Elefante marinoBlog de notas de José Ángel García Landa (Biescas y Zaragoza) - ABRIL 2008

Modesta mente opinando

Aquí mi clon para poner comentarios


También se pueden enviar comentarios no públicos a

garciala@unizar.es o por SMS al 685056264

Blog de hoy
Archivos: 2008/3   2008/2  2008/1  2007/12 2007/11  2007/10   2007/9   2007/8   2007/7   2007/6   2007/5   2007/4    2007/3   2007/2   2007/1    2006/12   2006/11   2006/10 2006/9   2006/8   2006/7   2006/6   2006/5   2006/4   2006/3   2006/2   2006/1   2005/3   2005/2   2005/1   2004


Voy  leyendo...

 FOTOBLOG   Enlaces y blogs   Mi web   Indice  Free counter and web stats Estadísticas

Música que viene: Most Likely You'll Go Your Way and I'll Go Mine (Bob Dylan) - Y vuelve - Passer (Sol En Si) - y vuelve: Zozobras completas (Javier Krahe)



Miércoles 30 de abril de 2008

Me citan en Cambridge

O más bien me enlazan (¿es un enlace una cita, además de ser un enlace?) en una página de recursos de la Faculty of Modern and Medieval Languages, University of Cambridge: French Literature, Thought and History Before 1300. Lo que enlazan es este artículo sobre el romance artúrico  La Mort Le Roi Artu que escribí en colaboración con unos colegas cuando me dedicaba a la Filología Francesa.

Qué tiempos. No llegué a acabar la licenciatura por tres parciales que me faltaban: y sin acabar quedó para siempre jamás. Como la historia de Arturo.

En la universidad de Montreal también me citan, casualmente en otra página sobre literatura francesa medieval, pero esta vez a cuenta de mi modesta bibliografía sobre la ironía. Dicho sea lo de modesta sin ironía.

Y también la bibliografía, esta vez en su conjunto, aparece recomendada en esta página sobre "Research & Bibliography For Literature and Translation Graduate students" (Dr. Li Yongyi) de la Universidad de Beijing (allá por Pekín).

Portal del Hispanismo


Martes 29 de abril de 2008

El corazoncito del ogro

Lo más irónico del caso tremendo éste del "Monstruo de Amstetten", que tuvo a su hija encerrada durante veinticuatro años en el sótano y le hizo parir siete nietos. OgroAl parecer, su plan era perfecto y sin rendijas: ni su esposa que vivía en la casa se enteró de nada en todos estos años. (Que ya hace falta tener el cerebro desconectado, o compartimentalizado).

Pero la ironía es que se agrietó el plan del individuo éste, o del dividuo éste más bien... cuando se apiadó de su hija y la dejó salir, acompañándola a visitar a su hija/nieta al hospital. Donde antes la había internado, cometiendo su primer error benevolente. Allí levantaron sospechas. Si hubiese sido un ogro consistente, un agujero negro inhumano de los que no dejan escapar la luz, seguramente no lo habrían descubierto aún y quizá hubiese muerto como un santo en su cama. Dejando a su vida secreta ya enterrada por adelantado.

Si es que no se puede ser bueno, pensará ahora.

Piscina nazi






Lunes 28 de abril de 2008

Negra espalda del tiempo

Ayer leía su discurso de ingreso en la Real Academia mi novelista español favorito, Javier Marías. Y como suele pasar en estos casos habla y teoriza sobre su oficio—contar—un oficio que me interesa a mí de oficio.


Hay un PDF en Diarios de Arcadi Espada: Sobre la dificultad de contar: Discurso leído el día 27 de abril de 2008 en su recepción pública por el Excmo. Sr. D. Javier Marías y contestación del Excmo. Sr. D. Francisco Rico.

Hace un homenaje a Lázaro Carreter (cuyo sillón ocupa) y la fidelidad de éste al lenguaje hablado con propiedad. Aunque el foco principal del discurso cae en la impropiedad del lenguaje mismo.

Las mentiras, falacias e inexactitudes de la narración. En el momento en que interviene la palabra se tergiversan los hechos. La lengua intentando representar la verdad es "un perpetuo amago condenado a no dar nunca en el blanco, o no de lleno".  Se remite Marías a Ortega y Gasset y su diagnóstico sobre la imposibilidad de la traducción exacta (Miseria y esplendor de la traducción, 1937). Esto crea una paradoja: todo es traducible, y todo es (teóricamente o estrictamente) intraducible.

Ideal narrativo de fidelidad a los acontecimientos: pero los cronistas (cual Bernal Díaz del Castillo) "se encuentran con una dificultad insalvable: la sola trasposición a palabras de unos acontecimientos está traicionando por fuerza esos acontecimientos".

(Claro que en los cronistas, y en cualquier otro narrador, el valor mimético de la narración va supeditado a su valor interaccional...)

NO  es posible un testimonio fidedigno: 1) por nuestra posición subjetiva: "Lo que uno ve y vive es por definición fragmentario y sesgado"

El sesgo no aprarece pues cuando interviene la palabra. Está ya allí desde el momento que existe uno, y los percibe ya desde su óptica sesgada. El mundo es sesgo, y por tanto quizá sea sesgado el creer en la posibilidad de una comunicación sin sesgos.

(Habría que preguntarse entonces: ¿podría ser narración fiel a ese sesgo, precisamente? No la verdad, sino mi versión de los hechos, o mi perspectiva sobre ellos. El sesgo de la palabra puede ser fidelidad a esa óptica sesgada que tenemos sobre el acontecimiento).

2) Por el sesgo de la lengua. (Invoca Marías una visión un tanto determinista de la lengua y las percepciones que ésta conlleva en sus metáforas y estructuras (al estilo de Sapir/Whorf)—me parece que sobre todo por un énfasis indebido en la fidelidad al objeto, cuando la misión de una traducción es ante todo interaccional, permitir una comunicación, no repetir un original).

Enfatiza Marías la consciencia de estos sesgos al relatar: la retrospección de la escritura (lo que en una novela llamó la negra espalda del tiempo); el empezar por un sitio o por otro, incluir o no interpretaciones, especificar sobre los límites de lo que se sabe…  Hay infinitas posibilidades de matizar lo que se cuenta con interpretaciones, causas, explicaciones… "las frases casi nunca son las justas, son imperfectas, son inexactas, son escurridizas e indomeñables". No se puede ir al grano, "tal vez porque en los hechos hay grano, pero no en la narración de los hechos". "si de veras se fuera al grano, nunca habría literatura".

Un ejemplo límite es la narración de su amigo Vián ante el juez, como modelo de quienes "se ven obligados a no prescindir de los infinitos elementos que precedieron o rodearon tal suceso". Sterne como modelo antes que Vian, Sterne a quien tradujo Marías y que también mostraba cómo la palabra abre inmensos laberintos de representación, y puede ocupar más tiempo que lo que relata.  No se puede seguir la pista a todos los factores que intervienen en un acontecimiento: nos influyen los otros, cuyas motivaciones desconocemos, etc.

"Cualquiera que se dedique a contar algo cierto, algo pretendidamente verídico, algo ocurrido o acaecido, sea un cronista, un historiador, un memorialista, un biógrafo, será siempre susceptible de ser corregido, enmendado, aumentado o desmentido"

La maldición que persigue a los historiadores: sus versiones "definitivas" siempre son enmendadas.

(Insight of hindsight, o poetics of topsight. Ya hemos tratado aquí estos temas).

A los biógrafos o eruditos, lo mismo les sucede. El tiempo les puede enmendar la plana sacando hechos nuevos a la luz.

(Por no hablar de los periodistas, a quienes ni menciona, e igual es eso lo que pica a Arcadi Espada).

"olvidamos o perdemos de vista que esa es la esencia del lenguaje, que todo vocablo no deja de ser un remedo" y el propio lenguaje es ya la primera traducción. Pero la cosa ha de preexistir a la palabra…

(aunque a veces, no lo dice Marías, llegamos a conocer primero la palabra, y nos forzamos luego a ver la cosa diferencialmente).


Ortega: la ilusión de que podemos comunicar totalmente lo que pensamos.

Desconfianza de la edad hacia la ficción.  Pero hay tanto que no se sabe (Thomas Browne: lo que ha caído en las cavernas del olvido). ¿Por qué la importancia a la ficción y a seres ficticios? Para Marías, son el último y más eficaz reducto de la memoria.  El caso de su propia novela (que ficcionaliza a su padre, a Francisco Rico…). ¿Pero cuál es la razón de esta hegemonía de la ficción? Lo de asomarse a otras vidas, vivir con otras mentes….

Otra razón: que sólo en la novela podemos conocer de modo fiable, sin correcciones ni supresiones ni enmiendas, precisamente por ser la ficción. Ni por otras ficciones de otros que se apropien de los personajes, como el Quijote de Avellaneda.

(Cosa que a veces llamamos transficcionalidad. Y no estoy yo tan de acuerdo en que deje indemne al personaje original. La prueba, el propio Quijote).

La Academia admite novelistas quizá porque "seguramente seamos los únicos que podemos contar sin atenernos a nada y sin objeciones ni cortapisas, o sin que nadie nunca nos enmiende la plana ni nos llame la atención y nos diga: 'No, esto no fue así'".

Pero algo le enmienda la plana a Marías la contestación de Francisco Rico, el de verdad:

Comienza con una defensa de la lectura escapista de las novelas. Leer novelas no es una operación literaria para el lector, aunque escribirlas lo sea para el escritor. (Bueno, para los críticos es de suponer que sí lo es). Cita Rico a Sainte-Beuve: una obra puede ser muchas cosas pero es ante todo un hecho en la vida del autor. Y hacia la biografía de Marías llevará sus ficciones.

Inmoderada ambición personal de JM: con sus novelas aspira a "atraer toda la realidad al orden de lo ficticio,para someterla por ende a su caprichosa tiranía y, como ficción, construirse a sí mismo a la medida del deseo".

En una "teoría general de la vida y obra de JM" el rasgo más llamativo es el carácter centrípeto del narrador: "el argumento último es la mirada del narrador". El narrador de Marías da forma a la realidad, pero pretende que ésta se le resiste, de ahí su estilo con enumeraciones, conjeturas, variantes, correcciones… "Muchas páginas de JM consisten en alternativas al relato que actualmente están fabricando".

JM finge construir un mundo autosuficiente y encerrado en sí mismo cuando no hace sino traducir su propia biografía. La conclusión de esta maniobra iría a colocar la ficción en el lugar de la realidad: "las cosas, los personajes, y hasta los lugares reales acabarían duplicando o copiando a sus trasuntos literarios (—una retroalimentación entre ficción y realidad).

Todo "para hacerse el interesante y seducir, sin duda", a todo el mundo, o quizá a una lectora virtual que no lo corrija.

"Pero no es exactamente así, joven Marías." La novela no es autorreferencial: "nace de palabras compartidas y se nutre de hechos que inevitablemente remiten a una cierta especie de realidad". La omnipotencia es un privilegio del lector más que del narrador, opina Rico. Y (aunque alaba las novelas del nuevo académico) observa que Marías ha preferido asegurarse la inmortalidad "por si las moscas" entrando en la Academia.

Pero desde la Academia se ve la "negra espalda del tiempo" y Marías no podrá allí sino pensar que ya no es joven…


Otra respuesta le llega a Marías de la mano de Arcadi Espada: bueno, dos:
 
—una en su blog de El Mundo, "Demasiado sobrio el periódico en la entronización del académico Marías":

"La levedad analítica de su discurso, cortés y cuidadosamente salpicado de negritas y donde se oye, a cada párrafo, el ruido del papel de envoltorio, se ciñe a la habitual llorera sobre los límites de la mimesis." Pueril lo ve.

— y otra en sus Diarios, rescatando una reseña de 1999, que propone la lectura del libro Contra la imaginación de Christophe Donner. "Un veneno infesta la literatura." 

Allí defiende que el mérito de la ficción es en última instancia la audacia de la mirada del artista sobre su época. Como si no fuese cosa de la imaginación, y como si ésta no infestase más cosas que la literatura...

Con Donner, aboga Espada por la transcripción de lo real: "Todo el descrédito de la literatura está en la imaginación". Y despotrica contra la novela como género injustamente entronizado, mimado, leído y premiado.

(No le falta su parte de razón, no. No porque la novela sea perniciosa, sino porque lo demás también es casi igual de novela, diría yo).

Arcadi Espada viene defendiendo la diferencia tajante entre hechos e interpretaciones (legítimas éstas, irrecusables aquéllos), enfurecido por esos periodistas que ignoran olímpicamente los hechos o los ponen en letra pequeña en la página veintitrés. Pero ay… es que no es tan tajante la diferencia. Hay un continuo de grises. Y más de un "hecho" se genera retroactivamente, por efecto de la negra espalda del tiempo.

Aunque eso no quita para que algunos jueguen con deliberación a ocultar los hechos, o a reducirlos artificialmente a interpretaciones. Lo cual es precisamente negar el continuo, o trabajar sólo con uno de sus extremos. Y eso es más peligroso o inmoral en periodismo, pero sería injusto tratar a la novela con el mismo rasero.

Quizá sea por eso que el Marías periodista (columnista) con frecuencia me desagrada o me irrita (personaje irritable él mismo), mientras que tengo inmensas tragaderas para sus admirables novelas que tanto irritan a otros…

El pánico narrativo






El futuro del agua

Es el título que le ha puesto Otitas a este cartel "para la Expo" que ha diseñado Álvaro como deberes para el cole:

cartelplastica

Bueno, supongo que su título auténtico es "por un mundo mejor". Bravo, Alvarillo.

Y yo, en plan tratamiento de imagen, he colgado hoy en el flickR una colección de fotos movidas—género que aviso tiene un gran futuro en mi fotoblog.


Peluches transgénicos








Domingo 27 de abril de 2008

Cuatrocientas páginas en Google

Eso es lo que ocupa la lista de artículos de este blog, si nos atenemos a esta búsqueda de mi URL. (Hay que ir al pie de la página de esta búsqueda de Google y pulsar en Repetir la búsqueda e incluir los resultados omitidos). Se verá que sólo nos ofrece Google aquí cien páginas accesibles (¡como si no quisiésemos más!) que contienen mil resultados de "aproximadamente 3.970", o sea cuatro mil. Larga, larga es la lista. Quien no me lea no será porque no he escrito nada. Y aunque a veces me repito como un disco rayado como un disco rayado como un disco rayado como un disco rayado como un disco rayado como un disco rayado, bien habré iniciado unos cuantos cientos de conversaciones sobre temas distintos y variados. Quien no converse conmigo será porque no quiere—digo yo. Lo cual nos puede llevar a diversas melancólicas reflexiones...

... visto que ni mis conocidos ni mis desconocidos ni mis colegas ni mis amistades se han animado en general (con la excepción de Marcos) a conversar públicamente (normalmente tampoco privadamente) con este bloguero hiperproductivo. Ni de política, ni del trabajo, ni de cine, ni de literatura, ni de la evolución del mono, ni de mí (tema inagotable) ni de nada de nada. Temerán una avalancha de opiniones, seguro.

Con lo cual he de decir, ateniéndome a mi experiencia de primera mano, que si los blogs son excelentes para la autocomunicación con uno mismo, no queda en absoluto garantizada la intercomunicación con otras mentes. Que sin embargo sé de buena fuente que existen por ahí. La proporción artículos / comentarios—ya no te digo la proporción palmos de texto/comentarios— helaría la pluma de más de uno. Sin embargo aquí me tienen al pie del cañon, ante el ensordecedor abucheo de la indiferencia general. Déjenme al menos presumir de inasequible al desaliento.

Pobre realidad















De la Vega y los piratas

Hace unos días, antes del secuestro del atunero euskaldun en aguas de Somalia, publicaba Manuel Molares en Crónicas Bárbaras esta crónica—si es que una profecía puede ser una crónica, y puede, claro, cuando las cosas ya están cantadas de antemano.

Narra allí una peripecia parecida que les sucedió a unos ciudadanos franceses. La diferencia es que una vez pagado el rescate, el ejército francés atacó a los piratas, mató a unos cuantos, capturó a los demás, y hasta recuperó el dinero. Qué salvajes, estos franceses, ¿no?—emplear las armas contra los piratas y criminales.

En contraste, nuestro Ejército de la Paz les llevó el dinero a los piratas y les dejó que se marchasen tranquilamente con el botín. Con el consuelo que aparece en algún periódico de que "los piratas temían que la fragata les largase algún pepinazo" mientras se alejaban en su bote hacia la costa. Bien sabían que lo merecían, aun con criterio de pirata. Pero nuestro ejército, o su mando, es aún más benevolente y clemente con los piratas de lo que suponían éstos cuando se animaron a atacar un barco español (o lo que fuese). Ahora ya tienen más datos los piratas, para la siguiente vez.

