Vanity Fea: Blog de notas de José Ángel García Landa (Biescas y Zaragoza) - Agosto 2011esponja


Blog Esponja
Su cuerpo amarillo absorbe sin más

  Free counter and web stats Estadísticas    Mi web    Indice    Fotoblog    Videoblog    Lecturas    Enlaces y blogs    Bibliografía     —Música que viene: En la vía (Edmundo Rivero) — y vuelve:  Goin' to Acapulco (Bob Dylan)  —y vuelve: Bésame así (Sergio y Estibaliz)
 
Blog de hoy AQUÍ

Miércoles 31 de agosto de 2011

Souvenir de Galicia

Hoy toca el largo viaje desde la costa occidental hasta Zaragoza. Hay que echarle ánimo. En unos minutos salimos.

_____

Y al llegar... la moto seguía intacta. Con un dedo de polvo encima, eso sí.






Martes 30 de agosto de 2011

Elogio del riesgo

Arriesgarse a amar, cuando todo nos empuja a temer el horror de la dependencia; arriesgarse a romper el silencio, cuando hablar parece haberse hecho imposible; arriesgarse a romper, para no tener que morir en vida como tantos otros; arriesgarse a reír también, cuando la victoria íntima propia de la auténtica insolencia es lo que ningún poder podrá jamás aceptar.

Aude Lancelin, reseñando Éloge du risque de Anne Dufourmantelle.

Ataques de parrhesia



Carrera armamentística

Un chiste darwinista que cuenta Richard Dawkins en Evolución: El mayor espectáculo sobre la tierra. Es humor negro, claro:

Están dos montañeros de marcha cuando de repente aparece un oso que echa a correr hacia ellos.

Uno sale corriendo, y el otro se para y se cambia las botas por las zapatillas de deporte. El primero grita,
- ¿Estás loco? ¡Escápate! ¡Ni siquiera con esas zapatillas podrás correr más que el oso!
- No, pero... ¡sí que correré más que tú!

El dilema del prisionero




Interiores 2

Interiores 2 by JoseAngelGarciaLanda Interiores 2, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.



Tragedy and the Oedipal Subject: Shakespeare (and Freud)

Notes on the second half of Nicholas Ray's Tragedy and Otherness: Sophocles, Shakespeare, Psychoanalysis. Oxford (etc): Peter Lang, 2009.

Chapter Two of Tragedy and Otherness is an excellent reading of  Julius Caesar. The relationship to the Freudian project is, however, much more indirect—the play is related via a comment by Harold Bloom to Freud's parricidal theory of ritual in Totem and Taboo. However, Freud's explicit references to this tragedy by Freud meager and indirect, and arguably Ray makes too much of them. Still, the chapter stands on its own strength as an outstanding reading in the deconstructivist mode. It is also an example of the way Ray combines psychoanalytic insights with historical and contextualized readings—seeing Julius Caesar not merely as an instance of archetypal parricide, but as an intervention in the context of early modern debates on tyranny and kingship: "If the tyrannus of the fifth century BC marks out the (albeit aporetic) vector of an inaugural subjectivity, the figure of the tyrant proleptically deconsecrated by early modern tragic drama is a measure of the subjectivity which the sons of the realm are constitutively denied: their liberty and autonomy is to be attained at the cost of rising up against the the absolute Father, setting him on the 'scaffold' and cutting him off" (120).
Bruto y César
But was Caesar a tyrant, or is tyrannicide a legitimate step in any case? Following Ernest Schanzer's reading, Ray argues that "the tragedy works to hold open the very question of just what it is that the assassination might mean" (122). The event itself was inherently ambiguous—the crux of the matter being that Julius Caesar was not yet a tyrant, although he seemed to be well on the way to becoming one. Therefore, his assassination could be described as tyrannicide only proleptically, and the doubt is cast that the actions of his murderers were caught in a vicious circle, or a defectively self-fulfilling prophecy. Alterity enters the argument as follows: everywhere the play resists attempts to oversimplify the significance of Caesar's assassination (although there is no lack of one-sided views coming from many characters, notably the contrasting public speeches of Brutus and Antony). What is more, the play "refuses to be assimilated to the model of anachronistic back-projection whereby the present context of its composition would impose, in terms of its own epistemological purview, a single and identifiable meaning in the past it represents" (124). Caesar is a complex character, inherently contradictory in his actions and purposes, and the play preserves the enigmatic core of his otherness—which could only have been dissipated by the non-existent future which was cut short by the murder. And the conspirators' actions also had unintended consequences (notably the Civil War), different too from the ideal restoration of the Republic they invoked as their purpose.

Once again, Ray's reading is finely attuned to the narrative interplay of prospection and retrospection. In this case, too, he points out that Freud's reading of this tragedy (to the extent that there is one) forecloses the play of difference, for example in the interpretation of  Brutus' character. Brutus too is complex, divided within, hesitating between two father figures or ancestries, Caesar himself, perhaps, and (or, rather, or) the ancient Brutus who expelled Tarquin from Rome and instaurated the Republic. Ray examines the way in which Brutus' "double coinage" is manipulated by Cassius and others, and the way the paradox of the self cannot be solved here either: "The moment of centring, the accomplishment of selfhood, is equally and necessarily one of decentring" (141), and so Brutus fashions himself as an inherently divided subject. The tragedy incorporates the double genealogy of Brutus with a greater tolerance for contradiction than is found in Plutarch—emphasizing the way Brutus is, like Rome, at war with himself. The difference between tyrannicide and tyranny is also deconstructed, as the logic of their actions drives the conspirators into mimicking the very gestures of "hermeneutic tyranny" they reject in the prospective tyrant.

According to Laplanche and Pontalis' entry on "Deferred action [Nachträglichkeit / Après-coup]", "It is not lived experience in general that undergoes a deferred revision but, specifically, whatever it has been impossible in the first instance to incorporate fully into a meaningful context" (153). (One might want to argue that deferred revision or retroactive fashioning is only especially visible or significant in these cases, and that anyway lack of comprehension is rarely the only cause for deferred action: an additional reason for revision is usually at work behind the subject's return to prior experience). Anyway, in formulating his seduction theory, Freud had to acknowledge that the original (now traumatic) event cannot be returned to exactly as it was, as the Same—and Ray uses this analogy to emphasize the element of otherness that the conspirators' deeds and their interpretations add to Caesar's self and actions. Perhaps Hillis Miller's conception of the performative would be a useful complement to Ray's perspective here: the conspirators try to define Caesar as a tyrant, etc., and they don't recognize the constitutive and performative element in their own portrayal of him, due to the inescapable prematurity of their deed. As to the play itself, in Ray's reading it refuses almost eerily to determine the meaning of the events it portrays: one could perhaps say that its own performative intervention on the events is a deliberate self-dismantling one: "Shakespeare's metadrama seems to say that the deed can be repeated, the scene reconstructed, the words spoken translated, but that this alone will not give us access to what the scene means" (159). One could add that this view holds a suggestive potential of implications for the staging, one could almost say the performative performance, of Shakespeare's play. The conspirators themselves imagine the future representations of this event, but quite characteristically they assume their meaning will be nonambiguous. The playwright knows otherwise.

The Freudian connection comes almost as an afterthought to this chapter: in Totem and Taboo Freud assumes that the Primal Patriarch's murder is unequivocally an instance of tyrannicide, although a reactive performance of guilt will follow in the rituals developing from it. Ray makes Freud side with the conspirators in their tendentious denunciation of the tyrant—since Freud conceives of the archetypal patriarch as consistently tyrannical. But one wonders whether Freud, like Brutus, was not somewhat more ambivalent in his views on the patriarch, under the surface of his text.

"Complex, not the same as itself from the outset, the event, like the experience of trauma, makes possible and necessary the deferred and constant returns to it of which Shakespeare's [or Freud's?] text is only one of innumerable instances" (170).

Julio César







Santillo con mensaje


Santillo con mensaje

Ilegible, desdichadamente. Debía ser importante.



Lunes 29 de agosto de 2011

Non monsieur je n'ai pas vingt ans (3)

Vingt ans c'est tout petit. Veinte años no es nada, pero yo ya tarareaba esta canción por las carreteras de Francia hace más de veinte años. Los ochenta eran, y camino de Bretaña íbamos.



Oui, je me souviens des jours—

Mon fils chante (4)









Freud y la interiorización


Las reflexiones actuales sobre la interiorización de la interacción deben seguramente algo, o mucho, a Sigmund Freud. Hay precedentes muy notables, como Nietzsche, que formulan la constitución del sujeto mediante la interiorización, pero la teoría de Freud sobre la complejidad de la mente se basa en gran medida en la interiorización. Para Freud la consciencia es una estructura que se va generando a la vez ontogenéticamente y filogenéticamente en un proceso de simbolización gradual: comportamientos antes ligados a acciones van siendo sustituidos o desplazados por símbolos. Reconocemos este razonamiento en sus teorías de las fases eróticas del desarrollo, del narcisismo, del fetichismo, de la génesis de la sexualidad... Y aquí hay un pasaje en el que habla del desarrollo filogenético o histórico de la consciencia mediante un proceso de simbolización del comportamiento. Así se desarrolla el pensamiento a partir de una represión de la acción, y su sustitución por un símbolo mental. El texto viene de Totem y Tabú:

Los hombres primitivos de hecho hacían efectivamente lo que todas las pruebas muestran que tenían intencion de hacer. (...). Sin duda es cierto que el agudo contraste que nosotros establecemos entre pensar y hacer está ausente [tanto en los neuróticos como en los hombres primitivos]. Pero los neuróticos están sobre todo inhibidos en sus acciones: en ellos, el pensamiento sustituye completamente a la acción. Los hombres primitivos, por otra parte, carecen de inhibición: el pensamiento pasa directamente a la acción. En ellos es más bien la acción la que es un sustituto del pensamiento. Y por eso, sin pretender sentar un juicio definitivo al respecto, creo que en el caso que tenemos ante nosotros [—el relativo al sacrificio ritual del patriarca—] podemos asumir con seguridad que "en el principio era la Acción".

El sacrificio ritual del dios cristiano es un ejemplo altamente simbolizado de este tipo de sacrificios rituales, ampliamente estudiados por los años de Freud en el libro de J. G. Frazer La Rama Dorada. Es curioso que la última frase de Freud es una parodia por inversión del principio del Evangelio de Juan, "En el principio era el Verbo". Para Freud, como materialista que es, el verbo es "la sombra fonética" de la acción a la que se refiere. La misma frase la utiliza León Trotsky poco después (¿habría leído Totem y Tabú?) para criticar el idealismo de los formalistas rusos en sus teorías literarias. Trotsky propone una teoría materialista de la literatura, y también dice eso, que al contrario de lo que creen los discípulos de San Juan, o los formalistas, "en el principio fue la Acción. Y la palabra siguió, como su sombra fonética".   ("La escuela formalista de poesía y el marxismo", 1923, en Literatura i revolutsiia, 1924).

La idea básica de la interiorización y simbolización, claro, proviene ya del aristotelismo. Podemos recordar el dictum escolástico, nihil in intellectu quod non prius in sensu, que contiene en germen ya la idea del símbolo como desplazamiento de una acción o un objeto material, y del mundo mental como algo que es generado mediante la interiorización de estímulos sensoriales.

Interacción internalizada













Domingo 28 de agosto de 2011

¿Tenemos algo especial?

¿Tenemos algo especial?




Hemingway, días de vino y muerte




Hemingway, días de vino y muerte es la traducción española de Hemingway Cutthroat, de Michael Atkinson (2010, La Factoría de Ideas, 2011), que me compré en un hiper.
hemingway & ivensQuizá se venda bien, es una novela entretenida de leer, divertida con frecuencia, y una buena adición al género "ruedo ibérico grotesco en la Guerra Civil." Es la historia de Ernest Hemingway enterándose del asesinato de José Robles Pazos, viejo conocido suyo y de Dos Passos, más amigo de este último y traductor de sus novelas al español.  Era un miembro destacado de la Internacional, y víctima en España de las purgas estalinistas de tiempos de la guerra civil: se lo quitó de encima su propio bando (que no era ya su bando, claro, porque con Stalin había siempre un círculo más interno, que luego sería el siguiente en pasar por la piedra). Dos Passos se indignó con el asesinato de Robles, e intentó buscar explicaciones pero sólo encontró apparatchiks con rostro de piedra, mentiras y evasivas. Como para desengañarse del comunismo, pero esos años a muchos les costaba aprender la lección (aún hay quien sigue jaleando a Castro, vamos, que parece que no van a faltar en la vida de estos). Este asunto fue la ocasión de la ruptura entre Hemingway y Dos Passos, cuando éste intentó reclutar al camarada Ernesto para que usase su influencia y aclarase el destino de Robles y le ayudase a buscar responsables. Hemingway vino a decirle "son cosas de la guerra, y después de todo es nuestro bando, mejor no indagar mucho. Algo habrá hecho. Fuego amigo, etc." La historia de que Robles era un espía franquista la aceptó y se la tragó el Hemingway real entre copazo y copazo, y echó en cara a Dos Passos el que no se contentase con las explicaciones de los estalinistas y cerrase filas con ellos. Y Dos Passos se fue de España enfurecido; Hemingway aún seguiría brindando con el Frente Popular una temporada más.

Bien, pues la versión de Michael Atkinson, si la pasamos a considerar algo más que un inocente thriller de evasión, viene a ser una falsificación histórica de tomo y lomo. Tenemos a un Hemingway inflado de muscultatura y desbordante de virilidad, que los tumba bebiendo, confraterniza con el pueblo (mucha más gente habla inglés de la que cabría esperar, por cierto, en esta España del 38), y rueda por múltiples camas con numerosas putas, turistas americanas y hasta con una ginecóloga feminista llamada Florípedes, extraordinariamente salida. Es en suma una versión mejorada e idealizada del toro americano—un Hemingway broncas, hiperactivo, siguiendo la pista del asesinato entre brumas de alcohol, zurrando burócratas, peleando con toros y guardias, y bebiendo con viejos curtidos por la vida—comiendo como un camionero, tirándose fuertes pedos, y paseando por la guerra yendo a lo suyo, dejando un rastro de mujeres medio satisfechas medio quejosas.  La falsificación más seria no es ésta, que viene a ser una broma divertida, o una complicidad con el mito, sino la inversión total de la actitud de Hemingway hacia el asesinato de Robles y la postura ética personal que requería. Aquí Hemingway desenmascara a quienes decían que Robles era un espía franquista—precisamente lo contrario de lo que hizo. Vamos, que Atkinson prefiere darnos la versión de lo que debió haber sido, y precisamente nunca fue, porque Hemingway no era éste ente de ficción, sino una persona real muy diferente del retratado por Atkinson, con prioridades bastante diferentes por lo que se ve. Aparte de las capacidades añadidas de héroe de novela negra.


También mezcla Atkinson, al gusto americano, la purga de Robles con el bombardeo de Guernica—que en un tris está Hemingway de llegar a evitarlo, aquí. Esto de la intriga de Guernica es una falsificación más impresentable todavía, pues la novela termina por atribuir el asesinato de Robles no al Frente Popular, sino a un infiltrado franquista, Posada, que ayuda a preparar el bombardeo desarmando Guernica, elimina a Robles e intenta sobornar a "Hemingway" sin éxito. Y al final recibe su merecido el traidor Posada, una víctima más de las purgas, pero ésta justificada, se lo dan de comer los comunistas a unos perros. No falta España abismal aquí, y eso me gusta, pero... como dice este Hemingway de Robles, se ignora la evidencia y se hacen en la propia novela unas maniobras de afiliación que son "un loable triunfo de la disonancia cognitiva"—atribuir el asesinato de Robles, modelo de puñalada trapera comunista, a un franquista, es vaciar de sentido esta historia. Para eso mejor inventarse otra, que de hecho es lo que pasa aquí, pero con unas etiquetas de realidad inaceptables.
hemingway statue"Hemingway" también relata todo el caso en unos reportajes que, claro, "nunca fueron publicados" y ya los pueden ustedes buscar.  En cuanto a la ficción, medita "Hemingway", es imposible narrar esta historia como fue, y decide inspirarse en un brigadista que conoce para escribir lo que sería Por quién doblan las campanas. 


A Atkinson le pasa algo parecido. Imposible escribir la cosa como fue. Decide tomar el toro por los cuernos, engordar el mito y falsear la historia. Sobre este episodio escribió un libro Stephen Koch, The Breaking Point: Hemingway, Dos Passos, and the Murder of José Robles (Nueva York: Counterpoint-Perseus Books, 2005), y otro Ignacio Martínez de Pisón, Enterrar a los muertos (Biblioteca Breve). Barcelona: Seix Barral, 2005). Allí Hemingway sale más bajo de testosterona, y peor parado a nivel ético y político. Pero la historia vende menos que las aventuras de ficción. (1)



_________

Podemos contrastar la wishful fiction de Atkinson, mistificando el mito, con la perspectiva más sobria que encontramos en un artículo sobre Hemingway en la guerra de España, de Mauricio Aguilera (2). Traduzco un par de párrafos clave:

"Comparado con auténticos combatientes como George Orwell, la comprensión que tenía Hemingway de las causas que llevaron al conflicto español estaba seriamente lastrada por sus limitaciones emocionales y por su adhesión política a la agenda de los comunistas. En los capítulos titulados 'The Spanish Tragedy' y 'The Politics of Desperation', Lynn y Mellow respectivamente convienen en que el autor, uno de los nombres más notables que habían decidido mantenerse fuera de la política durante la Gran Depresión (de hecho fue fuertemente criticado por su igorancia de las lucha políticas de los 30), fue fácilmente engañado por la progaganda Roja, y por la inteligencia rusa que operaba en Madrid. Hemingway se negó a creer en 'la evidencia que se iba acumulando sobre el terrorismo y la traición con que los comunistas de línea dura subvirtieron la causa de los lealistas' (Mellow, 1992, 50), y así los comunistas lo usaron como un nombre que le añadía un peso favorable a su causa.

     El descubrimiento en 1982 de un despacho que envió a Pravda el 1 de agosto de 1938 a petición de Mijaíl Koltsov, uno de los agentes de Stalin y más tarde una víctima más de las purgas, revela la limitada comprensión que tenía Hemingway de la guerra, viéndola básicamente como un conflicto entre los 'rojos', o sea, el pueblo del país, y los 'terratenientes absentistas, los moros, los italianos y los alemanes' (Lynn 1987, 449). El ensayo de Pravda deliberadamente elige mostrar sólo a las víctimas de los crímenes cometidos por los fascistas (...) Los despachos de Hemingway a Ken, la revista izquierdista americana que aspiraba a la objetividad y no era partidaria del comunismo, también insisten en las mismas perspectivas partidistas. El titulado 'Traición en Aragón' (30 de junio de 1938) ridiculiza a Dos Passos, acusa a Robles de ser un traidor, y dice que Madrid bajo el asedio infernal está tan "libre de cualquier terror como cualquier capital de Europa" (Lynn 1987, 452).

     Su servilismo a la propaganda comunista queda bien probado en su actitud hacia la muerte de José Robles, un caso significativo que ningún biógrafo ha pasado por alto en el análisis del papel de Hemingway como corresponsal de guerra. José Robles era amigo íntimo de Dos Passos, traductor de sus novelas (Tres Soldados), profesor de la Universidad Johns Hopkins, y miembro de una de las familias aristocráticas bien relacionadas de Valencia. Su asesinato a manos de los espías comunistas ('sabía demasiado del Ministerio de la Guerra español y sobre el Kremlin y no era políticamente fiable', comenta Mellow, 1992, 507) lleva a Dos Passos a emprender una investigación. El consejo de Hemingway ('dejar de investigar el asunto', Lynn 1987, 447) y más adelante su creencia incuestionable de que Robles era un espía que había sido sometido a un juicio justo (Mellow 1992, 498), y que por tanto recibió su merecido, señalan el punto de ruptura de la larga amistad de los dos escritores. Añadido al impacto de la ruptura estaba que Hadley y Kate Smith, la esposa de Dos Passos, habían sido compañeras de habitación en Bryn Mawr. En palabras de Joe Herbst, Hemingway estaba 'abrazando al nivel más simple las ideologías de la época en el mismo momento en que Dos Passos estaba cuestionándolas urgentemente' (cit. en Mellow 1992, 506). Para 1939, Dos Passos consiguió darse cuenta de que Robles 'se había dejado meter en una encerrona': no en vano le habían avisado de que 'si a los comunistas no les gusta un hombre, directamente lo fusilan' (Mellwo, 1992, 489). El status privilegiado de Hemingway como corresponsal de guerra en el Gaylord's, cuartel general del contingente ruso (Enrique Líster, Juan Modesto, Dolores Ibarruri, Mijail Kltsov, Pepe Quintanilla, el llamado 'verdugo de Madrid', etc.), su acceso a lugares y a bienes (coches, gasolina, comida) que no tenía ningún otro corresponsal ('Gaylord's mismo había parecido indecentemente lujoso y corrupto', Por quién doblan las campanas, 231), y su convicción muy enraizada de que sólo los comunistas podían salvar a la República ('Me gustan los comunistas cuando son soldados') convierten al escritor en una marioneta al servicio de los rusos (Mellow 1992, 501-503). Tal como lo pone Robert Jordan, 'Aquí en España los comunistas ofrecían la mejor disciplina y la más fiable y más sensata para llevar adelante la guerra. Aceptaba su disciplina mientras durase la guerra porque, en su manera de llevar la guerra, eran el único partido cuyo programa y cuya disciplina podía aceptar' (Por quién doblan las campanas, 163). Años más tarde, cuando a Castro le pidieron explicar por qué era inevitable que hubiese ejecuciones en Cuba, dijo, 'Déjenme que les diga lo que piensa de eso Hemingway: "Las ejecuciones de Cuba son un fenómeno necesario. Los militares criminales que fueron ejecutados por el gobierno revolucionario recibieron lo que se merecían" ' (Reynolds 1999, 323)." (173-75)


Sobre el distanciamiento Hemingway-Dos Passos puede verse también el artículo de Catalina Montes
"Algunas consideraciones sobre la relación Dos Passos-Hemingway, cincuenta años después de la ruptura de su amistad en 1937" (Atlantis 9 [1987]: 151-6). Según Montes, Dos Passos dio su propia versión ficcionalizada de esta desavenencia en la novela Adventures of a Young Man (1939), donde el personaje que representa a Hemingway supedita a la conveniencia política la fidelidad debida a la verdad de los hechos.

Quizá las visitas "apolíticas" de Hemingway a la España de Franco en los años 50 y a principios de los 60 fueron una manera de dar a entender, o de darse a entender a sí mismo, que rojo y azul no eran blanco y negro sin más, y que había más tonos de gris de los que había querido creer él mismo, o se había esforzado por no ver. Gris, en toda esa época, mucho hubo.


___


(1) (PS): Puede verse la muy diferente actitud ética hacia esta historia, el escrúpulo por no mezclar historia e invención gratuita, en los comentarios que hace Ignacio Martínez de Pisón sobre su libro Enterrar a los muertos, en esta conferencia sobre su obra en la Fundación Juan March ("Regreso al Mundo Real"):
http://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.aspx?id=2816


(2). Mauricio D. Aguilera Linde "Chapter 3: Ernest Hemingway (1899-1961)." En Writers of the Spanish Civil War: The Testimony of their Auto/Biographies, ed. Celia Wallhead (Bern: Peter Lang, 2011), 173-75.
 






