DancerBlog de notas de José Ángel García Landa (Biescas y Zaragoza) - Mayo 2007

Daily Unsung Produce

We will open our hearts and heads to you, Software Man, because we want to be understood and loved by the great lay public, and have our marvels appreciated by that public, for which we daily unsung produce tons of new marvels each more life-enhancing than the last. 

(Donald Barthelme, "Report")

Aquí mi clon para poner comentarios. También se pueden enviar comentarios no públicos a garciala@unizar.es o por SMS al 685056264 - últimos comentarios


BLOG DE HOY  Archivos: 2007/4  2007/3  2007/2 2007/1  2006/12 2006/11 2006/10 2006/9 2006/8 2006/7
2006/6 2006/5 2006/4 2006/3 2006/2 2006/1 2005/3 2005/2 2005/1 2004
Voy  leyendo...
 FOTOBLOG  Enlaces y blogs Mi web Indice Free counter and web stats Estadísticas
Música que viene:
 The Flesh Failures (Hair ) - Y vuelve - Être une femme (Nolwenn Leroy) - y vuelve: Franciscae meae laudes (Juliette)




Jueves 31 de mayo de 2007

Exhibición de emblemas patrios


Los paseos de De Juana Chaos por el País Vasco, donde tantos lo aman y admiran (al menos a título de emblema), siguen estando de perpetua actualidad, precisamente porque son un emblema nacional—para la nación que hay, y para la que quieren hacer. ciclopeEl gobierno (a resultas de sus pactos no tan secretos con la ETA) entiende el valor emblemático de Chaos, lo acepta, y ordena la exhibición pública, a modo de espantajo y protegido por la policía, de quien mata - mata - mata - mata. Para que nos vayamos enterando de lo que hay.

Y mientras el mismo Gobierno multa al Foro Ermua por manifestarse para protestar contra la liberación del etarra.

Estas cosas no suceden por casualidad, o por meras "decisiones administrativas" automáticas, como aduce el sinvergüenza que preside el gobierno. Son actos simbólicos, muy calculados, encaminados a mostrar por dónde van las voluntades y simpatías del gobierno. Lo que es bien visto, y lo que no.

Es una manifestación simbólica, pública y obscena, del carácter de la canalla que nos gobierna, y de lo que quieren para sus gobernados y esperan de ellos.

Mientras los etarras siguen manifestando su voluntad de continuar sus atentados mientras haya ley española en el País Vasco, y aclaran que el proceso no es "de paz" sino a través de la independencia del País Vasco—cuando ya no exista en ese sitio la "agresión" que suponen para la Eta la ley y el estado de derecho, y no haya otra ley que la que ellos hayan impuesto. ¿A qué juega pues este gobierno? No tiene ni la más remota idea— y seguramente nos va a intentar vender este comunicado como una reanudación de lo que llaman el "proceso de paz"—y que no es sino el proceso de zapa. Malo es que haya canallas al frente del país, pero que además sean canallas imbéciles es peor, pues ni siquiera entienden el contexto en el que que perpetran sus felonías, y nos llevan a todos, y a ellos mismos, por un camino indigno y destructivo.

Nota de prensa del Foro Ermua:

12.000 € DE SANCIÓN AL FORO ERMUA POR PROTESTAR POR LA EXCARCELACIÓN DE IGNACIO DE JUANA Y POR LA NEGATIVA DE LA FISCALÍA DE ACUSAR A OTEGI
 
Las propuestas de sanción son de hace más de dos meses, pero han sido notificadas al Foro Ermua ayer 29 de mayo, justo después de las elecciones.
 
Bilbao, 30 de mayo de 2007
 
La excarcelación de De Juana y la negativa de la Fiscalía a acusar a Otegi de un flagrante delito de apología del terrorismo –lo que obligó al Tribunal a absolverlo- provocaron una más que justificada reacción de indignación popular que se concretó en sendas movilizaciones ciudadanas de protesta frente al Ministerio de Interior. La Delegación del Gobierno de Madrid responsabiliza al FORO ERMUA de ambas concentraciones y propone dos sanciones de 6.000 Euros por no haberse solicitado el correspondiente permiso.
 
Estas propuestas de sanción deben ser interpretadas como un paso más en la política de mano tendida a ETA y de coacción e intimidación a los ciudadanos demócratas contrarios a la deriva del Gobierno, la cual resulta consustancial con el proceso de negociación: las actitudes liberticidas son inevitables cuando se trata de encontrar un punto de encuentro intermedio entre la democracia y el terror.
 
Así, mientras por un lado el Gobierno tuerce la Ley siempre a favor de los asesinos para satisfacerlos y mantener vivo el diálogo (excarcelación de De Juana, retirada de la acusación contra Otegi, reducción de peticiones de penas para los miembros de ETA y del terrorismo callejero[1], solicitud de archivo de Egunkaria, tolerancia con la actuación de Batasuna, negativa a ilegalizar ANV, etc.), por otro utiliza la normativa y su poder institucional para coaccionar y tratar de doblegar a los ciudadanos y asociaciones que se oponen a su política de apaciguamiento y cesión ante ETA. Son las dos caras de una misma moneda: la moneda de la negociación.
 
Por tanto, la propuesta de 12.000 Euros de sanción al FORO ERMUA (quien, por otro lado, sólo ha recibido este año 2.341,61 € de subvención del Ministerio de Interior) se incardina dentro de la estrategia de la negociación con ETA y tiene como objetivo coaccionar y socavar las finanzas del movimiento cívico para impedir que continúen las acciones destinadas a hacer frente al tortuoso proceso de diálogo y cesión. Sin duda el empeño es vano: A pesar de sus ímprobos esfuerzos ETA y el Gobierno vasco no nos han hecho callar nunca y tampoco lo conseguirá ahora el Sr. Rodríguez Zapatero.
 
El Gobierno debe saber que cuanto más ataque al FORO ERMUA mayor será nuestra fortaleza. Si finalmente se consumara la felonía y se impusiera la sanción, el FORO ERMUA apelaría a la ciudadanía para reunir fondos con los que hacer frente a la multa y dedicaría el sobrante en su totalidad a potenciar aún más la movilización ciudadana contra el ignominioso proceso de diálogo, cesión y pacto con la banda terrorista ETA. Una banda que tiene casi novecientos muertos a sus espaldas, miles de heridos, decenas de miles de amenazados y cientos de miles de desterrados y con la que el Secretario General del PSOE y actual Presidente del Gobierno prefiere entenderse antes que con nosotros: Ya no es que con Rodríguez Zapatero se nos trate a los demócratas contrarios al Gobierno como a terroristas, es que se nos trata peor. Y no lo vamos a consentir.
 
[1] De 400 años a 13 años para siete acusados de terrorismo callejero, de 12 a 2 años para el etarra Iñaki Bilbao, de 96 años a 13 para De Juana, etc.

Aún no hemos llegado al punto de partida











Miércoles 30 de mayo de 2007

Otra vez nos dan la razón

Stoneman Una vez más, acaba de resolverse en contra de nuestro Departamento de Filología Inglesa y Alemana un recurso que hemos planteado el ala crítica—en este caso la Dra. Penas y yo. Una vez más queda de manifiesto que el Departamento ha vulnerado nuestros derechos, ha realizado sus labores de modo contrario a la normativa y a las buenas prácticas, haciendo el juego a los catedráticos y coordinadores de máster y los intereses de sus equipos.

Se trataba en esta ocasión de determinar si los profesores Titulares del departamento teníamos derecho o no a impartir docencia en el máster del Departamento. Según los catedráticos, no, a menos que perteneciésemos a sus equipos de investigación, léase feudos. Esta fue la normativa inspirada por la directora del Máster, Dra. Onega, y apoyada con entusiasmo por los catedráticos Dres. Collado y Deleyto—y con silencio y menos entusiasmo, por sus equipos y el del cuarto coordinador del máster, Dr. Vázquez.

Era interés de los catedráticos y coordinadores del máster que éste fuese un coto cerrado para quienes ellos decidan, es decir, para quienes trabajan para gloria del proyecto, sus aliados—o "esbirros", como solía llamarlos afectuosamente nuestra antigua catedrática la Dra. Olivares. Eso contraviene la normativa universitaria, como acaba de quedar de manifiesto en la resolución del Rectorado que he recibido hoy. Y este atentado a la normativa se lleva a cabo en nuestro departamento siempre de modo muy "democrático": es decir, por voto cautivo de los profesores pertenecientes a tales proyectos, que callan y votan (quizá algunos con cierto sentido de vergüenza) tras dejar que sean los catedráticos quienes primero establezcan las normas de uso interno a las que atenerse, y después ataquen y desacrediten a gente "destructiva" como yo, a la que se le reprocha que no duden en defender sus derechos (así tal cual suena). Cuando supongo que deberíamos renunciar a ellos, en aras de la "calidad" tal como la entienden, con criterios a medida propia, nuestros catedráticos. Lástima que sea una calidad que empieza por vulnerar la normativa universitaria.

Es divertido ver con qué aires y autosuficiencia se defienden en el Consejo estas ideas que presuponen que un corrillo de catedráticos emiten normas de rango superior a la LOU—y es patético ver cómo en efecto el Consejo los apoya, y la Dirección les baila el agua, y nos obliga a presentar recurso tras recurso contra las decisiones del departamento. Con lo cual todo queda cubierto: la responsabilidad de los catedráticos queda tapada por un velo de democracia y administración, y el trabajo sucio no lo hacen ellos, por supuesto, sino el mandado administrativo de turno, que excluye de entrada a quienes los catedráticos han decidido que hay que excluir. Pero el problema es, cómo no, conociendo a la Universidad, un problema de feudalismo y endogamia. Con adornos democráticos, y verborrea administrativa que aquí no ha servido sino para justificar y disimular los abusos de poder.

El último recurso que se resolvió en contra de las posturas defendidas por estos catedráticos no les hizo reflexionar—ni a ellos, ni a sus votantes, ni a la Dirección del Departamento. En lugar de enmendar sus maneras de hacer, buscaron un subterfugio para empecinarse en la decisión que habían tomado contrariamente a derecho (en ese caso se trataba de impedirnos la dirección de tesis doctorales en el progama oficial de postgrado del departamento a quienes no estamos en su corrillo). Como los criterios que nos excluían fueron declarados contrarios a derecho, pasaron sencillamente a excluirnos sin aducir ningún criterio (es decir, aplicando de tapadillo los mismos que antes). También contra eso volvió a plantearse recurso. Nuestra paciencia es infinita.

¿Se repetirá la historia? ¿Volveremos a asistir al espectáculo del empecinamiento de la coordinadora del postgrado en una decisión contra derecho, del apoyo vocifeante y airado del dúo de catedráticos (soprano, tenor y barítono), las votaciones silenciosas y bajo control de los miembros de sus equipos, y el apoyo a todo esto de la Dirección, que ni ve ni oye ni padece por estas manipulaciones, y da curso a todo tranquilamente?