Sin duda el gobierno aplica aquí los mismos principios que en la negociación etarra, o los que expresó en una entrevista una hija de los secuestrados: "Deseo que vuelva mi padre sano y salvo, aunque comprendo a los piratas". Todo un programa mental, vamos. Como ese otro de "ahora más que nunca es necesario negociar", cuando los terroristas le vuelan la cabeza a alguien, o el aeropuerto. Estas cosas no tienen remedio: son defectos de carácter (aún más que de ideología y estrategia política) que evidentemente nunca van a enmendar quienes así conectan ideas.

Nuestra vicepresidenta rehusa hablar del rescate (por la discreción necesaria, necesaria para contener el ridículo), y atribuye la liberación de los secuestrados a la habilidad diplomática de su gobierno. Oye, a base de euros, la diplomacia se engrasa que da gusto. ¿Querrá decir de la Vega que, aparte de untar a los piratas del barco, ha untado a algún otro pirata del gobierno somalí, si existe tal gobierno? Menuda gestión de la crisis—con el dinero público que no es de nadie, seguramente. Si en efecto ha sucedido así, esta señora vicepresidenta y sus socios son unos malversadores de fondos públicos. Aparte de llevar al ridículo al país que representan, y convertir a su ejército en el hazmerreír de las mafias y bandoleros.  Con esta pandilla vamos aviados: y lo malo es que esto es como hacerle señales de neón al amigo alahuita del sur, al que nos une una entrañable amistad. De que pase, que puede servirse—que el campo está abonado para una nueva marcha verde. Tonto será si espera. De momento, Chacón ya está reduciendo las tropas en la frontera africana en dos tercios, como quien da ideas.

Y hablo de Chacón y de la de la Vega porque Ceja-Pé está ausente en estas historias. Como siempre que conviene escurrir el bulto: pero ahí está avalando todo con un ligero movimiento de cejas. Con un sinvergüenza de este calibre como presidente, vamos aviados. Pagaremos el pato todos—incluidos los millones de indocumentados mentales que lo han votado. Para empezar, ya nos han atracado con las cifras falsas del PIB, que lo de la crisis lo sabía todo el mundo menos—oh casualidad—el ministro de Economía. No hace falta ir a buscar a los piratas a Somalia: los tenemos a la chepa, gobernándonos. Por eso los comprenden y negocian con ellos.

Otro que tal baila. Moratinos, nuestro ministro de exteriores, diciendo que bah bah, no importa pagar, que la libertad de los españoles no tiene precio. —¿Cómo que no? Vale en este caso 1.200.000 dólares. Porque ¿no querrá el ministro decir que hubiera pagado CUALQUIER CANTIDAD QUE LE HUBIESEN PEDIDO?—o sea, ¡que AÚN LE HAN PEDIDO POCO! Otro mensaje que sin duda captará algún buen entendedor.

y re- PS: Vaya, por fin aparece Z-Man un par de días después, pero (como de costumbre) para cubrirse de gloria. Negándose a contestar sobre esta cuestión "por responsabilidad". Ver el comentario de Arcadi Espada.




Terrorismo tolerado... o subvencionado














Nuevo Rector

Del cual únicamente sabemos que será uno de estos dos señores que aquí debaten.  Este debate de Aragón Televisión lo ha colgado en su web Manuel López, y uno de los grupos que lo apoyan, el Colectivo, opina que lo ganó por "goleada". No lo veo yo tan claro... y menos aún que vaya a haber goleada en las elecciones. Los programas parecen bastante similares—en todo caso parece prometer Manuel López una gestión más consensuada y atendiendo a todos los intereses en juego, y Rafael Navarro una algo más guiada por su plan de reforma. Sea como sea, llegamos con inmenso alivio al final de la era Pétriz, esperando que el nuevo Rector tenga más voluntad de cumplir la normativa universitaria y más autoridad para hacer cumplir sus resoluciones. En lo que se refiere a mi experiencia en el Departamento de Filología Inglesa y Alemana, que, claro, es un rinconcito. Pero un rinconcito tan típico...


PS: Resultado de las elecciones: gana (en todos los sectores) Manuel López—no por goleada, pero gana.


Centro de Lenguas Modernas—¿al amparo de qué?




Sábado 26 de abril de 2008

Comunión de Ivo

Hemos celebrado la primera comunión de Ivo, con algunos primos hermanos tíos abuelos y padrinos. A destacar la gran concentración por su parte, metiéndose totalmente en su papel.


pibosanto


Aquí aparece con los yayos y con su colega Sasha. Al fondo, mi facultad y el edificio donde dozo:


con yayos



Con mami y con su pseudo-gemelo Otas—que sin embargo no ha pasado aún por el Rito:



commami



Aquí está su foto de Mago Blanco (lanzaba rayos de luneta con el anillo):


Mago Blanco


Aunque quizá el mejor documento gráfico del día sea éste: tras haber recibido los mega-regalos que le han caído, a cual más alucinante y más esto ya es pasarse, el pibo interpreta su Danza Espontánea en QuickTime:




Su primo Pablo no ha podido evitar unírsele, como en un minstrel show callejero de Nueva Orleans.

Vamos, un buen día, de tantos que van cayendo, y que sigan.

compapi


Otitas censurado







Viernes 25 de abril de 2008

Slightly anti-climactic

Me mencionan en una reseña:

Clara Calvo, Reseña de Books in Motion: Adaptation, Intertextuality, Authorship. Ed. Mireia Aragay. Atlantis 29.2 (Dec. 2007): 101-106. Aquí está este número de Atlantis en red.

Gusta mi enfoque combinando hermenéutica e interaccionalismo simbólico pero resulta "slightly anti-climatic" mi elección de objeto de estudio—las películas sobre Enrique V de Shakespeare, que no son novedosas ciertamente, me tiro a lo clásico. Y también ignoro, quizá olímpicamente, las discusiones sobre qué es un remake, que es un off-shoot, qué es un rewriting, etc. ya tratadas por los filmic shakespeareans.

De modo optimista, podemos quedarnos con que "García Landa's chapter is a crucial addition to the book" o que "his post-modern hermeneutic approach is particularly suited to film adaptations of Shakespeare's plays, which are generally steeped in a dense reception history" (103).

El libro en conjunto también ha gustado. Cómprenlo por favor: aquí está su página de la editorial Rodopi. Tranquilos, que no pagan royalties a los autores: en mi experiencia con ellos, todo el dinero se lo queda la editorial.

Y a otra cosa mariposa, le he escrito esta carta al webmaster de la página de ESSE:

Dear Jacques Ramel:

I am the editor of a free-access, non-profit bibliography which I think many members of ESSE might find useful:
A bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology
http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/garciala/bibliography.html

It includes well over 150,000 records, with a main focus on English studies, as well as many links to specialised websites. Following the suggestion on the ESSE website, I would be grateful if you included a link to the bibliography on the resources section of  the website. The bibliography has been linked on the websites many academic institutions, including the relevant link sections of the Library of Congress, Harvard University, Oxford University, MIT, University of Chicago, Encyclopaedia Britannica, etc.

In case you decide to include a link, I would be grateful if you would let me know.
Sincerely,

Jose Angel Garcia Landa
University of Zaragoza (Spain)


Veremos si la incluye. Primera vez que me molesto, o segunda porque a ESSE ya se lo pedí hace años y declinaron. Muchos me enlazan sin que se lo pida (ya digo que nunca lo hago, menos con estos de ESSE). Por ejemplo, aquí en la Encyclopaedia Britannica, aparezco como el sitio recomendado en "The Web's Best Sites" para esta cuestión, bibliografía de teoría literaria. Pero muchos otros me ignoran con bastante deliberación (con frecuencia en mi propio departamento). ¿Y citarla, alguien que haya usado esta bibliografía, en un trabajo académico? Aún estoy por ver al primero, desdichadamente. Igual es porque es gratis, se consuela uno pensando.

Después de diecinueve años de trabajar en ella, otro igual se desanimaba un poco. Yo es que tengo el escepticismo ya muy trabajado.

La página 148




Jueves 24 de abril de 2008

The subject of the subject

Para quien le vaya el sujeto y sus sujecciones, en especial visto por este sujeto—y por Erving Goffman—acabo de colgar este artículo sobre el tema (on the subject): "Goffman: La realidad como expectativa autocumplida y el teatro de la interioridad" —en el Social Science Research Network. En realidad, también va de la realidad, de cómo ésta se sujeta (malamente) en las mentes, y de cómo (al contrario que Jehová) somos y no somos quienes somos. Y de cómo representamos, para los demás y para nuestro público interior, el papel que nos va tocando: el papel de nosotros mismos—pues no soy yo el único que lo hace tan teatralmente.

Bueno, pues de eso va.

Como de costumbre, lo que subo al SSRN es una versión rehecha, repegada, revisada y academizada de posts que ya he publicado aquí antes. El título y resumen están en inglés, pero el artículo está en español (como casi todos los que subo). Bien me critican que sea prolijo en mis posts, pero es que entre pitos y flautas así me sale un peipa de veinticinco páginas veinticinco.

Al público necio y sabio le doy un papel,
Y cada uno haga lo que quiera con él.

Pero ojo los dedos... que es papel virtual: la celulosa no va incluida.

Y oye, qué pocos me dan las gracias. No me extraña que, el que pueda, cobre.

Leyéndonos la mente: Dos artículos sobre narratología cognitiva





Miércoles 23 de abril de 2008

Vivre sa vie

Es una película de Godard, un clásico de la Nouvelle Vague, de 1962.  Narra el descenso vital de una chica que vive su vida, de joven dependienta casada primero, dedicándose a la prostitución luego, y termina con una muerte de perro en un ajuste de cuentas de sus chulos y propietarios, justo cuando encontraba nueva pareja y pensaba dejarlo. Todo un poco a la ligera, la chica. Pero para compensar, todo contado a la Godard, a base de escenas más o menos inconexas, atípicamente engarzadas; encuadres extravagantes de esos que nos gustan a los intelectuales cinéfilos: con los personajes de espaldas (simbolizando comunicación solapada a veces, otras just because), composiciones con un personaje tapando al otro, con primeros planos desubicados, la cámara yendo un poquito a su aire como sin hacerles a los personajes todo el caso que debiera si esto fuera Hollywood...  Cosas todas que no contribuyen desde luego a que la historia se vea involucrándose emocionalmente. Vivre sa vieMás bien hay una distancia aséptica o indiferencia—la película no juzga, o más bien hace una mezcla atípica e inconsistente, desorientadora, de juicios y abstinencias de juicio. Porque hay muchos juicios implícitos sobre la prostitución, la explotación, etc., no puede ser menos, pero quedan a la vez extrañamente desactivados por lo que vemos. El personaje retratado, Nana (una chica zola), parece un poco ajena a lo que le pasa—va errante por la vida disfrutando de los momentos, mirando las musarañas, prostituyéndose con el mismo desinterés con el que vende o malvende discos, sin plantearse un comportamiento coherente o un proyecto de vida que permitiese pensar que es una víctima de algo o de alguien que no sea su propia desatención y falta de recursos, meningíticos sobre todo. Por ejemplo, debe dinero la chica y la deshaucian, pero no le importa gastarse lo que deben ser sus pocos cuartos en cines y bares. Claro que estas endebleces tampoco parecen preocuparle para nada al director, no están ahí sus prioridades, para nada. Realmente no están sino en desvencijar un poquito la narración cinematográfica tradicional, con escenas que parecen no venir a cuento, conversaciones desconectadas del progreso narrativo, etc. Eso sí: la chica, que tenga sesos de mosquito pero que sea guapa, que su cara resuelva la composición si el plano es demasiado estático. Y una vez retratada, que muera como en el Retrato Oval. Estos materiales culturales accidentales que se introducen (la alusión al cuento de Poe, la conversación sobre filosofía alemana, la escena de Juana de Arco de Dreyer) son como un kit de hágalo usted mismo, para que el espectador los aplique a su gusto a la película, en autorreflexión problemática y no obvia. Pero también los podemos dejar estar ahí, y contemplar el kit sin más. Realmente sí hay vidas que merecen que las filme Godard, y no alguien más involucrado en ellas. Y puestos a filmar la vida cotidiana de una prostituta a fragmentos, se me ocurren muchos otros fragmentos que aquí se dejan fuera. Pero claro, hasta los experimentales clínicos trabajan dentro de unos parámetros presentables de decencia, no vayamos a confundir los géneros...

Vivre sa vie. Escrita y dirigida por Jean-Luc Godard, basada en una obra de Marcel Sacotte. Cast: Anna Karina, Sady Rebbot. Fotog. Raoul Coutard. Prod. Films de la Pléiade. Francia, 1962. DVD: Vivre sa vie / My Life to Live. Nouveaux Pictures, c. 2004.*


4 meses, 3 semanas y 2 días









Internet en 1908

Hay quien ha hablado del telégrafo como "la Internet victoriana", y es cierto que las redes de comunicaciones se van enlazando unas con otras y sus protocolos no sólo innovan radicalmente a veces sino que también se asientan constantemente en cosas que ya pasaron antes. Y a veces ya se ve de lejos en qué van a parar las innovaciones, porque sólo en parte son nuevas. La interfaz humana sobre la que se aplican no cambia tanto como la tecnología.

Hace cien años que E. M. Forster, victoriano a su pesar, concibió algo bastante parecido a Internet en su relato "The Machine Stops", escrito en 1908 y publicado en 1909. Es una distopía que prefigura bastantes aspectos de Un mundo feliz de Huxley o de 1984 de Orwell, y que es extraño no sea más apreciada o conocida dado el éxito que han tenido estas otras visiones del futuro. Entre sus puntos de interés está la manera en que la sociedad "ideal" / horripilante del futuro está totalmente mediatizada por la Máquina. Las personas viven en ciudades subterráneas, en celdas hexagonales conectadas por pasillos vacíos, donde medios de transporte automáticos, poco utilizados, llevan hasta los aeropuertos. Son las aeronaves al parecer los únicos espacios públicos—y se viaja lo menos posible en ellas, no gustan. La vida está cada vez más mediatizada por la Máquina, que se encarga de proveer todas las necesidades de los individuos con un sistema de domótica perfeccionado: aire acondicionado, música, comida, etc., todo lo provee la Máquina. Vashti, una de los protagonistas, encarnación del ciudadano perfecto, siente típicamente un "horror a la experiencia directa"—y le desagrada sobremanera tener que tomar la aeronave para ir a visitar a su hijo Kuno en la otra punta del mundo, aunque ya hace mucho aviniéndose a viajar a pesar de esa repugnancia. Las visitas, como todo tipo de reuniones cara a cara con otras personas, los paseos, los viajes, etc., son un resto del pasado que está desapareciendo rápidamente de las costumbres.

Pero a pesar de este aislamiento físico de las personas, sin espacios públicos físicos ni reuniones ni visitas, se nos dice que "en algunas direcciones la vida social se había desarrollado enormemente". Se trata de las videoconferencias y el chat a través de la máquina. Vasti al parecer conoce a miles de personas, pero sólo virtualmente, a través de la pantalla. De hecho es profesora—no sabemos si aficionada o profesional o si esa distinción ha desaparecido en el mundo de la máquina. Y quien desea se conecta a sus lecciones a través de la Máquina. Forster anticipa así en cierto sentido las redes sociales. Aunque la tecnología de su máquina por supuesto no queda explicada, y parece un tanto Julio Verne, sí que anticipa un rasgo importante de la Red, que es la personalización y descentralización de sus funciones comunicativas. Así por ejemplo, si hay televisión personalizada tipo YouTube (aunque quizá sólo en directo) no hay en cambio e-mail, y los mensajes escritos los envía la máquina a través de un sistema de correo neumático.

La descentralización de la Máquina también se manifiesta en el anonimato del poder y en la mediatización de todos los aspectos de la vida social por este tipo de distribución de la comunicación y el trabajo. La Máquina se confunde con la estructura social, de hecho los ciudadanos han pasado a ser meras piezas de la Máquina y han de ser dóciles y uniformes para que ésta cumpla su función de regulación y distribución de la manera más eficaz posible. Los rebeldes tipo Neo, uf, digo, tipo Kuno, son perseguidos por vigilantes automáticos, y la máquina mantiene a los rebeldes fuera y repara los agujeros del sistema. Como en el caso de Matrix, hay aquí imágenes de un retorno uterino de pesadilla: Kuno describe su huída al exterior de la máquina con imágenes que evocan el nacimiento y la liberación de cordones umbilicales; y no es casual que la encarnación humana de la Máquina y su más fiel sirviente sea Vasthi, que si no es madre asfixiante en persona es únicamente porque ha delegado ese papel a la Máquina—ahora no hay vida familiar, o más bien sólo hay una relación familiar y obsesiva con un útero-cárcel, la Máquina. Podemos ver aquí una expresión de los deseos de liberación emocional y sexual de E. M. Forster, homosexual reprimido, que convivió largamente con su madre, sin figura paterna cercana y obligado a llevar una vida de respetabilidad victoriana puramente maquinal. En muchas de sus novelas se expresa esa búsqueda de espontaneidad y liberación, huída del sistema victoriano de clases y roles, que aquí aparece encarnado en pesadilla mecánica y desplazado a la Máquina. Aunque cuando Kuno se libera liga con una chica—la publicación de Maurice aún estaba muy lejos en 1908... Kuno es capturado de nuevo por la máquina, pero sueña con un futuro en el que otras personas, en otra generación, puedan vivir fuera de esta Máquina heteroasexual en la que está pillado.

