espejo
VANITY FEA: Blog de notas de José Angel García Landa (Biescas y Zaragoza) - Noviembre de 2016

—Autosuplantándonos
Self-Impersonation  


View My Stats
Mi web   
Indice    Fotoblog    Videoblog    Lecturas    Enlaces y blogs    Bibliografía 

— Música que viene: Visions of Johanna live (Bob Dylan) -
Y vuelve: Oxygen (Renée Fleming)
- Y vuelve: Noir sur Blanc
(Françoise Hardy)
_____________________________________
Blog de hoy AQUÍ

Miércoles 30 de noviembre de 2016

ESPAÑA PAGAFANTAS


Daniel Gascón, con Trueba y contra los patriotas



Volvemos una vez más al cansino "caso Trueba". En defensa de Fernando Trueba, Daniel Gascón saca un artículo "contra los patriotas". Con argumentación muy cercana a la de Trueba, criticando a nacionalistas, siendo espíritu libre en sus gustos y sin fronteras, etc. Argumentación toda irrelevante, porque ignora la cuestión central.

A saber, que Trueba se declaró—por hacer la gracieta o no, pero se declaró—enemigo de España, no sólo "no español" (otro punto donde no actúa en consecuencia, pues bien se cuida de hacerse apátrida). Dejó claro Trueba, en la medida en que tenga sentido algo de lo que dice, que en una guerra contra España, él siempre se pondría de lado del enemigo. De cualquier enemigo, se entiende. Y que su prioridad número uno es definirse no sólo como no español, sino como antiespañol, en el momento más crucial en el que podía dejar clara su postura.

Trueba quería dejar claro, en un público mezclado de cineastas progres, ministros apocados del PP y vascos muy vascos sin duda, que España existe sólo para despreciarla, burlarse de ella, hacer pim pam púm público con el país como si fuese un mono de goma, y por favor pásenme el cheque que no me proteste nadie. Que de antiespañolismo es de buen tono hacer gala en público, y facha quien haga objeciones.

Y que a ver si esos fachas dan más subvenciones al cine español, por español. Ya me están sacando la cartera.

La dimensión de esta grosería, la contradicción abismal, la fatuidad monumental de esta postura evidentemente no se le alcanza ni de lejos a Trueba. Ni a Gascón.  Para Trueba o Gascón, España es de derechas, sin duda. Ni saben dónde pisan, ni por supuesto tienen la menor noción de qué es patriotismo—de eso ya partimos.

En este pequeño torbellino de escándalo se ventila una cosa relevante: saber si el país en el que vivimos existe sólo para destruirlo y vejarlo... O NO. Si merece algo más, y es algo más, que un mono de feria o un pagafantas.

En cuanto a mí, le envié mi protesta a nuestra universidad por destinar más euros públicos a Trueba después de la ofensa pública hecha a todos, incluido a sí mismo—porque quien pronuncia en público la grosera melonada de Trueba, no sólo ha perdido el criterio, sino que se ha rebajado hasta algunos de los bajos fondos morales más mezquinos a los que se puede descender, y con ello se envilece. Aunque casi más delito tiene la Universidad de Zaragoza, si cabe, que el miserable Trueba—y que el patético y envilecido ministro del PP que no fue capaz ni siquiera de desautorizar al cineasta tras sus palabras, por no decir darle un bofetón ceremonial en público en lugar del premio.

Repito: quien pronuncia en público la grosera melonada de Trueba, no sólo ha perdido el criterio, sino que lo ha envilecido, y pretende envilecer el nuestro. Y quien le ríe la gracia, o sale en su defensa, no le anda muy a la zaga. Esperemos que este país y la causa de la libertad tengan algún día portavoces de más valía que los farsantes e impostores que actualmente los representan, dando y recibiendo premios.

(Hoy y aquí, en estos tiempo de antipatriotismo progre y fashion, habría que modificar el dicho de Samuel Johnson, y dejarlo así: "Antipatriotism is the last refuge to which a scoundrel clings")


—oOo—







 Juan Carlos se rodea de tiranos en el funeral de Fidel Castro




—oOo—



Capilla de un viejo pazo abandonado

Capilla de un viejo pazo abandonado 2
—oOo—






80 años de la masacre de Paracuellos

Y el ogro Carrillo, favorito de las tertulias de la SER mientras vivió, sigue luciendo honores públicos, doctorado honoris causa de la Complutense, y calles dedicadas, como un prócer de la patria. Y lo es—del país que elige encumbrarlo a él y olvidar o insultar a sus víctimas:






—oOo—



Retropost #1241 (30 de noviembre de 2006): Polonio

(Un opositor público de la política del tirano Putin resulta envenenado al haber ocultado alguien polonio radiactivo en su casa).

POLONIO: Va a venir al momento. Mostradle entereza; decidle que sus locuras han sido demasiado atrevidas e intolerables; que vuestra bondad le ha protegido, interponiéndose entre él y la justa indignación que excitó. Yo, entretanto, retirado aquí, guardaré silencio.

Nukez-les

 

Retroposts

—oOo—


Retropost #1240 (30 de noviembre de 2006): 2400 kilos de patatas, y bajando

"Estamos gastando lo que no tenemos" me dicen por la radio; "nuestra economía se basa en pilares no tan sólidos como los de nuestro entorno"...  Yo desde luego estoy en ese caso; hoy cobro, paga extra incluida, y ya se lo lleva todo de un bocado la primera factura que tengo que pagar. Tendré que vivir de patatas el resto del mes. Claro que patatas, hace apenas unos meses, menos de un año, con mi sueldo mensual se compraban en el super de la esquina más de 7000 kilos de patatas; hoy se compran 2400. Ya me vale de patatas, claro. Hoy comentábamos que la pérdida espectacular del poder adquisitivo empezó con el euro (100 pesetas = 1 euro, como indica el tamaño mismo de la moneda. Claro que nos dijeron que eran 160 y pico, y nos dieron 100...). Luego, con la inflación del ladrillo. En mi barrio, va el metro cuadrado a más de un millón de Lasantiguas. Y aún se supone que tienes que invertir en ladrillo; será en medio ladrillo. Menos mal que el Gobierno nos va a subir el sueldo un 3% el año que viene. Entretanto, yo casi estoy pensando invertir en patatas, para cuando me toque una por día.

Y de momento la semana que viene nos vamos, imparables, a París—a terminar de chafar lo que no tenemos.

Royalties en esterlinas


Retroposts

—oOo—


 

 

 











Martes 29 de noviembre de 2016



Puerto de Vigo estilo pintura



Puerto de Vigo estilo pintura
—oOo—





Will Durant - The Philosophy of Herbert Spencer




Retropost #1239 (29 de noviembre de 2006): Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation


The hermeneutic spiral from Schleiermacher to Goffman (PDF).

espiral 

Añado a la web este artículo que ya va cumpliendo años. Empezó como una comunicación en español para un congreso. ("Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman", XXVI Congreso AEDEAN, Santiago de Compostela, diciembre de 2002). Por error de los editores se quedó fuera de las actas... así que lo convertí en un artículo en inglés que envié a un número especial sobre La interfaz Lengua/Literatura que publicaba la revista BELL (Belgian English Language and Literature) —nueva serie, vol. 2 (2004).

 Una versión en español ligeramente diferente apareció como "Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman" en un volumen de homenaje a Gadamer, Hans-Georg Gadamer: Ontología estética y hermenéutica. 

_________

 Texto del artículo en inglés y español, impreso y en repositorios:

José Ángel García Landa.  "Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman." En Hans-Georg Gadamer: Ontología estética y hermenéutica. Ed. Teresa Oñate y Zubía, Cristina García Santos y Miguel Ángel Quintana Paz. Con el "Grupo de Investigaciones estético-políticas Palimpsestos". Facultad de Filosofía, UNED. Libro + DVD: "Gadamer: memoria de un siglo". Madrid: Dykinson, 2005. 679-88.  http://www.uma.es/gadamer/OnateI.htm

_____. "Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman." iPaper en Academia.edu 1 junio 2011.*

http://unizar.academia.edu/Jos%C3%A9AngelGarc%C3%ADaLanda/Papers/641129/Tematizacion_retroactiva_interaccion_e_interpretacion_La_espiral_hermeneutica_de_Schleiermacher_a_Goffman

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman / Tematización Retroactiva, Interacción e Interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman (Spanish)" PDF en red en Social Science Research Network 17 junio 2011

http://ssrn.com/abstract=1856424

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." BELL (Belgian English Language and Literature) ns 2 (2004):  155-66.* (Special issue, "The Language/Literature Interface). http://www.baahe.be/BELL2004.html

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." PDF en red en Net Sight de José Angel García Landa 29 Nov. 2006.

http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/garciala/publicaciones/spiral.pdf

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." iPaper en Academia.edu (2010)

http://unizar.academia.edu/Jos%C3%A9AngelGarc%C3%ADaLanda/Papers/92673/Retroactive-Thematization--Interaction--and-Interpretation--The-Hermeneutic-Spiral-from-Schleiermacher-to-Goffman

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." PDF en red en Zaguán 3 Feb. 2009.

http://zaguan.unizar.es/record/1986

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." PDF en red en Social Science Research Network 1 junio 2011.

http://ssrn.com/abstract=1856427

 

 

Sobre los límites de la interpretación


Retroposts

—oOo—



Retropost #1238 (29 de noviembre de 2006): Varia noticia

  

Coral aprueba

- Y estreno un nuevo contador: Google Analytics (para las visitas de Vanity Fea). Miedo me da firmar los contratos que redacta el ejército de abogados de Google, pero en fin, allá va. Por cierto, me pregunto quién me visita tanto desde Lima, en concreto.

- He visto recientemente a mi hermana Amayita, y hasta me he enterado en qué casa vive (en Zaragoza, calle Delicias) después de muchos años. Y es que soy un dejado, ya se sabe. Pero ella también será comodona, ¿eh? O igual es que somos "hermanos lejanos" (yo el primero y ella la última). Bueno, pues hay que anunciar que, como la Princesa de Asturias, espera niña. En este caso a la Constitución le da igual, y a la constitución de Amaya también; sigue teniendo paz interior (barriga incluida—pues lucía una hermosa). Dicen que las niñas alteran menos la hormona, no sé. Desde luego, el género femenino, en general, tiene la hormona menos alterada de por sí. 

Pilindrín en portada

 

Retroposts

—oOo—

 

 

 

 

 


Lunes 28 de noviembre de 2016

Un par de cosas sobre INFERNO —bestsellers sobre el Antropoceno


Me refiero a la película "de Tom Hanks" basada en la novela de Dan Brown. Aquí trailer etc.:




Bien, la novela ya la reseñé en su momento (ver abajo). Aquí no quiero reseñar la película (que es "película de Dan Brown") y en esa medida no muy interesante, sino sólo observar un par de cosas al respecto.

- Una, la transformación del argumento y consiguientemente de algunos personajes. Principalmente, el genio maléfico Zobrist es aquí más nazi y malvado, pues pretende realmente crear una enorme mortandad pandémica en la especie humana—algo que en el libro era sólo un argumento de distracción y una suposición equivocada. Allí Zobrist extendía una plaga que alteraba el genoma de la especie humana de manera que sólo una parte aleatoria de la especie fuese fértil (o sea, una esterilización al azar de la futura población) con el fin de impedir el colapso de la civilización y del ecosistema, y el apocalipsis infernal de la superpoblación.  No era un genio maléfico, sino ambiguamente benéfico, pues los peligros de la Sexta Extinción se presentaban como vívidos y reales. Aquí están en boca de Zobrist esos peligros, en sus conferencias y demás, pero la película los presenta como parte del razonamiento de un fanático genocida—no muy fiables que digamos. (Bueno, paso por alto la psicología inconsistente de la protagonista Siena y el argumento rocambolesco, un mero truco barato a lo Dan Brown para tener al espectador entretenido y distraído). Pero digamos que la novela sí se inspiraba (remotamente si se quiere) en un problema presentado como real y acuciante. Aquí el problema o no existe, o se traspapela, pues al evitar la matanza de Zobrist, que tampoco era, digamos, un remedio, el problema diagnosticado por él sigue intacto. Y la película no propone otra solución que perderlo de vista.

Vamos, ejemplar... a su manera. Y sintomático. Quizá sea el elemento de realismo (involuntario, claro) más prominente en la película, pues eso es lo que venimos haciendo con la cuestión del crecimiento exponencial de la población humana—perderlo de vista y suponer que no supone problema. Sigamos creciendo, que para eso estamos en el Antropoceno, mientras nos dure. Al final de la película tenemos, sin embargo (no se sabe si a modo de la mano de Carrie saliendo de la tumba) una imagen final de la siniestra máscara mortuoria de Dante. La interpretación es libre.

- Otra cosa. En las conferencias apocalípticas de Zobrist se hace referencia a Bartlett y a su aritmética elemental del crecimiento la población y del agotamiento de los recursos; también en sus conversaciones de pareja terminal con Siena hablan de estar "un minuto antes de la medianoche." Que es donde estamos nosotros también—o estaremos bien pronto. Esto se refiere a una famosa conferencia de Albert A. Bartlett (de 2002) que puede oírse, en inglés, aquí. A mí me resultó tan interesante que me tomé la molestia de traducirla y transcribirla. Se titula ARITMÉTICA, POBLACIÓN Y ENERGÍA, y está aquí. No esperaba verla citada en una película tipo best-seller—vaya, que soy yo el traductor de esta cosa tan supuestamente central en la película, mira por dónde.

Pero bueno, no nos perdamos en vanidades, porque la aritmética sí es alarmante, si se molestan en oír el razonamiento; lástima que se escamotee la cuestión en la película, o se emplee como el argumento del malo. Así va Estados Unidos.... y eso con Obama. Porque como Trump no se pegue un trompazo en la cabeza y cambie de ideas, aún iremos a peor de aquí en adelante, vista su intención declarada  de desentenderse activa y militantemente de temas ecológicos y medioambientales.

Y aquí estaba mi reseña sobre Inferno el libro:


Inferno de Dan Brown: Solución imaginaria a problema real


—oOo—








Norah Jones- Singing about You





—oOo—




La Universidad de Zaragoza invita a Fernando Trueba al ciclo 'La Buena Estrella'


 Esta tarde. Y yo le contesto así a Actividades Culturales de nuestra universidad:
¿Qué razón hay para invitar a un personaje que, cuando le entregan un premio nacional, lo recoge por la pasta, pero aclara que desprecia a quienes se lo dan, es más, que es enemigo suyo? Que está con el enemigo—como si los españoles no tuvieran enemigos, o fuese cosa de chiste. 

Conste mi protesta por la invitación con fondos de la Universidad de Zaragoza a este impresentable. Que lo invite el enemigo.

Lo que se ventila en el (irrelevante de por sí) "caso Trueba" que tanta tinta virtual ha hecho correr últimamente, no es si su película es buena o mala—como que no hay películas buenas que fracasan, y malas que tienen éxito, y como que la publicidad escandalosa no puede llevar público a la sala en lugar de detraerlo. Eso es, insisto, irrelevante.

Lo que se ventila es un asunto de si existen unos mínimos de dignidad y de decencia política en España. Trueba declaró no sólo que España le es indiferente y que no va con él, excepto a la hora de llevarse el dinero, haciendo un feo explícito, y a la hora de exigir más subvenciones para su cine. Vamos, España como pagafantas.

Lo que se ventila es si el antiespañolismo fashion va a ser reído, aplaudido y premiado (como lo fue en esta innoble ceremonia del País Vasco, con un pusilánime ministro del PP). Si el país en el que tenemos que vivir en común, incluyendo a Trueba, que no quema su DNI y pide más subvención, está ahí sólo como mono de goma para darle leña. Si el antiespañolismo es un proyecto que haya de ser viable, vitoreable, y premiable en España. Yo opino que NO. Porque la opinión contraria no es sólo indecente—es una contradicción en términos, como este sujeto cuya estrábica mirada parece el símbolo mismo de la contradicción y sesgo insufrible de sus planteamientos.
La Universidad de Zaragoza invita a Fernando Trueba

—oOo—






Dos chicas on the rocks 2

Dos chicas on the rocks
—oOo—


Kate Bush on the BBC





—oOo—



Austen, the 'Regional' Novel, and Scott

(From The Short Oxford History of English Literature, by Andrew Sanders)

Wordsworth, goaded by the high poetic standing accorded to Crabbe by the critics of the great early nineteenth-century journals, consistently denigrated his rival's work. In one of his sharper asides he even ventured to compare Crabbe's poetry to Jane Austen's fiction. Though he admitted that her novels were 'an admirable copy of life', he nevertheless insisted that he could not be interested in 'productions of that kind' and, he protested, 'unless the truth of nature were presented to him clarified, as it were, by the prevailing light of imagination, it had scarce any attraction in his eyes'. Wordsworth's comment suggests something of the breadth of the gulf which seemed to separate the new poetry from the staid, older fashion of a literature which aspired merely to represent nature by copying it. The idea of the transforming power of the imagination, which was to become so much of a commonplace of subsequent criticism, cannot uniformly be applied to the literature of the English 'Romantic' period, nor can the absence of visionary gleams or perading lightes be now seen as crucially detrimental to a substantial portion of the poetry and the fiction of the period. Jane Austen (1775-1817) was, according to her first biographer, an admirer of Johnson in prose, Crabbe in verse, and Cowper in both; she 'thoroughly enjoyed' Crabbe's work and would sometimes say 'in jest' that if ever she married at all 'she could fancy being Mrs Crabbe'. Such conservative tastes in matrimony and literature should not be viewed as inconsistent either with Austen's own work or with the opinions of many of her original readers.

J. Austen-Leigh's memoir of his unmarried aunt assumes that she shared the feeling of 'moderate Toryism which prevailed in her family'. Austen's novels ostensibly suggest little active political commitment or deep involvement in national and international affairs. The class to which she belonged, and which her fiction almost exclusively describes, had largely remained unruffled and unthreatened by the ructions across the Channel, but the immediate aftermath of the French Revolution, the long-drawn-out conflict between Britain and France and the active risk of a French invasion, left few families untouches by the Napoleonic Empire and the domestic and foreign policies of the succession of repressive Tory governments. Although a well-connected cousin of the Austens had died on the scaffold in France, and although the novelist's two yhounger brothers served as officers in the navy in the great campaign against Napoleon, any discussion of revolutionary politics is eschewed and the war remains a relatively marginal (or at least, largely male) concern, even in novels such as Mansfield Park and Persuasion which introduce naval officers as characters. The desperate domestic measures introduced by British governments to counter political dissent, notably the frequent suspension of the Habeas Corpus Act (which secured the liberty of the citizen against arbitrary imprisonment) and the emergency legislation aimed against all kinds of 'sedition' (such as the enforcement of the Combination Acts), are passed over silently. The agricultural depression which left many farm labourers destitute and the widespread evidence of rural pauperism is glanced at only as the occasion of genteel charity or, as in the case of Lady Catherine de Bourgh in Pride and Prejudice, as an occasion for scolding the poor 'into harmony and plenty'. The vast advances in industrialization and imperial expansion, and the social earthquake consequent upon both, elicit mere allusions. The upper-middle-class world of Austen's fiction is seen as secure in its values, its privileges, and its snobberies. It is a society which defines itself very precisely in terms of land, money, and class and it accepts that rank is an essential guinea-stamp. Its awareness of geographical space is generally revealed only with reference to far-flung estates and the incomes derived from them, and to forays into the fashionable society of London or Bath. Its attachment to nature and to natural scenery is expressed in transitory enthusiasms for picnics at Box Hill and trips to the seaside or for parkland disciplined and tidied up by landscape gardeners.











El blanqueamiento del dictador Castro












Retropost #1237 (28 de noviembre de 2006): Minas virtuales, oro real

Vía Loïc Le Meur: 500.000 chinos se sacan un sueldo trabajando en las minas de oro virtuales de World of Warcraft, y revendiendo su oro a los occidentales que se lo curran menos pero que están dispuestos a pagar para hacer avanzar a su personaje. ¿500.000? Bueno, como si son 500; es curioso que se pueda vivir de palear oro virtual, pero ya ven.

Podría verse como una forma de ayudar al Tercer Mundo (al segundo más bien, parece) que estamos dispuestos a practicar los decadentes occidentales: pagarles al pagarnos nuestros vicios.

No es tan distinto de lo que hacemos al ir a ver una película cuyos efectos especiales han sido apañados en talleres de diseño por ordenador deslocalizados a la India. Y bien mirado, todos excavamos en minas virtuales para satisfacer las necesidades imaginarias del vecino.

¿A quién le interesa un juego donde se ganan puntos si tienes fondos para pagarte jugar con ventaja? Pues a todo el mundo, seguramente. La vida (virtual o real) es así; es un juego con cartas marcadas y con tahures experimentados.

Pero en todo caso las relaciones entre virtualidad y realidad, y sus vasos comunicantes y sus transvases mutuos, no dejan de sorprendernos. The World (of Warcraft, too) is a Stage.

Podéis explorar Marte


Retroposts

—oOo—

 





Domingo 27 de noviembre de 2016



Kate Bush - Tour of Life (1979)




—oOo—



Hobbes and the State of Nature




—oOo—



Evening Seagull
Evening seagull
—oOo—



Retropost #1237 (27 de noviembre de 2006): Soundless Fury


Comentando títulos shakespeareanos para un blog, veo que salen muchos del famoso parlamento "Signifying Nothing" de Macbeth, aquel que dice

To-morrow, and to-morrow, and to-morrow,
Creeps in this petty pace, from day to day,
To the last syllable of recorded time;
And all our yesterdays have lighted fools
The way to dusty death. Out, out brief candle!
Life's but a walking shadow; a poor player,
That struts and frets his hour upon the stage,
And then is heard no more; it is a tale
Told by an idiot, full of sound and fury,
signifying nothing.

 What a load of possibilities for blog titles in that quote. Just imagine (with the right image):

- "Tomorrow, and tomorrow, and tomorrow"

- "This petty pace (from day to day)"

- "The Last Syllable of Recorded Time"

Or again:

- "All Our Yesterdays"

Or "Lighted fools" (screen, readers, etc.- not nice, that one, and I'd also drop "Tale told by an idiot")

- "The Way to Dusty Death"

- "Brief Candle"

- "Walking Shadow"

- "Strutting and Fretting"

- "Sound Fury"

- "The Signifyin' Nothing"

Take your pick!

Aún me dejo unos cuantos en el tintero/teclero:

- "Life's Butter"
- "Out! Out!"
- "Poor player!"
- "My Hour Upon the Stage"
- "A Tale Told by a Walking Shadow" (este para blogs anónimos)
- "Herd No More"
- "Tu morro & tu morro & tu morro Too".

Sigo actualizando, naturalmente, mi Shakespeare blog particular, que utilizo como sitio de apoyo e información a las clases sobre Shakespeare que estoy dando este cuatrimestre.

En otro mood (fretting, soundless fury), envío al Rincón de Opinión de mi universidad una opinión que añado a mi post que reza "Si la ley no lo prohibe explícitamente... estamos cubiertos".

Boring Entry

 


Retroposts

—oOo—

 

 

 




Sábado 26 de noviembre de 2016

Will Durant - The Philosophy of Thomas Hobbes




—oOo—




Bernie Sanders on How Donald Trump Won





—oOo—





Sin Complejos: La muerte de Fidel Castro




—oOo—



Donald Trump Roasts Hillary Clinton

Empezamos fuerte, con el comentario de que esto es "A Hell of a Dinner". Teatro vivo de la política a altísimo nivel. Mejor que los Court Wits de la Restauración:






—oOo—










Mis chavales en su partida



Mis chavales en su partida





—oOo—




Retropost #1235 (26 de noviembre de 2006): Casino Royale



No es un remake de Casino Royale la película, sino una adaptación de Casino Royale la novela. Y se ve muy bien, a pesar de lo larga, con ciertos fallos de ritmo al final, cuando parece que ha acabado el argumento, sólo para volver a complicarse cuando la chica Bond resulta ser (cómo no) traicionera. Y mientras, los ingredientes de costumbre, lujosos hoteles y mansiones de magnates del crimen, tecnología punta o futurista (ya ni se sabe), violencia a mansalva, persecuciones espectaculares, intrigas detrás de intrigas. 

Destaca una secuencia inicial de persecución estilo parkour por una ciudad africana, y destacan por lo bajo las secuencias de partidas de póker excesivamente largas... pero claro, estamos en Casino Royale. Los caballeros con esmoquin juegan partidas interminables y se tratan con cortesía exquisita y glacial en el salón público del hotel, pero cuando se levantan de la mesa a hacer un descanso, y se meten en la trastienda—pues toma brutalidad, espadazos, karate a las costillas, despeñamientos por las escaleras, tiros a quemarropa—hasta que vuelve a empezar la partida y todos se vuelven a sentar en un ambiente de aparente normalidad, tras haberse cambiado a toda prisa la camisa empapada de sangre; con los moretones y cortes en la cara no sé qué hacen. 

Esta es la manera propia que tienen las películas de Bond de acercarse críticamente a la realidad: la cortesía y lujo del Occidente internacional de terminal de aeropuerto y gran hotel, parecen decirnos, no son sino el barniz superficial que cubre la realidad de las cosas, los contactos inconfesables entre los poderosos y el crimen organizado, las guerras industriales y la manipulación de las inversiones (capitalismo viril); el caballero bien trajeado no es sino una fiera inhumana que lucha a muerte y sin piedad en las bambalinas de la realidad oficial, en un argumento que el espectador no acierta a entender bien (¿Estará M a sueldo de alguien? ¿Quién pondría la mano en el fuego?). La confusión argumental y las trampas detrás de trampas vienen a decirnos que estamos indefensos en el mundo, que no nos enteramos, que los resortes del poder están siempre más allá, que lo que percibimos como el orden mundial, o el orden público, o el orden de la comunicación, no es sino una apariencia cuya auténtica cara gentes más expertas y puestas y duras que nosotros (el propio Bond) tampoco alcanzan a desentrañar plenamente. Un mundo en el que los poderosos y admirados, las gentes de mundo, los ricos y sus bellas, son invariablemente canallas de la peor especie. Vestidos de Dior y tratando con soltura al servicio; eso sí.

Algunas cosas no me han gustado. Este Bond es un poco pipiolo (el personaje digo, no el actor, que está genial). Acaba de obtener su licencia para matar y la usa con demasiada ligereza para el gusto de Mm. M. Ésta echa de menos la guerra fría, y claro, no puede presuponerse que Bond conoce aquellos años, estamos empezando de nuevo sin ninguna referencia al pasado del personaje como agente secreto. (Algo que se requiere periódicamente, claro, en el caso de personajes clásicos como superhéroes etc.: la historia avanza y los va descolgando y dejando en un eterno presente imposible). Este Bond, como digo, parece que tenga un pasado, de acomplejado social, según la chica: la dureza de ambos resulta ser una máscara y al final se la quitan en parte, él más que ella, para revelar un corazon tierno y amador y deseoso de cambiar... pues no, hombre, que esto no me gusta; James Bond ni tiene que tener pasado, ni sentimientos; tiene que ser frío, superficial, imperturbable, imposible, una pura máscara sin nada debajo. ¿Bond enamorado, y con la hombría dañada? Anda ya. 

Me quedo con esa visión de un mundo de apariencias, charadas, traiciones, falsedades y máscaras detrás de máscaras. Pero sin autenticidad debajo, por favor, que la autenticidad aquí queda falsa, y lo falsea todo. Los sentimientos son para fingirlos... las chicas.

Casino Royale. Dir. Martin Campbell. Written by Paul Haggis, Neal Purvis and Robert Wade. Based on the novel by Ian Fleming. Cast: Daniel Craig, Eva Green, Mads Mikkelsen, Judi Dench, Jeffrey Wright, Giancarlo Giannini, Caterina Murino, Simon Abkarian, Isaac De Bankolé, Jesper Christensen, Ivana Milicevic, Tobias Menzies, Claudio Santamaria. Metro Goldwyn Mayer / Columbia / Eon / Danjaq / Babelsberg / Stillking / United Artists, 2006.

El señor de la guerra

 

 



Retroposts

—oOo—




Retropost #1234 (26 de noviembre de 2006): El nuevo régimen de la escritura pública

Interesante artículo en el New York Times sobre los rectores y directores de centro que abren un blog. A veces hasta con comentarios; qué atrevidos. Claro que van con bastantes pies de plomo en lo que escriben, faltaría más. 

Un blog puede ser cualquier cosa, o sea que "abrir un blog" en sí no quiere decir nada. Puede ser desde una sonrisa profidén que muestre la cara oficial (y perfecta por tanto) de la Universidad, hasta una cosa obscena, impresentable en público, y que metería a un personaje con cargo de gobierno académico en una serie de problemas que harían parecer chiquitos a los que ya tienen de entrada.

Yo no tengo ningún cargo, y sin embargo sé que llegará el momento en el que el blog me cree algún tipo de problemas profesionales, no sé si serios o no. Para saberlo no hay que ver sino la hiperprudencia con la que un medio de comunicación tan fascinante como éste (me refiero ahora a los blogs en general, no sólo al mío) ha sido recibido en la pacata universidad. Los académicos, con muy contadas excepciones, no se abren blogs. Y de hacerlo, optan naturalmente por el blog especializado en un tema (en los blogs, por ejemplo, o en los libros), no por el blog blog, esa cosa que va de todo y de nada. Supongo que mucho es cuestión de carácter, o de unos rituales de vigilancia mutua que ya se internalizan desde los tiempos del aula. Vigilancia mutua, digo, y a la vez miedo a la vigilancia mutua, que las dos cosas van juntas. Tampoco creo que sean cosas exclusivas de los académicos, claro. En cualquier pequeña sociedad laboral puede resultar la convivencia alterada cuando no se observan de la manera acostumbrada las pequeñas hipocresías que hacen tolerable la vida en sociedad y van engrasando los mecanismos del trato comunicativo.

Mortadelo blog

No digo que los blogs escapen a este régimen de vigilancia, secretismo, y de verdades oficiales. Lo observan a su manera, por supuesto. Yo, por ejemplo, no me pongo aquí a pregonar todo lo que se me pasa por la cabeza ni a decir lo que pienso de todo el mundo con nombres y apellidos, faltaría más. Se siguen protocolos. A lo que voy es que la existencia de los blogs hace que los protocolos se desplacen, siquiera ligeramente (ligeramente de momento, al ser pocos los blogs; más a medida que vaya cogiendo fuerza este nuevo régimen de la escritura pública).

Como sucedió con el correo electrónico, los blogs alteran el orden existente entre la oralidad y la escritura. Hay dos dimensiones importantes: cuestiones de tono, informalidad e intimidad, y cuestiones de accesibilidad y publicidad. En el caso del e-mail, se ha comentado mucho la manera en que se incorpora de una nueva manera el lenguaje hablado a la escritura; los protocolos escritos tradicionales de las cartas quedan trastocados, y a veces los intercambios se aproximan mucho más a una conversación informal. Lo cual puede acarrear problemas de protocolo comunicativo, cortesía... También en los blogs la informalidad espontánea con que se redactan puede resultar ofensiva o descortés para muchos, aunque no sea más que por la superposición de temas y de perspectivas que se dan en el blog blog, y no digamos por la posibilidad de comentarios anónimos públicos... Los trolls, desde luego, explotan todas las posibilidades de descortesía que tiene el medio, dándole al bloguero, digamos, taza y media de su propio caldo.

Pero aún más que las cuestiones de tono, el régimen de las comunicaciones queda alterado por el nuevo acceso a la comunicación múltiple y masiva por parte de los individuos. Aún recuerdo la ira de un anterior director de departamento nuestro al descubrir que no tenía manera de controlar las comunicaciones por correo electrónico, y que de la misma manera que él podía enviar a todos los colegas una circular, podía hacerlo yo mismo con un mensaje que quisiese comunicarles, y sin solicitar su autorización. Casi temor reverencial despiertan las posibilidades de esta nueva situación: de ahí que sean contadísimos los casos, por ejemplo, en los que alguien envía una comunicación de carácter dudoso o problemático a una lista de distribución. (Un problema de esa índole dio lugar a la creación del Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza, donde casi nadie menos yo mismo opina). Otro ejemplo de este temor reverencial al nuevo régimen comunicativo podría ser que a pesar de ventilarse en mi blog cuestiones polémicas a veces sobre cuestiones de trabajo, y ser bastante bien conocido (y el único medio público en el que se habla de estas cuestiones) jamás ningún colega pone comentarios ni a favor ni en contra de mi opinion (ni siquiera anónimamente, creo). Podría interpretarse como un caso de "a palabras necias, oídos sordos", claro, pero creo que no cabe la cuestión en esos términos únicamente. Existe miedo, miedo por una parte a la opinión libre en la Universidad, y miedo por otra al nuevo régimen de comunicaciones, por lo que tiene de desconocido, de protocolos fluidos, de identidades problemáticas, de consecuencias imprevisibles.

Hasta hace poco, que algo apareciese por escrito y en público requería que el interesado dispusiese de imprenta y servicio de distribución propio, o que fuese el director de un periódico—o que el escrito fuese filtrado previamente por los protocolos editoriales y censura preventiva de los periodistas y editores. Por ejemplo, a mí hace unos años, durante una huelga, un grupo de matones sindicales bloqueó la entrada a la Facultad y me impidió entrar. Yo dirigí una carta de protesta al Rector, que fue ignorada, y al director del Heraldo de Aragón; también fue ignorada, a pesar de que al director del Heraldo, que era profesor de la Facultad, le podía haber preocupado que grupos de matones bloqueasen la entrada a su Facultad. O el Rector podía haber protestado ante los sindicatos en cuestión, como yo le sugería. El caso es que se consideró irrelevante (—matones, pschá); y ahí quedó la cosa, y yo con mi enfado. Hoy por lo menos lo ventilaría en mi blog, y con eso que me quedaría probablemente, pero al menos mi narración de los hechos no habría sufrido la censura previa a su publicación. 