Sería bueno para todos—para ellos los primeros, miren—que cambiase esa tónica. Porque no es ni bonito, ni decente, que los catedráticos y coordinadores y directores se dediquen a vulnerar la normativa universitaria, y a hacer que una institución pública funcione con normas privadas. Y ya es grotesco el espectáculo cuando se encastillan en no enmendalla, se dedican a desacreditar y acosar administrativamente a quien les recuerda cuál es la ley que se están saltando y para más inri se dan ínfulas de lo bien que hacen las cosas y lo bien que conocen las normas,

Bien, pues ahora ya hay un recurso más que hemos ganado, una vez más sobre lo mismo. ¿Seguimos? ¿O seguimos la normativa?

La falacia democrática de los órganos






Martes 29 de mayo de 2007

La base material de la vida virtual

Genial la idea de duplicar el universo (como si con uno no fuese bastante), pero no se hace sin un coste. En esta nota de Rough Type se calcula que un avatar medio viene a consumir tanta electricidad como un brasileño medio. O sea que también producen dióxido de carbono, y respiran pues la misma atmósfera que nosotros. Hay otros mundos, pero están en este. Y los blogs tampoco están flotando sobre la nada, claro. Occidentales (y orientales) decadentes que somos... siempre olvidando la base material del signo, siempre soñando con la existencia mental angélica y las almas sin cuerpo. Pero hasta los cuerpos angélicos y las ilusiones están hechos de materia tenue—de aire espeso, que decía Shakespeare, o más bien de dióxido de carbono.

Si yo me metiese en Second Life








Lunes 28 de mayo de 2007

Análisis de los resultados de las municipales

Aunque nadie que tome tantos antihistamínicos como yo debería ponerse a analizar nada, voy a analizar— primero este comunicado de prensa del Foro Ermua: Añado comentarios en cursiva y entre paréntesis.

EL FORO ERMUA ANTE LOS RESULTADOS ELECTORALES DEL 27M
El PSN traicionaría a sus votantes y a la inmensa mayoría de los navarros si permitiera con sus votos un gobierno nacionalista con Nafarroa Bai.
(A sus votantes... no tan claro, pues quien se atreve a votar al PSOE en Navarra habiendo lo que hay, o es un ignorante sin criterio sobre quién le esté o no esté traicionando, o da carta blanca para lo que sea, confiando tan plenamente en un partido que por tanto será imposible que le traicione).
 
Bilbao, 27 de mayo de 2007
 
El FORO ERMUA quiere trasladar a la opinión pública el siguiente análisis de los resultados electorales de las elecciones municipales, autonómicas y forales de 27 de mayo de 2007:
 
1º.-   LA AUSENCIA DE DEMOCRACIA EN EL PAÍS VASCO Y NAVARRA
 
Nuevamente se han celebrado unas elecciones en el País Vasco y Navarra que no se ajustan a los mínimos criterios democráticos vigentes en el ámbito internacional:
 
a)     El mes de mayo ha sido el mes con más actos de terrorismo callejero de toda la legislatura. La violencia durante la campaña electoral y en la jornada electoral ha sido sistemática y organizada por el complejo terrorista ETA-BATASUNA. Los incidentes en modo alguno han sido “menores”.
 
b)     Los candidatos constitucionalistas han tenido que realizar su campaña, como es ya costumbre, escoltados, en condiciones de falta total de libertad y en un clima de agresión e intimidación. Esta opresión es todavía mayor en los pueblos más pequeños y la inexistencia de cabinas electorales en muchas mesas electorales perjudica aún más la libertad de los ciudadanos.
(Nada más ver policías enmascarados vigilando los colegios electorales—nada más ver policías enmascarados, que es como van en el País Vasco, ya se sabe que hay algo muy podrido en ese estado de dinamarca. Y las txalapartas callejeras y pintadas y manifestaciones son para dejar claro quién manda ahí. Eso no ha cambiado, y es alentado desde el poder. La ETA, en el País Vasco, es terrorismo de estado).
 
c)      Existen decenas de miles de vascos desterrados por la violencia terrorista de ETA, amplificada por la presión nacionalista, que no han podido votar en su tierra, lo que introduce un sesgo en el censo electoral que impide que las elecciones reflejen la voluntad de todos los vascos.
(Si los hemos echado es que no eran vascos, ergo no deben votar, ergo no están en el censo, ergo no son vascos, ergo no pueden votar, ergo hemos hecho bien en echarlos, q.e.d.).
 
2º.-   LA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO Y LA FISCALÍA PERMITE QUE ETA VUELVA A LOS AYUNTAMIENTOS Y PUEDA RECUPERAR Y FINANCIAR SU ESTRUCTURA TERRORISTA
 
En el contexto descrito de ausencia de condiciones democráticas y de grave alteración del censo electoral, el Gobierno de Rodríguez Zapatero y la Fiscalía han propiciado la vuelta de ETA/BATASUNA a las instituciones municipales vascas y navarras.
 
ANV ha obtenido 25 ayuntamientos con mayoría absoluta, 15 con mayoría relativa y 439 concejalías y se ha colocado en una posición clave para decidir el futuro del ayuntamiento de Pamplona. Desde el poder obtenido en los ayuntamientos ETA/BATASUNA podrá extender sus redes de terror, facilitar puestos de trabajo a su entorno, conseguir información y obtener una importante financiación para cometer nuevos atentados.
 
Esta situación resulta especialmente grave por la total inacción de la Fiscalía ante la campaña de agresiones orquestada por ETA durante la campaña electoral y en la jornada de las elecciones.
 
El Gobierno, con su actitud de cesión, ha conseguido que ETA no atentara antes de las elecciones, lo que sin duda le ha favorecido electoralmente. La contrapartida de esta ventaja electoral para el PSOE es el fortalecimiento de la banda terrorista, que se traducirá, en más asesinatos y actos terroristas y más poder para ETA.

(¿Ha colaborado el Gobierno con banda armada? ¿Están en curso las pertinentes denuncias? ¿Qué dicen los jueces al respecto? ¿Nos podemos fiar de la justicia de las resoluciones judiciales? ¿Por ejemplo, cuando ilegalizan medio "partido", nunca mejor dicho? No es sólo el ejecutivo, sino el judicial el que ha dejado que se le fundan los cables).
 
3º.-   RESULTADOS MUNICIPALES: CASTIGO AL PSOE POR SU POLÍTICA TERRITORIAL Y DE APACIGUAMIENTO Y CESIÓN ANTE ETA
 
El PP, en el ámbito municipal, ha superado al PSOE en número de votos totales (una ventaja superior a los 150.000 votos). Mientras el PSOE ha disminuido su número de votos respecto a las elecciones anteriores, el PP ha sacado sus mejores resultados históricos tanto en términos porcentuales como en número de votos. Las amplías victorias del Partido Popular en Madrid y Levante son de un gran significado político.
(Y a mí que, cayendo la que caía, no me han parecido tan espectaculares los resultados del PP. Y al PP tampoco, me temo. Ni al Foro Ermua. El PP y el PSOE están prácticamente empatados en las municipales, y las diferencias no son apreciables. Por tanto, gobernará el mejor ubicado no globalmente, como nos haría creer este análisis, sino localmente, y el que mejor pacte con los nacionalismos locales. O sea, el PZOE, el disolvente universal, el blandiblú que a todo se aviene).
 
Estos resultados deben ser interpretados como la expresión del rechazo mayoritario de la población española a la política del PSOE durante la legislatura y, más concretamente, a la política de apaciguamiento y cesión a ETA y de alianza con los partidos nacionalistas.
(Keep on dreaming. Lo que se ha visto es que aun en horas bajas, la población española sigue queriendo "zapatero + nacionalistas + IU" antes que al Partido Popular.  En la medida en que estas frases tipo "los españoles han decidido tal o cual", tengan sentido, o sea, en medida limitada).
 
4º.-   NECESIDAD DE CONSTRUIR EL CONSENSO PARA LAS REFORMAS DE LA ERA POST-ZAPATERO
 (¡¡"La era post-Zapatero"!! No vendas la piel del osado... antes de tiempo. Qué más quisiera el Foro Ermua que hubiésemos inaugurado esa era. Lejos estamos. La fórmula Zapatero da mucho juego, mientras queden muebles por quemar en casa).
El equilibrio entre los dos grandes partidos nacionales en el ámbito autonómico y municipal prueba que cualquier reforma que se quiera realizar deberá ser hecha de mutuo acuerdo. Por este motivo, se debe comenzar a preparar, desde ahora mismo, el consenso entre el PP y el PSOE para acometer la reforma constitucional que España tendrá que llevar adelante en la era post-Zapatero.
 
El Partido Popular debería plantearse como objetivo a medio plazo conseguir el entendimiento con los sectores del PSOE críticos con la deriva nacionalista que Rodríguez Zapatero ha impuesto al partido. España necesitará  en un futuro no muy lejano un entendimiento entre un PSOE que tras el paso de Zapatero recupere el sentido nacional y el PP.
(Esos sectores del PSOE no existen. O están calladicos—y son por tanto no críticos, porque la crítica exige publicación de la opinión—o van a ser completamente relegados si han hablado, o se van a ir o los van a echar del partido. El PSOE se va a quemar únicamente cuando se queme la nación española, no antes).
 
5º.-   PAÍS VASCO Y NAVARRA: PP Y PSOE DEBEN PACTAR EL VOTO A LAS LISTAS MÁS VOTADAS.
(El verbo "deber" conjugado por el Foro Ermua o por el PP no se aplica en ningún caso al PSOE).
PP y PSOE tienen la obligación de pactar el voto para las listas más votadas de cada uno en el País Vasco y Navarra. Lo contrario sólo serviría para fortalecer al nacionalismo cuyo objetivo expreso es debilitar España, terminar con la igualdad, libertad y solidaridad nacionales y conseguir la secesión o un estatus intermedio donde tengan derechos pero no obligaciones.
(La frase "debilitar España" les da risa floja a los socialistas. Así está el tema. Como para apelar a ese argumento).
Sería igualmente deseable que se constituyeran gobiernos de coalición que tuvieran como base el fortalecimiento de España (¡fortalecer España! ¡Vade retro!)  como ámbito de decisión común, de libertad, igualdad y solidaridad y la oposición frontal al discurso identitario nacionalista. Si esta posibilidad es remota en Euskadi donde el PSE se ha deslizado hacia el nacionalismo, sí resulta una opción más verosímil en Navarra, donde el PSN tendría una magnífica oportunidad de demostrar que apoya un proyecto para Navarra no subordinado a los intereses del nacionalismo vasco y de acreditar su compromiso con la identidad e integración de Navarra en España.
(El PSN navarro hará lo que le digan que haga, que para eso le han dado ya el cambiazo preventivo. O sea, que se cambia la N por una E en cuanto haga falta. Si es navarro, no es "obrero español", o sea que tanto da).
 