Otro aspecto de la Máquina que es relevante es el control de las comunicaciones. Al estar toda comunicación mediatizada por la Máquina, toda comunicación es controlable, y se controla por el bien del sistema. También, al parecer, de una manera rutinaria y automatizada, como parte del mantenimiento del sistema, sin que haya una desagradable figura autoritaria que tome decisiones al respecto. La Máquina es anónima—no hay un Big Brother que dirija el sistema, aunque naturalmente tampoco lo hay en la novela de Orwell. Así, pues, sí, hay también un Echelon en 1908, pero las funciones de policía son en todo caso marginales: la maquinización del mundo se impone no por la fuerza de la violencia sino por la fuerza de los hechos, por el comportamiento espontáneo de las personas en sus circunstancias, como conclusión lógica de la organización social creciente y de la disponibilidad de la tecnología. Aquí es el Sistema mismo el que es la Máquina, por eso nadie en concreto la ha creado, y rueda sola, con su Aparato Autorreparador que la va parcheando y adaptando. Mal que bien, porque al final se derrumbará tras diversos amagos, de la noche a la mañana. Al ser una Máquina (piezas y funciones interconectadas) el derrumbe cuando llega es súbito y total. En este sentido la Máquina (al ser global) es también una encarnación de pesadilla de la totalización globalizadora, que ha sometido el mundo entero a su sistema de circulación y sólo ha dejado fuera a unos pocos rebeldes y marginales. Y esta globalización, aunque haya sabios y mentes pensantes, no la ha diseñado nadie ni la gobierna nadie en concreto, pues es la Máquina la que ha ido imponiendo su propia lógica sobre los comportamientos, voluntades y decisiones. Es la pura eficacia de la organización social humana la que lleva inexorablemente al desarrollo de la Máquina y a subordinar a ella nuestra manera de pensar, de sentir y de hacer—lo que podríamos llamar la cyborganización de la vida social.

En muchos sentidos es la de Forster una profecía cumplida—y no es tanto el mérito (aunque no se lo quiera yo quitar) en cuanto que en muchos sentidos no es ni siquiera una profecía, sino una trasposición metafórica de la vida moderna, de la experiencia urbana, cargando un poco las tintas en la dirección de la alienación y el aislamiento y la taylorización.

Hace poco aparecía en Les Bienveillantes de Jonathan Littell una imagen comparable, una memorable alegoría de la sociedad moderna, nazi o no, en su culminación lógica, una sociedad-máquina también, o una gigantesca cárcel de Piranesi, tal y como se manifiesta en los sueños obsesivos del narrador de la novela tras su visita a los campos de exterminación:

Una secuencia en concreto se repetía y se amplificaba noche tras noche, un sueño oscuro y difícil de describir, sin ningún sentido narrativo pero que se desplegaba siguiendo una lógica espacial. En este sueño recorría yo, pero como desde el aire, a diferentes alturas, y más bien como una pura mirada o incluso una cámara, más que como un ser vivo, una ciudad inmensa, sin límite visible, con una topografía monótona y repetitiva, dividida en sectores geométricos y animada por una intensa circulación. Millares de seres iban y venían, entraban y salían de edificios idénticos, ascendían largas avenidas rectilíneas, bajaban al subsuelo por bocas de metro para salir por otro sitio, incesantemente y sin finalidad aparente. Si bajaba yo, o más bien si bajaba esa mirada en la que me había convertido, a las avenidas para examinarlos al detalle de cerca, comprobaba que estos hombres y mujeres no se distinguían unos de otros por ningún rasgo particular, todos tenían la piel blanca, el cabello claro, los ojos azules, pálidos, perdidos, los ojos de Höss, los ojos de mi antiguo ordenanza Hanika, también, en el momento de su muerte en Jarkov, ojos color de cielo. Había raíles surcando la ciudad, avanzaban trenecitos y hacían paradas fijas para vomitar una oleada de pasajeros enseguida reemplazados, hasta donde llegaba la vista. En las noches siguientes penetré en algunos de los edificios: filas de gentes caminaban entre largas mesas comunes y letrinas, comiendo y defecando en fila de plantación; en camas superpuestas, otros fornicaban, luego nacían niños, jugaban entre las armazones, y cuando habían crecido bastante, salían para ocupar su lugar en la marea humana de esta ciudad de la perfecta felicidad. Poco a poco, a fuerza de contemplarlo desde diferentes puntos de vista, se desprendía de este hervidero aparentemente arbitrario una tendencia: imperceptiblemente, un cierto número de personas terminaban siempre por ir al mismo lado, y entraban por fin en inmuebles sin ventanas donde se acostaban para morir sin decir una palabra. Venían especialistas y cogían de ellos lo que pudiese contribuir todavía a alimentar la economía de la ciudad; luego quemaban sus cuerpos en hornos que servían simultáneamente para calentar el agua que se distribuía por los distintos sectores por canalizaciones; se apilaban los huesos; el humo que salía de las chimeneas se unía, como afluentes, al humo de las chimeneas vecinas, para formar un largo río tranquilo y solemne. Y cuando el punto de vista del sueño retomaba altura, podía yo distinguir un equilibrio en todo esto: la cantidad de nacimientos, en los dormitorios, igualaba el número de fallecimientos, y la sociedad se autorreproducía en un equilibrio perfecto, siempre en movimiento, no produciendo ningún excedente y no sufriendo ninguna disminución. Al despertarme, me parecía evidente que estos sueños serenos, desprovistos de toda angustia, representaban el campo de concentración, pero un campo perfecto, que había alcanzado un punto de stasis imposible, sin violencia, autorregulado, funcionando perfectamente e igual de perfectamente inútil, puesto que a pesar de todo ese movimiento no producía nada. Pero reflexionando sobre esto más adelante, como intentaba hacerlo mientras me tomaba mi sucedáneo en la sala de la Haus der Waffen-SS, ¿no era acaso una representación de la vida social en su conjunto? Liberada de sus oropeles y de su vana agitación, la vida humana se reducía a poco más que esto: una vez que uno se había reproducido, se había alcanzado la finalidad de la especie, y en cuanto a la finalidad propia de uno, no era más que una añagaza, una estimulación para levantarse por la mañana; pero si se examinaba la cosa objetivamente, como yo pensaba que podía hacerlo, la inutilidad de todos los esfuerzos era patente, al igual que la reproducción misma, puesto que no servía sino para producir nuevas inutilidades. Y así daba yo en pensar si el campo de concentración, con toda la rigidez de su organización, su violencia absurda, su jerarquía meticulosa, no sería acaso más que una metáfora, una reductio ad absurdum de la vida corriente?

Aquí la sociedad también es una gigantesca cadena de montaje, una gran máquina donde los ciudadanos son a la vez las piezas y los productos. Es una culminación lógica (lógica de pesadilla) de los procesos de organización social y eficiencia. Internet no está aparente, es cierto. Pero es que internet, las máquinas, como los sujetos, no es sino un fenómeno parcial, un elemento de los procesos de organización. Es la organización en sí la que es la red, o la máquina.

Blogueras en 1800





Martes 22 de abril de 2008

Oh lenguaje engañoso y falacia humana

Comentario puesto en el blog de Victor Gómez Pin que como de costumbre argumenta con argumentos falaces a favor del derecho al suicidio, y critica a nuestras leyes supuestamente teocéntricas que no autorizan el suicidio:

Vd. critica ciertas presuposiciones sobre un dios, etc., que al parecer existen en las leyes. Pero las leyes no buscan su justificación en una ley divina. Simplemente se basan (mientras no se pruebe lo contrario) en la voluntad popular. Por el contrario, el razonamiento de Vd. sí que pretende buscar una base a las leyes en un derecho trascendente y preexistente a la ley, un derecho según el cual los individuos se pertenecen a sí mismos. Esa relación de pertenencia es puramente imaginaria, existente (ya lo vemos) en la mente de Vd. y de los señores que cita, pero me temo que no tiene ningún fundamento jurídico. Los individuos no "se pertenecen" a sí mismos: más bien tienen la obligación legal (no hay otra objetiva) de cumplir las leyes en lo que estas dispongan sobre sus derechos y obligaciones para consigo mismos y para con los demás. La ética de cada cual puede tener fundamentos celestes como la católica o invocar un derecho natural como vd. hace, derecho que cada cual interpretará a su manera. Pero las leyes no se edifican sobre una de esas éticas privadas.

Atención, pregunta: ¿He sostenido aquí que el suicidio debería estar, o seguir, prohibido?

El Zeitgeist proabortista




Descentralizaciones

Comentario puesto en el blog de Rafael Navarro, uno de los candidatos a rector de la Universidad de Zaragoza, en un post sobre la política de descentralización que él ve necesaria en la Universidad.

La descentralización puede tener efectos de doble filo. Me refiero no sólo a la geográfica, sino a la delegación de funciones y normas a los departamentos y centros. Donde no está el Rectorado para unificar criterios y aclarar cuáles son las normas generales vigentes, y aplicables a todos, a veces los feudos locales campas a sus anchas, y en lugar de modernizar la Universidad lo que hacems es enquistar sus vicios adquiridos. Es importante que, ademas de saber qué está descentralizado, el Rectorado tenga una normativa clara sobre los límites de tal descentralización. Aunque dudo que en el nivel de complejidad organizativa de la Universidad se llegue a llevar una política coherente en este sentido. Una vez algo se descentraliza tiende a funcionar no de acuerdo a unos principios generales sino de acuerdo a los intereses locales dominantes. Véase el Estado de las Autonomías, donde los límites de la autogestión no se conocen, o están siempre por expandir—causando a la vez muchas satisfacciones a quienes cortan el bacalao en un lugar dado, y disgustos a quienes intentan apelar a una normativa general que queda como un puro ornamento teórico.

Muchas veces hemos percibido en nuestro departamento universitario (Filología Inglesa y Alemana) un modelo a pequeña escala de dinámicas políticas que lo trascienden. Y es normal: una organización estatal tiende a ser una muestra (o un síntoma diríamos) de lo que sucede en el Estado en su conjunto y de las maneras de hacer que rigen efectivamente la acción política y que furrulan en un momento dado, aunque creen disfunciones graves a la larga.

Un ejemplo: la manera en que el Rectorado ha dejado hacer a nuestro departamento, cuando ha creado su normativa particular para las nuevas titulaciones, normativa que impide a ciertos profesores (entre los que me encuentro) dirigir tesis o impartir docencia en segundo ciclo. Es una normativa cuyos criterios son tan ad hoc que no tienen paralelo en otros ámbitos de la misma universidad, sin ir más lejos. El Rectorado ha declarado esa normativa contraria a derecho, y la ha anulado en un par de ocasiones...  Pero cuando el Departamento sencillamente sigue aplicándola (tras tacharla de sus papeles), pues el Rectorado ya no interviene y deja hacer. Con lo cual, más que una descentralización, se produce una suplantación, con una proliferación local de pequeños rectores, autoridades máximas en su corrillo.

Política coherente, vaya—coherente con unas maneras de hacer que no llevan a ningún sitio. Son soluciones aparentes de conflictos por la vía del dejar hacer, que no es sino una manera de agravar esos conflictos a largo plazo. Ahora, descentrado, lo que se dice descentrado, sí que está el asunto.

Censura y libertad de expresión en la Universidad




Lunes 21 de abril de 2008

Las crónicas de Spiderwick

Vamos a ver con los pseudo-gemelos una película para niños de esas que cuando éramos niños hubieran sido catalogadas con dos rombos y de terror pánico para adultos. Ahora, pschá, los niños tienen menos miedos, aunque los ogros sean hiperrealistas. Tanto el libro como la película les han gustado mucho.

Resumen de RedAragón:
Adaptación de las novelas de Tony DiTerlizzi y Holly Black, Las Crónicas de Spiderwick recrea a base de efectos especiales y espectaculares decorados, un universo fantástico de corte similar al visto recientemente en Narnia o La brújula dorada. Los gemelos Jared y Simon y su hermana mayor Mallory descubren un mundo paralelo poblado por trasgos, ogros, espíritus y hadas a través de la Guía del mundo fantástico que nos rodea, un libro escrito por su peculiar tío Arthur. Desde el momento en que abren el libro, los tres niños entran en un mundo de fantasía e inician una intensa aventura para proteger ese mundo del malévolo ogro Mulgarath.

A observar que es una película para familias traumadas—el padre de los niños los ha dejado para irse "con otra", y en la acción secundaria del drama familiar, lo que sucede es que Jared deja de identificarse con su padre y de echarlo de menos, para aceptar vivir con su madre. Y como vasos comunicantes psicológicos, el ogro de la historia se identifica con la imagen abyecta del padre: en un momento de la película, adopta la forma del padre y hasta lo apuñala el niño, vaya manera de resolver el Edipo. A estas alturas la familia americana media debe estar divorciada y reubicada, claro; y hay que adaptarse. Pero mal quedan aquí los padres/ogros. También la historia del dueño del caserón encantado, el tío Arthur Spiderwick, era una historia de padre ausente, abducido por sus hadas que son sus estudios, y que vuelve del mundo mágico para encontrar a su niña ya octogenaria...

Bueno, a mí me ha pasado que he visto a Nick Nolte, que cuando yo iba al instituto hacía de chaval de instituto en Hombre Rico, Hombre Pobre, haciendo aquí de siniestro vejestorio, otro de los avatares del ogro. Si es que se nos va el santo al cielo aquí en la red estudiando el mundo fantástico que nos rodea, y se nos consume la vida en un pispás...

Las Crónicas de Spiderwick. Director: Mark Water. Interpretes: Freddie Highmore, Mary-Louise Parker, Nick Nolte. http://www.spiderwick.es

Juno




A Rejoinder to Prof. Landa

Veo que se habló de mí en un congreso sobre Nabokov en Niza, en 2006. Encuentro ahora este artículo de Zoran Kuzmanovich, "'Reading with the Spine' or Reading Nabokov with Huck Finn." (Cycnos 24.1- "Vladimir Nabokov: Annotating vs Interpreting Nabokov" Actes du colloque, Nice 21-22-23 juin 2006).


Es una respuesta a mi artículo "The Poetics of Subliminal Awareness: Re-reading Intention and Narrative Structure in Nabokov's 'Christmas Story'", que apareció en el European Journal of English Studies en 2004. Aquí hay una versión en red.

Aunque este artículo es interesante para narratólogos o nabokoveros, no recomiendo a quien no esté especialmente interesado en la cuestión que entre a examinar los detalles de la polémica—podría cansarse. En suma, Kuzmanovich se siente molesto por la interpretación que doy a su lectura de Nabokov en mi artículo, presentándolo un poco a modo de conejillo de indias o "crítico amistoso" que ejecuta los pasos que el autor ha marcado previamente para él.

De paso también critica ZK mi metodología (le parece "wobbly") y mi estilo (aburrido y lleno de latinajos). También se queja de que utilizo contra él argumentos "ad hominem"—cosa en la que creo que está muy equivocado; desde luego más cuestión de ataque personal se ve en su respuesta que en mi artículo. No entraré a polemizar más, diciendo sólo que si mi enfoque le parece a Kuzmanovich inconsistente u omnívoro es quizá porque intenta dar razón de la respuesta de los lectores a muchos niveles de análisis diferentes: algunos de los cuales refuerzan los anteriores y se edifican sobre ellos (la cuestión del uso narrativo de la proxémica/kinésica, por ejemplo) y otros requieren una distancia irónica por parte de un intérprete que contempla las limitaciones de otras perspectivas (una relación ésta que se da tanto dentro como fuera del cuento, o a caballo entre dentro y fuera). Mi artículo es muy ambicioso y complejo en su enfoque crítico, y seguramente también tendrá sus inconsistencias o limitaciones, no digo que no. Pero para seguir su argumentación habría que acudir a él en sus propios términos antes de leer la crítica de Kuzmanovich—que aparte de algunos errores de exactitud cuando me cita, no capta de modo satisfactorio, entiendo, todos los términos de mi propuesta interpretativa. 

