winterreiseVanity Fea: Blog de notas de José Ángel García Landa  (Biescas y Zaragoza) — Junio 2011


Under a
Wondering Star
  Free counter and web stats Estadísticas

 FOTOBLOG    Videoblog   Lecturas   Enlaces y blogs    Mi web    Indice
Música que viene: Closing Time (Leonard Cohen) — y vuelve —  Series of Dreams (Bob Dylan)  ... y vuelve: Cold Song (Purcell/Sting)



Blog de hoy AQUÍ


Jueves 30 de junio de 2011

Gothic

gothic by JoseAngelGarciaLanda
gothic, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

Ahora que veo esta foto de 2006... ¡cuánto ha crecido Álvaro estos años, y qué bien lo lleva!







Miércoles 29 de junio de 2011

Hegel on Wilde

The avatars of mind in Hegel's The Phenomenology of Spirit include some paragraphs on the witty spirit—as a mode of reaction of the individual subject in the face of the dominance of money interests as a criterion of value. Verbal irony in the age of high accumulation, or perhaps a skeptical flâneur in the age of mechanical capitalism, exposing its contradictions in polished pellets of expression. One cannot but feel that in the following account Hegel is referring to Oscar Wilde—not in 1807, but now.

§520.
Just as self-consciousness had its own language with state power, in other words, just as Spirit emerged as actively mediating between these extremes, so also has self-consciousness its own language in dealing with wealth; but still more so when it rebels. The language that gives wealth a sense of its essential significance, and thereby gains possession of it, is likewise the language of flattery, but of base flattery; for what it pronounces to be an essence, it knows to be expendable, to be without any intrinsic being. The language of flattery, however, as we have already observed, is Spirit that is still one-sided. For although its moments are indeed the self which has been refined by the discipline of service into a pure existence, and the intrinsic being of power, yet the pure Notion in which the simple, unitary self and the in-itself, the former a pure 'I' and the latter this pure essence or thought, are the same—this unity of the two sides which are in reciprocal relation is not present in the consciousness that uses this language. The object is still for consciousness an intrinsic being in contrast to the self, that is, the object is not for consciousness at the same time consciousness's own self as such. The language of the disrupted consciousness is, however, the perfect language and the authentic existent Spirit of this entire world of culture. This self-consciousness which rebels against this rejection of itself is eo ipso absolutely self-identical in its absolute disruption, the pure mediation of pure self-consciousness with itself. It is the sameness of the identical judgement in which one and the same personality is both subject and predicate. But this identical judgement is at the same time the infinite judgement; for this personality is absolutelly dirempted, and subject and predicate are utterly indifferent, immediate beings which have nothing to do with one another, which have no necessary unity, so much so that each is the power of a separate independent personality. The being-for-self [of this consciousness] has its own being-for-self for object as an out-and-out 'other'; not as if this had a different content, for the content is the same self in the form of an absolute antithesis and a completely indifferent existence of its own. Here, then, we have the Spirit of this real world of culture, Spirit that is conscious of itself in its truth and in its Notion.

§521. It is this absolute and universal inversion of the actual world o thought: it is pure culture. What is learnt in this world is that neither the actuality of power and wealth, nor their specific Notions, 'good' and 'bad', or the consciousness of 'good' and 'bad'  (the noble and the ignoble consciousness), possess truth; on the contrary, all these moments become inverted, one changing into the other, and each is the opposite of itself. The universal power, which is the Substance, when it acquires a spiritual nature of its own through the principle of individuality, receives its own self merely as a name, and though it is the actuality of power, is really the powerless being that sacrifices its own self. But this expendable, self-less being, or the self that has become a Thing, is rather the return of that being into itself; it is being-for-self that is explicitly for itself, the concrete existence of Spirit. The thoughts of these two essences, of 'good' and 'bad', are similarly inverted in this movement; what is characterized as good is bad, and vice-versa. The consciousness of each of these moments, the consciousness judged as noble and ignoble, are rather. in their truth just as much the reverse of what these characterizations are supposed to be; the noble consciousness is ignoble and repudiated, just as the repudiated consciousness changes round into the nobility which characterizes the most highly developed freedom of self-consciousness. From a formal standpoint, everything is outwardly the reverse of what it is for itself; and again, it is not in truth what it is for itself, but something else than it wants to be; being-for-self is rather the loss of itself, and its self-alienation rather the preservation of itself. What we have here, then, is that all the moments execute a universal justice on one another, each just as much alienates its own self, as it forms itself into its opposite and in this way inverts it. True Spirit, however, is just this unity of the absolutely separate moments, and, indeed, it is just through the free actuality of these selfless extremes that, as their middle term, it achieves a concrete existence. It exists in the universal talk and destructive judgement which strips of their significance all those moments which are supposed to count as the true being and as actual members of the whole, and is equally this nihilistic game which it plays with itself. This judging and talking is, therefore, what is true and invincible, while it overpowers everything; it is solely with this alone that one has truly to do with in this actual world. In this world, the Spirit of each part finds expression, or is wittily talked about, and finds said about it what it is. The honest individual takes each moment to be an abiding essentiality, and is the uneducated thoughtlessness of not knowing that it is equally doing the reverse. The disrupted consciousness, however, is consciousness of the perversion, and, moreover, of the absolute perversion. What prevails in it is the Notion, which brings together in a unity the thoughts which, in the honest individual, lie far apart, and its language is therefore clever and witty. oscar wilde

§522. The content of what Spirit says about itself is thus the perversion of every Notion and reality, the universal deception of oneself and others; and the shamelessness which gives utterance to this deception is just for that reason the greatest truth. This kind of talk is the madness of the musician 'who heaped up and mixed together thirty arias, Italian, French, tragic, comic, of every sort; now with a deep bass he descended into hell, then, contracting his throat, he rent the vaults of heaven with a falsetto tone, frantic and soothed, imperios and mocking, by turns' (Diderot, Nephew of Rameau). To the tranquil consciousness which, in its honest way, takes the melody of the Good and the True to consist in the evenness of the notes, i.e. in unison, this talk appears as a 'rigmarole of wisdom and folly, as a medley of as much skill as baseness, of as many correct as false ideas, a mixture compounded of a complete perversion of sentiment, of absolute shamefulness, and of perfect frankness and truth. It will be unable to refrain from entering into all these tones and running up and down the entire scale of feelings from the profoundest contempt and dejection to the highest pitch of admiration and emotion; but blended with the latter will be a tinge of ridicule which spoils them' (ibid.). The former, however, will find in their subversive depths the all-powerful note which restores Spirit to itself.

J. N. Findlay's account of the following paragraphs is as follows:

§523. Plain sense and sound morality can teach this disintegrated brilliance nothing that it does not know. It can merely utter some of the syllables the latter weaves into its piebald discourse. In conceding that the bad and the good are mixed in life, it merely substitutes dull platitude for witty brilliance.

§524. The disintegrated consciousness can be noble and edifying but this is for it only one note among others. To ask it to forsake its disintegration is merely, from its own point of view, to preach a new eccentricity, that of Diogenes in his tub.

§525. The disintegrated consciousness is, however, on the way to transcending its disintegration. It sees the vanity of treating all things as vain, and so becomes serious.

§526. Wit really emancipates the disintegrated consciousness from finite material aim and gives it true spiritual freedom. In knowing itself as disintegrated it also rises above this, and achieves a truly positive self-consciousness.

In Hegel's words—here's where he comments on Wilde, and on the self-transcending vanity of wit:

§525. But in point of fact, Spirit has already accomplished this in principle [i.e. its own dissolution, winning for itself a still higher consciousness]. The consciousness that is aware of its disruption and openly declares it, derides existence and the universal confusion, and derides its own self as well; it is at the same time the fading, but still audible, sound of all this confusion. This vanity of all reality and every definite Notion, vanity which knows itself to be such, is the double reflection of the real world into itself: once in this particular self of consciousness qua particular, and again in the pure universality of consciousness, or in thought. In the first case, Spirit that has come to itself has directed its gaze to the world of actuality and still has there its purpose and immediate content; but, in the other case, its gaze is in part turned only inward and negatively against it, and in part is turned away from that world towards heaven, and its object is the beyond of this world.

§526. In that aspect of the return into the self, the vanity of all things is its own vanity, it is itself vain. It is the self-centred self that knows, not only how to pass judgement on and chatter about everything, but how to give witty expression to the contradiction that is present in the solid elements of the actual world, as also in the fixed determinations posited by judgement; and this contradiction is their truth. Looked at from the point of view of form, it knows everything to be self-alienated, being-for-self is separated from being-in-itself; what is meant, and purpose, are separated from truth; and from both again, the being-for-another, the ostensible meaning from the real meaning, from the true thing and intention. Thus it knows how to give correct expression to each moment in relation to its opposite, in general, how to express accurately the perversion of everything; it knows better than each what each is, no matter what its specific nature is. Since it knows the substantial from the side of the ddisunion and conflict which are united within the substantial itself, but not from the side of this union, it understands very well how to pass judgement on it, but has lost the ability to comprehend it. This vanity at the same time needs the vanity of all things in order to get from them the consciousness of self; it therefore creates this vanity itself and is the soul that supports it. Power and wealth are the supreme ends of its exertions, it knows that through renunciation and sacrifice it forms itself into the universal, attains to the possession of it, and in this possession is universally recognized and accepted: state power and wealth are the real and acknowledged powers. However, this recognition and acceptance is itself vain; and just by taking possession of power and wealth it knows them to be without a self of their own, knows rather that it is the power over them, while they are vain things. The fact that in possessing them it is itself apart from and beyond them, is exhibited in its witty talk which is, therefore, its supreme interest and the truth of the whole relationship. In such talk, this particular self, qua this pure self, determined neither by reality nor by thought, develops into a spiritual self that is of truly universal worth. It is the self-disruptive nature of all relationships and the conscious disruption of them; but only as self-consciousness in revolt is it aware of its own disrupted state, and in thus knowing it has immediately risen above it. In that vanity, all content is turned into something negative which can no longer be grasped as having a positive significance. The positive object is merely the pure 'I' itself, and the disrupted consciousness in itself this pure self-identity of self-consciousness that has returned to itself.

Hegel's account of the self-transcendence of wit probably owes something to Friedrich Schlegel's notion of the reflexive and self-critical "romantic irony" in Athenäum. However, it might be argued that its main inspiration comes from the future—from the as yet imperfectly realized odyssey of the spirit in the work and personality of Oscar Wilde.



—oOo—

—And as a reminder, here follow some examples of paradoxical brilliance from the Wilde side:



People fashion their God after their own understanding. They make their God first and worship him afterwards.

There is only one thing in the world that is worse than being talked about, and that is not being talked about.

The only way to get rid of a temptation is to yield to it.

Work is the curse of the drinking classes.

Always forgive your enemies; nothing annoys them so much.

The world is a stage, but the play is badly cast.

Alas, I am dying beyond my means.

I never put off till tomorrow what I can do the day after.

In examinations the foolish ask questions that the wise cannot answer.

One should always be in love; that is the reason one should never marry.

A man who desires to get married should know either everything or nothing.

America is the only country that went from barbarism to decadence without civilization in between.

All art is quite useless.

Education is an admirable thing, but it is well to remember from time to time that nothing that is worth knowing can be taught.

I sometimes think that God in creating man somewhat overestimated his ability.

Some cause happiness wherever they go; others, whenever they go.

A cynic is a man who knows the price of everything and the value of nothing.

Fashion is a form of ugliness so intolerable that we have to alter it every six months.

The old believe everything; the middle-aged suspect everything; the young know everything.

Marriage is the triumph of imagination over intelligence. Second marriage is the triumph of hope over experience.

To live is the rarest thing in the world. Most people exist, that is all.

Disobedience, in the eyes of anyone who has read history, is man’s original virtue. It is through disobedience that progress has been made, through disobedience and through rebellion.

To love oneself is the beginning of a lifelong romance.

I am not young enough to know everything.

I choose my friends for their good looks, my acquaintances for their good characters, and my enemies for their good intellects. A man cannot be too careful in the choice of his enemies. I have not got one who is a fool. They are all men of some intellectual power, and consequently they all appreciate me.
    -Henry Wotton, The Picture of Dorian Gray

Laughter is not at all a bad beginning to a friendship, and it is far the best ending to one.
    -Henry Wotton, The Picture of Dorian Gray

The aim of life is self-development. To realize one’s nature perfectly—that is what each of us is here for.
    -Henry Wotton, The Picture of Dorian Gray

Peole say sometimes that Beauty is only superficial. That may be so. But at least it is not so superficial as Thought is. To me, Beauty is the wonder of wonders. It is only shallow people who do not judge by appearances.
    -Henry Wotton, The Picture of Dorian Gray

Science is the record of dead religions.

Only the shallow know themselves.



(A Truth of Masks)


Martes 28
de junio de 2011

Los genes, en Hefesto

Estamos leyendo la Odisea con Ivo y Oscar, y hoy tocaba ese episodio en el que Hefesto atrapa a Ares y Afrodita en una red, y se queja de su propia deformidad, diciendo que si era cojo no era por culpa suya, sino culpa de sus padres, que no debieron engendrarlo. Esto ha dejado meditando a Oscar, que nos ha generado una extensión apócrifa de la Odisea:

—Dice Hefesto, "¡No es culpa mía si soy cojo de los dos pies; es culpa de mis padres, que no me debieron engendrar!"  Y sale Punset:  (con voz de Punset): "en realidat, es culpa de los genes, que bla bla bla...."


La paliza de Mordred


Corrupción en la Universidad, Revisited

Al igual que sucedió en el caso del profesor José Penalva en la Universidad de Murcia, tras haber escrito su libro Corrupción en la Universidad, ahora se le abre un expediente a otro profesor que denuncia la corrupción en la universidad (esta vez la de Almería)—Jorge Lirola. Conviene investigar estos casos a fondo—aunque menuda justicia tenemos, que se coloca siempre por instinto del lado de los administradores, y no de quien los denuncia.... Pero que se investigue, a ver si se puede probar algo. Y si a la corrupción se ha sumado abuso de poder o acoso laboral por parte de los rectores, que paguen con todas las consecuencias, igual que intentan hacerles pagar preventivamente a quienes les denuncian. El hecho de que sean juez y parte, y que no se corten de expedientar a quienes les denuncian, ya huele que apesta.

Informa así el profesor Lirola sobre el desarrollo de su caso:


Estimada/o compañera/o de Universidad:
 
Tras mi denuncia contra el Rector de Almería, Pedro Molina, por prevaricación y fraude, del que tiene conocimiento el Rector de su universidad, aquél ha ordenado abrirme un expediente sancionador. Entiendo que se trata de una represalia, por lo que lo he denunciado igualmente por acoso laboral, tanto a Pedro Molina como a su Inspector de Sevicios, Antonio Sánchez Cañadas. A este último también por calumnias, que son en las que se basa la apertura del expediente sancionador.
 
Ante el acoso que sufro, cada vez mayor, por parte del Rector, quiero difundirlo, como forma de mitigar ese acoso y dejar en evidencia al acosador, pues es lo que recomiendan los expertos. Así, aparte de conseguir que deje de surtir efecto el acoso, también pretendo pedir responsabilidades al Rector por sus actos, que entiendo delictivos y poder establecer un referente positivo en la lucha contra la corrupción por parte de determinadas autoridades universitarias.
 
En estos enlaces se puede ver la rueda de prensa en la que doy detalles de todo ello:
 
http://www.youtube.com/watch?v=AH7wZeGBMg4 (Indignado con la corrupción en la Universidad)
 
http://www.youtube.com/watch?v=hAz9lbj3Rg0 (La actuación del fiscal ante la corrupción universitaria)

También en la siguiente entrevista que me realizaron:
 
http://www.youtube.com/user/alandalus222#p/a/u/0/xcfsMjEmE5o
 
Por último, en mi blog de denuncias igualmente se pueden seguir los hechos:
http://1001denuncias.blogspot.com
 
No le pido que tome partido, sino sólo que conozca los hechos y, en la medida que quiera y pueda, solicite que lo aclaren las instancias competentes que conocen el tema.
 
Un cordial saludo
Jorge Lirola.