6º.-   NAVARRA: EL PSN TRAICIONARÍA A SUS VOTANTES Y A LA INMENSA MAYORÍA DE LOS NAVARROS SI PERMITIERA UN GOBIERNO NACIONALISTA.
 
UPN ha sido el partido más votado en Navarra con amplísima diferencia. El PSN traicionaría a sus votantes y a la inmensa mayoría de los navarros si permitiera con sus votos un gobierno nacionalista con Nafarroa Bai. (Qué va. Si se hacen pactos, es que los navarros quieren pactos. Así que Navarra será lo que quieran los navarros socialistas. Y los navarros socialistas querrán lo que quiera Zapatero. Que querrá lo que quiera la Eta, si eso nos trae la tan ansiada). Si se formara este Gobierno estaríamos, sin duda, ante el primer paso de la pérdida de la identidad de Navarra y de su integración, más o menos rápida, en un ente político conjunto con el País Vasco que viniera a dar satisfacción tanto a las demandas nacionalistas de la gran Euskal Herria, como a las exigencias de ETA para continuar las negociaciones con el Gobierno.

(Eso de la Gran Euskal Herria también lo digo yo, en broma. Como vemos en este texto, la broma se va convirtiendo en serio, como cuando se habla de "comandos legales" y "liberados" de la Eta, o de las "inmolaciones" de los islamistas más imbéciles. Adoptamos el lenguaje del enemigo. Y así la farsa trágica se va volviendo Historia repetida).

Fin del comentario sobre la valoración del Foro Ermua. Y más análisis:

- En Aragón, resultados parecidos, excepto que pega un bajón la Chunta. Aún no he entendido el fenómeno. No sé si achacarlo a un rechazo súbito del nacionalismo separatista por parte de los aragoneses, tras el Efecto Zapatero. No me acaba de convencer esa interpretación.

- Como era previsible (retrospectivamente previsible), los partidillos a los que voté no han sacado ningún concejal ni diputado, o sea que mi voto ha ido a la basura d'Hondt. No es que me parezca mala opción en principio votar a las minorías minoritarias, pero en realidad si opté por eso es por creer que quizá en un momento de crisis de cuestiones básicas como el actual (cuando el gobierno no sabe si ha de seguir existiendo España o hay que disolverla, cuando pacta con bandas terroristas contra toda regla de buena política, cuando está Pepe Blanco de segundo de a bordo y Montilla presidiendo Cataluña e Ibarreche en el País Vasco, y ganando terreno, etc.)—quizá hubiera más conciencia crítica en el país de los peligroso que es votar a un partido con semejantes guías y derivas. Pero no: la deriva está bien instalada.

- La combinación en España de regla d'Hondt más separatismos locales es destructiva a largo plazo. El largo plazo ya ha pasado a medias, o sea que ahora es destructiva a medio plazo, una vez apostentados los separatismos locales. El partido central que esté dispuesto a disolver el país (o sea, el PSOE en última instancia, a pesar de los pactos aznariles con Pujol y con el PNV) será el que tenga el apoyo de los periféricos, hasta que no lo necesiten porque no haya nada—pero nada—que rascar. Y la función de los partidos con listas cerradas, con dependencias feudales de los líderes y con una función de agencias de colocación de dependientes y subvencionados, es la garantía de que el sistema no va a cambiar, y que cualquier dirección va a ser preferible antes que la de pactar con el otro gran colocador.

- Un tercer partido ("Ciudadanos pro Savater", etc.) no surgirá a nivel nacional sin una inyección económica y mediática gigantesca, que no parece que vaya a recibir. En Cataluña puede surgir de los resentimientos antinacionalistas, e incluso en el País Vasco—aunque ahí ya tienen al PP para ese PaPel. El sistema favorece el bipartidismo con los bisagras que sacan tajada—cada vez más en una sola dirección. Parece bien instalado, y camina rumbo a la disolución de España.

Que no es santo de mi devoción porque sí España, sino sólo porque nunca se construyen ni se destruyen las naciones sin abusos de poder, sin violencia y sin manipulaciones escandalosas por parte de la clase política. O sea que lo peor está aún por llegar, menos para algunos que ya lo llevan viviendo desde hace tiempo, en medio de la indiferencia de la mayoría absoluta más uno.

Y aún dentro de todo menos mal que, como dice Zapatero, España va bien.

Partidos y sectarismo




Domingo 27 de mayo de 2007

Euskalherria a las puertas

Maldita sea. En Navarra van a pactar socialistas con IU con nazionalistas para gobernar, y—si se sigue el guión marcado por la ETA y aceptado en secreto por los socialistas—para terminar con la existencia autónoma de Navarra y unirla al proyecto de la Gran Euskalherria. La hemos jorobado. Ya tenemos los aragoneses a los euskaldunes a las puertas. Y muchos dentro, preparando el terreno. Claro que peor lo tienen en Navarra. Aún no se han enterado los panolis que han votado al PSOE de la que les va a caer encima.

Ante la evidencia de la implacable



Pour que tu m'aimes encore

Céline Dion acaba de sacar D'Elles. Este vídeo con "Pour que tu m'aimes encore" es de D'Eux, hace más de diez años ya. Es, quizá, su mejor canción, aunque eso sea mucho decir. En todo caso, la que "quizá" sea la mejor canción de Céline Dion ha de ser por fuerza una de las mejores canciones jamás grabadas:


 

Y aquí hay un dúo excelente de Céline con Elvis Presley: "If I can dream":

 

Migacle





La intriga de la Historia

Hay en Vox Poetica un interesante ensayo de Claude Calame sobre la historiografía griega y su separación del discurso mítico—"Entre historiographie et fiction : indice, témoignage et tradition poétique (Hérodote et Thucydide)." Se verá por el tema que es un ensayo a considerar conjuntamente con "The Rise of Historical Criticism" de Oscar Wilde; aquí es más pronunciado el énfasis narratológico y semiótico (claro, viniendo de donde viene el ensayo).

Analiza la semiótica historiográfica de Herodoto como creador de un discurso situado no sólo en el espacio, sino en el tiempo y el sujeto, con los anclajes yo-aquí-ahora que señalaba Bühler, y estudia el uso en este autor y en Tucídides de los diversos tipos de traza histórica y de su credibilidad—¡paradójicamente, los relatos sobre la historia son los menos creíbles! Es mejor acudir a la evidencia visual, pero claro, esa necesita ser interpretada y valorada, así como los relatos, con lo cual no hay escapatoria posible del discurso de la historia.

Critica Calame el pensamiento nebuloso y verborrea de Heidegger, que distrae la atención de la imbricación de los discursos y debates históricos en un ámbito cultural, dirigiéndolos a una "esencialidad" falaz, puesto que para Calame (o para Bajtín, diríamos) no existe esa esencia del discurso fuera de la interdiscursividad.

Se complementa el ensayo con una interesante comparación con la poética aristotélica, y su discusión de la diferencia entre ficción e historia (ficción digo, y no poesía, porque Calame también discute de modo interesante el concepto de ficción entre los antiguos). Aristóteles enfatizó el lado poético del discurso sea factual o inventado, y así pone de relieve los aspectos semiótico-discursivos comunes a la historia y a la literatura de ficción.

Penúltimo, y más interesante párrafo del ensayo de Calame:

On le concèdera volontiers à Paul Veyne : l'histoire ne porte ni sur l'universel, ni sur le singulier, mais sur le spécifique qui seul peut être compris dans la mesure où il renvoie à une intrigue. S'il est sans doute exact que la mise en intrigue permet d'établir les relations nécessaires à la compréhension et d’inscrire les événements du passé dans une logique narrative, si l’on admettra volontiers que, par conséquent, «l'enchaînement du texte exprime les imbrications réelles des causes, des conditions, des raisons et des régularités», alors l'«historiopoiésis» est aussi justiciable du travail de représentation et de fabrication indiqué par la notion aristotélicienne de la mímesis poétique; à cette différence près néanmoins que l'historiographe représente les actions des hommes et des groupes sociaux non pas comme elles pourraient ou devraient advenir, mais comme il pense les rendre vraisemblables et intelligibles après qu'elles sont advenues ; ceci sur la base des témoignages qu’il s’est procurés de ces actions passées et par l’intermédiaire non pas d’une simple mise en intrigue, mais d’une mise en discours beaucoup plus compréhensive.

Es crucial la interpretación de Veyne: la historia no trata sobre hechos individuales o concretos (como nos harían creer Aristóteles o Sidney) sino que también es "universalizante", trata de hechos "específicos"—característicos, podríamos decir—comprensibles sólo por relación a otros hechos; es decir, a un sistema estructurador. Un argumento, como dice Veyne, o bien un esquema que establezca paralelismos y analogías entre hechos individuales. Es decir, un sistema de interpretación racional de los hechos, como el que pretendía establecer Polibio. Me parece engañoso limitar esta relación racional entre hechos a un esquema narrativo.

Y la conclusión final: que a pesar de su núcleo común en la tipicidad, la ficción y la historia siguen difiriendo en su modo de ajustarse a un pasado específico, a lo que ha sucedido efectivamente, de modo creíble o verosímil. Si la historia es una ciencia, sigue siendo cierto que no hay ciencia de lo irreduciblemente individual, sino sólo de lo generalizable. Lo cual nos remite no sólo a qué son las acciones "específicas" (o "típicas" que decía Lukács en The Historical Novel) sino a cuáles son los criterios de tipicidad, y de credibilidad e inteligibilidad que rigen en una época o contexto determinado... es decir, una vez más, al conflicto de las interpretaciones.

Tecnologías de manipulación del tiempo



Changao

Mi fantástico ordenador último modelo Mac Intel Core Duo ha petado. Menos mal que tuve la precaución, al comprarlo, de hacerle un seguro a todo riesgo para dos años. Pensé: ¿vale la pena? Seguro que no. Imposible que pete. Pero lo hice. Y menos mal... a ver si ahora vuelve a buenas. Ha ido cada vez más lento, día a día, hasta que estaba convencido de que era un zombi invadido, de esos iPods de los ladrones de cuerpos, que se pasan el día enviando correo basura a terceros mientras que tú no notas nada, o casi nada. Así que aprovechando que venía JMC a echar unas cañas, le bajó un OniX para revisarlo, y el OniX me recomendó reparar el disco. Pero el disco se niega a repararse, y el sistema se niega a reinstalarse. Así que está tomado pero bien tomado.

Y yo también. Aún sigo con asma y trancazo catarril, simultáneos, o sea que deben ser aliados coyunturales, algún bipartito siniestro. Creo sin embargo que aunque sólo sea por imperativo categórico iré a dar clase el lunes martes y miércoles, ya de despedida del curso. Pero malditas las ganas que tengo.