En cualquier caso, me felicito de que en última instancia Kuzmanovich reconoce que ("a pesar de sus inconsistencias" etc.—) sí que aparece en mi artículo una explicación del relato y de la escritura de Nabokov más consistente, satisfactoria o global que la que él proponía. Cosa que le honra, surgiendo esta valoración como surge en un contexto bastante polémico (aunque no era mi intención despertar polémica, sino comparar lecturas efectivamente realizadas del cuento). Cito el final de su artículo:

But, you know what folks, in the end I just could not hold any of that against Prof. Landa.
In my own reading of Nabokov’s story I had emphasized the differences between Nabokov and Novodvortsev and interpreted the story as a political satire of Soviet art, a satire offered as a consolatory Christmas gift by Nabokov to his émigré readers, a gift wrapped in irony, a trope that seems almost second nature to Nabokov. By refusing to absolve Nabokov of the sins Nabokov's own story catalogs against Soviet writers, Prof. Landa, for all the wobbliness of his methodology, reads the story's body language as Huck Finn would have and thus concentrates on the more private, subliminal reflections on time and loss through Nabokov’s engagement with writing on the Other. In so doing Landa seems to rescue Nabokov from his own irony in order to replace it with what the narrator of Joyce's The Dead calls “a strange friendly pity” (58) Even though I do not cherish or even recognize some of the positions Landa assigns to me, his chain of available subject positions within the drama of reading Nabokov, positions not separated by irony but united by pity, seems to me in the end preferable to the author’s secret I perhaps only half-subliminally but in complete kindness stumbled upon at least 22 years ago.

—Bueno, en realidad no creo que yo proponga una lectura à la Huck Finn. En todo caso a la Mark Twain—por aquello de que las noticias de la muerte del autor estaban muy exageradas. Aunque algo hubiese.  Yo propongo tener en cuenta tanto al autor como al lector, y propongo un continuo semiótico entre uno y otro. Aunque tampoco renuncio a la distancia irónica—ni a la del autor ni a la del lector. El autor sigue vivo y escribiendo tras su muerte, e incluso refinando su estilo, pero sólo puede hacerlo gracias al lector. Y al crítico, al maltratado crítico, aunque en este relato, lejos de ser maltratado, tiene un papel irónico que no habría que infravalorar.

Landa's original and promising thesis



Domingo 20 de abril de 2008

Non monsieur, je n'ai pas vingt ans

Ni cuarenta. Hace veinte años me compré en Pau un caset de Juliette Gréco en el que salía esta canción.




Les feuilles mortes




Sábado 19 de abril de 2008

Thunder on the Mountain

Rocanroleando estamos con "Truena en la montaña"—una canción del viejo Dylan. Versión de servidor.






Pas d'âme, pas d'âme



Viernes 18 de abril de 2008

People I Know

Esta película "de Al Pacino" la tradujeron al español como Relaciones confidenciales.  Versa sobre Eli (Pacino), un representante judío de actores y gente del espectáculo que está en decadencia personal y profesional: alterado, acelerado, stressado, forrándose de somníferos y antisomníferos y drogas para mantener el ritmo—es una película sobre adicciones en gran medida (como Nicolas Cage en Leaving Las Vegas), pues Eli es tan adicto al frenético y falso ambiente de Nueva York como lo es al pastillamen.  Al Pacino es el centro, tanto así que la película se vuelve obsesiva, casi como un monólogo teatral con voces y caras y coros que entran a acompañar al personaje central que no deja la escena nunca. La sustancia del argumento es el fin de su caída—cuando casi se ha decidido a abandonar su vida e irse a vivir con su cuñada viuda Kim Basinger a una granja de Virginia, un plan que le podría convenir a cualquiera. Pero este hombre es un tipo caprichoso y difícil; parece que el sexo no le va mucho, al menos no con la viuda de su hermano, aunque ella ya querría. Y tiene problemas de urólogo aparte de otros muchos.  Con la cuñada está a gusto, le dice que con ella al menos no tiene que actuar ni representar un papel—es él mismo el mejor actor de su elenco—y eso que mientras se lo dice ves que lleva tantas máscaras que ya no sabe cuándo actúa y cuándo no. Está montando una función benéfica supuestamente para unos negros sin papeles, uniendo a los judíos liberales con los líderes predicadores negros de Harlem, una combinación explosiva. Quizá en realidad esté buscando hacerse de relaciones públicas a sí mismo—lo que consigue en todo caso es dar un paso fatal que no debería haber dado. El centro de la gala, obligado a asistir, es la joyita de su portafolio, un oscarizado actor que a pesar de sus muchos líos de drogas y faldas quiere ahora tener una carrera senatorial, aliado con importantes próceres de "izquierdas" forradas. Bien, pues el Eli comete el error de haber visto demasiado (vio entre nubes de opio cómo asesinaban a una starlette que lo iba a chantajear con vídeos comprometedores). Y el error que comete es hacer un amago de encender el ventilador de la mierda: utilizar su "conocimiento privilegiado" para presionar a su estrella, que se quiere ir del portafolio y de la gala, amenazándole con contar lo que sabe. Un asesino a sueldo lo quita de enmedio prontamente. Lo apuñalan con un fino estilete y casi sin sangrar (no se le ocurre ir al médico) se muere viendo la televisión. Por eso de vivir para la imagen. También queda sugerido que en cierto modo se suicida o se hace suicidar—tomando la prejubilación, digamos, como hizo su hermano.

Bueno, toda una recomendación que nos hace un elenco de cineastas de la intelectualidad liberal sobre los métodos de la trastienda política en USA—de la populista-liberal, que debe ser la que de más primera mano conocen. Esperemos que sea una obra de ficción imaginativa.

People I Know. Dir. Dan Algrant. Screenplay, Jon Robin Baitz. Cast: Al Pacino, Kim Basinger, Ryan O'Neal, Tea Leoni, Richard Schiff, Bill Nunn, Robert Klein, Mark Webber. Camera: Peter Deming; editor, Suzy Elmiger; music, Terence Blanchard; production designer, Michael Shaw; art director, Charles E. McCarry; Prod. Michael Nozik, Leslie Urdang, Karen Tenkhoff. Exec. prod. Robert Redford, Kirk D'Amico, Philip von Alvensleben. Co-producer Nellie Nugiel. USA: Miramax Films / Myriad Pictures /  South Fork Pictures / Galena/Greenestreet Films, Chal Prods., In-Motion AG, WMF V. 2002.


Como Nicolas Cage en Leaving Las Vegas


Una de anclajes

Un aspecto de la intertextualidad es el anclaje narrativo, o cómo se ubican las narraciones unas en el seno de otras—cómo las narraciones puntuales se orientan por referencia a grandes narraciones de procesos supraindividuales: la historia local o nacional, el colonialismo, la industrialización y urbanización, la globalización, el progreso, la Ilustración— o, yendo más allá: cómo se engarzan las pequeñas historias con puntos de anclaje referentes al proceso de la evolución humana, de la historia de la vida y de la Tierra, la historia del Tiempo...

He colgado en el SSRN un artículo que ejemplifica este asunto con referencia a la novela This Thing of Darkness: Harry Thompson, This Thing of Darkness: Narrative Anchoring

Abstract:    
A review (in Spanish) of the novel This Thing of Darkness (2005) by Harry Thompson (1960-2005), a historical fiction on Darwin's Beagle voyage and the life of Captain Fitzroy. Special attention is paid to the novel's narrative anchoring of its events within a grand narrative of modernity and imperialism, of scientific and cultural development, and of human evolution at large.
     
Keywords: Novel, Narrative, Narratology, Harry Thompson, Darwin, Evolution, History, Fitzroy
     
Yo no desciendo de ningún chimpancé









Jueves 17 de abril de 2007

Changing of the Guards

Una canción que parece surrealista y es autobiográfica. O que es surrealista y parece autobiográfica. De Bob Dylan, claro.






Mathieu&Mathias



Cuádruples superveniencias

El otro día especulaba el psicólogo Gary Marcus en el New York Times ("Total Recall") sobre la naturaleza caótica y asociativa de nuestra memoria, tan distinta a la memoria de un ordenador. En el ordenador, un recuerdo está almacenado en un lugar concreto localizable. En el cerebro, su localización (o recreación, más bien) depende de múltiples asociaciones basadas en la naturalez de lo que estamos recordando o intentando recordar—en el qué, no en el dónde está. Por eso nuestra memoria es tan ineficaz para algunas cosas, y tan eficaz para otras añadiría yo, aunque Marcus se centra más en sus limitaciones. Y se las promete muy felices cuando podamos tener un implante diseñado por Google imperson que nos permita hacer búsquedas en nuestra memoria tan fácilmente como lo hacemos en un ordenador. A mí que me dejen en humano, por favor, y que esta cyborganización del cerebro se la coman con patatas Marcus y los de Google. Aunque quizá sea de temer que esto llegue a inventarse un día, y cuando suceda, no duden que se venderá como los iPods—entonces sí que estaremos hechos todos unos I-Pods, vamos, invadidos por los ladrones de mentes, porque Google tendrá los derechos sobre el historial de búsqueda.

Me gusta de Marcus sin embargo su idea de la mente tal y como la expone en esta entrevista con Carl Zimmer que enlazaba el otro día, "How MacGyver Made Our Minds", y en su libro Kluge: The Haphazard Construction of the Human Mind. La idea básica: que la mente no está diseñada de acuerdo con un plan prefijado, retrospectivamente y organizadamente, sino que es el resultado más o menos estabilizado de una acumulación histórica sobrevenida y caótica. Contra el diseño inteligente y contra el darwinismo, dicen en los anuncios del libro—aunque de hecho va más la idea contra el diseño inteligente que contra el darwinismo. Este tema de la contingencia histórica es muy caro a evolucionistas como Stephen Jay Gould,  en cuya línea van los razonamientos de Marcus. Y en lo que toca al tema de la contingencia y la retrospección también es muy próximo a mis intereses, como todo el mundo que se lea esto sabe.

Un punto importante en el que Marcus se separa de Chomsky y de Pinker es en que desea evitar los extremos en la cuestión de si el lenguaje es "aprendido" o "innato". No existe un módulo mental específico para el lenguaje, según teoriza Chomsky. (Más críticas recientes a esta postura chomskiana aquí). Más bien la evolución del cerebro ha "aprovechado" para el desarrollo del lenguaje los componentes de otras funciones cerebrales y cognitivas, reciclándos y adaptándolos a una nueva función. Así pues hay mucho en el desarrollo del lenguaje que depende de la estructura del cerebro, pero no de un componente específico, sino de una serie de funciones readaptadas. Esta perspectiva, muy en la línea de la teoría evolutiva de la exaptación desarrollada por Stephen Jay Gould, me resulta muy atractiva y plausible. Las funciones cerebrales del lenguaje son el resultado de un "bricolaje" evolutivo con estructuras que surgieron adaptadas a otras funciones y en otras circunstancias.

Nuestra mente, subraya Marcus de modo más general, no ha sido prediseñada para cumplir perfectamente las funciones que cumple. Las va cumpliendo, por accidente o adaptación, por acumulación histórica de capacidades (y discapacidades), por exaptación de órganos y funciones para fines nuevos. Vamos tirando con lo que tenemos, con la colección heteróclita de funciones y capacidades mentales que hemos recibido de la historia—y que son desarrolladas adaptativamente en las nuevas circunstancias cambiantes que el ser humano va encontrando. Tan cambiantes, súbitamente cambiantes, como consecuencia del desarrollo histórico, social y tecnológico, que tanto ha transformado el medio ambiente en el que nos movemos, y las necesidades de comportamiento.

O sea: la mente humana (maravillosa, etc.) es como nuestras casas: una colección de objetos útiles y de otros inútiles, unos que usamos y otros que cumplían su función antes y allí siguen; en todo caso es el resultado de una historia acumulada. O es como una ciudad: nadie la ha diseñado, sino que es lo que es y tiene la forma que tiene por accidentes geográficos, históricos, políticos, económicos. No es casual que la memoria está gobernada por asociaciones contextuales—nuestros conocimientos van asociados entre sí y los recuerdos van asociados a las circunstancias y ocasiones en las que los hemos adquirido. Vamos arrastrando nuestra historia a cuestas, de hecho es lo que somos, y la historia está hecha de hechos producidos por acontecimientos, resultado de un conjunto caótico de causas, por superveniencia: todos los acontecimientos son contingentes hasta que se producen. Los ingredientes de la historia incluyen los planes e intenciones, sí, pero tanto los planes realizados como los irrealizados. También el hombre se planifica y se hace a sí mismo, pero en gran medida a base de planes fracasados o torcidos por la fuerza de las circunstancias, o por hechos sobrevenidos por una conjunción irrepetible de factores.

Por cierto, antes he hablado de la retrospectividad de los planes, y eso a alguien le parecerá paradójico u oximorónico, lo de un plan retrospectivo. Cuando un plan falla sí retrospeccionamos, y lo corregimos (demasiado tarde normalmente), eso es fácil de ver. Pero en realidad en todo plan hay un elemento de retrospección, involucrado con la prospección que parece definirlos. Un plan tiene una lógica de la narratividad (en el sentido en el que la define Philip Sturgess, Narrativity). Cada elemento del plan está prediseñado de acuerdo con lo que le va a seguir, que se engarza lógicamente con él, y todo está contemplado desde el resultado final a conseguir—el plan está diseñado en cierto modo desde el futuro hacia el pasado, desde el futuro que debe generarse hacia el presente que ha de poner los medios.

Bien, pues nada de esto es posible en el desarrollo histórico, que es contingente. El curso de los acontecimientos no está escrito. Será previsible hasta cierto punto, se atendrá a leyes naturales y probabilidades, y haremos previsiones en base a esto: pero estas previsiones son un poco como los planes—se topan luego con las contingencias con las que no contaba el previsor tan previsor. Y el desarrollo sobrevenido de la historia acaba siendo el que acaba siendo, sólo comprensible a posteriori, por una ciencia histórica. Es contingente dentro de unos márgenes hasta que se produce, y no puede ser calculado por un algoritmo, sino sólo estudiado por el historiador desde una atalaya retrospectiva —atalaya que si tiene sus ventajas (suave mari magno) tiene a su vez sus limitaciones o inestabilidades, pues no está al margen de la historia sino que forma parte de ella. (Así, por ejemplo, todas las teorías físicas hasta ahora habidas sobre el principio y el fin de nuestro mundo han surgido fenecido en un breve lapso del mundo mismo. Menos la actual, claro—"que es la buena").

 Hemos visto que la estructura y capacidades de la mente humana son contingentes, según expone Marcus en su teoría de "the klugey mind": o más bien sobrevenidos, esa contingencia que se ha hecho necesidad. Pero es que al carácter sobrevenido de nuestra estructura y capacidades mentales se superpone (en realidad viene a ser un aspecto de ésta) el carácter sobrevenido de la evolución del cuerpo humano—de los seres humanos. También cada detalle de nuestra estructura corporal ha sido modelado por la evolución, que, entendida a la manera de Darwin/Gould, es una sucesión única e impredecible guiada por la selección natural, la adaptación gradual a recursos y ecosistemas, y por las catástrofes súbitas que transforman dichos ecosistemas. Dejando a veces, donde había un complejo ecosistema, un desierto donde luchan por sobrevivir tres o cuatro especies aisladas que han sobrevivido al azar. Con todas las variedades intermedias y formas transicionales eliminados por la competencia y los desastres, apareciendo las especies al observador como una colección de objetos heteróclitos y no emparentados en origen. Estas especies vuelven a diversificarse y crean el extraño árbol de la vida que contemplamos, una cadena continua pero con la mayoría de los eslabones perdidos.

A tales accidentes y desarrollos debemos el desarrollo de nuestra simetrías parciales de brazos y piernas y hemisferios cerebrales, la existencia de los sexos, sin la cual no seríamos lo que somos ni pensaríamos lo que pensamos ni escribiríamos líricos poemas; los dedos de la mano y la forma del teclado. El cuerpo, y todo lo que hace a su medida, es un extraño organismo con una cara sin tentáculos y con una espalda sin cara, que sólo se pliega en unas direcciones sí y en otras no, y cada cuerpo nuevo que se engendra o genera repite en sí esa historia acumulada en forma de estructuras (todo objeto y todo paisaje humano o natural es historia acumulada para quien la sabe ver allí sedimentada, o en movimiento).

Incluso, en parte, el organismo se desarrolla como embrión recapitulando algunos pasos de la evolución. En el saco amniótico siempre estamos aún en la charca primigenia, y todo niño es un pequeño chimpancé. Y un bebé chimpancé también es un pequeño bebé con mucho de humano, por cierto, hasta que crece y nos separamos.

¿Cuál es la tercera superveniencia? Esta estructura sobrevenida de  la mente y el cuerpo, esta historia acumulada, es lo que arrastramos y lo que somos. Gracias a ella vemos en colores, lanzamos jabalinas en los juegos olímpicos, y hacemos planes de cómo reorganizar el trabajo social. Y cada uno de nuestros actos puede leerse como una recapitulación de esa historia acumulada que lo ha hecho posible y le ha dado su forma. Hasta el que lanza tubos de neón en lugar de jabalinas está haciendo algo original sólo hasta cierto punto, pues repite los movimientos posibles del brazo y recapitula la tradición de los lanzadores de jabalinas. El que un fenómeno sea una contingencia sobrevenida (algo único, impredecible, una conjunción irrepetible) no quiere decir que no se pueda trazar la historia de sus componentes y de dónde vienen. Más bien al contrario: los procesos históricos coherentes, la comprensión de esos procesos y la superveniencia tanto del proceso como de su análisis van unidos. El mismo lenguaje que utilizamos para analizar estos procesos es él mismo una formación orgánica y cultural histórica y sobrevenida.

