uriah heepVANITY FEA: Blog de notas de José Angel García Landa (Biescas y Zaragoza) - Diciembre 2013

Mi  Humilde  Blog

Free counter and web stats Estadísticas    Mi web    Indice    Fotoblog    Videoblog    Lecturas    Enlaces y blogs    Bibliografía  — Música que viene: Dramas y comedias (Fangoria) - Y vuelve: Stop this world (Diana Krall) - Y vuelve: Le dernier train (Coralie Clément)

____________________________________

Blog de hoy AQUÍ

Martes 31 de diciembre de 2013

Surfer's Guide to the Galaxy

 Artículo que ahora subo a ResearchGate:

silver surfer stars

Por la galaxia Gutenberg (The Surfer's Guide)

Cognition & Culture: Communication, Design, Ethics, Morality, Religion, Rhetoric & Semiotics eJournal 04/2011; 3(17). DOI:10.2139/ssrn.1802412
 
  Es una reseña retrospectiva y crítica del libro de Marshall McLuhan LA GALAXIA GUTENBERG (1962), un texto clásico de los estudios mediáticos, que versa sobre el impacto cognitivo y comunicativo de los medios de comunicación, la imprenta como el primer medio de comunicación de masas, y la revolución de las comunicaciones electrónicas en el siglo XX. Presto especial atención a la relevancia de las ideas de McLuhan para la comunicación en red, páginas web, blogs, etc., así como a las limitaciones de sus planteamientos desde la perspectiva actual.

—oOo—

ABSTRACT
This is a critical retrospective review of Marshall McLuhan's book THE GUTENBERG GALAXY (1962), a classic of media studies. McLuhan deals with the cognitive and communicative impact of media, with the printing press as the first medium of mass communication, and with the revolution of electronic communications in the twentieth century. I summarize or quote McLuhan's main tenets, and in my review I am especially attentive to the relevance of his ideas for computer-mediated communication, websites, blogs, etc., as well as to some limitations of his ideas which have come more clearly into view in hindsight.
[less]




Gestión de la atención

Es imperativo desarrollar nuevas estrategias de gestión de la atención. Animum attendere—atinadamente.




Boat Alone



Boat alone






Lunes 30 de diciembre de 2013

Vitas: La Donna è Mobile





El gran viaje del hombre: una odisea genética








El Gran Viaje en El Último Mohicano



De 1826 es la novela de James Fenimore Cooper El último Mohicano. Por eso pueden sorprender algunas observaciones que sobre el origen de las poblaciones amerindias hace el autor en la introducción a esta novela. Cito de la edición electrónica de la novela en Project Gutenberg:


It is generally believed that the Aborigines of the American continent have an Asiatic origin. There are many physical as well as moral facts which corroborate this opinion, and some few that would seem to weigh against it.

The color of the Indian, the writer believes, is peculiar to himself, and while his cheek-bones have a very striking indication of a Tartar origin, his eyes have not. Climate may have had great influence on the former, but it is difficult to see how it can have produced the substantial difference which exists in the latter. The imagery of the Indian, both in his poetry and in his oratory, is oriental; chastened, and perhaps improved, by the limited range of his practical knowledge. He draws his metaphors from the clouds, the seasons, the birds, the beasts, and the vegetable world. In this, perhaps, he does no more than any other energetic and imaginative race would do, being compelled to set bounds to fancy by experience; but the North American Indian clothes his ideas in a dress which is different from that of the African, and is oriental in itself. His language has the richness and sententious fullness of the Chinese. He will express a phrase in a word, and he will qualify the meaning of an entire sentence by a syllable; he will even convey different significations by the simplest inflections of the voice.wounded knee

Philologists have said that there are but two or three languages, properly speaking, among all the numerous tribes which formerly occupied the country that now composes the United States. They ascribe the known difficulty one people have to understand another to corruptions and dialects. The writer remembers to have been present at an interview between two chiefs of the Great Prairies west of the Mississippi, and when an interpreter was in attendance who spoke both their languages. The warriors appeared to be on the most friendly terms, and seemingly conversed much together; yet, according to the account of the interpreter, each was absolutely ignorant of what the other said. They were of hostile tribes, brought together by the influence of the American government; and it is worthy of remark, that a common policy led them both to adopt the same subject. They mutually exhorted each other to be of use in the event of the chances of war throwing either of the parties into the hands of his enemies. Whatever may be the truth, as respects the root and the genius of the Indian tongues, it is quite certain they are now so distinct in their words as to possess most of the disadvantages of strange languages; hence much of the embarrassment that has arisen in learning their histories, and most of the uncertainty which exists in their traditions.

Like nations of higher pretensions, the American Indian gives a very different account of his own tribe or race from that which is given by other people. He is much addicted to overestimating his own perfections, and to undervaluing those of his rival or his enemy; a trait which may possibly be thought corroborative of the Mosaic account of the creation.

Esta última observación, un tanto irónica, se refiere quizá a que todo el mundo se considera el pueblo elegido....  Pero deja entrever sin embargo lo que posiblemente sea la fuente última de estas creencias del autor—creencias que sorprendentemente son generalizadas en su época, según sostiene—sobre el origen de las poblaciones nativas americanas. Cooper se atiene al parecer a la tesis del monogenismo, tesis bíblica también si se quiere. Es más, supone que las poblaciones americanas proceden de Asia central ("Tartar"), y que hubo por tanto en algún momento una gran emigración originaria a partir de Asia—en una época en la que la humanidad y sus lenguas y tradiciones ya estaban formadas, pues insiste en el parentesco filológico mayor que hay entre las lenguas amerindias y las asiáticas, y en un menor parentesco con las africanas. Tenemos, por tanto, en esquema, una versión decimonónica del Gran Viaje de la humanidad, una teoría sobre la distribución de las poblaciones humanas en la Tierra originada quizá en última instancia en el relato bíblico.  Es interesante este pasaje de Cooper por estar a medio camino entre la narración de la Biblia y la antropología evolucionista moderna.

Un curioso dato adicional que observa Fenimore Cooper—uno de los datos que contradicen según él la noción de que los indios americanos descienden de los chinos. No tienen los ojos "achinados". Esto haría pensar que este rasgo distintivo de una población (o serie de poblaciones) se diferenció en los chinos con posterioridad a la separación entre sus antepasados comunes y los de los indios americanos. Evidentemente Cooper no está pensando deliberadamente en estos términos evolucionistas—estamos muy lejos aún de Darwin— pero sin embargo su propio razonamiento contiene esta historia evolucionista, a su manera. Léanselo otra vez. No habla de marcadores de ADN, pero dentro de unos límites la historia que cuenta concuerda con ésta que se cuenta en el documental Journey of Man. (Ver la historia de los pobladores de Asia Central y América, pasando por los Chukchi, a partir del minuto 1.10.00). Se observará que, lanzado en un arrebado de inspiración como pensador evolucionista avant la lettre, Fenimore Cooper avanza la tesis (sentido común también, se dirá...  siempre lo supimos...) de que las poblaciones se adaptan al clima en su forma física. Y que por tanto, parte de los rasgos físicos de poblaciones distintas se han de explicar por un procedimiento de adaptación. Ahora bien, otros rasgos no responden a la adaptación, y habrá que remitirlos (en ausencia de explicación) a un azar indeterminado. Es la diferencia que ve Fenimore Cooper entre la forma de la cara con pómulos altos (adaptativa para él) y la forma de los ojos (un marcador étnico producto de... ¿el azar?). Cito: "
Climate may have had great influence on the former [los pómulos], but it is difficult to see how it can have produced the substantial difference which exists in the latter [los párpados]."

Los chinos y asiáticos orientales, y aquí ampliamos algo si se quiere el relato de Fenimore Cooper, descienden de una población que adquirió el rasgo característico de sus párpados después de separarse de un grupo étnico más antiguo, sus antepasados comunes con los indios americanos. Un grupo de esos antepasados emigró a América desde Asia. Y en América, o de camino hacia ella, adquirió su coloración distintiva actual.

Fenimore Cooper puede considerarse el primer gran clásico norteamericano que escribe la épica de los indios, y de su encuentro con los blancos. Observa la Dra. Penas que quizá parte del interés del autor por las migraciones de las poblaciones indias se deba a una voluntad inconsciente o semiconsciente de hacer a los nativos americanos también (como los blancos) unos emigrantes al territorio de Norteamérica, una población más de las que lo han ocupado por oleadas.

La idea del Gran Viaje, en todo caso, puede remontarse por esta vía o por otras a diversos relatos míticos, quizá recuerdos remotos de las primeras historias orales que lo transmiten desde la fuente misma de su memoria. El relato bíblico es quizá el más potente de estos mitos. La Humanidad se desparrama por la tierra en un Gran Viaje tras el origen traumático que la separa primero de los animales y luego del lugar de su nacimiento y de sus primeros pasos. Es un viaje que de un modo u otro recapitulamos casi todos los seres humanos—de ahí quizá la potencia psíquica de los mitos que lo narran, al margen de los remotos ecos históricos que puedan tener éstos.


—oOo—

Aquí pongo el episodio sobre el primer poblamiento de América procedente de la serie de la BBC The Incredible Human Journey. No concuerdan en todos los puntos ni siquiera las teorías científicas. Visto lo visto, Fenimore Cooper no lo hizo tan mal:





Tradiciones orales nativas americanas









Canal de Vanity Fea

Yo no lo hice. Descubro que YouTube genera automáticamente este canal de vídeos que han aparecido en mi blog—Vanity Fea.
También reaparezco reemitido en eBuzzing (Vanity Fea), que por lo que se ve genera un resumen o vista previa de mi blog, como de los demás sitios que referencia. Se nos multiplican las entidades, y los espacios públicos.





Hipertexto y Beatriz

Cada día me arremango y meto la mano en el barril de aguas turbias de la Internet, y saco algún pescado que había por el fondo. Hoy encuentro estas dos bibliografías en CoolEssays: una sobre

Hypertext / Hypertextuality

read more

download

—y otra con un listado de escritos de Beatriz Penas Ibáñez.





Hemingway, el gigante herido


—de la Historia Universal de la Literatura de Léon Thoorens.

Ernest Hemingway (1898-1961) es como un hermano de Scott Fitzgerald y también él tradujo su vida en literatura, pero, además de que su existencia fue más larga y mayores sus ansias, concedía más importancia al hecho de escribir. Lo que para Fitzgerald era una justificación en Hemingway se convierte en necesidad: la obra refleja la vida, pero el hombre se contempla en este espejo y consigue que brote una leyenda.

La selección de cuentos In our time (París, 1924; Nueva York, 1927) relata sus experiencias infantiles, cuando acompañaba a su padre médico durante sus viajes, visitando a los indios del Michigan y a los solitarios del bosque, cazando y pescando, aprendiendo sobre el terreno mismo las dialécticas amargas de la vida y del sufrimiento, de la crueldad y de la muerte. No es superfluo señalar que el padre de Hemingway, humanista insatisfecho, se suicidó. En Adiós a las armas (1929) narra la aventura de un joven encargado de una ambulancia, voluntario en el frente de Italia, y que pasa a una unidad de combate porque no soporta el seguir permaneciendo como espectador en la lucha; es herido y durante su convalecencia en el hospital de Milán medita sobre el sentido de las guerras y el valor del riesgo en la conciencia de vivir. En El sol también sale (1926) describe la vida del norteamericano en París, las reuniones de Montparnasse, empapadas de alcohol, el aburrimiento y el hastío que le corroe interiormente como un gusano devorador y, más tarde, el descubrimiento de España, un mundo luminoso donde las pasiones estallan de modo brutal y definitivo. Muerte en la tarde (1932) trata de explicar la afición a las corridas de toros, espectáculo violento y místico, experiencia total del riesgo absoluto. Las verdes colinas de África y Las nieves del Kilimanjaro (1935) relatan sus experiencias en África: la caza de grandes fieras y el contacto íntimo con una naturaleza virgen que libera. Por quién doblan las campanas (1940) es una magnífica versión de la experiencia de la guerra civil española y un diálogo a la vez de entusiasmo deportivo y de fatiga. Con Más allá del río  y entre los érboles (1950) retorna al soleado Mediterráneo: esta vez italia, lugar de una felicidad posible, aunque lo descubrió demasiado tarde. En El viejo y el mar (1952) sitúa en Cuba el mito de una victoria posible y necesaria, aun resultando inútil ante la muerte.

Estas simples indicaciones diseñan el perfil humano paralelo al hombre que evoluciona, que se reconstruye, aun a través de las innumerables fotografías publicitarias, a las que Hemingway concedía enorme importancia. Como a otros aventureros de las letras —Malraux, Montherlant, Malaparte—, siempre le surgía un fotógrafo en el momento oportuno y preciso: joven soldado herido y ceñido en su uniforme, turista despreocupado paseando por los bulevares, esquiador satisfecho, cazador ante sus trofeos, escritor ilustre posando de incógnito junto a un torero o a un famoso artista de cine; fuerza de la naturaleza en calzón corto y pecho al descubierto; barba negra o barba blanca, brazos arremangados mostrando poderosos músculos y cuello de camisa abierto sobre un poderoso pecho, sonrisa de blancos dientes: Hemingway o la vida feliz y triunfante. Pero el 2 de mayo de 1961, en su chalet de Ketchum (Idaho), se daba muerte manejando un fusil.

Si hubiera sido accidental, esta muerte parecía un rasgo de lógica absurda, pero resulta imposible creer en un accidente después de la divulgación de sus confidencias a sus amigos, en particular A. E. Hotchner, en Papá Hemingway, publicado en el Mercure de France (1966). Había intentado ya suicidarse diversas veces, y los psiquiatras, que en vano le cuidaban con electrochoques, aludían a un caso de paranoia. ¿Era realmente la locura que se iba apoderando de él, o fue desesperación?
hemingway statue
Los horizontes literarios de un coloso

Dos sucesivos accidentes de avión durante sus cacerías en Africa le agotaron físicamente, en 1954, el mismo año en que se le otorgaba el premio Nobel. Desde entonces luchó. Decía que sólo tres cosas le interesaban en la vida: escribir, amar y cazar.

Podemos traducir por nuestra parte que estas tres actividades le hacían sentirse un ser vivo. Decía:

Malgasto un tiempo considerable en matar animales para no tener que matarme yo mismo. Cuando un hombre se rebela contra la muerte—y yo me rebelo contra ella—, experimenta placer en hacer uso de uno de los atributos divinos, precisamente el de poder dar muerte.

Dar la muerte a riesgo de recibirla, deterner un instante la vida, en la plenitud de la sensación, fijar para siempre ese instante, con armonías vivas: un hambre canina de vida. A los sesenta y dos años de edad, a pesar de todos los exciantes, de la leyenda creada, de una voluntad sobrehumanamente tensa, Hemingway se sentía envejecer, y no podía admitirlo. Lo que revela lo trágico de su muerte, evidencia también lo trágico de su vida y, por consiguiente, de su obra.

El viejo y el mar data de 1952, antes de los accidentes de aviación. Es una narración muy sencilla, si bien resulta grandiosa por la misma ternura y crueldad de la narración, de un viejo pescador que, una vez más, captura un pez gigantesco, lo vence después de tres días de combate, pero no puede impedir que los tiburones lo devoren y sólo trae al puerto un esqueleto.

Las nueves del Kilimanjaro databa de 1935. Es el relato de un escritor herido mortalmente en plena selva, que recapitula su vida esperando socorros que no llegarán.

Extraño examen de conciencia en que un autor que contaba treinta y siete años se desdobla, se describe tal como será quince años más tarde, y se obliga a reflexionar:

Había destruido su talento no utilizándolo, traicionándose a sí mismo y a cuanto creía, embriagándose hasta embotar sus facultades de percepción; a fuerza de pereza, indolencia y orgullo como también de "pose" y de mala fe.

El sol también sale
databa de 1926. Es la narración de un norteamericano herido en la guerra, mutilado en su virilidad, al margen de la vida y de la felicidad que soñara, y, sin embargo, persiguiéndolas con la infantil esperanza de que, pasado el ruido y el sufrimiento, la embriaguez y el sueño, la pesadilla se disipará. La herida del héroe parece simbolizar un miedo y una debilidad que se disfrazan de energía y audacia durante el mayor tiempo posible y por todos los medios.

Con este disfraz, Hemingway fue durante treinta años el poeta algo fanfarrón de la virilidad. Despojado del disfraz, queda al descubierto lo que Saul Bellow denominara el "hombre petrificado" que renuncia a enfrentarse consigo mismo y a la introspección. Se trata, una vez más y siempre, de "sumergirse en los abismos del dolor y del sufrimiento" y después prohibirse la huída y la evasión. Negación que se traduce en una técnica literaria. Ciertamente, Hemingway aparece presente en todos sus libros, con avidez de verlo, de conocerlo y reflejarlo todo, con pasión de activista que quiere siempre participar; pero esta presencia es a la vez una ausencia. Escribe con imágenes; sus novelas son películas en que el mundo adquiere una realidad fascinadora, en relieve, color, sonido y olor, pero también con todo el misterio de lo indescrifrado y lo indescifrable.

Adiós a la vida

El Jordan de Por quién doblan las campanas se presenta, desde el primer instante, cargado con todo el lastre del pasado; un tipo impresionante, interesante y conmovedor que morirá sin haber verdaderamente comunicado su intimidad con nadie, ni siquiera con María, a la que, sin embargo, ama, ni con el propio autor, ni con el lector. Hemingway no describe la vida, y menos aun la analiza o la explica: la crea de nuevo, y ello le convierte en un visionario de la raza de Balzac, o cuando menos de Simenon, pero vuelve a crearla para nada. Hemingway se aprovechaba de su obra para huir, como huye también en su leyenda de perfecto atleta de la virilidad, hasta desembocar en un trágico adiós a la vida.