Claro que aunque en los blogs la expresión sea más libre, no es que carezcan por completo de mediación. Y también antes uno podía fotocopiarse octavillas, o escribirlas a mano, y repartirlas en la vía pública para dar a conocer sus opiniones, con lo cual se convertía en un personaje mentalmente desharrapado y de dudosa reputación. Los blogueros que despotricamos demasiado nos vemos relegados un tanto a ese papel, sobre todo si nuestras quejas se vuelven personales. Una nueva tecnología no supone de por sí una alteración súbita del sistema de jerarquización del valor de las enunciaciones. Y sin embargo el nuevo régimen de la escritura y de las comunicaciones existe, y no puede sino influir en ese orden público de la comunicación. Los blogs no van a desaparecer: en todo caso se van enriqueciendo, volviéndose multimedia, incorporando sonido, imágenes, con sistemas de tratamiento también cada vez más personalizados (como ha sido personalizado el sistema de publicación). Así que me temo que la estrategia de hacer como que no existen... tiene un recorrido limitado. Predigo, en su lugar, que pasaremos a una mayor regulación de los protocolos, como ha hecho la BBC (Pink Blogging Allowed). Los profesionales viviremos en China, con obligación de identificarnos in propria persona en los blogs. Y se establecerá de modo detallado qué tipo de expresiones, contenidos, alusiones, imágenes y temáticas son aceptables. 

Los pies de plomo con los que la academia (y la empresa, pronto lo mismo) han recibido las nuevas tecnologías (ni hablar, ni ver, ni oír), son ya una anticipación de ese Nuevo Orden, que será, en muchas cosas básicas, parecido al viejo. El Gran Hermano de Orwell no es una cosa del pasado, de 1984. Es, como bien sabía Orwell, una cosa del presente, y del futuro que nos espera siendo el presente el que es. 

Blogs académicos

  

Retroposts

—oOo—


 

  

 

 






Viernes 25 de noviembre de 2016

Comunicación, periodismo y género

Un volumen de estudios sobre la representación del género y de la violencia de género en los medios:

Oller Alonso, Martín, and Mª Cruz Tornay Márquez, eds. Comunicación, periodismo y género: Una mirada desde Iberoamérica. Prologue by Mª del Mar Ramírez Alvarado. Ediciones Egregius, 2016. Online at IdUS: Depósito de Investigación Universidad de Sevilla.*
         2016


Me citan, por cierto, a cuenta de Acción, Relato, Discurso.

 





  —oOo—






Sonriendo en agua fría

 
Sonriendo en agua fría 2




  —oOo—







Retropost #1233 (26 de noviembre de 2006): Qué gentuza estos manifestantes

Al Gobierno no le gustan las manifestaciones de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Claro, querrían que se manifestasen contra los terroristas nada más. Como las manifestaciones contra la violencia doméstica. Esas sí molan, porque no se protesta contra las autoridades. Pero una manifestación que se precie es siempre una manifestación contra la autoridad. Parece que flojea la memoria de cuando esas manifestaciones contra la guerra de Irak, o pidiendo "libertad, amnistía" en los tiempos franquistas. Según el Gobierno, al parecer, habría que manifestarse contra cacos y criminales, y no criticar jamás al gobierno. Pues buenos íbamos a ir.

Por primera vez, por cierto, dice la Iglesia bastante clarito que la eta no puede ser un interlocutor político. Bienvenida sea. Bueno, no ha sido una declaración unánime; hay obispos que aún no entienden esto, será que aún les hace falta estudiar más teología. Aunque uno pensaría que no es una cuestión de estudios, ni de inteligencia política, sino de decencia básica.

Los terroristas, a chirona. Como esa bestia parda que ha irrumpido hoy con bombas en el parlamento de Irlanda del Norte. Eso les pasa por soltarlo.

Y las manifestaciones, siempre contra el gobierno, por supuesto. En especial si se hace el tonto, o el listillo, con los terroristas.

PS: Comentarios oídos en la SER: Los manifestantes no eran víctimas del terrorismo (no hay tantas, seguramente). También: Las víctimas quieren la continuación del terrorismo, y que haya más víctimas. Este último comentario no provoca disensión en la tertulia. Da una idea del nivel abyecto que es posible adoptar en España hoy, en un medio de gran audiencia, y que cuele. Cuánta canalla.

PS: Comentario que dejo hoy en el blog de Arcadi Espada (26 de noviembre)—se ha sumado a las críticas a los manifestantes y a la AVT:

"Arcadi, hasta las personas brillantes están a veces menos que brillantes. Pero no por eso pierden la oportunidad de rectificar. Los deja menos olímpicos, eso sí. Pero creo que hoy sería de justicia."

PS: Ahora, que la joya de la jornada es la foto (foto única) que ofrece El País, con unas decenas de personas manifestándose, y la titula "Vista aérea de la manifestación de la AVT". Ojo: eso, después de cifrar con sus propios cálculos la asistencia en 120.000 personas.


toma el pais

La pongo aquí arriba por si les echan un telefonazo de alarma y la retiran.

Pero no. Deben haber calculado bien las inmensas tragaderas del público. Ofrecer esto, como documentación gráfica de una manifestación de cientos de miles de personas. Y éste es el periódico más vendido, y sin duda más creído, de España. Este infame lobotomizador de masas, digno de una pesadilla de Orwell. Da la medida de algunos criterios, y de algunas ruedas de molino que dan para comulgar, ¿no? Y aún tienen la cara de hablar de la manipulación de la Cope.
 

Protestas a quién


 

Retroposts

—oOo—

 

 

 

 

Retropost #1232 (25 de noviembre de 2006): Kind of Kind

Ayer estuvimos en una ocasión memorable: la despedida de un compañero nuestro que se jubila, Tim Bozman. Es la primera vez que se hace una comida para todo el departamento (grupitos siempre hay) desde hace años... desde la jubilación de la catedrática Carmen Olivares, que si mal no recuerdo debió ser el milenio pasado. Y en cuanto a quedar todos en un restaurante fuera de la Universidad, bueno, pues la última cena de empresa debió ser hace doce años. Lo cierto, se lo comentaba ayer a Carmen Olivares, es que desde que se retiró ella ha decaído el espíritu festivo del departamento, y nos hemos quedado con el lado tanático del trabajo nada más. Cuando ella era directora había hasta Comisión de Festejos (extraoficial, claro, como corresponde). A ver si va retornando la costumbre de convocar comidas y fiestas si se tercia, aunque sea por normativa de la Dirección. Desde luego si las convoco yo el fracaso está asegurado. Ayer me decía una compañera "si en realidad nos lo pasamos bien cuando quedamos, y luego además podemos volvernos a sacar los ojos en el trabajo, no pasa nada". 

Pues en realidad no fui a la comida por una mala organización (transporte de nenes al cole, etc.) pero nos acercamos con la colega al café, y a la hora de los discursos. Fue todo muy emocionante, y había más de una con la lagrimilla haciendo equilibrios. No es para menos, casi todos habíamos sido alumnos de Tim, antes de ser colegas. Y ya sabes: cuando las barbas. Tim se despidió a su manera siempre un tanto original e inconformista (es que siempre ha tenido mucha retranca, además de mucha honestidad)—por ejemplo, en sus agradecimientos destacó sobre todo a un ausente incómodo para muchos, el catedrático anterior que tan mal recuerdo les dejó a muchos de la primera generación de profesores del departamento, la generación de Tim, y de la segunda. Y en cuanto a mensajes y consejos, nos dejó uno de Philip Larkin (otro que tal): Be kind to one another, while there is time. 

Bueno, Tim siempre ha sido kind, desde luego, —kind of, al menos, porque como digo, usa una buena dosis de dark sarcasm que desde luego evita que su amabilidad sea para nada empalagosa. Más bien peligrosa, uno nunca sabe si está a salvo de su ojo crítico; probablemente no. Ha logrado desarrollar una mezcla extraña y muy personal de ironía británica y plain dealing aragonés... bueno, supongo que era de esperar, después de llevar aquí, como nos dijo, media vida, pero no deja de ser una obra de arte conseguir esa mezcla. ¿La llevaría ya desde siempre en su potencial? Yo desde luego siempre lo he conocido así. De hecho, fue el primer profesor del Departamento del que oí hablar, porque le tenía mucha simpatía mi profesora de Filosofía en el instituto de Sabiñánigo, hace... treinta años. Buf. 

Hasta ahora las jubilaciones han sido muy raras en este departamento (la profesión es joven de media aún), pero lo cierto es que luego vendrán por oleadas, promociones enteras se jubilarán simultáneamente cada año, tenemos una estructura descompensada en este sentido. En fin, aunque no fue todo el mundo, ni siquiera la mitad de los ciento y pico, fue buena ocasión para ver a Tim este curso, y esperemos que hasta la próxima celebración. Y que no sea la próxima jubilación... Y también para ver a algunos de los profesores que se habían jubilado antes, como a Carmen. O a Benno Hübner, que lejos de convertirse en un hombre de-proyectado tras la jubilación, ha estrenado una segunda carrera dando conferencias y lecciones por Rusia. Otros colegas ya iban hablando de jubilaciones, y de prejubilaciones. Vaya, prejubilados ya somos todos, en cierto sentido. Ya lo celebraremos por partes. Rejoice, rejoice, there is no choice—iubilate. A Tim todos le deseamos que la jubilación le vaya bien, y que haya world enough and time.

(Ps: Me acabo de enterar de que inaugura blog otra colega que se fue para no volver, Monica Stacconi).

Nos habremos ido 

 

Retroposts

—oOo—

 

 

  

 

  

 





Jueves 24 de noviembre de 2016

La Universidad de Zaragoza invita a Fernando Trueba

En su ciclo La Buena Estrella, según nos comunica Actividades Culturales.

Y yo les envío este comentario:

Me parece una vergüenza que la Universidad de Zaragoza invite a un mamarracho como Fernando Trueba, capaz de hacer semejantes declaraciones contra España al recibir un premio nacional. Esto es casi, o sin casi, una malversación de fondos. Como traerlo a la Universidad de Zaragoza. Yo, desde luego, PROTESTO.

Aquí las declaraciones de Trueba al recibir el premio de manos de un borreguil ministro del PP:

https://youtu.be/KByUhEUwIQQ

Y aquí el comentario de Federico Jiménez Losantos:





—oOo—




La triste muerte de Rita Barberá






—oOo—


Carrera de barco y lancha

Carrera de barco y lancha

—oOo—






Retropost #1231 (24 de noviembre de 2016): Si la ley no lo prohíbe explícitamente, estamos cubiertos

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza ha aprobado el nuevo Doctorado en Estudios Ingleses. Pero no es cosa para celebrar, al menos no del todo, porque ese programa instituye criterios abusivos, que han sido objeto de recurso.  El Vicerrector de Ordenación Académica nos aseguró a los recurrentes que se investigaría con mucho cuidado la legalidad del procedimiento, que se respondería al recurso, y que se hablaría de este asunto en Consejo de Gobierno. Si se trató, mucha huella no ha dejado. Y en cuanto al recurso, aún estamos a la espera de una respuesta.

Entretanto, mal me parece que primero la Comisión de Estudios de Postgrado, y luego el Consejo de Gobierno, den su visto bueno a estos criterios sin contar con la garantía legal de que en efecto pueden hacerlo sin incurrir en prevaricación. De esta manera los órganos encargados de velar por la corrección administrativa de los procedimientos se van quitando responsabilidades o enfrentamientos desagradables de encima, que van recaer sobre las espaldas de los profesores afectados por los abusos. Malo será tener que deshacer una decisión del Consejo de Gobierno, llegado el caso. Aunque seguramente se optará por corregir las erratas legales por lo bajini, y sin que trascienda mucho, con lo cual lo mal hecho ya está mal hecho: o sea, que no sólo nuestro Consejo de Departamento, sino la Comisión de Postgrado y el Consejo de Gobierno, habrán aprobado un programa de postgrado con criterios ilegales, y ello a pesar de habérseles hecho notar por adelantado esta circunstancia. Menudo papelón: para cubrirse de gloria. (¿O estará de verdad el pleno de nuestra universidad por la labor de reservar los postgrados a los miembros de equipos de investigación financiados?).

Se demuestra además con esto que si alguien mete la pala del cristiano de entrada, ya lleva mucho terreno ganado por delante, pues ante la duda no se debate académicamente la cuestión, sino que estos cuerpos colegiados se inhiben de opinar hasta la resolución del recurso; de momento se deja hacer, se desconecta el debate, y se buscan garantías jurídicas de que la Universidad no esté actuando ilegalmente. 

Espero que aunque sea por ese triste procedimiento de remitir la decisión al Gabinete Jurídico,  la Universidad vaya bien aconsejada y opte por introducir correcciones en el programa ya aprobado. Atención, Gabinete Jurídico: este asunto va a ir a un contencioso administrativo si no se modifica; así que será mejor que esté todo atado y bien atado. Que sea legal—o sea, que sea un abuso cuya ilegalidad sea difícil de demostrar ante un tribunal.  Con sus vistos buenos, a eso están contribuyendo la Comisión de Postgrado y el Consejo de Gobierno. Por eso están viciadas estas decisiones que dan el visto bueno sin entrar a valorar el tema sometido a recurso: su aprobación de entrada puede ser utilizada luego como un criterio para apoyar la legalidad del procedimiento recurrido, ante un tribunal que procure ser respetuoso y puntilloso con los criterios internos usados por la universidad: y así, pescadilla que se muerde la cola, acaba saliendo adelante la decisión tomada por el corrillo más influyente, y no la más ajustada a derecho.

Pues si esto sale adelante, ya saben, señores profesores: impartir docencia en segundo ciclo o dirigir tesis doctorales, en las universidades públicas, puede impedírseles a los profesores que no tengan en curso un proyecto de investigación financiado por otros organismos.  Habrá que cambiar la redacción de la LOU y, para ajustarla más a la verdad, escribir ahí que "los Profesores Titulares y Catedráticos tendrán plena capacidad docente e investigadora si disponen de financiación adicional". (Con el añadido de que los proyectos del Ministerio están reservados, de modo ya totalmente explícito y descarado, a los "usuarios habituales"). Así iremos construyendo la Universidad que nos disgusta a unos, y les gusta a otros, pasito a pasito.

 

PS: Opinión enviada el lunes al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza: 

 Y ahora, el Consejo de Gobierno.

El Consejo de Gobierno considera que puede ser exigible la pertenencia a grupos de investigación financiados para poder dirigir tesis doctorales en los nuevos postgrados.

Al menos, eso es lo que se desprende de la aprobación que ha dado el Consejo de Gobierno, tras la Comisión de Estudios de Postgrado, al nuevo Doctorado en Estudios Ingleses, contra cuyos criterios de ordenación docente (exigiendo dos sexenios de investigación y la pertenencia a un proyecto financiado para poder dirigir tesis) se había interpuesto recurso.

El recurso está aún por resolver. Entretanto, la Comisión de Estudios de Postgrado y el Consejo de Gobierno han hecho suyos los criterios abusivos de este programa de postgrado, dándole el visto bueno y certificando que a su juicio sí cumple los requisitos exigidos por la Universidad (entrando así en contradicción con la normativa aprobada por el propio Consejo de Gobierno para dirección de Tesis Doctorales).

Quizá sea la manera habitual de proceder ante un asunto sometido a recurso: cerrar filas con el órgano universitario responsable de la decisión recurrida, y darle el visto bueno sin entrar a valorar la cuestión. Y que decida el Gabinete Jurídico. Pero se podría pensar que entre tantos Doctores que tiene esta Iglesia, alguno podría considerarse capacitado para opinar sobre la cuestión. Siquiera sea para rebatir la argumentación presentada por los recurrentes.

Si el Gabinete Jurídico decidiera a favor del recurso presentado, el resultado habrá sido que Comisión de Estudios de Postgrado y Consejo de Gobierno habrán aprobado un programa que no cumple los criterios. Y sin siquiera mirárselo ni discutir el asunto, pese a conocerlo.

Y si sale adelante el programa tal cual, haciendo exigible la participación en proyectos de investigación financiados... ¿no será en parte porque pasa el "filtro" automático de tantos órganos, sin que ninguno entre a opinar sobre la cuestión?

En cualquier caso, una actuación brillante. Y típica, me temo.

_____________________

 

PS, años después. En efecto el asunto fue a contencioso administrativo. La Universidad eligió defender la actuación ilegal del Departamento, en lugar de corregirla, y el caso lo perdió espectacularmente, con grandes daños para la moral y coherencia del departamento. Cuando todo se podía haber hecho bien desde el principio, y si no, podía haberlo corregido quien debía, cuando debía.


¿Puede una subvención validar el título de Doctor?

 

Retroposts

—oOo—


 

  

 




Miércoles 23 de noviembre de 2016

Podemos: ¿Comunismo, populismo o socialfascismo?




—oOo—

Me citan en Australasia

Me citan en Australasia, en concreto en este artículo:

Walker, Amelia. "Écriture Matière Matters: A Queer Review of Quinn Eades's all the beginnings." JASAL: Journal of the Association for the Study of Australasian Literature 16.1 (2016).*
         Online PDF:
         2016

Es una reseña de:

Eades, Quinn. All the Beginnings: A Queer Autobiography of the Body. Melbourne: Australian Scholarly Publishing, 2015.

Y el artículo que citan es éste:

_____. "Understanding Misreading: A Hermeneutic / Deconstructive Approach." In The Pragmatics of Understanding and Misunderstanding. Ed. Beatriz Penas. Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 1998. 57-72.*

Que también está aquí:
 
_____. "Understanding Misreading: A Hermeneutic-Deconstructive Approach." Online PDF at Social Science Research Network 5 April 2010.*
            http://ssrn.com/abstract=1581444
            2010

—oOo—


Keren Ann: Todas las canciones






—oOo—





Western Coast

Western coast

—oOo—





Retropost #1230 (23 de noviembre de 2006): Anarcolumnista


Acabo de ver el último número de Generación XXI y me encuentro en la columna "Anarcodiario" una selección "De la vida de José Ángel García Landa", en esta ocasión viviendo la vida intensamente en un consejo de departamento. (También en red, me dicen: Aquí). Es mi primera experiencia con el columnismo, y no sé si diga con el anarquismo, eso depende (no es que me sienta muy anarquista yo, pero sin duda se lo debo parecer a algunos anarquistas, y a algunos defensores del orden seguro que también).  Pero ya se sabe... ni lo que te sientes, ni lo que pareces, ni lo que dices, sino lo que haces es lo que hay que examinar en estos casos para determinar el estado de la cuestión. (Aunque lo que haces es siempre lo que alguien dice que haces...).

A ver, en otro orden de cosas, me han invitado al consejo de redacción de una revista académica, Cuadernos de Investigación Filológica. Creo que debería decir que sí, ¿no? A menos que opte por el downshifting total, que tampoco parece ser el caso. Aunque me había propuesto yo irme descolgando de consejos y pía review...  Mañana les contesto. Y desde luego agradezco a los editores de estas publicaciones que se acuerden de mí (mientras no se acuerden demasiado, jeje...).

Aparte, hoy he tenido los exámenes de noviembre (esa convocatoria itinerante, antes de septiembre, antes de diciembre, antes de febrero). Y me da tiempo de pasarme un rato por unas jornadas de Neurociencias, lo que me sugiere ampliar este post de hace unos días). 

Ah, y otra cosa. Por fin consigo ver a mis padres (actualmente en Amsterdam) en videoconferencia. Hasta ahora nuestros sistemas habían sido incompatibles; ahora estoy en el Yahoo Messenger, donde soy "garciala1". De momento sin sonido. Lo iremos perfeccionando... 

Me apunto al chat


Retroposts

—oOo—

 

 


 

 




Retropost #1229 (23 de noviembre de 2006): The Questioner Who Sits So Sly

O, sobre las mutuas evaluaciones de profesores y estudiantes en la Universidad....

Bueno, la semana pasada me llegaron las últimas evaluaciones del viejo sistema, basadas en las encuestas que realizaron los alumnos del curso anterior. Las despido sin gran dolor de corazón, porque siempre me han parecido mal diseñadas. De entre las cuestiones que tenían que valorar los alumnos del uno al cinco, a veces el cinco era "positivo" (muy bien) y en otras preguntas era "negativo" (muy mal), lo cual desorientaba bastante, y hacía imposible hacer una valoración global. En esas encuestas, mis resultados se han movido siempre en la mediocridad; obtenía buenas puntuaciones en cuestiones periféricas como si soy puntual, si atiendo bien en las tutorías, etc., pero en la cuestión más crucial, la eficacia y claridad de mis explicaciones…. flojo. Siempre allí la nota más baja.

Y lo mismo ha pasado con las encuestas del nuevo sistema que estrenamos este año, el sistema online, completamente automatizado para el año en curso (lo cual es de agradecer). Como digo, sigo sacando resultados mediocres en cuanto a claridad y eficacia en la transmisión de las ideas. Sí se me puntúa bien en otras cosas: por ejemplo, mi única nota unánime máxima es que soy "educado y respetuoso con los alumnos"; también tengo excelente dominio de la materia, explico bien los objetivos y criterios de la asignatura, soy bastante receptivo y dialogante (sin éxito, como se verá), soy puntual y cumplidor con las clases…

A ver, resumiendo la estructura de la nueva encuesta, está dividida en tres partes: sobre la labor del profesor, sobre la propia labor del estudiante, y un apartado de opiniones o sugerencias. Esta última parte es para redactar; en las dos primeras partes se marca de uno a cinco una serie de 25 preguntas, agrupadas en estos bloques temáticos:

a) Sobre la información facilitada por este profesor al comenzar el curso: 4'39 me ponen de promedio.
b) Sobre el cumplimiento de obligaciones del profesor: 4'85.
c) Sobre las relaciones de este profesor con el estudiante: 4'33 (Mi peor puntuación es en "promover el interés por la materia", aysss..).
d) Sobre el desarrollo de la actividad docente de este profesor, aquí bajamos: 3'57.
e) Opinión global sobre la labor docente del profesor: 3'5 (¡Eh! ¡pero si mi media de todos los apartados es más alta! "Labor docente del profesor, global": 4'05. Será que gusto más en los detalles que cogido en bloque…)

La autocrítica del alumno (sobre si asiste a clase, si se siente preparado, si considera la asignatura en sí formativa, si lleva al día la materia…): media, 3'86. Aún les gano, en su propia estimación, jeje.

Bueno, esto está basado en ocho encuestas solamente, de los 43 estudiantes que tengo en lista en esta asignatura. Sobre la opinión de los demás, mejor no contarla en media, supongo. Si no contesta, no sabe. Además considerando que este año podían hacer la encuesta quienes no aparecen nunca por clase… aún he salido bien librado.

Les comenté a los alumnos estos resultados, para que tengan una visión global del resultado (que si no creo que no la tienen). También les expliqué que en relación a los puntos flojos, de oscuridad o desorden en la explicación, tiene que haber un toma y daca, es decir, que si nunca me hacen preguntas en clase o me piden que repita algo que no se ha entendido, etc., pues que no contribuyen a controlar el nivel de claridad, que es algo necesario. Podría quizá suponerse que me dan por imposible de entrada, pero lo cierto es que no hay costumbre de hacer preguntas en la universidad, en general, y eso me parece muy malo… y, en mi experiencia, difícil de cambiar. El alumno sólo abre la boca en clase (generalizo odiosamente) cuando le asignas un trabajo obligatorio. Nunca—jamás—lo hace por iniciativa propia. Y así pues el feedback está bastante tocado del ala de entrada… porque uno puede ser dialogante, pero si sólo hay bustos escuchantes por el otro lado, el diálogo deviene en monólogo inevitablemente. Pasa como con los blogs. Pero sería injusto echarme la culpa sólo a mí.

Otro problema, claro, y este no se lo comenté tan abiertamente en clase por no herir sensibilidades, es que, naturalmente… yo llego a final de curso y me encuentro con que de cuarenta estudiantes se presentan a los exámenes veinte. El resto, autoevaluación de entrada: no quieren ni ver el examen. De los presentados, pues vienen a aprobar con notas buenas (notable o sobresaliente) una pequeñísima parte. La mayoría de las notas pues van en campana de Gauss: o sea, muchísimas entre el cuatro y el seis. Lo estadísticamente normal, vamos.

Y resulta entonces que la evaluación sobre mi conocimiento de la materia o mi capacidad de explicación la hacen en gran proporción alumnos que desconocen mayormente la materia y que tienen dificultades para seguir las explicaciones. No es que quiera desautorizar a las evaluaciones, que reflejan un punto de vista y una experiencia muy a tener en cuenta, pero también se verá que en cuanto a la validez de los resultados que más evalúan la capacidad del profesor entramos en un regressus in infinitum: el profesor no se explica suficientemente bien —¿para los alumnos de sobresaliente, o para los de suspenso? Añádase que, al ser las clases en inglés, y las obras de Shakespeare también en inglés, y tener muchos alumnos una seria dificultad con la lengua de Shakespeare… pues eso. ¿Quién evaluará a los evaluadores? Los evaluados. ¿Y a los evaluados? Los evaluadores. Como digo, me interesa conocer la opinión, y el nivel, de mis alumnos. Más discutible es que se pretenda hacer de estas encuestas una medición exacta de la calidad docente de un profesor. A menos que entendamos calidad sólo en términos de oferta y demanda, sin criterios adicionales.

Bueno, en estricta justicia, tengo que hacer una matización. Aunque se refiere a algo que creo, no algo que yo sepa ni que contemple la encuesta. Creo, digo, que de hecho son los mejores estudiantes quienes nos evalúan: que las encuestas tienden a ser respondidas por los estudiantes más competentes, informados, interesados, activos, y de mejor nivel en general. (O, si se dice de otra manera... que las encuestas no reflejan la opinión de los estudiantes, sino sólo de los mejores estudiantes). Como digo, de esto no conozco otra prueba que la intuición o el sentido común.

Lo que es en general, los estudiantes no se han interesado mucho por esta cuestión de las evaluaciones. A mí no me han hecho comentarios ni preguntas al respecto (como cuando les hablo de los sonetos de Shakespeare más o menos). También he aprovechado para sermonearles un poco sobre lo poco que participan en elecciones y órganos colegiados, y lo poco que los representan sus representantes (en mi experiencia, no asiste ningún representante de alumnos a consejos ni comisiones a los que yo asisto, y sí existen en teoría esos representantes). La LOU ha rebajado la representación de los estudiantes en los órganos universitarios: antidemocráticamente quizá, pero muy merecidamente habida cuenta (según lo que yo veo) de lo desaprovechada que estaba esa representación, y lo manipulable que es por tanto.

En cuanto a las encuestas, parecida indiferencia. Nos agradece el Vicerrector nuestra colaboración, y nos comunica lo siguiente:

Somos conscientes de que la implantación del nuevo proceso de evaluación de la actividad docente del profesorado implica un cambio cultural importante en nuestra Universidad, y que serán necesarios varios cursos para que se vaya consiguiendo una alta participación en la primera fase del proceso.

La semana pasada se dio el primer paso y más de la mitad del profesorado ha recibido al menos una encuesta en alguna de sus asignaturas/grupo. La participación de los estudiantes ha sido superior al 5%. Además, algunas de las novedades del cuestionario, tales como el punto 4, han sido bien recibidas por los estudiantes, de forma que más del 15% de las encuestas tienen este campo rellenado, lo que supone más de 1300 opiniones que el profesorado va a poder analizar y de las que muy posiblemente se concretarán cientos de pequeñas mejoras en el día a día de nuestra docencia.

Pues eso: cerca de un 5% de participación estudiantil. Al menos una encuesta rellenada por un alumno en alguna asignatura, para más de la mitad de los profesores… No es mucho, la verdad. Nuestros estudiantes deberían ponerse más las pilas, me parece, en esto y en otras cosas. No sólo los profesores.

(PS: Tras redactar esto, me voy a una jornada sobre Neurociencia. Que me sugiere ampliar este post de hace unos días).

 


Retroposts

—oOo—

 









Pacto Nacionalista-Socialista







Mi guitarra en la playa 2

Mi guitarra en la playa 2

—oOo—



Retropost #1238 (22 de noviembre de 2006): Seccionando el Departamento, reloaded



Los preliminares a este episodio ya se contaron en Seccionando el Departamento. Al capítulo de hoy le voy a dar estructura de trailer para no enrollarme. Bueno, de trailer de los de ahora, que ya no hace falta ni que vayas a ver la reunión. Como se recordará, nuestro departamento se dividió en tres secciones: A) Lengua y lingüística; B) Literatura y cultura (en la que me encuentro ubicado); C) Lenguas para fines específicos.

Esto se hizo en un proceso confuso y posiblemente alegal, por diversas razones:

- Según los Estatutos de la Universidad, las secciones departamentales, caso de establecerse, han de especificarse en el Reglamento del departamento con su composición, funciones, etc. En nuestro caso se dejaron fuera del reglamento, pues no se comprendió que al adoptar el Reglamento Marco, y hacerlo nuestro, había o bien que suprimir la referencia a secciones de ese reglamento marco, o bien crear secciones y especificarlas en el reglamento. Y se dejó tal cual la redacción del Reglamento Marco: "podrá haber secciones..." —con lo cual nuestro reglamento ni siquiera dice si las hay, y al crearlas (por decisión de Consejo) tienen una existencia extrarreglamentaria, una especie de reuniones de pasillo glorificadas, que se convocan en un limbo legal. Pero en fin, es lo que ha gustado de hacer nuestra democrática mayoría de votantes en Consejo.

- Según reza nuestro propio reglamento, las Secciones se crearán por criterios a) geográficos, b) de diversidad de área de conocimiento, o c) "del marco en que se imparta la docencia". La división arriba citada no responde a ninguno de los tres criterios. "Sí, por área de conocimiento las hemos creado", me dice nuestra catedrática en la reunión. Pero no: le explico (por enésima vez) que Lingüistica / Literatura no son áreas de conocimiento, que las áreas de conocimiento en nuestro Departamento de Filología Inglesa y Alemana son Filología Inglesa y Filología Alemana, no esa línea fantasma sin existencia institucional por la que "venimos funcionando" desde siempre para perjuicio de la Filología, separando las "subáreas" de Lengua y Literatura (inglesas). "Pues entonces lo hemos dividido por 'marco'" me dice; a lo cual le explico a ella y demás asistentes que por "marco" la administración se referirá a marcos con existencia administrativa (no a esas "subáreas" que no la tienen): por ejemplo, el marco de un centro, la Facultad de Filosofía y Letras pongamos, o el marco de una titulación (Filología Inglesa, pongamos). Peeero... esta división por "subáreas" es la que promueven nuestros catedráticos, aunque contravenga a nuestro propio reglamento, y esta división es la que es mayoritariamente, y democráticamente, votada por el Consejo. Y yo, ¿qué hago? ¿Planteo otro recurso? Manías mías, claro, es que me encantan los recursos, se deben pensar mis colegas. Es de desesperarse.

- Bien, pues hoy se nos convoca para constituir las Secciones, pero de hecho ya se han constituido a priori, porque se convoca al profesorado a tres reuniones separadas—con lo cual ya estaban preasignados a cada sección. Y resulta que los criterios de asignación no estaban tan claros. Las secciones son para organizar la docencia, OK. Pero no se sabía, por ejemplo, si esto incluía la docencia de Tercer Ciclo o no. O si se iban a encargar las Secciones de hacer el Plan de Ordenación Docente (que se viene haciendo, como es lógico, por centros, no por Secciones). Etc. Se ha sugerido, y parece que el Director ha aceptado, que convenía que fuese el Consejo de departamento quien aclarase estas cuestiones, por coordinar funciones entre las secciones. También se ha dicho que hubiera parecido más oportuno hacer esta constitución de las secciones en una reunión del consejo, por coherencia y claridad.

- (Visto lo visto, le he sugerido al Director que ya que tenemos un cierto número de Comisiones y de Secciones que no figuran en nuestro reglamento, sino sólo en las actas del Consejo de Departamento, y que no existe ninguna compilación de esas actas, y que no son lectura favorita de nadie, sería oportuno redactar una addenda o anexo al reglamento, con normas de uso interno aprobadas en Consejo de Departamento, listando esas comisiones y secciones y sus miembros y funciones, etc... Y que se dé a conocer esto al Departamento, o que se ponga en la web. Son cuestiones de administración muy básicas, realmente, y en principio ha parecido bien la sugerencia).

Pues en fin, aunque mal constituidas, ya están constituidas las secciones, y ahora veremos si esta extraña (aunque tradicional) división tiene alguna función coherente que cumplir. En principio, los temas que aquí se traten serán meras propuestas al Consejo de Departamento. De la tercera sección poco sé; sólo que podría parecer más coherente su existencia por "marco" (pues se ocupan del inglés en otras titulaciones) de no ser porque también se ha echado al montón, de modo incoherente, al área entera de Filología Alemana.

Ah, bueno, había que elegir Coordinadores para cada sección. De la tercera aún no sé quien ha salido. En la primera ha sido elegida Beatriz Penas, por consenso. En la segunda sección, la de Literatura y Cultura, se invitaba también a nombrar por consenso a la catedrática, Susana Onega, única candidata, pero yo he solicitado votación secreta. El director y la Dra. Onega me han invitado a que no solicitase la votación—"¿No ves que estás en minoría absoluta?" Supongo que de hecho la Dra. Onega prefería no ser elegida sino que meramente se asumiese su liderazgo natural y poco discutido. Pero he insistido en la necesidad de votar, a pesar de no haber otra candidatura: por mis conocidas desavenencias con los criterios y actuaciones de la Dra. Onega. Desde luego, no voy a estar a la vez planteando recursos de alzada y contenciosos administrativos a sus repetidas actuaciones irregulares, y además eligiéndola para cargos representativos. Así que no ha salido aclamada, sino elegida un tanto a disgusto, con todos los votos, menos dos, a favor.

Por cierto, que ha protestado la coordinadora al saber que en la otra sección se había nombrado a la otra coordinadora por consenso, en esta línea: "¿Pero sin hacer votación? ¡Muy mal; no se ha dejado a las personas expresar libremente su voluntad!" —ante lo cual ha habido que explicar que cuando nadie pide que se haga por votación, es que no hacía falta. (Y eso que la Dra. Penas carece por completo de liderazgo nato).

Creo que a varios de los electores de nuestra Coordinadora tampoco les agrada tener que votar, decir explícitamente que sí eligen a nuestros catedráticos para los cargos. También ellos preferirían más bien una cosa así que descendiese de modo natural y por precedencia en la Gran Cadena del Ser, sin que tuviesen que manifestar su acuerdo explícitamente con un voto. Pero con estas gratuitas e inútiles elecciones vamos aprendiendo a hacernos responsables de los representantes que nombramos, y de sus actuaciones. Y se nos refresca la memoria de que los catedráticos no mandan sobre los demás profesores (oh sorpresa)—ni aterrizan en los cargos iure divino: al menos no según la ley. Así que... todo tiene un potencial educativo. Hasta las votaciones ganadas.