Tres o cuatro niveles de contingencia y superveniencia, pues: a la naturaleza sobrevenida del cuerpo, y la de la mente, es decir, el hardware que recibimos, superponemos el input igualmente contingente y sobrevenido de nuestro software cultural. Que también se ha desarrollado mediante los accidentes históricos que han hecho a nuestra cultura lo que es, y a nosotros lo que somos dentro de ella. Nuestra personalidad, nuestra trayectoria vital, los azares de nuestra formación y las herramientas conceptuales que ha dado el pensamiento nos han traído, lector que impulsado por lo que eres hasta aquí me has seguido, a pensar sobre lo que son nuestro cuerpo y nuestra mente y nuestras vidas—¿a pensar con qué? Pues con los conceptos, teorías y herramientas mentales que hemos ido reuniendo y acumulando al azar por nuestro trayecto—evolucionismo, narratología, y una aficción a la retrospección, originada quizá en la nostalgia. Y esto sucede en un blog, una forma comunicativa que  es de por sí un caso bien claro de historia acumulada de cuestiones sobrevenidas.


Teoría de la contingencia







La profesión de profesor

Escrito recibido de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Complutense de Madrid, contra el planteamiento de los nuevos másteres profesionales en humanidades. Espero que nuestra Facultad de Filosofía y Letras discuta esta cuestión y se sume ahora a esta protesta, como ya lo hizo en su día cuando se anunció esta reforma:

La profesión de profesor

La Junta de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid acuerda expresar públicamente su disconformidad con el Anexo a la Orden ECI/3858/2007 de 27 de diciembre de 2007 (BOE, 29-XII-2007), el cual establece los requisitos de los títulos de Máster que habilitan para el ejercicio de la profesión de Profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato. Tras los estudios de Grado, reducidos a cuatro años y “cuya finalidad es la obtención de una formación general” (Art. 9.1 del Real Decreto 1393/2007 de Grado y Postgrado), el acceso a dicha profesión exigirá cursar un Máster de 60 créditos de orientación prioritariamente psicopedagógica y didáctica, con muy escasa formación adicional en las diferentes disciplinas.

Denunciamos que lo anterior comporta una clara opción por la rebaja de la formación académico-científica del futuro profesor en su campo de conocimiento, lo que ha de repercutir negativamente en la calidad de la Educación Secundaria y Bachillerato. La formación pedagógica del profesorado no debe obtenerse a costa de dicha formación académico-científica. Y la sociedad debe ser consciente del ataque al principio democrático de igualdad de oportunidades que este tipo de medida lleva consigo. En efecto, garantizar la transmisión de la ciencia y la cultura a todos, en las condiciones intelectualmente más exigentes, es quizá la única manera efectiva de contrarrestar las formas de discriminación que generan las desigualdades socioeconómicas. La enseñanza preuniversitaria debe ofrecer los mejores estudios a todos los ciudadanos, con independencia de sus condiciones económicas, y esto requiere un profesorado excelente en las respectivas disciplinas; y en cualesquiera centros, ya sean públicos o privados. 

Denunciamos la simplificación del diagnóstico que atribuye los variados y complejos problemas del sistema educativo a una supuestamente indiscriminada falta de preparación psicopedagógica del profesorado. Dichos problemas tienen causas de índole social, económica y política, que no se resuelven en modo alguno disminuyendo la formación teórica específica de los profesores. No negamos la conveniencia de agregar a esta formación teórica una verdadera etapa de prácticas. Pero nos oponemos a una ampliación del actual “Certificado de Aptitud Pedagógica” (CAP), cuyos deficientes resultados son por todos conocidos y que es lo que, en el fondo, significan estos nuevos másteres profesionales.

Denunciamos, asimismo, las consecuencias negativas que los citados Másteres en cuestión tendrán para el desarrollo de una carrera investigadora, sobre todo, en aquellas titulaciones cuya salida profesional principal es la Enseñanza Secundaria Obligatoria y el Bachillerato. Una vez en posesión del título de Grado, el graduado habrá de elegir entre lo siguiente: 1) o bien cursar un Máster de investigación, a fin de alcanzar la necesaria formación superior especializada pero que no habilita profesionalmente para ejercer como profesor; 2) o bien cursar un Máster profesional, que no sólo habilita para ejercer dicha profesión, sino que también da paso legalmente a la condición de investigador, aunque de ningún modo proporciona la formación para ello. Es obvio que sólo aquellos graduados que económicamente no necesiten plantearse una salida profesional inmediata podrán  decantarse por la primera opción, en tanto que los que hayan de seguir la segunda no estarán en las mejores condiciones teóricas para competir en el campo de la investigación. Por otra parte, sólo quienes tengan sobrados recursos económicos podrán costearse ambas modalidades de máster, mientras que los que carezcan de semejantes recursos habrán de optar por uno de los dos y es razonable pensar que elegirán aquel que legalmente ofrece ambas posibilidades, la profesional y la investigadora.

Denunciamos que, a consecuencia de lo expuesto en el punto anterior, muy pocos graduados podrán cursar estudios de Máster distintos de los profesionales, por lo que las Facultades que tienen la Enseñanza Secundaria como principal salida profesional de sus estudiantes verán muy reducidas sus posibilidades de ofrecer Másteres de investigación, con las consecuencias negativas que ello tendrá en la preparación de sus doctorandos así como en la calidad de la investigación en nuestro país.

Solicitamos, en consecuencia, la derogación del Anexo arriba mencionado y  que el acceso a la profesión de Profesor de Educación Secundaria venga dado a través de Másteres que amplíen y profundicen en la formación académico-científica de los profesores en sus materias específicas.

Solicitamos también que la necesaria formación específicamente pedagógica para ejercer la profesión de profesor se obtenga a lo largo de un periodo razonable de prácticas remuneradas (por ejemplo, un año) mediante un sistema formativo análogo al actual MIR en Medicina. Sólo la conjunción de una excelente preparación teórica (en contenidos de la materia) y práctica, puede dotar al sistema educativo español de los mejores profesores.

Invitamos a cuantas Juntas de Facultad de las Universidades, sociedades académicas, profesores, etc. compartan estos puntos de vista a sumarse al presente documento en la dirección electrónica http://fs-morente.filos.ucm.es/manifiesto/index.htm

La reforma de la reforma





Miércoles 16 de abril de 2008

Filosofía, lenguaje y discurso

Sale hoy a la calle (o por lo menos llega a mi calle) el libro Paradojas de la interculturalidad: Filosofía, lenguaje y discurso, editado por Mª Carmen López Sáenz y Beatriz Penas Ibáñez (Colección "Razón y Sociedad", Madrid: Biblioteca Nueva).

Tiene artículos de las editoras, de Javier San Martín, Karina Trilles, Celia Amorós, Jesús M. Díaz Álvarez, Jef Verschueren, Elvira Burgos y Ángeles de la Concha. Sobre fenomenología y semiótica, multiculturalismo, feminismo, racionalidad, identidad, y otros temas en la interfaz entre la filosofía del lenguaje, de la identidad cultural, y del sujeto.

Y en la sección titulada "Identidades discursivas" aparece un artículo mío titulado "Narración, identidad, interacción: Relectura". Pues ya lo releeremos, a ver qué dice ahora.


PS: Envío esta noticia a la lista de AEDEAN:

Ha aparecido este volumen sobre filosofí­a del sujeto y del discurso:

Paradojas de la interculturalidad: Filosofí­a, lenguaje y discurso. Ed. Mª Carmen López Sáenz y Beatriz Penas Ibáñez. (Razón y sociedad, 74). Madrid: Biblioteca Nueva, 2008.

Indice:

Penas Ibáñez, Beatriz, y Mª Carmen López Sáenz. "La interculturalidad entre la identidad y la diversidad: introducción a sus aspectos filosóficos y discursivos."

Lopez Sáenz, Mª Carmen. "De la expresividad al habla. Un modelo diacrí­tico de interculturalidad."

San Martín, Javier. "Mundo de la vida: lo común y lo diferente."

Trilles Calvo, Karina P. "Dialogar con el otro: Algunos apuntes desde Maurice Merleau-Ponty."

Amorós, Celia. "Feminismo y multiculturalismo."

Díaz Álvarez, Jesús M. "Querer ser más que humanos. La desmesura del sentido y el fundamentalismo."

Verschueren, Jef. "Identidad como negación de la diversidad."

Burgos Díaz, Elvira. "Identidad vulnerable y capacidad de acción: Judith Butler."

Concha, Ángeles de la. "El cuerpo como encrucijada de discursos sobre la identidad femenina."

García Landa, José Ángel. "Narración, Identidad, Interacción: Relectura."

Penas Ibáñez, Beatriz. "Sociopragmática de la diversidad lingüística y de la construcción discursiva de las identidades: El estilo como significante del sujeto."

La mayoría de estos trabajos aparecieron en inglés en el libro Interculturalism: Between Identity and Diversity, ed. Beatriz Penas Ibáñez y Mª Carmen López  Sáenz (Berna: Peter Lang, 2006), aunque hay algunos que se publican por primera vez en este volumen.

…………

Filósoficamente discurriendo, me vengo dedicando estos días a desmontar las falacias lógicas y lingüísticas que aparecen en el blog de uno de nuestros eminentes pensadores nacionales, Víctor Gómez Pin— en una serie de artículos donde examina razonamientos supuestamente "kantianos", en defensa siempre de la eutanasia activa, el suicidio libre y el aborto a discreción.

Por ejemplo, en este artículo sobre "el derecho a morir y a no dar la vida".



La falacia de la falacia



Torbellinos de éxito y dinero

Más sobre escritores y ganancias y fama sacra fames. Hay un excelente artículo, de PP Cervera en Retiario, "¿A quién pertenece Harry Potter?"—contra el uso abusivo de los derechos de autor en el caso de obras que devienen mitos populares.

Observa Cervera que no es justo que Rowling quiera reservarse los derechos exclusivos de uso y cobro de su personaje, pues éste ha sido apropiado por el público, que también ha invertido en él dinero, esfuerzo creativo y emociones.

"y sin embargo", comento, "aquí la fiesta cada cual la va a ver según le vaya. Productos como Harry Potter, Star Wars, etc., son resultado no sólo de la excelencia de sus creadores (que a algún nivel la tienen) sino de un efecto dominó, un torbellino de información producido por la globalización mediática. Pero en la cuestión de los derechos se actúa como si el autor y su genio fuesen los únicos responsables de esa explosión mediática. Las obras que se han visto favorecidas (o desquiciadas) por ese torbellino caótico tienen un eco y dan unos ingresos desproporcionados en relación a otras muy similares. Aplicarles la misma ley sin más es interesado, pero siempre hay intereses en juego. Es comprensible que el autor barra para casa; menos, que los jueces le den la razón."

lo dijo JoseAngel · 16 Abril 2008 | 12:03 PM

La lógica de la larga cola también se aplica a la generación de estos torbellinos:

Long Tail

 Los best-sellers se suceden con regularidad implacable; las bonitas historias del paso de la oscuridad a la celebridad también. Todos siguen una lógica estadística implacable. Las ventas del extremo izquierdo o cabeza del gráfico de la larga cola son cada vez más espectaculares, y también hay más libros que se venden en grandes cantidades, aunque por efecto de la globalización la curva del gráfico esté cada vez más pegada a las asíntotas.

El resultado final desde un punto de vista idealmente matemático es que habrá un libro que todo el mundo ha leído, y luego una larga cola de libros o blogs autopublicados que sólo tienen un único lector: su propio autor. Mucho ha de llover hasta que ese ideal matemático se realice.

Entretanto, los torbellinos caóticos propulsarán al pódium del gráfico a un libro mediocre tras otro—no tanto a los auténticamente geniales, aunque éstos lleguen a vender bien. Los mediocres de gran éxito son imprescindibles, inevitables, porque para poder ser leídos masivamente no pueden ser demasiado originales ni llamativos ni extravagantes. Mediocres geniales, podríamos llamarlos—eficaces obreros de las letras que, al margen de su oficio, han de contar con el impulso caótico que se genere en las redes de lectores.

Porque por supuesto las editoriales calculan los lanzamientos, pero también compiten y no pueden asegurar (aunque ya querrían) que su bombazo de rigor vaya a ser el gran bombazo de este año. En esto, como en todo, estamos en manos de la contingencia y el azar.

(Más sobre Rowling aquí en ifBook).


The Long Tale


Martes 15 de abril de 2008

Sueños de soñadores

Continúa en Mi Literaturas la discusión sobre si "publicar es necesario" para un escritor—todo bicho escribiente sueña con publicar, se dice:

Todo el mundo sueña, pero sueña tres cosas diferentes al menos, o cuatro o cinco:

- Una, ver el nombre de uno en la tapa de un libro. Eso es fácil de hacer.

- Dos, ganar dinero vendiendo los libros que escribes. Eso es difícil.

- Tres, vivir sólo del producto de tus ficciones. Eso es prácticamente imposible.

- Otra, verse reconocido (por la crítica, o por esa crítica que nos gusta). Ahí hay grados, circulillos y círculos. Una pequeña dosis de éxito local es posible. Grande, difícil difícil.

Y, de alguna manera, uno de estos sueños lleva al otro, o va oscuramente unido al otro, y realizando uno creemos que algo hacemos por realizar los otros, y así nos engañamos sobre la finalidad de nuestras actividades literarias y sobre su éxito previsible.

Todo contexto y ritual



Ministerio de Igualdad

Comentario dejado en el blog de la nueva ministra de Igualdad, Bibiana Aído
http://bibianaaido.wordpress.com/

El artículo de Libertad Digital viene de aquí.

JoseAngel // Abril 15, 2008 at 2:40 pm

Enhorabuena por su nombramiento. Un artículo donde se detallan algunas posibles líneas de actuación—por lo de escuchar al contrario:

Libertad Digital ( V. Gago) El Ministerio de la señorita Aído nace sin presupuesto y sin más estímulo que el de taconear la propaganda; pero faena, lo que se dice tajo para lograr la Igualdad, no ha de faltarle. En cuanto uno o un millón de ciudadanos afrentados por la desigualdad de las Leyes de Rodríguez Zapatero y sus aliados pasen por delante de la placa de su portal y lean, en reluciente burilado: “Ministerio de Igualdad”, empezarán a amontonárseles las peticiones de audiencia, las instancias, los exvotos y las antiguas recomendaciones que obraban milagros en los ministerios franquistas y ahí siguen, creando prodigios en los de Chaves.

Si uno fuera el consejero delegado de Kio, ya estaría enviándole un fax –caso de que el Ministerio de la señorita Aído tenga algo más que el nombre, la placa y traje de faralaes entre sus pertrechos– para explicarle lo que es la desigualdad ante el Tribunal Constitucional. El caso de Los Albertos sería una acrobática forma de saltar de la ciencia del zapateado flamenco al arte del caracoleo judicial. Ningún otro desafío la iniciaría con más brío en las vicisitudes de la Igualdad.

Si fuera Carmelo González, el padre que hizo huelga de hambre para poder escolarizar en español a su hija en Cataluña, correría para ser de los primeros en pedir amparo a la flamante ministra de Igualdad, a la que ilustraría sobre cómo se las gastan en desigualdad algunas autoridades autonómicas.

Si fuese el padre de Diego Estacio o de Carlos Palate, los dos obreros ecuatorianos asesinados por ETA el 30 de diciembre de 2006, pediría a la ministra de Igualdad un trato igualitario con los concejales y alcaldes de ANV-ETA que entraron en las instituciones gracias a la negociación secreta que Zapatero mantuvo con los terroristas después del asesinato de sus hijos, mientras mentía a la población proclamando el final de los contactos con la banda.

Puestos a velar por la Igualdad, ¿qué bien más preciado y digno del celo protector que la igualdad de todos, hombres, mujeres y personas humanas, ante la Ley? A decir verdad, es la única Igualdad que, en manos de un Gobierno, no produce escalofríos. Y sería un detallazo que Zapatero hubiese comprendido, al fin, que se necesita todo un Ministerio dedicado en exclusiva a la tarea de restaurar la única Igualdad relevante en un Estado de Derecho y la única que sus políticas y sus alianzas han deshecho.

Lo demás, la igualdad de unos y no la de otros, la de mujeres y no la de hispano-hablantes en Cataluña, la de las minorías identitarias del sexo pero no la de la mayoría acosada por defender su derecho a transmitir a sus hijos la diferencia entre el bien y el mal, sería erigir un Ministerio de la Discriminación, como señala Raúl Vilas, un engendro autoritario propio de 1984, donde las mentiras empiezan invirtiendo los nombres, que es como se miente en todas las dictaduras.

