pila librosBlog de notas de José Ángel García Landa (Biescas y Zaragoza)— Diciembre  2008

A Portrait of the Author as Himself


Powered by Rollyo
Aquí mi clon para poner comentarios 
También se pueden enviar comentarios no públicos a garciala@unizar.es o por SMS al 685056264
 FOTOBLOG    Videoblog   Lecturas  Enlaces y blogs    Mi web   Indice Free counter and web stats Estadísticas

Música que viene: L'Amoureuse (Carla Bruni) - Y vuelve - O sole mio (The Three Countertenors) - y vuelve: Mes malles (Enzo enzo)


AL BLOG DE HOY

Miércoles 31 de diciembre de 2008

Cinco minutos más para la cuenta atrás




Elogio de la rutina

Martes 30 de diciembre de 2008

1599: A Year in the life of William Shakespeare

Reseñaré en una serie de posts el libro de James Shapiro (Columbia University), 1599: A Year in the Life of William Shakespeare. Londres: Faber and Faber, 2005.

Esta es una biografía de Shakespeare centrada en un año de su carrera, 1599, sobre el que existen abundantes datos—especialmente ahora, una vez los ha organizado el libro de Shapiro. Es un año crucial en la carrera de Shakespeare como autor, "the most decisive year of his career, one in which he redefined himself and his theatre" (371). Y tal como lo usa Shapiro este año es como una mirilla a través de la cual vemos mucho más de lo que hay en él: en cualquier año vemos por una parte el pasado acumulado que ha llevado a él y que ha hecho que las cosas sean como son. Y por otra parte vemos las semillas del futuro, quizá invisibles aquel año, pero contenidas en él y visibles desde la perspectiva de hoy. Así pues, una estrategia a la vez original y eficaz para construir una biografía. Lo que se pierde en panorámica temporal se gana en intensidad y en inmersión en la complejidad de un momento concreto. Para la reconstrucción de los detalles de ese mundo, maneja Shapiro una impresionante bibliografía presentada en un ensayo bibliográfico al final.

Como dice su autor, no es éste un libro sobre "Shakespeare in love", sino "Shakespeare at work", Shakespeare escribiendo sus obras en contacto por una parte con el día a día de su compañía teatral, y por otra parte con el ambiente sociopolítico de los últimos años de la era isabelina, la vida colectiva de Londres, la propaganda política, la situación internacional y las habladurías… De Shakespeare el individuo privado poco hay, ciertamente, y nada de sus amores, si los había. La persona Shakespeare sale mejor conocido de aquí sólo a través de su obra y del mundo en que vivió; en cierto modo sigue tan impenetrable como siempre.

Recogeré algunos de los episodios más llamativos de este año, siguiendo a Shapiro por capítulos.

En el prólogo, se nos muestra a la compañía de Shakespeare, los Lord Chamberlain's Men, desmantelando, con acusaciones de allanamiento de propiedad, su teatro The Theatre, al norte de Londres (cuyos cimientos se localizaron este verano pasado de 2008), para llevarse la madera que emplearían en la construcción del Globe, en la orilla sur del río. De este episodio quedan huellas por los litigios que siguieron con Giles Allen, el abusivo propietario del solar... pero no del edificio desmantelado. Shakespeare se convertiría en accionista copropietario ya no sólo de la compañía, sino del teatro del Globe, y también de otro teatro interior en la City, el Blackfriars. Era un año de transición en su carrera. Su hijo  Hamnet había muerto hace poco (las reacciones explícitas a esta muerte son nulas en su escritura) y poco después Shakespeare había "comprado" en el Colegio de Heraldos un escudo de gentilhombre para su padre y para sí. Estaba trabajando duro, al decir de Shapiro, y no tenía tiempo para amores (aunque esto ya es especulación…). Las condiciones de intensidad laboral del teatro isabelino hacían no sólo que trabajase intensamente, sino que se enfrentase al público más experimentado que haya habido jamás, en cuanto a experiencia teatral se refiere. Shakespeare terminaba su ciclo histórico con Enrique V mirando atrás en su epílogo, rarísima referencia explícita a su obra en su obra. Como también es rarísima la alusión abierta a un acontecimiento político contemporáneo—la campaña militar de Essex en Irlanda—en esa misma obra.

Frente a los autores que escribían en colaboración, Shakespeare escribía solo este año (estos años); escribía a la vez para el público culto y el popular, y en las alusiones populares se rastrea que, como nadie, estaba inspirando a su público, manteniéndolo atento a él, y dándole claves para interpretar la realidad que les rodeaba.


INVIERNO

1. A Battle of Wills. Will Shakespeare, autor, contra Will Kemp, actor principal.

2. A Great Blow in Ireland.  La expedición a Irlanda de Essex, contra la rebelión de Tyrone.

3. Burial at Westminster. El entierro de Spenser, poeta laureado.

4. A Sermon at Richmond.
Ante la reina y Shakespeare, un sermon bélico.

5. Band of Brothers.
Enrique V y las huellas de la expedición de Essex.

 

PRIMAVERA

6. The Globe Rises. El nuevo teatro estrenado este año.

7. Book Burning. Por orden de los obispos: la historia de Henry IV de Hayward.

8. 'Is This a Holiday?' La agitación popular en Roma y Londres, en Julius Caesar.

 

VERANO

9. The Invisible Armada. Los preparativos ante el temor de un ataque español.

10. The Passionate Pilgrim. Shakespeare y los piratas. Las revisiones del Soneto 138.

11. Simple Truth Suppressed. La nueva complejidad de Shakespeare en As You Like It.

12. The Forest of Arden. Viaje a Stratford, y antipastoralismo en As You Like It.

 

OTOÑO

13. Things Dying, Things Newborn. Muere la Caballería representada por Essex. Nace el capitalismo.

14. Essays and Soliloquies. La influencia del ensayo sobre Hamlet.

15. Second Thoughts. Versiones y revisión de Hamlet: varias obras y proyectos.

 

Termina el libro con los festivales teatrales de fin de año en la Corte. Isabel seguía espectacular y omnipotente: el fracasado Essex había perdido su favor, y el espectáculo de la corte seguía sin él. Pronto se alzaría en rebelión y sería ejecutado, con la compañía de Shakespeare oscuramente implicada en el asunto… aunque saldrían con mejor fortuna que él, actuando para la reina mientras Essex era conducido al cadalso. Se representaron este fin de año obras de Dekker y Jonson—las nuevas de Shakespeare eran demasiado arriesgadas políticamente para llevarlas a palacio; en parte Shakespeare había transformado su drama absorbiendo la atmósfera políticamente cargada de este año en concreto. Quizá representasen los Lord Chamberlain's Men la comedia de este año, As You Like It. Pero en todo caso, Shakespeare se había convertido en el autor de referencia con quien competir: se había apoderado de la escena popular. Este año empezó escribiendo Enrique V, su obra histórica más compleja; ensayó un nuevo rumbo para la tragedia con Julio César, y terminó trabajando en Hamlet. Este año llevó su obra a un nivel superior de complejidad y calidad. Un botón de muestra de la contextualización que logra Shapiro:

With Hamlet, the cross-pollination of the plays reaches another level when Polonius unexpectedly tells Hamlet, 'I did enact Julius Caesar. I was killed i'th'Capitol; Brutus killed me' (III, ii, 99). John Heminges, who played older men, probably spoke these lines and also played Caesar. The in-joke, which audiences at the Globe would have shared, is that Richard Burbage, who was playing Hamlet and had played Brutus, was about to stab Heminges again! (367)

Este año había estrenado la compañía de Shakespeare su teatro del Globe, con su lema probablemente a instancias del propio Shakespeare "todo el mundo actúa como un actor", lema reconocible también en un famoso parlamento de Jaques en As You Like It, escrito también este mismo año. Según Shapiro, Shakespeare es el primer dramaturgo moderno que desarrolló esta conexión estrecha con un espacio teatral concreto, el del Globe, y un público muy concreto—capaz de seguirle y captar estas referencias. (Otra que se me ocurre es el 'kiss me Kate' de Enrique V a su princesa francesa: una alusión a otra obra de Shakespeare quizá recientemente retomada por su compañía, La fierecilla domada). En un contexto más amplio, esto tenía lugar en el marco de una especialización creciente de los teatros y públicos londinenses: los Chamberlain's Men desarrollaban el teatro más complejo y avanzado de Shakespeare, mientras que sus rivales los Admiral's Men vivían del pasado con una oferta más popular y tradicional, y las compañías infantiles se especializaban en drama lírico y aristocrático. El centro lo dominaba Shakespeare, que combinaba atractivo intelectual y gusto popular. Escribe obras más exigentes con sus actores, y es consciente de que el público busca en él, y ha encontrado, un intérprete incisivo de sus tiempos. Usando una de sus imágenes favoritas, de tantas basadas en contratos y préstamos, había dicho a finales de 1598 "hacedme una rebaja y os pagaré algo, y como hacen la mayoría de los deudores, os prometeré infinitamente"—una complicidad, o toma y daca con el público, que aún dura.

Ackroyd's Shakespeare


Lunes 29 de diciembre de 2008

I'm Not There

Magia y grandeza de Bob Dylan





























Dylan viviendo vidas paralelas, o posibles, o prolongadas de su existencia auténtica, y de la mítica. Variaciones sobre su iconografía y sobre sus vídeos caseros. Reconstrucciones libres de la biografía interior a través de las canciones. Vemos a seis actores haciendo de Dylan: Woody, un negrito genio precoz del folk; Arthur—o sea, Rimbaud, un poeta surrealista, reinterpretador de la realidad; Jack Rollins un cantante protesta que se pierde o retira a mitad de carrera, y acaba de predicador cristiano. Este tiene su Joan Baez (Julianne Moore), con dúos en escena y entrevistas retrospectivas sobre el icono. Robbie, un actor que vive un amor con un trasunto francés de Suze Rotolo o de Sarah Dylan, con divorcio incluido (éste es Heath Ledger).

i'm not there 3

i'm not there 2


Jude, el ídolo pop fumado, electrificado y empastillado, de gira por Inglaterra. Muy bien Cate Blanchett, pero un poco femenina de más. Y Billy, Billy el niño envejecido, que no murió a manos de Pat Garrett sino que se ha refugiado en un lugar perdido del oeste, volviendo la espalda a su leyenda pasada.  Y múltiples detalles: imágenes como la máscara de plástico transparente, el crucifijo de Renaldo y Clara, Allen Ginsberg... frases de los telediarios, de las canciones, in propria persona o también disfrazadas; canciones de Dylan y versiones de las mismas,  unas cantadas, otras materializadas; todo alternado, salteado, entre coherente y caótico, siempre inventivo, alusivo y enterado, y visualmente impactante. 
La película es a la vez un ejercicio de idolatría y de desconstrucción del ídolo: participa de los mitos que Dylan crea, o insinúa, o que se crean alrededor de él, y a la vez los satiriza y los amplía. Es en cierto modo una versión aumentada de este vídeo de "Most Likely You'll Go Your Way and I'll Go Mine". i'm not thereEs un juego complicado y muy divertido para quien entre en él: a quien no, lo dejará extrañado o desconcertado o irritado. Es intertextual a tope: a veces simplemente esboza la alusión al complejo mítico en una palabra, en una frase de través, o en un gesto insinuado ante el espejo. La iconografía de Dylan da mucho de sí, y expandida y remodelada ya invade gran parte de la realidad.

Grandes momentos de I'm Not There: la interpretación de "Going to Acapulco" en un pueblo perdido del viejo Oeste, con una ambientación entre circense, surrealista y de carnaval.  O las interpretaciones de Cate Blanchett ("Jude") en la gira inglesa de Dylan, escapando a los moldes y estilos preconcebidos que le quieren imponer. Y otros más discretos pero magistrales—como Jack Rollins cantando "Pressing on" en una reunión religiosa de autoayuda, convertido en una mezcla de predicador itinerante y del Dylan de Slow Train Coming. Canciones famosas, otras ignoradas, como la que da título a la película,  todas memorables. Qué película, qué originalidad la de Dylan y la de Todd Haynes, qué divertido hacerla y verla. Sólo para fans de Dylan, o del cine sin complejos ni ideas preconcebidas.

Aquí Jude muere en accidente de moto. Lo cual tiene una cierta verdad poética—lo mismo que creer que somos, o pudimos ser, muchas personas distintas, y que podemos rehacernos constantemente, desprendernos de una capa más de piel, sin preocuparnos por dejar de ser nosotros—whoever that may be.

I'm Not There. Dir. Todd Haynes. Screenplay by Todd Haynes and Oren Moverman, based on a story by Todd Haynes. Cast: Christian Bale, Cate Blanchett, Marcus Carl Franklin, Richard Gere, Heath Ledger, Ben Whishaw, Charlotte Gainsbourg, David Cross, Burce Greenwood, Julianne Moore, Michelle Williams. Music superv. Randall Posster and Jim Dunbar. Ed. Jay Rabinowitz. Prod. des. Judy Becker. Photog. Edward Lachman. Coprod. Charles Publiese. Exec. prod. Hengameh Panahi, Philip Elway, Andreas Grosch, Douglas E. Hansen, Wendy Japhet. Exec. prod. Steven Soderbergh, Amy J. Kaufman. Exec. prod. John Wells. Prod. James D. Stern, John Goldwyn, Christine Vachon. Inspired by the music and many lives of Bob Dylan. USA: Weinstein Company / Endgame Entertainment / Killer Films / John Wells / John Goldwyn / MP Medienfonds / Rising Star / Grey Water Park Productions, 2007.





No Direction Home




Domingo 28 de diciembre de 2009

Tecnología griega

Al mecanismo de Antikytera está mal llamarlo "ordenador" porque evidentemente no usa tecnología digital; es más bien un complejo calendario astronómico hecho de engranajes móviles. Pero sí es señal de un nivel tecnológico en mecanismos de relojería que se desconocía en los griegos, a no ser por referencias cuya autenticidad siempre se podía poner en duda—mecanismos de un nivel de desarrollo que no se igualó hasta mil años más tarde. En la página web del proyecto consideran oportuno aclarar que no fue construido por extraterrestres, y que tampoco es prueba de que nadie viajase al pasado a Grecia a dejarlo. Bueno, cualquier día encontrarán la paloma automática voladora de Archytas, o los mecanismos que describe Herón de Alejadría en su libro sobre Autómatas.

Trece lunas, doce noches




Sábado 27 de diciembre de 2009

Excedido el límite

de mi tarjeta de crédito, y con varias facturas pendientes de Amazon, me dedico mejor a leer El Catoblepas: Revista crítica del presente. Por ejemplo este artículo sobre el revisionismo histórico.  Aparte son días de gran intensidad social: hoy visitamos la casa nueva de Ernesto y Pili, y ayer quedamos en el Café Zaragozano con Ms Force—nos vemos periódicamente por navidades, semanas santas y demás vacaciones.  Y esta noche, cena de navidad con los amigos, pero en un vegetariano. A ver quién aparece. Del lunes no pasa, me hago un análisis de sangre a ver si salgo diabético o no.

Música recurrente:







Tombe la neige




Viernes 26 de diciembre de 2008

La escafandra y la mariposa

Es una película de Julián Schnabel muy premiada, inspirada en la historia y el libro de Jean-Dominique Bauby del mismo título. Obtuvo mucho éxito de crítica y público cuando salió en 1997, pocos días antes de la muerte de Bauby. Bueno, de la segunda muerte, debería decir, porque el libro y la película van de una especie de muerte en vida. Bauby quedó paralizado tras un derrame cerebral, inmovilizado dentro de su cuerpo aunque totalmente lúcido. Sólo conservaba el movimiento de su ojo izquierdo, y utilizó el párpado para comunicarse con las personas que lo atendían y con su familia: primero para contestar Sí (un parpadeo) o No (dos parpadeos), y enseguida para escribir las memorias de su experiencia, dictando el libro letra a letra, parpadeando para seleccionar la letra que debía escribir su ayudante, que le iba recitando las letras en el orden de su frecuencia de uso.
seeing myself
No se nos dice qué es lo que se ha embellecido o dramatizado en la película, pero en todo caso es dura, ya desde los títulos de crédito muy llamativos, con radiografías de fondo.  Comienza la película en cámara subjetiva desde el punto de vista de Bauby—una secuencia que quizá sea la más lograda usando esta técnica que se haya hecho jamás. (Mucho más apta la situación que en La dama del lago, por ejemplo). No se mantiene toda la película en este régimen, supongo que sería insoportable, pero sí abundan en la película escenas que usan esta técnica de modo eficaz e imaginativo: vemos desde dentro, por ejemplo, en escena casi insoportable, cuando le cosen los párpados a Bauby para que no se le necrose el ojo. Las primeras escenas, totalmente en "ojo cámara", captan muy bien la confusión e incomunicación del protagonista al principio de la película, y dan lugar luego de modo natural a secuencias externas, cuando ya se ha hecho en cierto modo a su situación, y su mundo está ordenado otra vez. Por otra parte, hay muchas secuencias de recuerdos y fantasías, algunas también filmadas subjetivamente pero otras más objetivas en lo que se refiere a su encuadre visual—aunque naturalmente son subjetivas en relación al mundo real de la película, el mundo externo que rodea al protagonista. Es interesante también que de las escenas en ojo cámara tampoco todas siguen las mismas convenciones visuales—en realidad hay toda una gama de transiciones entre el punto de vista estricto del ojo de Bauby y puntos de vista virtuales próximos a él: en suma, el cine siempre da una impresión de uso de la mirada de los personajes, utilizándola para orientar la del espectador, pero nunca sometiendo la cámara estrictamente a la perspectiva del personaje. Y esta película, por llamativo que sea el uso de la cámara subjetiva al principio, no es una excepción. Aunque sí es extremadamente interesante la situación ya de por sí desde un punto de vista cinematográfico, pongamos que parte con más posibilidades que una película de tema parecido como My left foot, o como Mar adentro—aunque con esta última tiene un aire de familia, y un impacto emocional comparable, si descontamos la militancia pro-eutanasia, pues aquí no hay militancias evidentes. Hay que decir que los cristianos con los que topa Bauby salen mejor parados que los de Mar Adentro: las cristianas están muy buenas, y le ayudan con su abnegación. Y si bien la Virgen de Lourdes permanece enigmática y fluorescente, podríamos decir que acaba bien la película: Bauby triunfa como autor y se muere... dos cosas que deseaba.

Está muy bien llevada la transición del presente inmediato y de la secuencia de pensamientos de Bauby, que dominan el comienzo de la película, a la representación más o menos fragmentaria de su vida en flashbacks, algunos más o menos objetivos, otros basados en secuencias de recuerdos y asociaciones de ideas del personaje. En una de esas secuencias, una excursión en su coche nuevo con su hijo, termina la película, con el colapso que sufre Bauby in mezzo del camin: se le turba la percepción y el habla, y logra detener el coche a duras penas en la cuneta. Su hijo sale corriendo a pedir ayuda, y la cámara enfoca sucesivamente los caminos del cruce de carreteras al que llegaban: caminos que ya no tomará Bauby.

Porque evidentemente el tema central es un repaso a la propia vida: describe su arrepentimiento y vergüenza de no haber tratado mejor a su familia. La madre de sus hijos (nunca tiene propiamente "esposa") lo acompaña y lo ayuda más que su actual pareja, y eso también lo confunde y amarga. Su novia no quiere ir a verlo, deformado e inválido como está ahora: pero sus hijos lo aceptan y lo tratan a su manera; también su ex-posa. Algún amigo lo va a ir a ver al hospital: pocos, y los inesperados. Su padre, muy mayor, tampoco lo visita, pero se le excusa aquí presentándolo como otro prisionero de su cuerpo, está casi inválido, no sale de su piso. Le envía una foto suya de niño, un tiempo que Bauby no recordaba con agrado, pero ahora tiene mejor relación con su padre, y se siente en el mismo barco. La secuencia subjetiva final es otra vez confusa: tras la publicación de su libro, Bauby se entera apenas del éxito, vuelve la confusión a la pantalla, no sabemos si su novia por fin lo visita o si lo imagina él... pero entretanto ha tenido tiempo de reflexionar y rememorar, y mira su vida como quien mira una película que ya ha pasado.

"Zombi", "muerto viviente": es la experiencia única en cierto modo, pero universal a otro nivel, de este personaje. Un conocido suyo, no amigo, que había estado secuestrado en un zulo durante años, se siente impelido a visitarlo y a decirle una cosa: que tiene que seguir en contacto con lo que es humano en sí mismo, agarrarse a ello, y salir así adelante sin enloquecer.  Hay experiencias paralelas de impotencia y enclaustramiento.  Probablemente (probablemente...) no acabemos nosotros paralizados y recordando lo que fue nuestra vida, ni encerrados meditando en una escafandra o en un zulo... pero en cierto modo esa es siempre la relación que tenemos con nuestro pasado, "the days that are no more", que Tennyson decía eran de por sí una especie de muerte en vida cuando se recordaban. La experiencia de esta película subraya fuertemente esta dimensión de la existencia.  En ese margen entre la vida y la muerte en el que se encuentra el protagonista, nos encontramos en realidad siempre todos, a poco que pensemos—o a poco que rememoremos lo que ha sido nuestra vida, todos también paralizados e impotentes para cambiar nada en el paisaje de la vida, libres sólo de mover el ojo por ella, o de imaginar otras escenas y variantes. Es además una experiencia altamente cinematográfica, ésta de Jean-Dominique Bauby, y el director ha sabido extraer su potencial con mucho arte y habilidad. Sí sobra alguna secuencia de dictado de letras, de las cuales debió oir Bauby más de las que quiso, y el espectador también. Pero por otra parte, queramos que no, nos vemos arrastrados a la experiencia del personaje, inmersos en la escafandra: el espectador tampoco puede cambiar nada de la película; atrapado en su asiento en la oscuridad, es un mero testigo de una vida que es y no es la suya.

The Age of Innocence


Jueves 25 de diciembre de 2008

First of May

Canción invernal de los B.G's.




Mmmm.... segunda toma:





Camino Soria


Miércoles 24 de diciembre de 2008

La Marimorena, Dos







Dándole a la Marimorena



Martes 23 de diciembre de 2008

Babel's dawn

Me enlazan en uno de los blogs que más vengo leyendo y comentando, Babel's Dawn, de Edmund Blair Bolles, dedicado a las investigaciones sobre el origen del lenguaje.

También me han enlazado hace poco en Biolingüística.

Aparte de eso no es un día hoy de buenas noticias. Bueno, sí, han estado a comer mis padres y hemos estado todos muy a gusto.

