infanzones de Aragón estén obligados a dar a él o a sus sucesores bovaje o herbaje.

[3] Además que ni él ni sus sucesores puedan efectuar inquisiciones (juicios de investigación), ni puedan hacerlas entre los ricos hombres, caballeros e infanzones de Aragón.

[4] Además, que en el futuro dos caballeros puedan salvar a cualquiera como infanzón, tanto si es consanguíneo suyo como si no; y el rey no tiene derecho a apelar contra ellos, excepto si se demuestra perjurio; y cuando uno de los hermanos estuviera salvado, todos los demás hermanos quedan también salvados. Y cualquier infanzón, cuando fuera salvado está obligado a pagar por el documento de la salva de infanzonía treinta sueldos.

[5] Además, que en todas las causas que hubiera entre el rey o sus sucesores y los ricos hombres, que las juzgue el Justicia de Aragón, con el consejo de los ricos hombres y caballeros que hubiera en la curia, siempre que no fueran parte afectada. En todas las causas que hubiera entre los ricos hombres, caballeros e infanzones, que juzgue el Justicia de Aragón con el consejo del rey y con el consejo de los ricos hombres, caballeros e infanzones que estuvieran en la curia, siempre que no sean parte afectada, como se ha dicho.

[6] Además, que todo infanzón pueda libremente comprar heredades y posesiones de los hombres del rey, del mismo modo que los hombres del rey pueden [comprar] de los hombres de los infanzones; y que las heredades y posesiones que comprasen sean en el futuro infanzonas, libres y francas de todo servicio debido al rey.

[7] Además, que ni él ni sus sucesores puedan dar tierras u honores a sus hijos nacidos de la reina o que nazcan posteriormente.

[8] Además, que los infanzones que tienen sal o salinas [en sus posesiones] puedan disfrutarlas tal y como hasta aquí habían acostumbrado a poseerlas.

[9] Además, que si algún rico hombre promoviese a alguien que no fuera digno a la dignidad de la caballería, que sea privado a perpetuidad del beneficio de la honor, según se contiene en otro fuero; y si entonces no tuviera honor, que tampoco nunca sea admitido al beneficio de poseer honor.

[10] Además, que el Justicia de Aragón sea siempre un caballero.

Todos estos fueros antedichos los juró el señor rey por sí mismo y sus sucesores ante los santos evangelios de Dios observarlos fielmente, en presencia de Arnaldo, obispo de Zaragoza por la gracia de Dios, fray Guillem de Pontons, maestre del Temple, Pedro Cornel, Artal de Luna, Garcia Romeu, Jimeno de Urrea, Blasco de Alagón, Ato de Foces, Pedro Martínez de Luna, García de Pueyo, Jimeno de Atrosillo, Artal de Luesia, Fortún de Borja, Rodrigo Jiménez de Luna, Jimeno Pérez de Pina, Lope Guillem de Entenza, Lope Jiménez de Luna, Jimeno Pérez de Luna, Sancho Martínez de Oblitas, García de Sesé, Jimeno de Bergua, M. de Agro y García Ortíz y todos los demás caballeros e infanzones de Aragón que se habían congregado en Ejea.

Y todos los citados ricos hombres, caballeros e infanzones por sí mismos y por los otros ricos hombres, caballeros e infanzones de Aragón juraron ante los santos evangelios de Dios que custodiarían la persona del rey y todos sus miembros y todo su reino y que no vendrían contra él nunca en modo alguno o bajo alguna causa, antes que le ayudarían bien y fielmente contra todos aquellos que intentasen venir contra su dominación.

Esto fue hecho en Ejea, sexto día de las calendas de mayo, año del Señor de M CC LX V.

Pb. A. CANELLAS, "Fuentes de Zurita. Anales III, 66-67. Las asambleas de Calatayud, Huesca y Ejea en 1265", Cuadernos de Historia "Jerónimo Zurita", 31-32, pp. 7-42, doc. en pp. 40-41. Presenta la versión editada por el forista aragonés G. GARCÍA DE SANTAMARÍA, un texto de los fueros impreso que en la época en que este autor realizó este artículo no estaba disponible apenas, pero que ahora puede consultarse publicado en facsímil por A. PÉREZ MARTÍN, Fori Aragonum vom Codex von Huesca bis zur Reform Philipps II (1547), Vaduz, 1979.