La portavoz de UPyD fue la única que habló de Igualdad, es decir, de igualdad ante la Ley, durante el reciente debate de Investidura. Hasta ahora, esa antorcha la portaba el PP. Pero se ve que la única antorcha que ahora arde en ese partido es la antorcha olímpica de Madrid 2016.

Rosa Díez centró su discurso en la igualdad de todos los ciudadanos a la hora de elegir el idioma en el que quieren escolarizar a los niños, o de tener seguridad de que los tribunales decidirán con la Ley en la mano, una Ley igual, clara, suficiente, directa, unívoca, sin dobleces, ni intérpretes mágicos, ni destinatarios privilegiados –en Derecho, a destinatarios privilegiados de la Ley, corresponde siempre la existencia de destinatarios machacados por ésta–, ni polvo del camino en las togas. Es, tal vez –o sin el tal vez–, el asunto más urgente que tiene sobre la mesa este o cualquier otro Gobierno.

No hay libertad sin Justicia, y no hay Justicia si derechos y obligaciones no son iguales para todos, empezando por el Estado y sus gobernantes. La Igualdad es lo único prioritario hoy en España, es cierto. Igualdad verdadera, de la buena, igualdad ante la Ley y no por medio de ésta, ese pequeño gran detalle que distingue un Estado de Derecho de un Estado como Sea.

Y lo que quede de igualdad en España, puede irse por el sumidero, si prosperan los planes de asaltar el poder judicial y el Tribunal constitucional. Ya ha anunciado este domingo José Antonio Alonso, el nuevo portavoz parlamentario socialista, que estos dos asuntos, CGPJ y TC, son urgentes y los antepondrá a cualquier otro objetivo en su primera reunión con la portavoz del PP, que se celebrará el próximo jueves 17 de abril.

Después de 30 años de democracia, la riqueza entra por la puerta –por algunas más que por otras–, mientras la Justicia salta por la ventana. ¿Vale la pena el canje? Los españoles han decidido que sí. No está muy claro que la opción del PP, que es la de los Estatutos de Valencia y Andalucía, la del señor Camps y la del señor Arenas, pero también la del Plan de Empleo sólo para canarios apoyada por el PP, o la del fomento de la televisión en portugués en Galicia, igualmente apoyada por los populares, significase una alternativa a favor de la auténtica Igualdad.

Para gente como los españoles, Benjamín Franklin tenía un bonito epitafio, no por archi-conocido menos pertinente: “Quienes entregan su libertad para obtener un poco de seguridad temporal, no merecen ni una ni la otra”.

YOUR COMMENT IS AWAITING MODERATION



Lo que nos merecemos


Lunes 14 de abril de 2008

A innovar

El nuevo gobierno de RodríguezZ conlleva algunas reformas ministeriales vistosas, más allá de poner una mujer embarazada al frente del Ejército—pues al fin y al cabo ese ministerio sigue donde estaba. En lo que nos toca en la Universidad, nos han reubicado súbitamente, ya no estamos con Cabrera aunque ésta continúe, sino que estamos en el Ministerio de Ciencia e Innovación—o, como dice El País, Ciencia absorbe las Universidades. Con Cristina Garmendia (Carmen, la llaman a ratos en El País).

Innovar mucho sí que pretenden hacer en la Universidad, empezando por la universidad misma. De hecho casi es más vicio que virtud—es casi una paranoia que les ha entrado de unos años a esta parte, cambiarlo todo de raíz si es posible (que luego no es, claro). El intento hasta ahora se ha llevado con más hiperactividad, falsa hiperactividad, que talento. Baste recordar las manifestaciones en contra de la supresión de un grado de inglés hace dos años, y el cambio súbito de ministra y de planes de Bolonia que siguió a ese arrebato reformista sin talento que le entró al Consejo de Universidades.  Porque innovar, se puede innovar para bien o para mal. Ya veremos en qué para esta reductio ad innovatio. Porque las misiones tradicionales de la universidad venían siendo conservar el conocimiento, transimitirlo y crear nuevo conocimiento. Supongo que algún elemento de la universidad se resentirá, o quedará dando vueltas como un pollo con la cabeza cortada (¿quizá la docencia? ¿quizá la conservación del conocimiento?), mientras otros elementos universitarios (¿los investigadores, quizá?) estarán, por fin, como pez en el agua succionando presupuesto.  

Eso si se organizan en recios equipos y obtienen la etiqueta de denominación de origen... porque lo de ciencia e innovación me suena como a que las humanidades van a tener que asimilarse más al sistema de trabajo de las ciencias y tecnologías, si quieren innovar algo. Ciencia absorbe las Universidades, vamos. Algo que viene pasando, pues ahora más.

El Graduado












Domingo 13 de abril de 2008

TV a la carta

En tiempos pensábamos que lo de la televisión a la carta sería cosa del futuro, pero claro, ya es el futuro, así que ahora, lejos de ir a ver la Primera o la Segunda o la Tercera, nos dedicamos a ver lo que nos da la gana a la hora que queremos. Y sin TiVo, que aquí ni va a tener que llegar el invento por desfasado de antemano.

Así que hoy nos vemos vídeos como este diálogo sobre la estructura improvisada de la mente—y contra el innatismo lingüístico a la Chomsky—en Bloggingheads TV: Carl Zimmer y Gary Marcus. "Science Saturday: How MacGyver Made Our Minds"* http://www.bloggingheads.tv/diavlogs/10137

Sin contar con que sigo siendo una estrella de la tele en mi propio canal de YouTube: http://www.youtube.com/JoseAngelGL   Como TVE: con parte de producción propia, y parte de producción ajena. De momento los comentaristas son clementes.

O puedes buscar vídeos sobre el tema que quieras, de YouTube o de fuera de YouTube, en Blinckx: http://www.blinkx.com/

Al parecer aquí buscan hasta en el contenido del vídeo, transcrito (al inglés...). Y nada más la interfaz de presentación es una maravilla.

Cada día lo suyo. Hoy hemos entrado en el primer supermercado que hemos visto con todos los precios puestos en pantallas digitales—para subirle a todo un euro de golpe, supongo. Porque la tecnología baja, pero todo lo demás sube. Las judías, en la tele las veremos, o el conejo. Menú a la carta.


Con Conectados







Sábado 12 de abril de 2008

Exactamente en el centro del mundo

Dos cosas divertidas sobre egocentrismo que cuenta Genette en Bardadrac. La primera, un chiste:

Sale un tipo de las escaleras del metro y se encuentra con un plano de barrio, de esos que señalan con un punto rojo la situación donde están, y un letrero que dice "VD. SE  ENCUENTRA AQUI". El tipo, sorprendido y vagamente inquieto: "Ostras, ¡pues sí que corren deprisa las noticias!"

Y luego su nota sobre la Mediocridad, que traduzco:

"No es mediocre todo el que quiere", decía Renan. Durante mucho tiempo me pareció que esta boutade era paradójica, pero ahora caigo en que para muchos (y no me exceptúo) la mediocridad consituiría un progreso notable, como para ese Rey Sol cuyo talento lo situaba Saint-Simon justo "por debajo de la mediocridad", o para ese hombre de letras del que dice Beaumarchais (y cargo un poco la tinta) que sólo le faltaba un poco de talento para elevarse hasta el lugar común. Sin embargo, persiste la paradoja, porque nadie de hecho aspira a la mediocridad, sino por supuesto a la excelencia, y nadie sabe de sí que es mediocre: se alternan las fases depresivas, en las que se ve uno nulo, y las exaltadas, en las que se cree uno sublime. Se acomoda uno mal a ser mediano, a estar en algún lugar entre la mitad de la clase, y nada es más difícil que medirse a uno mismo, una medición forzosamente relativa. Esta incapacidad no afecta únicamente a los individuos, sino también a los grupos, en particular a las naciones, y más en concreto a la nuestra: en deporte y en otras cuestiones, el chauvinismo francés oscila constantemente entre la autoexaltación y la autodenigración que es la otra cara inseparable de la moneda.

(Creo que Genette peca de chauvinismo al decir que los franceses destacan en esto... Donde somos especialistas, es aquí —aquí mismo).


Incitación al ombliguismo

Viernes 11 de abril de 2008

On ne change pas

—tout au moins, on aime toujours Céline Dion:





Nolwenns (Oh wow!)





Todos somos hermanos

Esta idea tan cristiana puede ser además evolucionariamente beneficiosa. O, por decirlo de otra manera, la doctrina cristiana de la hermandad universal y su defensa de la solidaridad con todo otro ser humano es una manifestación en estado bastante puro, y quizá extremo, de una tendencia universal en el comportamiento de los grupos humanos. Una tendencia que ha contribuido precisamente a humanizarlos mediante la cooperación más allá de los límites familiares. Ya resaltaba Kropotkin la importancia evolutiva de la cooperación y la solidaridad en los grupos humanos. En este artículo de Edmund Blair Bolles  se reseñan trabajos que comparan las costumbres de colaboración en la crianza de cachorros e infantes, y de adopción de huérfanos entre otros mamíferos y los humanos. La estrategia de la adopción funciona mejor a la larga para la supervivencia del grupo: a lo largo de la historia humana, cada vez es mayor la proporción de bebés que alcanzan la edad adulta. Contra la teoría del gen egoísta, tan influyente hoy, los humanos tendemos a desarrollar relaciones de afecto y colaboración con individuos no relacionados genéticamente con nosotros, y a ignorar en ese sentido la supervivencia estricta de nuestros genes. Quizá de allí tantos solteros sin hijos, dedicados a funciones puramente sociales y no reproductivas, y de allí la equiparación legal y sexual entre hijos adoptivos y genéticos en los grupos humanos— realidades del comportamiento humano que parecen contradecir la lucha por la supervivencia del gen. Podría decirse que los humanos estamos más interesados en la pervivencia de nuestros memes o genes culturales que de nuestros genes fisiológicos. Pero en realidad tanto genes como memes han de definirse no como propiedad de un individuo, sino de una colectividad. Nuestros genes no son tan nuestros, claro, son variaciones sobre un fondo común. Es el gran tamaño de los grupos humanos cuyos intereses se defienden—en última instancia, toda la humanidad—lo que hace que a veces nos identifiquemos con los genes del vecino tanto como con los propios. Todo sigue siendo en última instancia cuestión de interacción genética, aunque sea a gran escala. Al menos así será hasta que encontremos otra especie diferente con quien intercambiar ideas—Para entonces seguro que también se crean híbridos más complicados, mentales o físicos. Y volvemos entonces a revisar la teoría del gen egoísta.

Función fática, interacción virtual y cohesión social




We(b) Think

Vídeo anunciando el libro sobre la Web (2.0) de Charles Leadbeater, We Think:




Web 2.0 en la Uni



Jueves 10 de abril de 2008

Mr. Tambourine Man

Canción de Bob Dylan— pour Patricia:




It's All Over Now, Baby Blue


Search Me

He colgado en el Social Science Research Network un pequeño artículo rescatado del blog, "John Battelle, The Search" (reseña del libro sobre Google de 2005): http://ssrn.com/abstract=1118628

El ego search trip ha de ser por necesidad un tema prominente en Vanity Fea, máxime cuando hablamos de motores de búsqueda. Así que hoy nos dice Google que "Jose Angel Garcia Landa" tiene 67.300 resultados, el director de mi departamento "Carlos Inchaurralde" (sin Besga) tiene 1.590, los catedráticos "Francisco Collado-Rodriguez" y "Celestino Deleyto" tienen respectivamente 780 y 1770 resultados Google, la catedrática "Susana Onega Jaén" tiene 1760 (aproximadamente) si bien "Susana Onega" (sin Jaén) tiene 6.560. La presidenta de la Asociación Española de mi especialidad, "Socorro Suárez", saca 2.090 Gúguels, y el presidente de la asociación europea ESSE, "Fernando Galván", siempre con comillas, tiene 9.840 en Google.es—casi se empata a sí mismo con 9.850 en Google.com. Cierto es que el destacado Jose Angel saca muchos menos resultados en Google.com: una triste miseria de 14.600. A mí que me registren–o que me lo expliquen.

El rector "Felipe Pétriz" se planta en 15.700, y si en vez de buscar al Decano buscamos sólo a "Ruiz Carnicer", llegamos a 2.350. Los popes de la intelectualidad española pueden tener 249.000 resultados como "Félix de Azúa", o parecido Javier Marías, cien mil más Savater... Muy lejos los veo del 1.740.000 de "David Bisbal".

Ahora lleguen ustedes, académicamente hablando, a los 805.000 de "Jacques Derrida", los 666.000 de "Harold Bloom", qué bestia, o los 3.260.000 de "Noam Chomsky", y esto a pesar de la errónea orientación de su lingüística. Más in my league (según de qué Google hablemos) están "Hillis Miller" con 58.700 resultados, "José Manuel Sánchez Ron" con 40.400, "Wolfgang Iser" con 48.900 o "Mieke Bal" con 51.900.

Claro que esto es una medición automática, objetiva y robotizada. Luego, para gustos, los colores y los criterios.

Mi saldo web








Contra tantos nacionalismos




Del blog de Rosa Díez:

DISCURSO ROSA DÍEZ EN LA INVESTIDURA DE ZAPATERO

Debo mi presencia en esta Cámara, como cuarta fuerza política nacional, únicamente a los ciudadanos que nos han dado su voto, su dinero y su tiempo de trabajo.Por eso quiero que mis primeras palabras sean para ellos: muchas gracias a todos los que habéis confiado en nosotros.

Tenemos un sentido institucional de la política; y estamos aquí para defender los compromisos que hemos adquirido con los ciudadanos. Por eso mi primera iniciativa legislativa será proponer la reforma de una injusta Ley Electoral, causa de que UPyD tenga un escaño y el PNV, con menos votos, tenga seis.Tomo nota de su compromiso de estudiar el tema en una ponencia de la Comisión Constitucional. Pero no nos parece suficiente, máxime porque usted lo hizo tras calificar de justa y proporcional a la citada ley.
Consideramos necesaria la Educación para la Ciudadanía, porque entendemos que los valores cívicos y democráticos requieren de una enseñanza específica, igual que sucede con la historia o las matemáticas. Pero no puede ser una asignatura a la medida de un partido: sus contenidos han de ser consensuados dentro de un gran Pacto Escolar. No apoyaremos a ningún gobierno que no se plantee, como objetivo prioritario de esta legislatura, impulsar un Pacto de Estado para la Educación y devolver al estado la competencia educativa a través de la reforma de la Constitución. España no puede permitirse diecisiete sistemas educativos divergentes, localistas y ajenos a la enseñanza de lo mucho que nos une a los españoles. Mejorar la educación es imprescindible para avanzar en la igualdad de los ciudadanos y para progresar en la competitividad económica y el desarrollo científico de España. Y no he escuchado ningún compromiso del candidato en ese sentido.

Apoyaremos un Pacto de Estado para la derrota de ETA y para luchar contra cualquier tipo de terrorismo. La derrota de ETA exige no sólo declaraciones y órdenes a la policía, sino regeneración democrática: justicia independiente, respeto riguroso a la legalidad y combate contra cualquier forma de legitimación del terrorismo. Una justicia independiente que el gobierno no pueda paralizar a su conveniencia. Hay que evitar que un Fiscal General nombrado por el Gobierno pueda desmontar la Ley de Partidos, permitiendo la vuelta a las instituciones de nuevas franquicias de ETA como ANV. No estaríamos hoy lamentando lo que ocurre en Mondragón y la nueva traición del PNV a los principios democráticos si su anterior gobierno, Sr. Zapatero, no hubiera maniobrado y manipulado a la justicia durante su disparatado e inútil “proceso de paz” para permitir la vuelta a la impunidad del brazo político del terrorismo. La derrota de ETA exige no sólo eficacia policial: también exige deslegitimar radicalmente toda su historia y todos sus objetivos. Por eso hace falta un Pacto de Estado abierto a todos pero suscrito, imprescindiblemente, por el partido del Gobierno y el que es la alternativa. No he escuchado ningún compromiso de usted en ese sentido.

Sr. Candidato, cuando usted habló ayer de terrorismo empezó por decir que en su idea de España “caben todas las ideologías imaginables; caben todas las identidades” (aunque no el crimen). No comparto su opinión: en la España que yo quiero no caben todas las ideologías imaginables. Hay ideologías e ideas que son criminales, que conducen al crimen y por eso son incompatibles con la democracia.

Para conseguir una justicia independiente propondremos modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial en relación con la elección de los 20 vocales del Consejo General del Poder Judicial y volveremos al criterio más justo, independiente y sin duda constitucional de la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1980. También propondremos la modificación del Tribunal Constitucional para mejorar la autonomía de nuestro más alto Tribunal. Y que para la elección del Fiscal General del Estado se utilicen procedimientos similares a los de la elección del Defensor del Pueblo. No he escuchado ningún compromiso en ese sentido.

