Vanity Fea: Blog de notas de José Ángel García Landa (Biescas y Zaragoza)—Mayo  2009

les atenderá
En estos momentos no estoy disponible, pero...

Les atenderá la máquina
 
Powered by Rollyo
Aquí mi clon para poner comentarios 
O bien comentarios no públicos a garcialanda@gmail.com o por SMS al 646 141 379
 FOTOBLOG    Videoblog   Lecturas  Enlaces y blogs    Mi web    Indice Free counter and web stats Estadísticas
Música que viene: Ghost in the Machinery (Sarah Brightman) - Y vuelve - Bésame así (Sergio y Estíbaliz)  -  y vuelve: La monture (Julie Zenatti)

Blog de hoy AQUÍ


Domingo 31 de mayo de 2009

Historias raras (desencarrilamientos mentales)

La "narratología evolucionista", que es una de mis aficiones intelectuales, es algo que no está todavía terminado de inventar, aunque hay gente como Joseph Carroll que están en ello. Es el autor de Evolution and Literary Theory y de Literary Darwinism, y pueden leerse algunos de sus artículos recientes en su web.  Por ejemplo este artículo sobre "Estudios literarios y psicología evolucionista". Carroll es también uno de los coeditores de la recién fundada Evolutionary Review. A ésta revista le acabo de enviar una versión desarrollada de mi artículo sobre el anclaje narrativo en Hacia los confines del mundoésta es una novela impresionante de Harry Thompson, centrada en torno al capitán del Beagle y al impacto del darwinismo en la mentalidad del siglo XIX.

A quien guste la "narratología evolucionista" le tiene que gustar estudiar la teoría de la evolución, y a quien le gusten estas dos cosas le tienen que encantar forzosamente los magníficos ensayos de Stephen Jay Gould, el pensador evolucionista más atento a las cuestiones de la narratividad de la teoría evolucionista, y a las paradojas que aporta nuestra visión retrospectiva sobre el estudio del pasado. Evolucionismo y teoría de la retrospección—una combinación irresistible para mí. Por cierto, he remozado y actualizado mi colección de artículos sobre retrospección narrativa y teoría crítica, titulada Objects in the Rearview Mirror May Appear More Solid Than They Are: Retrospective-Retroactive Narrative Dynamics in Criticism. Allí especulo más sobre cuestiones como las falacias retrospectivas, el hindsight bias, los efectos de la relectura.... Cuestiones que últimamente se han puesto más de moda gracias a un libro magistral sobre el tema, El Cisne Negro, de Nassim Nicholas Taleb.

Gould se interesa no sólo por la ciencia, sino por la historia de la ciencia—y en su impresionante The Structure of Evolutionary Theory integra ambas visiones, la teórica y la histórico-teórica, en uno de los libros más monumentales de la historia de la ciencia—libro que merecería además figurar como un monumento póstumo a la máquina de escribir, artefacto del que salió.  Para Gould, la evolución no es sólo algo que "ha sucedido"—sino que es algo que "se representa", una historia en el doble sentido del término ("Historia 1": serie de acontecimientos y fenómenos del pasado; "Historia 2": Representación de esa serie en un discurso articulado u otro artefacto semiótico). Nuestras convenciones disciplinarias, nuestras estrategias comunicativas, nuestras tradiciones culturales, nuestras predisposiciones cognitivas, son elementos que nos llevan a escribir un tipo u otro de "Historia 2 de la Evolución" sean cuales sean nuestros conocimientos sobre la "Historia 1 de la Evolución". Más aún: la Historia-1 no está presente más que en sus huellas (pues el pasado no existe sino en el presente). Y siendo las diversas "Historia 2" un instrumento cognitivo (el instrumento cognitivo) que permite la re-presentación de lo que no está presente, quizá deberíamos hablar de "Historias 1.2" para referirnos no a "la" serie virtual de lo acontecido, la Historia 1 (que podemos concebir como una sola y quizá en última instancia incognoscible), sino a esa serie tal y como es representada en las "Historias 2".  Así, la "Historia evolucionaria 2" de Lamarck nos remite a su propia "Historia evolucionaria 1.2"—a unos acontecimientos y unos mecanismos explicativos para interpretar su conexión que es muy diferente de la "Historia evolucionaria 1.2" de Darwin, o de la "Historia evolucionaria 1.2" del propio Gould—por no hablar de fantasías y mitologías sobre el pasado como las que nos cuenta el creacionismo en sus diversas salsas.

Voy derivando—en realidad sólo quería dejar nota de uno de los ensayos más narratológicos de Gould en uno de sus últimos libros,  I Have Landed. En el capítulo 3 escribe sobre "Jim Bowie's Letter and Bill Buckner's Legs"—analizando dos historias del acervo legendario norteamericano, para mostrar cómo nuestra mente tiende a encasillar y a encarrilar los acontecimientos y desarrollos argumentales de manera que se ajusten a expectativas y modelos familiares. Lo atípico y complejo se "domestica", se hace familiar y se le da una forma digamos culturalmente agradable o aceptable, o que se ajusta mejor a nuestras ideas recibidas y preconcepciones.

Gould es un narratólogo evolucionista, y como tal explica nuestras preferencias y tendencias narrativas apelando a un origen adaptativo de las mismas:

The vertebrate brain seems to operate as a device tuned to the recognition of patterns. When evolution grafted consciousness in human form upon this organ in a single species, the old inherent search for patterns developed into a propensity for organizing these patterns as stories, and then for explaining the surrounding world in therms of the narratives expressed in such tales. (55)

Hace poco me refería a un artículo sobre el origen de la creencia en espíritus publicado en Scientific American, que apela a principios psicoevolutivos muy parecidos:  Por qué la gente cree que hay agentes invisibles que controlan el mundo. Michael Shermer explica cómo la creencia en agentes invisibles (dioses, espíritus, demonios, fantasmas, etc.) es resultado colateral de dos tendencias cognitivas que presentaban ventajas a la hora de detectar presas o depredadores. La primera es la detección de patrones y regularidades en medio del ruido informativo; la segunda es la atribución de intencionalidad o agentividadcomo explicación de esos patrones. Somos lectores de mentes, a veces hiperlectores, y por eso proyectamos mentalidad e intención donde no la hay, por ejemplo a la evolución del Universo. Según Shermer, somos supernaturalistas de nacimiento, o por tendencia arraigada. También en este post, "La fe como exaptación", aludía yo a la posibilidad de utilizar el concepto de exaptación desarrollado por Gould para explicar fenómenos como la creencia en seres sobrenaturales y en un orden intencional en la naturaleza.

Estas especulaciones evolucionistas combinan bien con el actual interés en explicaciones cognitivistas del funcionamiento de la narración. De hecho, gran parte de la antigua narratología estructuralista ha vuelto con un lenguaje actualizado bajo la forma de narratología cognitivista. En clase de comentario de texto utilizo un esquema (derivado de Dirk Delabastita 2004) para representar cómo los procesos cognitivos de nuestra mente organizan la interacción entre el texto que leemsos y el mundo que nos rodea. Es básicamente como sigue (esquematizando el esquema):

Lo que obtenemos del texto:
EL MUNDO NARRADO (TEXTUAL)

(ambientes, acontecimientos, personajes, tiempo, espacio...)

------->
<-------

MECANISMOS COGNITIVOS:
nuestra manera de organizar el conocimiento y la comprensión—que son:

Lo que aportamos al texto:
COSAS QUE SABEMOS DEL MUNDO EXTRATEXTUAL
- Datos y creencias
- Procedimientos, situaciones familiares
- Valores y emociones adheridas a las cosas
interactúa con:
- Nuestro conocimiento del lenguaje: vocabulario, gramática...

- Nuestra tendencia mental a establecer relaciones causales
(por ejemplo, post hoc ergo propter hoc, la falacia narrativa o hindsight bias).

- Nuestra tendencia a organizar la realidad mediante oposiciones binarias:
arriba / abajo
Bueno / malo

- Nuestra tendencia a establecer analogías (p. ej. "arriba : bueno:: abajo: malo"
interactúa con:
EL TEXTO:
tiempo del relato, modos de caracterización, perspectivización, voz narrativa...
------->
<-------
REPRESENTACIONES Y DISCURSOS SOBRE EL MUNDO:

- Discursos literarios o no literarios
- Otros textos, imágenes...
- Géneros, convenciones de representación
- Discursos ideológicos, políticos, doctrinas morales...
- Metodologías de análisis crítico

La interacción entre texto y mundo mediada por esos "mecanismos cognitivos" (gramática, secuencialidad causal, metáfora, etc.) nos embarca en un proceso en el que por vías múltiples referimos el texto que leemos al mundo que representa y que hemos ido construyendo, el pequeño mundo creado en el texto—y ese lo referimos al mundo en general, al amplio mundo, tal como es representado y mediatizado por diversos discursos y modalidades de representación.  Cierto es que a veces es difícil separar el mundo narrado del texto en sí, o distinguir entre el mundo y las representaciones del mundo—tal es la circulación cognitiva entre unos y otros elementos del proceso de lectura.

Si este esquema se refiere a la lectura de textos narrativos, hay que recordar aquella frase de Derrida al efecto de que "no hay 'fuera del texto'" pues toda la realidad está mediatizada semióticamente en mayor o menor medida. Así pues, los procesos metafóricos o las falacias narrativizadoras no son sólo asunto de análisis literario: se dan igualmente en nuestra comprensión del mundo en que habitamos, y que a veces creemos un tanto ingenuamente que se nos ofrece en forma directa y no mediatizada por ninguna convención de representación.

Para Gould, interpretamos el mundo en términos de historias favoritas, y tenemos un repertorio limitado de procedimientos para construirlo. Así, por ejemplo, tendemos a la direccionalidad antes que a la desorganización sin rumbo fijo, y preferimos interpretar las secuencias en términos de motivación—atribuirles finalidad e intencionalidad, en lugar de suponer que puede no haber ningún sujeto tras ellas. Es decir, tendemos activamente a conectar los acontecimientos y a construir historias y argumentos con ellos. Esta es una tendencia que puede resultar cognitivamente ventajosa, aunque también puede que se vaya fuera de madre con cierta frecuencia, dando lugar a las falacias narrativas como el exceso de argumento, las secuencias causales imaginarias, el hindsight bias.  Algo parecido sucede con otros tipos de esquemas intepretativos que proyectamos o superponemos a los datos de la observación. Tendemos a ver orden donde hay asomo de orden—aunque éste sea casual. Parece ser cognitivamente rentable, en términos sociobiológicos. La observación del orden permite interpretar y relacionar, conocer el mundo y predecir (hasta cierto punto) lo que todavía no ha sucedido, sobre la base de analogías con lo que sucedió otras veces. Ahora bien, la búsqueda de patrones y esquemas repetidos puede llevar a ilusiones mentales: nos hace ver forma—es más, forma intencional— donde a veces no hay sino forma casual, o caos. La apofenia o la manía referencial descrita por Nabokov son modalidades de esta modalidad paranoica de la percepción.

Gould explica cómo conspiran entre sí nuestras predisposiciones mentales mentales a la proyección y al encarrilamiento, para dar lugar a propensiones mentales tendenciosas:

tales about nonconscious creatures or inanimate objects must also provide a surrogate for valor (or dishonorable intent for dystopian tales)—as in the virtue of evolutionary principles that dictate the increasing general complexity of life, or the lamentable inexorability of thermodynamics in guaranteeing the eventual burnout of the sun. In summary, and at the risk of oversimplification, we like to explain pattern in terms of directionality, and causation in terms of value. The two central and essential components of any nEsquiloarrative—pattern and cause—therefore fall under the biasing rubric of our mental preferences. (56)

Observa Gould una tendencia a reducir las historias complejas de la realidad a un puñado de historias canónicas, y preferentemente distorsionadas por esta tendencia a la direccionalidad, al exceso de intencionalidad, a la motivación. Siendo que tenemos estas tendencias narrativizadoras, Gould ve preocupante que las ciencias "históricas", las que utilizan representaciones narrativas, puedan verse distorsionadas por estas predisoposiciones.

The explanation of temporal sequences defines the primary task of a large subset among our scientific disciplines—the so-called 'historical sciences' of geology, anthropology, evolutionary biology, cosmology, and many others. Thus, if the lure of 'canonical stories' blights our general understanding of historical sequences, much of what we call 'science' labors under a mighty impediment. (56)

 En su teoría evolucionista, Gould ha criticado mucho a las interpretaciones antropocéntricas, explícitas o soterradas, que han llevado a los biólogos evolucionistas a interpretar el proceso como algo "guiado" en lugar de azaroso; o como un "progreso ascendente" hacia la vida, hacia la consciencia y la inteligencia... (un poquito como esas interpretaciones hegelianas de la historia, que la hacen culminar en el idealismo alemán...). Gould insiste alegremente en que todo es azar, y que si evidentemente lo complejo ha de proceder de lo simple por prioridad inevitable, en realidad lo complejo (la vida, la consciencia) viene a ser una probabilidad estadística, algo así como la marcha errática de un borracho que anda entre una pared y una zanja: normalmente va chocando con la pared, y desviándose más o menos de ella, pero cuando caiga a la zanja caerá de verdad y definitivamente. Bien, es una imagen...  Podemos encontrar comprensible que (en tanto que seres complejos) interpretemos el ascenso a nosotros mismos como un proceso direccional—¡e incluso que lo evaluemos con tintes positivos, si no estamos muy deprimidos ese día!  Gould es gran amigo de señalarnos a los escarabajos y a los microbios: son ellos los pobres de espíritu que heredarán la Tierra, pues son con mucho estadísticamente preferidos por el imaginario Dios.  Y bien, concedámosle a Gould el punto cuantitativo, pero en absoluto el cualitativo. Las teorías de la evolución elaboradas por los escarabajos son infinitamente menos interesantes que las elaboradas por Gould, aunque en algún punto concreto estas últimas den algún tumbo o traspiés. Vamos, que las preferencias cognitivas por la direccionalidad o por la complejidad intencional serán ocasionalmente tendenciosas o engañosas, pero nos vienen de lejos, por ser lo que somos—y en lo fundamental son beneficiosas. Por otra parte, si algo hay de cierto en las teorías de Lamarck de que los seres contribuyen a hacerse su propio destino—que el pájaro vuela porque quería volar—pues entonces más nos vale tomar como modelo a los inexistentes ángeles que a los existentes microbios. Con lo cual no quiero decir que la angelología sea para nosotros más ventajosa que la microbiología.

Así, en el cielo donde las estrellas se distribuyen al azar, vemos constelaciones—figuras imaginarias, que facilitaron en su momento el estudio astronómico, y que para las pseudociencias tienen entidad real. Pero el científico que ve constelaciones aprovecha para explicar (como aclara Gould) que sería precisamente la ausencia de agrupaciones ilusorias de estrellas—es decir, una distribución regular—lo que sería indicación de una intencionalidad o determinismo previo en el cielo. Es decir, más allá de meramente seguir nuestras tendencias cognitivas, y ver formas imaginarias, podemos reflexionar sobre cómo afectan a la percepción, y sobre su origen probable en nuestra historia evolutiva, y sobre la utilidad cultural que pueden tener esos objetos virtuales— y en ello estamos.

Podemos sin embargo estar de acuerdo con Gould en que los esquemas previos preconcebidos, y la tendencia a proyectar narraciones y coherencias, aun siendo un instrumento cognitivo necesario, pueden limitar nuestra capacidad de comprensión e imaginación, encasillando y encarrilando nuestras percepciones, llevándolas hacia caminos trillados, y haciéndonos ignorar aspectos potencialmente observables y explicables sólo porque no se ajustan a lo ya sabido:

the organizing power of canonical stories leads us to ignore important facts readily within our potential sight, and to twist or misread the information that we do manage to record. In other words, and to summarize my principal theme in a phrase, canonical stories predictably "drive" facts into definite and distorted pathways that validate the outlines and necessary components of these archetypal tales. We therefore fail to note important items in plain sight, while we misread other facts by forcing them into preset mental channels, even when we retain a buried memory of actual events. (57)

En suma, para Gould la tentación que suponen los esquemas narrativos canónicos, en los que encasillamos el mundo, es un gran obstáculo al conocimiento auténtico y crítico en todas las ciencias históricas, en todas las disciplinas en las que tenemos que representar el pasado y articularlo narrativamente.

Los ejemplos que analiza en este artículo (ejemplos caprichosos, muy al gusto de Gould) son dos episodios legendarios americanos:

1) la defensa hasta la muerte de El Álamo y la muerte heroica de Jim Bowie, el comandante tejano enfermo e impedido para guiar la defensa. Ese es el mito conocido: pero nos lleva a ignorar un aspecto del episodio "escondido a plena luz" en el museo de El Alamo, bajo la forma de una carta en la que Jim Bowie se dirigió al general mexicano Santa Anna, que dirigía el ataque, ofreciendo una salida negociada. Sólo que Bowie enfermó y no pudo negociar, y la defensa la dirigió (hasta la muerte) un oficial más bisoño.

2) Cómo un famoso golpe de mala suerte, una pelota de béisbol colándose entre las pierdas de Bill Buckner, impidió que los Red Sox ganasen la World Series de 1986. Cierto, dice Gould: sólo que... eso no fue determinante, sólo un elemento más que impidió la clasificación del equipo. Pero la historia es más satisfactoria si obviamos el hecho y presuponemos que hubieran ganado la final si no por esa pelota que se coló—y así se recuerda el asunto.

El mundo es complejo y al parecer nos requiere urgentemente para que lo simplifiquemos imponiéndole alguna historia canónica. Esto es un obstáculo cognitivo cuando es importante conocer la complejidad como tal:

our preferences for tales about directionality (to explain patterns), generated by motivations of valor (to explain the causal basis of these patterns) have distorted our understandings of a complex reality where different kinds of patterns and different sources of order often predominate. (68)

Datos importantes, o hechos significativos, se vuelven invisibles si no se se adaptan a la historia canónica; los acontecimientos los distorsionamos para que encajen mejor y den argumentos más satisfactorios. Para Gould, estos errores se producen tanto en el estudio científico como en la historia. Así, en teoría evolutiva, al estudiar la diversidad de la vida tendemos a representar sesgadamente la diversidad de la vida y a privilegiar el desarrollo de la complejidad—cuando lo predominante, tanto antes como ahora, es lo no complejo. Lo hacemos por motivos antropocéntricos, aunque Gould admite de mala gana que la capacidad de reflexionar sobre estas cuestiones es una invención notable y propia de nuestra especie—¿quizá se nos pueda tolerar un poco de distorsión perspectivística en este sentido?

En lo que sí podemos estar de acuerdo con Gould es en investigar nuestras tendencias cognitivas, así como su origen evolutivo. Incluida, añadiría yo, una tendencia cognitiva reflexiva y no menos interesante que las otras: la tendencia cognitiva a corregir errores cognitivos. Gould no propone, finalmente, que desconfiemos de la narración como tal, pues es un instrumento cognitivo imprescindible para nosotros: sólo pide una narratología más compleja, menos centrada en nuestras tendencias más arraigadas a ponernos en el centro de todo, y más atenta a la diversidad:

If we must explain the surrounding world by telling stories—and I suspect that our brains do stick us in this particular rut—let us at least expand the range of our tales beyond the canonical to the quirky, for then we might might learn to appreciate more of the richness out there beyond our pale and usual ken, while still honoring our need to understand in human terms. (70)

Yo de mayor quiero contar historias tan raras como las de Gould.

Sobre la 'tiranía' de la narración



















HQ

Vídeo de la ruta cicloturista por el Pirineo, en homenaje a Mireya—Visto en el Facebook de David:




Mi sobrinica



Sábado 30 de mayo de 2009

La Ronda y la Ronda

Qué rabia, la Ronda de Boltaña va de ronda por la nueva Ronda de Boltaña, y yo resulta que estoy asmático y sin fuerzas para acercarme allí. La maldita primavera, que decía Yuri. ¡Hola desde aquí, Montse! Y enhorabuena a la Ronda.

Bajo dos tricolores





25th Hour
25th hour
25th Hour (La última noche) es una película de Spike Lee que cuenta las últimas 24 horas de libertad de un camello neoyorkino (Edward Norton) antes de que le toque ingresar en la cárcel para siete años. Está aterrorizado, temiéndose muy mucho lo que le espera allí dentro el primer día sin ir más lejos—está rebrincado contra el mundo y contra él mismo, arrepentido y dándole vueltas a cómo se ha jorobado la vida juntándose con la gente que se ha juntado, unos mafiosos rusos de pesadilla—pero de sus viejos amigos y de su novia Naturelle (Rosario Dawson) tampoco se fía, pues alguien lo ha delatado. Hay una escena delirante en la que acusa a todo Nueva York y sus etnias y sus grupos, de manera viciosa, por haberle hecho acabar donde acabó... pero en fin, bien sabe que no puede culparse más que a sí mismo. Quería ayudar a su padre, alcohólico que iba a perder su negocio, sí... pero bueno, también quería dinero fácil, y sobre todo (lo que se nos dice en una escena eliminada) quería el sway, sentir que es el dueño del mundo y que todo rueda sólo para él y que todos lo respetan. En lugar de eso tiene una celda compartida con doscientos desgraciados y matones. Cómo habrá sido tan estúpido, y el terror de lo que va a pasar al día siguiente, lo transmite muy bien esta película (cuesta un rato hasta que te das cuenta de cuál es exactamente las situación de Monty).

Seguimos esas veinticuatro horas desde la madrugada del último día hasta la madrugada del día en que su padre lo acompaña en su viejo coche de madera, llevándolo a la cárcel. Le ha pedido Monty a un amigo (un broker tiburoncillo) que le rompa la cara para tener peor aspecto y pasar desapercibido así el primer día de cárcel—y se pone tan borde con él, y salen tantas tensiones a flote, que se la rompe de verdad. El amigo le tenía ganas a Naturelle, la novia de Monty, y se suelta presión a última hora. Las relaciones con los amigos, y los límites de la amistad, están muy bien llevados. Durante ese día, Monty ve a su padre, a su novia, con la que hay tensión, pues no sabe si lo ha delatado...  Desde luego ninguno de ellos le paró los pies ni se plantó con él para hacerle cambiar de vida, todos son cómplices hasta cierto punto. Sus mafiosos también le han organizado una fiesta de despedida, con sorpresita incluida—tras atemorizarlo para que no los delate, le ofrecen la cabeza de quien sí lo ha delatado, el que parecía su colega más cercano en la banda de mafiosos. Pero Monty está asqueado y no quiere ni venganza ni nada con los rusos... y lo dejan irse, bien avisado.

También ve a sus viejos amigos y se los lleva a esa party—de éstos, Philip Seymour Hoffman protagoniza un argumento secundario—es un profe de instituto solitario y apocado. Enseña en literatura inglesa los mismos poemas que yo en clase—y le atrae con locura desbocada una alumna de diecisiete años, Mary, una lolita de mucho cuidado (Anna Paquin), con la que tiene tentaciones tipo "let us sport us while we may" y (más increíble) también las tiene ella, aunque sea sólo por viciosilla y acelerada. El pobre profe es consciente del lío en el que se puede meter si se enrolla con ella—y lo evita en el último momento cuando se encuentran en la fiesta. No sabemos si parte de la culpa, o de la suerte, se debe a que se acuerda de su halitosis mientras la está besando.  En lugar de mojar, se limitará a heredar el perro de Monty—y a recibir alguna torta de través también, en la pelea que se monta éste cuando busca que sus amigos le arreglen la cara.

El perro éste comienza la película—cuando Monty lo rescata, con el mafioso; un perro atropellado al que en principio van a matar, pero... hey, se revuelve, ¡quiere vivir el muy borde! A Monty le hace gracia, y lo cura. Una escena genialmente llevada ésta, como todas las de la película, y también conecta con el tema de últimas oportunidades y decisiones de vida o muerte en que se centra la película. El perro, curado, es un perro buenísimo, un modelo—como lo podría ser Monty, una buena persona, si tuviese una oportunidad de última hora.

Y la tiene. En una escena final conmovedora, es su viejo padre, incompetente y ex alcohólico, quien le da la vida de nuevo. Se lo llevaba a la cárcel con su cara partida, pero le propone en lugar de eso seguir conduciendo y desaparecer en el oeste—en lugar de estar atrapado por su destino, elegir la libertad: no resignarse a entrar en la cárcel—dejar atrás toda su vida, y empezar de nuevo con otra identidad en un pueblo perdido. Y vemos escenas hipotéticas del futuro en las que se reúne años después con Naturelle, y tienen una familia, y cuando son mayores les cuenta lo cerca que estuvo todo de no suceder, y ellos de no existir–cómo todo dependió de una decisión crucial en la hora veinticinco, ya fuera de plazo.  

Es un futuro abierto, y la película sólo sugiere que Monty podría optar por eso, aunque a la vez nos muestra al final su cara magullada y derrotada, manteniendo las dos opciones como igualmente posibles.

La película se filmó, y está ambientada, en Nueva York justo después del once de septiembre. Empieza con una secuencia de títulos de crédito impresionante, de una fuerza increíble, con los focos de luz que sustituyen a las torres gemelas, y la música magnífica de Terence Blanchard. Y hay escenas marcadas por el 9/11 un poco por todo. Desde el piso de Gordon Gecko, bueno, del amigo broker de Monty, que no me acuerdo su nombre, se ve el Ground Zero; la oficina de los brokers es evidentemente provisional y atestada, desplazada del World Trade Center, pero todo está en ebullición; el bar del padre de Monty se reúnen los bomberos que ayudaron en el rescate; Bin Laden sale por aquí y por allá... y toda la difícil multietnia de Nueva York, a la vez insultada y celebrada por la película. Está llevado certeramente el casting racial—así la pareja de Monty es multiétnica, Naturelle es puertorricana y él viejo irlandés; pero los polis que lo arrestan (en uno de varios flashbacks) son negros y ambivalentemente cabroncetes, honrados y eficaces.

Pero el tema étnico más importante está implícito. La película, aparte de ser una historia concreta magistralmente contada, de un individuo y sus circunstancias, es un alegato abiertamente didáctico, a favor de la gran América de la integración y las oportunidades abiertas— y contra las pequeñas dependencias y esclavitudes de la legalidad paralela, de los circulillos mafiosos y de la doble moral. Cierto, Monty esquiva la cárcel, y se nos pide fe en él... también se denuncian las cárceles americanas como lugares sin ley, indignos del país. Pero sobre todo, siendo una película "de Spike Lee" (aunque esta vez el guión no es suyo), es un mensaje a los chicos del barrio—de no dejarse atrapar por lo que parece la vía rápida al éxito social, y que en realidad no conduce a nada. Que no se encierren en ser negros profesionales, y en montarse su legalidad paralela—el once de septiembre aparece aquí invocado como el gran "eye-opener" que hace redescubrir a los neoyorquinos de todas las razas y etnias su destino común en una América de la integración, y no de la diferencia, la ley alternativa y el trapicheo. Que la esclavitud se acabó hace más de ciento treinta años—move your ass!

Bueno, y si alguien cree que le he contado la película, obviamente es que no la ha visto. Hay que ver cómo funciona cada escena... con una fluidez certera, que no se contradice sin embargo con curiosos experimentos de montaje surreales o desfamiliarizadores, como por ejemplo reflejos inexistentes flotando al lado de los personajes, experimentos con el grano y el color y el tono grotesco/surrealista de algunas escenas, o ligeros recortes de montaje que duplican una fracción de segundo de un momento clave, o pequeños desenfoques puntuales—nada, que Spike Lee sways, está aquí en plena forma. De no perdérsela.

25th Hour. Dir. Spike Lee. Screenplay by David Benioff, based on his novel. Edward Norton, Philip Seymour Hoffman, Barry Pepper, Rosario Dawson, Anna Paquin, Brian Cox. Music by Terence Blanchard. Ed. Barry Alexander Brown. Prod. des. James Chinlund. Photog. Rodrigo Prieto. Exec. prod. Nick Wechsler. Prod. Tobey Maguire, Julia Chasman, Spike Lee, Jon Kilik. USA: Touchstone Pictures / 40 Acres and a Mule Filmworks / Industry Entertainment / Gamut Films, [2002]. DVD: Touchstone Home Entertainment. 

Inside Man




Viernes 29 de mayo de 2009

Web de Biolingüistica

Curioseando por el vecindario encuentro esta web de Biolingüistica que lleva al parecer Mª Carmen Horno y no sé si otros miembros del grupo Sylex de investigación del área de Lingüística General.  A mis favoritos va. Creo que le estreno el libro de visitas a la web, y aprovecho para decir (allí y aquí) que me está encantando el libro de Derek Bickerton Adam's Tongue: How Humans Made Language, How Language Made Humans. El blog de biolingüistica que más sigo es Babel's Dawn, y allí aparece por cierto una crítica al libro de Bickerton. Lo más biolingüístico que he escrito yo hasta ahora es este artículo sobre "Interacción internalizada: el desarrollo especular del lenguaje y el orden simbólico." Seguiremos curioseando por el tema.
   
Integrationalism, Hindsight Bias, and the Pidgin Primordial Soup






Jueves 28 de mayo de 2009

Remozando y reduciendo

Gracias a Miguel Angel Blasco tiene ahora mejor aspecto el interior de los directorios de mi bibliografía:

http://tinyurl.com/garcialanda

Es que parecía sacado de principios de los años noventa, y lo estaba; llevo con la bibliografía en red casi quince años. Los contenidos los actualizo cada año, en la medida de lo posible: ahora tiene a ojímetro unos 4.500 archivos de texto, con centenares de miles de referencias y enlaces. Pero el continente cambia menos, aunque hace poco le puse esta dirección abreviada mejor que la engorrosa dirección completa de mi web en la universidad de Zaragoza.

Por cierto, que acabo de hacer otra dirección abreviada en TinyURL para mi página web:

http://tinyurl.com/joseangel

y otra para mi página de escritos y publicaciones:

http://tinyurl.com/escritos

Y aún otra dirección más para un libro en red o grupo de esos escritos—mis artículos sobre retrospección y retroacción narrativa en la teoría literaria. Lo llamo en inglés con este largo título: Objects in the Rearview Mirror May appear More Solid Than They Are: Retrospective / Retroactive Narrative Dynamics in Criticism. Bien, por abreviar, retroretro:

http://tinyurl.com/retroretro

Estas direcciones breves se suman a las que ya tenía de antes, la de la bibliografía que he dicho, la de mi Blog de Notas

http://tinyurl.com/blogdenotas

—y la dirección de mi blog de la asignatura comentario de texto (que este curso ya está terminando, con el próximo fin de las clases).

http://tinyurl.com/comentariodetexto  

(o también http://tinyurl.com/comentariodetextos —que me he apropiado de los dos).