Bable's Dawn


Lunes 22 de diciembre de 2008

To keep our metaphysics warm

Hoy hace un día helador en Zaragoza, con una niebla siniestra, acogedora y fotogénica; me he dedicado a escribir crismas y a recorrer esas calles tan llenas de gente, tantas caras que no se vuelven a ver cada día en la ciudad, y los crismas, siempre los mismos, también de gente que normalmente no vuelves a ver, año tras año. highwayskyLlevo una temporada leyendo bastante a Thomas Browne, un caballero much possessed by death... y estamos si no possessed al menos haunted by Death. Aquí va parte de la filosofía de Browne al respecto, en su obra póstuma A Letter to a Friend. Es el final:

Por último, si largos días son tu destino, que no sean tu expectativa; no hagas cálculos de una vida larga, sino vive más bien siempre fuera de cuenta. Quien tan a menudo sobrevive a sus expectativas vive muchas vidas, y a duras penas ha de quejarse de lo breve de sus días. El tiempo pasado se ha ido como una sombra; ten presentes los tiempos futuros; imagina  que está cerca el que podría hallarse lejos; aproxímate a tus últimos tiempos concibiéndolos como ya presentes: Vive como un vecino de la Muerte, y piensa que hay poco por venir. Y ya que algo de nosotros ha de sobrevivir, une juntas ambas vidas; unifícalas en tus pensamientos y acciones, y no vivas en una sino para la otra. Quien de este modo ordena el propósito de esta vida, nunca se hallará lejos de la que está más allá, y en cierto modo ya está en ella, por una feliz similitud, y comprendiéndola de cerca.
 
Azar y sentido





Domingo 21 de diciembre de 2008

Changeling

Nos vamos a ver la película de Clint Eastwood con Angelina Jolie de protagonista ( Changeling o en español El intercambio). Aquí está la reseña de Roger Ebert. Mantiene la tensión durante dos horas y media, en especial a los padres de niños secuestrables... La actuación de Angelina Jolie destaca—para nada es aquí la misma persona de los carteles y revistas del corazón—así como la recreación de ambientes y paisajes de hace ochenta años. Es una historia de serial killer (otra más, qué obsesión...) en la que la demencia del ogro que atrapa al niño está bonitamente contrapesada por la demencia del sistema policial y psiquiátrico que atrapa a la madre. Y para rematarlo, de guinda, el niñito que le da la policía a cambio y que se quiere hacer pasar por su hijo—en realidad un hijo de la gran puta, que promete mucho para el futuro. Una pesadilla viviente e histórica, en la que se mete Angelina (Christine Collins) sin comerlo ni beberlo, sólo por negarse a hacerle el juego a una policía de Los Angeles tiránica y corrupta. Lo sorprendente del caso es que estando así la policía, el sistema judicial  fuese tan eficaz como para acabar con la cuestión en unos meses nada más... aún habrá que envidiar a América, aquí semejante caso se empantanaría durante décadas, seguramente. También parece la película hasta cierto punto un alegato a favor de la pena de muerte para malas bestias como ese Gordon Northcott (genial la interpretación de Jason Butler Harner). Vemos la ejecución al detalle, y aunque no se nos ahorra la angustia del ejecutado, las historias con flashback que siguen, rememorando sus escenas de la cueva del cíclope años después, al aparecer viva una de las víctimas, nos ponen del lado de las auténticas víctimas otra vez. Desde luego la madre Christine Collins contempla la ejecución si no con satisfacción sí con frialdad total, y no retira su maldición a Northcott de que se pudra en el infierno. Además, Eastwood opta por no contarnos una cosa de la hermana de Northcott y el padre de los dos, que aparecen un momento en la película cuando el asesino va a refugiarse a su casa en Vancouver—que en realidad su hermana era en realidad además su madre. De esto se enteró en el juicio, pero de esta película se suprime este motivo que podría confundir las actitudes hacia Northcott. Vamos, que si Northcott también  fue víctima de un cambiazo en su propia familia... Eastwood prefiere que nadie vaya a pensar que eso pueda exculparlo.changeling

El editado más artificioso es el de las escenas alternantes de las dobles condenas (de Northcott y de los polis corruptos)—aunque se comprende que Eastwood quiera establecer un paralelismo. Quizá cargue demasiado la mano singularizando la relación entre Northcott y Christine Collins... por lo de añadir dramatismo. No sé si Christine Collins efectivamente fue a entrevistarse con Northcott antes de su ejecución—en fin, también en la vida, y no sólo en la dirección cinematográfica, se cometen errores: en este caso la acción es un error pero está bien llevada la escena. Sobra efectismo en cambio en la escena del juicio a la policía, en algunas escenas del manicomio... Así que un poco de todo. Pero en general está contenida la tendencia a la ficcionalización y no hace que suene falso lo que vemos.

En fin, una historia dura. ¿Por qué las historias de charadas, complots, y asesinos en serie nos gustan? Porque abren repentinamente una realidad dentro de otra, un espacio con leyes propias y distintas como una película de terror o pesadilla. Hacen oscilar nuestro sentido de qué es lo real, y nos hacen conscientes de lo frágil que es la vida ordenada a la que volvemos cuando se apagan las luces del cine—una ilusión no menor que la de la pantalla. Pero los niños seguían arropadillos en la cama.

Changeling.
Clint Eastwood. Written by J. Michael Straczynski.Cast: Christine Collins: Angelina Jolie; Rev. Briegleb: John Malkovich; Capt. J.J. Jones: Jeffrey Donovan; Det. Ybarra: Michael Kelly; Chief Davis: Colm Feore; Carol Dexter: Amy Ryan; S.S. Hahn: Geoff Pierson; Dr. Steele: Denis O'Hare; Mayor Cryer: Reed Birney. Music by Clint Eastwood et al. Universal Pictures, 2008.

Unlocking Million Dollar Baby



Sábado 20 de diciembre de 2008

Academia.edu

Una red social para universitarios, http://www.academia.edu—"Es como Facebook pero para académicos". Buscas tu universidad, tu departamento, y te apuntas. De momento soy el primero de mi departamento en la University of Zaragoza. Por cierto, la Universidad de Zaragoza aparece automáticamente tanto como http://unizar.academia.edu como como http://zaragoza.academia.edu. Es lo mismo. Y allí se te genera tu propia página: ésta es la mía:

 http://unizar.academia.edu/JoséAngelGarcíaLanda (así con acentos).

U
n poquito como la página de mi departamento en la Universidad de Zaragoza, que es esta otra—

http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/personal/profesorado/glja/glja.htm

—pero la de Academia.edu tiene muchas más posibilidades de autoedición: es "institucional" pero accesible sin pasar por el misterioso administrador de la web. Puedes subirte allí artículos, tienes tu propio blog, perteneces a grupos de intereses investigadores comunes... Y hay posibilidad de enlace directo a Facebook. En fin, que acabas teniendo dieciocho páginas web y veinte blogs, a poco que te descuides... Yo centralizo todas mis webes en esta página de enlaces a ver si no me armo un bollo.

Lo más curioso es que este sitio le ha encantado a Beatriz, siempre reacia a las Redes: y hasta se ha abierto
su página en Academia.

Mis visitas y lectores





Non, merci!

Declaración de principios de Cyrano de Bergerac a su amigo—
Visto en español en el blog de Rosa Díez:

CYRANO: Et que faudrait-il faire ?
Chercher un protecteur puissant, prendre un patron,
Et comme un lierre obscur qui circonvient un tronc
Et s'en fait un tuteur en lui léchant l'écorce,
Grimper par ruse au lieu de s'élever par force ?
Non, merci ! Dédier, comme tous ils le font,
Des vers aux financiers ? se changer en bouffon
Dans l'espoir vil de voir, aux lèvres d'un ministre,
Naître un sourire, enfin, qui ne soit pas sinistre ?
Non, merci ! Déjeuner, chaque jour, d'un crapaud ?
Avoir un ventre usé par la marche ? une peau
Qui plus vite, à l'endroit des genoux, devient sale ?
Exécuter des tours de souplesse dorsale ?...
Non, merci ! D'une main flatter la chèvre au cou
Cependant que, de l'autre, on arrose le chou,
Et donneur de séné par désir de rhubarbe,
Avoir son encensoir, toujours, dans quelque barbe ?
Non, merci ! Se pousser de giron en giron,
Devenir un petit grand homme dans un rond,
Et naviguer, avec des madrigaux pour rames,
Et dans ses voiles des soupirs de vieilles dames ?
Non, merci ! Chez le bon éditeur de Sercy
Faire éditer ses vers en payant ? Non, merci !
S'aller faire nommer pape par les conciles
Que dans des cabarets tiennent des imbéciles ?
Non, merci ! Travailler à se construire un nom
Sur un sonnet, au lieu d'en faire d'autres ? Non,
Merci ! Ne découvrir du talent qu'aux mazettes ?
Être terrorisé par de vagues gazettes,
Et se dire sans cesse : "Oh ! pourvu que je sois
Dans les petits papiers du Mercure François" ?...
Non, merci ! Calculer, avoir peur, être blême,
Préférer faire une visite qu'un poème,
Rédiger des placets, se faire présenter ?
Non, merci ! non, merci ! non, merci ! Mais... chanter,
Rêver, rire, passer, être seul, être libre,
Avoir l'œil qui regarde bien, la voix qui vibre,
Mettre, quand il vous plaît, son feutre de travers,
Pour un oui, pour un non, se battre, - ou faire un vers !
Travailler sans souci de gloire ou de fortune,
À tel voyage, auquel on pense, dans la lune !
N'écrire jamais rien qui de soi ne sortît,
Et modeste d'ailleurs, se dire : mon petit,
Sois satisfait des fleurs, des fruits, même des feuilles,
Si c'est dans ton jardin à toi que tu les cueilles !
Puis, s'il advient d'un peu triompher, par hasard,
Ne pas être obligé d'en rien rendre à César,
Vis-à-vis de soi-même en garder le mérite,
Bref, dédaignant d'être le lierre parasite,
Lors même qu'on n'est pas le chêne ou le tilleul,
Ne pas monter bien haut, peut-être, mais tout seul !

LE BRET
Tout seul, soit ! mais non pas contre tous ! Comment diable
As-tu donc contracté la manie effroyable
De te faire toujours, partout, des ennemis ?

CYRANO
A force de vous voir vous faire des amis,
Et rire à ces amis dont vous avez des foules,
D'une bouche empruntée au derrière des poules !
J'aime raréfier sur mes pas les saluts,
Et m'écrie avec joie : un ennemi de plus !

De Edmond Rostand, Cyrano de Bergerac.

Todo contexto y ritual


Uso didáctico de los blogs

Un par de presentaciones de Isidro colgadas en Slideshare:

Uso didáctico de los blogs
View SlideShare presentation or Upload your own. (tags: blog web2.0)


Shakespeare Blog


Viernes 19 de diciembre de 2008

Profesionalidad

Comentario enviado al diario de Arcadi Espada, que observa que el periodista iraquí que le tiró sus zapatos a Bush y lo llamó perro en una rueda de prensa cometía un atropello no ya contra Bush, sino contra algo más sagrado: su profesión de informador...  de mero informador, cabría decir:

De acuerdo, el periodista que le tiró los zapatos a Bush cometió una traición contra el periodismo. Pero una traición a un ideal es justificable si se comete en aras de un ideal más elevado. En este caso, se servía a la justicia. O se le hubiera servido, si hubiera apuntado mejor el periodista justiciero.

—Y es que hay cosas más sagradas que el oficio de uno: salvo para el profesional de profesión.


Oh lenguaje engañoso y falacia humana




Que consto en Acta

Como algunos sabrán, trabajo en el Departamento de Filología Inglesa y Alemana de la Universidad de Zaragoza. Antes de disentir seriamente de la línea dominante marcada por los catedráticos, era yo bastante activo en cuestiones administrativas, participaba en algunas comisiones, etc. Por ejemplo, durante varios años fui primero secretario y luego presidente de la comisión de Doctorado del departamento... mientras que ahora se me niega incluso la capacidad de dirigir tesis doctorales, por una normativa ad hoc inventada por nuestros catedráticos—un asunto que se encuentra en los tribunales.

Bien, pues con una situación semejante, mi presencia en comisiones y administraciones ha descendido bruscamente. Ni me presento ni me eligen para esos órganos. Sin embargo, sigo asistiendo a las reuniones de algunas comisiones a las que pertenezco de oficio, y al propio Consejo de Departamento, que de momento aún no me han echado de ahí. Y a veces me temo que figuro demasiado en los debates del Consejo, por desacuerdos con la manera en que se llevan a cabo las tareas del departamento—por ejemplo, impidiéndome la docencia en máster y doctorado, algo que parece que me debería garantizar la ley de Universidades, sin más.

Así que muchas veces, digo, figuro demasiado en las actas de estas reuniones. La manera más habitual en que esto sucede viene siendo que los catedráticos y sus grupos adoptan una decisión o aprueban una normativa, y yo me opongo y hago constar mi voto en contra, o fuerzo una votación cuando se quería pasar la cosa por consenso. (Y pierdo la votación, invariablemente). Las votaciones suelen ser de unos veintisiete votos a favor de la postura de los catedráticos, cuatro o cinco en contra, y otras veinte o treinta abstenciones o ausencias (de quienes no forman parte de los equipos de investigación de los catedráticos). La disciplina de voto brilla por su presencia en las filas de los equipos de investigación.


Últimamente nos envían en nuestro Departamento los borradores de las actas antes del Consejo, cosa que es de agradecer, y se atiene más o menos (por fin) a la normativa de nuestro departamento (Art. 36.3). Aunque sigue sin cumplirse mucho el Art. 36.4: "Las Actas del Consejo, una vez aprobadas, gozarán de publicidad mediante el procedimiento que se determine, pudiendo ser objeto de publicidad en la página Web del departamento"—No, no busquen, que no están. He notado desde hace tiempo cierta aversión de la Universidad a hacer demasiado públicas las actas en la Red. Por no publicar, no está publicado en la página web ni el reglamento del Departamento. El de la Facultad sí figura, aunque tampoco usan su página mucho: en conjunto no son páginas dinámicas, no se actualizan coherentemente ni tienen sección de noticias activa. Como para tener una hemeroteca de actas donde se pueda seguir la actividad administrativa de estos órganos...

En fin, que me acaba de llegar el acta de la última reunión del Consejo de Departamento (del 4 de diciembre), y como veo que figuro mucho voy a darle un repaso a mis apariciones allí—sin pretender sugerir para nada que sea yo el protagonista de la reunión, excepto aquí en el blog donde sí soy el rey del mambo, y por eso me centro en mis apariciones para apostillarlas o aclararlas.

—Lo primero, según consta en el Acta, la Comisión Económica rechaza una petición mía de que se reorganice la partida económica destinada a la compra de vídeos y DVDs. Resulta que los libros se cargan a la partida económica individualizada de cada profesor, pero los DVDs no. ¿Por qué? No sé, pero para mí es un misterio la diferencia entre pedir un libro y pedir un DVD. Lo que sí me parece es que eso favorece a quienes piden más DVDs (entiéndase "los de cine") pues sus gastos los pagamos entre todos. La Comisión dice que es una partida útil para cubrir con sus remanentes los gastos de profesores que sobrepasan su presupuesto—y entre esos me encuentro, pero a mí nadie me cubre el remanente, sino que me lo descuentan del presupuesto del año siguiente.

—En el punto 3, ratificación del acta de la anterior sesión del Consejo, se cambia "la redacción del punto 9.4, página 6, que queda como sigue: 'El Dr. García Landa ruega se ponga por escrito el procedimiento para organizar las Jornadas de Literatura y Cine del Departamento, así como el lugar de celebración de las mismas'."

(Bueno... ya figuraba de modo inexacto en el acta lo que dije y pedí en su momento, y vuelve a figurar de modo inexacto. Lo que pedí es que se siga el procedimiento establecido para aprobar la organización de esas jornadas y su ubicación. Porque siempre se había aprobado en la comisión de postgrado, y luego en el Consejo, hasta que estos últimos años alguien sin más nos va saliendo por sorpresa y sin anuncio ni votación ni nada que las Jornadas las organiza tal y cual, y que se hacen en Jaca. Y yo protesto, porque yo no salgo diciendo (tampoco me dejarían, a mí) que me llevo la subvención y me las organizo yo las jornadas del Departamento, y en mi pueblo. Jaca, aclaro, es una localidad en la que el Departamento no tiene sede ni imparte docencia, y parte de la finalidad de estas Jornadas era permitir a los estudiantes asistir a un congreso de su especialidad, oír profesores extranjeros, etc.  Cosa menos fácil si se organizan en Jaca—aunque siempre se puede llevar un trío de estudiantes reclutados como token. Pero esto, que a mí me parece de sentido común, no parece tanto allí. Argumenta la Dra. Onega que en Zaragoza no suele haber bastantes plazas de hotel ni lugar apto para celebrar el congreso—y que por otra parte no les supone ningún inconveniente a los estudiantes ir en un momento a Jaca en el autobús que se fleta. En fin... disiento, qué voy a decir. Que lo lógico si se tiene interés en que asistan los estudiantes es organizarlo en Zaragoza, que es donde estudian).

—También se me nombra en la aprobación de las actuaciones de comisiones. Así, en un voto particular que hace la Dra. Onega al acta de una Comisión de postgrado que aquí se aprueba. Reza así ese voto particular (que es un voto particular sobre un voto particular):

"Texto para incluir sobre el voto particular de los Dres. García Landa y Penas que aparece como Anexo en varias Actas aprobadas en el Consejo de Departamento del jueves 4 de diciembre de 2008.
La Dra. Susana Onega muestra su disconformidad con la reiterada inclusión de dicho Anexo, por contener inexactitudes constatables sobre el sentido del dictamen emitido por el Rector y contener además apreciaciones difamatorias, que no deberían en ningún caso tener cabida en un documento público. Firmado: Susana Onega Jaén."

El desagrado de la Dra. Onega se debía a que la Dirección reconocía nuestro derecho a incluir un voto particular en el acta (era el voto particular que figura en este post)—algo que sin embargo garantizan tanto la Ley de la Función Pública como el Reglamento de nuestro departamento. La Dra. Onega desconocía o bien rechazaba esas normas, no sé si en general o cuando sirven para hacer constar opiniones distintas a la suya. Lo que le parecía "difamatorio" era lo que se decía en ese voto sobre las "triquiñuelas" administrativas y maniobras de dilación utilizadas por nuestros colegas para continuar excluyéndonos del Doctorado, a pesar de las órdenes en contra recibidas del Rector. Bien, la Dra. Onega amenazó con llevarnos a juicio por difamación... pero peor que decir es hacer, y porque las actuaciones de la Dra. Onega y sus equipos nos han venido perjudicando continuadamente en nuestra actividad docente, y llevan años vulnerando nuestros derechos administrativos, por eso hemos sido nosotros quienes hemos interpuesto un contencioso administrativo contra estas actuaciones. Ahora bien, no contra la Dra. Onega, no, aunque es quien ha inspirado y defendido las actuaciones que nos perjudican (espero que no sea difamatorio el hacer constatar este hecho universalmente conocido). No: el contencioso administrativo va contra la Universidad de Zaragoza, que no ha corregido las actuaciones de este departamento. Pero hay que aclarar que no tenemos ningún contencioso con la Dra. Onega, porque no es ninguna institución, aunque sea la directora del máster y del programa de doctorado que nos excluye.

Sea como sea, la Dra. Onega llevó a reflexión a la Dirección de nuestro Departamento sobre este asunto de los votos particulares, y se reunieron en Comisión Permanente para regular o re-regular esta cuestión. Ya el Director había dejado claro que la redacción de las actas evitaría dar cuenta detallada de los debates y se atendría a conclusiones—pero ay, la cuestión de los votos particulares parecía abrir una brecha por la aparezcan en las actas opiniones indeseadas oídas en el Consejo, y con plena cancha para expresarse sin pasar por la redacción del Secretario. Cosa que como digo parece molestar a algunos. Tras hacer la Dirección unas consultas a la Secretaría general de la Universidad, se les recordó desde allí la normativa superior que obligaba a hacer constar tanto los votos particulares como su justificación. En lo que se refiere a las manifestaciones hechas durante una reunión, aunque el secretario no juzgue oportuno recogerlas, si uno de los miembros del Consejo quiere que figuren, podrá dar una redacción resumida de su intervención. "Sin embargo", recuerda el Secretario General, "por lo que se refiere a hacer constar el sentido del voto y una motivación del mismo, el Reglamento, como la Ley 30/1992, no distingue sobre la extensión o el contenido de esta motivación sino que, de presentarse en plazo, deberá ser reflejada como tal en el Acta". Ahora bien, "si se está abusando demasiado de esta posibilidad legal" (—me pregunto si será mi caso, acaso—....) el Departamento podría encontrar conveniente dar directrices. Y las da esta otra acta de la Comisión Permanente (acta provisional, como la del Consejo, hasta que se apruebe, pero a ella me remito:). Se recomienda, en los votos particulares, un uso prudente del lenguaje y las formas—se ve como un problema que haya afirmaciones que "algunas personas pueden considerarlas subjetivas, no veraces, e incluso ofensivas y difamatorias"... pero claro, digo yo que ese problema es la clave de los conflictos de intereses y de opinión: difícilmente se va a evitar la crítica y la disensión si hay conflictos efectivos y protestas por actuaciones conflictivas. Cosa inevitable. Pero ahora se nos dice que sólo se aceptarán los escritos de aclaración de voto particular que no contengan "apreciaciones difamatorias" (habrá que ver cuál es el criterio para determinar qué es difamatorio... el decir que algo es "injusto" puede tomarse como difamatorio por llamar implícitamente a los demás personas injustas, el decir que algo es "contrario a derecho" —uf, eso será una acusación difamatoria de prevaricación, supongo...  El decir que una actuación es "dilatoria" le parecía a la Dra. Onega, dijo, una difamación... Así que parece que como no se aplique con tino esta normativa de status legal dudoso (espero no difamar a nadie al llamarla así, ya que es una norma no contenida ni en la ley ni en el reglamento del departamento...) —pues nos encontraremos con que se estarán censurando las opiniones que desagraden a la Dirección.  