El momento culminante de esta leyenda fue su propia conquista de París, en 1944. Corresponsal de guerra, se cansó de sus papel de espectador, formó una guerrilla personal, dejó atrás los carros blindados de Leclerc, entró en la capital francesa y liberó las bodegas del Ritz. Una farsa llevada a sus últimos extremos: ser durante unos días Garibaldi, como fuera torero, pescador de peces-espada, explorador en África y en China, confidente de los "gangsters" y amigo de la gente fuera de la ley; pero siempre solitario y silencioso, hermético al exterior y reservado. Las obras de Hemingway, después de exaltar y fascinar, dejan en el recuerdo un regusto a ceniza, un vértigo de resaca de fiesta absurda: se ha contemplado el mundo, el cielo, el mar y la montaña, los hombres y sus pasiones, pero sólo queda un esqueleto, como en la pesca de El viejo y el mar.

En Adiós a las armas (1929) se entabla un diálogo notable entre el protagonista y un sacerdote, uno de esos diálogos de réplicas llanas y prolongados silencios, que Hemingway escribía como nadie y que diseñan en relieve, aun desde el exterior, una idea profunda y esencial. El sacerdote confiesa que esperaba de la guerra algo que no se ha producido; el héroe responde que él no cree ya ni en la victoria ni en la derrota; al preguntarle el sacerdote en qué cree todavía, replica "¡En el sueño!".

Hemingway se acerca de este modo al puritano decepcionado en que se convirtiera Nataniel Hawthorne. La relación existente es más superficial de lo que parece. Si se pretende interpretar, como muchos críticos norteamericanos afirman, que Adiós a las armas es una versión personal e inconsciente del drama del Jardín del Edén, hay que considerar también al "American abroad" de 1925 como un hijo del Nuevo Israel, que ha perdido la fe y que, a pesar de todas las diversiones, no logra perdonárselo nunca.


Hemingway and Faulkner




Duna y mar


Duna y mar




Domingo 29 de diciembre de 2013

Once Upon a Time












La definición de la situación


(del libro Symbolic Interactionism, de Joel M. Charon, p. 136).

William y Dorothy Thomas (1928) escribieron "Si [la gente] define las situaciones como reales, son reales en sus consecuencias" (p. 572). Lo que quieren decir es sencillo: los seres humanos actúan en un mundo que definen ellos, y aunque pueda haber de hecho una realidad ahí afuera, la definición que ellos le dan es mucho más importante para entender lo que ellos hacen. En última instancia no importa si eres un canalla o no; lo que importa es que te veo como un canalla, y actúo contigo como si lo fueses. Y tú, a tu vez, puede que no seas un canalla, pero puede que aceptes mi definición de tí como canalla, y pasas entonces a actuar en consecuencia. Si veo una situación como amenazadora, entonces actuaré acorde con ello, aunque la gente que está en esa situación no tuvieran la intención de comportarse de manera amenazadora. Si defino a la escuela como difícil, o buena, o estúpida, entonces actuaré hacia la escuela de esa manera, aunque otros no lo vean como yo, y sin importar si en realidad es más dura, mejor o más tonta que otras escuelas. Las definiciones de la situación pueden verse influidas por los demás, pero en última instancia cada individuo ha de definir la situación (incluyendo a esos otros) emprendiendo una actividad mental. Cada uno de nosotros actuamos en un mundo que creamos mediante la interacción con nosotros mismos, influida en parte por la interacción con los otros.

______

Aquí habría que pasar a estudiar, claro, la composición ideológica del sujeto individual que genera estas definiciones de la situación. Lo que aquí se presenta como una evaluación o interpretación individual es más colectivo o social de lo que podría pensarse. Tampoco estaría de más prestar más atención a cómo se negocia con los demás la definición de la situación en la que nos encontramos, o cómo se hereda, sin más.

Pero la definición personal de la situación es una cuestión de gran interés para el estudio de la realidad como realidad interaccional, es decir, como realidad virtual construida colectivamente y mentalmente. Por eso hay dioses, etc., y tienen efectos aqui sí y aquí no—como hay modas, o modales, variables de una persona a otra. Es una perspectiva sobre nuestra realidad como realidad virtual y perspectivística (siguiendo a Montaigne y a Hamlet), construida no por el lenguaje común sino por nuestras interpretaciones individuales de la realidad y de las perspectivas sobre ella que los demás nos ofrecen, nuestras reacciones a las mismas. También tiene gran relevancia para reflexionar más sobre el papel de la atención en la construcción de la realidad. La construcción social de la realidad, y la personal.



On the Mind Being Engrossed by One Subject






The Vine

The Vine



La fase del espejo y las neuronas espejo


De un simposio sobre teoría de la mente en la Universidad de California.





The ability to recognize oneself in a mirror, once considered a uniquely human attribute, is shared by great apes, dolphins, elephants and magpies. Diana Reiss (Hunter College, CUNY) discusses comparative studies of mirror self-recognition in dolphins and elephants, which show striking similarities to humans and great apes in regard to their behavior when exposed to a mirror. Recorded on 10/18/2013. Series: "CARTA: Mind Reading: Human Origins and Theory of Mind"





Sábado 28 de diciembre de 2013

Se me fue la mano

Se me fue la mano, e hice una reseña de 40 páginas. Va sobre Actos de habla en la literatura—pero se cita en ella hasta a Umberto Tozzi. Por no hablar de Umberto Eco. Ahora la cuelgo en Academia.








In White, and Black



In White, and Black






Viernes 27 de diciembre de 2013


Oregón TV Jarcha






How Art made the World
(1) More Human than Human








Ética y teoría literaria

El lugar de la ética en la teoría crítica contemporánea (Ethics in Contemporary Literary Theory)

07/2013; DOI:10.2139/ssrn.2183732
  
Este artículo comenta algunas revaluaciones del papel de la ética en la teoría de la crítica literaria, con atención especial a las teorías postestructuralistas y desconstructivistas, por ej. J. Hillis Miller. Proponemos una integración de estas propuestas con una perspectiva interaccionalista y pragmática sobre la ética.
_________

ABSTRACT: This paper discusses some reassessments of the role of ethics in the theory of literary criticism, with special reference to poststructuralist and deconstructive theories, e.g. J. Hillis Miller's. The paper puts forward an integration of these proposals with an interactionalist and pragmatic approach to ethics and interpretation.







Foto para concurso fotográfico


Foto para concurso fotográfico





Jueves 26 de diciembre de 2013

ENN en En... thymema

 


Esta primavera pasada me invitaron a dar una conferencia plenaria, raro evento para mí, en la Université Internationale de Paris, en un gran congreso de la Red Europea de Narratología (European Narratology Network). 

Entre las ondas expansivas del evento están muchas fotos de París que colgué en el fotoblog, y una publicación que haré a medias en Rusia con una amiga de Facebook que me encontré allí, Ludmila. Amiga lejana, de Rusia, y en Rusia saldrá el libro Semiosphere of Narratology. También han ido apareciendo algunas conferencias del congreso, entre ellas la mía, que se pueden ver en el canal del Centre de Recherches Sur les Arts et le Langage de la Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales, que patrocinaba también el evento. 

Y ahora, como última secuela, aparece una colección de comentarios o reflexiones a resultas del congreso que publica la revista de teoría literaria Enthymema (nº 9). Aquí recopio esta sección de su último número, que contiene un diálogo mío con Ludmila a propósito de la narratología, el evolucionismo, y la evolución de la narratología. The Evolution of Narratology, lo llaman.

ENN 2013 Conference Follow-Up

Emerging Vectors of Narratology: Toward Consolidation or Diversification?
Federico Pianzola, Franco Passalacqua 104-108
Emerging Vectors of Narratology: Toward Consolidation or Diversification? (A Response) PDF (English)
Paul Dawson 109-114
Emerging Vectors of Narratology: Toward Consolidation or Diversification? (A Response)
David Stromberg 115-118
The Antinomies of Narratology and the Difficulty of Any Theoretical Consolidation
Brian Richardson 119-120
Emerging Vectors of Narratology: Toward Consolidation or Diversification? (A Response)
Stefan Iversen, Henrik Skov Nielsen 121-128
Emerging Vectors of Narratology: Toward Consolidation or Diversification? (A Response)
Lars-Åke Skalin 129-133
Emerging Vectors of Narratology: Toward Consolidation or Diversification? (A Response)
Göran Rossholm 134-135
Emerging Vectors of Narratology: Toward Consolidation or Diversification? (A Response)
Liya Wang 136-139
Consolidation out of Diversification in Narratology
Dan Shen 140-144
The Evolution Of Narratology
José Ángel García Landa, Ludmila Tataru 145-153
Emerging Vectors of Narratology: Toward Consolidation or Diversification? (A Response)
Joshua Parker 154-156
Metalepsis out of Bounds
Saartje Gobyn, Liviu Lutas 157-161






L'Inconnue










Miércoles 25 de diciembre de 2013

Rebooting the Cosmos

Or—Is the Universe the Ultimate Computer?








Chica mira mar









Villancico de la "Oveja Naranja"









Martes 24 de diciembre de 2013

Mal d'archive

Derrida. Archive Fever. 1995. by NNOthere





"Is he not investing in useless expenditure? Is he not in the process of mobilizing a ponderous archiving machine (press, printing, ink, paper) to record something which in the end does not merit such expense? Is not what he is preparing to deliver to the printers so trivial as to be available everywhere?"

Pero el archivo no es inerte, no es mimético—es realizativo, condiciona lo observado y lo archivado. Un toque McLuhaniano:

"No, the technical structure of the
archiving archive also determines the structure of the archivable content even in its very coming into existence and in its relationship to the future. the archivization produces as much as it records the event. This is also our political experience of the so-called news media."

Y sin embargo...

"We will always wonder what, in this
mal d'archive, he may have burned. We will always wonder, sharing with compassion to this archive fever, what may have burned of his secret passions, of his correspondence, or of his 'life'. Burned without him, without remains, and without knowledge. With no possible response, be it spectral or not, originary or secondary, without a name, without the least symptom, and without even an ash."

1994-2004-2014





Haunted by Mourning and Melancholia

The audio of a talk on ageing, traumatic frustration, and Melancholia—by Stephen Frosh, at the Birkbeck symposium on "Temporal Vertigo—the paradoxes of aging." Some times Melancholia gets ya in the end after so many years of discreet haunting.

nolwenn

And we're not getting any younger, nor any wiser neither.

Cárceles y mundos de la mente






Anclado en dique seco












Lunes 23 de diciembre de 2013

Aborto y hindsight bias. Y ogros cotidianos.

@ldpsincomplejos No exactamente. Si destruyes el embrión "de Einstein", jamás habrá concepto (ni persona) de Einstein. Hindsight bias.

— JoseAngelGarcíaLanda (@JoseAngelGLanda) diciembre 23, 2013

Sobre lo del hindsight bias, ver aquí. Y sobre los ogros cotidianos....

Por el lado progre, también tengo batallitas estos días (con muchos insultos por facha, claro—la disensión, o la mera discusión, no está bien vista entre las prietas filas de la progresía). Lo que veo que les irrita especialmente por ese lado es aceptar que si las mujeres deciden y su bombo es suyo hay que aceptar que  tienen la libertad de matar fetos viables—de seis meses en adelante—es decir, lo que es un bebé prematuro si lo vemos fuera—sin por ello ser consideradas ogresas.  De hecho, es lo que sucede en los abortos avanzados si el feto sale vivo: se le deja morir, o si no, se le mata. Al bebé (que ya está fuera). Eso es lo progre—hasta Obama votó a favor. Y algunos guruses de la "ética" defienden  explícitamente el derecho al infanticidio tras el parto por decisión de los padres—o más bien de la madre—como alternativa a la inclusión en el registro civil.

Las consecuencias de la postura del jueces fuera de mi cuerpo / mi cuerpo es mío, si ésta se lleva a un extremo en la línea del feminismo estridente,
es una defensa del infanticidio. O tanto da, abogar por que el infanticidio no sea punible, y que vaya la cosa en gustos nada más, y en respetar la libertad de la mujer. Son cosas que al parecer gusta apoyar, pero no gusta pensar, ni mencionar siquiera—no se nos vaya a cruzar un cable. Los nazis siempre son, por si acaso no estaba claro, los otros.

Humano, demasiado poco humano







La voz interior

Una conferencia que explica ciertos efectos de la atención para la activación de centros motores de producción lingüística en los circuitos cerebrales asociados a la verbalización y al almacenamiento léxico. También dice cosas interesantes para explicar las voces que algunas personas oyen dentro de su cabeza—aquello de Pink Floyd de "there's someone in my head but it's not me" (The Dark Side of the Moon).

Inner speech in action : EMG data during verbal thought and auditory verbal hallucination

Conférence de Hélène Loevenbruck.

Inner speech refers to the silent production of words in one’s mind. It plays a central role in human consciousness at the interplay of language and thought and it has been described as a kind of motor action. An influential motor control model (the ‘predictive model’) claims that when motor commands are sent to the motor system to achieve an intended state, an efference copy is issued in parallel. This efference copy is used to calculate a prediction of the sensory outcome of the motor plan. It is suggested that if the actual sensory feedback matches the predicted outcome then self-authorship is experienced. This model has been extended to inner speech and it has been suggested that a defective efference copy could underlie auditory verbal hallucinations (AVH) in schizophrenia, with self-initiated covert verbal actions experienced as originating from an external cause. In this talk, I will present labial EMG data that suggest that wilful inner speech can be regarded as a kind of action and AVHs as disrupted inner speech.

Más sobre internalización de la interacción





El yate de











Domingo 22 de diciembre de 2013

Más atención a la consciencia

Aquí hay un interesante artículo de Michael Graziano sobre el "efecto de consciencia" por así llamarlo:

How the light gets out
Consciousness is the ‘hard problem’, the mystery that confounds science and philosophy. Has a new theory cracked it?

Ese efecto generado, la experiencia consciente como una especie de historia que el cerebro se cuenta a sí mismo, lo liga Graziano a un análisis cognitivo del fenómeno de la atención, y de la dinámica de la representación cerebral, en retroalimentación dinámica con la percepción.

Un párrafo traduzco:The Social Brain

La atención requiere control. En los estudios de robótica modernos existe lo que se llama teoría del control, y nos muestra que, si una máquina tal como un cerebro ha de controlar algo, es útil disponer de un modelo interno de ese algo. Piensen en un general militar con sus modelos de ejércitos distribuidos en un mapa: le proporcionan una representación sencilla pero útil—no siempre perfectamente exacta, pero lo suficientemente aproximada como para ayudarle a formular una estrategia. De igual modo, para controlar su propio estado de atención, el cerebro necesita una simulación o modelo de ese estado  que sea constantemente actualizado. Al igual que los ejércitos de juguete del general, el modelo será esquemático y escaso en detalles. El cerebro se atribuirá a sí mismo una propiedad, y esa propiedad será un sustituto simplificado de la atención. No será preciso y exacto, pero sí transmitirá información útil. ¿Cuál es exactamente esa propiedad? Cuando está prestando atención a un objeto X, sabemos que el cerebro normalmente se atribuye a sí mismo una experiencia de X—la propiedad de ser consciente de eso, o estar conscientemente atento a eso. ¿Por qué? Porque esa atribución le ayuda a seguir la pista del foco siempre cambiante de la atención. Llamo a esto la "teoría del esquema de atención." Tiene como núcleo una idea muy sencilla: que la consciencia es un modelo esquemático del estado de atención de uno.

Attention requires control. In the modern study of robotics there is something called control theory, and it teaches us that, if a machine such as a brain is to control something, it helps to have an internal model of that thing. Think of a military general with his model armies arrayed on a map: they provide a simple but useful representation — not always perfectly accurate, but close enough to help formulate strategy. Likewise, to control its own state of attention, the brain needs a constantly updated simulation or model of that state. Like the general’s toy armies, the model will be schematic and short on detail. The brain will attribute a property to itself and that property will be a simplified proxy for attention. It won’t be precisely accurate, but it will convey useful information. What exactly is that property? When it is paying attention to thing X, we know that the brain usually attributes an experience of X to itself — the property of being conscious, or aware, of something. Why? Because that attribution helps to keep track of the ever-changing focus of attention. I call this the ‘attention schema theory’. It has a very simple idea at its heart: that consciousness is a schematic model of one’s state of attention.

En suma, mucho se parece esto a la teoría que yo vengo llamando de la consciencia entendida como reflexividad activa o "retroproyección" de representaciones para generar la realidad, en una circulación entre impresiones perceptuales y representaciones simbólicas que las procesan dentro del cerebro, y se retroalimentan a los centros de percepción. Expuse unas especulaciones neurológicas al respecto en mi artículo sobre la "Interacción internalizada: el desarrollo especular del lenguaje y del orden simbólico". Y por supuesto, tratando de esquemas, es una teoría que apunta muy bien a integrarse con los análisis sobre la construcción social de la realidad en la escuela de Berger y Luckmann, Mead, Goffman, el interaccionismo simbólico en general. (Ver por ejemplo La realidad como expectativa autocumplida, para una teoría goffmaniana de la consciencia individual que es también consciencia socialmente generada).  Y tiene asimismo interesantes conexiones esta cuestión y este planteamiento sobre la atención consciente con otras reflexiones sobre la naturaleza virtual del mundo simbólico en que nos movemos, esa Matrix que algunos confunden con "la realidad" sin más, como si ésta se pudiese patear. George Berkeley ya estaba en esta película, claro, hace trescientos años.

Atención a la atención



Más atencion a la consciencia - en Ibercampus














Sábado 21 de diciembre de 2013

Theory of Literature

Theory of Literature by René Wellek and Austin Warren




Cuando empecé yo a estudiar teoría literaria, hace más de treinta años, aún era éste el libro de referencia, y bien que abundó por España, Teoría Literaria, en la traducción de Gredos. Nadie lo lee ya, supongo; los estudiantes tampoco han oído hablar siquiera de Northrop Frye, etc., cosas buenas que pasan al olvido preventivo, sin dar oportunidad a superarlas. Ahora me encuentro este Theory of Literature digitalizado y lo añado a mi "biblioteca de Scribd", una biblioteca que, a decir verdad, aún no he visto. El otro día comentaba con unos colegas que en la época de la sobreinformación habría que dedicarse más bien a eliminar del paisaje ejemplares de libros malos, antes que a producir más literatura. Y quizá. Pero éste es una buena adición a cualquier biblioteca, virtual o real. René Wellek murió en el 95, pero es que nació hace 110 años. Ya empezamos a ser historia, unos más que otros—y muchos de los mejores, historia olvidada.