El enfrentamiento entre los grandes nobles y el rey: la sublevación de Ferrán Sánchez de Castro

1265, abril, 26. Ejea.

Fueros dictados en Ejea

Estatuyó y ordenó nuevos fueros en Ejea el rey Jaime.

[1] Primero. Que él mismo o sus sucesores no den tierra u honor a ningún hombre que no sea por linaje (ex natura) rico hombre o que sea de otro reino.

[2] Además que nunca los ricos hombres, caballeros e infanzones de Aragón estén obligados a dar a él o a sus sucesores bovaje o herbaje.

[3] Además que ni él ni sus sucesores puedan efectuar inquisiciones (juicios de investigación), ni puedan hacerlas entre los ricos hombres, caballeros e infanzones de Aragón.

[4] Además, que en el futuro dos caballeros puedan salvar a cualquiera como infanzón, tanto si es consanguíneo suyo como si no; y el rey no tiene derecho a apelar contra ellos, excepto si se demuestra perjurio; y cuando uno de los hermanos estuviera salvado, todos los demás hermanos quedan también salvados. Y cualquier infanzón, cuando fuera salvado está obligado a pagar por el documento de la salva de infanzonía treinta sueldos.

[5] Además, que en todas las causas que hubiera entre el rey o sus sucesores y los ricos hombres, que las juzgue el Justicia de Aragón, con el consejo de los ricos hombres y caballeros que hubiera en la curia, siempre que no fueran parte afectada. En todas las causas que hubiera entre los ricos hombres, caballeros e infanzones, que juzgue el Justicia de Aragón con el consejo del rey y con el consejo de los ricos hombres, caballeros e infanzones que estuvieran en la curia, siempre que no sean parte afectada, como se ha dicho.

[6] Además, que todo infanzón pueda libremente comprar heredades y posesiones de los hombres del rey, del mismo modo que los hombres del rey pueden [comprar] de los hombres de los infanzones; y que las heredades y posesiones que comprasen sean en el futuro infanzonas, libres y francas de todo servicio debido al rey.

[7] Además, que ni él ni sus sucesores puedan dar tierras u honores a sus hijos nacidos de la reina o que nazcan posteriormente.

[8] Además, que los infanzones que tienen sal o salinas [en sus posesiones] puedan disfrutarlas tal y como hasta aquí habían acostumbrado a poseerlas.

[9] Además, que si algún rico hombre promoviese a alguien que no fuera digno a la dignidad de la caballería, que sea privado a perpetuidad del beneficio de la honor, según se contiene en otro fuero; y si entonces no tuviera honor, que tampoco nunca sea admitido al beneficio de poseer honor.

[10] Además, que el Justicia de Aragón sea siempre un caballero.

Todos estos fueros antedichos los juró el señor rey por sí mismo y sus sucesores ante los santos evangelios de Dios observarlos fielmente, en presencia de Arnaldo, obispo de Zaragoza por la gracia de Dios, fray Guillem de Pontons, maestre del Temple, Pedro Cornel, Artal de Luna, Garcia Romeu, Jimeno de Urrea, Blasco de Alagón, Ato de Foces, Pedro Martínez de Luna, García de Pueyo, Jimeno de Atrosillo, Artal de Luesia, Fortún de Borja, Rodrigo Jiménez de Luna, Jimeno Pérez de Pina, Lope Guillem de Entenza, Lope Jiménez de Luna, Jimeno Pérez de Luna, Sancho Martínez de Oblitas, García de Sesé, Jimeno de Bergua, M. de Agro y García Ortíz y todos los demás caballeros e infanzones de Aragón que se habían congregado en Ejea.

Y todos los citados ricos hombres, caballeros e infanzones por sí mismos y por los otros ricos hombres, caballeros e infanzones de Aragón juraron ante los santos evangelios de Dios que custodiarían la persona del rey y todos sus miembros y todo su reino y que no vendrían contra él nunca en modo alguno o bajo alguna causa, antes que le ayudarían bien y fielmente contra todos aquellos que intentasen venir contra su dominación.