Sábado 27 de agosto de 2011

Comme dit monsieur Faulkner


Le temps des cerises



Sin hablar con nadie


Leía en un número de Mujer Hoy de julio
una columna de Carme Chaparro, "Solos sin estarlo", donde describe a una mujer que vive sola, y que en el trabajo día tras día sólo intercambia frases cortas y estereotipadas con sus colegas, o las palabras necesarias para tratar con los clientes. Luego a casa sola, sin quedar con amistades, a ver la tele y a dormir, día tras día:claustrophobia larafairie

"Decenas, quizá cientos de personas han pasado ese día por la vida de Marta. Pero está sola. No ha tenido una conversación real—una más allá de la educación o el intercambio cortés—en toda la jornada. Y pasará días sin tenerla. En España no hay cifras, aunque la alarma acaba de saltar en Francia, donde han nombrado a la soledad Gran Causa Nacional para este año. Las autoridades calculan que cuatro millones de franceses—uno de cada 16—solo mantienen tres conversaciones de verdad al año. Tres. Una cada 121 días. En las zonas rurales, la tele ha reemplazado a las conversaciones en las calles y bares. Y en las ciudades se registra un inquietante aumento de incomunicación en el colectivo de personas de entre 30 y 50 años: mujeres que viven solas, viuos o jóvenes en el paro que han hecho del ordenador su único contacto con el mundo.
    Pero también en familia se puede estar solo. Y llegar a casa y cruzar sólo las palabras básicas sobre los hijos, la cena o el ruido que están haciendo otra vez los vecinos. Por eso los divorcios aumentan tras el verano y las Navidades, cuando tanto tiempo nos vemos obligados a pasar con los nuestros. A fuerza de dejar de estar en contacto con los demás, en la persona crece la sensación de que no es alguien interesante y deja de hacer esfuerzos por socializarse."

La muerte en soledad o el suicidio son, dice la periodista, con mucha frecuencia el resultado de esta soledad a veces en compañía, donde las personas nos sentimos aisladas y llevamos la vida procurando no reconocer, como si fuese algo vergonzante, que necesitamos contacto humano.

Lo curioso es que la periodista propone como "parte de la solución" un sistema informático de "ayuda virtual emocional", un ordenador que detecte el estado de ánimo de la persona y le mande ánimos y actividades. Lo que nos faltaba, quizá...

En cuanto a mí, observo que me he vuelto comodón o incomunicado con los años. Rara vez inicio una conversación o contacto con mis conocidos—y a los desconocidos en general los ignoro, lo cierto es que no entra en mis costumbres dirigir la palabra para nada a nadie que no conozca, a menos que lo requiera la cortesía o sea absolutamente necesario. Supongo que ayudo a crear ambiente. Creo que me debieron marcar algunas experiencias de hace veinte años, cuando lo hacía más, y con frecuencia el resultado de dirigirle la palabra a alguien que no conocía era que la persona se asustaba, o incluso (en un par de ocasiones) salía huyendo.

Pero lo cierto es que el problema es aún más extraño o preocupante. No distingo claramente ya entre lo que aquí se llama una "conversación auténtica" y el mero intercambio de frases rituales en sociedad.  No sé si es consecuencia de una visión demasiado clara de lo que es la conversación, o si es síntoma de que he perdido de vista la comunicación auténtica. Y, por cierto, en los ordenadores ni está ni se la espera.

The Body Artist






Ría temprano


Ría temprano by JoseAngelGarciaLanda
Ría temprano, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.



Viernes 26 de agosto de 2011

Tragedy and the Oedipal subject: Sophocles and Freud

Notes on the first half of Nicholas Ray's Tragedy and Otherness: Sophocles, Shakespeare, Psychoanalysis. Oxford (etc): Peter Lang, 2009.

Tragedy and psychoanalysis have always been at work within each other—with major tragedies explicitly inspiring Freud's work, and with psychoanalysis waiting to be unravelled out of the conflict between next of kin in the works of classical tragedians like Sophocles or Shakespeare. Nicholas Ray works from within the field of psychoanalytic criticism—a little askew, though, as the approach he favors is broadly that of  Jean Laplanche, and he casts a critical gaze on the Freudian concepts and on Freud's account of the self. The Oedipus, notably, is here an object of interrogation, rather than a psychical process which is taken for granted. Ray stresses the complexity of the process by which self relates to other in both tragedies and psychoanalysis, a complexity which may be foreclosed by Freud's own formulations. Or by an overly strict adherence to them.

One significant issue is Freud's early formulation, and then abandonment, of the "seduction theory"—i.e., Freud came to believe that neurotic symptoms did not originate in an actual traumatic childhood episode, furthering instead the view that such traumatic episodes were retroactively created fantasies. This was a crucial step for Freudian psychoanalysis to take, all the more so from the point of view of psychoanalytical poetics, since the psychic material came to be treated as being analogous to fiction. These fantasies are grounded, according to standard Freudianism, on a universal and deterministic process of sexualization. The development of the Oedipal theory coincides with Freud's use of Sophocles and then Shakespeare as illustrations. Ray's book sets out to reexamine the relationship between the theory and the texts, to reread the texts askew from the Freudian view, watching the blind spots of Freud's reading, and to challenge Freud's totalizing and deterministic view of sexuality and fantasy.sphinx questioner

This is an interesting project in many senses, not just as a critical revaluation of Freudian criticism or a new examination of tragedies by Sophocles and Shakespeare—it also provides suggestive insights for a theory of retrospection and of retroactive effects—what Freud called Nachträglichkeit. Ray's reexamination of psychoanalysis is indebted to Laplanche's critique of the Oedipus: according to Laplanche, Freud's account of psychosexual development is misleadingly endogenous and deterministic and does not make sufficient allowance for otherness, for the unexpectedness and contingency of the encounter with externality and the other. Freud's Copernican revolution of the human subject was also Copernican in a limited sense, that is, it didn't consider the possibility that there might be no center whatsoever for the psyche. In his poststructuralist version of psychoanalysis, the self is radically de-centered, and this calls for a rewriting of the Oedipus. In abandoning the theory of seduction, and the role it gave to exogenous elements in the constitution of the self, Freud was conniving with the subject's tendency to mask his heteronomy, his dependence on the intervention of the other. Laplanche insists on the fundamental otherness of the messages received by the infant: otherness in the sense that they are fundamentally misunderstood, coming as they come from an unassimilated adult world, and otherness because of their lack of self-transparency to the adults, the senders, as unconscious elements are involved in any message. Therefore Laplanche goes back to the seduction hypothesis with a difference—any interaction between the child and the adult world contains a potential for the element of retroactive traumatism that Freud had identified in his early formulation of the seduction hypothesis. And the subject, and his unconscious, are structured around these unassimilated or insufficiently symbolised elements—all of which is Laplanche's own version of the Lacanian tenet that the unconscious is not so much within the subject as "between" subjects. These psychoanalytic models would of course benefit from an integration with a theory of social interaction, and of the social constitution of the subject understood as as an interiorized system of relationships—which was in part R. D. Laing's contribution—although I am not aware of any sustained and satisfactory integration of psychoanalytic work with, say, Goffman's symbolic interactionalism.

Riding on the back of Laplanche's theory of the role of alterity in the constitution of the subject, the self-stated aim of the book is "to endeavour to bear witness to the irreducible alterities which inhabit the three tragedies examined, and the specific ways in which they can be shown to resist the exigency of narcissistic closure to which Freud's thought becomes more emphatically subject after the formal repudiation of the seduction theory" (42). Ray defines, in passing, what a Laplanchian hermeneutics of art might be: a nonprogrammatic encounter with otherness, given that works of art or culture are a prime example of enigmatic otherness, indeterminate messages only partly controlled by the author, and which will produce undeterminable effects, unforeseen by the artist. "In other words, the site of cultural production is a reopening of the subject's originary relationship to the other" (44). And Freud's own production of psychoanalysis was partly derived from his encounter with the enigmatic alterity of Sophocles' and Shakespeare's tragedies. These texts (Oedipus Tyrannus, Julius Caesar, Hamlet) apparently narrate the protagonist's assumption of an identity, a centring of autonomous subjectivity: "Oedipus the fifth-century philosopher, Brutus the revolutionary libertarian, Hamlet the frustrated figure of an ostensibly modern severance from paternal law" (50). Ray seeks to identify in the tragedies themselves an originary de-centering at work, one which undermines the protagonist's status as an autonomous subject. These are, moreover, tragedies about parricide, a subject central to Freud's account of ritual and psychic life in Totem and Taboo. Parricide as a move necessary for the coming-into-being of the subject is ambivalent, and Ray further explores its intrinsic ambivalence, already prominent in Freud's analysis, with an added emphasis on the role of pre-existing and external otherness in the constitution of the parricidal subject. That otherness is partly accounted for by "the contingent ideologies of the subject's surrounding culture" (53)—the trajectory of the subject is irreducible to an intrinsic fate. As an analyst, Freud identifies with Oedipus, Brutus, Hamlet—while Ray tries to dissociate himself from this identification and underlines those elements of the text which problematize the protagonist's autonomy, those "forces which threaten the self-presence that Freud is led to assign to the primal, parricidal text" (55).

Ray's reading of Sophocles' Oedipus Tyrannus, and of Freud's reading of the same, emphasizes the elements of enigmatic otherness in the mythical story. This alterity is not adequately addressed by Freud, who "remains blind to the troublingly enigmatic specificity of the tragedy" (59). Oedipus, an optimistic rationalist, relies on his own intellectual strength and minimizes the significance of the Sphinx's challenge—Freud does likewise, calling it a "riddle", whereas the story resonates with more troubling and enigmatic overtones. Ray notes, for instance, that Freud's Interpretation of Dreams, which first addresses the Oedipal theme, was written according to Freud as "a portion of my own self-analysis, my reaction to my father's death" (qtd. in Ray, 61). There is also a story told by Ernest Jones about a curious premonitory scene, in which Freud saw himself, like Oedipus, as a riddle solver, apparently without realizing the unconscious irony of this identification. Oedipus' answer to the Sphinx was an answer to a riddle, but Ray notes that it should have been understood as an enigma, not a riddle. An enigma may require an answer, but "any response will be inadequate" (63)—and, moreover, the interpreter's relation to his answer is an enigma in its own right. Oedipus was associated to the fifth-century philosophers by Hegel and then by Jean-Joseph Goux (Oedipus, Philosopher), as the emblem of the new humanist paradigm which saw man as the measure of all things, a symbol of Western thought as a whole, actually. Goux notes that, contrary to Nietzsche, Hegel did not realize the troubling and ambivalent consequences that the tragic fate of Oedipus suggests for philosophy. Freud's notion of the unconscious comes to symbolize, too, the dark, pulsional, parrincestual nature of this move, and it is not by chance that "Freud discovers the unconscious and the Oedipal drives at the same time" (Goux, qtd. in Ray 75). Yet the reduction of fate to the unconscious, Freud's own answer to the Oedipal riddle, only has the effect "of displacing the riddle elsewhere, namely 'back' into the primordial constitution of the subject" (79). Freud's partial blindness in reading the Oedipus story discloses for Ray "a great deal more about Sophocles' play and, in turn, about psychoanalysis than Freud was fully able to grasp" (83). The Freudian theory of the subject minimizes the role of alterity in its constitution, reducing it to an endogenously determined unfolding, "no more than the manifestation of an initial centrifugal explosion" (86)—but Sophocles' play is about Oedipus failure to secure himself as a self-sufficient source and origin of his own destiny. Ray's reading of Sophocles emphasizes the way in which Oedipus enacts a fate which was not even his, but originally his father's; an interesting intertextual allusion in the self-blinding scene, to Polyphemus' blinding by "Nobody" in the Iliad, emphasizes the way Oedipus believes to the last that he can control his own actions—mistakenly. "Thus, against the tyrannus' continued Oedipean assertions of his own autonomy, the fabric of Sophocles' text allows neither Oedipus' self-blinding nor, in its connection with it, the murder of Laius, to be dissociated from this prior scene of the inscription by the father on the son's body" (99).

One should note the way in which Ray's own "killing of the father" is similarly inscribed within the logic of psychoanalysis. Michel Foucault argued (in "What Is an Author?") that Freud was a prime example (like Foucault himself, one might add) of a novel mode of authorship: the authorship of discourse practices, i.e. new theoretical approaches to the analysis of human phenomena, a peculiar type of discourse in which the disciples or followers need to refer continually both to the phenomena under discussion and to the foundational texts of the founding father. In this sense, Ray's text is a prime example of Oedipal Freudianism, which makes it all the more suggestive.

Tragedy and the Oedipal Subject: Shakespeare (and Freud)





Cuando fumaban

Cuando fumaban





Jueves 25 de agosto de 2011

Narrative as the Tree of Time
árbol narrador
From a discussion on narrativity in LinkedIn:

LORRAINE HARTIN-GELARDI:  If I recall my Norse mythology correctly – Yggdrasill is the world tree that supports the universe and has roots that extend into the underworld, the land of the giants and the land of the gods. It also had three wells – one which was a source of wisdom. Perhaps “narrative” could be viewed as a tree – an organizing principle – that allows us to make sense of the world. It draws upon the collective wisdom of the world and branches out into myth, folklore and personal story – all part of the same tree. Stories become a lens for all of us to see ourselves in the world – the individual amidst the universal. Storytellers are those that give voice to the stories – mythic and personal so that we can see one in the other.
Ashraf, thank you for starting this wonderful discussion – it is helping me to clarify my thinking and I love “listening” to the wisdom of others…LOVE the storytellers a "lens…."

JOSE ANGEL GARCIA LANDA: And the world is a Great Narrative indeed, Lorraine et al., at least that's the way I see it or that's the way I think we see it. Call it cosmic evolution, call it Big History, everything we do and every little story we get to know is a branch of this big Tree of Time. And narrative is our way of dealing with the temporal nature of our world and of ourselves.

One thing about storytelling is that the storyteller retells old stories, but always giving them a new twist, adapting them to the current audience. There is a circulation and recycling of stories, we tell and tell again what has already been told, but we tell it for a purpose and then it becomes ever so slightly new. I wrote a paper about that, "Narrating narrating: Twisting the twice-told tale"
Perhaps I'd tell it differently now, who nows.


El árbol inquieto

Capítulos de una historia




On welcoming a small occasional earthquake
terremoto

(a commentary in BreakingThrough—)

Yes, what would we become if our expectations were not shaken a bit now and then. But, anyway, there is little point in expecting the unexpected. It will take care of itself. And well, welcoming it is a positive attitude, only I think it’s only fair to say that a) it rarely has our well-being in mind, and b) sometimes it is totally unacceptable and unlovable. At worst, it does away with all our plans and with the planner as well, and clears the ground for something new. Someone else's development. Yes, new and better things may come, but we won’t be there as part of the landscape. And if it is only our world that disappears, and we remain to see what’s new after the catastrophe, it’s not even the older self that is left to watch the rebuilders or give a helping hand. The old yesterdays will stay under the rubble. 

And the old tomorrows too...


Things That Might Have Been








The True Vocation of Criticism


A commentary to Bill Benzon's post "Beyond Close Reading", on naive and sophisticated criticism:

You seem to argue that in the case of "'rithmatics", i.e. sophisticated criticism like structuralism, semiotics, etc., criticism which examines the text so to speak in spite or in disregard of its own knowledge about itself, "the delight is in the ‘rithmatic, not the text one is examining through the ‘rithmatic. One must cut the cord and take responsibility for one’s delight." Someone said that we should not read criticism in order to increase our enjoyment of literature (although that may happen too), but rather the other way round: we read literature so that we can enjoy the higher intellectual pleasures of criticism, which understands literature in a way it does not understand itself. This is a rather Wildean paradox (the mistress as servant to the maid, or life of the intellect considered as the most active form of life), but while it may be alien to the views of the New Critics, it is much more akin to deconstructive views on the autonomous dynamics of criticism. As a matter of fact one might argue that the practice, if not the theory, of criticism has always worked on this assumption: that the literary text is only a means or excuse the critic uses to have us read his own text. According to Anatole France, critics (should) say "Gentlemen, I am going to speak about myself on the subject of Shakespeare, on the subject of Racine, or Pascal, or Goethe, who provide me with a beautiful opportunity". Criticism, not to mention theoretically inflected criticism, is always a change of subject.

We are mysterious to ourselves









Hemingway delira




Me estoy leyendo una novela sobre Hemingway con esteroides, y con varias copazas y aventuras de más—la versión corregida de lo que debió ser y no fue Hemingway hurgando por la guerra de España. Aquí sigue mi primera aproximación a esta canción de Aute.  Ninguna de las dos es la buena, eh...



Queda la música





Trainera de entrenamiento







Miércoles 24 de agosto de 2011

We're mysterious to ourselves
Carita
A comment to a post by Bill Benzon, "Why don't we know what we do?"—on why graffiti artists can't describe their work adequately, and more generally, on why we cannot give an objective account of who we are and of what we do, and of what we mean. Benzon argues that it's out of a lack of attention. But:

Then there's also the issue that, like graffiti, a description is not context-free. It is not a free-standing, all-purpose account of the thing described. Perhaps you do not find that graffiti artists' accounts of what they are doing are satisfactory because you are thinking in terms of a context, discipline, perspective, etc. which is alien to them, call it aesthetics, semiotics, etc. No description describes the thing described. It only does so for a certain communicative purpose. Nothing is separable from its context, and yet, for some purposes, everything is. And talking about anything or any text to a third party is always a recontextualization or recycling of that text, graffiti, etc. A different account is called for, all the time -- I call that "the hermeneutic spiral", follow the link and you'll end anywhere, because it keeps rolling and spiralling.

Teoría interaccionalista del significado




Kafka & Son


A comment on Poor Old Kafka, on the vexed relationships between Franz Kafka and his father as portrayed in Kafka's Letter to the Father—"Kafka was left carrying an intolerable burden of guilt and shame about himself: ‘I lost the confidence to do anything,’ he wrote"—

There's a story by Nadine Gordimer (I seem to remember it's in Something Out There), using Kafka's father as a narrator, and answering back to his son's letter. You might enjoy reading that–although Kafka comes out as a rather mawkish, self-pitying, ineffective and half-baked wimp. Which I suppose does justice, in a way, to Kafka's portrait of his father. But it's a good argument for the Other Side of the question. Anyway it's a good addition to the literature on this loaded issue, fathers' and sons' expectations and disappointments.

En el hombre del padre





Reading and Dying

I just read, in Tales from the Reading Room: "Wouldn’t it be just dreadful, I thought, if I were to die before reading all the books I own?"  Which suggests another, equally dreadful, formulation: "Wouln't it be just dreadful if I had to spend what remains of my life reading the books I've bought and left unread?" —The bottom line is, literature is long but life is shorter, and there ain't no cure for old age and death and unread stacks.

Right now I'm reading Hemingway Cutthroat, Man's place in the Universe, The Star-Rover, Evolution, What Makes Us Human? and The Odyssey. But I know I'll die before I read a fraction of the books on my waiting list.

No leyendo a Bayard






Martes 23 de agosto de 2011

Las cuerdas de tender




Lunes 22 de agosto de 2011

La imagen del Rafita

Me llega un correo en cadena protestando porque según la Fiscalía del Estado y el Defensor del Menor y las leyes españolas no se puede difundir la imagen del asesino de Sandra Palo, Rafael García Fernández "el Rafita", que ahora ya está en libertad y con el expediente limpio de antecedentes penales, gracias a nuestras putas leyes y a los delincuentes que las hacen. Por suerte parte de ese problema y otros los solventa Google con una búsqueda.

Otra búsqueda relacionada, para que lo conozcan: el fiscal general del Estado—el de la negociación con los etarras. También suelto y sin antecedentes penales.

Y para quien quiera leer una defensa de los derechos civiles de los criminales, también la hay por la Web. Que para todo hay gustos.

The Search



La punta de roca 2 by JoseAngelGarciaLanda
La punta de roca 2, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.
Hoy viajamos con los niños por Valença do Minho y Tuy. Como hace tantos años ya.





Mapas del tiempo


Tenemos tormenta, y anuncian más nublado. Para pasar el tiempo, hay al menos dos buenas películas sobre hombres del tiempo: El día de la marmota, con Bill Murray, y El hombre del tiempo, con Nicolas Cage.

Pero en otro orden de cosas no me refiero a estos mapas del tiempo, sino a los del otro tiempo: historias, cronologías, calendarios, historias de la evolución, cosmogonías, físicas narrativas y temporalizadas. Parece que no existe un término que englobe a estos términos, como no sea el muy general de historias. Historias de todo, que hay varias—Si no especificamos, el término historia se queda corto y tiende a ascribirse sólo a acontecimientos humanos, pero se entiende intuitivamente, aunque con un toque de paradoja, la expresión historia del tiempo, título del libro de Hawking que esboza uno de los más extensos mapas del tiempo.

La física, en un momento dado, se volvió narrativa—y allí empezó a enlazar y ensamblarse con las cosmogonías científicas de Laplace etc. Son dos historias que se juntan—grandes narrativas, cada vez más grandes se van haciendo sin importarles que algún miope proclame la muerte de las grandes narrativas. Con la teoría de la evolución, la biología también se temporalizó y se hizo narrativa, en el siglo XIX; antes que ella, la geología, con Lyell et al. Y así cada disciplina va aportando su propia historia, y esas historias se van sumando y encontrando su lugar en una Gran Historia. El lugar del hombre en el cosmos: La Gran Historia y el futuro de la humanidad—así se llama el libro que me estoy leyendo, de Fred Spier (2010). La Gran Historia se presenta como un empeño multidisciplinar que ubique la historia humana como parte de la historia cósmica. "Además, el enfoque de la Gran Historia nos ayuda a crear un marco teorético nuevo en el cual puede integrarse, al menos en principio, la totalidad del conocimiento científico" (24)—un planteamiento que emparenta los conceptos de Gran Historia y de la Consiliencia—sobre el cual puede leerse más aquí.

Pero lo más llamativo para mí es que haya habido siempre alguna Gran Historia antes de esta gran historia. La historia de cada disciplina también puede narrarse como la manera en que se convierte en histórica y se ubica con su historia propia en un mapa del desarrollo del conocimiento y de la consciencia. Empiezo a sonar a Hegel, que es uno más (muy eminente) de los que trazaron semejantes grandes historias, en su Enciclopedia. Por abreviar la suma del conocimiento humano y la historia de la eternidad, iré enlazando sin más, yo también, algunas de estas historias de todas las historias.filosofo

Los mitos de origen estan en los orígenes—seguramente—de estos mapas del tiempo. La capacidad de representación temporal amplia y compleja es un desarrollo que se da sólo en la especie humana (ver al respecto las reflexiones que surgen de la arqueología cognitiva). En cuanto las culturas humanas desarrollan una capacidad de representación temporal más avanzada, comienza la construcción de mapas temporales que conectan el presente con el pasado, o ubican la acción humana actual en el seno de la historia de todas las cosas. La Biblia ha sido y sigue siendo quizá el más influyente de todos estos relatos, y es a su manera modélico, pues el relato abarca desde la creación hasta el fin de los tiempos. La Biblia está a medio camino entre el mito, la crónica y la historia. A una fase más crítica del pensamiento pertenece el desarrollo de la historiografía humana—a la que Oscar Wilde entendía como una labor interpretativa y crítica, en su desarrollo gradual tal como se dio entre los historiadores griegos. (Aquí hablo del concepto de historicidad y su relación con los mapas narrativos).