Les escribo hoy a los bibliotecarios de Yale, a ver si incluyen mi bibliografía en alguna guía docente más.

http://bit.ly/abiblio





Album 2013

album 2013




Apocalipsis de la Comunicación Total
totalcommunion
Un artículo que subo a ResearchGate—sobre ciencia ficción, utopías, realidad virtual, y el apocalipsis entendido como comunicación total.  Y, más específicamente, sobre Olaf Stapledon y  la película de los Wachowski The Matrix. Lo escribí a finales del siglo pasado, y apareció allá por el 2004 en Alemania, en un libro titulado Memory, Imagination, and Desire.

An Apocalypse of Total Communication: 

Utopian and Dystopian Perspectives in Star Maker (1937) and The Matrix (1999)




 
ABSTRACT: This paper deals with fantasies of universal connection and total communication which culminate in a hellish or utopian apotheosis. These are exemplified with Olaf Stapledon's novel Star Maker (1937) and the film The Matrix (1999), written and directed by the then Wachowski brothers. The paper focuses on some reflexive aspects of these fictions and on their relationship with their cultural background.


Review of Memory, Imagination and Desire







Lavándose por la mañana












Antonio Escohotado - Enemigos del comercio y de la realidad





Los enemigos de la realidad

Viernes 20 de diciembre de 2013

Manual de narratología

Este Handbook of Narratology fue editado por Peter Hühn et al. como el volumen 19 de la serie "Narratologia: Contributions to Narrative Theory" (Berlín: Walter de Gruyter, 2009). Ahora lo encuentro en Scribd, quien ("¿quien?") asegura que en él me citan 38 veces. A mí o, quizá, a mi implied author.






Narratologia - Contributions to Narrative Theory by milady495a






Algunas publicaciones académicas que me citan



Cuerpo algo vestido












Jueves 19 de diciembre de 2013

Bibliografía sobre historiografía

Empezada hace—¿veinte años? Puesta luego en la red en diversas ediciones de mi Bibliography, y reencontrada ahora en Scribd. Es lista larga. Pero es que la historia es larga... y no es este listado el único que tengo sobre historia. Este va sólo sobre teoría de la historia. Incluyendo la teoría de la teoría de la historia.

History.doc by pablocks










Miércoles 18 de diciembre de 2013

Vista desde el helicóptero

IMG_4469





Sobre la Filología

Un artículo de hace 10 años:

Sobre la Filología y la teoría crítica: 

La interfaz Lingüística/Literatura


12/2003

Este artículo recoge íntegramente únicamente la contribución de J. A. García Landa a la mesa redonda "Sobre Filología y Teoría Crítica: La interfaz Lingüística/Literatura", presentada al congreso de AEDEAN (2003). La mesa redonda trató sobre diversos aspectos de la relación entre estudios literarios, lingüísticos y filológicos, tanto en una perspectiva general como en lo relativo al contexto institucional de la Filología Inglesa en España. Se comentaron desarrollos recientes tocantes a la conceptualización de los fenómenos lingúísticos (lingüística integracional, pragmalingüística, etc.) atendiendo tanto a sus implicaciones disciplinarias como a las institucionales.

_________
ABSTRACT
This paper includes only J. A. García Landa's contribution to the panel "On Philology and Critical Theory: The Linguistics/Literature Interface" presented at the 2003 AEDEAN conference. This panel addressed several issues related with the relationship betweeen linguistics, literary studies, and philology (both from a general theoretical perspective and in the institutional context of Spanish Anglistics). Recent developments in the conceptualization of linguistic phenomena (integrational linguistics, pragmalinguistics, etc.) were discussed, with attention being paid both to their disciplinary and their institutional implications.





Samuel Johnson, The Dictionary Man





Los trabajos de Hércules








Plegando

IMG_4432




El siglo rebelde

Este es un libro que traduje hace unos 15 años—El siglo Rebelde de los Tilly, familia de historiadores, sobre protestas sociales, sus causas y su represión entre 1830 y 1930.


Tilly- El Siglo Rebelde by Humberto Alfredo Rodriguez Sequeiros


Un aspecto interesante a tener en cuenta: la manera en que el terrorismo de Estado actúa normalmente, no mediante comandos contratados y organizados por el Estado, a modo de los Gal etc., sino mediante el uso selectivo e la represión— reprimiendo sólo las protestas espontáneas o bandas de violentos que no cuentan con el visto bueno del poder, y dando cancha libre a los demás o haciendo la vista gorda.

En ese sentido amplio, terrorismo de Estado hay mucho, siempre. La tesis de los Tilly es que si la represión no acaba con las protestas violentas o con los grupos terroristas, es porque acabar con ellos interesa menos de lo que parece o de lo que se pregona. Los supuestos "incontrolados" son con frecuencia un elemento útil para las autoridades. Se me ocurre por ejemplo que, en una situación ya de guerra abierta como la que se dio en España, me refiero al interior de cada bando, los supuestos espontáneos asesinaron a miles de maestros en un bando, y miles de curas en el otro. Sin que yo conozca un solo caso en el que las autoridades respectivas llevasen a juicio o investigasen quién de los incontrolados de su bando había matado al cura, o al maestro. La banda la porra está para hacer el trabajo sucio, mientras los políticos lanzan discursos más presentados y presentables. Pero... luego toman la decisión clave por lo bajo: ¿Matones? ¿Qué matones me dice usted? Ese expediente no lo abras. A esos no me los detengas. Eso no lo investigues. A ese, suéltalo, o indúltalo.


El Sesgadors, Parte II



















Martes 17 de diciembre de 2013

The Nature of Concepts











Lunes 16 de diciembre de 2013

Arrogancia












Gaviotas y olas




IMG_4399









Domingo 15 de diciembre de 2013

Semiosphere of Narratology

Mi última (o próxima) publicación, en Rusia y en colaboración con Ludmila Tataru (thanks so much Ludmila!)


Балашовский институт (филиал)
ФГБОУ ВПО «Саратовский государственный университет
имени Н.Г. Чернышевского»







СЕМИОСФЕРА НАРРАТОЛОГИИ:
ДИАЛОГ ЯЗЫКОВ И КУЛЬТУР


Международный сборник научных статей


Под общей редакцией
Л. В. Татару, Х. А. Гарсия Ланды


Red leaf



Фотографии на обложке Хосе Анхела Гарсия Ланды

Балашов
2013
 

Hарративность фотоблогов (Семиосфера нарратологии)






Algo de bibliografía sobre Whitman

Whitman.w.doc - universidad de zaragoza by javier_1000










Gato negro en la playa



IMG_4381




Sábado 14 de diciembre de 2013

The Evolution of Confusion







Una conferencia sobre el pensamiento borroso promovido por los teólogos para echar tinta de calamar sobre lo absurdo de las creencias y prácticas religiosas. Aquí acuña Dennett la noción de deepity. También habla sobre las evasivas acerca de la falta de fe y de la no creencia en Dios, en especial en el caso los sacerdotes ateos. Ateos en secreto, claro—los que han perdido la fe pero se ponen excusas a sí mismos o a los demás. Me ha recordado a esa famosa novela de Unamuno que les hacen leer a los niños en el colegio, sin sacar las consecuencias lógicas—San Manuel Bueno, Mártir:
http://vanityfea.blogspot.com/2010/06/que-se-suenen-inmortales.html


Y una frase para máxima vital, sobre cosas en las que se corre el riesgo de perder el tiempo: "If it's not worth doing, it's not worth doing well."



Herbert Blumer: Interaccionismo Simbólico

Blumer, Herbert. Symbolic Interactionism: Perspective and Method. Englewood Cliffs (NJ): Prentice-Hall, 1969.
_____. Symbolic Interactionism: Perspective and Method. Berkeley: U of California P, 1986.*
_____. Interaccionismo simbólico. Hora, S. A., 1982.


Blumer Herbert, El interaccionismo simbólico: perspectiva y método, pp. 1-76 by Ziepelbrum




Interaccionismo simbólico





Interaccionismo simbólico

Una presentación hallada en Scribd:


Interaccionismo Simbólico by api_user_11797_tomas





Disculpen el Cida.

Teoría interaccionalista del significado







Folding Flesh

IMG_4344


Subáreas e interfaces


Una pequeña sección de mi fallida memoria de oposición a cátedras. El tribunal ya había decidido, de antemano, dejar vacante la plaza. Ahora, por cierto, parece que se van a consagrar las subáreas dichosas entre "literatos" y "lingüistas" en el departamento nuestro de manera oficial. Desde luego a mi crítica no le hicieron ni mucho caso ni poco.

Filología, Lingüística y Teoría Literaria: Sobre 'subáreas' e interfaces en Filología Inglesa

Jose Angel Garcia Landa
07/2013; DOI:10.2139/ssrn.2113219
 
Este artículo examina el papel de las diversas disciplinas involucradas en el estudio filológico de la lengua en el contexto español, más específicamente en el área de Filología Inglesa—disciplinas como la gramática, la lingüística histórica, la literatura y la teoría literaria, la pragmática, la teoría de la interpretación, la estilística, el análisis del discurso o la lingüística textual. Sostenemos que los desarrollos más fructíferos tienen lugar en la interfaz de estas disciplinas, y que no hay una división pre-establecida del campo entre "sub-áreas" de estudios "lingüísticos" y "literarios" que sean mutuamente excluyentes.
____________

ABSTRACT: This paper examines the role of the different disciplines involved in philological study of language in the Spanish context, more specifically in English studies, disciplines such as grammar, historical linguistics, literature and literary theory, pragmatics, interpretation, stylistics, discourse analysis, or text linguistics. It is argued that the most fruitful approaches occur at the interface of these disciplines, and that there is no clear-cut division of the field into mutually exclusive "linguistic" and "literary" sub-areas.



Literature as Communication: The Foundations of Mediating Criticism


Viernes 13 de diciembre de 2013

Yo en un bosque de eucaliptos

Yo en el Bosque de Eucaliptos



Evolution of Free Will

Más sobre el Demonio de Laplace, que también aparecía en la conferencia de ayer (magistral también) de Sean M. Carroll:







La evolución de la consciencia aparece también como una parte de la carrera armamentística entre explotadores y evitadores ("the arms race between exploiters and avoiders") que rige tantos fenómenos en la selección natural y la lucha por la vida.  También funcionan así las dinámicas a nivel estatal—entre quienes quieren apropiarse de los recursos públicos en beneficio propio, y quienes tratan de evitarlo.


Y aquí, un MAGISTRAL comentario de Daniel Dennett sobre la creencia en Dios, y las maniobras mentales que hace la gente que cree que cree en Dios.

Good reasons for "Believing" in God







Viciada de arbitrariedad

Ya está presentado el recurso contencioso administrativo contra la CNEAI, por la actuación de su comisión de Filosofía y Filología (presidida, qué cosas, por el catedrático de nuestro departamento, Dr. Collado) al denegarme el último sexenio de investigación que solicité. Más datos aquí. El recurso es largo, con mucha argumentación jurídica previa de mi abogada, y mucho otrosí. Por lo cual cito sólo como muestra un botón sobre prácticas arbitrarias a la hora de puntuar una de las aportaciones.

Este tipo de recursos los juzgados los archivan pronto, en la papelera—o sea que no tengo ni muchas esperanzas ni pocas de sacarlo adelante. Pero por mí que no quede. Porque aceptar una injusticia, o no impugnarla, es colaborar uno mismo en ella. Y yo con este comité no colaboro ni pasándoles la sal; son actuaciones como ésta las que hacen que la universidad española dé el asquito que da tantas veces en muchos de sus recovecos.

—oOo—

TERCERO.-  El ejercicio de la potestad discrecional está en todo caso sujeto a revisión jurisdiccional mediante el control por los principios generales del derecho y los hechos determinantes. La resolución de la CNEAI ha vulnerado el principio de interdicción de la arbitrariedad.

En este fundamento se pasa a abordar cómo la actuación de la Administración resulta arbitraria, por cuanto, la aparente fundamentación de las puntuaciones no es tal, tal y como se pasa a abordar a continuación.

1.- Arbitrariedad en la incorporación del requisito de que la aportación esté en lengua española.

Por resolución de 23 de noviembre de 2011, de la Presidencia de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora, se establecen los criterios específicos en cada uno de los campos de evaluación. Pues bien, nada se establece en relación a que la utilización de la lengua inglesa sea un requisito para la valoración de las aportaciones en este campo, o que la utilización de la lengua española sea un demérito en orden a valorar una aportación.

Sin embargo, y en relación a la aportación cuarta “Los Blogs y la Narratividad de la Experiencia” (2009) se viene a valorar la misma con una puntuación de 4,5 por estar escrita en lengua española lo cual “hace disminuir potencialmente su impacto internacional”.

Por su parte, en el Informe complementario (folio 61 del expediente) se viene a señalar que “la lengua española empleada en esta aportación u en el volumen en el que se edita disminuye el impacto internacional y nacional”.

Este capítulo “Los Blogs y la Narratividad de la Experiencia”, se incluye en el Libro: Estudios sobre el texto: Nuevos enfoques y propuestas. Editorial Peter Lang.

Pues bien, se acompaña al presente escrito de demanda, solicitud realizada por Dña. ***** de evaluación de su actividad investigadora para los años 2004-2009 donde precisamente incluía para su valoración un capitulo (en lengua española) del mismo libro. La Sra. ***** sí que fue valorada positivamente. (Documento nº Uno y nº Dos).
El español es lengua de conocimiento internacional y por supuesto en España, a diferencia de lo que aduce la sentencia diciendo que "la lengua española empleada en esta aportación y en el volumen en el que se edita disminuye el impacto internacional Y NACIONAL" del artículo. Es no sólo inadmisible, sino incluso podría tildarse de inconstitucional, al utilizar como demérito el utilizar el idioma español.
Pero es que, además, hay un dato esencial al que no se hace referencia en la resolución recurrida, y es que el artículo en lengua española, también está en inglés.
Ver: Jose Angel Garcia Landa,
"Blogs and the Narrativity of Experience." Online PDF at Social Science Research Network 1 abril 2008:
http://ssrn.com/abstract=1113321
Recogido asimismo en el Literary Theory & Criticism eJournal (1 abril 2008):
http://papers.ssrn.com/sol3/JELJOUR_Results.cfm?npage=2&form_name=journalBrowse&journal_id=949618
En virtud de lo anterior, no solo no constituye motivo alguno para la puntuación otorgada el que dicho artículo esté escrito en lengua española, sino que además, se ha acreditado que el mismo está en inglés, y este hecho ha sido silenciado por parte de la resolución recurrida, lo cual provoca que la misma esté viciada de arbitrariedad.


2.- Arbitrariedad en la contradicción entre criterios de evaluación de dos aportaciones.

Efectivamente, la misma editorial Peter Lang, se evalúa positivamente en la primera de las contribuciones (valorando con 6,2 puntos) haciendo constar que no existen observaciones negativas y que se ha utilizado un medio adecuado y sin embargo en la contribución cuarta, publicada en la misma editorial, cuando se pregunta ¿utiliza un medio de difusión adecuado? La respuesta es NO, señalando que se trata de una editorial “poco selectiva, sin suficientes criterios explícitos de selección de manuscritos”.

Esto constituye una actuación de todo punto de vista arbitrario, por cuanto, por el mismo Comité Asesor se está diciendo al mismo tiempo que una editorial es adecuada y que no lo es, cuestión que denota de nuevo la arbitrariedad en la que ha incurrido la Administración al valorar a mi mandante.
 




Spanish Forbidden in Spain




Los sediciosos escenifican







Ya veremos si esta es otra de las mentiras de Rajoy...


Aquí una tertulia de EsRadio sobre este capítulo del sempiterno "desafío catalán."







Jueves 12 de diciembre de 2013

Purpose and the Universe - Sean Carroll







Derrida, The Reader

Una bibliografía mía sobre Derrida que encuentro por Scribd:

Derrida - bibliografie completa.doc by derory


De la Gramatología (Notas)








Todos os sonhos do mundo
https://scontent-b-ams.xx.fbcdn.net/hphotos-prn2/1390595_10201329447693872_610691013_n.jpg
IMG_4249



Henry Fielding

Fielding,
Henry (1707-54), the son of a lieutenant (who later became lieutenant general), born at Shaprham Park, the house of his maternal grandfather in Somerset. His mother died when he was 11, and when his father remarried Henry was sent to Eton. There he was happy, enjoyed his studies, and made lifelong friends of *Lyttelton, who was to become a generous future patron, and of *Pitt the elder. At 19 he attempted to elope with a beautiful heiress, but failing in this settled in London, determined to earn his living as a dramatist. Lady M. W. *Montagu, a distant cousin, encouraged him, and in 1728 at Drury Lane his play Love in Several Masques was successfully performed. In the same year he became a student of letters at Leiden, where he remained about 18 months, greatly enlarging his knowledge of classical literature. On his return to London he continued his energetic but precarious life as a dramatist, and between 1729 and 1737 wrote som 25 assorted  dramas, largely in the form of farce and satire, and including two adaptation of Molière, The Mock Doctor and The Miser. In 1730 three of his plays were performed: The Author's Farce, Rape upon Rape, a savage satire on the practices of the law, embodied in Justice Squeezum; and the most successful of all his dramas, *Tom Thumb (which was published in a revised form the following year as The Tragedy of Tragedies, or The life and Death of Tom Thumb the Great), one of several extravagant burlesques modelled on Buckingham's *The Rehearsal, of the turgid fashionable tragedies of the day. *Hogarth designed the frontispiece, and a long and close frienship began. Don Quixote, a satire which is in part a tribute to *Cervantes, appeared in 1734. In the same year Fielding married Charlotte Cradock, who became his model for Sophia in *Tom Jones and for the heroine of Amelia, and with whom he enjoyed ten years of great happiness until her death. His improvidence led to long periods of considerable poverty, but he was greatly assisted at various periods of his life by his close and wealthy friend R. *Allen, who became, with Lyttleton, the model for Allworthy in Tom Jones. In 1736 Fielding took over the management of the New Theatre, for the opening of which he wrote the hightly successful satirical comedy Pasquin, which aimed at various religious and political targets, including electioneering abuses. But The Historical Register for 1736 was fiercer political satire than *Walpole's government woul tolerate, and the Licensing Act of 17137, introducing censorship by the lord chamberlain, brought Fielding's career in the theatre to an end.