En fin: esta cuestión del control de las expresiones (aun de los funcionarios) siempre ha sido un tema apremiante en los regímenes totalitarios, y hasta en los democráticos, e incluso en nuestro departamento: recuerdo que cuando nuestro actual Director era secretario del departamento, cambió sobre la marcha la norma sobre redacción de actas en medio de una intervención mía y sin previo aviso: simplemente por el procedimiento de dejar de tomar nota, como si estuviese oyendo a un orate. Hasta entonces, se corregían las actas en la reunión en la que se aprobaban, modificándolas in situ para mayor exactitud—de repente, el entonces Secretario y hoy Director decidió que la norma cambiaba de un momento para otro, y con el beneplácito de la entonces Directora y del Consejo también—a mis colegas no les pareció entonces esto nada inaudito.  Tampoco parece coincidencia el hecho de que se ha suprimido últimamente la grabación de las sesiones del Consejo, que venía siendo una garantía de exactitud para uso del Secretario, y de moderación en el lenguaje para quienes, por su posición, no se veían obligados a moderarse.

Esta escalada de movimientos de control de la expresión (potencial) de algunos miembros del Consejo parece indicativa de una voluntad decidida de acallar las voces críticas y de potenciar el pensamiento único. Malos tiempos para la lírica, y buenos para la sátira.

Dos últimas apostillas sobre el voto particular de la Dra. Onega arriba citado—sin pretender cuestionar su derecho a hacer las aclaraciones que juzque oportunas sobre su voto. Alega ella que el texto de mi voto, por el que protesta, contiene "inexactitudes constatables sobre el sentido del dictamen emitido por el Rector"—lástima que no pase acto seguido a constatarlas o al menos señalar hacia ellas. Porque cuando manifestó esto mismo en el Consejo, le hice ver que el Rector sí dictaminaba algunas cosas que ella quería obviar o hacer pasar por alto: por ejemplo, que es contrario a derecho exigir la pertenencia a equipos de investigación para poder dirigir tesis doctorales en esta universidad—o en cualquiera, vamos. Y miren que no se empeñó la Dra. Onega, y todos sus adláteres con ella, en sentar esa norma local hasta que se la anularon. Y la sigue aplicando, puesto que seguimos sin estar admitidos en "su" programa de Doctorado.

Otra cuestión, por fin, es eso de que nuestro texto "contiene apreciaciones difamatorias." Tampoco señala cuáles son... Con lo cual podríamos plantear la cuestión de si existe una paradoja de la difamación, problema lógico formulable como sigue: "¿Es difamatorio acusar a alguien de difamación? —¿especialmente sin dar razón de tal acusación?"

Pasemos a más apariciones mías en el Acta del Consejo... aunque antes diré que en el acta de la Comisión Permanente última aún figuro una vez más, pues el Director comunica el escrito que recibió pidiendo que no se tirasen los fondos de la Miscelánea a la basura... y parece que la Comisión considera razonable intentar primero regalar los libros a la gente, antes de tirarlos. Una decisión sabia y prudente: no vayamos luego a decir que falta talento en esta Universidad.

Bien, en el Consejo tuve otras intervenciones que no constan en acta... por ejemplo para señalar que me parece una tomadura de pelo el sistema Erasmus, que permite a los estudiantes esquivar las asignaturas difíciles de la carrera cambiándolas por asignaturas light—y con frecuencia sin relación alguna con nuestro plan de estudios—en las universidades extranjeras a las que viajan. Proponía yo que no se permitiese incluir en su contrato de estudios las asignaturas troncales y obligatorias, sólo las optativas: pero esta línea dura pareció excesiva al Consejo. Aunque sí se impuso a propuesta de la Dirección un máximo de 36 créditos de estas asignaturas en los contratos Erasmus. Que ya son, 36 para un año.

Donde sí hay una traca de ruegos del profesor García Landa es al final de la reunión, en la sección 14, Ruegos y Preguntas:

14.2. El profesor José Ángel García Landa ruega se discuta en un próximo Consejo de Departamento la manera de proceder—en sus fases administrativa y, si fuera necesario, contencioso-administrativa—al respecto de las asignaturas de ESP en los nuevos grados.

Bueno, en realidad sugerí que se actuase así con todas las invasiones de las competencias de este Departamento: muy visiblemente, con el caso de un Centro de Lenguas Modernas cuya organización docente escapa a la estructura departamental, algo antiestatutario. Aunque váyase a saber qué pasará ahora con la reforma de los Estatutos para adecuarlos a la LOMLOU.

14.3 El profesor José Ángel García Landa solicita información sobre el reconocimiento de la docencia en Inglés para el profesorado del Departamento, a lo que la profesora Susana Onega anuncia que ha sido recientemente reconocido.

(Me parece que se ha reconocido como mérito de docencia—pero no se reconoce en pie de igualdad con otros departamentos, que tienen beneficios en la contabilización de horas de dedicación si imparten sus clases en inglés. Igual deberíamos hacer como ellos y duplicar las asignaturas, una de historia de la literatura inglesa impartida en español y otra en inglés—¿o creen que no se puede estudiar historia de la literatura inglesa en español?)

14.4. El profesor José Ángel García Landa ruega que conste información institucional sobre el hecho de que la docencia en la carrera de Filología Inglesa se imparte en inglés, a lo que la profesora Susana Onega contesta que esa solicitud está en estos momentos en curso.

(Sería más exacto decir que solicité que en el Suplemento Europeo al Título expedido por la Universidad se hiciese constar que los alumnos estudian la carrera en inglés... porque tiene inri que encima de no reconocérnoslo a los efectos que he dicho, les certificasen a los alumnos inexactamente que la carrera es en español).

14.4. El profesor José Ángel García Landa solicita información sobre la próxima demolición del Pabellón de Filología, a lo que se le informa desde la Dirección de que la misma se ha retrasado de momento.  

(¿Sine díe?)

14.5. El profesor José Ángel García Landa solicita información sobre la información recogida en prensa de la futura reforma del nuevo Pabellón de Filología para acoger la docencia y profesorado de grado de Periodismo, a lo que la Dirección contesta que ante esta pregunta, en una reunión reciente con cargos de la DGA, éstos dieron una respuesta ambigua.

(Pues ambigua parece ser clara, en este caso. Vamos, que una vez demolido el edificio, nos requisan el proyecto y el solar para la Facultad de Periodismo... y a saber dónde nos mandan a nosotros).

Punto 15: no hay.

Ah, por cierto: asistieron por primera vez en varios años representantes de estudiantes al Consejo de Departamento. A ver si no se cansan, ni se espantan.

La representación: Formas, métodos y problemas






Jueves 18 de diciembre de 2008

Göttingen

Así a las bravas y sin ensayarla, la canción de Barbara—para hacerse una idea de mi directo e impromptu:





Marienbad



Apocalipsis de la Comunicación Total

Este es un artículo en inglés que presenté en un congreso en 2002 y que tenía sin electrificar. Apareció un par de años después en el volumen colectivo
Memory, Imagination and Desire in Contemporary Anglo-American Literature and Film, editado por Constanza del Río-Álvaro y Luis Miguel García-Mainar. En inglés pero en Alemania, en la colección Anglistische Forschungen (no. 337) de Carl Winter, Heidelberg, 2004 (pp. 253-68). Trata de fantasías de conexión y comunicación total que terminan en una apoteosis ya sea infernal o utópica, centrándose en dos casos analizados más en detalle: la novela de Olaf Stapledon Star Maker (1937) y la película The Matrix (1999).  La primera, por cierto, prefigura entre otras muchas cosas más a la segunda.

 En fin, aquí está, en inglés, "An Apocalypse of Total Communication".
I Screw Robots
Me he acordado del artículo a cuenta de las recientes reflexiones de algunos como Kevin Kelly sobre el siguiente paso en la Red—la Red de las cosas, o la Red que atrapará el mundo, la Red que llevaremos encima y que cubrirá todo el espacio físico, interactivo y de objetos por el que nos movamos.... vamos, la Conexión Total, que ahora se atisba no como una fantasía literaria o cinematográfica, sino como un fenómeno real a la vuelta de la esquina. Será un efecto no tanto posible sino más bien inevitable de la producción hiperestandarizada y de la globalización. Será la Red de la que seremos parte porque estaremos integrados en ella, más de lo que jamás lo estuvo Sandra Bullock. A mí me da más escalofríos que a Kevin Kelly este desarrollo, no digo ya en los cinco mil días siguientes de la Red, sino en los cincuenta mil que seguirán a esos.

Welcome to the Machine


Atraco banquero-socialista, Dos

Tras el escándalo de los avales a los bancos por la crisis financiera, o más bien a la vez, se aprobaba este segundo atraco a manos del consorcio banquero-socialista. Bueno, "sociata", o "sociolisto", porque de socialista ya me diréis qué tiene esta noticia de El Mundo:

TRATO DE FAVOR

El Gobierno rebaja por sorpresa la fiscalidad de los banqueros y sus altos ejecutivos con retroactividad
Rebaja del 43% al 18% el IRPF por rendimientos de capital de sus entidades

(Carlos Segovia):  El Gobierno ha utilizado un Real Decreto de prevención del fraude fiscal para rebajar de tapadillo la fiscalidad de los grandes accionistas de los bancos, los miembros de sus cúpulas, sus altos ejecutivos y toda su familia incluyendo tíos y sobrinos.

Todos ellos podrán tributar en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas al tipo reducido del 18% en vez de al del 43% que, normalmente, les correspondía hasta ahora. La rebaja se centra en las rentas de capital mobiliario que reciban de sus propias entidades. Por ejemplo, cuando se trate de los intereses que logren en sus cuentas y depósitos, o el rendimiento que les generen las compras de bonos, cédulas, obligaciones o préstamos que realicen.

Si por ejemplo, el dueño de un banco quiere hacer un préstamo a su entidad para capitalizarla en los tiempos que corren, podrá tributar por los intereses recibidos al 18%. Si lo hace el dueño de una pequeña empresa de hostelería, le espera el 43%. Además, el regalo a la cúpula del sector financiero llega con efectos retroactivos al uno de enero de 2008.

La sorprendente medida constituye un aguinaldo fiscal para los responsables de las entidades españolas de crédito y aparece de pronto en el Real Decreto 1804/2008 de 3 de noviembre. Ha pasado inadvertida, porque el Gobierno no le dio ninguna difusión cuando la aprobó.

Aparece la medida de tapadillo en un Real Decreto supuestamente "contra el fraude fiscal", y formulada de manera tan indirecta que sólo un experto puede saber a qué se refiere.  Sobre todo el experto interesado, claro—interesado, y avisado.
Esto se limita, al parecer, a los grandes accionistas que posean más del 1% del capital de un banco, no a cualquier pelagatos.

Ahora también podemos sospechar a qué tíos y sobrinos habrán ido con interés preferente las ventajas de la lluvia de millones que les hemos dado a los bancos. También se entiende mejor por qué los bancos suelen tener a veces tan poco interés en recuperar los "préstamos" que dan a los partidos políticos.

Atraco banquero-socialista


Miércoles 17 de diciembre de 2008

La SGAE contra los abusones





Visto en Homo Sapiens.

En galego, con retranca



Hay que echar a esta gentuza

Me refiero a no sólo a los de ANV, sino a los demás dignos representantes del pueblo que los elige—y eso es lo malo, que el pueblo los elige. Sin un mínimo de responsabilidad de las cabezas pensantes que queden, seguirá habiendo en los parlamentos y ayuntamientos representantes del terrorismo. Hay que denunciar claramente las políticas vergonzosas y las actitudes viles de quienes permiten que esta situación se siga perpetuando.

Ayer en el Parlamento quedaron claras las posturas: UPyD presenta una moción para disolver los ayuntamientos gobernados por listas pro-terroristas. ¿Y quién la apoya? Vale, el PP, a pesar de su ambigua y dubitativa política de agradar al gobierno. ¿Y quién vota en contra? Es decir, ¿quién vota a favor de mantener a los etarras y batasunos, ahora llamados por el momento ANV, en los ayuntamientos vascos? ¿Quién sino los que apoyaron en primer lugar que se les permitiese presentarse a las elecciones, aun sabiendo de qué dos pies cojeaban?

Tracemos una raya en el suelo—¿Y quién elige ponerse del lado en el que se ampara a los etarras? El PSOE y los nacionalistas. La coalición secesionista-socialista, una vez más, que tiene agarrado el sistema por los cataplines, o se tienen agarrados unos a otros por los cataplines, como única salida que ven para perpetuarse en el poder ad infinitum, ya demostrada la fórmula—ir quemando el mobiliario mientras dure, con tal de que el PP no vuelva al gobierno. Y liquidando el país, mientras algo quede, sorbiéndole la sustancia con las diecisiete nacioncillas—y con el PP aferrándose a la misma dinámica en las administraciones que pueda pillar.
Zapatero alegre
Repito: el PSOE y los nacionalistas (e Izquierda Contraída, como un cangurito asomándose por el bolsillo)—votaron a favor de lo que quieren los terroristas. UPyD y el Partido Popular, en contra. Hoy volverán a hacer lo mismo en el Senado. Con algún aguachinado o traidorzuelo de medio pelo absteniéndose.

Para más inri, el portavoz del PSOE acusa al PP invirtiendo los términos: les dice que no han "bajado del monte" y que "utilizan el terrorismo". Oiga, no: que lo que se pide es desactivar el terrorismo, petición que usted rechaza; que lo que se pide es mandar al monte a los malos bichos a quienes usted quiere tener de alcaldes. Pero a tal nivel de falsedad y bajeza está la política española, que esto se puede decir tranquilamente en el Parlamento y, ¿saben? —cuela. Se puede decir, y hacer.

Esto sucede el mismo día, el mismísimo día, en el que la Unión Europea incluye a ANV y al PCTV en su listado de organizaciones oficialmente declaradas como terroristas. ¿Quién "utiliza el terrorismo", o "apoya al terrorismo", o "está en el monte"? El falsario parlamento español, por votación mayoritaria.

De los nacionalistas nada hay que esperar, pues lo que pretenden es (aunque aún hay quien no quiere creer la evidencia) la liquidación y fragmentación de España en cuatro, o doce, repúblicas balcánicas. Un plan auxiliado en la práctica por el PSOE, que mira siempre a cortísimo plazo: evitando la confrontación con el nacionalismo vasco espera ganar las próximas elecciones autonómicas allí. El PSOE es, por tanto, el máximo responsable: y con una política así, está claro que cuando gobierne en el País Vasco sólo aspirará a hacerlo más vasco.

Pero en un camino autodestructivo no es responsable sólo el iluminado que va guiando el rebaño—en este caso, el infausto Zapatero. Si todos somos seres pensantes, los máximos responsables son quienes siguen al iluminado cuando saben que es un iluminado, en lugar de pararle los pies: los políticos del PSOE que siguen al líder prietas las filas sea lo que sea lo que les manden hacer: negociar con los etarras, mentir en el telediario "mirándonos a los ojos" como De la Vega, o aprobar cada día una medida más que va disgregando la ley común y promueve las leyezuelas locales.

—...pero si un día les dicen que toca decir lo contrario, alehóp, todos media vuelta, y a votar lo contrario. Así, con criterio.

Pero ¿qué se va a esperar de los cuadros de un partido?—pues que sigan la disciplina. Los máximos responsables son por tanto quienes no están sujetos a esa disciplina, las cabezas supuestamente libres y no hipotecadas: o sea, los ciudadanos... o sea, los que, a la vez que reprueban a la ETA y a los secesionistas, votan a quienes les favorecen políticamente, y van a seguir haciéndolo. Los que votan al PSOE y a los nacionalistas.

Y en la oposición, sólo está Rosa Díez. Lo que es Rajoy y el PP, con sus políticas aguachinadas y ambiguas, seminacionalistas cuando les conviene, van a conservar muchos votos, y aun con todo se van a pegar el batacazo electoral que se merecen—eso sí que no va a fallar. Porque gente con criterio aún quedan algunos como para quitarle los votos a Rajoy y al PP. Lo malo es que quedan muchos más descerebrados y desinformados como para votar a Zapatero.

Así que, lo que digo: hay que echar a esta gentuza. Pero tranquilos, que nadie la va a echar. Los tenemos bien instalados. "¿Sabes qué te digo, Sonsoles? Que aquí cualquiera vale para presidente del gobierno".

El testimonio de Calvo Sotelo



Martes 16 de diciembre de 2008

El remitente remitido

O de cómo utilizar el sistema contra sí mismo.... Veo que no sale en mi diccionario de literatura americana, The Oxford Companion to American Literature (6ª ed) la curiosa historia de Henry Box Brown. Pero la misma editorial ha publicado sus memorias, editadas por Richard Newman, de la universidad de Harvard (Nueva York: Oxford UP, 2003). También están en este sitio web de documentos sureños: Narrative of the Life of Henry Box Brown. Es una de esas fascinantes autobiografías de esclavos negros que consiguieron escribir para contarlo.

Y el nombre de "Box" no le viene por casualidad. Henry Brown era esclavo en la colonia de Virginia, y se le ocurrió un método ingenioso para alcanzar los estados libres. En 1849 preparó su escapatoria por correo certificado: habilitó una caja de madera—no muy grande— y se las arregló para enviarse él mismo por correo desde su estado esclavista hasta una dirección de Pennsylvania, estado libre de esclavitud. Para ir a lo seguro, se autorremitió a la oficina de un sociedad antiesclavista. La Wikipedia cuenta su historia.

Quizá su éxito tomándole el pelo al personal fue irresistible para él, así que Henry Brown, ahora Henry Box Brown, se volvió no sólo un activista antiesclavista, sino también prestidigitador, mago e hipnotizador... dedicándose a una combinación de sóubisnes y sermones. Pero lo tuvo que hacer en Inglaterra, porque hasta en los estados antiesclavistas empezaron a perseguir a los esclavos fugitivos. Por suerte, no tuvo que cruzar el Atlántico metido otra vez en su caja... y años después volvió a los EE.UU., tras la abolición de la esclavitud.

Una fugitiva cubana lo emulaba hace poco tiempo, autoenviándose a Miami por DHL: http://encaletado.com/egg/?p=407  —La analogía coloca al régimen castrista en buena compañía—con los negreros y esclavistas.

Autoenviarse por correo electrónico, aún no lo ha intentado nadie... pero al tiempo.


La pesca milagrosa



LinkedIn

filamentHace días que me apunté a LinkedIn a instancias no sé si de Pilar Laguna o de algún robot que se hacía pasar por ella. Ahora he encontrado allí la página de Fabiola Trasobares, y he aprovechado para actualizar un poquillo mi perfil allí: http://www.linkedin.com/in/joseangelgarcialanda

De momento son mis únicos dos contactos... no sé yo si estoy hecho para las redes sociales, ni para las relaciones sociales en general. En la práctica, si no en teoría, me suelo atener a aquel lema de Locomotoro: "solo; solo; solito y solo—soy más pirindolo, soy más pirindolo".

Pero igual acaban saliendo de estas redes  y redes sociales contactos interesantes, quién sabe. Por lo pronto, yendo de un enlace social a otro he llegado hoy a este vídeo sobre la red y su lógica presente y futura, la globalización, la inteligencia artificial, el UNO, la Noosfera y otros temas casi teilhardianos y anaxagóricos.... el Nous, vamos (jeje, en francés, el nous, la inteligencia colectiva o anima mundi... get it?):






Y de ahí paso a un post del mismo Kevin Kelly en The Technium, sobre "la novena transición de la evolución", cuando Internet dé lugar a un superorganismo con inteligencia colectiva. Le pongo este comentario:

Similar narratives about increasing connectivity, global superorganisms, emergent consciousness, etc. were developed by Teilhard de Chardin in The Phenomenon of Man and in similarly mystical terms by Olaf Stapledon in Star Maker—in the thirties. There is much reflection there on varieties of superorganisms and on the level of consciousness and concern achieved both by the individuals and by the collective mind. But these narratives are wildly optimistic... even when they narrate cosmic catastrophes. Nothing guarantees that global connectivity is not the shortest way to global system failure, or self-destruction before any godlike thing emerges.

Which is indeed my forecast.

angel caído


CyberNetics


Lunes 15 de diciembre de 2008

Chanson simple

Canción de Lyle Lovett, en versión francesa de Philippe Bergman. Se la oí a Patricia Kaas en Dans ma chair.





La liberté



Domingo 14 de diciembre de 2008

Expertos comisarios lingüísticos

Hace unos meses, una comisión de "expertos"—expertos en seguir instrucciones del comisariado político, al parecer—elaboró un informe sobre la situación de las lenguas minoritarias en España, para el programa de defensa de lenguas minoritarias y regionales del Consejo de Europa. Y esta semana se ha aprobado sobre su base una serie de recomendaciones del comité de ministros al respecto.

Las recomendaciones van, cómo no, en el sentido de asegurar la protección de las lenguas minoritarias, y la posibilidad de su uso en las administraciones regionales correspondientes, asegurando que haya en ellas funcionarios que las conozcan, etc. Hasta ahí, muy bien.

Lo que falta en todo el razonamiento de estos comités sobre la situación española es la protección del derecho a usar la lengua oficial del Estado en dichas administraciones. Como se sabe, en buena parte de España, sobre todo en Galicia, Cataluña y el País Vasco, hay una serie de maniobras encaminadas a arrinconar en la medida de lo posible el uso del español como lengua común. De esto aquí ni noticia, en el informe—que naturalmente se basa primordialmente en los datos ofrecidos por las propias administraciones interesadas.

Se comprende en cierto modo que el comité, con sus anteojeras administrativas, ignore esta cuestión, pues su ámbito de competencia no son las lenguas mayoritarias y oficiales, sino las minoritarias. Aclara modestamente en el caso catalán que la protección a las lenguas minoritarias no quiere decir que esa lengua minoritaria deba convertirse en obligatoria, sólo que se asegure su uso en educación si así lo desean los padres. Se presupone, mucho presuponer en el caso español, que la lengua común, mayoritaria y oficial no necesita una defensa por parte de la administración. Y sobre este craso error (error posibilitado por la demencial lógica del secesionismo nacionalista en España, y la cancha que le dan los partidos mayoritarios)—sobre este error de base se edifica un informe detalladísimo que sin embargo es tuerto de oficio, pues tienen los informantes instrucciones de no ocuparse del caso de aquellas administraciones que han abolido el uso del español como lengua administrativa—en la educación, en la atención al ciudadano, etc.máquina imposible

Pero es que la ceguera voluntaria en este tema da lugar a una lógica perversa. De acuerdo, en Cataluña no parece haber problemas con la atención en catalán salvo en ciertos ámbitos de la administración de Justicia. Pero resulta que sí hay problemas con el español en muchos otros ámbitos—con lo cual el español debería tener el carácter de lengua minoritaria, con hablantes sin embargo numerosos cuyos intereses deberían ser competencia de esta Comisión de Expertos. Pero de eso no hay ni noticia: en sus instrucciones figura que el español no es lengua a observar o proteger, o cuyo uso deba ser asegurado. Del derecho de los particulares a usar la lengua mayoritaria si así lo desean—de eso ni media: tuertera selectiva otra vez. Y así tenemos lo que tenemos: ejércitos de expertos trabajando para negar lo evidente, y procurar que no tenga existencia administrativa el problema.