(Envío este artículo a Fírgoa: Universidade pública).
La red de favores mutuos



Explicitando al autor implícito


El autor implícito de una obra literaria es el autor textualizado, es decir, la imagen del autor que proyecta una obra determinada, o la que se trasluce a través de la lectura de la obra, a partir de sus juicios intelectuales, éticos, posicionamientos frente a los personajes y acciones, construcción de la trama, presuposiciones que deducimos del texto, etc. El concepto lo difundió Wayne Booth, en The Rhetoric of Fiction (1961) pero como veremos algo apunta al respecto Hegel, un siglo y medio antes, amén de otros autores. En mi libro sobre narración le dediqué un capitulillo, a él y a su correlato el lector implícito: "Autor textual, obra, lector textual."
autorretrato valls

En estos párrafos introduce Booth a este "segundo yo" o versión textual del autor, en el capítulo 3 de The Rhetoric of Fiction:

"El autor cuando escribe debería ser como el lector ideal descrito por Hume en 'The Standard of Taste', que, para reducir las distorsiones producidas por el prejuicio, se considera como un 'hombre en general' y olvida, si es posible, su 'ser individual' y sus 'circunstancias peculiares'.

Ponerlo de este modo, sin embargo, es subestimar la importancia de la individualidad del autor. Al escribir, no crea simplemente un 'hombre en general' ideal, impersonal, sino una versión implícita de 'sí mismo' que es diferente de los autores implícitos que encontramos en las obras de otros hombres. A algunos novelistas les ha parecido, de hecho, que estaban descubriéndose o creándose a sí mismos mientras escribían. Como dice Jessamyn West, a veces es 'sólo escribiendo la historia como el novelista puede descubrir—no su historia, sino su escritor, el escriba oficial, por así decirlo, para esa narración'. Ya sea que llamemos a este autor implícito un 'escriba oficial' o adoptemos el término recientemente revivido por Kathleen Tillotson—el 'segundo yo' del autor—está claro que la imagen que el lector obtiene de esta presencia es uno de los efectos más importantes del autor.  Por impersonal que intente ser, su lector inevitablemente construirá una imagen del escriba oficial que escribe de esta manera—y naturalmente ese escriba oficial nunca será neutral hacia todos los valores. Nuestras reacciones a sus diversos compromisos, secretos o explícitos, ayudarán a determinar nuestra respuesta a la obra. El papel del lector en esta relación debo reservarlo para el capítulo v. Nuestro problema actual es la intrincada relación entre el llamado autor real con sus varias versiones oficiales de sí mismo." (70-71)

En una nota remite Booth al concepto de Kathleen Tillotson, en El relato y el narrador (The Tale and the Teller, Londres, 1959), que a su vez tomó el concepto de Edward Dowden:

"Escribiendo sobre George Eliot en 1877, Dowden dijo que la forma que más persiste en la mente después de leer sus novelas no es ninguno de los personajes, sino 'alguien que, si no es la auténtica George Eliot, es ese segundo yo que escribe sus libros, y vive y habla a través de ellos'. El 'segundo yo', continúa, es 'más sustancial que ninguna mera personalidad humana', y tiene 'menos reservas'; mientras que 'tras él, acecha muy satisfecho el verdadero yo histórico, a salvo de observaciones y críticas impertinentes'" (Tillotson, pág. 22).

De hecho, en este caso la oposición entre autor real (Marian Evans) y autor implícito (George Eliot) está particularmente clara—aunque como sugería Booth habrá diferentes George Eliots en cada novela de Marian Evans, y sin duda también distintas Marian Evans. También remite Booth en otro punto (p. 151) al artículo de Patrick Cruttwell "Makers and Persons" (Hudson Review 12, 1959-60, 487-507) que analiza complejas relaciones entre los autores reales y las personalidades que proyectan al escribir. Continúa así Booth:

"Debemos decir sus varias versiones, porque independientemente de lo sincero que pueda intentar ser un autor, sus diferentes obras implicarán diferentes versiones, diferentes combinaciones ideales de normas. Igual que las cartas personales de uno implican diferentes versiones de uno mismo, según las diferentes relaciones con cada corresponsal y el propósito de cada carta, de la misma manera el escritor se presenta con un aire distinto dependiendo de las necesidades de obras específicas.

Estas diferencias son muy evidentes cuando al segundo yo se le da un papel explícito, un papel de hablante en la historia. Cuando Fielding comenta, nos proporciona evidencia explícita de un proceso de modificación de una obra a otra; no hay emerge una única versión de Fielding de la lectura de la satírica Jonathan Wild, de las dos grandes "épicas cómicas en prosa", Joseph Andrews y Tom Jones, y de ese problemático híbrido, Amelia. Hay muchas similaridades entre ellos, naturalmente; todos los autores implícitos valoran la benevolencia y la generosidad; todos ellos deploran la brutalidad egoísta. En estos y otros muchos particulares son indistinguibles de la mayoría de los autores implícitos de la mayor parte de las obras significativas hasta nuestro propio siglo. Pero cuando descendemos de este nivel de generalidad para examinar la ordenación particular de valores en cada novela, encontramos gran variedad. El autor de Jonathan Wild está por implicación muy preocupado por los asuntos públicos y con los efectos de la ambición descontrolada en los 'grandes hombres' que llegan al poder en el mundo. Si tuviésemos sólo ésta novela de Fielding, inferiríamos de ella que en su vida real estaba mucho más obsesivamente centrado en su papel de magistrado y de reformador de la moral pública, más de lo que hace pensar el autor de Joseph Andrews o de Tom Jones—por no decir nada de Shamela (¡qué inferiríamos sobre Fielding si nunca hubiese escrito otra cosa que Shamela!). Por ota parte, el autor que nos saluda en la página uno de Amelia no tiene nada de ese aire bromista combinado con una magnífica despreocupación que encontramos desde el principio en Joseph Andrews y Tom Jones. Supongamos que Fielding no hubiese escrito nunca otra cosa que Amelia, llena como está del tipo de comentario que encontramos al principio:

Los diversos accidentes que acontecen a una muy excelente pareja, después de su unión en el estado matrimonial, serán el asunto de la historia que sigue. Las penalidades que hubieron de vadear fueron algunas de ellas tan exquisitas, y los incidentes a que dieron lugar tan extraordinarios, que parecieron requerir no sólo la más extremada malicia, sino la más extremada invención, que jamás la superstición haya atribuído a la Fortuna: aunque, si acaso algún ser de esa naturaleza se interfirió en el asunto, o incluso si de hecho existe algún ser tal en el universo, es una cuestión que en absoluto pretendo resolver de modo afirmativo.

¿Podríamos acaso inferir de esto al Fielding de las obras anteriores? Aunque el autor de Amelia todavía puede permitirse chistes e ironías ocasionalmente, su aire general de solemnidad sentenciosa está estrictamente a tono con los efectos muy especiales que son propios de la obra en su conjunto. Nuestra imagen de él se construye, claro, sólo en parte por el comentario explícito del narrador; se deriva todavía más a partir del tipo de relato que elige contar. Pero el comentario hace explícita para nosotros una relación que se halla presente en toda narrativa de ficción, aunque pueda pasarse por alto en la narrativa de ficción sin comentario.

Es un hecho curioso que no tenemos términos para designar ni este 'segundo yo' creado ni la relación que establecemos con él. Ninguno de nuestros términos para varios aspectos del narrador es adecuado del todo. 'Persona', 'máscara', y 'narrador' se usan a veces, pero más comúnmente se refieren al hablante de la obra que es después de todo sólo uno de los elementos creados por el autor implícito y que puede estar separado de él por amplias ironías. 'Narrador' normalmente se interpreta como el 'yo' de una obra, pero el 'yo' rara vez o nunca coincide con la imagen implícita del artista." (71-73).

A continuación Booth explica que con el término "autor implícito" pretende incluir cuestiones tan amplias como el "estilo" o "técnica" (en el sentido más comprensivo) de una obra. "Convención" quizá también le sirviese: pues la discusión del autor implícito, a veces artificialmente aislada de estas cuestiones de roles discursivos, convenciones comunicativas, y convenciones genéricas, a veces se ha convertido en objeto de abstrusas disputas narratológicas—cuando el término de Booth es más amplio e intuitivo y por supuesto trasciende a la narratología: se refiere al discurso literario en general como un discurso que permite la expresión personal, pero dentro de ciertas convenciones. Sería útil, por tanto, entroncar la discusión sobre el autor implícito con parámetros de articulación de la subjetividad más amplios, como son los roles sociales estudiados por la sociología interaccional de Erving Goffman y otros. (Ver por ejemplo su concepción dramatúrgica de las relaciones sociales en La presentación del yo en la vida cotidiana). Por otra parte, en la discusión de la poesía lírica la cuestión de la autoría se plantea de otra manera que en la ficción narrativa, y es útil relacionarlas y ver su terreno común. El poeta que habla en los poemas no hace propiamente ficción—y sin embargo asume una voz especial, a la vez convencional y construida, pero personal dentro de esa convención, lo que llamamos propiamente "el poeta", frente al autor que se presenta en otros contextos, hablando en la radio o conversando mientras firma libros. De esta distancia entre el hombre de los contextos cotidianos y el hombre que habla en verso se es muy consciente de modo intuitivo—hasta tal punto que de ahí deriva en parte la noción popular de que la poesía "es artificial" o que los poetas "mienten" o que dicen cosas "poéticas". En suma, la distinción entre el autor que gestiona los aledaños su oficio literario, o va a al supermercado, o es tío de alguien, etc., y el autor que habla en la obra, es muy intuitiva y bien conocida para la gente con un mínimo de reflexión. Es extraño quizá como dice Booth que no haya un término separado, pero precisamente esa continuidad que hay en común entre el rol de autor y otros roles discursivos o interaccionales evita que fragmentemos a una persona demasiado estrictamente entre "autor implícito" y "autor físico"—también es autor implícito, sólo que en otros géneros discursivos, de sus instancias a las autoridades, o de albaranes, telegramas y listas de la compra.

En ese sentido, la discusión sobre el autor implícito se difumina y se remonta a los orígenes de la crítica literaria—por ejemplo al diálogo platónico Ion, en el que el rapsoda Ion habla evidentemente de manera distinta cuando recita y cuando dialoga con Sócrates, y adopta de hecho otra personalidad: es poseído por las musas, cuando recita sus poemas, y está fuera de sí (es decir, fuera de su yo cotidiano). Es decir, gran parte de la conversación crítica sobre convenciones, estilo, el ser propio de la poesía, el lenguaje del poeta, etc... es a un determinado nivel, ya, una conversación sobre el autor implícito, avant la lettre. Lo que hace Booth, siguiendo a Dowden, Tillotson y otros es explicitar esa dimensión del discurso literario, delimitar el concepto de modo útil y clarificador.

Pero quería terminar con una teorización temprana del autor implícito en tanto que sujeto textual, tal como la formula de modo magistral Hegel en La Fenomenología del Espíritu. Ciento cincuenta años antes de Booth—aunque no está el concepto tan claramente delimitado, pues no se refiere específicamente a la literatura, y de hecho adolece de cierta vaguedad (cierta vaguedad podría ser una manera político-filosóficamente correcta de referirnos al nebuloso estilo de especulación abstracta de Hegel en la Fenomenología en su conjunto).  En un punto está hablando de la intervención en la arena pública, —lo que podríamos llamar la actuación discursiva del sujeto en la esfera política, y de cómo en una determinada fase de la cultura,
que podríamos identificar con el desarrollo de la subjetividad individualista en el seno de un estado político autoritario. (Es una caracterización muy vaga, a su vez; en la Fenomenología parece identificarse con la era de la modernidad temprana de los siglos XVII-XVIII, aunque fechas no hay en esta obra—y sin embargo esta misma relación del sujeto al poder y al discurso público parece que podría darse en otros ámbitos, como por ejemplo en algunos momentos del Imperio romano). Empezamos con una caracterización del poder político en la que la figura de la consciencia que ocupa a Hegel es la del vasallo altivo que da voz a los intereses del estado en forma de consejo, y hace hablar así por su boca a un bien común que no tiene consciencia propia al margen de la ley, o a una dimensión del sujeto que se ha alienado en el Estado. Traduzco de la versión de A.V. Miller / J. N. Findlay:

§505. Mediante esta alienación, sin embargo, el poder estatal no es una consciencia de sí que se conozca a sí misma en tanto que poder estatal. Es sólo su ley, o su en sí mismo, lo que tiene autoridad; no tiene todavía una voluntad particular. Puesto que la consciencia subjetiva que sirve al poder estatal todavía no ha renunciado a su propio puro ser personal, para convertirlo en el principio activo del poder estatal; sólo le ha dado a ese poder su mera existencia, sólo le ha sacrificado su propia existencia externa a ese poder, no su ser intrínseco. Esta autoconsciencia se considera que está en conformidad con la esencia y se reconoce en tanto que es lo que es intrínsecamente. En ella los otros encuentran la propia esencia de ellos ejemplificada, pero no su propio ser-para-sí (de ellos)—encuentran el pensamiento de ellos, o la pura conciencia, realizado, pero no su individualidad. Por tanto posee autoridad en sus pensamientos y recibe honores. Es el vasallo altivo el que asume un papel activo en pro del poder estatal en la medida en que este último no es una voluntad personal, sino una voluntad esencial; el vasallo que se sabe a sí mismo estimado sólo en tanto que goza de ese honor, en la imagen esencial que él tiene en la opinión general, no en la gratitud que le manifieste algún sujeto individual, puesto que él no ha ayudado a ese individuo a gratificar su ser para sí mismo. Su discurso, si se pusiese en relación al poder estatal que todavía no se ha hecho real, tomaría la forma del consejo, impartido para el bien general.

§506. Al poder estatal, por tanto, todavía le falta una voluntad con la cual oponerse al consejo, y el poder de decidir cuál de las diferentes opiniones es la mejor para el bien general. quevedo espíaNo es todavía un gobierno, y por tanto no es todavía verdaderamente un poder estatal efectivo. El ser-para-sí, la voluntad, que puesto que la voluntad no ha sido sacrificada, es el espíritu interno, separado, de las diferentes clases y "estados" (esto a pesar de su parloteo acerca del 'bien común'), se reserva para sí lo que le conviene a sus propios intereses, y tiene tendencia a convertir este parloteo acerca del bien común en un sustituto de la acción. El sacrificio de la existencia que se da al servicio del estado es de hecho completo cuando llega hasta el extremo de la muerte; pero el riesgo de muerte al cual sobrevive el individuo le deja con una existencia definida y por tanto con un interés propio particular, y esto hace que su consejo acerca de lo que es mejor para el bien general sea ambiguo y se preste a sospechas. Quiere decir que de hecho ha reservado su propia opinión y su propia voluntad particular frente al poder del estado. Su conducta, por tanto, entra en conflicto con los intereses del estado y es característica de la consciencia innoble que siempre está al borde de la rebeldía.

§507. Esta contradicción que debe resolver el ser-para-sí, la de la disparidad entre el ser-para-sí y el poder estatal, se hace a la vez presente de la manera que sigue. Esa renuncia a la existencia, cuando es completa, como en la muerte, es simplemente una renuncia, no retorna a la consciencia; la consciencia no sobrevive a la renuncia, no está en y para sí misma, sino que meramente pasa a su opuesto sin reconciliación. Por consiguiente, el auténtico sacrificio del ser-para-sí es únicamente aquél en el cual se entrega tan completamente como en la muerte, pero sin embargo en esta renuncia se conserva a sí mismo. Así se vuelve efectivamente lo que es en sí mismo, se vuelve la unidad idéntica de sí mismo y de su yo opuesto. El Espíritu interno separado, el sujeto personal como tal, habiéndose expuesto y habiendo renunciado a sí mismo, eleva a la vez al poder estatal a la posición de tener una identidad personal propia. Sin esta renuncia a la personalidad, los actos de honor, las acciones de la consciencia noble, y los consejos basados en su penetración intelectual mantendrían la ambigüedad que posee esa reserva privada de intenciones particulares y de voluntad personal.

(En lo que precede Hegel ha especificado el "desdoblamiento" del sujeto que se produce en tanto que éste renuncia a expresar sus propios intereses y se convierte en portavoz de los intereses políticos colectivos, del "bien general". Como vemos, se prepara el terreno para que ese discurso sobre el bien general se presente de una manera un tanto desvinculada de la personalidad cotidiana o "interesada" de su autor—y por tanto ese discurso puede aparecer ya sea anónimamente, como un discurso autónomo, pseudónimamente, o bajo el nombre del propio autor, con el riesgo que supone el hacer al sujeto individual garante de la respetabilidad del discurso. Puede presentarse el autor como probo ciudadano, o como académico y miembro de una institución prestigiosa, o amparado bajo la dedicatoria a un personaje de respetabilidad pública indiscutible. En el siguiente parágrafo, Hegel recalca en todo caso la importancia de que el discurso político del sujeto se presenta en tanto que lenguaje, separado del cuerpo y presencia física del propio sujeto—o, podríamos decir, separando al autor implícito o autor textual del autor de carne y hueso que ha juntado efectivamente las letras. Es, evidentemente, un discurso escrito—la mejor manera de "renunciar a estar presente" y a la vez "estar presente").