He entered the Middle Temple and began to read for the bar. In 1739-40 he wrote most of the columns of the *Champion,Pamela appeared and enjoyed tremendous popular success. In 1741 Fielding expressed his contempt in his pseudonymous parody An Apology fro the Life of Mrs *Shamela Andrews. Meanwhile, because of increasing illness, he was unable to pursue his legal career with any consistency. Instead, in 1742, he produced The Adventures of *Joseph Andrews and His Friend, Mr abraham Adams, for which he received from his publisher £185 11s. In 1743 his old friend *Garrick put on Fielding's The Wedding Day, and in the same year Fielding published three volumes of Miscellanies, which included *A Journey from This World to the Next and a ferocious satire, The LIfe and Death of *Jonathan Wild the Great. In 1744 he suffered a terrible blow in the death of his wife, and for a year or so he wrote little except a preface to his sister Sarah's novel *David Simple, and some journalism, particularly the True Patriot and the Jacobite's Journal. In 1746 he probably began The History of Tom Jones, a Foundling, and in 1747 caused some scandal by marrying his wife's maid and friend Mary Daniel. With the aid of Lyttelton, he was appointed JP for Westminster in 1747 and once again joined battle, now from the inside, with legal corruption and the 'trading justices' who imposed and embezzled fines. In 1749 Tom Jones was enthusiastically received by the general public, if not by *Richardson, *Smollett, Dr *Johnson, and other literary figures. In the same year his legal jurisdiction was extended to the whole county of Middlesex, and he was made chairman of the quarter sessions of Westminster. From his court in Bow Street he continued his struggle against corruption and lawlessness and, with his blind half-brother and fellow magistrate Sir John Fielding, strove to establish new standards of honesty and competence on the bench. He wrote various influential legal enquiries and pamphlets, including a proposal for the abolition of public hangings. In 1751 he published Amelia, which sold the best of all his novels. He returned to journalism in 1752 with the *Covent Garden Journal, and published in 1753 a Provision for the Poor. He organized and saw successfully implemented a plan for breaking up the criminal gangs who were then flourishing in London. But his gout, asthma, and other afflictions were now so far advanced that he had to use crutches, and in 1754, in hope of improvement, he set off with his wife and one of his daughter for Portugal. *The Journal of a Voyage to Lisbon, published poshumously in 1755, describes in unsparing detail the departure and journey. He had prepared it for the press ('a novel without a Plot') before he died in Lisbon in october.

Fielding is generally agreed to be an innovating master of the highest originality. He himself believed he was 'the founder of a new province of writing,' and Sir Walter *Scott commended him for his 'high notions of the dignity of an art which he may be considered as having founded'. His three acknowledged masters were *Lucian, *Swift, and Cervantes. In breaking away from the epistolary method of his contemporary Richardson, and others, he devised what he described as 'comic epics in prose', which may be characterized as the first modern novels in English, leading straight to the works of *Dickens and *Thackeray. The standard biography is M. C. Battestin, Henry Fielding (1989). The standard edition is the Wesleyan Edition (1967- ) with 11 volumes printed as of 1997.

a satirical and anti-Jacobite journal. In 1740 he was called to the bar but his health began to fail and he suffered acutely from gout. In the same year Richardson's
A Digression on Vanity

To be continued...






New Trends in Translation and Cultural Identity


Article

Nuevas tendencias en traducción e identidad cultural

Jose Angel Garcia Landa
07/2013; DOI:10.2139/ssrn.1681331
Edit


ABSTRACT
El presente trabajo es una reseña y comentario por extenso del libro NEW TRENDS IN TRANSLATION AND CULTURAL IDENTITY, ed. Micaela Muñoz-Calvo, Carmen Buesa-Gómez, y M. Ángeles Ruiz-Moneva (Cambridge Scholars Publishing, 2008). 459 p.

_______

This paper is a review and commentary, in Spanish, of the collective volume New Trends in Translation and Cultural Identity, edited by Micaela Muñoz-Calvo, Carmen Buesa-Gómez and M. Ángeles Ruiz-Moneva (Cambridge Scholars Publishing, 2008). The book's thirty chapters provide a panoramic introduction to many problems and issues in translation theory and practice, in a wide variety of cultural and communicative contexts. This volume will be of interest to students of translation as well as to those dealing with any of the many specific issues, both academic and professional, on which the individual papers focus. The book is divided in four thematic sections: I. Cultural identity, Ideology, and Translation; II. Popular culture, literature and translation; ; III. Translating the Media: Translating the Culture; IV. Scientific Discourse as Cultural Translation. Each of the thirty papers in the volume is summarized and commented in this review.












Miércoles 11 de diciembre de 2013

South of Portugal

IMG_4173






Bibliografía sobre Mary Shelley


—la de Frankenstein, y Frankenstein, y Frankenstein:

Shelley.M.doc by Dan Ciobanu


Una pequeña introducción a su vida y obra. Y aquí mi comentario sobre Mary as the Monster.



Martes 10 de diciembre de 2013

Christopher Hitchens in Conversation with Salman Rushdie





Good-bye to Christopher Hitchens





A Photographer


A photographer

Dónde estaré, que no me veo...







Federico dando caña a la insolente Corona

Y a sus abyectos cortesanos, que tantos hay, y bien que medran:

 



El autor implícito y el narrador no fiable—según nuestro punto de vista


Un artículo que subo a ResearchGate:

EL AUTOR IMPLÍCITO Y EL NARRADOR NO FIABLE
—SEGÚN NUESTRO PUNTO DE VISTA


Literary Theory and Criticism eJournal 10/2011; 1(8). DOI:10.2139/ssrn.1926133

RESUMEN: Autor implícito y narrador no fiable son dos conceptos que están estrechamente unidos en teoría narrativa, tal como fueron originariamente formulados por Wayne Booth. Sus trayectorias subsiguiente han sido divergentes: el concepto de autor implícito se ve con frecuencia cuestionado o se rechaza su validez teórica, siendo habitualmente dejado un tanto de lado en las teorías narratológicas. Los narradores no fiables, sin embargo, gozan de un éxito de crítica y una expansión sin precedentes Añadimos a la exposición crítica de estas figuras unas breves notas históricas, e intentamos mostrar además que la figura del autor implícito no puede eliminarse tan fácilmente, puesto que es lógicamente necesaria en una definición adecuada del concepto de narrador no fiable.
______

 ABSTRACT

Implied Authors and Unreliable Narrators—From Our Point of View:

Implied authors and unreliable narrators are two concepts which are closely linked in narrative theory, as they were originally developed by Wayne Booth. Their afterlives have diverged: the implied author is often questioned or rejected as a theoretical concept, and is usually downplayed in narratologists's accounts; while the unreliable narrator has acquired an unprecedented popularity and expansion. I will add some historical notes and will try to show that the implied author is not so easily done away with; moreover, it is a necessary concept in order to give an adequate definition of the unreliable narrator.





Lunes 9 de diciembre de 2013

Looking Forward to the End

Soy citado, yo o mi Implied Other, en este artículo de Nela Bureu sobre Samuel Beckett.

Bureu Ramos_Utopia-Samuel Beckett by giselleingrid






The Making of a Scientist - Richard Dawkins






Barcas de colores


En Aveiro, gondoleando en la Venecia portuguesa:


Barcas de colores


Desde el punto de vista de Proust, sin duda, otro lieu quelconque—otra pestilente conjunción de vapores... and an attention strained to follow the development of "O sole mio".




Domingo 8 de diciembre de 2013

Richard Dawkins & Daniel Dennett

On design, selection and replication. And on religion, skepticism and loss of faith. Me suscribo al canal de Richard Dawkins:










Less Is More

Aquí hemos estado viendo en el Teatro Principal el montaje de Tomás Moro: Una Utopía, dirigida por Tamzin Townsend y anunciada como "la obra clandestina de William Shakespeare." Cierto que Shakespeare colaboró en la versión revisada de Sir Thomas More, reescribiendo al menos alguna escena—de hecho se cree que incluye su manuscrito un fragmento escrito de puño y letra de Shakespeare, la única escritura suya que nos queda al margen de las firmas en documentos legales.

La obra es una reflexión sobre la Fortuna, en la línea del Espejo para Magistrados y otras colecciones de historias trágicas sobre gente poderosa que ascendió para luego caer espectacularmente. Moro hacía este tipo de reflexiones sobre sí mismo, añadiéndole al personaje una dimensión metaliteraria y una teatralidad que resultaban atractivas para Shakespeare. Este montaje recorta algunas escenas que derivaban demasiado desviando la atención del personaje, y completa lo que falta en la obra original con un poco de narración y contexto—y hasta crítica interpretativa en boca de un narrador brechtiano, que se mezcla con los actores y se convierte en personaje cuando es preciso. Nos lleva la obra desde el ascenso de Moro, sofocando una rebelión en Londres con la fuerza de su palabra, y apelando al deber de la obediencia, hasta su ascenso como Lord Canciller. Una escena ésa, la del discurso sobre la sumisión, que Shakespeare recordará en Coriolano. Y subraya el comentador cómo Moro es coherente en su teoría de la obediencia debida a los príncipes, que lo conduce así más adelante a la Torre de Londres y al cadalso, condenado por sí mismo—por no querer contemporizar, y obedecer al Rey traicionando sus principios religiosos.
More family

Shakespeare heredó la obra de Anthony Munday y otros coautores (Henry Chettle, Thomas Dekker, Thomas Heywood—a los que ahora hay que añadir a Ignacio García May, como recortador y añadidor). La heredó como tantas otras que reescribió más—ésta la reescribió menos. Pero con su interés por los experimentos trágicos, y con los antecedentes católicos de su familia, se entiende que le atrajese el tema. Quizá fuese él quien adornase la obra con esos juegos metateatrales a los que tan aficionado era: Moro preparándole una broma a Erasmo de Rotterdam, haciendo que su criado le suplante—o el episodio de la obra de teatro fallida, un buen complemento de otras piezas metateatrales ridículas como las que hay en Trabajos de Amor Perdidos o El sueño de una noche de verano. Así se asocia a Moro con la inteligencia irónica y con la teatralidad; y llegado su momento, se despoja de su cargo y de su pasado como un actor se quita un papel forzado, y adopta uno que le va más, el de alguien que descubre cuál va a ser su destino auténtico, después de la palabrería. Moro en la cárcel nos recuerda a otros ermitaños vocacionales de Shakespeare, como Enrique VI, o Lear—pero éste lo lleva con más alegría y distancia teatral con respecto a sí mismo.


La Utopía de Moro abunda más en este montaje que en la obra de Shakespeare, y se suma al mensaje de la obra: qué utopía "si todos los hombres fueran buenos", concluye.  Pero también muestra cómo a veces el sufrimiento les viene a los hombres buenos de sí mismos, de su fidelidad a un ideal, que los lleva a enfrentarse a los demás y a sus propias contradicciones. No por ello deja de dejar en su lugar a los oportunistas, y a los tiranos... aunque en su tiempo la escribió un Shakespeare con media mano izquierda, y amordazado, "art tongue-tied by authority", por la cuenta que le traía. Quizá veía en Moro a un intransigente moral, como Southwell y otros mártires católicos que le fueron más cercanos, un camino que él tuvo cuidado de no emprender. Deja aquí testimonio de su admiración, y se proyecta en parte, aunque a distancia admirativa, en el personaje total que es Moro, humanista, político, santo, family man, sabio y bufón a la vez. Cabezas podían rodar, y rodaban, con la hija de Enrique VIII, igual que con el padre.

Quizá el retrato más memorable que queda es el del político y gobernante que toma toma la prisión, como decía Lovelace, a modo de ermita, y halla dentro más paz de la que tuvo fuera, y más tranquilidad con su propia conciencia ahora que ya no es poderoso ni es ya responsable de nada más que de su propia coherencia moral:

Fair prison, welcome; yet, methinks,
For thy fair building is too foul a name.
Many a guilty soul, and many an innocent,
Have breathed their farewell to thy hollow rooms.
I oft have entered into thee this way;
Yet, I thank God, ne'er with a clear conscience
Than at this hour:
This is my comfort yet, how hard sore
My lodging prove, the cry of the poor suitor,
Fatherless orphan, or distressed widow,
Shall not disturb me in my quiet sleep.
On, then, a God's name, to our close abode!
God is as strong here as he is abroad.

Este Tomás Moro hizo el bien que pudo en politica, pero dejar la política es entrar a una dimensión ética más pura. Sin embargo, la paradoja de Tomás Moro es que en cierto modo nunca se retiró de la política, pues si lo hubiese hecho del todo habría fingido con un juramento vacío, en lugar de retar al rey con su insistencia en guardar silencio. Una diferencia sutil, pero a veces una diferencia sutil es toda la diferencia. Y retar con el silencio y la sumisión casi total pero no absoluta era quizá la manera de demostrar la diferencia absoluta entre la ley y la tiranía, y de resistir a ésta con el mayor efecto y con los medios mínimos. Y con los máximos también: pues no pudo pagar un precio más alto desobedeciendo menos.

To Thine Own Self Be True


Less Is More (en Ibercampus)











La Maculada Constitución










Semiotics of Photography

Semiotics of Photography by moetotolo



Un monumento / ilusión óptica


Un monumento


The Purpose of Purpose






Mi bibliografía sobre Hemingway

Aparece en Convdocs, junto con otras muchas bibliografías mías, subidas allí por Anonymous,

MI BIBLIOGRAFÍA SOBRE HEMINGWAY

Por cierto que me parece que voy a ir al congreso de la Sociedad Hemingway a Venecia, o a Venecia, esta próxima y lejana primavera. No presento ningún artículo, iré de vaporetto sólo, pero si quisiera podría haber llevado esta reflexión sobre Balls, Bells, and Bulos...




Discurso de Santiago Abascal

A favor de las víctimas del terrorismo y del crimen violento—después de dejar el PP por traicionarse éste a sí mismo sumándose a la política de cesiones del PSOE y los nacionalistas.











Sábado 7 de diciembre de 2013

Costa de Portugal


Costa de Portugal

Con una manchita que me acompañaba a todas partes.



Rugby Chapel


—A poem by Matthew Arnold,

RUGBY CHAPEL
father and son
November 1857

Coldly, sadly descends
The autumn-evening. The field
Strewn with its dank yellow drifts
Of wither'd leaves, and the elms,
Fade into dimness apace,
Silent; —hardly a shout
From a few boys late at their play!
The lights come out in the street,
In the school-room windows; —but cold,
Solemn, unlighted, austere,
Through the gathering darkness, arise
The chapel-walls, in whose bound
Thou, my father! art laid.

There thou dost lie, in the gloom
Of the autumn evening. But ah!
That word, gloom, to my mind
Brings thee back, in the light
Of thy radiant vigour, again;
In the gloom of November we pass'd
Days not dark at thy side;
Seasons impair'd not the ray
Of thy buoyant cheefulness clear.
Such thou wast! and I stand
In the autumn evening, and think
Of bygone autumns with thee.

Fifteen years have gone round
Since thou arosest to tread,
In the summer-morning, the road
Of death, at a call unforeseen,
Sudden. For fifteen years,
We who till then in thy shade
Rested as under the boughs
Of a mighty oak, have endured
Sunshine and rain as we might,
Bare, unshaded, alone,
Lacking the shelter of thee.

O strong soul, by what shore
Tarriest thou now? For that force,
Surely, has not been left vain!
Somewhere, surely, afar,
In the sounding labour-house vast
Of being, is practised that strength,
Zealous, beneficient, firm!

Yes, in some far-shining sphere,
Conscious or not of the past,
Still thou performest the word
Of the Spirit in whom thou dost live—
Prompt, unwearied, as here! snowstormturner2
Still thou upraisest with zeal
The humble good from the ground,
Sternly repressest the bad!
Still, like a trumpet dost rouse
Those who with half-open eyes
Tread the border-land dim
'Twixt vice and virtue; reviv'st,
Succourest!—this was thy work,
this was thy life upon earth.

What is the course of the life
Of mortal men on the earth?—
Most men eddy about
Here and there—eat and drink,
Chatter and love and hate,
Gather and squander, are raised
Aloft, are hurled in the dust,
Striving blindly, achieving
Nothing; and then they die—
Perish;—and no one asks
Who or what they have been,
More than he asks what waves,
In the moonlit solitudes mild
Of the midmost Ocean, have swell'd,
Foam'd for a moment, and gone.

And there are some, whom a thirst
Ardent, unquenchable, fires,
Not with the crowd to be spent,
Not without aim to go round,
In an eddy of purposeless dust,
Effort unmeaning and vain.
Ah yes! Some of us strive
Not without action to die
Fruitless, but something to snatch
From dull oblivion, not all
Glut the devouring grave!
We, we have chosen our path—
Path to a clear-purposed goal,
Path of advance!—but it leads
A long, steep journey, through sunk
Gorges, o'er mountains in snow.
Cheerful, with friends, we set forth—
Then, on the height, comes the storm.
Thunder crashes from rock
To rock, the cataracts reply,
Lightnings dazzle our eyes.
Roaring torrents have breach'd
The track, the stream-bed descends
In the place where the wayfarer once
Planted his footstep—the spray
Boils o'er its borders! aloft
The unseen snow-beds dislodge
Their hanging ruin; alas,
Havoc is made in our train!
Friends, who set forth at our side,
Falter, are lost in the storm.
We, we only are left!
With frowning foreheads, with lips
Sternly compresse'd, we strain on,
On—and at nightfall at last
Come to the end of our way,
To the lonely inn 'mid the rocks;
Where the gaunt and taciturn host
Stans on the threshold, the wind
Shaking his thin white hairs—
Holds his lantern to scan
Our storm-beat figures, and asks:
Whom in our party we bring?
Whom we have left in the snow?