Y otra que tiene narices es que aquí se ocupan mucho del gallego hablado en Extremadura, que igual alguien lo habla, puede ser—pero no hay ni mención de otras lenguas minoritarias mucho más mayoritarias, como el árabe o el rumano de los inmigrantes. O el inglés, francés, holandés el alemán que hablan tantos turistas—como si estos no existiesen.

Porque los del Comité siguen su instrucción y misión sin más, para la que fueron designados: promocionar en lo posible las lenguas minoritarias "oficiales". Lo de atender a que sea una proporción razonable de recursos lo que se destine a ellas, atender a lo que se habla de verdad, o no crear absurdos haciendo que las lenguas regionales sustituyan a las lenguas generales y mayoritarias... eso no entra en el ámbito del comité. Con esta lógica, y con las recomendaciones del Comité de Ministros, no parará la cosa hasta que aquí en Aragón nos sirvan la fabla aragonesa—¡y el catalán!— con cuchara y cucharón, hasta que estén en condiciones de sustituir al español en la administración regional. Que tendría narices. Pero así va la la lógica de estos procesos, y de nuestros políticos que velan por ellos.

Y esto "en democracia". Lo cual prueba que la lógica partidista, las instrucciones del jefe, del comisario político y del Partido, y el buen hacer borreguil del buen funcionario que se atiene a sus instrucciones—son todos fenómenos que se reproducen igual de bien en democracia que en sistemas supuestamente más regimentados. Espeluznante.

Tendencioso informe
















¿Vivir literariamente?

Comentario puesto hoy en el blog de Demetrio Pin, antes conocido como Víctor Gómez Pin—en un artículo sobre las relaciones entre lenguaje, vida, y literatura:

De dos premisas falsas sobre el hombre y sobre el lenguaje se deriva una conclusión necesariamente falsa sobre el deber y la acción: en este caso, claro, dos negaciones no resultan en una afirmación.

Veamos; dice Vd. que "La esencia o naturaleza del hombre reside en el lenguaje (el cual responde a leyes que le son propias y que no siempre concuerdan con las que rigen el orden de la naturaleza inmediata y de la vida)".

Bueno, el lenguaje es un elemento importante en la naturaleza humana, pero no se puede reducir a él esta naturaleza. Como no se podría decir, por ejemplo, que "la naturaleza humana reside en la mirada". O "en las manos"— por importantes que sean a la hora de hacernos lo que somos. Como alguien dice por ahí, Harpo Marx no sería humano si la naturaleza humana residiera en el lenguaje. Pongamos en "la interacción comunicativa", por ampliar la cuestión— y sigo subrayando lo que no son sino elementos, pues la naturaleza humana es un conjunto borroso de atributos y capacidades, evaluados comunicativamente. Por ejemplo, también es humano alguien que esté en coma profundo, etc., entre otras cosas porque "lo fue", porque puede volver a serlo, y porque lo es y tiene forma humana y es hijo de humanos. El lenguaje no lo es todo, excepto quizá para los filósofos del lenguaje.

También discutiría yo eso del orden propio del lenguaje ajeno a lo humano... los razonamientos de Pinker más bien demuestran que el orden del lenguaje va ligado a las necesidades del conocimiento y la acción humana, por extrañas formas que acabe adoptando la gramática.

La premisa número dos también es falsa: "2) el lenguaje, frenado de ordinario en su despliegue por esa misma naturaleza de la que procede, se emancipa plenamente en la obra literaria." El lenguaje en la obra literaria sigue atado y conectado a la realidad humana, social, psicológica, literaria, etc. de la que procede – siquiera sea por reacción y negatividad, creando utopías y fantasías frente a lo que sentimos como real. ¿Independencia? Cierta autonomía, todo lo más; una función muy necesaria por otra parte para la realidad humana. La literatura es intercambio comunicativo, con uno mismo o con los demás, y está bastante más atada a esa interacción, y auto-interacción, de lo que podría parecer. No funciona sola, para nada.

Por consiguiente, "3) llegar a vivir en conformidad a las leyes que marcan a narradores y poetas, vivir literariamente, en el sentido más riguroso del término, ha de ser la máxima subjetiva que anime nuestras acciones: no ya lo que "somos capaces de hacer", sino lo que es imperativo hacer. He de enfatizar una vez más que se trata de una apuesta. Apuesta de hecho nada arriesgada, pues de no hacerla todo está ya de antemano perdido"...

... 3, digo, carece de apoyatura lógica y de sentido discernible para mí.

Los poetas, decía Shelley, son los legisladores no reconocidos del mundo... y bien, quizá no se les reconozca todo lo que ellos quisieran porque hay muchos legisladores más, con título tan legítimo como el de ellos. Así que no dejemos que la literatura dicte sus términos a la vida, no más que la vida a la literatura. ¿Que interactúan? Evidentemente. Pero sin supeditarse una a otra por imperativos como los que aquí se presuponen.

Filosofía, lenguaje y discurso





Sábado 13 de diciembre de 2008

Contigo por el camino...

... Santa María va. Una canción de los Beatles que habla del consuelo que aporta la Virgen.





Thunder on the Mountain





Viernes 12 de diciembre de 2008

One more time at midnight near the wall

Seguimos dándole a "Abandoned Love" de Bob Dylan... aunque la versión arquetípica que intento extraer se quedará dentro de la guitarra probablemente.







Closer to the archetype:





Dark Eyes




Jueves 11 de diciembre de 2008

En la raja

Esta es una película de Jane Campion a la que no le tradujeron el título en España, y la dejaron con el original In the Cut: quizá les sonaba demasiado bruto eso de la raja, pero bueno, es uno de los temas principales de la película, la raja del coño, por así decirlo, y la raja que le hacen a alguien cuando le cortan con una cuchilla—si se recupera, deja cicatrices. In the CutDe la feminidad como cicatriz, podríamos decir que va la película.

No destaca nada en esta película... digo por lo bien armonizado del conjunto, que compensa lo que parecerían defectillos de argumento o de actitudes de los personajes, u obsesiones de éstos o de las guionistas... Se ve con el corazón en un puño, y si algo puede destacarse por no contribuir sino virtudes al conjunto, es una fotografía muy interesante, atípica y con colores que son un estado de ánimo.
Como en Portrait of a Lady, aunque lo que allí era refinamiento victoriano-italiano es aquí barrio más bien bajo de Nueva York.

Es que Frannie (Meg Ryan) es profesora de literatura inglesa, pero gravita hacia ambientes lumpeños por una serie de razones. Algunas tienen que ver con cicatrices psicológicas de esas. Es hija de mujer abandonada por su marido; su hermanastra Pauline, con la que se lleva bien, está más traumada o tiene una relación más abyecta con el sexo y vive en un burdel, otra razón para que la protagonista visite el lumpen. Aparte, Frannie está haciendo un diccionario de argot sexual, y para eso se reúne fuera de horas de clase con el chico malo de su grupo, un negro callejero medianamente bruto que aparte de enseñarle que virginia quiere decir vagina, tiene esperanzas de aprobar y pasarse a la profe por la piedra—o más bien de aprobar por el método jungle fever. Y no anda tan desencaminado el chaval, porque a la añosa moza le tira lo étnico, y el olor a pantera, y un pelín o más de riesgo para su integridad física le mete más marcha que miedo, al parecer. Lleva encima, o debajo, o dentro, una insatisfacción o represión sexual de tamaño natural encima, tan turgente como el faro que dibuja en la pizarra para ilustrar la novela de Virgina Woolf To the Lighthouse (Al Falo). Si su hermana es una salida sexual cuasininfómana (a la que Frannie no pretende cambiar), Frannie misma no usa sexo más que masturbatorio al parecer, y aun así le dan calambres y tirones. Cierto es que para los pretendientes que tiene, mejor usar de la castidad más estricta... la ronda un exnovio pirado y obsesivo con el que debió darse en tiempos alguna tristeza, por no decir alguna alegría que sería inexacto. Con un perro pelado que es un poema. Vamos, que está Frannie a dieta de hombres, pero se le va cayendo la baba indirectamente cuando los pilla de reojo en el retrete, a la vez que se hace la distante y desinteresada/inexpresiva. Eso le pasa cuando contempla una phallatio en un baño del bar donde hablaba con su negro—por error, pero se queda mirando indiscretamente. Es curioso que aprecia o apreciamos todos los detalles de la maniobra chupatoria, y una pequeña marca o identificador aristotélico (ver Poética 16: "señales en el cuerpo como cicatrices", etc. )—aquí un tatuaje que lleva el Felado no allí sino en la muñeca—pero Frannie no aprecia la cara del sujeto, vaya. Casi hasta el final, Frannie cree que el agente Malloy (Mark Ruffalo) es el dueño de esa marquita en la muñeca, cosa que contribuye no poco a interesarla por él, a ella y a sus fantasías. Al final resultará que no, que era una falacia—que el tatuado felado no era el agente en cuestión, sino otro agente—su colega (Nick Damici), un poli que en sus horas libres ejerce de asesino en serie.

Porque la película va de serial killers, y es sobre este argumento de detección sobre lo que se edifica la trama interna de la película, la trama de la seducción de Frannie-Meg Ryan por Ruffalo-Malloy, o más bien la superación de la desconfianza o temor que él le inspira, temor al compromiso, al amor, y a ser acuchillada y "desarticulada"—y encontrar su propia cabeza en el jardín de casa, como encuentran al principio de la película la de una desdichada víctima... Víctima que era la feladora del retrete. Y poco después cae otra víctima,  y poco después la propia hermana de Frannie es desarticulada (como si fuese un comando etarra) y decapitada en el lavabo, con abundante profesionalidad y salpicaduras. Frannie la encuentra, y a ella la encuentra el agente Malloy, siguiendo la pista, abrazada a la cabeza de su hermana... y continúa la investigación, y la seducción. El poli Malloy, sospechoso e inquietante durante toda la película, lejos de ser el malo, resulta al fin ser oro de ley, el muchacho. Lo único que no queda muy claro es por qué no sospecha nunca de su amigo Damici—mucho male bonding parece haber aquí.

Y es que el argumento del serial killer como digo es sencillito de resolver, un arquetipo sin más originalidad—sólo que la chica, cuando es secuestrada por el poli malo, no es rescatada por el poli bueno, sino que se libra por sus propios medios. Al bueno—y quizá pronto desposado— lo había dejado ella esposado al radiador, creyendo que había cogido al desarticulador. Allí se hace Malloy pis encima, o quizá revienta la cañería... el caso es que hay mucha humedad cuando ella vuelve a casa, y en lugar de desesposarlo, se acurruca a su lado inter faeces et urinam, pero a salvo refugiada... Es un happy end—al parecer más prometedor que el de la novela, aunque la chica aún no ha dado el sí a la petición de mano de Malloy (que por otra parte también está casado y separado... o eso dice).

Y es que es este tema de las seducciones y las peticiones de mano y demás el más traumante de la película, sobre todo en combinación armónica con las felaciones y desarticulaciones y decapitaciones y rajamientos sanguinolentos. Las dos hermanas llevan muy mal (heredan, parece) los traumas de sus madres, mujeres marcadas, abandonadas por un seductor polígamo (—hombres... ay). Una, Pauline, es puta sentimental, que bebe los vientos por uno de sus clientes; la otra, Frannie, tiene una relación distante y traumada con el sexo y los hombres, tiene cierto masoquismo interiorizado, y parece haber cerrado el garito... hasta que viene Malloy a rescatarla. Este poli es un insolente, en sus primeros diez minutos de cita le promete a la chica lamerle sus partes, y luego va y lo hace, para gran satisfacción de Fanny, digo de Frannie. El hombre es un artista del cunilingus, y ello da lugar a unas escenas que la gente no se esperaba de Meg Ryan—es que aquí Meg Ryan no es Meg Ryan, porque lejos de ser vivaracha y dicharachera, Frannie es introspectiva, inexpresiva y reprimida. Hasta que la exprime Ruffalo, claro.

En fin, que es la historia de la superación de un bloqueo erótico o sentimental, o de la reconciliación con la brutalidad del sexo en pareja, por vía de un artista del clítoris—bien visto por tanto por las feministas guionistas, aunque el hombre sea un poco bruto en otros sentidos. También este Malloy tenía una especie de trauma o fijación con el sexo oral, una historia de su iniciación que nos cuenta. De todos modos no son las penetraciones y felaciones lo traumante para la mujer aquí: son símbolos más bien de una vulnerabilidad erótico-afectiva que como digo está figurada en la trama por toda una gradación: desde la muerte a manos de un psicópata, la decapitación, sangre y más sangre, sexo sucio, felaciones, prostitución, masculinidad insolente, sumisión sexual de la mujer... hasta llegar a los engaños y promesas incumplidas, la estafa sentimental como culminación del erotismo masculino. Hay que destacar que la firma del asesino en serie era un anillo de prometida que les hacía ponerse a las víctimas antes de rajarlas—y se lo entregaba ensartado en el cuchillo: vamos, toda una figuración de la feminidad ingenua humillada y seccionada por el falo cortante del macho.  En el faro patriarcal en persona, para más inri... así que matando al killer, se libra Frannie de todos sus complejos y problemas a la vez, o por lo menos logra salir adelante.

También hay otros dos motivos recurrentes que se asocian a estas figuraciones cuasihistéricas: uno, las imágenes en sepia de patinadores cortejando... el padre de Frannie había abandonado a su novia mientras patinaban, o más bien al revés, porque él miraba a una desconocida, y con el anillo que le tira su novia va y se promete allí mismo con la madre de Frannie... pero la abandonará, claro: aquí aparecen las cuchillas del patinaje sobre hielo abriendo rajas sangrantes en la blancura, o cortando las piernas de la chica en una pesadilla. Otro motivo asociado a promesas, promesas, es la pulsera de cortejo que le da a Frannie su hermana Pauline la puta (Jennifer Jason Leigh). Soñaba ésta con casarse, aunque mucho camino no lleva con esta profesión, y también con casar a su hermana, o al menos hacerla salir con hombres. La pulserita en cuestión que le regala lleva colgantes para cada fase del cortejo: la petición de mano, el anillo, la casa para vivir juntos, y un cochecito con bebé dentro. Este bebé lo roba Ruffalo, al parecer, y eso lleva a Frannie al error de creer que él es el matador... pero parece sugerirse al final una vida juntos y hasta una promesa de bebé. Termina la película como comenzó, con un incierto y ligeramente eerie Qué será, será en la banda sonora.

O sea que este es un feminismo del que se propone reconciliarse con la carga de la vulnerabilidad femenina, y asumir la heterosexualidad como una especie de cicatriz curada... o semiabierta, porque hay que ver cuánta consciencia de las cicatrices, y de las heridas. La segunda vez que se ve la película ya parece más sencilla y directa: la primera vez desconcierta, desazona, inquieta; y a pesar del final feliz, casi desanima y desespera el retrato de las relaciones sexuales entre mujeres y hombres, un asunto ambiguo y turbador que ha de producir mucho post coitum... sobre todo porque tipos auténticos y artistas del sexoral como este Malloy, pocos parece que haya, al menos en el mundo de la película...

Junebug


Miércoles 10 de diciembre de 2008

Trituración de la Miscelánea

Carta enviada hoy al director del Departamento de Filología Inglesa y Alemana de la Universidad de Zaragoza:
pulp magazine
Estimado Sr. Director:

Viendo esta tarde en el pasillo un montón de varios miles de volúmenes de la revista Miscelánea publicada por nuestro departamento, he preguntado al administrativo que los estaba apilando y a una de las editoras de la revista, que pasaba por allí, cuál era la razón de ese apilamiento. No tenían totalmente claro el destino de estos volúmenes pero me han dicho que probablemente iban a ir a la basura. Que se retiraban porque eran números atrasados de la Miscelánea que no se vendían y que ocupaban mucho sitio.

Como quizá sepa Vd., yo dirigí esta revista durante varios años, y he dedicado muchas horas y esfuerzo a su elaboración. Supongo que lo mismo podrían decir quienes han contribuido a ella con sus artículos o han colaborado en el Consejo de Redacción. ¿En tan poco se aprecia el valor de ese trabajo—que es supuestamente uno de los fines de nuestros esfuerzos en la profesión, en cuanto departamento de filología—como para tirarlo a la basura sin más, sin ni siquiera haber buscado darle una mejor salida anteriormente?

¿Por qué se presupone que nuestros alumnos apreciarían tan poco estos libros como los responsables de esta decisión? Quizá se dignarían recibir como regalo una colección completa de la revista de su departamento y especialidad. Por otra parte, ¿no hay bibliotecas en Cuba, o en Marruecos, donde puedan hallar estos libros un lugar mejor que la basura? ¿Se ha intentado siquiera alguna de estas soluciones? Sólo sé decir que a la editora en cuestión, al preguntarle, no le había pasado siquiera por la cabeza la idea de colocar un cartel en el tablón de anuncios, anunciando a los estudiantes que hay volúmenes de la revista disponibles gratuitamente para quien los quiera. En su descargo diré que no le ha parecido del todo mal la idea, puesto que se iban a tirar...

Es de notar que muchos de estos números no se encuentran disponibles en la edición electrónica, pues ésta sólo recoge los contenidos de los volúmenes desde 1998. También me gustaría hacer notar que había una primera edición electrónica (que difundí yo cuando la dirigía), que recogía los números a mi cargo en los años 90, y alguno anterior en cuya edición también había colaborado, por lo cual disponía yo del texto. Pues bien, esta primera edición electrónica también se eliminó hace años de la red sin mayor explicación. Si ahora se tiran los ejemplares en papel además, pues apaga y vámonos.

Realmente, si se va a hacer pulpa de papel con unas publicaciones en las que se han gastado muchos miles de euros de subvenciones y fondos públicos, y años de trabajo, y se va a hacer sin ni siquiera intentar regalarlas a posibles lectores como nuestros estudiantes... —entonces me faltan las palabras para calificar esta medida, esta especie de liquidación simbólica o reducción al absurdo de lo que hacemos.  Sería lamentable ver que se materializa en nuestro departamento una medida digna de   alguna sátira bien amarga, de alguna grotesca administración kafkiana o algún gris funcionario de Larra.

Como digo, al no tener fuentes muy informadas, no me consta que en efecto se vaya a hacer pulpa de papel con la publicación académica señera de nuestro departamento, y menos que se haga apelando al argumento de que son publicaciones de hace años—un razonamiento que debería horrorizar los oídos de un humanista. Por eso quiero asegurarme, enviándole a Vd. esta carta, de que se trata de algún error, de que no va a ser así, o llamarle la atención sobre este hecho, caso de que Vd. lo desconozca, para que dé instrucciones de impedirlo.

Si me constase que en efecto hay instrucciones de la Dirección del departamento para que se destruyan estos libros, hubiera adoptado un tono más indignado—porque sería una medida ya no indignante, sino indigna sin más del órgano que Vd. representa. Deseo que no sea así, y ruego haga consultas sobre este tema con las directoras de la revista, y que remita Vd. en todo caso la decisión sobre este tema a un Consejo de Departamento.

Zaragoza, 10 de diciembre de 2008.

Jose Angel García Landa

PS: Parece que el Director del departamento decide no contestarme. 


Re-ps.: Le escribo un par de días después a la subdirectora del departamento. Que sí me contesta, y me asegura que se intentará encontrar otra solución para difundir las revistas o guardarlas en lugar de tirarlas.


Demolición y expulsión



Martes 9 de diciembre de 2008

Le p'tit bal

Vidéo vue à Dorénavant:





C'est écrit



Lunes 8 de diciembre de 2008

Pinkfloydeando

Wish you were here... We're just two lost souls swimming in a fishbowl, year after year, running over the same old ground—what have we found? The same old fears: wish you were here.


 





I'll see you on the dark side of the moon.

Obscured by clouds



Domingo 7 de diciembre de 2008

golden compassLa Brújula Dorada

Esta película se basa en Northern Lights, el primer volumen de la trilogía His Dark Materials, de Philip Pullman—y tuvo cierto eco porque la Iglesia hizo explícitamente una campaña contra ella, basándose en el retrato que se hace de una opresiva teocracia con ligeros ribetes eclesiásticos... En la cadena Cope la pintaban con cuernos y rabo, y es el único caso que me suena de que en los colegios de curas recomendaban con urgencia que los niños no fuesen a verla, vamos, un auténtico meme religioso.... que debía venir directamente del catolicismo británico. Meme memez, pues lo que en los libros había de anticlericalismo beligerante—(?, cuando hablamos de un mundo de fantasía alternativa) queda aquí mucho más desvaído y diluido, y el falsario gobierno totalitario de este mundo no recuerda sino muy lejanamente a una autocracia papal o eclesiástica. Vamos, que se han expuesto innecesariamente a la reflexión de que quien se pica, algún ajo debe comer.

El lío viene quizá más bien de las ondas removidas por el propio autor, con su activismo laicista, y los mensajes que ha lanzado por ahí de querer poner en la mente de los niños ideas y visiones del mundo alternativas a la católica o cristiana. Como si hubiese pocas de éstas en el cine.... pues andamos bien servidos de mitologías alternativas. Vamos, otra vez el problema del autor como oráculo. Y es que esta es una película como Narnia o como Spiderwick, con secretos de los mayores oídos desde un escondite, mundos alternativos descubiertos por niños aventureros, armarios acogedores, animales parlantes, desconocidos ayudantes u oponentes a veces no obvios, elecciones morales que hay que aprender a tomar, aprendizaje de la responsabilidad, etc. etc.  Y una producción muy cuidada, con ambientación retrofuturista o steampunk, en una sociedad victoriana evolucionada sin salirse de su estética fundamental. Efectos especiales de Oscar, y vistosidad asegurada.