A principios de la Edad Media, hay un desarrollo interesante en los mapas del tiempo: Beda el Venerable conecta la historia bíblica y la historia clásica, y (junto con el calendario de la era cristiana de Dionisio) se crea el calendario moderno con la datación relativa al supuesto nacimiento de Cristo, y todos los acontecimientos de la historia humana conocida, es decir, de la historia occidental, situados en una línea temporal. (Para toda una colección de líneas temporales y dataciones secuenciales, ver este artículo de la Wikipedia). En el siglo XVI, José Escalígero escribe una Enmienda de los tiempos (1583), expandiendo el ámbito de la historia occidental para incluir las historias de Oriente. Partiendo del estudio de los clásicos y de la crítica textual, intentó racionalizar la cronología, cito de la Wikipedia:

"It was reserved for his edition of Manilius (1579), and his De emendatione temporum (1583), to revolutionize perceived ideas of ancient chronology—to show that ancient history is not confined to that of the Greeks and Romans, but also comprises that of the Persians, the Babylonians and the Egyptians, hitherto neglected, and that of the Jews, hitherto treated as a thing apart; and that the historical narratives and fragments of each of these, and their several systems of chronology, must be critically compared. It was this innovation that distinguished Scaliger from contemporary scholars. Neither they nor those who immediately followed seem to have appreciated his innovation. Instead, they valued his emendatory criticism and his skill in Greek. His commentary on Manilius is really a treatise on ancient astronomy, and it forms an introduction to De emendatione temporum, In this work Scaliger investigates ancient systems of determining epochs, calendars and computations of time. Applying the work of Nicolaus Copernicus and other modern scientists, he reveals the principles behind these systems."

Otra cronología muy influyente del siglo siguiente era más tradicional en su perspectiva: la del obispo de Armagh, James Ussher, que con sus Annales veteri Testamenti fechaba los acontecimientos de la historia bíblica desde la Creación en el quinto milenio antes de Cristo, hasta el fin de los tiempos, que según su cronología debería haberse producido hace pocos meses, a estas alturas del siglo XXI.

Lo que a mí me llama la atención, más allá de las diferentes estrategias usadas por cada cual, o sus referentes más o menos históricos o míticos, es lo intuitivo de esta maniobra de anclaje temporal—la búsqueda de un marco cronológico a nuestra acción y situación, y más allá, la búsqueda de un marco más amplio para ese marco, de tal manera que cada vida y acción humana, por muchas vías distintas, busca ubicarse en un contexto temporal cósmico—cada vida parece orientarse con respecto a la vida del grupo humano o de la especie en su conjunto, y hallar así un sentido transcendente—en general uno que tiene más de mítico que de otra cosa, pues los marcos de referencia más usuales para todos estos narrative mappings siguen siendo los mitos de una u otra especie. Incluso las narrativas científicas tienden a mitificarse en según que usos. 

Como bien dicen los proponentes de la Gran Historia, ésta es un empeño multidisciplinar. Creo que de hecho no sospechan cómo es de multidisciplinar realmente, pues lo que ellos presentan como una disciplina académica in fieri con algunos antecedentes intelectuales lo veo yo como una manifestación más (más científica si se quiere) de una actividad cognitiva humana muy generalizada, que desborda disciplinas académicas. Es una práctica si se prefiere, una práctica cognitiva o discursiva, la de insertar mentalmente unas acciones en el marco de otras, y unas historias en el marco de otras: la creación de mapas temporales. En muchos contextos podemos llamarlos mapas narrativos, porque la narración es el instrumento número uno que tenemos para manipular el tiempo, organizarlo, conectarlo, o viajar por él en la medida de lo posible.  Pero con el término mapas narrativos quiero referirme también al hecho de que hay muchos tipos de narración posible, y que a la hora de hacer un mapa del tiempo o de situar una narración en el tiempo, también tenemos en cuenta el género narrativo que estamos utilizando para ello.

Por ejemplo, en los mundos de ficción de novelas fantásticas como las de Tolkien, el lector sabe (aprende gradualmente) qué convenciones narrativas esperar, en cuanto a la representación del tiempo y a la ubicación narrativa de estas acciones en un universo alternativo al nuestro. Y también conoce o llega a conocer, en mayor o menor medida, que ese universo está conectado al tiempo mítico y a la Edad Media histórica por dos vías: el mundo narrado es una especie de versión alternativa de las Eras Oscuras, y el instrumento narrativo que le da forma se ha creado (pues Tolkien era medievalista) por influencia de los géneros literarios medievales.  Así, las historias de Tolkien se sitúan temporalmente en el marco de la historia humana—aun aparte del hecho de que su escritura es de por sí un acontecimiento histórico concreto del siglo XX.

Así que hablaré de mapas temporales o mapas narrativos, según caiga el énfasis en la construcción de relaciones temporales entre las historias, o en la competencia en el manejo de géneros y convenciones narrativas para crear esos mapas temporales. También he empleado el término anclaje narrativo, más específicamente para referirme a la manera en que unas historias se engarzan en otras historias más amplias, las presuponen como su trasfondo, o las crean por el hecho mismo de conectarse entre sí. Un estudio interesante de la narración, quizá descuidado, consistiría en seguir las maniobras textuales y discursivas específicas que consisten en conectar narraciones o temporalidades, generar mapas del tiempo y ubicar unas secuencias narrativas con respecto a otras. Mi tesis es que sucede continuamente, en la literatura, en la historia, en la ciencia, en el pensamiento, y en la conversación. Porque, como casi dijo Emerson, somos historias y habitamos dentro de otras historias. Y nos gusta saber dónde estamos, de dónde venimos, a dónde vamos. Son, se supone, las preguntas básicas que nos caracterizan, y tienen una dimensión narrativa incuestionable.


_______


Una cuestión que me llama la atención, en el libro de Spier sobre la Gran Historia. Comienza con una historia de los precedentes de la Gran Historia, y trata de algunos que ya hemos tratado aquí, en efecto, y otros que no. Presenta a la obra de Alexander von Humboldt Kosmos como prácticamente fundacional, aunque también menciona a Kant, Hegel, y otros. De allí pasa directamente a H. G. Wells y su Esquema de la historia universal en 1920, y a los modernos proponentes de la Gran Historia en The Columbia History of the World (1972), y más recientemente Preston Cloud, G. Siegfried Kutter, George Field y Eric Chaisson, y sus modelos más directos: Erich Jantsch, en The Self-Organing Universe de 1980, así como David Christian y John Mears.

Lo que me extraña sumamente es su afirmación de que en la segunda mitad del siglo XIX no hubo ningún nuevo texto de Gran Historia, debido a la creciente fragmentación y especialización del mundo académico. Creo que hay al menos una gran excepción que debería hacerse: la obra de Herbert Spencer. Spier define así el proyecto global de la Gran Historia:

"El enfoque general que aquí presento aborda la cuestión de la aparición, la exsitencia sostenida y el inevitable declive de la complejidad, y ello en todas las manifestaciones que ésta ha tenido a lo largo de la Gran Historia. El hecho de que el marco en que coherentemente hemos de insertar dicha Gran Historia abarque la totalidad del tiempo y del espacio conocidos contribuirá a justificar la importancia que tiene comprender la historia humana en su contexto cósmico." (97)

Podría ser el planteamiento de First Principles de Spencer, que si bien no tiene forma narrativa en su conjunto, sí se presenta como una articulación de diferentes procesos evolutivos a diferentes escalas: cósmica, planetaria, biológica, social y cultural. La obra de Spencer lleva al menos cincuenta años siendo unánimemente ignorada, cuando no abucheada, para compararla desfavorablemente con Darwin, que no se ocupó en absoluto de las mismas cuestiones. A mí me parece la primera exposición coherente de la Gran Historia, tal como hoy podemos concebirla de la manera más coherente. Aquí lo dejo, pues, remitiendo a Spencer y su propia Gran Historia.

Victorian Dark Matter










Las siete de la mañana 8





Domingo 21 de agosto de 2011

Anatomy of Melancholy

From Robert Burton's prologue to his Anatomy of Melancholy, writing pseudonymously as "Democritus Junior"—perhaps the first academic blogger, or the second, after Montaigne.

Gentle reader, I presume thou wilt be very inquisitive to know what antic or personate actor this is, that so insolently intrudes upon this common theatre to the world's view, arrogating another man's name; whence he is why he doth it, and what he hath to say. Although, as he said, Primum si noluero, non respondebo, quis coacturus est? I am a free man born, and may choose whether I will tell; who can compel me? If I be urged, I will as readily reply as that Egyptian in Plutarch, when a curious fellow would needs know whah he had in his basket. Quum vides velatam, quid inquiris in rem absconditam?  It was therefore covered, because he should not know what was in it. Seek not after that which is hid; if the contents please thee, "and be for thy use, supppose the Man in the Moon, or whom thou wilt, to be the author"; I would not willingly be known. Yet in some sort to give thee satisfaction, which is more than I need, I will show a reason, both of this usurped name, title, and subject. And first of the name of Democritus, lest any man by reason of it should be deceived, expecting a pasquil, a satire, some ridiculous treatise (as I myself should have done), some prodigious tneent, or paradox of the earth's motion, of infinite worlds, in infinito vacuo, ex fortuita atomorum collisione, in an infinite waste, so caused by an accidental collision of motes in the sun, all which Democritus held, Epicurus and their master Leucippus of old maintained, and are lately revived by Copernicus, Brunus, and some others. Besides, it hath been always an ordinary custom, as Gellius observes, "for later writers and impostors to broach many absurd and insolent fictions under the name of so noble a philosopher as Democritus, to get themselves credit, and by that means the more to be respected," as artificers usually do, Novo qui marmori ascribunt Praxitelen suo. 'Tis not so with me,

Non hic Centauros, non Gorgonas, Harpyasque

Invenies, hominem pagina nostra sapit.

No Centaurs here, or Gorgons look to find,
My subject is of man and humankind

Thou thyself art the subject of my discourse.

Quicquid agunt homines, votum, timor, ira, voluptas,
Gaudia, discursus, nostri farrago libelli

Whate'er men do, vows, fears, in ire, in sport,
Joys, wand'rings, are the sum of my report.


My intent is no otherwise to use his name, than Mercurius Gallobelgicus, Mercurius Britannicus, use the name of Mercury, Democritus Christianus, etc.; although there be some other circumstances for which I have masked myself under this vizard, and some perculiar respects which I cannot so well express, until I have set down a brief character of this our Democritus, what he was, with an epitome of his life.

Democritus, as he is described by Hippocrates and Laertius, was a little wearish old man, very melancholy by nature, averse from company in his better days, and much given to solitariness, a famous philosopher in his age, coaevus with Socrates, wholly addicted to his studies at the last, and to a private life: writ many excellent works, a great divine, according to the divinity of those times, an expert physician, a politician, an excellent mathematician, as Diacosmus and the rest of his works do witness. He was much delighted with the studies of husbandry, saith Columella, and often I find him cited by Constantinus and others treating of that subject. He knew the natures, differences of all beasts, plants, fishes, birds; and, as some say, could understand the tunes and voices of them. In a word, he was omnifariam doctus, a general scholar, a great student; and to the intent he might better contemplate, I find it related by some, that he put out his eyes, and was in his old age voluntarily blind, yet saw more than all Greece besides, and writ of every subject, Nihil in toto opificio naturae, de quo non scripsit. A man of an excellent wit, profound conceit; and to attain knowledge the better in his younger years he travelled to Egypt and Athens, to confer with learned men, "admired of some, despised of others." After a wandering life, he settled at Abdera, a town in Thrace, and was sent for thither to be their law-maker, recorder, or town clerk as some will; or as others, he was there bred and born. Howsoever it was, there he lived at last in a garden in the suburbs, wholly betaking himself to his studies and a private life, "saving that sometimes he would walk don to the haven, and laugh heartily at such variety of ridiculous objects, which there he saw." Such a one was Democritus.

But in the meantime, how doth this concern me, or upon what reference do I usurp his habit? I confess, indeed, that to compare myself unto him for aught I have yet said, were both impudency and arrogancy. I do not presume to make any parallel, antistat mihi millibus trecentis, parvus sum, nullus sum, altum nec spiro, nec spero. Yet thus much I will say of myself, and that I hope without all suspicion of pride, or self-conceit, I have lived a silent,Melancholia sedentary, solitary, private life, mihi et musis in the university, as long almost as Xenocrates in Athens, ad senectam fere to learn wisdom as he did, penned up most part in my study. For I have been brought up a student in the most flourishing college of Europe, augustissimo collegio, and can brag with Jovius, almost, in ea luce domicilii Vaticani, totius orbis celeberrimi, per 37 annos multa opportunque didici; for thirty years I have continued (having the use of of as good libraries as he ever had) a scholar, and would be therefore loath, either by living as a drone to be an unprofitable or unworthy member of so learned and noble a society, or to write that which should be anyway dishonourable to such a royal and ample foundation. Something I have done, though by my profession a divine, yet turbine raptus ingenii, as he said, out of a running wit, an unconstant, unsettled mind, I had a great desire (not able to attain to a superficial skill in any) to have some smattering in all, to be aliquis in omnibus, nullus in singulis, which Plato commends, out of him Lipsius approves and furthers, "as fit to be imprinted in all curious wits, not to be a slave of one science, or dwell altogether in one subject, as most do, but to rove abroad, centum puer artium, to have an oar in every man's boat, to taste of every dish, and to sip every cup," which saith Montaigne, was well performed by Aristotle and his learned countryman Adrian Turnebos. This roving humour though not with like success) I have ever had, and like a ranging spaniel, that barks at every bird he sees, leaving his game, I have followed all, saving that which I should, and may justly complain, and truly, qui ubique est, nusquam est, which Gesner did in modesty, that I have read many books, but too little purpose, for want of good method; I have confusedly tumbled over divers authors in our libraries, with small profit for want of art, order, memory, judgment. I never travelled but in map or card, in which my unconfined thoughts have freely expatiated, as having ever been especially delighted with the study of cosmography. Saturn was lord of my geniture, culminating, etc., and Mars principal significator of manners, in partile conjunction with mine ascendant; both fortunate in their houses, etc. I am not poor, I am not rich: nihil est, nihil deest. I have little, I want nothing: all my treasure is in Minerva's tower. Greater preferment as I could never get, so am I not in debt for it, I have a competency (laus Deo) from my noble and munificent patrons, though I live still a colegiate student, as Democritus did in his garden, and lead a monastic life, ipse mihi theatrum, sequestered from those tumults and troubles of the world, et tantam in specula positus (as he said), in some high place above you all, like Stoicus sapiens, omnia saecula praeterita praesentique videns, uno velut intuitu, I hear and see what is done abroad, how others run, ride, turmoil, and macerate themselves in court and country, far from those wrangling lawsuits, aulae vanitatem, fori ambitionem, ridere mecum soleo, I laugh at all: "only secure lest my suit go amiss, my ships perish," corn and cattle miscarry, trade decay, "I have no wife nor children good or bad to provide for." A mere spectator of other men's fortunes and adventures, and how they act their parts, whih methinks are diversely presented unto me, as from a common theatre or scene. I hear new news every day, and those ordinary rumours of war, plagues, fires, inundations, thefts, murders, massacres, meteors, comets, spectrums, prodigies, apparitions, of towns taken, cities besieged in France, Germany, Turkey, Persia, Poland, etc., daily musters and preparations, and such-like, which these tempestuous times afford, battles fought, so many men slain, monomachies, shipwrecks, piracies, and sea-fights, peace, leagues, stratagems, and fresh alarums. A vast confusion of vows, wishes, actions, edicts, petitions, lawsuits, pleas; laws, proclamations, complaints; grievances are daily brought to our ears. New books every day, pamphlets, currantoes, stories, whole catalogues of volumes of all sorts, new paradoxes, opinions, schisms, heresies, controversies in philosophy, religion, etc. Now come tidings of weddings, maskings, mummeries, entertainments, jubilees, embassies, tilts and tournaments, trophies, triumphs, revels, sports, plays: then again, as in a new shifted scene, treasons, cheating tricks, robberies, enormous villanies of all kinds, funerals, burials, deaths of princes, new discoveries, expeditions: now comical, then tragical matters. To-day we hear of new lords and offices created, to-morrow of some great men deposed, and then again of fresh honours conferred; one is let loose, another imprisoned; one purchaseth, another breaketh; he thrives, his neighbour turns bankrupt; now plenty, then again dearth and famine; one runs, another rides, wrangles, laughs, weeps, etc. Thus I daily hear, and such-like, both private and public news; amidst the gallantry and misery of the world—jollity, pride, perplexitites and cares, simplicity and villainy; subtlety, knavery, candour and integrity, mutually mixed and offering themselves—I rub on privus privatus; as I have still lived, so I now continue, statu quo prius, left to a solitary life and mine own domestic discontents: saving that sometimes, ne quid mentiar, as Diogenes went into the city and Democritus to the haven to see fashions, I did for my recreation now and then walk abroad, look into the world, and could not choose but make some little observation.

Opino demasiado, opino










Adminículos playeros









Lenguaje sin evolución, Revisited

Hay una reciente charla de Noam Chomsky sobre la naturaleza y el origen del lenguaje, en la Universidad de Colonia, visible en YouTube, http://youtu.be/2v6XFkSwVys : "Language and Other Cognitive Systems: What Is Special About Language?". Sigue Chomsky en lo suyo, insistiendo en un concepto de lenguaje centrado en la sintaxis, ignorando la importancia de la comunicación, e invocando en la medida en que puede un origen instantáneo casi milagroso, y bien poco evolutivo, del lenguaje. O sea, su historia.



Cree Chomsky (no es novedad) que el lenguaje existe, y cree que las teorías sobre el lenguaje opuestas a su propia concepción presuponen más bien que el lenguaje no existe. Un tanto maximalista. O sea, que los no chomskianos estarían suponiendo que el lenguaje no existe como un objeto en sí, sino como un subproducto de la cognición, la comunicación, la dinámica social, etc. (Aquí hay una reseña de Science que es para él el modelo de lo que llama "the non-existence argument"). Opina también Chomsky que no se puede llegar a saber mucho sobre el origen y evolución de la cognición. Está más acertado cuando invoca el concepto de emergencia para explicar el surgimiento súbito del lenguaje (entendido como la capacidad sintáctica), y observa que la capacidad lingüística (sintáctica) humana no ha cambiado significativamente desde su origen súbito hace unos 50.000 años–o 150.000 años, pues no se puede fechar con certidumbre. Enfatiza las capacidades de segmentación y de reconocimiento de estructuras, capacidades ya sea innatas o muy tempranamente desarrolladas, basadas en la gramática universal. No hay alternativa coherente a la explicación basada en la gramática universal. Claro que admite que los postulados de la gramática universal han ido descendiendo en complejidad (y ambición, podríamos decir) desde los años 50, hasta quedar reducidos a un mínimo, que es supongo lo que en las últimas versiones de la teoría chomskiana en su fase minimalista se conoce como "merge" o fusión. Arguye que cada vez hay más datos que permiten pensar que la capacidad lingüística surgió repentinamente por mutación en un individuo concreto ("mutations don't take place in groups")  y que se difundió en un pequeño grupo que llegaría a ser dominante.

Una cuestión relevante, claro, es si el surgimiento de una capacidad lingüística es el surgimiento del lenguaje, sin evolución. Aquí nos oponemos a semejante concepción, según la cual el lenguaje vendría todo en un paquete de golpe: al igual que consideramos que el desarrollo de una capacidad vocal o auditiva no es tampoco el surgimiento del lenguaje, sino más bien el de sus bases imprescindibles. Considera Chomsky que el lenguaje es ante todo un sistema computacional, y cree que la comunicación es un aspecto secundario. Apela en última instancia a la regla del mínimo esfuerzo computacional como base para las operaciones lingüísticas (y de ahí el recurso al merge o fusión como operación basica). En el caso del internal merge, la fusión de dos unidades da lugar también a formas que requieren discontinuidad, y de ahí la generación de las estructuras sintácticas. (Recordemos por otra parte que la ley del mínimo esfuerzo, así como la noción de sistemas secundarios para canalización óptima de las energías mínimas, son conceptos que provienen directamente de Herbert Spencer, en sus First Principles).

Aquí un post de Babel's Dawn en el que se comenta y critica la charla, y otro más. Una clave apunta Edmund Blair Bolles al final del primer post: antes de tratar ninguna "externalización" de lo que Chomsky llama el módulo lingüístico, hay que explicar la generación de dicho "módulo" mediante la internalización—de procesos sociales comunicativos y de las herramientas asociadas a ellos. Parecería que según Chomsky el lenguaje se ha generado endógenamente en una mente computacional, sin que los procesos comunicativos hayan tenido lugar en su génesis. Y en sus ejemplos ignora olímpicamente, o chomskianamente, la existencia de información contextual previa, presuposiciones pragmáticas... Pero si el lenguaje permite pensar, como bien dice Chomsky, es porque permite comunicar (y esto no lo dice). Por eso en según que contextos sí que podemos procesar y entender perfectamente frases como las que él pone como ejemplos de aberración, tipo "Do they expect John to see each other next week?" Sin que por eso se vuelvan gramaticales, claro.

El pensamiento humano va ligado a la comunicación, y no pueden entenderse el lenguaje ni el pensamiento sin ocuparse de la comunicación, de su desarrollo y de su pragmática. De todo eso no se ocupa Chomsky, es más, procura desacreditarlo activamente y minimizar su importancia. La misma sustancia de una lengua, su sintaxis y morfología, su fonología y su vocabulario, la gramática y el discurso de un lenguaje dado—lo que son su forma y estructura, están hechos de su historia: una historia que como todo producto de la evolución, la lleva el lenguaje a cuestas o en sus propios huesos. A ver si al final va a ser Chomsky el que no cree en la existencia del lenguaje.


Interacción internalizada: el desarrollo especular del lenguaje y el orden simbólico



Sábado 20 de agosto de 2011

Cometa caída 1

Cometa caída 1 by JoseAngelGarciaLanda
Cometa caída 1, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.



Viernes 19 de agosto de 2011

Subimos en el ránking

Leo en Aragón Digital:

"La Universidad de Zaragoza es una de las once españolas incluidas entre las 500 mejores del mundo, según la clasificación que cada año realiza la Universidad de las Comunicaciones de Shanghái (China) y donde se tiene en cuenta, sobre todo, la capacidad científica de las universidades.
La presencia española no se hace visible hasta el tramo de las 200-300 mejores universidades del mundo, y la de Zaragoza está en el intervalo de 400-500, bastante lejos del top ten encabezado por las grandes instituciones de Estados Unidos y Reino Unido como Harvard, Stanford, MIT o Cambridge.
Por delante de la UZ, aparecen la Universidad Autónoma de Madrid, la Complutense de Madrid, la de Barcelona, la Universitat de València, la Autónoma de Barcelona, la Politècnica de València, la de Granada, la Pompeu Fabra, la de Santiago de Compostela y la de Vigo, que por primera vez se incluye en el listado."

Espero que haya incluidas en el ránking éste más de 500 universidades... Ah, sí, sacan una lista de 4.000 a partir de una base de datos de unas 20.000 universidades y centros de investigación.

Por mi parte, en el ránking del SSRN, que es el que más informativo me resulta, voy por cerca del puesto 4.800 ("4790 out of 167660"). Estoy lejos de los 500 primeros. Pero hace un año iba por el 5.700. A este paso, en 2016 llegaría al number one... si las estadísticas funcionasen así.

A la larga cola





Pescadoras 3

Pescadoras 3 by JoseAngelGarciaLanda
Pescadoras 3, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.