Sadly we answer: We bring
Only ourselves! we lost
Sight of the rest in the storm.
Hardly ourselves we fought through,
Stripp'd, without friends, as we are.
Friends, companions, and train,
The avalanche swept from our side.

But thou would'st not alone
Be saved, my father! alone
Conquer and come to thy goal,
Leaving the rest in the wild.
We were weary, and we
Fearful, and we in our march
Fain tro drop down and to die.
Still thou turnedst, and still
Beckonedst the trembler, and still
Gavest the weary thy hand.snowstormturner3

If, in the paths of the world,
Stones might have wounded thy feet,
Toil or dejection have tried
Thy spirit, of that we saw
Nothing—to us thou wast still
Cheerful, and helpful, and firm!
Therefore to thee it was given
Many to save with thyself;
And, at the end of the day,
O faithful shepherd! to come,
Bringing thy sheep in thy hand.

And through thee I believe
In the noble and great who are gone;
Pure souls honour'd and blest
By former ages, who else—
Such, so soulless, so poor,
Is the race of men whom see—
Seem'd but a dream of the heart,
Seem'd but a cry of desire.
Yes! I believe that there lived
Others like thee in the past,
Not like the men of the crowd
Who all round me to-day
Bluster or cringe, and make life
Hideous, and arid, and vile;
But souls temper'd with fire,
Fervent, heroic, and good,
Helpers and friends of mankind.

Servants of God!—or sons
Shall I not call you? because
Not as servants ye knew
Your Father's innermost mind,
His, who unwillingly sees
One of his little ones lost—
Yours is the praise, if mankind
Hath not as yet in its march
Fainted, and fallen, and died!

See! In the rocks of the world
Marches the host of mankind,
A feeble, wavering line.
Where are they tending?—A God
Marshall'd them, gave them their goal.
Ah, but the way is so long!
Years they have been in the wild!
Sore thirst plagues them, the rocks,
Rising all round, overawe;
Factions divide them, their host
Threatens to break, to dissolve.
—Ah, keep, keep them combined!
Else, of the myriads who fill
That army, not one shall arrive;
Sole they shall stray; in the rocks
Stagger for ever in vain,
Die one by one in the waste.

Then, in such hour of need
Of your fainting, dispirited race,
Ye, like angels, appear,
Radiant with ardour divine!
Beacons of hope, ye appear!
Languor is not in your heart,
Weakness is not in your word,
Weariness not on your brow.
Ye alight in our van! at your voice,
Panic, despair, flee away.
Ye move through the ranks, recall
The stragglers, refresh the outworn,
Praise, re-inspire the brave!
Order, courage, return.
Eyes rekindling, and prayers,
Follow your steps as ye go.
Ye fill up the gaps in our files,
Strengthen the wavering line,
Stablish, continue our march,
On, to the bound of the waste,
On, to the City of God.
snowstormturner1

Westward from Death

















Viernes 6 de diciembre de 2013

Message in a Bottle


Message in a Bottle




Emergent Narrativity
en PhilPapers

Tengo otro artículo más en...


 

Emergent narrativity

Abstract This paper deals with those dimensions of narrative which define it as such (i.e. narrativity). It examines some current conceptions of narrativity, and puts forward an emergentist theory of narrativity, one which takes into account the narrative structuring effected by narratological analysis itself as a distinct cognitive activity.
Keywords Narrativity  Narratology  Narrative  Emergence  Cognition
Categories







As You Like It (Bibliografía)



As.You.Like.It by Utkarsh Keshan





Jueves 5 de diciembre de 2013

Evaluación del Grado

Salen los informes de evaluación de los títulos de Grado de nuestra Facultad. Empezando en la p. 26, está el informe sobre Estudios Ingleses, donde doy un par de asignaturas:

Informes AQUI

Allí pueden cotillear quién suspende mucho, quién poco, etc. O si yo tengo un alto porcentaje de sobresalientes y matrículas.

Puestos a cotillear, transcribo la sección de Quejas:

Quejas recibidas y su valoración:
1) Los representantes de alumnos volvieron a presentar quejas verbales por la actuación de un profesor
que ejerce docencia en segundo curso y al que ya habían denunciado por escrito el curso anterior ante
el aparente incumplimiento de aspectos relacionados con su docencia. Tal parece que, reunida
documentación y testimonios al respecto, la resolución de dicho caso sigue pendiente de la decisión del
Sr. Rector, ante el asombro manifiesto de los representantes de alumnos por la tardanza en resolverse
el conflicto.

2) Algunos profesores y la Comisión Permanente del Departamento de Filología Inglesa y Alemana
manifestaron a la Coordinación del Grado su protesta por la realización de un único examen por
asignatura, independientemente del número de grupos y profesores que la asignatura tenga. El
Coordinador justifica el hecho por la normativa existente y por razones de coherencia en la aplicación
del proceso de calidad. Reunida la Comisión de Garantía de todos los grados de la Facultad de Filosofía
y Letras con el Sr. Vicerrector de Estudiantes, este ratifica la necesidad del examen único. El
Coordinador recomienda al profesorado de grupos distintos de asignaturas únicas que negocien entre
ellos la elaboración de las pruebas de evaluación y consideren los niveles competenciales a los que los
alumnos deben llegar como el criterio esencial a la hora de elaborar el procedimiento de evaluación.

3) La Coordinación del Grado ha vuelto a quejarse por escrito de la permisividad existente a la hora de
matricular alumnos Erasmus en asignaturas del Primer y Segundo curso del Grado, lo que motiva claros
desajustes en la calidad de dichas asignaturas.

4) La Coordinación del Grado ha vuelto a quejarse, esta vez por escrito, del procedimiento de
realización de las encuestas de satisfacción de los estudiantes, abogando por otros métodos más
prácticos para su realización.

5) Algunos profesores del Grado, en una ocasión por escrito, se han quejado por el comportamiento
poco educado y académico de algunos alumnos y, en especial, de un grupo de Primer curso. El 2 de
marzo de 2013 el Coordinador escribió a los delegados de cursos rogando que transmitiesen tales
quejas a sus compañeros.

6) La Coordinación del Grado se quejó en su día a las instancias pertinentes por la aparente falta de
disponibilidad de algunos profesores en horarios de tutorías razonables para sus alumnos. Tanto la
dirección del Departamento como el Centro adoptaron medidas al respecto y dieron publicidad a la
necesidad de entender la tutoría como una parte fundamental del proceso de calidad docente.


Observo también, en el Grado de Lenguas Modernas, que los estudiantes están descontentos con el diseño de la asignatura que imparto de Introducción a la Literatura Inglesa. Ciertamente se les hace cuesta arriba. Habrá que rebajar la pendiente.





Gente sin rumbo fijo



Gente sin rumbo fijo









Miércoles 4 de diciembre de 2013

Notas sobre el dialogismo

Este trabajo que tenía en el SSRN va a parar a ResearchGate, junto con otra veintena más de referencias procedentes de allí... que habrá que ir actualizando y anotando.

"Notas sobre el dialogismo de Mijail Bajtin en 'El problema del texto en la lingüística, la filología y las humanidades'."

Se trata de una traducción anotada, al español, del ensayu de Mijail Bajtin "El problema del texto en la lingüística, la filología, y las humanidades: Experimento de análisis filosófico." Traduzco el texto del libro Speech Genres and Other Essays, y relaciono las reflexiones de Bajtin sobre el dialogismo con otras teorías sobre la comunicación humana, más concretamente procedentes del campo de la narratología, y también con teorías interaccionalistas y pragmáticas del uso del lenguaje, como las de Austin y Goffmann, así como con la hermenéutica de Schleiermacher. Se presta especial atención en el comentario a la cuestión de la alocución en literatura (narradores, autores implícitos, lectores implícitos).

—oOo—

This is an annotated Spanish translation of Mikhail Bakhtin's essay "The Problem of the Text in Linguistics, Philology, and the Human Sciences: An Experiment in Philosophical Analysis," from Speech Genres and Other Essays. Bakhtin's reflections on dialogism are related to other accounts of literary communication, especially from the field of narratology, and also to interactional and pragmaticist theories of language use, such as Austin's and Goffman's, as well as Schleiermacher's hermeneutics. The question of address in literature (narrators, implied authors, implied readers) is given particular prominence in the commentary.

No seré breve.

Notas sobre el dialogismo de Mikhail Bakhtin...






Las emociones y sus nombres. Un estudio interdisciplinar


Estuve en esta conferencia organizada por Zaragoza Lingüística:









The Caroline and Commonwealth Theatre


Christopher Beeston's Phoenix (or Cockpit) theatre in Dury Lane. Beeston, having disbanded the company proceeded to combine its best players with Queen Anne's to form a troupe headed by Richard Perkins, probably the best-known actor of the day. For this he successfully sought the protection of Charles's bride of a few months, Queen Henrietta Maria, who at the time was enjoying a honeymoon with all loyal subjects by virtue of being French—almost a White Queen for their new White King.

Measured by the frequency of their calls to perform at court, Queen Henrietta's went on to achieve a success second only to the King's, and were the only other troupe to be honoured with a grant of royal livery. But when a later, devastating outbreak of plague kept the theatres shut for an even longer spell, from May 1636 to November 1637, Beeston threw out the company in favour of a new troupe, in part composed of children, which became known simply as "Beeston's Boys." A new Queen Henrietta's thereupon began to play at the Salisbury Court—the latest indoor playhouse, built in 1629 just to the west of the Blackfriars, between Fleet Street and the Thames.

The second Fortune had reopened in 1625 with a company which united the remnants of the Palsgrave's Men with others of the Lady Elizabeth's, to become known as the King and Queen of Bohemia's. It thus revived and combined the patronate-in-exile of the popular couple, with whose distant troubles all good protestants felt common cause, despite the unbrotherly inertia of the King. The new company does not seem to have survived beyond 1629, when its manager Richard Gunnell went over to the King's Revels—a troupe created to open the Salisbury Court, with the declared aim of training boy players for the King's Men. Beset by financial problems, this company (by then composed manily of adults) disappeared from view after the closure of 1636-37.

The birth of an heir to the throne led in 1631 to the creation of a new company of Prince Charles's Men, which also played briefly at the Salisbury Court. But Prince Charles's were later to be found either at the Fortune or at the Red Bull, the surviving outdoor theatres beyond the northern City boundaries, where they alternated with a company of doubtful provenance known as the Red Bull-King's Men. Since the Globe was now the only theatre remaining on Bankside, the addition of the Salisbury Court to the Blackfriars and the Phoenix meant that there were now as many 'private' indoor theatres as there were outdoor playhouses—though the seating capacity of the 'public' theatres was of course far larger, since the indoor houses played to a self-limiting, wealthier clientele.

THE CAROLINE AUDIENCE

The received wisdom that a once-homogenous Elizabethan audience became fragmented during the Jacobean period when the supposed elite defected to the private playhouses has, however, recently been disputed—one scholar actually contending that few of the 'unprivileged' even of Elizabethan London could have afforded either the time or money to visit a theatre. ye, apart form requiring the 'privileged' to be almost fanatically frequent in their theatregoing, this view would make foolhardy the practice of the King's Men, after their move to the Blackfriars, of returning to the much larger Globe for the summer—when the legal profession was on vacation and most of fashionable society out of town. And, so far as the Caroline period is concerned, it also discounts derisive contemporary references to 'the meaner sort of people' said to attend the remaining outdoor playhouses.

What little we know of the repertoire of the public theatres does suggest an audience not only less upmarket but apparently less up-to-date—one which still relished the devils of Faustus, the battles of Tamburlaine, or the Machiavellian intrigues of The Jew of Malta, along with the easygoing certainties of the old chronicles, while also approving plays which portrayed the tribulations and triumphs of merchants and apprentices. The handful of new plays which have come down to us from these theatres also suggests their audiences' predilection for works of 'low life and roguery among brothels and prisons', as the theatre historian Martin Butler puts it, or even such a 'full-blown adventure packed with spectacle, devilry, and magic' as The Seven Champions of Christendom by John Kirke (c. 1638).

We should beware of taking at face value the glib dismissals of these theatres from contemporary writers who were, in truth, less concerned about their old-fashioned tastes than their new-fangled politics. As broadsides and pamphlets increasingly provided their own kind of outlets for popular discontents, the popular theatre—whose capacity for survival proved formidable—began to give these a dramatic focus. But the public playhouses, although the protests they voiced were the most radical, wer not alone in offering a theatrical critique of the government—especially after 1629, when Charles began his ill-fated eleven-year experiment in personal rule, and the theatre became one of the many public forms for an opposition that was now, perforce, extra-parliamentary.

THEATRICALS AT COURT


To be continued...









Restricción de las comunicaciones


El boletín iUnizar introduce más criterios restrictivos sobre la información que se puede hacer pasar a través de él a la comunidad universitaria. Pasan estas nuevas regulaciones desde la Jefa del Gabinete del Rectorado. Supongo que será parte de la Gobernanza ésta que decía el Rector que se cernía sobre nosotros. Pero de hecho ya eliminaban del boletín todo los que les pareciese inconveniente —aunque fuese verdad— si lo enviaba un simple profesor indocumentado.

El 12 de febrero de 2010 se puso en marcha iUnizar, boletín informativo diario dirigido a la comunidad universitaria que recoge las informaciones institucionales y las comunicaciones y actividades de centros, institutos, departamentos y servicios centrales. Su objetivo era mejorar la comunicación interna, evitando el envío masivo de correos electrónicos que dificultaban el trabajo diario y acarreaban otros problemas añadidos de gestión y seguridad.
La experiencia ha demostrado que se ha reducido significativamente (un 92,5%) el número de correos recibidos, a la vez que ha aumentado (un 38,0%) la información remitida, lo que ha llevado consigo una clara mejora de la comunicación. En este momento, se canaliza a través suyo la mayor parte de la información universitaria. El aumento de la información recogida y la experiencia acumulada en este periodo hacen conveniente introducir algunas modificaciones, para mejorar su contenido y eficiencia.
Estos cambios afectan, fundamentalmente, a tres cuestiones. En primer lugar, una nueva ordenación de las secciones, que seguirá a partir de ahora un criterio temático y no de procedencia de la información. En segundo lugar, se fusionan los canales destinados a PDI y PAS. Finalmente, la introducción de la información se realizará únicamente por las personas autorizadas, de manera que se asegure la veracidad e interés de la misma. La clave será única para cada unidad, pero también deberá dejarse constancia de la persona que incluye la información (estos datos no serán públicos).  En principio, se ha considerado que estarán autorizadas las personas que figuran en el anexo que se adjunta, abierto a las sugerencias de los responsables correspondientes.
Es necesario destacar que el nuevo apartado «Información institucional» comprenderá todas aquellas informaciones de obligado conocimiento, por ser instrucciones de carácter general (con independencia de que también hubiesen de enviarse por otro conducto. En el encabezamiento se hará constar explícitamente que «esta información no sustituye a la comunicación oficial, que deberá realizarse por el procedimiento reglamentario»). Asimismo, incluirá información básica sobre el Consejo de Gobierno y el Claustro Universitario, y nombramientos de órganos unipersonales de gobierno.
El documento adjunto contiene una descripción detallada de estos criterios, e incorpora un «Manual de uso y estilo», destinado a resolver algunas cuestiones que pueden plantearse. La fecha que nos hemos fijado para la puesta en marcha del nuevo procedimiento es el 7 de enero.
Como es muy posible que surjan cuestiones que no estén contempladas, le ruego que antes del 13 de diciembre nos plantee sus sugerencias que –tras analizar su conveniencia– se incorporarán ahora o en una modificación posterior, ya que buscamos una mejora continua de esta vía de comunicación. Le ruego también que antes de esa fecha nos envíe el nombre de las personas autorizadas (que podrán cambiarse cuando sea necesario). En ambos casos, puede hacerlo con un correo dirigido a iunizar@unizar.es
Posteriormente remitiremos el documento definitivo y las claves. De esta manera, conseguiremos una mejor difusión de la información universitaria.


ANEXO
Personas autorizadas introducir información iUnizar


Consejo de Dirección
Directores de Secretariado y cargos asimilados
Decanos y directores de centros, institutos y departamentos
Consejo Social (Presidente y secretaria)
Defensora Universitaria

Campus Iberus (Presidente y director ejecutivo)

Vicegerencia Académica
Vicegerencia Económica y Financiera
Vicegerencia de Investigación
Vicegerencia de Recursos Humanos

Jefe de Servicio de PAS y Nóminas
Jefe de Servicio de PDI
Jefe de la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales
Jefa del Servicio de Patrimonio, Compras y Contratación
Jefa del Servicio de Gestión Financiera y Presupuestaria
Jefa del Servicio de Gestión de la Investigación
Administradora de los SAI
Directora Técnica de la OTRI
Administradora de la OTRI
Jefa del Servicio de Estudiantes y Relaciones Internacionales
Jefa del Servicio de Planificación Académica
Jefa de la Unidad Sigma
Coordinador Aplicaciones Informáticas Área Administrativa
Coordinador Aplicaciones Informáticas Área Económica
Coordinador Aplicaciones Informáticas Área Académica
Director de Seguridad
Director de la Unidad Técnica de Ingeniería y Mantenimiento
Director de la Unidad Técnica de Construcciones y Energía
Directora del Servicio de Publicaciones
Administrador del Servicio de Publicaciones
Administradora del Servicio de los Cursos de Español como L.E.
Director del Servicio de Actividades Deportivas
Administrador del Servicio de Actividades Deportivas
Directora Técnica del SICUZ
Administradora del SICUZ
Director de la Biblioteca Universitaria
Jefa de la Unidad de Calidad y Racionalización
Jefa de la Unidad de Planificación y Organización Docente
Administrador del Paraninfo y Jefe de Secretaría General
Jefe de la Unidad de Control Interno
Director Técnico de Relaciones Institucionales y Comunicación
Jefa del Gabinete de Imagen y Comunicación
Colegio Mayor Pedro Cerbuna
Colegio Mayor Pablo Serrano
Colegio Mayor Ramón Acín
Colegio Mayor Santa Isabel


Parece que no admiten sugerencias más que de los responsables, así que para qué opinar. Esta universidad siempre le ha tenido un miedo pánico a la expresión pública de opinions. De hecho no se admitían opiniones, en este boletín, sino sólo "informaciones." Las opiniones, al Periódico de Aragón– y entonces sí que te las difunde la Universidad. Y así se gestiona la información adecuadamente.