Esto fue hecho en Ejea, sexto día de las calendas de mayo, año del Señor de M CC LX V.

Pb. A. CANELLAS, "Fuentes de Zurita. Anales III, 66-67. Las asambleas de Calatayud, Huesca y Ejea en 1265", Cuadernos de Historia "Jerónimo Zurita", 31-32, pp. 7-42, doc. en pp. 40-41. Presenta la versión editada por el forista aragonés G. GARCÍA DE SANTAMARÍA, un texto de los fueros impreso que en la época en que este autor realizó este artículo no estaba disponible apenas, pero que ahora puede consultarse publicado en facsímil por A. PÉREZ MARTÍN, Fori Aragonum vom Codex von Huesca bis zur Reform Philipps II (1547), Vaduz, 1979.

Las razones de los nobles levantados contra Jaime I

1274, septiembre, 10. Barcelona

Jaime, por la gracia de Dios, rey de Aragón ... a su muy querido hijo al que más aprecia, el infante Pedro, saludos con sincera dilección.

Os hacemos saber que Ferrán Sánchez vino ante Nos y nos dijo lo que le faltaba de la honor que le habíamos dado y nos pidió que le compensásemos y le dimos una compensación de cinco mil sueldos y nos preguntó dónde queríamos que tuviera frontera [para luchar] y Nos le dijimos que ésto no tenía que hacerlo él todavía, que cuando Nos lo supiésemos se lo haríamos saber. Y nos pareció mala señal cuando nos preguntó dónde lo pondríamos en la frontera, pues nos comunicó que ricos hombres y caballeros de Aragón se juraban contra él y contra don Jimeno de Urrea y contra don Pedro Cornel y su nieto y nos preguntó si podía jurar contra aquellos que se conjuraban contra él. Nos le dijimos que no se juramentase contra Nos y si quería hacer algún juramento, que lo hiciera. Y nos dijo que esto no lo haría él por nada, que nunca se comportaría con una falsía tan grande que teniendo la gracia de su padre [Jaime I] y tanto bien cómo le hacía que de ninguna manera se juramentaría contra Nos.

Y después de esto supimos que se fue a Estadilla y que allí se vio con don Ramón de Cardona y con don Pere de Berga y que allí estaba también don Artal [de Luna] discurriendo a propósito del casamiento que hablaban de hacer con Brumisién de la Barcha. Y Nos le enviamos a decir que le quitaríamos todo si se entrevistaba con don Ramón de Cardona y que mirase a ver que hacía.

Sobre esto nos mandó a Marco, escribano suyo, con una carta de credenciales, y nos dijo [a través de él] que había venido a Estadilla con don Ramón de Cardona y con don Pere de Berga y que se juramentará con ellos, pero que [del juramento] nos había excluído y que Nos sabíamos el mal que vos [el infante Pedro] queríais hacerle y que se iba a defender, dejando a salvo la fidelidad nuestra, si le queríais hacer daño.

Y Nos le dijimos: "Conoced Ferrán Sánchez y tú [el mensajero] que es un falso y un traidor el que se jura contra nuestro hijo tanto como el que se juramenta contra Nos, que lo de nuestro hijo y lo nuestro, todo es uno, y debe reinar después de nuestros días".

Y le dijimos que se esperase y que le responderíamos; y él [el mensajero] dijo que iba hasta Montpellier por unos asuntos que tenía que hacer en nombre de Ferrán Sánchez y que no se podía esperar; y nos dijo que el Apostólico [el papa] había enviado una embajada a Ferrán Sánchez para que acudiera a verle sobre el hecho de Ultramar [la cruzada].

Y Nos le dijimos que enviaríamos [un mensaje] para que nos viniera a servir por lo que tiene de Nos y Nos no se lo perdonaríamos.

Y entendimos que nos dijo con falsía y con engaño cuanto nos decía, y le dijimos que Nos le habíamos hecho perdonar, [lo que era] la cosa más grave que nunca habíais hecho por Nos y que no tenía nada de raro que os pesase.