Otro día me remozo yo, o por lo menos hago gimnasia.

Publicaciones de veinte años









El juez reo y el juez Verdugo

El juez Verdugo y todos los demás jueces del Tribunal Supremo han admitido a trámite una querella contra el juez Baltasar Garzón. Querella por prevaricación, visto que Garzón emprendió el proceso aquél de los crímenes de la guerra civil, un proceso abierto careciendo de competencias, plenamente a sabiendas de que vulneraba los procedimientos, y creyéndose impune. Esto parece evidente (y de la palmaria evidencia puede que se deduzca esta intervención). Garzón ha tenido actuaciones tendenciosas y sectarias antes, pero en esta ocasión, cuando actuó como si no le constase la muerte de Franco, ya cayó en lo grotesco. No negaré que tenga su belleza simbólica eso de llevar a Franco (o a Atila) a los tribunales, pero la Audiencia Nacional no está para crear belleza, sino para aplicar la ley. Y para aplicarla sin sectarismos: el mismo Garzón había desestimado querellas contra Santiago Carrillo por crímenes en la guerra civil, arguyendo para ello las mismas razones legales que luego pasó a ignorar cuando le convino para llevar adelante su propia cruzada de autobombo.  Ahora dice que no le consta haber incurrido en ninguna ilegalidad—lo cual es prueba como poco de gran ignorancia, que lo inhabilitaría para ser juez.bacon Lástima, porque Garzón ha dado pruebas de gran actividad y osadía a la hora de perseguir el crimen, dotes que, bien encauzadas, podrían haber sido beneficiosas para desperezar un poco a la justicia en España. Pero lamentablemente ha dado pruebas también de una enorme voluntad de poner el dedo en la balanza, o de sentarse en un platillo directamente. Y eso es intolerable en un juez. Con el tema éste de Franco se ha pillado él mismo los dedos, pero a conciencia, y a bombo y platillo. Sobrados andamos de jueces tendenciosos, sectarios y cegatos voluntarios. A ver si de alguna manera se consigue llevar a los tribunales, por ejemplo, a un juez que ordenó destruir todas las pruebas del atentado del 11-M. Por menos otros se han podrido en la cárcel. Aquí hasta ahora, menos el extorsionador Estevill, los jueces se van de rositas dicten lo que dicten, aunque sea a cara o cruz. Declara sobre Garzón la portavoz del PP en las cortes que "nadie está por encima de la ley". Error. El Tribunal Constitucional, por ejemplo, está claramente por encima de la ley. Y bien que lo demuestra además, con su ceguera selectiva (ahora por ejemplo no ve indicios de que la candidatura de Alfonso Sastre tiene simpatías con el mundo batasuno, o cree que un abstracto y panorámico "rechazo a la violencia" es condenar los atentados de ETA, cuando todo el mundo sabe a qué se refieren los batasunos cuando "condenan la violencia"). Vamos, que ha sido una ayudita clara, desde Arriba, a los que hacen lo posible por desmantelar España y lo que queda de su estado de derecho. Mucha prisa se dieron los del constitucional en resolver este recurso—perdieron el culo, vamos: contrasta esta Prisa, de modo palmario, con su pereza selectiva, echando los recursos contra el estatuto de Cataluña al fondo del cajón de sus asuntos. Seguro que por algo será. ¿No canta esto un poquito? ¿No estarán prevaricando de la manera más escandalosa sus señorías, los que están por encima de la ley? Estos caballeros (y señoras), grandes trepadores, o bien guardarán silencio eterno, o nos declararán que en efecto en España hay ahora varias naciones. Pero es muy de temer que estos nunca van a ser reos de nada, ni les va a poner en vereda ningún juez Verdugo.

Nuestros prohombres




Logos Low-cost

¿Pero es que el mundo está de verdad casi loco, y sin casi? Locos, ya ya... Menuda timadura de pelo, el nuevo logotipo de la ciudad de Zaragoza, una chapucilla situada entre Nike y Nozar. Lo ha parido CIAC, que su profesionalidad les avala, claro. Hay que ser muy profesional para hacerse con esta pasta gansa de modo tan elegante y minimalista—hay que tener auténticas estrategias de mercado.

—pero lo malo no es que sea una cosa así sosilla o dejavu, sino que ALGUIEN, algún "socialista", de los de ps- de pseudo por delante, ha tenido la atención de pagarles a esta empresa nada menos que 230.000 euros. DOSCIENTOS TREINTA MIL EUROS y meses de trabajo por algo que yo, y otros cien mil, hacemos con la punta del pie en diez minutos, y que encima está semicopiado. Menuda estafa... a quien se deja estafar, claro, seguramente de modo interesadillo.

Pero bueno, ¿aún hay quien no ve que esto es MALVERSAR caudales públicos? Yo no sé si aquí habrá financiaciones irregulares de partidos, o favores a los socios listos, o cosas en esa línea, pero es que si no las hay es que tenemos a algún BOBO DE SOLEMNIDAD desperdigando el dinero del ayuntamiento. Pero bobitos regalando al azar dinero público, en los partidos políticos, me parece que hay los justos.

Que alguien me explique por favor cómo hay tanto borrego que vota y vota a esta gente— es indignante. Pero cuando las cosas se hacen así con descaro, y a la luz pública y salen bien, y nadie te pasa factura y todos tan contentos—pues tira palante, es que vives en un país de memos. Les alabo el gusto a Belloch y su equipo.

Aquí va un logo gratis que me parí en diez minutos, se lo regalo al Ayuntamiento, para que lo tire a la basura y le dé otros doscientos mil euros a algún amiguete que les dé buen rollito, o alguien que los engañe:

Regalo un logotipo







Important Developments

A message to the Narrative-L:

About a year ago I was asked to give a lecture on "The Future of Theory." Which in practice means "important developments in theory in the recent past."

I have my own ideas and prejudices, of course, but am also aware of my limitations, and would be grateful for any input from this listserv, which I will be delighted to acknowledge in the published version of the talk. (If you want to toot your own horn, that's okay, and those who would prefer for any reason to message me privately should respond to drichter@nyc.rr.com.) Thanks,
 David Richter

—and my answer:

Hi,

Any discussion of the future of theory would have to acknowledge, I think, the major paradigm shift of recent years, well, decades, with the oncoming of Internet, Google, instant information, blogs, the World Wide Web 2.0— technoliteracy, instant worldwide dialogue (which remains), distribution lists, social networking, book phasing—and the Gutenberg Galaxy going nova with this new dimension of textuality. Well now that I think of it some things have been long prefigured (by McLuhan, Barthes et al.) and others are more recent and may well be undertheorized, linkterature for instance, or the visibility of small literary niches in the long tail.... whatever that may be... or searchability—search me... Whatever you write on, don't leave cyberNethics out of the discussion!

Jose Angel Garcia Landa
http://www.garcialanda.net

Hipertextualización total automatizada




Miércoles 27 de mayo de 2009

Tres enfoques de los problemas científicos: globalista, individualista y sistémico

Es una conferencia de Mario Bunge hoy en la Facultad de Ciencias de Zaragoza. Tomo notas sobre la marcha, y añado unas cuantas erratas de tecleo y frases inconexas para mayor impresión de inmediatez.


(Mario Bunge cumplirá 90 años en septiembre; Phd. 1952 con la tesis "Cinemática del electrón relativista". Enseñó en Buenos Aires hasta 1963, emigrado entonces enseña en diversas universidades; actualmente en Canadá, McGill University (Montreal), cátedra de lógica y metafísica.  (Rutherford en 1902 también trabajaba en McGill, desarrolló en sus estudios sobre la radiactividad la noción de un elemento aleatorio en física, desarrollada luego Heisenberg). En Bunge encontramos filosofía pura y ciencia experimental conjuntados; desarrolla un sistema atento tanto al reduccionismo como a la emergencia, combinados.
Promueve la Sociedad para filosofía exacta: contra la pseudociencia (como Eustoquio Molina y Alberto Carreras en Zaragoza). También extiende su pensamiento a la sociología, la ética y el bienestar humano (una amplia gama de intereses, no ciencia aislada de toda otra consideración). Obras de filosofía y teoría de la ciencia como como Three Types of Basic Philosophy; La ciencia, su método y filosofía. En la línea de Feyerabend, Popper, Kuhn… Pero Bunge parte de la ciencia primero, llega a la filosofía después. Partidario de una "No-nonsense philosophy", enemiga del relativismo y oscuridad verborreica en filosofía. Una Filosofía política es su libro más reciente. Doctor Honoris Causa por Salamanca y muchas otras universidades; Premio Príncipe de Asturias 1982, entre otras distinciones).


Vivir equivale a resolver problemas. Nos basamos en una visión general de lo que supone resolver problemas en el mundo: vs. Husserl, pues si partimos de la idea de que el mundo no existe en sí, que hay que basarse en la intuición, etc. no llegaremos a resolver los poblemas del mundo. No: Bunge propone concepción sistémica + método científico. Los objetos son partes de sistemas, y los sistemas tienen propiedades emergentes de las cuales carecen sus componentes.

Enfoque sistémico vs. enfoque sectorial (que aísla de modo artificial una cuestión).

3 ejemplos de enfoque sectorial sobre los problemas:

- El gen egoísta. El mito de que somos nuestros genomas, que nuestros genomas buscan perpetuarse (Dawkins, etc.). No es así: el genoma se replica por la acción de enzimas (y de organismos diría yo). Lo que es seleccionado no son genes sino organismos. Y esto descuida el hecho de que el ambiente es modificado por el organismo (termiteros, lombrices creando suelo, etc….)

- El Puente del Milenio de Norman Foster. Otro ejemplo de pensamiento sectorial. La muchedumbre hizo bambolearse el puente. Se creó una oscilación, y la gente tuvo que salir a 4 patas. Fracaso, porque Foster olvidó el factor humano: olvidó que los puentes se diseñan para ser usados por gente que se mueve. Nature publicó unas sencillas ecuaciones sobre el movimiento previsible del puente.

- El economicismo. (De izquierdas o derechas). En todas sus versiones, postula que la actividad económica es primaria, y la política, sociedad etc. son secundarias. No, dice Bunge: todo es igualmente importante y activo. La sociedad debe entenderse como un supersistema de sistemas ideológicos, económicos, políticos y culturales.

(Además se combinan factores psicológicos con los económicos —por ejemplo, los que son egoístas totales y su efecto sobre la economía).

Tipos de sistemas: hay muchos. Los hay químicos, sociales, biológicos, conceptuales, semióticos, etc. Un sistema no es una colección carente  de estructura.  Las muchedumbres, nubes, etc. son conglomerados, no sistemas (caóticos). Pero todos los sistemas están en un entorno— menos el Universo.

Composición, medio, estructura y mecanismo. Elementos para pensar el sistema.

La estructura definida como conjunto de vínculos que mantienen unidos a los componentes del sistema.

Pero sólo los sistemas conceptuales y semióticos son estáticos: los demás cambian. (Aquí, claro, le llevan la contraria a Bunge, en la sesión de preguntas). Cambian por acción de un mecanismo (trabajo, flujo de información, reacción química, etc.).

La ciencia y técnica necesita además de estos modelos cualitativos para describir sistemas, otros cuantitativos. Por ejemplo ecuaciones que describan relaciones entre poblaciones de presas y depredadores en un ecosistema.

En todas las ciencias se usan espacios abstractos y conceptos como los mencionados– pero esto es ignorado por la gran mayoría de filósofos, estos términos faltan en los diccionarios filosóficos, La filosofía va a la zaga. Por eso los filósofos no son leídos por los científicos, no les sirven.

Sobre los tres enfoques sobre los problemas, globalista, individualista y sistémico. Los globalistas / holistas son irracionalistas, pues no explican las propiedades emergentes ni cómo surgen. Los individualistas ven los árboles pero no el bosque, los holistas al revés. Los ecólogos ven las dos cosas: individuos, sistema y su interacción. Enfoque sistémico.

Distintos tipos de pensamiento sistémico atendiendo siempre a la interacción entre partes y todo. El zoólogo se interesa por los animales, pero también por su comportamiento, el lingüista por la frase y por las palabras… etc. El pensamiento del sistema nace con la revolución científica del XVII. Por ejemplo en Harvey, "sistema cardiovascular", que relaciona el pulso y las contracciones del corazón. Antes no se veía la  relación. Tres siglos después, el paciente se estudia en medicina sistémica como un elemento en un sistema más amplio (sociología médica, alimentación, stress…)

Composición, estructura, ambiente y mecanismo también rigen en el en el sistema cardiovascular, que va unido a otros factores: los pulmones, otros sistemas, la circulación de la sangre….

Los atlas anatómicos antiguos mostraban los órganos desconectados, se ignoraban sus funciones y sus conexiones. Esta ignorancia la suplían o completaban con fantasías: el cerebro se veía como un segregador de mucosidad. Pardójicamente, no conservaban los embalsamadores el cerebro…. En fin, que la observación exhaustiva (que la tenían los embalsamadores) no basta, ni tampoco hacer hipótesis. Hay que ponerlas a prueba, las hipótesis.

Con el desarrollo de la medicina y anatomía, se vio la interacción entre los sistemas, y se llevó a la fusión de disciplinas antes separada: "psiconeuroendocrinología". Etc. Se diseñan terapias nuevas.

Población, comunidad, ecosistema, biodiversidad, evolución, especiacióin, etc., son conceptos sistémicos en biología. Así se impone la fusión de la teoría evolucionista y del desarrollo morfológico (Evo-Devo). Un triunfo del sistemismo, que implica transgredir fronteras disciplinarias.

La ecología—Los sistemas poseen propiedades emergentes, como la biodiversidad y la sustentabilidad, no presentes en los organismos, sino que surgen de las interacciones entre organismos. Hay una relación óptima entre la biodiversidad y la sustentabilidad, no una relación indefinida de "mayor biodiversidad, mayor sustentabilidad", sino un índice óptimo. La biodiversidad sí favorece la especiación, etc. La biología hoy es sistémica.

De la ecología pasamos a la gestión de recursos renovables: sólo es racional la explotación de la naturaleza si la cuota de explotación es inferior a la de reproducción. Ojo los pescadores gallegos, que sobreexplotan sus cuotas pesqueras. La moraleja es que el mercado desbocado es suicida. Lástima dan las flotas pesqueras, también en Chile, encalladas en la arena, víctimas de sí mismas. Es necesario establecer y cumplir normas reguladoras racionales y científicamente establecidas.

De aquí la importancia de rechazar las pseudociencias que niegan la realidad – el existencialismo, el construccionismo relativista, etc.—y hacen imposible la toma racional de decisiones.

Los problemas de explotación son sistémicos y globales. Requieren la colaboración de muchas disciplinas. Problema de la gestión de recursos de comunidades, desde las locales a las globales e internacionales. Harvey llegó a la conclusión de que el problema de la gestión es insoluble, ni por la autogestión individualista ni por el control central. No ha sido refutado.

Son importantes los acuerdos internacionales sobre gestión que tengan éxito: contra la sobreexplotación. ONGs empeñadas en superar la disyuntiva mercado/Estado. Esto supone rechazar el dogma central de la teoría economía clásica, que ve sólo un lado de la moneda.

Se habla de la sobreexplotación y el calentamiento global. Es necesario que el protocolo de Kyoto lo firmen USA y lo cumplan China y Rusia. Empresarios miopes y lacayos políticos frustran las políticas de regulación, que es tan necesaria.

Pensando en los ecosistemas—utilizamos los conceptos de
Taxon
Población
Comunidad
Ecosistema

- cuatro niveles biológicos de un ecosistema. Los taxones no son suficientes. Al hablar de los taxones hablamos de la aparición de individuos diferentes de otros. (En realidad hay individuos, las especies son para Bunge construcciones conceptuales si bien no arbitrarias). Las leyes ecológicas se refieren a poblaciones (más bien que a especies, al menos no las quiere definir Bunge estrictamente por incompatibilidad reproductora, sino que parece favorecer una definición más ecológica).

Pasando del ecosistema al universo... Antes se veía como nuestro planeta cubierto por un conglomerado de cuerpos celestes. Pero Galileo introduce el sistema solar. Newton suplió el  cemento que lo mantiene, la gravitación. Es una concepción científica y sistémica. Se desarrolla así una ciencia que permite predecir, calcular, contrastar cálculos y observaciones….

Cabe entonces pasar a plantearse problemas sistémicos, como el origen del sistema, su movimiento, estabilidad, futuro….  Nuestro sistema solar es dinámicamente estable, según Poincaré—pero aún no sabía que es inestable por el agotamiento del combustible del sol.

Emergentismo racionalista: la emergencia a nivel sistémico de cualidades que no se dan en los individuos no es misteriosa, sino que puede explicarse con el análisis científico de los sistemas en cuestión. La ciencia no completará la exploración de la realidad, desde luego, pero la filosofía irracionalista (Bergson, Husserl, Heidegger son bestias negras para Bunge) no hace sino desanimar esa exploración.

Aparte de los ecosistemas o sistemas naturales, también hay sistemas artificiales: técnicos o sociales, son todos de factura humana. Pero algunos sistemas sociales emergen espontáneamente, otros son diseñados. Siguen leyes que, sin ser arbitrarias, no son las leyes de las ciencias naturales.

Las ideologías pueden ser corregidas o invalidadas por la ciencia. Es demostrable que en una sociedad es más importante por ejemplo la igualdad social que el monto del ingreso.

La sociobiología y la psicología evolutiva son falsas: pretenden reducir todas las ciencias sociales directamente a la biología. Lo mismo sucede con otras teorías unilaterales, como las teorías de la "acción racional" en politología, economía, etc. Porque decidimos no como jugadores racionales, sino en el seno de sistemas sociales, sobre la base de creencias o cálculos falsos. Por ej. Se juzga a los candidatos presidenciales por su cara. La racionalidad no es tan común como creía Aristóteles. Las teorías de la "acción racional" ignoran la acción de los sistemas sociales que condicionan la acción del individuo.

Sistemas sociales hay múltiples. Los antropólogos estudian las sociedades antiguas y sus relaciones de parentesco. En la sociedad moderna, hay muchos más sistemas sociales complejos no familiares, instituciones, sistemas políticos, asociaciones…. Se solapan entre sí, cada persona está cruzada entre varios sistemas, además los hay mixtos (así los Estados son órganos políticos, y a la vez empresas culturales y económicas)…

Ibn Jaldún (filósofo andalusí-tunecino, s. XIV) anticipo la visión sistémica de los problemas en su sociología. Desarrolló este pensmiento el barón D'Holbach, fundador del sistemismo filosófico (en Système de la Nature y Système Social). Hoy se le ignora.

Bunge pro sistemismo, vs. holismo y vs. atomismo individualista. Modelo de atomismo es el dicho de Thatcher, "la sociedad no existe". Los nazis, al revés: "dein Volk ist alles"—frase que si se pronuncia ladrada aún es más escalofriante.

El sistemismo sostiene que cada uno de nosotros es más que la colección de los individuos. Hay propiedades suprapersonales (cohesión, tradición, división del trabajo, nivel cultural, etc…). Reúne el sistemismo las tesis de sus rivales individualistas y holistas, y las combina de modo ventajoso. El sistemismo admite los niveles de sus rivales, cosa que no sucede al revés. Lo macrosocial condiciona y es condicionado por los procesos microsociales.

¿Cómo entender con un enfoque sistémico problemas como la marginalidad y el subdesarrollo?

La marginalidad es una situación individual, el subdesarrollo es cuestión de una colectividad. La marginalidad se combate facilitando la participación y la integración social (en la escuela, sindicatos, etc.). Bunge es partidario de la eficacia de las ONGs, y está por la inversión en obras públicas y sistemas de seguridad social.  Avance hacia la democracia integral (modelo de los escandinavos) – los latinoamericanos son los más alejados de este modelo, pues poseen el índice de diferencia social mayor del mundo.

El subdesarrollo se caracteriza por la marginalidad y la dependencia, y sus concomitantes: la corrupción, la impunidad, etc. No hay recetas simples como "libre comercio" o "democracia" para superar el subdesarrollo. Se requieren soluciones sistémicas (G. Soros). Hay que tener en cuenta el localismo, las condiciones, tradiciones, recursos de cada país. No hay recetas internacionalmente válidas. Esto es algo que no entienden los economistas desarrollistas ortodoxos, que de hecho son el peor obstáculo al desarrollo.

La visión sistémica, la visión integradora y multipartita de la sociedad, contrasta con las visiones sectoriales: el ambientalismo (o ecologismo radical), el biologismo, el economicismo y el culturalismo—y el politicismo (centrados cada uno en un solo aspecto de la sociedad). Hay que integrar las cinco visiones parciales sin perder de vista los demás aspectos. No hay recetas simples que tengan en cuenta sólo uno de esos factores.

El Universo es el sistema de todos los sistemas. Sólo se le puede entender y controlar mínimamente si se adopta un enfoque sistémico junto con el método científico. Pero también hacen falta pasión intelectual, y pasión moral: deseos de hacer el bien en la sociedad. La pasión política debe estar al servicio de la pasión moral. Si no, está al servicio de otras pasiones, no del bien público. Bunge aboga por un enfoque sistémico y científico de los problemas, unido a una moral humanista.

____________________

En la sesión de preguntas....
- Argumenta contra el sistemismo abstracto y la Teoría General de Sistemas: no hay que perder de vista los problemas concretos. Contra los pseudo-científicos sociales de moda que aplican indebidamente la Teoría de Catástrofes, etc.

—Contradicción entre la disciplinariedad universitaria, la superspecialización, y la formación integral. ¿Es nociva la superespecialización?  Para Bunge, la filosofía de la ciencia, la sociología de la ciencia, etc. son puentes entre ciencias y humanidades. Filosofía de la ciencia y sociología de la ciencia deberían introducirse como asignaturas optativas en las ciencias… pero ojo con qué sociologías de las ciencias, que intentar desacreditar a la ciencia es más fácil que intentar comprenderla.

—Yo le pregunto por si la racionalidad universal podría suponer a veces un problema más que una solución, visto que la racionalidad de una época se ve desautorizada por la racionalidad de la siguiente. ¿Sería beneficioso, por ejemplo, un gobierno mundial, que aplicase decisiones científicamente informadas? ¿Lo ve Bunge factible en el futuro?
Sin llegar a eso, sí aboga por un refuerzo de la ONU, que permita tomar decisiones reales, y por desvincularla de Estados Unidos. En Andorra la pondría, dice, no en Nueva York. (¡Ojo con Andorra! le digo).

Bien, en todo caso insiste Bunge en la toma de decisiones racionales, contra el oscurantismo, y la irracionalidad. Y también contra "charlatanes" como Heidegger y Derrida, que tal como los ve Bunge envuelven sus nadas en grandes oscuridades verbales. Está a favor de los principios de racionalidad, de claridad y de no contradición. Y a favor de una claridad de expresión, que es "la politesse du philosophe".

 (Y, bien, éste es el aspecto en el que más disiento de Bunge: en su rechazo de la filosofía fenomenológica y hermenéutica; es  maximalista, poco 'sistémico' si se quiere, desautorizar en bloque así disciplinas enteras casi, y modos de reflexión —y problemáticas— que escapan a un tratamiento científico. No negaré que ni Derrida ni Heidegger son muy "educados" en ese sentido, sí pecan de oscuridad innecesaria—pero tampoco es de mucha educación desautorizar tradiciones enteras de pensamiento de esta manera. Hay muchas maneras de abordar los problemas, y algunas paradojas de la racionalidad no son visibles, ni tratables, desde otras perspectivas).


El estudio de la mente



Martes 26 de mayo de 2009

El estudio de la mente

He estado esta tarde en una conferencia de Mario Bunge en la Facultad de Filosofía y Letras; venía a hablarnos sobre el estudio de la mente. Oponiendo la tradición médica y materialista (hipocrática - epicúrea) y la idealista - inmaterialista, de Platón al menos en adelante. Bien: una es monista; monista-materialista, dice que la mente es una función del cerebro y llega hasta la neurociencia de hoy. La otra, la inmaterialista, es dualista, separa fenómenos mentales por un lado y físicos-fisiológicos por otro, hasta en su lenguaje lo hace, aunque luego tenga que reconciliarlos o sincronizarlos (me ha hecho pensar en este punto en los ocasionalistas y en Malebranche— tal como lo ve Bunge hay mucho dualista irredento que aún emplea conceptos de mente y materia precientíficos, incluso prearistotélicos.... pero en filosofía hoy, recuerda, anything goes aunque él no esté de acuerdo con eso).

Nos habla de los primeros neurocientíficos ya en siglo XIX, de Broca, de Wernicke— y del gran Ramón y Cajal, que fue quien describió en detalle las redes neuronales. Otro aragonés, por cierto, un discípulo suyo, fue el que probó que algunos de esos circuitos eran realmente circuitos de feedback, es decir, que no llevan del cerebro afuera, sino del cerebro al cerebro.  La inmensa mayoría de la energía cerebral se dedica a procesos internos—y sólo un pequeñísimo porcentaje a dirigir un respuesta exterior al cerebro. Defiende Bunge la teoría de Cajal ahora probada de que el uso de las neuronas con el hábito y la costumbre, modifica el cerebro, y crea nuevas redes neuronales. Esto sucede por un principio peculiar del desarrollo de las neuronas: las neuronas que se activan simultáneamente acaban por desarrollar conexiones directas entre sí. Y así la mente nace, pero también se hace: hay edades críticas por ejemplo para el desarrollo de ciertos sistemas cerebrales y si no se crean las conexiones necesarias para la visión, o para la interiorización de la fonética de un idioma... pues ya es tarde. Y de ahí hemos pasado a las capacidades de lectura mental de los perros, a los diversos grados y tipos de consciencia que tienen los seres vivos, y sus estudiosos, a la mala traducción del término freudiano "Seele" por "mind"....

No puedo ni siquiera resumir el amplio abanico de temas que ha tratado Bunge, desde experimentos de transplante de cerebros (animales), hasta la visión ciega estudiada por Weiskrantz, y pasando por la exposición de diversas teorías desfasadas sobre la localización puntual de áreas cerebrales modulares (ya desde la frenología de Gall). Hay ciertas áreas (la de Broca, la de Wernicke, etc.) asociadas a funciones cerebrales, claro— pero cada función mental implica circuitos muy complejos y distribuidos; lo que parece un proceso unificado es resultado de la interacción de muchos sistemas—como prueban los experimentos de alteración de funciones cerebrales específicas como ciertos tipos de memoria o de percepción visual, en pacientes con lesiones. En fin, numerosísimos y bien traídos son los ejemplos que aduce para mostrar las contribuciones de la neurociencia al conocimiento de la mente—la mente, función cerebral, y no el alma.

Bunge cree sin embargo en el libre albedrío, cuestión que justifica por varias vías. Podría haberla llevado a su razonamiento emergentista, al que alude en repetidas ocasiones: un fenómeno puede estar determinado a nivel molecular, pero contemplado a un nivel mayor de emergencia no tiene sentido esa reducción (no tiene sentido estudiar a los jaguares como un montón de quarks, como diría Gell-Mann—poca zoología haríamos). Bien, los fenómenos mentales como la consciencia son fenómenos que se han de estudiar a nivel más "macro", que es el que les corresponde—neuronas, conexiones neuronales, representaciones.... Bunge desecha como un sinsentido las propuestas de Penrose y otros sobre la búsqueda de la consciencia en fenómenos de nivel cuántico dentro de las neuronas. El principal argumento que aduce Bunge para permitirse el lujo de ser un materialista determinista, y a la vez un defensor del libre albedrío, es precisamente ese enorme gasto de energía en los procesos internos del cerebro que hemos mencionado: lejos de responder de modo determinista a los estímulos externos, el cerebro elabora respuestas complejas que no pueden reducirse de modo simplista a un modelo de estímulo-respuesta que nos permitiese percibir un determinismo en la acción humana. Aparte está la sensación interna de cada cual de decidir libremente—aunque también tiene mucho sitio Bunge en su teoría para los aspectos inconscientes del pensamiento.

Pero no tiene sitio para el psicoanálisis—al que califica sin ambages de pseudociencia; ni tampoco para la filosofía heideggeriana, "palabrería sin sentido" (me ha recordado en lo radical de su rechazo a la crítica de Adorno a Heidegger). Bunge propone que si queremos entender qué son cosas como el conocimiento, el ser, la consciencia, "el alma" etc.— es a la ciencia a donde tenemos que acudir. A la neurociencia que poco a poco va desvelando los fenómenos mentales como funciones cerebrales. Un poco en la línea de este post ("Consiliencia y nichos ecológicos") donde hablaba yo de la consiliencia en el estudio de la mente—aunque Bunge también (aun defendiendo naturalmente el evolucionismo) desconfía de las explicaciones reduccionistas de la sociobiología darwiniana aplicada a los fenómenos humanos. Simplista le parece—como también la moda actual de desarrollar "neuro-"todo— neuroestética, neuroastronomía, hala.... Para Bunge, cada cosa a su nivel. La ciencia básica se ocupa de su objeto de estudio, y es pura ignorancia, dice, el hacer extrapolaciones precipitadas como las que hace cierta crítica postmoderna (hablando de la física como un fenómeno de dominación o patriarcal, etc.)— Mezclar niveles precipitadamente de esa manera es cosa de ignorantes, dice Bunge. La ciencia no es neutra con respecto a los valores propiamente científicos (pues en todo lo humano hay valoración) pero no es científico el extrapolar de esa manera. La ciencia no tiene una política incorporada—habla de células, o de electrones, o de lo que sea. Es la técnica, insiste Bunge, la que tiene una política asociada. La ciencia conoce el mundo: la técnica lo transforma, o lo amplía, y eso siempre es en beneficio o perjuicio de ciertos humanos, grupos humanos, intereses o actividades humanas. Pero aquí tenemos a un gran defensor de la racionalidad y de la ciencia que no quiere mezclar churras con merinas.