§508. Pero la alienación tiene lugar únicamente en el lenguaje o discurso, que aparece aquí con su significación característica. En el mundo del orden ético, en la ley y en el mando, y en el mundo efectivo, en el mero consejo, el lenguaje tiene la esencia de su contenido y es la forma de ese contenido; pero aquí tiene por contenido la forma misma, la forma que el lenguaje mismo es, y tiene autoridad en tanto que lenguaje o discurso. Es el poder del habla, en tanto que es lo que lleva a cabo lo que hay que llevar a cabo. Porque es la existencia real del puro sujeto como sujeto; en el lenguaje, la consciencia de sí, en tanto que individualidad independiente separada, llega como tal a la existencia, de forma que existe para otros. De otro modo el "yo", este puro "yo", es inexistente, no está allí; en cualquier otra expresión está inmerso en la realidad, y está en un forma de la que puede retirarse a sí mismo; se refleja a sí mismo a partir de su acción, además de su expresión fisiognómica, y se disocia a sí mismo de una existencia tan imperfecta, en la que siempre hay a la vez demasiado y demasiado poco, haciendo que quede atrás sin vida. El lenguaje o discurso, sin embargo, lo contiene en su pureza, sólo él expresa al "yo", al "yo" mismo. Esta existencia real del "yo" es, en tanto que existencia real, una objetividad que tiene la naturaleza auténtica del "yo". El "yo" es este "yo" particular—pero igualmente el "yo" universal; su manifestación es asimismo a la vez la externalización y la desaparición de este "yo" particular, y como resultado de esto, el "yo" permanece en su universalidad. El "yo" que se enuncia a sí mismo es oído o percibido; es una infección en la cual ha pasado inmediatamente a formar una unidad con aquéllos para quienes es una existencia real, y es una autoconsciencia universal. Que es percibido u oído significa que su existencia real se extingue; esta su otredad ha sido reasumida en sí mismo, y su existencia real es sólo ésta: que en tanto que es un Ahora auto-consciente, en tanto que existencia real, no es una existencia real, y por medio de esta desaparición es una existencia real. Este desaparecer es por tanto en sí mismo, a la vez, su permanencia; es su propio conocerse a sí mismo, y su conocerse a sí mismo en tanto que un sujeto que ha pasado a otro sujeto que ha sido percibido y es universal.

Bien, espero que a través de las nieblas teutónicas puedan reconocerse algunas de las condicionantes que identifica Booth en el tipo de subjetividad textual que es el autor implícito. Hay que señalar que Hegel en ningún momento habla de obras de ficción específicamente, pero que tampoco Booth restringe el autor implícito a obras de ficción—aunque emerge de modo más nítido como un sujeto textual diferenciado—en la ficción, especialmente cuando va disociado de una voz narrativa claramente ficticia y no fiable. Hay que señalar esta ambigüedad en la expresión "autor implícito": el autor implícito puede estar en Booth ampliamente visible, presente y explícito— lo llamamos el autor sin más, y paradójicamente sólo se hace necesario conceptualizarlo y darle un nombre cuando aparece como un sujeto textual entre muchos, más en concreto cuando aparece implícitamente —entre líneas, como contrapartida al discurso de un narrador no fiable. Este es el segundo sentido de la implicitud o implicaciíon del autor (de hecho muchos en español lo llaman autor implicado, y Booth no emplea la palabra implicit author sino implied author, que puede sugerir ambos tipos de relación, implicitud e implicación).

La disociación entre el sujeto individual y el sujeto textual a que alude Hegel puede tener muchas dimensiones diferentes: una es como decimos la disociación entre el discurso escrito como objeto, frente al emisor—separando el cuerpo del lenguaje y de esos molestos aditamentos fisiognómicos que a la vez dicen (dice Hegel) "demasiado y demasiado poco". Por otra parte, mediante la escritura, se asegura que tras la muerte del autor (el "sacrificio supremo") el autor siga vivo, en tanto que autor implícito. Hay que extrañarse un poco, por tanto, de que Hegel no explicite más la importancia de la escritura, en concreto, en esta autoobjetivación del yo, y que hable simplemente de un discurso externalizado. En fin, para externalización, la escritura. Toda convención discursiva, decíamos, supone también una externalización, objetivación y universalización relativa del yo: el atenerse a las convenciones del diálogo platónico, de la Utopía, de la carta pública, del ensayo incluso, aunque aquí las convenciones se relajan. Otra dimensión de la autoobjetivación no mencionada por Hegel, pero muy importante para el análisis y el concepto de Booth, es la ficcionalidad. La convención de la ficcionalidad, desde la tenue del roman à clef hasta otras más densas—la ficción realista, la filosófica, la ciencia-ficción o la fantasía....—sirve para disociar efectivamente al sujeto personal y al sujeto escribiente, y para hacer hablar al sujeto textual de modo acorde a las reglas del juego, o del género. Seguirá expresando sus valores, sus prioridades y actitudes, pero siempre que se introduce una convención se introduce un determinado filtro, o una modulacion, en la que el sujeto es uno mismo y a la vez se transforma en eso que Booth llamó (por fin nombrándolo de modo explícito) un autor implícito:

El autor implícito (el 'segundo yo' del autor).— Incluso la novela en la que no hay narrador dramatizado crea una imagen implícita de un autor que está tras las bambalinas, ya sea como director de la función, como marionetista, o como un Dios indiferente, arreglándose las uñas en silencio. Este autor implícito es siempre diferente del "hombre real"—sea quien sea que creamos que es—que crea una versión superior de sí mismo, un "segundo yo", a la vez que crea su obra. (151).



Implied authors in film and literature



















Lunes 27 de junio de 2011

Ramas secas, ramas húmedas





Spencer and Dust


En Politics and Culture publicaron un interesante número sobre evolucionismo cultural. Sin embargo no he podido evitar poner una notita de protesta (con Google Sidewiki) al prólogo del editor Joseph Carroll, "A Darwinian Revolution in the Humanities?" cuando convierte a Darwin en "santo patrono único" y me relega a Nietzsche y a Spencer al polvo de los estantes de la historia cultural. Ah, no....
coulon
Lástima que la nota me ha desaparecido del Sidewiki. Así empezaba: "Spencer grow dusty on the shelves of antiquarian intellectual history", indeed? Perhaps so, but so much the worse for us. Spencer's First Principles formulates a complex theory of universal evolution: not just of the evolution of life, but of everything in the universe. It is a grand panorama he draws..."— bueno, y venía a decir que para Spencer el ser humano se origina en polvo cósmico, pasando por fases de química compleja y de seres vivos previos. Un punto éste en el cual se remite a las teorías de Darwin. Darwin sólo se ocupó de la variación biológica: Spencer va mucho más allá, y la perspectiva intelectual de sus teorías es muchísimo más ambiciosa y comprensiva que la de Darwin. También lo es su meditación sobre el lugar relativo de la religión y de la ciencia en la experiencia y el conocimiento humano: allí pisa un terreno con el que Darwin no podía ni soñar en pensar, y su discurso está llevado a un nivel de elaboración teórica impresionante. Sin pretender menospreciar a Darwin, impresionante en su propio terreno—pero es que el ámbito de Spencer es incomparablemente más comprensivo y totalizador. También nos muestra Spencer cómo pudo surgir el Universo a partir de la nada—o más bien a partir de una fuerza indeterminada en contacto con la nada, y consigo misma.

Quizá sea apropiado que Spencer, que nos muestra cómo venimos del polvo cósmico, haya quedado enterrado en el polvo de los estantes. Somos sólo un breve momento del universo, y nuestra pasión por saber de dónde venimos y a dónde vamos dura aún menos. Además, ya lo dijo el propio Spencer, no sólo el ser humano, sino todo el Universo, se rige por la ley del mínimo esfuerzo....

Sobre la perspectiva de Carroll, poco puedo decir aquí, salvo que su planteamiento redentorista, separando darwinismo cultural "bueno" y constructivismo cultural "malo", es simplista, como deberían hacerle sospechar todas las dicotomías tan marcadas y el propio análisis de los binarismos analizados por Derrida, a quien tanto parece despreciar.  De hecho, el problema a la hora de entender la cultura humana es precisamente la medida en que, asentándose como no puede sino hacerlo en la naturaleza, y en la explotación de un ecosistema, supone a la vez la construcción cultural de un mundo imaginario y virtual—sí, la construcción de mundos virtuales, los que analiza el (post)estructuralismo, para estructurar la realidad—esa es la clave para entender la peculiar ecología de los humanos, lo que hacemos en nuestro nicho ecológico. Porque en esos mundos culturalmente estructurados es donde nos organizamos, nos aliamos, y dividimos el trabajo y las tareas sociales: y es esa organización no "natural" sino natural-cultural la que hace a los humanos lo que son. Así que, lo siento, pero habrá que desempolvar no sólo a Spencer, sino también a Nietzsche y sus secuaces.

Consiliencia, evolución, y anclaje narrativo







Domingo 26 de junio de 2011

Escoptofilias terminales

peeping tomRe-viendo Peeping Tom, la película que (dicen) acabó con la carrera de su director Michael Powell. El guión es del curioso personaje Leo Marks, criptógrafo y dramaturgo. Se estrenó la película ante un coro de abucheos críticos, pero con el tiempo fue subiendo la estimación—a medida que el cine se hacía más morboso, más complicado, más reflexivo, más mediático. La película se anticipa a su tiempo (1960) y anuncia toda una larga serie de psicópatas con prótesis tecnológicas, y pavores reflexivos. En esta línea me acuerdo especialmente de algunas películas de Robin Williams, como La memoria de los muertos de Omar Naim, o Retratos de una obsesión. En Kika, de Almodóvar, una periodista con videocasco encasquetado emitía en directo todos los sucesos a la tele.  También recuerda algo Peeping Tom a La mort en direct de Bertrand Tavernier, de veinte años más tarde, por la temática morbosa de intensificar la muerte mediante su filmación, su transformación en documento y la repetibilización de lo esencialmente irrepetible. Y han proliferado estas cuestiones, proféticamente quizá, en la realidad que imita al arte, como cuando el comando Obama vio la mort en direct de Osama bin Laden, a modo de reality show pakistaní. Aquí el protagonista, el peeping Tom o mirón, fotógrafo de porno y ayudante de cámara, venía traumado por los experimentos psicológicos que había hecho su padre con él, convirtiéndolo en conejillo de indias para el estudio del miedo. Luego él sigue sus experimentos, debatiéndose entre la tentación de la normalidad, que en este caso es la vecina de abajo, y la continuación de su carrera hasta su fin natural—que es filmar su suicidio, a la vez que deja pistas para que la policía lo atrape. El protagonista almacena su vida en vídeo, como el Krapp de Beckett en sus cintas magnetofónicas—y colecciona a sus víctimas archivadas como buen psicópata, en esto recuerda al Coleccionista de Fowles. La película experimenta con diversas mironerías: desde el porno que filma el protagonista (incluyendo una modelo desfigurada) hasta la ciega que ve con la mente—la madre de la chica de abajo, que no se fía del cámara e irrumpe en su estudio privado, preguntándole "¿Qué es lo que estoy viendo?" ante la pantalla invisible para ella. Una conversación con un psiquiatra nos informa de que el protagonista sufre de scoptophilia, no de escopofilia como sería de esperar, quizá para subrayar lo óptico de la cuestión. Bueno, también existe el término griego opip(t)euo, "observar curiosamente, espiar, acechar, mirar con inquietud, vigilar", que nos serviría para retorcerlo con lo de peeping Tom. En fin, aunque le prometen un tratamiento con éxito, el protagonista elige profundizar en su vicio y obsesión, que si no no habría película. Una cosa que hace bien la película es profundizar en las posibilidades y secretos del medio, incluyendo imágenes dentro de imágenes, repeticiones (vemos la escena original primero, su filmación después, imágenes quietas frente a fotografías en movimiento.  Y sobre todo incluyendo la reacción del espectador, a varios niveles: la del propio cámara asesino (su cámara incluye un cuchillo, eso sí es penetrar con la vista)—la de la víctima, que se ve a sí misma morir en un espejo, en cierto modo viendo por anticipado la propia película de su muerte. Y también la del espectador inocente de crímenes anteriores, la chica de abajo, que ve cómo alguien ve cómo otros se ven morir tal como otros los verán, no, tal como los están viendo, no sólo la chica, sino también nosotros, posicionados a su lado como mirones de la propia autoobservación terminal. Las imágenes de la chica mirando cómo las asesinadas miran a sí mismas es de las más intensas de la película; la multiplicación o superposición de miradas suma intensidad a la experiencia cinematográfica. En suma, que a base de acumulación mediática, repetición, inserción semiótico-perceptual, marcos dentro de marcos, y reflexividad casi hasta el infinito, saca la película un partido extraordinario a la semiótica básica del cine, a su mironismo básico, a sus patrones de identificación, a la manera en que el uso de la cámara guía y organiza nuestra experiencia pasiva. También, supongo, a ese elemento tanático-terminal que hay en toda película, que es como una vida corriendo a su final. Aquí la tecnología obsoleta de rollos, revelados y super ocho le añade un encanto retrospectivo, o quizá más bien retrofuturista, por la manera en que estas obsesiones, adicciones mediáticas y tecnologizaciones de la experiencia han ido a más, y a más que irán. La película de Powell seguirá creciendo retroactivamente.

La mort en direct






Emails al futuro

Un correo que me llega hoy, quizá desde el pasado:

Desde http://www.sendtofuture.com podrás enviar correos electrónicos marcando de antemano la fecha en que se entregarán al destinatario. No más olvidos: envía cuando quieras la felicitación de cumpleaños, y llegará en su fecha justa.SBR

Las posibilidades de este servicio son tantas como tu imaginación o tus necesidades: trabajo, pareja, asuntos económicos. Incluso bromas. Actúa con responsabilidad y sácale todo el partido a este servicio.

Una sugerencia: escríbete a ti mismo contándote los problemas que hoy te parecen tan importantes y configura la fecha para dentro de un mes, o mejor aún para dentro de un año: el efecto es impresionante.

También es útil cuando se tiene algo pensado para una fecha y no se quiere echar uno atrás.

Si algún profeta se atreve, puede enviar desde aquí sus profecías.

Y esperamos que nadier lo necesiote para eso, pero es muy útil para decir algo después de una despedida. De cualquier tipo de despedida, sin que otros cuenten tu historia.

El tiempo cambia las cosas. Haz la prueba.

Lo único no garantizado, supongo, es que en el futuro haya alguien para leerlos. O que haya un futuro—pero aceptemos la mayor. Podemos enviarnos estas pequeñas cápsulas de tiempo. También podemos releer los viejos diarios, son otra carta (involuntaria) al futuro, siempre inesperado, siempre impredecible—como all our past selves.

En fin, un instrumento muy útil para comunicarse con uno mismo. Conócete a tí mismo—al que eres, y que pronto ya no recordarás que eras.