Psychoanalysis and Applied Psychoanalysis

A contribution by Don Carveth to the PsyArt list:

When I engage in interpretation of a text that, not being a living person who has contracted with me to engage in the peculiar dialogue called psychoanalysis, I call what I am doing applied psychoanalysis. Over my career I have published a number of applied psychoanalytic studies. I don't devalue the activity. I don't devalue myself or others who engage in applied psychoanalysis. Like other forms of scholarship, applied psychoanalytic studies can be poor, mediocre, good or excellent. The mere fact that I am trained and qualified to engage in clinical psychoanalysis does not in any way guarantee that my work in applied psychoanalysis will be better or as good as that of colleagues working in applied psychoanalysis who are not clinically trained. I have the deepest respect for the work of my friend and mentor Eli Sagan whose application of psychoanalysis in the field of psycho-history and sociology is simply superb. Few clinically trained psychoanalysts could hope to accomplish as much. The point is not to value or devalue individuals.  The point is that the activities are distinctly different. Applied psychoanalysis is something different from clinical psychoanalysis. As a scholar myself, I confess that my value system is such that I am far more impressed with Eli's wonderful applied psychoanalytic scholarship than I am by the work of even my most talented clinician colleagues.  But Eli would never call himself a psychoanalyst. He had extensive personal analysis, but if he had wanted to be a psychoanalyst he would have obtained Institute training. He was too busy conducting brilliant studies in the field of applied psychoanalysis.

En terreno (des)conocido






Jueves 18 de agosto de 2011

El Gran Diseño y Hacedor de Estrellas (5): La teoría de todo


El Gran Diseño y Hacedor de Estrellas (1)
(2) La ley de la ley
(3) ¿Qué es la realidad?
(4) Historias alternativas


En el capítulo 5 de
The Grand Design, Hawking y Mlodinow exponen cómo la ciencia ha desarrollado leyes físicas y las ha integrado gradualmente en modelos que las conectan entre sí, en teorías cada vez más ambiciosas y explicativas.Burj Khalifa

Así, Faraday relacionó la electricidad y el magnetismo, e introdujo la noción de campos de fuerza. Que habría de prosperar en el futuro
—puesto que en la física moderna las fuerzas se transmiten por campos. James Clerk Maxwell desarrollo las nociones de Faraday construyendo un modelo físico que explicaba la relación entre electricidad, magnetismo, y luz, con una serie de ecuaciones que describían a las fuerzas eléctricas y a las magnéticas como manifestaciones de la misma entidad física, el electromagnetismo—y descubrió que la luz también es una onda electromagnética. También describen las ecuaciones de Maxwell las microondas, las ondas de radio, los infrarrojos, los rayos X.... como fenómenos con distinta longitud de onda. Y definió la velocidad de la luz como una constante de unos 300.000 km/seg... en relación al "éter". Claro que cuando dejó de existir el éter como una sustancia de base del universo, la luz pasó a ser una constante sin más, en la teoría de Einstein. Esto tras el experimento de Michelson y Morley, que siguiendo una idea del propio Maxwell, intentaron medir la velocidad de la luz respecto al éter y no encontraron constancia experimental de la existencia de éste.  En 1905, el artículo de Einstein "Zur Elektrodynamik beweger Körper" hizo una sugerencia "sencilla": que las leyes de la física, y la velocidad de la luz, apareciesen iguales a todos los observadores que se hallen en movimiento constante.  Y de ahí se siguió el cálculo relativista del desfase del tiempo para observadores que se muevan uno con respecto al otro—la implicación de espacio y tiempo en un nuevo concepto más integrador, el espacio-tiempo.

(Sobre estas nociones relativistas, y algunas de sus consecuencias epistemológicas, puede leerse la exposición de George Herbert Mead en La filosofía del presente).

Seguidamente, Einstein buscó la manera de hacer que este nuevo modelo fuese compatible con la teoría de la gravitación, para permitir un cálculo que no utilizase el concepto newtoniano de tiempo absoluto:

"En los siguientes once años, Einstein desarrolló una nueva teoría de la gravedad, a la que llamó relatividad general. El concepto de gravedad en la relatividad general no es en absoluto semejante al de Newton. En su lugar, se basa en la propuesta revolucionaria de que el espacio-tiempo no es plano, como se había supuesto anteriormente, sino que está curvado y distorsionado por la masa y energía que contiene" (100)

La teoría de Einstein produce resultados aproximados a la de Newton en entornos de baja gravedad, pero hay unos pequeños desfases que son cruciales en según que tipo de entornos—o para el cálculo de distancias con GPS, sin más, cosa que sería imposible de hacer sin tener en cuenta las distorsiones que sí tiene en cuenta la relatividad general. Pero para Hawking & Mlodinow, las nuevas físicas de Maxwell y Einstein, a pesar de sus innovaciones, siguen siendo, como la de Newton, "teorías clásicas. Es decir, son modelo en los que el universo tiene una única historia" (103). Para cálculos de física subatómica, necesitamos otro tipo de teoría más integradora todavía, "una versión cuántica de la teoría de la teoría del electromagnetismo de Maxwell; y si queremos entender el universo temprano, cuando toda la materia y energía del universo estaban comprimidas en un pequeño volumen, debemos tener una versión cuántica de la teoría de la relatividad general" (103). Las cuatro fuerzas conocidas de la naturaleza son la gravedad, el electromagnetismo, la fuerza nuclear débil y la fuerza nuclear fuerte:

"La primera fuerza para la cual se creó una versión cuántica fue el electromagnetismo. La teoría cuántica del campo electromagnético, llamada electrodinámica cuántica, abreviado QED, la desarrollaron en los años 40 Richard Feynman y otros, y se ha convertido en un modelo para todas las teorías de campo cuántico." (104)

Las QED son teorías que requieren complejos cálculos matemáticos, pero que se ajustan con precisión a los resultados experimentales. A nivel cuántico, deben incluirse en cada intercambio de partículas todas las historias por las cuales podría ocurrir dicha interacción, y eso complica las matemáticas. Feynman simplificó la cuestión introduciendo una manera de visualizar la suma de historias—los diagramas de Feynman, una de las herramientas más importantes de la física moderna. Que en principio pueden representarse y calcularse, y permiten visualizar los distintos tipos de interacción—pero que son infinitos en número. Y esto lleva a resultados absurdos o imposibles de calcular. Los procedimientos matemáticos para tratar con estos absurdos (las "renormalizaciones") son dudosos, quizá puedan considerarse trucos de matemáticos trampeando sus propios cálculos para obtener el resultado deseado.... (Y esta situación no parece considerarla Hawking como un problema realmente serio para la teoría, sino como una molesta cuestión de principio que sin embargo con un leve parcheo de arbitrariedad no impide a la teoría el realizar predicciones válidas). El éxito (si así puede llamársele....) de la "renormalización" llevó a los cientifícos a intentar desarrollar teorías de campo cuántico que explicasen las demás fuerzas: la tesis es que las cuatro fuerzas deben ser en última instancia la misma, formulable a través de una teoría de todo, una vez se disipe nuestro conocimiento imperfecto de las relaciones entre ellas—

"una teoría de todo que unifique las cuatro clases en una única ley que sea compatible con la teoría cuántica. Esta sería el santo grial de la física" (109).

En 1967 Abdus Salam y Steven Weinberg desarrollaron cada cual por su lado una teoría unificada del electromagnetismo y de la fuerza débil, capaz de predecir la existencia y comportamiento de partículas llamadas W+, W- y Zº. La fuerza nuclear fuerte se renormalizó en una teoría llamada QCD, o cromodinámica cuántica—que atribuye "colores" por así decirlo a los quarks que componen las anteriormente consideradas partículas elementales (protones, neutrones). Los quarks y antiquarks se combinan para formar bariones, que son esas partículas estables, y sus antipartículas, así como otras partículas inestables llamadas mesones. Los quarks no son observables, "pero aceptamos el modelo por lo bien que funciona al explicar el comportamiento de los protones, neutrones y otras partículas de materia" (110). Se intentó demostrar que los protones tienen una vida media de 1032 años, así que se podría detectar su desintegración, pero unos experimentos de 2009 resultaron negativos, malas noticias para las GUTs o Grandes Teorías Unificadas. Así que los físicos optaron por una teoría más "chapucera", el modelo estándar compuesto por la teoría unificada de las fuerzas electromagnéticas y débiles, más la QCD.

"El modelo estándar tiene mucho éxito y concuerda con todas las pruebas de observación actuales, pero es en última instancia insatisfactorio porque, aparte de no unificar las fuerzas electromagnéticas y fuertes, no incluye a la gravedad" (112).

El chiste que incluye el libro es revelador: un científico mira una pizarra con unas complejas ecuaciones rodeadas por un cuadrado, y una colega le dice: "Ponerle una caja alrededor, me temo, no lo convierte en una teoría unificada".

El principio de incertidumbre de Heisenberg no permite realizar una teoría cuántica de la gravedad. Según ese principio, el espacio nunca puede considerarse vacío totalmente, pues aunque puede tener un estado de mínima energía que llamamos el vacío, pueden darse en él unos tembleques cuánticos, o fluctuaciones cuánticas, por las que aparecen y desaparecen brevemente de la existencia partículas y campos. Las concibe Hawking como pares de partículas que se separan y se vuelven a juntar anulándose unas a otras. Y vuelven a producir problemas de imposibilidad al no poderse calcular su potencialmente infinita energía. La renormalización no puede aplicarse en este caso. En 1976 se proporcionó la solución de la supergravedad—basada en la noción de supersimetría, según la cual fuerza y materia serían dos caras de lo mismo, e irían en pares de partículas asociadas. Se espera que la existencia de esas partículas asociadas a las partículas observables pueda demostrarse con el LHC de Ginebra. La supersimetría se gestó en el seno de las Teorías de Cuerdas, según la cual el espacio-tiempo tiene diez dimensiones, algunas de ellas operativas a una escala que se nos escapa.

"En la teoría de cuerdas las dimensiones adicionales están enrolladas en lo que se llama el espacio interno, en oposición al espacio tridimensional que experimentamos en la vida cotidiana" (116)—pero tendrían importantes consecuencias físicas. "Y luego, en 1994, la gente empezó a descubrir dualidades—que las diferentes teorías de cuerdas, y las diferentes maneras de enrollar las dimensiones adicionales, son sencillamente maneras diferentes de describir los mismos fenómenos en cuatro dimensiones" (116).  Las teorías de cuerdas y la supergravedad se consideran hoy versiones aptas para distintos contextos de lo que sería la Teoría M (teoría maestra, quizá, o misteriosa, o milagrosa).

"Podría ser que para describir el universo, tengamos que emplear diferentes teorías en diferentes situaciones. Cada teoría puede tener su propia versión de la realidad, pero según el realismo dependiente de modelos, eso es aceptable mientras las teorías concuerden en sus predicciones cada vez que se solappan, es decir, cuando las dos pueden ser de apliación" (117).

(Me parece que estas cuestiones que a Hawking le parecen portentosas a nivel matemático y subatómico son simplemente una manera de enfrentarse a las propiedades emergentes de los fenómenos— y que algo parecido sucede con fenómenos a nivel cultural, cuando encontramos que no es posible unificar perfectamente, o "reducir", una teoría del comportamiento humano a cuestiones formuladas en el lenguaje de la sociobiología, pero vemos que es descriptible con el lenguaje de otras disciplinas.  Sobre la cuestión de la reducción unificadora de las ciencias, y el problema de la emergencia, ver "Gell-Mann: Consciencia, reducción y emergencia". Por tanto hay que tomar cum grano salis las afirmaciones con las que Hawking & Mlodinow concluyen este capítulo, y que llevarían a una multiplicidad de universos. Me temo que la manera más sencilla de explicarlo es que son universos teóricos, productos del lenguaje matemático—y que en el "lenguaje" que utilizamos para movernos por nuestro universo cotidiano, seguiremos huérfanos con un único universo donde, eso sí, hay matemáticos generando activamente muchos universos matemáticos distintos para explicar ciertos fenómenos que escapan a la experiencia ordinaria. Hay otros espacios internos... pero estan en éste).

"
La Teoría M tiene soluciones que permiten muchos espacios internos, quizá hasta 10500, lo cual significa que prevé hasta
10500 universos distintos, cada cual con sus propias leyes (...)" La cuestion es, entonces, "cómo acabamos estando precisamente en éste, y con las leyes que en él se manifiestan?" (119) —(Y la respuesta quizá sea que no acabamos, sino que empezamos en éste...).

"¿Y qué sucede con esos otros mundos posibles? (119).

Por resolver la cuestión o mejor dicho por dar una posible respuesta a la pregunta, con una analogía literaria, creo que estos mundos posibles de Hawking son comparables con los mundos virtuales imaginados por Olaf Stapledon en 
Star Maker. Allí, el creador de universos, el Hacedor de Estrellas, experimenta con un mundo tras otro, creaciones torpes unas, elegantes otras, simétricas algunas, absurdas otras...  ante la mirada atónita del narrador de la novela, que ha llegado a un nivel de percepción cósmica tal que le ha permitido ver al Hacedor de Estrellas. Es una ficción sugestiva. Pero, descendiendo a la tierra en una perspectiva a la que no podemos renunciar, el Hacedor de Estrellas no es otro que un personaje de una novela de Olaf Stapledon, creado un un universo emergente dentro de nuestra experiencia humana—el universo literario de una novela concreta, que además debe su imaginario creativo particular a relatos míticos y filosóficos preexistentes. De modo similar, una importante característica de los multiversos de Hawking, una que no se formula nunca con claridad, es la medida en que son fenómenos emergentes dentro de una disciplina del conocimiento llamada la física matemática. A fin de cuentas, busquemos como busquemos, vivimos en un mundo humano lleno de rincones creados y diseñados por los humanos, cada cual con sus propias normas y reglas de aplicación local que no valen un poco más allá. No habrá una superteoría, sino una colección de teorías dispersas, parcialmente traducibles, para tratar con fenómenos que sólo en circunstancias muy específica tienen sentido o existencia siquiera. Igual que sólo en un sentido muy general, o en contextos muy concretos, hay una Historia de Todo, por mucho que las cosas sean concebibles en el seno de esa historia. La Historia de Todo no puede prescindir de otras modalidades de historia más locales y específicas, que sólo parcialmente se ubican respecto de ella, o se plantean en los términos de una historia de todo.


Perspectiva narrativa sobre Historia del Tiempo, de Stephen Hawking





Mi guitarra, mi cámara









Vivir en las nubes

El verano podría definirse, a estas alturas del siglo XXI, como la estación de la mala conexión, que nos obliga a pelear con el pincho o el iPhone / módem, o a acudir a la wiflioteca del pueblo, para obtener una mediocre y lenta velocidad de subida. Y eso cada vez es un problema mayor, ahora que trabajamos en las nubes, y que todo nuestro material vital lo tenemos colgado por allí. Hay que cargarse de paciencia, mientras se carga la página, y pensar en otra cosa, en otras virtualidades. Por cierto, también observo que van apareciendo por el ciberespacio, con años y años de retraso, pero inexorablemente y según previsto, todos los viejos conocidos y amistades y ligues de verano y chicas de la pandilla de hace veinte años, treinta años, cuarenta años, de la Alfa a la Zeta.
facebook eyeExes. Y griegas. Normalmente aparecen por Facebook—el otro día leía que cada año mueren más de trescientos mil usuarios de Facebook, pero supongo que aún nacen muchos más. Mi política de Facebook ha sido inflexible desde el principio (bueno, con una xcepción)—no invitar a nadie a ser amigo, y dejar que me invitasen. Como justificación mínima para esta presuntuosa política tengo el que mi Facebook no contiene casi nada que no contenga mi blog, que es público, que lo pueden ver todos mis amigos y enemigas. Que el facebook también es público (creo—creo haber elegido esa "opción de privacidad" nula). Y que por tanto les corresponde a quien quiera de mis viejos amigos "hundidos en la negra sima del tiempo" autorizarme a ver su facebook el invitarme, puesto todos ya están invitados al mío en cierto modo de oficio. Y alguna invitación va llegando—pero rara vez de gente conocida. Las viejas caras se quedaron en el pasado, y sus avatares en red ya no tienen al parecer nada que ver con nosotros. O a veces hacen un amago de aparición, y luego desaparecen, sopesada quizá la responsabilidad de la reconexión digital. ¿Invitarles, yo, a entrar en su vida de nuevo, siquiera sea de refilón por vía de escribir en la misma red social? Me parecería una intrusión. ¿Alguien no se había dado cuenta de que la dinámica de grupos y de redes sociales es más complicada de lo que parece? "Uf, vaya lío", cantaba Objetivo Birmania por aquellos años cuando nos veíamos. Es dudoso pensar que alguien a quien perdiste de vista cuando aún no existía la Web le vaya a apetecer verte reaparecer con tus actualizaciones de perfil, y tus chorradas, y tus "me gusta" o "me disgusta", de repente a diario, como un castigo surgido de lo más hondo del retorno de lo reprimido. Es casi presuntuoso pensarlo, o pedir amistad a nadie desde mi opción de redes abiertas. Hay muchas personas de nuestra red social que aun existiendo en la red, no pasarán a nuestras redes sociales informatizadas. Una cosa es vivir en las nubes, y otra encontrarse allí con los habitantes del planeta tierra. Claro que esto es en verano, que aún hay mala conexión, habrá que ver qué pensamos al respecto en otoño.

La Red Social





El doble de mi doble

El doble de mi doble

El autor de "Crimen en Compostela", preguntándose à la Freud qué quieren las mujeres, o qué son exactamente. Le echa un aire a mí.






Miércoles 17 de agosto de 2011

El tributo de las Tres Vacas (y el tío Víctor)

Un amigo de la Universidad de Zaragoza, Carlos Urzainqui, tiene un programa de radio sobre historia, y cuelga los podcasts en Ivoox: se titula Con la historia de tú a tú. Uno de los programas de este verano va sobre el tributo de las tres vacas, una tradición medieval que se conserva en el pueblo fronterizo de Isaba. Y de paso menciona la historia que le conté de mi tío Víctor Carrera, un comunista represaliado en los años 40, que en cuanto lo soltaron de la cárcel aprovechó la fiesta para pasarse al otro lado, donde había vivido muchos años. Con él se pasaron también mi abuela Aurelia, que era su hermana, y mi tía Encarnita—para reunirse con mi abuelo que había pasado a Francia supongo que con la retirada de la bolsa de Bielsa. Mi madre se quedó viviendo con la tía Felisa, y los hijos mayores ya estaban de aprendices. El tío Víctor pasó de maquis para traer contactos... y para visitar amigos, y ahí lo pillaron. Después de un amago de castigos mayores y de unos años de cárcel salió. Decía que por lo menos le sirvió la cárcel para aprender a leer...  Pero la España de Franco no le iba, y en cuanto pudo y aprovechando la fiesta de Isaba, en 1950, para Francia que se volvió, donde había vivido casi toda su vida. Y allí lo conocí yo en los años sesenta, en un pueblecito del Allier, leyendo L'Humanité, y trabajando en la granja que llevaba a medias con mis abuelos.

Carrera





Martes 16 de agosto de 2011

Espera un momento, Beatriz

Espera un momento, Beatriz by JoseAngelGarciaLanda
Espera un momento, Beatriz, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

Siempre haciendo fotos. Y colgándolas, por cierto: ya paso de ocho mil fotos en mi fotoblog de Flickr.



Arqueología del lenguaje y del pensamiento


Me ha gustado el libro de Ángel Rivera Arrizabalaga, Arqueología del lenguaje: La conducta simbólica en el Paleolítico. (Akal, 2009). Un tema que me interesa de por sí.  En otras ocasiones he criticado la presuposición de que de la capacidad de articular sonidos se deduzca la existencia del lenguaje (ver por ej. Lenguaje sin evolución). Rivera comprende que lo importante en el lenguaje no es la fonación, sino la cognición: que todas las especies humanas han tenido algún tipo de comunicación vocal, pero que de ahí no se sigue que se utilice para comunicar ideas abstractas. 

"Respecto del lenguaje de nuestro linaje hay que tener un concepto bien claro, siempre ha existido una forma específica de comunicación entre los componentes de las diferentes especies de nuestro árbol evolutivo. Lo que ha ido variando a lo largo del tiempo, además del paulatino aumento en la capacidad de articular complejos sonidos, sería el grado de abstracciones simbolizadas para su transmisión a los diversos miembros de la sociedad, así como la complejidad de su pensamiento y conducta. La clave del desarrollo lingüístico humano reside en su capacidad de producir nuevas, y cada vez más complejas, abstracciones que comunicar" (231).

Rivera constata el desarrollo de una arqueología más interpretativa, atenta no sólo al dónde y el cuándo de la producción de objetos culturales, sino también al cómo y por qué— es decir, a la interpretación de las bases cognitivas que permitían ese comportamiento. Sin por ello pasar a la "arqueología de lo invisible" que no esté basada en datos arqueológicos concretos y pase a la especulación. Yo entiendo la limitación, pero a la vez es de suponer que la arqueología de lo visible siempre irá limitada... aunque avance poco a poco el conocimiento sobre la prehistoria, hay cosas que nunca se sabrán, y sólo podemos obtener algún tipo de conocimiento sobre ellas (un conocimiento hipotético, claro) por medio de la especulación, y la construcción de hipótesis basadas en probabilidades y analogías.

El libro pasa revista a los restos arqueológicos de los diversos periodos del Paleolítico, repaso que resulta muy clarificador. Sobre todo cuando contemplamos el desfase cultural existente entre los desarrollos de la Edad de Piedra africana y la europea. Un desfase atribuible, claro está, a la aparición del Homo sapiens en África, y su posterior expansión por Asia y Oceanía, y finalmente por Europa. El libro recoge la teoría de la Eva mitocondrial, relativa a un origen africano "reciente" del Homo sapiens moderno, y se inclina en conjunto por esta teoría sobre la génesis de la la humanidad moderna, aunque recoge los argumentos relativos a la teoría multirregionalista, según la cual habría habido una mezcla genética sustancial de muchas poblaciones de Homo erectus con la nueva especie. Señala además cómo esta teoría de la Eva mitocondrial converge con la teoría del equilibrio puntuado en evolución, desarrollada por Stephen Jay Gould.

Es curioso como este debate de finales del siglo XX entre los out of Africa y los multirregionalistas (relativo al origen del homo sapiens, recordemos, no al de los australopitecos y primeras especies de homínidos, que sobre el origen africano de éstos hay más consenso) recoge una nueva versión de las discusiones decimonónicas sobre si la Humanidad había sido "creada" en un solo lugar o en distintas razas y distribuciones geográficas. Lo cierto es que las dos teorías no tienen por qué ser excluyentes, y yo casi me apunto a una tercera: la expansión de la especie humana a partir de Africa en dos oleadas principales, con un porcentaje del material genético actual derivado en su mayor parte de la segunda oleada, pero con cierta hibridación con la primera (por ejemplo, las noticias de 2010 sobre hibridación con neandertales a partir del análisis del genoma, ver "Using the Neanderthal Genome to Uncover Human Evolutionary History"). El particular desarrollo cultural de los Homo sapiens contribuiría a mantener sus grupos sin mezcla racial con las otras poblaciones, pero sin embargo debió darse en medidas diversas que aún están por determinar, mientras no haya análisis genéticos más exhaustivos de las diversas poblaciones humanas. Preveo que el resultado será que las dos teorías son ciertas dentro de un orden: origen africano, combinado con origen multirregional a partir de poblaciones anteriores. Y que el debate sobre si los humanos de ramas próximas son especies biológicas o no resultará modificado por la práctica cultural del aislamiento de grupos: aunque los humanos pudiesen reproducirse entre sí, de hecho no lo hacían en general, pues sus conductas sexuales iban determinadas por la cultura del grupo, no por la biología... Y así los humanos se fueron haciendo a sí mismos, por autoselección cultural.