Me ha recordado mucho en sus planteamientos (el emergentismo, el interés por la experiencia y la consciencia como problemas científicos, etc.) a la filosofía de G. H. Mead (en La Filosofía del Presente). A Mead no lo ha nombrado, aunque sí con simpatía a William James (más que a Rorty que simplifica las cosas diciendo que la mente es un pseudoproblema, y más que a Searle y otros "dualistas"). Aunque sí le he visto una tendencia a Bunge a ser demasiado maximalista y all-or-nothingist en su rechazo de lo que considera verborrea o pseudociencia—como si no hubiese muchos contextos diversos y acercamientos provechosos para el tratamiento de ciertas cuestiones.

Yo le he hecho una pregunta de entre otras, un poquito buscando bronca hablando del psicoanálisis y otras pseudociencias como algo que sí puede tener valor para la facultad de Humanidades, pues al fin y al cabo muchas humanidades son pseudociencias.... y le he preguntado si, partiendo de que en efecto hay gran desconocimiento de la ciencia "dura" entre los humanistas y en las ciencias sociales, si veía él también el fenómeno inverso—si consideraba que las humanidades podían aportar cuestiones, reflexiones o problemas a las ciencias, cosas que los científicos suelan pasar por alto o ignorar.... (un poco en la línea de Freud diciendo que los poetas eran quienes habían descubierto el inconsciente....).  Bien, pues Bunge acepta la mayor, pero se ve que de mala gana—toda persona inteligente, dice, puede recibir ideas de todas partes, y es bueno el conocimiento mutuo, etc. En fin, se le ve que no es eso lo que nos ha venido a decir, sino lo contrario: a insistir las aportaciones que ha hecho la ciencia al conocimiento de fenómenos que antes se consideraban intratables o puramente especulativos desde un punto de vista filosófico. Cómo la mente puede estudiarse desde la ciencia, despejando telarañas y tradiciones intelectuales desfasadas, es decir, bastante en la línea "Tercera Cultura".

A mí, claro, por debatir, me interesa insistir también en lo contrario—cómo hay fenómenos cognoscitivos, problemas humanos, morales, culturales, que pueden ser un acicate para la investigación científica. Pongamos, sin ir más lejos, el estudio del lenguaje, o el de la comunicación narrativa.

Y un chiste—hablando con Bunge, de su contencioso con el psicoanálisis (razón suficiente para irse de Argentina, le comento) contaba él cómo consiguió una vez, con un artículo suyo, publicado en una revista psicoanalítica, convencer al director de la revista de que abandonase su interés en el psicoanálisis. Un caso raro éste, le he dicho—y ocasión única, desde luego, para experimentar un sentimiento de SchadenFreud. Aunque se ha reído y ha asegurado que no, que le había hecho un gran bien al ex-freudiano...

Gell-Mann: Consciencia, reducción, y emergencia




Ya soy Emérito

Al menos, por mérito—ya soy Emérito. Me falta la edad. Acaba de sacar la Universidad de Zaragoza un plan de jubilación anticipada para sus profesores mayores de sesenta años (ahí fallo, por suerte)—para sacárselos de encima nombrándolos Eméritos, con rebajilla de sueldo y unas poquitas clases (pocas) si quieren.

Otro dato a tener en cuenta es que tendrán "plena capacidad" investigadora, para dirigir proyectos y tesis doctorales, y tendrán derecho a usar los medios del Departamento. Mira, eso yo no puedo— porque una normativa interna (e ilegal) que se han sacado de la manga los coordinadores del postgrado de mi departamento, me impide dirigir tesis en mi departamento— y dar clases de segundo ciclo. Tendré que esperar a cumplir los sesenta para que se me garantice la plena capacidad que ya me garantiza la LOU— aunque en esta universidad todas las garantías legales son papel mojado. Como en todas las autonomías plenas.

Me consolaré con el vanidoso pensamiento de que la Universidad, aunque no me deje dirigir tesis ni nada, y envíe a su abogada a argumentar estas cosas impresentables, contra mis recursos....

... que bueno—por lo menos la Universidad sí piensa que le he prestado servicios destacados, y me envíaría alegremente a la jubilación si ay, si tuviese unos añitos más. Los "servicios destacados" consisten en disponer "al menos, de seis tramos, entre quinquenios de docencia y sexenios de investigación, reconocidos por los organismos competentes", o  cinco tramos y un ejercicio de cargo unipersonal. Bueno, yo tengo siete tramos de esos, o sea que cuando llegue a emérito, seré destacadísimo emérito... con pocas tesis dirigidas, claro, que eso de dirigir tesis me lo prohíben por norma en mi universidad, si no les aporto subvenciones.


PS : El 15 de junio, nos anuncian los sindicatos mayoritarios que han dado su conformidad al plan de prejubilaciones "eméritas". Disiente CGT Universidad, que nos pasa esta valoración:

CGT-UNIVERSIDAD

Si nadie lo impide, en el próximo Consejo de Gobierno de la Universidad
de Zaragoza (UZ), a celebrar el 16/06/2009, será aprobado el denominado
Plan de  Incentivación de la Jubilación Voluntaria del Profesorado de
los Cuerpos Docentes Universitarios. En su preámbulo, este Plan al que
puede acogerse  potencialmente el  personal docente funcionario
(PDI-funcionario) de la UZ que haya cumplido los 60 años con algunos
requisitos mínimos, bajo la figura de profesor Emérito*, destaca que
pretende fomentar el rejuvenecimiento de la plantilla de PDI de esta
universidad.

(*) Emérito/ta. (Del lat. emeritus).: 1. adj. Dicho de una persona: Que
se ha retirado de un empleo o cargo  y disfruta algún premio por sus
buenos servicios. 2. adj. Se dice especialmente del soldado cumplido de
la Roma antigua  que disfrutaba la recompensa debida a sus méritos.

CGT no ha querido sumarse a la firma de este Plan, o normativa, a
diferencia de los sindicatos mayoritarios que públicamente se han
congratulado del acuerdo alcanzado en la Mesa Sectorial de PDI de la UZ.
  Son numerosos los motivos por los que CGT no se ha sumado a la firma
del mismo, algunos de los cuales destacamos a continuación.

1.- PRIVILEGIOS DE CLASE. No estamos de acuerdo con la implantación de
planes de jubilación anticipada que conlleven una discriminación entre
los diferentes trabajadores de la función pública. Fomenta, en
particular, la desigualdad entre trabajadores de una misma empresa y, en
general, la desigualdad social.

2.- ¿ES LEGAL?. No se trata de una jubilación real, dado que el profesor
que se acoge al Plan  puede seguir prestando sus servicios a la UZ
impartiendo hasta 1/3 de su carga docente plena si así lo deseara.  Pero
el Plan tampoco establece mecanismos de control sobre el resto de
actividades, si las hubiera, que deba desarrollar el profesor
"jubilado", ni tan siquiera un seguimiento mínimo de estas actividades
por parte del Departamento al que pertenezca.

3.- REJUVENECER = AMORTIZAR. El Plan rejuvenece la plantilla de la UZ
simplemente con la amortización de las plazas de profesorado que se
acojan al mismo. Tal vez por ello, ningún epígrafe de la norma garantiza
que se contrate un docente y/o investigador en formación en el puesto
del docente jubilado, conviertiéndose por tanto la norma, si así se
deseara aplicar, en un Plan de Amortización de plazas de PDI-funcionario.

4.- PRECARIEDAD LABORAL. El Plan condenará al PDI más joven de la UZ a
la precariedad laboral y a la falta de promoción, condicionada por la
falta de recursos económicos, ya que la UZ hipoteca una parte de sus
recursos a la retribución de PDI que potencialmente pudiera no realizar
actividad alguna.  Grosso modo, es MUFACE la que se hace cargo, en
aplicación de la legislación vigente de clases pasivas, de abonar al
profesor jubilado según el Plan algo más del 50% de su retribución
ordinaria anual. La UZ abonará la diferencia hasta completar la
retribución que percibiría el profesor si estuviera en activo (salvo
complementos autonómicos por méritos, pendientes de negociación).

5.- AUSENCIA DE DEBATE.  Tampoco CGT puede admitir la forma en que se ha
llevado a cabo la gestación del Plan en una Universidad Pública. Se ha
fomentando el oscurantismo al no difundir, con anterioridad al acuerdo
sindical alcanzado en la Mesa Sectorial, información y documentación
sobre el mismo en las listas habituales de distribución de información
al PDI, lo que hubiera permitido la participación de toda la comunidad
universitaria en el debate de la conveniencia del desarrollo de un plan
de jubilaciones y de su implantación en una etapa de cambios profundos
en  el sistema universitario europeo.

CGT-UNIVERSIDAD denuncia que es el ahorro en gastos de personal,
amortizando plazas de PDI, la principal motivación que ha llevado a la
UZ a la puesta en práctica de este Plan de  Incentivación de la
Jubilación Voluntaria, sin valorar los efectos negativos que pueden
derivarse de su implantación.

Endogamia y corrupción













Aragoneses contra España

Pero de tapadillo. Aquí hay un artículo de Guillermo Fatás, "Listas vergonzantes", publicado en el Heraldo de Aragón de hoy, donde observa algunos truquillos de los partidos de izquierdas de cara a las elecciones europeas—escondiendo a sus electores la auténtica composición de sus listas. Por ejemplo, la Chunta Aragonesista, partido que propone la "autodeterminación" para Aragón, pasa de puntillas a la hora de decir que hace lista común con abertzales como los de Aralar, o Eusko Alkartasuna, o con partidos como Esquerra Republicana, claros partidarios de la voladura de España como nación—diría voladura controlada, pero no sería exacto. (Los partidarios de la voladura controlada de España son el PSOE y el Tribunal Constitucional más bien, y puede que hasta el PP). Observa Fatás, sobre los dime con quién andas de la Chunta:

Estaría bien que a los aragoneses les dijera alguien quién va realmente en esa lista; y que Chunta se comprometiera, al menos, si es que obtiene algo, a ocupar por el tiempo que le corresponda el escaño para el que pide el voto, en lugar de renunciar a él, como hizo la vez pasada. Lo cierto es que el primero de la lista que ha elegido la Chunta es un nombre de Esquerra Republicana; el segundo, del Bloque Nacionalista Galego; el tercero, de Aralar; y el quinto, de Eusko Alkartasuna, ambos [todos, quiere decir] secesionistas. El viernes, hablando de sus intenciones en Europa, Carod-Rovira dijo en Barcelona que los catalanes—siempre habla en nombre de todos ellos—están "hasta el moño de España". Al mismo tiempo los portavoces de EA y Aralar insistían en la "necesidad" de enviar a Estrasburgo a un aberzale. Iñaki Irazalbeitia (Aralar) concretaba para qué: para defender la autodeterminación del País Vasco, en una especie de Plan Ibarretxe bis.

La Chunta Aragonesista no es, en sus manifestaciones públicas, tan vociferantemente antiespañola y secesionista como Esquerra, o como Aralar. Pero con ellos va aliada. Es una estrategia electoral, todo—la alianza con los secesionistas, y el callarla. Los Chunteros (hay un montón en la blogosfera, deben tener una especie de consigna de abrirse todos un blog y enlazarse mutuamente) se presentan con un discurso simpático, de defensa de cosas populares y de buen rollito (subvenciones, botellones, actividades culturales (o kulturales) en los barrios, vivienda social, cosas para el pueblo, l'aragonés ta escuela, etc.). Y en sus manifestaciones más oficiales (portavoces en las Cortes, etc.) mantienen un "perfil bajo" en temas de oposición frontal y secesionista a España. Vamos, que nadie los consideraría independentistas, más que algún maledicente—sino más bien una cosa así regionalista-popular de las de antes, con una argumentación nebulosa en lo referente a la reordenación del Estado.

Es que en Aragón el antiespañolismo visceral aún no vende mucho, no tanto como en Cataluña, Galicia o el País Vasco, y la cosa requiere una maceración previa—sería contraproducente ponerse aquí muy duro con el tema, y les restaría más votos de los que les aportaría. Porque aquí aún hay que engañar un poquito al electorado—como muestra el artículo de Fatás.

Ahora bien, husméese un poquito por el ambiente Chuntil, y ahí si que aparece todo el rollo patatero nacionalista, en todo su triste esplendor: que si los españoles somos unos colonialistas, que si fuera la bandera española de la Plaza de Aragón, que si lenguas propias (aragonés y catalán) por encima del español que es lengua "foránea", aunque aragonés no hablen ni ellos, que si las tropas de Felipe II aún desfilando por Aragón, que Aragón Ye Nazión...  Menuda perspectiva, si llegan al gobierno. La autodeterminación primero, y luego aragonés por decreto para todos. Nacionalismo cerrojo, y secesionista, del que a tantos aragoneses les desagrada cuando lo ven ejercer en sus vecinos, barriendo para lo suyo y huyendo con el botín.

Dime con quién andas, y te diré quién eres. La Chunta, con los secesionistas: contra España (fea palabra, ¿eh?). Y quien no lo quiera ver, y les esté dando su voto por simpáticos y por ser "de aquí"—igual es que necesita las gafas esas de la Naranja Mecánica.

Tres naciones distintas y un solo Estado verdadero







Lunes 25 de mayo de 2009

La Universidad de Zaragoza y la pseudociencia

En su último Consejo de Gobierno, la Universidad de Zaragoza rechazó un título propio en Homeopatía que se proponía para su aprobación, pero no lo rechazó porque la homeopatía sea una pseudociencia, sino porque la Universidad ya tiene otro título propio sustancialmente coincidente. (El postgrado en "homeopatía clínica", será). En un resumen del Consejo de Gobierno que pasa el Colectivo de Profesores se reseña

el rechazo de un título propio en Homeopatía que había sido informado negativamente por la Comisión de Docencia de la Universidad, atendiendo a las alegaciones presentadas y una vez detectadas algunas disonancias en su presentación. El Vicerrector explicó que, coordinado por el mismo responsable —el profesor Lanuza—, existía ya otro título propio con contenidos similares. En consecuencia, lo oportuno no era crear un segundo curso prácticamente igual al existente, sino optar por la fusión de ambos.
En el turno de intervenciones, el Decano de Medicina tomó la palabra para defender el caso del título en Homeopatía. Aseguró que había razones para ofrecer los dos cursos simultáneamente. A pesar de tener un mismo coordinador y contenidos similares, eran títulos diferentes, con objetivos distintos y dirigidos a alumnos también diferentes. Quería anunciar, por lo tanto, la presentación de un recurso a la Comisión de Docencia de la Universidad con el fin de que fuera reconsiderada esta decisión.

Quizá deberían empezar por modificar la Wikipedia, que los podría dejar en mal lugar a estos decanos y doctores que defienden la homeopatía. Allí (y en otras partes, digamos) la homeopatía se considera una pseudociencia, sin eficacia probada, sin principios activos en sus "medicamentos" y sin hipótesis racionales sobre un posible mecanismo de acción, puesto que "contradice los principios mejor establecidos de la física, de la química y de la biología sin ofrecer explicaciones alternativas".  Y que de hecho "ninguna organización científica de prestigio le presta credibilidad" a la homeopatía. (¿Excepto la Universidad de Zaragoza, será?).

Claro que la Universidad de Zaragoza debe ser más seria que la Wikipedia, me imagino, y doctores tiene la iglesia para rebatir opiniones controvertidas.... Pero oye, lo raro es que sobre pseudociencia nadie dijo nada en el Consejo de Gobierno, si nos atenemos a lo que nos cuentan.

De todos modos, aunque ofreciesen un máster en homeopatía también sería un pseudo-máster, como todos los de esta lista, que tienen nombre de título oficial sin serlo.

¿Para cuándo el máster en Frenología, o el Postgrado en Astrología y Tarot?

Parece que falta algún principio activo de control en esta Universidad también. Si se deja que en cada sector imperen los intereses particulares del grupo que allí lidere, por el principio de no intervención, se puede llegar a extremos ridículos. Se vota por acuerdo, o por respeto mutuo, que la semana tiene doce días y así pasa a ser, democráticamente, en aquel corroncho. Y no lo digo por la homeopatía, de la que sólo sé lo que pone en la Wikipedia—hablo por mi departamento, donde han votado que sólo estén autorizados a dirigir tesis quienes tengan subvenciones.

Capitalismo imaginario







nazis

Unverdorben

—"Eine gruppe von Mensche macht alles möglich"

Leía un artículo de Seymour Chatman, "Backwards", sobre Time's Arrow, la novela de Martin Amis que se remonta, en narración marcha atrás, a los años en Auschwitz de un viejo nazi, médico emigrado a América. Así lo describe el narrador:

"En tanto que ser moral, Odilo Unverdorben es absolutamente ajeno a la excepcionalidad; hará lo que todo el mundo hace, bueno o malo, sin límites, sólo con encontrarse a cubierto tras los números. Jamás podría ser una excepción: depende de la salud de su sociedad."


Piscina nazi



Domingo 24 de mayo de 2009

Consiliencia y nichos ecológicos

"Consiliencia" es un término que introdujo William Whewell en The Philosophy of the Inductive Sciences (1840) y que volvió a poner de actualidad Edward O. Wilson en los noventa. Se refiere a la congruencia entre diversas disciplinas, de modo que sus objetos de estudio formen un todo coherente, un continuo a lo largo de las diversas escalas y ámbitos del universo estudiado. Las ciencias "duras" (matemáticas, física, química, astronomía, geología, biología) se presentan como consilientes—mientras que las ciencias sociales y las humanidades parecen existir aún en otro ámbito, y el proyecto actual de la consiliencia sería tender esos puentes, desarrollando lo que a veces se llama "tercera cultura" que ligue las ciencias humanas y las inhumanas.

Para E. O. Wilson, "los genes y la cultura han coevolucionado, están ligados. ¿Cuál es, pues la naturaleza de la coevolución genes-cultura, y cómo ha afectado a la actual condición humana? Esa es, en mi opinión, la cuestión intelectual central de las ciencias sociales y de las humanidades. También es uno de los problemas más importantes que quedan por resolver en las ciencias naturales" ("Resuming the Enlightenment Quest", 1998).vivalaevolucion

La hipótesis de la consiliencia universal requeriría mostrar que la actividad mental tiene una naturaleza material, y que su funcionamiento es congruente con las leyes físicas del universo y con las explicaciones causales de las ciencias naturales. Y señala Wilson cuatro disciplinas especialemente relevantes a la hora de investigar esa hipótesis:

- La neurociencia cognitivista, que estudia la ubicación cerebral de los procesos mentales.
- La genética del comportamiento humano.
- La biología evolucionista (incluyendo a la sociobiología humana), que intenta reconstruir la evolución del cerebro y la mente. (Y que tendrá que incluir, claro, una lingüistica evolutiva, o vérselas con ella).
- La ecología o ciencia del entorno — el estudio de la interacción entre especies, y entre éstas y su medio ambiente.

La contribución de ésta última puede ser especialmente fructífera si se la extiende hasta entenderla como la construcción activa de nichos ecológicos por parte de muchas especies, que modifican su entorno. El caso humano de modificación radical del entorno, o de su creación a partir de la nada (en especial mediante el lenguaje y los marcos de interacción) sería un fenómeno único en su especie pero no, por así decirlo, en su género.

Una cuestión reflexiva se plantea cuando consideramos que estas disciplinas del estudio de la mente y de la sociedad son a su vez fenómenos mentales y sociales. Para Wilson, el cerebro no evolucionó como un órgano destinado a entenderse a sí mismo, sino más bien como un órgano que maximizase la supervivencia. Aunque no está descartado que si ha de seguir cumpliendo su función de hacernos sobrevivir, deba mejorar en su capacidad de entenderse a sí mismo, y a nosotros— y al nicho ecológico que hemos creado y seguimos creando, y también a su ubicación en un entorno ecológico más amplio.

Un ejemplo de actualidad: Por qué la gente cree que hay agentes invisibles que controlan el mundo. Michael Shermer explica cómo la creencia en agentes invisibles (dioses, espíritus, demonios, fantasmas, etc.) es resultado colateral de dos tendencias cognitivas que presentaban ventajas a la hora de detectar presas o depredadores. La primera es la detección de patrones y regularidades en medio del ruido informativo; la segunda es la atribución de intencionalidad o agentividadcomo explicación de esos patrones. Somos lectores de mentes, a veces hiperlectores, y por eso proyectamos mentalidad e intención donde no la hay, por ejemplo a la evolución del Universo. Según Shermer, somos supernaturalistas de nacimiento, o por tendencia arraigada.

Bien, la teoría de los nichos ecológicos, que promete ser muy útil para los fines de la consiliencia, la desarrollaron Marcus Feldman, John Odling-Smee y Kevin Laland, en Niche Construction: The Neglected Process in Evolution (2003). Enfatizan estos autores cómo las especies no sólo se adaptan al medio ambiente, sino que transforman el medio ambiente mediante su comportamiento, abriendo así nichos ecológicos que a su vez favorecen ciertos tipos de direccionalidad evolutiva, en un proceso de retroalimentación—el relojero de la evolución no es completamente ciego, como quería Dawkins, sino que los seres vivos se diseñan a sí mismos con sus acciones, su comportamiento, sus elecciones... algo que viene a resucitar, debidamente transformada, la teoría lamarckiana de la direccionalidad intencional de la evolución: las aves vuelan porque querían volar, y nosotros también. O al menos algunos de nosotros.

Esta teoría la ha adaptado de manera muy interesante al origen del lenguaje Derek Bickerton, en su libro Adam's Tongue: How Humans Made Language, How Language Made Humans (2009) título que es todo un programa de nichificación ecológica, y que no pide sino completarse con las frases how Language made Language, how Humans made Humans. El Homo sapiens, un self-made man—Todos lo somos, y seguimos construyendo activamente nuestros nichos ecológicos en el mundo humano, millares de ellos, en un segundo nivel de emergencia, hecho posible por el lenguaje.

El lenguaje, que es por tanto un problema científico de primer orden, y un problema evolutivo también de primer orden. Pocos teorizadores sobre el origen del lenguaje presentan una tesis evolucionista tan consistente y sugerente (Chomsky y sus partidarios de una máquina lingüística en el cerebro no lo hacen, desde luego). El libro de Bickerton es fascinante, y si abre aún más interrogantes de los que cierra, eso es un mérito.

Language, Cooperation, and Natural Selection




Sábado 23 de mayo de 2009

Ça marche

Una maquiavélica canción del musical Le Roi Soleil, apta para darwinistas sociales como Monsieur



Ça marche

Tout est dans l'allure,
C'est une certitude,
Tout est dans le style et la pause attitude,
Mets des crabes dans un panier,
C'est la société,
Des panurges et des requins associés,

Ça marche
Bras dessus et bras dessous,
Ca marche
L'un sur l'autre dans la boue,
Ça marche
Tant qu'on peut encore debout
Monter les marches,

Ça roule
Sans respect, ni foi, ni loi,
S'écroule
Sur ceux qui font pas le poids,
Ca tourne
Et ça tournera comme ça
Tant qu' ça marche,

Chacun ses blessures
Et ses habitudes,
Chacun dans la jungle a sa soif d' altitude,
Des loups dans la bergerie
Bestiale comédie,
Depuis que l'immonde et monde sont unis,

Ça marche
Bras dessus et bras dessous,
Ca marche
L'un sur l'autre dans la boue,
Ça marche
Tant qu'on peut encore debout
Monter les marches,

Ça roule
Sans respect, ni foi, ni loi,
S'écroule
Sur ceux qui font pas le poids,
Ça tourne
Et ça tournera comme ça
Tant qu' ça marche,

L'homme est un animal
Qu'on dit civilisé,
Pour qui tout est parades et mondanités,
Entre mâles et femelles,
C'est une espèce en voie de disparité—

Hou - là là là là là là là...

Bras dessus et bras dessous,
L'un sur l'autre dans la boue,
Tant qu'on peut encore debout
Monter les marches,
Oh sans respect ni foi ni loi
Sur ceux qui font pas de poids
Et ça tournera comme ça
Tant qu'ça marche,

Ça marche
Bras dessus et bras dessous,
Ça marche
L'un sur l'autre dans la boue,
Ça marche
Tant qu'on peut encore debout
Monter les marches,

Ça roule
Sans respect, ni foi, ni loi,
S'écroule
Sur ceux qui font pas le poids,
Ça tourne
Et ça tournera comme ça
Tant qu' ça marche

Houuu....

Let It Be

Botellón "sin molestar"

La Chunta Aragonesista defiende el Botellón, diciendo que el Ayuntamiento "criminaliza" a los jóvenes que no tienen dónde reunirse y que se entretienen bebiendo como sus mayores, sin molestar a nadie, y que les hacen circular sólo por "enturbiar la vista de algunas personas", etc... Así que les pongo este comentario:

—Hombre, "sin molestar".... no le molestarán a usted, las voces y los gritos de multitudes bajo su ventana, a las tres de la madrugada. A mí sí que me molestan.

La fiesta, a los barrios






Coraline

Menudo susto le he dado a Álvaro, poniéndome unos botones negros en los ojos, al abrirle la puerta de casa...

Coraline. Novela gráfica de Neil Gaiman y P. Craig Russell.  Barcelona: Roca Editorial, 2009.

Anchos especiales



Tragedia y dinámica de fuerzas

En el capítulo 4 de The Stuff of Thought, Steven Pinker presenta una visión cognitivista de la representación de espacio, tiempo y causalidad en la gramática. Centrémonos en la causalidad. Allí Pinker expone la teoría de la causalidad de Hume, que la entiende como producto del hábito y de la asociación de ideas—la teoría de la "conjunción constante" entre causa y efecto. A ésta la complementa otra teoría más avanzada, la teoría "contrafactual" de la causalidad, que podríamos resumir así: que 'A causa B' quiere decir que entendemos que si no hubiese A no habría B. Aquí nos basamos en mundos posibles, pero lo malo de los mundos posibles es que suelen imaginarse sin incluir en ellos cuestiones cruciales que de hecho sí están inextricablemente unidas a la diferencia que hemos introducido en ese mundo posible.

Los conceptos intuitivos de causalidad que manejamos no atienden a leyes físicas, que nos dirían que todas las circunstancias van unidas en un caso determinado. Para andar por casa, más bien aislamos una de las condiciones necesarias para el acontecimiento y la llamamos su causa, mientras que las otras condiciones se quedan en el nivel de circunstanciales.  Esta selección se hace con arreglo a convenciones y capacidades de la acción humana—seleccionando los mundos posibles alternativos que previsiblemente podríamos controlar volicionalmente, o que es concebible que difieran en el futuro en lo referente a la "causa" señalada:

"To label a condition as a 'cause' means to identify a factor that we feel could easily have been different, or that someone could have controlled, or that someone might control in the future." (214)

Hay diversas paradojas asociadas a la causalidad concebida así. Una de ellas es la sobredeterminación: cuando concurren varias circunstancias para causar un fenómeno, en cierto modo ninguna de ellas es "la" causa. Para analizar diversos tipos de sobredeterminación podemos establecer distintos tipos de correlaciones o combinaciones de fuerzas entre causas y efectos. Pero unas son las correlaciones demostrables, y otras las que establecemos mentalmente por propensiones, creencias, poderes ocultos que (para nuestra mente cotidiana) ligan causas determinadas y efectos mucho más vívidamente de lo que jamás se podría demostrar. La gente no es racional ciertamente, al atribuir a los acontecimientos causas claras e identificables. Nuestros instintos de atribución causal descansan ya a nivel gramatical en el lenguaje, como ha señalado Len Talmy.

Así, algunos verbos son esencialmente causales: begin, bring about, cause, force, get, make, produce...  otros añaden datos sobre el efecto producido, como melt, move, paint, roll. Otros son verbos de impedimento: avoid, block, check, hinder...  otros de capacitación, como aid, allow, assist, enable, help. Y hay indicación de causa también en conjunciones como although,  but, despite, even, regardless, in spite of...  

Talmy explica estos verbos con un modelo cognitivo que denomina "dinámica de fuerzas"—dinámicas variadas establecidas entre agentes figurados implícitamente por los verbos. El agonista (concepto central) puede concebirse como activo o en reposo; la "trama" verbal lo enfrenta a un antagonista, , "an entity that exerts a force on the agonist, generally in opposition to its intrinsic tendency" (219).  La fuerza puede concebirse como mayor (capaz de vencer la tendencia del agonista) o menor:


Agonista se mueve Agonista en reposo
Agonista con tendencia al reposo Con antagonista más fuerte:
CAUSA (la pelota siguió rodando por el viento que la empujaba)
Con antagonista más débil:
A PESAR DE (El árbol siguió de pie a pesar del huracán)
Agonista con tendencia al movimiento Con antagonista más débil:
A PESAR DE (La pelota continuó rodando a pesar de la hierba tiesa)
Con antagonista más fuerte:
IMPEDIMENTO (El tronco se quedó en la pendiente por el repecho)


Hay otras variantes—agonista y antagonista pueden tender a la misma dirección, o el antagonista se puede mantener apartado de un agonista...  dándonos otras variantes como causar reforzando un efecto, permitir un efecto inherente al no oponerse a él, o por el contrario bloquear una tendencia.

El lenguaje coloquial comprime estos argumentos causales implícitos, y en lugar de ligar acontecimientos ligamos explícitamente los agentes con sus causas: agentes entendidos ya sea como fuerzas autónomas, o como sujetos que ejercen volición. A veces se comprimen la acción y su efecto en un solo verbo— Cal rompió la lámpara, si actúa directamente sobre ella, aunque no quisiese romperla: en cambio si Sybil abre la ventana y el viento vuelca la mesa y se rompe la lámpara normalmente no diremos que Sybil rompió la lámpara. (Aunque supongo que todo depende de la irritación o malevolencia que sintamos hacia Sybil).

En suma, estos esquemas relativos a la dinámica de fuerzas gobiernan la manera en que la gente emplea el lenguaje de la causalidad, interpretando las situaciones en términos de estos guiones o argumentos implícitos.

"The basic script of an agonist tending, an antagonist acting, and the agonist reacting, played out in different combinations and outcomes, underlies the meaning of the causal constructions in most, perhaps all, of the world's languages. And in language after language, the prototypical force-dynamic scenario—an antagonist directly and intentionally causing a passive agonist to change from its intrinsic state—gets pride of place in the language's most concise causative construction." (222).