Nostalgia por el futuro







Disfuncionalidades heterosexuales (australianas)


Me he leído últimamente un libro sobre el cine australiano en los años 90, Australian Cinema in the 1990s, ed. Ian Craven—y ahí aparece un capítulo de Nigel Spence y Leah McGirr, armoniosamente escrito sobre las disfuncionalidades de la pareja heterosexual tal como aparecen prominentemente en el cine australiano ("Unhappy Endings: The Heterosexual Dynamic in Australian Film"). Así concluye, con optimismo más que moderado:

Muchas películas recientes proporcionan evidencias sobre unas creencias acerca de las relaciones interpersonales heterosexuales que parecen estar muy extendidas entre los cineastas australianos (si no también entre los australianos en general): se ve cómo hasta las mejores relaciones se caracterizan por una disfuncionalidad porque hay algún tipo de abismo infranqueable, alguna incomprensión esencial, alguna enemistad incurable, entre los hombres y mujeres de Australia. Este rasgo es un obstáculo o barrera , una obstrucción cuyo perfil se vuelve visible únicamente a través de la riqueza, complejidad y honestidad en la representación que se ha desarrollado en la cinematografía australiana en décadas recientes. La barrera entre hombres y mujeres que se puede ver en el análisis de las películas australianas reicentes  demuestra el "énfasis recurrente sobre las frustraciones, desigualdades, y patrones destructivos que actúan en las relaciones", sugiriendo que las relaciones heterosexuales australianas son inherentemente defectuosas. La mutualidad se ve con sospecha, y las relaciones por tanto a menudo no logran éxito, son inefectivas y condenadas al fracaso. Las razones de esta separación son complejas. En las películas australianas examinadas, se han observado factores como una defectuosa comunicación, disfunciones sexuales, el estancamiento emocional, el adulterio, la drogodependencia, la insensibilidad, el alto consumo de alcohol, las expectativas poco realistas, la obsesión, la frigidez, las mentiras, las diferencias étnicas y culturales, las expectativas frustradas, la camaradería masculina, la psicosis, la vejez, la muerte y la agresión sexual, factores que han contribuido a la noción de separación entre hombres y mujeres australianos.balancing act

    Sin embargo, el mayor problema bien podrían ser la perspectiva negativa que aportan los individuos a sus relaciones desde el primer momento. Una vez han bajado la primera acometida de las hormonas y el "subidón" de gozo inicial, se instalan un pesimismo culturalmente condicionado y un antagonismo casi ritual, y los resultados pueden observarse en la alienación mutua progresiva que caracteriza a las relaciones representadas en películas australianas recientes. "Donde hay confianza da asco", dice el refrán, y donde para empezar sólo había desconfianza, quizá lo mejor que las parejas australianas se puedan decir mutuamente al salir del cine, despues de ser testigos de un ejemplo más de lo mal que llevan la dinámica heterosexual los hombres y mujeres australianos, sea que "Por lo menos a nosotros no nos va tan mal. Aún".

Categorías obsoletas







Sábado 25 de junio de 2011

Viendo el mundo con la mente

A principios del siglo XVIII, George Berkeley exponía en su obra An Essay towards a New Theory of Vision la noción de que los signos visuales no son inmediatamente transparentes, sino que deben ser procesados mentalmente para construir representaciones de los objetos: por ejemplo, relacionando la información visual con la información proviniente del tacto. Y que esto se realizaba mediante la experiencia. Terminaba su ensayo con una alusión a una persona que, ciega desde la infancia, había recuperado la vista, y proponía que se probase su teoría experimentalmente. También Diderot escribió al respecto en su Lettre sur les aveugles, coincidiendo con Molineux y Locke en que la relación entre visión y experiencia táctil debería aprenderse y no sería innata. Ahora vuelve a estar de actualidad el tema, confirmando las hipótesis de Berkeley en gran medida. Aquí hay un audio de la BBC, de Science in Action, donde después de un reportaje sobre el origen del lenguaje hablan sobre experimentos actuales que estudian el reconocimiento táctil de objetos comparado con la información visual, en personas que han adquirido la vista gracias a una operación. El estudio lo publican Richard Held y otros en Nature Neuroscience ("The Newly Sighted Fail to Match Seen with Felt"). Contra lo que se esperaba, el reconocimiento de los objetos relacionando vista y tacto es mucho menos intuitivo de lo que cabría esperar, y hay que esperar a una asociación de las impresiones basada en la experiencia. Por suerte, los sistemas cerebrales que asocian tacto y vista son plásticos aun en los adultos y se puede desarrollar una asociación de vista con otras experiencias de modo relativamente rápido.

Vamos, básicamente se confirma lo que decía Berkeley—que partiendo de las especulaciones de Molineux las desarrolló para sacar toda una teoría del conocimiento en la que el mundo no existe como tal sino que es organizado por la mente y la experiencia humana. Yo siempre le he tenido simpatía a su noción del inmaterialismo, que supone que el mundo que habitamos no es de naturleza física sino básicamente informacional o semiótica. Le veo grandes posibilidades de contacto con el constructivismo psicológico, y también cómo no con la fenomenología. Yendo más allá, nos sugiere Berkeley que el mundo es una construcción mental—que habitamos, sin sospecharlo, en una realidad virtual, o que no hay otra realidad que la realidad mental y la realidad virtual.

Podríamos sorprendernos de que tengan tantos puntos en común los mundos en que habitan los ciegos y los sordomudos—un mundo auditivo los unos, un mundo visual los otros—sin otro punto en común que la experiencia corporal y táctil. Pero, claro, el mundo en que habitamos todos los humanos es ante todo un mundo social, un mundo de relaciones y de comunicación—un orden imaginario y consensuado, pero que nos sirve para encontrar a local habitation and a name.

caraescorzo

Repasando la Carta sobre los ciegos, para uso de los que ven, de Diderot, me he encontrado con esta impresionante escena que describe la última conversación de Saunderson, el matemático ciego, tras decirles a sus visitantes que no entiende por qué el ha nacido sin vista y ellos con ella. Nacen seres malformados, dice, y la mayoría mueren, pero él ha sobrevivido...

"Conjeturo, pues, que en el origen, cuando la materia en su fermentación hacía eclosionar el universo, seres como yo eran muy frecuentes. Pero ¿por qué no habría de afirmar sobre los mundos lo que creo de los animales? Cuántos mundos tullidos, fracasados, se han disipado, se vuelven a formar y se disipan quizá a cada momento en los espacios alejados, los que yo no toco, y los que ustedes no ven, pero donde el movimiento continúa y continuará combinando masas de materia, hasta que hayan obtenido alguna combinación en la que puedan perseverar? ¡Oh, filósofos! Transportaos, pues, conmigo a los confines de este universo, más allá del punto que yo toco, y donde vosotros veis seres organizados; paseaos por ese nuevo océano, y buscad a lo largo y ancho de sus agitaciones irregulares, algún vestigio de ese ser inteligente cuya sabiduría admiráis aquí!

"Pero, ¿para qué extraeros de vuestro elemento? ¿Qué es este mundo, señor Holmes? Un compuesto sometido a revoluciones, que indican todas una tendencia continua a la destrucción; una sucesión rápida de seres que se suceden unos a otros, se empujan, y desaparecen; una simetría pasajera; un orden momentáneo. Os reprochaba ahora mismo estimar la perfección de las cosas por vuestra capacidad; y podría acusaros aquí de medir su duración ateniéndoos a la de vuestros días. Juzgáis la existencia sucesiva del mundo, como la mosca efímera juzga la vuestra. El mundo es eterno para vosotros, como vosotros lo sois para el ser que no vive más que un instante. Y aún el insecto es más razonable que vosotros. ¡Qué prodigiosa sucesión de generaciones de efímeras atestigua vuestra eternidad! ¡Qué inmensa tradición! Sin embargo, todos pasaremos, sin que se pueda asignar ni la extensión real que ocupábamos, ni el tiempo preciso que habremos durado. El tiempo, la materia y el espacio quizá no sean más que un punto."

Saunderson se excitó en esta conversación algo más de lo que le convenía a su estado; le sobrevino un acceso de delirios que duró algunas horas, y del cual sólo salió para exclamar: "¡Oh, Dios de Clarke y de Newton, apiádate de mí!  y para morir".


_____

Traduzco de Lettre sur les aveugles, en Diderot, Supplément au Voyage de Bougainville. Pensées Philosophiques. Lettre sur les aveugles. Ed. Antoine Adam.  París: Garnier Flammarion, 1972.
(GF 252). 1995. 105-6.

Para quien le asalte la duda, le aclararé que soy perfectamente consciente de que Arthur C. Clarke no era conocido en el siglo XVIII.


La Caverna del Cerebro: El lenguaje como realidad virtual





Viernes 24 de junio de 2011

El cansancio

El Cansancio by JoseAngelGarciaLanda
El Cansancio, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.





Vuelven a asomar la patita


Nuestros catedráticos siguen con su puteo por lo bajini, haciendo como siempre lo posible y lo imposible por cultivar su corralito y anular a los disidentes. Aquí un escrito que le enviamos hoy a Celestino Deleyto, que por alguna razón sigue siendo coordinador del programa de doctorado de Estudios Ingleses:

Sr. Coordinador del Programa de Doctorado de Estudios Ingleses:
Solicitamos que se incluyan nuestros nombres y líneas de investigación en el programa de Doctorado de Estudios Ingleses, en su información pública oficial de la página
http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/doctorado/nueva-pag-web-depto-inglesB2.pdf
donde siguen sin aparecer tras este enésimo cambio.
En su última circular nos comunicó que había recibido instrucciones del Vicerrectorado al efecto de que se incluyese mención de todos los profesores capacitados para dirigir tesis doctorales. Constatamos que ha introducido Vd. a 53 miembros del departamento, doctores, profesores, becarios no doctores, etc., más o menos relevantes a las tareas del doctorado, y que no nos consta hayan solicitado la inclusión de sus nombres. Sin embargo ha omitido Vd. información relevante innecesariamente: no ha incluido Vd. nuestros nombres, siendo que somos profesores del Máster que obra como período docente del Doctorado, siendo que somos los únicos que lo hemos solitado explícita y reiteradamente, y los únicos que deben ser incluidos por mención expresa de una orden judicial y del Rector, órdenes que esperamos no haya Vd. olvidado que le atañen.  Puede Vd. ponernos en ese apartado si no encuentra uno que le guste más, pero no tiene Vd. excusa administrativa alguna para proponer una presentación del programa de Doctorado que no nos incluya. Por ello, le pedimos personalmente, como responsable del programa, que se incluyan en el programa nuestros nombres y líneas de investigación, que ya le proporcionamos en su momento.
Como no puede interpretarse esto como un descuido, es inaceptable su actuación hacia nosotros y el continuo acoso moral a que nos viene Vd. sometiendo desde hace años, aparentando someterse a supuestas normas superiores. Le recordamos que lo que previamente pudieran considerarse incorrecciones administrativas ya han sido objeto de varias sentencias judiciales favorables a nosotros, y que una reiteración de estos abusos ya no puede explicarse por ignorancia.
Esperamos una corrección adecuada y pronta de la información sobre el programa, y una comunicación al respecto.

Jose Angel García Landa     Beatriz Penas Ibáñez
   
Es sencillamente pasmoso que este personal siga con sus maniobras de acoso y exclusión, después de comprobar en directo a qué espectáculos grotescos acaban dando lugar. Como cuando nos tuvieron que reunir de urgencia por orden del Rector, la víspera de Nochebuena pasada, para darnos la razón clamorosamente (muy a su pesar) y retrotraer cinco años de actuaciones irregulares, bajo pena de ser imputados por prevaricación. El director, y los catedráticos, y los aconsejados por ellos.

Cualquiera diría que querrían dejar semejante episodio atrás del modo más discreto posible... pero no. Nos sacaron del programa de doctorado por sus santos cojones hace cinco años, y a pesar de las órdenes de jueces y rectores, han ido buscando excusas y dilaciones para no volvernos a incluir, hasta hoy mismo y más allá. Decididamente, hay quien no aprende ni quiere aprender. Pero arrieros somos.

Ahora, que lo que no tiene explicación es que estén estos individuos coordinando nada, a estas alturas. La Universidad de Zaragoza tiene lo que se merece, y lo que se va buscando a pulso.


____


De todos modos, en la web de la Universidad de Zaragoza, sección profesorado, sí que aparezco en este programa de doctorado de Estudios Ingleses.



______



Bien, nos responde el coordinador Dr. Deleyto, primero muy airado con que digamos que él jamás nos ha perjudicado en nada—que nunca ha coordinado nada ni ha tomado nunca ninguna decisión que tenga que ver con nuestros problemas en los últimos cinco años (tal cual, y es más, esperando que nos lo creamos al parecer). Nos niega primero que haya ninguna razón para incluirnos en el programa del departamento si ya figuramos en la página de la universidad, y en fin, al parecer se reafirma en su postura y no tiene intención de incluir nuestros nombres.

Sin embargo, tras un par de días hablamos con él, le enseñamos otra vez la orden del Rector, y (mejor aconsejado quizá) se aviene a incluir nuestros nombres y líneas de investigación, si bien reprochándonos nuestras feas maneras.

Epílogo al Asunto







Jueves 23 de junio de 2011

ITV de Utebo

ITV de Utebo by JoseAngelGarciaLanda
ITV de Utebo, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

Pasándola con la vieja Vulcan.



II Clásica Mireya

Carrera ciclista en recuerdo de mi sobrinica querida, que aún parece que la vamos a ver aparecer en cualquier momento llamando a la puerta; no va bien con ella eso de no estar ya por aquí, y aún se las arregla para hacer compañía... El cartel lo ha hecho mi hermano Gerardo, dicen. Y el valle nuestro qué bonito sale al fondo:

mireya cartel


Aquí un reportaje fotográfico del recorrido, a cargo de David y el club ciclista AACCKapelmuur.
Mireya García Barrio (1988-2009)












Miércoles 22 de junio de 2011

Epílogo a El último humano

Meave Leakey en
El último humano: Guía de veintidós especies humanas extintas (2007):

Este libro trae de nuevo a la vida, de manera vívida, ventidós especies extintas de antecesores nuestros, ramas de un árbol familiar humano que en tiempos fue diverso. Muestra la secuencia en que se desarrolló una combinación de adaptaciones cruciales que nos convierten a nosotros, a los últimos humanos que sobreviven, en la especie sin par que somos hoy. La primera de éstas, el bipedismo, llevó a nuestros antecesores hace seis millones de años a nuevos entornos, y proporcionó potencial para los desarrollos que siguieron. A continuación, la destreza manual proporcionó la capacidad de manipular una diversidad de materiales, desde los grandes y pesados a pequeños y delicados, y de desarrollar así la tecnología hace 2,6 millones de años. Luego, la encefalización (la tendencia hacia el desarrollo de un cerebro mayor) resultó en un aumento de la inteligencia y un potencial para innovaciones sin precedente en nuestra tecnología, la capacidad de recordar y almacenar información, de explorar, de descubrir y de inventar. Por fin, nuestra compleja comunicación, tanto oral como escrita, nos permite transmitir conocimiento e información a todos los demás individuos de nuestra especie, y a las generaciones futuras.homo erectus

Con estas adaptaciones, podemos lograr lo imposible para otras especies. Podemos ver el mundo desde el espacio exterior, y darnos cuenta de que estamos todos confinados en un pequeño planeta, dependiendo de sus recursos para poder sobrevivir. Podemos medir las cifras de nuestra población, y calcular que ahora sumamos más de seis mil millones y medio de de individuos, y que este número crece cada minuto. En una sola generación, hemos visto cómo el volumen de agua, un recurso vital, descendía dramáticamente en muchos pozos, perforaciones, depósitos y ríos; algunos de los mayores ríos del mundo ya no llegan al mar. Podemos medir el área de bosques que se de destruye diariamente, y sabemos que la forestación está despareciendo a un ritmo que no tiene precedentes. Podemos ver cómo estamos cambiando nuestro planeta irreversiblemente y cómo estamos destruyendo los mismos sistemas que nos mantienen. Y podemos predecir el curso de estas tendencias adversas, y comprender la urgencia en tomar medidas para asegurar el futuro. Debido al aumento de nuestro número y al derroche en el uso de los recursos, nuestras actividades están amenazando la supervivencia de nuestra especie y la de muchas otras, como nunca antes.

Puesto que somos inteligentes, sabemos estas cosas, y puesto que somos inteligentes, tenemos la capacidad de hacer algo al respecto. Somos únicos en el hecho de que podemos hacer planes para el futuro. Podemos educar a nuestros hijos, y ellos a sus hijos, para apreciar la urgencia y necesidad de actuar seriamente para detener la destrucción de nuestro planeta. Mediante la educación y el control de la población, estas tendencias pueden invertirse. Inevitablemente, dentro de muchos millones de años, el sol se calentará demasiado para que sobreviva ningún tipo de vida en la Tierra, pero por ahora tenemos sin duda la capacidad de extender nuestra breve estancia en este planeta, de una de las más breves a una de las más largas.

Este libro pone a la humanidad en perspectiva en el tiempo y en el espacio, como sólo una más de los millones de especies que han habitado en la Tierra en los últimos tres mil millones y medio de años. Le ha costado entre 6 y 7 millones de años al Homo sapiens evolucionar desde un antepasado común con los simios actuales, hasta nosotros—y hemos existido como especie sólo doscientos mil años. El éxito de una especie puede medirse desde diversos ángulos. En términos de número de población, sin duda tenemos éxito, y cada vez más. En los últimos cincuenta años, nuestros números de población han aumentado exponencialmente, de dos mil millones y medio a seis mil millones y medio. En términos de desarrollo tecnológico, ninguan otra especie ha alcanzao jamás nuestro nivel. Podemos sondear el espacio exterior, penetrar en las profundidades de los océanos, y llevar a cabo cálculos antes impensables, con ordenadores cada vez más avanzados. Pero en términos de la longevidad de nuestra especie, sólo el tiempo lo dirá. Somos recién llegados a este planeta. Desde una perspectiva evolutiva, 200.000 años es sólo un bip, lo cual plantea la pregunta clave, ¿es nuestra sin par combinación de adaptaciones, y más en concreto nuestro desarrollo cerebral, una estrategia adaptativa que tenga éxito, en términos de la supervivencia a largo plazo de nuestra especie? ¿O acaso el Homo sapiens, la única especie [humana] que sobrevive de un pasado evolutivo diversificado, será un fenómeno de corta duración, que apareció y desapareció en unos pocos cientos de miles de años, habitando el planeta durante menos tiempo que la mayoría de nuestros antepasados representados en este libro?