Por lo cual Nos, entendiendo que se había jurado contra vos [el infante Pedro], puesto que nos lo dijo su escribano por mandato suyo, os hacemos saber que le quitamos la honor y os decimos y mandamos que le quitéis Puipintano, Urdués, Sasa, la Val de Rodellar que Nos le habíamos dado, con Lorbés y Burjamán, y esto os lo damos a perpetuidad. No lo sitiéis en ningún lugar en que os tengáis que detener mucho tiempo, puesto que es necesario que vengáis ante Nos en la fecha que os hemos ordenado que debéis venir con los ricos hombres de Aragón que nos vendrán a servir.

Y creed que puesto que él quiere ser un traidor, entre Nos y vos nos vengaremos de la manera en que debe hacerse con aquel que traiciona a su padre y a su hermano. Y como sabemos que os satisfará, os lo enviamos a decir.

[También] enviamos nuestra carta a los hombres de Puipintano, Urdués y de los otros lugares que le habíamos dado, para que os obedezcan a vos y os tengan por señor.

Y el día que os hemos mandado, que estéis en Monzón, y de allí con los ricos hombres y caballeros nuestros que allí deben estar reunidos vengáis antes Nos, para que no os puedan atacar ni hacer daño en la compañía [ejército] que vendrá.

Y estamos sanos y alegres, gracias a Dios. No nos han movido otra guerra ni nos han atacado, puesto que ellos mismo se hacen daño entre sí al quemar y levantar sus castillos.

Mirad como vuestro buen vasallo don Jimeno de Urrea se juramenta contra vos.

Sigue la fecha

Pb. F. FONDEVILLA, "La nobleza catalanoaragonesa capitaneada por Ferrán Sánxez de Castro en 1274", Congres d'Historia de la Corona d'Aragó, Barcelona, 1913, pp. 1135-1136. El doc. procede de ACA. Cancillería, reg. 23, f. 95 v. En aragonés en el original.

El desarrollo de las magistraturas urbanas: la elección de jurados en Huesca

1261, julio, 3. Lérida

Sepan todos cómo nos, Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, Mallorca y Valencia, conde de Barcelona y Urgell y señor de Montpellier, por nos y por los nuestros, queremos, concedemos y estatuimos a perpetuidad que en el futuro sean elegidos en la ciudad de Huesca en la fiesta de Todos los Santos ocho jurados que rijan y gobiernen bien y fielmente la mencionada ciudad. Esta elección debe ser hecha por veinte hombres buenos, de los mejores de la ciudad, y veinte de los medianos. Aquellos que fuesen jurados durante un año no pueden volver a ser colocados en dicho oficio durante los siguientes tres años. Estos jurados tienen la obligación al final de cada año de rendir cuentas de todo lo que administraron durante el año a los electores que los eligieron como jurados según se ha dicho.

Queremos también y estatuimos a perpetuidad que con respecto a todas las redenciones por el ejército y demás exacciones reales que se hagan en Huesca, se proceda en el futuro conjuntamente con los jurados y consejeros, de manera que los consejeros sin los jurados o los jurados sin los consejeros no puedan proceder a hacer alguna cosa en esto, sino que lo hagan por nuestro mandato y las exacciones sean hechas todas ellas conjuntamente [entre los oficiales reales y concejiles].

Mandando a los bailes, justicias, jurados, zalmedinas y a todos nuestros oficiales y súbditos nuestros, presentes y futuros, que las citadas cosas, todas y cada una de ellas, las mantengan firmes y las observen y las hagan observar inviolablemente por todos y no vayan contra ellas ni permitan a ninguno ir contra ellas en ningún tiempo, de ningún modo o por ninguna razón.

Dado en Lérida, quinto nonas de julio, año del Señor milésimo CC? LX? primero.

Signo de Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, Mallorca y Valencia, conde de Barcelona y Urgell y señor de Montpellier.

Testigos son [de esto] Pere de Montcada, Ramón de Çaguardia, Gaucerán de Pinós, Blasco de Alagón, Férriz de Lizana.