Me recuerda este esquema de semántica verbal a los análisis estructuralistas de la dinámica de los argumentos, reduciéndolos a una dinámica de conflictos y su resolución—los estructuralistas expanden los verbos para hacer de ellos historias mínimas (como Tesnière, o Fillmore), y comprimen las historias para identificar macroestructuras argumentales también formalizadas.

Pero no son sólo construcciones de los estructuralistas, sino requisitos cognitivos de la manera en que entendemos las acciones y los conflictos. Así, también aparece una formalización cognitiva muy semejante en teorizadores digamos poco estructuralistas: así la descripción del conflicto central de la tragedia tal como la describe A. C. Bradley en Shakespearean Tragedy. Pues Bradley también describe la tragedia shakespeareana (al menos la que adopta como modélica) como un tipo particular de dinámica de fuerzas.

Para Bradley, la tragedia es principalmente la historia de una persona, o a lo sumo dos, el héroe y la heroína. Es una historia de sufrimientos y calamidades que llevan a la muete del protagonista; un sufrimiento ejemplar, en contraste llamativo con su anterior encumbramiento o felicidad. Pero no es una desdicha que resulte de un destino prefijado, o de la voluntad de Diso, sino de un determinado tipo de causalidad indirecta (y aquí es relevante pensar en la dinámica de fuerzas). "The calamities of tragedy do not simply happen, nor are they sent; they proceed mainly from actions, and those the actions of men.” (11). Los personajes principales, incluyendo al héroe, contribuyen en cierta medida al desastre en el que perece el protagonista. La acción y el carácter se determinan mutuamente para Bradley: la tragedia shakespeareana se produce como resultado de acciones características. El único destino en Shakespeare es "el carácter como destino"—un héroe se enfrenta a circunstancias que, en virtud de su personalidad, y del tipo de decisiones que toma en ellas, resultarán en conclusiones trágicas.

A veces estos hechos característicos se refuerzan con circunstancias como estados psíquicos anormales (epilepsia en Otelo, sonambulismo en Lady Macbeth), o apariciones sobrenaturales (fantasmas abundantes unidos a remordimientos de conciencia). Pero precisamente estos fenómenos no causan las acciones del héroe, sino que en cierto modo subrayan aspectos de su carácter, enfatizan precisamente lo característico de sus acciones, en lugar de determinarlas: “the supernatural is always placed in the closest relation with character. It gives a confirrmation and a distinct form to inward movements already present and exerting an influence; to the sense of failure in Brutus, to the stifled workings of conscience in Richard, to the half-formed thought or the horrified memory of guilt in Macbeth, to suspicion in Hamlet.” (14). Asimismo, se da un papel apreciable a los accidentes o a circunstancias fortuitas— “That men may start a course of events but can neither calculate nor control it, is a tragic fact. The dramatist may use accident so as to make us feel this.” (15). Pero el papel de lo accidental también es limitado, y está subordinado al énfasis central, que recae en la acción característica.

Una tragedia es para Bradley una historia de acciones y conflictos humanos que producen calamidades excepcionales y terminan con la muerte de un protagonista socialmente importante. Las acciones de la tragedia toman la forma de un conflicto social (conflicto político, familiar, grupal...). “There is an outward conflict of persons and group, there is also a conflict of forces in the hero’s soul” (18). El conflicto externo y el interno son paralelos, y la estructura principal de la tragedia es su movimiento en este doble plano de conflicto: “Treasonous ambition in Macbeth collides with loyalty and patriotism in Macduff and Malcolm: here is the outward conflict. But these powers or principles equally collide in the soul of Macbeth himself: here is the inner. And neither by itself could make the tragedy” (19).

Como vemos, las fuerzas enfrentadas que mueven a la tragedia no se pueden aislar en la persona del protagonista por un lado y sus antagonistas por otro. El antagonismo está interiorizado. (Hasta Macduff es un 'traidor' como Macbeth, para su esposa). Hay una fuerza que podríamos decir "causa" la tragedia al actuar contra el bien, produciendo sufrimiento y muerte—en el que también se ve implicadas las fuerzas del bien que resisten a esta convulsión.

“In Shakespearean tragedy the main source of the convulsion which produces suffering and death is never good: good contributes to this convulsion only from its tragic implication with its opposite in one and the same character. The main source, on the contrary, is in every case evil . . . not mere imperfection but plain moral evil” (34).

El mal puede estar muy dentro del héroe mismo, o por el contrario el héroe puede tener algún defecto (la hamartia aristotélica, el fallo trágico) que sin ser en sí mismo destructivo contribuye a la catástrofe, en virtud de las circunstancias en que el héroe toma sus decisiones erróneas. El elemento propiamente maligno es una alteración del orden, y el orden reacciona exigiendo la restauración del bien. La reacción del principio de orden lleva a la destrucción de todo el bien que se ha visto implicado inextricablemente con el mal. Y así el protagonista resulta ser víctima de esta reacción del bien contra la acción ejercida. Pero, subraya Bradley, “There is no tragedy in its expulsion of evil; the tragedy is that this involves the waste of good” (37).

Hay varios principios de alternancia de fuerzas que dan forma a este conflicto en su desarrollo. Por ejemplo, el movimiento es muy rápido y decisivo en algunos actos, y otros presentan aspectos complementarios de la acción. El protagonista puede estar relativamente ausente al principio (se habla de él creando curiosidad) o en el acto cuarto, relativamente flojo de acción antes de la catástrofe final. Se da forma al conflicto mediante la alternancia de escenas de esperanza y escenas de peligro (en lo referente a los intereses y acciones del héroe). El enfrentamiento entre las fuerzas en conflicto llega a una crisis, cerca del final de la obra (lo que Aristóteles llamaba el punto de inflexión), y allí decae el bando perdedor hasta la Catástrofe final. Avanza allí un conjunto de fuerzas, en oposición ya sea secreta ya sea abierta al otro frente, y consigue un éxito importante—sólo para ser derrotado por la reacción que con ello provoca. Esto ayuda a producir la impresióin de que en su declive y caída, el héroe ha sido agente involuntario de su propia destrucción, y que sus actos recaen sobre su propia cabeza (así por ejemplo Macbeth, o Bruto en Julio César).

En este lenguaje de fuerzas enfrentadas, de acciones y reacciones, de modalidades de causalidad indirecta, etc., puede reconocerse parte del análisis conceptual de la causalidad que presentan Pinker y Talmy.  De modo que podríamos reutilizar estos esquemas conceptuales verbales para analizar distintos tipos de argumento a modo de distintas composiciones de fuerzas, siguiendo la línea de esos estudios estructuralistas (Barthes, Genette, Greimas, Todorov....) que presentan el relato como a modo de un gran verbo expandido, con sus dinámicas de tiempo, persona, modo, etc., extendidas al nivel del discurso. O, en este caso, sirviendo de modelo en su dinámica interna de fuerzas. En una combinatoria (como la del cuadro de Len Talmy explicado arriba) que no deja de recordar al análisis aristotélico de los distintos tipos de argumento en la Poética. Según lo expone Aristóteles, el personaje que comete un acto trágico o bien conoce el lazo emocional que lo liga a la víctima, o no lo conoce; y conociéndolo (o no conociéndolo), o bien actúa, o renuncia a actuar. Resultan distintos tipos de tragedia, aunque a algunos no los llamemos hoy tragedia. También clasifican diferentes dinámicas causales—amén de otras relativas al punto de vista o conocimiento de los personajes.

Y es que por mucho que expandamos la narratología, nos volveremos a encontrar con frecuencia que Aristóteles ya había estado allí en cierto modo—y así Aristóteles ya era a su manera un narratólogo cognitivista. Y también Bradley, que desde luego llegó a esta teoría de la dinámica de fuerzas de la tragedia sin contar para nada con el análisis cognitivista de la causalidad en el lenguaje.

Shakespeare, Trillo, y las ficciones del poder


Viernes 22 de mayo de 2009

Ya admiten críticas

Ha aparecido en el Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza, un tanto inesperadamente, el texto de protesta que les envié por sus continuadas censuras de mis opiniones, que desaparecían allí como en un sumidero sin acuse de recibo ni explicación. Igual todo esto es producto de la dejadez y la arbitrariedad, o quizá se está reconduciendo la política de censura; no sé. Observaré que mi texto ("Censores Habemus") sale allí con fecha del día que lo envié, el día 14 de mayo, pero ha aparecido allí una semana más tarde, cosa que no es la primera vez que sucede. Tampoco se han estirado hasta publicar los textos que les he enviado durante este año pasado. Sea como sea, les envío este comentario adicional felicitándoles por este aparente cambio de actitud—

–Ya admiten críticas. Es un primer paso.

Veo que (contra mis previsiones) sí han publicado mi crítica a  la política del Rincón de Opinión. Enhorabuena. Sigan así, y poco habrá que objetar al funcionamiento de este foro. Eso sí, debería empezar el Rincón de Opinión por atenerse a sus estatutos: nombrar moderadores, que sean conocidos, y abrirse al libre acceso en Internet (no en la "intranet", que no dictó eso el Consejo de Gobierno). Y ya sea por normativa, ya por cortesía, deberían exponerse los motivos a los autores si se rechaza publicar alguna opinión—aunque no veo ninguna razón para hacerlo si no contraviene ninguna ley y se atiene a las normas de corrección que se establezcan. Los administradores deberían ser eso, administradores y en todo caso moderadores. Nunca censores de opinión, pues es la censura lo que no debería tener lugar en la Universidad, no las opiniones que viniendo de la comunidad universitaria se expongan razonadamente. Para eso se supone que está este foro, así que disculpen si no les doy las gracias por publicar lo que les envío. Es lo que tienen que hacer, ni más ni menos. Un saludo.


Censura y libertad de expresión en la Universidad


Jueves 21 de mayo de 2009

La Peste Escarlata y la Epidemiología Evolutiva

Hoy comentábamos en clase de literatura inglesa el relato de Jack London "The Scarlet Plague" (1912), un hito clave del futurismo apocalíptico—describe una humanidad disminuida y reducida al tribalismo primitivo, en un mundo en ruinas tras la Peste Escarlata que asoló a la humanidad en el año 2013.  

En 2009 vemos este relato con cierta perspectiva, tras el paréntesis de cien años que London imaginó para permitir una exacerbación de algunas tendencias sociales que estaba interesado en denunciar o analizar. Y, bueno, hay que decir que ha habido peores profetas, aun teniendo en cuenta que todo profeta que se precie habla más bien de su propio momento que de un futuro que siempre nos ha de pillar por sorpresa y nunca avisados.
overgrown
London profetiza un crecimiento de un capitalismo feroz, en la línea del darwinismo social y los robber barons, con una explotación salvaje y tiránica de las clases bajas. Los Estados Unidos evolucionan en "nuestros días" en la dirección de una tiranía de los Magnates, que  mantienen sólo una apariencia de democracia. El presidente es Morgan V, —hereditario, al parecer. Pero no olvidemos que (aun esquivando por los pelos a Clinton II) sí hemos sufrido a Bush II, con su propia board of magnates directamente las riendas del gobierno. La Peste que retrata London (y hay que pensar en la tensión revolucionaria de aquellos años) es también, a un nivel dado, una revolución, escarlata por el fuego de los incendios y los saqueos, y del sol que se pone sobre una civilización que se derrumba entre llamas, con la anarquía invadiendo las calles y con los burgueses atrincherados defendiéndose a vida o muerte de un populacho embrutecido y aterrorizado por la muerte colectiva en las ciudades.

No sé qué veremos en 2013, o qué verán en 2113. Entretanto, London predice varias epidemias graves que precederán ("precedieron") a la Peste Escarlata.

A bacteriologist watches germs. That's his task, and he knows a great deal about them. So, as I was saying, the bacteriologists fought with the germs and destroyed them—sometimes. There was leprosy, a horrible disease. A hundred years before I was born, the bacteriologists discovered the germ of leprosy. They knew all about it. They made pictures of it. I have seen those pictures. But they never found a way to kill it. But in 1984, there was the Pantoblast Plague, a disease that broke out in a country called Brazil and that killed millions of people. But the bacteriologists found it out, and found the way to kill it, so that the Pantoblast Plague went no farther. They made what they called a serum, which they put into a man's body and which killed the pantoblast germs without killing the man. And in 1910, there was pellagra, and also the hookworm. These were easily killed by the bacteriologists. But in 1947 there arose a new disease that had never been seen before. It got into the bodies of babies of only ten months old or less, and it made them unable to move their hands and feet, or to eat, or anything; and the bacteriologists were eleven years in discovering how to kill that particular germ and save the babies.

Bah, bah. Ficciones de una mente calenturienta. La gripe del pollo, o la del cerdo, han matado a cuatro gatos, o a unos pocos cientos de personas quizá. (Y a millones de animales). Esa epidemia brasileña del 1984 no existió. Claro que London tenía presentes las recientes epidemias de Fiebre Amarilla, que no eran cosa de broma. Y pocos años después de que London escribiese este relato, la Gripe Española se juntó con la Primera Guerra Mundial, y le sumó entre 20 y 100 millones de muertos en todo el mundo. Se infectó cerca de un tercio de la población mundial. Hoy casi nadie se acuerda de eso—la memoria es corta, y la previsión no digamos. Del Sida, la peste escarlata de nuestra generación, han muerto más de 25 millones de personas en los últimos 25 años. Pero nos parece totalmente descartado que pueda haber una pandemia universal como la que describe London.

La tesis de London es que la civilización crece hasta que se destruye a sí misma, y que volverá quizá a resurgir lentamente para volver a caer. Tenemos un nivel—que lo da la propia naturaleza humana, fundamentalmente rapaz.  Las guerras y las armas se inventarán una y otra vez, y la sociedad volverá a estructurarse con sistemas opresivos de explotación humana. Esta "violencia organizada" que llamamos civilización permite, según la tesis visible en el relato de London, canalizar las energías humanas hacia la producción, y reducir así (escasamente a veces) el enfrentamiento directo por los recursos entre clases o entre grupos humanos—pero esto tiene otros costes: la no sostenibilidad de estas estructuras productivas. La urbanización creciente y el desarrollo incontrolado de la población ("incontrolado" por la destrucción masiva) nos lleva a chocar con nuestros límites como especie. Así describe Jack London, o más bien su narrador interno, el viejo Granser, que cuenta a sus nietos, los nuevos salvajes, cómo pudo la Peste acabar con la civilización humana:

"In spite of all these diseases, and of all the new ones that continued to arise, there were more and more men in the world. This was because it was easy to get food. The easier it was to get food, the more men there were; the more men there were, the more thickly were they packed together on the earth; and the more thickly they were packed, the more new kinds of germs became diseases. There were warnings. Soldervetzsky, as early as 1929, told the bacteriologists that they had no guaranty against some new disease, a thousand times more deadly than any they knew, arising and killing by the hundreds of millions and even by the billion. You see, the micro-organic world remained a mystery to the end. They knew there was such a world, and that from time to time armies of new germs emerged from it to kill men. And that was all they knew about it. For all they knew, in that invisible micro-organic world there might be as many different kinds of germs as there are grains of sand on this beach. And also, in that same invisible world it might well be that new kinds of germs came to be. It might be there that life originated-the 'abysmal fecundity,' Soldervetzsky called it, applying the words of other men who had written before him. . . ."

Evidentemente London está escribiendo antes de la era de los genes, del ADN y de la secuenciación de genomas (y Soldervetzsky también...). Pero el fenómeno que describe a su manera, la mutación de los virus y bacterias, y el desarrollo de variedades resistentes a los antibióticos—que también están en el futuro para London, no lo olvidemos— es no menos que admirable.

Así se describe el desarrollo de la resistencia a los antibióticos en un artículo sobre medicina evolutiva que me leía hoy (Randolph M. Nesse y George C. Williams, "Evolution and the Origins of Disease", Scientific American 279, 1998):

Antibiotic resistance is a classic demonstration of natural selection. Bacteria that happen to have genes that allow them to prosper despite the presence of an antibiotic reproduce faster than others, and so the genes that confer resistance spread quickly. As shown by Nobel laureate Joshua Lederberg of the Rockefeller University, they can even jump to different species of bacteria, bonre on bits of infectious DNA. Today some strains of tuberculosis in New York City are resistant to all three main antibiotic treatments; patients with those strains have no better chance of surviving than did TB patients a century ago. Stephen S. Morse of Columbia University notes that the multidrug-resistant strain that has spread throughout the East Coast may have originated in a homeless shelter across the street from Columbia-Presbyterian Medical Center. Such a phenomenon would indeed be predicted in an environment where fierce selection pressure quickly weeds out less hardy strains. The surviving bacilli have been bred for resistance.

En tiempos de London también se asociaban las migraciones humanas, las condiciones hacinadas e insalubres, etc., a las plagas. La lección para algunos críticos culturales es el prejuicio social que denotan—la lección para los evolucionistas es el fundamento real de estas especulaciones.  La superpoblación que lleva al desarrollo de sistemas médicos urbanos tienen un curiosa contrapartida evolucionista—sobrevive a estos controles lo más adaptado, es decir, lo más mortífero. Esto no siempre es así, claro—en el caso del SIDA, la existencia tratamiento puede contribuir, paradójicamente, a la instalación permanente de las variedades menos mortíferas de SIDA que coexistan con el desarrollo y reproducción de la población.

Nesse y William, en su línea darwinista sintética (la del "gen egoísta") observan que la selección natural no lleva necesariamente a maximizar la salud sobre la enfermedad:

The assumption that natural selection maximizes health also is incorrect—selection maximizes the reproductive success of genes. Those genes that make bodies having superior reproductive success will become more common, even if they compromise the individual's health in the end.

Bien, pues London, con una visión menos seleccionista-gradualista, y más catastrofista (en esto no es darwiniano) parece ver una lógica parecida al nivel de la civilización humana. Crecemos, como genes egoístas, sin vistas a la sostenibilidad del organismo que nos sustenta—sólo llevados por la lógica de que es posible hacerlo, aprovechando los recursos disponibles (y organizándolos para ese crecimiento inmediato, que hasta allí nos llega la previsión que no tienen los genes). Pero la lógica superior no es gradualista, sino catastrofista. Somos caldo de cultivo para otros genes más competitivos que los nuestros. Y la historia humana, en la visión pesimista de London, no puede ser sino una sucesión de castillos de naipes que se derrumban—pues el mundo sigue una lógica evolutiva que no está bajo nuestro control, ni siquiera bajo nuestra previsión. Aunque algunos lo vislumbren, aquí o allá.

El viejo Granser, a quien sus nietos semisalvajes apenas comprenden, termina el relato angustiado, meditando cómo no servirán para nada los libros que ha atesorado, tratando de resguardar el saber de la civilización desaparecida. Tanto da—porque la humanidad, según ve, se elevará de nuevo sólo hasta el nivel que le es dado, repitiendo la organización social que les permita reconstruir una civilización siempre precaria, siempre provisional, hasta que vuelva a tocar techo. Y la media no es nunca muy alta:

"Only remain cosmic force and matter, ever in flux, ever acting and reacting and realizing the eternal types-the priest, the soldier, and the king. Out of the mouths of babes comes the wisdom of all the ages. Some will fight, some will rule, some will pray; and all the rest will toil and suffer sore while on their bleeding carcasses is reared again, and yet again, without end, the amazing beauty and surpassing wonder of the civilized state. It were just as well that I destroyed those cave-stored books—whether they remain or perish, all their old truths will be discovered, their old lies lived and handed down. What is the profit—"

Hare-Lip leaped to his feet, giving a quick glance at the pasturing goats and the afternoon sun.

"Gee!" he muttered to Edwin. "The old geezer gets more long-winded every day. Let's pull for camp."

—The wisdom of all ages. Perdonen el post tan largo. Es que hoy me he comprado la Metafísica de Aristóteles.

Evolución de la Evolución




Miércoles 20 de mayo de 2009

El PP, contra las competencias estatales en Educación

Muchos años han hecho falta para que esta propuesta se someta a votación en el congreso, pero el resultado de la votación es ilustrativo.

Todo el Congreso rechaza la propuesta de Rosa Díez para devolver las competencias de Educación al Estado.

Eso incluye al Partido Popular. El PP, visto el éxito de los modelos educativos transferidos a las comunidades autónomas (con 'inmersiones lingüisticas' en catalán o en gallego o en vasco, historias alternativas, etc.), apoya al PSOE y a los nacionalistas, partidarios de mantener el modelo.

¿Saben esto sus votantes?  ¿Y es esto lo que quieren?  Pues es lo que tienen.

—Claro, que aunque volviesen las competencias al ministerio de Educación... igual se encontraban allí con un ministro que (como la "inhumana" Aído) tampoco sabe si los fetos humanos son seres humanos.  A pesar de sus largos estudios de Metafísica y su sesuda disertación sobre Hegel.  Menudo filósofo—que no tiene el valor de decir cuándo a su lado alguien dice una memez. La trahison des clercs, en estado puro, cuando al metafísico se le queda el encefalograma plano, n/s, n/c. Para eso igual podíamos tener a Bibiana Aído en Educación.

Y así va el país—entre sectarismos, alianzas de conveniencia, cegueras interesadas, mentiras (y gordas), oportunismos baratos, partidismos aliados con nacionalismos, y corrillos de influencia.... Vamos de un insulto a la inteligencia, al siguiente.

PSOEicoanálisis de la Castración Trascendental








Mi sobrinica

En Facebook hay varios álbumes de fotos de la familia, nunca habíamos compartido tantas fotos desde que Mireya nos puso de moda este sitio. Y allí con un mínimo viaje en el tiempo, seguimos viendo a Mireya. Supongo que las fotos son veneno y remedio, pharmakos. Demasiado, podría matar, pero bueno, no vivimos en fotos—menos el momento que nos sumergimos en ellas, y eso hace bien aunque también pueda doler a veces. Ayudan las fotos a que la vida quede a la vez que pasa— y así vivimos en varios tiempos simultáneamente. La de veces que volveremos a vivir estos momentos, aunque sea de prestado, en los días que vendrán.

con Luis y Tere

David está, supongo, detrás de la cámara. Exactamente donde nosotros ahora.


PS: Un vídeo de la quedada ciclista organizada en homenaje a Mireya:


 



Más vídeos sobre Mireya:
 


Mireya García Barrio (1988-2009)



Martes 19 de mayo de 2009

Aliens en la tripa

Para que veamos el nivel de los personajes que nos están haciendo las leyes en este país— leyes que luego hay que cumplir y joderse.

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha opinado en una entrevista en la Cadena SER sobre el anteproyefoetuscto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo que un feto de 13 semanas de gestación no es un ser humano.

En ABC puede verse un vídeo donde declara literalmente lo siguiente sobre lo que son esos fetos abortables a voluntad:

"Un ser vivo, claro. Lo que no podemos hablar es de ser humano porque eso no tiene ninguna base científica".

Dice que el papel del gobierno es "garantizar derechos" y proporcionar "seguridad jurídica". Se entiende que será a las mujeres que abortan, porque desde luego en ningún caso es a los fetos abortados. Y si se pregunta por qué garantizar la seguridad jurídica de unos y no de otros, la ministra no acude a ningún argumento jurídico, sino directamente a la autoridad inapelable, a la Ciencia.  Esto es significativo: habrá de ser la Ciencia, y no los juristas, o los filósofos, o los teólogos, quienes determinen científicamente si lo que hay en la barriga es humano o no.

Y la Ciencia — la Ciencia de la ministra — dice que los seres que engendran los humanos, y que llevan en su barriga, no son humanos. No dice a qué especie pertenecen, la ministra. Posiblemente crea que a ninguna.

Ojo, que la ministra admite que los fetos humanos son "seres". Es más, que son "seres vivos". Por donde no pasa, e invoca a la Ciencia, es por que sean "humanos". No cita ninguna autoridad, claro, sólo a la ciencia así a voleo— como el mono del Anís del Mono. O sea que no le vayan a ir con pruebas genéticas, por favor. 

Lo más triste es que se puede decir esto, y sacar una ley acorde con este nivel de razonamiento—y no pasa nada. Con personajas de este calibre, este país tiene lo que se merece.

Y lo peor es que la ministra no cree ni esto, ni todo lo contrario. Ella, y el resto del partido, siguen instrucciones, y si mañana les ordenan defender todo lo contrario (por estrategia o por lo que sea) pues eso harán, media vuelta ar.  Y de estos modos de (no) pensar, y de actuar, salen los nazismos, y los nazismos cotidianos.

(Oh, por favor, no nos venga con esas, que esas cosas sólo pasaban en Alemania... aquí somos diferentes, aquí no se mata a nadie.)

_____________________________________

PS— LA LUCHA POR LA VIDA Y LA LEY DEL MÁS FUERTE. 
Arcadi Espada concluye, sopesadas las "científicas" opiniones de la ministra, y las de los obispos, que no hay opiniones objetivas sobre lo que define al ser humano—que todo se basa en creencias. Cierto. Pero las hay muy tendenciosas, como cuando se declara no humanos a los judíos, o a los negros, o a los que tienen síndrome de Down—genoma distinto—o a los fetillos como el de la foto. Es poner el listón un poco alto de más, diría yo. Más parece coger el toro por los cuernos Arcadi Espada cuando insinúa que la cuestión fundamental es "si el aborto forma parte de esa repetida necesidad de lo humano de volverse contra sí mismo a fin de cumplir el implacable mandato de supervivencia de la especie." Digo que es más claro–porque allí sí que presenta el aborto como un caso de lo humano volviéndose contra sí mismo, es decir, contra lo humano. No diría yo sin embargo, como dice allí, que se vuelve lo humano contra lo humano por la supervivencia de la especie, un fin loable que sin embargo me parece un tanto dudoso en este contexto, indirecto hasta el interrogante, y en todo caso no buscado... Vamos, un curioso darwinismo abortivo, el de Arcadi Espada. En el aborto libre, que es de lo que se trata, lo humano se vuelve contra lo humano más bien por el interés egoísta, la pura conveniencia personal, o la indiferencia del más fuerte. Cuestión orillada en el análisis de Espada.

Vida oficial






Lunes 18 de mayo de 2009

Grave solución de continuidad

Hoy he dado con la  página dedicada a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, en la Gran Enciclopedia Aragonesa Online. Es divertida la fe que les tiene el redactor a los Catedráticos y sólo a los Catedráticos. Y me ha llamado la atención este párrafo sobre los años 30 y 40:

Un catedrático de Valencia, el zaragozano Riba, se incorporó a la Facultad de Zaragoza para dar lecciones muy cuidadas de Historia Contemporánea; será el difusor de la afición a la lengua inglesa y dará tono con su elegancia personal y refinamiento social a más de un círculo estudiantil de entonces; junto con el paleógrafo Usón tuvo que asumir la responsabilidad de la Facultad en los años cuarenta, en que ésta experimentó una grave solución de continuidad en su profesorado, que además coincidió con una plétora de alumnos tras los años de la guerra civil, y con un traslado de las enseñanzas desde la vieja Universidad de la plaza de la Magdalena al primer pabellón elevado en la actual Ciudad Universitaria; les cupo lograr la asimilación de numerosos nuevos catedráticos que por estos años se incorporaron al claustro facultativo.

Énfasis mío.... porque desde luego el autor pasa de puntillas por el tema de la grave solución de continuidad. Y la  "reseña histórica" de la página de la propia Facultad de Filosofía y Letras es aún más discreta.  

Menos eufemismos sobre esas misteriosas Soluciones aparecen en esta entrevista de Carlos Castilla del Pino con Arcadi Espada, donde habla de sus memorias de la época de la guerra y el franquismo, y describe lo que me imagino fue un fenómeno parecido por toda España:

R. Para mí, escribir Pretérito imperfecto era una tarea ineludible. Primero porque era consciente de que mi vida era ejemplar en el sentido cervantino, y por tanto debía narrarla. Y por otra parte yo creía en los efectos terapéuticos de la escritura memorialística. Por ese lado me equivoqué. Yo creía que ese tremendo trauma, del que no me he repuesto ni me repondré nunca, que fue la Guerra Civil, lo liquidaría al escribir sobre ella. No lo he liquidado.

P. Sigue ahí la calle de San Roque donde mataron a sus tíos.

R. Fíjese que a mí lo que más me ha traumatizado de la guerra civil es el descubrimiento de que en el ser humano que tienes a tu lado, de pronto emergen las más brutales y crueles  tendencias. Menos mal que mi padre estaba muerto... Porque ver a amigos de mi padre, hombres de la edad de mi padre, que de pronto se convertían en asesinos directos o comprensivos con los que asesinaban, ver que esa especie humana de pronto... Eso me ha conferido un gran escepticismo sobre el hombre. Las memorias me han servido para establecer un cierto orden. Pero consuelo... Nada de consuelo. Es verdad que mucha gente se ha identificado con lo que explico; que he recibido un enorme volumen de cartas. Pero ése es un consuelo sobrevenido.

En la época del franquismo hubo muchos docentes represaliados. Aparte de los muchísimos asesinados directamente (sospechosos ya no sólo por simpatizar con las izquierdas, sino muchas veces tan sólo por ser maestros, o cultos) muchos otros perdieron su puesto, y muchos fueron desplazados a lugares remotos o inconvenientes. Mi padre que estudió Magisterio en Huesca dice que eso le sirvió para tener excelentes profesores que en circunstancias normales hubieran debido estar en cátedras menos pirenaicas.

Yo me pregunto cuántos, y quiénes, fueron los expedientados y "desaparecidos" en cada sitio—por ejemplo en la Universidad de Zaragoza, ya que en ella estamos. Tanto hablar de memoria histórica, costaría poco dedicar una página web a la memoria de quienes perdieron su trabajo, o su vida, ya no digo por defender nada, que seguramente ni oportunidad tendrían... sino por estar donde estaban, o por ser quienes eran, o por ser sus enemigos quienes eran.  Supongo que muchos irían a parar al instituto anatómico forense, ese que ahora es una ludoteca, y en el certificado de defunción les anotarían como causa de la muerte "traumatismo craneal", que es como los supervivientes profesionales llamaban al tiro en la nuca.

Más dolería saber quiénes fueron los que accedieron entonces a las plazas "desocupadas". Me parece que eso los principales interesados preferirán no recordarlo mucho. La desmemoria activa aún tiene mucho recorrido en España, y nos reímos de Garzón pidiendo el certificado de defunción de Franco...  igual más vale cerciorarse.