La opinión, ¿al rincón?








IMG_3804

IMG_3804





Martes 3 de diciembre de 2013


Bibliografía sobre Actos de Habla

Una de las muchas bibliografías sobre temática lingüística incluidas en mi Bibliografía de Teoría Literaria, Crítica y Filología. Un objet retrouvé — ready-made by me, en Scribd.




 

La mayoría de estos actos de habla no los practico. Últimamente estoy muy calladito.




The Lady of Shalott





Esta Loreena McKennitt, por cierto, parece talmente Beatriz con peluca rubia.






The View, VII

The View, VII




Samuel Richardson

From The Oxford Companion to English Literature, ed. Margaret Drabble.

Richarson, Samuel (1689-1761), the son of a joiner, born near Derby, where his parents lived briefly before returning to London. Little is known of his boyhood, but because of his father's comparative poverty he appears to have received (in his own words) 'only common School-learning'. The tradition that he attended either Merchant Taylors' or *Christ's Hospital cannot be substantiated. As a boy he read widely, told stories to his friends, and by the age of 13 was employed writing letters for young lovers. In 1706 he was apprenticed to a printer (as his father could not afford to enter him to the Church), and in 1715 he was admitted a freeman of the *Stationers' Company. He set up in business on his own in 1721, in which year he married Martha Wilde, the daughter of his former master. All his working life he was extremely industrious, and his business prospered and expanded steadily. Like all printers of his time, he combined printing and publishing, producing books, journals, advertisement posters, and much miscellaneous work. In 1723 he took over the printing of an influential Tory journal, the True Briton, and by 1727 was sufficiently established in his profession to be appointed renter warden of the Stationers' Company. In the 1720s and early 1730s he suffered the early deaths of all his six children, and in 1731 that of his wife. He attributed the nervous disorders of his later life to the shock of these deaths. In 1733 he married Elizabeth Leake, the daughter of a fellow printer, and four of the daughters of their marriages survived. In the same year he published his The Apprentice's Vade Mecum, a book of advice on morals and conduct. In 1738 he purchased in Fulham a weekend 'country' house, which he always referred to as 'North End' , and which later became famous for his readings and literary parties. He published in 1739 his own version, pointedly moral, of Aesop's Fables, and more importantly, he began Pamela.

Inspiration for the novel initially came from a series of 'familiar letters' which fellow printers had encouraged him to write on the problems and concerns of everyday life. While these eventually grew into Pamela, they were also published separately as Letters . . . to and for Particular Friends (1741). Pamela was written in two months, between November 1739 and January 1740, and was published later that year, to very considerable acclaim. The morality and realism of the work were particularly praised, as Richardson had hoped. However, complaints of its impropriety persuaded him to revise his second edition considerably. The work had a great vogue abroad, and was soon adapted for the stage in France. Imitations and forged 'continuations' persuaded Richardson to go on with the story, and volumes iii and iv (Pamela II) were published in 1741. In that year, there appeared a stinging parody called An Apology for the Life of Mrs *Shamela Andrews, which Richardson believed to be by Fielding (as it almost certainly was) and which he never forgave. Fielding's *Joseph Andrews, which begins as a parody of Pamela, was published in 1742 but did not affect the popularity of Pamela II.

Richardson's business continued to prosper, although his health was beginning to cause him great concern, and he extended his publications in religion, history, biography, and literature. In 1733 he had begun printing for the House of Commons and in 1742 he secured the lucrative post of printer of its journals. His circle of friends had by now vastly increased, and included many admiring young ladies, known as his 'songbirds' or 'honorary daughters'.

During the writing of *Clarissa, which was probably begun in 1744, he endlessly asked his friends for comment and advice, and read passages aloud to them in his 'grotto' (or summer house) at Norht End. The first two volumes of Clarissa appeared in 1747 and were very favourably received. After heavy revision, and determined efforts to prune, a further five volumes appeared in 1748. Correspondents and the circle of friends continued to grow and now included the *Bluestocking ladies Mrs *Delany, Mrs *Carter, and later Mrs *Chapone. Clarissa was an undoubted success but there were complaints about both its length and its indecency, and it was not reprinted as often as Pamela. However, it also became very popular abroad and was translated into French, Dutch, and German.

Urged by friends, Richardson began thinking, in about 1750, of the portrayal of a 'Good Man'. He asked for the views of his extensive acquaintance and began experimenting with the 'letters' of Harriet, who was to become one of the heroines of his next novels. His illnesses and general malaise, which appear to have included a form of Parkinson's disease, increased steadily but he persevered strenuously both with his business and his writing. His authors in the 1750s included Charlotte *Lennox, Sarah *Fielding, Edward *Young and George *Lyttelton. He had now become friendly with Dr *Johnson, to whose *Rambler he contributed in 1750 and whom he helped with money in 1751. In 1752 Johnson (together with many of Richardson's other friends) read the draft of Sir Charles *Grandison, and Richardson printed the fourth volume of the Rambler. In 1753 he travelled to Bath and Cheltenham, which was as far as he had ever gone, and in 1753-4 he published the seven volumes of Sir Charles Grandison. The book sold well and rapidly became fashionable, but was assailed in various critical pamphlets for length, tedium, and doubtful morality.

In 1754-5 Richardson was master of the Stationers' Company. He published in 1755 A Collection of the Moral and Instructive Sentiments . . . in the Histories of Pamela, Clarissa, and Sir Charles Grandison, a book which he considered contained the pith of all his work.  In the same year Dr Johnson published the Dictionary, which contained 97 citations from Clarissa. In 1756  Richardson was asked by *Blackstone for adevice on the reform of the *Oxford University Press. Towards the end of his life Richarson wrote a few 'letters' to, from, and about Mrs Beaumont, a minor character from Sir Charles Grandison, who had been someone of mysterious importance in his early life. He continued to revise his novels heavily, and remained active in his business until his death.

Richarson is generally agreed to be one of the chief founders of the modern novel. All his novels were *epistolary, a form he took from earlier works in English and French, which he appreciated for its immediacy ('writing to the moment' as he called it), and which he reaised to a level not attained by any of his predecessors. The 'letters', of which his novels consist, contain many long transcriptions of conversations, and the kinship with drama seems very strong. He was acutely aware of the problems of prolixity ('Length, is my principle Disgust') and worked hard to prune his original drafts, but his interest in minute analysis led inevitably to an expansive style.

A selection of his letters (6 vols, 1804) was edited by Mrs *Barbauld: see also Selected Letters of Samuel Richardson, ed. J. Carroll (1964). There is a life by T. C. D. Eaves and B. D. Kimpel (1971); see also M. Kinkead-Weekes, Samuel Richardson, Dramatic Novelist (1973); M. A. Doody, A Natural Passion (1974).




Bibliografía sobre Samuel Richardson








Transcendentalism

From The Oxford Companion to American Literature, by Hart and Leininger.

Transcendentalism,  a philosophic and literary movement that flourished in New England, particularly at Concord (c. 1836-60), as a reaction against 18th-century rationalism, the skeptical philosophy of Locke, and the confining religious orthodoxy of New England Calvinism. This romantic, idealistic, mystical, and individualistic belief was more a cast of thought than a systematic philosophy. It was eclectic in nature and had many sources. Its qualities may be discerned in Jonathan Edwards's belief in "a Divine and Supernatural Light, immediately imparted to the soul by the spirit of God," and the idealism of Channing, whose Unitarianism was a religious predecessor of this belief in an indwelling God and intuitive thought. It was also a manifestation of the general humanitarian trend of 19th-century thought. The name, as well as many of the ideas, was derived from Kant's Critique of Practical Reason (1788), in which he declares, "I call all knowledge transcendental which is concerned, not with objects, but with our mode of knowing objects so far as this is possible a priori." From other German philosophers, such as Jacobi, Fichte, Schleiermacher, Schelling, and Herder, it received impulses toward mysticism and toward practical action as an expression of the will. Through Goethe, Richter, Novalis, and other literary figures, the philosophy was more easily communicated to American authors, and, at second remove, the doctrines of German transcendentalism were reflected in the poetry and criticism of such English authors as Coleridge, Carlyle, and Wordsworth. In addition, the New England Transcendentalist belief was shaped by the ideas of Plato, Plotinus, and such English neo-Platonists as Cudworth and More, as well as by certain aspects of the teachings of Confucius, the Mohammedan Sufis, the writers of the Upanishads and the Bhagavad-Gita, the Buddhists, the eclectic idealist Victor Cousin, the Hebrew and Greek scriptural authors, Thomas à Kempis, Pascal, and Swedenborg.

Although the very spirit of Transcendentalism permitted contradiction, and its eclectic sourdes made for diverse concepts, in its larger outlines the belief had as its fundamental base a monism holding to the unity of the world and God and the immanence of God in the world. Because of this indwelling of divinity, everything in the world is a microcosm containing within itself all the laws and meaning of existence. Likewise, the soul of each individual is identical with the soul of the world, and latently contains all that the world contains. Man may fulfill his divine potentialities either through a rapt mystical state, in which the divine is infused into the human, or through coming into contact with the truth, beauty, and goodness embodied in nature and originating in the Over-Soul. Thus occurs the doctrine of correspondence between the tangible world and the human mind, and the identity of moral and physical laws. Through belief in the divine authority of the soul's intuitions and impulses, based on this identification of the individual soul with God, there developed the doctrine of self-reliance and individualism, the disregard of external authority, tradition, and logical demonstration, and the absolute optimism of the movement.

These primary beliefs varied greatly as they were interpreted in the writings of differnt authors, although the most important literay expression of transcendental thought is considered to lie in Thoreau's Walden* and in such works of Emerson as Nature,* The American Scholar,* the Divinity School Address,* "The Over-Soul,"* "Self-Reliance,"* and "Compensation."* Other members of the informal Transcendental Club* whose prose and poetry expresses similar ideas, included Alcott, Margaret Fuller, the younger W. E. Channing, Ripley, Jones Very, C. P. Cranch, J. F. Clarke, Theodore Parker, Brownson, Elizabeth Peabody, and W. H. Channing. Since there was no formal association, many writers of the time, such as Hawthorne and Julia Ward Howe, were on the fringe of the steadfast believers, and in one way or another the beliefs affected many not usually associated with the movement, including Lowell, Longfellow, Bryant, Whittier, Melville, and Whitman. So far as the movement had a certain voice, The Dial* (1840-44) may be considered its organ, and, although it necessarily remained on an idealistic plane, it was instrumental in the formation of such social experiments as Brook Farm* and Fruitlands.*


Henry David Thoreau

Lunes 2 de diciembre de 2013

La literatura norteamericana hasta 1800

—según la Historia Universal de la Literatura de Léon Thoorens (1977):

Un eterno comenzar de nuevo

Los norteamericanos exterminaron a los pueblos pieles rojas, compraron un proletariado negro y después de alcanzar prosperidad y poder, intentaron restañar las heridas que sangraban. En realidad, los Estados Unidos han actuado como todas las demás potencias mundiales, pero más tarde. Los demás pueblos, en un pasado que se aleja también, han conquistado, exterminado y esclavizado, y lo consiguieron hasta que elaboraron una moral y un humanismo de alcance universal. América era moral antes de ser poderosa e incluso antes de existir, y en ello acaso radica el fundamento secreto de su orgullo agresivo, de su informe xenofobia, de su generosidad y de su grandeza. Todos los pueblos comentan y juzgan más o menos su destino, pero la autocrítica americana es más violenta, más absoluta y más sincera. Permanece encrespada, desde hace dos siglos, sobre la misma tensión, el mismo diálogo contradictorio, idéntica desilusión y la misma negación al fracaso.

La historia de la literatura norteamericana acaso sea la de esta autocrítica; podría titularse "Avatares de un mesianismo", y como epígrafe: "Matar al profeta es una manera de reducirlo a silencio, pero no sirve para nada si el silencio es peor." De Thoreau a Miller, los profetas lapidados, maldecidos, expulsados y renegados se suceden sin interrupción, pero sus voces resuenan y retumban y Almérica, cansada de seguir tapándose los oídos, acabna por escucharles y quererles.

Los padres peregrinos, huyendo de una Europa anquilosada por el odio, se proponen salvar lo mejor de ella, es decir, los valores humanos y nobles procedentes de Palestina, de Grecia, de Roma, de Irlanda, de Londres y de París —en diversas épocas— y desarrollarlos en una tierra virgen en torno a una Nueva Jerusalén: acabaron construyendo Nueva York. Reconociendo en ella a Babel y a Sodoma, algunos puritanos supervivientes se refugian en los bosques como en el caso de Thoreau, cazan leones en África si se llaman Hemingway o se dedican al erotismo con tentaciones esotéricas como en el caso de Miller. El antiguo narrador Fenimore Cooper llora ante el último mohicano, cantando al último representante de una libertad destruida en nombre de otra libertad. Escritores blancos se tuestan la piel para vivir como los negros, y luego denuncian el escándalo. Saul Bellow se pregunta por qué un país erigido en su mayor parte sobre la base sólida de la ciencia, de la técnica, del arte y de la fe de los judíos, continúa considerando al judío como un extranjero. Otros preguntan dónde está el Arca de la Alianza y la antigua energía. "Nos hemos dormido —dice Dos Passos— y debemos volver a ponernos en camino para encontrar de nuevo el espíritu y el dinamismo creador de los pioneros" [Añado: Y lo mismo dice Martin Luther King en 1960, y lo mismo dice Obama invocando su capital simbólico más de 40 años despuésJAGL]

John F. Kennedy, el malogrado presidente, hablaba de una Nueva Frontera, y su hermano intentó ponerla en práctica. Después del asesinato de ambos, el cortejo de los rebeldes crece sordamente y los poetas de protesta empiezan a gritar. De las novelas y poemas de los grandes intelectuales de gafas sin montura, como de las de los cultos vagabundos de la vida bohemia, de los infinitos seriales de la televisión y de las películas de dibujos animados, se desprenden las mismas e ingenuas preguntas: ¿Por qué existe el mal en el mundo; por qué nuestra verdad no es la vuestra, por qué nuestra fuerza no os da miedo; por qué no existe el amor?

Al principio de esta obra se han intentado bosquejar el espquema histórico del comienzo de una explosión hacia el Oeste. Todas las flechas convergerán un día sobre el Atlántico. El país norteamericano es la isla de Robinsón después del naufragio, donde todo debía comenzar de nuevo, pero donde, en realidad, todo continúa: el Nuevo Mundo es menos nuevo de lo que creían, y por ello el estallido presitigioso de la literatura norteamericana, a partir de 1850, constituye con el de la rusa, casi contemporáneo, el fenómeno más importante de la historia de la moderna literatura universal.

El silencio colonial

Ninguna colonia produce literatura original; generalmente se limita a proporcionar cuadros exóticos a los novelistas de evasión y a los apóstoles del imperialismo, y en más raras ocasiones induce a algunas personalidades excepcionales a que acudan a la metrópoli a expresarse. Realizada cualquier colonización, transcurre bastante tiempo hasta que el trauma de la independencia sea superdo.

Esta constante se verifica también en América. Hasta finales del siglo XVIII, aparecen algunos notables escritores, pero ello no constituye en modo alguno una literatura. Los intelectuales, y muy especialmente los del Sur, nadando en dinero y en ocio, permanecen anclados en la literatura inglesa y, si se deciden a escribir, la imitan servilmente. Entre la Declaración de la Independencia y la publicación de las primeras obras con auténtica originalidad transcurre medio siglo como mínimo.

Los señoriales hidalgos del sur se deleitan con los Tottel's Miscellany, con los isabelinos y las colecciones de epigramas, mientras que los puritanos del norte prohíben la difusión de las obras de Milton, a quien acusan de impiedad; sin embargo, serán los puritanos los primeros que lograrán crear el armazón de una incipiente vida intelectual. En 1638, dieciocho años después de la llegada del Mayflower, fundan en Harvard un colegio que adquirió rápidamente categoría de universidad y, en 1647, gracias a una disposición de la magistratura de Massachusetts, se creó una escuela de estudios primarios en cada municipio de cincuenta familias y una de estudios de enseñanza media en cada municipio de cien familias, "para que los conocimientos humanos no queden sepultados en las tumbas de nuestros antepasados".

El cine y algunas novelas históricas modernas han cargado las tintas de modo abusivo al trazar el retrato del antiguo puritano; éste padeció, sin duda, la férula de pastores vigilantes y a menudo feroces hasta la crueldad y el oscurantismo, y que tal vez consideraban que lo único necesario para el hombre era la virtud y que todo corazón carnal debía estar sometido a ella; pero también eran hombres, con necesidades humanas. Hubo ciertamente caza de brujas, aberraciones místicas, terrorismos religiosos que engendraron abominables hipocresías, pero todo esto era lo peor que ofrecía Europa, y de ello procuraron los puritanos desprenderse, conservando, en cambio, lo mejor: la ciencia, las letras, e incluso los poemas, canciones y bailes de la "alegre Inglaterra." En 1639 se inauguraba una imprenta en Nueva Inglaterra, y el primer libro salido de sus prensas, el Bay Psalm Book, tuo el honor de una imitación fraudulenta en Londres.

Apenas se cita y aun de memoria a los primeros escritores neo-ingleses: Roger Williams (1604-1684), autor de una obra de éxito titulada El bautismo no hace al cristiano (1645), y John Eliot (1605-1690), que publicó un gran
Tratado sobre el Estado Cristiano (1656). Sería interesante conocer mejor a Anne Bradstreet (1613-1672) y a su contemporáneo el juez Samuel Seewall, de datos biográficos casi desconocidos. Anne Bradstreet, nacida en Northampton (Inglaterra), era esposa de un pastor de Boston, madre de ocho hijos, un poco filósofa y algo más teóloga y poetisa. Su obra La décima musa comprende: "una descripción de los cuatro elementos, las constituciones, las edades del hombre, las estaciones del año, el resumen de las cuatro monarquías —asiria, persa, griega y romana— y un diálogo entre la antigua y la nueva Inglaterra con respecto a las diferencias surgidas recientemente", además de su mejor poema, Contemplations, y otros poemas sobre la familia y el marido de la autora. El juez Seewall parece haber sido un personaje más pintoresco todavía, que escribía su diario al estilo de Pepys, aunque en más noble estilo, en el que alude a sus tres matrimonios y a sus peripecias. Gracias a este diario podemos enterarnos de que en Nueva Inglaterra los pretendientes se hacían el amor dedicándose nada menos que libros piadosos.