Signo de Pedro de Capella, que por mandato del señor rey por don G., obispo de Lérida, canciller suyo, este escrito hice y lo cerré en el lugar, día y año citados.

Pb. C. LALIENA CORBERA, Documentos municipales de Huesca, 1100-1350, Huesca, 1988, n? 25. El doc. procede del Archivo Municipal de Huesca, serie Concejo.

Privilegio General de Aragón

1283, octubre, 5. Zaragoza

Los nobles y los representantes de las ciudades, reunidos en Zaragoza, reclaman al rey Pedro III que apruebe los Fueros, usos, costumbres y libertades de Aragón, a las que añaden una serie de exigencias específicas.

[...]

Quare supplicarunt quod dignaremur confirmare dictos foros, usus, libertates, consuetudines Aragonie prelibaratas et privileia universa que habent et instrumenta donacionum et permutacionum per nos et per nostros perpetuo observare.

Preterea universi predicti nobis humiliter intimarunt quod etiam pluribus, juribus, libertatibus et usibus fuerant et sunt per predecessores nostros et per nos spoliati et in pluribus erant et fuerant contra foros, usus, consuetudines, libertates et privileia agravati et in suo iure diminuti; quare petierunt cum humilitate instante quod ad illas de quibus fuerant spoliati eos restituere dignaremur et quod daremus seu concederemus eis omnia et universa res et jura que consueverunt habere.

Et universi predicti ut nos redderent cerciores de premissis que petebant ad illa nobis filio nostro dompno Alfonso articulatim holare (sic) alter et aparte et per capitula legi fecerunt in scriptis in forma qui sequitur:

Estas son las cosas de que son spuilados los rrichos omnes, mesnaderos, cavalleros, infançones, ciudadanos, e los omnes de Aragon e de Ribagorça e del rregno de Valencia e de Teruel:

1. Que el senynor Rey observe e confirme fueros, costumpnes, usos, privileios e cartas de donaciones e de camios del regno de Aragon, e de Valencia, e de Ribagorça e de Teruel.

2. Item que enquisicion non seya feyta nunqua contra nenguno en nengun caso; e, si feyta es la inquisicion e non es judgada, que non seya dado judicio por ella ni vaya ad acabamiento. E, si dada es sentencia, que non vienga a exsecucion.

3. Item que la Justicia de Aragon judgue todos los pleytos que venieren en la Cort con conseyllo de los rrichos omnes, mesnaderos, cavalleros, infançones, ciudadanos e de los buenos omnes de las villas, segun fuero e ancianament fue costumpnado.

4. Item que seyan tornados en possession de las cosas de que fueron despullados en tiempo del senynor Rey don Jayme e suyo, de que ellos se tienen por agrevyados que son publicas e notorias.

5. Item que el senynor Rey en sus gerras e end sus feytos que tocan a las comunidades, que los rrichos omnes, mesnaderos, cavalleros e los honrrados cindadanos e omnes buenos de las villas seyan en su conceyllo e que tornen en lur honrra, assi como solian en tiempo de su padre.

6. Item que end cada uno de los logares ayan judgues de aquell mismo rregno, es a ssaber, en Aragon de Aragon, e en Valencia de Valencia, e en Ribagorça de Ribagorza.

7. Item que todos los del rregno de Aragon usen como solian de la sal de qual que mas se querran de los rregnos e de toda la senynoria del senynor Rey de Aragon de aquella que mas se querran; et que'nd vendan los qui salinas an assi como solian antigament. Et aquellos qui por fuerza vendieron sus salinas e se tienen por agreviados, que las cobren e que usen de aquellas como solian, ellos empero tornando el precio que'nd recebieron.

8. Item del feito de la quinta que nunqua se die en Aragon fueras por priegos a la vuest de Valencia, que d'aqui adelant nanqua se die de nengun ganado ni de nenguna cosa.

9. Item que los sobrejuncteros usen assi como solian antigament usar e non ayan otro poderio ni prengan de las vilas de mercado sino X solidos, e cada V solidos de las otras villas de aquellas que en la Jura seer querran. Mas los sobrejuncteros que seyan executores de las sentencias e endcalzadores de los malfeytores que sean jutgados por las Justicias de las cibdades e de las villas e de los otros lugares de Aragon.