Ni siquiera es que se haya diluido algún mensaje anticristiano para grandes públicos, por eso de no buscarse broncas con la distribución de la peli. Se ha pasado un tanto por el molinillo de Hollywood, que todo lo va nivelando, claro; pero es que ya de entrada, un universo así lleno de sentido moral, y hadas buenas, perdón, "brujas" buenas, que molan más y están buenas por supuesto, un universo con un sistema espiritual de conexiones con tu alma encarnada en un animalito que te acompaña como el ángel de la guarda.... ¿esto lo ha generado el cerebro de un ateo furibundo que quiere vaciar de sentido la existencia de los niños? Esto es un cosmos infuso de sentido ético como el que más. Lo que a la Iglesia parece inquietarle, quizá, es la familia desestructurada de la protagonista, con esa madre mala millonaria reñida con su padre—o quizá que los niños acaben descubriendo, en algún otro episodio, la auténtica naturaleza del Polvo... el secreto mejor guardado por los mayores, ya se sabe. Hay que proteger a los niños, al parecer, de ese descubrimiento del dusty self, que no se enteren de que en última instancia Polvo eres.


Crítica:

Gordon, Devin. "A Director Confronts Some Dark Material." Rev. of The Golden Compass, dir. Chris Weitz. Newsweek 3 Dec. 2007: 60-62.
Walsh, Clare. "From 'Capping' to Intercision: Metaphors/Metonyms of Mind Control in the Young Adult Fiction of John Christopher and Philip Pullman." Science Fiction and Literary Linguistics. Special issue of Language and Literature 12.3 (2003): 233-51.


The Golden Compass. Written and dir. Chris Weitz. Based on Philip Pullman's Northern Lights. Cast: Dakota Blue Richards, Nicole Kidman, Daniel Craig, Christopher Lee, Sam Elliot, Eva Green, ian McKellen, Ian McShane, Freddie Highmore, Kathy Bats, Kristin Scott Thomas. Music by Alexandre Desplat. Special effects Michael Fink. Ed. Anne V. Coates, Peter Honess. Prod. Des. Dennis Gassner. Photog. Henry Braham. Exec. Prod. Toby Emmerich, Mark Ordesky, Ileen Maisel, Andrew Maiano, Paul Weitz. Prod. Deborah Forte, Bill Carraro. Prod. Ingenious Film Partners / Scholastic / Depth of Field. USA: New Line Cinema, 2007. Spanish DVD: Tripictures / New Line Cinema, 2008*



Juno






















Viendras-tu avec moi?

Mon jeTube d'aujourd'hui—une chanson de Nilda Fernandez:









Sarah


Maculada Constitución

Hace treinta años no me dio tiempo a estrenarme como votante con la Constitución... y casi mejor, visto lo visto. Es un tema sobre lo que vengo a pensar algo parecido a lo que piensan en Voto en Blancoaunque por el momento aún no voto en blanco y estoy votando a Unión, Progreso y Democracia.

Como aspecto positivo, la Constitución ha sido lo suficientemente buena como para andar rodando hasta hoy—y más allá—un poco a trancas y barrancas, en un periodo que en conjunto ha sido de los más prósperos y pacíficos de la historia de España: eso sobre todo si descontamos al enemigo número uno de la constitución, que son los terroristas de la Eta, y sus gradaciones batasunas, gamberrunas y nacionalismos cerruzos que hay un poco por todas partes.

Pero se han amparado o basado en la Constitución una serie de dinámicas que son pernic
Domingo Ronisiosas y que en última instancia han de resultar destructivas para España. El mayor defecto de la constitución, aparte de sus defectos intrínsecos como instaurar o restaurar la monarquía, etc., es que ni se aplica ni se reforma—con lo cual se va quedando, más que en un lugar de encuentro y una base legal, en una colección de letra muerta. Aparte de reformas administrativamente irrelevantes aunque de valor simbólico, como lo de las mujeres y la corona, que sería muy conveniente hacerla, están las cuestiones más graves. Sobre todo, que la Constitución está hecha para construir y seguir construyendo autonomías, pero no funciona a la hora de mantener un estado de derecho estable, coherente y justo. Las comunidades autónomas, una cuestión tan relevante en la organización política española, dependen de leyes orgánicas que se podrían hacer y deshacer por la vía rápida—un caso de inflación administrativa realmente llamativo. Aunque visto cómo está el tema, una reforma que dijese que "España consta de diecisiete naciones con sus respectivos parlamentos, sistemas judiciales, educativos, etc." terminaría de dar la puntilla al asunto.

Tal como va la cuestión de la disgregación y el antiespañolismo de prácticamente toda la periferia del mapa, sólo hay dos salidas posibles: o el desastre a la yugoslava, que Dios nos libre, o la sopa boba, el estado actual en el que la ley es letra muerta y lo que hay que hacer es buscar la mejor manera de trampearla con soluciones locales o interpretaciones que vayan a ser apoyadas por las fuerzas vivas del barrio: o sea, el clientelismo nacionalista, y si no el partidista, cuando no situaciones patológicas como la vigilancia de los pistoleros que son la auténtica ley, la ley de la calle, en el País Vasco.

Los garantes de la ley, el Tribunal Constitucional, son caballeros de poltrona y contactos confidenciales, especialistas en chuparse el dedo a ver por dónde sopla el viento; están totalmente entregados al oportunismo y a las conveniencias de los partidos—como demuestra la manera en que aparcan durante años en un cajón cosas como el Estatuto de Cataluña, cosas que cualquier jurista o no jurista que no tenga intención de desmantelar el país sabe dictaminar en un minuto a qué papelera deberían ir. Auténticos mangantes de guante blanco: garantes de que las leyes no se apliquen sino cuando conviene, y especialistas en torcerlas.

Y los partidos... otra vergüenza nacional. El PSOE está totalmente entregado a los intereses partidistas de su club de colocaciones, y a los discursos nacionalistas que tan bien le vienen para desactivar al Partido Popular. Y el Partido Popular se agarra también a los puestos y a los tingladillos locales que puede agarrar, en las comunidades donde aún se va manteniendo—aunque una vez renuncia a defender una ley para todos, ya ha aceptado desmantelarse a sí mismo, a sabiendas o no. A UPyD he dicho que los voto, pero no porque crea que van a ganar jamás unas elecciones.

Y con este cuadro, con este personal que nos viene gobernando, así es como puede haber gente con veinticinco homicidios a cuestas recibiendo homenajes en su pueblo; o miembros de partidos ilegalizados por ser terroristas pero que gobiernan en los ayuntamientos, o son diputados; así pueden casarse hombres con hombres, cosa plenamente constitucional como sabe todo el mundo que se haya leído la constitución; o así hay una ley del aborto que permite descuartizar lo que (cuando interesa que vivan) se llaman bebés prematuros—a miles. O así sucede se está prohibiendo el uso de la lengua oficial de España en la administración de la cuarta parte de España; y hay una ley electoral por la que el voto de un batasuno vale diez veces más que el de un votante de un partido nacional del mismo tamaño. Y para rematarla, seguimos aún con la ley Sálica. Un cuadro de estado de derecho, vamos.


¿Soluciones? No hay ninguna—a menos que la situación reviente por factores externos: una crisis económica brutal, una guerra, una invasión.... cosas que esperemos no vayan a pasar, aunque sí van pasando ya a pequeñas dosis que permiten ser contenidas por el sistema. Así que procuren arrimarse a buen árbol. Yo apuesto por la sopa boba de nacionalismo, localismo y partidismo, ad infinitum.  Aunque no le voy a coger gusto, eso seguro.

De constitución frágil



Sábado 6 de diciembre de 2008

Dándole a la Marimorena

Como ya va amagando la navidad, nos toca oir muchas prácticas de flauta dulce.




Bueno, no me quejo. A ellos les toca oír muchas prácticas de folk-rock y guitarreo... Aparte, he colgado en mi FlickR cuatro fotos del bautizo de Lucía, y una galería de fotos distorsionadas de las que le gustan a Ivo, que se las hace con la aplicación PhotoBooth del Mac. No os las perdáis, que algunas son inenarrables...

Fotos de Galicia


Viernes 5 de diciembre de 2008

No leyendo a Bayard

Comentario que pongo en POE a cuenta del libro de Pierre Bayard Cómo hablar acerca de los libros que no se han leído. No lo he leído, pero no me voy a cortar de opinar....
quack

Es básico para una carrera académica aprender a hablar sobre lo que no se h
a leído. De hecho, teniendo en cuenta que lo que podemos llegar a leer es una fracción mínima—por no decir INFINITESIMAL—de lo que hay, es más importante saber hablar de lo que no hemos leído, que de lo que hemos leído, que puede ser una porción irrelevante de lo culturalmente relevante. Así que bravo por Bayard, que es un crítico muy divertido además de muy agudo.

—También es básico, claro, aprender a que no se noteque no hemos leído lo que no hemos leído: de eso se trata en realidad, no sólo de aprender a hablar de ello, sino de dar el pego con aplomo. Es divertido observar las estrategias de los académicos para esto. No negaré, mal académico sería, que sea conveniente, además de imposible, dominar la literatura del área en cuestión en la que trabajes. Es importante leer mucho—o sea, "bastante"—y saber hablar también de lo que lees, sin por ello poner en evidencia lo que no lees... todo un encaje de bolillos, y de bolillas. Es la mitad de la carrera de un experto, la mitad trasera si se quiere, pero no una mitad a descuidar. Protocolos hay que aprender, para no ponerse en evidencia y para no poner en evidencia a los demás—un toma y daca—y mantener la bicicleta rodando. Es la versión académica de lo que Goffman llama salvar nuestra cara colectiva por el procedimiento de proteger la de los demás.

Claro que otra estrategia posible—y por muchos seguida también—es acotar el área de especialización de tal manera que lo que queda fuera de ella es declarado, implícita o explícitamente, irrelevante, o actuar como si fuese inexistente sin más. Lo que Nassim N. Taleb llama el filisteísmo del estudioso exageradamente especializado. Esta es, de hecho, la auténtica receta a seguir para dar una impresión de solidez y solvencia académica.  Desconfíen de solideces tan endebles—si quieren, vamos. Si no, todo el mundo se lo agradecerá.


Mañana habrá sido escrito


Jueves 4 de diciembre de 2008

Across the Universe








Everybody knows

Miércoles 3 de diciembre de 2008

Burbuja financiera, racionalidad y evolución
bubble
Esta es la traducción parcial y abreviada de un diálogo entre Eric Schoemberg, economista de la Universidad de Columbia, y Gary Marcus, psicólogo de la Universidad de Nueva York, a principios de octubre... pero sigue y seguirá de actualidad. Va desde la biología evolutiva a la psicología práctica de la inversión y a la crisis de estos últimos meses. No sólo en Estados Unidos, pues la crisis española (con la burbuja inmobiliaria, las hipotecas incobrables...)  tiene muchos puntos en común con lo que aquí se dice. Especialmente curiosos son los elementos de retroalimentación y circularidad que se observan en la crisis, en su interpretación, y en las soluciones que se proponen para estos pánicos recurrentes. Links added. El diálogo en inglés puede escucharse en Bloggingheads TV.

MARCUS: Hola, me llamo Gary Marcus, soy autor del libro Kluge: La construcción improvisada de la mente humana, y hoy mi invitado es Eric Schoemberg; mi campo es la psicología y científico aficionado, y de lo que hablaremos de hoy es del hundimiento de la bolsa o lo que sea que está sucediendo, desde una perspectiva psicológica. Eric Schomberg trabaja en psicología y banca de inversión—le paso la palabra, Eric, dinos algo de tí.

SCHOEMBERG: Yo era socio de un banco de inversión que se centraba en empresas de tecnología en los años noventa, y me fascinó tanto el comportamiento que observaba en los mercados financieros que decidí volver a la academia, saqué un doctorado en psicología, y ahora enseño en la Facultad de Empresariales de Columbia, naturalmente sobre el comportamiento financiero (behavioral economics) y la toma de decisiones.

M: Estaba mirando tu sitio web y parece que hoy no hay nadie más adecuado para hablar del tema de hoy. Antes de meternos en la psicología de la cosa, claro, todo el mundo sabe algo que algo malo está pasando, algo así como en Ghostbusters, "algo realmente malo"—pero no todo el mundo sabe qué es exactamente, incluyendo a gente inteligente como yo, que no tiene el título de economista. Podríamos empezar dando un repaso a qué está sucediendo exactamente ahora mismo—¿por qué está hablando el Congreso de un rescate con avales, cómo está el asunto?

S: Bueno, el principal problema que preocupa a Ben Bernanke de la Reserva Federal y a los miembros del Gobierno y del Congreso es el sistema crediticio de los Estados Unidos. El crédito puede concebirse como el oxígeno que hace que funcione el organismo económico. Y al igual que el oxígeno se reparte a los órganos del cuerpo por vía del sistema circulatorio, el sistema financiero básicamente cumple la misma función, hacer llegar el dinero desde la gente que lo tiene hasta los que lo quieren tomar prestado para fines de consumo o de inversión. Y lo que la gente teme básicamente es que se cierre el sistema circulatorio: ¿ha dejado el corazón de hecho de bombear crédito a los sitios donde iba antes?

M: Pero ¿por qué se le ocurre a la gente siquiera pensar que se ha agotado el oxígeno? Yo conozco a muchos ciudadanos corrientes como yo que dicen, mi dinero sigue seguro en el banco, tengo mis inversiones que me dan mis beneficios, ¿por qué me voy a preocupar? ¿Qué nos hace pensar que se nos ha agotado el oxígeno?—me gusta la metáfora—¿podrías desarrollarlo un poco, por qué pensamos que el paciente tiene problemas?

S: Bien, buena pregunta, por seguir con la metáfora, lo que hacemos es hacer un seguimiento de las constantes vitales del sistema circulatorio, y el problema es que vemos que van bajando. Bien, pues recuerda que vale, tienes dinero en el banco y que puede que un empresario quiera tomarlo prestado para contratar gente, montar un negocio: ¿cómo pasamos de tí hasta él? Esa es la función del sistema financiero de este país: los bancos y los bancos de inversión hacen pasar el capital de la gente que lo tiene a la gente que lo quiere, y el problema es que esa manera de pasar dinero de quienes lo tienen a quienes lo requieren no funciona bien ahora; hay detalles técnicos en los que podríamos entrar pero esa es la idea básica.

M: Hay otra pregunta que está a mitad de camino entre el punto de vista del psicólogo y el del hombre de la calle, y que es, ¿cómo sabemos que todo esto no es sólo miedo, y pánico, porque por ahí hay dinero, ¿no? ¿cómo es que la gente tiene miedo de hacer préstamos, por qué se hiela el sistema circulatorio? ¿Cómo sabemos que no es sólo un temor psicológico?

S: Bueno, yo le buscaría las cosquillas al "sólo". Vamos, que obviamente sí que tiene un fuerte componente psicológico; pero vamos a centrarnos en lo que está pasando, por qué se está frenando el sistema crediticio, y es una combinación de factores que podríamos llamar basados en la realidad y otros que podríamos llamar basados en la psicología. Así que, a diferencia del sistema circulatorio del cuerpo, en el que el corazón simplemente le pasa sangre al sistema, y no espera que le vuelva el oxígeno a él, cuando el sistema financiero le presta dinero a alguien, espera que se le devuelva. Y el problema básico de lo que pasa hoy es que los bancos desconfían de la posibilidad de volver a cobrar el dinero que prestan. Esto siempre ha sido así cuando prestan a los usuarios finales del dinero, obviamente te preocupas de que si alguien coge una hipoteca o un préstamo para una empresa, si te lo va a devolver; pero lo que no es habitual en el sistema financiero es que te tengas que preocupar de que los intermediarios vayan a ser capaces de devolvértelo. Los bancos habitualmente le prestan dinero a otros bancos, y lo que se está desmoronando es básicamente el sistema mediante el cual venían haciendo eso: porque hay causas de preocupación de que algunos bancos son o bien insolventes, es decir, que en realidad deberían cerrar el negocio, o bien que están temporalmente sin liquidez, es decir, que tienen dificultades para obtener dinero efectivo. Estos dos motivos de preocupación hacen que ahora los bancos desconfíen a la hora de prestar dinero a otras instituciones financieras, y ahí es donde se está quedando congelado el sistema.

M: Pues sí que resulta una crisis fundamentalmente psicológica: quiero decir, no todas las crisis son así: un terremoto no tiene nada que ver con lo que la gente piensa de él, es un desastre sin más, pero esto tiene que ver en parte con las actitudes de la gente, parece: los miedos de la gente, tiene que ver con interpretaciones en parte racionales de lo que está pasando, y quizá también con interpretaciones irracionales.

S: Bueno, como sabes hemos discutido antes sobre la racionalidad y la irracionalidad, y aquí también se combinan las dos. Ciertamente no querrías prestarle dinero a una institución que está en bancarrota técnica, a un banco insolvente; yo no estoy seguro de si eso es un factor psicológico o no, porque hay algunas cuestiones complejas a tener en cuenta para determinar si alguien está efectivamente en bancarrota. La razón básica por la que decidí aplicar la psicología a la economía es que creo que en última instancia casi todos los procesos de decisión en economía están basados en creencias, y tienen por tanto una componente psicológica.
magic flute

M: Bien, y entonces, ¿cómo hemos llegado a esto? ¿Cuál es la psicología y la economía de cómo hemos llegado a esta crisis en concreto?

S: Hay muchos puntos de vista sobre eso, y muchas opiniones dependiendo de la perspectiva política, de cómo hemos llegado aquí. Pero si analizamos cuál es el problema básico, el problema básico es que los bancos no están seguros de a quién deberían prestarle dinero. En el meollo del problema está el hecho de que muchos bancos e instituciones financieras le prestaron dinero a gente que está comprando casas, e hicieron esos préstamos basándose en una creencia falsa: la creencia de que los precios de la vivienda subirían en todo caso. Así que en realidad no tuvieron el cuidado que deberían haber tenido en asegurarse de si esta gente sería capaz de pagar el préstamo, subiese o no subiese el precio de la vivienda—en otras palabras, ¿tenían ingresos suficientes para devolver ese préstamo?  Bien, pues como no hicieron eso, y como los precios de la vivienda han empezado a bajar, pues han perdido dinero. Cuando le haces a alguien un préstamo con la suposición de que va a poder devolverlo, y no consiguen pagártelo del todo, pierdes dinero. Así que hay una importante cantidad de pérdidas por ahí. El problema es que no sabemos cuánto dinero se ha perdido, y más importante, no sabemos quién lo ha perdido. 

M: Por volver un momento a la cuestión de la psicología: dices que la gente creía erróneamente que los precios de la vivienda siempre subirían; mi pregunta es, ¿por qué tenían esa creencia? Obviamente no es la primera vez que la vivienda baja. Yo no soy economista, no te puedo decir cómo de frecuente es que baje en toda la nación a la vez, de la manera que lo ha hecho ahora, pero parece claro que...

S: De hecho eso es lo que es infrecuente. Es algo que señaló Alan Greenspan cuando defendió la manera que había tenido de manejar la situación, que él creía que era posible que hubiese burbujas inmobiliarias en mercados concretos, pero no creía que fuese posible que esto fuese a darse a nivel nacional; de hecho, no tengo los datos pero es extremadamente raro, me parece que durante la Gran Depresión también sucedió, pero incluso entonces sospecho que los precios de la vivienda no se hundieron de modo catastrófico, desde luego no se acercó la caída ni con mucho al nivel de la que estamos viendo ahora, que según el índice Case-Shiller parece ser una caída de cerca de un veinte por ciento de su valor máximo. 

M: Recuerdo haber leído una columna en Harper's hace un año y medio o dos años, y el periodista decía esto se va a hundir con toda seguridad en un año o dos; está claro que algunas personas tenían la idea de que esto era posible; se relaciona esto con una cosa que me parece tenemos que tratar, que es que algunas veces parece haber más bien una voluntad de creer, vamos que no es que todo piense que realmente los precios de la vivienda van a seguir subiendo siempre, pero sí que piensan que otras personas lo piensan. No sé qué pensarás del componente social que tiene esto...

S: Es la esencia misma de una cuestión fundamental en teoría económica. Durante mucho tiempo, los economistas, y los economistas financieros en particular, han creído en la eficiencia de los mercados, es decir, que pensaban que los mercados encontraban el precio adecuado de los bienes. Y que en un mercado como el mercado de la vivienda, donde hay muchos compradores y muchos vendedores, los precios reflejaban el valor auténtico y real de las cosas.

M: A mí eso me suena un tanto ingenuo. Vamos, que parece claro que a lo largo de la historia ha habido muchos periodos en los que la gente efectivamente ha sobrevalorado determinados bienes. Como el pánico de los tulipanes, que quizá puedas hablar de eso luego, que parecía que todo el mundo estaba fumando algo, lo mismo, porque cuánto podía valer eso en realidad, mil dólares en dinero de ahora, o lo que sea; quiero decir que realmente hay casos en los que el mercado va su aire y está desconectado de la realidad.

S: Si, bueno, de hecho hay artículos de economía que cuestionan que incluso esas experiencias del pasado donde sí que parece que había periodos en que los precios estaban completamente disparatados, puede que no sea así retrospectivamente. La cuestión fundamental es que no tenemos ninguna teoría independiente para decidir cuánto valen las cosas. Así que no hay manera de someter a prueba, ni siquiera a toro pasado, si los precios estaban ajustados o no. Pongamos por ejemplo mi propia experiencia con Internet: mirándolo retrospectivamente, es cierto que los precios de todas las acciones de Internet se hundieron de modo catastrófico, pero el mero hecho de este hundimiento catastrófico no prueba que estuviesen mal valoradas en primer lugar. Puede que sólo haya sido mala suerte que cayesen de la manera en que lo hicieron. No hay ningún economista que crea que el mercado sea el sistema ideal de predecir el futuro: lo que sí sostienen los economistas es que es tan buen predictor del futuro como pudiera serlo ningún individuo. 

M: Bien, pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Es una cuestión de que haya habido gente que ha sobrevalorado la vivienda?

