Universidad de Zaragoza
:: UNIVERSIDAD :: ESTUDIOS :: INVESTIGACION :: REL.INTERNACIONALES ::
decorativo Departamento de Historia Medieval, Ciencias y Técnicas Historiográficas y Estudios Árabes e Islámicos
decorativo Foto Foto Foto Foto Foto Foto
decorativo
decorativo
decorativo
decorativo Estás en: Inicio >
decorativo
decorativo
decorativo
decorativodecorativoInformación generaldecorativo
decorativo
decorativo*Presentación del directordecorativo
--------
decorativo*Situación / Ubicacióndecorativo
--------
decorativodecorativoOrganización y Gestióndecorativo
decorativo
decorativo*Organos de dirección y representacióndecorativo
--------
decorativo*Normativadecorativo
--------
decorativo*Personaldecorativo
--------
decorativo*Archivo administrativodecorativo
--------
decorativo*Área de Estudios Árabes e Islámicosdecorativo
--------
decorativodecorativoDocenciadecorativo
decorativo
decorativo*Gradodecorativo
--------
decorativo*Másterdecorativo
--------
decorativo*Doctoradodecorativo
--------
decorativo*Tutoríasdecorativo
--------
decorativo*Exámenesdecorativo
--------
decorativodecorativoInvestigacióndecorativo
decorativo
decorativo*Grupos de investigacióndecorativo
--------
decorativo*Proyectos de investigacióndecorativo
--------
decorativo*Tesis doctoralesdecorativo
--------
decorativo*Publicacionesdecorativo
--------
decorativo*Revistadecorativo
--------
decorativo*Memorias de investigacióndecorativo
--------
decorativodecorativoRecursosdecorativo
decorativo
decorativo*Materiales didácticosdecorativo
--------
decorativo*Instrumentos de investigacióndecorativo
--------
decorativo*Enlaces de interésdecorativo
--------

decorativo

Textos y documentos




Textos de Alta Edad Media


  1. La fundación de un monasterio en el condado de Aragón
  2. El despegue de la actividad comercial: lezdas y peajes
  3. Un acuerdo feudal en el origen de Aragón
  4. Un ejemplo de la ideología del poder real
  5. La concesión de una honor en los siglos XI y XII
  6. La regulación de los fueros de los infanzones y barones de Aragón


La fundación de un monasterio en el condado de Aragón

ca. 850

En el nombre de Dios y en su gracia. Reinando García Iñiguez, rey en Pamplona, y siendo obispo Gulgesindo en el obispado de Pamplona, y siendo abad Fortuño en el abadiado del monasterio que llaman de Leire, estos tres otorgaron la regla al monasterio llamado de Fuenfría, e hicieron la iglesia del monasterio bajo el nombre de Santa María [de Fuenfría], y la consagraron, y le hicieron una gran donación, y le concedieron los términos desde el monte Mianos hasta el vado que llaman Garona y siguiendo rectamente desde allí hasta el monte que llaman Ugile y desde allí recto hasta Eitu Curbu y sigue esta donación con todo Sase hasta el castillo de Bentauni y desde allí sigue hasta el cubil de Baraoss, y desde allí a Catarecha, a Acoteia y desde allí sigue hasta Somorba.

Testigos, Micarro Menzones, Gutu Munionnes, Gonis Galindonis, Exemeno Banzonis, Galindo Bertuionis, Galindo Scemenones y otros que es largo nombrar.

Pb. A. UBIETO ARTETA, Cartulario de San Juan de la Peña, vol. I, Valencia, 1962, n 4 (procede del llamado Libro Gítico de San Juan de la Peña, actualmente en la Biblioteca General Universitaria de Zaragoza, f. 70v, en copia del siglo XI)

El despegue de la actividad comercial: lezdas y peajes

Segunda mitad siglo XI

Arancel de los portazgos de Jaca y Pamplona otorgado por Sancho Ramírez

Ésta es la carta que yo, Sancho rey, hijo de Ramiro, ordené hacer sobre aquellos portazgos de Jaca y de Pamplona según acostumbraron mis antecesores. Que los aduaneros [portagerii] tomen:

. De trapo de lana, de treinta codos, uno.