10. Item del otro imperio e mixto que nuncas fue nin saben que s'es en Aragon ni en el rregno de Valencia ni enquara en Ribagorça, que no y seya d'aqui adelant ni aquelo ni otra cosa ninguna de nuevo, sinon tan solament fueros, costumpnes, husos, privilegios e cartas de donaciones e de camios, segunt que antigament fue husado en Aragon e en los lugares sabredichos; e que el seynor Rey non meta justicias nin faga jutgar en nenguna villa ni en nengun lugar que suyo proprio non seya.

11. Item que ningun jutge ne oydor en su Cort del seynor Rey non prenga salario de ninguna de las partes por jutgar nin por ohir pleyto ninguno. Et aquelos jutges que oyran e jutgaran, que seyan del rregno de Aragon los qui avran a judgar los pleytos de Aragon; et que todas las apellaciones de los pleytos de Aragon que seyan determinados dentro en el rregno de Aragon et non seyan tenidas ningunas de las partes de seguir las appellaciones fueras del rregno de Aragon.

12. Item las salvas de los infançones que seyan asi commo el seynor Rey, padre suyo, e las juro en Exeya. Aquello mismo en seyan de las compras que fazen los infançones del rreyalengo, que se fagan segund qu'el seynor Rey padre suyo las juro e las confirmo en Exeya.

13. Item las onores de Aragon que tornen a las cavallerias, segund que eran al tiempo qu'el seynor hey don Jayme fino. Et los rricos omnes que ayan las pagas a San Migel con lures calonias e sus azemblas, segund que avien usado antiguament e costumpnado, salvo que todos los de los villeros de Aragon den e paguen segund que costumpnaron en tiempo qu'el seynor Rey don Jayme fino, es a saber: peytas, cavallerias, senas, açemblas, calonias, tributos, huest e monedage. En todas las otras cosas que finque salvo a los de los villeros lures privilegios segund que demandado fue.

14. Item que todas las cibdades e las villas de Aragon que solian seer onor de los rricos homnes, que lo seyan aquellas que de'l seynor Rey son agora, segund que costumpnado era antiguamient.

15. Item que honor non seya tollida ni emparada por el seynor Rey a ningun rric homne de Aragon si donques el rrich omne non fiziesse por que. Encara aquesto primeramient que sea visto, jutgado e conossido por Cort General, es a saber, por la Justicia de Aragon de conceyllo de los rricos omnes e otros ondrados cavalleros, infançones, ciudadanos e otros omnes de las ondradas villas de Aragon. Et aquesto mismo sea de los mesnaderos: que non sea enparada lur mesnaderia si non firiessen por que, e que fuesse judgado primeramient por Cort e por los sobredichos, segund que dicho es de susso.

Et otrosi que los rrichos omncs non puedan toller tierra nin honores que dadas avran a lures cavalleros, si donques el cavallero non fiziesse por que. Et encara ten aquesto primeramient que sea conoxido por los vasallos de aquell mismo rrich omne, d'aquellos que tenrran tierra por ell.

16. Item que los rrichos omnes de la mesada que an a servir lo seynor Rey que sean comtados en aquel mes los dias de la yda e de la tornada, d'aqui a que sean tornados en lures casas. Et aquello mismo de los cavalleros que ternan onores de los rricos omnes.

17. Item, si por aventura alcun rrich omne, mesnadero, cavallero o infançon por qualquier rrazon quera venir con otro seynor fuera del rregno, qu'el seynor Rey sea tenido de rrecibir en comanda su mugier e sus fillos e todos los bienes, e sus vasallos e encara las muilleres e los fillos e todos los bienes de todos aquellos que yr an con ell.

18. Item las cartas que salrran del escrivania del seynor Rey, que ayan precio covinent.

19. Item los escrivanos e los corredores de las ciudades e de las villas sean puestos por los jurados e por aquelos que costumpnaron de meterlos menos de treudo segunt que avian husado antigament.

20. Item de las alfondegas que no y vayan a posar christiano ni moro si non se quieren. Aquelo mismo de las tafurerias, que seyan desfeytas pora todos tiempos.