Y también iré a votar, sin ganas, porque a estas alturas aún no sé a quién. Desde luego, ni al PP, ni al PSOE, ni a Izquierda Hundida, ni a ningún nacionalista ni partidario del Proceso de zaP.

Bueno, para amenizar la jornada electoral, pongo este vídeo de Hair: "Let the Sun Shine In"




De cara a las próximas elecciones


Sábado 26 de mayo de 2007

On ne naît pas femme, on le devient

(Je viens de tomber sur cette pièce de rédaction que j'ai écrite pour mes cours de français—vers 1990 à peu près—au sujet de l'identité sexuelle et de cette phrase de Simone de Beauvoir, "On ne naît pas femme, on le devient". On y reconnaît des idées venues de Christine Delphy, d'Hélène Cixous—à côté des miennes, j'espère!... Je revenais tout juste de mes cours sur la critique littéraire féministe en Amérique. J'aime bien la perspective "dramatistique", sans oublier pourtant le poids de l'Histoire. Et si la biologie y est pour bien peu, il faut avouer qu'il s'agissait de ma phase constructiviste... et du sujet du commentaire.)

Peut-être conviendrait-il d'utiliser les termes "sexe" et "genre" comme certaines féministes le font, empruntant ce dernier terme à la grammaire pour désigner d'une part la différence physique entre le mâle et la femelle, et de l'autre la différence entre les rôles sociaux reservés aux individus sur la base de leur sexe.  Évidemment, on naît avec un sexe.  Et l'on acquiert un genre.  Cette acquisition devrait se comprendre non pas comme une métamorphose, un procès qui commence et s'achève à un moment donné, Mascaraou une transformation qui part de A pour arriver en B, mais justement comme un devenir, une évolution sans étapes et sans fin—c'est à dire, sans autre fin que la mort.  Ce "devenir femme" consiste à participer dans la société en adoptant le rôle de femme: parler, bouger, s'habiller, se maquiller comme une femme, entrer dans des rapports sociaux réservés aux femmes, se présenter devant les hommes comme une femme, et enfin, penser comme une femme.  Comme chez les acteurs, ce rôle peut devenir une vieille pièce qu'on répète automatiquement, mais il change aussi dans une certaine mesure: ce n'est pas la même chose d'être femme aujourd'hui et il y a trente ans, et ce n'est pas le même d'etre une petite fille ou une vieille femme.  On définit toujours le rôle en le répétant.
  
Le rôle de la femme a toujours été beaucoup plus spécifique que celui de l'homme.  Dans notre culture européenne traditionnelle, l'homme est le centre de l'ensemble social, et la femme ne peut occuper qu'une position périphérique, exercer un pouvoir limité.  Et si l'on cherche les racines de la différence là où l'on trouve la plupart des racines, dans les intérêts économiques ou dans la volonté de pouvoir, le doute surgit aussitôt.  On est tenté de voir dans la femme telle qu'on l'entend depuis toujours une invention de l'homme, un rôle secondaire qui est le résultat d'un type de relation de pouvoir.  C'est à dire, une classe sociale, la classe chargée de faire le travail qui ne compte pas comme travail, le travail hors du marché de travail et hors de la considération de cette économie politique où l'on défine l'exploitation laborale comme l'exploitation de l'homme par l'homme, sans sourciller.   La femme telle que nous la connaissons est donc, dans une certaine mesure, le résidu de l'économie familiale, patriarcale, qui était l'économie tout court avant l'arrivée du féodalisme et du capitalisme.  

Aujourd'hui ce type de relation économique patriarcale perd du terrain.  Hors de l'économie campagnarde, où le travail de la maison et le travail de la ferme se confondent, l'économie moderne est médiatisée par l'argent, elle ne repose plus sur des relations de dépendance familiale.  Il y a là sans doute l'autre côté de la "libération" laborale de la femme: dans le système capitaliste on ne peut plus utiliser pleine force le travail de la femme si elle reste chez soi; qu'elle sorte, alors.  Mais le capitalisme, qui a dissout les relations personnelles du féodalisme, dissout aussi la famille et ses relations de pouvoir; c'est le procès que nous sommes en train de vivre.

Mais si la femme telle que nous la connaissons n'est que le résultat du système patriarcal, on passe vite à la conclusion qu'il ne faut pas être femme, que la femme est une position sociale périmée, qu'au moins certains des individus que nous nommons "femmes" échappent en réalité à cette classification, et n'entraînent leur condition de femmes que comme une amalgame de traditions, habitudes, formes de relation et attitudes disparates, qui ne forment plus un système organique, qui ne sont qu'une coque vide dont le noyau n'est plus?  N'est-ce pas là une autre façon de dire qu'il faut tout simplement que les femmes se libèrent de la femme qui est en elles?  Que le projet du féminisme devrait être de supprimer les femmes? 

Ce serait là une interprétation superficielle de la réalité de la différence des sexes, et qui, en plus, est en complicité avec ce qu'elle veut critiquer.  L'idéologie traditionnelle, on le sait, s'efforce de démontrer que l'homme est un terme neutre, et la femme un terme marqué.  Négativement, si possible.  Dieu crée l'homme, et ce n'est qu'àprès coup qu'Il ("Il") crée la femme, comme une dérivation de l'homme.  Dans la Genèse il n'y a pas d'androgynie avant l'apparition d'une polarité des sexes: Adam n'est pas moins Adam avant la création d'Eve.  L'homme n'est pas là une des moitiés: il est, malgré une apparence trompeuse, le tout, le cercle complet.  On comprend l'ahurissement d'Adam devant Eve, devant cet être qui devait définir une polarité avec son apparition, mais qui ne fait que confirmer qu'un des pôles est à la fois le tout et une partie.   La femme comme exception, comme déviation, comme rétrécissement des plus larges possibilités de l'humain, comme simulation de l'humanité enfin. C'est là une prémisse insidieuse; elle se glisse partout où l'homme pense.  Qui, l'homme?  La langue elle même nous pousse dans cette direction.  Il faut prendre garde et ne pas réduire à l'homme les possibilités humaines.

L'homme est en effet un curieux animal lui aussi.  Nous apprenons notre rôle tout comme les femmes, et même si les possibilités offertes au sexe masculin ont toujours été plus larges il serait naïf de croire que tous les chemins lui sont ouverts.  L'homme rêve d'être le terme neutre, n'empêche qu'il ne peut pas l'être.  L'analyse structurale est formelle: si l'homme et la femme occupent des positions structurales différentes, la perspective de la femme est close à l'homme, et vice versa.  L'homme, en tant que position pour le sujet, est aussi défini d'une façon différentielle.  Sans les femmes, les hommes ne seraient pas tels qu'ils sont; et il faut ne pas oublier qu'on ne naît pas homme non plus, qu'on le devient.  On devient femme ou homme en même temps qu'on devient Français, Basque, Japonais ou Tarahumara, dans le sein d'une culture spécifique qui investit ces termes "femme" et "homme" de ses propres valeurs, une culture qui les donne un sens concret, sans quoi ce seraient des formes vides.  Et tout comme les différences culturelles sont à la fois un mal (à cause des tensions, des guerres, du colonialisme qui en résultent) et une richesse, qui permet à chaque culture retrouver son autre et élargir l'horizon de ses possibilités,  de la même façon il y a du bien et du mal à la différence des rôles sexuels.  L'expérience humaine possible en est élargie, et le monde qui s'annonce au loin, un monde avec rien que des êtres humains, risque d'être un peu morne après notre monde plein d'hommes et de femmes.  Nous avons été marqués par la polarité de la différence des sexes, et nous ne pouvons trouver là qu'une source d'ambivalence sans solution univoque possible.

Categorías obsoletas


Viernes 25 de mayo de 2007

77 millones de cuadros

Nos vamos a ver al Centro de Historia de Zaragoza la exposición 77 million paintings de Brian Eno, aunque no los vemos todos; todo lo más unos pocos cientos. Consta de varias salas con pantallas de vídeo donde van proyectándose imágenes abstractas que cambian muy lentamente, combinando automáticamente diversas diapositivas con figuras abstractas, manchas de colores, patrones o motivos geométricos. Combinados por ordenador, claro (Eno, como yo, es un Macman). 77 millionY así en efecto logra Brian Eno pintar más cuadros que ningún otro pintor, por muy furiosamente que brochease Picasso en busca del dólar, y por mínimo que fuese el trabajo que le echasen los minimalistas como Rothko a cada cuadro. Lo que pasa es que estos de Eno se venden todos juntos, los 77 millones—deben salir a un céntimo los mil cuadros. Eso sí que es bajar los precios y reventar el mercado.

La exposición está bien montada, en salas grandes, oscuras y vacías, con la música ambient que le va a Eno y a esta experiencia. Eno ha colaborado con Roxy Music, David Bowie, U2... pero esta música no es nada parecido a ellos: parecida en todo caso a las variaciones lentas y minimalistas de imágenes en la oscuridad que se exponen. Así que es una buena exposición para relajar la mente, y nada apta para acelerados, hay que ir con ganas de estar un rato pensando en nada para pasar un rato un tanto zen—o Zeno— a la Dra. Penas le ha parecido sin embargo de lo más típico psicodélico-postmoderno-occidental-decadente la cosa. Una vidriera digital. Un caleidoscopio electrónico. En fin, para gustos hay combinaciones de colores.

La idea del arte generativo recuerda, eso sí, a las gramáticas generativas de Chomsky y las obsesiones combinatorias del estructuralismo y la literatura estructuralizante, como la del Oulipo. Eno, Eno... Queneau, Queneau. Que ya Queneau escribió aquel librito de los Cent mille milliards de poèmes en 1961, creando millones de sonetos (ninguno memorable) a partir de unos pocos. Y en combinatoria visual... la televisión es de por sí una exposición cambiante y permanente de millones de cuadros. Sobre todo combinada con el zapping. Aunque esta obra de Eno parece un híbrido entre la televisión y el caleidoscopio—que es quizá el primer artefacto para producir arte autogenerativo, aunque con menos aura.

Supongo que la idea del arte combinatorio viene de la propia cualidad combinatoria de nuestra mente, o del alfabeto, o del lenguaje (lingüístico, musical, o pictórico). Las fugas de Bach o las sinfonías de Mozart también parecen arte combinatorio tomadas en conjunto. Pero claro, se pasa a una dimensión metaartística superior cuando la obra de arte ya no es la obra de arte, sino el sistema generador de obras de arte. Aunque me pregunto si al inventor del zapping o del caleidoscopio lo consideraban artista conceptual... Es que hay que ser conceptual en el contexto adecuado—conceptual y contextual, si no, no hacemos nada.