Me expulsan del Doctorado

 

 

Retroposts

—oOo— 

 

 

 





Retropost #1237 (22 de noviembre de 2006): Otitas cameraman

Aquí hay un paseito por el salón y por sus pantalones, mientras explora las posibilidades de la cámara de fotos. El juego de cámara es nervioso, moderno...




Retroposts




—oOo—




Leonard Cohen - Austin City Limits 1988




—oOo—



Federico a las 6: El frente nacionalista contra España





—oOo—







Ave de mar y lejano velero

Ave de mar y lejano velero



—oOo—




Leonard Cohen - First We Take Manhattan





—oOo—














Retropost #1236 (21 de noviembre de 2006): Un pionero de los blogs

Jorn Barger fue uno de los primeros bloggers, hace unos diez años, y acuñó el término "weblog". Compartimos varias aficiones: los blogs, Kate Bush, James Joyce... Tiene un artículo en la Wikipedia  donde narran además sus polémicas posturas (en América) sobre Israel y sus políticas. Yo venía leyendo desde el año pasado su blog (o "weblog") Robot Wisdom, donde ya no ponía más que enlaces a lo más interesante que se encontraba por la red, sin comentarios. Ahora lleva un par de meses sin actualizarlo; no es tampoco la primera desaparición. Este artículo de Wired de hace dos años narraba cómo Jorn Barger estaba sin casa, sin ingresos, viviendo de limosna... e intentando relanzar su blog tras perder el dominio. Lo hizo, durante un par de años; estaba intentando vivir sin gastos, con un dólar al día. Me temo que se ha hundido otra vez en la miseria... ¿quizá para siempre? Antes iba pidiendo con un cartel que decía "Inventé el término 'weblog'. Nunca gané un duro". Tampoco lo intentó mucho... Me pregunto si esta vez también ha desaparecido de la gentesfera, quizá para convertirse en el John Gawsworth de la red. El éxito en Internet es éxito virtual, y poco tiene que ver con lo que suceda de teclas para afuera. (Otro corolario, quizá, también de Barger: "cuanto menos interesante es tu vida, más posteas"). ¿Ahora, a quién le deseo una vida interesante?

El éxito según Hugh Hewitt







Retroposts

—oOo—






Domingo 20 de noviembre de 2016

By the Sword Divided (1): Gather Ye Rosebuds

>


—oOo—

Narratología de Santa Julián




 Julián de Norwich fue la primera mujer que escribió un libro en inglés. Era una de esas personas que oían voces y veían visiones, of which more here.

Ahora me citan en este estudio narratológico sobre su Book of Showings:


Godeline Gertrude Park. Julian, God, and the Art of Storytelling: A Narrative Analysis of the Works of Julian of Norwich. (Umeå Studies in Language and Literature, 32). Umeå (Sweden): Umeå Universitet, 2016.*
         http://www.diva-portal.org/smash/record.jsf?pid=diva2%3A1021263&dswid=-5977
        

—oOo—


Luz de un día de tormenta

Luz de un día de tormenta
—oOo—






First We Take Manhattan (9)





—oOo—




Retropost #1235 (20 de noviembre de 2006): Astí y au d'astí

Últimamente le he sacado un poquito de partido a una herramienta que tiene Blogia para la gestión de comentarios, llamada "Audasti", supongo que del aragonés "fuera de aquí". No por despachar a nadie, no (aunque lo de los enlaces a otros blogs siempre tienta en ese sentido)—sino más bien aludiendo a que con esta herramienta se pueden seguir los comentarios que pones en otros blogs. Esto es una herramienta crucial para sacarle partido a este medio, pues de repente tu blog pasa a incluir no sólo lo que pones en él, sino también lo que comentas en otros blogs, o sea, pasa a quedar un registro de tus conversaciones por la blogalaxia. Con la de posts que empiezo yo a partir de un comentario puesto en otro blogs. Igual lo sigo haciendo, aunque ya no por miedo a perder mis comentarios (y eso que más se perdió en Cuba).

Como digo, el peligro para un blog ombliguista como éste es que por la vía del comentario al otro blog se te vaya el lector a otro blog, pero bueno, más vale ciento lectores volando que un solo pájaro en mano en este caso. De momento no llego al refinamiento de saberlo poner en un cuadradito en el propio blog como hacen los virtuosi, pero bueno, todo llegará, hasta entonces lo pongo en un enlace llamado "Últimos comentarios", arriba en el Blog de notas, y abajo a la derecha en Vanity Fea. Así queda más ambiguo que "comentarios externos", porque de hecho mato dos pájaros de un tiro e incluyo también en el Audasti otra cosa que tienen algunos blogs, normalmente por separado, a saber, un listado de los últimos comentarios que se han introducido en el blog. Otra función crucial: mantener activa (en la medida de lo posible) la larga cola que arrastra el blog por detrás, normalmente de modo bastante inerte. The past is a long tale...

De hecho... aún le vendría bien al enlace de comentarios un título más general, porque también puedo incluir cualquier artículo antiguo en el que haya habido novedades, como por ejemplo acabo de hacerlo con el de "¿Estudios oficiales o feudales?" del viernes.

Claro que este audasti no es automático, lo tienes que pulsar cada vez que decides introducir un comentario, en tu blog o fuera de él, y a veces no funciona: con los blogs de Blogger me parece que no va. También eso de que no sea automático te permite incluir sólo los comentarios interesantes o que valen la pena. Supongo que también se podría emplear como registro de páginas interesantes visitadas (sin comentarios). Y, desde luego, si has puesto comentarios en ellas puedes usarlo como recordatorio para volver a pasar a ver si te han respondido. En fin, que a esto, como a todo, se le aplica la exaptación o ley de la calle. Que sepáis, pues, que la conversación en este blog va no solo por el último post, sino también por el enlace "Últimos comentarios".

También se mueve el blog, por cierto, por el enlace antiguo seleccionado, le passé retrouvé. En este caso, un aniversario, en tal día como hoy...

Conmemoraciones



Retroposts

—oOo—




Sábado 19 de noviembre de 2016

By the Sword Divided 2.10: Restoration (1660)





—oOo—


Sting Live au Bataclan 2016





—oOo—




Some Foggy Day



Some Foggy Day
—oOo—



Retropost #1234 (19 de noviembre de 2006): Aventuras en Bañales

Hoy nos ha dado la ventolera y nos hemos ido de excursión domiguera a las Cinco Villas, con la idea de visitar unos restos arqueológicos del año la polca que por ahí guardan (mal señalizados, por cierto, pues en la carretera no había ningún cartel que indicase que metiéndose por tal camino, llega usted a las ruinas de tal ciudad romana).

La primera cosa excepcional que hemos visto ha sido una bandada de cientos de cigüeñas—pero cientos— posadas en tierra, delante de nuestras narices. Había oído que la especie iba a más, pero desde luego nunca había visto tantas juntas. Ni las volveré a ver. Luego nos hemos parado en el castillo de Sádaba, que estaba cerrado... y hemos hecho un picnic en una especie de mazmorra muy bonita que tiene delante (—"bonita, y lóbrega" puntualiza Álvaro). Siguiendo camino, nos hemos pasado de las ruinas romanas (por la falta de cartel) y nos hemos ido hasta Uncastillo ("otro castillo" que dice Otas), a donde nos hemos prometido volver con más tiempo; es un pueblo precioso con otro castillo, claro, iglesias románicas preciosas, una cantidad impresionante de caserones antiguos, y una judería que ocupa medio pueblo... se ve que prosperó durante la Edad Media, y más, todo lo que quiso. Atilia

Y luego hemos llegado volviendo camino a Layana, cerca de Sádaba, donde está la estela funeraria de los Atilios, en medio de ninguna parte. No se sabe si impresiona más la voluntad de perdurar, o el hecho de que haya perdurado, o el hecho de que todavía se pueda leer la inscripción dedicada por Atilia "al mejor de los padres" hace dos mil años. Lo que impresiona debe ser el conjunto, la combinación: la casualidad de este monumento aislado en medio del campo, sosteniendo su dedicatoria durante milenios, cuando de tantas otras cosas de su época no queda ni rastro. Nuestra interpretación del monumento, y de la inscripción: que Atilia, probablemente heredera soltera (pues no aparece etiquetada como "vxor" de nadie), al quedarse huérfana de padre, hizo erigir el monumento uniéndola a ella todavía viva a la memoria de su padre, y de su abuelo, seguramente grandes terratenientes, como a modo de cédula de propiedad y garantía de pedigrí, mostrando de dónde venían sus derechos a la propiedad, más cuestionables siempre para las mujeres. Lo cual no quita para que echase de menos a Atilio padre, claro...  Pero vamos, que hizo el monumento porque era mujer, y necesitaba sentar sus reales.

Cruzando Layana se llega a las ruinas de la ermita de Bañales, construida seguramente con piedras de las ruinas romanas (ruinas de ruinas, y llena de cuervos que escapan al acercarnos). Y lo que queda de la ciudad romana, de nombre desconocido (Bañales la llaman ahora, antes Atilia, antes quién sabe). Quedan los restos de la columnata del Foro... y un pequeño trozo que excavaron los arqueólogos de la Universidad hace veinticinco años, aunque de cualquier otro trozo excavado saldrían los mismos cimientos de viviendas, de hecho se ven por todas partes.

- ¡Mira, papá, hemos encontrado restos romanos!
- Sí, mira, aquí en esta roca está la cara de un romano.
- ¡Jaja! Pues sí que le han puesto cara de romano, mira el perfil... pero esto lo hizo, seguro, un estudiante bromista del Dr. Beltrán. En esa roca de allá también hay otra, se nota que las han tallado hace poco.
- Vamos a subir arriba, que allí está la ciudad antigua, seguramente esa era ya prerromana, y luego los romanos hicieron el barrio nuevo aquí abajo, cuando la cosa estuvo ya más calmada.
- Ay. Oscar me ha pegado una patada en la cara mientras trepaba.
- ¿Cuándo se extinguieron los romanos?

Por todas partes se ven montículos que son casas derruídas, a veces el trazado de las calles, hasta las habitaciones, bases de columnas, goznes de piedra para las puertas, aljibes, mesas de piedra o (quizá) un altar, esquinas... muchas piedras de las mejor talladas se han ido sin duda a Sádaba, pero quedan los restos de centenares de viviendas. Ni un habitante desde hace muchos siglos, por razones desconocidas. De sus huesos tampoco queda ni rastro; de sus palabras sólo la inscripción de Atilia hija. Las Ruinas, o meditaciones sobre las revoluciones de los imperios. Paseamos hasta las ruinas del acueducto, va lloviznando, no se ve a nadie en todo el horizonte,  y es amplio.

- Las ascuas de un crepúsculo morado.
- Mira cuantas huellas de jabalí.
- Pues ahora ya se hace de noche, mira que si viene uno y se lleva a Otitas colgado del colmillo.
- ¿Pasarías la noche en esa ermita en ruinas, Álvaro? ¿Con los cuervos?
- Ni loco. Igual me hablaban—me dirían "Nunca más." Bueno, eso lo diría yo si me quedase.
- Tú nos haces andar demasiado, mamá. Hemos andado más que en la plaza. Yo estaría muy bien como una ostrita jugando al Tzar con mi ordenador. Como una auténtica ostrita.
- Pues por eso os hacemos andar, hala.

Volvemos sin incidentes a Zaragoza, ya de noche cerrada a las siete. Pibo nos anuncia que va a comer como un tiranosaurio.

Románico y rompientes



Retroposts

—oOo—



Retropost #1233 (19 de noviembre de 2006): Cuando la calidad pierde su honesto nombre

Recomiendo leer esta interesante y polémica ponencia sobre "La reciente evolución de la corrupción universitaria", presentada por José J. Erviti en el II Congreso nacional contra la corrupción y el acoso en la universidad pública española, celebrado en Madrid los días 20 y 21 de octubre de 2006.
La ponencia está en la web que está construyendo la Plataforma contra la Corrupción y el Acoso en la Universidad Pública Española.

Me gusta la consideración previa: "Quienes nos ponemos a hablar de la corrupción universitaria tenemos que reconocer que no estamos fuera o libres de ella, porque cuando la corrupción sopla a favor de uno, no se percibe como tal. Es difícil percatarse de las inercias que nos arrastran." Aunque eso no quiere decir que no haya diferencias entre pajas y vigas, ya estén en ojo ajeno o en el propio. "El régimen del bienestar", concluye Erviti, "se halla condenado a la producción masiva de inutilidades y las Universidades no escapan de esa condena, porque la dinámica de la evaluación de méritos obliga a la producción masiva de publicaciones perfectamente prescindibles, pero que, valoradas al peso o en “esa grotesca casa de citas que tiene su sede en Filadelfia" (según expresión del destacado catedrático de matemáticas D. Antonio Córdoba el pasado 4 de enero en El País), generan la “calidad” y la “excelencia” necesarias para la promoción personal, que es lo que está en juego para los autores."

Es interesante su crítica a la perversión instrumental de las evaluaciones de calidad, creando un sistema mecánico que busta autojustificarse y al fin se convierte en un fin en sí mismo. A estos métodos estandarizados de evaluación podría aplicárseles, creo, el razonamiento de Feyerabend en su tratado Contra el Método. Con la peculiaridad de que cuando se aplica un método estandarizado de evaluación a una investigación metodológicamente predeterminada, lo que obtenemos es, por una parte, un método al cuadrado (pues el método se estandarizará de modos acordes a la evaluación que se espera de él) y por otra parte una ficción formalista también al cuadrado: si el método nos da una versión cuadriculada de la realidad, la evaluación metodologizada nos llevará a una imagen de la realidad que como mínimo será cubista.

Es difícil, sin embargo, concebir cómo va a renunciar a estos sistemas de evaluación estandarizada un sistema que se ha embarcado tan deliberadamente en una búsqueda de la calidad, entendida ésta como homogeneización o estandarización de procedimientos mediante la retroalimentación evaluación/financiación, y reduciendo en última instancia la aerodinámica de la Universidad a una menor resistencia a las fuerzas del mercado (utilizando la evaluación estandarizada para diezmar las áreas menos productivas). Eso no garantiza que lo seleccionado sea necesariamente más valioso... Que se adapta mejor al medio ambiente, eso sí. Un darwinismo de la evolución en ecosistemas enrarecidos...

Kuhn y el calzador metodológico

Retroposts

—oOo—




Viernes 18 de noviembre de 2016

A Medal on the Tower of Song




Awarding a Nobel Prize for literature is always a polemical decision, given that competition is stiff, and so many candidacies are being pushed forward by so many enthusiasts. Old glories and self-evident choices will be criticised by the advocates of other old glories and self-evident choices, while discoveries of decent and well-meaning authors from minority or remote literatures will be received in the Western community with a mixture of respect, puzzlement and low mumblings.

Now, Bob Dylan's award this year has had more than a mixed reception, not least by Dylan himself. It is not yet clear whether he will give a speech at all, and apparently he will not be present at the ceremony. One can only suppose that Dylan was as puzzled as his detractors at his getting the prize, but really one never knows with him. It is clear that the award might have met a warmer reception and a more grateful nominee almost anywhere else, and to that extent the choice was a screw-up.

Reactions from the world of media and journalism were mixed; those from the literary world were mostly outraged. Fernando Sánchez Dragó was quite vocal on the issue here in Spain—and many more sounded as if the Nobel Committee had taken the prize away from them on purpose, in order to throw it away down the gutter. Even Hitler had a say on the matter, in a version of the famous meme from Downfall.

Now, it is funny to note that so many baffled advocates of a "more literary" prize would voice their rejection of the Dylan award, only to say in the next mouthful that at least they might have chosen Leonard Cohen. Which sounds like a complete rejection on the grounds of principle, followed by a quite contradictory, mere preference of taste.

Cohen himself, sadly deceased since, would no doubt have attended the ceremony and received the prize with a better grace and exquisite politeness than the unpredictable Dylan (we got a taste of that when he received the Príncipe de Asturias award some years ago). But he was hardly critical of the Nobel Committe's decision. Elegant to the last, he wryly observed that "giving the Nobel Prize to Bob Dylan is like placing a medal on Mount Everest." But as it turns out there would have been no speech to the Nobel Academy anyway.

Cohen or Dylan, the Nobel Prize for literature might have easily gone one way or the other, and would have been equally justified. Advocates of a more "literary" choice (i.e. a novelist, or a printed poet) seem to forget that song came before novels and printed poetry— and that poetry was song, and rhythmic narrative, "blowing in the wind" before it became anything else. We are lucky that it is still going strong, with singer-songwriters as excellent as any that have ever lived—and that we have lived to hear the likes of Dylan and Cohen in our own time, while the future will have to be content to hear them a hundred years from now, or a hundred floors above them,
 
singing from a window,
In the Tower of Song.



¡Bob Dylan Premio Nobel de Literatura!

—oOo—

















Dos cagadillas de Obama

La era Obama era

Barack Obama ha pasado por la presidencia de los EE.UU. en conjunto con más gloria que pena y seguramente de su imagen pública se recordarán las luces más que las sombras. Aunque también ha dejado más de dos cagadillas por el camino, pues Obama llegó a la presidencia como populista podemita, y nunca dejó de serlo, aunque también haya sido más cosas.

Ahora tenemos a Obama despidiéndose de Europa, o a Europa despidiéndolo con lagrimita, ante la llegada de ese señor colorado, iracundo y gritón llamado Trump (que al parecer no tiene intención de seguir pagando gastos extra para la defensa europea). Obama ha pasado por la presidencia en conjunto con más gloria que pena. No ha cerrado Guantánamo, es cierto, pero lo ha ido cerrando. Ha hecho gestos hacia seguridad social con el Obamacare, que a ver lo que dura. Ha llevado el tema racial con elegancia y con la ayuda de Michelle, y ha sobrellevado así el punto doloroso de que si era el primer presidente "negro" (suponiendo que los hijos de blanca sean más negros que blancos) no es porque fuese un descendiente de la comunidad afroamericana oprimida por la esclavitud. Vamos, que puestos a ofenderse, en una comunidad tan susceptible, podría haberse tomado a mal que habiendo tantos afroamericanos de solera americana, haya de llegar a presidente uno que viene de importación africana directa. Ya puestos a especular, entre los antecesores africanos de Obama es probable que hubiera más esclavistas que esclavos, pues africanos de África eran los que vendían otros africanos a los blancos. Y si Obama desciende de algún esclavo negro americano, al parecer es (cosa llamativa) por parte de su madre blanca. Pero el africanismo siempre ha impresionado a la mitología negra en USA, y así se quedan todavía esperando al primer presidente procedente de las plantaciones, cosa que no va a ser para pasado mañana. Entretanto, Obama ha resuelto el dilema de si llegaría a la Casa Blanca a una "persona de color" antes que una mujer, así que punto a su favor, for what it's worth. La carta racial, como digo, la ha jugado con habilidad y soltura, y sin estridencias, cosa que es de agradecer.

Ah, y tiene otros puntos positivos, many points. Ha proyectado a los medios una imagen intachable: no ha hecho el idiota en público como Bush ni se ha despachado con escándalos sexuales como Bill Clinton. De fronteras para afuera, no ha habido catástrofes visibles directamente atribuibles a él. Una machada de vaquero hizo: le dio por delegación un tiro entre las cejas a Obama bin Laden, cosa ilegal y de malos modos, pero comprensible, y más en USA.

obamaspidey

De otros aspectos de su política exterior mejor no hablar, aunque sería mucho atribuirle a Obama el control o descontrol de levantamientos y revueltas árabes que han dado lugar a las guerras de Siria, Irak y Argelia, y otras como Ucrania, etc. En todo caso no ha intervenido visiblemente para aclarar la falsaria posición de Estados Unidos (y el resto de Occidente) en esos conflictos. Que seguramente le desbordan a él ampliamente, y hay mentes más involucradas en ellos, como el famoso Soros, la propia Hillary Clinton, y las partes de las agencias de seguridad y servicios secretos controlados por ellos. Que Obama le ha dado al Islam radical y sus tiranos mulás más cancha y respeto del que merece, en línea Zapatera, de eso hay poca duda. También tiene el dudoso prestigio (que habría que ver lo que dirían los liberals o progres americanos si fuese cosa de Bush) de haber promovido e institucionalizado, y defendido públicamente, el espionaje masivo de las comunicaciones de todos los ciudadanos, que ríanse Vds. de Nixon. Y la persecución sañuda a quienes denunciaron estos trabajos sucios de los servicios secretos, como Assange, Snowden, y otros como ellos.

No es breve, no, tampoco, el listado de los puntos negativos de Obama. Puntos que a veces son borrones de tamaño natural, sorteados con labia y retórica de bailarín, cuando salen a relucir.

Pero estos días preelectorales en USA depositó Obama dos cagadas públicas que lo retratan como un oportunista sectario y manipulador, mucho más de lo que da a entender su imagen simpática. Dijo un par de cosas sin defensa ni coherencia posible (para un mandatario de los Estados Unidos), en plena línea progre-sectaria de la abogada por Hillary. Y si no, juzguen.

- Defendió la existencia de la inmigración ilegal, diciendo que es beneficiosa para el país. Ojo: no de la inmigración, sino de la inmigración ILEGAL. Que quizá sea beneficiosa para el país, no lo niego, desde el punto de vista de un sociólogo o de un politólogo o un historiador, o de un cura—pero ahí el presidente se sale de su papel de modo impresentable. Defender la inmigración ilegal es defender la ilegalidad—y un presidente no puede defender la ilegalidad. (No puede, o no debe. Como en el chiste de vascos: "Aitor, que ahí pone que aquí no se puede mear" –"¿Que no se puede? Claro que se puede. ¡Mira qué chorro!"). Si más inmigración es buena, vamos, si la inmigración a cascoporro es buena en opinión de Obama, tendría que promover la supresión de las fronteras de los EE.UU., y de los visados y cartas verdes. Menuda hipocresía si no. Pero desde luego no iba por allí la intervención de Obama.  Lo que defendía, por tanto, era que es bueno para el país que haya gente en situación de ilegalidad. Menudo progre loscojones.

- Cagada número dos. En la víspera misma de las elecciones, animó Obama públicamente a que las personas en situación de ilegalidad votasen. Esto no es totalmente absurdo, visto que al parecer no existen mecanismos directos que permitan identificar en todas partes si alguien registrado como votante es ciudadano o no, cosa que se encargó de recordar el propio Obama. Esto es algo que ha de considerarse un fallo del procedimiento electoral, ya que según la Constitución de los Estados Unidos por supuesto sólo pueden votar los ciudadanos de los Estados Unidos. Una vez más, se comprende que un activista izquierdoso, etc., pueda hacer ese llamamiento a aprovechar los huecos del sistema en beneficio propio o de su partido. ¿Pero el Presidente de los Estados Unidos, llamando directamente a vulnerar la Constitución? Vamos, hombre. Qué nivel de Maribel.

En fin que Obama, con toda su elegancia y su saber hacer, participa plenamente del punto programático número uno de su partido o cuerda, a saber, todo es fascismo...   menos cuando lo hacemos nosotros. Y luego hay que maravillarse de que gane Trump.

Que, no lo duden, será otro que tal, y al cuadrado. En menos fino, eso parece claro—porque allí, como aquí, la elección está entre el populismo fino y cool, con mucha mano izquierda, y el de brocha gorda.


 
it´s not fascism


 
Se ha hecho justicia
 
—oOo—













Aloe y ex-aloe

Aloe y ex-aloe


—oOo—




Apertura de la legislatura






—oOo—




The Evolution Institute


Me hago socio del Evolution Institute, promovido por David Sloan Wilson:
https://evolution-institute.org/tvol1000/?page=CiviCRM&q=civicrm/contribute/transact&reset=1&id=4

—cuya finalidad es promocionar la perspectiva evolucionista. Creando, dicen, una narración pública y visible sobre la evolución, el evolucionismo y sus consecuencias. De hecho ya es lo que vengo haciendo, visto que tengo dos blogs sobre evolución,

- esta sección de Vanity Fea, "Evolución":
http://vanityfea.blogspot.com.es/search/label/Evoluci%C3%B3n

- y, sobre la "narrativa de la evolución", esta página de Facebook sobre Narratología Evolucionista:
https://www.facebook.com/narratologiaevolucionista/?fref=ts

Y soy el administrador más activo en este grupo sobre Evolutionary Narratology:
https://www.facebook.com/groups/115505095152536/?fref=ts

No sé si esto es hacerse socio de una sociedad académica—supongo que en cierto modo lo es. Ya me daba yo por retirado de estas sociedades. De hecho no asisto ya al congreso anual de AEDEAN desde hace años, desde la llegada de los blogs de hecho. Y me da cierto cargo de conciencia no haber ido este año, que es la primera vez que se organiza en mi provincia natal, en Huesca (y organizado por gente de nuestro departamento). Si esto no es retirarme del todo, se le parece, aunque siga recibiendo la revista de la sociedad.

Pero una de las cosas que me han hecho preocuparme menos de sociedades académicas es el modo como he visto que han vuelto su espalda a las posibilidades comunicativas se las nuevas tecnologías, de la edición electrónica, Internet, la Web 2.0, los blogs, etc. Aedean creó una lista de correo muy limitada en sus ambiciones, y que ha dejado de funcionar en la práctica. De ahí no han pasado. Aunque al menos ahora sí publican en red la revista Atlantis, cosa que propuse yo hace cerca de veinte años y se consideró digno de ignorarse.  Tienen, eso sí, un sitio web "a la antigua", Web 1.0.

El Evolution Institute tiene un sitio web más organizado, y revistas electrónicas 2.0, entre ellas This View of Life, aquí: https://evolution-institute.org/

—oOo—



La apertura de la legislatura












Retropost #1232 (18 de noviembre de 2006): Es que no me controlo

Yendo fatal de dinero, con hipoteca à la espagnole y deudas millonarias, no he podido reprimirme de comprarme la Estética de Hegel en versión bilingüe, y la segunda parte de la Historia de Genji. Y un disco de Barbara Strozzi: ochenta euros del ala. Como decía Wilde, si hay algo que soy incapaz de resistir, es la tentación. La hipoteca se me olvida en esos casos. ¿Seré adicto al gasto en estas cosas? Si es el caso, me podría ir addicionando a comprar estanterías, que estoy desbordado ya, y no sólo económicamente.

Y otra cosa que no controlo (ni yo ni Sra.): nos hemos saltado otra vez, teniendo la cabeza en otra parte, la reunión de la comunidad de vecinos. Aing. ¿Será que no nos gusta ir? ¡Pero si consejos de departamento no nos saltamos ni uno....!  La única esperanza es que no me hayan nombrado presidente in absentia.

Alguien hay dentro de la cabeza que me va seleccionando las cosas que tengo que recordar, y las que no; parece claro. Va a haber que ponerse las pilas, o empezar a usar la agenda con avisos luminosos del ordenador.

Le jour, la nuit

 


Retroposts

—oOo—




In Our Time (BBC): Karl Marx



Transcript of the conversation here.


—oOo—






Jueves 17 de noviembre de 2016

La misma orilla, la otra orilla
La misma orilla, la otra orilla
—oOo—


El Discurso del Rey





—oOo—



La apabullante lección de historia de Federico al separatista Echenique







Retropost #1231 (17 de noviembre de 2006): Un mito de creación

Por encargo de su profe de Lengua, Álvaro ha escrito este mito de creación; yo creo que ha captado muy bien las convenciones del género. De hecho, se queda uno pensando lo bien que conectan los niños, de modo espontáneo, con estos esquemas narrativos básicos que unen el orden humano al divino y que nos cuentan el origen del mundo tal y como lo conocemos. Casi podríamos decir que aquí la ontogenia de las narraciones en el individuo sí reproduce la filogenia de las narraciones en la cultura."Mira, lo que más me gusta de mi mito", me dice, "es estas cosas que suelen decir los dioses, cosas del estilo de ’Esto aún no es bueno: los hombres no tienen con qué alimentarse...’". Pero claro, algunas diferencias hay: si los mitos de creación suelen proyectar a una narración una diferencia socialmente relevante y narrar su supuesto origen, el mito de Álvaro está especialmente influido por las narraciones de progreso, en especial del progreso a través de la técnica y de la carrera armamentística.

 Título: La Tierra primitiva.

Los Albareños, pueblo habitante de Madagascar y selvas de África, son un gente bastante avanzada que prefiere el aislamiento; conocen la agricultura y la ganadería, la escritura, la ropa y la técnica de fundición de los metales, tienen monedas rudimentarias y son  politeístas, creen en muchos dioses, de los que el dios Álvaro, creador del mundo, es el más importante.

El dios Álvaro, según sus creencias, al principio de los tiempos creó la Tierra y en ella  a dos clases de hombres, los Albareños y los Paqueros, dándoles en posesión toda la tierra, que por aquel entonces estaba toda unida, sin ninguna isla, solo un gran continente llamado Ozark, y en éste un único y gran lago, el lago Rekol; tampoco en ella había animales, así que  el dios Álvaro pensó:"Esto aún no es bueno, la gente no tiene con qué alimentarse".–– y pobló la Tierra con plantas y animales, y enseñó a la gente qué era lo que podía comerse y qué no, qué plantas podían curar y cuales eran venenosas; también enseñó a las personas cómo fabricar utensilios con palos  y a hacer lanzas y para cazar y defenderse.  Además les enseñó a vestirse con las pieles de los animales que cazaban para abrigarse.

Las dos razas humanas creadas por el dios, los Paqueros y los Albareños, vivían al principio en una sola tribu en el centro de lo que ahora es España, pero pronto surgieron diferencias entre ellos,hasta que  se entabló una guerra por el control de Ozark, que los paqueros querían para ellos solos.

Los hechiceros y sacerdotes  Paqueros hicieron sacrificios a Paquorl, rey del infierno, y le pidieron que enviase una muestra de su poder para destruir a los Albareños y someter al dios Álvaro. Paquorl envió a la Tierra a una bestia del infierno que los Albareños no podían derrotar.

Fueron enviados contra la bestia los mejores guerreros, se usaron las mejores armas y se construyeron murallas alrededor del poblado, pero nada podía detener a la gigantesca bestia, así que pidieron ayuda a su dios para luchar contra la bestia y contra los Paqueros, el dios Álvaro cogió sus armas y partió para luchar con la bestia.

 Al cabo de algún tiempo el dios Álvaro llegó hasta el lugar en el que descansaba la bestia y se dispuso a atacarla, pero mientras se acercaba la bestia se despertó, y cuando el dios Álvaro atacaba a la bestia  huía, pero cuando el dios se retiraba la bestia volvía a atacar, de forma que el dios nunca podía alcanzarla. Pronto Álvaro se dio cuenta de cómo la bestia huía ante el agua, de forma que dijo a los Albareños: "Rodead la muralla de un foso de agua del lago Rekol"––pero la bestia saltaba el foso y seguía atacando el poblado.

El dios vio que con las lanzas no bastaba y les mostró cómo hacer catapultas y arcos.

Así que el dios les dijo:"Coged cocos y llenadlos de agua, ponedlos el las catapultas y disparadlos contra la bestia". De esta forma los Albareños lucharon durante un tiempo contra la bestia, pero ésta aprendió a lanzar grandes piedras contra las catapultas y contra el poblado, destrozando sus defensas y abriendo paso a los Paqueros, que también atacaban el poblado. "Ya sólo queda una forma de destruir a la bestia"––pensó el dios, y cogiendo de nuevo las armas tendió una trampa a la bestia y, mientras ésta volvía a atacar el poblado el dios le atacó, la ató con cuerdas y la arrojó al lago, donde murió ahogada.

El jefe de los  paqueros, Atu – Pakó,  envió entonces a sus guerreros a luchar contra los Albareños, que se habían visto muy reducidos debido a los ataques de la bestia.

Al notar esto, el dios Álvaro le dijo al jefe de los Albareños: "Si  sois atacados ahora seréis fácilmente derrotados, así que os entrego el conocimiento del manejo de los metales, un arte antes reservado únicamente a los dioses".

De esta forma pronto estuvieron listas  armas de hierro y bronce, en vez de madera y piedras, siendo las nuevas armas mucho más duras y resistentes que las antiguas, de forma que los paqueros  fueron  rápidamente rechazados y atrapados, y siendo el dios del infierno castigado y sometido por el dios Álvaro.

Después el dios fragmentó Ozark en seis continentes y varias islas, para que nadie más pudiese pretender poseerlo todo. En una de estas remotas islas desterró a los paqueros para que viviesen alejados del resto del mundo.

Después de la guerra el dios Álvaro les enseñó el arte de la escritura y el alfabeto, lo que les permitió comunicarse más fácilmente.También les enseñó cómo podían intercambiar pequeños círculos de roca, a los que llamó monedas, dando origen al dinero.

Los Albareños  se dividieron en dos grupos, uno se retiró a un gran continente, al que llamaron África.  El otro grupo se retiró a una  isla cercana a África, a la que llamaron Madagascar.

El segundo grupo se retiró a Madagascar para no mezclarse con las demás personas, ya que  recordaban lo que les había ocurrido con los Paqueros y no quisieron que volviera a ocurrir. Varios milenios después los integrantes del primer grupo se extendieron por el mundo y dieron origen a los hombres y mujeres actuales.

Los Albareños aún viven en Madagascar.

¡Halá Penas! 



Retroposts

—oOo—







Retropost #1230 (17 de noviembre de 2006): ¿Estudios oficales, o feudales?



 Nota enviada hoy al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza, y a la lista de distribución del Colectivo de Profesores de la Universidad de Zaragoza. ¿Tendrá el Consejo de Gobierno realmente la intención de sentar este precedente, haciendo depender la docencia y la capacidad para dirección de tesis, de la pertenencia a equipos de investigación? La semana que viene lo veremos.

                                                                [José Angel García Landa]: ¿Estudios oficiales o feudales?

Los criterios del Postgrado en Estudios Ingleses vulneran la normativa universitaria al exigir la pertenencia a unos equipos de investigación para impartir docencia en segundo ciclo y dirigir tesis.

La Comisión de Postgrado de la Universidad ha aprobado y sometido a información pública, entre las demás propuestas de estudios de postgrado, el programa de doctorado en Estudios Ingleses que ha presentado el departamento de Filología Inglesa y Alemana. Este programa incluye criterios abusivos y feudales, excluyendo de la dirección de tesis doctorales, así como de la docencia en el máster, a los profesores que no pertenecen a los equipos de investigación dirigidos por los proponentes. Un criterio jamás visto antes en un programa de estudios oficial.