. De quince capas, una.

. De tela de Brujes y de escarlata y de galabrun et de camsil, un sueldo y medio.

. De tela de Constantinopla, sueldo y medio.

. De amato, de pÏrpura, de tiraces, ocho dineros.

. De pigmento y metales y colores, de treinta libras, una.

. De treinta espadas, una.

. De loriga y moro cautivo, doce dineros.

. De lino para hilar, y de hierros y cuchillos y lanzas, diez dineros.

. De treinta mancusos de oro de Scilla, doce dineros.

. De tela de iino, de diez codos, uno.

. De asno y yegua y buey, dos dineros.

. De carne de cerdo, tres miajas.

. De caballo de Castilla, doce dineros.

Y esto es del mercado.

Al peregrino [romero] no le cobren nada. Y de tres capas de romero no cobren nada. Y si fueren tres compañeros que llevan un fardo para su viático o siete compañeros, los aduaneros no cobren nada. Y si fueran romeros mercaderes que llevan fardos, pésese a la ida y a la vuelta y de esto no reciban nada. No obstante del resto, que los aduaneros reciban lo que fuere justo.

De manto y pellizón vario y pardo y azingab, un sueldo y medio.

De las minucias que los mezquinos romeros llevan para su viaje, que los aduaneros no reciban nada.

Condes y obispos y abades y buenos hombres no paguen

Publica LACARRA, José M»: "Un arancel de aduanas del siglo XI", Pirineos (Zaragoza, 1952), pags. 21-36, apéndice documental. Traduce Juan F. UTRILLA.

Un acuerdo feudal en el origen de Aragón

1035, entre enero y septiembre.

Hecha la carta de donación por la que yo, Sancho, por la gracia de Dios rey, doy de mi tierra a tí, mi hijo Ramiro, desde Matidero hasta Vadoluengo en toda su integridad. Te doy toda la tierra para que la tengas, la hayas y la poseas por todos los siglos, excepto Loarre y Samitier, con todas sus villas, que los debe tener mi hijo Gonzalo, y Ruesta con todas sus villas y Petilla, que las debe tener mi hijo García.

En la parte de Vadoluengo, te doy Aibar y Gallipienzo, con todas sus villas, y Leache con Sabaiza y Estelava y con todas sus pertenencias, y Allo con Aztobieta y Arboniés y Burutain con sus villas y Arazuri con sus villas, Sarrigurren e Ibero con sus villas, Tabar, Olaz y Echarri con sus villas, y Amillano con sus villas, y Arbeiza con sus villas; en Berrueza, Legeria y Daroca, Baños y Soto Malo; y en Castilla, Rubena. Todo esto te lo doy en toda su integridad, tanto lo poblado como lo despoblado, con la ayuda de Dios, amén.

Por ello, yo, Ramiro, de la prole del rey Sancho, te juro a tí, mi hermano don García, por Dios Padre omnipotente, por la santa Virgen y por los ángeles, arcángeles, los doce apístoles, los mártires y los confesores y por todos los santos de Dios, que de esta hora en adelante no requeriré más tierra de tu parte, excepto ésta que mi padre me da y que se halla escrita arriba, y que no levantaré contra tí engaño ni desírden para quitarte tu tierra, ni en paz ni en guerra injusta, ni con moros ni con cristianos. Por el contrario, si alguno audazmente incurriese en la arrogancia de resistirse o enfrentarse contra tí, con todo mi poder lucharé contra él y seré su enemigo.