Por cierto, Sr. Candidato, que usted afirmó ayer que: “es preciso gobernar mejor el poder judicial”. Pues no: que el gobierno pretenda gobernar al poder judicial es totalmente contrario a la democracia. La esencia de la democracia es la separación de poderes.

España no puede seguir soportando la constante y anárquica transferencia de competencias del Estado a las Comunidades Autónomas. Los españoles queremos una España en la que se vele por la igualdad, la cohesión social y, sobre todo, por el interés general. Unión Progreso y Democracia es el único partido nacional que se presenta con la misma sigla y defiende la misma posición en toda España. Defendemos el Estado de las Autonomías, pero no tenemos el más mínimo complejo en corregir sus disfuncionalidades: el deterioro de la igualdad, e incluso de la libertad personal que se ha producido. Por eso, para garantizar la igualdad, defendemos que una serie de materias como la Educación y la Sanidad pasen a ser competencias exclusivas del Estado. Y con ese mismo objetivo de garantizar la igualdad propondremos la revisión del cálculo del Cupo Vasco y de la AportaciónNavarra. Porque un sistema fiscal que todos los españoles no puedan disfrutar por igual no es un derecho, es un privilegio. Señor candidato, es necesario un Pacto de Estado sobre la financiación autonómica para garantizar la igualdad de todos los ciudadanos al margen de la parte de España en la que vivan. No he escuchado de usted ningún compromiso en este sentido.

Ha reconocido usted la situación preocupante de nuestra economía. No es suficiente, Sr. Candidato. Sobre todo cuando llevan meses desde su gobierno negando la evidencia. España se enfrenta a una coyuntura económica plagada de dificultades. Y la situación no se soluciona con el parcheo que usted nos propone, sino que requiere formular una auténtica política de desarrollo económico que se centre en los problemas de fondo, de una manera especial, en el fortalecimiento de la competitividad de las empresas y de la economía en su conjunto. Corregir el déficit exterior y ganar en competitividad, y por tanto, en bienestar y empleo para los españoles es el objetivo clave que no se vislumbra en su proyecto.

Unión Progreso y Democracia defiende la unidad de la Nación española, no como un valor sentimental sino como el único instrumento capaz de garantizar la igualdad de todos los ciudadanos. Sr. Candidato: España se romperá si se rompe la igualdad. Y afirmo que se ha empezado a romper. Le daré algunos ejemplos:

1. La supresión práctica del bilingüismo en el sistema educativo catalán, imitado en Euskadi y Galicia, impide la libre circulación de las familias que se enfrentan a la escolarización de sus hijos en una lengua distinta a la castellana, excluida de los centros públicos.

2. La exigencia abusiva de conocimiento de la lengua cooficial para concursar a puestos públicos discrimina a todos los españoles que viven en una CCAA que no tiene dos lenguas oficiales.

3. Los funcionarios son retribuidos de forma distinta para el mismo empleo en función de la autonomía: caso de los funcionarios de justicia, o de los policías y guardias civiles respecto a los Mossos y la Ertzaintza.

4. Los ciudadanos tienen garantizados en la sanidad pública distintas prestaciones y tratamientos terapéuticos dependiendo de la CCAA en la que vivan. Tampoco son homogéneas las retribuciones de médicos y enfermeras, cuyos salarios, por cierto, están a la cola de los países de la UE, incluso por debajo de los profesionales de nuestro vecino Portugal.

Creemos que hay que avanzar en la laicidad del Estado precisamente para garantizar un trato justo a todas las confesiones religiosas que sean compatibles con la democracia. Nos preocupa que, como ha ocurrido en la última campaña, se pida el voto a asociaciones islámicas a cambio de privilegios en los comedores escolares de los centros públicos y cosas semejantes. Ser un partido laico no significa ser antirreligioso o pro ateo. Abogamos por el máximo respeto público a las creencias religiosas, como esperamos que los creyentes respeten la autonomía de las leyes que se da a sí misma la sociedad española, incluso cuando no coincida con sus creencias. No he escuchado de usted ningún compromiso en este sentido.

Sr. Candidato: Entendemos que el voto no es un cheque en blanco, sino un compromiso que se contrae entre los políticos y los ciudadanos. Los compromisos que hemos suscrito con aquellos que depositaron en nosotros su confianza no se corresponden con los que usted ha expuesto hoy en esta cámara. Por eso no puedo darle mi apoyo.

Unión Progreso y Democracia quiere regenerar la democracia española. Somos muy exigentes porque tenemos ambición de país. Somos muy exigentes porque hacemos política pensando en las próximas generaciones y no en las siguientes elecciones. Sr. Candidato, siempre encontrará en nosotros una crítica constructiva. La de un partido político que sólo se debe a los ciudadanos y que no tiene ni complejos ni hipotecas para defender, con toda claridad, lo que considere mejor para España. Por eso seremos tan exigentes con usted como sabemos que lo son los ciudadanos con nosotros. Entendemos que la abstención ante su programa sería una llamada a la resignación; y un cheque en blanco. Como no hemos recibido un cheque en blanco, tampoco puedo --como usted comprenderá--, darle a usted un cheque en blanco. Por eso votaré en contra de su investidura: para corresponder así a la confianza de los ciudadanos y como expresión de nuestra exigencia política.
Muchas gracias.
 
Congreso de los Diputados. Abril de 2008.

Acatar—y atacar


Miércoles 9 de abril de 2008

Language, feedback, interaction

A comment to Babel's Dawn on the origin of language.

"Language may have evolved us as much as we evolved it." — That can be taken for granted. Language provides a basic tool to organize and coordinate action, past, present and future - and it is through coordinated action (that is, social interaction gone rampant) that human groups become more complex, divide work, communicate, exchange, create traditions and cultural objects, and globalize economy. Of course each of these steps acts back on language, developing it as needed to accomodate a new situation. It is this process of continual feedback of new situations on the established language and social processes that characterizes human reality. It is a continuous process, but if one had to look for a kind of jump anywhere, I would look for the origin of what linguists call the double articulation of language: the double level structure of standard sounds to make words, and of words to make phrases. Show the mental makeup that allows these signs to be treated in an isolated way, and combined, and you will have given much insight into the device that hand-started the whole cultural dynamics.

Or the whole cultural dialectics of emergence. Including the turning back of language on itself, to represent and analyze language.

Er—guess I meant to write "the device that jump-started the whole cultural dynamics". But hands may have had something to do with it as well.

Lenguaje y gesto


Illo Caudillo

Al igual que Fray Josepho, yo también hacía mis pinitos con los clásicos en mi juventud ya lejana (eran los tiempos en que estudiaba a Garcilaso y Góngora) componiendo alguna copla de pie quebrado en versión rock, unas endechas a la guerra fría, o (recuerdo, recuerdo) una "Redondilla del autoestopista" escrita mentalmente mientras hacía tiempo con el dedo en las carreteras. Cosa a la que me dediqué muchas horas y kilómetros.

Como muestra de estas labores de época, y del ambiente guasón de los tiempos (y del clima político, y del clima político...) rescato del baúl de los recuerdos este Soneto Herreriano al Caudillo, de hacia 1980—hoy que hay consenso y está el horno para bollos, XD:

Franco
¿Dónde estás, o Caudillo que atesora
en su recuerdo el español sincero
que en Brunete o Toledo contra el fiero
enemigo luchó que al Mal adora?

¿Dónde estará la espada vencedora
que alzó el invicto brazo del guerrero,
gritando un fuerte "¡No!" con gesto entero?
¿Dónde, dónde está hoy en esta hora?

La lepra que roía las entrañas
de una nación entera fue extirpada.
Cuarenta años de paz tuvo esta tierra.

Hoy que otra vez se enfrentan dos Españas
en sorda lid, ven tú. Se alce tu espada
una vez más: ¡Santiago! ¡España! ¡Cierra!





Shakespeare y los cien clones


Martes 8 de abril de 2008

Arablogs

Me inscribo como el blog número 500 (creo) del portal Arablogs, del CATEDU (Centro Aragonés de Tecnologías para la Educación). No se puede decir que haya llegado muy pronto, no...  

Aunque el hecho es que no conozco a ningún otro docente que tenga un blog allí, excepto a Chusa, a.k.a. María Jesús de Miguel—sobre la cual escribe precisamente hoy una de las alumnas:

Hola yo me llamo pérola eliane y tengo 14 años, voy a contar cosas de una profesora que es super maja y que es la mejor profesora que un alumno puede tener. Explica todo muy bien, es una profesora encantadora y que tiene alumnos que la quieren mucho, como yo, que no soy la mejor alumna del mundo pero ella si es la profesora mejor del mundo: se llama Maria Jesus, es super guapa, tiene el pelo negro, ojos negros y usa  gafas, y cuando se enfada, despues pide disculpas.

—es que es un aula de inmersión, con alumnado multicultural variadito que debe ser un babel (de ahí las desesperaciones a que alude Pérola) y la finalidad del blog de Chusa, El Batiscafo, es que escriban en español. Y cómo que lo hacen... con unas pocas líneas ya retratan los muchachos/as inmigrantes la experiencia que arrastran:

Hola, soy Ebrihima, soy de Gambia. Mi ciudad es Banjul,  es muy bonita y  pequeña. Habia muchos idiomas, el mío es el sarahule, pero en Gambia se habla mucho wolof. Habia un rio muy importante, el río Gambia.

En el rio habia muchos peces. Habia tres 3 mezquitas sí, yo no lo he olvidado, yo creo que habia tres mezquitas. Mi ciudad, que se llama Banjul,  es muy pequeña. Habia mucha gente, habia muchos colegios, institutos, y escuelas. Sus uniformes son muy bonitos, los colores son muy distintos, habia verdes, blancos, amarillos, rojos y azules. Habia muchas fuentes y parques pequeños.

En Gambia los hombres no bailan, por eso Omar, Ousan y yo no queremos bailar en clase de EF, y la profesora esta muy enfadada. Pero ahora creo que le vamos a pedir perdón y vamos a obedecer y a bailar como todos los demas. Aqui en Europa los hombres bailan y no es malo.

—Ahora todos aragoneses, y baile obligatorio: ¡aunque lo que bailan seguro que no es la jota!

Si al final el más exótico, y el menos bailón de la clase, voy a ser yo.


_________

(PS: ¡huy qué éxito de recibimiento he tenido!— Y es que esta iniciativa me parece fantástica. A los chavales les tiene que motivar un montón lo de ver que pueden escribir, que aparece en la red y que los leen, y que pueden comunicar a otras personas lo que recuerdan de su país o lo que ven y sienten en éste. Con lo adictivos que son los blogs, no hay como ésto para abrir posibilidades y capacidades de expresión y comunicación.)

En el fondo no estoy tan mal





Lunes 7 de abril de 2008

Autores ilusos, estafados o semimuertos

Qué ilusos los autores que piensan que los libros dan para vivir, porque han oído hablar de los grandes nombres. Es una ilusión óptica comparable a la de las loterías, que siempre le tocan a alguien, pero nunca a tí. El esfuerzo que lleva escribir un libro ha de recompensarse por lo que le aporte a uno mismo y por la mínima vanidad de verse publicado o el mínimo - minimísimo normalmente - eco que tenga. Hay que consolarse con poco, de lo contrario vas dado. Si alguien quiere hacer dinero, mi consejo es que se dedique a otra cosa. Será un consejo válido y atinado en el 999 por mil de los casos. Lo mismo si alguien quiere tener fama, reconocimiento, etc. Que se dedique a otra cosa mariposa. De la literatura no se vive, y la mayoría de los grandes escritores que recordamos, malvivieron, y se buscaron la vida por otra parte. Ellos, los grandes.

Comentario éste que pongo en el debate de Mi Literaturas sobre si publicar es necesario para un escritor. También pongo este otro en la discusión sobre si es ético descargarse libros gratis de la red.

Bueno, ¿habrá que presuponer que estamos hablando de libros sometidos a copyright, digo yo? Si quieres obedecer a las leyes de tu país (incluidas las del copyright) o salvaguardar los derechos de autores que quieren cobrar por su obra, pues tendrás que abstenerte de usar servicios que vulneran esas leyes o esos derechos. Si no, allá cada cual con sus contradicciones, contradecirse humanum est. Habrá que tener en cuenta que en según qué países las leyes son más flexibles; igual habrá que descargárselas de servidores de ese país... cosa que empieza a resultar ridícula. Y así los nuevos medios globalizadores acentúan nuestras paradojas y contradicciones. Lo que sí tengo claro es que si sé que un autor no quiere regalarme su obra (porque tengo la pista de que la ha publicado en una editorial con derechos de autor y no en Internet con Creative Commons, o porque se lo he oído directamente) pues no me estoy comportando éticamente con ese autor si me la descargo gratis con un sistema que vulnera ese derecho y que es rechazado por el autor. Claro que también hay autores que publican en una editorial y luego hacen declaraciones a favor de la libre circulación.

Como yo, sin ir más lejos, y para abundar en la contradicción. Mi último comentario sobre autores, hoy, en el Project Narrative Weblog, sobre la muerte del autor, en respuesta a esta opinión de Brian Chanen:

Brian Chanen // April 4, 2008 at 3:01 pm:
I have recently been teaching two quite different texts side by side: Angela Carter’s The Magic Toyshop and William Gibson’s Pattern Recognition. In both texts the young female characters, in their search for a type of agency, or for an autonomous self, only manage to re-situate themselves within a still problematic web of influences, voices, allusions. In terms of contemporary relevancy, Barthes’s “multi-dimensional spaces,” “tissue of quotations drawn from innumerable centers of culture…” (to quote only above) speaks eloquently to contemporary network culture. Authorship like this, in a response to a blog on a site connected to sites, to what extent is my voice any more than a restless mix?

JoseAngel // April 7, 2008 at 6:49 am
Still, both Angela Carter and William Gibson speak from an authorial position defined by a cluster of commercial, legal and intellectual conventions- e.g. they assert their “moral rights” as authors. Authorship may be analyzed as a form of creative agency (a pretentious one perhaps, as Barthes’s analysis implies) but also as a set of conventions for presenting (”one’s”) discourse publicly, acknowledging it or claiming it as one’s own… As Brian Chanen suggests in the previous comment, new media redefine this public “face” of writers and readers by providing new interactional abilities and opportunities. Not that authorship disappears, of course, but it is interestingly complicated. The widespread use of nicknames in blogs etc. offers an interesting case of a continnuum between authorship in one’s own name (”veronymical” as someone called it), various degrees of pseudonymous presence, and complete anonymity. E.g. I assume people are using their real names in this relatively academic forum.

Although the issue of the signature is only part of the question.

Los autores no sé, pero los lectores de este blog (digo el americano, jeje...)  parecen muertos, o moribundos, o callados...

Poetry, Nobel, Criticism






Domingo 6 de abril de 2008
Embarcadero
En el muelle

Hoy el único embarcadero que hemos visto ha sido el que acaban de hacer en el Ebro al lado del puente de Las Fuentes. Pero he colgado en mi FlickR algunas fotos de la excursión a San Carlos de la Rápita, con motivos marineros entre otros. Recomiendo verlas: las hay bonitas, y con un adecuado discurso crítico para apoyarlas, y en una sala de exposiciones, darían mucho de sí.

(PS: A veces ya no distingo ni yo mismo cuando hablo vanidosamente en serio y cuándo en broma... es que voy hilando fino.)

Fotos de Galicia







Sábado 5 de abril de 2008

American Pie

Ahora que me dedico a videocantante por la red, me da por curiosear y comparar versiones, y ver cómo se les da a otros aficionados. Los hay impresionantes—esto de YouTube va a ser una revolución en la música, el entretenimiento y los cazatalentos.  Todas quieren ser la siguiente Norah Jones, y muchas podrían.

Me gusta esta chica, ewmarsto. Lo hace ella mejor en casa con su vídeo y su guitarrica silenciosa o sus cuatro noticas de piano que otras con cuarenta mil voltios, aclamaciones millonarias y conciertos en macroestadio. La canción, de Don McLean, ya se escribió como nostálgica en los setenta, y más nostálgica era cuando la oía yo en el campus de Providence hace veinte años. Ahora es triplemente nostálgica... igual un día saco mi versión. Entretanto, aquí está la de ewmarsto:




Y aquí hay un "Summertime" al que sólo le falta un micrófono mejor:



Con el encanto (y a veces el talento impresionante) que tienen estas versiones de aficionados — y cuando no, pues tienen el encanto de lo gracioso y ridículo—pues no sé quién va a ir a ver a los profesionales, tan maleados ya por su profesión, o a comprarles nada... 

In my secret life





Viernes 4 de abril de 2008

La casa del sol naciente

Una canción a la que le llevo dando vueltas desde los años setenta...