Cuando ya no haya ocasión de conocer estas historias, entonces correrán los investigadores a escribirlas. Es más seguro mantener una distancia segura, que estas indagaciones las carga el diablo. Y no llegarán los represaliados a tener una placa conmemorativa en su universidad; todo lo más una nota a pie de página en alguna tesis de historia.

A falta de historia, nos contentaremos con los mundos alternativos de la ficción—el capítulo 4 de Barra Siniestra, de Nabokov, donde se narra la Junta de Gobierno extraoficial que tiene lugar en la Universidad justo tras el golpe de estado del dictador Paduk.

_________________________

Vladimir Nabokov, Bend Sinister (1947), ch. 4:

Old Azureus's manner of welcoming people was a silent rhapsody. Ecstatically beaming, slowly, tenderly, he would take your hand between his soft palms, hold it thus as if it were a long sought treasure or a sparrow all fluff and heart, in moist silence, peering at you the while with his beaming wringkles rather thatn with his eyes, and then, very slowly, the silvery smile would start to dissolve, the tender old hands would gradually release their hold, a blank expression replace the fervent light of his pale fragile face, and he would leave you as if he had made a mistake, as if after all you were not the loved one — the loved one whom, the next moment, he would espy in another corner, and again the smile would dawn, again the hands would enfold the sparrow, again it would all dissolve.

Some twenty prominent representatives of the University, some of them Dr Alexander's recent passengers, were standing or sitting in the spacious, more or less glittering drawing-room (not all the lamps were lit under the green cumuli and cherubs of its ceiling) and perhaps half a dozen more co-existed in the adjacent mussikisha [music-room], for the old gentleman was a mediocre harpist à ses heures and liked to fix up trios, with himself as the hypotenuse, or have some very great musician do things to the piano, after which the very small and not over-abundant sandwiches and some triangled bouchées, which, he fondly believed, had a special charm of their own due to their shape, were passed around by two maids and his unmarried daughter, who smelt vaguely of eau de Cologne and distinctly of sweat. Tonight, in lieu of these dainties, there were tea and hard biscuits; and a tortoiseshell cat (stroked alternately by the Professor of Chemistry, and Hedron, the Mathematician) lay on the dark-shining Bechstein. At the dry-leaf touch of Gleeman's electric hand, the cat rose like boiling milk and proceeded to purr intensely; but the little medievalist was absent-minded and wandered away. Economics, Divinity, and Modern History stood talking near one of the heavily draped windows. A thin but virulent draught was perceptible in spite of the drapery. Dr. Alexander had sat down at a small table, had carefully removed to its north-western corner the articles upon it (a glass ashtray, a porcelain donkey with paniers for matches, a box made to mimic a book) and was going through a list of names, crossing out some of them by means of an incredibly sharp pencil. The President hovered over him in a mixed state of curiosity and concern. Now and then Dr. Alexander would stop to ponder, his unoccupied hand cautiously stroking the sleek fair hair at the back of his head.

'What about Rufel?' (Political Science) asked the president. 'Could you not get him?'

'Not available,' replied Dr Alexander. 'Apparently arrested. For his own safety, I am told.'

'Let us hope so,' said old Azureus thoughtfully. 'Well, no matter. I suppose we may start.'

Edmund Beuret, rolling his big brown eyes, was telling a phlegmatic fat person (Drama) of the bizarre sight he had witnessed.

'Oh yes,' said Drama. 'Art students. I know all about it.'

'Ils ont du toupet pourtant,' said Beuret.

'Or merely obstinacy. When young people cling to tradition they do so with as much passion as the ripe man shows when demolishing it. They broke into the Klumba [Pigeon Hole — a well-known theatre] since all the dancing halls proved closed. Perseverance.'

'I hear that the Parlamint and the Zud [Court of Justice] are still burning,' said another Professor.

'You hear wrongly,' said Drama, 'because we are not talking of that, but of the sad case of History encroaching upon an annual ball. They found a provision of candles and danced on the stage,' he went on, turning again to Beuret, who stood with his stomach protruding and both hands thrust deep into his trouser pockets. 'Before an empty house. A picture which has a few nice shadows.'

'I think we may start,' said the President, coming up to them and then passing through Beuret like a moonbeam, to notify another group.

'Then it is admirable,' said Beuret, as he suddenly saw the thing in a different light. 'I do hope the pauvres gosses had some fun.'

'The police,' said Drama, 'dispersed them about an hour ago. But I presume it was exciting while it lasted.'

'I think we may start in a moment,' said the President confidently, as he drifted past them again. His smile gone long ago, his shoes faintly creaking, he slipped in between Yanovsky and the Latinist and noded yes to his daughter, who was showing him surreptitiously a bowl of apples through the door.

'I have heard from two sources (one was Beuret, the other Beuret's presumable informer),' said Yanovsky —and sank his voice so low that the Latinist had to bring down and lend him a white-fluffed ear.

'I have heard another version,' the Latinist said, slowly unbending. 'They were caught while attempting to cross the frontier. One of the Cabinet Ministers whose identity is not certain was executed on the spot, but (he subdued his voice as he named the former President of the State) . . . was brought back and imprisoned.'

'No, no,' said Yanovsky, 'not Me Nisters. He all alone. Like King Lear.'

'Yes, this will do nicely,' said Dr Azureus with sincere satisfaction to Dr Alexander who had shifted some of the chairs and had brought in a few more, so that by magic the room had assumed the necessary poise.

The cat slid down from the piano and slowly walked out, on the way brushing for one mad instant against the pencil-striped trouser leg of Gleeman who was busy peeling a dark-red Bervok apple.

Orlik, the Zoologist, stood with his back to the company as he intently examined at various levels and from various angles the spines of books on the shelves beyond the piano, now and then pulling out one which showed no title — and hurriedly putting it back: they were all zwiebacks, all in German —German poetry. He was bored and had a huge noisy family at home.

'I disagree with you there —with both of you,' the Professor of Modern History was saying. 'My client never repeats herself. At least not when people are all agog to see the repetition coming. In fact, it is only unconsciously that Clio can repeat herself. Because her memory is too short. As with so many phenomena of time, recurrent combinations are perceptible as such only when they cannot affect us any more — when they are imprisoned so to speak in the past, which is the past just because it is disinfected. To try to map our tomorrows with the help of data supplied by our yesterdays means ignoring the basic element of the future which is its complete non-existence. The giddy rush of the present into this vacuum is mistaken by us for a rational movement.'

'Pure Krugism,' murmured the Professor of Economics.

'To take an example' —continued the Historian without noticing the remark: 'no doubt we can single out occasions in the past that parallel our own period, when the snowball of an idea had been rolled by the red hands of schoolboys and got bigger and bigger until it became a snowman in a crumpled top hat set askew and with a broom perfunctorily affixed to his armpit — and then suddenly the bogey eyes blinked, the snow turned to flesh, the broom became a weapon and a full-fledged tyrant beheaded the boys. Oh, yes, a parliament or a senate has been upset before, and it is not the first time that an obscure and unlovable but marvellously obstinate man has gnawed his way into the bowels of a country. But to those who watch these events and would like to ward them, the past offers no clues, no modus vivendi —for the simple reason that it had none itself when toppling over the brink of the present into the vacuum it eventually filled.'

'If this be so,' said the Professor of Divinity, 'then we go back to the fatalism of inferior nations and disown the thousands of past occasions when the capacity to reason, and act accordingly, proved more beneficial than scepticism and submission would have been. Your academic distaste for applied history rather suggests its vulgar utility, my friend.'

'Oh, I was not talking of submission or anything in that line. That is an ethical question for one's own conscience to solve. I was merely refuting your contention that history could predict what Paduk would do or say tomorrow. There can be no submission — because the very fact of our discussing these matters implies curiosity, and curiosity in its turn is insubordination in its purest form. Speaking of curiosity, can you explain the strange infatuation of our President for that pink-faced gentleman yonder — the kind gentleman who brought us here? What is his name, who is he?'

'One of Maler's assistants, I think; a laboratory worker or something like that,' said Economics.

'And last term,' said the Historian, 'we saught a stuttering imbecile being mysteriously steered into the Chair of Paedology because he happened to play the indispensable contrabass. Anyhow the man must be a very Satan of persuasiveness considering that he has managed to get Krug to come here.'

'Did he not use,' asked the Professor of Divinity with a mild suggestion of slyness, 'did he not use somewhere that simile of the snowball and the snowman's broom?'

'Who?' asked the Historian. 'Who used it? That man?'

'No,' said the Professor of Divinity. 'The other. The one whom it was so hard to get. It is curious the way ideas expressed ten years ago—'

They were interrupted by the President who stood in the middle of the room asking for attention and lightly clapping his hands.

The person whoe name had just been mentioned, Professor Adam Krug, the philosopher, was seated somewhere apart from the rest, deep in a cretonned armchair, with his hairy hands on its arms. He was a big heavy man in his early forties, with untidy, dusty, or faintly grizzled locks and a roughly hewn face suggestive of the uncouth chess master or of the morose composer, but more intelligent. The strong compact dusky forehead had that peculiar dusky aspect (a bank safe? a prison wall?) which the brows of thinkers possess. The brain consisted of water, various chemical compounds and a group of highly specialized fats. The pale steely eyes were half closed in their squarish orbits under the shaggy eyebrows which had protected them once from the poisonous droppings of extinct birds — Schneider's hypothesis. The ears were of goodly size with hair inside. Two deep folds of flesh diverged from the nose along the large cheeks. The morning had been shaveless. He wore a badly creased dark suit and a bow tie, always the same, hyssop violet with (pure white in the type, here Isabella) inter-neural macules and a crippled left hind wing. The not so recent collar was of the low open variety, i.e., with a comfortable triangula space for his namesake's apple. Thick-soled shoes and old-fashioned black spats were the distinctive characters of his feet. What else? Oh, yes — the absent-minded beat of his fore-finger against the arm of his chair.

Under this visible surface, a silk shirt enveloped his robust torso and tired hips. It was tucked deep into his long underpants which in their turn were tucked into his socks: it was rumoured, he know, that he wore none (hence the spats) but that was not true; they were in fact nice expensive lavender silk socks.

Under this was the warm white skin. Out of the dark an ant trail, a narrow capillary caravan, went up the middle of his abdomen to end at the brink of his navel; and a blacker and denser growth was spread-eagled upon his chest.

Under this was a dead wife and a sleeping child.

The President bent his head over a rosewood bureau which had been drawn by his assistant into a conspicuous position. He put on his spectacles using one hand, shaking his silvery head to get their bows into place, and proceeded to collect, equate, tap-tap, the papers he had been counting. Dr Alexander tiptoed into a far corner where he sat down on an introduced chair. The President put down his thick even batch of typewritten sheets, removed his spectacles and, holding them away from his right ear, began his preliminary speech. Soon Krug became aware that he was a kind of focal centre in respect to the Argus-eyed room. He knew that except for two people in the assembly, Hedron and, perhaps, Orlik, nobody really liked him. To each, or about each, of his colleagues he had said at one time or other, something . . . something impossible to recall in this or that case and difficult to define in general terms — come careless bright and harsh trifle that had grazed a stretch of raw flesh. Unchallenged and unsought, a plump pale pimply adolescent entered a dim classroom and looked at Adam who looked away.

'I have called you together, gentlemen, to inform you of certain very grave circumstances, circumstances which it would be foolish to ignore. As you know, our University has been virtually closed since the end of last month. I have now been given to understand that unless our intentions, our programme and conduct are made clear to the Ruler, this organism, this old and beloved organism, will cease to function altogether, and some other institution with some other staff be established in its stead. In other words, the glorious edifice which those bricklayers, Science and Administration, have built stone by stone during centuries, will fall . . . it will fall because of our lack of initiative and tact. At the eleventh hour, a line of conduct has been planned which, I hope, may prevent the disaster. Tomorrow it might have been too late.

'You all know how distasteful the spirit of compromise is to me. But I do not think the gallant effort in which we shall all join can be branded by that obnoxious term. Gentlemen! When a man has lost a beloved wife, when an animal has lost his feet in the aging ocean; when a great executive sees the work of his life shattered to bits — he regrets. He regrets too late. So let us not by our own fault place ourselves in the position of the bereaved lover, of the admiral whose fleet is lost in the raging waves, of the bankrupt administrator — let us take our fat like a flaming torch in both hands.

'First of all, I shall read a short memorandum — a kind of manifesto if you wish — which is to be submitted to the Government and duly published . . .       

 (....)

The President had slipped out of his chair and fairly ran towards Krug.

'I have remembered,' he said with a catch in his voice, 'something I wanted to tell you — most important — sub rosa — will you please come with me into the next room for a minute?'

'All right,' said Krug, heaving out of his armchair.

The next room was the President's study. Its tall clock had stopped at a quarter past six. Krug calculated rapidly, and the blackness inside him sucked at his heart. Why am I here? Shall I go home? Shall I stay?

'... My dear friend, you know well my esteem for you. But you are a dreamer, a thinker. You do not realize the circumstances. You say impossible, unmentionable things. Whatever we think of — of that person, we must keep it to ourselves. We are in deathly danger. You are jeopardizing the — everything...'

Dr Alexander, whose courtesy, assistance and savoir vivre were really supreme, slipped in with an ash tray which he placed at Krug's elbow.

'In that case,' said Krug, ignoring the redundant article, 'I have to note with regret that the fact you mentioned was but its helpless shadow — namely an afterthought. You ought to have warned me, you know, that for reasons I still cannot fathom you intended to ask me to visit the—'

'Yes, to visit the Ruler,' interpolated Azureus hurriedly. 'I am sure that when you take cognizance of the manifesto, the reading of which has been so unexpectedly postponed—'

The clock began striking. For Dr Alexander, who was an expert in such matters and a methodical man, had not been able to curb the tinkerer's instinct and was now standing on a chair and pawing the danglers and the naked face. His ear and dynamic profile were reflected in pink pastel by the opened glass door of the clock.

'I think I prefer going home,' said Krug.

'Stay, I implore you. We shall now quickly read and sign that really historical document. And you must agree, you must be the messenger, you must be the dove—'

'Confound that clock,' said Krug. 'Can't you stop its striking, man? You seem to confuse the olive branch with the fig leaf,' he went on, turning again to the President. 'But this is neither here nor there, since for the life of me—'

'I only beg you to think it over, to avoid any rash decision. Those school recollections are delightful per se — little quarrels — a harmless nickname — but we must be serious now. Come, let us go back to our colleagues and do our duty.'

Dr Azureus, whose oratorical zest seemed to have waned, briefly informed his audience that the declaration which all had to read and sign, had been typed in the same number of copies as there would be signatures. He had been given to understand, he said, that this would lend a dash of individuality to every copy. What was the real object of this arrangement he did not explain, and, let us hope, did not know, but Krug thought he recognized in the apparent imbecility of the procedure the eerie ways of the Toad. The good doctors, Azureus and Alexander, distributed the sheets with the celerity that a conjuror and his assistant display when passing around for inspection articles which should not be examined too closely.

'You take one, too,' said the older doctor to the younger one.

'No, really,' exclaimed Dr Alexander, and everybody could see his handsome face express a rosy confusion. 'Indeed, no. I would not dare. My humble signature must not hobnob with those of this august assembly. I am nothing.'

'Here — this is yours,' sid Dr Azureus with an odd burst of impatience.

The zoologist did not bother to read his, signed it with a borrowed pen, returned the pen over his shoulder and became engrossed again in the only inspectable stuff he had found so far — an old Baedeker with views of Egypt and ships of the desert in silhouette. Poor collecting ground on the whole —except perhaps for the orthopterist.

Dr Alexander sat down at the rosewood desk, unbuttoned his jacket, shot out his cuffs, turned the char proximally, checked its position as a pianist does; then produced from his vest a beautiful glittering instrument made of crystal and gold; looked at its nib; tested it on a bit of paper; and, holding his breath, slowly unfolded the convolutions of his name. Having completed the ornamentation of its complex tail, he raised his pen and surveyed the glamour he had wrought. Unfortunately at this precise moment, his golden wand (perhaps resentful of the concussions that its master's various exertions had been transmitting to it throughout the evening) shed a big black tear on the valuable typescript.

Really flushing this time, the V vein swelling on his forehead, Dr Alexander applied the leech. When the corner of the blotting paper had drunk its fill without touching the bottom, the unfortunate doctor gingerly dabbed the remains. Adam Krug from a vantage point near by saw these pale blue remains: a fancy footprint or the spatulate outline of a puddle.

Gleeman re-read the document twice, frowned twice, remembered the grant and the stained-glass window frontispice and the special type he had chosen, and the footnote on page 306 that would explode a rival theory concerning the exact age of a ruined wall, and affixed his dainty but strangely illegible signature.

Beuret who had been brusquely roused from a pleasant nap in a screened armchair, read, blew his nose, cursed the day he had changed his citizenship — then told himself that after all it was not his business to combat exotic politics, folded his handkerchief and seeing that others signed, signed.

Economics and History held a brief consultation during which a sceptic but slightly trained smile appeared on the latter's face. They appended their signatures in unison and then noticed with dismay that while comparing notes they had somehow swapped copies, for each copy had the name and address of the potential undersigner typed out in the left-hand corner.

The rest sighed and signed, or did not sigh and signed, or signed — and sighed afterwards, or did neither one nor the other, but then thought better of it and signed. Adam Krug too, he too, he too, unclipped his rusty wobbly fountain pen. The telephone rang in the adjacent study.

Dr Azureus had personally handed the document to him and had hung around while Krug had leisurely put on his spectacles and had started to read, throwing his head back so as to rest it on the antimacassar and holdeing the sheets rather high in his slightly trembling thick fingers. They trembled more than usually because it was after midnight adn he was unspeakably tired. Dr Azureus stopped hovering and felt his old heart stumble as it went upstairs (metaphorically) with its guttering candle when Krug nearing the end of the manifesto (three pages and a half, sewn) pulled at the pen in his breast pocket. A sweet aura of intense relief made the candle rear its flame as old Azureus saw Krug spread the last page on the flat wooden arm of his cretonned armchair and unscrew the muzzle part of his pen, turning it into a cap.

With a quick flip-like delicate precise stroke quite out of keeping with his burly constitution, Krug inserted a comma in the fourth line. Then (chmok) he remuzzled, reclipped his pen (chmok) and handed the document to the distracted President.

'Sign it,' said the President in a funny automatic voice.

'Legal documents excepted,' answered Krug, 'and not all of them at that, I never have signed, nor ever shall sign, anything not written by myself,'

Old Azureus glanced round, his arms slowly rising. Somehow nobody was looking his way save Hedron, the mathematician, a gaunt man with a so-called 'British' moustache and a pipe in his hand. Dr Alexander was in the next room attending to the telephone. The cat was asleep in the stuffy room of the President's daugher who was dreaming of not being able to find a pot of apple jelly which she knew was a ship she had once seen in Bervok and a sailor was leaning and spitting overboard, watching his spit fall, fall, fall into the apple jelly of the heart-rending see for her dream was shot with golden-yellow, as she had not put out the lamp, wishing to keep awake until her old father's guests had gone.

'Moreover,' said Krug, 'the metaphors are all mongrels whereas the sentence about being ready to add to the curriculum such matters as would prove necessary to promote political understanding and to do our utmost is miserable grammar which even my comma cannot save. I want to go home now.'
'Prakhtata meta!' poor Dr Azureus cried to the very quiet assembly. 'Prakhta tuen vadust, mohen kern! Profsar Krug malarma ne donje . . . Prakhtata!'

Dr Alexander, faintly resembling the fading sailor, reappeared and signalled, then called the President, who still clutching the unsigned paper, sped wialing towards his faithful assistant.

'Come on, old boy, don't be a fool. Sign that darned thing,' said Hedron, leaning over Krug and resting the fist with the pipe on Krug's shoulder. 'What on earth does it matter? Affix your commercially valuable scrawl. Come on! Nobody can touch our circles — but we must have some place to draw them.'

'Not in the mud, sir, not in the mud,' said Krug, smiling his first smile of the evening.

(....)



Muertes paralelas / No se fusila en domingo






Domingo 17 de mayo de 2009

Father Figure

Aquí está Álvaro con la dudosa figura paterna de Atrus (de Myst) en un montaje Photoshop que ha hecho él mismo. ¡Bueno, por lo menos no se ha puesto con Achenar, ni con Darth Vader!

Atrus

Aunque igual son sólo colegas. Yo desde luego lo más parecido que tengo a un Libro Conector es este blog...

Contra Darth Pibo




El Planeta de los Simios

Planet tim burton
Vemos el remake de Tim Burton en familia, antes de ver la película original que yo ví hace treinta años. Para Oscar, es la mejor película que ha visto, le impresiona eso de que los simios pudieran gobernar a los humanos. Es una película de acción con algunas cosas muy bien hechas y otras improvisadas a la mecagüen diez, en especial a nivel del argumento, con más concesiones al efectismo que a la coherencia.

Siendo de Tim Burton, uno espera cierta vistosidad y alguna tendencia a lo grotesco y al exceso, y la hay.... pero podía haber ido mucho más allá, por no decir que debería. Yo no sé por qué la novela original la escribió un francés, puesto que la historia pide ser americana. Desde luego son los americanos los que se la han apropiado, con la película de Charlton Heston de 1968 (dirigida por Franklin Schaffner) y sus secuelas, esta vez está bien aplicado el término, de los años setenta: Beneath the Planet of the Apes  (1970), Escape from the Planet of the Apes (1971), Conquest of the Planet of the Apes (1972), y Battle for the Planet of the Apes (1973). Algunas de éstas se armaban un bollo, como la de Tim Burton, a la hora de establecer en qué planeta tiene lugar la acción y en qué momento; con una lógica típicamente serie B, después de saltar siglos adelante en el tiempo, reutilizan los mismos personajes para la secuencia "previa", y saltan alegremente atrás y adelante por los siglos.

Tan caótica como la cronología es la cuestión racial—si las películas se vuelven americanas, es en parte para tratar al modo histerizado de Hollywood con cuestiones traumáticas de la esclavitud de los negros y sus resentimientos mal curados, cuestiones de derechos civiles mezclados con reflexiones sobre el tratamiento a los animales, y alegorías políticas sobre la teocracia, la tiranía, el fundamentalismo o la carrera armamentística. En fin, un mish-mash de los años 60-70 que si vuelve ahora a la carga sugiere que tampoco hemos cambiado tanto, y que las cuestiones básicas siguen sin resolver y con los mismos potenciales para el trauma.

Inevitables las comparaciones. Aquí Charlton Heston ha envejecido, y es un simio resentido. Repite su maldición final (esa que soltaba ante la Estatua de la Libertad semienterrada), sólo que ahora tiene otro sentido la cosa, pues siendo simio llama a la exterminación del género humano. Es un fundamentalista antievolucionista, que guarda un arma (cómo no) a modo de reliquia familiar. Y su hijo el general Thade (Tim Roth), un chimpancé extraordinariamente agresivo, perpetuará la tradición familiar, siendo el mayor partidario de esclavizar a los humanos. Irónicamente, Tim Burton lo hace acabar convertido en un liberador Lincoln-de-los-simios, en un final efectista y apresurado que requiere imaginar de golpe demasiados avatares que contradicen la línea principal de la película y la reducen a un juguete caprichoso.

Pues la película parte de una sociedad esclavista, en la que los humanos (negros multicolores) son meros animales para los simios, y llega, por obra y gracia de un Jesucristo/liberador, el astronauta Davidson (Mark Wahlberg) a una sociedad con derechos civiles para blancos y negros y simios. Pero el fundamentalista Thade queda vivo, y cuando Davidson sube a su cápsula y Asciende a los Cielos, para meterse en una práctica tormenta electromagnética que lo devuelva a su tiempo y su mundo (hay que ver qué pocas dudas que tiene este hombre y qué poca capacidad de sorpresa)—pues resulta que no vuelve a su tiempo (pasado) sino a un futuro todavía más lejano en el que los monos se han "liberado" otra vez, al parecer han exterminado a los humanos, y le han erigido a Thade su memorial Lincoln.... con lo cual el final, aparte de acumular las insensateces, convierte en un caos el mensaje de la película—en un caos estético, digo, pues para tener supremacía de monos, ya la teníamos al principio, y la supuesta sorpresa final es un cortocircuito de energías mal enfocadas.

Bien, por supuesto no hay que investigar tampoco por qué aquí el Planeta de los Simios a la vez es la Tierra en el futuro (con una sola luna) y otro planeta totalmente distinto (con diversas lunas), a menos que vaya adquiriendo y perdiendo lunas por necesidades o por incoherencias del guión, que es lo que sospechamos.

En suma, que el excelente trabajo hecho con la ambientación y caracterización de los simios (lo mejor de la película) se podría haber enfocado mejor a un guión mejor construido. En demasiadas ocasiones la coherencia de la acción de la película se pliega de maneras inexplicables a los avatares puntuales del guión, que busca efectismo desesperadamente, ignorando lo que sería un mundo coherente de acciones e intenciones. Eso es lo que hace a una película barata sea cual sea su presupuesto.

En otra cuestión clave flojea la película. El protagonista Wahlberg es tan cejijunto que no se da cuenta de que en un remake del Planeta de los Simios de 2001 debería tener un rollito amoroso con la atractiva chimpancé Ari (Helena Bonham-Carter), que le pone ojitos. La película se ocupa de establecer un triángulo entre estos dos y la rubia Daena, que no debería hablar, como Nova, pero aquí sí que habla para estropear la película. También echa demasiadas miradas celosas a la elegante chimpancesa. No tiene mucho sentido un Planeta de los Simios en el que los humanos no sean simiescos, es como unos Viajes de Gulliver en el que los Yahoos no fuesen repugnantes, sino bellos animales esclavizados por los caballos. No, esto está enfocado fatal. Los humanos deberían haberse hecho más repugnantes que en la película de 1968, donde Nova estaba buena y era medianamente sumisa e inteligente, pero no hablaba. Eso era machista: en este siglo merecíamos unos humanos repugnantes y simiescos, pero no los tenemos—son unos rebeldes oprimidos, injustamente tratados. Esto también abarata la película.  El guión sugiere una historia amorosa entre Ari y el protagonista, pero no se atreve a llevarla adelante. El beso interespecies de Charlton Heston a Kira en la película de 1968 era puramente amistoso y de solidaridad ("eres tan feo" le decía ella), pero aquí Ari tiene un interés obviamente erótico, no correspondido, por Wahlberg/Davidson. ¿Se achantó Tim Burton, o los guionistas? Parece que el tradicional tabú hollywoodiense que impide que el negro ligue con la blanca invade aquí la metáfora interracial que es el tema éste de las especies simiescas y humanas. La rubia es especialmente irrelevante, como digo merece no tener don de la palabra; pero todo el encanto intelectual de Ari, activista por los derechos del Proyecto Gran Simio, no merece la atención erótica de Davidson. En fin, qué se le va a hacer, el amor es imprevisible y si no surge la chispa por mona que sea la chica no hay nada que hacer.

Por cierto, que la temática racial (siempre tan cargada en las películas americanas) se expresa aquí a sus anchas bajo el disfraz simiesco, y la película se permite una orgía de estereotipos. Ari es blanca, claro, como su padre o como el general Thade, chimpancés de rostro blanco. Pero los gorilas—faithful retainers o fieles soldados de a pie—son negros. Y Paul Giamatti está genial en el personaje de Limbo, un orangután que es una de esas caricaturas salvajemente racistas de judíos que se encuentran con frecuencia en Hollywood (otra de este tipo, especialmente nazi, era el moscardón que era el amo de Anakin Skywalker y de su madre en la nueva película número 1 de Star Wars).

Lo mejor que tiene la película es la caracterización de rostros creíbles de diversas especies de simios (chimpancés, orangutanes, gorilas) que acaban haciéndose inquietantemente "normales", y recordándonos que no es que el hombre proceda de los primates, sino que es una especie más de primate...  También el tema de la teoría de la evolución también se trata aquí de modo indirecto o alegórico-caótico, al gusto de la serie. En parte, lo que posibilita la reconciliación entre simios y humanos es que los simios reconocen la verdad de sus orígenes "evolutivos"—que proceden del mono, por así decirlo, y se libran de las explicaciones teológico-divinas, convertidos a la ciencia de la Evolución por el Elegido Wahlberg, antes de su Ascenso a los Cielos. Una de las muchas profecías caóticas de la película es que esa revelación no calará en América. El futuro pertenece a Thade, fundamentalmente fundamentalista—aunque disfrazado, eso sí, de Lincoln liberador.

Planet of the Apes. Dir. Tim Burton. Written by William Broyles, Jr., Lawrence Konner and Mark Rosenthal, inspired on the 1968 film Planet of the Apes and the novel by Pierre Boulle. Cast: Mark Wahlberg, Tim Roth, Helena Bonham Carter, Michael Clarke Duncan, Kris Kristofferson, Estella Warren, Paul Giamatti, Charlton Heston, Cary-Hiroyuki Tagawa. Special effects by Rick Baker & Industrial Light and Magic. Music by Danny Elfman. Costumes by Colleen Atwood. Ed. Chris Lebenzon. Prod. des. Rick Heinrichs. Photog. Philippe Rousselot. Exec. prod. Ralph Winter. Prod. Richard D. Zanuck. USA: Twentieth Century Fox / Zanuck Company, 2001. Spanish DVD: El planeta de los simios. Madrid: Twentieth Century Fox Home Entertainment España, 2002.

Children of Men

Sábado 16 de mayo de 2009

Amor I Love You





Veinticinco años


sweet suicide



Viernes 15 de mayo de 2009

Ley autovulnerada

A más chorras el post, mayor el número de comentarios. Menos en este caso.

Blank Entry
















Jueves 14 de mayo de 2009

Censores Habemus (Andanada a Nadie)

La semana pasada, se censuró un mensaje mío enviado al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza. Lo publiqué a mi aire aquí en mi blog, claro—aquí está: "Autorización para discriminar". Otro artículo censurado por la Universidad de Zaragoza en este foro apareció luego en Ibercampus, que a diferencia de mi universidad no ejerce la censura—Con el agravante de que mi universidad es un servicio público que viene actuando arbitrariamente. Y con el agravante de que yo soy un Profesor Titular de esa universidad—un profesor cuyas opiniones no pueden al parecer ser toleradas en el foro de opinión de su propia universidad.  Esto es realmente fuerte— es franquista, por utilizar un término no exagerado. Franquista gris.