Pb. A. UBIETO ARTETA, Cartulario de San Juan de la Peña, vol. I, Valencia, 1962, n 66 (procede del Archivo Histírico Nacional de Madrid, sección Clero, carp«. 697, n 2; y es un original: la traducción se aproxima al máximo al texto latino, a pesar de los errores de concordancia)

Un ejemplo de la ideología del poder real

1102. Diciembre.

En el nombre de la Santa y una Trinidad. Este es el documento firme y seguro que hago yo, Pedro Sánchez, por la gracia de Dios rey de los aragoneses y de los pamploneses, para la constitución y ordenación de la iglesia de la gloriosa vírgen santa Fe en la ciudad de Barbastro, con la aprobación de la autoridad de Pons, venerable obispo de esa sede, y de sus clérigos. Todos nosotros, dignos de compasión, debemos manifestar grandes acciones de agradecimiento al Señor, que en nuestros tiempos, dispensada la victoria por el cielo, nos dií facultades para ayudar a su santa Iglesia y con tierras arrebatadas a los moros, dotar a los lugares y monasterios de nuestros religiosos. Por tanto, sea notorio a los fieles de Dios tanto presentes como futuros que yo, antes de que la ciudad de Barbastro fuera restituida a la santa cristiandad, había dado a San Salvador y Santa Fe de Conques y al venerable abad Begón y los sus monjes de ese monasterio, una mezquita, la mejor que hubiera en Barbastro, exceptuada la correspondiente a la sede episcopal, para construir allí un monasterio para la salvación y remedio del alma de mis padres, de buena memoria, el rey Sancho y mi madre, y del resto de mis antepasados. Añado también veinte argenzadas de viñas y la almunia que fue de Iben Xipiello, tal y como mejor la poseían él y sus parientes el día que yo comencé a edificar mi castillo sobre Barbastro, excepto si hubiera algo que hubiera entregado a otra persona mediante un documento.

En el año de la encarnación del Señor milésimo centésimo primo, tomada Barbastro, ordenada en primer lugar, gracias a Dios, la sede episcopal, con el consejo y la aprobación del venerable obispo de esa sede, Pons, y de todos sus clérigos, ordenamos la iglesia monacal de Santa Fe, tras un detenido examen y de manera pacífica, para que de mis propias tierras y de las viñas que mis pobladores en Barbastro en el término que fue fijado en el día que la iglesia o sede de Santa María fue consagrada tenían y poseían o pudiesen comprar a continuación entregasen óntegramente los diezmos y primicias a Santa Fe; y los pobladores y toda su descendencia que les sucediera en ese lugar y en sus heredades estén obligados a entregar todo lo debido por derecho de sepultura y por otras cosas eclesiásticas.

El término de la parroquia de esta iglesia abarca desde la puerta Corvina hasta la puerta férrea que conduce a la ciudad o la zuda y dentro incluye todo el circuito exterior de la ciudad entregado para que lo habiten nuestros hombres. Además, damos a la gloriosa vírgen santa Fe los molinos con su acequia y los huertos que están junto a esa puerta, con los baños y el horno que fueron de la mezquita.

Concedemos también, con el consentimiento y el favor del mencionado obispo y de sus clérigos la iglesia de Alins, con todos los derechos eclesiásticos que le pertenecen.

Todo lo escrito dono a Dios y santa Fe, con mi aprobación y confirmación, para que Dios y el Señor Jesucristo, por el mérito de esta gloriosa vírgen, conserve a salvo e incílume nuestro reino y para que lo amplie para honor y gloria de su nombre, destruyendo a los enemigos de la paz. Y para que haga que nosotros y toda nuestra progenie pasemos por los bienes temporales sirviéndola, para que, tras el curso de esta vida, nos conduzca a la vida eterna.

Y que, si Dios nos concede a nosotros o nuestra descendencia Lérida y Zaragoza, donamos allí a santa Fe la heredad de un moro de los mejores, con casas, tierras, viñas, huertos y cualesquiera posesiones que tenga, para que Dios, por sus méritos, restituya estas ciudades a su santa cristiandad, amen.

Signo de Mir Roger, prior. Signo de Ramón Galíndez. Signo de Bernardo Guillem. Signo de Pedro Ramón. Signo de Arnal Bernardo. Signo de Iñigo. Signo de Borón. Signo de Deusdet. Signo de Esteban. Signo de Rodrigo. Signo de Domingo. Signo de Guillem de Pamplona. Signo de Martín, capellán. Signo de Pedro. Signo de Pons. Signo de Bernardo, abad de Alionis. Signo Ramón Asner, arcediano. Signo de Bernardo Atón, arcediano.