Según la LOU, tanto catedráticos como profesores titulares de los departamentos universitarios tienen plena capacidad docente e investigadora. Parece que eso garantizaría que pueden participar en los programas de estudios oficiales sin ser excluidos de entrada por condiciones que (contradiciendo este principio) serían ilegales. Ahora bien, la memoria del plan de estudios propuesto, y ahora aprobado por la Comisión de Postgrado, incluye los siguientes requisitos para el profesorado:

Con carácter general, para ser profesor del Doctorado perteneciente al Programa de Postgrado en Estudios Ingleses se requiere un mínimo de cinco años de experiencia docente universitaria en el campo de los estudios ingleses, además de un currículo docente e investigador adecuado y suficientemente relevante en dicho campo. A ello se añaden los siguientes requisitos:

Los Profesores responsables de la dirección de tesis serán Doctores en Filología Inglesa (o equivalente), pertenecientes a un equipo de investigación reconocido y que estén desarrollando un proyecto de investigación competitivo, dentro de las líneas de investigación de este programa. Además, deberán estar en posesión de, al menos, dos tramos de investigación positivos, el más reciente evaluado en los últimos nueve años, y tener evaluaciones medias positivas en su docencia de los últimos cinco años. Excepcionalmente, podrán dirigir tesis y participar en las actividades de investigación del Programa de Doctorado aquellos miembros de los equipos de investigación consolidados del Departamento, existentes o futuros, que participen activamente en proyectos competitivos, tengan más de cuatro años y menos de doce años de antigüedad como doctores, cuenten en su currículum con un tramo de investigación positivo y evaluaciones medias positivas en su docencia de los cinco últimos años.

Bueno, les falta poner los nombres, ¿no? Y si tienen lunares.

Quizá no se comprenda plenamente el alcance de esta normativa sin leer la última convocatoria de proyectos de investigación "competitivos" del Ministerio, que deja claro que pueden solicitar proyecto los "usuarios habituales", es decir, los directores de proyecto ya financiados, y que no pueden optar a la convocatoria quienes hayan participado en equipos de investigación financiados anteriormente, si no eran los directores. Una manera, blanco sobre negro, de institucionalizar el feudalismo en la investigación.

La normativa aprobada para el doctorado en Estudios Ingleses va igualmente destinada al apoyo mutuo de los directores de los equipos de investigación y quienes les siguen, con criterios claramente feudales. Ha sido recurrida ante el Rector y ante la Comisión de Postgrado. Pero teniendo en cuenta que ésta acaba de dar su aprobación al programa (diciendo que sí cumple los criterios para la dirección de tesis y trabajos), y teniendo en cuenta que la comisión está presidida por el Rector, quizá quepa anticipar que la respuesta al recurso interpuesto será el silencio administrativo. Una solución ampliamente aplicada por las autoridades académicas, según es bien conocido, ante las denuncias de prácticas abusivas y del acoso administrativo.

Se dio a conocer el recurso contra este programa a la Comisión de Doctorado de la Universidad, competente a la hora de definir los criterios para dirección de tesis doctorales. La comisión emitió una valoración negativa sobre estos requisitos para la dirección de tesis, pues no se atienen a la normativa dictada por la propia universidad (que requiere un tramo de investigación o equivalente, y, según rezan los Estatutos, "la pertenencia a grupos no podrá ser requisito absoluto o excluyente de adjudicación de recursos para la investigación o de becas", Art. 119.4). Ahora bien, la Comisión de Doctorado de la universidad ya no es competente para aprobar estos postgrados elaborados en el marco del nuevo Real Decreto—aunque opine que no cumplen con la legalidad, y haya comunicado esa valoración al Gabinete Jurídico, al Vicerrector de Ordenación Académica, y al Rector.

De seguir adelante la aprobación de este postgrado, todo este procedimiento ignorante de la normativa universitaria se someterá a un contencioso administrativo.

José Angel García Landa
Profesor Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana
http://garciala.blogia.com


PS: Se ha enterado del caso, supongo que a través de Fírgoa, uno de los organizadores del reciente congreso sobre Corrupción y Acoso en la Universidad Pública, y me ha escrito interesándose por el tema. Estimado compañero, le contesto,

Gracias por tu interés por el caso que me mencionas y que me ha tenido ocupado estos días. Se trata, como dices, de un postgrado (de Estudios Ingleses) en el que se quiere restringir la capacidad de dirección de tesis doctoral a las personas que tengan un proyecto de investigación financiado- más en concreto, a los miembros de los proyectos dirigidos por los coordinadores del postgrado. Por suerte es, como ves, un asunto muy local, unido a la situación muy concreta de un departamento y a la personalidad y planes muy específicos de los coordinadores; no se trata (¡espero!) de que la Universidad esté planeando introducir este criterio como general. De hecho, aunque de momento les deja hacer, y hasta puede que apruebe el postgrado con estos criterios, es bastante posible que se haga corregir este punto: esto está aún investigándolo el gabinete jurídico de la Universidad (cualquiera diría que no haría falta, pero en fin, si se investiga bienvenido sea). Espero, por tanto, que el asunto no llegue a merecer vuestra atención... aunque por supuesto te agradezco que te molestes en escribirme, y puedes contar conmigo para que te dé más información en el futuro si esto siguiese adelante, que ójala no. De lo que hay hasta la fecha, puedes seguir un poquito la historia en mi blog,
http://garciala.blogia.com
 en especial en el enlace "Departamento" de la columna de la derecha. En concreto, en este artículo
http://garciala.blogia.com/2006/111602-mira-a-ver-si-lleva-el-sello.php
tienes enlaces a la memoria del postgrado, a los criterios generales sobre dirección de tesis de la Universidad, y al visto bueno que de manera un tanto por inercia le ha dado al programa en cuestión la Comisión de Estudios de Postgrado, aunque de hecho la comisión está pendiente de la resolución del gabinete jurídico sobre el recurso que presentamos, y los responsables del Rectorado al menos sí manifiestan dudas sobre la legalidad de este procedimiento.

Como te digo, es un tema que espero quede en anecdótico, aunque por supuesto la "parte contraria" (los directores de los equipos de investigación del Departamento) tienen mucha confianza en que estos criterios sí van a aprobarse para su postgrado, que consideran excepcional de todo punto.

Aprovecho para felicitaros por la organización el reciente congreso sobre corrupción y acoso en la Universidad pública, y por la labor que estáis realizando. Algunos por aquí os hemos leído con agrado (otros supongo que menos). Creo que la Red es un instrumento de primer orden para exponer las maniobras de manipulación y facilitar que estos casos se conozcan. Por cierto, sobre una cuestión sí me gustaría llamaros la atención: los criterios absolutamente personalistas y de "grupito" que han aparecido para la concesión de proyectos I+D en la última convocatoria ministerial. No soy experto en leyes, pero dudo mucho de que sean legales. Hablé sobre esto en otro artículo de mi blog:
http://garciala.blogia.com/2006/101902-esto-apesta.php

Claro que es posible que este asunto caiga fuera del ámbito de actuación de vuestra asociación. Ya hay bastante faena con el tema que habéis elegido, o que os ha elegido.

Un saludo muy cordial,
JOSE ANGEL GARCIA LANDA

Todas me las dan








Retroposts

—oOo—



Leonard Cohen - You Want It Darker





—oOo—



Miércoles 16 de noviembre de 2016

The Arts

Citan mi bibliografía como "referencia externa" en este libro colectivo, redactado por los "Wikipedians" y procedente de los artículos de la Wikipedia sobre arte.











Leonard Cohen - You Want It Darker





—oOo—







Más allá de Lapamán

Más allá de Lapamán


—oOo—


John Webster: The Duchess of Malfi





—oOo—



A Couple of Bacons & Coke


(From The Oxford Companion to English Literature, ed. Margaret Drabble).


BACON, Francis, first Baron Verulam and Viscount St Albans (1561-1626), the fifth son of Sir Nicholas Bacon, lord keeper to Queen Elizabeth 1558-79, by his second marriage to Lady Anne Cooke. Bacon's mother was the daughter of Sir Anthony Cooke, tutor to King Edward VI, and was an exceptionally gifted scholar and translator in her own right. One of her sisters married the queen's chief minister *Burleigh. Bacon was born in London, at York House in the Strand, and with his brother Antony went up to Trinity College, Cambridge, between 1573 and 1575; they were tutored by the master, John Whitgift, subsequently archbishop of Canterbury. As part of his grooming for high public office he spent from 1576 to 1579 with the queen's ambassador to France, Sir Amias Paulet, studying statecraft and performing diplomatic duties. Bacon's public career suffered two serious setbacks. His father died suddenly, in Feb. 1579, having settled estates on his first four sons, and in the process of doing so for his youngest. Deprived of an inheritance, Bacon returnd to England to become a lawyer, entering Gray's Inn in 1579, graduating in 1582. His abilities were soon recognized, and he was appointed a lecturer and invited to sit on government legal committees while still in his twenties. In 1581 he became an MP (for Bossiney, Cornwall) and served in every parliament until 1621, first in the Commons, then in the Lords. He achieved recognition as a parliamentary speaker, but his boldness in the 1593 session in opposing the unusally heavy taxes the queen wanted led to his being expelled from royal favour, promotion to higher legal office going to his rival, *Coke. The queen continued to employ Bacon in various legal offices, severely testing his loyalty to the Crown by appointing him one of the prosecutors of his former patron the earl of *Essex, whose increasingly headstrong behaviour led him eventually to the scaffold. Under King James, Bacon achieved the public office for which he had so long been preparing. Knighted in 16903, he became king's counsel in 1604, solicitor-general in 1607, attorney-general in 1623, a privy counsellor in 1616, lord keeper in 1617, and lord chancellor in 1618. Having more than emulated his father in pulic office, he excelled him in rank, being elevated to the House of Lords as Baron Verulam in 1613. and created Victount St. Albans in 1621. Although remarkable, the promotion was well deserved, for Bacon impressed everybody with his forensic skills, intellectual penetration, and abilty to present complex issues clearly.


To be continued...

Retropost #1230 (16 de noviembre de 2006): Mira a ver si lleva el sello

Qué raro. Si se mira esta memoria de postgrado (PDF), dice que en este programa (oficial y de una universidad pública) sólo podrán dirigir tesis los señores que pertenezcan a unos equipos de investigación determinados. Lo cual contraviene la LOU (PDF) cuando dice (Art. 56.1) que todos los profesores titulares y catedráticos tienen plena capacidad docente e investigadora. Contraviene también la normativa interna de la Universidad de Zaragoza, que establece estos otros criterios para la dirección de tesis (nada de participación en los proyectos de investigación de los catedráticos). Contraviene los Estatutos de la Universidad (PDF), que dicen que la pertenencia a grupos de investigación no puede ser criterio excluyente (para recibir recursos de investigación—cuánto menos, supondría uno, para estar capacitado administrativamente para la docencia en programas oficiales o la dirección de tesis). Y contraviene el dictamen de la Comisión de Doctorado de la Universidad.

Que contraviene estas normas lo sabe muy bien el presidente de la Comisión de Postgrado (o sea, el Rector de la Universidad de Zaragoza, y por delegación el Vicerrector) porque se le hizo llegar un recurso contra este programa de postgrado (del cual se habla aquí).

Y sin embargo, la Comisión de Postgrado emite hoy este informe (PDF) donde puede apreciarse que todo está perfecto: informe positivo hecho con tiralíneas, y especificando en el punto clave que "¿se cumplen los criterios para dirección de tesis y trabajos?— SÍ". Pues lo siento, pero yo opino que es más bien que NO. Y no se cumple, además, la Ley Orgánica de Universidades, aunque eso no lo pregunte el cuestionario del informe.

¿Será este informe positivo de la Comisión de Postgrado una respuesta al recurso? No creo que haya de tomarse como una respuesta negativa implícita... de momento. La universidad funciona bastante a piñón fijo, y da curso a los papeles de modo cansino, sin examinar mucho el fondo de los asuntos a menos que se vea obligada a hacerlo. Es decir, si se contesta el recurso, se anulará esta decisión de la Comisión de postgrado, y la del Consejo de Gobierno también si aprueba los postgrados presentados en su próxima reunión. Entretanto, todo el mundo procura mojarse lo menos posible... y que nos gobierne la Asesoría Jurídica, que es la única que sabe de leyes.

Entiendo esta manera de proceder—digo que la entiendo, porque conozco la Universidad. Entiendo también que desde el punto de vista de los proponentes del postgrado, que creen que cumplen la legalidad (?—corramos aquí un tupido velo de duda)—se vea como el proceder más adecuado. Ahora bien, me opongo a esta manera de actuar, y al informe de la Comisión de postgrado, en tanto que firmante del recurso presentado. Pues a la espera del informe jurídico y de la posible respuesta del Rectorado al recurso, lo que hace la Comisión de Postgrado es dar por buenos los criterios de este postgrado, que incumplen las normas, informando de que a su entender sí cumplen las normas. Producen un informe que ni sabe ni contesta sobre el recurso que conocen, y que no entra a valorar los argumentos que allí se presentan. Y eso me perjudica: a mí y al buen hacer en la Universidad. Porque de optar el Rector por el silencio administrativo, resulta que aquí no ha pasado nada, ni nadie en la Universidad ha opinado nada, en los órganos relevantes, sobre el meollo del tema: a saber, si sólo han de poder dirigir tesis doctorales los doctores que estén en proyectos de investigación dirigidos por los coordinadores del postgrado. Es que dicho así suena patético y absurdo—es que lo es. No hace falta tener un doctorado en leyes para verlo. Son unos criterios para dirección de tesis que no se han visto hasta ahora ni en las tiranías orientales. Sólo les falta poner nombre y apellidos de los interesados en lugar de normas, o especificar dónde han de tener el lunar quienes aspiren dirigir tesis. Y ahora con el marchamo de Calidad que les ha endosado la Comisión de Postgrado, ¡PLAS!, —siguiente.

Desde luego, de aprobarse los postgrados a nivel de Universidad, el asunto irá a contencioso administrativo ipso facto, sin esperar a una hipotética respuesta al recurso, ni a que el silencio administrativo nos juegue la mala pasada de hacer transcurrir los plazos de recurso en los tribunales.

El tiempo que se pierde con este acoso administrativo de los corros de influencia. Atacan primero, y así atacan dos veces, y te hacen perder el tiempo deshaciendo intrigas que nunca dan lugar a una sanción. Si no tuviera yo que estar redactando recursos contra normas abusivas que nos quieren hacer tragar los poderes fácticos (catedráticos y directores de proyectos) con cuchara y cucharón, pues estaría estudiando Filología Inglesa, que es para lo que me pagan. Pero nada. Lo triste es cuando las instancias superiores prefieren dar paso libre a quien va apartando a la gente del camino a empujones y contraviniendo la normativa. Now it's the time for your tears, que decía Bob Dylan.

Esto apesta


Retroposts

—oOo—












Vuelvo al Top Uno por mil

Vuelvo al Top Uno por Mil

Durante unos días he bajado al top 0,5% de entre los usuarios de Academia.edu - que son más de 30 millones de universitarios: en.wikipedia.org/wiki/Academia.edu. Pero parece que vuelvo a subir al top 0,1%, donde me vengo manteniendo desde hace más de un año. 

Al parecer el top 0,1% es el ránking más alto en Academia; al menos nunca he visto uno superior a ése. Lo que sí me hace pensar mi bajada provisional es que dentro de ese 0,1% estoy más cerca del 0,1% que del 0,01%.  O sea, en posiciones con opción a descenso—y es que todo lo que sube, baja, aunque luego vuelva a subir. Y en última instancia, por citar a Heráclito, "el camino arriba y abajo es uno y el mismo."





—oOo—







Retropost #1229 (16 de noviembre de 2006): Alias prohibido



Se está preparando en China la prohibición de nicknames en los blogs y la obligación de registrar y firmar el blog con el nombre real. Me pregunto si no lo veremos pronto aquí también. Dicen que en cien años todos chinos; igual empezamos por allí.

El obsceno blog


Retroposts

—oOo—




Echenique y Aragón ye nazión












Martes 15 de noviembre de 2016

Horizon in Chinese Ink

Horizon in Chinese ink

—oOo—




Tower of Song (4)




—oOo—



Retropost #1228 (15 de noviembre de 2006): Polanco muy grave

Al parecer Jesús ("de") Polanco está gravemente enfermo. Se avecinan cambios importantes en la gestión del grupo Prisa y por tanto en una de las palancas que mueven el poder en España. El país también está bastante grave. ¿Supondrá eso un cambio de orientación en las extrañas políticas del gobierno para con terroristas, partidos separatistas y tiranos extranjeros? Una reorientación o crisis en Prisa podría suponer hasta la división del PSOE, pues el apoyo mediático es esencial. Al tiempo.

Mientras, observo hoy que El País se va convirtiendo poquito a poco en periódico gratuito como 20 minutos o Metro. Claro, es más importante ser leído que cobrar por ser leído (ya se demostró cuando intentaron hacer su web de pago y tuvieron que dar marcha atrás). Ahora, al menos en sitios selectos como la Universidad, te empiezas a encontrar con fajos de El País para autoservicio gratuito. Nuestro tiempo limitado y nuestra atención son el bien más preciado, en última instancia.

De Prisa, de Prisa 



Retroposts

—oOo—

Leonard Cohen - Songs from The Future





The Future
fue el último LP que compré como disco nuevo. En el año de Nuestro Señor Iesu Christo de 1993 fue—y a mí me viene asociado a los acontecimientos de that fateful year.




—oOo—





Evening Boat



Evening boat
—oOo—


Lunes 14 de noviembre de 2016


Being Human - Robert Sapolsky




—oOo—




Corporalidad, Temporalidad, Afectividad (en curso)


Corporalidad, temporalidad, afectividad


Aspecto provisional de la portada del libro que editaremos, por ese orden, Luisa Paz y yo en la editorial berlinesa Logos. La foto de la portada es mía.


—oOo—



Narrative Theory, Literature, and New Media

Me citan Mari, Matti, Maria y Mäyrä en este libro sobre narratología, literatura y nuevos medios, mentes narrativas y mundos virtuales. Publicado en 2015 por Routledge:




—oOo—









Bird on the Wire 2




—oOo—




Leonard Cohen Interview





—oOo—





Retropost #1227 (14 de noviembre de 2006): Espejo de tinta, poema borrado

CIII.

Alack, what poverty my Muse brings forth,
That having such a scope to show her pride,
The argument all bare is of more worth
Than when it hath my added praise beside!
O, blame me not, if I no more can write!
Look in your glass, and there appears a face
That over-goes my blunt invention quite,
Dulling my lines and doing me disgrace.
Were it not sinful then, striving to mend,
To mar the subject that before was well?
For to no other pass my verses tend
Than of your graces and your gifts to tell;
And more, much more, than in my verse can sit
Your own glass shows you when you look in it.


Poema sobre la incapacidad de escribir, que se niega a describir y se autoanula. Pero por ese mismo vaciarse de contenido, se convierte en una superficie reflectante, el espejo que dice que no es—un espejo de tinta que pide al lector poner en él lo que no contendría sin su mirada. Invitación a la autocontemplación del lector, que más allá de ofrecernos el narcisismo de contemplar nuestra propia imagen, es una invitación a reflexionar sobre qué quiere decir en realidad este poema cuando nos miramos en él. Y, quizá, también, una invitación a la escritura. Más de un soneto de Shakespeare se nos ofrece así como una superficie metalingüísticamente borrada y ofrecida a la interpretación: "bla(n)ck lines".



PS: Vaya, le han dado el Premio Nacional de Traducción a Agustín García Calvo, mi traductor favorito de los sonetos de Shakespeare.

Traducir también requiere interpretar, y por tanto requiere, además de ser fiel al texto, serle infiel, borrar el original para reescribirlo, y proyectar en él la imagen del lector, según decíamos. Aquí está la traducción que nos da García Calvo del soneto 141 de Shakespeare, un soneto de amor oscuro:

A fe que con mis ojos no te amo, pues
ellos en ti mil faltas notan: el que ama
lo que desprecian ellos mi corazón es,
el cual, pese a la vista, de pasión se inflama;

ni de tu lengua al son mi oído se derrite,
ni el tierno tacto, dado a torpes cabriolas,
ni olor ni gusto ansían que se les invite
a alguna fiesta sensual contigo a solas.

Mas ni cinco sentidos ni juicios cinco
disuaden de servirte a un corazón demente,
que la imagen de un hombre abandonó de un brinco
para ser de tu orgullo mísero sirviente.

Una ganancia en esta plaga me conforta:
la que me hace pecar mi penitencia aporta

Los sonetos de Shakespeare se prestan bien a la relectura, y a la retraducción. Cada soneto es como un cristal tallado con múltiples facetas, que  ilumina a algunos vecinos suyos, haciéndonos percibir destellos que una interpretación o  traducción puede amplificar o sacar a la luz. El conjunto de los sonetos invita de hecho a la relectura, a la percepción de formas nuevas en lo que ya creíamos leído, al crecimiento de los significados entrevistos entre líneas. Por ejemplo, nos ofrecen la gama completa de formas desde una interpretación global que los vea como una especia de novela versificada, la historia de un triángulo amoroso contada desde uno de sus vértices, hasta interpretaciones en dístico (el yin de los sonetos del amigo contra el yang de los sonetos de la dama—con el autor en el lugar del tao, y no del abyecto amante), o a formas más locales, pequeñas series y subseries, sonetos contrastados o variantes, poemas que surgen hechos de sonetos amalgamados que continúan un mismo razonamiento o imagen... Y releyendo, vemos que ni el amigo era tan amigo, ni el amor hacia él tan puro, ni la dama es tan distinta de él... y todo ello lleva también al autoconocimiento del autor. Y del lector, lector, si los lees: pero ver el espejo de tinta requiere más que pasar los ojos por encima de lo ya escrito.

 

Soneto, espejo, reloj, bloc y libro 


Retroposts

—oOo—





Domingo 13 de noviembre de 2016

Iker Jiménez - Preso del sistema





—oOo—





Paleando 2

Paleando 2
—oOo—




Retropost #1226 (13 de noviembre de 2006): Un complemento, por calidad


En septiembre pedí un complemento salarial por mejora a la docencia, y ahora me llega la resolución de la ACPUA, o sea, la Agencia de Calidad y Prospectiva Universitaria de Aragón, nuestra ANECA local, que es quien determina. Y es moderadamente positiva, o sea que algún eurillo me darán. Me han puesto un 1'4 sobre 2; o dicho de otra manera (puesto que teniendo encuestas positivas ya tenía asegurada la mitad, un punto) que de otro punto que me podían dar por actividades de mejora e innovación docente, me han dado 0'4. Será sabio, creo, reducir mi tiempo dedicado a estas actividades a un 40% del que le he venido dedicando...  y destinar a menesteres más provechosos el tiempo no perdido.

Tampoco sé cuánto me van a pagar de complemento. De esos detalles insignificantes no me informa el escrito que me ha llegado; habrá que esperar a recibir la nómina, que es ya un galimatías de complementos girando en torno a un sueldillo de mil euros (1069 euros, con 62 céntimos, para titulado superior doctorado funcionario nivel A en nuestro rincón de la administración). Más se vale de los complementos...  Pero mejor preparar la dura jubilación, creo, que seguir acumulando complementos evanescentes.

Ahora, que para mileuristas, los asociados. Y divide eso por la mitad, porque sólo les dan medio contrato. Y sin peldaños ni trienios, que no son funcionarios. ¿Será esto la universidad de Calidad de la que habla la ministra—o igual era caridad y entendí mal?

Me pagan las clases


Retroposts

—oOo—




Retropost #1225 (13 de noviembre de 2006): Monster House

Primero los españoles importamos al árbol de navidad y a Santa Claus, que ahora se llama Papá Noel; ahora estamos en plena importación de Jálouin (que diría la Real Academia). Y en efecto, este último Halloween fabricamos en casa una calabaza o Lantern que encantó a los niños, y nos fuimos con los más pequeños a ver Monster House.

A Álvaro nos lo dejamos en casa, y lástima, por que es una película más para preadolescentes que para pequeñajos. No sólo porque está protagonizada por el trío de Harry Potter (aunque sin varitas) sino porque tiene que ver con ciertas ansiedades sobre la pubertad, y la sexualidad y la vida adulta así un tanto oscuramente intuídas, como conviene.

Por cierto que estos prepúberes no sólo no tienen varitas sino que no usan mayormente ni teléfonos móviles ni videojuegos ni televisión… bueno, haberlos haylos, pero no se llevan, y el énfasis de la película está más bien en un tipo de preadolescencia nostalgia americana, atemporal. Para eso está ambientada en una arquetípica calle residencial que anda, mira que irte a generar eso por ordenador, cuando lo tienes delante de la puerta, ya hace falta ganas de gastar píxeles.

En fin, de la animación no hay queja, es espectacular, tipo Polar Express, en ese sentido una obra de arte. Me encantó la secuencia inicial con las hojas de otoño volando, pero es un poco como matar moscas a cañonazos, no sé si me explico. Ay, Occidente…

La temática es ésta, una vieja pareja que vive una relación enfermiza y obsesiva; el viejo con su casa. Se casaron por amor, pero ya había historia detrás. Ella era una Mujer Gorda de circo, y de ahí la rescató el escuálido galán cuando era galán. El casado casa quiere, y se pusieron a construir la futura Monster House, llenos entonces de ilusión. Pero la Mujer Gorda odiaba a los niños que se reían de ella, y cuando murió por accidente cayendo al cemento de la casa…. quedó milagrosamente convertida en una casa viviente, una casa dominada por el espíritu ofendido y agresivo de la Mujer Gorda. Así la casa, aterroriza a los niños y se traga sus juguetes… medio defendida medio aislada por el marido, ahora convertido en un viejo Gollum con camiseta, que espanta a los niños para que la casa no los dañe. Una pareja absorbente y enfermiza, vamos, como para recomendarte eso de crecer, hacerte heterosexual y poner casa para recibir.

Pues estas ansiedades sobre la pareja y la mujer absorbente y la casa devoradora parecen más bien de niños un poco más creciditos que los protagonistas (igual más bien niños de la edad de los guionistas) pero aquí se conectan con el incipiente descubrimiento de la atracción sexual por parte del Harry Potter protagonista. Cuando llega la Hermione de turno y lo elige implícitamente por encima de los genes más inadecuados del gordito Ron, tendrá que ponerse las pilas e investigar hasta el final y rescatar a la chica de la malvada casa… 

Están bien llevadas las referencias cinematográficas para mayores, como los paralelos con La Ventana Indiscreta. Esa era una película sobre otro niño grande que no quería compromisos ni ataduras y que temía verse con la pierna quebrada y en casa dominado por su señora... ahí conecta el tema, claro; y se hace deliberadamente no sólo con el espionaje por la ventana al vecino (esto es muy cinematográfico-reflexivo, lo del Peeping Tom, y nos pone al espectador en situación espontáneamente)—sino también con el contraataque del espiado, invadiendo el espacio sagrado del observador con una siniestra llamada telefónica.

Pero en fin, la malvada gorda es derrotada (hasta se reconcilia su espíritu con su marido al verse liberado) y se promete al viejo Gollum una jubilación en Florida y un ligue de la tercera edad... ¿quién dijo miedo? En fin, que se ventilan ansiedades ante la Esposa Succionadora, pero se nos promete que se superarán, y que los niños se socializarán adecuadamente sin temores primigenios a la Hembra Dominante.

Lo que no cogí de buenas a primeras fue la referencia a la "uvula" de la casa—el chiste de "eso que sólo tienen las chicas"—¡creía yo que estaban hablando del clítoris!  Es que los mayores a veces no nos enteramos. 

Time Fighters

 

Retroposts

—oOo—







Sin Complejos: Trump vence en las presidenciales












—oOo—


Sábado 12 de noviembre de 2016

Leonard Cohen - The Early Years




—oOo—




An evening, a feeling

An evening, a feeling

—oOo—



Sapolsky on Schizophrenia





—oOo—




Leonard Cohen live at Wiesbaden 2010



—oOo—



Retropost #1224 (12 de noviembre de 2006): Gays, árabes, judíos y el Papa

Los ortodoxos judíos, furibundos contra la autorización de la marcha del "Orgullo Gay" en Jerusalén, lograron tras abundantes disturbios que las autoridades redujeran la marcha a una concentración en un estadio cerrado. Aunque había habido grupos radicales que ofrecían 3000 dólares por cada gay muerto ese día (según nos informa la poco sospechosa COPE), por fin hubo relativamente pocos incidentes; eso sí, 30 gays detenidos por desfilar sin autorización fuera del estadio.

El Vaticano emitió una nota de protesta no contra las amenazas de muerte ni contra la intolerancia de los radicales, sino... contra los gays, naturalmente. Por ir por ahí provocando con su existencia. En la Ciudad Santa. El Papa no ha considerado oportuno, en cambio, condenar la política asesina de Israel y sus asesinatos de civiles estos últimos días; como EE.UU., aquí corre un tupido velo, y aplica un embudo de calibre 1/10.000.

En un artículo de la BBC, Peter Tatchell  contrasta  la  problemática tolerancia de las autoridades judías con la  persecución activa y brutal de que son objeto los gays por parte de las autoridades palestinas y otros gobiernos árabes de la zona. Una zona donde se cuecen habas a calderadas, claro.

Hay que decir que si hay algún sitio en Jerusalén donde se hayan oído críticas públicas no sólo a la homofobia atmosférica de la zona sino también a la política terrorista israelí y a los ataques criminales de su ejército contra civiles palestinos, es en este festival de gays y lesbianas. Puestos a meterse en líos, mejor meterse hasta el corvejón...

El derecho a la blasfemia

 

Retroposts

—oOo—


Janis Joplin Live in Frankfurt





—oOo—




Viernes 11 de noviembre de 2016

Girls on a Light Day

Girls on a Light Day

  —oOo—


Leonard Cohen still aLive in London




—oOo—




Retropost #1223 (11 de noviembre de 2006): De-Lovely

Esta es una película de-liciosa sobre Cole Porter. Me encantan sus canciones, y aquí vienen arregladas y reinterpretadas por un buen plantel de estrellas y figuras. Qué más se puede pedir. Pues un acabado perfecto, buena coreografía, buenas actuaciones, ambientación lograda...  Y Hollywood emprendiéndola casi de frente con el tema de la homosexualidad, que no es poco. Bueno, de frente sería mucho decir, en la historia de un homosexual casado y bien casado (con señora rica) como Cole Porter. Y sobre todo si la historia va del amor que tenía a su señora, a pesar de los pesares. Lo que digo es que no han puesto en la portada a Cole Porter besando a un bailarín, o atacando por la espalda a un electricista, que sería otra opción más arriesgada. Sí se muestran los hábitos bisexuales (bueno, bisexuales por decir algo) de Porter, pero las escenas con caballeros son tan castas como casto era Porter con su señora.

O sea que a mitad de camino va ésta entre la clásica que habían hecho sobre Cole Porter (pura ficción heterosexual, una cosa simpática a lo Fred Astaire) y la realidad de las cosas. Se nos presenta como una historia de amor entre un señor con libertades y gustos difíciles y una esposa generosa, poco exigente, dolida en sus sentimientos pero entregada a la felicidad y el arte de su marido. En realidad se justifica bastante la manera de actuar de la época, cuando tantos homosexuales se buscaban un apaño oficial para aparecer en público y en sociedad, y sus intereses eróticos iban por otro lado y en secreto. Si esto daba lugar a sordideces, miserias morales, engaños y confusión de sentimientos, aquí queda todo un tanto estetizado a base de música bonita, elegancia en el vestir, muebles de estilo y casas que te cagas. Parece claro que las prioridades eran esas,  muy claritas, y el resto bah. La película pues hace double duty, a la vez mostrando la miseria moral escondida bajo tanta modernidad elegante y tanta pasta (como cuando Porter y su señora se dejan chantajear por un amigo común) y a la vez dándole un encanto de época y poniéndole música de fondo. El amor propio, desde luego, lo tenían sólo mal entendido esta pareja por lo que se ve; y el amor mutuo pues queda bastante en entredicho. Agridulce, pues, y no es extraño que en ese sentido no haya acabado de gustar; es que el material no da para más... al menos en la línea romántica.

Lo que sí me ha encantado es el planteamiento general, que muestra a un Porter post-póstumo, viendo desde su vejez un ensayo de una comedia musical tipo Cole Porter basada en su vida. (Como esos ensayos de Kiss Me Kate, que a su vez nos llevan al teatro dentro del teatro shakespeariano)... Vamos, que  De-Lovely va, reflexivamente, sobre el proyecto de sacar adelante De-Lovely, con las canciones adaptadas a los distintos momentos. Muchas veces el resituar una canción en el contexto decadente u homosexual de la vida de Porter se le saca a la luz una interpretación aún más picarona de lo que parecía en un momento; desde luego algunas se las traen desde el momento en que se hace la lectura homosexualizante. O si se interpretan desde el punto de vista del drogadicto.... un ángulo que aquí falta casi completamente, aunque alcohol se bebe abundantemente (a eso iban los americanos a Europa, y si no que se lo pregunten a Hemingway). También faltan, escandalosamente, las dos guerras mundiales, que aquí han debido pasar entre cóctel y cóctel sin dejar rastro. Aún se podría de-construir más esto y dejarlo más de-lovely de lo que fue. Por otra parte, el formato de ensayo para comedia musical, si bien es ingenioso y funciona cinematográficamente hablando, sí se presta otra vez a hacer lo que de hecho hace después de todo la película, es decir, darnos una nueva comedia musical de Cole Porter, en lugar de una visión más crítica. ¡Pero oye, que es una comedia musical, ya le vale! Y me lo pasé muy bien viéndola, y de-leitándome con ella, y de-nostándola. Es de-lovely.


De-Lovely. Dir. Irwin Winkler. Screenplay by Jay Cocks (based on the life of Cole Porter). Cast: Kevin Kline, Ashley Judd, Jonathan Pryce. With Natalie Cole, Elvis Costello, Sheryl Crow, Diana Krall, Alanis Morrisette and Robbie Williams. Prod. des. Eve Stewart. Music by Cole Porter, arr. Stephen Endelman. Ed. Julie Monroe. Photog. Tony Pierce-Roberts. Prod. Irwin Winkler, Rob Cowan, Charles Winkler. United Artists, 2004. Spanish DVD: MGM Home Entertainment, 2005.

El diablo se viste de Prada

Retroposts

—oOo—






Retropost #1222 (11 de noviembre de 2006): ¿Yo ad hominem?