Epílogo de Meave Leakey al libro  (G. Sawyer and Victor Deak. The Last Human: A Guide to Twenty-Two Species of Extinct Humans. Text by Esteban Sarmiento, G. J. Sawyer and Richard Milner. With contributions by Donald C. Johanson, Meave Leakey, and Ian Tattersall. (A Peter N. Nèvraumont Book). New Haven: Yale UP, 2007).



Doce últimos hombres







Sol y sombra 4

Sol y sombra 4 by JoseAngelGarciaLanda
Sol y sombra 4, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.


Hora de ir estrenando la piscina, junto con el verano.  Acabo de venir de ver a un sobrinico en un hospital, que ha cogido una infección súbita: parece que va mejor, pero menudo susto. A Abo también lo he llevado de visita al hospital, otro hospital, a ver a una amiga que le han ingresado. En fin, cosas que te aterrizan encima como una teja en la cabeza—las malas noticias siempre vendrán sin avisar, así que carpite dies. Parece que el verano no promete mal, de todas maneras—mantengamos los dedos cruzados.






calfbrains




Eppur si muove

Oído hoy en Punto Radio:

—Tal día como hoy, en el siglo XVII, la Inquisición obligaba a Galileo a abjurar de sus teorías científicas, bajo pena de la hoguera. Pero dicen que tras someterse a la Iglesia se le oyó decir por lo bajo "Eppur si muove", o sea, "y sin embargo, se mueve".
En clara referencia al sol.
—Y es que en el siglo XVII no había tanto amor a la cultura como hoy en día, ni mucho menos.

En su descargo hay que decir que también es cierto que, según como se mire, el sol se mueve... Eppur si muove, vamos.

Exactamente en el centro del mundo














Martes 21 de junio de 2011

Closing Time

Liquidación total por cierre, otra vez. La canción era de Leonard Cohen, que no acaba de cerrar el garito.


So long, Marianne






Agenda junio

29 de junio de 2011, miércoles
1ª conv.:  10:30 h
2ª conv.:  11:00 h
Lugar: Sala de Juntas de la Facultad de Filosofía y Letras
De orden del Sr. Director, quedan convocados a la Sesión Ordinaria del Consejo de Departamento.






Rojos


Rojos by JoseAngelGarciaLanda

Rojos, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

Hay muchos, en diversos tonos de. Ahora que el PSOE está un poco a remojo, los Indignados retoman el discurso de la izquierda.  Dicen que Garzón se apunta a ponerse al frente de ellos, en un partido de Soñadores Indignados—y no me extrañaría que a muchos les encantase. Para el juez Estrella (roja) sería sin duda una manera de aterrizar de pie en algo si le dan de baja de la judicatura, y de seguir en el candelero que es su lugar favorecido.



En el hombre del padre


No se puede decir que María Zambrano fuese feminista, en el sentido estricto o moderno del término. Cuando habla de nuestro enraizamiento en la tradición y de nuestro encaminamiento en la vida, habla de la figura del padre, no de "los padres", whatever that means. Es en un ensayo sobre Freud, o contra Freud, en Hacia un saber sobre el alma—ve Zambrano en el freudismo un ataque a la idea del padre, o de la trascendencia de la paternidad, y su ensayo sobre Freud es una defensa de la dimensión sagrada de la figura del padre. Es una relación humana "que el freudismo ayuda a destruir, y que al romperse puede hundir al mundo consigo. Es la paternidad, la trascendencia, la invulnerabilidad de[l] padre para el hijo.  El principio sagrado de la paternidad" (119). Hay padres que marcan—que se lo pregunten a Kafka, hijo oprimido por su falta de solidez burguesa frente a su padre. O a Donald Barthelme, que no pierde ocasión de meterse escépticamente con su padre, por vía de los padres en general, en sus cuentos y novelas—por ejemplo en "Views of My Father Weeping", "A Manual for Sons", o The Dead Father.  A Kafka le contestó su padre eficazmente, por vía interpuesta de Nadine Gordimer, en un relato de Something Out There. Como antídoto o antítesis contra Barthelme, o para poner en contexto el peso simbólico del padre, esto dice Zambrano sobre la paternidad:

Nada más decisivo en una vid que sus propios orígenes. Por ello el padre es algo más que un hombre de carne y hueso que nos ha engendrado. Nos da un nombre. Mientras nuestra vida individual dure estará sellada por ese nombre. Por él salimos de ser uno para ser alguien determinado. Nuestra individualidad, tan concreta, está ligada al nombre que recibimos de nuestro padre que es nuestro sello, nuestra distinción.

Tener nombre es tener un origen claro, pertenecer a una estirpe, tener un destino. Sentirse llamado con voces inconfundibles, sentirse ligado y obligado. Porque al tener nombre sentimos que aventuramos en cada acción nuestra, todo este capital que se nos ha legado, nos sentimos responsables de cosas que no nos afectarían de ser sólo nuestras y en grado mucho mayor de las que nos afectan directamente.father and son

Es el peso, la llamada de los que se llamaron como nosotros. Continuidad viva que forma la historia real; somos herederos, continuadores siempre. Nada ha empezado con nosotros. El nombre nos da concretamente, sin consideraciones abstractas, la responsabilidad histórica que no es solamente del que ocupa un algo puesto, del protagonista, sino de todos. Todos somos de alguna manera responsables de la historia, depositarios de su continuidad.

Responsabilidad histórica y responsabilidad también, ante algo más difícil de nombrar; conciencia de nuestra limitación, de que hemos sido engendrados. Humildad ante el origen. La fuerza del padre, su autoridad, s confunde con la fuerza sagrada del origen de todos los hombres, de todo lo que está aquí. Porque antes que seres de razón o de conciencia, de instinto o de pasión, somos hijos. Y ser hijo es tneer que responder, tener que justificarse ante algo inapelable. Saberlo claramente es tener humildad, humildad de la que dijo una mujer castellana "que es andar en verdad".

También es confianza; crecer a la sombra de una fuerza protectora, bajo un amparo de cuya fuerza y clemencia no se duda. Y es la educación fundamental sobre la cual cualquier ilustración posterior tendrá que apoyarse. Porque es la experiencia primera de la vida, el encuentro original y decisivo, de donde parte todo lo demás. Es lo irreemplazable.

Difícil abandonarse a la vida con confianza, dar crédito a cosa alguna, difícil creer en nada si no hemos ido creciendo así, sintiéndonos guiados por una mano fuerte y delicada que sabe medir, mirados por una frente ante la cual no cabe ninguna simulación; enlazada nuestra fragilidad a un principio invulnerable. Sentir el peso de la exigencia máss inexorable y el apoyo del amor más incondicional.

Ningún terrible suceso posterior podrá acabar con esta "educación", cuando se ha tenido; ninguna catástrofe podrá llevarse esta confianza originaria. Ningún rencor podrá borrar en el alma el peso de esta ternura venida de lo alto. Ninguna injusticia podrá desterrar del alma esta ingenua confianza en la vida de quien fue guiado en ella paternalmente en sus primeros pasos.


Día del Padre





El Origen de las Especies

Uno de los libros electrónicos insertables del Internet Archive, The Origin of Species de Charles Darwin. Se pueden insertar estos lectores para visionado de una o dos páginas, y además te los lee una robotita si quieres. También me lo estoy leyendo, por otra parte, "en físico".




Grandiosa secuencia de acontecimientos




Lunes 20 de junio de 2011

Caída de flores amarillas





Nuevos recortes en el horizonte

Que los veo venir inevitablemente. Esta convocatoria nos pasa, sin embargo, el sindicato OSTA-UZ:

El pasado 13 de mayo un diario estatal publicaba la noticia de que el Gobierno de Zapatero estaba preparando un recorte en el sueldo de los funcionarios, en “connivencia oculta” con CCOO-UGT.
Tras la difusión de esa noticia, inoportuna para los intereses electorales del PSOE, los tres implicados se apresuraron a desmentir la información de una forma tajante.
Esta información tuvo su origen en la supuesta comunicación informal a estos sindicatos de que esta medida figuraban entre las ocho que Zapatero presentó el 25 de marzo en el Consejo Europeo con el fin de que nuestra economía se ajustase a los criterios establecidos en el Pacto por el Euro, que, entre otros objetivos, establece que: "los países deberán garantizar que la fijación de los salarios en el sector público esté en consonancia con los esfuerzos de competitividad del sector privado y que los salarios deberán evolucionar con la productividad”.
El 15 de junio el Banco de España presenta su informe 2010 y considera que " existe cierto margen para abordar un nuevo ajuste en la remuneración por asalariado de los funcionarios dado que se observan diferencias salariales significativas entre la remuneración por asalariado en el sector público frente al privado, sobre todo en los estratos de baja cualificación”.
Es decir, ante la pérdida salarial de los trabajadores menos cualificados del sector privado, debido a la precarización de sus condiciones de trabajo, los empleados públicos volvemos a ser “unos privilegiados” y por ello pueden volver a meter la cuchilla a nuestros sueldos.
Por su parte los partidos que van a configurar el próximo gobierno de Aragón, el PAR y el PP han anunciado en sus respectivos programas que van a congelar las ofertas de empleo público y a amortizar todas las jubilaciones, recreándose en la idea de meter "un hachazo" al gasto público.
En definitiva, lo que se pretende es deteriorar la calidad de los servicios públicos con el único fin de justificar la necesidad de su privatización. Lo que eufemísticamente se llama colaboración público-privada y que realmente significa que a través de la reducción de los salarios de quienes realizan el servicio se logra un beneficio empresarial, sin tener en cuenta ni la calidad ni la universalidad del acceso al mismo.
Resulta más que evidente que se están dando todas las circunstancias para que los salarios de los empleados públicos vuelvan a ser los paganos de una pésima gestión de la crisis
Por este motivo los sindicatos reivindicativos que no dependemos de los presupuestos generales ni de las estrategias de partidos políticos vamos a realizar movilizaciones, con el fin de seguir peleando como hasta ahora, y por ello convocamos el día 21 de junio, a las 20 horas una concentración en la Plaza de España de Zaragoza, para reclamar al Gobierno de Aragón el reforzamiento de los servicios públicos y mostrar que estamos en contra de los hachazos a nuestros derechos.
A pesar de la apatía y la resignación con la que la mayoría de los empleados públicos han afrontado movilizaciones en contra de anteriores recortes, este es el momento de reaccionar y mostrar nuestra indignación.
Por ello te invitamos a que participes en esta concentración, seas del sindicato que seas, votes al partido que votes. Te invitamos a que difundas esta reivindicación, a que traigas tu cartel, tu pancarta, tu pegatina, tu mensaje.



__________


Los anti-recorte que más claramente simpatizan con el movimiento 15-M son los anarcosindicalistas de la CGT. Nos pasan a finales de junio este cartel:


cgt

Del cual se desprende un mensaje involuntario y que seguramente les cruzaría los cables a los autores:

¡Con Franco estaban mejor los derechos sociales, y no ha parado de haber recortes desde el final del franquismo!


Esto, para poner las cosas en perspectiva.


El Recortazo




El buscador renacentista

Reseño aquí el capítulo "The Early Modern Search Engine: Indices, Title Pages, Marginalia and Contents", de Thomas N. Corns, publicado en el libro de estudios mediáticos retrofuturistas The Renaissance Computer: Knowledge Technology in the First Age of Print (ed. Neil Rhodes y Jonathan Sawday, 2000). Según su propio resumen,
comenius

"Thomas Corns examina varios textos (entre ellos un poema topográfico, un libro de viajes, una traducción bíblica y un tratado político) para mostrar cómo el concepto informático moderno de "acceso aleatorio" se vio anticipado por los autores y editores de la primera modernidad, ansiosos de huir de la "serialidad" de los documentos escritos. El ensayo explora algunos de los rasgos de los textos computerizados actuales (como mapas y diagramas interactivos, estructuras de bases de datos, etiquetas SGLM, etc) en un intento de descubrir sus equivalentes renacentistas, y de mostrar cómo los editores e impresores del primer siglo de la imprenta ya eran conscientes de las complejas cuestiones planteadas por las variadas interfaces para el usuario." (95)

Internet no podría navegarse sin buscadores y organizadores de información, señala Corns, y "gran parte del poder de las nuevas tecnologías se basa en sus prestaciones de acceso no serial" (95).

(De hecho, podríamos decir que a pesar de los éxitos de los primeros buscadores como Mosaic y Altavista, Yahoo era el rey de la red en el siglo XX: y Yahoo era en origen un índice o directorio hipertextual. La información de la red se volvió realmente usable a nivel masivo con Google, que es un término no indexado todavía en el libro de Rhodes y Sawday. Aún recuerdo la diferencia que supuso no tener que buscar en los resultados de los buscadores, puesto que era el propio buscador quien organizaba (por fin) la información según su relevancia. Para esa historia, ver mi reseña sobre Google y The Search).

En libros como Coryat's Crudities (1611) se exploran nuevas estrategias de organización de la información, por ejemplo relacionando ilustraciones y texto de maneras novedosas. Así, "algunas obras literarias renacentistas, normalmente de tipo vanguardista, reconocían las limitaciones de los textos planos y de la transmisión serial de información, ofreciendo en su lugar nuevas modalidades de acceso, formas más espaciales de pensar y de leer, y de relacionar un nivel de discurso con otros niveles" (97). Se anticipa por medio de la relación entre ilustraciones, listas, índices y texto, un tipo de hipertextualidad. Es un tipo de usabilidad que pudo contribuir al éxito de Eikon Basilike, por ejemplo, que organiza eficazmente sus ilustraciones y espacializa su información narrativa para fácil acceso.

"El aumentar el público lector del texto hace aumentar naturalmente su poder, en este caso su poder de modelar la percepción de la historia política reciente. Mi último ejemplo, el caso de la Biblia de Ginebra, examina las maneras en que el añadido de aparatos para facilitar el acceso también dirige y controla la interpretación, y aquí quizá las analogías con el poder represivo del hipertexto estén más claras" (102). (Con "el poder represivo del hipertexto" se refiere Corns al hecho de que un hipertexto subraya por el hecho mismo de establecer enlaces ciertas conexiones semánticas sobre otras, y favorece un determinado trayecto ideológico de lectura. Ahora bien, también podría llamarse el "poder constitutivo del hipertexto" pues son dos caras de la misma moneda—es un debate éste parecido al de aquéllos que hablan de la "tiranía de la narración"). Así por ejemplo, los índices sobre los "principales acontecimientos" de la Biblia ya van preordenados por una determinada interpretación, y a la vez que organizan la información ya favorecen un determinado tipo de lectura. Los debates sobre usabilidad y manipulación de la información pueden por tanto remontarse al uso de cualquier tecnología textual, y en concreto al desarrollo de sistemas de búsqueda no lineal como títulos, referencias cruzadas, notas marginales, títulos y listas de contenidos, índices temáticos. (A este desarrollo del buscador "dentro del libro" habría que añadir por cierto el desarrrollo concomitante de la información en los estantes y en las bibliotecas—la organización de los libros según nuevos esquemas conceptuales para la ordenación y manejo del conocimiento. Parte de ese trabajo estaba hecho, claro, en forma de nuevos tipos de libro como por ejemplo The Advancement of Learning de Bacon, y más adelante la Encyclopédie).

"Los textos complejos de la modernidad temprana anticiparon en algunos sentidos los desarrollos y problemáticas más recientes de los medios electrónicos, reflejando la sensación que tenían sus productores de que el acceso no serial podría a la vez hacer a los textos más manejables o usables, y también podría modelar las maneras en que se usaban. Pero los fabricantes de estos sistemas—desde los editores de la Biblia de Ginebra a los creadores de programas de hipertexto—traen ventajas que merecen, si no miedo, sí ciertamente una cierta prudencia, como percibió el astuto Jacobo I. La facilidad de manejo puede pagarse a veces al precio de la libertad de interpretación de los usuarios". (103)

(Se refiere a que Jacobo I prohibió la inclusión de notas marginales explicativas en la biblia de 1611, la "King James Bible", temiendo que se propagasen doctrinas sediciosas en forma de anotación bíblica. Como se ve, la libertad del usuario siempre tiene lugar en un marco legal y en el contexto que dan unas posibilidades tecnológicas, pero la libertad no será garantizada ni por los gobernantes ni por los editores y organizadores de información: siempre requiere la propia interpretación singular y dialógica del texto y de sus condicionantes formales y legales).
 