S: Vamos a separar dos cuestiones aquí. Una, el hecho de que por este sistema de creencias de que los precios de la vivienda iban a seguir subiendo, los bancos hayan dado créditos que no deberían haber dado. Pero por seguir con este tema de la burbuja, mi investigación se centra en la cuestión de por qué creían estas cosas. Mira, podríamos entrar en una argumentación larga y complicada sobre esto, pero se puede resumir así: creo que el fallo en la teoría económica viene a ser al que apuntabas tú antes; es decir, los economistas creen que estos bienes tienen algo así como un valor inherente, y que los mercados están intentando averiguar cuál es ese valor. Pero si le preguntas a la mayoría de la gente cuál es el valor de una acción, o de una casa, no se lo plantean de hecho en términos de valor inherente: piensan en esto en términos del valor de reventa. Lo que vale un bien es lo que otra persona está dispuesta a pagar por él. Bien, pues los economistas desde hace tiempo han visto que esta es una manera de concebir las cosas, y la manera en que han tratado con esto es por vía de un concepto llamado "equilibrio racional"—"expectativas racionales". Así que la idea es, que si estás tratando de decidir, si estás tratando de predecir por cuánto puedes vender un determinado bien, entonces, si eres una persona racional, y presupones que la persona que lo va a comprar es también racional, entonces el precio que debería pagar debería ser exactamente igual al valor inherente del bien. Bien, pues creo que esta idea es errónea. Creo que de hecho, la gente no prevé que las demás personas
Davidvan a comportarse de manera racional. Y lo que ocurre en concreto durante los períodos de burbuja, lo que la gente hace básicamente es observar que otras personas han pagado por ejemplo de más por determinado bien, pero al hacerlo han ganado mucho dinero, y esencialmente es el deseo de no ser menos que los Martínez, la observación de que si alguien está ganando dinero y básicamente no es más listo que tú, pues entonces tú deberías ser capaz de hacer lo mismo y ganar dinero igual. Y entonces lo que ocurre es que los bancos, como lemmings, van empujando hacia adelante, más y más, prestando a individuos cada vez menos de fiar unas cantidades de dinero más grandes de lo que deberían. Así que el problema número uno es que los bancos han prestado demasiado dinero y han perdido dinero. El problema número dos es que, como he dicho, no sabemos quién ha perdido dinero, y no sabemos cuánto han perdido. Eso es porque los precios de la vivienda tienden a bajar despacio; no sucede como se ve a veces en los mercados financieros donde los hundimientos pueden ser catastróficos; en 1987 la bolsa perdió de hecho más del 23% de su valor en un día solo: eso no lo vemos en los mercados de la vivienda.  

M: ¿Será eso porque los individuos piensan, "no voy a perder más de 25.000 dólares en esta casa, por mucho que...", así que la cosa se vuelve estática, porque la gente no quiere vender, los compradores no son realistas, y los vendedores no son realistas, y nada se mueve—¿es eso básicamente lo que pasa?

S: Exactamente. Y esto es un concepto psicológico muy interesante e importante llamado el efecto de posesión, efecto de posesión co
mbinado con una cosa que se llama aversión a la pérdida; la idea básica es que la gente valora más las cosas que posee que las que no posee, y somos muy aversos a aceptar la pérdida de algo que nos pertenece. Antes que vender una casa perdiendo dinero, la gente está dispuesta a esperar un periodo de tiempo muy largo con la esperanza de que al fín conseguirán que alguien pague al menos lo que les costó a ellos en origen. Así que esa es la razón por la que los precios de la vivienda se van ajustando mucho más despacio que por ejemplo los precios del mercado financiero, porque la gente vive en sus casas, y de esa manera pueden justificarse a sí mismos el no venderlas durante un periodo de tiempo que es más largo. Pero en última instancia, claro, las razones por la que la gente acaba vendiendo la casa son las razons por las que la gente vende casas: se mudan, cambian de trabajo, quieren una casa más grande para su familia, y en algún momento dicen, sabes qué, ya he esperado bastante, voy a tener que aceptar lo que me venga.

M: Cuesta mucho tiempo llegar allí, me parece.

S: Sí, mucho.

M: Así que hay toda una serie de fenómenos psicológicos ciertamente corrientes en los que la gente no hace lo que predice la economía clásica. Vamos a hablar de ellos: acabas de mencionar el efecto de posesión, por ejemplo; también está esa curiosa manera en que la gente conceptualiza el dinero en términos relativos y no en términos absolutos—mi ejemplo favorito es que te cruzas la ciudad por ahorrarte veinticinco dólares en un microondas de cien dólares, pero en cambio no te cruzas la ciudad por ahorrarte los mismos veinticinco dólares en un televisor de mil dólares. La gasolina es la misma, tu esfuerzo es el mismo, y sin embargo la gente no lo hace. Así que ese es otro ejemplo en el que las decisiones que adopta la gente no parecen casar con la manera en que la gente habla de las cosas en la teoría económica normal, supongo. Me pregunto cómo ves tú esas cosas, eso en concreto o cuestiones relacionadas, por qué la gente ve el dinero a veces en términos relativos y no absolutos... me imagino que eso si que casa con la manera en que conciben el tema de los precios de la vivienda, que los veo relativos a lo que he pagado, y no a lo que podría valer en términos absolutos.

S: Sí, al parecer esto es responde a la manera general en que todos los organismos interpretan la percepción. La percepción funciona en términos relativos porque es más fácil para la evolución el programar a los organismos para que funcionen de esa manera—y esto se aplica a la manera en que percibimos el color, el nivel de sonido...  se llama psicofísica, y parece ser que es sin más la manera en que nos funciona la mente.

M: En Kluge yo avancé una teoría algo diferente, no totalmente diferente sin embargo; que es que, quizá, ya que la misma idea de dinero es relativamente reciente en nuestra historia evolutiva, quizá no hayamos evolucionado para nada para pensar en dinero, quizá utilizamos otros mecanismos cerebrales para concebir el dinero, y el que me viene a la cabeza es la comida; creo que la riqueza es algo así como tener bastante comida, pero lo que pasa con la comida es que se estropea, y sin embargo un poco de comida más, podría suponer mucha diferencia, pero si tienes una tonelada más en lugar de sólo un poco, no supondrá mucha diferencia porque se estropeará al final, y eso parece ser una manera en la que la gente piensa en el dinero.

S: Bueno, por supuesto estoy de acuerdo en que el tipo de cuestiones con las que trataban los seres humanos cuando estaba actuando la evolución sobre nosotros eran muy distintas de las cuestiones con las que nos las vemos hoy. La explicación que propones ciertamente es plausible, y no es sólo que el dinero sea un concepto nuevo: la idea misma de ahorrar es un concepto nuevo, vamos: en la historia evolutiva no había en realidad ninguna manera de ahorrar, de guardar comida de una estación hasta la siguiente, la carne se estropea, el grano se estropea, así que el concepto mismo de pensar en el futuro de la manera en que los humanos lo hacen hoy en día, ahorrando un tiempo, es completamente ajeno a lo que hubiesen hecho los humanos en el Pleistoceno.

M: Eso hace surgir dos preguntas: si estamos de acuerdo en eso, en que gran parte de lo que pasa se debe a eso, a que el cerebro no evolucionó con el fin de hacer las cosas que se pide hacer a los consumidores modernos, una cosa es: ¿podemos hacer algo al respecto? ¿Podemos hacer algo con los individuos consumidores para ayudarles a comprender? Y en términos más generales, ¿qué podemos hacer ahora, con esta enorme crisis que tenemos ante nosotros?

S: Déjame que vuelva a lo que decías antes sobre la relatividad; de hecho es una anécdota graciosa que cuenta Danny Coleman, un psicólogo economista de Princeton, Premio Nobel hace unos años—lo que intento enseñarles a mis estudiantes es el concepto de jiu-jitsu psicológico, que es utilizar en beneficio propio estos defectos que hay en los procesos de toma de decisiones, pero claro, para hacer esto tienes que saber primero qué es lo que quieres lograr. Lo que cuenta Danny Coleman es que cuando obtuvo una plaza en Princeton, él y su mujer iban y buscaban una casa, se compraron una casa nueva, y le dijo a su mujer que quería que ella hiciese todas sus compras de mobiliario el mismo día en que compraban la casa. Su lógica era como sigue: el calculaba que su mujer querría gastar en muebles mucho más de lo que él querría probablemente gastar, pero se daba cuenta de que si se hacía junto con la compra de la casa nueva, crearía este cálculo mental por el cual la cantidad de dinero se vería en relación al precio de la casa; y obviamente, el precio de los muebles en relación con el precio de la casa es relativamente pequeño, y si compras muebles, ya sabes, los muebles son caros pongamos en términos absolutos, y él veía que esto sería una manera de conseguir los objetivos, tener muebles en la casa, dejar contenta a su mujer, y lo más importante quedarse él tranquilo al hacerlo: es una historia perfecta sobre cómo utilizar este mecanismo relativista de una manera positiva.

M: Ajá, eso es algo que uno puede hacer a nivel individual. Pero, ¿qué podemos hacer como sociedad? Ahora mientras estamos hablando el Senado está discutiendo este plan de rescate, luego tiene que volver al Congreso si pasa el Senado, ¿qué harías tú en ese caso, qué clase de proyecto de ley propondrías? ¿Apoyarías el plan de rescate? ¿Hay alguna manera en que se pueden usar los conocimientos psicológicos para mejorar lo que hay ahora sobe la mesa?

S: Permíteme que vuelva y termine de explicar el segundo punto sobre lo que está pasando.  Por una parte estos bancos que han perdido dinero no están seguros de quién ha perdido cuánto dinero, por el período de tiempo que lleva el desarrollo de estos procesos; pero hay otro ingrediente en lo que está sucediendo, y creo que es el más problemático. Es el siguiente, por usar una metáfora diferente... Las instituciones financieras son como alpinistas. El alpinismo conlleva ciertos riesgos, y cada individuo trata de controlar ese riesgo lo mejor que puede; bien, pues lo que hacen los alpinistas es atarse unos a otros, y eso ayuda a que si uno se resbala y cae lo ayuden sus compañeros alpinistas. En esencia, lo que ha hecho el sistema financiero durante los últimos diez años ha sido crear, por vía de esto que llaman "derivados"—bueno, emplean muchos otros nombres para referirse a esto—la gente habrá oído hablar de estas cosas llamadas transferencias de riesgo de crédito (credit default swaps), son un tipo de derivado, lo puedes concebir básicamente como una póliza de seguros, puedes concebirlo como apostar sobre seguro, pero a fin de cuentas de lo que se trata con estos derivados es como si los alpinistas se hubiesen atado unos a otros de mil y mil maneras diferentes, así que tienes una masa enorme de alpinistas todos atados unos a otros de manera estrecha y complicada. Bien, pues el problema que esto crea, es que es más difícil que un individuo se caiga, pero si uno por fin se cae, tiende a arrastrar a todas las demás instituciones. Y creo que la causa inmediata de los problemas que estamos viendo en los mercados de crédito ahora mientras hablamos es que la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro (el Banco Central y el Ministerio de Economía de EE.UU.), por razones muy legítimas, decidieron dejar que Lehman Brothers se viniera abajo. Y el problema fue que el hundimiento de Lehman Brothers fue lo que llevó a todas estas instituciones financieras a darse cuenta lo estrechamente atadas que están unas con otras, y esto ha creado un miedo enorme.
equilibristas
M: Me parece que los contribuyentes ya querrían soltarlos a todos, sólo que quizá no se dan cuenta de cuáles podrían ser las consecuencias de eso...

S: Exactamente... Así que antes siquiera de pasar a un análisis de lo que propondría que debería pasar, vamos a dedicarnos un poco más a analizar lo que ya ha pasado. Mientras hablamos, el Senado está examinando el proyecto de ley que fue rechazado el lunes por el Congreso. ¿Por qué rechazó el Congreso este proyecto que según la Reserva Federal, el Departamento del Tesoro, la administración y los líderes del congreso, todos dijeron que era absolutamente necesario para el bienestar y continuidad de nuestra economía? ¿Por qué se negaron? Bien...

M: Probablemente tiene que ver con el hecho de que es un año electoral, y pensaron que sus votantes se enfadarían... 

S: Los votantes están muy enfadados con esto, pero lo llamativo es que después de la votación... eso era antes de la votación, todo el mundo decía que estaba la cosa un 95% de gente en contra, y sólo 5% a favor, pero después de la votación resulta que las reacciones de los votantes a lo de los congresistas estaban más o menos al 50%. O sea que la gente reconoce que algo hay que hacer.


M: Bueno, ¡es que el mercado cayó en seguida setecientos puntos, y a la gente le llegó un mensaje con eso!

S: Seguro que algo tuvo que ver también. Esto me recuerda mucho uno de los procedimientos estándar que se emplean en un área llamada economía experimental, a veces lo llaman teoría del juego aplicada al comportamiento; hay un jueguecito que hacen que se llama "el juego del ultimátum", muy sencillo. Hay dos participantes en el juego del ultimátum; se les ofrece la ocasión de repartirse una cantidad de dinero, pongamos cien dólares; y los dos jugadores adoptan roles distintos. Un jugador es el que propone, y le ofrece al otro jugador una parte de la cantidad—treinta, cuarenta, cincuenta dólares, lo que quiera ofrecer. El otro es el respondedor, y sólo tiene una elección: o dice sí, en cuyo caso acepta la oferta y se divide el dinero según propuso el primero, o decir no, en cuyo caso ninguno de los dos se lleva nada de dinero. Bien, pues la teoría económica estándar dice—piénsalo desde el punto de vista del respondedor, el respondedor tiene la elección de, supongamos que el proponedor ofrece un dólar, de cien; el respondedor puede decir sí, en cuyo caso obtiene un dólar, o puede decir no, en cuyo caso no obtiene nada. Viene un economista y dice, es un problema muy sencillo, un dólar es mejor que nada, debería decir que sí y coger el dólar. El problema es que de hecho parece ser que los humanos no pensamos así...

M: Hep, acabas de admitir que los economistas no son humanos...

S: Los economistas... Je, hay un artículo que se plantea si estudiar economía vuelve a la gente más egoísta...

M: Sí, lo conozco.

S: Y la respuesta es que sí. Y quizá sea parte de la razón, aunque es un tipo de egoísmo interesante. Porque la gente rechaza esto; la razón por la que la gente rechaza las ofertas que considera injustas es que la gente le tiene aprecio a la justicia. Así que la gente está dispuesta a emprender una acción que les daña a ellos mismos, renunciar a un dólar gratis, sólo por perjudicar a alguien que consideran se está comportando de manera injusta.

M: Creo que ya veo por qué los contribuyentes se enfadan, no quieren que su dinero vaya a la gente que la cagó.

S: Exactamente, la gente ve esto como una situación muy injusta. Pues durante los noventa y a principios de los dos mil, estos banqueros inversionistas iban ganando cantidades enormes de dinero, y la gente en términos generales lo aceptaba porque consideraban que cumplían una función necesaria para el país. Ahora que han perdido mucho dinero, la gente dice, "a ver si lo he entendido, esta gente ha ganado diez, veinte millones de dólares, ¿y están arruinados? ¿Y ahora quieres que yo le dé de mi dinero a estos tíos que han estado ganando....? ¡Que no, coño!"—Así que aunque la gente reconoce que va a tener consecuencias para ellos, prefieren cargar con las consecuencias, sólo por castigar a la gente que se ha comportado de manera inadecuada.

M: Sí, se parece bastante al asunto ese de Robert Frank del Día del Juicio final que hablábamos, que la gente se entrega voluntariamente, bueno, quizá no voluntariamente, pero se entrega a estados emocionales que les pueden perjudicar sólo por tener una amenaza que sea creíble. Así que en cierto modo es racional que el contribuyente diga, "estoy dispuesto a sufrir yo mismo, con tal de que los que nos van a atracar no lo consigan otra vez".

S: Sí, es cierto, y creo que lo que puede sacarse en limpio de todo esto, y voy a dejar claros mis propios prejuicios, soy partidario de Obama, socialdemócrata, y lo que opino es que la gente va a extraer de todo esto que la regulación es esencial para el funcionamiento adecuado del mercado libre. Y un cierto tipo de rabia, encauzada adecuadamente, hará que el sistema político imponga el tipo de regulación que se hace necesaria para que esto no pase otra vez.

M: Aquí es donde yo dudo de la racionalidad de los votantes. Debería llevarles a eso, estoy de acuerdo con tu punto de vista político, en que la regulación es fundamental, y sin embargo, si miras a las encuestas, Obama sólo lleva una ligerísima ventaja, y si la gente se plantease esto en serio y pensase en las consecuencias, deberíamos ver un trasvase en masa a la izquierda, debería un montón de gente decir, hemos apoyado a la derecha, mira dónde nos ha llevado, deberíamos desplazarnos a la izquierda, introducir más regulación. Pero el efecto en el tamaño de las encuestas es muy pequeño, sí, hay un desplazamiento hacia Obama, pero del tres o cuatro por ciento, no del diez o del veinte.

S: Bueno, recuerda que estos acontecimientos han pasado en un periodo de tiempo muy breve, no está claro cómo van a resultar las cosas. Volviendo a este tema, es como las fases clásicas del dolor y la pena: la primera reacción de la gente es de rabia, de negación de lo que ha sucedido...

M: Y luego llegamos a la negociación.


S: Claro, ya hemos dicho que la gente está dispuesta a hacerse daño a sí mismos por perjudicar a quienes se han comportado mal, pero eso también tiene un límite, la gente no se va a pegar un tiro en la cabeza porque alguien ha hecho algo que no les gusta. Así que creo que la gente se está enfrentando por fin a la realidad de que algo hay que hacer con esto. Y yo sí que espero que el Congreso adopte alguna medida, porque habría miedo a las consecuencias de no tomar ninguna medida.

M: Creo que depende algo de cómo se comporte la bolsa, ya veremos. Cayó la bolsa, y todo el mundo se pone muy nervioso, luego sube un poco, y...  —será interesante ver qué efecto tienen las oscilaciones del mercado bursátil, que son bastante extremas ahora mismo...

S: Es que es una de las cosas que me parecen más fascinantes. El plan del gobierno, si quieres entramos en los detalles del plan del gobierno, se basa fundamentalmente en esta idea: que hay un miedo psicológico ahí fuera, y que la consecuencia de este pánico es que los precios del mercado están desajustados, que los precios de estos bienes, estos bancos, estas hipotecas, estos derivados, estos derivados complicados basados en las hipotecas, no están adecuados a la realidad, porque la gente se ha lanzado a ponerles precios de rebajas. Y lo que es interesante es que esto es justo lo contrario de la teoría económica a la que se ha venido ateniendo esta administración, a saber, que los mercados son todo lo inteligentes que se puede ser a la hora de determinar el precio de los bienes. Así que aquí tenemos al Departamento del Tesoro, al frente del cual está el antiguo presidente de los CDO (Collateralized Debt Obligations), Goldman Sacks, la Reserva Federal, al frente de la cual está un economista académico muy destacado, y todos dicen, "bueeeno, es que los precios de mercado no son siempre necesariamente así de exactos..." Y lo que dices tú, y estoy de acuerdo contigo, es que a la vez la gente mira a la Bolsa, como un indicador de si las decisiones que ha tomado el gobierno son adecuadas o no... pues bien, aquí hay algo que no pega. O bien los precios de mercado son fiables, o no lo son. Y si no son fiables, que es en lo que se basan las medidas, pues entonces ¿para qué mirar a la bolsa para que nos diga qué tenemos que hacer? Estoy de acuerdo contigo en que la gente lo hace, sólo digo que es altamente incoherente que hagan esto.

M: Ya; yo creo que la gente que más o menos dirige el cotarro entiende que los precios día a día del mercado financiero no son el criterio relevante a tener en cuenta aquí, pero para el inviduo medio que no entiende los detalles de la economía, cuando la bolsa tiene un desplome que ha sido el mayor en no sé cuantos años, eso les impacta, si no entienden los detalles. Parte del asunto aquí es que los individuos no entienden lo que está pasando, es demasiado complicado con mucho, requiere formación especial.... Es un problema para la democracia, cuando no es razonable esperar que los votantes entiendan realmente lo que está en juego.

S: Es un asunto grande y complicado, estoy contigo. Insisto en que no tengo datos para apoyar lo que digo, pero la impresión que tengo es que ciertamente es un hecho que la mayoría de los estadounidenses tienen algún tipo de inversión en el mercado financiero, por vía de fondos de inversión o de un plan de pensiones, (IRA, individual retirement account), etc., pero el asunto es que la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza de este país en los últimos veinte o veinticinco años supone que la mayor parte del mercado financiero la posee un fracción relativamente pequeña de la población, y la sensación que tengo es que las caídas de la bolsa para nada les parecen a los individuos tan amenazantes como parecería sugerir ese tipo de análisis. Vuelvo al juego del ultimátum; y me parece que mucha gente ve las caídas en el mercado de acciones, y dicen, ya está recibiendo palos Wall Street otra vez, bien— se lo merecen. Pero sabes, el problema es que no pensarán así cuando pierdan empleos. La gente sí tiene una gran preocupación por su empleo, y lo interesante es que hasta ahora todo ha sucedido a este nivel que es muy difícil de entender para la gente, que tiene que ver con aspectos del mercado financiero con los que la gente no está familiarizada, que no tienen experiencia directa de ellos, les parece muy irreal; y lo interesante es que ha habido esta crisis enorme, vamos, la gente ha ido corriendo por allí como pollos sin cabeza, pero el impacto efectivo, tangible, en la economía ha sido muy difícil de observar; quiero decir, sí se han perdido algunos empleos, pero para nada siquiera al nivel de una recesión normal, por no hablar de la Gran Depresión, cuando el 25% de la población se quedó en paro. Estoy de acuerdo en que la gente no piensa de maneras demasiado refinadas, pero no son idiotas, sí que entienden lo que son sus experiencias directas, y creo que la gente sí que empieza a reconocer que hay una amenaza real para sus empleos, y por eso es por lo que las encuestas de opinión van cambiando en la dirección de "sabes, creo que sí que hay que hacer algo aquí"... Y aunque la gente esté enfadada, piense que es injusto.... vamos, llámame optimista si quieres, algo que normalmente no me dicen, creo que pasaremos por estos problemas y que la gente se enfrentará a estas cuestiones de una manera que no se ha visto obligada a hacerlo antes.

M: En términos de regulación.

S: En términos de hacer que el mercado financiero se regule para servir a la función que se supone que tiene que servir, que es
black tulip4hacer que el capital llegue de manera eficaz a las empresas que lo necesitan.

M: Bien, ahora vamos a remontarnos un poquito en la historia. He nombrado antes la cosa de los tulipanes; quizá podrías explicarles a nuestros oyentes lo que pasó entonces; también podríamos hablar del crack de 1929,  ¿ves estas cosas parecidas, son parecidos los mecanismos psicológicos, o...?