Lo que no queda claro, señor Schmucke, es cuál es el argumento ad hominem que Vd. me acusa de utilizar. Que yo sepa, he criticado únicamente las ideas que Vd. expone, y no la persona de Vd. (sobre la que desconozco todo, por otra parte, así que malamente podría utilizar argumentos ad hominem). ¡No vaya a cometer Vd. la falacia lógica de atribuirme un argumento que no he utilizado! Un saludo.

Yo no desciendo de ningún chimpancé

 

Retroposts

—oOo—




Luco de Bordón


Hoy paso el día en Luco de Bordón.

Luco de Bordón
—oOo—


Leonard Cohen - Singing to the End of Love





Estoy oyendo el último disco de Leonard Cohen, que compré anteayer, You Want It Darker. Y es un disco de vocación prepóstuma. Murió Cohen el día 7—ya era el disco póstumo cuando lo compré, pero no lo sabía; hoy nos hemos enterado. En Luco de Bordón me acordaba de él, andando por un camino a la ermita desierta. Lo vi y oí una vez, a Cohen, en un concierto en Zaragoza, primera y última vez en vivo. Desde los años 70 me sonaba el hombre, y en los noventa el último LP que compré, al acabar aquella era en la que comprábamos LPs, fue de Cohen—The Future. Ya estamos en ese futuro que él había visto, al final siempre nos alcanza—it's a deadline.

Tampoco es que le siente especialmente mal la muerte, a Leonard Cohen. As he becomes death, death suits him. Es, después de todo, el hombre que dijo de sí mismo, "Nací de traje".  Al igual que para muchos el divorcio no es el fin del matrimonio, sino su prolongación en fase póstuma o infernal, así la vida para Cohen pasa sólo a una fase póstuma, esperando una muerte más definitiva cuya silueta aún no se ve en el horizonte. Lo seguiremos viendo y oyendo en las ventanitas de YouTube, "that tower down the track". Yo también hablo bajito desde el sótano de esa torre, y oigo toses, cien pisos más arriba.






Now I bid you farewell, I don't know when I'll be back
They're moving us tomorrow to that tower down the track
But you'll be hearing from me baby,
Long after I'm gone
I'll be speaking to you sweetly from a window
In the tower of song.


—oOo—






Retropost #1221 (11 de noviembre de 2006): Un consejo de oscuros funcionarios

Ayer tuvimos Consejo de Departamento, una experiencia que desde que entró en vigor la LOU se ha vuelto más minoritaria y restringida, con lo cual da más para el ego. Antes iban al Consejo todos los profesores del Departamento; con la LOU sólo los que van con derecho propio (como yo) y representaciones de los no permanentes y no doctores. Que haberlos hay muchos, circulando en todas direcciones, ayer nada más le "dieron la bienvenida" in absentia a dieciocho nuevos profesores, mayormente asociados con un pedazo de contrato. "Pedazo contrato" no en el sentido de Forges, sino "pedazo" porque es a tiempo parcial. Pues eso, que de los ciento y pico miembros profesores del Departamento, tienen derechobligación de ir a Consejo unos sesenta, y de esos van unos cuarenta... en horas puntas, pues cuando la sesión se alarga o hay que preparar la comida, ya muchos van clareando. Yo y mi Media Naranja aguantamos bravamente hasta el final, pidiéndole a la nanny que hiciera horas extras recogiendo a los nenes del cole y dándoles de comer.

Mucha gente ya no va al Consejo de entrada. Unos porque viven en ciudades a cientos de kilómetros de distancia; otros porque se les sube la taquicardia, otros porque no van a opinar (de hecho pocos toman la palabra, y menos mal porque si no no acabaríamos nunca)—o no saben no contestan, o tienen cosas más interesantes que hacer que ésta que es su obligación por la cual les pagan. Otros para ahorrarse sofocos, vergüenzas, o porque confían en que su grupo que sí asiste defenderá suficientemente sus intereses. Y es que un Consejo es aburrido sólo según se mire. Visto como Living Theatre, da bastante de sí.

En el Informe de la Dirección se nos comunica que nuestro escrito solicitando la revisión del programa de doctorado de Estudios Ingleses no va a ser atendido... puesto que ya que hemos planteado un recurso, a pesar de las indicaciones a nuestro favor de la Comisión de Doctorado de la Universidad, se va a esperar a la resolución del recurso. Así que entre tanto sigo expulsado del Doctorado. También se nos dice que por fin va a ser publicada la memoria de actividades de nuestro departamento, con un retraso considerable este año... y es que hay gente que la boicotea y no envía los datos de lo que hacen. 

Luego hay una sección de la reunión en la que se ratifican las actas elaboradas por las distintas comisiones. Se revisan 31 actas con numerosos anexos, escritos satélites, etc. Por supuesto son las comisiones las que hacen el 98% del trabajo del departamento en reuniones y papeleo; si lo tuviera que hacer el Consejo in person pues viviríamos en consejo y encima no se haría. En los veinte años que llevo desde la constitución de este departamento, aún hay un tema que las distintas direcciones y Consejos no han logrado desentrañar... o que no están interesados en desentrañar, porque se presta muy bien para que se aplique la ley del embudo en cuanto conviene. Es el siguiente. El orden del día reza así, por ejemplo: "Ratificación, si procede, de las actuaciones de las diferentes comisiones departamentales". Y llega el acta de una comisión (a veces incluso son comisiones que no existen administrativamente, reuniones extraoficiales con actas; y otras veces las reuniones de las comisiones van precedidas de estas reuniones extraoficiales con acta o sin ella: un pequeño caos legal, realmente). Resulta que la comisión nunca ha aprobado previamente el acta que presenta al consejo, por operatividad o por no multiplicar las entidades; y así el Consejo tiene que aprobar a la vez el carácter fidedigno del acta (supongo que eso se refiere a los miembros de las comisiones en cuestión que estén presentes allí) y tiene a la vez que ratificar la actuación de la comisión en tanto que delegada del Consejo. Con lo cual, a veces se dice "esto ya está aprobado y es decisión tomada, no se puede tocar", otras veces "No, a revisar, que sólo se ha aprobado la redacción del acta". Uf. No es extraño que a veces se líe el tema: ayer fue una sesión especialmente caótica en ese sentido. Un presidente de comisión manda una carta comunicando un acuerdo unánime que otros miembros dicen que no se tomó; una comisión presenta un acuerdo que luego es impugnado por uno de los supuestos acordadores, o por su grupo, y hay que deshacer la actuación de la comisión, etc. etc. A veces parece que no se aclaran ni los propios presentes de lo que se ha acordado en una reunión; otras veces se desconoce el derecho de hacer voto particular y disociarse de la decisión tomada colegiadamente. Me parece que unas lecciones de derecho administrativo básico nos vendrían bien a todos. Por suerte esta vez no hubo muchas antinomias administrativas aparte del plomazo...  

Sí hubo alguna, resuelta por votación, y unida a penosos agravios personales—aunque esto último no cuenta para la Administración. En cuanto a resolver el asunto por votación, me temo que no era el procedimiento más adecuado... pues si a un absurdo administrativo se le suma una votación improcedente y recurrible se crean dos absurdos en lugar de uno. El tema es que un profesor se sentía perjudicado por un acuerdo de una comisión, pero lo acataba, aunque quería que constase su oposición. Los catedráticos que lo apoyaban decidieron que había de revisarse el acuerdo, aunque ya se había decidido en un Consejo de Departamento anterior que la decisión de la comisión iría a misa (o sea, a instancias superiores). Y forzando la votación (de algo imposible de votar, porque ya se había decidido y pasado la decisión hace meses a otras instancias) pues se lograron dos efectos: uno, lograr un absurdo administrativo; dos, castigar a una de las firmantes de aquel recurso presentado contra el programa de doctorado diseñado por los catedráticos. Me temo que el absurdo administrativo vuelve absurdo el intento de castigo, pero ya veremos. Las antinomias mal se resuelven por votación. Como decía Roberto Carlos: errores no corrigen otros, eso es lo que pienso.

Un asunto espinoso y recurrente nos atormenta reunion tras reunión: la discusión sobre qué es lo que hay que hacer constar en acta y qué no es objeto de innumerables disquisiciones, a pesar de que según la ley está claro que han de recogerse los acuerdos, y sólo necesariamente las intervenciones que explícitamente deseen hacer constar los miembros del órgano colegiado....  Ayer vivimos momentos de surrealismo kafkiano revisando actas (¡y grabaciones de las sesiones! de marzo pasado) A veces las votaciones también son un caos, porque no queda claro cuál es la implicación de lo que se vota, si va a haber una segunda vuelta entre propuestas más votadas, etc.  Pero el debate y votación de la división del departamento en tres secciones debería quedar para los anales de la Circumlocution Office de Dickens.

Un dato que pasó casi desapercibido. La Comisión de Planes de Estudios propone que se parta, para la reforma del plan de estudios de nuestra carrera, de la ficha del grado de Estudios Ingleses propuesta por AEDEAN. Que a mí no me gusta, pero en fin. Supongo que en cuanto a la denominación del título se irá con pies de plomo antes de abandonar una denominación existente y asociada a un área de conocimiento oficial ("Filología Inglesa") por una todavía inexistente y a la que se le han puesto pegas administrativas.

Ayer vimos, por otra parte, el Triunfo y Apoteosis del Sexenio. La LOU requiere que los miembros de algunas comisiones y tribunales de acceso a puestos universitarios tengan "experiencia investigadora acreditada", y en nuestra universidad eso se ha interpretado en el sentido de que tengan un complemento salarial de esos que se dan por sexenios de investigación. Eso de usar un complemento salarial como criterio administrativo fue muy polémico, y hubo un movimiento en contra del Sexenio (en tanto que cuerpo administrativo fantasma) que sacó un manifiesto al cual me adherí; y se recurrió el tema, por lo visto sin éxito apreciable. Los primeros tiempos era un secreto bien guardado eso de quién tenía sexenio y quién no. Naturalmente es un tema que se presta bien a las pequeñas miserias y acosos que tan bien se nos dan en el medio académico: Juanito me parece que no tiene sexenio, no lo pongas en el tribunal, o ¿alguien sabe si Periquito tiene sexenio? Es que no ha venido a la reunión. Bueno, pues el sexenio va a más, y las ocasiones de sexar al personal in praesentia o in absentia también. Algunos no han pedido nunca sexenio por estar en contra; a otros se les ha denegado (cosa que provoca humillaciones y ofensas que no creería quien no las ve—¡y eso antes de conocer las consecuencias locales que va a acarrear!), otros pavonean sus sexenios peacock-like, otros, humildes, esperan su turno y aguardan instrucciones. Pues eso, que a medida que la LOU se va aplicando, los sexenios van causando efecto, en especial a la hora de nombrar tribunales. Y es que para un tribunal hay que nombrar a doce personas con sexenio, entre miembros titulares, suplentes, y ternas propuestas al Rectorado para que designe a sus propios designables y sus respectivos suplentes. Yo renuncio de entrada a formar parte de tribunales, mientras haya voluntarios. Así nadie se pondrá a investigar si tengo sexenio o no.

Vuelve el sexenio a la carga a la hora de tratar el punto 8 de la reunión de ayer, "Propuestas para la composición y funciones de la Comisión de Posgrado del Departamento". Como funciones, se acuerda, claro, que se ocupe de los asuntos de postgrados (nuevos, incluyendo nuevos doctorados) y de doctorado (viejo plan). Lógico. En cuanto a composición... hasta ahora eran miembros todos los doctores del departamento. Ahora se somete a votación si han de ser miembros todos, o sólo los doctores con sexenio. (El plan de nuestras fuerzas vivas Investigadoras me parece oler que era que sólo fuesen miembros de la Comisión de Doctorado los doctores sexeniados y miembros de un equipo de investigación. Pero se han debido cortar cuando presentamos el recurso el otro día). En fin, que sale por mayoría que los doctores sin sexenio no formen parte de la comisión. (Votos, de todo hay: los sexeniados mayormente votan esto, claro, otros no; de los des-sexeniados, algunos se abstienen, quizá porque no se les llame resentidos o parciales, quizá sintiéndose perros apaleados—o quizá creyendo de buena fe que no tienen derecho a estar allí, jeje... ; otros votan disciplinadamente la propuesta de los SenexSeniati, otros votan en contra también...). Yo voté a favor de que fuesen todos los doctores a la comisón, pero ná.

En Ruegos y Preguntas, ruego que se me informe del número de estudiantes matriculados en el nuevo Máster de Estudios Textuales y Culturales (con cuyos criterios e implantación disentí fuertemente en su momento). Este era al parecer el secreto mejor guardado, pues esta misma pregunta causó indignación y furor en el pasado Consejo de Departamento, aunque (¿a pesar de que?) no se tenían los datos y no se me pudo contestar.  Esta vez se me contesta educadamente que hay ocho estudiantes matriculados, y que se espera que sean más en años venideros. Inocente no es que sea la pregunta, pero desde luego tengo derecho a conocer los datos, y el Consejo también, así que bienvenida sea la respuesta. También le pregunto al Director por la cifra de estudiantes matriculados en Filología Inglesa, y por su evolución en años recientes. No se tienen los datos, me dice, y no ha sido costumbre informar sobre ellos... así que solicito que se incluyan en futuros informes de la dirección, por ser todos estos datos de interés y relevancia para nuestra actividad. ¿O no?

Ah, estudiantes. Eso es lo de menos. De hecho, estos últimos años no asiste a los Consejos ni uno solo de los representantes elegidos por los estudiantes. Fracaso del sistema representativo: rotundo. No es extraño que los profesores nos dediquemos a nuestras batallitas y obsesiones, con tan poco marcaje.

La apatía del profesorado


Retroposts

—oOo—




Leonard Cohen - Dance Me to the End of Love




—oOo—


Jueves 10 de noviembre de 2016

García Trevijano comenta la victoria de Trump




—oOo—





Hay que acabar con las autonomías





—oOo—



John Rogers on Milton - 3. Credible Employment




—oOo—




Federico a las 7: Los contrapoderes que controlarán a Trump




—oOo—




Retropst #1221 (10 de noviembre de 2016): Ombloguismo

Hola David,
Encantado de saludarte, sí que conozco la revista, la leo de vez en cuando, claro! Lo que no tengo tan claro es lo de colaborar, porque tengo una mezcla curiosa de ombliguismo agudo y humildad abyecta; te explico: por una parte, no me atrevo a presentar nada así espontáneamente porque no sé si puedo comprometerme a escribir nada con la promesa de que vaya a ser interesante para alguien más; por otra parte todo lo que escribo no puedo evitar publicarlo en mi blog, es una especie de fase aguda de eso que decía de ombliguismo o más bien ombloguismo. En esta fase aguda estoy tan a gusto autopublicándome a mis anchas y sin tener que pactar con nadie más ni longitudes ni temas ni tonos adecuados, que renuncio con agrado a la ilusión que por supuesto me haría publicar mis escritos en otros medios, y la cambio por escribir estrictamente a mi aire sin otras aspiraciones. Dicho esto, por supuesto que me encantaría colaborar en vuestra revista y os cedo gustoso cualquier cosa que os pueda gustar de las que publico en mi blog—¡si os interesa esta modalidad de "participación"! Como ventaja, tiene que podéis seleccionar más variedad que si os mando una cosa hecha a piñón fijo. En este blog hay una clasificación por temas:
http://garciala.blogia.com
Ya me comunicarás si decidís coger algo. Un saludo, JOSE ANGEL

En otro orden de cosas, me invitan a hacer un informe para Poetics Today... y sale un libro más de la serie Narratologia, The Implied Author. Donde, desdichadamente, no se nombra a este autor implícito, a pesar de lo que ha especulado sobre el tema. Desventajas de escribir en español, supongamos.

Juventud. Egolatría. Y blogs

Retroposts

—oOo—


Retropost #1220 (10 de noviembre de 2016) Un buen año

(A Good Year). Joven ejecutivo agresivo del parquet bursátil de Londres hereda caserón francés de un tío, primero piensa venderlo, y luego decide quedarse para dedicarse a la vida rural y a una bonita francesa que va en el lote. De paso se vuelve generoso y comparte la herencia con su prima ilegítima recién descubierta.

Pasable la película de Ridley Scott—bueno, es de Ridley Scott, ¿no? Qué menos. Pero un tanto predictable de más, lo cual detrae. El casting y el acting: bueno, pues este señor Crowe tiene casi tantos tacos como yo, y le quitan diez por el morro, cosa que no acaba de colar. Para joven galán tiburoncillo pues no sé si está ya; su cosecha será buena pero es más gran reserva que vino joven. La francesa (Marion Cotillard) está deliciosa como debería estar, pero para ser mujer difícil y exigente se deja seducir echando virutas por el primer asshole simpático que pasa, comprometiéndose de por vida con él tras apenas cambiar diez frases y un polvo. El tema del romance está precipitadamente llevado; falla el ritmo lento que quiere transmitir la película al colisionar con el calendario acelerado que nos llega desde Londres, y el efecto es de eso, de efecto predeterminado. Defecto. Tampoco me acaba de llegar el encanto indiscutible para todos del Tío Henry...  aunque su moto era tan encantadora como la mía, y sin duda para su sobrino bien podía tener encanto el tío que iba encima. Los flashbacks poco aportan al argumento, sólo al ambiente campestre de niñez idílica; así que parecen bastante irrelevantes y gratuitos. Menos uno, cuando descubrimos que la francesita ya le había dado un beso al muchacho cuando eran niños y él veraneaba con su tío... abriendo así la posibilidad de que quizá sabía ella más de él que él de ella. Por ejemplo, sabía dónde estaba el grifo de la piscina. Lo increíble de este flashback es que se hubiese olvidado él de la niña, vamos hombre. Y es que tanto éste como los otros, aunque técnicamente bien ligados, quedan curiosamente inconexos con el personaje que se supone los experimenta; igual es por lo repelente de su caracterización, todo efecto de conciencia o memoria íntima sobre el personaje parece gratuito y ajeno a él.

Una película con mensaje tipo feelgood, beatus ille, etc., aunque a decir verdad la decisión de Crowe de irse por la apartada vía, back to basic kiss, no parece nada difícil, dada la comunidad utópica campestre que lo rodea al final. Más increíble es que un personaje del calibre que vemos al principio cambie jamás, y cuánto menos que coja una brocha o una escoba. Eso sí es ciencia ficción, y no lo que hacía antes Ridley Scott. Para comedia, aún le falta mano, a él o al guionista.

Lo que más me ha gustado.... Que yo también de niño veraneaba en Francia, en el caserón de la aldea de mis abuelos. Y que aquellos también fueron buenos años, buenos veranos...  de los que siempre te acompañan aunque te acabes dedicando al parquet bursátil. En realidad el lugar de los recuerdos sagrados está en el pasado, ahí están bien guardados si es que es un sitio donde algo se ubique; e inútil sería intentar viajar a ellos en el espacio-tiempo, ni a Francia. Están en otra dimensión. Vamos a dedicarle al buen año ese (y a aquella tarde soleada que nunca pasa) una jotica de Carmen París que lo resume:

Como si fuera un tesoro
Llevo en mi pecho guardados
La emoción de aquellas horas
Y el azul de aquel verano...



Retroposts

—oOo—



Un alto de la costa

Un alto de la costa
—oOo—



Miércoles 9 de noviembre de 2016

Retropost #1219 (9 de noviembre de 2006): Quién cada nueve de noviembre

Quién cada nueve de noviembre. Hace diez años que nos casamos la polémica pareja (polémica a veces de puertas afuera, otras de puertas adentro), y veinte años hace que nos conocimos. En Laguardia era (—prends garde à toi ).

Una foto


Retroposts

—oOo—





Bibliothèque Médicis: Arendt, Eichmann, et les autres





Margarethe von Trotta, Hannah Arendt: Rara película sobre filósofa

—oOo—




Tertulia sobre los resultados de las elecciones EE.UU.




César Vidal comenta los resultados de las elecciones USA:








—oOo—


Otra tanda de Most Read

Son buenos resultados en ResearchGate, los de esta semana y los de casi todas—y hay que creerme cuando digo que no están trumped-up—pero me pregunto si no les llegará a todos los usuarios de ResearchGate alguna medallita de píxeles así, a su medida, para arreglarles el día.

Al parecer, en esta red social o repositorio académico con millones y millones de usuarios académicos soy el más leído en mis especialidades: en Teoría literaria,

Most read author in Literary Theory
—en Filosofía:

Most read author in Philosophy
—en Literatura:

Most read author in Literature
—tengo la publicación más leída de la Universidad de Zaragoza:

Most read publication from my institution
—y soy el autor más leído de esta universidad. En su versión virtual de ResearchGate:


Most read author from the University of Zaragoza

Mi posicionamiento a estas alturas

—oOo—



Retropost #1218 (9 de noviembre de 2006): Hoy olla podrida

Gracias a los blogueros universitarios de Fírgoa que me han colgado otra vez una cosa en portada, esta vez la nota sobre evaluación en la universidad que pasé ayer: "La evaluación evaluada." Era mayormente, recuerdo, una visión crítica que nos ha hecho llegar la UGT. Hoy nos pasaba Comisiones Obreras una intervención ante la Comisión de Educación del Congreso donde se expresaban similares temores de que la evaluación de calidad universitaria se convierta en un fin en sí mismo que vaya a distorsionar la propia actividad de la universidad...

Y cosas aún más interesantes pueden encontrarse en la portada de Fírgoa. No os perdáis las conclusiones del congreso que se ha celebrado sobre corrupción, acoso y endogamia en la Universidad, expuestas por su organizador Guillem Bou: "Investigar la Universidad: Una tarea restringida".
Para muestra un botón:

Corrupción y acoso, por lo general, van unidos a la casuística universitaria. Es decir, no existe la figura del ‘corrupto simpático’ o delincuente popular tipo Robin Hood. Al contrario, se trata siempre de personas ambiciosas en extremo, sin ningún tipo de empatía por el prójimo, tendentes al abuso reiterado de poder y capaces de cualquier crueldad. En esta tesitura, por tanto, la persona corrupta acosa sin piedad a todos aquellos testigos no participantes de sus corruptelas y, por añadidura, a cualquier persona mínimamente creativa, honrada o con un mínimo de conciencia personal o profesional.

Los casos de corrupción son tremendamente complejos; ello se debe a los múltiples recursos financieros a que da acceso la vida universitaria y al poco control sobre los mismos. Además, se dispone de un marco legal claramente insuficiente para perseguir la corrupción ya que las leyes, quizá malentendidas bajo el pretexto de la ‘autonomía universitaria’, garantizan la impunidad de quien corrompe.

La situación de corrupción en la asignación de plazas en la universidad pública española no es, en absoluto, nueva. Se remonta quizá a sus orígenes y, como muestra, disponemos de un artículo impagable del mismísimo Ramón y Cajal en el que opina que “la situación no tiene manera de ser arreglada”.

    
Pues seguro que Ramón y Cajal lo tenía bien estudiado... así que es desalentador.

Otra noticia interesante recogida en Fírgoa: un documento de trabajo del Ministerio sobre la reforma universitaria en curso que tantas vueltas nos ha hecho y nos hará dar: "Aclaraciones sobre el documento de 26 de septiembre de 2006: La organización de las enseñanzas universitarias en España" Lo de "aclaraciones" suena prometedor, pero lo cierto es que hay cosas que siguen sin estar nada claras. Por ejemplo: ya creíamos que con la reforma del registro de titulaciones se había alejado de momento el fantasma de la supresión de Filología Inglesa (y otras titulaciones). Ahora vuelven tímidamente asomando las orejas los Libros Blancos aquellos de la ANECA, que serán criterios, no se sabe si requisitos, para las nuevas titulaciones que se implanten. Con lo cual ¿volvemos a estar en las mismas? Recordemos que la ANECA (la necat en este caso) rechazó la existencia de un título de Estudios Ingleses, que están por tanto sin libro blanco... Tampoco queda nada claro si las titulaciones actualmente existentes y que no tengan Libro Blanco serán suprimidas, reformadas, amalgamadas, o qué. Hará falta una aclaración de la aclaración. Y quizá volver a desempolvar los silbatos y las pancartas, ay qué cruz.

Y he estado explorando la web con Google, con combinaciones de los términos "profesor" "titular" "experiencia" "investigadora" "acreditada" "doctor", intentando resolver un conundrum legal, pero sin éxito—o sólo con éxito en egorías, porque Google me devolvía a mi propio blog que debe ser uno de los pocos sitios donde se plantea el tema. A ver, la cosa es que la LOU exige para dirigir tesis que el director tenga "experiencia investigadora acreditada". Allí está hablando de doctores directores, no de catedráticos ni de profesores titulares, ni nada similar sobre los cuerpos docentes universitarios, porque este punto también es aplicable a las universidades privadas. Bien, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza dictaminó que tienen "experiencia investigadora acreditada" a estos efectos quienes tengan un sexenio o tramo de complemento salarial investigador reconocido. O méritos comparables (pues sexenio o tramo sólo lo pueden tener los funcionarios).

Y mi duda es: ¿no se contradice esto con otro punto muy claramente expuesto de la LOU, aquél donde sí habla de los cuerpos docentes universitarios, y dice, cito: "Los Catedráticos y Profesores Titulares de Universidad tendrán plena capacidad docente e investigadora". ¿Acaso no incluye esta "plena capacidad investigadora", por definición, la dirección de tesis doctorales? La ley no considera oportuno introducir ninguna matización ni limitación en este punto. Creo que es un asunto que se va a tener que plantear nuestra Universidad, no vaya a ser que la normativa emanada del Consejo de Gobierno contradiga a la LOU.

Ah, y otra noticia de la ANECA (ultima necat). Es posible trabajar desde hace quince años en la Universidad, sacarte hace años tu título de doctor, tener todos los informes de docencia de tu centro positivos, teniendo tus publicaciones, un libro recién salido en una excelente serie de tu campo de estudio, bien reseñado... y es posible, digo que te den informe negativo de la ANECA para poder presentarse a concurso a una plaza de contratado doctor. (No sé si se entiende: es que ni siquiera puedes presentarte a concurso a competir con otros ciudadanos a sacar una plaza de profesor no permanente de la categoría que vienes ocupando desde hace años). Es lo que le ha pasado a un compañero nuestro. Claro que también se lo habían cargado injustamente en unas oposiciones antes, y eso igual marca. ¿Será que le pasaron la mota negra?

En fin, que esto es lo que se llama hacer atractiva la carrera docente.

doctores y Doctores tiene la Iglesia

 

Retroposts

—oOo—



Familieta con luz de tarde

Hoy hacemos, por cierto, veinte años de casados. Que ya empiezan a ser, aunque no sean nada.

Familieta con luz de tarde
—oOo—


Martes 8 de noviembre de 2016

Tertulia de Federico: Elecciones en Estados Unidos




—oOo—




Marcel Proust: Portrait-souvenir (1962)



—oOo—



Foto en las olas

Foto en las olas
—oOo—






Retropost #1217 (8 de noviembre de 2016): Quetzalcoatlus

Álvaro acaba de producir este Quetzalcoatlus sobrevolando una manada de saurópodos.

"Éste es mi dibujo favorito".

Quetzalcoatlus


Exponenes



Retroposts

—oOo—




Retropost #1216 (8 de noviembre de 2016): La evaluación evaluada

Nos hacen llegar los representantes sindicales de FETE-UGT esta valoración tan negativa del novedoso programa de evaluación de la actividad docente del profesorado recién implantado por la Universidad de Zaragoza:

Habréis recibido (seguramente con sorpresa) una carta del Vicerrector de Profesorado en la que nos comunica, sin grandes explicaciones, que se ha implantado el nuevo proceso de evaluación de la actividad docente del profesorado, por supuesto, sin conocer ni publicar previamente los criterios de valoración ni el modelo de encuesta.

La evaluación de la actividad docente del profesorado constituye, tanto por el contenido como por la forma de implantarlo, otro ejemplo de IMPOSICIÓN por parte del actual equipo rectoral.

UGT quiere manifestar que comparte el interés por mejorar la calidad de la docencia universitaria, esto siempre ha sido una voluntad reiteradamente expresada en sus congresos, pero rechaza frontalmente los métodos utilizados por el equipo rectoral, imponiendo un procedimiento que puede terminar desvirtuando la actividad docente del profesorado con el único fin de conseguir la evaluación positiva. Somos conscientes de que los defensores a ultranza de este procedimiento (¿con qué intenciones?), rápidamente nos acusarán de corporativismo, por esa razón y ya desde el principio, queremos dejar claro que no hay que jugar a la confusión, que nuestro compromiso es defender a todos los miembros de la comunidad universitaria (PDI, PAS y alumnos), y en este caso, entendemos que se lesionan gravemente los derechos del profesorado.

Así pues, VALORAMOS MUY NEGATIVAMENTE:

• Las actuaciones del vicerrector de profesorado durante el proceso hasta la aprobación del documento “Normativa básica sobre el procedimiento y los criterios de evaluación de la actividad docente del profesorado”.
• El contenido de la propia normativa, sobre la que se presentaron numerosos escritos y alegaciones por parte de la Junta de PDI en su totalidad.
• El apresurado comienzo del procedimiento a pesar del desacuerdo mostrado por la mayoría de los representantes de los trabajadores.

Como en otros temas relativos a las condiciones laborales del PDI, la actitud del vicerrector de profesorado se ha limitado a reunir a los representantes, comunicarles lo que el equipo piensa llevar al Consejo de Gobierno e indicarles lo que no están dispuestos a negociar, es decir todo. En este contexto, UGT DENUNCIA LA FALTA DE NEGOCIACIÓN con los representantes legales de los profesores de la UZ. A diferencia de otras universidades españolas donde se están firmando numerosos acuerdos que van permitiendo mejorar las condiciones laborales, encorsetadas por la legislación nacional de su personal, en la Universidad de Zaragoza se continúa en el oscurantismo, defendiendo a ultranza una normativa calcada de la anterior (de nefasta experiencia....) y que no sirvió para mejorar la docencia que era su objetivo, sino todo lo contrario, para crear malestar e incluso fomentar el “mobbing laboral” o acoso psicológico o moral en el trabajo. Entendemos, pues, que no es suficiente poner sobre el papel que “…se cumplirá con los requisitos legales de información, análisis y negociación con los órganos de representación de los trabajadores…”, ¿con quién se ha negociado?, ¿quién le ha dado las bendiciones?. Desde luego, UGT no.

Con respecto al procedimiento para la evaluación docente, RESALTAMOS y CRITICAMOS los siguientes aspectos:

• El proceso resulta complejo, generando gran cantidad de burocracia, para terminar limitándose a la encuesta anónima de los alumnos. En este sentido, es preciso señalar que, salvo la encuesta a los alumnos, los restantes elementos de evaluación están sin regular, lo que ofrece una idea muy clara de la importancia que se les piensa conceder a pesar de todas las “buenas palabras”.
• Generará indefensión y malestar en el profesorado al verse sometido a la valoración subjetiva tanto de los alumnos como de los miembros de las diversas comisiones implicadas. Para detectar incumplimientos o deficiencias en la calidad de la actividad docente, indudablemente existen métodos más objetivos. Además, la Universidad no puede delegar en otros una función que como gestora de fondos públicos es suya.
• Algunas etapas del proceso crean serias dudas respecto a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal. La confidencialidad no se garantiza en el caso del profesor, dada la forma en que se pretende dar a conocer el resultado.
• Las encuestas de opinión son herramientas de sondeo muy útiles para detectar cuestiones específicas a mejorar. A modo de ejemplo, en los EEUU, de donde algunos siempre quieren aprender, se inventaron las encuestas de opinión para saber, por ejemplo, si un coche gustaba a los usuarios, nunca se pretendió saber con ellas si un coche ere mejor que otro, y mucho menos para saber si era bueno o malo. Sin embargo, como ya se ha apuntado al principio, la mala utilización de las mismas puede incentivar al profesorado a que no sea riguroso y exigente en la docencia para conseguir una evaluación positiva. Apoya lo anterior el hecho de que los profesores universitarios vivimos de nuestro trabajo, necesitamos complementos que ayuden a pagar nuestras hipotecas, necesitamos consolidar una plaza tras años de dedicación, etc.

Desde UGT entendemos que un programa de mejora continua de la calidad de enseñanza, debe partir de un análisis exhaustivo de la situación actual (por ejemplo analizando las consecuencias de la excesiva masificación en las aulas,…), para poner en marcha programas concretos de actuación, que posteriormente deberán ser evaluados, de forma que el proceso se vaya perfeccionando en etapas sucesivas. En la UZ parece que lo más importante es poner en tela de juicio al profesor, amenazarle con la penalización (se habla de complementos, pero pensemos en lo que puede suponer para los profesores que todavía no tienen plaza consolidada). ¿Es una buena estrategia para motivar al profesorado?. ¿Casi veinte años de experiencia negativa ha servido para algo?.


FETE-UGT. SECCIÓN SINDICAL UNIVERSIDAD.



Recuerdo a este respecto que en la última oposición a la que me presenté, la presidenta del tribunal me echó en cara que no les hubiese presentado entre la documentación para la plaza los resultados de las encuestas de docencia de los alumnos. A lo que repliqué que le había presentado al tribunal el documento que creía oficial y relevante sobre este particular, a saber, la certificación por parte de la Comisión de Docencia del centro (que había tenido en cuenta las encuestas como parte de su proceso de evaluación). Una certificación en la que se comunicaba la valoración positiva de mi docencia y se me felicitaba por la labor realizada. Pero la presidenta del tribunal insistía:

- ¿Que por qué no les entregaba las encuestas al tribunal?
- Pues porque era un documento previo a la elaboración del informe, y además de carácter confidencial, y no se requería para presentarse a la oposición.
- Pero el Tribunal deseaba verlas, me recordaba la Presidenta, y tenía derecho a solicitarlas.
- Bien, ustedes tienen derecho a expresar ese deseo, pero yo tengo derecho a no dárselas, les dije, y a que se me evalúe de acuerdo con los documentos que tienen validez oficial, es decir, los informes emitidos por mi centro.

Y así quedó la cosa, y así me fue en la oposición, supongo... (Por cierto, mis encuestas de alumnos eran todas positivas si bien no brillantes, así que, con hindsight, le ahorré al tribunal el trabajo de esgrimir ese argumento para dejarme en la cuneta. Tampoco pondría yo la mano en el fuego de que mis clases sean necesariamente peores que las de profesores que sean mejor puntuados por los estudiantes).

Evaluación e inspección ha de haber en la Universidad, eso parece claro. Pero habrá que regular los procedimientos y usos y límites adecuados de las diversas fases del proceso de evaluación, además de su resultado final. El mal uso interesado de las evaluaciones nunca quedará descartado. Con lo cual la energía perdida en medios, y en medios para examinar los medios, va a ser realmente notable.