[Sigue la confirmación del obispo de Barbastro, Pons]

Este documento fue hecho en la era milésima centésima cuadragésima, en el mes de diciembre, reinando el rey don

Pedro en Aragón, Pamplona, Sobrarbe y Ribagorza.

Signo de Ramón, prepósito de Saint Liger. Signo de Berenguer Ramón. Signo de Pedro Iohannes. Signo de Guido. Signo de Pedro Arnal. Signo de Guillem Ramón. Signo de Martín. Signo de Bernardo. Signo de García. Signo de Pedro Arnaldo. Signo de Isard, prior de Frédelas. Signo de Pedro Iohannes. Signo de Martín, diácono. Signo de Bonifacií de Santa Fe, que confirma, el cual solicití todo esto con el rey don Pedro al obispo Pons. Signo de Ademar. Signo de Guazberto. Signo de Pedro I. Signo del abad Galindo. Signo de Alfonso.

Yo, García, escribano, por mandato de mi señor el rey esta carta que contiene el precepto de la donación escribí de mi mano e hice este signo.

Pb. A. UBIETO ARTETA, Colección Diplomática de Pedro I de Aragón y Navarra, Zaragoza, 1951, n 117 ( Biblioteca Nacional de Paris, Collection Doat, t. 143, f. 238). No incluyo la confirmación del obispo de Barbastro, Pons.

La concesión de una honor en los siglos XI y XII

1100. Julio. Orpón (cerca de Barbastro)

[Crismón] En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén. Yo, Pedro Sánchez, por la gracia de Dios rey de los aragoneses y de los pamploneses. Me place con buen ánimo y con voluntad espontánea hacer este documento de donación a tí, Muño Muñoz, porque te haces natural de mi tierra y por el deseo de que me seas fiel y me sirvas fielmente y para que no tenga yo de tí y de los tuyos otra cosa que lealtad y servicio. Y para que seas poblador del castillo de Azafaz y para que hagas allí las casas, las mejores que puedas hacerte. Te doy como alodio para estas casas en término de Azafaz una villa llamada Ova, con los términos que le atribuyeron el senior Orti Ortiz y Lope Galíndez, mi merino, para que la tengas y la poseas como heredad tuya propia, sin carga, libre y franca, para hacer con ella toda tu voluntad, como de tu propia heredad, salvada la fidelidad que me debes y a toda mi descendencia, tú y todo tu linaje, por todos los siglos.

[Signo de Pedro I]

Esta carta fue hecha en la era M» C» XXX» VIII», en el mes de julio en Orpón, en el año en que fue fabricado Azafaz, [reinando] yo, por la gracia de Dios, en Aragón, en Pamplona, Sobrarbe y Ribagorza, además de en Culla, en Oropesa, en Castellón. El senior Orti Ortiz en Monroig, en Culla, en Oropesa y en Azafaz. Mío cid don Muño en Castellón, en Azafaz y en Monroig que está sobre Montornés.

Yo Galindo, por mandato de mi señor el rey, escribí este documento e hice mi signo.

Pb. A. UBIETO ARTETA, Colección Diplomática de Pedro I de Aragón y Navarra, Zaragoza, 1951, n 85. Procede del Archivo Histírico Nacional, Clero, San Juan de la Peña. La traducción respeta el sentido aunque no es absolutamente literal.

La regulación de los fueros de los infanzones y barones de Aragón

1134. Diciembre. Zaragoza.

En el nombre de Dios. Este es el documento [que recoge] los fueros y costumbres que tuvieron los infanzones y barones de Aragón con el rey don Pedro, con el cual sea la paz.

1. Tuvieron la costumbre de que cuando tuviera necesidad de ellos para batalla campal o para asedio de un castillo, que le socorriesen con pan para tres días y no más.