La semana anterior, el misterioso administrador del Rincón de Opinión (pues haberlo haylo, aunque no se manifieste) censuró allí un mensaje que poco después, y sin que yo lo pidiese, apareció en Fírgoa: Universidade Pública —sin que se rasgase el Velo del Templo. Pero aquí, en Zaragoza, le molestaba a alguien. Lo que envié, léanlo, eran protestas por las arbitrariedades que se cometen en la ordenación docente de mi departamento, y que son toleradas, si no apoyadas, por el Rectorado.

Ah, pero.... ¿críticas al Rectorado? ¿Críticas a la actuación (feudal) de un departamento? ¿Se puede opinar de eso?

Pues sí—se puede, y se debe. Opino. Pero esta opinión tampoco aparecerá probablemente en el Rincón de Opinión, porque allí hay alguien con espíritu censor que se ocupa de suprimir las opiniones que pudieran molestarle a otro alguien. Actuando de modo interesado, favoritista, y contrario a la normativa— pero oigan, aquí no pasa nada. Se censura, y ya está. Ni se da justificación, ni razón, ni se contesta a los mensajes pidiendo aclaraciones. A la antigua, sin más—vamos, que a éstos la Ley de Prensa de Fraga les vendría grande pero muy grande.

No sé realmente cómo expresar lo inaceptable que me parece la existencia de censura ideológica en mi propia Universidad, por parte del propio Rectorado.  La vergüenza que me produce.

Durante el último año, no han aparecido apenas opiniones en ese foro de opinión (que, incumpliendo también en esto su normativa, es invisible desde fuera de la Universidad). Yo he enviado varios artículos, pero se han censurado todos sin excepción. En años anteriores se me censuraron algunos—siempre sin explicación ni respuesta—y aparecieron otros; de hecho soy el mayor Opinador de esta universidad, si a este rincón de ella nos atenemos.  Pero como digo, de un año a esta parte, parece que le habían echado el cerrojazo definitivamente, como para sentar que aquí no hay opinión que valga. (Qué bochorno intelectual y moral y político...).

Ah, pero no. Tate. De repente sí aparece una opinión, en abril pasado, una firmada por el profesor Turégano, sobre el proceso de Bolonia y un manifiesto que han sacado un grupo de profesores, etc. Vale, una opinión, bienvenida. Una que pasa el filtro.

Casi como que parece que se abrió el filtro ad hoc para difundirla. Casualmente a la vez, aparece en abril esta notita de los Misteriosos Administradores de este foro, por primera vez identificados como "el Gabinete del Rector". He de decir que hace un par de años envié una protesta al Defensor Universitario por la manipulación de este foro de opinión y su incumplimiento flagrante de su propósito y normativa—y que el Defensor echó paños calientes y en lugar de tomar cartas en el asunto propició que me dirigiese yo (in person) al Gabinete del Rector a hablar de este problema. Como si fuese un problema mío, y no de la Universidad, o como si fuese una desavenencia entre mi persona y el Gabinete del Rector....  En fin.

Bien, pues ésta es la notita emitida por los Administradores, en la que se reconoce implícitamente que desde hace años no se ha regulado (como era normativo) el funcionamiento del foro:

El Consejo de Dirección de la Universidad de Zaragoza va a proceder próximamente a la regulación del Rincón de Opinión. Para ello, es necesario regular las condiciones de funcionamiento del mismo, así como proceder al nombramiento de moderadores.
Hasta que esa regulación se produzca, el Gabinete del Rector autorizará exclusivamente el uso del Rincón de Opinión para aquellos comentarios que se atengan al contenido del Acuerdo de 12 de julio de 2005, del Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza, por el que se aprueba la Normativa de uso de los recursos informáticos y servicios de red de la Universidad de Zaragoza (BOUZ nº 36) y -especialmente-, del que le es de aplicación recogido de sus artículos 7 y 8.
                               Universidad, abril de 2009

Ah, pues si hay criterios (criterios que se supone hemos debido incumplir) veamos cuáles son las indicaciones que da esa normativa. Y más en concreto, qué es lo que prohíbe, ya que de prohibir mensajes se trata aquí:

1) En ningún caso, se podrán utilizar los recursos informáticos
de la Universidad de Zaragoza para actividades que
sean contrarias al ordenamiento jurídico y especialmente,
a las previsiones recogidas en los Estatutos de la Universidad
de Zaragoza.
De modo particular queda prohibido difundir contenidos
de carácter discriminatorio de cualquier tipo, pornografía
infantil, sexista, de apología del terrorismo, de incitación a
la violencia o atentatorio contra los derechos humanos, así
como actuar en perjuicio de los derechos a la intimidad, al
honor, a la propia imagen, contra la dignidad de las personas
o contra la protección de datos de carácter personal.
2) Los medios indicados están destinados al uso profesional
de los usuarios, por tanto, éstos no disponen del uso privativo
de los mismos.
3) Los usuarios destinarán los medios indicados a usos compatibles
con la finalidad de las funciones del servicio al
que se encuentren adscritos y que correspondan con su trabajo.
Su utilización con cualquier otro fin diferente necesitará
del consentimiento expreso de la Universidad.
4) Los usuarios deberán realizar un adecuado uso de los
medios materiales puestos a su disposición.
5) Se acepta como principio básico ético el de respetar la verdad
informativa de los hechos, siempre verificada y contrastada,
diferenciando las noticias y las opiniones.
6) Queda prohibida cualquier tipo de publicidad no contratada
por la Universidad de Zaragoza, así como la información
privilegiada a favor del propio autor o familiares.
7) Se respetarán los derechos de propiedad intelectual e
industrial, en cualquiera de sus modalidades.

¿Alguien me puede explicar cuáles de estas normas incumplen mis "opiniones"? Que opiniones son, claro, y por eso van al rincón de Opinión.  ¿O querrían quizá nuestros Encapuchados Censores—supongo que se trata del Gabinete del Rector, puesto que ahí se le nombra— que haya un rincón de opinión sin opiniones? Esta normativa no dice que "se censurarán los mensajes que disgusten al Administrador", o "las ideas que supongan una crítica a las actuaciones administrativas de la Universidad".... que faltaría más, que dijese eso. No lo dice, pero lo hace. Hay que pensar que alguien tiene amigos usando la tijera.

Pensad bien lo que significa esto. Que es MUY SINIESTRO, en especial en un supuesto foro de pensamiento habilitado por un supuesto Paraíso del Pensamiento,  y de la Libertad del Espíritu bla bla, como es la Universidad.

Aquí hay alguien que utiliza y gobierna los recursos públicos de la Universidad desde la sombra—pues nombres no hay.  Ese alguien —el Gabinete del Rector, supongo—no es que imponga normativas abusivas, sino que incumple las propias normativas que se ha dictado a sí misma la Universidad. Desde hace años, no hay en este foro de opinión ni Administradores identificables, ni respuestas razonadas, ni contestación a quejas. Censura sí hay, repetidamente.

¿Y quién es el Gabinete del Rector, o el Rector, para incumplir la normativa establecida, o para tratar arbitrariamente a unos y otros, o para censurar las opiniones de nadie? ¿En qué país vivimos? ¿Tenemos aquí Bwanas, o Amos?

¿Se dan cuenta de lo que harían en un régimen franquista unos Funcionarios Grises de este calibre, si de este modo actúan en un régimen de supuestas libertades y regido por principios constitucionales? ¿Habría algún periódico que hablase del gobierno, con personal de este nivel? ¿Se podría hablar públicamente de alguien con influencia, o criticar a la administración, u opinar sobre nada? Pues es lo que hemos tenido en este país, y lo que tenemos aquí mismo—no es de extrañar que en instituciones como éstas suele tener razón el que manda, mande lo que mande. Carne de nazismo, lo llamaban en Alemania a esto. Más vale que no tenemos nazis, porque si no iba a haber mucho colaboracionista.

Todo esto retrata a nuestra Universidad de Zaragoza. Lamentablemente—da una medida exacta de su talla, exacta porque resulta de lo que hace, no de lo que dice que hace. Es intolerable. Y lo más intolerable quizá sea que nadie al parecer eche en falta un foro de libre opinión en esta universidad, y que se nos ponga esta infame pantalla para montar el paripé, como se ha hecho con el referéndum de Bolonia, un hueso que se ha tirado a los estudiantes para que muerdan, mientras el bacalao se va cortando por otro lado.

Y aún habrá quien lea esto y diga, "ingenuo, aún protestando por la libertad de opinión en la universidad.... como si a alguien le importase un pimiento". Así vamos, y así es la universidad, la triste universidad Pública, que tenemos en Zaragoza.

PS- Me contesta el contestador automático del Rincón de Opinión:

 Con fecha y hora: 14/05/2009 19:07:33 se ha recibido su aportación en el Rincón de Opinión:  Censores Habemus (Andanada contra Nadie) Muchas gracias por su participación.

De nada. Ahora a ver si aparece publicada.

re-PS: Sí que aparece publicada, una semana más tarde. Les envío este comentario.

Contra la censura en la Universidad







Rosa Díez, el Estado de la Nación, las Naciones del Estado...



Rosa Díez, criticando certeramente como siempre al Zapaterismo y a otros parches y remiendos.


Hay que echar a esta gentuza




Miércoles 13 de mayo de 2009

Televisión (universitaria) por Internet

Me pasan este enlace, Canales de Televisión de España, donde se pueden ver muchos canales españoles por Internet, en diversos formatos, la mayoría para Windows:
http://www.tvgratis.tv/ver-tv-gratis-en-directo-por-internet/canales-de-television-de-espana.html
Entre ellos veo tres canales de la televisión de Vigo—entre ellos la mediateca:
http://www.tvgratis.tv/tv-gratis-online-media-player/universidad-de-vigo-tv-spain.html
—que es el único que puedo ver con mi Mac, al menos en parte... Y también hay otro canal universitario, de la Universidad Rey Juan Carlos. (Para la Universidad de Vigo acabo por cierto de realizar esta encuesta sobre el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación en la docencia universitaria).

Aunque esta web de tvgratis no emite  la programación de las cadenas, sino  el resumen diario que las cadenas publican en su página web. Más parecido a la tele en directo por internet es la de esta página: http://www.teledirecto.es/
—donde sí aparece la programación completa de las 24 horas emitida por las cadenas, con un pequeño desfase con respecto a la emisión en directo.

Hace poco hablaba yo de lo paupérrimo que resulta que las universidades como la nuestra no tengan mediatecas o canales de televisión—visto que yo mismo tengo dos—ahora que se lleva tanto, de boquilla al menos, eso de que las Universidades deben "abrirse a la sociedad" y ser un servicio público.

Pues estos días ha aparecido lo que debe ser  (al menos lo es para mí) la primera emisión de televisión de nuestra Universidad de Zaragoza, al margen de videoconferencias puntuales en ámbitos particulares. También ésta es un tanto precaria, y más que precaria, pues son unos vídeos colgados en la red, en múltiples formatos, eso sí, pero que se cargan al paso la burra y a mí se me interrumpen al poco de empezar. Lo que se emite allí como programa inaugural (todo un programa apocalíptico) es el debate de la semana pasada sobre el Proceso de Bolonia. Se anunció la videoconferencia, y se pasa luego a colgar los vídeos en una página—bueno, igual es el primer granito para la mediateca.  Pero ya se ve que hay otros—no muchos—que llevan mucho más camino adelantado.






y Bolonia a referéndum

Bien, pues si el debate se ve en precario en TVUnizar, más precario aún ha sido el referéndum sobre Bolonia anunciado en esa página.  Aunque allí no lo dice, estaba limitado a los estudiantes—para entretenerlos, vamos; el resultado ha sido de un 12% de participación y un 87% de esos en contra de Bolonia. La opinión de los profesores ni siquiera interesaba al Rectorado, al parecer (tampoco la de los estudiantes, vamos). Validez, nula. Y el Proceso sigue su curso, una vez el Rectorado ha cumplido con su compromiso de torear al personal con este montajillo pseudo-democrático.

Nos pasan los estudiantes okupas ACPU (siempre optimistas) esta valoración:

El 87.77% de los estudiantes de la Universidad de Zaragoza a favor de la paralización de Bolonia.

La paralización de Bolonia recibe un 50% más de votos que el Rector en su candidatura de 2008

La campaña más barata de la historia de la UZ: un coste de 52,21€


El 12 de mayo de 2009 se celebró en la Universidad de Zaragoza un referendum sobre el Espacio Europeo de Educación Superior, fruto de las exigencias planteadas por la Asamblea Contra la Privatización de la Universidad al rectorado de esta Universidad. Con este referendum se pretendía dar voz de una vez a lxs estudiantes, quienes han sido constantemente apartados del debate y demostrar que la postura mantenida por la ACPU no era minoritaria.

Este referendum, que "sólo" costó 108 días de encierro, ha sido organizado por los estudiantes de la UNIZAR. En las mesas se sentaron casi exclusivamente delegados de centro o clases para garantizar la ausencia de críticas. La UNIZAR habilitó espacios, censos, papeletas, urnas y mobiliario. La campaña a favor de la paralización, autogestionada por la ACPU, ha tenido un coste económico de 52,21€, aunque algún examen sin duda se verá penalizado por la falta de tiempo.


Al contrario, una abrumadora mayoría ha votado a favor de la paralización del proceso de Bolonia, con una participación que ha superado aquella que eligió al actual rector. En concreto la participación ha alcanzado un 11.82%, o lo que es lo mismo, se han emitido un 3622 votos. Al actual rector le votaron 2081 estudiantes frente a los 3179 que han dicho sí a la paralización. fuente: http://www.unizar.es/elecciones/rector2008/JEC/proclamac_resultados.pdf

La jornada por otra parte se ha desarrollado sin incidentes y dentro de la normalidad habitual, a pesar del boicot de algunos colectivos estudiantes. En particular EDU y algunos delegados anunciaron su desvinculación del referendum y que rechazo a lo que las urnas expresasen, pues erigiéndose en representantes legítimos del estudiantado no necesitaban consultar nada a nadie.

Por parte del rectorado solo cabe esperar que se posicione sobre este referendum, aunque la experiencia de la ACPU en este tema indica que no se tomará muy en serio la opinión democráticamente y legítimamente expresada por el estudiantado. Aunque más estudiantes hayan votado por la paralización de Bolonia que por su candidatura, estamos segur@s que siempre habrá alguna peregrina excusa, falsedad o mentira que aducir.

El estudiantado se ha pronunciado.


 Votos
 Porcentaje

censo
 30648

emitidos
 3622

validos
 3616


 3179
 87,77

no
 403
 11,13

blanco
 36
 0,99

nulo
 4
 0,11

% participación
 11,82

Algunos datos parciales:

Algunas facultades se han demostrado especialemente combativas contra Bolonia:

En la FAC CC SALUD Y DEPORTE, en Huesca, el 40% de los estudiantes participaron en la consulta, expresándose en contra el 92%.

En la Facultad de Filosofía y Letras el 94% se pronunció a favor de la paralización de Bolonia.

Los resultados más ajustados tuvieron lugar en la EUPLA (La Almunia): 64% a favor de la paralización, 33% en contra.


_________________

Hasta aquí, los estudiantes. A mí más significativas me parecen otras cosas:

—Que un par de días después del supuesto referéndum, en la página de la Universidad no aparezca (ni en las noticias de la página principal, ni en la página de dedicada al susodicho referéndum) ni mención de sus resultados.

—Que ni siquiera se hiciese mención del asunto, en toda la promoción de la consulta, de que era una consulta únicamente para estudiantes, y no vinculante en ningún caso porque la Universidad no tiene atribuciones al respecto.

—Que ni al profesorado ni al alumnazgo le llamen la atención estas cosas, y que les parezca lo más natural del mundo. Yo iba a votar (a votar sí) a la Sala de Juntas, donde siempre se hacen las votaciones,  y me la encuentro cerrada. Me pregunta el Decano que pasaba por allí, qué buscaba, y le pregunto por el referéndum. Y me dice: Ah, no, eso es sólo para los estudiantes....

La opinión del profesorado no interesa, al parecer. Probablemente ni al profesorado. Y a correr.


Sobre información y carencia de




TransAmerica
transamerica
Película sobre un/a transexual (ver ilustración) que busca acomodo en su ser y en su mundo; una comedia bastante buena, entre la sátira y la ternura—aunque algunos la considerarán un poco fuerte para la tarde del domingo, habiendo como hay gays y travestís, transexuales, pollas visibles, incestos, castraciones, felaciones y demás faralás.

La mejor broma de TransAmerica es un chiste repetido, que ya lo contó Almodóvar en La Ley del Deseo, cuando puso a Carmen Maura en el papel de un transexual.  Aquí Felicity Huffman hace de mujer muy bien, con un toquecillo de exageración que le va bien a la identidad sexual del personaje pero sin pasarse con la caída de mano. Y es una experiencia ver la película sin atender al auténtico sexo del actor que hay tras el personaje, pues se ve así de modo especialmente vívido el tema de la identidad sexual como construcción, o como teatralización, interpretación de un papel y una retórica del género, etc.,—toda la temática que hace interesante el tratamiento de la identidad sexual en esta y otras películas sobre travestismo y transexualidad (—que son un continuo, y no "dos mundos distintos" como sostienen algunos, igual que son un continuo, aunque menos continuado, con las identidades sexuales "normales", en especial con la femenina).

Hace mucho para los matices de la película el hecho de que Bree, el/la protagonista, sea estrecho/a y tímida y traumado además de transexual. Es virgen—menos por una noche "lesbiana" en la que dejó embarazado a una chica de la universidad... y ahora le aterriza encima que tuvo un hijo, justo cuando iba a hacerse una operación crucial de cirugía genital. Y su terapeuta exige que se enfrente a la situación para darle el visto bueno definitivo, y que se haga cargo del chaval.... cosa que Bree no hace sino a medias, pues en primer lugar le oculta tanto su identidad sexual como su parentesco. Se hace pasar por una misionera que lo quiere sacar de su mala vida—cosa que aún añade un matiz más de teatralidad (ñoña en este caso) al personaje, una capa más de actuación—interesante.  El chaval necesita urgentemente salir de la mala vida, y de momento no es que lo haga. Se dedica a putillo chapero en Nueva York— venía de una historia de maltrato sexual a manos de su padrastro, y al parecer le había cogido afición al asunto: desea hacer carrera en el cine porno, y no tienen ningún inconveniente en sacarse unos duros a base de felaciones.  También necesita una educación urgente en otros sentidos—pues como muchos personajes de la película, como la familia de Bree sin ir más lejos, el chaval es tosco, grosero, egoísta, indiferente y despectivo hasta la naúsea.  Viajando trans América desde Nueva York hasta California en plan roudmuvi (y enterándose por el camino todo el mundo de quién es quién) hay ocasión de ver mucha América profunda, ya sea en la miseria o en el lujo, gente buena, mala y regular. Hay pocos encontronazos con gente que desenmascare o ridiculice a Bree—si exceptuamos a su propia familia. La familia, frecuentemente la peor experiencia del inadaptado sexual, es aquí una pesadilla de la que más vale poner tierra por medio. Media América, o más.

El viaje termina con el chaval dándole un tortazo a Bree al descubrir quién es en realidad la misionera (justo cuando se animaba a meterse en su cama, para horror del "yo soy tu padre").  Este chaval, si lo interpretase un paticorto cejijunto de morro caído, en vez del guaperillas que lo interpreta, daría mejor la medida de lo que es la América moralmente profunda; la belleza siempre engaña.  Yo creo que no tiene remedio, a pesar de su cara bonita. La película termina cuando visita otra vez a su madre, vaya, ya he dicho su madre—a su padre, ya operada el padre, pero no por mucho amor familiar, sino porque su trabajo es una mierda y su vida es una mierda, y allí tiene comida y tele.  No sé si lo del calor familiar va tanto con él, eso no convence mucho. Y si la película argumenta que un transexual puede ser buena madre, también es cierto que baja mucho el listón de la vida moral del hijo, para convencernos de eso.  

Es un transexual muy atípico el que vemos aquí, por otra parte. Es virgen (que no abundan, ni siquiera entre los transexuales). No tiene interés alguno en el sexo, al parecer—atípico. Ni en ambientes transexuales hi homosexuales ni travestís ni gays—cuando aterrizan en uno, se siente violentísimoa, sobre todo quizá por si su hijo se entera del asunto—pero también porque parece repugnarle todo lo sexual, bisexual o monosexual; su pene le horroriza, y su a vagina cuando la estrena no parece que vaya a irle mucho mejor. La película, tras poner en boca de su terapeuta que la disforia sexual se considera una enfermedad mental seria, pasa a refutar eso con su argumento, pues Bree es una persona tratable, dulce, medianamente ordenada y responsable, buena ciudadana, etc... y sin embargo la película profundiza muy poco en su identidad sexual, lo cual es una especie de falacia. Ciertamente sí que presenta un personaje traumado y alterado por la sexualidad, no sólo por la respuesta de los demás a su sexualidad, sino por lo sexual en sí.  No sé si es un alegato a favor de qué, en este sentido... pues nada queda muy bien parado.

Menos traumados parecen, por cierto, los otros gay queens y transexuales que aparecen en la película, por ejemplo en la fiesta tupperware que dan unos tejanos. Allí Bree confunde a una mujer de verdad con un transexual, como la hemos confundido a Felicity Huffman, y su hijo habla con un señor calvo que es una drag king, diciendo que en su caso no se había dado cuenta de que era (o había sido) una mujer.... bien, pues esta drag king calvorota dice una de las mejores frases de la película, sobre las identidades sexuales postizas y auténticas: "We walk among you." Aunque la película lo demuestra por la vía contraria—we walk among ourselves.

Transamerica. Writer and dir. Duncan Tucker. Cast: Felicity Huffman, Kevin Zegers, Fionnula Flanagan, Jon Budinoff, Stella Maeve, Teala Dunn, Calpernia, Grant Monohon, Graham Greene, Burt Young, Carrie Preston, Amy Povich, Barbara Barron. Music by David Mansfield. Photog. Stephen Kazmierski. Ed. Pam Wise. Prod. Rene Bastian, Sebastian Dungan, Linda Moran. USA: Belladonna Productions, 2005.

m/f/s/z: transexualas y hermafroditos, monstruas y prodigios


Martes 12 de mayo de 2009

On the appeal of Realism
marmol 2
A response to the discussion on realism in the Narrative-L—in answer to what Matthew Clark called "the limited appeal of realism":

The appeal of realism —or "realisms", to ward off the bluntness thing— is not limited. Realisms do not "copy" reality. They expand it —adding representations of unknown aspects of reality to the well-known ones, establishing relationships between heretofore unconnected aspects of reality—or underlining, emphasizing, testing the borders of their own game, with forays into surrealism or fantasy or what have you. Realisms are magnificent. We keep paying for them, all the time, and expanding and reinventing them.

that is, realism never stays the same, it keeps exploring new corners of reality and new ways of representing them. It moves beyond received reality and received realism. Hence, "realisms".

Jose Angel García Landa
http://unizar.academia.edu/Jos%C3%A9AngelGarc%C3%ADaLanda




The Most Useful Ones

Entre ellos ponen a mi Bibliography of Literary Theory, Criticism, and Philology— en esta guía de recursos para teoría crítica en el Eastchester Union School District, en Nueva York.

Me citan en Cambridge




Peros a Bolonia

Hoy hay en la Universidad de Zaragoza un referéndum que invita a votar "sí" a la moratoria del proceso de Bolonia "para abrir un debate sobre el futuro de la enseñanza pública". Pues votaríamos, e incluso votaríamos "sí", a pesar de nuestras opiniones divididas al respecto...

... pero es que no vamos a poder. Aunque la página de la Universidad sobre esta consulta y debate no dice NADA al respecto, esto es una mera consulta "de diversión" para los estudiantes—a los profesores ni se molesta nadie en preguntarles nada, porque es UN PARIPÉ, uno de los más desvergonzados que ha montado esta universidad hasta ahora.

De todos modos no es que vaya a tener ningún efecto la votación en un sentido u otro, pues la reacción de los antibolonios ha sido tardía y el trabajo de Bolonia ya está avanzado. Nos llegan estos dos manifiestos por correo, antibolonios también,—el primero de unas asambleas de PDI, el segundo de Comisiones Obreras.


1)
Declaración de Madrid, 25 de abril 2009

Por la dignidad de los estudios superiores en Europa.

Preámbulo
Nosotros, profesores, investigadores, personal de administración y servicios, constituidos en Coordinadora de Asambleas de PDI y PAS de las Universidades públicas españolas, indignados por el curso del actual proceso de reforma universitaria en nuestro país, conocedores de las paradojas y el fracaso de estas mismas reformas en Alemania, Italia y otros países europeos, haciéndonos eco del valeroso llamamiento de
los Rectores franceses en defensa de la independencia científica y la libertad académica -que ha movilizado ya a treinta universidades francesas- y animados, en fin, por la lucidez y la tenacidad de los estudiantes,

Declaramos:

1. Que lo que se conoce como Plan Bolonia y se presenta machaconamente como una mera intervención burocrática y técnica para facilitar la homologación de títulos y la movilidad académica, es, en realidad, un cambio radical del modelo de la Universidad en Europa. Los rectores franceses incluso no han dudado en diagnosticarlo como una mercantilización de la enseñanza, que convierte al alumno en cliente y a la Universidad en una empresa de servicios.

2. Que si la actual crisis ha hecho ya evidente que la Comisión Europea, impulsando la Agenda de Lisboa del 2000 ha empujado a toda Europa a una verdadera catástrofe económica, social y política, la actual reforma universitaria no es otra cosa que la extensión de esta misma lógica a la Universidad y tendrá unas consecuencias igualmente destructivas.

3. Que, entretanto, profesores y estudiantes, desde las Facultades y Escuelas, desde sus Comisiones Académicas, constatamos el inexorable desplome del nivel académico científico, así como la desfiguración hasta la ridiculez del carácter superior de los estudios universitarios, tal como quedan reconfigurados en los nuevos planes de estudios. En este sentido, tenemos la obligación de denunciar, al mismo tiempo, las consecuencias que esta degradación de los estudios tendrá en las profesiones reguladas, cuya regulación se está desarrollando con particular irresponsabilidad.

4. Que la bochornosa propaganda con que se quiere ocultar esta terrible estafa a la sociedad es la otra cara del carácter profundamente antidemocrático del proceso, en el que los Rectores y Decanos, con sólo honrosas excepciones, han sido una pieza clave (my emphasis). La Universidad, tras la LOU y su reforma, no hace sino profundizar en un giro autoritario, oscurantista y empresarial, al que últimamente se le llama “gobernanza”.

Los manifiestos que acompañan esta declaración (vid. infra) recogen las razones que apoyan este diagnóstico y esta denuncia. Estas razones han sido discutidas durante los últimos años en las Universidades españolas y, por más que hayan sido silenciadas en los medios de comunicación y por las autoridades universitarias, de una manera u otra están llegando a la sociedad. Presentamos ahora estos documentos con las miles de firmas -individuales e institucionales- que los respaldan.puoi correre

Por todo ello, EXIGIMOS:

Una moratoria general no simplemente en la implantación de nuevos Grados y Másteres, sino en el sistema completo de medidas en que consiste esta reforma en todo su alcance.

Esta moratoria debe sustanciarse, por ello, en la paralización (o en su caso revocación) de:

1. La implantación de los Grados y Másteres.
2. La Estrategia Universidad 2015.
3. La actividad de la ANECA en todos sus planos.
4. El borrador del estatuto del PDI.
5. El borrador de la Nueva Ley de la Ciencia.
6. La órdenes ministeriales que atañen a las profesiones reguladas.

Esta moratoria debe extenderse todo el tiempo que sea necesario para debatir de una forma transparente y democrática los principios, el sentido y la aplicación de la reforma o reformas que necesite nuestra Universidad y, más en general, nuestro sistema de instrucción pública.

LLAMAMOS a nuestros compañeros universitarios a firmar los manifiestos adjuntos, a escribir manifiestos nuevos, cartas al director en los periódicos, a secundar las movilizaciones y a sumarse a esta declaración que quiere ser la primera en un proceso de defensa de la Universidad que permanezca vinculada y comprometida con los ideales de la Ilustración que dieron sentido a la idea de Europa y en nombre de los cuales es posible aún combatir y criticar formas espúreas de sedicente europeización.

La Universidad debe estar al servicio de la sociedad, pero, sobre todo, la sociedad debe de poder estar orgullosa, y segura, de tener una Universidad que lo sea de verdad.

Madrid, 25 abril de 2009
Coordinadora de asambleas estatales de PDI y PAS

Manifiestos:
¿Qué educación superior Europea? Manifiesto de profesores e investigadores universitarios. Madrid. Marzo de 2005.
http://fs-morente.filos.ucm.es/convergencia/debate/inicio.htm

La profesión de profesor». Manifiesto de la Junta de la Facultad de Filosofía de la UCM sobre el nuevo Máster profesional de
profesores de educación secundaria y bachillerato, 29 de enero de 2008 .
http://fs-morente.filos.ucm.es/manifiesto/index.htm

Per una universitat pública al servei de tota la societat. Contra una campanya per desprestigiar-la i mercantilitzar-la. Maig de
2008.
http://repositori.wordpress.com /

Por un debate en la Universidad de Alicante sobre la reforma educativa
http:/www.redires.net/?q=manifiesto_ua_pdi_pas_debate_bolonia

Contra el desballestament de la universitat pública. Assemblea PDI i PAS de les Universitats Públiques Catalanes .
Barcelona, 28 de febrero 2009.
http://assembleapdipas.universidadpublica.net/es/manifest28 f

Manifesto en Defensa da Universidade Pública Galega. Universidad de Santiago. Plataforma na defensa da Universidade
Pública Galega. 16 de marzo de 2009.
http://www.cigadmon.org /

Otra Bolonia es posible. Manifiesto profesorado de Zaragoza.
http://docs.google.com/Doc?id=djzvrm5_7c7nqn3f4

Manifiesto del profesorado. Plataforma por una Universidad Pública, Democrática y de Calidad. Universidad de Sevilla .
http://sites.google.com/site/plataformapdi /

Declaración de la Asociación de Personal Investigador en Formación (APIF) de la UCM sobre el proceso de Convergencia
Europea.
http://fs-morente.filos.ucm.es/convergencia/debate/inicio.htm


(De estos manifiestos he firmado un par, aunque en ellos no decía nada de Lisboa ni eran de sesgo político tan claro como este de las Asambleas. El que sigue de Comisiones es quizá más matizado y menos maximalista:).