Desde antes de la Historia

Desde que se publicó este libro ha habido diversos estudios que apoyan el origen africano de nuestra especie. Ahora me acuerdo de un estudio estadístico sobre distribución de fonemas en las distintas lenguas (Quentin D. Atkinson "Phonemic Diversity Supports a Serial Founder Effect Model of Language Expansion from Africa", Science 2011; ver Last Common Language Was in Africa). Y otro estudio de este año sobre distribución estadística, esta vez no de fonemas sino de genes (Henn et al."Hunter-gatherer Genomic Diversity Suggests a Southern African Origin for Modern Humans," PNAS 108, 2011. Ver también "Todos out of Africa").

Una de las cuestiones que más detalladamente argumenta Rivera es la asociación de una cultura simbólica elaborada a la expansión del homo sapiens tardío. Por cierto que esta diferencia entre "homo sapiens arcaico" y "homo sapiens tardío" poco a poco se está volviendo la realmente relevante, al menos en lo que a desarrollo cognitivo y simbólico se refiere, pues las primeras poblaciones de homo sapiens africanos no parecen haber diferido mucho en su comportamiento y cultura de sus antecesores o de poblaciones coetáneas evolucionadas en otras regiones—y durante más de cien mil años mantuvieron un ritmo de desarrollo (o quizá mejor dicho de estancamiento cultural) comparable, en lo que actualmente se nos alcanza con los datos existentes. Y es sólo en la Late Stone Age africana o en el Paleolítico Superior en Europa cuando se encuentran claras señales de una "explosión simbólica", con la aparición de restos arqueológicos de actividades artísticas, herramientas complejas, religión y rituales.... Con lo cual es quizá este desarrollo emergente y a partir de entonces acelerado lo que hay que explicar. Para Rivera, el desarrollo en cierta medida comparable de la cultura neandertal en esta época (su última época, claro) es prueba de una capacidad cognitiva expandible en esta (sub)especie, pero sólo activable por imitación, tras el contacto con las culturas del homo sapiens. Se inclina Rivera sin embargo por la tesis de un escaso contacto entre las dos poblaciones, y por una extinción de los neandertales provocada por factores ecológicos y climáticos, antes que por la competencia directa con el homo sapiens.

"Desde el inicio del Paleolítico Superior, el Homo sapiens sapiens va a desarrollar un mundo simbólico, cambiando sustancialmente sus formas de conducta. Creará, de una forma permanente y duradera, un pensamiento plenamente identificao con los conceptos abstractos y simbólicos de la individualidad social e individual, así como del desplazamiento elaborado, como se aprecia en las formas culturales características del Paleolítico Superior" (171).

La explicación de Rivera sobre el surgimiento de la cultura propiamente humana se hace sobre la base de los conceptos de emergencia y de exaptación, en línea muy semejante a como los he venido yo usando en mis artículos de este blog sobre la evolución. Y, por supuesto, en el desarrollo del lenguaje como herramienta simbólica compleja y capaz de comunicar abstracciones, un proceso de por sí emergente y en cierto modo también exaptativo cuando pasa a usarse para crear y comunicar conceptos abstractos:

"La modernidad en la conducta se logra cuando tales conceptos se desarrollan con un mínimo de complejidad, siendo capaces de generar otra importantísima propiedad cognitiva humana de carácter emergente, como es la reflexividad del pensamiento." (156)

Un importante argumento, pues, a favor de las humanidades en la comprensión de lo humano—pues el estudio de la reflexividad ha pertenecido mayormente al ámbito de las humanidades, aunque cuestiones neurológicas como las neuronas espejo prometen interesantes desarrollos desde el punto de vista científico, y puntos de contacto donde trabajar con la psicología cognitiva y la semiótica (ver Interacción internalizada: el desarrollo especular del lenguaje y del orden simbólico).

Da cierto peso Rivera al desarrollo de una teoría de la mente y de comportamiento social comunicativo antes del desarrollo de un lenguaje abstracto elaborado (por la relación cerebral entre gestualidad y áreas lingüísticas). A un lenguaje sonoro/gestual de baja abstracción siguió el desarrollo de un lenguaje abstracto complejo que sigue apoyado por gestos en la interacción. Son por otra parte cuestiones bastante intuitivas como él mismo señala (y como se puede ver en obras de ficción sobre la prehistoria, como la serie de Los hijos de la Tierra de Jean M. Auel o The Inheritors de William Golding). El desarrollo del lenguaje y de la conducta simbólica, argumenta Rivera, se retroalimentan, produciendo una capacidad simbólica cada vez más compleja: mayor individualización, mayor conceptualización de la propia identidad social y personal, posibilidad de conductas más elaboradas relativas a la explotación del medio, al conocimiento del tiempo y el paso de las estaciones, capacidad de previsión, etc. Estas conductas simbólicas se asientan sobre una base cognitiva propia de nuestra especie, más capaz que las que le precedieron o coexistieron con ella de fijar la atención consciente, y también de desarrollar representaciones mentales intensas a corto plazo (memoria de trabajo). No lo dice Rivera pero quizá estas transformaciones cognitivas haya que asociarlas al surgimiento y difusión de alguna mutación en la manera de coordinarse o enlazarse las neuronas en su activación.

El origen de las conductas simbólicas del Paleolítico superior parece situarse en Oriente Medio, antes de su expansión a Europa, aunque los datos no son concluyentes. (Parecería ser, entonces, que en Oriente medio está la cuna de la humanidad moderna en un doble sentido, primero de la cultura simbólica del Paleolítico, y luego del Neolítico, aunque haya también otros focos de cultura neolítica por ejemplo en América).

Es muy interesante, aunque insuficientemente desarrollado todavía, el modo en que procura Rivera asociar las capacidades cognitivas, tal como se evidencian en el registro arqueológico, al desarrollo de capacidades lingüísticas y de representación simbólica, temporal y espacial. Así por ejemplo distingue varios niveles de conceptualización del tiempo, según el uso que permiten del entorno y de los instrumentos culturales: cognición temporal inmediata, sin desplazamiento temporal más allá de la experiencia reciente y el futuro inmediato, tal como observamos en el comportamiento los grandes primates—aunque habría mucho que matizar aquí.  Desarrollo medio, desplazamiento temporal en elaboración, que permite la planificación, y representaciones temporales más complejas y extendidas. Hay que señalar que según qué tipo de representaciones temporales de este tipo sí están a mi entender al alcance de los simios y otros animales —no en vano se habla de la memoria de elefante.... Y, por último, desarrollo temporal amplio, con desplazamiento temporal elaborado, correspondiente a la humanidad moderna. El desarrollo temporal amplio lleva al desarrollo del concepto de historia, y al desarrollo de planificaciones elaboradas.

Pero habría que señalar que por supuesto estos tres grados se deberían especificar mucho más. Así, por ejemplo, por centrarnos en el último, habría que distinguir la humanidad capaz de narrar de la humanidad previa a la narración. Aquí entroncamos con una posible historia de las formas narrativas: desde las representaciones simples y más unidas a la existencia práctica del grupo social, a narraciones más ambiciosas y abstractas—mitos y sus rituales asociados.  Toda una historia de la Humanidad es la historia de sus sucesivas mitificaciones, cada vez más elaboradas—y Rivera da gran importancia al desarrollo de la religión como una forma cognitiva compleja. Pero, siguiendo con el desarrollo de la conciencia temporal y reflexiva, ya entramos en la historia del pensamiento propiamente dicha cuando tras la fase de mitologización vemos cómo el pensamiento, apoyado en la escritura, pasa a una fase de reflexividad más intensa, y surgen la filosofía, y la ciencia abstracta, y diversos discursos reflexivos y desmitologizadores. En esa historia de reconceptualización de nuestra propia historia aún estamos, enlazando las historias locales de la humanidad con una historia general—una historia de todo, lo que algunos llaman la Gran Historia—. Esta actividad de anclaje narrativo es un paso más en el desarrollo de una consciencia temporal extendida tal como la concibe Rivera. Y la conceptualización reflexiva sobre esta actividad, que es en lo que estamos, es un paso también en el desarrollo de la reflexividad cognitiva—la construcción de abstracciones comunicables y utilizables de modo consciente.

Adam's Tongue 12: El arbolito se convierte en un roble





Lunes 15 de agosto de 2011

Morning Has Broken






Ruinas de Palmira

Palmira


















Les années d'autrefois




Wanted Man



Aunque por regla general soy bastante unwanted, me gusta esta canción de Dylan. Qué coño, me gusta todo Dylan, ahora mismo estoy oyendo sus obras completas. Mención especial de agradecimiento al perro del vecino, que le añade unos efectos sonoros muy a tono.

I Shall Be Released




Domingo 14 de agosto de 2011

Derechos animales... de traca

Algunos de mis amigos de Facebook defienden los derechos de los animales, o se oponen al maltrato animal, con una retórica que equipara a animales y humanos, cosa que me parece, si se toma literalmente, ofensiva, y si se toma como estrategia retórica, condenada al fracaso y la refutación. De todos modos parecen estar pensando mayormente en dos tipos de animales: en mascotas maltratadas, y en los toros de las corridas. Eso deja fuera de consideración al 99% de los animales con los cuales tratamos los humanos, normalmente para comérnoslos o exterminarlos. La desagradable naturaleza carnívora de los humanos, y su tendencia a luchar contra las plagas, es algo que generalmente se pasa por alto en estos idealistas grupos y memes para pegar en muros.

No hay duda de que hay personas mucho peores que cualquier animal. Y sin embargo son personas (por eso son peores). En cuanto a los derechos de los animales, la cuestión no es si ha de haberlos o no (al menos no es cuestión en las sociedades avanzadas) sino qué derechos para qué animales. Como dijo Napoleón, "todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros".

Me han enviado esta Declaración Universal de los Derechos de los Animales. Léansela, pero léansela bien—y acuérdense de mejillones, moscas, piojos, ratas, procesionarias y cucarachas, no sólo de delfines y lindos gatitos, porque no es la declaración universal de los derechos de los delfines y los lindos gatitos.


Declaración universal de los derechos de los animales

Considerando que todo animal posee derechos y que el desconocimiento y desprecio de dichos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y los animales, se proclama lo siguiente:

Artículo No. 1
Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

(!)
 
Artículo No. 2
a) Todo animal tiene derecho al respeto.
b) El hombre, como especie animal, no puede atribuirse el derecho de exterminar a los otros animales o de explotarlos, violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales.
c) Todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre.

(!!)

Artículo No. 3
a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles.
b) Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

(!!!)

Artículo No. 4
a) Todo animal perteneciente a una especie salvaje tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse.
b) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho.

(!!!!)

Artículo No. 5
a) Todo animal perteneciente a una especie que viva tradicionalmente en el entorno del hombre tiene derecho a vivir y crecer al ritmo y en las condiciones de vida y de libertad que sean propias de su especie.
b) Toda modificación de dicho ritmo o dichas condiciones que fuera impuesta por el hombre con fines mercantiles es contraria a dicho derecho.

(!!!!!). Realmente en los cinco primeros artículos tengo que recurrir al no comment. Empezando por la idea de que existen unos derechos así flotando en el aire, o inscritos en la mente del universo, previos a su reconocimiento en algún sistema jurídico o moral humano. Algunos de los siguientes tienen más sentido, dentro de un orden, sobre todo si pensamos que "el legislador" está pensando en mamíferos, aves, etc.:

Artículo No. 6
a) Todo animal que el hombre haya escogido como compañero tiene derecho a que la duración de su vida sea conforme a su longevidad natural.
b) El abandono de un animal es un acto cruel y degradante.

Artículo No. 7
Todo animal de trabajo tiene derecho a una limitación razonable del tiempo e intensidad del trabajo, a una alimentación reparadora y al reposo.

Artículo No. 8
a) La experimentación animal que implique un sufrimiento físico o psicológico es incompatible con los derechos del animal, tanto si se trata de experimentos médicos, científicos, comerciales, como de otra forma de experimentación.
b) Las técnicas alternativas deben ser utilizadas y desarrolladas.

Artículo No. 9
Cuando un animal es criado para la alimentación debe ser nutrido, instalado y transportado, así como sacrificado, sin que ello resulte para él motivo de ansiedad o dolor.


—Y los siguientes artículos vuelven a desbarrar por momentos, una vez pensamos que son de aplicación a todo bicho viviente.


Artículo No. 10
a) Ningún animal debe ser explotado para esparcimiento del hombre.
b) Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de animales son incompatibles con la dignidad del animal.

Artículo No. 11
Todo acto que implique la muerte de un animal sin necesidad es un biocidio, es decir, un crimen contra la vida.

Artículo No. 12
a) Todo acto que implique la muerte de un gran número de animales salvajes es un genocidio, es decir, un crimen contra la especie.
b) La contaminación y la destrucción del ambiente natural conducen al genocidio.

Artículo No. 13
a) Un animal muerto debe ser tratado con respeto.
b) Las escenas de violencia, en las cuales los animales son víctimas, deben ser prohibidas en el cine y en la televisión, salvo si ellas tienen como fin dar muestra de los atentados contra los derechos del animal.

Artículo No. 14
a) Los organismos de protección y salvaguarda de los animales deben ser representados a nivel gubernamental.
b) Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley, como lo son los derechos del hombre.

Esta declaración fue adoptada por La Liga Internacional de los Derechos del Animal en 1977, que la proclamó al año siguiente. Posteriormente, fue aprobada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Leyendo esto nadie diría que hay animales superiores e inferiores, o animales que son perjudiciales y dañinos, o animales en peligro de extinción y otros que no. Al no distinguir generalmente hablando entre unos animales y otros, que es donde se halla la clave de la cuestión, esta declaración es puro buenismo vaporoso y vacuo. Es la prueba, me parece, de que en la ONU entre café y café se aprueba cualquier cosa que suene a música celestial, y luego las quejas al maestro armero.


Protegiendo a los toros





El sol en el árbol









Sábado 13 de agosto de 2011

Vuelve la guerra de grullas y pigmeos

Un extraño mito griego, casi olvidado: el odio mutuo de grullas y pigmeos, y sus recurrentes batallas. Durante siglos se convirtió en una fábula porque dejó de creerse en la existencia de los pigmeos. Ahora no sólo han vuelto los pigmeos, sino también la guerra contra las grullas. O al menos eso aventuran algunos, cuando nos hemos enterado de la convivencia (quizá no pacífica) de una raza de cigüeñas o marabús gigantes y de los diminutos hobbits en la isla de Flores. Aquí hay un post donde se especula al respecto. Y aquí una noticia aún más sensacionalista del Telegraph.  Aunque los autores no parecen haber oído hablar de la mítica guerra de grullas y pigmeos referida por los autores griegos.  A saber si lo que cuentan al respecto la Ilíada o la Historia natural de Plinio no es una última reliquia narrativa de la existencia de estos ebu gogos hasta hace unos miles de años. Aquí hay una web sobre pigmeos de la mitología griega, en el sitio web de mitología griega Theoi.

Los viajes de Mandeville y el Hombre de Flores








Solar

Sin darme cuenta, me compré dos novelas de título parecido para este verano, Solar y Solaris. La segunda un clásico de Lem; la primera creo que será un episodio olvidable de la carrera de Ian McEwan. En realidad no es que me haya gustado leerla menos que otras suyas recientes, como Saturday, Atonement o Chesil Beach, es entretenida, divertida y con temática interesante, una especie de campus novel sobre un premio nobel astroso. Pero la impresión final es de confusión y de falta de forma, termina súbitamente quizá a la vez que la vida del protagonista Beard. El final es abierto, pero es muy creíble pensar que le da un colapso o ataque cardíaco al final, cuando ve llegar hacia él a sus dos amantes, descubierta su bigamia, justo tras haberse hundido su proyecto científico sobre energía solar. Bueno, es una resolución, pero viene a ser  tan caótica como la vida de este hombre. Es un pícaro moderno, que reúne en sí todos los extremos de la condición humana: a la vez genio y estafador a nivel científico, a partes iguales iluminado e incompetente; es repugnante, gordo bajito de malas costumbres, y a la vez seduce a una mujer tras otra, sin que por ello mejore su vida afectiva—a nivel humano es bastante impresentable, y de hecho un criminal, impostor y manipulador, aunque poco de eso se descubre, y públicamente goza de buena fama y de respeto social por un premio Nobel que ganó. En fin, quizá una novela sobre la ambigüedad de la condición humana, una demostración más de que un individuo muy concreto y específicamente delineado puede ser un paradigma de la condición humana en general. Y quizá, más en concreto, de este Occidente un tanto desquiciado que ha emprendido una carrera contra sí mismo, por perpetuar su manera de vivir despilfarradora y desordenada, una vez se van quemando los últimos cartuchos del petróleo. ¿Llegará a tiempo la energía solar? Beard, que es Occidente personificado, hace lo que puede por conseguirlo, y eso le da una dimensión heroica y grandiosa a su historia, aunque él mismo es un escéptico con el valor de la vida humana, la suya y la de los demás. En cualquier caso, parece ser que Beard pierde la carrera, y la novela es más sarcástica y pesimista que otra cosa. La vida seguirá, piensa Beard, aunque él se muera por el cáncer que ha empezado a desarrollar y en el cual prefiere no pensar. Y en todo caso, si el planeta se sume en el caos, o incluso si se extingue la humanidad, la energía del sol seguirá alimentando nuevas formas de vida. Mientras dure, que todo termina, y a veces antes de lo que pensamos.

Ian McEwan, Saturday




Es la bola de cristal





Too old to Rock'n Roll, Too Young to Die


Jethro Tull era uno de los grupos que me gustaban hace treinta años... pero hace tiempo que no los oía. Quizá esos treinta años, porque nunca me llegué a comprar el disco, pocos discos compraba yo hace treinta años, y ahora estoy volviendo a comprar pocos. Esta canción, "Demasiado viejo para el rock and roll, demasiado joven para morir" era una de las favoritas mías y de todo el mundo:





Too Old To Rock 'n' Roll Too Young To Die

The old Rocker wore his hair too long,
wore his trouser cuffs too tight.
Unfashionable to the end --- drank his ale too light.
Death's head belt buckle --- yesterday's dreams ---
the transport caf' prophet of doom.
Ringing no change in his double-sewn seams
in his post-war-babe gloom.

Now he's too old to Rock'n'Roll but he's too young to die.

He once owned a Harley Davidson and a Triumph Bonneville.
Counted his friends in burned-out spark plugs
and prays that he always will.
But he's the last of the blue blood greaser boys
all of his mates are doing time:
married with three kids up by the ring road
sold their souls straight down the line.
And some of them own little sports cars
and meet at the tennis club do's.
For drinks on a Sunday --- work on Monday.
They've thrown away their blue suede shoes.

Now they're too old to Rock'n'Roll and they're too young to die.

So the old Rocker gets out his bike
to make a ton before he takes his leave.
Up on the A1 by Scotch Corner
just like it used to be.
And as he flies --- tears in his eyes ---
his wind-whipped words echo the final take
and he hits the trunk road doing around 120
with no room left to brake.

And he was too old to Rock'n'Roll but he was too young to die.
No, you're never too old to Rock'n'Roll if you're too young to die.



Qué habra sido de mi Harley particular, mi Triumph Bonneville, mi Kawasaki Vulcan...

L'Homme à la moto 2





Viernes 12 de agosto de 2011

Últimas luces del cielo 3






Jueves 11 de agosto de 2011

The Web Preserve Thy Verse

Unas parodias internetizadas de poesía inglesa—seleccionadas de un duelo poético entre Abi Sutherland y Chris Clarke visto en Making Light— "The soft and unmistakable sound of a gauntlet landing on the dusty ground". Newbies, abstain.

ray caesar 4

Abi Sutherland:    

“You are old, Mr Clarke,” the woman said, stunned,
“And your music has gone out of style;
Yet your circles are full and your comments +1’d
Have you been on the net a long while?”

“In my youth,” Mr. Clarke replied to the lass,
“Our flamewars used genuine fires.
I still carve my zeroes; my ones are hand-cast.
They barely fit through the wires.”

“You are old,” said the girl, “you once used AOL
As shorthand to mean ‘you are clueless’.
I’ve no doubt at all you were once on the WELL —
Are you awestruck by all the newness?”

“In my youth,” said the blogger, pausing his post,
“Discussions on Usenet were clever.
And here we are still, and I don’t mean to boast,
But I’m just as witty as ever.”

“You are old, said the girl again, “antedating
Both Napster and Wikipedia.
Are you really a part of the world we’re creating
With sharing and social media?”

“In my youth” said the writer, “we shared without fail:
The carbon would blacken our cc’s.
We guessed from their style which posters were male,
But often we doubted their species.”

“You are old,” said the girl, “I can scarcely believe
The time you have been wasting in chatter.
What famines and poverties did you relieve
What injustices did you shatter?”

“I have answered three questions, and that is enough,”
Said Chris; “Tell me how if you’re friendless
You expect you can change all of that crucial stuff?
The potential of wank is just endless.”



Chris Clarke:   

 I
Among twenty spammy newsgroups,
The only moving thing
Was the yap of the newbie.

II
I was of three minds,
Like a tree
That was linked on Metafilter.

III
The noob mailed everyone he knew.
Text was a small part of the GIFs in MIME.

IV
A man and a woman
Are one.
A man is a woman, and a newbie
+1s.

V
I do not know which to prefer,
The beauty of clueless yammering
Or the beauty of WTF,
The newbie tweeting
Or just after.

VI
Giffy files filled my long window
With iterative trash.
The shadow of the LOLcat
Crossed it, to and fro.
The newbie
Posted in shadow
An indecipherable meme.

VII
O bloggers of Godwin,
Why do you bother with golden words?
Do you not see how the point
Flies over the heads
Of the newbies about you?

VIII
I know mobile access
In lurid, inescapable schisms;
But I know, too,
That the newbie is involved
In [FOO]FAIL 2012.

IX
When the newbie ran out of words,
It made for glee
In one or many circles.

X
At the sight of newbies
Flying in a green light,
Even the pages of Geocities
Would cry out sharply.

XI
He blogged about Lieberman
In a glass house.
Once, a fear pierced him,
That some had mistook
The outlines of his quippage
For a newbie’s.

XII
The cursor is moving.
The newbie must be lying.

XIII
It was September all year.
They were posting
And they were going to post.
The newbie sat
In the Cheeto-crumbs.
 



 
Abi Sutherland:    

Raging and raging in the lengthening thread
The mood will not heed the moderator;
Rules sprout loopholes; the FAQ cannot answer;
Mere trollery is loosed upon the site,
The lambent prose is loosed, and everywhere
The assumption of good faith is crumbled;
The best lack all conviction, while the worst
Are full of passionate intensity.

Surely some resolution is at hand;
Surely Going Viral is at hand.
Going Viral! Hardly are those words onscreen
When a vast image out of Fandom Wank
Troubles my stream: somewhere in the wilds of the net
A community with zeitgeist and common purpose,
A cause right and pitiless as the sun,
Is searching for a forum, while all their LJs
Trail threads of the approving, supportive THIS’s.
The tweets move on again; but now I know
That 287 TLDs of peaceful sites
Were vexed to nightmare by a raging thread
And what rough horde, its cause come round at last
Slouches toward my website to be borne?
 