Iconos textuales





















Domingo 19 de junio de 2011

Brown-eyed Blues

Brown-eyed Blues by JoseAngelGarciaLanda

Brown-eyed Blues, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.



Sábado 18 de junio de 2011

Predecesores del Antecessor

Hombres salvajes peludos, medio bestia y medio hombre, en la Catedral de Burgos. ¿Cómo saber de qué manera se perpetuaron los relatos sobre el encuentro con los neandertales y otras especies humanas primitivas? En los mitos y folklore queda parte de la memoria de las razas exterminadas y demonizadas. O quizá se junten aquí noticias de otros seres de leyenda, chimpancés y orangutanes. http://garciala.blogia.com/2009/012002-los-viajes-de-mandeville-y-el-hombre-de-flores.php









Viernes 17 de junio de 2011

Out on the Weekend

Forever Young:



One Too Many Mornings






Símbolo Político

puerta del sol
El chamizo éste de los "Indignados" en la Puerta del Sol es, ahora mismo, el ombligo simbólico del país.  No le voy a explicar la importancia simbólica de los centros a nadie; léanse algún tratado de omfalología, o pregúntense por qué encienden la tele para ver la puerta del sol cada fin de milenio, y aun más a menudo. Las fiestas requieren la apropiación simbólica del centro—las revoluciones también. Aquí tenemos, pues, un monumento simbólico de lo que es, o va a ser, España—la España de los indignados, la que les indigna tener, o la que van a tener quizá como se salgan con la suya. Símbolo de lo que son los Sueños erigidos en utopía política, sin mayor apoyatura ni sustancia. Es un símbolo multidimensional y algo ambiguo.

De momento es lo que han construido, lo más monumental— con cierto orgullo además, como manifestación de la puerilidad abismal ésta que les ha llevado a "reinventar en pequeño", en las plazas de las ciudades, un modelo a escala de la Sociedad Ideal, la República, o la Civitas Solis. El chamizo éste es la gloria arquitectónica que nos demuestra lo que son capaces de hacer, en pocos días. No lo subestimemos: tiene, como he dicho, un valor simbólico que trasciende su roñosa arquitectura, hecha de desechos. ¿Homenaje al bricolage, al reciclaje, al desmantelamiento del capitalismo? Su simbología, como digo, es múltiple.

Pero hay un valor simbólico en la imagen que me interesa destacar entre todos, porque es el más potente. Es la apropiación del centro, por una supuesta revolución que no es tal —es "pacífica"— pero ahí lo tenemos: los indignados son imposibles de expulsar, porque son pacíficos, okupan pacíficamente y se agarran unos a otros como garrapatas. Así consiguen generar un ambiguo clima de tolerancia e intimidación, tolerancia e intimidación por ambas partes. Si los echan, se vuelven violentos, claro. Por tanto, su apropiación simbólica del espacio público también se basa en la violencia. Pero es una violencia consentida por las autoridades, que los observan, los infiltran, hacen tentativas de aproximación, se preguntan si en realidad "somos nosotros" quienes hemos ocupado la plaza. El centro, como siempre, lo controlan las autoridades, aunque no se les vea por allí.

Entre tanto ahí sigue el chamizo, símbolo de España en este momento, símbolo de la política fracasada, manipulativa y ambigua. De la negativa del PSOE a aceptar su responsabilidad por la argentinización gradual del país. De los Sueños y los Ideales convertidos en consignas para la manipulación e hipnotización de unas generaciones que ignoran la pe con la a de la política, de la dinámica de las revoluciones, y hasta de las Asambleas de Facultad, pero que tienen la necedad y prepotencia de creer que esto lo arreglan ellos sacando una lista de propuestas de una asamblea.  Ahora que enseguida se redescubre la dinámica de los comités.... Para muchos ha sido una experiencia cuasi-religiosa flipante, una educación básica en el éxtasis político. Y es que los pobres sólo habían visto Educación para la Ciudadanía, pura teoría y letra muerta. Esto es otra cosa: no hay más que ver las fotos de Indignados, levantando todos las manos como los mecheros en un concierto rock, o como (disculpen la comparación) las masas que siempre se han dado baños de masas en sí mismas, normalmente aclamando a algún líder que los lleva de las narices, con una anilla y un cordel.
Esto es como las manifestaciones de la Plaza de Oriente de apoyo a Franco, pero con tres vueltas de tuerca postmodernista. Aquí ya ni saben a quién están apoyando. Aquí el Líder soñador no se manifiesta, porque ha fracasado—por eso no está, aunque dice que de ser joven estaría— y los Indignados se manifiestan contra el fin del sueño, y nos muestran el chamizo que han preparado.  Como emblema simbólico que ahora ocupa el centro de España.  Y no son expulsados, porque al gobierno le interesa que sigan ahí—como prueba visible, y recordatorio para todos, de que las leyes funcionan en España según para quién. Eso no parece llamarles la atención a los Indignados, de hecho les parece tan natural que se tolere su presencia allí con doble rasero—y por eso son un síntoma. Pero es quizá lo más característico de la España que tenemos, el doble rasero, y sin duda de la que vamos a tener.  Ahí está el Chamizo: todo un símbolo, clavao en el centro, donde debe estar para que todo quede claro.

Idea para un ensayo sobre el 15-M





















Jueves 16 de junio de 2011

Cabezonadas

Un ensayo clásico de Stephen Jay Gould desacreditaba, por racista, pero supuestamente lo desacreditaba con una base científica, a Samuel George Morton, un antropólogo del XIX que demostraba (o no) que la raza blanca tiene mayor volumen craneal. No, error, decía Gould en The Mismeasure of Man, un libro sobre usos racistas o tendenciosos de las estadísticas. Racismos inconscientes, en el caso de Morton, según decía Gould, y errores en las medidas.... Bien pues ahora leo en Discover que las acusaciones de tendenciosidad de Gould eran ellas mismas tendenciosas... y que las medidas de Morton estaban bien hechas y no manipuladas. Aquí más información en el New York Times, una mala noticia póstuma para la reputación de Gould—pero no confundamos ni extendamos indebidamente la mancha de aceite, que Gould estuvo muy acertado en la mayoría de las cosas que escribió.

Por otra parte, Morton no pretendía relacionar mayor volumen craneal con mayor inteligencia, sino que sólo realizaba comparaciones antropométricas (con vistas a una teoría creacionista desfasada, sobre creaciones múltiples o únicas de la raza humana). Un estudiante, John S. Michael, ya había señalado que las medidas de Morton estaban bien hechas, pero Gould no lo tuvo en cuenta y no revisó su argumento.  (Aquí está el artículo que rehabilita a Morton y pone en duda los datos de Gould: Lewis et al., "The Mismeasure of Science").
egghead

Ahora, hay un dato que queda oculto en toda esta historia. Al parecer, los estudios de Morton son correctos y sí que indican que la raza blanca tiene mayor volumen craneal, contra las objeciones de Gould. O dicho de otro modo, que los individuos de poblaciones caucásicas tienen como media, según los estudios de Morton (y las nuevas mediciones de Lewis et al.), un volumen cerebral superior al de los individuos de poblaciones no caucásicas. Pero esto es un aspecto por el que las noticias pasan de puntillas, no vaya a ser que las acusen a ellas mismas de racistas. ¿Será un subproducto de la corrección política estadounidense? ¿Los blancos con mayor volumen craneal que otras razas?... uf... ¡mejor no decirlo muy alto! Sobre todo cuando es más conveniente atenerse a aquellas doctrinas científicas que proclaman con mayor o menor acierto que "no hay razas identificables" en la especie humana. Una cuestión complicada, y más complicada aún cuando se mezclan por medio los conceptos ideológico-culturales de raza—pues cuando la gente hablamos de razas, solemos referirnos, lo sepamos o no, a constructos ideológico-culturales, no a grupos biológicamente coherentes.

Me pregunto, por último, si habrá alguna correlación entre el mayor volumen craneal y el hecho de que la llamada raza blanca, al parecer, es la única que presenta rastros de hibridación entre los Homo sapiens procedentes de Africa, y los neandertales. Los neandertales, evolucionados en Europa, es sabido que tenían mayor volumen craneal que el homo sapiens africano—aunque no mayor inteligencia, si nos atenemos a la menor complejidad simbólica de su cultura.  Y es que no por tener una cabeza más gorda se usa siempre mejor, ni el mejor hardware es necesariamente el más voluminoso—eso tiene una claridad intuitiva, incluso. En cuestiones de software ni entramos.



_______


Más sobre la cuestión. Un diavlog de Bloggingheads comenta el debate en torno a Gould y los cráneos, y deriva a un diálogo interesante (pero en absoluto relacionado con esta cuestión) sobre la consciencia y el determinismo biológico. A través de ellos llego a un artículo más fundamentado de John Hawks, que también comenta el Asunto Gould, "Gould's 'Unconscious Manipulation of Data'" que es realmente duro con la levedad con que Gould trató el tema, mal guiado por sus propios prejuicios antirracistas. Gould no repitió las mediciones de Morton, sino que sólo seleccionó o manipuló los datos que parecían darle la razón a sus propias expectativas de igualdad entre las razas. Las explicaciones que proponen Hawks y los autores del estudio sobre Morton, Lewis et al., para el mayor volumen craneal de los blancos son simplemente correlaciones biométricas debidas a la ecogeografía, cuestiones como el clima, volumen corporal, media de edad, y otros factores covariantes con la distribución geográfica. De neandertales no dicen nada.

Neanderthal language






Miércoles 15 de junio de 2011

Escrituras discontinuas

En la escritura es crucial el introducir segmentación y espacialización. Un comentario al post de J. A. Millán Escrituras continuas:

Menudos rollos escribían Sade y Kerouac… Las escrituras continuas de estos autores, o la de los clásicos que escribieron antes de la llegada de los códices, son continuas en el sentido de que suprimen (o no introducen) una de las segmentaciones que impone el libro-códice: la paginación. Pero siguen manteniendo otra de las segmentaciones: la línea, idéntica prácticamente en el rollo y en el códice. Y casi idéntica en la pantalla en el caso de los archivos tipo .doc, pdf, etc. En el caso de las páginas web, curiosamente la línea se mantiene pero es de longitud variable, según ampliemos la ventana o manipulemos el tamaño de letra: una variabilidad limitada por la anchura de la pantalla y la legibilidad del tamaño de letra. Pero es un nexo muy significativo entre la página y la pantalla. Siendo que nada impediría que la pantalla nos presentase una línea continua de texto, sin otras líneas arriba y abajo, desplegándose indefinidamente en horizontal, hacia la derecha. Eso no nos gusta: leemos mejor con el texto dividido en unidades, líneas y páginas. Y párrafos: que es posible demarcarlos en una secuencia de texto, se perciben mejor como una unidad en la página, cosa que ayuda a la comprensión y procesamiento textual. La visualización panorámica del texto y su segmentación en páginas lo hace más manejable, más intuitivo, y eso lo hace más agradable también.

______

Artículo relacionado con el tema: "A Defense of Pagination", de Bob Stein en If:Book.

Literatura y cibercultura






Liquidación Total


Liquidación Total by JoseAngelGarciaLandaLiquidación Total, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

Es un título que se autoinflige la foto. Yo mismo aún no estoy de liquidación total. Pero se aproxima el día, sin duda.



Martes 14 de junio de 2011

Blancas de blanco

Blancas de blanco by JoseAngelGarciaLanda
Blancas de blanco, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.




Lunes 13 de junio de 2011

Desde antes de la Historia



Desde antes de la Historia by JoseAngelGarciaLandaDesde antes de la Historia, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

Reproducción de la Venus de Brassempouy, una de las esculturas más antiguas que se conservan, de hace unos 25.000 años. Hem... he dicho 25.000 años. Eso es el siglo 230, o CCXXX, antes de Cristo.



Domingo 11 de junio de 2011

De frenopático
foto 431
Estaba yo hoy en la plaza tocando la guitarra según costumbre, observado de cerca durante un rato por un coche de policía aparcado en una esquina. Al cabo del rato, mientras atacaba yo "Hotel California", me viene la pareja, heterosexual, y me piden la documentación. Se la doy, —"¿Dónde vive usted?", etc.—Les explico y les pregunto si estoy haciendo algo sospechoso. Me dicen que no, que sólo están comprobando. Llaman a la centralita, y muy amables, me devuelven la documentación. "No, éste no es...". Me explican, "para que no se enfade usted", que es que andan buscando a uno que se ha escapado de un sanatorio psiquiátrico. Con una guitarra. Por lo que se ve, en la imaginación policial, si no ya directamente en la percepción común de las cosas, estoy bastante próximo a ser candidato a camisa de fuerza. Más de uno les daría la razón, supongo.... En la doxa común de este país, es bastante más cuerdo hacerse una carrera de piano, o de violín o de guitarra, y no tocar nunca el instrumento más que para preparar los exámenes. Y luego cerrarlo para nunca más acordarse de él. Mi guitarra es la única visible en el horizonte, y eso me hace semejante a los que huyen de un frenopático.

Guitarrista aficionado





No aprendiendo ruso

Los años que estuve aprendiendo ruso por mi cuenta, o mejor dicho, no aprendiendo, porque a pesar de mis esfuerzos y de los años de dedicación, no conseguí aprenderlo ni medianamente. Ya se me había fosilizado el cerebro para los idiomas, o quizá no necesitaba el ruso para nada práctico, o quizá las dos cosas. Empecé (y casi terminé) con libros como el Assímil, El ruso sin esfuerzo (ya me había estudiado el inglés, el francés y el alemán). También con libros importados de Rusia, y otros de Inglaterra, que aquí no había ni mucho ni poco material para estudiar ruso, hablo de los años ochenta, que fue cuando le pegué fuerte. Aunque no tenía mucha pegada, por lo visto. En la mili iba con mi manual de ruso por allí, despertando supongo la desconfianza de los sargentos y oficiales del Regimiento de Infantería Tarifa nº 33, donde me destinaron. Leí algo de crítica marxista soviética en los USA y me compré libracos sobre estilística del ruso y realismo socialista. russiangrafMás adelante, en los 90, me compré
me compré el diccionario Rubiños, un libro de Dostoyevski que no llegué a leer, y trabajé un texto de Nabokov en su original y en su traducción inglesa. Pero mi ruso estaba a nivel de supervivencia mínima, como un náufrago que no sabe nadar y que patalea por mantenerse a flote. Ahora ya hace tiempo que está en el fondo, mirando los peces con ojos de ahogado. Hasta este año pasado no hablé con un ruso, un tal Alex que me viene a oír tocar la guitarra a veces—y nos entendemos poco y en español (que él no habla tampoco).  Lo más ruso que he hecho últimamente ha sido leerme Un roman russe, pero en francés. Hoy veía en el blog de un antiguo director de mi departamento, Carlos Inchaurralde, este artículo sobre cómo él está aprendiendo ruso. Allí recomienda manuales, lecturas, etc. Él dejó familia y trabajo, se casó con una rusa y se fue a Rusia, o viceversa—no sé si lo volveremos a ver por aquí, aunque en teoría sigue siendo miembro del departamento. De si ayuda a aprender el idioma eso de casarse con una rusa e irse a vivir a Rusia no dice nada, pero lo recomiendo yo como la vía más viable para aprender ruso. Yo no los pienso aplicar, esos remedios, ni creo que lo vaya a necesitar nunca al ruso, visto lo que lo he necesitado estos primeros cincuenta años. Así que mi ruso, suponiendo que se pueda hablar de mi ruso, seguirá en suave e invisible decadencia, hasta disolverse del todo, antes de la no más lamentada disolución final de todas las cosas.

Iuvenes dum eramus




La mirada del Neandertal





Sábado 11 de junio de 2011

Siguiendo la pista a Darwin




Cubriendo el Expediente

Nos envía la coordinadora de nuestro Máster, la Dra. Onega, un informe de la mini-Anequilla aragonesa, la ACPUA (Agencia de Calidad y Prospectiva Universitaria de Aragón) firmado por su presidente—informe positivo sobre el Máster de Estudios Textuales y Culturales para el curso 2009-2010. Hay motivo de orgullo, pues con sus pequeños peros, el informe es positivo. Ha bajado el alumnado, es cierto, habrá que introducir un apartado de quejas y alegaciones... pero pasa la evaluación con flying colors.