2. Y que él les tuviera bajo su recta justicia, y los juzgase su alcalde con una justicia recta, según el fuero de aquellas tierras.

3. Que no diesen lezda en toda su tierra, ni herbaje.

4. Que en cuantas villas tienen heredades puedan preservar en todas aquellas villas un villano real de [la obligación de acudir a la] hueste y cabalgada, si fuera casero o yuguero suyo. Y aquel que lo anteriormente citado no quisiera hacerle al rey, no puede excusar villanos, como se ha escrito, ni le juzga su alcalde [real].

5. Y [el rey] no tiene ningún otro derecho sobre ellos excepto si tienen un beneficio de seniore.

6. Y tuvieron los [siguientes] fueros y costumbres respecto a sus honores, las que tenían y las que debían recibir, que sílo podían perderlas por tres bucias comprobadas, es decir, una por la muerte de su seniore, otra por adulterar con la mujer de su seniore, la tercera [la comete] aquel que con el honore de su seniore atiende con ella a otro seniore.

7. Y si alguno fuera acusado de cualquiera de estas tres bucias, puede salvarse de ellas, manteniendo su honore, mediante testigos que hubiera visto u oído aquello. Y si no puede serle probado nada, el acusador debe quedar en sus manos para que él haga lo que quiera con él, igual que él debía ponerse en manos de su seniore si resultara culpable.

8. Por otras culpas, si puede dar fiadores en derecho, no pierde su honore ni debe abandonar su tierra.

9. De igual modo que tienen esta relación los seniores con el rey, así debe ser con respecto a los vasallos que tienen honores de sus seniores.

10. Los seniores que tienen las honores reales deben servir por ellas al rey, allí donde estuviera el cuerpo del rey, tres meses cada año, entre la ida, la estancia en la hueste y la vuelta.

11. Que [el rey] no ponga otros seniores sobre ellos excepto el rey su propia persona.

12. Si los citados poseedores de las honores fallecieran, y [lo mismo ocurriera] a sus hijos, que fuesen entregadas a otros parientes suyos, a los cuales aquellos las destinasen. Y que no ponga el rey en ellas hombre de otros reinos.

13. Que les mantenga el rey los fueros del rey don Pedro, con el cual sea la paz.

14. Y que ningún hombre de la tierra del rey sea preso si no puede cumplir con el derecho allí, y que pueda volver a su casa.

Y yo, Alfonso, por la gracia de Dios emperador de León, confirmo y laudo este documento escrito más arriba y mando y otorgo [que se cumpla] sin ningún mal engaño, por Dios y sus santos.

Signo del emperador de León, Alfonso.

Testigos y oyentes de este documento, tal y como fue escrito, Osorio Martínez, Ramiro Friulaz, Lope Lípez, hermano del conde don Pedro, el conde de Barcelona, el conde de Urgel, el conde de Pallars, el conde de Foix, Guillermo de Montpellier, el conde don Rodrigo, Gutierre Fernández, Rodrigo Fernández y Ordoño Gostiz.

Este documento sobreescrito fue hecho y firmado en la ciudad de Zaragoza, en el mes de diciembre, en la era M C L XXII».

Pb. J. M. LACARRA, "Honores y tenencias en Aragón. Siglo XI", Colonización, parias, repoblación y otros estudios, Zaragoza, 1981, pp. 149-150. Procede del Archivo Histírico Nacional de Madrid, Clero, San Juan de la Peña. Como en otros documentos del siglo XI, la traducción obliga a realizar algunas perífrasis para respetar el sentido del texto, que es muy vacilante en los tiempos verbales. Al igual que el editor, he numerado los puntos que contiene (números que no están en el original).


Bibliografía específica  |  Inicio  |  Bibliografía general  |  Inicio de textos

decorativo decorativo
decorativo
©2014 Departamento de Historia Medieval, Ciencias y Técnicas Historiográficas y Estudios Árabes e Islámicos
©2014 Universidad de Zaragoza (Pedro Cerbuna 12, 50009 ZARAGOZA-ESPAÑA | Tfno. información: (34) 976-761000)
decorativo