Hago un corralillo

 

Retroposts

—oOo—

  



Lunes 7 de noviembre de 2016

Michael Moore on Donald Trump




—oOo—



Hugh Hewitt on the US elections






Tertulia de Dieter - Elecciones en EE.UU.



—oOo—




À la recherche du temps perdu: The past in literature, from Scott to Proust





—oOo—


Laurent Demoulin: L'amour selon Roland Barthes





Roland Barthes interviewé par Jacques Chancel (Radioscopie, 1973)

—oOo—




Hitler Discovers Bob Dylan Won the Nobel Prize for Literature



—oOo—



Bea & some industries

Bea & some industries
—oOo—



Retropost #1215 (7 de noviembre de 2006): Solemne y criminal irresponsabilidad

Dice El Mundo que...
La Audiencia comunicará mañana a De Juana Chaos una condena de 12 años y medio. Lo considera culpable de amenazas terroristas, con la agravante de reincidencia.

Este delito de amenazas, leemos, "evitó que fuera excarcelado en febrero de 2005, después de haber cumplido 18 años de cárcel de los casi 3.000 a los que había sido condenado por 11 atentados en los que murieron 25 personas."

Espero que ahora cumplirá su condena de 18 años en 0'072 años, que es lo que me sale de aplicar una regla de tres. Si de tres mil nos resulta dieciocho (con agravante de muertes), de doce nos da equis, o sea, menos de dos días. Ya lo tenían que haber soltado, en estricta "justicia".

¿O es que nuestras leyes, quizá, en las sucesivas ediciones del Código Penal e interpretaciones (elásticas) de las mismas, están redactadas, y aplicadas, por imbéciles que nos desgobiernan, que no conocen la medida ni la proporción, y que en su propio ámbito hacen gala de una irresponsabilidad criminal y un desprecio por la vida comparable al de las personas que son juzgadas con estos códigos?

Y para los del 11-M, dos mil setecientos siglos de condena. O eran cuarenta años. O eran doce, que me bailan las cuentas. Eso para que vean que vamos en serio. Lo dicho: leyes redactadas e interpretadas por payasos. Eso sí: solemnes.

Terroristas pero no delincuentes



Retroposts

—oOo—








Domingo 6 de noviembre de 2016

Julia Kristeva, Homo Europaeus: Le Multilinguisme pour une nouvelle identité




—oOo—



Non monsieur je n'ai pas ving ans (4)




—oOo—




Norah Jones Live in Concert 2007




—oOo—



Roland Barthes: Fragments de regards 1915-1980




—oOo—



Like a Rolling Stone

En cuatro versiones. Una temprana, de 1966—hace cincuenta años, vamos.




Otra de mediados de los ochenta:




Otra con los Rolling Stones:




Y otra del mes pasado, en el concierto Desert Trip (California):




—oOo—




Periodismo, literatura y cine

Me citan en este trabajo de fin de grado de la Universidad de Valladolid:

Martín González, Sara. "Relaciones entre periodismo, literatura y cine: El caso de Arturo Pérez-Reverte, Truman Capote y Tom Wolfe." Dir. Mercedes Miguel Borrás. TFG Grado de Periodismo, Facultad de Filosofía y Letras, U de Valladolid, 2015.* Online at UVAdoc.*
    http://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/19263/1/TFG_F_2015_148.pdf
 

—oOo—



Après la Jungle de Calais - Les Primaires de la Droite




—oOo—



Enorme grúa en Marín
Enorme grúa en Marín
—oOo—


Retropost #1214 (6 de noviembre de 2006): La Falacia Democrática de los Órganos

Escrito al Director del Departamento circulado hoy a los miembros del Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Universidad de Zaragoza:

Remitentes: Dres. José Angel García Landa, Micaela Muñoz Calvo, Beatriz Penas Ibáñez, Departamento de Filología Inglesa y Alemana.
Destinatario: Sr. Director del Departamento de Filología Inglesa y Alemana, UZ.
Asunto: Solicitud de asuntos a tratar en Consejo de Departamento.
Fecha: 3 nov. 2006

Sr. Director:

Con fecha 5 de octubre le remitimos a Vd. copia del recurso presentado ante el Excmo y Mgfco Sr. Rector de la Universidad de Zaragoza, contra la decisión del Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana de fecha 2 de Octubre de 2006, en el que se aprobaba la propuesta de programa de Doctorado en "Estudios Ingleses" con unos criterios de organización docente que vulneran la legalidad vigente y atentan contra las prácticas deseables en nuestra Universidad.

Enviamos asimismo una copia del recurso a la Comisión de Doctorado de la Universidad, órgano encargado de la aprobación de programas de doctorado, y a la Comisión de Postgrado. Vd. ha recibido una comunicación de la Comisión de Doctorado, que en su respuesta (sin entrar a resolver el recurso, pues va dirigido al Rector) deja muy claro cuáles son las normas a las que ha de atenerse la participación de doctores en Tercer Ciclo. Reproducimos aquí la resolución de la Comisión de Doctorado de la Universidad sobre el particular:

En relación a su escrito con registro de 19 de octubre de 2006, desearía comunicarle lo siguiente:
1. Dado que, según nos indica, se trata de un recurso ya presentado ante una instancia superior, esta Comisión entiende que debe inhibirse de emprender cualquier acción tendente a la resolución del mismo, limitando su actuación a la de emitir informe al respecto, próximamente, si así se le requiriese desde el Rectorado (circunstancia que no se ha producido hasta el día de la fecha).
2. Esta Comisión entiende, por ello, que la respuesta a su escrito debe limitarse a ratificar —según acuerdo tomado en el día de la fecha, en sesión ordinaria— cuál ha sido y cuál continúa siendo su criterio respecto al asunto de su interés:
2.1. De acuerdo con lo que establece el Real Decreto 56/2005, en su art. 11, el director de Tesis será un doctor con experiencia investigadora acreditada. La elaboración de los criterios que deben definir esa "experiencia investigadora acreditada" y la responsabilidad de su aplicación fue encomendada por nuestra Universidad a esta Comisión de Doctorado, cuyos acuerdos a tal efecto se hallan reflejados en las normativas vigentes y de actual aplicación (Acuerdos de Consejo de Gobierno de 12 de julio de 2005 y de 6 de julio de 2006, y de Comisión de Doctorado del 27 de septiembre, 2 y 14 de noviembre de 2005).
2.2. Intención de dichas normativas fue la de dar cumplimiento al nuevo marco jurídico, la de garantizar, en consonancia, una mínima calidad exigible en la dirección de Tesis y composición de tribunales y asimismo —a pesar de la dificultad del proceso que tal decisión suponía— la de permitir el acceso a dirección de Tesis y a tribunales a cuantos candidatos acreditasen —independientemente de cualquier otro criterio— experiencia investigadora suficiente a juicio de esta Comisión, de acuerdo con criterios objetivos y públicos.
2.3. La relación de profesores e investigadores encargados de la dirección de Tesis elaborada por los Departamentos y órganos responsables de Posgrado (cap. III, art. 7 de nuestra normativa sobre posgrados de 6 de julio de 2006) debe ajustarse a lo establecido en dichas normativas. Es esta Comisión de Doctorado la única encargada de aprobar o desestimar la dirección de proyectos de Tesis y la composición de tribunales, a propuesta de dichos órganos, dentro de nuestra Universidad ("Disposición adicional única" de la normativa antes mencionada).
2.4. El establecimiento de criterios mínimos de nuestra Universidad —en consonancia con los aplicados por otras muchas— responde al mandato de garantizar la calidad de las Tesis, pero también al de preservar la plena capacidad docente e investigadora de cuantos investigadores cumplan dichos requisitos mínimos, considerados por esta Comisión como necesarios y suficientes.
Dada la trascendencia y posible gravedad del asunto que se nos comunica, como posible precedente, se remite copia del presente escrito al Gabinete Jurídico de nuestra Universidad, al Excmo. Sr. Vicerrector de Ordenación Académica y al Excmo. Sr. Rector.
Lo cual pongo en su conocimiento a cuantos efectos considere oportunos.

Como se verá, el dictamen de la Comisión de Doctorado al respecto es clara, y se considera que los criterios propuestos por el programa de Doctorado "Estudios Ingleses" vulneran la normativa existente—como ya expusimos en su momento en el Consejo de Departamento. Consideramos que, ante esta información, el Departamento está obligado a corregir la decisión de aprobar un programa de Doctorado ilegal. Sería del todo improcedente e irregular que el Departamento optase por no actuar correctamente. Solicitamos, por tanto, como medidas a adoptar en el próximo Consejo de Departamento del día 10 de noviembre:

a) Que aunque se apruebe el acta del Consejo de Departamento del 2 de Octubre en tanto que reflejo de lo que allí se trató, se informe de la imposibilidad de aprobar el programa de doctorado de "Estudios Ingleses" en los términos allí propuestos, y se trate como asunto de trámite o urgente su modificación.

b) Que se actúe en consecuencia revisando los criterios aprobados en diciembre pasado para la docencia en el Máster de Estudios Textuales y Culturales. No tendría sentido académico alguno que se mantuviesen para el máster, o en lugar alguno del postgrado de Estudios Ingleses, unos criterios que la Universidad considera ilegales por su carácter restrictivo incluso en lo que es el nivel superior al máster, es decir, el Doctorado. Por otra parte, habiéndose aprobado esos criterios de asignación docente para el postgrado, se ha creado un absurdo administrativo, pues se ha ignorado la existencia previa de criterios objetivos baremables (académicos, profesionales y de investigación). Es urgente aclarar qué criterios rigen para la asignación de docencia en este Departamento, y aclarar si el Postgrado puede ser un coto aparte con normas propias que vulneren la normativa universitaria. Parece claro que no puede ser.

Recordamos por último a Vd. que el Consejo no puede tomar decisiones que vulneren la normativa universitaria, y que en caso de que lo haga por votación, corresponde al propio Director velar por que se aplique la normativa vigente, apelando si es preciso a instancias superiores. Los Directores no deben en ningún caso hacer suyas las decisiones contrarias a derecho que hayan podido tomar los cuerpos colegiados que presiden, sino antes bien adoptar las medidas necesarias para normalizar la situación cuanto antes.
Zaragoza, a 3 de noviembre de 2006.

Firmado:

José Ángel García Landa
Profesor Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Filosofía y Letras


Micaela Muñoz Calvo
Profesora Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Ciencias


Beatriz Penas Ibáñez
Profesora Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Filosofía y Letras



Es curioso que este principio de que los funcionarios han de seguir la normativa vigente es tan obvio que es difícil localizar puntos específicos de la Ley de la Función Pública que se refieran a él. Sólo en términos ya de palabras mayores se habla del asunto: prevaricaciones, cohechos, etc. Y es curioso también, pero muchos miembros de órganos colegiados entran con cierta frecuencia en una dinámica (dinámica de grupos, o de partidos) en la que parecen creer que todo lo que se apruebe en esos órganos es legítimo por el simple hecho de que haya sido votado por una mayoría, aunque esa mayoría haya votado algo que no es de su competencia y cae fuera de las atribuciones del órgano colegiado en cuestión. Podríamos llamarlo la "falacia democrática" de la Administración. La vemos a todos los niveles, y con frecuencia las instancias superiores prefieren tratar la situación con paños calientes en lugar de interpretarlo como acciones que utilizan grupos influyentes para acosar a minorías tergiversando las leyes, y manteniendo a las minorías a la defensiva permanente y en un estado de inseguridad legal, y teniendo que nadar sólo para seguir en el mismo sitio. Una consideración que podría ser susceptible de un tratamiento muy diferente. ¿Mobbing? ¿Acossing? Pero qué dice usted, hombre, aquí somos más finos...


PS: Adjunto un e-mail enviado por la Dra. Onega, coordinadora del programa de Estudios Ingleses propuesto, dando a conocer un escrito que ha dirigido al Rector.

Hola a todos. Os mando copia del mensaje que acabo de enviar al Rector, con copia de la carta de J.A. Voy a mandar otra al Presidente de la Comisión de Doctorado.
Saludos, Susana

Querido Rector: Te mando copia de esta sorprendente carta que ha envíado José Angel García Landa a todo el Departamento de Filología Inglesa y Alemana. Como verás, la carta que adjunta va dirigida al Director, y en ella trata de evitar que se ratifique en el Consejo ordinario que tendremos este viernes al Acta del consejo anterior en la que se aprobó la adaptación del Doctorado de Calidad que dirijo al nuevo postgrado aprobado el año pasado. La razón por la que he decidido darte conocimiento de este escrito es porque en él se cita literalmente un amplio párrafo de una carta supuestamente enviada por el Presidente de la Comisión de Doctorado al Director de nuestro Departamento. Me pregunto cómo ha llegado esta carta al Dr. García Landa y también cómo es posible que siendo yo la coordinadora del Programa de Doctorado no se me haya enviado una copia para mi conocimiento. Además, considero muy grave que el Presidente de la Comisión de Doctorado se haya dirigido por escrito al Director sobre un tema que, como él mismo reconoce en el escrito que se le atribuye, está aún en manos del Gabinete Jurídico, y fuera por tanto de sus competencias.
Comprenderás el desanimo que me invade viendo cómo se está manejando este asunto y te ruego encarecidamente que tomes las medidas oportunas para reencauzarlo antes de que perdamos uno de los pocos Programas de Doctorado con Mención de Calidad que tenemos en nuestra universidad. Ni que decir tiene que ésta es la única meta que ha movido al Dr. García Landa a emprender esta campaña.
Saludos afectuosos, Susana Onega

Prof. Susana Onega
Dpto. de Filología Inglesa y Alemana
Facultad de Filosofía y Letras
50009 Universidad de Zaragoza


  Nota aclaratoria al e-mail de la Dra. Onega:

La carta al Director y a los miembros del Departamento a que se alude va firmada por tres personas, no sólo por "el Dr. García Landa". En cuanto a la imputación de motivos que se me hace, es injusta. Me opongo, eso sí— nos oponemos—a que se intente llevar adelante la implantación de un programa de doctorado con una normativa abusiva e ilegal. Insistir en que han de hacerse las cosas según las normas no es una manía personal mía, o nuestra. Es nuestra obligación. Sería deseable, por supuesto, el mantenimiento de la mención de calidad al programa, pero no ayudará a ello la tergiversación de la normativa. Los fines importan, pero también los medios.

Más papistas

Retroposts

—oOo—




Retropost #1213 (6 de noviembre de 2006): Ejemplares sin soporte tangible

Mirando un contrato relativo a derechos de publicación, me llama hoy la atención este párrafo:

OBRAS PUBLICADAS:
Son las obras que se divulgan públicamente mediante ejemplares físicos. Así se desprende de la ley de Propiedad Intelectual cuando define la "publicación" como "la divulgación que se realice mediante la puesta a disposición del público de un número de ejemplares de la obra..." (Artículo 4 del Texto Refundido de la ley de Propiedad Intelectual).
Por tanto, entran dentro del concepto de "obras publicadas", por ejemplo, los libros y revistas impresos, y también las obras editadas en CD-ROM y otros soportes físicos similares, pero no las obras que se divulgan sin soporte tangible, como las disponibles en Internet o de alguna otra manera exclusivamente en línea. Estas últimas son, de acuerdo con la Ley, obras "divulgadas" pero no "publicadas", al no poderse hablar de "ejemplares".

OK: capto la idea, de acuerdo. Pero los conceptos hacen aguas, me temo... Tangible, tangible, un ordenador es tangible. Y también puede llevar cuenta del número determinado de copias electrónicas que genera. Por otra parte, las revistas electrónicas han de considerarse, entiendo, como meramente "divulgadas" y no "publicadas"... Ojo los que quieran tener publicaciones, y no "divulgaciones" en ellas. Sin soporte tangible no existen los objetos semióticos, me parece que eso no lo acaba de captar esta ley... que desde luego está más diseñada para separar modalidades de comercialización que para dar una definición coherente de lo que es "publicar" o "divulgar" algo. Las modalidades de transporte y envase llevan así, por un extraño conducto, a distintos derechos y consideraciones sobre la naturaleza del objeto semiótico (el mismo) que se ha transportado o envasado. Lo que está claro es que a efectos legales (de propiedad intelectual al menos) en este blog no se ha publicado nada.

 The Language of Websites


Retroposts

—oOo—




Sábado 5 de noviembre de 2016

Hombre y cosmos en las religiones terciarias (Tomás García López)





Les Dix Commandements: Le spectacle musical



—oOo—




Pope and his elder contemporaries in verse


From A Short History of English Literature (1907), by George Saintsbury (The Augustan Ages, ch. 5).

Divisions of eighteenth-century verse — Pope: his life — His work — His character — His poetry — His couplet and paragraph — His phrase — His subjects — Garth — Blackmore —Congreve, etc. — Prior —His metrical imporatance — Young — Parnell — Lady Winchilsea

Divisions of eighteenth-century verse

THE poetry of the eighteenth century can be classified with a completeness and a convenience uncommon in literary periods. In the first division we see the complete triumph of the "classical" and "correct," or conventional, ideal at once exemplified and achieved in the work of Pope. This is followed by a rather longer period, in which the dominant poetry—the kind of verse admired and praised by almost all the vulgar and a few of the elect—is imitation of Pope, tempered more or less by that of Dryden. But side by side wit hboth these (and even at the very earliest represented by Lady Winchilsea and one or two others) there is a party of mostly unintentional revolt which first, as represented by Thomson, reverts to nature in observation, but generalises still in expression; then, as presented by Gray, while not neglecting nature, changes all the sources of its literary inspiration, seeking them always farther back and wider. In respect of form the two first schools are almost wholly busied, except in light and occasional verse, with the couplet; while the thirs, in its endeavour not to be conventional, takes refuge in blank verse and stanza-form. In the present chapter we shall have to do with the first, and one or two belated or precocious members of the third. The second and the main body of the third will occupy us in the next Book.

Pope: his life.


NOTE 1. The standard library edition of Pope is that of Elwin and Courthope, with an exhaustive Life by the latter, 11 vols., London, 1870-89. The "Globe" edition of the Poems, by A W. Ward, is exceptionally valuable.

Alexander Pope (NOTE 1) —within certain narrow but impregnable limits one of the greatest masters of poetic form that the world has ever seen, and a considerable, though sometimes over-rated, satirist—was born in London in 1688, of a respectable tradesman's family. His parents were Roman Catholics, and Pope was rather badly educated in his early youth. From the time when his father moved to Binfield, on the outskirts of Windsor Forest, he seems to have educated himself. The bad health and physical deformity which marred his later life, and to which the disagreeable parts of his character have been traced, with a mixture of reason and charity, are said not to have been congenital. He wrote verse very early; but his extreme untruthfulness makes it very uncertain how much before the date of publication any particular piece was composed. Still, the dates of the Pastorals (1709), when he was twenty-one, of the Essay on Criticism, two years later, and of Windsor Forest, two years later still, establish beyond all question his early command of versification and expression. Even before the earliest of these dates Pope had been introduced to Wycherley and to Walsh, and through them he became acquainted with the rising prose lights of literature—Addison, Steele, and, above all, Swift. These (at least Swift) zealously furthered his scheme of translating the Iliad, which was started 1713, began to appear next year, and was finished in 1720. This, like the Odyssey, which followed, and a good deal of which was done by assistants (Fenton and Broome), was published by subscription, and the two brougth Pope in not much less than £10,000, a sum which, at the rates of interest then prevailing, and with some paternal property, was enough to put him in affluence for the rest of his life. That life presents little history except a record of disease, publications, and quarrels. It was in 1718 that he established himself at Twickenham, wich as headquarters he never afterwards left, and here he died in 1744.

His work.

The order of his later publications was as follows. The Rape of the Lock, published partially in 1712, reappeared during the time of his work on Homer in 1714. He produced an edition of Shakespeare, which could not well be good, in 1728. His satirical powers, which had already been exhibited in fragments, at last took the form of The Dunciad (1728-29) a violent attack on the minor writers of the day, with whom Pope fancied that he had the quarrel of Wit against Dulness, while he really had that of an exceedingly irritable poet against reviewers and, in some sense, rivals. Thereafter he fell into a course of half-moral, half-satirical writings—Epistle to Lord Burlington, Essay on Man, Imitations of Horace, Epistle to Arbuthnot, etc. (1730-1738), which, whether poetry or not, whether philosophy or not, are at any rate the most brilliant examples in English of one particular kind of verse and one particular kind of style. His last important work was an alteration and enlargement of The Dunciad (1742-43). Neither changes nor additions were by any means always improvements, but the finale of the complete poem is one of the very greatest things that Pope ever wrote, and one of his strongest titles to the name of poet.


His character.

That his claims to that name could be disputed probably never entered the head of any of his contemporaries save his personal foes, nor perhaps into the heart and conscience of any even of these. They were sufficiently numerous, and Pope amply deserved them. His faults, from their evident connection with a sort of childish weakness, invite, and have received, compassion; but to deny them is absurd. Nor were his virtues extremely conspicuous. He is credited with sincere affection for his friends. But there were no two men whom he loved and honoured more than Swift and Bolingbroke, and yet he could not resist playing upon both some underhand literary tricks to which he was more addicted than any great man of letters except his contemporary and analogue Voltaire. He lampooned Addison, who had perhaps given him a provocation of which a magnanimous person would have made nothing, while it very possibly had no existence except in his own morbid fany; and though the lampoon, the "Character of Atticus," is magnificent literature and not quite unjust, it is all the baser ethically for its genius and its justice. He made violent and foolish love to Lady Mary Wortley Montagu, and being, or thinking himself, snubbed, revenged the snub with vulgar insults which the pen of no gentleman could ever have allowed to flow from it at any time, except that of the literary bravos of his old friend Wycherley's youth. Even his partisans have allowed a feeling of revolt at the venomous and snobbish delight with which he dwells at once on the poverty and the dinnerlessness of his Grub Street foes. He was stingy in entertaining (a very rare fault for his time); he had, with no motive to save, old tricks of writing on backs of letters and scraps of paper; he had many minor faults. Yet those of his friends with whom he did not quarrel never quarrelled with him, and it would be unfair to ask whether it was policy or generosity which made him invariably favourable to rising young men of letters—Thomson and Johnson are the great and sufficient, though by no means the only, examples who made their appearance in his time—provided only they did not join the real or imagined army of Diabolus in Grub Street. He was a very good son; his passion for Martha Blount—a passion which was not too well requited, though the object benefited by it most handsomely—seems to have been faithful and intense— and though troublesome to his inferiors and servants from his infirmities, he seems to have been liked by them.


His poetry.

But his character, save for its close connection with his work, matters very little; his literature matters very much. The greater jars of the conflict over the question "Was Pope a poet?" have mostly ceased. Hardly anybody now would dream of denying that he was a poet; very few would assert that he was one of the greatest kind. Some indeed have challenged for him the phrase "Return to nature" which has generally been applied to the revolters from him. The argument, which lacks neither ingenuity or plausibility, is that from the Elizabethan time to the Pindaric imitators of Cowley a non-natural exaggeration had been a curse, if not the curse, of English poetry, and that Pope finally abolished this. Unluckily, however, Cleveland had been dead for fifty years when Pope wrote; Dryden had "appealed to sense" long before he was born; and the prevalent faults of the time immediately preceding were not those of unnatural conceit. Even had it been otherwise, the nature to which he returned was, in all but one respect, a nature of prose, not of poetry. He did refine, to the utmost possible extent, one special kind of verse, and this—perhaps this only—establishes his claim to be a poet. Those who hold that though (to their sorrow) there may be verse without poetry, thre cannot be poetry without verse, are not the least trusty guardians of Pope's position. He may be open to attack on other sides; here the defence may laugh at any assault.


His couplet and paragraph.

Pope's extraordinary mastery of a certain refinement on the Drydenian couplet, which, losing not a little strength and colour, and something of that portion of the poetic vague which Dryden retained, added an incomparable lightness and polish, seems to have been attained very early. In the Essay on Criticism it is nearly so advanced, if not quite as sure, as in the satires of thirty years later. The secret, so far as there is a single one, is the bold discarding of everything but the consideration of the couplet itself—triplets and Alexandrines, the enjambement which even Dryden sometimes permitted himself, and the structure of the paragraph by any other than sense-methods. This last is, of course, the important exception, and it speaks voluems for Pope's skill that he can, by means of the sense merely, connect together strings of couplets of which, by no means infrequently, each is complete in itself in rhythm as in meaning. But he sacrifices every attraction of form to the couplet—light, bright, glittering, varied in a manner almost impossible to account for, tipped ever with the neatest, smartest, sharpest rhyme, and volleying on the dazzled, though at times at times at any rate satiated, reader a sort of salvo of feux-d'artifice, skipping, crackling, scattering colour and sound all round and about him. If we take a paragraph of Milton's with one of Pope's, and compare the apparent variety of the constitutent stones of the one building with the apparent monotony of those of the other, the difference mmay be at first sight quite bewildering. One of Dryden's, between the two, will partly, though not entirely, solve the difficuty by showing how the law of the prose paragraph, that of meaning, is brought to supply the place of that of the pure poetic paragraph, the composition of sound and music.


His phrase.

Pope's other engine for attaining his effect was phraseology, in which he displays the same exquisite, though limited, perfection. Here, again, of the remoter and rarer graces of style there are none. Pope suggests little; no conjunction of his words causes the "wild surprise" given by the phrase of Chaucer, and by those of an unbroken succession from Spenser to Dryden. So also (in this point inferior to his friends Addison and Swift) he has little humour. But his wit is of the finest, and everything that he wishes to say, everything that comes within his purview as proper to be said, is expressed with unequalled propriety. It is impossible to improve on Pope; to get something better you must change the kind. Nor can there be much doubt that, in the negative as in the positive sides of this perfection, he is indebted to that process of conscious or unconscious conventionalising which all his time adored and which he brought to its acme. The individual and particular graces of the literature before and after his century give a nobler gust, but it is hit or miss with them. Pope's process—of extracting and representing the best thought within his compass in the best words that his own genius (still careful of the common)( could achieve—is lower but surer. He cannot (or can but very rarely when transported by private passion, as in the the "Character of Atticus," or by the contagion of a greater genius, as in the conclusion of The Dunciad, which is Swift done into poetry) give the greatest things. But what he can give he gives quite unerringly; he is a secure and impeccable master of his own craft.


His subjects.

With so peculiar a genius as this (for it would be absurd to stint Pope to the word "talent," though some logical defense might be made for it) his subject could not but be of the greatest importance, while even his treatment of matters was necessarily conditioned by his knowledge. In the subjects of the Pastorals, of the Messiah, of Windsor Forest (NOTE 1) he was not really at home, and all these are in consequence mere pastiches—things immensely clever but no more. In the Essay on Criticism the subject itself was thoroughly congenial. Pope knew his own ideal of literature, could express that ideal critically as few could, and express it constructively as could no other man in the world. But he was a very bad judge of other styles and other ideals, and his knowledge of literary as of other history would have disgraced the meanest hack in his own fancied Grub Street. Consequently, here and wherever else he touches the subject, we get the most ridiculous statements of fact and the most absurd arguments based upon them, side by side with maxims and judgments worthy of almost any signature in sense, and expressed as no one but Pope could express them in form.


NOTE 1. Wordsworth, usually unjust to Pope, has been too generous to this poem. It gives literally nothing of the forest of the Thames Valley: a library and a poulterer's shop would furnish all its material.


And this difference holds throughout. The Iliad, for instance, a wonderful tour de force of literature, has long become merely a curiosity, because if we want Homer we either go to himself or to a translator who has some sense of him. The Elegy on an Unfortunate Lady and the Eloisa to Abelard, again, are both marred, though not ruined, by the prevalence of conventionalism in reference to subjects which, above all others, refuse and defy convention. But the Rape of the Lock, artificial as it is, is a perfect triumph of artifice, a piece with which no fault can be found except the frequency of the gradus-epithet, and in which the gradus-epithet is is excused by its suitableness to the persons and the manners handled.

Yet it is in his later Essay, his Epistles, his Satires, his Dunciad, that Pope's genius shows at its very greatest. They are no doubt mosaics—the "Atticus" passage was pretty certainly written twenty years before its insertion in the Epistle to Arbuthnot—but this is no defect in them. Their value for meaning varies accordingly as Pope was copying optimism from Bolingbroke, pessimism from Swift, and a very remarkable kind of orthodoxy from Warburton, or was giving expression to his own keen, though, alas! limited, observation of society, his personal feelings, and his narrow but clear theory of life and literature. Here he reigns triumphant. His philosophy may be always shallow and sometimes mere nonsense; his satire may lack the large Olympian sweep of Dryden; but he looked on society, and on humanity as that society happened for the time to express it, with an unclouded eye, and he expressed his views with a pen that never stumbled, never made slips of form, and always said the right thing in the right way, when we once accept scheme and time and man.

Pope, a young man at his beginnings but very precocious, began to be copied, or to be revolted from, with almost unexampled earliness; but the imitators and rebels may best be left for future treatment. We shall deal here with those of his contemporaries whom dates or other things excuse from the charge of being either, though some even of these may have felt his mighty influence. We have noted the poetical works of Swift and Addison under their names earlier; we may here take Garth, Blackmore, Prior, Congreve, Gay, Parnell, Young, a few minors, and—a friendly but, though she knew it not, deadly foe—Lady Winchilsea.


Garth.

Samuel Garth (NOTE 1), a strong Whig, but popular with both parties, and of very great repute as a physician, was born at Bolam in Durham as early as 1660, went to Cambridge (Peterhouse), where he remained till he took his M.D. in 1691, and spent the rest of his life practising in London. He was the friend, physician, and interrer of Dryden, was familiar with all the Queen Anne men, was knighted at George I.'s accesion, and died in 1718. Garth owes his place in English literature, which ought to be no mean one, to the fact that his poem The Dispensary was published in 1699, before Dryden's death, and that its versification makes advances on Dryden's own in Pope's direction. Its subject, a doctors' quarrel, does not give us much amusement now, though it has some interest in starting a long line of more or less similar poems on less or more unpromising subjects during the century. Garth followed it up many years later, after he had strengthened The Dispensary itself with some of its best parts, by a poem on Claremont, and translated some Ovid. But the help which he gave to the perfecting of the couplet in this form is his title to memory.

NOTE 1. Garth and Congreve, with all the writers that follow except Lady Winchilsea, are in Chalmers.


Blackmore.


The more notorious verse-writer, after Garth, of the interregnum between Pope and Dryden was the luckless Sir Richard Blackmore, one of the small and curious company who have been made immortal by their satirists. Born about 1650, at Corsham, in Wilts, he spent a long time at Oxford, and afterwards took his M. D. at Padua. He had a good practice, and the "Quack Maurus" of Dryden, whom he censured and who hit back, does not appear to have had any special justification. He seems to have begun to write verse to pass the time as he drove from patient to patient, and he published the long poems of Prince Arthur (1695), King Arthur (1697), Job (1700), Eliza (1705), and Creation (1712), besides essays, psalms, etc. He died in 1729, having been still more unmercifully ridiculed by the wits of the second generation. Creation (NOTE 2), however, was highly praised, not merely by Addison, to whom piety and Whiggery combined would have been an irresistible bribe, but by Johnson, to whom the second quality would have neutralised the first.  It is difficult for a reader of the present day to share their admiration. Creation supplies (as, for the matter of that, do the other poems, so far as the present writer knows them) tolerable rhetoric in verse occasionally not bad. But this is a different thing from poetry. Blackmore's couplets are often enjambed; and it seems (indeed he boasted of it) that he knew little of the popular poetry of his day.


NOTE 2. In Chalmers, vol. X.; the rest must be sought in the original.


Congreve, etc.

Congreve (NOTE 1) deserves such a niche as he has in purely poetical history as the producer of a few songs very much in the character of those mentioned earlier as the last product of the Cavalier muse, but with more of the order and neatness of the eighteenth century. He is sometimes impudent, but rarely, like the Dorsets and the Sedleys, merely coarse, and the note of the careless fine gentleman which he so much affected in his life does appear in his poems, especially by comparison with Prior, whom, though he falls far short of him in nature, tenderness, whimsical wit, and suspicion of higher and deeper feeling, he excels in that indescribable and sometimes denied, but quite real, quality called breeding. Ambrose Philips and Thomas Tickell were both friends of Addison and (whether of their own choice or as a result of Pope's irritable vanity is uncertain) enemies of Pope. The former—to be carefully distinguished from John Philips (1676-1708), author of the admirable Miltonic burlesque of the Splendid Shilling and of a good poem, or at least verse-essay, on Cider— was born in Leicestershire in 1671, and died in London in 1749. His short sentimental verses to children gained him from Carey (the author of "Sally in our alley") the nickname of "Namby-Pamby," which has passed into the language as a common epithet. Tickell, a Cumberland man and a fellow of Queen's College, Oxford (1676-1740), is chiefly remembered for two splendid couplet-elegies on Addison (whose devoted friend he was) and on Marlborough's lieutenant Cadogan. The majesty which this particular form could put on has seldom been better shown, except in the final lines of The Dunciad. But we must turn to men of more poetical substance.

Prior.

Matthew Prior (NOTE 1), the king of "verse of society" in English, was born near Wimborne in 1664, and was educated at Westminster, going thence to Cambridge, but to St. John's, not, as usual with his schoolfellows, to Trinity. He took his degree in 1686, and obtained a Fellowship, which he kept through life, and which kept him at some times of it. He wrote a bad parody of The Hind and the Panther in conjunction with Montague, afterwards Halifax, but did nothing else till he was of middle of age, though he enjoyed to the full the copious if transient stream of patrinage of men of letters, which his coadjutor did much to set running. He was even Ambassador to France; was deeply engaged in the still obscure intrigues which just failed to seat James III. on the throne of England at his sister's death; is suspected of having turned king's evidence, but was imprisoned for some years. He had published poems in 1709, and issued another collection in splendid form after his liberation in 1718. He did not long survive this, and died in 1721. He was, thoguh an intimate, somewhat of a detached intimate of the literary society of his time, and is said frankly to have preferred less distinguished associates.

NOTE 1.  In Chalmers, and common in editions from his own gorgeous folio downwards. Mr. Austin Dobson's Selected Poems of Prior ("Parchment Library," London, 1889) contains most things of much value but not all, the change of manners sometimes making Prior difficult to reproduce nowadays.