FUNDADORES Y ADELANTADOS

Franklin y los comienzos de la Independencia

En el siglo XVIII domina todavía la literatura religiosa. Cotton Mather (1663-1728), profesor, inspector de enseñanza y pastor, es un puritano ortodoxo, valga la expresión, que aparece vivamente interesado en los procesos de brujería, en particular los que se desarrollaron en Salem. Jonathan Edwards (1703-1758), pastor también y discípulo de Locke, lanza un movimiento religioso llamado "El Gran Despertar", cuya doctrina es una modalidad de pietismo calvinista, apareciendo en él la primera manifestación de este misticismo empírico y pragmático, netamente romántico por lo demás, que caracteriza toda una vertiente de la vida religiosa norteamericana, y del que hallaremos notorias manifestaciones más elaboradas en Emerson, Thoreau, Whitman y William James.

A este mezquino inventario de dos siglos hay que añadir todavía al genial, simpático y al propio tiempo aburrido Benjamin Franklin (1707-1790). Hijo de artesanos, autodidacta e incluso tipo de "hombre que se hace a sí mismo", impresor, periodista, editor de la Gaceta de Pensilvania y de un Almanaque ilustrado, inventor del pararrayos, del calorífero, moralista, filósofo, meteorólogo, embajador y agente de "relaciones públicas" de su país en Francia, el enciclopédico Franklin anticipa lo mejor y lo peor del norteamericano futuro, y quizá lo permanente en este tipo humano. Es preciso leer sus memorias, desgraciadamente —o afortunadamente, según se considere— interrumpidas hacia 1757, y si es posible su colección de Ensayos, que agrupa sus principales artículos. Y olvidar, por un momento, que fue un gran hombre de ciencia.

Franklin es puritano y ateo a la vez, inagotable prodigador de consejos, temible inventor de recetas, desbordante de generosidad, de buena voluntad, aunque al propio tiempo rebosante de orgullo, con una ingenuidad con leves ribetes de hipocresía, capaz de concebir grandes pensamientos que rápidamente se abaten a ras de suelo.

Formula las veinticuatro normas de un club del "Mejoramiento Mutuo", que se convertirá más tarde en la Sociedad Filosófica Americana, y se supone fundadamente que tales normas nunca fueron puestas en práctica, pues, a fuerza de observarlas con rigor
al instruirse, formarse o aprovecharse de las buenas ocasiones, los miembros se hubieran convertido en inquisidores y soplones. En sus consejos de conducta a un joven negociante, po ejemplo, todo lo resume en "el tiempo es oro". Justifica los salarios bajos e incluso la miseria de la clase pobre, en nombre de un pretendido beneficio general. Para dormir bien —dice— debe comerse poco, airear la habitación y tener la conciencia tranquila. Para hacer fortuna, objetivo de la existencia humana, es preciso ahorrar dinero, tiempo y energías, y usarlo todo con eficiencia; conviene recoger también los alfileres que se encuentran en el suelo y granjearse amigos, que sean buenos y útiles.

Por otra parte, "Ricardo el Buenazo", como a él le gustaba llamarse, también alude a la dignidad y al deber de ayudar a los países subndesarrollados, en términos definitivos, aunque englobados en un humor pesado y un moralismo mojigato como todo cuanto escribe. Benjamin Franklin parece una mezcla de Homais y Bournisien juntos y parece también iniciar un manantial cuyo curso se desarrolla a través del Dale Carnegie de Cómo tener amigos, el "Rearme moral", las espectaculares Ligas y Sociedades modernas norteamericanas y como ciertas comisiones de encuesta del Senado.

Posteriores a Franklin, y participando en parte de su espíritu, pueden ser citados también los grandes teóricos de la Independencia y de la libertad: Thomas Paine (1737-1809), autor de los Derechos del Hombre (1791) y del Siglo de la Razón (1794); William Ellery  Channing (1780-1842), autor del Exterminador cristiano (1826); y Daniel Webster (1782-1852), padre de la Unión, cuyos discursos, publicados en 1903, amalgaman asimismo la generosidad y el conformismo hipócrita; y John Trumbull (1750-1831), poeta satírico, autor del Progreso de la estupidez (1772), sabrosa caricatura de la pedagogía pedantesca de aquel tiempo.

Sin embargo, todo ello no constituía una auténtica literatura. Los norteamericanos lo sabían y, por otra parte, también públicamente se decía lo mismo, sin ningún miramiento.

Se necesitan escritores

Un crítico del Edinburgh Review, llamado Sydney Smith, que mantuvo polémicas con algunos grandes escritores románticos, escribía en el número de diciembre de 1818: "¿Para qué necesitan los norteamericanos cultivar una literatura, si en su propia lengua pueden aprovecharse de nuestro sentido común, dnuestra ciencia y nuestro genio, y una simple travesía de seis semanas mantiene un seguro contacto? Praderas, barcos de vapor y fábricas de harina: éstos serán los únicos elementos naturales que se ofrecerán a sus miradas durante los siglos venideros. Más tarde, cuando hayan lelgado al océano Pacífico, sin duda se sentirán tentados de nuevo por el teatro, las epopeyas, la lírica y todas las elegantes y viejas consolaciones de un pueblo maduro que ha domado la tierra salvaje y decide dedicarse al reposo y a un ocio sugestivo y encantador."

Conviene fijarse en algunas frases de esta declaración, y ello dispensará de prolongar comentarios que desbordarían el marco de la literatura norteamericana. Tal era la doctrina y la filosofía que los románticos europeos atacaban con encono. Desacorde con la vida europea, lo era mucho más todavía en América; sin embargo, los intelectuales, educados en su mayor parte en la literatura europea, se adherían naturalmente a ella.

Con esta perspectiva deben ser considerados los textos que se citan a continuación. Charles Brockden Brown, al que volveremos a mencionar, escribía en 1800, en su efímero Monthly Magazine:

"Tenemos entre nosotros muchos sastres, carpinteros e incluso abogados; pero ¿tenemos un solo escritor, uno sólo?"

Chateaubriand anota en sus Memorias de ultratumba, con fecha de 1822, y con el texto revisado en 1846:

"La literatura que se cultiva en América no es una literatura independiente y propiamente dicha, sino aplicada a los diversos usos de la sociedad: una literatura de obreros, de marinos y de campesinos."

Por último, Tocqueville, en su obra genial De la democracia en América, que conviene leer para comprender la literatura americana, anota en 1881:

"Les gustan los libros adquiridos sin esfuerzo, que puedan leerse pronto, que no necesiten conocimientos eruditos para ser comprendidos. Piden bellezas fáciles y que puedan ser disfrutadas al instante; prefieren lo imprevisto y la novedad. Acostumbrados a una existencia práctica, impugnada, monótona, necesitan emociones nuevas, de súbito esplendor, verdades o errores brillantes, que les atraigan inmediatamente y las introduzcan de pronto e incluso con violencia en el mismo centro del tema."

Textos que ponen de relieve las abstenciones y las necesidades de un público.

Adelantados de las letras

El primero en intentar responder a estas necesidades fue Charles Brockden Brown (1771-1810). En 1793 abandonó sus estudios de Derecho para vivir de la pluma y publicó algunas novelas. El hombre en su casa (1798), Wieland (1798), Arthur Merwyn (1799) y Ormond (1799), inspiradas en Maturin y Radcliffe, que obtuvieron éxito apreciable incluso en Europa. Sin embargo, Brown abandonó las letras decepcionado por no haber sabido escribir las novelas norteamericanas que soñara y también por considerar la literatura como una afición que debe abandonarse si no se triunfa de una manera absoluta y brillante. Luego se dedicó a los negocios.

No obstante, había iniciado la apertura hacia nuevas posibilidades y fueron novelistas, sobre todo, quienes le imitarion. La más ilustre fue Suzanna Rowson (1762-1824), autora de un libro de gran éxito titulado Charlotte Temple, a Tale of Truth (1810), libro que no puede hallarse hoy en parte alguna, aunque pueden leerse obras de otras autoras como Stephens, Carroll o Andrews, que explotan la misma temática. Estas voluminosas novelas sensibleras y melindrosas, generosas y soporíferas, carecen de valor literario alguno, pero no dejan de tener cierta significación. Sobre temas tradicionales —hijos perdidos, herencias robadas, hijas violadas—, orquestados sobre consabidos arquetipos tales como la joven pura, el pobre honrado y el joven rico y libertino, estos autores, que hacen abstracción de todos sus precursores literarios, por principio o por ignorancia, solian sumirse ingenuamente en una realidad más o menos vivida, si bien transformada por un resignado conformismo.

En el transformo del complejo relato que Stephens cuenta en Opulencia y Miseria, surge Nueva York con su puerto, sus barrios, sus hoteles ya cosmopolitas, su aristocracia del dinero, sus ambiciones de inmensa y devoradora codicia y sus infelices oprimidos; como también la oposición a cualquier injusticia, la firme voluntad de que la virtud sea recompensada e incluso sus manifestaciones de indignación ante las incoherencias de la vida y de los seres humanos, y de desesperación ante la inmensa tarea que se les ofrece a las personas de buena voluntad.

Todo ello no constituía tampoco una literatura, porque América no tenía todavía alma. Un moralista declaró que no la tendría hasta que llegase el momento que se decidiera a "sumirse en los abismos del mal y del dolor."


La marcha hacia el Oeste

El Tratado de Versalles de 1783 doblaba la extensión territorial de la Unión. En poco más de medio siglo, la nueva nación se extendería a través del continente hasta el Pacífico y empujaría al máximo la frontera mexicana. Todos los métodos de adquisición y anexión de territorios fueron utilizados: la pura y simple conquista, la compra más o menos abusiva, la ocupacion de hecho, la coacción, la guerra y el exterminio de indígenas autóctonos. Para percatarse del fenómeno, conviene situarlo sobre un mapa, y recordar que el rectángulo bloqueado por los dos grandes océanos mide aproximadamente [4.500] kilómetros de largo por [2000] de ancho. Visto desde los estados originales de la costa atlántica, ya organizados, con ciudades, campos y tallleres, el Oeste aparecía como una inmensidad abierta y de atrayente vértigo. La expansión se dirige hacia él, organizada a base de compañías, oficinas, exploradores y guías, organizadores, creadores, parásitos.

En la Antigüedad, griegos, romanos, francos y mongoles avanzaban bastante al azar; pero en América, aunque los individuos improvisen y cada compañía actúe exclusivamente en interés de los suyos, una lógica de carácter superior le proporciona a este movimiento humano una coherencia y una continuidad asombrosas, y crea también una comunidad en las responsabilidades que casi nadi rehuye.

El emigrante procede de Inglaterra o de Irlanda, y muy pronto en grandes oleadas, de los demás países europeos, y acto seguido es atrapado por el siniestro engranaje de la fiebre del oro o de la adquisición de una gran fortuna y de la pasión conquistadora. Llegan aventureros ávidos de emociones fuertes, de dinero o de poder, y también familias honradas, campesinos o artesanos, eternos oprimidos que huyen de la miseria, la intolerancia y del odio racista. Como el viejo Johnson, jamás han tenido en sus manos un fusil, ni se han enfrentado con el desierto, pero después de haber vagado algún tiempo por el litoral y haber respirado el aire de libertad, de activismo, de la increíble hazaña al alcance de la mano, que estimula energías, en las ciudades-hongo, se sumergen en lo desconocido, alimentando con sus ilusiones personales el sueño de una nación en marcha. Cómplices quizá inconscientes del exterminio del indígena, y de la explotación humana en el Sur, importador de la esclavizada carne de ébano.

Las novelas de las praderas y el cine han tratado, hasta vulgarizarlo y aniquilarlo, este tema heroico: el carromato ambulante, los viajeros vestidos a la europea, las mujeres que adquieren de repente costumbres absurdas; y ante ellos el indio piel roja perfilándose hierático en la cima de una colina; jinetes con extraño vestuario y armados hasta los dientes, levantando una nube de polvo; el fuego de un campamento en medio de un claro del bosque; aulllidos de animales desconocidos; el sueño de una tierra prodigiosamente fértil; el desaliento del débil; el recurso al ron, al juego y al mito del oro que se recoge a montones... Y en el trasfondo de esta América en movimiento, sublime y criminal a la vez, inconsciente y heroica, se afirma y consolida la América sedentaria, la cabeza de puente de la emigración, puritana y hacendosa, superindividualista y comunitaria, compartida entre la Biblia y el libro de ingresos en caja, humilde y orgullosa, feliz y herida en el alma, confiada y desesperada.

En este paisaje humano contradictorio y atormentado deben situarse las necesidades y los gustos definidos anteriormente, a los que responderá, entre 1820 y 1860, la primera oleada de "escritores fundadores". Resumiendo en esquema este extraordinario estallido, podemos anotar la primera publicación de los diez mejores escritores, incluyendo al primer historiador de la Unión:

1819 Libro de ensayos, de W. Irving.
1823 Los pioneros, de F. Cooper.
1827 Poemas, de E. Poe.
1834 Historia de los Estados Unidos, de Bancroft
1836 Naturaleza, de Emerson
1840 Baladas, de Longfellow
1846 Typee, de Melville
1849 Una semana en los ríos, de Thoreau
1850 La letra escarlata, de Hawthorne
1851 La cabaña del tío Tom, de Beecher-Stowe
1855 Hojas de hierba, de Whitman

Estas obras no aparecen en pleno desierto, pues la vida intelectual es mucho más animada de lo que podría creerse, en Nueva Inglaterra principalmente. Desde mediados del siglo XVII existen importantes librerías, imprentas, periódicos semanales y compañías de teatro ambulantes; estas últimas, en el Sur exclusivamente, pues el puritanismo nordista juzgaba que "la afición al teatro no significa otra cosa que la pérdida de este tesoro inestimable que es el alma inmortal."

A mediados del siglo XVIII, principalmente bajo la influencia del Spectator de Addison y Steele, la actividad literaria aumenta todavía más y los semanarios llevan a cabo una apertura a la literatura europea. Por ejemplo, La ópera del mendigo aparece publicda por entregas; algunas compañías teatrales representan por doquier repertorio inglés, aunque también llevan a escena, circunstancialmente, a oscuros comediantes neo-ingleses. Pese a que escasean los escritores originales, innumerables publicistas dan a la luz pública artículos, libelos y cartas abiertas sobre todos los temas, en hojas sueltas o en los periódicos, que se multiplican a un ritmo significativo. En 1800 pueden contarse 200 de eyos, 375 en 1810, y 1200 aproximadamente en 1835.

Esta última fecha señala el momento decisivo del período 1820-1860. Los territorios anexionados—los dos tercios de los Estados Unidos actuales—están ya ocupados o al menos virtualmente dominados. América se percata de que empieza a tener ya una historia, y algunos se ufanan de elo, interpretándola a su manera. Este aislacionismo previo carece de fundamentos todavía. Al tropezar con nuevos obstáculos, al plantearse nuevos desafíos geográficos y humanos, el ovimiento de expansión se exacerba, hacia 1845, hasta adquirir un cariz neto y lucidamente imperialista. Por otra parte aparece una filosofía trascendentalista que sucederá a un puritanismo ya trasnochado. Antes de los colosos de las letras —Melville, Thoreau y Twain— destacan algunos aristócratas y románticos que siguen una moda.


Washington Irving (Ruland & Bradbury)







Nobody but Me

Nobody but me





Washington Irving (Ruland & Bradbury)


From Puritanism to Postmodernism: A History of American Literature, by Richard Ruland and Malcolm Bradbury (1991)

The quest for a native American novel progressed slowly. It moved from Philadelphia to other Eastern seaboard cities as Boston, Charleston and New York developed mercantile classes with intellectual asd artistic as well as economic and political aspirations. The Knickerbocker scene which had nourished the essay and poetry turned as well to the fictional forms, and found its voice in Washington Irving. The Golsmithian essays Irving wrote with Paulding as the Salmagundi papers established him as a New York wit, but his reputation was made with his "comic history of the city," A History of New York . . . by Diedrich Knickerbocker (1809), a work of mock-learning and literary parody much admired for its technical skill and wit by Scott, Byron and Coleridge. Irving's prose was neoclassical, but his sensibility half-Romantic. He was drawn by Scott and Campbell, excelled in inventing comic personae and yet had an appreciative sense of the melancholic and picturesque. His style was a search for a balanced voice that would let him be both American and European, let him comically report his own age yet reach for the "legends" of the past. A youthful Grand Tour through Europe educated him in Romantic sensations; and it was to Europe he returned, after the War of 1812, in an attempt to heal the widening political and literary breach, establish himself in the literary profession and resolve the manifest problems of the American writer.

In 1815 he sailed for Liverpool, settling in Britain first in an attempt to rescue the family business, then to try to live by writing in the world of the English Romantics. Scott received him generously, and at Abbotsford he read the German Romantic folktale writers. The British too were looking back to the Romantic past, as industrialism thrived during the peace that followed Napoleon's defeat at Waterloo. As the Battle of the Quarterlies raged, British magazines mocked American aspirations for an independent literature: "in the four quarters of the globe, who reads an American book?" demanded Sydney Smith. But almost single-handedly, Irving seized the moment and reversed the condescension with the essays, sketches and stories of The Sketch-Book of Geoffrey Crayon, Gent. (1819-1820), Bracebridge Hall (1822) and Tales of a Traveller (1824), which appealed enormously to British and American audiences alike. Irving cast himself as a romantic traveler who makes his sketches, essays and vignettes, or collects his fables, as he passes from place to place, observing the picturesque and the historical, the ivy-covered ruin, the falling tower, the "mouldering pile." In Romantic fashion, he polarized the activities of the imagination, dividing them between Europe and America. Europe was the past, the poetic, the timeless, the mythical; indeed in a sense it was living Romanticism, a depository of the antique, the exotic, the traditional, "storied association." America was the present, rushing, potential, time-bound, political, it was in a state of literary promise, with its prodigious but still unwritten and unfelt grandeur of prairie, river, mountain and forest. In the center is Geoffrey Crayon, the traveler-painter hunting each nook and cranny that calls forth a sensation and a sketch, turning Europe's romanticism back on itself by giving European and American readers alike the history they were beginning to crave in an age of rising industrialism and entrepreneurship.