Chris Clarke:    

Shall I compare thee to a Summer’s Eve?
Thou art more trollish and intemperate:
Rough words don’t slake your need to vent your peeve,
And someone here is past their sell-by date:
Sometime too hot the heads of heaven, mind,
And finer posts than yours rejected, Jim;
And every rant from narcissists declined,
Or from their needless words their vowels betrimm’d:
But the endless Septembering you’ve brayed
Has lost possession of what slack I owest;
Nor would Death long bear the crap you’ve laid,
When in these endless threads manure you throwest:
So long as men can breathe, or eyes can see,
Go back under your bridge, and eat my shorts.
 

 
Abi Sutherland:    

This ae site, this ae site,
So long as screen-light glowes,
Joke and jest and fire-fight,
The web preserve thy prose.

When thou from hence art AFK
To Ever September make thy way

If ever thou gavest a newbie grace
Here in comfort take thy place

If taunting newbies was thy thing
Lang may thou with griefing sting

From Ever September click away
To Blogosphere make thou thy way

If ever a stranger thou savéd from flame
Here will others for thou do the same.

If only thy friends were safe with thee
4chan is thy destiny.

From Blogosphere then click away
To Social Media make thy way.

If ever with links thou gavest credit
Thy posts and name be top on Reddit.

If links and credit thou oft left aside
Thy authorship be alway denied.

This ae site, this ae site,
So long as screen-light glowes,
Joke and jest and fire-fight,
The web preserve thy prose.



—This, ladies and gentlemen, is what the internet is for.

______


También me gustan las contribuciones de algunos comentarios, por ejemplo esta de Relic sobre los nombres de los trolls:

The Naming of Trolls is a difficult matter,
It isn't just one of your Fluorosphere games;
You may think at first I'm as mad as a hatter
When I tell you, a troll must have THREE DIFFERENT NAMES.
First of all, there's a name for defining a meddler,
Such as Sockpuppet, Cannibal, Feeder of Flames,
Such as Drive-By or Threadjacker, Hlep or Slug Peddler--
All of them trollishly suitable names.
There are subtler terms if you think they sound sweeter,
Some for the bridge-dwellers, some for their games:
Such as Churlish, Crook-Pated, Pearl Clutching, Chest-Beater--
But all of them trollishly suitable names.
But I tell you, a troll needs a name that's particular,
A name that's peculiar, and more specified,
Else how can he maintain his rant perpendicular,
Or spread his fresh compost, or keep his posts snide?
Of names of this kind, I can give you a quorum,
Such as N00B8R, Haxxor, or URn@shl,
Such as 2SMUG_180, or else WTForum-
Names that never belong to more than one troll.
But above and beyond there's still one name left over,
And that is the name that you never will guess;
The name that no Google research can discover--
But THE TROLL HIMSELF KNOWS, and will never confess.
When you notice a troll in profound frothination,
The reason, I tell you, is always the same:
His spleen is inflamed by complete liberation
From the truth, from the truth, from the truth of his name:
His indubitable dubious
Indubiouslydubitable
Real, indisputable, culpable Name.


—o este de Bruce Cohen sobre una
flame war:

The sockpuppet and the 4chan troll
met to play mortal whack-a-mole.
'Twas late at night and (as you'd expect)
neither had for the other a bit of respect.
The posters and lurkers logged in yet
perceived that flame would fill the net.
There was going to be a horrible war.
(I wasn't there, I was later told
what happened just as it did unfold).

The sockpuppet started with "I'm in your base!"
And the 4-chan troll replied "In your face!"
The site was littered, an hour or so,
With scorn and snark and to-and-fro,
While the commenters feared for peaceful status
and hoped for even a brief hiatus,
dreading the spread of the heightening flame.
(Now mind: I'm only telling you
What those who were watching swear is true!)

A lurker was startled enough to post,
that revolted as she was she was quite engrossed,
But the sockpuppet and the 4chan troll
argued and fought without self-control
Employing every meme and trope
so the comment server could barely cope.
And, oh! how the outrage and insolence flew!
(Don't fancy I would tell you wrong -
I heard it from one who was there all along!)

Next morning, as far as any could scroll,
They found no trace of sock or troll;
And some folks think unto this day
That Cthulhu stole their words away!
But the truth about the troll and sock
Is this: erased by perfect mock!
Now what do you really think of that!
(The lurkers in email told me so,
And that is how I came to know.)

La letra pequeña






Avanza una nube pesada



Dieta generalista (Compitiendo con los ogros)

Leemos en Público una de las últimas entregas de la saga de Atapuerca, con más datos sobre la alimentación de los Homo heidelbergensis y Homo antecessor que nos precedieron en España, bastante antes de los iberos y los celtas. Ahora el equipo de Carbonell, Arsuaga et al. encuentra en los Heidelbergensis una dieta de cazadores de bisontes, cosa esperable quizá. Más llamativos son los detalles que acompañan a la dieta del antecessor.
De estos ya se sabía que eran caníbales, por las raspaduras dejadas en los huesos por instrumentos de piedra: ahora nos dicen que tenían una "dieta generalista" y que acompañaban sus festines de carne humana con frutos del bosque—en concreto con frutas de almez. almezAparte de que casi suene gourmet, se me ocurre que el canibalismo sistemático pudo tener importantes consecuencias evolutivas, y de organización social. Por decirlo de otra manera, si somos hijos de la guerra, también puede sospecharse que si tan alto hemos llegado es porque vamos a hombros de caníbales. Dos hechos que no son quizá sino sólo dos aspectos del mismo. 

No descendemos directamente del antecessor europeo, que fue sustituído por el Homo sapiens de origen africano —posiblemente exterminado mediante la guerra, es de suponer, suponiendo que se pueda llamar guerra a esa condición hobbesiana originaria en la que el homo homini lupus. El hombre era un lobo para el hombre en dos sentidos: como presa y como cooperador. Se organizaban en pequeños grupos lobunos, y debían temer más que nada a los otros pequeños grupos de humanos, para quienes eran presa—esto a diferencia de los lobos, que no se suelen meter con otros lobos: eso del canibalismo es cuestión de simios carroñeros y degenerados. Este tipo de sociedad caníbal crea un tipo de presión selectiva muy especial, todo un entorno ecológico que moldea la inteligencia y el tipo de relaciones sociales favorecidas. Para empezar, fomenta una solidaridad grupal férrea: es el grupo el que define la realidad del individuo, y el mundo en el que se mueve. Y todas las conductas rituales, simbólicas, etc. que ayuden a cohesionar al grupo, a darle unidad y a demarcarlo de los demás, resultarán altamente favorecidas y seleccionadas. Por supuesto también se favorece todo tipo de desarrollo de la teoría de la mente y de la inteligencia maquiavélica que permita anticiparse a las acciones de los otros grupos y usarlas en beneficio propio. El pensamiento estratégico, los planes, la proyección de futuro, resultan ser ventajas sometidas a intensa presión selectiva: los mejores estrategas, y los más organizados en sus defensas, serán quienes sobrevivan. No hay que olvidar que una vez nos embarcamos en esta espiral de guerra universal, en la carrera armamentística del Paleolítico, la evolución pasa a ser lamarckiana más que darwiniana—a medida que los rivales más temibles no son ya los osos y leones, cuyas costumbres y movimientos son conocidos y predecibles en gran medida, sino otros humanos como nosotros, cuyo comportamiento es variable y emergente, y requiere adaptación continua.  El canibalismo cumplía así una doble función, o triple: eliminaba a los grupos sociales menos aptos en esta lucha por la vida, reforzaba la cohesión grupal—pues cada festín antropofágico era un recordatorio de lo que había en juego—e intensificaba las dinámicas de competitividad social, al depender una parte del "aporte calórico" directamente de la eliminación de los grupos enemigos, o de los miembros del propio grupo con menos apoyos sociales. 

Es fácil ver cómo un fenómeno social y cognitivo tal como el lenguaje resulta enormemente competitivo en un entorno semejante, y cómo se crea una fuerte presión selectiva para mejorar las palabras de la tribu, que decía Mallarmé. El lenguaje que permita comprender, manipular y planificar el entorno—pero ante todo, el lenguaje que permita cohesionar al grupo como tal, y separarlo de los otros de manera identificable. El lenguaje es lo que separa a los propios de los bárbaros, y los bárbaros son como los animales: a la vez presas y depredadores peligrosos. Esta es una de las bases de la atomización lingüística de la prehistoria, de la humanidad dividida por sus miles de lenguajes, que es la que hemos heredado. Cada uno de éstos que se pierde es una gran pérdida... pero hay que ver la otra cara de la cuestión, el aislamiento y rivalidad en los que se basaba esta fructífera diversidad.

Naturalmente, en un entorno de pequeñísimos grupos nómadas, también hay variabilidad e intercambio social: y aparte del pequeño grupo de aliados incondicionales está un poco más allá el segundo círculo: el círculo de grupos menos hostiles, parientes lejanos quizá, que hablan un lenguaje parecido, potencialmente aliados si aprieta un enemigo más poderoso, o si hay que organizar una gran caza anual. Podemos imaginar la dinámica de interioridad/exterioridad, de identificación y alteridad, a la que da lugar un entorno ecológico semejante: es en realidad el que hemos heredado, un tanto evolucionado y complicado, pero reconocible en sus contornos básicos.

El homo sapiens debió surgir en un pequeño grupo sometido a este tipo de presión guerrera y caníbal. Es debatido aún el papel de las mutaciones en el origen de la raza humana: pero es fácil ver que si en algún momento hubo una mutación cognitivamente ventajosa hasta un nivel determinante en uno de estos grupos—una aparición emergente súbita de una complejidad lingüística o de asociación simbólica, por ejemplo, éste es el entorno ideal para que semejante mutación se conserve y extienda en un pequeño grupo. Y más allá aún, una vez que este pequeño grupo prolifera y se divide, y resulta que se hace el líder de la sabana, y se identifica a sí mismo como "el hombre que sabe" frente a los que no saben—los otros, que son a la vez una presa y una amenaza a exterminar.  Y si se impuso el homo sapiens a los demás fue por una combinación de esta inteligencia social, lingüística, cognitiva superior, que le llevaba a una superioridad en el establecimiento de redes sociales y en el uso del entorno—pero son ventajas que surgen en un entorno muy concreto, el de la guerra caníbal universal, y son de hecho sus productos. 

El canibalismo no acabó con el Homo antecessor: los neandertales también eran caníbales, y lo ha practicado el homo sapiens seguramente desde su origen. Pero de maneras cada vez más aisladas: con el homo sapiens el canibalismo tendió a volverse más simbólico y ritual, como es propio de una especie de socialización más compleja, y con una marcada tendencia a cubrir todos sus actos con una gruesa capa de ritual y símbolo. Tal como yo lo imagino, sería más ritual el canibalismo cuanto más próximo fuese el devorado: si era un miembro de la familia, como entre los antiguos escitas, o si era un enemigo, un humano de pleno derecho. Me imagino que especies humanas más primitivas, si hubo contacto con ellas, tendrían un status intermedio, pero más cercano a la pieza de caza, quizá. Y de ahí provienen las historias de ogros del bosque. Las especies cuyo canibalismo era más puramente alimenticio y menos simbólico fueron exterminadas, seguramente sin muchas contemplaciones, y denigrando sus prácticas aberrantes, usándolas como signo de oposición entre ellos y nosotros. El canibalismo, en su proceso de socialización, se convirtió para algunas tribus en la marca de la alteridad, del otro abyecto, el semihumano al que hay que exterminar, mientras algunos grupos lo seguían practicando ritualmente: una práctica a la vez sagrada y abyecta. (La comunión cristiana es una fase tardía y muy simbolizada de este canibalismo ritual). A muchos de los viejos ogros, probablemente nos los comimos a las finas hierbas, y luego contamos historias sobre ellos alrededor de la hoguera.

En tiempos de los cíclopes





Un logo landmark

Un logo landmark by JoseAngelGarciaLanda
Un logo landmark, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.





Miércoles 10 de agosto de 2011

Spandrels and exaptive behavior


Stephen Jay Gould called those structural or functional traits riding piggyback on traits selected for fitness "spandrels". One further way in which they may make an evolutionary story more complicated is by (sometimes) becoming functional and adaptive in a different context, or by allowing the organism to develop an emergent behavioural function. E.g. the ability to create vivid imaginary worlds may be a side effect of a big brain selected for adaptive intelligent behavior, but then these imaginary constructs (religion, rituals, myths, shared stories, fictions) may provide useful vehicles for socially useful beliefs, behavior, which in turn may help make a group more competitive in terms of the transmission of social knowledge and the development of ideologies of social cohesion or help maintain an efficient social organization. A complex and efficient society may in turn lead to further emergent modes of social behavior and cognition. The dynamics of selection, adaptation, exaptation and emergence is complex indeed, and makes for interesting stories.

(A comment to a post by Norman Holland on literary darwinism).


______

And a comment on literary darwinism on the PsyArt list:

Norm & all,
 
Like any other 'ism', literary Darwinism might provide a useful way to approach literature--but also like any other ism, it has limits.
 
If the purpose of storytelling is to further our own evolution as a species, sure, work from authors like Jack London might have "instructional value."  And I'm thinking mostly of turn-of-the-century Naturalist authors who, no surprise, were writing when evolution was still scientifically groundbreaking.  Once you move beyond modernism into the "postmodern era" (at least as defined by most literary historians/critics), where you have experimental, genre-bending, absurdist, meta-fictional literature, etc, the theory runs into trouble. Currently I'm reading DeLillo's Underworld--and I suspect any Darwinist interpretation of that epic would be *way* too simplistic.
 
It (literary Darwinism) just seems like another critical movement which will itself follow an evolutionary trajectory.  It'll gain traction, maybe have a devoted following of practitioners for a while, and either morph into something new, or die out.  :-)
 
Best,
Jason Roberts
Doctoral candidate, English
Oklahoma State University



In the beginning — in the beginning


La playa de Ivo

La playa de Ivo by JoseAngelGarciaLanda
La playa de Ivo, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.






hostiasPan sin hostias

Otra vez una ola de disturbios repentinos y desproporcionados mayormente entre jóvenes, muchos de minorías étnicas, revueltos violentamente contra la policía y los demás vecinos, sirviéndose de redes sociales y mensajería para organizar sus ataques y concentraciones. Lo que pasa en Londres, Manchester, etc., no es sino lo que pasó en París hace seis años: el resultado de una generación de chavales que han crecido sin educación—desvinculados emocionalmente de sus familias y de los valores de su comunidad, ya sea étnica o nacional, e identificados con su grupillo de gamberros que les da el reconocimiento mutuo y con nada más. Se han criado en un ambiente de hostilidad al Estado y a la sociedad organizada: al "sistema" se le puede dar leña, que es de goma. Y la respuesta es la misma que ya recomendé para la red de quemacoches de París: lo que necesitan urgentemente es una manta de hostias bien dadas, para comenzar su educación para la ciudadanía, y enterarse de que forman parte de una sociedad más amplia. En su infancia les hacen falta: que no se las ha dado nadie y llevan muchas de retraso. Las necesitan más que comer, pues muertos de hambre no son: que no sólo de pan vive el hombre, sino también de hostias. Les ha faltado una familia responsable, una educación en el respeto a los demás, aunque no sean de su pandilla ni de su raza ni de su edad—y disciplina. Esto de las kdadas para saquear e incendiar, es su manera de pedir an education a gritos. Yo creo que tienen derecho a ella, empezando por lo básico. Lamentablemente, si no les han educado hasta ahora, no creo que vayan a empezar a estas alturas.


_______


Oigo a un sociólogo hablar del descontento con el sistema, de los jóvenes sin alicientes en la vida, falta de expectativas e ilusiones, etc.  Muy propio de muchos intelectuales universitarios, el justificar a los vándalos y matones. Se hace con cierta frecuencia. Pero aquí no.  Aquí hay un debate más sensato al respecto. A notar, especialmente, lo que dicen sobre el ingrediente de machismo, de testosterona masculina y de gallitos de barrio que en estos fenómenos.

_____


Y aquí un artículo de Philip Johnson en el Daily Telegraph: "London and UK Riots: The Long Retreat of Order". Donde dice que sólo entenderemos estos disturbios reconociendo antes una cosa: que ya hace muchos años que la policía británica ha dejado el control de las calles a los pandilleros y delincuentes, y que esto debe cambiar.


La galaxia Internet, y su centro








Martes 9 de agosto de 2011

Llegar a los diecisiete












Lunes 8 de agosto de 2011

El pernicioso legado de la Gran Cadena del Ser
(Una curiosa paradoja en el evolucionismo)

O, quizá, complexity and integration in a hierarchical universe. Sigo leyendo a ratos sueltos Evolución, de Dawkins, y me temo que voy a tener que seguir apostillando algunos de sus conceptos. En el capítulo sobre "¿El eslabón perdido? ¿Qué significa 'perdido'?" —hay una sección titulada "El pernicioso legado de la Gran Cadena del Ser", en la que Dawkins argumenta contra la idea de que exista algún tipo de jerarquía evolutiva en la Naturaleza. Es la tesis fashion entre algunos biólogos: creer que "todos los seres vivos estamos igualmente evolucionados":Chain of Being

Detrás de gran parte de las demandas de "eslabones perdidos" hay un mito medieval, que ocupaba las mentes de los hombres justo hasta la época de Darwin y las confundió pertinazmente a partir de entonces. Es el mito de la Gran Cadena del Ser, según el cual todo el Universo descansa sobre una escalera, con Dios en la parte más alta, luego los arcángeles, luego varios rangos de ángeles, luego los seres humanos, luego los animales, luego las plantas y luego las piedras y otras creaciones inanimadas. Dado que esto procede de una época en la que el racismo era normal, no necesito añadir que no todos los seres humanos estaban situados en el mismo peldaño. ¡Oh, no! Y por supuesto los machos estaban un peldaño por encima de las hembras de su clase (que es la razón por la que escribí "ocupaba las mentes de los hombres" en la frase inicial de esta sección. Pero fue la supuesta jerarquía dentro del reino animal la que tuvo mayor capacidad para enturbiar las aguas cuando entró en escena la idea de la evolución. Parecía natural suponer que los animales "inferiores" evolucionaron hacia animales "superiores" (...) pero el mito de la escalera completa está profundamente mal planteado y es antievolutivo, como mostraré ahora.
    Las denominaciones "animales superiores" y "animales inferiores" se nos escapan tan fácilmente de la boca que sorprende darse cuenta de que, lejos de encajar con naturalidad en el pensamiento evolutivo, como uno podía suponer, eran, y son, profundamente antitéticas con él. Pensamos que sabemos que los chimpancés son animales superiores y las lombrices inferiores, pensamos que siempre hemos sabido lo que esto significa, y pensamos que la evolución lo evidencia de forma aún más clara. Pero no lo hace. No está en absoluto claro lo que significa. O, si significa algo, significa tantas cosas diferentes que es desorientador, e incluso pernicioso. (Dawkins, Evolución 146-47).

Luego pasa revista Dawkins a las posibles fuentes de error que nos llevan a creer en animales superiores. La implicación está también clara: el hombre tampoco es un animal superior, y no puede decirse (a juicio de Dawkins) que sea superior a los animales, es una afirmación que en sus parámetros evolucionistas no tiene sentido. Ahora bien, en los míos sí. Y en la Gran Cadena del Ser, aunque en efecto es pre- o antievolucionista, encuentro, al contrario que Dawkins, interesantes elementos protoevolucionistas.


Veamos algunas de las refutaciones de Dawkins a preguntas "tontas" sobre la complejidad y la jerarquía evolutiva:

¿Los monos evolucionaron a partir de las lombrices, o los humanos a partir de los monos?
No, nos dice: ningún ser vivo ha evolucionado a partir de otro que exista en la actualidad, aparte de algunos casos de especiación reciente o en curso. Hasta ahí estamos en líneas generales de acuerdo, y ya lo decía yo también: yo no desciendo de ningún chimpancé.

¿El antepasado común de los monos y de las lombrices se parecía más a una lombriz que a un mono? 
Bueno, a esto sí que le ve más sentido Dawkins, algunos animales han cambiado más que otros a partir de un antepasado común. (Por aquí podría empezar a hacer agua su argumento, por cierto). Quedará por ver cómo se mide la cantidad de cambio—y si hay algún cambio que podamos decir que lleva a un animal a un nivel de superioridad. Dawkins o bien cree que no, o bien se acaba de embarcar en un razonamiento contradictorio.

Otros argumentos "tontos" que usamos según Dawkins para apuntalar lo que llama "esnobismo zoológico": ¿Los monos son más inteligentes [o más guapos, tienen genomas más grandes, diseños corporales más complejos, etc.] que las lombrices? Son muchos criterios distintos, y por lo mismo no funcionan coordinadamente. Pero vuelve a fallar el razonamiento de Dawkins: primero porque (a) hay que refutar cada argumento por separado, no el pseudoargumento según el cual todas estas cosas irían unidas necesariamente en el mismo paquete. Además, cuando hablamos de "superioridad" nos referimos antes a unos tipos de superioridad que a otros. Admiraremos la complejidad y superioridad relativa de una complejísima orquídea que ha coevolucionado con una mariposa; y puede ser un criterio para considerarla una "planta superior", suponiendo que este concepto sea de aplicación—pero es la inteligencia, la superior entre las cualidades superiores. El tamaño del genoma que yo sepa no le ha preocupado jamás a nadie para estas cuestiones, igual que nadie mide la superioridad de los animales con una balanza, según cuál pesa más. Así que... no dejemos que nos escamotee Dawkins el argumento de la inteligencia superior, mezclándolo con otros indebidamente. Otra cosa es que sea fácil de definir la inteligencia, que no lo es. 

Otro argumento "tonto" más: ¿Los monos se parecen más a los seres humanos que las lombrices? Pues sí, dice Dawkins, pero se pregunta "¿Por qué elegimos a los humanos como estándar por el que juzgar a los otros organismos?" (149). Realmente consigue Dawkins que suene fatuo hacerlo, pero hay que contestar que lo hacemos porque somos humanos— y Dawkins también. La evolución no se dirige a los humanos, arguye—evidentemente, se dirige en muchas direcciones distintas, pero hay una que en concreto que no es indiferente ni para los humanos ni para la Ciencia deshumanizada. ¿Por qué tampoco para la Ciencia Deshumanizada? Pues muy sencillo: porque la Ciencia Deshumanizada no existe sino en apariencia. Toda ciencia es una actividad humana, y torpe ciencia es la que ignora esta cuestión: aún le falta un hervor, podríamos decir.
great chain of being

También descarta Dawkins (y podemos descartar) que "superior" sea el mejor adaptado a su medio, el que mejor sobrevive, etc.  Seguramente no sobreviviremos, pero eso no nos hace inferiores a las cucarachas. Y así cierra Dawkins su fatuo razonamiento:

"Espero haber dicho lo suficiente como para mostrar que es una tontería intentar situar a las especies modernas en una escalera, como si fuera obvio lo que significa 'superior' e 'inferior', y también lo antievolutivo del intento. Podemos imaginar muchas escaleras; algunas veces tendría sentido ordenar a los animales en varias escaleras por separado, pero las escaleras no se correlacionan bien entre sí y ninguna de ellas tiene el derecho a ser llamada una 'escala evolutiva'". (149)

Bien, es cierto que los seres vivos más grandes y pesados vienen evolutivamente después de otros más ligeros y pequeños, por necesidad. Pero no dice eso mucho, ni es esa escala la que nos interesa, aunque sea impecable desde algún punto de vista. No estamos pensando en todas esas escaleras de complejidad diversa, sino en una muy concreta: la que nos permite subir al lugar donde se hacen escaleras. Y en esa escalera, resulta que el hombre está tan lejos de los demás animales como Dios está de los demás seres en la Gran Cadena del Ser: está en otro plano realmente, no sólo "encima" (cosa que Dawkins parece no entender muy bien tampoco). Y esta es una paradoja del evolucionismo: a la vez tenemos que reconocer cómo procedemos de los animales, sin minimizar la distancia que nos separa—porque eso no sería hacer ciencia, sino pseudociencia, y además no sería realmente evolucionista el trabajar con un concepto de evolucionismo que surge de ninguna parte, o que está flotando en el cosmos sin ningún animal superior que lo elabore—como si tales idealismos fuesen posibles. El evolucionismo auténtico tiene que considerar la complejidad de la cognición humana: que tiene raíces en la cognición animal y sin embargo va mucho más allá, cosa que nadie sospecharía leyendo a Dawkins. Vale la pena estudiar las analogías y raíces de la cognición humana y la animal: los córvidos hablan, y Dawkins en efecto es pariente lejano de las chovas, pero no esperemos de ellos dudas existenciales—nevermore— ni una teoría de la evolución que se explique a sí misma.