The works of Prior are rather numerous than voluminous, and they are very curiously assorted. The only pieces of any bulk are Alma, or The Progress of the Mind, and Solomon, or The Vanity of the World. The first, divided into three cantos, is an extremely fantastic, though, according to most (not all) critics, somewhat tedious poem in Hudibrastic verse, and quite openly imitating Butler in style as well as in metre. Although, however, the uguise is burlesque, the subject-matter is by no means wholly so; and Prior, the lightness of whose best-known work has perhaps rather obscured the fact that he was a scholar and a man of no small reading, has put a good deal of thought as well as of learning in an ill-chosen fashion. Solomon, which is also in three divisions (here called "books"), is in heroic copulets of a rather Drydenian than Popian cast, with frequent Alexandrines. Here too the poem is much better worth reading than is usually thought; but the author's inability to be frankly serious again shows itself. His treatment of Vanity has neither the bitter quintessence of Swift, nor the solmen and sometimes really tragic declamation of Young, nor that intense conviction and ethical majesty which make Johnson's Vanity of Human Wishes almost a great poem, and beyond all question a great piece of literature. His next most important works in point of bulk are a handful of tales after the manner of La Fontaine, for which the rigid Johnson himself made a famous excuse, but which, though they contain some of their author's earliest and pleasantest writing, make their appearance not at all, or with considerable difficulty and adjustment, in modern volumes intended for general reading. Longer than these, indeed, are the Carmen Seculare, a dull Pindaric to William the Deliverer, and Henry and Emma, an ill-judged modernising of the exquisite Nut-brown Maid, but they form no part of Prior's title to fame.

This, which is completely indefeasible, rests upon a cloud of bright trifles, or things pretty serious within but bright and trifling in appearance, heterogenous enough in subject and form, but all animated by the same dainty, whimsical touch in metre, phrase, and poetic style. He can be merely sentimental and achieve mere sentiment charmingly; impudently but triumphantly caricaturing, as in his parody of Boileau's fustian on the taking of Namur; arch, in the best sense of that almost obsolete and long misused but really useful word, as in a hundred pieces of which "Cloe and Euphelia" stands perhaps first in order in his collected works; deliberately but exquisitely trivial, as in "The Secretary." Prior has never been approached in the ligher love-poem of a certain kind, such as "The Lover's Anger," or "Dear Cloe, how blubbered is that pretty face!" For all his easy morality, no juster, shrewder, and more good-natured life-philosophy was ever put than in "An English Padlock." What may be more surprising to those who do not see from the first that Prior was no mere wit but a true humourist is that his gaiety can, with an imperceptible turn, admit a real and a most melancholy wisdom, as in the beautiful and justly famous "Lines written in the beginning of Mersaray's History of France." In the mere epigram, such as those on Dr. Radcliffe, on Bibo, and others, where only wit is wanted, he is supreme; his verses to children, especially the famous "Child of Quality," defy competition; the "Epitaph on Jack and Joan" shows, like some things of his, how keen a knowledge of humanity underlay his apparently frivolous ways; and in "Down Hall," the narrative of a trip into Essex, he set an example of lighter narrative verse in easy anapaestics which has been regularly followed, and perhaps never improved upon, since.

His metrical importance.

This last brings us to one of Prior's greatest historical merits. The tyranny of the couplet was severe enough in the eighteenth century as it was. But it would have been worse still if this poet, influential in position and friendships, attractive in subject, and of an exquisite skill in his art, had not evaded that tyranny by writing verse for lighter purposes in anapaestic measures, in the octosyllable, and in various lyric forms. The anapaestic tetrameter, in particular, may be said to have almost owed its matriculation in the list of permitted metres to Prior. Dryden had used it, but chiefly in compositions intended definitely for music, in which it was no novelty, having been used for ballads and songs time out of mind. But it had been regardee as a sort of "blind fiddler's measure"—good enough for "Drolleries" and "Garlands" and so forth, but scarcely worthy of "The Muses." Prior accomplished its presentation to these punctilious divinities once for all. Henceforward the correctest poet felt that there was no crime in now and then deserting couplet for these freer measures; and as a matter of fact we find in them by far the larger part of the real poetry of the eighteenth century.

Gay.

Something of the same beneficient influence was exercised by John Gay (NOTE 1), who, though a far less exquisite and poet than Prior, had perhaps more special sympathy for the country, as opposed to the town, than "Dear Mat."

NOTE 1. Very popular in the eighteenth century; a little neglected in this. Amens, however, have recently been made in two very pretty editions, of the Fables by Mr. Austin Dobson (London, 1882), and of the whole Poems by Mr. Underhill (2 vols. London, 1893).

He was born in the same year (1688) with Pope, at Barnstaple, in the county which contains the most exquisite mixture of scenery in England, but he seems to have thought himself more at home
Where Catherine Street descends into the Strand
than on the banks of the Taw or in the hill-solitudes of its springs. His family was no ill one, but poor, and he was apprenticed to a silk mercer in London. From this unpromising occupation he passed to that of secretary to the Duchess of Monmouth, Anne Scott, the "charming Annabel" of Dryden. In 1713 he published a poem on "Rural Sports," containing some description more vivid and direct than the age generally showed, and dedicated it to Pope. Introduction to the wits and the patrons followed, and Gay had a small share, and apparently might have had, but for laziness and indiscretion, a larger one, in the golden shower still falling on men of letters. The same qualities prevented him from making his fortune in the South Sea Bubble—for Craggs gave him stock, he would not sell during the craze, and lost everything—and perhaps contributed to defeat his expectations from George II. But he was one of those fortunate, helpless persons whom everybody helps, and the Duke and Duchess of Queensberry took him into their household, managed his money for him (he made a good deal by the Beggar's Opera), and prevented him from having any need of it. He died at the end of 1732, too lazy even to make a will. The traditional character of him as of a kind of human lapdog, without any vice except extreme self-indulgence, has been little disturbed.

His earliest poem, Wine, published some years before that above noticed, in 1708, belongs to the same class as John Philips's pieces, clever enough Miltonic parody. In Rural Sports he shifted to the inevitable couplet, which again he wrote well; in fact, Gay did nothing ill, he only wanted initiation and discretion. The Shepherd's Week (1714) relapsed on parody, the subject being now Virgil and Spenser, or rather the namby-pamby imitators of both. The mock-heroic couplets of this are foten happy, if not very strong. But Gay's skill in this kind reached its acme in Trivia, or The Art of Walking the Streets of London (1715), which is one of the most vivid things of the sort ever done, and for all its rather teasing falsetto, remains a document for the subject and a pleasant poem in itself. His Epistles exhibit the same pleasing, if somewhat uninspired, accomplishment, and his Ecologues might sometimes be Pope and sometimes Young. It is more to his real credit that he had a lyrical gift possessed by neither of these, his greater contemporaries. The immortal, if conventional, "Black-Eyed Susan," the more genuine "'Twas when the seas were roaring," the most musical "Phyllida" song, and a great many others, have sometimes more sweetness than Prior, though seldom as much air and fire. His dramatic pieces, Acis and Galatea, and still more the Beggar's Opera, are yet unforgotten. He wrote Tales, again very like Prior's; and lastly, there are his once universally, and still widely, known Fables. They have been for some time neglected, which is a pity, for they are perennial sense expressed in good, though not quite perennial, verse. Gay could do almost anything that his friends told him to do or that he had a model for; but he required these assistances.

Young.

With Edward Young [NOTE 1: In Chalmers, but not recently edited as a whole] we come to a poet of greater originality and force, but of much less equal achievement, than Gay, a poet who in more ways than one represents a development independent of Pope, and to some extent reactionary from the movement which Pope represented. Young was not merely Pope's senior; he actually, in the Universal Passion (1725-28), preceded that writer in his special form of satire, and did nearly, if not quite, as well in it as Pope himself at his very best. But the major part of his work is of a kind very different from Pope's. He was born in Hampshire in the year 1681, went to Oxford, and obtaining one of the then very rare Fellowships (at All Souls) which were not necessarily clerical, did not take orders till late in life. He is said to have at last done so from ambition, and disappointment in his hopes of preferment is credited with at least part of t he gloom of the Night-Thoughts. He did not die till 1655, having published verse, Resignation, as late as three years earlier. He was a playwright, and his play of The Revenge was long very popular. His non-dramatic verse is copious, and its merit varies in the strangest degree.

Young's first poem was The Last Day, published in 1713. It, like The Force of Religion, which followed it a year later, is in couplets, and both poems display Young's peculiar and, to modern tastes, not very pleasant mixture of probably sincere, but gloomy and bombastically expressed, religious awe, together with an exaggeration of that flattery of "the great" on earth which seventeenth and eighteenth century century feeling permitted, if it did not actually demand. There are, however, very fine things in The Last Day, and it is the best piece on any great scale that he did, except the Night-Thoughts. The Force of Religion, on the story of Lady Jane Grey and her husband, is mawkish and sometimes ridiculous. There could be few greater contrasts than the seven satires of Love of Fame, or The Universal Passion, which followed at about ten years' interval. As observed above, Pope is anticipated, and all but equalled, in these vigorous compositions, where the artificiality of the treatment is excused by theat of the subjects, and hwere Young shows himself a past master, not merely of the crack but of the sting, of the couplet lash. Then we come upon Ocean, an Ode (1728), which, like all Young's other odes (Imperium Pelagi, 1729, etc.), affords examples, hard to be excelled in the works of the meanest writers, of the unintentional mock heroic, and then to The Complaint, or Night-Thoughts.

It is difficult to give even a guess whether this remarkable poem will ever recover much or anything of the great reputation which it long held, and which, for two generations at least, it has almost entirely lost. It has against it, the application of phrase and even of thoguht, merely of an age, to the greatest and most lasting subjects, and a tone only to be described as the theatrical-religious. Its almost unbroken gloom frets or tires according to the mood and temperament of the reader. On the other hand, the want of sincerity is always more apparent than real, and the moral strength and knowledge of human nature, which were the great merits of the eighteenth century, appear most unmistakably. Above all, the poem deserves the praise due to very fine and, in part at least, very original versification. If Young here deserts the couplet, it is, as we have seen, by no means because he cannot manage it; it is because he is at least partly dissatisfied with it, and sees that it will not serve his turn. And his blank verse is a fine and an individual kind. Its fault, due, no doubt, to his practice in drama, is that it is a little too declamatory, a little too suggestive of soliloquies in an inky cloak with footlights in front. But this of itself distinguishes it from the blank verse of Thomson, which came somewhat earlier. It is not a direct imitation either of Milton or of Shakespeare, and deserves to be ranked by itself. The Night-Thoughts, which were late (1742-44) were at once Young's best work and his last good work. Resignation is much weaker, but not quite dotage.

Parnell.

Thomas Parnell [NOTE 1: Ed. Aitken, London, 1894.] may also be classed as an unconscious rebel. He was of a good Cheshire family, but was born in Dublin in 1679; entered Trinity College, took his degree and orders, and in 1705 was made Archdeacon of Clogher. Swift introduced him to Harley and converted him to Toryism, but the change of dynasty made his converstion infructuous, though Swift procured further preferment for him from Archbishop King. He is said to have felt the death of his wife very severely, and himself died young in 1717.


It is curious that, out of the small bulk of Parnell's poetical work, poetical criticism of the most various times and tastes has been able to pick quite different things to sustain his reputation. The famous "Hermit" has kept its place in all anthologies; Goldsmith extolled the translations, and Johnson endorsed his views, though he himself liked the "Allegory on Man" best. And later censorship, which finds the "Hermit" not much more than a smooth and ingenious exercise in verse, and the translations and imitations unimportant, has lavished praise on two small pieces, "The Night-Piece on Death" and the "Hymn to Contentment," the former of which certainly displays nature-painting of a kind unknown in the work of any but one contemporary, while the return of the second to the Comus alternation of trochaic and iambic cadence is an almost equally important, though doubtless unintended, protest against the ceaseless iambs of the couplet. It is not possible to call Parnell a great poet as he stands; but the quality and the variety of his accomplishment show that in slightly different circumstances and in other times he would probably have been one.

Lady Winchelsea.

The other exception, a notice of whom may fitly conclude this chapter and this Book, was Anne, Countess of Winchelsea. Lady Winchelsea was the daugher of Sir William Kingsmill, and was born in Hampshire about the time of the Restoration. She died sixty years later, in 1720, having been a friend of the wits (she is Pope's Ardelia) and herself a considerable practitioner in verse. She wroter The Spleen, a Pindaric ode (1701), The Prodigy (1706), Miscellany Poems (1714), the publication which, almost by a lucky accident, has revived her memory, and a tragedy, Aristomenes. The accident referred to was the mention of her by Wordsworth in his famous polemical essay appended to the Lyrical Ballads in 1815, where he excerpts her Nocturnal Reverie (with an odd companion, Pope's Windsor Forest) from his sweeping denunciation of the poetry between Paradise Lost and The Seasons, as "not contaning a single new image of external nature." The statement is not by any means true, or rather its exaggeration swamps what truth it has, but the commndation of Lady Winchelsea is deserved. It is a pity that her poems have not been reprinted and are difficult of access, for it is desirable to read the whole in order to appreciate the unconscious clash of style and taste in them. (NOTE 1).
NOTE 1.The Reverie and some other pieces will be found in Ward's Poets, vol. iii.
It is not a little noteworthy that lady Winchelsea betgan as a Pindaric writer. The imitators of Cowley (unless Dryden is classed among them) have been not altogether unjustly regarded as having furnished one of the most uninviting divisions of English poetry, and it is no doubt in part due to them that the couplet, as a revolt, obtained its sway. But Cowley, though even in him the high and passionate stpirit of the earlier poetry was dropping and falling, still preserved something of it, and "flights" were necessary to a Pindaric. Fortunately for Lady Winchelsea, natural taste and the opportunities of life seem to have inclined her to take natural objects as the source of her imagery. What place suggested the Norcturnal Reverie we cannot say, but it  is clearly a corrected impression and not merely conventional. It is all seen: the waving moon on the river, the sleepy cowslip, the foxglove, paler than by day, but chequering still with red the dusky brakes, and the wonderful image of the horse, take us almost a century away from the drawing-rooms and the sham shepherdesses of her contemporaries. And she could manage the shortened octosyllable even better than Parnell, could adjust the special epithet (Pope borrowed or stole "aromatic pain" from her, though probably she took it from Dryden's "aromatic splinters"). Altogether she is a most remakable phenomenon, too isolated to point much of a moral, but adorning the lull of early eighteenth-century poetry with images even more correct than Thomson's, and put in language far less artificial.








Queen Anne Prose

—oOo—












































To be continued



Queen Anne Prose

—oOo—






Morton Feldman & Samuel Beckett - Words and Music





—oOo—



Retropost #1212 (5 de noviembre de 2006): Hurtos, Compras y Ecos

Pruebo a bajarme música con el programa Transmission de un sitio descaradamente titulado The Pirate Bay, con la ayuda de JMC (graciankiu) y ¡funciona! Por primera vez me hago con música gratuita de la red que sea grabable (y, según dice una sentencia de esta semana, no robada). Ahora que entro en crisis financiera, por lo menos me gastaré unos euros menos en música, que he subvencionado a la industria con millones... y lo seguiré haciendo, me temo.

Y me compro Los trabajos de Persiles y Sigismunda, que me costó encontrarlo en el famoso año Quijote dios y ayuda. Por fin ha caído el primer ejemplar que he visto en venta en toda mi vida, tenga usted clásicos para esto. A ver si le hinco el diente, que esa será otra. También al último del último Nobel, Ohran Pamuk, aunque mi degustadora previa y devoradora de libros me dice que no es tan recomendable como dicen por ahí.  Han caído también últimamente a la bolsa (ay) El hombre sentimental, ahora que se reeditan en barateiro las obras de Javier Marías... y las obras de Winnicott, y las de Binswanger, uf... me pesan en las estanterías y en la conciencia, tantas cosas por leer de las que no podré leer más que una breve selección. (Aunque, para aligerar, hoy he terminado por fin mi reseña sobre Film Adaptation).

Leyendo leyendo, me voy leyendo, lo que más estos días, La misteriosa llama de la reina Loana, de Umberto Eco. Pura intertextualidad, claro, lleno de ecos, y para amantes de ellos. Y de la identidad problemática, y de la memoria que nos hace. Este ecchoing Eco es otro cuasi-sosia mío: si no en books, en conexiones mentales y hasta en looks a veces nos parecemos. ¿La prueba? Ècco: 

Umberto Eco
ecoeco
Yo, mi otro yo, y el de más allá


Retroposts

—oOo—



Monsieur Oscar


Monsieur Oscar
—oOo—



Viernes 4 de noviembre de 2016

Posicionándome favorablemente

selfie

Veo con tristeza que mi excelente posicionamiento en Academia ha bajado un poco. He pasado de estar en la categoría absolutamente superior, el Top 0,1%, a una más modesta, aunque buena, el top 0,5%. Esta es mi página de Academia, donde quizá pinchando se podrá ver enseguida si sigo bajando. Todo lo que sube baja y todo tiene su parábola en la vida, ya lo dijo Cristo.

Y en fin, he estado más de un año en el top uno por mil, cosa que ya es un pequeño logro; aunque ahora vayamos a menos, tuve mi momento. Y quién sabe si volveré a subir, en éste o en otro índice; hay índices para gustos diversos. Por ejemplo en otro índice de Academia, el AuthorRank, he subido hasta el dos, y hay gente con índices mucho más altos. Y de otros tipos de éxito, ni les digo.

Pero en tanto voy bajando, durante todo este año, me he mantenido en el puesto siete (el séptimo mundial por número de artículos aceptados) en el Social Science Research Network. Aquí se ve cómo llego al siete y lo mantengo, sin mejorarlo pero sin ceder terreno de momento. Once meses no llegan a hacer una docena, pero mejor dejo constancia de mi constancia ahora, no sea que en diciembre ya baje puestos y se estropee la gráfica.


Subiendo hasta el 7
No soy el séptimo más listo, aclaremos, ni el séptimo más leído ni más citado, sino el séptimo en número de artículos aceptados.
Luego, cuando bajemos puestos, pasaremos a otras cosas—por ejemplo, si les interesan más las parodias o ataques contra estos posicionamientos y ránkings y sobreinformación, está recomendable la novela de Dave Eggers The Circle (2013). Aquí hay un pasaje selecto, delicioso a su manera.

Pero qué duda cabe que estos ránkings y posicionamientos en repositorios y bases de datos van siendo cada vez más conocidos y tenidos en cuenta, aunque sea sólo como un indicador más, a la hora de evaluar un expediente académico. Está también por ejemplo el de Google Académico, que nos da un triple índice: 1) atendiendo al número de citas en trabajos académicos, 2) h-index, (número h de artículos con h citas) e i-10 index (número de artículos con más de 10 citas). Triple, o séxtuple índice, si distinguimos entre datos globales y datos recientes. Luego, también está el número de trabajos listados en Google.

 Siguiendo en lo nuestro, otra manera de ver mi buen posicionamiento en la SSRN la tenemos aquí, con el top 25 de autores según este criterio de número de artículos aceptados:

Aquí sosteniendo el séptimo puesto

Ojo, que no son autores de mi disciplina, sino de todas las disciplinas de ciencias sociales y humanidades. En Filologías o estudios literarios e incluso en Humanidades sí que estoy allí el primero absoluto del mundo, pues todos los que están por encima de mí, y por debajo en esta lista también, son autores de económicas, sociología, Derecho, Políticas, etc.

Nos dice la Ranking Web of Repositories que a estas alturas el SSRN es el tercer repositorio en importancia del mundo. Estaba el primero hace unos años, pero ha sido adelantado por Academia (1º) y Researchgate (2º), que (aparte de tener una interfaz más intuitiva y moderna) cubren todas las disciplinas del conocimiento, no sólo las ciencias sociales y las humanidades—con lo cual no hay competencia posible, y SSRN sigue siendo el primer repositorio mundial especializado (por así decirlo) en ciencias sociales y humanidades.

Según la web del SSRN (que tiene nuevo look, ahora que lo ha comprado Elsevier), "SSRN's eLibrary provides 700,529 research papers from 323,158 researchers across 24 disciplines."  De entre 24 disciplinas académicas, estoy situado en el séptimo mundial en el ránking este repositorio; de mi disciplina y las vecinas, estoy "posicionado", como ahora se dice, el primero. Pensé que debía, quizá, comentar este posicionamiento tan favorable—mientras dure.


Toco techo en el puesto 5



—oOo—







Edward Gibson - How Efficiency Shapes Human Language





—oOo—



La estética de Kant y el formalismo




—oOo—




Marc Levoy: Lectures on Digital Photography





—oOo—




Chica del agua


Chica del agua
—oOo—



Retropost #1211 (4 de noviembre de 2016): Jokerman

Llevaba años buscando este vídeo de Bob Dylan: veinte, exactamente, que son los que tiene. Por fin ha aparecido por YouTube, y aquí os invito a verlo. Con Bob Dylan siempre he tenido un je ne sais quoi; a la vez me identifico muchísimo con él y otras veces me sorprende desagradablemente y repugna. O las mismas veces, que es peor.

Pero aquí estaba inspirado. Y teníamos veinte años menos, que siempre se agradece.









(Vaya, han quitado el vídeo, y lo quitan sin cesar cuando reaparece. Fue bonito mientras duró. Como la vida: Aquí hay, en compensación, otro vídeo bonito sobre eso, también de Bob Dylan, con una magistral técnica de vídeo casero ficticio. También ayuda Scarlett Johansson).





 

Y aquí hay otro bonito vídeo retrospectivo a base de fotos: Gainsbourg y Birkin.




Yo también quiero irme a París, al París ambiental de estas fotos. Y me voy a ir, quizá, dentro de unos días.

Decía Roland Barthes que la fotografía siempre tiene algo de funerario implícito; supongo que aún más cuando uno de los implicados ha muerto; quien contempla la foto siempre ve en todo caso la muerte y eternidad del pasado en ella. Lo mismo sucede con los vídeos caseros a los que imita "When the Deal Goes Down". Nos ponen en contacto cruel, casi insoportable, con el pasado cuando era presente. Yo soporto hacer fotos, pero lo de los vídeos caseros me hiere la hipersensibilidad. El vídeo de "Jokerman" también incluye una reflexión sobre el pasado, sobre las multitudes que contenemos, algunas de ellas de viejos alter egos nuestros. "Shedding off one more layer of skin / Keeping one step ahead of the persecutor within". También esta fase pasará, jokerman.




—oOo—





Jueves 3 de noviembre de 2016

Bob Dylan - Hurricane -  live on TV 1975




—oOo—



Bob Dylan and Norah Jones live in Seattle 2005





—oOo—


Henry Vaughan, Silurist

From George Saintsbury's Short History of English Literature (1907)

Vaughan

The contrast between Crashaw and Herbert is repeated in that between Herbert and Vaughan (NOTE 1), but with certain variations. Henry Vaughan—"Silurist," as he called himself, from the seat of his family in South Wales, "Swan of Usk," Olor Iscanus, from the river on whose banks he lived—was born in or about 1622, at a place called Newton, St. Bridget. He and his twin brother Thomas (a poet likewise and a diligent writer on occult and "Hermetic" subjects) went to Jesus College, Oxford. He seems to have begun the study of law in London, but to have turned to that of medicine. He may have actually served in the Royalist forces during the Rebellion, and was certainly a strong partisan of the King's cause. He retired quietly to Brecon during the usurpation and there practised physic. Hardly anything is known of his long life. He may have had two wives; he certainly had one, who survived him at his death, on St. George's Day, 1695. He was the last of the Caroline school proper.

NOTE 1. The Poems of Vaughan, after being completely accessible only in one of Dr. Grosart's privately printed editions, have been at last edited by Mr. E. K. Chambers in two volumes of "The Muses' Library" (London, 1896). The Sacred Poems were provided long since in the Aldine series (ed. Lyte, often reprinted), and there is an edition of the Secular Poems by J. R. Tutin (Hull, 1893).


His poetry as originally published is contained in four volumes—Poems, chiefly secular, in 1646; Silex Scintillans, his principal book, and wholly sacred, in 1651; Olor Iscanus, also sacred, a year later; and Thalia Rediviva, many years afterwards, in 1678, which retruns to the secular. There is no doubt (we have his word for it, and without his word there could not be any) that Vaughan was greatly influenced in all the more remarkable part of his work by Herbert whose poems were published twenty years before Silex Scintillans.  The relation between the two men is altogether that of master and pupil, but in divers ways. Often Vaughan copies Herbert directly. But the spirit of the two was different and resulted differently. Vaughan is not more or less pious than Herbert, but his piety is much more mystical; his thoughts are deeper and farther brought. And his expression is much less equable. He is seldom fantastic to frigidity, but he is often meditative to dulness. He never disgusts, but he sometimes tires, because he has not cared, or has not been able, to give his thought clear poetic expression.

There was no real reason on the moral side for the compunction which Vaughan felt, late in life, expressed for his early secular poems. But as a profane poet he has nothing above the average of dozens of half or wholly forgotten versifiers of his time, and is often below that average. His love-poems to Amoret and Efesia are sometimes pretty, though never distinguished; and in octossyllables, where he chiefly follows the manner of Jonson, he is at about his happiest. His decasyllabic couplets are, as Mr. Chambers has justly observed, based on Donne, and on the worst part of Donne, the designedly crabbed form of the Satires and some of the Epistles. It is as the author of the Silex Scintillans that Vaughan holds his place. And the title itself, which is explained in the frontispiece—a heart of flint burning and bleeding under the stroke of a thunderbolt from a cloud—is approopriate in more than the pious sense. At times there is in Vaughan genuine blood and fire; but it is by no means always, or even very often, that the flint is kindled and melted to achieved expression. His most famous and successful things, "They are all gone into the world of light"; "The World," with its magificent opening—

I saw Eternity the other night
Like a great ring of pure and endless light
      All calm as it was bright;

"The Retreat," with its suggestions of Wordsworth's great ode; "The Storm," with its intensely realised imagery; the quaint and pleasant piece beginning, "I walked the other day to spend my hour"; the beautiful "Joy"; "The Garland," with its wonderfully striking picture of youthful delusions, and the sharp turn, "I met with a dead man, Who thus to me began"; "The Waterfall", with its Miltonic richness and appropriateness of epithet, and a marvellous adaptation of sound to sense—these and some othe things are not merely in company unworthy of them as far as the achieved expression goes, but are even for the most part unworthy of themselves. But this inequality of expression is redeemed by the almost constant presence of a rare and precious tone of thought. The great age of the Church of England finds in Vaughan, at his best, its best poetical exponent. He stops short of the almost maudlin intoxication with divinity which carried Crashaw out of the Church altogether, and he far transcends the decent piety of Herbert.

The pair chosen to follow this trio is in general character strangely contrasted with it, though a certain bridge of transition exists in Herrick's "Divine" poems. Both Herrick and Carew are far greater artists than any of the three just mentioned. But despite of this and of the fact that their temper is far more mundane, they are still alike.


—oOo—





Before the Flood





Y aquí en español, Antes que sea tarde.

—oOo—



Retropost #1210 (3 de noviembre de 2006): Bajo la lámpara del dentista
alien

...he pasado hoy varias horas, pero unas cuantas. Que, curiosamente, se me han hecho cortas, no largas, como sería de esperar. ¿Me estaré aficionando? ¿Volviéndome masoca? Mi dentista es muy bueno, ciertamente, pero nunca será para tanto. ¿O serían las drogas que me han dado? (Luego no se fiaban mucho de dejarme andar hasta casa solito...).

De momento no me apunto, como Martin Amis en Experience, o Nabokov en Speak, Memory, a la lista de quienes han descrito en detalle sus desventuras con los dentistas. Esperaré a tener más en común con ellos, aunque sólo sea más desastres.



—oOo—





Retropost #1209 (3 de noviembre de 2006): Contencioso, sa

En febrero de 2003 me presenté, junto con otros tres candidatos, a una oposición de cátedras de Filología Inglesa. La plaza se declaró desierta, no pasando ninguno de los candidatos al segundo ejercicio. De los cuatro aspirantes, fui el único en recurrir la decisión de la comisión juzgadora; primero ante la propia comisión haciéndoles notar que los criterios que habían establecido no se atenían a derecho (por lo cual se me consideró insolente). Tras la prueba, envié numerosos escritos al Rector detallando las abundantes irregularidades cometidas. El Rector me recibió, intentó que retirase mis denuncias, y ante mi negativa me aseguró que todo sería investigado debidamente. De hecho me abrió un expediente investigador, que quedó en nada, cuando le dije que si la única manera de investigar el asunto era que me abriesen expediente, que adelante. Esta investigación no dejó huella documental que yo haya visto: nunca recibí una respuesta por escrito, y se me dio a entender que los escritos que había presentado no se consideraban recursos, sino denuncias, que el Rector podía oír o desoír. Se optó así por no contestar a ninguna de mis "denuncias" y por ignorar mis exigencias de una respuesta en regla. Ante el silencio administrativo del Rectorado, presenté (ya con abogado) un recurso donde ponía "esto es un recurso de alzada", y también este escrito quedó (esta vez ya previsiblemente) sin respuesta.

Con lo cual pasó el asunto a los tribunales, y presenté un contencioso administrativo. Tenemos juicio para el día 2 de julio de 2007. He estado examinando por primera vez el escrito del contencioso administrativo, redactado por mi abogada en lenguaje jurídico del que no podemos proferir el común de los mortales. Si hubiese contratado a la abogada ya desde el momento en que el tribunal cometió la primera irregularidad, otro gallo nos cantaría. Excuso colgar aquí el recurso, pero sí pondré las cuatro irregularidades básicas que se alegan. (Conste que muchas, muchísimas de las que yo le exponía al Rector en mis denuncias se han quedado por el camino y no han llegado a este escrito, por darle una forma manejable y no marear al juez).

Principales irregularidades, pues, según reza el escrito:

- Irregularidades en relación a la fijación del perfil de la plaza y la aplicación de éste por parte de la Comisión Juzgadora.
- Incumplimiento de lo dispuesto en el artículo 9.1 b) del Real Decreto 1.888/1984 de 26 de septiembre, por el que se regulan los Concursos para la provisión de Plazas de los Cuerpos Docentes Universitarios (modificado por el Real Decreto 1427/86 de 13 de junio) en relación con los artículos 10, 38 y 39 de la misma norma por cuanto la Comisión Juzgadora introduce la exigencia de un requisito no contemplado en la legislación vigente (presentación de proyecto investigador).
- Irregular composición de la Comisión Juzgadora.
- La Comisión Juzgadora introduce unos criterios de valoración en los que se prima antijurídicamente la docencia ante la actividad investigadora, lo cual supone vulneración del RD 1.888/1984 que regía el proceso de referencia.

(...)

Como conclusión a todo lo expuesto hay que manifestar que en el proceso selectivo objeto de impugnación concurren una multitud de vicios de antijuridicidad que deberían producir la estimación del presente recurso, y es que a la irregular fijación de los criterios de valoración, con una ilegal exigencia de presentación de un proyecto de investigación en su informe razonado, la comisión (irregularmente constituida) procede a realizar una valoración disconforme a derecho del primero de los ejercicios (haciendo un traslado de votos a puntos) y todo ello con un total desconocimiento en la normativa de aplicación, desconocimiento que para más inri pusieron de manifiesto dos miembros de la Comisión Juzgadora, Dra. Onega y el Dr. González Groba que se declararon abiertamente como poco cualificados para juzgar una plaza de lingüística inglesa.

Todo lo anterior unido a que el actor ("el actor" soy yo: a player's heart wrapped in a doctor's hide) tiene reconocidos dos tramos de investigación en esa área de conocimiento, hace que la presunción de la que gozan las Comisiones de juzgar con imparcialidad decaiga en el presente caso, provoca la necesidad de anulación de la resolución del proceso por el que se declaraba desierta la plaza, y con el nombramiento de una nueva Comisión Juzgadora se retrotraiga el procedimiento al momento en que debieron de fijarse los criterios de valoración.
 


El Rector estaba algo alarmado porque en los escritos que le dirigí acusaba a la Comisión Juzgadora de "prevaricación". Así que le tuve que explicar en un nuevo escrito el significado de "prevaricación" según el Diccionario de la Real Academia. Es la acción y efecto de prevaricar:

prevaricar. (del lat. praevaricare). intr. Delinquir los empleados públicos dictando o proponiendo a sabiendas o por ignorancia inexcusable, resolución de manifiesta injusticia. // 2. Der. Cometer el crimen de prevaricato [o sea, "incumplimiento malicioso, o por ignorancia culpable, de las funciones públicas que se desempeñan"]. // 3. Por ext., cometer uno cualquier otra falta menos grave en el ejercicio de sus deberes. // 4. fam. desvariar, decir desatinos. // 5. desus. Hacer prevaricar.


Allí se prevaricó hasta en el sentido desusado. Pero este asunto de la prevaricación es otra de las cosas que se han caído en el presente contencioso administrativo, que además no se presenta, naturalmente, ante los tribunales penales. Quizá se desestime el contencioso por cuestiones de fechas, tecnicismos de consideración administrativa del proceso judicial en sí, atención a la "solución" dada por el Rector, etc. Pero en lo que se refiere a las irregularidades cometidas, son flagrantes e incuestionables. Y, habiendo tales irregularidades en el proceso, y habiendo valorado mi trabajo en el área de Filología Inglesa con una puntuación de 1'8 sobre 10, ¿no hay acaso decisión de manifiesta injusticia? Decisión de manifiesta injusticia que al parecer esperaba el tribunal que yo aceptase "deportivamente". Pues no: me van más otros deportes. Aunque por ello me consideren algunos insolente, o contencioso. Y aunque pleitos tenga, y los pierda. Pues mal perdedor no soy, cuando no se amaña la partida.

(PS: Como resultó años después, los tribunales no me dieron la razón en el contencioso, cuestión que comento aquí).