Ahora bien, me pregunto yo qué birria de informe sobre la calidad de una titulación es éste, informe de calidad de baja calidad, en el que ni se hace mención de un pequeño detalle, a saber, que la ordenación docente de este máster estuvo recurrida ante los tribunales, que durante el año académico en cuestión hubo una sentencia al respecto, y que se ha tenido que anular y rehacer el plan de ordenación docente, pues era irregular desde el principio. Vamos, la famosa sentencia del máster— y la del Doctorado, que hubo otra que tal, pues la coordinadora era la misma y los principios de coordinación eran igualmente irregulares.

Cualquiera diría que un "pequeño detalle" que supone una sentencia judicial adversa encontraría un huequecito, un asterisco, una notita a pie de página en un informe sobre calidad de gestión. O encontraría unos párrafos recriminatorios, serias advertencias—o un informe negativo, qué leches.

Pero a la comisión evaluadora o bien no le llegan los papeles, o bien decide desconocerlos, y aplica calidad de oficio. Lo mismo sucedió con la comisión interna a la Universidad, la Comisión de Calidad de los másteres de la Facultad. También conoció la sentencia sobre el máster, si no directamente sí a través de nuestras alegaciones a su informe, pero se hizo la sueca y la ignoró en su informe de calidad. Ante nuestras alegaciones, siguió informando impertérrita aseverando que no entraba ni salía de estas cosas judiciales, que no eran cosa de su competencia.

Así yo también tengo calidad, oigan.


______

Nos invitan a hacer una encuesta en red sobre la "satisfacción del PDI y estudiantes con el máster". En la cual critico aspectos de la organización en general, del diseño curricular y de la excesiva supeditación del máster a los intereses de un par de grupos de investigación, en detrimento de su interés docente general. A mí, particularmente, no me sorprende que cada año tenga menos estudiantes.

En calidad de calidad




Viernes 10 de junio de 2011

Dentro del Museo de la Evolución Humana





Reseña "in Style"

Brian Richardson es un especialista en teoría de la narración muy influyente, de la Universidad de Maryland, y por más señas, presidente de la Sociedad Internacional para el Estudio de la Narración (ISSN). Pues bien, ha escrito una reseña uno de los libros en los que he participado, un volumen de la serie "Narratologia" que coedité junto con John Pier, de París. La reseña aparece en una revista importante del área,  Style 45.1 (primavera de 2011).
En suma, Richardson presenta a este libro, Theorizing Narrativity, como un volumen importante escrito por algunos de los narratólogos más influyentes de Europa—volumen que presenta perspectivas nuevas sobre lo ya conocido en torno a la narración y la narratividad, inaugura nuevos conceptos de análisis, y resulta muy recomendable (y como vemos, recomendado) "para estudiosos, teorizadores y estudiantes que quieran estar al tanto del trabajo más importante, original y apasionante que se está haciendo en el área de la teoría narrativa hoy en día". Bueno, pues aquí hay una vista previa del libro.

Sobre mi capítulo en concreto en ese volumen, dice así:

"The volume ends with a fascinating essay by José Ángel García Landa, 'Narrating Narrating: Twisting the Twice-Told Tale', on what he argues is the repeated nature of all narrative and thus the curious status of repeated stories within stories. As narrativization is a remaking of previously narrativized events, it follows that notions like tellability, point of view, and event need to be redefined in view of the interactional situatedness of narrative. An entirely new light is cast on the retrospective dimension of narrative, such as foreshadowing, hindsight bias, and the double logic of narrative."

En catholic,"el volumen termina con un fascinante ensayo de José  Ángel García Landa, 'Narrando el narrar: Retorciendo el relato dos veces contado', sobre lo que sostiene que es la naturaleza repetida de toda narración, y por tanto el curioso status de los relatos narrados dentro de otro relato. Al ser la narrativización una rehacer de acontecimientos previamente narrativizados, se sigue que nociones como la narrabilidad, el punto de vista y el acontecimiento han de redefinirse a la vista de la situacionalidad interactiva de la narración. Se arroja una luz enteramente nueva sobre la dimensión retrospectiva del relato, como por ejemplo la prefiguración, la distorsión retrospectiva, y la doble lógica de las narraciones"

Es, hoy es buen día para la litotes, una reseña positiva.

_____


Vaya, y el mismo Richardson cita un artículo mío sobre Nabokov en el último número de Storyworlds. Con aprecio—¡Gracias!


_____

Aunque Style no es de acceso abierto, y no acaba de aparecer en su web el volumen de primavera de 2011, aparece por otro sitio web el texto de la reseña de Brian Richardson.


Una reseña de Fabula




Atapuerca, 800.000 años después




Otros obituarios


Sobre Jorge Semprún, como los de Germán Cano, José García Domínguez o Juan Pedro Quiñonero. ¿Demoledores? Qué va. Apenas le arañan el aura al personaje; su imagen para el país, o para el público en general, ha venido siendo y será muy otra. Para las hagiografías, o historias oficiales, pasarse por El País o Público.

Proletarios a las barricadas



Pasando por La Rioja 3





Jueves 9 de junio de 2011

Narraciones narradas

Un artículo escrito entre 2004 y 2008, publicado ese año y terminado de subir a la red hoy—una vez localizado en mi despacho el estrato en el que se encontraba.
waterhouse decameron
_____. "Narrating Narrating: Twice-Told Tales." Paper presented at the 7th Conference of the European Society for the Study of English (ESSE/7, Zaragoza, 8-12 September 2004). Early version online at Academia.edu 18 June 2010.
_____. "Narrating Narrating." Online PDF  at Social Science Reearch Network 18 June 2010.
_____. "Narrating Narrating." Online PDF at Zaguán 10 June 2011.
_____. "Narrating Narrating: Twisting the Twice-Told Tale." In Theorizing Narrativity. Ed. John Pier and José Ángel García Landa. (Narratologia, 12). Berlin and New York: Walter de Gruyter, 2008. 419-51. (Google Preview Wizard)
_____. "Narrating Narrating: Twisting the Twice-Told Tale." In "Theorizing Narrativity (Google Preview Wizard)."  In García Landa, Vanity Fea 14 Oct. 2008.
_____. "Narrating Narrating: Twisting the Twice-Told Tale." iPaper at Academia.edu 9 June 2011
    2011
_____. "Narrating Narrating: Twisting the Twice-Told Tale." Online PDF at Social Science Research Network 9 June 2011.
    http://ssrn.com/abstract=1861414
    2011

Abstract




Trilobites enrollados

Visto que el otro día me toco en un sorteo (primera vez que me toca nada en un sorteo) un trilobites, me he ido a una conferencia sobre trilobites, convenientemente anunciada en este tráiler de la Universidad:

Jorge Esteve y  Samuel Zamora, científicos del grupo de investigación Murero, liderado por Eladio Liñán, catedrático de la Universidad de Zaragoza y financiado por el MEC, impartirán hoy a las 19.30 horas la conferencia "Tesoros fósiles de Aragón: La vida primitiva del Parque Natural del Moncayo" en el Salón de Actos de Geológicas.

Los investigadores expondrán que los trilobites, un grupo extinto de artrópodos que proliferó en los mares del Paleozoico, ya se enrollaban eficientemente para defenderse ante las amenazas externas hace 500 millones de años,  según han podido hallar en su último estudio sobre los fósiles trilobites del Parque natural del Moncayo. Precisamente este hallazgo acaba de ser publicado por la revista norteamericana Geology, la más prestigiosa de geología y realizado por Jorge Esteve (Universidad Zaragoza), Nigel Hughes (Universidad de California) y Samuel Zamora (Museo Historia Natural, Londres).
Trilobites

Los fósiles han sido recogidos, preparados y estudiados a lo largo de los últimos cuatro años en la localidad zaragozana de Purujosa incluida en el Parque Natural del Moncayo. Lo singular de este yacimiento es la concentración y conservación, más de 500 ejemplares, de trilobites perfectamente conservados, muchos de los cuales aparecen en una postura defensiva de enrollamiento, similar a la que muestran las cochinillas de la humedad actuales cuando se les molesta.

Los fósiles pertenecen al periodo Cámbrico y tienen más de 500 millones de años lo que ha permitido indagar cómo los primeros trilobites se enrollaban y se defendían ante las amenazas externas. Este yacimiento es el más rico en trilobites del Cámbrico enrollados a nivel mundial y así lo demuestra la comparación con casi 90 localidades con fósiles parecidos de todo el mundo.

La tendencia de los trilobites es hacia un enrollamiento más eficiente a lo largo de su evolución, aunque esta tendencia ya estaba muy definida en el Cámbrico. Esta asociación de trilobites muestra como diferentes grupos podían enrollarse, aun teniendo cuerpos de formas diferentes. A partir de este estudio se concluye que el enrollamiento en los trilobites es clarísimamente una adaptación defensiva que nos proporciona uno de los más claros casos de tendencias desarrolladas independientemente en diferentes linajes hacia una solución común, enrollarse para defenderse.

Todavía se están barajando las causas de tal concentración de fósiles pero todo apunta a que una avalancha de lodo enterró de forma súbita a estos animales. Este yacimiento representa casi intacto los últimos instantes en la vida en una comunidad de animales marinos de más de 500 millones de años.

Yo como siempre tras una conferencia, pregunto y hasta me enrollo si hace falta. Me acuerdo que me llamaba la atención de crío cómo unas especies de cochinillas (crustáceos que parecen insectos) se enrollaban, y otras no. Y también leí en un artículo de Stephen Jay Gould sobre la gradual carcinización del cangrejo, o sea, cómo un tipo de crustáceo con tendencia a enrollarse acaba enrollado permanentemente, y con lo que en un cangrejo de río sería la parte trasera, vuelta permanentemente hacia adelante y adherida al tórax en lo que es un cangrejo de mar. Aún se les distingue lo que fue el abdomen, ahí fosilizado. Bien, pues parece que los trilobites no eran lo suficientemente enrollados y no se ha encontrado el mismo proceso en ellos, no hay carcinización del trilobites en el registro fósil. De todas maneras, siendo unos animales que dieron lugar a tantos géneros y que vivieron tanto tiempo, no me extrañaría que un día apareciese una variante de trilobites con enrollamiento permanente. Yo les animaría a seguir buscando a los trilobitólogos: es una forma que no me sorprendería que apareciese en un futuro, si lo extinguido puede aparecer en un futuro. También he preguntado, aparte del enrollamiento, por la extinción. Se puede tener un éxito notable y extinguirse, aunque en el caso de los trilobites no fue tan súbita la cosa como entre los dinosaurios. Diría extinguirse sin dejar huella, pero lo cierto es que huellas han quedado muchas, hasta yo tengo mi trilobites, muy bien conservado, aunque no para paella.

Huesos de dinosaurio en la Luna




Huyendo de lo que dura

No diré que yo lo tenga, el rechazo a lo duradero—algún árbol he plantado, creo recordar, he tenido hijos. Me he casado, incluso varias veces. He escrito libros, que perduran hasta hoy, monumentos de momento tan duraderos como el bronce. Hago muchas fotografías, que congelan el tiempo y lo archivan para la precaria eternidad de los humanos. Muchas veces son de escaparates, que los considero (le digo a la gente) arte efímero, o de pintadas, y así les doy a esas cosas evanescentes una solidez relativa de la cual no goza la carne con fecha de caducidad. Hasta hacerme ilusiones de la salvación eterna no llego, todo tiene una medida. Pero vamos, que dentro de lo posible, que es poco, me trabajo lo de la durabilidad y la sustancia. Incluso peso cien kilos, a veces. Mi blog es famoso por el espesor y pesadez de sus artículos, muy lejos de la liviandad del ser postmoderno.
lightnessY sin  embargo no puedo negar que, quieras que no, participo de lo que Zygmunt Bauman (o su afrancesado traductor) llama el rechazo a lo durable, uno de los signos que diagnostica en esa Modernidad Líquida (2000) que llegó a tiempo para el milenio que nos ocupa—de momento el milenio más breve de la historia. Con este comentario sobre la afición a lo transitorio y evanescente me despido de momento de Bauman. Lo veo (aunque él no habla de eso) como una mirada escéptica y condenatriz a los blogs que nos ocupan—tomos deberíamos estar escribiendo, supongo, aunque algunos dicen que ya lo hago. Por cierto, tengo que ir a recoger la undécima y duodécima entrega en pasta de mi blog, que lo encuaderno, por congelar en pasta lo que pudiera tener de pensamiento débole. En fin, que así dice Bauman de algunos de los síntomas de la postmodernidad entre los que no me queda más remedio que incluirme. Nos ha contado que el capitalismo pesado ha pasado al capitalismo liviano, rápido y móvil, que el hardware se ha vuelto software, que la inmortalidad se ha devaluado, que el cálculo del tiempo a largo plazo se ha fragmentado en instantes variables e incoherentes. Fue el cálculo del tiempo el que nos civilizó, nos puso la ley de calendarios y relojes, y nos llevó a las elecciones racionales, al cultivo de la coherencia, de la responsabilidad mutua, al cálculo del mañana y a la postposición de la gratificación. En el fin de los tiempos, todo esto pierde fuerza, y retorna con fuerza el carpe minutum.

Es cierto que una vez los hombres de las cavernas "descubrieron el mañana". Pero la historia es tanto un proceso de olvido como de aprendizaje, y la memoria es famosa por su selectividad. Tal vez "mañana volvamos a encontrarnos". Pero tal vez no, o, mejor dicho, cuando nos encontremos mañana, tal vez no seamos los mismos que nos encontramos hace un momento. Si así ocurre, la credibilidad y la confianza, ¿son valores o defectos? (...)

La "elección racional" de la época de la instantaneidad significa buscar gratificación evitando las consecuencias, y particularmente las responsabilidades que esas consecuencias pueden involucrar. Las huellas durables de las gratificaciones de hoy hipotecan las posibilidades de las gratificaciones de mañana. La duración deja de ser un valor y se convierte en un defecto; lo mismo puede decirse de todo lo grande, sólido y pesado... lo que obstaculiza y restringe los movimientos. Ha terminado la época de las gigantescas plantas industriales y los cuerpos voluminosos antes, daban prueba del poder de sus dueños; hoy presagian la derrota en el próximo round de aceleración, de modo que son una marca de impotencia. Cuerpos delgados y con capacidad de movimiento, ropas livianas y zapatillas, teléfonos celulares (inventados para el uso del nómada que necesita estar 'permanentemente en contacto'), pertenencias portátiles y desechables, son los símbolos principales de la época de la instantaneidad. El peso y el tamaño, y especialmente lo gordo (literal o metafórico), culpable de la expansión de los dos anteriores, comparten el destino de la durabilidad. Son los peligros que hay que combatir o, mejor aún, evitar.

Es difícil concebir una cultura indiferente a la eternidad, que rechaza lo durable. Es igualmente difícil concebir una moralidad indiferente a las consecuencias de las acciones humanas, que rechaza responsabilidad por los efectos que esas acciones pueden ejercer sobre otros. El advenimiento de la instantaneidad lleva a la cultura y a la ética humana a un territorio inexplorado, donde la mayoría de los hábitos aprendidos para enfrentarse a la vida han perdido toda utilidad y sentido. Según la famosa expresión de Guy Debord, "los hombres se parecen más a su época que a sus padres". Y los hombres y las mujeres de hoy difieren de sus padres y de sus madres porque viven en un presente "que quiere olvidar el pasado y ya no parece creer en el futuro".

Pero la memoria del pasado y la confianza en el futuro han sido, hasta ahora, los dos pilares sobre los que se asentaban los puentes morales entre lo transitorio y lo duradero, entre la mortalidad humana y la inmortalidad de los logros humanos, y entre la asunción de responsabilidad y la preferencia por vivir el momento. (Modernidad Líquida 136-38)

El blog me parece un producto característico de esta postcontemporaneidad que la llaman otros, y sin embargo también hay que decir que es menos evanescente que una conversación telefónica o que una red social. Facebook dicen que queda archivado, pero es inaccesible, casi tanto como el pasado que se suponía que en algún sitio quedaba archivado. El blog, con toda su liviandad y transitoriedad, mantiene en contraste un bonito equilibrio entre lo que pasa hoy, el instante, y lo que ha pasado en días anteriores, o meses, o años—que todo queda archivado, como en la vida, que decía Machado, en el blog todo pasa y todo queda, y si es un camino sobre la mar, o sobre el tiempo que es aún más líquido que la mar, no es en él la primera vez que se concibe la vida como un transcurrir y un acumularse. Like as the waves make towards the pebbled shore .... each changing place with  that which goes before. En simulación de eternidad y permanencia—que ya vamos teniendo una historia. Un blog que va durando también va arrastrando su pasado, es casi una persona, por postmoderna que sea. Aún mantengo yo una costumbre retrospectiva más—la de enlazar al final de cada artículo, un artículo de tiempos pasados, para que se vea que el pasado sigue activo de alguna manera, y que (es más) en tiempos fue presente.