La paradoja es, lo intentaré explicar mejor... que los intentos de Dawkins por poner al hombre al mismo nivel de complejidad evolutiva que los demás animales son contradictorios, o self-consuming como diría Stanley Fish. Porque sólo ponemos al hombre al nivel de los demás animales considerándolo en tanto que animal—y la ciencia deja sin explicar, y sin evolucionar, la complejidad cognitiva que permite su propia existencia. El minimizar la complejidad del fenómeno humano lleva a una visión de la ciencia que es idealista y sólo aparentemente evolucionista.

En suma, que el argumento de la complejidad cognitiva ni lo llega a considerar Dawkins, barriéndolo debajo de la alfombra hecho un rebullón con el genoma largo y demás. Es un argumento relevante, porque una ciencia tiene que poder dar razón de sí misma, y eso no se hace sólo con un genoma largo: se hace con complejidad cognitiva, con una teoría de la evolución que permita definir el sentido evolutivo, y biológico, y cognitivo, de los conceptos, y del concepto teoría, y del concepto teoría de la evolución. No hay ni que decir que la física sólo, o la biología sólo, no se ocupan de estas cuestiones. De la Evolución cabe sólo un trocito en la biología: otra parte la explica la física, otra parte la geología, y otra parte las humanidades. Sí, me temo que sí: las Humanidades, en el seno de las cuales se estudian las teorías de la evolución. Dawkins parece que se encuentre la teoría de la Evolución como un hecho de la naturaleza, sin entender que es algo que ha de tener un lugar en sí misma, autoexplicarse reflexivamente—y que esa cuestión de la reflexividad de la propia teoría es crucial a la hora de definir cuestiones como la complejidad o la superioridad. Que es siempre superioridad del espíritu, no del cuerpo ni de las garras. Pretender que la biología de Dawkins se reconozca a sí misma como un fenómeno biológico, me temo que es pedir peras al olmo: es como pesar la longitud del genoma con una balanza, de precisión, y proclamar que no hay genomas simples o complejos.


__________________

Una corrección tengo que introducir, una vez terminado el libro de Dawkins. Hacia el final de su razonamiento, sí hace sitio Dawkins, a modo de conclusión, a lo que podríamos llamar la paradoja del observador improbable.  Somos altamente improbables, y sin embargo existimos: Dawkins traza lo que sabemos de la manera en que la simplicidad da lugar a la complejidad, y (por fin) incluye la observación de la complejidad como una de las modalidades de la complejidad, en lo que viene a ser su propia versión del principio antrópico. La modalidad culminante de lo complejo y complejidad suma, podríamos decir, es la que se incluye a sí misma reflexivamente.   Puede que la vida sea un acontecimiento muy raro, y sin embargo se da. Si nos atenemos a la hipótesis del multiverso, puede que sean mucho más numerosos (no lo sabemos) los universos en los que no hay alta complejidad, ni vida, ni pensamiento. Pero esos universos no son observados, y el universo puede aparecer como fenómeno sólo a un ser pensante—de ahí que Dawkins titule su libro Evolution: The Greatest Show on Earth (se ha traducido como Evolución: El mayor espectáculo sobre la Tierra).

"No podría haber sido de otra manera dado que somos capaces de darnos cuenta de nuestra existencia y de hacer preguntas sobre ella. No es un accidente, como los cosmólogos nos recuerdan, que veamos estrellas en nuestro cielo. Puede haber universos que no contengan estrellas, universos cuyas leyes físicas y constantes dejen el hidrógeno primitivo extendido uniformemente en lugar de concentrado en las estrellas. Pero nadie está observando esos universos, porque las entidades capaces de observar no pueden evolucionar sin estrellas. (...) Podríamos recorrer las leyes de la física, una por una, y decir lo mismo de todas ellas: no es un accidente que veamos (...) no es un accidente, sino la consecuencia directa de la evolución por selección natural no aleatoria: la única obra que en escena, el mayor espectáculo del mundo."

De este modo, el argumento de Dawkins, después de desacreditar a la tesis de la complejidad ejemplificada en la Gran Cadena del Ser, vuelve a introducir la complejidad por la puerta trasera, o quizá por la principal y con fanfarria: lo hace primero definiendo la vida como un fenómeno inherentemente informacional (a nivel de código genético primero, de memoria biológica después, de complejidad cerebral más adelante, y por último de externalización de la información en objetos culturales). Es una recuperación de la teoría de la complejidad, pero recargada y con argumentación biológica. El razonamiento de Dawkins, después de ignorar activamente que la complejidad cognitiva pueda tener alguna relevancia evolutiva, viene a recuperarla por la propia lógica del fenómeno estudiado, y a convertirla, con un razonamiento antrópico y un giro reflexivo, en el vértice mismo de la teoría evolucionista. No sé si esto es muy coherente con los razonamientos sobre complejidad de la primera parte del libro... pero lo que está claro es que la argumentación de Dawkins ha evolucionado y se ha hecho más compleja.

Evolución de la evolución







La bajada al mar

La bajada al mar by JoseAngelGarciaLanda La bajada al mar, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.
Esta da un poco de miedo.




Manifestación, contramanifestación, contracontramanifestación


Así está la cosa; me llega este correo, de HazteOír creo:

¡Hola, Jose Angel!

Yo SÍ espero a Benedicto XVI

Pide a la delegada del Gobierno en Madrid que aplique la Ley e impida la celebración de la "manifestación anti-Papa" del próximo 17 de agosto.

¡Basta ya de hostigar a los católicos!

Grupos autoritarios y gente del llamado “Movimiento 15-M” de indignados preparan un boicot a la Jornada Mundial de la Juventud y la visita del Papa Benedicto XVI.
Quieren tomar el centro de Madrid con su mensaje de odio a los católicos el próximo 17 de agosto, víspera de la llegada del Santo Padre.
Ayúdanos a parar este acto intolerante. Nuestras leyes garantizan la libertad religiosa y de culto. Recuérdaselo a la delegada del Gobierno en Madrid y pídele que impida la celebración de la “manifestación anti-Papa” convocada el próximo 17 de agosto.
Pincha en el siguiente enlace para enviar tu petición ahora:

http://www.hazteoir.org/firma/40580-firma-yo-si-espero-benedicto-xvi

Una iniciativa de MasLibres.org consiguió más de 100.000 firmas e influyó en la decisión de la delegada del Gobierno de negar, en el último momento, la autorización a la “anti-procesión” del pasado Jueves Santo, en la que quería invocar la quema de iglesias y la persecución religiosa durante la II República y la Guerra Civil española.
Ahora, la minoría intolerante quiere hacerse notar con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, en la que son esperados en Madrid entre uno y dos millones de peregrinos de todo el mundo, del 16 al 21 de agosto próximos.
Esto es lo que acordaron en la "asamblea" que se celebró en la Puerta del Sol el pasado viernes (copiamos directamente del acta de la asamblea):

    * Que dentro de las movilizaciones convocadas, se incluya una manifestación en la que tod@s vayan disfrazad@s de bebés, para protestar contra la pederastia dentro del mundo eclesiástico.
    * Que las asambleas de barrios y ciudades de la periferia se organicen para ocupar los colegios públicos cedidos gratuitamente para su uso en las jornadas.
    * Boicot a las empresas financiadoras de la JMJ; el listado se puede encontrar en la web de las jornadas en la sección de patrocinadores, siguiendo este enlace: http://www.madrid11.com/es/patrocinadores
    * Repetir una acción que se hizo en Barcelona durante la visita del Papa, convocando a todo el mundo a reivindicar los derechos del colectivo LGTB besándose en la calle a su paso.
    * Ya hay convocada una manifestación “En contra de la financiación de la visita del Papa” para el día 17.08.2011 a las 19:30, más info en http://www.cuerposfeministaslaicos.wordpress.com

Pide a la delegada del Gobierno en Madrid, señora María Dolores Carrión Martín, que aplique la Ley, garantice la libertad de las personas para disfrutar pacíficamente de la JMJ y deniegue la autorización a una manifestación que promueve el odio y la intolerancia por motivos religiosos.
Envía tu petición, ahora, pinchando aquí:

http://www.hazteoir.org/firma/40580-firma-yo-si-espero-benedicto-xvi
Muchas gracias por seguir alerta y activo en la causa de la libertad religiosa,

-----

Súmese cada cual a la que prefiera, o mejor ni a una ni a otra... Yo quizá ni pegue esto en el blog, por no aumentar el ruido mediático. Hay quien dice que estamos programados para tener creencias religiosas; lo que sí es muy cierto es que hay muchos programados para sumarse a un grupo, indignado o no, cuando lo ven pasar en procesión.

Para mí, si los antipapas quieren hacer una manifestación, que la hagan, en otro recorrido sin puntos en común. Si quieren por el mismo recorrido, pues otro día. Y viceversa, o versavice.

Programados para creer



Man on a Distant Beach

Había una canción de Sarah Brightman:

Strange
How I find myself so often
On a distant shore...




Neandertales pirenaicos

En La Vanguardia, un reportaje sobre el yacimiento de La Roca dels Bous, donde los arqueólogos sugieren que neandertales y homo sapiens coexistieron sin intercambios culturales: una película de 50.000 años de prehistoria.

También tienen una web en http://www.larocadelsbous.cat

A ver cuándo empiezan a investigarse los yacimientos por la sierra de Guara, o por mi valle, que seguro que los hay esperando allí escondidos. (Yacimientos atribuidos a neandertales en Huesca han encontrado en Huesca ya en Gabasa y en Las Fuentes de San Cristóbal. Aquí hay un artículo sobre La Roca dels Bous en el contexto de otros yacimientos prehistóricos de Cataluña y Aragón).

Otros estudiantes de los neandertales, por cierto, sugieren que hubo incluso una mezcla entre las dos (sub)especies de humanos. Así, los europeos seríamos descendientes de neandertales y homo sapiens, a diferencia de los africanos, que al parecer no se han mezclado con neandertales. A mí no me extrañaría tener algún neandertal como antepasado; por la lógica de las cosas, más me extrañaría tener a un bosquimano o a un zulú.

_______

La mirada del Neandertal

A finales de mes, salen en El Mundo más noticias sobre la hibridación entre homo sapiens, neandertales y denisovanos. Al parecer es en efecto abundante en el norte de Europa y en Asia lejana, y nula en Africa. Hasta una media 2,5 % del genoma de humanos modernos puede proceder de estas subespecies, y hay un foco en concreto en la región donde se unen China, India y Birmania, donde la población tendría hasta más de un 6% de genoma de estos otros humanos, aunque el artículo destaca también el porcentaje de Melanesia (o sea, los aborígenes australianos y poblaciones emparentadas). Según el mapa, también parece nula la hibridación en España (extrañamente: creo que habrá que corregir este mapa por ejemplo sobre la base de unos restos de apariencia híbrida encontrados en Portugal), pero claro, en cualquier caso las poblaciones españolas también proceden de otros lugares del mundo. Tal como lo entiendo, la hibridación debió ser especialmente frecuente entre las pequeñas primeras poblaciones de Homo sapiens en su periplo out of Africa, y los neandertales u otras poblaciones anteriores en el norte de Europa, y en Asia lejana, antes de que estas primeras poblaciones asiáticas se distribuyesen a su vez por Oceanía.



Neandertals Live




De loin, c'est l'avion


avion

"Arrivant à la cinquantaine, nous nous demandons ce que nous allons
avoir: Parkinson, Alzheimer, cancer de la thyroïde, accident de vélo ou crash d’avion. Aucun apitoiement sur nous-mêmes, juste la recherche du plus économique, de la plus simple solution. Et de loin, c’est l’avion qui a nos faveurs."  (En Journal LittéRéticulaire)

Esto me recuerda las imitaciones de acento sudaca que hacía mi primo Paulo, "¡Qué bueno que compraron uhtedes los boletos de avión para Sinsinatti!"—Y yo aquí sin comprar boletos de avión, como si no hubiese cumplido ya los cincuenta... Habrá que empezar a considerar seriamente las otras posibilidades.

______

Bits and shreds de mis sueños de esta noche. Iba en el coche de los amigos con los que hicimos la excursión ayer (que por cierto se quedaron sin batería y hubo que llamar a la grúa a arrancarlo)— y aparcaba Paco tan cerca de una pared que rascaba, aunque no parecía preocuparle mucho—era un coche granate, por cierto, no el Mercedes negro. ¿Y dónde aparcaba? Frente a una casa de esas que son familiares en los sueños pero que no deben existir en la realidad. En esta vivían en pisos distintos varias amigas a las que he perdido de vista desde hace años (aunque alguna vez reaparezcan brevemente por la vida, o por el ordenador, a modo de difuntos mal enterrados). El edificio es tan familiar que me parece realmente increíble que no exista.

Otra institución inexistente aparecía por el sueño: una librería donde cada cual tenía su sección, mezclada con los libros de venta al público, unos estantes donde guardabas los libros que querías reservar, o los que habías comprado, o los que pensabas regalar. Yo pensaba regalar una oferta de tres en uno de libros de filosofía de esa serie de SARPE de los años ochenta, pero incluso en el sueño creo que pensaba que jamás tendría oportunidad de regalárselos a nadie. De todas formas, ahí se quedaban, en mi estante propio—me temía yo que alguien los fuese a comprar entretanto. 

También miraba golosamente un libro de kiosco, con cartón promocional y todo, encuadernado en rojo claro, como aquella serie de ciencia de Muy Interesante—y éste era un análisis estilístico-retórico de algún crítico estructuralista francés sobre textos del nouveau roman— algo totalmente implausible, y sin embargo a mí me tentaba comprarlo, ya que tan promocionado lo veía. ¿Llegaría a leerlo? Me parece que se especializaba, el análisis, en el espacio que queda sin decir entre una frase y otra. En la asociación de ideas que lleva de la primera a la segunda.

______

Después de una sesión de tecleo al amanecer, me vuelvo a echar y sigo soñando.  Algunas cosas desagradables: autocirugías de esas que empiezas a cortar con cuidado y luego sigues alegremente. Me acababa quitando medio dedo del pie infectado, se cortaba con las tijerillas igual que tocino, y no dolía más.... aunque luego me preguntaba qué me pondría allí, tiritas—iba buscando el agua oxigenada por el piso, pero pisando con cuidado porque igual no le iba bien el agua salada y arena: resulta que estaba subiendo la marea y estaba invadiendo el piso más de lo habitual—era el piso de Biescas, y entraba el mar por grietas debajo de las paredes. "Mira, Beatriz", decía yo, "¡hoy está llegando hasta el pasillo!"—y más que subía, Beatriz protestando con la fregona y el cubo. Pero no sé cómo de repente íbamos paseando por una institución u hospital, buscando quien me atendiera, y veíamos cómo por un hall pasaban unos chavales rodando en un carrito de llevar equipajes, de esos de aeropuerto, o igual era un carrito de golf, pegándole con un bastón a la gente según pasaban. Y a Beatriz le pegaban alegremente un bastonazo en la cabeza, antes de desaparecer por el fondo del pasillo.  Ella no le daba importancia, pero yo me cabreaba y cogía un palo de golf que había por allí, algún caddie se había dejado todos los aperos, y salía corriendo detrás, pensando, si me concentro, lograré sacudirles antes de despertarme. Y corría, y los alcanzaba y les sacudía, pero ya no estaba claro si era una fantasía o si realmente les pegaba una paliza de las de hematomas internos. El primer bastonazo en la mano, para que soltase el bastón suyo. En todo caso me despertaba llorando, en parte porque ahora sí me dolía el pie, y en parte porque estaba solo, la cuestión es que llevaba años internado en esa institución, con algún tipo de transtorno mental sin cura fácil. Además, mi padre había muerto, y eso era cierto. No será casual que estos días es su aniversario, una aparición más. La llorera también era real, aunque en sueños, porque entonces me he despertado, y he comprobado a ver si tenía lágrimas, pero no—esas sí que eran soñadas.

Un día pasó



Domingo 7 de agosto de 2011

Fanon en Pontevedra

Fanon en Pontevedra by JoseAngelGarciaLanda Fanon en Pontevedra, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

Hoy excursión a la isla de Ons. Y luego vemos (revemos)
Next:   
"Eso es lo que pasa con el futuro: cambia cada vez que lo ve—y eso lo cambia todo."

Pero es difícil, lo de introducir la invención en la existencia; la realidad es tozuda.





Sábado 6 de agosto de 2011

Cuando se vendía música

Ahora las últimas tiendas de discos van cerrando; la mayoría han cerrado ya hace años. Sin embargo, el otro día me compré estos CDs para el verano:

Chip Taylor & Carrie Rodriguez, The New Bye & Bye.
Doa, A fronda dos cervos
Uxía, Meu canto
Duffy, Endlessly
Celine Dion, Taking Chances
Johnny Cash, I Walked the Line
Emmylou Harris, Hard Bargain
Lucinda Williams, Blessed
Norah Jones, Ryan Adams Belle and Sebastian Sean Bones Ray Charles Dirty Dozen Sasha Dobson El Madmos Brass Band Foo Fighters Herbie Hancock Charlie Hunter Talib Kweli Little Willies Willie Nelson Outkast Dolly Parton Gillian Welch Q-Tip M. Ward and David Rawlings … featuring Norah Jones.
Meat Loaf, Bat Out of Hell Live with the Melbourne Symphony Orchestra
Noa, NOApoles
Regina Spektor, Begin to Hope
Bob Dylan, The Essential Bob Dylan
Celine Dion, Taking Chances World Tour: The Concert
Bettye LaVette, Interpretations: The British Rock Songbook
Evanescence, Anywhere But Home

Y hasta dos cassettes, Electricity de Sleepy LaBeef y Without Walls de Tammy Wynette. Hay una tienda en Pontevedra donde venden, nuevos, algunos de los últimos cassettes de los años 80 y 90. LPs ya no me compro, aunque alguno cayó a principios de siglo, de música francesa inencontrable... El último que regalé, fue hace casi veinte años: The Future, de Leonard Cohen.

Ahora ya no se puede regalar música—es ridículo, o despreciable, es una manera de desautorizarse socialmente a uno mismo: es de mal gusto; todo debe ir a la ruina. A mí me gustaba comprar música, aunque fuese cara, y regalarla; me gustaba más la música entonces. Ahora aún escucho mis discos, pero más despacio. Y no me bajo música, no me hace gracia, aunque algo sí uso Spotify o YouTube—mucho menos que antes mi cadena de sonido, sin embargo. Puedes regalar recomendaciones musicales, en tu blog o en Facebook, poco más. En cualquier caso suelen ser poco apreciadas, la música de uno no es la de otro.

Ahora la música que más oigo es mi guitarra sin más; bastante ahora en verano. Hoy íbamos a hacer una excursión a la isla de Ons con unos amigos, Carmen y Paco, y sus chavales; como llovía hemos pasado la tarde en casa, y les ha tocado bastante sesión de guitarra. A la isla igual vamos mañana, si el tiempo quiere. Y luego a la caída de la tarde, cuando se han ido, me he ido a dar una vuelta por la playa, también guitarra a cuestas, a ver la puesta de sol y espantar muchas bandadas de gaviotas, gente no había mucha—una chica con un setter irlandés que no le gustaban las guitarras, al setter, y poco más.  Una luz preciosa, eso sí, de la que no capta la cámara fotográfica, sobre todo si no la llevas encima. Me he traído un fajo de canciones de las que practico ahora. Una de las de la playa de esta tarde: The Sad Café:

Out in the shiny night,
The rain was softly falling
The tracks that ran down the boulevard
Had all been washed away

Out of the silver light,
The past came softly calling
And I remember the times we spent
Inside the Sad Café.

Oh, it seemed like a holy place,
Protected by amazing grace
And we would sing right out loud,
The things we could not say.

We thought we could change this world
With words like "love" and "freedom"
We were part of the lonely crowd
Inside the Sad Café.

Oh, expecting to fly,
We would meet on that beautiful shore in the sweet by and by

Some of the dreams came true,
Some just passed away
And some of them stayed behind
Inside the Sad Café.

The clouds rolled in
And hid that shore
Now that Glory Train
It don't stop here no more.

Now I look at the years gone by,
And wonder at the powers that be.
I don't know why fortune smiles on some
And lets the rest go free.

Maybe the time has drawn
The faces I recall,
But things in this life change very slowly,
If they ever change at all.

There's no use in asking why,
It just turned out that way
So meet me at midnight baby,
Inside the Sad Café.

Why don't you meet me at midnight baby,
Inside the Sad Café.

Sigo ensayando. Otro día grabo otra versión; la buena no—esa ya la hicieron los Eagles.

La música de otros





Viernes 5 de agosto de 2011

Una tarde en un pueblo con mar






Carta a Isparta

Dear Yasemin:

I'm glad you like my photos, posting them to my photoblog is almost a compulsive activity for me anyway but I'm glad when someone likes them. And yes, it's true what you say about attention, photographing makes you look at things differently, you notice them more than you did previously.

And now I mention attention, there's one more reading I'd like to recommend to you, which might be relevant for your project: On the Origin of Stories, one of the most significant books of literary theory I've read lately, by Brian Boyd. I've written a few things on it but unfortunately they're in Spanish, I'm getting lazy and I write little in English these days. Well, ATTENTION is one of the main concepts he uses in order to theorize about art, narrative, and anthropology. What he does is to elaborate on the social and evolutionary functions of art, it's a bit of an "evolutionary poetics" in the line of Darwin's Origin of Species. What I find he does significantly is to connect current scientific theories about the mind, social cognition, and about human origins with the whole complex of humanist reflection about myth, symbolism and literature. Well, I don't know whether it will work for you, the same things work out differently in different minds, but I think it may be quite relevant as a theoretical grounding for mythical approaches to literature, and a good bridge to the cognitive blending theories by Mark Turner I mentioned. By the way, many of Turner's papers on conceptual integration can be found online at his website, "Blending and Conceptual Integration"  http://markturner.org/blending.html
And I'll be around if you want to discuss anything on matters mythical and narratological.