En cualquier caso, aún nos falta un poquito para llegar al arte del futuro tal como aparece en el relato de James Blish "A Work of Art": ahí la obra de arte es la "escultura mental" que crea (o recrea) a un artista completo, con su experiencia vital y estilo, y le deja producir sus obras. El artista del cuento recrea/resucita a Richard Strauss, quien compone una nueva pieza de su obra (quizá una que podría haber compuesto de haber vivido más tiempo). Y la dirige en público, este Strauss artificial... para darse cuenta al final de que los aplausos no son para él y su obra, sino para el escultor de mentes que lo ha creado. O para Blish, que ha escrito el cuento. Todo arte es arte conceptual, al fin y al cabo, aunque unos conceptos sean más conceptistas que otros.

Remix accidental





Jueves 24 de mayo de 2007

Palpatine Bush: America Under Attack

Nos acercamos un pasito más a esa historia que sucedió hace mucho tiempo en una galaxia muy remota...  En La venganza de los Sith,  el senador Palpatine ya ha llegado a canciller, y se hace con el poder absoluto alegando estado de emergencia. Y de este modo la República se convierte en el Imperio. América, claro, es el auténtico tema de esa película. Puede allanarse el terreno por lo bajo para la destrucción de la democracia. Aunque si es preciso, hasta con aclamaciones se puede hacer el proceso de abolición de las garantías institucionales, como en el Senado de la película ("Así muere la libertad—entre aplausos", lamenta la senadora Padmé), o como ha hecho Chávez en Venezuela. O como hizo Hitler.

Under attackPues veo en RogueGovernment (vía Digg) que Bush también va allanando el camino para que el presidente pueda tomar el poder de forma dictatorial, mediante este nuevo decreto de la Casa Blanca que acaba de emitirse sin que nadie rechiste. Aquí está la directiva presidencial en cuestión:

National Security and Homeland Security Presidential Directive
NATIONAL SECURITY PRESIDENTIAL DIRECTIVE/NSPD 51
HOMELAND SECURITY PRESIDENTIAL DIRECTIVE/HSPD-20
Subject: National Continuity Policy


El presidente se encargará de "asegurar la continuidad del gobierno constitucional" en caso de emergencia nacional—aunque el primer paso para esa continuidad constitucional es suprimir la división de poderes de la constitución subordinando todo a las decisiones del Presidente, que en la práctica se convierte en un dictador si la emergencia nacional lo requiere.

Eso en caso de "Emergencia catastrófica", claro... un término que se deja muy astutamente a medio definir (aunque el decreto se presenta como muy exacto en términos de definiciones... sólo apariencia. Puro humo). "Emergencia catastrófica" es algo muuuuy elástico:

(b) "Catastrophic Emergency" means any incident, regardless of location, that results in extraordinary levels of mass casualties, damage, or disruption severely affecting the U.S. population, infrastructure, environment, economy, or government functions;

—O sea, que ni hace falta que suceda en Estados Unidos la catástrofe. Y si sucede ahí, qué duda cabe que bastaría con otro ataque como el de las Torres Gemelas. O con una caída de la bolsa, quizá. Porque ¿qué es extraordinario? ¿Qué es 'severe'? Extraordinario, sin duda, será lo que dé lugar a que la República se convierta en Imperio. Y severas serán las medidas que se tengan preparadas a continuación, una vez suspendidos de facto todos los poderes menos los del Presidente.

En "La Peste Escarlata", Jack London pronostica que, para el año 2012, los EE.UU. ya están gobernados por una dinastía hereditaria de presidentes que son nombrados por el Comité de Mangantes—oops, Magnates. Ese año llega la Peste Escarlata (también una peste serviría como excusa...), bajo el reinado de Morgan IV.

Bien, pues no tenemos a Morgan IV, pero sí que tenemos a Bush II. O a Clinton II, el año que viene. Y qué duda cabe de que esta directiva ha sido inspirada por el Comité de Magnantes.

Cómo lo veo yo




Acting Strange

Bonita columna del actor Anthony Sher, "You do not have to be mad to be an actor… but it helps" —en el Guardian Unlimited de hoy. Sher está interpretando ahora a un actor, "playing the player" en buena tradición shakespeariana, en la obra de Sartre Kean, sobre el primer Kean, también actor shakespeareano. Que se hizo famoso interpretando a Shylock de una manera no convencional. Ahora habrá que interpretarlo intepretando.... lo cual siempre lleva a un contraste entre modos de actuar y a una reflexión sobre estilos y convenciones de interpretación. Y así se pone Sher a reflexionar sobre la tradición teatral británica, de Garrick a Olivier. Él mismo es un actor imponente en esa tradición, ennoblecido como el propio Olivier— Sir Sher, por así decirlo. Ha interpretado hace poco a Primo Levi en la dramatización de sus memorias de Auschwitz; y una de sus más famosas actuaciones era una versión "arácnida" de Ricardo III, con múltiples muletas y mangas colgantes.

Olivier es para Sher quizá el último de los grandes actores dramáticos de la vieja tradición británica anterior a la invasión multimedia. Aunque el propio Olivier fue también actor/director de cine oscarizado, claro; sin embargo se mantuvo en la interfaz del teatro y el cine sin que su estilo de actuación llegase a integrarse al nuevo medio, como observa Sher en una anécdota reveladora. El egocéntrico Olivier enfatizó el papel central de su Otelo, al que interpretó pintándose de negro, en una actuación poderosa e histriónica, frente a un Yago mucho más contenido en su expresión, interpretado en clave menor por el segundo actor de la compañía. Pero en la versión filmada de esta producción, el Otelo de Olivier es teatral, amanerado, mientras que el segundo de a bordo triunfa con un estilo de actuación mucho más apto para el medio cinematográfico.

Y lo que han aprendido los actores de teatro de los actores cinematográficos... aunque la cosa empezase al revés (para mal). Nada más educativo que verse en pantalla, dicen. La tecnología de la representación actúa como feedback sobre la representación teatral de la realidad. La fotografía saca a la luz nuevas posturas y gestos del cuerpo humano; el cine nuevas posibilidades de movimiento.

Es cierto que el cine de ficción aún estaba inicialmente bajo excesivo control teatral: pero los documentales, y luego la televisión, muestran (re)presentaciones del cuerpo humano, sus gestos, expresiones y modos de interacción que suponen una iluminación para quienes creían que los actores actuaban de manera realista sobre el escenario. De la misma manera que una conversación grabada magnetofónicamente o en vídeo, y reexaminada, nos muestra mucho sobre el funcionamiento de la conversación, sus repeticiones, interrupciones... algo prácticamente invisible sin esa retroalimentación tecnológica.Crutch

El teatro siempre ha sido una sucesión de estilos de actuación, por supuesto; y la interacción con las nuevas tecnologías (con el gesto y lenguaje tal como son filtrados por las nuevas tecnologías) no es quizá sino la manera propia en que los estilos de actuación han encontrado una nueva vía para su desarrollo en el siglo XX.

El gesto originario del teatro era ritual, simbólico, en absoluto "realista" excepto en la medida en que se actuaba por referencia a una realidad ya ritualizada (—así el origen del teatro en las representaciones sagradas griegas o las festividades religiosas medievales). Una buena actuación era una actuación que sacaba a la luz ese carácter simbólico de la acción, y la llevaba hacia un arquetipo; de ahí que las figuras de las moralidades medievales sean abstracciones. No esperemos de ellas gestos tipo Bogart, ni esas pequeñas parapraxis y muequitas de compromiso propias de Sandra Bullock.

Pero esa abstracción va adquieriendo personalidad definida, primero a través de los personajes históricos de las tragedias, o de los personajes cada vez más individualizados de las comedias. Si en el Renacimiento se desarrolla el individualismo moderno, sucede esto en cierta medida a través de la interacción con la representación de esa individualidad sobre la escena teatral. Y allí está Shakespeare, claro, con una potentísima reflexión sobre la cualidad reflexiva del drama, que toma la realidad y la devuelve reelaborada al público, para que éste resulte reelaborado por ella y la devuelva a la escena en un proceso emergente de feedback. Una reflexividad, la de Shakespeare, que no es un simple espejo inerte, pues como nos dice Lacan el sujeto surge en su relación con el espejo, y esa relación nunca es de coincidencia.

Shakespeare es, por tanto, especialmente consciente del contraste entre estilos de actuación, y saca pleno partido a esa consciencia, exhibiéndola para hacer consciente de ella también a su público, y que siga complicándose el drama del drama. Lo hace de múltiples maneras: presentándonos un hombre vestido de mujer que se disfraza de hombre (Twelfth Night) o presentando el rostro público de un intrigante que oculta otros planes (Ricardo III, Yago en Otelo), o poniendo en escena a una compañía de actores incompetentes para apreciar el espectáculo de dos niveles de actuación, y de un escenario sobre el escenario (Loves's Labour's Lost, A Midsummer Night's Dream). O en la escena de los actores de Hamlet, donde un príncipe-dramaturgo que debería ser implausible y sin embargo no lo es, da lecciones a los actores sobre la naturalidad en el movimiento y sobre la función del drama. E innumerables modalidades más de interpenetración teatro/vida, en cada una de sus obras.

Las teorías dramatúrgicas de observadores como Kenneth Burke o Erving Goffman llevan más allá esta interacción entre el drama y la vida. Si el teatro es imagen de la realidad, es porque esa realidad ya es una realidad teatral. Para Goffman no hacemos sino interpretar nuestro personaje en público, o en esa modalidad de lo público que llamamos lo privado (—Como, de modo similar, otros dirán que no hacemos en la vida sino desarrollar nuestra propia narración vital). La realidad ya tiene un guión, y unas convenciones de actuación, y por supuesto podemos modificar ambos con nuestra propia actuación; de ahí el carácter emergente de todo el proceso. Que no impide reconocer líneas generales, claro: no todos somos actores geniales que reinventamos el gesto, el movimiento, y la entonación. Pero sí los absorbemos, imitamos y reelaboramos quieras que no en cada nueva situación. Teatro, lo tuyo es todo teatro, le reprochaba la del bolero a su pareja. Y qué razón tenía. Pero lo que quería decir en realidad era que la actuación no era convincente. Como la del teatro—generalizando—en la sociedad actual. Podemos decir que la acción ha pasado a otra parte...

No quiero decir que no siga reinventándose el teatro, o innovando, e incluso influyendo en la dramaturgia social hasta cierto punto. Y el teatro experimental apunta también a una reelaboración de la propia simbólica teatral, recuperando y recombinando modalidades de dramatización rituales, simbólicas, esencializantes... Pienso, por ejemplo, en la dramaturgia minimalista e inmovilista de Beckett. (Que, por cierto, controlaba sus piezas teatrales con acotaciones detalladísimas, como si de un guión cinematográfico se tratase).