21. Item de los cotos e de los estalvimentos que son generales en todo el rregno, assi como de non sacar pan ni cavallos ni olio, ne otras cosas del rregno, que seyan desfeytas, que nunca se fagan menos de concejo de los rricos omnes, mesnaderos, cavalleros, infançones e de los otros omnes ondrados de las cibdades e de las otras villas de Aragon.

22. Item de los cotos de las ciudades e de las villas de Aragon que se metan e se tolgan por los jurados e por los otros omnes de las villas e de las ciudades de Aragon, segond que avian usado e custumpnado antigamient.

23. Item peages nuevos que non sean dados especialment de pan e de vino que lievan con bestias, nin de ninguna moneda nin de ningunas otras cosas que usadas non fueron de dar peage en Aragon; e que los peages que tornen e que se prengan en aquelos lugares que antiguament se solian prender e no en otros.

Et los omnes que vayan por los caminos, que vayan por quales lugares queran, dando todo su drecho al seynor Rey o aquelos que avran el peage de todas aquelas cosas que dar devran.

24. Item que los rricos omnes de Aragon non sean tenidos por las onores nin por las tierras que tienen del seynor Rey de servirlos por aquelas fueras de su seynoria ni passar mar,

25. Item demandan qu'el seynor Rey suelte el establimiento que fizo que ninguno non fuese usado de matar corderos.

26. Item demandamos (sic) rricos omnes e todos los otros sobredichos que en los rregnos de Aragon e de Valençia ni en Ribagorça ni en Teruel que non aya y bayle que judio sea.

27. Item demandaron que en todo caso, asi en criminal como en civil, que valga fiansa de dreyto contra seynor o contra oficiales o contra tod omne, exceptado en deudo manifesto, segund fuero requiere.

28. [l]tem qu'el seynor Rey faga Cort General de aragoneses en cada un ayno una vegada en la ciudat de Çaragoça.

29. [I]tem que las onores e la tierra qu'el seynor Rey dara a los rricos omnes que la partan a los cavalleros.

30. [I]tem qu'el seynor Rey ni los sus successores non demanden nin prengan ni demandar ni prender faga agora ni en nengun tiempo monedage en las villas ni en los lugares que an ni avran o por qual que quiere manera o rrazon aquella avran, ternan o possediran de los vassallos de los rricos omnes, meznaderos, cavalleros, infançones, ciudadanos e otros omnes de las villas de Aragon. Mas el dito monedage ayan e prendan de los lugares que an o avran los rricos omnes, meznaderos, cavalleros, infançones, ciudadanos e otros omnes de las villas de Aragon e los suyos, segund que antiguament usaron e custumpnaron de prenderlo.

31. [P]rotestan los sobredichos rricos omnes, nobles e mesnaderos, cavalleros infançones, ciudadanos e los otros omnes buenos de las villas e de los villeros de Aragon e de toda la universidat del rregno de Aragon que salvo fique a ellos e a cada uno d'ellos e a las ciudades e a cada una de las villas e de todos los villeros de Aragon toda demanda o demandas que ellos o quales que quiere d'ellos puedan o devan fazer, assi en special como en general con privilegios e en cartas de donaciones o de camios o menos de camios o menos de cartas, quando ellos o a qualesquiere d'ellos bien visto sera, que puedan al seynor Rey demandar en su tiempo e en su lugar.

Pb. L. GONZÁLEZ ANTÓN, Las Uniones aragonesas y las Cortes del reino (1283-1301). II. Documentos, Zaragoza, 1975, pp. 14-19. Se incluye solamente el cuadernillo de las exigencias de los unionistas, aprobadas por el rey.


Bibliografía específica  |  Inicio  |  Bibliografía general  |  Inicio de textos

decorativo decorativo
decorativo
©2014 Departamento de Historia Medieval, Ciencias y Técnicas Historiográficas y Estudios Árabes e Islámicos
©2014 Universidad de Zaragoza (Pedro Cerbuna 12, 50009 ZARAGOZA-ESPAÑA | Tfno. información: (34) 976-761000)
decorativo