Best regards from Galicia,

Jose Angel
Atención a la atención


Ctrl-Z


Me invitan a formar parte del comité científico de una revista sobre las humanidades y las nuevas tecnologías, Ctrl-Z, editada en una universidad de la lejana Perth, en Australia. Así que acepto con esperanzas de aprender algo:

Dear Niall,

I accept with thanks! I'm more than a bit under the shock of the new myself, as regards the impact of the new media on academic work, on my work I mean, so it's not clear to myself what kind of work is most worth doing right now... but this sounds like an opportunity to keep up with new things that I can't afford to disregard. That is, the way things are it's not certain I will be able to contribute anything valuable to the journal, but I'll do my best—and it sure will be valuable to me. So I'm grateful for the invitation—although I'm a more of a "command-Z" person myself!

Jose Angel

Aquí está la presentación de la revista:

Ctrl-Z
New | Media | Philosophy
Ctrl-Z is a peer-reviewed international online journal and exhibition space from the Centre for Culture & Technology at Curtin University.
The journal flickers at the intersection of multiple possible relations between ‘new’, ‘media’ and ‘philosophy’, disrupting any notion of these being understood as a simple series of modifying terms. To what extent, for example, do ‘new media’ represent a new concept and mode of art, or provide for radically different forms of social and political practice? What kinds of histories, social formations and aesthetic transformations may be called for or identified by ‘new media’ understood in the broadest possible sense of the term? What does philosophy have to say about new media, given that it has never had much to say about ‘old’ media? What are the implications of media—new or old—for the objects or fields of enquiry (existence, knowledge, ethics and so on) that have traditionally been the domain of philosophy? What might a philosophy of (new) media look like? What forms and concepts might it invent?
Alternatively, have art and philosophy been made redundant by new media? Or can electronic and networked communications technologies function as new media of philosophical investigation and creative practice? Is a new philosophy (a ‘new ontology’, for
instance) or a philosophy of ‘the new’ possible today and, if so, to what extent must such philosophy allow for questions of (the) media? To what extent, too, do new media necessitate a rethinking of traditional concepts of communication and representation? If these concepts may be seen to underpin traditional ideas of community and the public (to which, historically, journalism has addressed itself), then what might new media have to say to and about contemporary political, professional and philosophical frameworks for traditional media practice? These and similar matters—questions concerning culture and technology, as it were—are the focus of Ctrl-Z, which welcomes creative and critical submissions in experimental, traditional and multimedia formats.

FOUNDING EDITORS
Robert Briggs
Niall Lucy



_______


PS: En septiembre, se inaugura la página de de Ctrl-Z: aquí está el Consejo de Redacción, en el que me han incluido, con bonitos nombres como Mark Amerika de la Universidad de Colorado, o Steven Connor, de Londres. Y aquí la petición de contribuciones para el número inaugural.

Blogs como literatura






Barcos de dos convicciones






Jueves 4 de agosto de 2011

The House of Mirth

Película de Terence Davis sobre intrigas de honor e imagen social en el Nueva York de cien años atrás. Es una excelente adaptación de la novela de Edith Wharton— sobre la sofocante sociedad de la Gilded Age, viviendo como victorianos enrabiados, todo apariencia de educación en los usos y maneras sociales, y bestias egoístas que van a por el dinero por debajo. A por el dinero, y a por el reconocimiento de su grupo, cosas que solían ir unidas. Las emociones se van bloqueando con los jaques sucesivos al dinero y a la respetabilidad, y la aparente espontaneidad inicial, espontaneidad dentro de las reglas, se va asfixiando hasta que solo queda la frustración entre el mobiliario y las crinolinas, y los dobles y los triples y cuádruples entendidos sobre los motivos e intenciones de los demás. Sería una película excelente para hacer un estudio sobre la indirección comunicativa, y las maneras de salvar la cara y la autoimagen en situaciones de riesgo de descrédito social. Lily Bart (Gillian Anderson) es una muchacha casadera, en apariencia la vida le sonríe Pero ya es algo mayor, y va comprometiendo sus posibilidades de casarse por no seguir adecuadamente las reglas del grupo: no hay que mirar si tu pretendiente te gusta, sino más bien si es un buen partido envidiado por otras, y una buena alianza de intereses financieros. Luego la gente ya se arregla, si realmente quiere sexo o emociones. Pero esta moza no tiene el dinero seguro (depende de la herencia de su tía, que la acaba desheredand prácticamente por sus indiscreciones)—y además tiene ribetes de new woman o de mujer independiente y romántica, no quiere venderse por dinero, y será su perdición, porque pronto la acechan las deudas y los benefactores interesados. Primero es reutilizable si no como esposa al menos como dama de compañía o carabina, en situaciones cada vez más comprometedoras, hasta que al final tiene que abandonar "la sociedad" y (horror) trabajar, pero tampoco sabe... El poco dinero que le deja su tía lo entrega todo para saldar una deuda de honor, a un caballero que la creía mujer fácil o comprable—y así acaba llegando al suicidio, por jugar a un doble juego al revés que los demás miembros de su sociedad. Ellos aparentan seguir la gramática social de la respetabilidad y la educación, y en realidad se guían por la gramática parda del interés monetario; ella hace lo contrario, aparentemente yendo a shouse of mirthu capricho, pero luego tomándose literalmente la respetabilidad hasta la muerte que nadie más se cree. Cuando se toma un bote de láudano, mujer ya inaceptable como esposa e indeseada como amante, por lo menos consigue hacer llorar en su lecho de muerte al amor de su vida, Lawrence Selden (Eric Stoltz), el abogado que no se quería casar con ella ni con nadie pero que la estimulaba a no casarse ella tampoco por su parte, engatusándola con que ella era una criatura especial que no vendería sus emociones... Menuda responsabilidad cuando le hace caso, y se lo echa en cara años después; hasta el cínico abogado parece entender la medida de su responsabilidad al jugar con las emociones de autoestima de otra persona—de la persona a la que más apreciaba, además. La película retrata un momento especial del paso del siglo XIX al XX, pero es cierta una de las cosas que dice el abogado—que va sobre un carácter especial, y una manera especial de entender la dignidad, no para transigir con ella sino para llevarla hasta sus últimas consecuencias, independientemente de lo que hagan los demás—porque ya se les ha interiorizado, los llevamos dentro a los demás y su opinión sobre nosotros. Es una patología de la sinceridad y de la relación con los otros, o con nosotros mismos que somos esos otros. Hay quien lo lleva muy mal esto, ya sea en el siglo pasado o en el que está viniendo. Aunque nosotros somos algo más desinteresados que estos neoyorkinos de la Gilded Age, nos importa menos el dinero o la opinión de la sociedad. O eso hay que pensar, por lo de la autoimagen.

The House of Mirth.
Dir. Terence Davis, based on the novel by Edith Wharton. Cast: Gillian Anderson, Eric Stoltz, Dan Aykroyd, Terry Kinney, Laura Linney. Prod. des. Don Taylor. UK, France, Germany, USA, 2000.

La Edad de la Inocencia


Salmon Point

Salmon Point by JoseAngelGarciaLandaSalmon Point, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

"... It would still be there the next day, and the day after that. I told myself there was time. Of course, that's what we always tell ourselves, isn't it? We can't imagine time running out, and God punishes us for what we can't imagine."

(Stephen King, Duma Key)

Nostalgia por el futuro







Barquita en el puerto







Pescadora y barca 2



Mis artículos más vistos

... de los que tengo colgados en Academia.edu. Dan un excelente feedback de estadísticas sobre visitas recibidas, y van mejorando el sistema continuamente. Estos son los resultados de mis recientes éxitos editoriales por así decirlo.... pongo sólo los que han tenido últimamente más de diez visitas por mes. Son cifras ridículas, y sin embargo son mucho mayores de las que puedan tener las versiones impresas de los mismos artículos, cuando existen en su oscuro estante.

Your Documents
Title Type Research Interests 30 day views Last viewed
Reading Racism: The Assumption of Authorial Intentions in Stephen Crane's 'The Monster' paper 10 65 2011-07-28
William Shakespeare: Hamlet paper 0 37
The Holocaust/The Shoah/Nazi Genocide paper 0 30 2011-08-01
Nuevas tendencias en traducción e identidad cultural paper 2 24
Objects in the Rearview Mirror May Appear More Solid Than They Are book 9 23 2011-07-25
Por la Galaxia Gutenberg (The Surfer's Guide) paper 5 23 2011-07-28
On Samuel Beckett paper 4 22 2011-07-28
Perspectiva narrativa sobre HISTORIA DEL TIEMPO, de Stephen Hawking paper 11 21 2011-07-30
Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from... paper 6 19
Colonialism and Post-Colonialism paper 0 17 2011-08-01
Bibliografía de las obras de Samuel Beckett (1906-1989) paper 5 17
An Apocalypse of Total Communication paper 7 16
Early Modern English History paper 0 14 2011-07-31
Gothic Novel; Horror Fiction paper 5 14 2011-08-01
Gender, I-deology: Essays on Theory, Fiction, and Film book 7 14 2011-07-28
Stanley E. Fish's Speech Acts paper 0 13 2011-07-30
Reseña de ADAM'S TONGUE, de Derek Bickerton paper 0 12 2011-07-31
History of Scotland paper 0 12 2011-07-31
The Chains of Semiosis: Semiotics, Marxism, and the Female Stereotypes in THE MILL ON THE FLOSS paper 5 12 2011-07-31
Monsieur Verdoux: Notas sobre un caso ambiguo paper 5 10

Listae listarum


Miércoles 3 de agosto de 2011

Barcas y rampa

Barcas y rampa by JoseAngelGarciaLanda
Barcas y rampa, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.




La que nos espera para agosto

Y para septiembre ya ni digo. La prima de riesgo, esa cosa que antes nadie conocía ni recordaba, a no ser de confusas experiencias adolescentes, se ha convertido poco a poco en el indicador económico más fiable del estado real de la economía española. Es la diferencia que paga la deuda española, deuda metódica, con respecto a los bonos más fiables, o sea los alemanes, que sirven de referencia. A menos fiabilidad, más prima hay que pagar. Y ha venido escalando ese diferencial según un gráfico imparable, con picos y descensos alternativos como las olas, pero con un ascenso medio continuado como las mareas. Un gráfico que se cruza en un momento dado con el de la productividad económica y con el del índice de gastos de la administración. Algunos economistas, como Manuel Pizarro o Roberto Centeno, vienen avisando desde hace tiempo de la poca fiabilidad de la economía española, y de que esto llevará a una quiebra súbita de la deuda y una crisis irrecuperable del sistema. Otros, como los políticos del gobierno, se hacen los tontos o lo son, se sorprenden a cada subida del gráfico del terror, y echan balones fuera culpando a unos malvados mercados que atacan a España, a factores externos, a los USA... y mientras, siguen sin hacer ningún plan realmente significativo para reavivar la economía española, esperando a que aguante el temporal, sin ver que la marea sigue su curso, y que bajará, sí, pero sólo tras llevárselos por delante. Pero estos individuos o no entienden las gráficas, o no las miran. Por lo que se ve, creen que se puede seguir vendiendo deuda pagando cualquier tipo de intereses. Mañana quieren vender aún más deuda, y a mediados de agosto, deuda a diez años, que será seguramente cuando caiga el tremendo batacazo, y nadie nos quiera prestar ya nada. ¿Por qué prestarnos dinero a diez años? Un país sin recuperación visible, atontado en un sopor político, con una administración corrupta e insostenible de diecisiete naciones de bandería y parlamento y leyes multiplicadas—sin un sistema laboral que permita contratar a nadie sin casarse con él de por vida, con una economía improductiva y que no se quita parados ni con la ola del turismo... y en lugar de recortar gastos y empezar a pagar la deuda, el país sigue empeñado en pedir prestado y en seguirse financiando con la deuda. Bien, pues a quien no sabe organizarse la economía se la van a organizar desde fuera por la vía rápida. Y no me alegro, porque la primera medida la voy a sufrir yo, y los demás funcionarios, cuando nos recorten el sueldo otra vez, echando la mano el gobierno a la cartera que le cae más a mano, que es la de sus propios empleados. Por la falta de previsión de Zapatero, ignorante en economía, y de los patéticos ministros de economía del PSOE (Solbes, qué horror—Salgado, qué inepta...) ya nos incumplieron los convenios por la vía rápida y nos recortaron el sueldo, a mí cerca de un diez por ciento. Ahora me espero un recorte de un veinticinco por ciento más cualquier día—y más suspensión de obras públicas previstas, y más recortes de pensiones y de subsidios de desempleo, todo por insistencia de gobierno y sindicatos en mantener un sistema de contratos que hace imposible la recuperación económica. Y más parados aún, y menos productividad, y España tomando la vía de Argentina. De la herencia de Zapatero y del PSOE, aún no nos hemos empezado ni a enterar, lo gordo me temo que va a venir  este fin de año, empezando por el desbaratamiento económico que sigue al verano. Pero el empellón final de la prima de riesgo echándonos abajo el sistema, y negándonos por fin más préstamos, viene ahora en agosto. También el recorte improvisado, y el desbaratamiento del sistema, que va a pillar a los funcionarios de vacaciones.



________


A alturas del siete de agosto, después de la siguiente espantada y el siguiente récord de la Prima de Riesgo, nos interviene Europa la economía, otra vez. Sin llamarlo así, de momento: lo que se decide es comprar deuda española, algo ilegal en realidad en la Unión, igual que se compró también ilegalmente deuda griega y portuguesa.

Si era ilegal hacer esto (eppur se hace) no era por una ventolera que le dio a alguien: es por lo mismo que es ilegal imprimir billetes falsos. De este modo, la Unión se hace trampa a sí misma, con un parche económico que no llegará muy lejos, y menos si España no emprende el camino de unas reformas que hasta ahora no ha dado ni señal de querer emprender. Racionalizando la administración, y el mercado de trabajo.

O sea que el parche éste es pan para hoy y hambre para mañana. Seguramente sólo una manera de amortiguar la dureza de la caída, que se reparta un poco entre todos. Pero sólo una semana de escribir esto, ya estamos a la altura de esos griegos y portugueses que nos espeluznaban. A saber dónde estaremos la semana que viene. Todos de vacaciones tan ricamente, eso seguro. La indigencia mental de este país no se va a curar ni con el primer susto, ni con el segundo.


Excelente explicación de la crisis



Martes 2 de agosto de 2011

Tipo solo en la playa 2

Esta no la he hecho yo, claro. Y sin embargo la etiqueto como autorretrato.



Meme(z) de Dawkins


Quizá se haya apeado Dawkins de su teoría de el gen egoísta, que nos hubiera llevado a concebir los genes como el único sujeto evolutivo o el único nivel en el cual se jugaba la selección natural—una idea ésta un tanto repugnante para los que nos consideramos como algo más que un amasijo de genes, o un epifenómeno de sus maquinaciones inconscientes.

Pero sigue predicando a modo de meme recurrente un darwinismo selectivo absurdamente estricto, basando la selección natural en una pura lucha o competencia de individuos contra individuos, siendo que el propio Darwin reconocía cómo las dinámicas de grupos eran una dimensión a tener en cuenta en la selección natural. Dawkins habla así a pie de página en Evolución: El mayor espectáculo sobre la Tierra (2009), supuestamente aclarando los conceptos que utiliza:

"No deje que le engañe el desafortunado subtítulo del gran libro de Darwin: El origen de las especies mediante la selección natural o la conservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida. Está bastante claro a través del propio texto que Darwin no se refería a las razas en el sentido de 'Grupo de personas, animales o plantas conectados por origen o descendientes comunes' (Oxford English Dictionary, acepción 6.1). Por el contrario, él trataba de referirse a algo como lo que expresa la acepción 6.II de ese mismo diccionario: 'Grupo o clase de personas, animales o cosas que comparten una o varias características'"— (p. 67 n.8),

—cuando es obvio que para la noción darwiniana de la evolución la ascendencia común y la descendencia con modificación es un concepto absolutamente crucial, y no basta con tener "características comunes" (—cosa que a continuación Dawkins reformula a una cosa que no es lo mismo en absoluto, a saber, compartir el mismo alelo concreto a nivel genético). Ictiosaurios y delfines compartirían algunas características comunes, pero no por poseer un genoma similar. Aún peor sigue la explicación de Dawkins, rechazando el concepto de selección de grupo:

"El malentendido de la lucha darwiniana por la existencia como lucha entre grupos de individuos—la denominada 'falacia de la selección por grupos' —lamentablemente no se limita al racismo hitleriano. Resurge continuamente en las erróneas interpretaciones del darwinismo, incluso entre algunos biólogos que deberían saberlo mejor que nadie" (p. 67 n. 8).

De malentendido ni falacia nada. La selección natural funciona a nivel de individuos, a nivel de poblaciones, y a nivel de especies. La falacia es proclamar no se sabe muy bien en base a qué, que la supervivencia del más adaptado (por utilizar la expresión de Spencer que tampoco le gusta a Dawkins) supone que el más adaptado es un individuo. A veces si un individuo no sobrevive, hay que buscar la explicación a nivel de grupo. En realidad, la misma noción de individuo está mal definida si no tenemos en cuenta la dinámica grupal de los individuos, que puede ser muy diversa en especies con diferente socialización.
elefantes marinos
En fin, que no sé si habría dormido poco Dawkins cuando escribió esta nota, pero desde luego se revelan algunas tendencias características, y limitaciones, de sus ideas sobre la evolución.

En la evolución humana en concreto todavía se aprecia mejor esta dinámica: los individuos no compiten meramente con otros individuos, sino que grupos (por ejemplo tribus, naciones, civilizaciones) etc. compiten con otros, y (por mantenernos en el nivel memético de la cuestión) son los grupos mejor adaptados al medio, los mejor organizados, más eficaces en usar tecnología, información, etc. los que hacen proliferar sus memes. Las culturas más débiles se repliegan, se hibridizan o se extinguen, como vemos por ejemplo con la expansión de los imperios colonizadores o con la globalización. Poco importa que un individuo compitiese favorablemente con otros en el seno de su propia cultura, si el ecosistema cultural en su conjunto va a ser arrinconado o barrido por una cultura más potente.

Pues con los genes, parecido. Aunque una vaca marina sea el rey del mambo y macho dominante en su pequeño grupo, e insemine a muchas hembras, suponiendo que una vaca marina haga eso, si resulta que su grupo como tal resulta arrinconado, o se destroza su ecosistema, o las cazan a todas, allí se interrumpe la mano invisible de la selección natural en lo que a vacas marinas se refiere, y su descendencia con modificación. Es decir, que no compiten genes sueltos ni memes sueltos entre sí, ni genes o memes embolsados en individuos, sino que hay una compleja dinámica de ecosistemas, especies, poblaciones y culturas. Tiene una utilidad muy limitada hablar de memes aislados, pues los memes van también engarzados en fenómenos culturales, discursivos, ideológicos,  etc., más amplios: tecnologías, esquemas de acción o pensamiento culturalmente definidos, discursos y géneros, tradiciones, esquemas de organización conceptual... y la lucha por la vida de los memes, o su dinámica de flujos, debe tener en cuenta estas estructuras de organización superiores.

Memes e intertextualidad



Lunes 1 de agosto de 2011

El mar nunca acaba







Hacia los confines del mundo


Hoy nos damos un paseo hacia uno de los confines del mundo, el antiguo—y el actual, suponiendo que los siga teniendo, un mundo redondo.  Es un fin del mundo que nos cae cerca—en Cabo Home, al final de la península del Morrazo, pasada la ría de Aldán. A lo lejos hemos visto Vigo, y unos gigantescos cargueros llevando coches a miles, seguramente, al otro lado del mar. Pero donde estábamos siguen los pueblos viejos de siempre, un sitio que parece nórdico, o del norte de escocia, me acuerdo de Ullapool y de Stornoway. Del Cabo Norte... Aunque ahora se empiezan a ver chalets, hasta con amago de pequeña urbanización en algún pueblo, llegamos más y más los turistas. Pasando por Hío primero y Donón después, hemos subido hacia O Facho—está en un monte en la parte alta de la costa, se ven los pesqueros faenando abajo, frente a las Cíes—una buena fila de Cíes, por cierto, se ve desde allí, y una panorámica tremenda de niebla y sol poniente, parece que te has metido talmente en un cuadro de Turner. O Facho es un faro romano, en el mismo confín de la tierra—allá donde llegaban los romanos y se les acababa el mundo, sólo queda un horizonte enorme donde se pone el sol, como en Finisterre, y también van las parejas y los perroflautas a ver la puesta de sol en plan New Age, o quizá Old Age. Siempre ha ido la gente allí—están las ruinas de un castro amurallado, con piedras de formas extrañas, excavado hace unos pocos años. Más quedará por excavar. "Mirad, Ivo y Oscar, restos de una antigua civilización. Esto fue en tiempos como Rohan—o igual como el pueblo de Astérix". Alguna estela romana que salió se la han llevado, han dejado una foto.
Faro romano de O FachoEl Facho es quizá un faro romano, una construcción no muy alta pero muy recia, de bloques de esos que los ves y dices "—romano". Al parecer hubo un santuario romano, años después de que quedase deshabitado el poblado primitivo. Y hay de hecho una vía romana que sube—romana tiene que ser, porque se ven siglos y siglos de erosión en el enlosado, muy deformado ya, pero cuidadosamente recortado en sitios donde el suelo es de rocas enormes, para acondicionarlo para el paso de carretas. Y allí hemos visto nuestra puesta de sol a lo Turner, Álvaro encima del faro en cuestión, posando como un Buda o un alien teleportado; yo abajo, que yo no estoy ya con ganas de escaladas. Luego hemos bajado por un camino de helechos y eucaliptos, a donde llegan en coche los adoradores del sol y jipis de camioneta—que al Facho sólo hay camino de mulas. Y se prolonga la puesta de sol, en esta Noruega hispana, por estas fechas del año, aún no era de noche cuando hemos vuelto a Bueu, a tiempo de ver Los Misterios de Laura.  La gente que peregrinaba a Santiago seguramente iba en parte hacia el fin del mundo, y muchos seguían camino hasta Finisterre, por eso de ver dónde termina la tierra del todo. América es otra historia, reciente. Al parecer aquí en Cabo Home hubo otro Finisterre, al menos muchos se molestaron en subir aquí ya en tiempo de los romanos. Y algunos siguen haciéndolo. Viendo la puesta de sol à la Turner, se entiende cómo terminaba el mundo entonces, y el misterio o la nada que había más allá de cada una de las Ultimas Thules.
 
Northward Ho






Más atrás: Julio de 2011

www.flickr.com

garciala1's photos


Otras fotos de

JoseAngel



IBSN: Internet Blog Serial Number 0-000-00000-1

También tengo el IBSN 0-000-0000-1

nada menos.

Archivos:  2011-7  2011-6  2011-5  2011-4  2011-3   2011-2  2011-1  2010-12  2010-11 2010-10  2010-9  2010-8  2010-7  2010-6  2010-5  2010-4  2010-3  2010-2  2010-1  2009-12  2009-11  2009-10  2009-9  2009-8   2009-7  2009-6 2009-5  2009-4  2009-3  2009-2  2009-1  2008-12  2008-11   2008-10  2008-9  2008-8  2008-7 2008-6  2008-5  2008-4  2008-3   2008-2  2008-1  2007-12  2007-11 2007-10   2007-9   2007-8   2007-7   2007-6   2007-5   2007-4    2007-3   2007-2   2007-1    2006-12   2006-11 2006-10  2006-9   2006-8   2006-7   2006-6   2006-5   2006-4   2006-3   2006-2   2006-1   2005-3   2005-2   2005-1   2004  1995-2003