Pero evidentemente la mayor potencia cultural de reelaboración, reinvención y análisis del gesto, el movimiento y la interacción humana están actualmente en el cine o en la televisión— tanto en cantidad de influencia como en calidad/complejidad, por la reduplicación e intermedialización de la experiencia que proporcionan. Un ejemplo: la manera en que los biopics recientes (La Môme, pongamos, con la memorable actuación de Marion Cotillard) reproducen y reelaboran la imagen ya previamente mediatizada (y la teatralidad personal) de las celebridades del siglo XX.

Me ha llamado especialmente la atención la manera en que los nuevos estilos de actuación de las últimas décadas han ido separándose cada vez más de las convenciones teatrales. De actuación y de dirección de la actuación, y de la representación, porque todo va junto, claro. En las películas antiguas, los actores hablan como en el teatro clásico. La interacción es ordenada, la dicción clara, no se solapan las réplicas. La televisión en directo (hace falta ver la realidad en una pantalla para saber cómo es) nos ha enseñado que la gente no habla así. Aunque los actores de las series españolas, e hispanas, sigan hablando así—por eso son tan malos actores. Las nuevas modalidades de actuación incorporan el lenguaje corporal subliminal (falsamente subliminal, claro), o el gesto detrás del gesto: incorporan la reacción doble (explícita / tácita) a las palabras del otro, y armonizan de manera mucho más compleja el gesto y la palabra—incorporan gestualidad moderna, pues la gestualidad no es ahistórica, sino emergente, y está reinventándose constantemente. Por ejemplo, un gesto ya conocido se mezcla con otro gesto, o se superpone, o puede meramente indicarse... y así, existe más potencialidad de significado en la interacción actual, y en la actuación actual, que en la de épocas anteriores. Pena nos daría ver una actuación, social o teatral, de hace unos cientos de años. Y claro, al haberse hecho visible esa complejidad de la interacción, haberse asimilado a la interpretación consciente o controlada (quizá el método Stanislavski era un primer paso para apoderarse de esa totalidad del lenguaje corporal, por la vía intuitiva)—los efectos sobre la realidad son mucho más drásticos de lo que suponemos. Porque la realidad nunca es capturable por el drama, ni por la cámara detrás de la cámara; siempre está un paso más allá. A saber dónde está ahora.

Como sugerencia para seguirle la pista, no olvidemos otro espacio para la teatralidad del yo: el que está en la nueva dimensión de la representación de nosotros mismos en el ciberespacio social, con sus nuevos gestos, tonos y posturas. También aquí todo es teatro.

Interacción internalizada: El desarrollo especular del lenguaje y del orden simbólico
    





Miércoles 23 de mayo de 2007

Dark Sarcasm in the Classroom

Sólo queda una semana de clase, snif.  Vamos a conmemorar el fin de curso poniendo un vídeo que no había visto (en la pantalla, digo) desde hace veinticinco años. Es de The Wallla película del álbum de Pink Floyd. Siempre fueron artistas integrando los sonidos de fondo en la música; pero en este álbum el arte estaba en volver a convertir los ruidos musicales en las imágenes de la película. Y ese inquietante teléfono al final... Ideal para un final abierto, un teléfono sonando que nadie descuelga.


Supongo que ahora estoy más cerca del profe que de los alumnos—je. Bueno, en realidad la cosa no es tan terrible. Desde mi punto de vista. Pero cierto es que cada maestrillo tiene su librillo, y que un cierto elemento mecánico hay en la maquinaria educativa—es un buen vídeo para acompañarlo con las reflexiones de Foucault o de Bourdieu. 

Rate One Another




Fata Morgana

Hoy llevo un trancazo alérgico-catarral de cuidado, y no voy a clase. Me quedo en casa escribiendo e-cartas, corrigiendo trabajos y viendo vídeos de YouTube. Por ejemplo, este de Ofra Haza, de quien tengo algún viejo disco. Viejo porque murió la pobre a mitad de carrera, en el 2000—cuarenta y dos años tenía. Es curioso, en tiempos me parecía eso una señora de edad madura. Ahora me parece... pues eso, just like a little girl.

A la gente que muere antes de tiempo, o en circunstancias extrañas, la vemos retroactivamente con un halo de premonición que les envuelve, como si tuvieran un destino que les espera. Esta fatídica canción, "Fata Morgana", la grabó a finales de los ochenta. Pop del desierto, only yesterday.




Fire in the sky
Colors flying through her mind
Desert touched the sky
Here at the place where she will die
She is looking far far away
It seems there is no escape
From her prison without bars
Only to follow the bright star
She's running all the way
Fata Morgana
Only only yesterday
Fata Morgana
A little girl, a little girl
Longing for her mother's world
She was just a little girl
Fata Morgana


La muerte de Dido



Martes 22 de mayo de 2007

Out of Character

Aparecía hoy en el New York Times un interesante reportaje de Benedict Carey sobre psicología narrativa: "This Is Your Life (and How You Tell It)", que refiere conclusiones de la investigación de Lisa Libby (Ohio State U), Ethan Kross, y otros.

La idea es que la teoría narrativa (y esto ya lo decía más y mejor Kerby en Narrative and the Self) no va sobre personajes de ficción, o sobre textos verbalizados. Somos narraciones in fieri, y vivimos en narraciones. Entre otras cosas, porque creemos que vivimos en narraciones—entendemos nuestra vida y su trascurrir no como una sucesión informe de momentos, sino como un proceso estructurado, organizado de modo argumental.

"Every American may be working on a screenplay, but we are also continually updating a treatment of our own life — and the way in which we visualize each scene not only shapes how we think about ourselves, but how we behave, new studies find. By better understanding how life stories are built, this work suggests, people may be able to alter their own narrative, in small ways and perhaps large ones."

El artículo va sobre psicoterapia, así que perdonen el tufillo de autoayuda.... Y también hay que perdonar eso de "every American", como si los americanos fuesen seres de otra especie, narrativamente hablando. Y hay que perdonarlo porque en cierto modo lo son—quiero decir, que esta experiencia narrativa del yo admite variaciones culturales, e intensificaciones seguramente en culturas altamente conscientes del trayecto vital personal, como es la sociedad norteamericana (o la occidental avanzada, pongamos). Con su ego-psicología, claro. El formato seguido aquí es el de entrevistas a sujetos, con sub-entrevistas realizadas por controladores infiltrados, haciéndoles narrar de modo controlado o "espontáneo" su vida.

"During a standard life-story interview, people describe phases of their lives as if they were outlining chapters, from the sandlot years through adolescence and middle age. They also describe several crucial scenes in detail, including high points (the graduation speech, complete with verbal drum roll); low points (the college nervous breakdown, complete with the list of witnesses); and turning points. The entire two-hour session is recorded and transcribed."

Y en este artículo apenas lo mencionan, pero hay obviamente una narración especialmente cara a los occidentales: la narración erótica del yo. La estructuración argumental del propio yo erótico —que, al decir de Giddens, es la versión de la interioridad del alma en la cultura occidental moderna— da por supuesto para muchas historias. Mencionan en el artículo las historias gays sobre la salida del armario—ok, eso es un antes y un después digno de un buen argumento. Pero también lo son "la primera vez que me enamoré", "la primera vez que me casé", o "la primera vez". (Expresión esta última que parece darle la razón a Giddens). Hay varios tipos de historias posibles, claro: familiares, laborales, religiosas... y quizá la historia sea en realidad la historia del peso relativo de estos argumentos y los avatares de su avance multiargumental, su entrelazamiento y su llegada a clímaxes (—ahh...aaaaahhh!!) y conclusiones (—kaputt). Especialmente interesantes son los momentos interesantes: giros vitales, cambios de trayecto, crisis y conversiones. "Yo era un buen cristiano hasta que"—etc.

O narraciones sobre la propia ideología política: "cómo me convertí a la democracia". O sobre la propia raza. Me leía esta semana en The Best American Essays  un ensayo excelente de un ensayista negro americano, Shelby Steele, "On Being Black and Middle Class". Habla sobre cómo se liberó del ritual que siguió mucho tiempo de "hacerse el negro", de aceptar como la expresión auténtica de "lo negro" las maneras, ideas y valores del lumpen urbano de los barrios negros, autovictimizándose de una manera falsa, hasta que aprendió a tener una relación más auténtica no sólo con su clase social media acomodada, sino también con su raza. Y consigo mismo. Toda una historia del descubrimiento del auténtico yo... donde menos se lo esperaba, quizá (o sea, delante de las narices) después de ir tan desesperadamente a la caza de la autenticidad que le vendían a uno.

En clase suelo explicar que muchísimas ficciones novelísticas británicas se refieren a esta búsqueda de la autenticidad propia, escapando a los compromisos sociales preimpuestos, a las presiones del grupo social, la clase, la familia... En realidad, cuanto más en detalle se examinen las historias vitales personales y las ficcionalizadas, más elementos comunes se descubrirán.

Refieren los investigadores la diferencia entre historias vitales narradas en primera y tercera persona: cuando los sujetos hablan de sus propias experiencias en tercera persona, se observa en ellos más desvinculación de esa fase de la experiencia que se narra, y más capacidad de dominarla reflexivamente. Así por ejemplo en las narraciones de situaciones molestas o comprometedoras por las que se había pasado:

"The third-person perspective allowed people to reflect on the meaning of their social miscues, the authors suggest, and thus to perceive more psychological growth."

Y naturalmente (no digo que anden desencaminados) sugieren los psicoterapeutas investigadores que su propia función es narrativamente beneficiosa:

"The findings suggest that psychotherapy, when it is effective, gives people who are feeling helpless a sense of their own power, in effect altering their life story even as they work to disarm their own demons, Mr. Adler said."

La historia personal, plausiblemente, no existe al principio. Se va gestando, adquiere forma, primero indecisa o variable, luego tiende a la estabilidad... hasta que una crisis importante o peripecia vital le imprime un giro espectacular. Este todo que se constituye es modificado por las aportaciones de la experiencia, pero a la vez proporciona un marco interpretativo en el que se sitúa y orienta la experiencia personal, que adquiere sentido por referencia a esa narración personal. No aparece la idea en el artículo original, pero es la idea del círculo hermenéutico del tiempo la que aquí se apunta: nuestros momentos se relacionan con nuestra vida como una parte a un todo que es modificado por la parte—como un texto en desarrollo que es modificado por la nueva frase, a la vez que proporciona el cotexto para su interpretación:

"Taken together, these findings suggest a kind of give and take between life stories and individual memories, between the larger screenplay and the individual scenes. The way people replay and recast memories, day by day, deepens and reshapes their larger life story. And as it evolves, that larger story in turn colors the interpretation of the scenes."

"But the new research is giving narrative psychologists something they did not have before: a coherent story to tell. Seeing oneself as acting in a movie or a play is not merely fantasy or indulgence; it is fundamental to how people work out who it is they are, and may become."