Early morning rain 


Current recursions

"The recursive property briefly outlined earlier ...  may be a distinct human property". Chomsky's notion that the recursive potential of human language is an evolutionary breakthrough in communication was under attack in the recent Barcelona conference, according to this post in Babel's Dawn, "Recursion can be a 'side effect'":

A few hours after Derek Bickerton argued that recursive processes are not needed to generate sentences, Joris Bleys argued in a workshop that even if they are needed they require no special evolutionary jumps to appear. Recursion (the transformation of preliminary phrases into final sentences by embedding some preliminary phrases into others) can simply be a side-effect of trying to keep linguistic knowledge as simple as possible. If the Bickerton and Bleys papers stand there seems to be no syntactical reason why language should be limited to humans.
Ea
This last perspective comes from the field of artificial intelligence. The paper on recursion and evolution by Chomsky et al. is here. My comment to the post in Babel's Dawn:

OK, a formal account may be given of how to generate a grammar with minimal ingredients. Chomsky would be happy enough with that. There remains though a case for evolutionary discontinuity, since the interpretation of these recursions and ever more complex boxings requires a processing ability that animals do not have. The ingredients of the grammar are simple enough, but their combinations soon become unwieldy for a parrot's brain to handle. This account of grammar still requires an ability to draw imaginary mental frames around formal units - a framing ability of the mind which is beyond the abilities of animal brains. Which is the neural mechanism which allows this complex framing? How did it develop? There's some kind of discontinuity there, even though the mechanism may be based on more basic or general cognitive abilities.

Babel's Dawn: I have no trouble with the notion of “discontinuity,” if it means that there is some fundamental break between what humans do and what other animals can do. I balk at the idea that we must have “an ability to draw imaginary mental frames around formal units,” because the argument assumes the reality of those formal units. They may be real, but I see no reason to assume as much from the outset. The history of science is full of abstractions (including the gravitational force) that once were taken to be real, but were not. Questions like <> and <> strike me as off target precisely because they try to explain an abstraction rather than a phenomenon.

JoseAngel again:

But that's what the whole thing is all about—abstractions, the ability to see either "two" or "one plus one" in something which is the "same" phenomenon. Or, to put it otherwise, to see that "1+1" both is and isn't "2". Frames may be imaginary, but they do acquire a substantiality, and semiotic phenomena are phenomena all right.

La emergencia del símbolo


Swales: Worlds of Genre, Metaphors of Genre

Notes from a lecture by John Swales (U of Michigan) at the University of Zaragoza today. My occasional comments in red.

John M Swales: "Worlds of Genre – Metaphors of Genre"

Sunny Hyon ("Genre in three traditions: Implications for ESL", 1996) discussed three influential traditions in thought about genre:
1) the international ESP tradition
2) the North American Rhetoric Tradition (Bazerman, etc.)
3) Australian Systemic-Functional tradition (from Halliday). Halliday didn't really believe in genre as a category though.
According to a web posting by Carol Berkenkotter, "Hyon's categories have stuck" (2006).

I miss everywhere a joint discussion of literary conceptions of genre and linguistic/stylistic ones. Bakhtin is the most useful bridge, I guess.

Swales questions whether we still have these traditions, though. Views from recent books c. 2004 (Bhatia, Worlds of Written Discourse: A Genre-based view; Devitt, Writing Genres; Frow, Genre; Swales, Research Genres, 2004).

Bhatia: genre incorporates context apart from text: professional, institutional or disciplinary contexts.
Devitt: genre is a nexus between individual's actions and a socially defined context (situation, culture, genre…).
Frow moves from a systemic-functional perspective to speaking of performances of genre, rather than classes to which text belong: he follows Derrida stressing the margins and borders between genres.
Swales (Research Genres, 2004): genres as complex networks of various kinds, rather than individual resources.

There are some consolidating trends in genre theory:

1. Recognition of a balance between constraint and choice (genres constrain but also give you choices).
2. Genres take a local contextual coloring. (In different cultures, etc.). E.g. Brazilian research papers in linguistics offer "final considerations" instead of "conclusions" (which usefully leaves the door open to offering no conclusions).
3. Evolution due to exigency (e.g. increasing paperwork and monitorization makes administrative genres develop)
4. A nuanced genre consciousness keeps rising.


Definitions and metaphors of genre

Swales 1990's definition: "Genre is a class of communicative events that share some set of communicative purposes."

This definition seems to me a reaction against earlier formalist definitions: it is all function. But it is too one-sided and totalizing. A definition of genre should acknowledge there are several genres of genres.

Swales in 2004: "[genre definitions] fail to measure up to the Kantian imperative of being true in all possible worlds and all possible times: for another, the easy adoption of definitions can prevent us from seeing newly explored or newly emerging genres for what they are". His views now stress the co-dependence of genres and generic practices. The earlier definition isolated genres, now genres are seen as connected, embedded, co-dependent. E.g. a linguist's study of shopping lists as a genre found they are not so much a memo of what to buy as a way to prevent you from buying things not on the list. Indirectness everywhere, even in shopping lists.

There is a wide interest in genre definitions among information scientists and documentarians struggling with all the new digital genres.

Metaphors used to describe genres, and their potential uses:

- Frames of Social Action (Bazerman) ----> emphasis on genres as Guiding Principles.
Bazerman sees genres as frames for social action, guideposts used to explore the familiar, to create intelligible communicative action. Although sometimes the frame is not clear (e.g. statements of purpose when you apply for a PhD: ambiguous situation).

- Language Standards (Devitt ----> emphasis on genres as Conventional Expectations).
Genres provide constraint and choice. Matters of etiquette, netiquette, etc.

- Biological Species (Fischoff) ---->  genres seen as having Complex Historicities.
(E.g. the population pressure of academic presentations in conferences leads to the appearance of a new genre, the conference poster). New genres try to find their niche in the communicative world, e.g. in academic practices. Here the analogy with naturalists' practices in the study of biological species may be illustrative. Biologists are either splitters or lumpers. A "species" is a tricky concept in biology. Organisms may be split into two species or lumped together in one. Bird species, f.i. How many species of crossbills? There are Spanish, Scandinavian, Scottish varieties or populations. Therefore, there are 3 or one species, depending on whether you are a splitter or a lumper. DNA considerations are now the fashion, and they lead to splitting: in a few years the lumpers will be back. Likewise, genres are subdivided by splitters – e.g. distinguishing varieties of research articles: review articles, research articles proper, argumentative essays, etc.

- Families and Prototypes (Wittgenstein, Rosch) ----> emphasis on genres' Variable links to the Center.
Here we have discussions of central and peripheral exemplars, e.g. definitions of  "the 'standard' Ph.D. thesis". Unlike Malcolm Ashmore's thesis (1980s, U of Chicago)—an experimental thesis, dramatizing his supervisor, using various genres (an encyclopedia of the sociology of science, a fictional transcript of his own defense…).

(David Walton, Universidad de Murcia, also wrote an extremely experimental, self-reflexive Ph.D. thesis, on Oscar Wilde).

- Institutions ----> genres as Shaping Contexts, Roles.
Institutions are more than their material manifestations (they include the accepted or usual procedures, etc.). E.g. in the case of the university
the lecture (a genre) is only a part of a course, part of a degree programme – genres are situated within a framework of institutional procedures and expectations.

- Speech acts ----> genres as Directed Discourses.
E.g. letters of authorization, patents, carpe diem poems…


2 examples of generic practice: Dissertation defenses and Art Monographs

1) The Ph.D. defense

Ph.D. dissertations are similar texts everywhere – but there are different modes of examining them around the world.
- Disputas in Norway, / viva voce in England / oral examination in America
- Committee members in America, Internal/external examiner in Britain, Opponent in Norway.
- Grand ceremony – closed room / vs. open meeting, etc. Extremely formal in Norway; more formal in UK than in USA.
- Advisor or superviser: present under permission in UK but silent, in US the advisor chairs the committee— many local differences.

Data from several dissertation defenses recorded (MICASE corpus, etc.).
Emerging structure in America's defenses:

- Greetings (personal introductions)
- Chair asks audience to leave
- Committee agrees.
- Defense proper (summary, candidate attempts a presentation, rounds of question, free questioning, questions from committee, questions from audience).
- Closing segment, leave-takings, decision, party arrangements, photo-ops.

Turn percentages of interactants differ widely in the examples. AI candidate: high percentage of turns for candidate, low for chair, high for members of committee. In a Ph.D. on social psychology, much lower percentage for candidate and more for chair and members (showing more disagreement and interaction among committee members).

Informality reconsidered: The Ph.D. defense is an important event but it is handled in an apparently informal way. (Everybody knows the preestablished arrangements). Humor used to reduce tensions. Laughter is distributed every few minutes (most of it at the candidate's expense). This moderates the insistence of institutional regulations. Laughter (Bakhtin) demolishing formality, etc.

Research talk informality. Frequency study of the use of the vague term "thing" per 10.000 words: astonishingly high frequency in defenses.

US Ph.d. defense, not a meaningless ritual:
- academic conversation certifying membership,
- things can go wrong,
- chair wants no arguments between committee members, committee must show expertise and humanity,
- High-level editorial meeting
- Celebratory relief at the end of a long journey
- Dysfluent at times: informal language, laughter, mistakes...

Institutional framework is handled with a very light touch. Cloaked by humour, etc. Formal standards of writtenesque language do not apply. Formality not acceptable in USA—more formal and indirect language in UK.

2nd example: the Art History Monograph (a genre which goes back to Vasari's study of artists' lives and personalities in 1550)

Focus on monographs studying Thomas Eakins' picture  "The Gross Clinic" (1875).

4 monographs on Eakins:

Lloyd Goodrich (1933): Viewpoint of the painter is presented as objective, artist as genius:
"The hand that guides the brush is as steady as the hand that guides the scalpel" (1933)

Johns (1983) represents the new social history of art. Focus not so much on the individual but on times and social circumstances.
Here the picture is seen as emphasizing advance in medical science in the 19th century, etc.

Fried (1987): Ambivalence: surgeon threatening castration, or having enacted it, psychoanalytical reading.

Henry Adams (2005). Again, psychoanalytic reading, this time bolstered with details of Eakins problematic family relationships and sexual tendencies.

The lessons drawn from the painting are very different.

(Perhaps this issue should be faced squarely from another angle — benefitting from the insights of critical theory and of the history of criticism as a kind of genre analysis in its own right, "from within")

The art monograph is facing an institutional decline. (Guercio 2006, Art as Existence). A number of conflicting tendencies influence the evolution of this critical genre: the classical idealization of artist, vs contemporary views of problematic identities; major art historians, 20th-c. authorities (Gombrich etc.)  did other genres (theory), not monogaphs on individual artists; feminist and postcolonial critics vs. traditional white male artists—lack of interest in canonical artists. Decline of the genre in the academia – monographs on artists are no longer being written by academics, but by art dealers, curators, specialists in auction houses…. Increased commodification of the genre: there is a stronger commercial motivation behind the monograph. Criticism helps to raise the status of the art object. A dance between theory, interpretation, description and illustrative detail in the monographs. In Ph.D. defenses, architecture students fail if they just talk about either theory or their design: they have to relate one to the other. Conventions in writing about art change.

Final considerations:

Frow: When discourses are well constructed, they perform the genre.

Now, as performances proliferate, genres drift and change, and analysts try to follow the drift of these transformations.


Discussion:

C. Inchaurralde: we become conscious through the use of genres. That leads to new ideas and to the growth of thoughts. Writing text is also as a matter of creating, not of communicating a preexistent idea (even the shopping list).  An interesting consideration, Swales acknowledges. Inchaurralde again, on the danger of writing atypical theses - not advisable to be too original in this respect...

F. Collado: On US thesis defenses - can candidates fail at that point? Is there a real risk? (Yes they can).

J. A. García Landa (myself) on disciplinary issues: As students of genre place more and more emphasis on interactional and contextual issues, and not on purely formal matters of textual structuring—isn't there a danger of a lack of disciplinary limits in that study, a kind of theoretical anxiety or crisis? That is, the question may arise, "am I still doing linguistics, or am I doing something else—sociology, ethnomethodology, whatever"? Is there a way in which disciplinary limits can be usefully asserted?

Swales recognizes this is a real issue, and that it is to some extent a matter of choice of focus—and of contextual relevance of the analyst's task. As to his own approach, he would rather not drift too far away from textual linguistics and stylistics.

I suggest that an interdisciplinary or exploratory angle may help see new aspects to this issue, but also that a disciplinary focus on textuality helps concentrate on some issues which may be disregarded or may lack sufficient focus if the emphasis falls on wider contextual issues.


Meaning in interaction



Jueves 3 de abril de 2008

Author, Death of the

A comment to the post "The Death of the Author" in Project Narrative Weblog:

As to the death of the author (sounds more like “the death of the death of the author” by now, if the author was ever dead to begin with…).

Barthes’ article (however illuminating, seminal, etc.) is to some extent essentialist: it seems to assume there is only one context for the analysis of literature or for literary operations, just one “literary game” or just one way of speaking the truth about this issue: the (post)structuralist context, game or language. Moreover it couches the whole issue in an apocalyptic tone, mixing the issue of Barthes’s new insight or proposed views on authorship with a completely different issue of literary evolution — that is, if the author is dead for Barthes now, surely he has been dead all along, even if people didn’t know?

Foucault’s essay (while still a totalizing affair) reads better in that it seems to allow for different kinds of author-effect, or to recognize the validity of the author-game for certain purposes or in certain contexts. It seems to me that a discussion of authorship and its modes and uses should be above all contextual. How to do things with authors— apart from killing them, that is. Take them to a literary festival, for instance, and analyze their social interactions there, in the flesh.

La Mort de l'Auteur


Miércoles 2 de abril de 2008

Autoeutanasias

Comentario (disentiente, como suele suceder) que pongo en el blog de Víctor Gómez Pin, que defiende el derecho a la eutanasia y al suicidio, en el artículo "Agravios comparativos ante el deseo de morir." Se pregunta el autor en virtud de qué se atribuye alguien la propiedad de las vidas terminales o que ansían la muerte. Dice VGP: "¿Quien debemos en este último caso considerar como propietario de nuestras vidas? ¿La Familia? tengamos o no familia con minúscula ¿La Patria acaso? nos sintamos o no patriotas ¿O quizás se trate de una suerte de posicionamiento filosófico en el que se considera que nadie en aceptables condiciones físicas y sano juicio puede realmente desear su propia muerte?"

Y apostillo:

No es que el Estado (las Leyes, la Sociedad, etc.) sea propietario de las vidas, pero sí es quien determina los límites de la actuación legítima y legal - en esto como en todo. ¿No pretenderá Vd. que sea cada individuo el que establezca la Ley? Eso no pasa ni en las repúblicas mejor ordenadas. Visto que tiene que haber una ley al respecto (pues la ausencia de ley también sería una ley), el Estado suele determinar (suele, digo)NO que nadie "en aceptables condiciones físicas y sano juicio puede realmente desear su propia muerte"— sino más bien que nadie "en aceptables condiciones físicas y sano juicio DEBE desear su propia muerte". Porque las leyes regulan deberes y obligaciones, no deseos. ¿Que el individuo puede saltarse esta ley, como se salta el semáforo en rojo? Sin duda. Es más: ni siquiera está penado el intento de suicidio.

Para más precisión: lo que establecen las leyes es que nadie en su sano juicio etc. puede causar su propia muerte deliberadamente, aunque lo desee.

Pero si el intento de satisfacer ese deseo tiene éxito... pues menos penado que estará. Podría decirse que (suceda lo que suceda con el intento de suicidio en algún código atípico) el suicidio mismo no está penado en ninguna cultura—salvo en lo que toca a esas sombras de nosotros mismos (o almas precarias y en disolución) que son nuestras memorias póstumas.

Víctor Gómez Pin no entra en diálogo con sus comentadores, con lo cual las opiniones son unidireccionales (o bidireccionales en calles alternadas). Aunque por lo menos abre el blog a comentarios, algo es algo.

Imperativo maquiavélico


Like a Rolling Stone

No tan bien como Bob Dylan ni como Mick Jagger, sino más bien like a complete unknown,


 

Les chemins de traverse



Martes 1 de abril de 2008

Narrativas 9
Narrativas
Acaba de salir el número 9 de Narrativas (PDF), la revista editada Atlántico de por medio por Carlos Manzano aquí en Zaragoza y Magda Díaz Morales en Xalapa.  Y en este último número tengo—¡y qué ilusión me hace!—un artículo, "Gilgamesh y la escritura".

Recomiendo, antes de leerlo, leerse el Poema de Gilgamesh.

Y también hay muchos otros artículos, relatos y reseñas para elegir en este número.



En las escaleras del Conservatorio

























www.flickr.com
garciala1's photos More of garciala1's photos
IBSN: Internet Blog Serial Number 0-000-00000-1

(también tengo el IBSN 0-000-0000-1
... ná menos)