—oOo—




Miércoles 2 de noviembre de 2016, día de Difuntos

Norah Jones - Live in Jazz 2013




—oOo—




Norah Jones Mini-concert Live at the Home





—oOo—



Light from the Flower

Light from the flower

Cowley (and Denham)

From George Saintsbury's Short History of English Literature (1907)

Cowley

The position now for two centuries assigned to Milton was during his lifetime held by Abraham Cowley (NOTE 1). This poet, whose popularity, extraordinarily high and extraordinarily brief, was not quite so unreasonable as his loss of it, was a Londoner born ten years after Milton, in 1618. He went to Westminster, and thence to Cambridge. He certainly wrote verse, and good verse, very early, for some of it was published when he was fifteen; but whether his reading and emulation of Spenser really enabled him to produce some of these poems at ten years old must be left to the reader. He had but just taken his Master's degree in 1643 when Cambridge fell into the power of the Parliamentarians and he was ejected, went to Oxford, where he stayed fro two years, and then going with Henrietta Maria to Paris, became her secretary. After some ten years' stay abroad, in 1656 he returned to England, and was arrested, but received his liberty on condition of some indefinite compliances which are vaguely and differently related. He returned to France till the Restoration, and was then, like many other Royalists, disappointed in hopes which Charles II. was perhaps not too careful to satisfy, but which he certainly could not in all cases have satisfied if he would. Nor was it very long before a beneficial lease of the Queen's lands gave him competence, if not affluence. He retired, however, in some dudgeon to Chertsey, and died there—not finding the country quite the poet's paradise—in July 1667. cowley

Cowley's remarkable prose may be for the present put aside. In his verse he is not merely a most curious bridge of communication between the couplet poets, the "school of good-sense," and the metaphysicals, but almost more than Waller, and much more than Denham, the pair who usually go with him, a bridge between one whole period of poetry and another. He wrote in youth a play called The Guardian, which he did not then intend for the stage, but after the Restoration altered and acted as Cutter of Coleman Street. But this requires no special notice. His purely poetical works, which are by no means so easily to be distinguished by mere chronological order as might be thought likely, fall pretty easily into three classes when judged from the point of view of form—namely, couplet verse, lyrica and stanza poems of various kinds, and Pindarics.

NOTE 1. In Chalmers. More completely in Dr. Grosart's "Chertsey Worthies."

His couplets

Of the couplet verse the most important piece in size, as indeed it is of the whole, is the curious sacred epic of the Davideis, much of which was written at Cambridge, though it was continued (it never was completed) later. Four books exist; et even this manageable length, assisted by Cowley's immense popularity, never made it generally read. There are unquestionably fine things in it—from the opening picture of Hell, earlier by much than that of Milton, through the sketch of the Priests' College, a favourite theme with the author, and worked out by him also in prose, to David's account of Saul and of Jonathan. And the passages of length are as a rule inferior to the single lines and couplets, which are sometimes wonderfully fine. But the miscarriage of the piece as a whole may be accounted for many times over. It is true, as Johnson urges, that the story, being merely begun, has no time to justify itself, that its amplification of familiar Scripture is felt as impertinent, and that the decorations exhibit the fatal fault of the "metaphysicals" almost in the worst degree. But there is more than this. The very accomplishment of the couplets now and then jars with the phraseology and imagery, as would not have been the case in stanza  or blank verse; and, little story as the poet gives himself room to tell, he interferes with the interest even of what little there is by constant divagation. The book is a museum of poetic fragments tastelessly cemented together, not an organic whole.

In his other couplet pieces, from quite early things to the translations intercalated in the Essays, Cowley shows much better, or at any rate is much more accessible, as a pioneer in the path. The piece upon the "Happy Birth of the Duke of Gloucester" in 1640, though sometimes "enjambed," shows on the whole a great preference for, and a pretty complete command of, the authentic, balanced, self-contained couplet with the cracker of rhyme at the tail of it. We only want weight to give us Dryden, and polish to give us Pope: the form is there already.

The lyrics

In his stanza-poems and lyrics proper Cowley shows the retrospective side of his poetic Janus-head, though it is observable that even in Constantia and Philetus, one of the earliest of the Juvenilia, the concluding couplets of the sizain "snap" as they would not have done in Daniel or in Drayton. The lyrics are often quite Jonsonian, while sometimes they have a lightness which Ben rarely achieved, and which is cheifly proper to his "sons," of whom Cowley was born just too late to be one. The famous Chronicle, his best-known thing, is the very best of poetic froth; while the Anacreontics are often equal to Ben, and sometimes not very far below Milton. One is frequently inclined to give Cowley a really high place, when something—his shallowness or his frigid wit, or a certain "shadow before" of eighteenth-century prose—interferes, especially in his once adored Mistress.

The Pindarics

Undoubtedly, however, Cowley's Pindarics are the most peculiar efforts of his talent, and those which, upon his own time, produced most of the effect of genius. They are little read now, and there can be no doubt thet both their structure and the presumed necessity of imitating Pindar's style of obscure conciet encouraged the metaphysical manner very treacherously. But they would be interesting to us even were they far worse than they are intrinsically, because to the historian of literature nothing can ever be uninteresting which has, for a long time, supplied an obvious literary demand on the part of readers and provided employment for great wirters. To Cowley we owe—in that sense of obligation which always presupposes remembrance, that the deb would have been due to another if this man had not been in case to lend—the really magnificent odes of Dryden, Gray, and Collins pretty directly: indirectly that strill greater one of Wrodsworth which is almost his solitary claim to have reached the highest summits of poetry; and many great things of Shelley and Tennyson, not to mention lesser men. And the eager adoption of the form, which for more than half a century prduced libraries full of unreadable Pindarics (the most interesting and nearly the most hopeless examples being those of no less a man than Swift), whows us what the time wanted, how it was sick of the regular stanza, how blank verse was still a little too bold for it, while it had not yet settled down or become satisfied with the regular tick of the couplet-clock. But as a matter of fact the things themselves are not contemptible. "Life and Fame," "Life," the "Ode to Mr. Hobbes," and others are, or at least contain, very fine things; and the chief drawback of the whole is that descent to colloquial abbreviations ("I'm" etc.) which was due partly to the slow vulgarising of popular taste on such points which we shall have to record, partly to the still prevailing dread of slur and trisyllabic equivalence. On the whole, no doubt, Rochester was right when he said ("profanely," as Dryden very properly adds) that "Cowley was not of God, and so he could not stand." But the special reason of his fall was that he never could make up his mind whether to stand with the old age or with the new, with the couplet or with the wilder verse, with mystical fantasy or clear common sense, with lawless splendour or jejune decency.

(...)

Cowley's Prose

(...) Until 1660 it cannot be seriously maintained that England possessed, or even had possessed, a prose style suited for those misceellaneous and average purposes which, after all, prose is chiefly meant to subserve. (...) But we have examples of Dryden's prose at a time when it is next to impossible that he could have been influenced by Tillotson; the change is evident in the work of Cowley and other earlier still; and on the whole it is far safer and far more philosophical to take it as, like other literary evolutions or revolutions, a "flying spirit on the driven air," generally diffused and felt by many if not by all, rather than as a deliberately caused product of this or that person's idiosyncrasy, or study, or simple desire of innovation.

Cowley has just been mentioned, and his case is a notable one. His small handful of extremely pleasant Essays displays many of the characteristics of the new prose, but it is most noteworthy that they seem to date from the close of his life and after the Restoration. In his most brilliant piece, the Discourse concerning Oliver Cromwell (1661), old and new jostle each other in a fashion almost startling, and the colour, form and fire of the sinister angel who defends the Protector contrast with the almost eighteenth-cnetury correctness of some passages. As in verse, Cowley is the Janus of the time, but his forward face is that which is here most noticeable.



Denham

One splendid passage—which, by the way, did not appear in the first edition of the poem, Cooper's Hill, that contains it—has preserved to Sir John Denham (NOTE 1) a little of the very disproportionate reputation which he earned during his life, thanks chiefly to his younger contemporary Dryden's generous eulogy of it. He was born in Dublin, and of Irish parentage on his mother's side, in 1625; had at Oxford and Lincoln's Inn a reputation for idleness and extravagance, especially in gambling; obtained some fame in 1641 by The Sophy, and published Cooper's Hill soon afterwards; lived chiefly at Oxford during the war, and chiefly in France after it; was knighted at the Restoration, and received a valuable place, the surveyorship of the king's buildings; was unlucky in marriage, became disordered in mind, and died on 10th April 1668.

Few, except for studious curiosity, are ever likely again to read Denham through, or even any considerable part of his not extensive work. The Sophy was a feeble tragedy; Cooper's Hill, putting aside the patch

Oh! could I flow like thee

and a few other fine lines, is chiefly a creditable, and tolerably though not very early, exercise in the new kind of couplet. A verse paraphrase of the Second Aeneid adopts the older and looser "enjambed" form of the same measure; indeed, this enjambment is common in Denham, and is found in Cooper's Hill itself. Prudence, Justice, Old Age (of all odd things a verse handling of the De Senectute), The Progress of Learning, are preludes to the eighteenth-century concert of couplet tunes on things not tunable. The smaller poems, with occasional flashes, such as the happy transformation (for translation it is not) of Martial's Non ego sum Curius nec Numa nec Titius into

I pretend not to the wise ones
To the grave or the precise ones,

and a few pieces of some nobility like the elegy on Cowley and the attack on Love in favour of Friensship, are apt to oscillate between the tastelessly fantastical and the merely gross. Moreover, Denham is an eminent sinner in the small matters of grammar, rhyme, and measure which disgrace so many writers in the middle and later part of the seventeenth century and are obviously due not to any imperfect condition of the language, but to sheer carelessness and a down-at-heel fashion of literature. He has occupied tha place between Cowley and Waller as the "three reformers of our numbers" so ling, that he has established a title to it by prescription; and as it has long been understood what this "reform in numbers" meant, there is the less reason for turning him out. But he is much less of a poet than Cowley, while it is an injustice to couple his slatternly muse with the neat and graceful, if not radiantly lovely or bewitching, muse of Edmund Waller.





—oOo—



The Science of the Voices in Your Head, with Charles Fernyhough




—oOo—




Retropost #1208 (2 de noviembre de 2006): Especulaciones neuronales

Si tuviera dinero me compraría este libro de cuya existencia me entero con retraso: Mirror Neurons and the Evolution of Brain and Language (Amsterdam: Benjamins, 2002), editado por Maxim I. Stamenov (de la Academia Búlgara de Ciencias) y Vittorio Gallese (de la Universidad de Parma). Es el volumen 42 de la serie "Advances in Consciousness Research". Me parece que en él se tratan cuestiones interesantes de la interfaz entre neurología y semiótica, que en concreto podrían darme pistas sobre una nueva manera de entender el problema de la reflexividad (en semiótica, arte, literatura) y de la importancia central que tiene esta cuestión para una teoría evolutiva y emergentista de la mente y de la percepción. A falta del libro, traduzco aquí la información que sobre el mismo proporciona la editorial:

Fueron la emergencia del lenguaje, la inteligencia social, y el desarrollo y uso de herramientas lo que supuso la diferencia para el homo sapiens al diferenciarse de todas las otras especies biológicas del mundo. Tanto el uso del lenguaje como el desarrollo de habilidades sociales e instrumentales presuponen e implican una consciencia de intención y la consideración de que uno se enfrenta a otro individuo con una actitud analógica a la de uno mismo. La metáfora del "espejo" que esto sugiere resulta apropiada.
    Investigaciones recientes han mostrado que la capacidad humana de "reflejar" las acciones de otros se origina en el cerebro a un nivel mucho más profundo que el de la consciencia fenoménica. SinapsisRecientemente se descubrió una nueva clase de neuronas en el área premotriz del cerebro del mono, que se llamaron "neuronas espejo". Es llamativo que están sintonizadas para excitarse tanto cuando se llevan a cabo como cuando se observan algunas clases específicas de comportamientos y acciones: acciones manuales de precisión, y acciones efectuadas con la boca. Se activan independientemente del agente, y ya sea el propio sujeto o un tercero quien realiza la acción observada. La activación de esta clase de neuronas es automática (inconsciente) y liga la realización y la observación de algunos comportamientos y acciones del sujeto o de otra persona a quien éste se encuentre observando. La peculiar "intersubjetividad" del funcionamiento de esta clase de neuronas espejo y su sorprendente complementariedad con el funcionamiento de la interacción comunicativa estratégica y presencial (cara a cara) puede arrojar nueva luz sobre la arquitectura funcional de los procesos mentales conscientes frente a los inconscientes, y sobre la relación entre las acciones de comportamiento y comunicativas de monos, primates y humanos. Este volumen discute la naturaleza del Sistema de Neuronas Espejo (MNS) tal como lo presenta el equipo de investigación del profesor Giacomo Rizzolatti (Universidad de Parma), el primero en descubrir las neuronas espejo y sus implicaciones para nuestra comprensión de la evolución del cerebro, la mente y de la interacción comunicativa en los primates no humanos y en el hombre.

Participantes:  Samuel W. Anderson, Marina Koulomzin, Beatrice Beebe & Joseph Jaffe, Bernhard H. Bichakjian, Aude Billard & Michael Arbib, Steven M. Boker & Jennifer L. Rotondo, Stein Braten; Leonardo Fogassi & Vittorio Gallese, Oliver Gruber, Charles N. Li, Loraine McCune, Francis Mcglone, Matthew Howard, Krish Singh & Neil Roberts, India Morrison, Giacomo Rizzolatti, Laila Craighero & Luciano Fadiga; Gerhard Roth Roth, Jennifer L. Rotundo & Steven M. Boker, Ava J. Senkfor, Maxim I. Stamenov, Michael Studdert-Kennedy, Marilyn May Vihman, Kay vogeley & Albert Newen, Edda Weigand, Andreas Wohlschläger & Harold Bekkering, Steve Womble & Stefan Wermter, Sugita Yuuya y Tani Jun. (Tapa dura, viii, 376 p., índice temático, ISBN 90 272241665; 99 euros; rústica, 9027251622; 66 euros).


Me consuelo comprándome a precio reducido Cajal and Consciousness: Scientific Approaches to Consciousness on the Centennial of Ramón y Cajal’s Textura (Annals of the New York Academy of Sciences, 2001), editado por Pedro C. Marijuán, actas de un congreso que se celebró en 1999.  (Y sugiero los dos para la biblioteca universitaria, que no figuran en su catálogo...). El otro día me compré la famosa Textura del sistema nervioso de "Cajal" como le dicen allí; de hecho le llevaba dando vueltas al asunto desde que hicieron el congreso centenario en 1999, porque me intriga por dónde andarán ahora las investigaciones sobre la interfaz de la neurología y el complejo psicología cognitiva-semiótica-teoría de la percepción. A ver si consigo leerme estos libros y sacar algo en limpio.

Cajal estudiaba más bien la "textura", o sea, la histología y morfología del sistema nervioso, aunque por supuesto tenía interesantes especulaciones sobre las funciones de esa textura a un nivel que no podía estudiar experimentalmente. En las últimas décadas, me parece, están los estudios de la consciencia conectando con la neurología a un nivel que antes hubiera parecido improcedente. Me leí hace poco libros como Consciousness Lost and Found de Lawrence Weiskrantz (1997) y The Mind’s Past de Michael Gazzaniga (1998) que señalan importantes progresos en esta dirección. La consciencia, problema antes completamente intratable para la ciencia experimental, comienza a estudiarse como el resultado de una compleja red de representaciones elaboradas por sistemas neurológicos relativamente autónomos. Estas "neuronas espejo" podrían ser uno más de estos sistemas (uno altamente revelador). Hay sistemas como los que describe Weiskrantz que son tan específicos que controlan el reconocimiento de caras (no de otros objetos), dando lugar a la prosopagnosia cuando funcionan mal. Otros sistemas de representación visual periférica pueden permitir que existan fenómenos como el de visión ciega (blindsight), cuando el sistema visual central está dañado y no permite la representación a la consciencia de una imagen de los objetos... y sin embargo el sujeto sí puede (sa)"ver" que tiene delante un determinado objeto, aunque no vea ninguna imagen. (Supongo que son fenómenos como estos los que han hecho a veces que la gente sospeche popularmente de algunos ciegos como fingidores o taimados o menos ciegos de lo que parecen). A su vez, Gazzaniga presenta el funcionamiento semiótico global del cerebro concibiéndolo como un "intérprete" que elabora una representación de la realidad, un tanto a lo Matrix o a lo "genio maligno" de Descartes, una representación que (efectuando una grandiosa eliminación del signo, un borramiento de la mediación semiótica que dejaría turulato a Derrida) confundimos, sin más, con "la realidad". O, por así decirlo, la realidad es constituida por el "intérprete" cerebral, no hay nada "fuera" que se parezca a ella en sus propios términos. Son éstos razonamientos que nos llevan a ideas filosóficas ya añejas en teoría del conocimiento: a Hume, o al Berkeley de la New Theory of Vision.

Bien, pues estas "neuronas espejo" parecen ofrecernos el correlato neurológico de otras cuestiones filosóficas que han hecho correr mucha tinta. Por ejemplo, no sé si el uso de "emergencia" en este resumen apresurado del libro para hablar de la "emergencia" del lenguaje se tratará en términos de la teoría de la emergencia de George Herbert Mead, pero podría, y debería hacerse. También esa relación de cara a cara con el otro, la alteridad fundamental del ser humano frente a la inercia de los objetos, la percepción del otro como un objeto con una entidad particular, reflexiva, son cuestiones que han sido tratadas detenidamente por la fenomenología del siglo XX. Recordemos el observador de Sartre en El Ser y la Nada cuando siente que se vuelve objeto de la mirada. Recordemos a Merleau-Ponty y su tratamiento de la fenomenología de la alteridad como un problema específico. Por primera vez parece que estas cuestiones van a poder tratarse de una manera que tienda puentes o abra un terreno común entre la neurología experimental y las teorías filosóficas del conocimiento que van más allá de la psicología behaviorista. Nada menos que una base neurológica para la filosofía de la interpersonalidad.

En cuestiones de espejos y reflexividad, a mí me interesaría de modo especial saber si se ha hecho algo en una dirección también muy interesante y parcialmente relacionada con ésta. Si ha llegado a identificarse un funcionamiento neuronal que se corresponda con el reconocimiento de un objeto como tal objeto. Hay una dimensión reflexiva y conceptual en la percepción, especialmente elaborada en la percepción humana, y muy particularmente en la percepción mediada por el lenguaje. Una vez ordenado el mundo "exterior" a base de marcos de referencia y conceptos, el acto de percepción no se limita, creo, a recibir estímulos externos y procesarlos como tales, sino que este procesamiento conlleva un elemento de proyección, digamos que el sujeto no sólo percibe lo que hay, sino que proyecta al órgano sensorial (o al sistema neurológico correspondiente, no sé) lo que ha de percibir, un poco como esas teorías de la visión renacentistas que figuraban rayos saliendo del ojo hacia los objetos (no sé si escojo una buena imagen). Un caso especial de esta proyección reflexiva se ve en la aplicación de esquemas cognoscitivos, perceptuales, estructurales, o narrativos, para captar y organizar la estructura de un objeto de conocimiento. Es especialmente vistoso el caso en que una representación (representación en segundo grado, digo, no representación elaborada por el "intérprete" cerebral) se reprocesa como tal signo, si en origen se había confundido con el objeto original: así un objeto reinterpretado como un reflejo, una figura humana reinterpretada como un maniquí, una mise en abyme, un falso suelo narrativo o ruptura de marco, etc. Estas formas curiosas, paradojas, relaciones especulares y problemas semióticos de la percepción nos hacen especialmente conscientes de que vivimos en un sistema de representaciones—they bring the unreal world too strangely near.

La existencia de neuronas espejo y su relación con la comunicación interpersonal nos hace intuir, además, que estamos especialmente atentos no sólo a los mundos virtuales que construimos mediante la manipulación semiótica, sino también al lugar de los otros en estos mundos... y a los mundos que ellos construyen dentro de nuestro mundo. Hay materia aquí para abundantes reflexiones y especulaciones que por hoy interrumpiré. Me voy a llevar la moto a la ITV.

(¡Qué bien! Me organizan una jornada interdisciplinar sobre neurociencias en la puerta de casa: http://bifi.unizar.es/neurociencia.php).

(PS: Pues fantástico; logro asistir a unas poquitas ponencias de la jornada de Neurociencias, incluida una sobre la risa del propio Marijuán. Se han oído cosas muy interesantes: análisis de la respuesta la sensibilidad de heridas y cicatrices a luz de colores (sorprendente), estudios del reconocimiento de sonidos de niños disléxicos, la risa analizada como un complejo comunicativo/fisiológico, con elementos de interacción social y también de reorientación de tensiones de elaboración interpretativa en el sistema nervioso.... Vamos, que ha sido una experiencia bastante interesante en cuanto a las relaciones de la medicina semiótica con la neurología y con otras disciplinas. A mí me iba la cabeza todo el rato a lo mío: esquemas repetitivos interiorizados como patrones de respuesta, ya se llamen conceptos, marcos, palabras, signos escritos o identificados...  signos que a mi entender son reproyectados a los sistemas sensoriales para permitir la experiencia consciente de los mismos. Para hacer la piedra pétrea, tenemos que interpretarla como tal piedra.

Bueno, pues hasta he hecho una sugerencia. Una ponencia iba sobre el tratamiento de la fibromialgia... en realidad no la llamaban así, pero para mí que la fibromialgia tiene que estar muy relacionada con los sistemas centralizados de procesamiento del dolor que se describían. El dolor no es una experiencia simple, sino interpretada, contextualizada... y muchas veces imaginada. Así, puede haber dolores reflejos en partes del cuerpo simétricas a la herida, por un elemento de reproyección de la sensación. En la ponencia se hablaba de cómo en estados depresivos, etc., se puede activar este complejo de asociaciones y crear dolor donde no debería haberlo en puridad desde un punto de vista fisiológico en sentido estricto. Hasta puede haber tratamiento de alivio mediante procesos repetitivos de atención y de manipulación que "desvíen" o desconecten estos circuitos neuronales mal acostumbrados.... (mi terminología no es muy buena). Bueno, pues yo he hecho la sugerencia de diseñar videojuegos que obliguen al paciente a realizar estos movimientos repetidos y que estimulen estas percepciones que puedan educar la atención hacia otro lado. Podrían diseñarse con esquemas narrativos o visuales que capten la atención y estimulen las respuestas deseadas. Y, en un sistema de realidad virtual, podría incluso convertirse en un tratamiento incorporando movimientos corporales, una especie de gimnasia que no dependiera de la acción de un fisioterapeuta ni tampoco exclusivamente del paciente. En fin, una sugerencia.

Y todavía con estas cosas en la cabeza, entro en una discusión sobre narración y universales  que se está desarrollando en la lista de distribución Narrative-L.  Robert Scholes comentaba sobre el innatismo lingüístico así: "We don’t know what is there before it takes the shape of an actual language.  We have some quality that enables us to acquire grammar and vocabulary.  Calling it "deep structure" makes it sound as if we know that it is a "structure," but we don’t really know even that.  It is an ability, a disposition.  We humans are all born to communicate, born to sign.  What conclusions do you want to draw from that?"

Pongo esta respuesta:

If the human ability to make and interpret signs is "an ability, a disposition" one might think that these cognitive processes can be traced back to specific neural networks, and patterns of action in neuron firing, for instance. Perhaps the aural recognition of a word as a word, and not as a mere sequence of sounds, consists in the triggering of some specific feedback processes in the brain. Same thing for visual input (written words), and, mutatis mutandis, for the recognition (or perhaps projection) of larger patterns or linguistic macrostructures (frames, scripts, etc.). Nature and culture have been discussed as perhaps not very useful terms; I think they are useful so long as we think of them as relational, relative to a context of discussion. Perhaps the humanities have tended to see everything as cultural, and the hard sciences (including neurology) as natural, But there must be, certainly, an area of interaction where the interesting things are to be found: when culture becomes naturalized, so to speak, or where nature is culturally expanded and modified. If the neural systems and patterns which make up our "natural" hardware are not that stable but are instead some kind of modifiable software (in early age for some purposes, and in old age as well in some cases) we might find there a fruitful line of research for the investigation of linguistic and narrative universals, and for an increased dialogue between the "natural" sciences and the "social" humanities.

—Y días más tarde, esta otra, sobre la cuestión de la película dentro de la cabeza que nos proyecta el cerebro, según Antonio Damasio, The Feeling of What Happens (1999, 2000):

This Platonic cavern discussion about Damasio’s "film in the head" reminds me of Michael Gazzaniga’s concept of the mind’s "interpreter" (in The Mind’s Past), a brain function which constructs (in a way reminiscent of The Matrix) an ongoing sense of reality, our world in fact, inside our heads, not just with "bottom-up" input from the senses but also with a good deal of "top-down" functions which might be described in terms of schemata, frames, scripts, and so on. There is much ground to explore there in terms of building bridges with narrative theory. I suppose much future discussion about "nature" and "culture" in narrative structures or in the analysis of universals, ideology, etc. will be carried out in neurological terms… not by me, though!

PS (enero 2010): Una vídeo-conferencia de VS Ramachandran sobre las neuronas espejo.


 


—oOo—


  







Martes 1 de noviembre de 2016

Norah Jones: Concert Privé





—oOo—


En más MLA

Esta referencia

García Landa, and José Ángel, comp. A Bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology. 13th ed. U de Zaragoza, 2008. Web. 15 May 2008.

empieza a proliferar en distintos manuales de instrucciones sobre citas académicas basados en el estilo de la Modern Language Association. Por ejemplo aquí en EazyPaper: https://www.eazypaper.com/MLA-examples

o aquí, en Kennett Consolidated School: http://staff.kcsd.org/~rcolgan/Mrs._Colgans_Site/MLA_Citations.html

—en la Facultad de Ciencias Humanas de la Pampa:
http://www.humanas.unlpam.edu.ar/fchst/Docentes/anuario_normas.pdf

—y aquí, más cerca, en la Universidad de Alicante:
https://moodle2015-16.ua.es/moodle/mod/resource/view.php?id=75509

La preferencia por la decimotercera edición (cuando ya voy por la vigésimoprimera) se debe sin duda a que fue ésa la que incluyó la MLA en la séptima edición de su manual de instrucciones para trabajos académicos, véase aquí.

—oOo—




Sunset Girls
Sunset girls
—oOo—
 



Retropost #1207 (1 de noviembre de 2006): Se aconseja rectificación estratégica

El 19 de octubre pasado presenté, junto con dos profesoras de mi departamento, un recurso contra una decisión del Consejo de Departamento. Apelaba contra la aprobación del nuevo doctorado en Estudios Ingleses que incluía unos criterios abusivos, que en sustancia exigían a los doctores tener un proyecto de investigación subvencionado actualmente en curso para poder dirigir tesis doctorales. Aquí expuse mi protesta contra esos criterios abusivos (que son producto del feudalismo académico, y por supuesto irían dirigidos a realimentarlo). Máxime cuando los requisitos para obtener subvenciones para un proyecto de investigación o reconocimiento como equipo investigador son también absurdos, abusivos y feudales, como he expuesto recientemente.

No es sorprendente que en un órgano dominado por los miembros de los equipos de investigación, como es el Consejo de Departamento, pueda salir aprobado, de modo supuestamente "democrático", un plan que vulnere la legalidad y los derechos de quienes no pertenecen a esos equipos. Es triste que así sea, desde luego, máxime cuando se exponen con toda claridad a quienes apoyaron este programa los motivos por los que éste es injusto, ilegal, y puede ser recurrido. Otros casos de ceguera obcecada hemos visto antes, y también ha habido que recordar cuáles son las leyes generales a las que hemos de sujetarnos todos. Tanto más preocupante es que no se aprendan estas lecciones, cuando se vienen repitiendo.

Bien, pues el recurso no está resuelto, pues no ha contestado todavía el Rector. Ahora bien, también habíamos enviado una copia a la Comisión de Doctorado, el órgano que efectivamente se encarga de aprobar, a nivel de Universidad, los programas de Doctorado y los criterios a los que se atienen. Y esta es la respuesta que he recibido esta semana de la Comisión de Doctorado:

En relación a su escrito con registro de 19 de octubre de 2006, desearía comunicarle lo siguiente:
1. Dado que, según nos indica, se trata de un recurso ya presentado ante una instancia superior, esta Comisión entiende que debe inhibirse de emprender cualquier acción tendente a la resolución del mismo, limitando su actuación a la de emitir informe al respecto, próximamente, si así se le requiriese desde el Rectorado (circunstancia que no se ha producido hasta el día de la fecha).
2. Esta Comisión entiende, por ello, que la respuesta a su escrito debe limitarse a ratificar —según acuerdo tomado en el día de la fecha, en sesión ordinaria— cuál ha sido y cuál continúa siendo su criterio respecto al asunto de su interés:
2.1. De acuerdo con lo que establece el Real Decreto 56/2005, en su art. 11, el director de Tesis será un doctor con experiencia investigadora acreditada. La elaboración de los criterios que deben definir esa "experiencia investigadora acreditada" y la responsabilidad de su aplicación fue encomendada por nuestra Universidad a esta Comisión de Doctorado, cuyos acuerdos a tal efecto se hallan reflejados en las normativas vigentes y de actual aplicación (Acuerdos de Consejo de Gobierno de 12 de julio de 2005 y de 6 de julio de 2006, y de Comisión de Doctorado del 27 de septiembre, 2 y 14 de noviembre de 2005).
2.2. Intención de dichas normativas fue la de dar cumplimiento al nuevo marco jurídico, la de garantizar, en consonancia, una mínima calidad exigible en la dirección de Tesis y composición de tribunales y asimismo —a pesar de la dificultad del proceso que tal decisión suponía— la de permitir el acceso a dirección de Tesis y a tribunales a cuantos candidatos acreditasen —independientemente de cualquier otro criterio— experiencia investigadora suficiente a juicio de esta Comisión, de acuerdo con criterios objetivos y públicos.
2.3. La relación de profesores e investigadores encargados de la dirección de Tesis elaborada por los Departamentos y órganos responsables de Posgrado (cap. III, art. 7 de nuestra normativa sobre posgrados de 6 de julio de 2006) debe ajustarse a lo establecido en dichas normativas. Es esta Comisión de Doctorado la única encargada de aprobar o desestimar la dirección de proyectos de Tesis y la composición de tribunales, a propuesta de dichos órganos, dentro de nuestra Universidad ("Disposición adicional única" de la normativa antes mencionada).
2.4. El establecimiento de criterios mínimos de nuestra Universidad —en consonancia con los aplicados por otras muchas— responde al mandato de garantizar la calidad de las Tesis, pero también al de preservar la plena capacidad docente e investigadora de cuantos investigadores cumplan dichos requisitos mínimos, considerados por esta Comisión como necesarios y suficientes.
Dada la trascendencia y posible gravedad del asunto que se nos comunica, como posible precedente, se remite copia del presente escrito al Gabinete Jurídico de nuestra Universidad, al Excmo. Sr. Vicerrector de Ordenación Académica y al Excmo. Sr. Rector.
Lo cual pongo en su conocimiento a cuantos efectos considere oportunos.


¿Dará ahora marcha atrás nuestro Consejo, u optará, como hizo en su último conflicto planteado ante la Comisión de Doctorado, por obcecarse, hacerse el loco, marear la perdiz, huir hacia adelante, y al final tener que morir al palo gloriosamente?

Recuerdo que ese caso fue cuando se optó por presentar un curso de doctorado de literatura que yo impartía como si fuese un curso de "metodología" (tipo A), por la real voluntad de la coordinadora del programa de Doctorado, y se hizo así en contra del criterio del propio profesor que impartía el curso (yo), y en contra naturalmente de la normativa que exigía incluir un curso de metodología. En esa ocasión llevé el asunto hasta el final, to the bitter end, forzando al final al departamento a reasignar mi curso como no metodológico,  a modo de ejemplo práctico (e insignificante probablemente) de lo que sucede cuando se actúa no según la normativa, sino con criterios de mera obediencia al poder fáctico... aun cuando el poder fáctico ande desencaminado, falto de autoridad legal, y se salte las normas.

La memoria de las cohortes de votantes de nuestro Consejo parece siempre corta, cuando corta es la memoria de los poderes fácticos a quienes siguen. Muchos tienden a votar lo que decida el poder fáctico (o sea, los catedráticos o directores de proyecto) aunque el criterio de éstos flojee. Es ésa una actitud irresponsable por parte de los miembros de los equipos, una actitud que no por volverse habitual deja de suponer una dejación de criterio repetida y continuada. Claro que tampoco es que se les pida su opinión sobre estas cuestiones, sólo su voto... Decía Bacon que es alta traición aconsejar mal al príncipe a sabiendas, pero no parece ser el caso aquí, donde ni se pide ni se acepta consejo.

¿Habrá de repetirse, pues, la lección de que existen normas superiores y generales, o rectificaremos sin esperar más? Aunque sólo sea porque rectificar no es privilegio exclusivo de los sabios, sino también de los estrategas.

¿Puede una subvención validar el título de Doctor?


Retroposts

—oOo—








—oOo—




Microblog de noviembre 2016




Microblog de octubre 2016


—oOo—











.

AQUÍ  MI  FOTOBLOG

Loading...
.

IBSN: Internet Blog Serial Number 0-000-00000-1

También tengo el IBSN 0-000-0000-1


—nada menos. 

Archivos:

2014-2016:           


2016-7 2016-8 2016-9 2016-10

2016-1
2016-2
2016-3
2016-4 2016-5 2016-6
2015-7
2015-8
2015-9
2015-10
2015-11
2015-12
2015-1
2015-2
2015-3
2015-4
2015-5
2015-6
2014-7
2014-8
2014-9
2014-10
2014-11
2014-12
2014-1
2014-2
2014-3
2014-4
2014-5
2014-6

2011-2013:         

2013-7
2013-8
2013-9
2013-10
2013-11
2013-12
2013-1
2013-2
2013-3
2013-4
2013-5
2013-6
2012-7
2012-8
2012-9
2012-10
2012-11
2012-12
2012-1
2012-2
2012-3
2012-4
2012-5
2012-6
2011-7
2011-8
2011-9
2011-10
2011-11
2011-12
2011-1
2011-2
2011-3
2011-4
2011-5
2011-6

2008 - 2010:      
2010-7
2010-8
2010-9
2010-10
2010-11
2010-12
2010-1
2010-2
2010-3
2010-4
2010-5
2010-6
2009-7
2009-8
2009-9
2009-10
2009-11
2009-12
2009-1
2009-2
2009-3
2009-4
2009-5
2009-6
2008-7
2008-8
2008-9
2008-10
2008-11
2008-12
2008-1
2008-2
2008-3
2008-4
2008-5
2008-6

     2005 - 2007:    


2007-7
2007-8
2007-9
2007-10
2007-11
2007-12
2007-1
2007-2
2007-3
2007-4
2007-5
2007-6
2006-7
2006-8
2006-9
2006-10
2006-11
2006-12
2006-1
2006-2
2006-3
2006-4
2006-5
2006-6
2005-1   (1-5)

2005-2      (6-8)

2005-3 (9-12)