Bueno, esta historia de narraciones personales, y la intervención en las mismas mediante el análisis y la actuación simbólica y ritual ya está discutiéndose al menos desde los ochenta en la ego-psicología americana; eso si descontamos las especulaciones lacanianas más oscuras o vaporosas sobre la cuestión.

Hayden White decía en Metahistory que los historiadores podían ser trágicos, cómicos, románticos o irónicos (ateniéndose a los principales tipos de argumento literario descritos por Frye). Ahora parece que también nuestra propia narración interna sigue moldes un tanto prefijados—role models, esquemas argumentales, difundidos mediante géneros narrativos literarios. Que para eso sirve la literatura: para dar forma a la vida, y para inventar gente, y para reinventarse a uno mismo.

Ideas para futuro desarrollo: la narración personal analizada al modo Lotmaniano, como adquisición y pérdida de rasgos: análisis ideológico, direccionalidad del movimiento semántico, tipos de fronteras ideológicas cruzadas, semas adquiridos, transformación personal.... Y evaluación. Quién evalúa, y qué supone esa evaluación en la propia narrativa vital del evaluador.

Otro ejemplo norteamericano (que es lo que se lleva hoy). Hoy comentaba en clase el relato de Hemingway: "Hills Like White Elephants". En tercera persona, con el estilo minimalista, con perspectiva externa, típico de Hemingway. Se nos invita sutilmente a colocarnos en la posición del hombre que está presionando a su chica para que aborte. Lo cual es una experiencia desagradable, pues si bien ella acepta la manipulación, es él quien peor evaluado queda implícitamente, con sus argumentos de mala fe en evidencia sangrante ante el lector. Este personaje, el "americano", es evidentemente una versión del propio Hemingway, que escribió la historia cuando estaba de viaje de bodas con su segunda esposa. Había tenido hace poco un hijo con la primera esposa. La separación estaba cerca. El relato es interpretado por muchos como el relato del primer momento de desamor de la chica, cuando se decide la ruptura. La narración en tercera persona proporciona distancia (quizá seguridad), pero también hay autocrítica—quizá sólo posible por ese distanciamiento "en tercera persona". No sabemos (no sé) si Hemingway presionó a su primera esposa para que abortase, o si simplemente le pasó la idea por la cabeza, o en qué medida estaba retratando modalidades de relación manipulativa que reconocía en su propia experiencia. Pero que algo de eso hay en el relato... it would take a New Critic to disregard it. También que en el relato se adopta una distancia autocrítica con respecto a esa actitud pasada.

Quizá sólo con la edad nos volvamos capaces de narrarnos en tercera persona, de decir que aquel él—yo. lo llamábamos— es otra persona. Y, de modo más general, la edad, y las crisis, y las quebradas en la trayectoria vital, hacen salir (con la perspectiva, con la retrospección) la cualidad narrativa de la propia vida. Esa cualidad narrativa que va permeando la propia vida, y convirtiéndola en una ceremonia de la apofenia, es, quizá la experiencia que retrata Vladimir Nabokov en su relato sobre un viejo matrimonio, "Signs and Symbols." Todo en nuestra vida transcurrida, y en las fotos viejas que miramos, es un símbolo—de sí mismo, y de lo que llegaría a ser, y no se sabía aún. Reflexión sobre la retrospección imposible para ese alter ego que nos mira desde la foto. Contemplamos irónicamente al que fuimos, pues no conocía el futuro. No nos conocía a nosotros,  y así pues no se conocía a sí mismo. Tampoco ahora sabemos nada, o tan poco.

La juventud romántica cree en la posibilidad de la autotransformación, mira al yo como un potencial de desarrollo y transformación—Véanse a este respecto los Monólogos de Schleiermacher. Es la era, y la edad, del self-fashioning, de la automodelación sin límites. La ironía romántica nos hace quemar viejos yoes y abrir paso a la nueva fase de madurez que se abre. A veces nueva de modo ilusorio, porque lo nuevo, lo realmente nuevo, viene con la vejez. Cuando nos encontramos que ya hemos quemado all our yesterdays, todos nuestros ayeres—e intuimos ya cuál será el final del argumento, y la versión definitiva de nuestra narración. Cuando coinciden por fin nuestro carácter y la trayectoria de nuestras acciones.

Jokerman




Parece que peta el PSOE

Anuncian Rosa Díez, Carlos Martínez Gorriarán y Fernando Savater la creación de un nuevo partido próximo a las tesis de Ciudadanos de Cataluña y del Foro Ermua: un partido socialdemócrata-liberal, radicalmente antiterrorista y contrario a las cesiones al fascismo de boina preta. El PSOE mayoritario, mayoritariamente calladito en el pesebre tras la oveja líder, por supuesto no se dividirá:  lo que es de esperar que se divida es su electorado, ahora que va a tener una opción alternativa a este sorprendente plan de disgregación del Estado ante las presiones etarras y secesionistas, que es al parecer la parte más clara del programa de Zapatero—y en modo alguno parte del programa de lo que se supone era o debía ser el PSOE.

No serán bienvenidos, por supuesto, desde el PSOE que ya ha ninguneado esta postura crítica en su interior—y pasará a la descalificación y sabotaje directo ahora que están las cartas sobre la mesa. Pero les deseo mucha suerte llevándose un buen bocado del electorado socialista—y que lleguen a un entendimiento con Ciutadans que ayude a superar la crisis de éstos, pues debería ser un proyecto común lo primero, y no las personas.

Tampoco serán bienvenidos por el PP, pues también a ellos les pueden quitar muchos votos... Ya desde el ABC, ese curioso órgano que tiene tanto de PSOE como de PP, les han recriminado que el lugar de la alternativa al PSOE es el PP. Qué más querrían ellos. Adelante y suerte: mi voto ya lo tienen.

Y esta tarde hay una concentración más para protestar por la política falsaria y torticera de este gobierno pseudopsoe, contra sus pactos secretos con los Etasunos y su promoción del mundo al revés. Una concentración que ha sido prohibida en Madrid, pues a este paso pronto hasta manifestarse contra la Eta a este paso. O contra el gobierno. O contra los dos, que es el caso, el triste caso.


NOTA DE PRENSA DEL FORO ERMUA


Bilbao, 22 de mayo de 2007

El FORO ERMUA discrepa radicalmente de la decisión de la Junta Electoral Provincial que prohíbe la concentración anunciada para hoy en la Plaza Mayor de Madrid. Considera que se está conculcando el derecho constitucional de reunión y manifestación a los demócratas, mientras se permite al complejo terrorista ETA-BATASUNA que acuda a las elecciones, se manifieste sin que nadie trate de impedirlo y articule toda una estrategia de coacción a los ciudadanos y partidos que concurren a las elecciones en el País Vasco y Navarra. Este contraste entre la tolerancia con los terroristas y la rigidez con los demócratas es consecuencia de la política de perversión de la Ley y claudicación ante ETA emprendida por Rodríguez Zapatero.

A pesar de la radical discrepancia con la decisión de la Junta Electoral Provincial, el FORO ERMUA comunica que se desconvoca la concentración que, en nombre de la PLATAFORMA LIBERTAD, había convocado en la Plaza Mayor de MADRID y que se tenía previsto realizar a las 19:40 horas del día de hoy. Se ruega a todas las personas que tenían previsto acudir a la misma se abstengan de hacerlo y que acudan a las ciudades próximas.

Por otro lado, explícitamente se señala que NO se llama a los ciudadanos a acudir en grupos inferiores a veinte a la Plaza Mayor de Madrid, por lo que se desmiente la noticia aparecida en algunos medios en relación con esa petición. La decisión de la Junta Directiva del FORO ERMUA es y será siempre acatar la Ley, aunque se discrepe de su aplicación, y no tratar de burlarla mediante subterfugios.

El FORO ERMUA no mantiene convocada ninguna concentración prohibida. Las convocatorias no prohibidas, entre las que se encuentran Bilbao, San Sebastián, Vitoria y Pamplona, se mantienen en toda su extensión y se ruega a los ciudadanos acudan masivamente a las mismas.

En Zaragoza, es en la Plaza del Pilar, frente al Ayuntamiento, hoy a las 19.40.

— Pero vaya, esa la han prohibido. Así que me concentro conmigo mismo. Esto es un atentado de los gordos contra la libertad de expresión, de manifestación y de reunión—que es un derecho constitucional que no se debe vulnerar a la ligera, como frecuentemente se hace por interés de manipulación política. Y qué subidón le da al delegado del gobierno, o al juntero electoral de turno, prohibir una manifestación con la que disiente ideológicamente. Aunque sí se debería limitar este derecho, por cierto, cuando se trata de luchar contra el crimen organizado. Pero con el gobierno Zapatero estamos cada vez más en el mundo al revés.

Recuerdo el comunicado a este respecto de la Plataforma Libertad:

'las responsabilidades políticas se deben saldar en las urnas, por ello la Plataforma Libertad llama a los españoles a que el día 27 de mayo no voten las candidaturas de los responsables de este enorme atentado a la democracia'.

Si votas al PSOE y a sus comparsas parlamentarios—nacionalistas e IU—estás dando el visto bueno a esta repugnante deriva política, en la que los terroristas pueden infiltrarse en las instituciones, y a los ciudadanos pacíficos se les niega incluso el derecho de manifestación contra esto. No lo olvides, por guapo que sea el candidato sociata para tu ayuntamiento. Lo que votemos será lo que tengamos—todo el paquete junto.

ETA fuera de las instituciones





Lunes 21 de mayo de 2007

Carroll, McLuhan, and the Electronic Future

Notes from Noël Carroll's “Marshall McLuhan and the Electronic Future”,  in Noël Carroll,  A Philosophy of Mass Art. (Oxford: Clarendon, 1998).

Like that Walter Benjamin in "The Work of Art in the Age of Mechanical Reproduction," Marshall McLuhan defends the mass media on the basis of their inherent structural possibilities, not of the specfic contents they reproduce. For McLuhan, “The medium is the message”: which means that “the content of mass media is less important than their structures, since it is at the level of structure, McLuhan contends, that the mass media engage and shape human consciousness”.

Technology as a prothesis, as extension of human powers. Media symbolize consciousness at a certain stage of development, but they also expand the range of the human sensorium and raise consciousness to new levels. (See in this respect W. J. Ong's notion of the interiorization of communicative technology). 

For McLuhan, new forms of consciousness are created by new media. E.g.: print gives rise to individualism. In McLuhan we find technological determinism, but not historical materialism. The key to historical process is not the ensemble of forces of production, but only communication technologies. Not the development of capitalism, but the "Gutenberg galaxy".