The Cutting Edge of the Present




Preparando el trompo 2





Iconos textuales

Stephen Orgel, "Textual Icons: Reading Early Modern Illustrations." Cap. 5 del libro de reflexión retrofuturista The Renaissance Computer, ed. Neil Rhodes y Jonathan Sawday. Traducción del resumen:

"La práctica de la ilustración de libros", escribe Stephen Orgel, "se ha venido tratando de manera muy fructífera en el contexto de la historia de la imrpesión. Pero también es un aspecto de la lectura". Tomando el papel del lector como punto de partida, Orgel procede a interrogar aquellas imágenes e ilustraciones de libros de la primera época moderna que parecen constituir una alocución directa al lector y que, paradójicamente, pueden parecer contestar o incluso contradecir el "mensaje" del texto escrito. Desplazándose por los frontispicios e ilustraciones de diversos libros famosos de la época moderna temprana (por ej. las Workes de Ben Jonson, el Cosmological Glasse de Cunningham, la Practical Music de Morley, etc.), el ensayo excplroa el desarrollo de nuevas tecnologías de reproducción, preguntando a la vez cómo "leían" y comprendían esas imágenes los lectores contemporáneos a ellas. La conclusión de Orgel es que, una vez estudiamos la función de estas imágenes, empezamos a comprender que "el libro Renacentista era no tanto un producto como un proceso": el proceso mediante el cual el "libro" en lugar del "texto" se convierte en un objeto de fascinación y consumo en sí mismo. (59)

Es curiosa la manera en que las ilustraciones renacentistas parecen poco funcionales, inapropiadas, o ilógicas. Curiosamente, en lugar de "explicar", requieren bastante conocimiento previo para ser entendidas ellas mismas; por ejemplo en la Biblia pauperum, la comprensión de los grabados "requiere conocimiento detallado no sólo de las Escrituras, sino también de los principios de exégesis bíblica" (60).
images

Los emblemas de Alciato curiosamente se originaron como descripciones verbales de imágenes alegóricas, no como ilustraciones. Estas se añadieron más adelante.

En sus Workes, Jonson se presenta no mediante su imagen, no aparece, sino con una representación alegórica de su drama, con las figuras que representan su relación a la historia y una serie de posibilidades genéricas. Y su comentario al Folio de Shakespeare desviaba la atención de la ilustración del retrato del autor, hacia las obras.

Es difícil saber hasta qué punto los lectores extraían información de las ilustraciones de obras que parecen plantear dificultades y oscuridades, o se repiten y reciclan, como en obras de Sidney, Boccaccio, Spencer, Biondi... Quizá lo mismo con las ilustraciones de Chaucer en Caxton, son menos características que los personajes de Chaucer. Para Orgel, tienen que ver menos con el texto de Chaucer que con el libro mismo que las presenta, y con la historia de su producción. A Chaucer curiosamente se le siguió dando un aire arcaico en tipo de letra en las sucesivas reediciones. En las ediciones de Shakespeare del XVII también se aprecia un deseo de replicar no sólo los textos sino la presentación impresa del libro original. Volviendo a Jonson, en 1716 Tonson produce una edición en 6 volúmenes, pero el orden de los textos y las ilustraciones se refieren más a la propia producción de Jonson como libros en el siglo anterior, que a las obras de Jonson: "derivan su autoridad, su poder de significar, de la historia de la impresión, de la construcción de los folios del siglo anterior" (69).

Del Trivium al Quadrivium





Miércoles 8 de junio de 2011

Después de la lluvia fuerte







Martes 7 de junio de 2011

The Long Run

Este cassette de los Eagles lo tenía mi hermano Jesús Carlos y lo oíamos en los ochenta. Incluso después.




Me acuerdo que "The Sad Café" era la que le gustaba a mi hermana Susana:


The Sad Café

Out in the shiny night,
The rain
was softly falling
The tracks that ran down the boulevard
Had
all been washed away

Out of the silver light,
The past came softly calling

And I remember the times we spent
Inside the Sad Café.

Oh, it seemed like a holy place,
Protected by amazing grace
And we would sing right out loud,
The things we could not say.

We thought we could change this world
With words like "love" and "freedom"
We were part of the lonely crowd
Inside the Sad Café.

Oh, expecting to fly,
We would meet on that beautiful shore in the sweet by and by

Some of the dreams came true,
Some just passed away
And some of them stayed behind
Inside the Sad Café.


The clouds rolled in
And hid that shore

Now that Glory Train
It don't stop here no more.

Now I look at the years gone by,
And wonder at the powers that be.
I don't know why fortune smiles on some
And lets the rest go free.

Maybe the time has drawn
The faces I recall,

But things in this life change very slowly,
If they ever change at all.

There's no use in asking why,
It just turned out that way
So meet me at midnight baby,
Inside the Sad Café.

Why don't you meet me at midnight baby,
Inside the Sad Café.





Queda la música


Centro de Doctorado, POD y recortes

En consonancia con la nueva ley que regula el Doctorado, la Universidad de Zaragoza crea un centro internacional de Doctorado, junto con las universidades de Lérida, La Rioja y pública de Navarra, y en un futuro con el CSIC y las universidades de Pau y Toulouse. Hoy salía esta noticia en el Heraldo, y se situaba a nuestra universidad como la segunda en calidad docente según los parámetros de la Fundación Conocimiento y Desarrollo.
dr moreauNo sé si haremos aparición por ese Centro todavía imaginario, cuando lo construyan u organicen effectively.  Destaquemos por lo llamativo entre los programas de investigación de este centro, un "animalario de transgénicos" en Lérida, que me ha recordado a los experimentos del Dr. Moreau.

Yo para pocos doctorados estoy, y menos experimentos. Por primera vez "en varios años" no voy a tener docencia de máster; la que iba a ser supuestamente mi asignatura por así llamarla la eligieron antes que yo otras profesoras más antiguas, incluyendo a la malvada Dra. Penas. Es que ha habido pocos estudiantes matriculados, y en tiempos de becas flacas, se han recortado asignaturas, del máster y de la licenciatura. A la Dra. Penas, sin ir más lejos, se le suprimieron del plan de estudios en extinción más de la mitad de las asignaturas que impartía. También despareció del mapa la Crítica Literaria Inglesa y Norteamericana, materia que yo he venido impartiendo al menos intermitentemente desde los años 80. Y varias optativas más, que estamos haciendo la transición de la Licenciatura de Filología Inglesa al Grado de Estudios Ingleses, con recortes de profesorado por el camino, y hay que hacer jeribetes para cuadrar el Plan de Ordenación Docente. En fin, vaya usted a saber qué impartiremos en años futuros; de momento con tener un plan mínimamente organizado para el año que viene ya me doy con una piedra en los dientes; el curso que viene repetiré algunas asignaturas de este año y aparte empezaré al parecer con un grupo de literatura inglesa early modern en el grado.  Los másteres amagan con ser reestructurados y refundidos, con lo cual he preferido no elegir otra asignatura de un máster que vete a saber si durará o no. Efímera está la cosa, pero igual de esta fase precaria ya no sale, si seguimos los pasos de Inglaterra... y va a haber que ir acostumbrándose a la nueva ecología académica.






Indignación e Indignados

Un debate de Los Catedráticos, un programa de Libertad Digital que suelo seguir.

 

Como se ve, poco a poco los Indignados se van convirtiendo para muchos en los Indignantes... Por cierto, para indignación, la que suelen despertar casi todos los intelectuales del grupo Libertad Digital entre los demás intelectuales... Sería motivo para el debate, pero suele serlo más bien para el boicot o para hacerles el vacío.

_____

Julio Tejedor, "Indignación y democracia", un artículo en el Heraldo de hoy.




Lunes 6 de junio de 2011

Hojas con sol, hojas con sombra




Hey Soul Sister (2) y Air de Nadir (5)

Aquí vuelve, por antiaclamación, mi vídeo más abucheado. Es un cover de una canción de Train. ¿Para qué, se preguntarán ustedes, si ya está Train y, es más, también ya estoy yo?  En mi descargo diré que la he intentado tocar mejor, mejor que yo, digo. Que lo haya conseguido, hasta ahí no llego.




En un género totalmente distinto, pero no mucho más logrado en lo que a mí atañe, aquí va mi quinto intento con una famosa aria de Bizet. ¿Querrán ustedes creer que se resiste, la maldita?




Entre mis recuerdos





Trópicos del barrio 3

Trópicos del barrio 3 by JoseAngelGarciaLanda
Trópicos del barrio 3, a photo by JoseAngelGarciaLanda on Flickr.

Veo que vuelve a funcionar el enlace entre Flickr y Blogger.




Domingo 5 de junio de 2011

Una de Sarah McLachlan

"Fallen":




Building a Mystery





Sábado 4 de junio de 2011

Burgos

Antes de las Góticas

Este fin de semana hemos ido con Álvaro y una sociedad de aficionados a la paleontología a Burgos, a visitar los yacimientos de Atapuerca y el nuevo Museo de la Evolución Humana.  Aparte de una excursión artístico-gastronómica. Viaje muy recomendable de por sí, y sobre todo si la compañía es la adecuada. Anecdóticamente, vimos lo que podría ser alguna de las primeras calculadoras, de unos cien mil años de antigüedad. No tiene tantas prestaciones como las actuales, claro, pero en su tiempo debió ser una revolución. Aquí pondré alguna foto de las más de doscientas que he hecho, de homos y monumentos, en cuanto las extraiga de mi bifaz iPhone.

Un heidelberguense
Doce últimos hombres





Viernes 3 de junio de 2011

La Deuda Metódica

Ya es un libro de hace más de diez años, Modernidad Líquida de Zygmunt Bauman, pero a veces parece que esté profetizando el futuro más que retratando el presente. En este fragmento pensaba en estados como Yugoslavia en los años noventa, creo—pero inopinadamente vemos que la ley de la globalización se nos va a aplicar también a nosotros. Decía Bauman:
avión enterrado
"Parece haber poca esperanza de rescatar los servicios estatales que proporcionaban certidumbre y seguridad. La libertad de la política estatal se ve permanentemente socavada por los nuevos poderes globales, equipados con las pavorosas armas de la extraterritorialidad, la velocidad de movimiento y la capacidad de evasión/escape; los castigos impuestos por violar la nueva ley global son rápidos y despiadados. De hecho, la negativa a jugar la partida según las nuevas reglas globales es el delito más duramente castigado, un crimen que los poderes estatales, atados al suelo por su propia soberanía definida territorialmente, deben evitar cometer a cualquier precio.
    "Casi siempre ese castigo es económico. Los gobiernos insubordinados, que prefieren las políticas proteccionistas o generosas provisiones públicas para los sectores 'económicamente redundantes' de sus poblaciones, y que se resisten a dejar su país a merced de los 'mercados financieros globales' y del 'libre comercio global', no reciben préstamos y tampoco se les concede reducción alguna de sus deudas; sus monedas nacionales se convierten en leprosas globales, sufren maniobras especulativas adversas y devaluación forzosa; la bolsa local cae, el país termina acordonado por sanciones económicas y condenado a ser tratado como paria por pasados y futuros socios comerciales; los inversores globales empacan sus pertenencias y se llevan sus valores, dejando a las autoridades locales la tarea de limpiar los restos y de ocuparse de los desempleados.
    "Ocasionalmente, sin embargo, el castigo no se limita a 'medidas económicas'. Los gobiernos particularmente obstinados (pero no suficientemente fuertes como para resistirse durante mucho tiempo) reciben una lección ejemplar, destinada a advertir y asustar a sus potenciales imitadores. Si la diaria y rutinaria demostración de la superioridad de las fuerzas globales no basta para obligar al Estado a entrar en razón y cooperar con el nuevo 'orden mundial', les toca el turno a las fuerzas militares: la superioridad de la velocidad sobre la lentitud, de la capacidad de eludir, de la extraterritorialidad sobre la localidad, todo eso se manifestará de modo espectacular, esta vez por medio de fuerzas armadas especializadas en tácticas de 'atacar y desaparecer' y en la estricta división entre las 'vidas que deben ahorrarse' y las vidas que no vale la pena salvar." (Modernidad Líquida, FCE, pp. 196-97).

Aquí no habla Bauman de la deuda, pero la deuda internacional es una de las maneras en que un país a la vez coopera con el orden mundial y (si es imprudente) se sitúa en posición de dependencia. Aquí nos creíamos tan a salvo y tan prósperos, con nuestro estado del bienestar obtenido a base de hipotecar el futuro. Nos hemos endeudado por sistema, y hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, como una trampa que nos hemos tendido a nosotros mismos, o en la que hemos caído casi voluntariamente. Viéndonos entrampados en nuestra deuda, el inversor se va a otro sitio con la velocidad de un clic, y nos deja con los muebles a medio pagar. Y llega el momento en el que hay que saldar la deuda, y el acreedor llama a la puerta, o la echa abajo.

La visión de César



Teach Your Children

Una bonita canción de Crosby, Stills, Nash & Young, extraída de un viejo casete que me compré hace años cuando ya los iban rebajando. Pero ahora está en YouTube, ese baúl de los recuerdos:



Green Leaves of Summer






Jueves 2 de junio de 2011

Girl from the North Country

Me regala Patricia un magnífico comic basado en las canciones de Dylan—un gros merci! Alors, Patricia il faut absolument que je te dédie une chanson du Freewheelin' Bob:




I Shall Be Released



A Red Thought in a Red Shade



A Red Thought in a Red Shade

Vaya, se han desconectado mis cuentas de Flickr y de Blogger, y no hay quien las cosa otra vez. Así que pruebo un nuevo sistema que no me había fijado que existía en Flickr, la inserción de fotografías copiando el código fuente. No me quería quedar sin poner ésta, de un árbol de al lado de casa, que me sugiere ideas veraniegas y maravillosas. Hoy he terminado las clases, y siempre es un alivio y un toque veraniego, aunque ha sido un placer hablar de semiótica y de cine indio y africano con mis escasas estudiantes a lo largo de este semestre. Y otro año más: el siguiente los estudiantes serán un año más jóvenes, como tienen por costumbre.

Una nueva Visión de la Vida




El cielo de cristal

La Mirada Indiscreta: El cielo de cristal: "Inaguro entonces junio con el cielo, o algo que se le parece:"


 Algunas nubes



Miércoles 1 de junio de 2011


Tower of Song (2)

Le han dado a Leonard Cohen un premio importante aquí por España, El Príncipe de Asturias. Como es santo de mi devoción, Leonard, le voy a dedicar una canción de su repertorio. Pensaba colgar una que ya tenía por ahí, "Tower of Song", pero ni corto ni perezoso la vuelvo a grabar, total, como decía la Dra. Penas ayer, me es fácil superarme a mí mismo en esto del canto ("¡JUaaaa, juaaaa", cito).  Con carraspeo incluido, que en mi estilo indy todo cabe.



First we take Manhattan


Más atrás: Mayo de 2011

www.flickr.com

garciala1's photos


Otras fotos de

JoseAngel



IBSN: Internet Blog Serial Number 0-000-00000-1

También tengo el IBSN 0-000-0000-1

nada menos.

Archivos:   2011-5  2011-4  2011-3   2011-2  2011-1  2010-12  2010-11 2010-10  2010-9  2010-8  2010-7  2010-6  2010-5  2010-4  2010-3  2010-2  2010-1  2009-12  2009-11  2009-10  2009-9  2009-8   2009-7  2009-6 2009-5  2009-4  2009-3  2009-2  2009-1  2008-12  2008-11   2008-10  2008-9  2008-8  2008-7 2008-6  2008-5  2008-4  2008-3   2008-2  2008-1  2007-12  2007-11 2007-10   2007-9   2007-8   2007-7   2007-6   2007-5   2007-4    2007-3   2007-2   2007-1    2006-12   2006-11 2006-10  2006-9   2006-8   2006-7   2006-6   2006-5   2006-4   2006-3   2006-2   2006-1   2005-3   2005-2   2005-1   2004  1995-2003