S: Vale. Yo investigo sobre todo burbujas, burbujas financieras. Lo interesante de estas burbujas, y todo el mundo tiene una idea general de lo que es una burbuja—resulta que la definición técnica es un tanto difícil de hacer, pero, en sustancia, podemos decir que hay una burbuja cuando el precio de mercado de un bien está muy por encima de su valor real subyacente. Lo fascinante es que se vienen detectando estas burbujas desde que comenzaron de hecho los mercados financieros, en la Holanda del siglo XVII; los holandeses fueron en realidad los creadores de los mercados financieros—y resulta que los tulipanes eran una de las cosas con las que se comerciaba en Holanda a principios del siglo XVII. Y los precios de los tulipanes—lo que pasa con los tulipanes es que son apreciados los tulipanes por las variedades de colores que tienen, que son producidas por un virus, el virus del mosaico. Y este virus del mosaico no es un componente genético, y... por una conjunción de acontecimientos complicada, resulta que los tulipanes pueden diferir mucho en cuanto al color. Lo que pasó es que algunos tipos de colores se volvieron muy apreciados. Llegó al punto en que algunos tulipanes se vendían por el precio de una casa cara en Amsterdam, o por el precio de un barco. No hace falta decir que esto no era una situación muy sostenible, y en poco tiempo, menos de un par de años, los precios de los tulipanes cayeron de forma dramática.

M: ¿Sabes si hubo escépticos que dijeron, oye, mira, que esto es sólo un tulipán...?

S: En cada una de las burbujas que ha habido, ha habido escépticos, que han dicho, "esto es ridículo"... Lo que pasa es que conforme va pasando el tiempo quedan desbordados cuando se observa que se han equivocado. Y esto lo puedo decir por experiencia propia: como te he dicho, yo era socio de un banco que se especializaba en empresas de tecnología, y una de las cosas por las que aspiraría yo a ser famoso es por un correo electrónico que le envié a mis socios en diciembre de 1999, prediciendo que el fin estaba cerca, que la cosa iba a ser una catástrofe... claro, esa predicción resultó ser exacta, pero fue ignorada por mis socios. Y por ser sincero, una de las razones por las que la ignoraron es porque yo ya había hecho esa predicción antes, probablemente la había hecho en el 98, el 99, quizá incluso ya en el 97. Y como pasa con el pastorcillo mentiroso, cuando los precios continúan subiendo, todo el mundo que ha dicho que van a parar de subir resulta que no tenía razón. Y básicamente el fin está cerca cuando todo el mundo está de acuerdo en que los precios no van a bajar. Ahí es cuando te equivocas.

M: Esto a lo que me recuerda es a esa escena al final de Annie Hall cuando el tipo está hablando con un psiquiatra y le dice que necesita ayuda para su hermano, que cree que es una gallina, y le pregunta, ¿por qué no lo traen a psicoterapia? —y contesta, "Es que necesitamos los huevos".  Es un poco eso lo que pasa con el mercado; yo tuve esa sensación en el 2000, con la burbuja de las puntocom. Yo siempre pensé que eso estaba sobrevalorado, me parecía una ridiculez, esas compañías no tenían gran cosa en cuestión de infraestructuras reales, y demás, pero al final pensaba, oye, igual me debería meter yo también a coger huevos, todo el mundo está cogiendo huevos, igual debería hacerlo yo también... y tenía una sensación de tensión todo el rato.

S: Claro, y eso tiene relación con mi punto de vista sobre lo que has dicho antes sobre la importancia de los valores relativos. Es absolutamente cierto: la gente compara sus circunstancias, compra precios, con otras cosas; todo es relativo. Una de las cosas más importantes que son relativas es la comparación entre nosotros mismos y otras personas, los procesos de comparación social. Y creo que esa es la gasolina de reactor que hace que las burbujas se hagan grandes de verdad. Es que, no sé quién lo decía, pero no hay nada más deprimente que ver cómo se hace rico tu cuñado. Y el hecho de que tus vecinos estén hablando todo el rato del dinero que han ganado con tal o cual, o cuánto dinero han ganado comprando la casa, tiene en la gente un efecto psicológico verdaderamente importante. Y creo que los economistas subestiman lo importante que es este impacto.

M: Mi perspectiva sobre eso es que una de las kluges que hay en la mente, una de las torpezas de la evolución de nuestra mente, es que hemos nacido básicamente para pirrarnos por los timos tipo pirámide—la locura de los tulipanes, la burbuja puntocom, todos parecen básicamente variantes del timo de la pirámide, y precisamente por la razón que has señalado, que no hay nada más doloroso que ver que tu cuñado gana más dinero, así que ves que tu cuñado se ha metido, y te quieres meter en lo mismo. Y es genial para los primeros cien, o mil, que lo hacen, pero al fin los recursos se acaban... es una estrategia que no puede seguir todo el mundo. Si todo el mundo lo hace es porque lo hace el cuñado y no está ligado de modo realista al valor de los bienes, y al final, se rompe la pirámide.

S: Cierto. Pero como en todas estas cuestiones, tienes que mirar los dos lados de la cuestión. Lo que yo he observado es la importancia de la imitación. Los humanos somos animales muy imitativos, y esto se remonta a la Antigüedad, Aristóteles hizo la observación de que el ser humano es imitativo, que para los humanos no hay nada más fundamental que imitar...
laughing chimp

M: Y la literatura psicológica de los dos últimos años, comparando a los humanos con chimpancés, lo confirma de verdad; los hum
anos se unen mucho más que los chimpancés.

S: Sí, y hay pruebas neurológicas de que el cerebro está diseñado para ayudarnos con esto de la imitación a un nivel muy fundamental. Así que—vaya, según lo veo yo, esto que hacen los humanos es una cosa muy adaptativa; y lo puedes entender con una metáfora muy sencilla, que es, vas por la jungla, andando por un camino, y de repente viene uno de frente corriendo y gritando de terror—pues parece una cosa muy racional darse la vuelta y correr que te cagas. No tienes ni idea de lo que ha visto ese tipo, pero la imitación en este caso parece bastante racional. El problema es que tienes que reconocer las circunstancias en las cuales no sería irracional. Y los mercados financieros son exactamente el tipo de situación en la que tenemos una fuerte tendencia a imitar lo que hacen otras personas, en concreto a las personas que parece que tienen una idea de lo que están haciendo, es una cosa básica que hacemos, seguir al experto se llama, es una regla práctica heurística que emplea la gente para decidir cómo comportarse. Y sí que es una idea que tiene cierta plausibilidad exteriormente. Hacer lo que hace Warren Buffett, que es el inversor con más éxito de todos los tiempos, parece ser algo que tiene mucho sentido. El problema es la manera en que funcionan los mercados financieros. Esto sólo tiene sentido si puedes hacerlo exactamente a la vez que lo está haciendo la otra persona, y la realidad es que no se puede. Así que creo que es esta tendencia a la imitación, que en muchas situaciones es perfectamente funcional, pero que en el caso particular del mercado financiero crea todo tipo de problemas. Y ya ves, ahí está la tensión, ¿es racional, es irracional? Lo que es racional en algunas circunstancias es irracional en otras. El problema es decidir dónde está la raya...

M: Es como ese viejo dicho de que "para el que tiene un martillo, todo le parecen clavos". Tenemos este mecanismo que nos hace ser muy imitativos, pero no se nos da muy bien entrenarnos para cuándo usarlo y cuándo no. ¿Tenemos que hablar de una regulación del gobierno, que nos marque algún tipo de límites, o de maneras de educar a la gente, para que se den cuenta de que están haciendo esto y a lo que se arriesgan? La alternativa me parece a mí que es, aunque esta estrategia es racional parte del tiempo, pero nos va metiendo continuamente en estos estas burbujas, estos timos piramidales y demás— esto también se relaciona con lo que hemos hablado otras veces, lo que llamamos el efecto de "mejor que la media": que la gente piensa, "a otros los van a timar, pero a mí no, yo sé lo que estoy haciendo"... y así muchos piensan que no los van a timar viendo esto.

S: Sí, bien, y tampoco perdamos de vista una cosa que muchos economistas sí que han perdido de vista, y que es—la incertidumbre de base que subyace a toda decisión económica. John Maynard Keynes decía algunas cosas interesantes sobre esto. Y de hecho señala que es una de las razones por las que tiene muchísimo sentido que la gente se imite; decía en sustancia, mira, nadie sabe lo que va a valer tal o cual producto financiero en un periodo de tiempo largo, es absolutamente imposible de predecir, y en estas circunstancias tiene perfecto sentido que la gente  mire alrededor y diga, oye, igual alguien tiene más idea que yo de lo que está pasando aquí, y que les diga lo que está haciendo. Tomar decisiones que son abstractas y racionales sobre la manera en que alguien debería comportarse en situaciones económicas futuras... es extraordinariamente difícil.

M: Tengo una pregunta, Eric. Ya sé que los economistas, o la gente del mundo financiero, tendéis a desacreditar el funcionamiento de algo en el pasado como una manera de predecir su funcionamiento futuro, pero viendo el pasado de la especie, vemos que la gente tiende a caer en estos timos piramidales una y otra vez....

S: Sí, eso es cierto.

M: ... y parece ser propio de la especie. Podríamos discutir si en conjunto los mecanismos subyacentes que llevan a eso son buenos globalmente para la especie, pero no hay duda de que estas cosas son recurrentes, vamos, han pasado dos veces en los últimos cinco o seis años, y varias veces en los últimos cien años. Y no es sólo estas cosas, sino también los timos piramidales en sentido literal, cuando la gente compra Tupperware o lo que sea, vamos que es un rasgo recurrente en la especie humana. Ya sabes que se dice que una gente que no conoce su historia está destinada a repetirla. Y sí, conocemos la historia, y el pasado no es una garantía del comportamiento futuro, pero yo me atrevo a predecir y no es que sea muy arriesgado, que cuando se disipe el polvo de todo esto, habrá otro timo piramidal o una cosa de este estilo que pasará antes de que pasen diez años. Habrá algo que vaya subiendo en la subasta, quizá la biotecnología, u otra cosa, y luego caerá abruptamente. Así pues, ¿qué hacemos con esto? Visto desde la perspectiva del gobierno, la regulación es, claro, parte de la cuestión. ¿Quieres hablar más sobre la regulación, y luego si sugieres otra cosa?

S: Antes de pasar a los del gobierno, déjame que lo hable desde el punto de vista de un particular. Yo soy, era, sabes, banquero inversionista, mucha gente me pedía asesoramiento financiero, y mi asesoramiento de hecho es muy sencillo. El americano medio debería ahorrar todo lo que pueda, y debería hacerlo en una cartera variada que combine acciones y bonos, un índice...

M: Estas semanas en concreto eso sería bastante para ponerte de los nervios. No entraré mucho en mi caso, de mi situación financiera particular, pero me he apoyado bastante en bonos garantizados (FDIC), porque parece tan grande el riesgo, la volatilidad del mercado tan alta...

S: Bueno, por eso es tan difícil dar este tipo de consejo, porque depende de factores colaterales, como... bueno, de esto no hemos hablado, pero te aconsejaré, ¿eres profesor titular, no?
flying house

M: Aha.

S: ...o sea que no te tienes que preocupar mucho por la posibilidad de perder tu trabajo, algo que no es el caso del americano medio; dado eso, y también el caso de que a los profesores en general nos gusta lo que hacemos, no tenemos mucho miedo de trabajar más tiempo, así que la jubilación no es un problema tan grande para nosotros, pero el americano medio se tiene que preocupar por su trabajo, y por su jubilación... por una parte esto podría tomarse como argumento para coger una opción más segura, pero esto se relaciona con lo que he comentado de ahorrar lo más posible, y sabes, un problema básico al que se enfrentan los americanos es que no estamos ahorrando bastante, en este país, y eso también ha sido una consecuencia de la burbuja. Porque la gente pensaba que estaba ahorrando dinero, pensaba que lo estaba ahorrando en forma del valor que tenían sus casas... y claro, esos precios de la vivienda no se están manteniendo. Y lo que pensaban que estaban ahorrando resulta ahora ser una ilusión.

M: Pero como nación, digo, tampoco tenemos los datos, pero como nación tampoco es que estuviésemos tanto por la estrategia del ahorro incluso antes de la burbuja, siempre hemos sido una nación que ha vivido un poco de la mano a la boca...

S: No, históricamente no; los Estados Unidos eran ahorradores muy buenos, tampoco llegando a las tasas de ahorro que se han visto en algunos países asiáticos por ejemplo, pero vamos, con valores bastante altos. Es sólo en los últimos quince años o así cuando han caído los índices de ahorro de modo tan dramático. De hecho, más recientemente han caído hasta cifras negativas; la gente estaba ahorrando menos, desahorrando, estaban gastando más de lo que ganaban. Yo personalmente, y vamos, parte de esto será sólo por mi naturaleza, yo sí que soy ahorrador por costumbre, y no es para nada una idea nueva, Dickens desde luego escribió sobre esto y seguro que hay referencias más antiguas que podría traer a colación, pero vamos, la receta para la felicidad es gastar menos de lo que ganas, y lo sorprendente es que parece que eso a la gente se le ha olvidado, y francamente....

M: Las tarjetas de crédito son algo que se alimenta de una cuestión primordial que la gente parece que no capta, tienen que ver con un descuento futuro, que es una frase célebre en teoría económica, la gente usa las tarjetas y se vuelven chiflados, creo que decían que la deuda media de cada tarjeta es de 10.000 dólares por persona, en América....

S: Una cosa tremenda. Y mira, una observación básica: las empresas han sido mucho más avanzadas, saben más sobre los mecanismos psicológicos que llevan a los individuos a tomar decisiones, más que los propios individuos. Las empresas tienen fuertes incentivos para animar a la gente a adoptar decisiones que van a favorecer a las empresas, pero no necesariamente a esos individuos, y esto es una verdad de cajón  en la industria financiera. Hay dos ingredientes en el consejo que doy: uno es cuánto deberías ahorrar, todo lo que puedas, cosa que no hace la mayoría de la gente, y por cierto observaré que cuanto más ahorres, o sea cuanto menos gastes, menos expuesto estás a las fluctuaciones de precios por situaciones cambiantes del mercado. Si estás ahorrando mucho dinero, gastando mucho menos de lo que ganas, no importa tanto si el precio baja temporalmente o no...

M: El precio de la propiedad inmobiliaria.

S: El precio de la propiedad inmobiliaria, de las acciones... de lo que sea. Mucha gente ha señalado ya que, para la mayoría de la gente que ahorra para la jubilación, aunque tengas mi edad, cuarenta y seis, yo no me voy a jubilar hasta dentro de veinte años, oye, eso es mucho tiempo en términos financieros. Y los datos hacen pensar muy mucho que, pase lo que pase en el mercado hoy, grandes fluctuaciones, lo que sea, no significa mucho en términos de un lapso de tiempo de veinte años. Mucha gente tiene esta tendencia al... llamémoslé pánico, o a reaccionar intensamente a circunstancias como estas, y es un error. En términos financieros, la gente estará mucho mejor si no hace nada.

M: ¿Piensas que esa tendencia a mirar a corto plazo y no a largo plazo es algo que les está sucediendo a la Tesorería, o a Wall Street, o a Washington? ¿Crees que se equivocan cuando...? —el problema es que están tratando este tema básicamente a corto plazo pero obviamente piensan que va a tener consecuencias a largo plazo si no se corrige, pero, ¿crees que hay algún riesgo allí de que la gente esté reaccionando a cuestiones como transitorias, mientras que sería mejor que respirasen hondo y pensasen si esto se va a quedar más equilibrado a largo plazo?

S: De modo casi invariable, pienso, sucede eso. Sabes, una de las cosas que tiene la democracia, vamos, que es bueno y malo en la democracia, es que los gobiernos democráticos son altamente sensibles a los deseos de los votantes. Y el problema es que el votante medio piensa a corto plazo, y es muy natural por tanto que el gobierno también se centre en las cosas a corto plazo. Además hay lo que se llama un problema de agentividad; un político, que va a tener una carrera de diez o quince años, no se va a preocupar mucho de lo que pase después de que se haya ido.

M: Quería preguntarte, tienes razón en que los votantes siendo seres humanos mortales se van a centrar más en cuestiones a corto plazo y demás, y entonces Paulson y Bernanke podríamos decir que se están dejando fuera algún aspecto del panorama completo?

S: Bueno, aquí hay un toma y daca, claro que pienso que la gente se está centrando demasiado en lo que pasa a corto plazo, déjame que te ponga un ejemplo, esta expresión tan de moda estos días, "riesgo moral"—¿qué es el riesgo moral? Es la observación de que si alguien tiene razones para creer que si la cosa se pone muy fea, alguien va a saltar al ruedo y ayudarles, entonces es más probable que asuman riesgos mayores, dicen "bueno, qué es lo peor que puede pasar, que si todo va mal va a venir uno y me ayudará"—o sea, el gobierno. Así que se ha hablado mucho de este problema del riesgo moral, y es un problema real, de hecho podría decirse que el riesgo moral ha llevado en cierta medida a la situación que vivimos hoy, pero al mismo tiempo, todo el mundo—Bernanke dijo al parecer que en una crisis financiera no hay ideólogos—creo que podríamos interpretar esas palabras como decir, en una crisis financiera nadie se va a preocupar por el riesgo moral, que es una cuestión a largo plazo; nos vamos a ocupar de lo inmediato hoy.

M: De eso van a tomar buena nota quienes quieran arriesgarse en el futuro, que hay una oportunidad de que el gobierno acuda al rescate...

S: Claro, claro, es que ese debate se ha terminado, el debate sólo funciona en la medida en que la gente de hecho no aprenda del pasado. Porque está tan claro que lo que pasará es que el gobierno desde luego intervendrá cuando la gente fracase, que esa lección la van a aprender. Quiero volver a una cuestión anterior, que es una parte esencial de mi argumento de por qué los mercados financieros funcionan de la manera que funcionan. Dije que tenía sentido imitar lo que hacen otras personas y bueno, que en los mercados financieros eso quizá no sea tan cierto: fíjate en lo que pasa en los mercados financieros: si tú como individuo particular pierdes dinero, por haber tomado alguna decisión tonta, pues has perdido dinero y nadie te ayudará a salir. Pero si pierdes dinero haciendo lo que han hecho montones de gente, por ejemplo cogiendo una hipoteca más grande de lo que te puedes permitir en realidad, pues mira: viene el gobierno y te va a ayudar. Y esto es una razón adicional por la que tiene es perfectamente racional, desde una perspectiva individual, hacer lo que está haciendo todo el mundo, aunque parezca que están haciendo una tontería.

M: Otro ejemplo de eso creo es la gente que vive cerca del agua y no se abre un seguro contra inundaciones o contra huracanes.

S: Sí, un buen ejemplo.

M: Es otro caso en el que el gobierno acude al rescate, porque le sucede a un montón de personas.

S: Por supuesto. ¿Y qué puede hacer el gobierno al respecto? Pues es una pregunta muy difícil. Yo pienso que... a ver, por identificar los elementos realmente nocivos que hay aquí. Estoy debatiendo estos días con unos amigos—vivo en una comunidad de renta muy alta, así que tengo bastantes amigos republicanos, conservadores—y lo que piensa la gente en general en este ambiente es que se puede culpar del problema a Fannie Mae, Freddie Mac, y demás, a las empresas patrocinadas por el gobierno (GSEs). Y creen esto básicamente porque las GSEs relajan sus instrumentos de control para los préstamos. Esta argumentación la encuentro curiosa, pero sí diré que el concepto mismo de las empresas patrocinadas por el gobierno tenía un fallo de entrada; son unas instituciones semipúblicas, semiprivadas, y cuando le das a un individuo una serie de instrucciones sobre objetivos a alcanzar, y los objetivos son contradictorios entre sí, te van a surgir todo tipo de problemas. Yo creo que... Yo soy capitalista, y pienso que el mercado en general funciona mejor cuanto más le dejas hacer por su cuenta; parte de la razón para estas empresas patrocinadas por el gobierno es que el gobierno quería aumentar el índice de propietarios de viviendas, y eso es una buena idea, pero me parece que hubiera sido mucho mejor que el gobierno se encargase de eso directamente... punto uno. Punto dos: particularmente creo que la razón profunda, el auténtico problema por el que nos encontramos en tan mala situación ahora, es que el gobierno, explícitamente y deliberadamente,  renunció a regular estos derivados, en un momento en el que todavía eran una parte muy pequeña del mercado...

M: ¿Le puedes recordar a nuestros oyentes en qué época se tomaron ese tipo de decisiones? ¿Cuándo se discutió la posibilidad de regular los derivados, y... ?

S: Bien... la tendencia natural de los mercados financieros es a innovar. A la gente se le ocurren ideas, maneras distintas de proporcionar capital a otra gente, y venden estas innovaciones. Así que el problema con la regulación es que es muy difícil seguirle el paso al dinamismo de creación de ideas que hay en el mercado libre. Un ejemplo es la idea esta de las Transferencias de Riesgo Crediticio. No sé exactamente cuando apareció la idea, lo que sí se es que hace veinte años no existían, y hace como unos diez años alguien tuvo la idea de desarrollar esto... no sé si quieres que entre en qué tipo de cosa es exactamente, estaban pensadas como una especie de seguro. Pero el problema es que hace tiempo nos dimos cuenta en este país de que los seguros necesitaban una regulación muy estricta, porque los seguros se basan en una promesa de lo que va a pasar en el futuro, y es muy fácil hacer promesas, pero no tan fácil cumplirlas. Así que lo que hicimos es que toda la industria del seguro está extremadamente reglamentada, sobre todo a nivel de los estados. Esto era un tipo de seguro que puesto que se consideraba se establecía entre dos contratantes muy entendidos en la cuestión, un banco y un banco de inversión, un fondo de cobertura y un banco, por eso la teoría era que, bueno, estos tíos deben saber lo que hacen...

M: Los tiempos en los que los Republicanos dejaban a los adultos hacer lo que quisieran por consentimiento mutuo....

S: Je, je... exactamente... Así que hacia sería más o menos diciembre de 2000, se aprobó un proyecto de ley, llamada ley de Intercambio del Futuro de los Bienes de 2000 o algo así, y esa ley explícitamente decía, no vamos a regular estas cosas. Creo que fue un error espantoso sin más, un error espantoso, y tenemos que volver atrás y cambiar eso; no podemos permitir esta clase de sistema, precisamente porque, como he dicho, la consecuencia fue que todas estas instituciones se interconectaron tan estrechamente que ya no puedes permitirte que ninguno quiebre, por las consecuencias que tendría para el sistema en su conjunto. Bien, pues la cuestión más de fondo de cómo nos aseguramos de que no se den estas burbujas en un futuro, es en realidad lo que estoy intentando determinar ahora mismo; opino lo mismo que tú, opino que son una característica invariable... no un fallo puntual, de los mercados financieros.

M: —Y de la gente...