Irving was the American writer as ambassadorial expatriate. In May 1815, he began a seventeen-year Europan residence that would take him over the landscape of the new Romanticism in Britain, France, Germany and Spain and establish fresh links between American writing and European tradition. His response to this romanticism was half accepting, half ironic, but it led him toward a historical mythology of American life. In Volney's Ruins, translated by Thomas Jefferson and Joel Barlow in 1802 as a radical text, the French writer had associated moldering civilization with political decline. Irving associated it with art itself; the Europe he pains is a timeless human past, stable and engaging, a picturesque paradise rooted in custom and peasant ways and scarcely tourched by modern industrialism or expansion. His essays recognize political antagonism and social change but emphasize the need for the imagination as an aid to reconciliation, "looking at things poetically rather than politically." We can sense an element of evasion in this, and he himself admitted this was a "light" Romanticism, not much more than "magic moonshine." But America needed a legendary past, and he went on to collect it from many European sources, working deliberately to construct a new sense of world landscape for the American imagination. He gathered folktales from the Germany of Tieck and Jean Paul (J. P. F. Richter); in Spain, in addition to writing Legends of the Alhambra (1832), he rewrote the Columbus legend, thereby providing another triangulation for American experience. The influential American historians of the time—Prescott, Ticknor, Everett—were cosmopolitanizing themselves in the same way, turning to Europe to give the United States a significant history. Irving likewise defined a set of references that would relate the European Romantic past to a fresh American present, providing an imaginative geography that would shape much later American  writing, as well as much American tourism.

Most of Irving's writing was about Europe—as if this had become the required material for the American artist seeking to recover the Romantic past from whence art sprang—but he did set a few tales, now his most famous, in the United States. "Rip Van Winkle" and "The Legend of Sleepy Hollow," both in the Sketch-Book, have become classics of American folklore. They were in fact conscious endeavors to transport elements of the European folk tradition to American soil and are adaptations of German folktales, transposed to a "timeless" European part of America, the Dutch-American villages of the Hudson River Valley, the heart of the American picturesque. He sets them there, as he says in his own voice in "The Legend of Sleepy Hollow," because
population, manners and customs remain fixed; while the great torrent of migration and improvement, which is making such incessant changes in other parts of this restless country, sweeps by them unobserved. They are like those little nooks of still water which border a rapid stream, where we may see the straw and bubble riding quietly at anchor, or slowly revolving in their mimic harbor, undisturbed by the rush of the passing current.
 It is this ahistorical and apolitical sleepiness that, to Irving,  offers the possibility of legend, a view he shared with the German Romantics he imitated. Even so, the "passing current" does enter the stories. Rip Van Winkle steps out of society into twenty years of timelessness when, in the Catskill Mountains, he meets the ghostly drunken revelers from Henry Hudson's crew who lull him into a long slumber with a flagon of magic wine. His sleep takes him through the greatest American change of all, the Revolution; and when he returns to his village its old sleepiness has gone, replaced by disputation, politics and historical motion. But Irving's theme is not political; what the Revolution frees Rip from is "petticoat government," for his shrewish wife has died. Like Irving himself, Rip can now become a legend-maker, telling tales of the world before the war, transmuting history into myth. Rip makes legends; Ichabod Crane, in "The Legend of Sleepy Hollow," becomes their victim. This classic Yankee entrepreneur chases a rich heiress and her prosperous farm but is, ironically, cheated into seeing a ghost and losing his fortune through the belief in magic he has drawn from "Cotton Mather's history of New England witchcraft."

For an America without a written folk tradition, Irving provided essential material, the stuff of much future tall tale; here were stout Dutch burghers, backwoodsmen, Yankee peddlers, henpecked males and their garrulous wives, male dreams of freedom and space. His tales—he planned one novel but never wrote it—were his main contribution, a durable invigoration of the Romantic and the popular tradition of American fictional writing. But it was European distance that had added glow to his materials, as he found when, in 1832, he came back to America, a fêted author with a great European reputation, to face contemporary American history in the changed world of Jacksonian, westward expansion and commercial specualtion. In this world the eastward Grand Tour was being replaced by a Western one which led not to civilized but to natural wonders, an American scene being written in many literary languages. William Bartram's influential Travels (1791) had explored American landscape as romantic grandeur. Timothy Dwight's Travels in New England and New York, 1769-1815 (1821-22) had seen nature as the field of improvement and subjected the regrettable prevalence of forest to the standards of clearing and cultivation. Meriwether Lewis and William Clark had, in their record of an adventurous continental exploration, Journals (1814), added new language of description and scientific report. John James Audubon was giving an extraordinary narrative and visual record of the birds and animals of the continent. And so this America was now available to Irving's touring, his sentimental associationism, his sense of the sublime.

This native landscape became the theme of his later books, his "Westerns": A Tour of the Prairies (1835), Astoria (1836) and The Adventures of Captain Bonneville, U.S.A. (1837). The first is his Geoffrey Crayon tour to the "untrodden" frontier where the Indians were being driven from their homelands, but the book simply reveals how hard it was to render the West and the prairies—"For shich the speech of England has no name," Bryant had written—in the language of the European Grand Tour. Indians romantically became Arabs and gypsies, the unwritten mountains European Gothic cathedrals, and though the North American Review parised Irving for "turning these poor barbarous steppes into classical land," they remain, for Irving, in a state of curious vacancy. Something of the reason for this is apparent in the other two books, which were commissioned works. This nature is not innocent, but space for entrepreneurship, and Irving was never interested in the paradoxes and contradictions, the present troubles of history. Astoria really celebrates New York commercial intervention and the development of the West in its account of John Jacob Astor's monopolizing of the fur trade in the Pacific Northwest, and Captain Bonneville is the similar story of the famous soldier-explorer staking claims to American lands. These are minor works, and Irving seemed to know it, returning to Europe again as minister and ambassador in high government posts and doubting the durability of his talent. What these late works show is the difficulty faced by those seeking the tone and shape of American narrative in the opening world of American nature, exploration and mercantilism. They reveal the West not only as a social and political but as a linguistic and literary frontier.

It was a quite different writer who was to take on those social and narrative implications most directly and thereby point the direction of American fictional maturity. (...)

James Fenimore Cooper








Dream Interpretation (BBC Documentary)




Mi sueño de esta noche:

—estaba yo en la Facultad, quizá más bien en la facultad de Ciencias, o en un congreso de AEDEAN en otra universidad, y al parecer me tocaba presentar un panel de comunicaciones, o una mesa redonda, pero ya había algún maestro de ceremonias en la mesa, que a su vez me presentaba a mí como presentador. Y eso que no era una gran ocasión, de esas en las que se duplican las presentaciones al conferenciante, lejos de eso—quizá sólo había estado este personaje, un severo controlador, sustituyéndome o improvisando mientras yo no aparecía, porque me había costado encontrar el aula. Y me daba cuenta yo de que también llegaba con retraso la Dra. Penas, a quien tenía que presentar yo, pero no estaba, con lo cual mejor me parecía sacar unos anuncios de nuestros patrocinadores y leer un poco de publicidad mientras llegaba la gente—o mejor dicho los ponentes, porque el aula estaba llena de un público un tanto beatnik e informal. Desplegaba yo un gran tarjetón articulado de anuncios publicitarios, con la vaga consciencia de que no debería realmente leer publicidad en un acto académico, mientras me susurraba el maestro de ceremonias que mejor presentase al otro conferenciante, Tom Scott al parecer, me decía. Pero yo no conocía a Tom Scott, ni lo veía (claro). Entonces me lo señalaba el maestro de ceremonias allí, en una fila de sillas de éstas con reposabrazos plegables verdes, al lado de la pared, un tipo bajito, pequeño y cabezón, con gafas de pasta negra y perilla de diablo/tío culto interesante, gorra a cuadros y greñas rizadas—Tom Scott, en efecto, que venía ahora a la mesa con su ponencia, y se disponía a ser presentado. Pero yo seguía sin saber qué presentar, perdido como un pato en un garaje. Y me señalaba mi severo ayudante el programa que lo tenía delante, con el título de la ponencia de Tom Scott, título quedón, "Textual Epigenetics" o en esa línea.... lo malo es que después del título, que me olvido cuál era, el subtítulo estaba en ruso, en un ruso que parecía de broma, además, como aposta para hacerme quedar mal. Así que digo yo, "No sé qué dice, no entiendo ruso— si les parece mejor les leo esta publicidad"—y sacaba de nuevo el tarjetón. Pero allí perdía la paciencia definitivamente conmigo el maestro de ceremonias, y me interrumpía otra vez, con un gesto de hacer las tijeras con los dedos: "¡Corta ya—!!." Se acabó la presentación, y me despierto cuando iba a empezar el ponente.

Espero que encontrasen interesante la ponencia de Tom Scott, quienes quiera que sea que la hayan oído, en algún mundo imaginario o en otro todavía más inexistente que los imaginarios.

La silla telekinética




Shibutani's Perspective on Perspectives

Según la perspectiva interaccionista simbólica de Tamotsu Shubatani, las perspectivas (perspectivas cognitivas podríamos llamarlas, para distinguirlas de las ópticas o pictóricas) son diversos y variables puntos de vista que puede adoptar un sujeto-actor para interpretar el mundo y orientar su acción en él.

"A perspective is an ordered view of one's world—what is taken for granted about the attributes of various objects, events, and human nature. It is an order of things remembered and expected as well as things actually perceived, an organized conception of what is plausible and what is possible: it constitutes the matrix through which one perceives his environment" (1955: 564).

Una matriz o estructura esquemática, pero también una Matrix—una realidad virtual que da forma a la realidad en la que habitamos. A relacionar con conceptos parecidos como los marcos de Bateson o de Goffman.  Para Shibatani, las perspectivas van unidas a los grupos de referencia: el sujeto se concibe a sí mismo como miembro de un grupo que le sirve para pertenecer imaginativamente a él, y como instrumento cognitivo para ordenar la realidad desde el punto de vista de ese grupo.

"A reference group is the society whose perspective the individual uses. It is the group within which the individual communicates and whose perspective is applied to situations. Shibutani defines reference groups as simply those groups whose perspectives the individual borrows to see reality." (Charon 2001: 35).

Los grupos de referencia pueden definirse de modo diverso, y cada individuo pertenece a varios a diversos niveles de especificidad—como miembro de carnet, pongamos, como "tipo social", o como alguien que se identifica con unos determinados roles o modelos sociales. La realidad, definida desde esta perspectiva, "es resultado de las perspectivas que adoptamos mediante la interacción social, y los grupos cuyas perspectivas usamos se llaman nuestros grupos de referencia" (Charon 36).  Son grupos sociales o sociedades a las que pertenecemos o que "activamos" en diversos contextos interaccionales, a la hora de definir una situación, una actitud, o una respuesta. También los llama Shubatani "mundos sociales" en sentido amplio, y es interesante cómo espeifica el papel de las comunicaciones a la hora de formar y manterner estos grupos. De ahí se puede pasar fácilmente a una teoría sociológica e identitaria sobre el papel de los medios de comunicación, y su papel en la gestión de identidades y grupos complejos en el desarrollo de las sociedades modernas:

"One of the characteristics of life in modern mass societies is simultaneous participation in a variety of social worlds. Because of the ease with which the individual may expose himself to a number of communication channels, he may lead a segmentalized life, participating successively in a number of unrelated activities. Furhtermore, the particular combination of social worlds differs from person to person" (1955: 567).

La disponibilidad de estas perspectivas y la capacidad de gestionarlas es enfatizada por la perspectiva propia del interaccionismo simbólico, que enfatiza una visión de los seres humanos como implicados en la construcción y definición activa, y negociada, de la realidad en que habitan. Los medios de comunicación son así herramientas para gestionar estas perspectivas, que a su vez son herramientas de gestión de la realidad.

_____

Notas tomadas leyendo a Joel M. Charon, Symbolic Interactionism An Introduction, an Interpretation, an Integration. Upper Saddle River (NJ): Prentice-Hall, 1979. 2nd ed. 1985. 3rd ed. 1989. 4th ed. 1992. 5th ed. 1995. 6th ed. 1998. 7th ed. 2001. (With a chapter on Erving Goffman by Spencer Cahill).
Shibutani, Tamotsu. "Reference Groups as Perspectives." American Journal of Sociology 60 (1955): 562-69.


Prospección, Retrospección, Retroproyección, Retroalimentación




Microblog de diciembre 2013


Surfista posterizada




Microblog de diciembre 2013


17 dic 13, 10:23
JoseAngel: Citan "Acción, Relato, Discurso" en "Una aproximación conceptual a las formas narrativas" http://es.scribd.com/doc/162332417/Una-aproximacion-conceptual-a-las-formas-narrativas-EGW
17 dic 13, 09:18
JoseAngel: Me enlazan en la Universidad Juan Pablo II: http://pracownik.kul.pl/lukasz.borowiec/dydaktyka
16 dic 13, 21:19
JoseAngel: Gaia: http://prensa.unizar.es/noticias/1312/131216_z0_vanuno.pdf
16 dic 13, 21:17
JoseAngel: Novela de José Luis Corral sobre Miguel Servet: http://prensa.unizar.es/noticias/1312/131216_z0_3.pdf
16 dic 13, 19:18
JoseAngel: Sobre Emily Dickinson: http://youtu.be/HhwUc5BAN3E
15 dic 13, 22:36
JoseAngel: Algunos títulos sobre POLÍTICOS: http://es.scribd.com/doc/54134714/Politicians
15 dic 13, 13:44
TaraSimone: This is a good one http://tiny.cc/PKHAIK
15 dic 13, 00:49
JoseAngel: A debate on belief: Harris, Hitchens, D'Souza, Taleb... http://www.youtube.com/watch?v=-hnqo4_X7PE
14 dic 13, 22:27
JoseAngel: TWELFTH NIGHT at Web English Teacher: http://webenglishteacher.com/12night.html
14 dic 13, 10:30
JoseAngel: Aquí hacemos BOICOT A PRODUCTOS CATALANES (y vascos) mientras sigan eligiendo gobiernos secesionistas.
14 dic 13, 01:10
JoseAngel: Gustavo Biueno, Schopenhauer y el materialismo filosófico: http://youtu.be/Hh4M4W6L8sI
13 dic 13, 09:24
JoseAngel: What Is Combinatorial Structure? http://www.replicatedtypo.com/what-is-combinatorial-structure/6807.html
12 dic 13, 16:21
JoseAngel: Citado (por partida doble) en PHILOLOGE: http://philologe.potiori.de/_Philologe
12 dic 13, 10:12
JoseAngel: Buscándome en Google. Con comillas, 457.000 resultados. Sin comillas, 539.000 resultados.
11 dic 13, 17:16
JoseAngel: Me citan en Masa Sicotrónica: http://es.scribd.com/doc/54476165/Editorialidad-1
11 dic 13, 10:12
JoseAngel: Proyecto de regulación de la actividad docente UZ: http://universidad.osta.es/web/vista/bajar_descarga.php?id_descarga=3688
11 dic 13, 10:00
JoseAngel: Hoy 19,30 conferencia de Julián Casanova en el Paraninfo sobre imágenes de la Guerra Civil.
10 dic 13, 08:47
JoseAngel: Soñando con tigres que me rondaban. No les hacía caso, como si fuesen perros, hasta que caia en que eran tigres.
9 dic 13, 11:35
JoseAngel: Pero tantas cosas me extrañan y desilusionan.

9 dic 13, 11:34
JoseAngel: Reconozco que, observando la actividad en Facebook, no entiendo las prioridades de mis amistades en el uso de las redes sociales. O, quizá mejor dicho, muchas veces me extrañan y desilusionan.
8 dic 13, 17:59
JoseAngel: Language and Psychoanalysis: http://www.language-and-psychoanalysis.com/contents.html
8 dic 13, 14:51
JoseAngel: Hydrogen Jukebox de Philip Glass: http://www.youtube.com/watch?v=CAFHPvtEvwI&feature=share&list=PLIj9uNwidLsYbn99eeahBDrM6j_JIHvdY&index=3
8 dic 13, 13:21
JoseAngel: Notas sobre "Verdad y Método" de H.-G. Gadamer (107 páginas de notas...): http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2364913
6 dic 13, 19:09
JoseAngel: Qué desprecio tan infinito. y merecido, a Rajoy y sus colegas, se escucha entre las víctimas del terrorismo.
5 dic 13, 20:31
JoseAngel: Conferencia de José Luis Corral sobre las catedrales góticas y la luz: http://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.aspx?p1=23008&l=1
4 dic 13, 20:01
JoseAngel: La Universidad, si sigue creciendo, la van a recortar... más: http://prensa.unizar.es/noticias/1312/131203_z0_2.pdf
4 dic 13, 19:59
JoseAngel: Sigue llegando la "Gobernanza". Entrevista al rector, presidente de la CRUE: http://prensa.unizar.es/noticias/1312/131204_z0_eco32.pdf
4 dic 13, 09:45
JoseAngel: Dostoyevsky & Russian beauties: http://kzdocs.docdat.com/docs/index-16485.html
3 dic 13, 23:59
JoseAngel: Se me está llenando la mente de agujeros. Y se va contrayendo.
2 dic 13, 00:01
JoseAngel: Sin Complejos de 1/12/13: http://esradio.libertaddigital.com/fonoteca/2013-12-01/sin-complejos-programa-completo-01122013-66928.html


Microblog de noviembre 2013