2) Comisiones Obreras (Enseñanza-Universidad, Boletín 465)

Los cambios ministeriales y el futuro de la universidad

Aunque había rumores, en medio de las vacaciones de semana santa el Presidente del Gobierno nos sorprendió poniendo en el Ministerio de Educación al Presidente de la CRUE, Ángel Gabilondo, y retornando las competencias de Universidad al Ministerio de
Educación.

Tras varias semanas de dudas e incertidumbres, el pasado 5 de mayo tomó posesión como Secretario General de Universidad Marius Rubiralta, quedando asegurada la continuidad del equipo que anteriormente estaba en el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Así mismo se ha creado una mesa coordinadora de investigación entre el Ministerio de Educación y el de Ciencia e innovación para abordar los temas de investigación en la Universidad, ya que el 60% de ésta se realiza en las universidades.

Despejadas todas las dudas respecto de las personas, que tienen la responsabilidad de hacer frente a los retos e incertidumbres planteados en la Universidad española, ahora sólo les falta ponerse a ello.

La cuestión fundamental con la que se enfrenta el Ministro Gabilondo en la universidad española es la reforma e implantación de los nuevos planes de estudio. En definitiva el desarrollo de los compromisos adquiridos por los ministros de educación de 46 países, en unos momentos económicos muy adversos. Superar todas las sombras que el llamado proceso de Bolonia tiene será un esfuerzo titánico, ya que lo hecho hasta la fecha deja mucho que desear:

* Desde 1999 es el 7º cambio de titular en el ministerio y desde 2004 los vaivenes producidos no han sido lo más conveniente para trabajar con continuidad, diálogo y sin apresuramientos.
* Se ha retrasado mucho la publicación de las directrices para los títulos con atribuciones.
* El modo de hacer de los sucesivos gobiernos al respecto, ha provocado un nivel de desinformación que está alterando, tanto la legimitidad organizativa como el necesario sosiego a la hora de tomar decisiones.

Es difícil no estar de acuerdo con los principios que se signaron hace 10 años por los ministros de educación, pero al calor de los cambios que se han de producir aparecen otros elementos, que poco o nada tienen que ver con la génesis de este proceso. Ante esto hay todo tipo de prevenciones, desacuerdos, controversias y oposición al conocido Plan Bolonia.

La primera cuestión a tener en cuenta es que antes de 1999 la Organización Mundial del Comercio tenía puesto el punto de mira en la liberalización de los estudios superiores en Europa, es decir, pasar la universidad del estado del bienestar al mercado y aprovechando la propuesta de cambio, comienzan a incidir en este proceso las ideas más neoliberales económicamente hablando.

Por ejemplo :“En el plan estratégico de la CEOE para la economía española 2008-2012 nos hemos propuesto consolidar una participación empresarial activa en el conjunto de los sistemas y políticas de educación y formación, en todos sus niveles, liderada por una acción coordinada de las organizaciones empresariales…Esto implica también promover la colaboración empresarial en la definición de objetivos y en la evaluación de resultados, y también en la participación de los órganos de gobierno de las universidades” Gerardo Díaz
Ferrán Presidente de la CEOE.

En este “totum revolutum” también aparecen la evaluación de la calidad de todo, los cambios metodológicos, los préstamos renta, la gobernanza de las universidades necesita cambios, etc. Esta campaña mercantilizadora es un peligro que conviene tener muy presente y tanto el Ministerio como las universidades públicas deben ponerse desde ya mismo, manos a la obra para defender el servicio público de la Educación Superior no sólo con palabras. Tienen la obligación de llevar a cabo lo que firman: “La Educación Superior es un bien público y una responsabilidad pública. (Declaración de Berlín de 2003) ó “La dimensión social incluye medidas adoptadas por los gobiernos para ayudar a los estudiantes, especialmente los pertenecientes a grupos socialmente desfavorecidos, en aspectos financieros y económicos, y para
ofrecerles servicios de orientación y asesoramiento destinados a ampliar su acceso” (Declaración de Bergen, 2005).

CC.OO. exige el cumplimiento de todas las resoluciones que inciden en estas dos líneas y no colaborará en el desmantelamiento de la universidad pública.

Es necesario:

—Promover debates que hagan posible una clarificación de la actual situación, ya que toda imposición llevará al fracaso.

—Cooperación frente a competitividad en la actividad universitaria.

—Que la reforma no se haga a coste cero, ni aumente la carga de trabajo del profesorado como recoge la propuesta de Estatuto del Ministerio, ni empeoren sus condiciones laborales.

—Que los másteres oficiales tengan el mismo precio que los grados.

—Que los préstamos renta no sustituyan a las becas y sólo constituyan una ayuda para los estudiantes que no puedan acceder a las becas por superar el umbral de renta, siendo rechazables los falsos préstamos-renta impulsados por la banca privada.

Que se impulsen las becas- salario y a la vez se aumente el control del fraude fiscal para que la política de becas sea justa.

Que la universidad no se supedite exclusivamente a las demandas del mercado manteniendo las tres funciones que la hacen ser una institución universal, autónoma y crítica, con capacidad de creación de conocimiento y transmisión de éste.

Que las agencias de evaluación hagan públicos los curriculas de todos los evaluadores, así como la identificación de los que actúan en la evaluación del profesorado, a efectos de evitar la indefensión e impunidad que se viene dando.

Que el Ministerio recuerde a las agencias que son órganos técnicos que en ningún caso desarrollan la política universitaria del Estado ni de las
CCAA. Los baremos y criterios deben de ser negociados entre los representantes de los trabajadores y las administraciones públicas en cumplimiento del EBEP.

Que la movilidad de todos los estudiantes y del personal de las universidades, sea financiada suficientemente, si realmente se quiere cumplir con uno de los objetivos del Espacio Europeo de Educación Superior.

Me temo que la Universidad seguirá imparable su paso hacia la "mercantilización" que se dice aquí, y que viene a ser el fundirla con estudios de Formación Profesional avanzados, intentando atraer más fondos del capital privado para su financiación, y ponernos así a nivel europeo o americano (que a tanto no llegaremos) con unos fondos que el Estado desde luego no va a aportar, por mucho que trinemos. Y que tampoco sería lógico que aportase, si lo que se pretende es la financiación masiva de estos estudios de FP, de márketing y técnicos industriales mayormente...  Antes la Universidad proporcionaba estudios sólo de trivium y quadrivium, luego de Medicina y Derecho, y poco a poco cada vez pesan más primero las ciencias y luego las técnicas e ingenierías y luego el márketing y preparación de personal técnico. Lo que era la Universidad seguirá existiendo, pero será un rinconcito sólo... en una institución completamente reorientada no hacia el estudio avanzado sino hacia la acreditación de personal colocable en la empresa.

Y a ver quién detiene esto. Matices se podrán añadir en las políticas universitarias, claro, y se podría seguramente no cometer tantas torpezas y desmanes como se ha venido haciendo...  pero vete tú a parar la Globalización, que de esto se trata: de sus efectos en la Universidad.

Moratoria a la globalización... pues sí, vale. Hagamos lo que podamos.

Yo de momento lo que he hecho es llevar a a juicio a los tribunales, con mi dinerito y sin ayuda de mi Universidad, a unas movidas estratégicas  demasiado acogidas a los Nuevos Tiempos— En mi departamento, pretenden reservar los postgrados y la dirección de tesis a quienes tengan Financiación, y someter el diseño de nuestro postgrado al único criterio de la Aneca, o al que nos venden como tal. Todo en nombre de la Calidad.  Calidad que se reduce aquí al único criterio delirantemente (e interesadamente)
formalista de "pertenecer a un grupo subvencionado". Vamos, cosa más descarada, imposible. "Bolonia"—en el mal sentido del término—en estado químicamente puro.


La Academia de Proyectistas








Lunes 11 de mayo de 2009

Autorización para discriminar

(Este texto que sigue lo envié la semana pasada al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza. Como (para variar) allí me lo censura un Anónimo Censor, pues lo cuelgo aquí. Y mañana cuento lo que me parece lo de una universidad que censura a sus profesores en un foro de opinión).

Sobre si puede obligarse a los profesores a pertenecer a un Grupo de Investigación:

El pasado miércoles 6 de junio se vio en el juzgado de lo contencioso administrativo nº 3 un recurso que presentamos contra la actuación, o quizá inactividad, de la Universidad de Zaragoza.

Sintetizaré la información que puede encontrarse más detalladamente en otros sitios.

- Soy Profesor Titular, Doctor desde 1988, con tres sexenios reconocidos de mérito investigador.

- Desde hace años, el Departamento de Filología Inglesa y Alemana, al que pertenezco, me impide la enseñanza en Máster, y la dirección de Tesis doctorales, alegando que no pertenezco a un grupo de investigación que reciba subvenciones. En efecto, yo investigo por mi cuenta, ni pido ni obtengo ayudas para proyectos de investigación, pero produzco resultados de investigación igual que los grupos a cuya instancia se ha aprobado esta normativa. Y hasta el sistema Bolonia, nadie me había puesto peros a la hora de impartir segundo ciclo, o cursos de doctorado, o de dirigir tesis. Ahora sí - por norma de la casa.

- Esta norma interna del Departamento, inaudita, fue recurrida ante el Rectorado, en tiempos de Pétriz, y éste emitió dos resoluciones anulando el uso que hacía el departamento de criterios excluyentes, y recordándole la obligación de atenerse a la legislación y normativa universitaria general.

- El Departamento, con un ligero maquillaje terminológico, siguió aplicando su normativa y he seguido sistemáticamente excluido de postgrados y dirección de tesis.

- Los recursos al Rector ante este incumplimiento no han sido contestados.

- Se ha pedido en contencioso administrativo la ejecución de las resoluciones del Rector.

- La abogada de la Universidad, representando es de suponer lo que es la política universitaria al respecto, ha defendido la postura del
departamento y la legitimidad de mi exclusión. Es decir, la Universidad, tras dos resoluciones recordando la normativa aplicable al departamento, y tras un silencio administrativo, sale de su mutismo para sentar que sí es exigible la pertenencia a grupos de investigación para dirigir tesis y para impartir clases en segundo ciclo.

- El razonamiento que justifica este proceder es como sigue: se dice que el criterio de pertenencia al grupo es "no excluyente aunque preferente". Y se defiende la actuación del departamento en casos como el mío, en el que sin baremar en ningún momento el conjunto de mi currículum, el Departamento ha constatado que no pertenezco a un grupo de investigación, y me ha negado la petición de docencia en segundo ciclo y la inclusión en el programa de doctorado-incluyendo en cambio a numerosos profesores más recientes y con muchos menos méritos de investigación, sobre la base de que ellos sí pertenecen a los equipos.

- La coordinadora del postgrado de Estudios Ingleses, inspiradora original, y máxima defensora de esta norma  (apoyada por los grupos de investigación del departamento) es la catedrática Dra. Susana Onega Jaén. En el Consejo de departamento muchos la votan, claro.

- La postura del nuevo rectorado, tras la actuación indecisa e insuficiente del anterior, supone una vulneración de la normativa universitaria, una contradicción con sus propias resoluciones y una vulneración de sus estatutos, que aseguran que el apoyo a los grupos se hará "sin menoscabo de la investigación individual".

- Es sonrojante que la falta de efectivo de esta Universidad lleve a semejantes lapsos de criterio, por favorecer a un equipo subvencionado- y
que la tan cacareada descentralización de la Universidad lleve a la dictadura arbitraria de lo que decida cada feudo en cada departamento, sin
criterio ni norma común.

- Y, en suma, si esto es lo que defiende la Universidad por boca de sus abogados, deberían hacérselo mirar.

José Ángel García Landa
Departamento de Filología Inglesa y Alemana
Facultad de Filosofía y Letras
(Universidad de Zaragoza)



Preferencias exclusivas






Domingo 10 de mayo de 2009

Farewell Angelina

Revisiting Highway 61. He estado un rato practicando esta y otras de Bob Dylan al sol de la mañana de domingo, y aquí va el primer intento de grabación.



All along the Watchtower





Sábado 9 de mayo de 2009

Ruth Page, Blogging on the Body

Ruth Page tiene un blog sobre narratología y cibernética, Digital Narratives. Y es una de las pocas personas al parecer interesadas en la narratología de los blogs, sobre la que he escrito alguna cosa aquí (por ejemplo sobre "Los blogs y la narratividad de la experiencia"). También está interesada en narratología feminista; me he leído un artículo suyo, "Blogging on the Body: Gender and Narrative", que compara las tendencias de blogueros y blogueras cuando se trata de hablar de cosas personales como es el caso de los blogs sobre la enfermedad. (Los blogs que estudia en su muestra van sobre la enfermedad, el cáncer).

Tomando como muestra comparativa otro corpus de blogs sobre viajes, tema pongamos "masculino", vemos que los posts de las mujeres sobre la enfermedad son mucho más largos que los de los hombres, y en el asunto de los viajes sucede al revés, son los hombres los que se enrollan sobre lo que ven y hacen—no tanto sobre lo que les pasa por dentro de la mente o del cuerpo. Esto parece corroborar ciertas tendencias en estilos narrativos, o quizá en un sentido más amplio, interaccionales, en hombres y mujeres: "women’s stories are seen to promote solidarity through affective emphases and self disclosure (Coates 1996), while men’s stories tend to be factually oriented and present the protagonist in a heroic light, or in isolation from others (Eggins and Slade 1997). "

En los blogs sobre enfermedad la interacción es especialmente importante, ya que se busca más deliberadamente el apoyo de una comunidad y la solidaridad con la situación del autor, no ya la respuesta a una idea u observación concreta de un post. El hecho de que se trate de narrativas vitales, no ficcionales, crea tipos de interacción particulares y hace especialmente relevantes a la hora de estudiar estos blogs la relación pragmática entre el bloguero y su público, no tanto las cuestiones formales a que se suele atender en narratología de la ficción, o la de narraciones que no se desarrollan en tiempo real.

También observa Page que las mujeres tienden a comentar más en los blogs de cáncer sobre mujeres, y los hombres en blogs sobre hombres, y en todo caso más las mujeres—aunque esto puede deberse, dice, no sólo a estilos de interacción, y a la tendencia femenina a interacción solidaria, sino también a una mayor probabilidad de experiencia compartida (el cancer de pecho en el caso de todas las blogueras de su muestra).
dance me 8
Otra manifestación de la "solidaridad" interaccional son los enlaces. Herring et al. habían distinguido tres tipos principales de blogs: los filtros (que promueven otros blogs o materiales en red), los blogs temáticos o "knowledge-logs" y los diarios personales. Bien, pues también hay enlaces que promueven más el contenido, y enlaces que promueven más a la persona, o a su blog, que viene a ser lo mismo hablando en red.  Las mujeres del estudio de Page enlazan más, y usan más enlaces del tipo "personal" o interaccional-solidario, menos proporción de enlaces informativos. También son, en consecuencia, blogs más enlazados por otros blogs de comunidades semejantes—más del doble de enlaces que los blogs de hombres.

Otra dimensión que estudia son las señales de evaluación—también son las mujeres (ligeramente) más evaluadoras que los hombres. Hay que decir que la evaluación en las narraciones bloguísticas tiene una distribución y modalidades diferentes que en las anécdotas personales—aquéllas (las estudiadas por Labov, etc.) son retrospectivas y acabadas, mientras que el blog de la enfermedad se presenta más como un proceso continuo sin conclusiones definidas evaluables con tanta certidumbre de resolución.

En cuanto a subgéneros narrativos, los hombres tienden más a usar un género informativo neutro tipo "informe", y las mujeres cuentan más anécdotas, un género más afectivamente involucrado, buscando la solidaridad de los lectores: los hombres se centran más en acontecimintos concretos, y las mujeres más en desvelar sentimientos. De hecho, Page observa que en los blogs de mujeres aparece una modalidad que llama "Reflective Anecdote", anécdota reflexiva, en la que el foco no está en el hecho narrado sino en el hecho mismo de narrarlo—anécdotas que enfatizan la introspección, evalúan el pasado de la narradora frente a su presente, y presentan un flujo crítico entre el pasado, presente y futuro de la narradora. Van dirigidas a un público cuyas emociones quieren compartir y dirigir. De modo más general, también abundan más las anécdotas contadas para construir solidaridad con el interlocutor en las narraciones personales de mujeres en la conversación. Los hombres prefieren al parecer un silencio protector que proteja su masculinidad, y esto se ve comparativamente incluso en el caso de blogs centrados en cuestiones íntimas y personales.

Me recuerda esto a ese poema de Kingsley Amis, "A Bookshop Idyll", sobre la mayor expresividad emocional e interactiva de las mujeres...—siempre iguales los hombres, en la vida, en la muerte, en el amor y en la enfermedad, en las historias del bar, en la poesía y en los blogs. Uno se pregunta si girls (aren't) like that.


Índices de locuacidad



Viernes 8 de mayo de 2009

Lo específicamente humano

Ayer leía en un artículo de Stephen Jay Gould (en I Have Landed) la idea de que lo específicamente humano, o al menos lo más propiamente humano, es... la humanidad, es decir, la descendencia común que nos identifica como humanos frente a otras especies—que también tienen sus propias percepciones, jerarquías sociales, sistemas comunicativos (y hasta dialectos) más o menos elaborados, o tradiciones culturales que se transmiten por aprendizaje y no por instinto—al menos en el caso de algunos animales superiores.  Hasta capacidad de hacer herramientas simples, en el caso de los chimpancés, tan humanos ellos a veces, y sin embargo micos.

Linneo no era evolucionista, pero ya antes que Darwin situó al hombre entre los animales—entre los cuadrúpedos, para ser más exactos. Y señaló que en tanto que naturalista, no tenía argumentos para distinguir nada específicamente humano en el hombre. "De hecho", admitió, "por decir la verdad, en tanto que historiador de la naturaleza y según los principios de la ciencia, hasta ahora no he conseguido descubrir ningún carácter por el cual se pueda distinguir al hombre del simio". Más que la cuestión terminológica, dice, le preocupa el atenerse a los principios de su ciencia: "Si hubiera llamado al hombre 'simio', o viceversa, habría caído yo bajo todas las prohibiciones eclesiásticas. Es posible que, en tanto que naturalista, debiera haberlo hecho".

Otros dirán, claro, que esto es limitación de la ciencia de Linneo, más que de la inexistencia de diferencias. Ahora el naturalista estricto tiene el linaje evolutivo, como señala Gould, para distinguir a lo humano de lo no humano. Y claro que eso es cierto, pero es una especie de renuncia ad absurdum—cuando buscamos lo específicamente humano, no nos interesa tanto la biología como la etología y la semiótica; nos referimos no tanto a estructuras corporales como a capacidades que otras especies no tienen, y que reservan el mundo de comunicación humana a los homo sapiens, por mucho que otras especies tengan su "cultura" simple o su "lenguaje" simple. Y siguen siendo el lenguaje y la cultura—y la memoria cultural—lo que no tienen los animales.

Si bien lenguaje tienen en parte los animales, hay partes del lenguaje que no tienen—las que lo hacen propiamente lenguaje humano, y no lenguaje en sentido amplio o laxo. Para los chomskianos lo propiamente lingüístico del lenguaje es la sintaxis—un sistema computacional que es el núcleo de la facultad lingüística que caracteriza al cerebro humano. Hoy me leía un artículo al respecto de José Luis Mendívil (colega de la Universidad de Zaragoza), "La facultad del lenguaje y la diversidad de las lenguas: ¿una paradoja?". En el website de Ciencia Cognitiva. Allí expone la idea del "sistema computacional" sintáctico como el núcleo del lenguaje, rodeado por sistemas más periféricos que actúan como interfaz con los demás sistemas informacionales y comunicativos del sujeto—con los sistemas corporales orgánicos y con el sistema conceptual-memorístico. Esta periferia lingüística que rodea al núcleo sirve a su vez de interfaz para la interacción con los sistemas externos al individuo: el entorno ecológico, físico, social, cultural, histórico... según Mendívil, "Mi hipótesis central es que la variación lingüística estructural es consecuencia de que esos sistemas de interfaz entre la sintaxis y el resto de componentes de la FL se pueden configurar de diferentes maneras en cada lengua".

Y así no es una paradoja que haya una Gramática Universal y también diversidad de lenguas (equivalentes a especies para Mendívil) y de idiolectos (correspondientes a individuos biológicos). Cada lengua es un objeto histórico, que como las estructuras corporales arrastra consigo su historia; es un documento viviente de un proceso evolutivo. Esto lo formula Mendívil de un modo realmente un tanto maximalista:

"lenguas y especies son entidades de la misma naturaleza formal: agrupaciones de objetos naturales históricamente modificados"hombre alambre

—formulación que casi parece olvidar que los individuos biológicos son estructuras físicas, y las lenguas son procedimientos semióticos utilizados por esas estructuras físicas en su interacción...

Los pequeños cambios históricos, accidentales, etc., son comparados por Mendívil a "mutaciones" que se transmiten a la descendencia (supongo que, en buena lógica darwinista, si son "seleccionadas", o en buena lógica mendeliana, si son genes resistentes a la eliminación...). Con esta consideración darwinista-histórica de las lenguas, evita Mendívil el extremismo formalista chomskiano.  Pero mucho queda de chomskianismo en esta concepción: pues si bien la lengua misma, por sus interfaces y su interacción histórica, es variable, el núcleo de la facultad lingüística es tan invariable como siempre:

"la sintaxis no es un hecho cultural anidado en las lenguas, sino que está naturalmente condicionada. Una sintaxis así es una propiedad de la especie, no estaría sujeta a adquisición y sería entonces insensible al cambio y a la variación en tiempo histórico."

—Y aquí es donde el evolucionismo de la teoría pierde su honesto nombre. Un fenómeno de esta naturaleza no puede surgir de la noche a la mañana "ya hecho": para una teoría evolucionista propiamente dicha, el núcleo sintáctico tiene que ser también variable, histórico, cambiante, producto de la evolución. Como todo lo animal y todo lo humano.

Volviendo a lo específicamente humano, dice Mendívil:

"Dentro de la FLA [Facultad del Lenguaje en sentido amplio] se representa con el círculo interior la Facultad del Lenguaje en sentido estricto (FLE), que sería -por hipótesis- lo único específicamente humano y específicamente lingüístico y que, según presupuestos minimalistas, incluiría únicamente un sistema computacional responsable de la sintaxis y la recursividad."

—pero esto también adolece de prejuicios chomskianos...  ¿Son realmente la sintaxis y la recursividad lo único específicamente humano en el lenguaje? A mí sí que me parece buena lógica esto de que haya pocas cosas específicamente humanas, porque eso parece pedir la lógica evolucionista: que haya una base en común con otros seres vivos complejos, en especial con los más cercanos, y que lo específico "de la especie" por así redundarlo sea una especificación o complejificación a partir de materiales rudimentarios o potenciales que se den en otros seres. Tiene que haber las dos cosas, sí: el terreno común que permita el anclaje del lenguaje en la comunicación animal,  y lo específicamente humano, que lo haga lenguaje.

Bien, pues no me parece suficiente ni la atención del modelo chomskiano a la "base común" con otras especies, ni la definición de lo específicamente humano. ¿Hay animales que hagan metáforas? Quizá Fauconnier o Johnson, cognitivistas de otro pelaje, hubieran colocado en el núcleo duro del lenguaje la capacidad de reciclar los signos y hacer analogías y fusiones entre ellos. Quizá haya animales que hablen de lo que tienen delante—probablemente esto es incluso probable, quiero decir demostrable, si no ya demostrado. Pero más difícilmente demostrable será que haya animales que hablen de lo que no tienen delante—es decir,  y por simplificar, que cuenten historias. De los teorízadores de la narración (aquí hay uno) se podrá esperar que centren en la capacidad narrativa lo más específicamente humano del lenguaje humano, ya que hay pajaritos con sintaxis o pseudo-sintaxis... O que, por lo menos, que incluyan en un núcleo duro más difuso y más ampliado otras capacidades lingüísticas más allá de la celebrada sintaxis. Aunque admito obviamente que sí que hay sintaxis propiamente humana, y léxico propiamente humano, y morfología y fonética, claro, propiamente humanas. ¡Y complejidades culturales y tradiciones culturales propiamente humanas, como la Lingüística!

Posiblemente no todos los homo hayan sido humanos—tan humanos como nosotros. No sería de esperar en un proceso evolutivo. Según Adam Kuper (The Chosen Primate), el "Homo erectus fue probablemente la única especie homínida de la Tierra durante casi un millón de años", y mostró relativa estabilidad durante ese período tan largo.  "El Homo erectus tenía una capacidad cerebral casi próxima a la moderna, pero al parecer muy poco la utilizaba para producir una cultura de tipo humano", con lo cual hay que esperar a formas posteriores para el desarrollo de una capacidad de comunicación, interacción y simbolización humanas. Posiblemente el homo erectus, si hablaba, no tenía mucha conversación, ni mucha capacidad de contar historias.

¿El único bípedo implume? No—los loros desplumados lo son. ¿El único animal que habla? No, pues hablan los implumes delfines, en delfinés. ¿El único animal con genética humana? Vale, pero eso es poco decir. El único animal que habla como nosotros, vale, pero también es un poco perogrullesco.  ¿El único animal que miente, como decía Umberto Eco? Pues no; los chimpancés lo hacen de maravilla, y otros también. Aunque no pueden mentir sobre el pasado, como sí puede Tom Waits.

¿Será el hombre, más bien, el único animal que dio nombre a los animales—in the beginning— y construye oraciones? Bueno, posiblemente sea así. ¿O el único animal que hace metáforas y cuenta historias? Esto es más seguro todavía.

La evolución de las lenguas (las de carne y las otras)





Jueves 7 de mayo de 2009

Vivir en mi ilusión

– Hale, nenes, buenas noches. Un besito y a dormir. Que tengáis bonitos sueños. Qué suerte, antes de dormiros, podéis pensar en todas las cosas bonitas que habéis visto hoy, y en todas las cosas buenas que tenéis. En vuestra familia, en vuestro querido hermano Álvaro... en vuestros abuelos, vuestros primos, que os lo pasáis tan bien con ellos... En el simpático Morpheus, que os viene a ofrecer una pastilla roja y otra azul...

Oscar: Yo prefiero la azul. Prefiero vivir en mi ilusión...  Pero bueno, luego me lo pienso mejor.... ¡Eh, toro, vuelve! Y vuelve con dos pastillas rojas.  

Ivo: Oh, síii...  Y podemos soñar también con la nueva Play. O pensar en nuestros Minijuegos, en nuestro ordenador que tanto queremos.

Oscar: Ajá. ¡Y en la nueva Miss Universo!

Orientación laboral


Chapuzas infectas

O infectas chapuzas. Me refiero ahora a las que han ido adornando la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior, o Plan Bolonia. Que "armonizarse" con Europa está bien, pero las guindas adicionales que le han puesto aquí sobraban. Primero hubo que librar una épica batalla con el ministerio de Sansegundo para defender la continuidad de las titulaciones  (ahora esto suena a la prehistoria, pero era ya una Zapaterada más de las que tantas hemos visto).  Este ministerio hizo que los Rectores fuesen de repente por arte de birlibirloque expertos delegados (sin que nadie los hubiera elegido como tales) de sus respectivas áreas de conocimiento—con lo cual había rectores de ciencias, rectores de derecho, rectores de humanidades, etc., y se pusieron a diseñar las titulaciones de las universidades. Siguiendo consignas e instrucciones de la Superioridad, además. Recuérdese que se pretendió implantar Filología Asturiana y suprimir Filología Inglesa, en un alarde más de nacionalismo llevado al ridículo.

Luego, quebrada fatídica en sentido contrario. Cae Sansegundo, llega Cabrera, y pasamos de una lista minúscula y tendenciosa de titulaciones, a ninguna lista– que cada universidad invente sus titulaciones, con sólo unos parámetros así generales.... vamos, que ya por no ser compatibles con Europa, que es a lo que se suponía que se iba, muchas veces no van a ser compatibles las titulaciones ni con la universidad de al lado. Antes hubiéramos acabado sencillamente describiendo las titulaciones existentes con un anexo al título, y dando más facilidades para la subdivisión o creación de títulos según necesidades. Pero no: había que poner másteres, con lo cual está montado ahora el pitote de qué másteres son másteres (oficiales) y cuáles no lo son. En nuestra universidad, por ejemplo, hay másteres a patadas, pero hace falta un experto para distinguir cuáles tienen validez oficial y cuáles no, porque todos se llaman igual: máster, aunque la ley prohíbe explícitamente usar denominaciones oficiales que puedan llevar a confusión. Imagínense que por allí fuesen las academias ofertando licenciaturas, o doctorados "no oficiales".... pues eso es lo que hace la propia Universidad con los másteres.

Bien, Cabrera también tenía su perra particular con una cosa, al parecer: el máster de profesorado de Secundaria. Un máster oficial más máster que los másteres oficiales—porque entre los oficiales los hay más y menos; los chupiguay son los que abren o cierran el acceso a una profesión reglada. Puestos a hacer categorías, algunas enseñanzas ni siquiera se van a molestar en entrar en ajustarse al tema éste de Bolonia, porque ya están bastante colegiadas y blindadas en sus profesiones. Que hagan grados los de humanidades, y ciencias inútiles, que los que van a profesiones de cobrar en serio ya se apañan por otro lado.

Lo del máster de secundaria no lo querían las facultades de humanidades, que lo rechazaron en pleno, pues supone cerrarles la salida profesional a sus propios másteres, que se quedan para aficionados al Saber Abstruso y poco más. Ahora, quien quiera colocarse en la enseñanza, a hacer este máster invadido por pedagogos y no por especialistas en la materia que vaya a enseñar el profesor. Una especie de super-CAP o de super ICE, vamos. La chapuza infecta en este caso no es ya el máster en sí, que aún no ha empezado y en eso habrá opiniones, sino el obligar a que los Licenciados del plan viejo tengan que hacer un máster. Sí señor, tienen que hacer dos segundos ciclos, pues les han suprimido ya el CAP, y les han subido el precio y les han restringido además las plazas. Y han creado, así por decreteishion, un absurdo administrativo que no se suele crear, una interferencia entre dos sistemas cuando el "viejo" está todavía vigente. Ahora dicen los rectores que consideran difícil implantar ya este máster....