S: Y de la gente. Los dos tenemos estudios de informática, así que... Esto no es un bug, que es como los economistas lo conciben, en la medida en que aceptan que ocurre siquiera; es una característica. Es realmente la forma en que funciona el mercado.

M: Yo le daría la vuelta, y diría, es un bug de la mente que lo convierte en una característica del mercado. Es un fallo de la mente el hecho de que podamos chiflarnos por estas cosas, y eso es lo que hace que se convierta en una propiedad inevitable del mercado.


S: Sí, sólo que, este es el aviso que hay que tener en cuenta sobre eso, es un fallo de sistema desde una perspectiva individual...  se puede sostener que las decisiones son racionales; las decisiones que llevan a las burbujas son perfectamente racionales...

M: Porque todos necesitan los huevos.

S: ... el problema es que desde el punto de vista colectivo no son racionales. Y como todos somos parte de la colectividad, pues a fin de cuentas resulta no ser racional, globalmente. Ese es el problema al que tenemos que enfrentarnos, y creo que es representativo de un tipo más amplio de problemas que los economistas, aunque hace tiempo que son conscientes de ellos, tienden a pasar de puntillas sobre ellos un tanto alegremente. Se llaman problemas de acción colectiva, o dilemas sociales. Y todos se basan en esta idea de que, sabes, tenemos todo tipo de modelos para situaciones en los que comportamientos que individualmente son racionales, no son racionales colectivamente.

M: La tragedia de los pastos comunes, supongo que es....

S: La tragedia de los pastos comunes, es el libro famoso sobre este tema, sí, es un libro que tiene cuarenta años; creo que el problema es que los fundamentalistas del libre mercado en este país, que creen que el mercado siempre tiene razón, en realidad han evitado deliberadamente enfrentarse a esta cuestión de los dilemas de los bienes sociales comunes. Por supuesto no son los mercados el único ejemplo: las cuestiones del medio ambiente son otro ejemplo que es muy importante hoy; para mí, como individuo, es perfectamente razonable soltar todas las emisiones de dióxido de carbono que pueda, pero colectivamente se crea un auténtico problema. Así que ¿cómo tratamos estas cuestiones? Bien, pues la única manera de enfrentarse a los dilemas de la acción colectiva es precisamente a través de la acción colectiva, y el instrumento de la acción colectiva es el gobierno. Y me parece que el gobierno debería involucrarse de modo más activo en diversas áreas; la regulación es una de ellas, y aunque no he oído que la gente esté hablando de esto, esto es una de las razones por las que defiendo la necesidad de un sistema de impuestos progresivo. Mira, volviendo al juego del ultimátum: parte del problema que tenemos hoy es que la gente tiene la impresión de que Wall Street se aprovechó del sistema, y que ahora está intentando de modo injusto volver otra vez y pedir más. Y esto hace que la gente esté muy descontenta. La idea del sistema fiscal progresivo es que cuando teníamos a esta gente haciendo estos incontables millones de dólares, al menos habrían estado dando fondos al gobierno con un porcentaje significativo de eso. Ya que el problema hoy es básicamente doble—uno, la confianza: la disposición de los bancos a fiarse de que recuperarán su dinero, y segundo, la cuestión de la justicia, la voluntad que tenga el contribuyente de financiar una situación que considera fundamentalmente injusta. Y creo que estas dos cuestiones pueden tratarse con una actitud más progresista que diga, mira, la justicia requiere que los que ganaron mucho dinero, que puede que estuviesen haciendo o no algo socialmente productivo, deberían contribuir al común con lo que han sacado del sistema, y eso también hará subir el nivel de confianza, porque cuando la gente tiene la impresión de que el sistema es justo, están mucho más dispuestos a depositar su confianza en él.

M: Por supuesto. Hem... quizá tengamos tiempo para un último tema, que es una cuestión mucho más amplia, que tiene que ver con la elaboración de modelos y con la comprensión de la economía. Cuando la gente estaba sacando estos derivados y demás, pensaban que tenían el riesgo controlado, pensaban que podían, vamos, hacer previsiones muy fiables sobre cuál es la probabilidad de que tal inversión vaya a bajar. Hemos visto que la gente comete errores sobre este capital a largo plazo, que es otro caso de no hace mucho tiempo, ya sabes, gente que ha ganado el Premio Nobel parece que la caga en sus cálculos sobre riesgo relativo, y quebró toda la empresa. ¿Crees que los economistas conseguirán jamás resolver, vamos, hacerse con lo que pasa con el comportamiento humano, o es una cosa totalmente falta de realismo creer que puedan hacerlo alguna vez? ¿Será el problema que hay como una fricción entre estas idealizaciones que hacen los economistas y algo que tiene que ver con la naturaleza de la mente humana...? ¿O crees que si tenemos una comprensión adecuada de lo que motiva a la gente, cómo funcionan y demás, al final darán con una teoría económica en la que la gente haga mejores predicciones de riesgo? ¿Cómo lo ves?

S: La sensación que tengo es que el futuro es básicamente incognoscible. Puede que cualquier año choque un asteroide contra la Tierra...

M: Y entonces a nadie la va valer la pena sacar el balance de sus ecuaciones...

S: Correcto, y eso es lo que considero parte de mi punto de vista político un tanto peculiar, bueno, tampoco lo quiero llevar demasiado hacia el lado de la política, pero, sabes, yo sí que me veo a mí mismo como un conservador, y no creo que el actual gobierno sea conservador en ningún sentido...

M: Bueno, ciertamente la ironía es que se han dedicado a socializar todas estas cosas...

S: Bien, cierto, y eso es una cierta medida del conservadurismo, pero por definir lo que sería el conservadurismo en el contexto de tu pregunta, el conservadurismo precisamente es aceptar la dificultad de comprender lo que está pasando, y eso quiere decir ser muy cautos en todo tipo de acción política, además de en la toma de decisiones individuales: prudencia ante la duda, me parece que es bastante racional como...

M: Eso es muy diferente del conservadurismo que se ha llevado en Washington durante los últimos veinte años, en concreto la idea misma de regulaciones es muy consistente con lo que tú has descrito como conservadurismo, pero no es precisamente lo que han venido haciendo los que se autodenominan conservadores...

S: Cierto, y podríamos hablarlo, ya sabes que tú estás mucho más metido en cosas del lenguaje y en el efecto que tiene el lenguaje en el pensamiento de la gente, pero es cierto, la gente ha utilizado estos términos de diversas maneras sin pensar de hecho en las cuestiones subyacentes. Pero por volver a la pregunta, mi respuesta es que nunca vamos a saber las cosas sobre seguro, siempre va a haber una dosis importante de incertidumbre, y que hay mucha diferencia entre el aspecto que adquiere el riesgo a nivel individual y el que adquiere a nivel colectivo.  Y que la única institución que está capacitada para tomar en consideración el riesgo a nivel colectivo es, de hecho, el gobierno.

M: La verdad... Mira, en mecánica cuántica puedes decir, no sé lo que va a hacer cada quark por su cuenta, pero puedo hacer previsiones estadísticas, porque las probabilidades vienen a anularse unas a otras. Puedes adivinar lo que va a pasar con bastante fiabilidad, si tienes en cuenta la acción de muchas moléculas individuales, o partículas subatómicas o lo que quieras. Parece como si en economía no funcionase eso; vamos, en economía hay una fuente de incertidumbre que son los asteroides, los terremotos, esa clase de cosas que obviamente no se pueden predecir muy bien. Pero parece que incluso al nivel de los individuos, haciendo abstracción de ese tipo de cosas, al menos por el momento no estamos consiguiendo mucho a la hora de calcular por ejemplo cómo reaccionarán las masas a fluctuaciones de orden menor. A veces te encuentras en un parón del crédito, caen las hipotecas, otras veces no parece tener ningún efecto en absoluto. Lo que nos gustaría que hiciesen esos supervisores prudentes es que tuviesen los mejores modelos que puedan, y me pregunto si esos podrían mejorarse añadiendo más conocimientos psicológicos, o si eso en realidad no es plausible...

S: Bueno, mira, yo no estaría haciendo lo que hago a menos que creyes que podemos mejorarlo. Es la idea básica del trabajo académico, que desarrollamos teorías, las sometemos a prueba, y la desechamos la teoría cuando ya no funciona. Así que creo que sí que podemos mejorar mucho en esto. Lo que veo es que el problema ha sido, francamente, de falta de humildad, sobre todo por parte de los economistas. Y hasta en eso hay una diferencia entre los economistas que se consideran a sí mismos académicos, y los economistas con los que interactúa la mayoría de la gente, que son en realidad asesores y activistas políticos. Sabes, el problema ha sido una falta de humildad por parte de estos asesores y activistas políticos, sosteniendo que sabemos, por ejemplo, que impuestos más bajos llevan a mayor crecimiento economico... De hecho, lo cierto es que no lo sabemos, no tenemos ni idea, el tipo de investigación que hacemos está tan lejos de poder decidir estas cuestiones, y de hecho quizá no se pueda resolver a esa cuestión así en general. Lo que quizá podemos hacer no es saber cuáles son las mejores políticas, pero sí tener una noción bastante buena sobre qué políticas no van a funcionar. Y muy a menudo, saber qué es lo que no va a funcionar es un paso importante hacia...

M: No sé si puedes ver por encima de mi hombro, pero tengo detrás un libro que se llama La Enciclopedia de la Ignorancia, que es un gran libro de los setenta que habla de lo que no sabemos. Por encima del otro hombro tengo mi propio libro que trata sobre lo que como seres humanos puede que no sepamos... Quizá tengamos que volver a eso, quizá tengamos que pasar tanto tiempo fijándonos en cuáles son los límites de nuestros modelos como viendo las cosas que pueden predecir bien... y creo que tienes razon, que una pequeña dosis de humildad nos podría ahorrar ciertos problemas.

S: Sí, es una idea que va asociada a Karl Popper, un filósofo bien conocido por los comentarios que hizo sobre el propio proceso de la ciencia, y básicamente sostenía que la ciencia nunca puede probar que algo es cierto, lo que hace la ciencia en realidad es demostrar que las cosas son falsas.

M: Los días que hace bueno eso es cierto. Pero en la práctica del trabajo científico, como sabemos tú y yo, cada científico está más precupado por demostrar que su propia teoría es correcta, más que en seguir necesariamente el ideal de Popper de fijarse...

S: Muy cierto, pero es que la ciencia es una empresa colectiva, tiene reglas estrictas sobre lo que se va a aceptar como parte del canon y de la razón por la otra cosa no, aunque desde un punto de vista individual, como los dos sabemos intentar publicar artículos puede ser a veces bastante frustrante, lo cierto del asunto es que es absolutamente esencial estar entrenado, y es no es la manera en que funciona por ejemplo la política, ya sabes, para bien o para mal, no es así la naturaleza del mundo. Pero en lo referente a tu pregunta, yo sí que creo que añadir principios psicológicos a las teorías económicas hará a esas teorías económicas mucho más útiles, mucho más capaces de predecir lo que va a pasar dadas ciertas circunstancias. No creo que logremos dar con un sistema perfecto, que consiga predecir para cada medida política qué va a ser lo que resulte de ella, es que hay demasiadas incertidumbres asociadas, tanto endógenas como exógenas al sistema...

M: Así que tenemos que ser más realistas, y quizá sea esta la cuestión de base que tratamos hoy, tenemos que ser más realistas respecto de las cosas que no conocemos, tenemos que incluir la incertidumbre como parte del propio sistema, reconocer que existen estas cosas que no sabemos, y dejar un margen para ellas....

S: Totalmente de acuerdo. Y otra cosa más, que nos podría embarcar en otra larga conversación que les podemos dejar a otros, es, ¿qué deberíamos intentar conseguir, con la acción política? Creo que parte de la razón por la que estas burbujas se han vuelto tan perniciosas en los últimos diez, quince años, es por esta creencia que a mí francamente me parece que no está basado en datos reales, de que lo que tendríamos que hacer es hacer crecer la economía todo lo rápido que se pueda. No creo que esto tenga nada que ver con lo que en realidad hace a la gente más feliz; no es lo rápido que crezca la economía: un cambio lento y continuado es lo que resulta mejor para el mayor número de personas. Y esa es una dirección muy distinta hacia la que intentar llevar las políticas económicas, y creo que sí que tiene consecuencias importantes a la hora de determinar qué regulaciones hay que introducir. Pero en conjunto, un acuerdo sobre lo que tenemos que hacer... a eso nunca llegaremos.


La Visión de César


Martes 2 de diciembre de 2008

Por fin no proponen suprimirnos

Se ha publicado en la página web de la Universidad de Zaragoza la propuesta de reordenación de su mapa de titulaciones, con muchos datos interesantes sobre la evolución de la población estudiantil y de la demanda de las titulaciones. Y lo más importante: la propuesta efectiva de la futura oferta de titulaciones adaptadas al EEES, y su ubicación por localidades—con una propuesta de hasta trece grados en Huesca que me temo resultará demasiado optimista. También creo que faltarán alumnos para mantener creíblemente algunos de estos másteres de humanidades—veremos si el globo de oxígeno que se les da con esto no se desinfla.

¿Y de lo mío, qué? Pues que por fin se mantiene la propuesta original del Departamento de Filología Inglesa y Alemana: colaborar en un Grado de Lenguas Modernas (con francés, alemán, etc.), pero manteniendo un grado específico aparte para Estudios Ingleses. Cortopego:

2.2.2. Otras transformaciones
Se trata de transformaciones de titulaciones actualmente existentes, más profundas que las anteriores:

a) Artes y Humanidades.

Bloque 1.

- Estudios Ingleses (Zaragoza).
- Filología Hispánica y Estudios Clásicos (Zaragoza).
- Lenguas Modernas (Zaragoza).
- Máster en Estudios Clásicos (Zaragoza).
- Máster en Estudios Franceses (Zaragoza).
La propuesta reorganiza todas las titulaciones de Filología, manteniendo la especificidad de Estudios Ingleses, que es la más demandada. Asimismo, propone la creación dentro de la futura propuesta de másteres oficiales, del Máster en Estudios Clásicos y el Máster en Estudios Franceses, con esa denominación o con la que se crea conveniente en el momento de la propuesta. Las demandas medias en los últimos cinco cursos de las titulaciones de Filología han sido de 7,6 plazas para Clásica, 8,6 para Francesa, 22,8 para Hispánica y 62,8 para Inglesa. Las ratios medias respectivas han sido de 15,2 %, 17,2 %, 22,8 % y 46,5 %, respectivamente. El número medio real de matriculados ha sido de 9,6 en Clásica, 11,0 en Francesa, 29,6 en Hispánica y 76,2 en Inglesa. Para el Grado de Filología Hispánica y Estudios Clásicos se proponen dos años comunes que corresponderían íntegramente a los contenidos de Estudios Hispánicos, más dos itinerarios: uno de Estudios Clásicos y otro de Estudios Hispánicos, continuación de los dos cursos de estudios hispánicos, comunes a quienes elijan este grado. La titulación de Filología Hispánica (convertida en Filología Hispánica y Estudios Clásicos) es técnicamente una titulación que se mantiene plenamente en su integridad de los cuatro años que permite la oferta de grado, pues la presencia de contenidos de Estudios Clásicos sólo se produciría a partir de tercer curso, en el itinerario específico, salvo las asignaturas del ámbito de la Filología latina que se creyeran necesarias incorporar por la comisión que elabore el plan de estudios para la formación de los estudiantes de Hispánicas, como ya existen actualmente en el plan de Filología Hispánica. Quizá una de las mayores dificultades en este ámbito sea formular una denominación que posibilite un reconocimiento adecuado de los estudiantes del tipo de oferta que se formula.

La propuesta que realizamos busca ese objetivo, pero consideramos que es necesario tener en cuenta otras posibilidades que se nos brinden y que puedan mejorar la comprensión de esta oferta.

Para el Grado de Lenguas Modernas se proponen dos opciones:
A) Francés e Inglés;
B) Alemán, Árabe moderno, Italiano, etc.
Se propone una limitación en torno a 60 plazas. La opción A significa en la practica una oferta maior que la Comisión que redacte la propuesta deberá concretar y que se limitará hoy por hoy a esas dos áreas, las únicas con profesorado suficiente. La opción B significa que aporta una oferta minor que deberá cuantificarse también, pudiendo ofrecerla todas las áreas y secciones de idiomas de la Facultad de Filosofía y Letras actuales y futuras. Este título debería dar lugar a una oferta flexible, incidiendo el enfoque de las lenguas aplicadas.

Se propone una limitación en torno a 60 plazas para Estudios Ingleses.


Bueno—lo que sí que se ha caído por el camino es según se veía venir la "Filología". Sólo la conservan los de hispánicas: los demás a estudiar estudios. Y en inglés, ¿qué tipo de estudios veremos, aparte de literatura posmoderna y cine, que es lo que venimos "estudiando" últimamente, en lugar de estudiar inglés? Ya lo contaremos cuando se elabore el plan de estudios.

Del "hurto" de nuestro Pabellón de Filología seguimos sin saber nada. En cualquier caso, nadie nos libra de pasar cinco años hacinados en algún exilio, mientras duran las obras de la Facultad de Filosofia y Letras. Va a ser glorioso, el estreno del nuevo Grado, con unos medios menos que medianos.

PS, enero 2009: alegaciones de la Facultad de Filosofía y Letras al mapa de titulaciones.

Which Is to Be Master



Que no soy yo

Echo de menos a Joan Baptista Humet, cantautor existencialista de los años setenta. Me dejó (como a muchos, supongo) con la sensación de aún no ser yo—y me pregunto si él llegó a ser él alguna vez. Probablemente pasemos, quienes nos dejamos contagiar de estas cosas, de aún no ser a ya no ser, sin solución. Pero este rato incierto que es la vida se pasa mejor con música.




Poetry, Nobel, Criticism


Lunes 1 de diciembre de 2008

Dos medios cerebros

... valen más que uno. Dos veces me he encontrado en una semana alusiones a la lateralización del cerebro y especialización de sus hemisferios—una referencia más centrada (o más lateralizada) en el hemisferio derecho, y otra más en el izquierdo.

La primera. En este vídeo, la neuróloga Jill Bolte Taylor habla de la lateralización cerebral y de su propia experiencia de sufrir un infarto cerebral del que tardó años en recuperarse. Narrado en primera persona, y por una persona especialmente capacitada para describir e interpretar lo que le pasó, algo que describe como "My Stroke of Insight"—"mi ataque de iluminación". Como explica Bolte, nuestros dos medios cerebros—y muy separados están, como se ve en el vídeo—tienen funciones distintas, y de hecho "personalidades" distintas. El lado izquierdo es donde se alojan nuestros instrumentos de segmentación, ordenación, clasificación, individuación, sentido de la identidad.... y es el que se le fundió a ella por la rotura de un vaso. Así que describe su experiencia del "Otro Lado" del cerebro, una experiencia supongo parecida a la de los bebés, o como dice ella al Nirvana: un cúmulo de sensaciones simultáneas, una fusión con el todo, una pérdida de los límites entre el yo y el cosmos. Es curioso el tono de la conferencia—aun para una conferenciante americana, es atípica por la manera en que mezcla géneros de oratoria: conferencia de neurología + testimonio de autoayuda + show de humorista + sermón New Age. Pero véanlo, véanlo:




El segundo sitio en el que he oído hablar de lateralización cerebral es en este post de Babel's Dawn. Los neurolingüistas de la nueva ola chomskiana buscan la mítica ubicación de nuestras facultades sintácticas que, según Chomsky, son que hacen al lenguaje ser lo que es. Vamos, el locus primigenius del lenguaje—el instrumento cerebral innato que nos hace aprender un idioma (y que se vuelve tonto pasada la adolescencia, en la mayoría de los casos). Bien, pues ahora se nos dice que es el cerebro izquierdo el encargado de procesar secuencias sintácticas. Y (presumiblemente) ordenar lo que sería un caos de sentido o sinsentido, para producir oraciones gramaticales. Es una explicación un tanto precipitada en la versión que aquí doy; apenas menos en el original.  Como le digo al bloguero de Babel's Dawn en un comentario, me parece fundamentalmente erróneo el buscar en la sintaxis la base cognitiva del lenguaje—algo que Chomsky lleva haciendo de una manera u otra desde los años cincuenta. A mí la sintaxis en su estado actual me parece un desarrollo tardío, una fosilización de estruturas anteriores, o quizá mejor dicho una elaboración secundaria, emergente sobre una base cognitiva que no es sintaxis en el sentido de sintaxis pura—porque es "sintaxis semántica". Y esa formalización semántica—de agentes, pacientes, acciones, sustancias, accidentes, procesos, etc.—se basa en una pragmática previa, en la acción, que según decía Trotsky, era la que estaba en el origen: no el Verbo, y menos aún la Conjugación.

Así que localícenme las estructuras cerebrales que se activan al identificar objetos, acciones, cualidades; las que generan los procesos cognitivos que asocian actos y efectos, agentes, acciones y efectos de la acción—y es por allí por donde empezaremos a comprender las bases neurológicas del lenguaje, y de la sintaxis. Y sí, seguramente se encontrarán en el hemisferio izquierdo los principales circuitos que intervienen en los procesos de clasificación, secuenciación, relación y subordinación (me refiero a subordinación cognitiva—un marco cognitivo subordinado a otro, no una oración subordinada a otra, pues el marco viene aquí antes que el cuadro completo).

En suma, que me parece mal orientada la obsesión sintáctica de estos biolinguistas. Más cognición, más pragmática, más semántica, más gestos y menos sintaxis: por ahí localizamos mejor el origen del lenguaje. Por cierto, una de las comentaristas del post de Babel's Dawntambién observa que los mecanismos cerebrales de procesamiento de comunicación gestual también se encuentran predominantemente en el hemisferio izquierdo—cita a Gazzaniga y otros— Y eso sí que es más relevante para seguirle la pista al origen, y a la base, de la comunicación humana.

Bio/Neurolingüística









Más atrás: noviembre 2008






 










 

www.flickr.com

IBSN: Internet Blog Serial Number 0-000-00000-1

(también tengo el IBSN 0-000-0000-1

... menos)

 

Archivos:   2008-11   2008-10  2008-9  2008-8  2008-7 2008-6  2008-5  2008-4  2008-3   2008-2  2008-1  2007-12  2007-11 2007-10   2007-9   2007-8   2007-7   2007-6   2007-5   2007-4    2007-3   2007-2   2007-1    2006-12   2006-11 2006-10  2006-9   2006-8   2006-7   2006-6   2006-5   2006-4   2006-3   2006-2   2006-1   2005-3   2005-2   2005-1   2004  1995-2003