Claro que no es esto más confuso ni menos, ni peor hecho, que cuando salieron las instrucciones de empezar a diseñar (en el paso a Bolonia) los segundos ciclos antes de los primeros...

Y todo en medio de una flotación normativa y desorientación notables, qué digo, sobresalientes. Un río revuelto éste de Bolonia donde no faltan ávidos pescadores que se apresuran a tomar posiciones, como sucede en nuestro departamento vendiendo la retórica de la Calidad de los programas y los Nuevos Criterios de los Nuevos Tiempos, para arrimar el ascua a las sardinas. Todo ello con financiación insuficiente en una universidad precaria, que quiere refundarse a coste cero si es posible, y no es—y así, claro, reverencia y alfombra roja para el que aporta cuatro perras (con un proyecto de investigación digamos) aunque sólo se las aporte a sí mismo y encima aproveche para succionar los recursos del vecino. Como en nuestro departamento, donde se han pergeñado una normativa, supuestamente acorde con los nuevos tiempos, que permite dirigir tesis sólo a quienes tengan una subvención. Lo de Bolonia y el capital tendrá su lado de exageración, si nos los pintan a los rectores con chistera— pero lo que es aquí sí que va a misa... Todo por la desinformación, desorientación y mareo boloñés. Que emanan desde el vértice de los ministerios, desde los evanescentes ministros que pasan como las hojas de los árboles—y que contagian a todos por partes y por estamentos.

En fin, chapuzas infectas...  y aún se extrañarán de que les hagan manifestaciones, encierros, referéndums antibolonia, y artículos cabreados.

Nuevos directores, nuevas directrices




Miércoles 6 de mayo de 2009

Defendiendo a la Universidad

Hoy en el juicio la Universidad ha dado por bueno, por boca de la abogada que la representaba, el trato que nos da nuestro departamento, exigiéndonos la pertenencia a equipos de investigación para impartir postgrado, como criterio supuestamente "preferente y no excluyente". Vamos, que si el Rector ha callado como un muerto ante nuestros recursos, es porque se considera que el asunto ya estaba solucionado, y los papelillos suficientemente apañados.  De repente da una quebrada, y decide apoyar todas las actuaciones del departamento que antes se consideraban antijurídicas.

Así, aunque en el departamento se nos elimine de entrada por ese criterio de "no estar en grupos", sin entrar a baremar nuestros méritos para impartir posgrado, para la Universidad ya queda cubierto el expediente, y garantizada la legalidad del procedimiento. También ha considerado la Universidad, por boca de su abogada, que un escrito nuestro al Rector denunciando que este proceder sigue siendo una utilización de la pertenencia a equipos de investigación como un requisito previo para impartir postgrado, escrito que no es contestado por el Rector, no supone recurrir esa actuación del departamento. Que no hemos recurrido nada, y por tanto el silencio del Rector tampoco es inactividad por su parte. Pues menudo fajo de expediente tienen, para considerar que no hemos recurrido nada.

Defensa torticera y leguleya, pues bien le consta al gabinete jurídico de la Universidad que esta misma actuación del Departamento viene siendo recurrida año tras año no sólo en en la actuación que hoy se veía, sino en otras que están en la sala de espera a la espera de juicio, y que la abogada al parecer ni conoce ni quiere conocer.

Lo de dar por bueno que los criterios insólitos del Departamento, el exigir la pertenencia a grupos de investigación, es "preferente" y no "excluyente".... veámoslo con otro ejemplo. Imaginemos que le da la ventolera a alguien, en un departamento, de dictar que sólo pueden dirigir tesis doctorales quienes tengan, además del Doctorado y experiencia acreditada, etc.,— el título de maestro de escuela. Vale. Según este razonamiento jurídico, vale si esto se pide de modo preferente pero no excluyente, pues si no sería contrario a derecho. Y entonces se coge a los doctores del Departamento, se ve cuáles tienen título de maestro y a esos se les autoriza dirigir tesis, prefiriéndolos a los demás, a quienes ni siquiera se les bareman sus méritos. Hale, preferidos pero no excluidos. Y apaño apañado. A este nivel está lo que propone la defensa jurídica de la Universidad. Yo creo que se lo deberían mirar.

El juez no sé qué decidirá sobre la legalidad de estas actuaciones. Pero la Universidad tiene claro (dada la estrategia elegida para la defensa) que las denuncias de mal hacer, de actuaciones guiadas por el feudalismo, de normativas locales contrarias a derecho y que vulneran las órdenes del Rector, de maniobras de exclusión de funcionarios por parte de grupos de apoyo mutuo.... no merecen más que un tupido velo lo antes posible, y silencio administrativo. Que el fondo de la cuestión es irrelevante, mientras los papelicos tengan todos su sello de entrada. Y si gana la Administración (cualquier Administración), misión cumplida.  Un buen hacer jurídico, sí señor. Pues luego que no se sorprendan de lo que tienen.


Recurrente



Martes 5 de mayo de 2009

A juicio

Al fin nuestras diferencias con nuestro departamento han llegado a los tribunales de justicia. Mañana, a las doce, se ve en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 3 (Coso, 34, planta 1 sala A) la demanda que presentamos contra la Universidad de Zaragoza. Visto que el anterior Rectorado, tras darnos inicialmente la razón, luego se inhibió a la hora de hacer entrar en vereda al departamento y ejecutar sus propias resoluciones.  Ahora queda por ver qué pasa en el juicio mañana: si la Universidad manda a su abogado a abogar contra su propia resolución, que es lo que pedimos que se ejecute, o si no aparece el abogado, o qué.  Extremos ridículos a los que lleva la inacción administrativa y el dejar hacer.

Lo que han "dejado hacer" a nuestro departamento de Filología Inglesa y Alemana es, básicamente, vulnerar la ley de universidades y la normativa de la propia universidad al hacer exigible la pertenencia a un equipo de investigación subvencionado para poder dirigir tesis doctorales y dar clases en segundo ciclo ("boloñés"). Los equipos de investigación del departamento han apoyado como un solo hombre este capricho— con el resultado de que no se nos admite como profesores capaces de dirigir tesis en el programa de nuestro propio departamento, y a la hora de elegir docencia, cosa que se hace por jerarquía y antigüedad en el puesto, a nosotros "se nos saltan" y dicen que primero tienen que elegir todos los miembros de los equipos de investigación, aun los más recientes que nosotros y con menos méritos, pues el "mérito" de pertenencia a un equipo eclipsa y anula a todos los demás. Mérito éste que se basa, como se adivinará, en el grupismo, el feudalismo, y las estrategias de apoyo mutuo. De hecho, estos equipos de investigación funcionan a la hora de tomar decisiones como partidillos políticos, o mejor como un solo partido, dirigido por la coordinadora del postgrado, la Dra. Susana Onega, que ha sido la creadora, impulsora y defensora de estas normativas aberrantes.  La Dra. Onega es apoyada por sus co-coordinadores del postgrado, los otros catedráticos del departamento, los Dres. Francisco Collado y Celestino Deleyto, que a veces también toman la palabra, y por el aspirante a catedrático Dr. Vázquez, director de otro de estos equipos. Y luego la norma de que Hay que Pertenecer Obligatoriamente a Grupos Subvencionados, norma que no rige en ningún otro departamento de humanidades ni de esta ni de ninguna otra universidad, norma anulada por el propio Rectorado de Zaragoza, ha sido votada en silencio por todos los miembros de sus grupos, repetidamente, con la inhibición casi generalizada del resto del profesorado del departamento. Con una falta de criterio lamentable en un sitio de supuesto criterio como habría de ser la Universidad: si la Dra. Onega decide apearse de la burra, irían todos detrás, pues no hay otro criterio que les rija. Si lo decide la becaria, no; y de todos modos la becaria no lo va a decidir si no lo decide la catedrática. Así están las líneas de fuerza.  

Y mucho nos tememos que así seguirán, puesto que hasta ahora las resoluciones del Rector a nuestro favor (no aplicadas) no han hecho ni reflexionar ni meditar ni mucho menos cambiar las decisiones de este grupo de profesores, que siguen como un solo hombre las indicaciones de sus Jefes naturales. Las posibilidades de ganar el juicio son, lo dicen las matemáticas, de un 50%. Con la misma situación de base y las mismas leyes, dos jueces distintos, o incluso el mismo dos días diferentes, dan fallos opuestos—de eso ya tenemos experiencia, así que en esto pocas ilusiones. Si perdemos el juicio, hay otro idéntico, por actuaciones idénticas, dentro de un mes. Si lo ganamos, como digo, no es previsible que cambien las cosas en el departamento. Sencillamente se ignorará la decisión del juez, pues en estas cuestiones nuestro departamento, como muchos otros rincones recónditos de la Administración, es un reducto de impunidad, donde las actuaciones de fuera llegan tarde y mal, y para cuando llegan ya han tomado otra forma distinta las estrategias de acoso administrativo que practican estos grupillos feudales.

Es posible que ésta sea la primera vez que se lleva a juicio a este departamento por actuaciones de este tipo. No lo sé, pues no circula la información: en el Consejo de Departamento, por supuesto, esta cuestión se ignoraría sistemáticamente si de la Dirección dependiese: la dirección se limita a favorecer las decisiones de estos grupillos de investigación, allanarles el camino, hacerles el papeleo, y correr un velo por encima de todo. No se le ocurriría a un director, por ejemplo, infomar al propio Consejo de que hay un pleito judicial contra sus actuaciones—lo mejor es hacer como que no pasa nada; y hasta ahora ha funcionado muy bien.

Y sin embargo seguimos pleiteando, pues creemos que es la única manera en que podrían llegar a cambiar las cosas. Igual así a más profesores les entra en la cabeza que el Departamento de Filología Inglesa y Alemana de la Universidad de Zaragoza no es propiedad privada de un grupo de juramentados, ni de nadie que quiera sentar allí sus propias normas, sino que se tiene que atenerse a la misma ley y a las mismas normas que todo cristo en la Universidad. Cosa que ni los equipos de investigación, ni quienes les dejan cancha libre, tienen nada clara, pues nadie se ha encargado hasta ahora de aclararla.  Veremos si ahora los tribunales se suman también a la ceremonia de la confusión, respetando las actuaciones de la Casa en lugar de aplicar la ley que rige a todos los demás. Aunque no será mañana cuando lo veamos, pues la sentencia tardará unas semanas en hacerse pública.

La Falacia Democrática de los Órganos






Los límites de la resistencia a las leyes injustas

Comentario puesto al artículo "Deber de resistencia ante leyes injustas" de José Carlos García Fajardo.

Dice el autor que "Oponerse a leyes injustas que países europeos han puesto en marcha contra la inmigración ilegal es un derecho inalienable de todo ciudadano."

Es un derecho, e incluso una obligación moral, el procurar que se cambien las leyes injustas. Ahora bien, para el Estado (no para cada cual) lo que determina qué es justo y qué es injusto es la ley. La ley también regula la objeción de conciencia a las leyes y las modalidades de oposición a ellas, y sus límites. Pero defender un derecho a no cumplir una ley injusta es un razonamiento siempre conflictivo y paradójico, pues normalmente no estamos dispuestos a que el vecino se oponga con el mismo ahínco que nosotros a una ley que él considera injusta pero que a nosotros nos parece tan normal. No existe ni puede existir (legalmente) el derecho a oponerse a la ley con procedimientos ajenos a la propia ley. Eso quiere decir que si no está reconocido el derecho a la objeción de conciencia en un caso determinado, esa obligación moral de oponerse a la ley injusta tiene un precio que pagar. No es gratis: los límites de la propia moral se defienden de las leyes mediante los disimulos, los acatamientos fingidos o de boquilla, y en última instancia mediante las multas y la cárcel para quien insista en hacer pública su desavenencia con las leyes, y en poner su criterio ético personal por encima de la ley.

Proletarios a las barricadas




Lunes 4 de mayo de 2009

Seminarios Cambridge

Para profesores de inglés, abogados y asesores jurídicos, estudiantes de Filología Inglesa y otros interesados en obtener titulaciones de inglés. Esta semana hay dos seminarios (de inscripción gratuita) de introducción a dos certificados de inglés de la Universidad de Cambridge que se van a introducir en Zaragoza este año:

INTRODUCTION TO LEGAL ENGLISH CERTIFICATE (ILEC)
On    8th May 2009
From     16:00 – 18:00
At    Facultad de Derecho, Aula Magna
    Ciudad Universitaria,
    C/ Pedro Cerbuna, 12 -50009 Zaragoza

INTRODUCTION TO TEACHING KNOWLEDGE TEST (TKT)
On    15th May 2009
From     16:00 – 18:00
At    Facultad de Educación, Room 11
    Paseo San Juan Bosco, 7
    50009 Zaragoza
 
Más información en la página de Cambridge - Zaragoza, en los enlaces al pie de la página.

Información sobre el TKT




Domingo 3 de mayo de 2009

Coincidimos todos

Hoy coinciden, como una de esas raras conjunciones astrales, a la vez el día de la madre y el cumpleaños de mi padre. ¡Felicidades, papá y mamá!

cumple 78






día de la madre
(La segunda ilustración se la he afanado a Otas, que andaba con ella por el pasillo.... —"Hem... ¡dame eso, chaval!").


PS: Esta foto de mis padres es de hace un año justo, pero para éste me sirve igual:

mis padres


Apto para Navidad


Sábado 2 de mayo de 2009

No es país para viejos

Me gustó mucho esta película de los hermanos Coen; está a la altura de Fargo, o mejor aún... cosa que no es poco decir.  Desde luego no tiene color a su lado otro de de sus últimos esfuerzos, Quemar después de leer—la diferencia entre ésta y No es país para viejos es como entre una película hecha por un muerto viviente y otra por un vivo. Para leer una reseña introductoria y muy acertada, aquí está la de Roger Ebert, No Country for Old Men.

De lo que me llamó la atención: a ver...  lo primero, lo redondo de todo, el toque infalible que hace que la película esté viva de principio a fin, la perfección en la actuación, en la fotografía, en la caracterización de los personajes, en el ritmo... Una obra maestra, en suma, que combina elementos de cine negro, road movie,western, y película sobre psicópatas, todo un género muy demandado éste. El arte está en la manera en que se cogen ingredientes de todos estos géneros y se usan con destreza e inteligencia, para guiarnos la atención a la vez que se evita que la película se quede en los tópicos de los géneros, y se nos torean las expectativas a los espectadores con la misma sencillez con que un sicario experimentado hace su trabajo.

Básicamente lo que la hace distinta de Fargo es que en Fargo vence, quizá contra toda expectativa, la gente decente y eficaz; la mujer polícía embarazada hace su día de trabajo y arresta a los criminales que parecían superiores a ella. Pero que una película de policías acabe con el asesino capturado no es realmente inesperado. Aquí en No es país para viejos se juega con las expectativas de otra manera más cruel.  

Un tipo corriente, oportunista, un cazador "duro" como es Llewellyn Moss encuentra, en el desierto de Texas, el dinero de unas bandas de traficantes de droga que se han matado entre sí. Y decide quedárselo, pero comete dos errores. El primero, de carácter humanitario (y nos lo dice él mismo que es un error): le remuerde la conciencia y decide volver a la escena del crimen para llevarle un bidón de agua a un gángster moribundo que había quedado en un coche. Y allí le localizan su coche los socios criminales de una de las bandas, y empieza una persecución...  hasta que lo maten en un motel de El Paso, siguiéndole la pista cuando llama a su familia para quedar allí con ellos.  El otro fallo es que el maletín del dinero llevaba un trazador electrónico, y Moss tiene detrás de sí a un matón contratado por los dueños del dinero... pero un matón que de repente decide trabajar solo, y mata a sus socios, para seguir a Moss y hacerse con la pasta. Este es Anton Chigurh, un psicópata eficaz, encarnación aquí del ángel de la muerte para muchos; va dejando cadáveres por donde pasa. No alcanzará a Moss, aunque le anda cerca; hasta le roza con algún disparo; y llega a hablar con él y le asegura que aunque él, Moss, va a morir, si le entrega el dinero Chigurh no matará a su esposa. Moss, hombre de combate, ex-veterano de Vietnam, decide pelear, pero muere... a manos de los mexicanos de la droga, inesperadamente.

Chigurh llega tarde, pero se hace con el dinero pues sabía dónde solía esconderlo Moss, en los tubos de aire acondicionado de los moteles. Y luego va a cumplir su promesa al muerto, a matar a su esposa. Y lo hace... sólo para ser víctima de un accidente estúpido, cuando lo embiste un coche que se salta un semáforo. Se va Chigurh de la película con  una fractura espantosa con un hueso saliendo del brazo... pero sobrevivirá, y se va, no sabemos a dónde, al final. Ha sobrevivido al ordinary guy de la película, el tejano duro y americano cien por cien que debería haber acabado con él en otra película cualquiera... aquí Moss plantea pelea, con valentía y mediana eficacia, pero sabemos que no es enemigo para Chigurh, que es una especie de Terminator. También se quita de enmedio Chigurh, con facilidad, a otro tipo duro, el cazador de recompensas Carson Wells, contratado por los del dinero para reconducir la situación. Otro personaje excelentemente retratado: parecía que iba a ser quien salvase la situación, más duro que el duro... pero no. Chigurh se los lleva por delante a él y luego, a domicilio, al magnate que los había contratado a los dos en un principio.  

Este Chigurh es un personaje deliberadamente impenetrable, que asocia sus actuaciones al destino, y disfruta haciendo que sean las víctimas quienes, echando una moneda, decidan si van a vivir o morir. La esposa de Moss se niega a hacerlo por dignidad, pero muere igual. Claro que Chigurh no es el destino, el destino está en manos de los guionistas, que le recuerdan en el accidente final que ningún plan llega a bien, ni siquiera los suyos, y que la lógica cinematográfica no tiene por qué adherirse a esquemas morales, puesto que el mundo no lo hace: son engañosas las películas que nos muestran cómo los acontecimientos del mundo adoptan la forma de una enseñanza moral—pues quizá sean los menos los que lo hacen, tan sujetos estamos a los planes de los demás, que escapan a nuestro control, y a la contingencia de los acontecimientos.  Así los Coen desfamiliarizan los guiones moralizantes de las películas de criminales y policías, que vienen a ser intentos, bien intencionados quizá pero engañosos, de creer que hay un orden comprensible en el mundo, o que si no lo hay lo podemos imponer los humanos. Los humanos somos parte del desorden.

Chigurh, por eficaz que sea, no llega nunca a dar caza a Moss que se le va escurriendo, hasta que se escurre más allá de la muerte. Hay aún otro perseguidor que va tras los dos—esta película establece el ritmo sistemático de hacer desfilar ante nosotros los mismos sitios: primero pasa por ellos Moss, luego Chigurh, luego el tercero en discordia, el que debería ser, puesto que no lo es Moss, el garante del orden moral de la película—el sheriff Ed Tom Bell, un viejo veterano a punto de jubilarse... y que se jubila de hecho sin llegar a resolver este caso, por cerca que esté a veces. De hecho se libra por poco del balazo de Chigurh. En cualquier otra película habría resuelto el caso: aquí no puede hacer nada. Bell es eficaz, pero no lo suficiente para poner orden en un mundo que escapa a sus manos. No es país para viejos este en el que aparece un tipo de crimen organizado que desborda lo que Bell conocía. Pero es que el mundo siempre es igual, y nunca es país para viejos.

Bell tiene conversaciones desengañadas con viejos colegas suyos en las que reconocen que su tiempo ha pasado, que han hecho lo que han podido, pero que en última instancia no han podido estar a la altura. Nadie puede. Hay una evocación muy Cormac McCarthy al final de la película, con Tom Bell ya jubilado, que cuenta un sueño a su mujer: ha soñado con su padre, que también había sido sheriff—en el sueño. su padre, simbólicamente, es el guardián del fuego, lo lleva a él de niño a caballo por la pradera, y hace una hoguera cuando acampan por la noche. Bell acude a esa evocación para consolarse, para compararse a su padre o para intentar ponerse a su altura, pero despierto no se puede— los viejos habitan el país del desengaño, en el que ya se ha perdido la fe en nuestras fuerzas para poner un orden moral en el mundo. Ese orden existe en nuestros recuerdos, en la imagen de nuestros padres cuando somos niños (que siempre lo somos al pensar en nuestros padres)—en los sueños que guardan el fuego... En esta película sólo puede evocarse ese orden sagrado de las cosas, sin hacerlo nunca llegar a materializarse, pues si no el final de la película falsificaría, como siempre hacen todas, lo que hemos visto que sucede durante su desarrollo.  La película ni siquiera acaba—se interrumpe, como la vida, con un balance a medio hacer.

No Country for Old Men. Dir. Ethan and Joel Coen. Screenplay by  Joel and Ethan Coen, based on the novel by Cormac McCarthy. Cast: Tommy Lee Jones, Javier Bardem, Josh Brolin. Casting by Ellen Chenoweth. Music by Carter Burwell. Ed. Roderick Jaynes. Prod. des. Jess Gonchor. Photog. Roger Deakins. Exec. prod. Robert Graf, Mark Roybal. Prod. Scott Rudin, Ethan Coen, Joel Coen. Scott Rudin / Mike Zoss Production. USA: Paramount / Miramax, 2007. Spanish DVD: No es país para viejos. Madrid: Parmount Home Entertainment Spain, 2008.* (Oscars for best film, direction, best adapted screenplay and best secondary actor, Bardem).

Fargo






Viernes 1 de mayo de 2009

Microblog de abril 2009

Con unas lagunas de los días en que lo traicioné y me pasé a Facebook... Ahora lo he recuperado, y llevo media docena de blogs, ya ni sé cómo.

JoseAngel: What Is the MEatrix? http://www.themeatrix.com/intl/spain/dub/
29 abr 09, 17:15
JoseAngel: A Comparison between the French and RP English vowels (en Academia): http://unizar.academia.edu/Jos%C3%A9AngelGarc%C3%ADaLanda/Papers
29 abr 09, 15:37
JoseAngel: Me acaban de comunicar que me conceden para este año "Evaluación positiva destacada" en docencia.
29 abr 09, 09:02
JoseAngel: Wilde y el enigma de la Esfinge: http://militeraturas.ning.com/profiles/blogs/wilde-y-el-enigma-de-la
28 abr 09, 21:15
JoseAngel: La identidad intertextual: la misteriosa llamada de la reina Loana: http://zaguan.unizar.es/record/3247
28 abr 09, 19:16
JoseAngel: Grandiosa secuencia de acontecimientos: http://www.ibercampus.es/articulos.asp?idarticulo=9889
28 abr 09, 17:12
JoseAngel: Aunque hace poco nos llegó una remesa entera, producto de la extinción de los cuerpos de Escuelas Universitarias.
28 abr 09, 17:12
JoseAngel: Hoy ha aprobado la oposición Mª Angeles Ruiz Moneva. Enhorabuena a la nueva profesora titular.
28 abr 09, 16:56
JoseAngel: Bueno, le acabo de pegar una reorganización de elementos al blog: http://vanityfea.blogspot.com
28 abr 09, 15:58
JoseAngel: Nos acaban de cambiar la instalación de red etc. Dejamos telefónica, vuelta a ONO. Y me paso al WIFI.
28 abr 09, 15:56
JoseAngel: Síntesis iconográfica: http://militeraturas.ning.com/profiles/blogs/sintesis-iconografica
28 abr 09, 08:58
JoseAngel: Man in the Long Black Coat: http://vimeo.com/4361526
27 abr 09, 17:23
JoseAngel: Technologies of Temporal Manipulation makes TopTen list... http://papers.ssrn.com/sol3/JELJOUR_Results.cfm?form_name=journalBrowse&journal_id=1001719
27 abr 09, 14:24
JoseAngel: La Universidad de Zaragoza, la menos viable económicamente: http://firgoa.usc.es/drupal/node/42471
27 abr 09, 13:37
JoseAngel: Wilde y el enigma de la Esfinge: http://zaguan.unizar.es/record/3245
27 abr 09, 13:37
JoseAngel: Sí debería esto ir a una columna lateral... pero no sé si lo conseguiré, con lo precario que soy.
26 abr 09, 22:20
Maite: Me cuesta acostumbrarme a este formato de blog. Me resulta más fácil situarme en los contenidos móviles y estables con la distribución en dos columnas.
26 abr 09, 11:46
JoseAngel: - Ah, el cadáver... el cadáver ¡soy yo!
26 abr 09, 11:45
JoseAngel: - Pero y el cadáver, dónde está?
JoseAngel: - Aquí, dentro de la tumba, echándome una siesta.
26 abr 09, 11:45
JoseAngel: - Momo, dónde estás.
26 abr 09, 11:45
JoseAngel: Pequeño drama improvisado de Oscar: "Momo, dónde estás":
26 abr 09, 01:46
JoseAngel: Acabo de reinstalar el Chatterbox en el nuevo blog... igual lo resucito.
18 abr 09, 23:14
JoseAngel: En el día de hoy, este chatterbox le ha dado su relevo a mi Facebook: http://www.facebook.com/profile.php?id=556405422
17 abr 09, 15:27
JoseAngel: Netiqueta, cortesía, estrategia y sabiduría: http://zaguan.unizar.es/record/3232
16 abr 09, 17:41
JoseAngel: Escuchadme a esta chica, SpoTmobil: http://www.youtube.com/watch?v=n0Mo2VFSIlU
16 abr 09, 14:34
JoseAngel: Dossier sobre el ministro Gabilondo en Fírgoa: http://firgoa.usc.es/drupal/node/42354
16 abr 09, 11:06
JoseAngel: La mauvaise réputation: http://vimeo.com/4178992
16 abr 09, 11:03
JoseAngel: Review of Giambattista Vico's THE ART OF RHETORIC: http://unizar.academia.edu/Jos%C3%A9AngelGarc%C3%ADaLanda/Papers/92187/Review-of-Giambattista-Vico-s-THE-ART-OF-RHETORIC: http://unizar.academia.edu/
15 abr 09, 22:50
JoseAngel: Vaya, paso de 100.000 visitas en este contador de Vanity Fea.
15 abr 09, 15:43
JoseAngel: Mi primer iPaper.
15 abr 09, 15:43
JoseAngel: Stanley E. Fish's Speech Acts: http://unizar.academia.edu/Jos%C3%A9AngelGarc%C3%ADaLanda/Papers/92031/Stanley-E--Fish-s-Speech-Acts
15 abr 09, 12:21
JoseAngel: Nuevas fotos en Flickr: http://www.flickr.com/photos/garciala/
14 abr 09, 17:35
JoseAngel: Les faux soleils: http://vimeo.com/4149646
14 abr 09, 15:31
JoseAngel: The Enthusiastick Fit: http://unizar.academia.edu/Jos%C3%A9AngelGarc%C3%ADaLanda/Papers/91937/-The-Enthusiastick-Fit---The-Function-and-Fate-of-the-Poet-in-Samuel-Johnson-s-RASSELAS
14 abr 09, 09:04
JoseAngel: Crítica acrítica, crítica crítica: http://zaguan.unizar.es/record/3228
14 abr 09, 00:02
JoseAngel: Benefit of hindsight: http://militeraturas.ning.com/profiles/blogs/benefit-of-hindsight
13 abr 09, 19:49
JoseAngel: Otra vez en Zaragoza, después de unos días en San Carlos de la Rápita.
6 abr 09, 23:52
JoseAngel: Creo que he arreglado mi YouTube. Fallo de Flash.
6 abr 09, 23:52
JoseAngel: Green Leaves of Summer: http://vimeo.com/4033173
6 abr 09, 08:30
JoseAngel: Interesante post de Federico Jiménez Losantos sobre su posible marcha de la COPE: http://blogs.libertaddigital.com/blog-de-federico/la-decision-de-la-cope-4682/
5 abr 09, 09:59
JoseAngel: Antonio Ramos, LOS SÁTRAPAS DE OCCIDENTE: http://militeraturas.ning.com/profiles/blogs/antonio-ramos-los-satrapas-de
4 abr 09, 18:26
JoseAngel: Interesantísimos podcasts en la Library of Economics and Liberty. Por ejemplo este de Kevin Kelly sobre cibernética: http://www.econtalk.org/archives/2007/03/kevin_kelly_on.html#
4 abr 09, 07:57
JoseAngel: Don't Think Twice, It's All Right: http://vimeo.com/3997944
4 abr 09, 07:47
JoseAngel: Actos de habla en la literatura: http://zaguan.unizar.es/record/3227
4 abr 09, 06:47
JoseAngel: Julian Jaynes sobre el origen de la consciencia: http://www.julianjaynes.org/bicameralmind.php
3 abr 09, 16:02
JoseAngel: Un reto para David Crystal y otros teorizadores de la Netiqueta: EL HOYGAN http://www.frikipedia.es/friki/Hoygan
3 abr 09, 15:29
JoseAngel: Muybien muybien el disco BARE BONES, de Madeleine Peyroux.
3 abr 09, 12:13
JoseAngel: Termino de colgar hoy el texto completo de ACCION, RELATO, DISCURSO. Falta formatearlo, gráficos...

Opino demasiado, opino






Come First of May





Make It Go Away or Make It Better





Más atrás—abril de 2009




www.flickr.com

garciala1's photos

Otras fotos de

JoseAngel

IBSN: Internet Blog Serial Number 0-000-00000-1

También tengo el IBSN 0-000-0000-1

nada menos

Archivos:  2009-4  2009-3  2009-2  2009-1  2008-12  2008-11   2008-10  2008-9  2008-8  2008-7 2008-6  2008-5  2008-4  2008-3   2008-2  2008-1  2007-12  2007-11 2007-10   2007-9   2007-8   2007-7   2007-6   2007-5   2007-4    2007-3   2007-2   2007-1    2006-12   2006-11 2006-10  2006-9   2006-8   2006-7   2006-6   2006-5   2006-4   2006-3   2006-2   2006-1   2005-3   2005-2   2005-1   2004  1995-2003