And the end result is not the socialist utopia, but the electronic global village. Mass art is on the side of history, it has an inherent progressivism for McLuhan. The story of humankind is the story of the enlarging of human consciousness. TV was the center of his theories in the 60s, but much of what McLuhan says applies even better to computer technology. The World Wide Web as the realization of McLuhan's global electronic village—uncannily prophetic.

Historical development can be seen as process of abstraction from multidimensional sign communication in spoken language. Progressively abstract alphabets are developed. The separation of sight and sound leads to separation of imaginative, emotional and sense life. Alphabetic writing is biased in favour of linear thinking. It achieves greater power, but it is power at a price—the decay of orality. Print technology intensifies the standardizing and mechanizing procedures of alphabetization. 

New media expand the alphabet-limited consciousness. E.g. development of photography calls atention to bodily postures, records actual gestures; new attention is paid to these. Visual technologies restore dimensions of consciousness alienated by print culture, and favour non-linear thinking.

TV addresses the whole human sensorium: TV as a "tactile" art for McLuhan. Media that exclude senses are hot, McLuhan says: they possess a high definition, are full of information, and self-sufficient. Cool media promote interaction, the participation of the audience. They are superior to hot media. According to McLuhan, “Society will become a global village, decentralized, communitarian, and fraternal, with people involved in one another’s concerns with scarcely a taint of individualism”.

Print is authoritarian, TV democratic. McLuhan rejects the charges of passivity fostered by mass art; they are profoundly interactional. And they are not subordinate or derivative from previous arts or media: instead, they are a new more total form of art.

There is a danger in McLuhan of taking literally the biological side of media as extensions of senses and physical limitation or extension of sensorium. Also, the notion of dominant media is insufficiently defined (from Carroll's viewpoint). Dominant, in which context? Etc.

Carroll also mistrusts McLuhan's superficial critique of linear thought—McLuhan's notions here are sweeping and loose.

A critique of cool media: communication not concerned with conveying whole of original experience, but with selection and focus; for Carroll, “too much inclusiveness is likely to thwart communication, rather than to realize its essence” 

And print not necessarily biased towards linear thinking. Again, Carroll questions McLuhan's notion of an inherent de-centralization in electronic media. Neither print nor "the electronic media, indeed no media, have a pre-established moral destiny”.  There is a basic mistake here: the automatic perceptual response engendered by new media is interpreted by McLuhan as active engagement of spectator: this is not the case for Carroll. There is in McLuhan an illegitimate assumption of a continuity between avant-garde or modernism and media art.

(... a confusion, I should say, which is replayed after McLuhan by naively enthusiastic advocates of Web utopianism, the interactive liberation of the mind through hypertext, and the "coolness" of social networking...- JAGL).

Sobre la "tiranía" de la narración








Domingo 20 de mayo de 2007

Función fática, interacción virtual y cohesión social

Me acabo de leer un artículo interesante de R. I. M. Dunbar, "Coevolution of neocortical size, group size and language in humans" (versión preliminar de la aparecida en Behavioral and Brain Sciences16.4 (1993): 681-735). Sobre la evolución humana, el crecimiento de las agrupaciones sociales y el desarrollo del lenguaje para facilitar la interacción en grandes grupos. Con un interés especial en determinar el nivel máximo posible de interacción mantenible—Dunbar viene a situar en 150 el número de personas con quienes podemos mantener una relación social. Nos viene a decir que hay una relación directa entre el volumen cerebral de los primates, el tamaño social de los grupos, y las relaciones estables entre sus miembros:  "The essence of my argument has been that there is a cognitive limit to the number of individuals with whom any one person can maintain stable relationships, that this limit is a direct function of relative neocortex size, and that this in turn limits group size."

Me ha venido a la cabeza con este asunto el crecimiento de las relaciones personales en comunidades virtuales, y un fragmento del cuento de E. M. Forster "The Machine Stops" donde quizá se menciona este tema por primera vez. Allí, la protagonista Vashti, a modo de Sandra Bullock en La Red, sólo que noventa años antes, huye del trato social directo—quizá sea en este relato donde aparece por primera vez la noción de "el terror a la experiencia directa". Vashti conoce en cambio a miles de personas con quienes se trata sólo a través de las funciones comunicativas de la Máquina: redes sociales temáticas y videochat, que diríamos ahora. "En ciertas direcciones", nos dice el narrador de esta sociedad enclaustrada del futuro, "el trato social se había desarrollado muchísimo". La red social de Vashti parece desafiar los tamaños de la de Dunbar—como esa gente que tiene en Flickr o en su blogroll cientos y cientos de favoritos, y te llevas una desilusión al ver que eres sólo uno más del montón. Cierto es que los blogrolls de la mayoría de los sitios son bastante más pequeños que 150 personas.

Pues el artículo de Dunbar entra en unos cálculos bastante arbitrarios (si bien en apariencia matemáticamente impecables) sobre las cifras de la interacción humana, comparando el volumen craneano de distintos simios y sus grupos sociales, y a continuación los humanos. Interesante, pero, como digo, arbitrario en última instancia. Primero, porque establece los parámetros de un modo cuadriculado de entrada por su método—sin caer en la cuenta, al parecer, de que los fenómenos emergentes en la cultura humana vuelven absurda esa contabilidad en relación al grupo de primates.

Y absurdo, en segundo lugar, porque sí considera de modo un tanto contradictorio el papel del lenguaje como potenciador de la interacción social—vamos, que la segunda mitad de su artículo parece dar al traste con la primera mitad. Y aun con todo se queda escasa su noción de lo que es la interacción social y comunicativa en los grupos humanos. Los simios se relacionan en grupos pequeños que permiten el trato directo entre sus miembros mediante rituales de solidaridad como el acicalmiento mutuo y espulgamiento. El lenguaje vendría a ser para Dunbar nuestra manera humana de engrasar la mecánica del grupo, acicalándonos y espulgándonos mutuamente. Los humanos tienen en el lenguaje un instrumento que permite mantener la cohesión social de modo eficaz y económico: combinándola con otras actividades simultáneas, y a la vez permitiendo la interacción múltiple, haciendo que un individuo pueda interactuar con varios a la vez. El lenguaje, es, pues, un acicalador social económico:

"Modern humans do, however, possess a form of social communication that overcomes both of these limitations very effectively: not only can speech be combined with almost every other activity (we can forage and talk at the same time), but it can also be used to address several different individuals simultaneously. Thus, language introduces major savings by allowing an individual to do two different things at once. My suggestion, then, is that language evolved as a "cheap" form of social grooming, so enabling the ancestral humans to maintain the cohesion of the unusually large groups demanded by the particular conditions they faced at the time."

El lenguaje tiene, como decía Jakobson, muchas funciones, y la transmisión de información (función referencial) es sólo una de ellas. Aparte están funciones expresivas, donde el propio discurso se vuelve una forma de actuación simbólica; o poéticas, metalingüísticas, conativas... La función a la que se refiere Dunbar parecería estar relacionada con la función fática de Jakobson: el uso del lenguaje es una forma de comunicación social que es a la vez autosustentativa: no sólo cohesiona mediante la vehiculación instrumental de las otras funciones, sino que el propio uso del lenguaje es de por sí cohesionante, es una señal de que la comunicación social está funcionando—por precario que sea ese funcionamiento, como cuando dos personas se hablan en idiomas distintos, o cuando (como sucede en las obras de Beckett) el sentido del discurso apunta a la negación de toda cohesión social y relación comunicativa. El lenguaje funciona casi en estado puro en este sentido cuando hablamos por no callar (como aquí), o cuando hablamos del tiempo con un desconocido:

"How might language function as a mechanism for social bonding? There would appear to be at least two possibilities. One is by allowing individuals to spend time with their preferred social partners, thereby enabling them to acquire information about each other's behaviour by direct observation. This appears to be one way in which social grooming itself might work (Dunbar 1988). That the intellectual content of human conversations is often trivial (and, indeed, many conversations are highly formulaic and ritualised) lends some support to this argument."

La mayoría de las conversaciones (nos dice Dunbar) nos las podríamos ahorrar si nos atenemos a su utilidad informativa, y la mayoría de los posts: pero persiste su valor fático.

Dunbar subestima la capacidad del lenguaje para cohesionar a múltiples interactuantes; vuelve a sacar la calculadora estadística y nos informa de que la situación media o ideal para la conversación es la de un hablante dirigiéndose a 2,8 oyentes. "In other words, human conversation group sizes should be limited to about 3.8 in size (one speaker plus 2.8 listeners)." (Aquí me felicito de que tengo más de 2,8 lectores de media en este blog). Matiza que "there is no obligation on particular human societies to live in groups of the predicted size: the suggestion here is simply that there is an upper limit on the size of groups that can be maintained by direct personal contact. This limit reflects demands made on the ancestral human populations at some point in their past history." Y claro, habla de relaciones "estables"— un concepto que se presta evidentemente mucho a tener un límite borroso.

El tema es que la complejidad de las relaciones humanas, por los fenómenos sociales y comunicativos emergentes que en ellas se dan, reduce al absurdo toda comparación con otras sociedades de primates. Así parece intuirlo Dunbar cuando nos recuerda que los grupos humanos pueden llegar hasta el tamaño de naciones (o de "todo el planeta" si incluimos a organismos como la ONU)—y de que los procedimientos de interacción están socialmente regulados por convenciones múltiples y complejas. Así pues, clasificamos a la gente en grupos, y ajustamos nuestro trato social en función de las convenciones que rigen la interacción entre grupos.

"This ability to categorise individuals into types clearly makes it possible to create very much larger groups than is possible by direct interaction."

En cierto sentido la interacción social ya viene preorganizada por la estructuración misma de la sociedad: no hablamos aquí sólo del trato directo de primates espulgándose (cosa que sigue existiendo a nivel humano) o de saber quién es el líder y quién es tu familia directa o tu compañero sexual habitual—sino de transformaciones simbólicas de estas estructuras sociales, mediadas por el lenguaje y la tradición histórica que se hace posible mediante la comunicación lingüística. Con el lenguaje no sólo emerge el lenguaje, sino también el tiempo, las instituciones, la complejidad de las relaciones. Y con la división del trabajo que esto hace posible, aparecen personas especializadas en mantener y diversificar la interacción social: educadores, comunicadores, escritores, críticos, intelectuales, ciberteorizadores, ingenieros de telecomunicaciones...

Quizá esto sea llevar el argumento de Dunbar más allá de donde pretendía él:

"I simply suggest", dice,  "that the evolution of this increased capacity arose out of the need to coordinate the large number of inter-personal relationships necessary to maintain the cohesion and stability of larger than normal groups."

Pero, claro, no se puede dejar el razonamiento allí sin dar cuenta de en qué consiste exactamente ese aumento de la capacidad interactiva a través del lenguaje, y cómo eso modifica sustancialemnte la idea de cómo y con quién interactuamos. ¿He interactuado yo con Platón, por ejemplo? Pues claro, que para eso me he leído sus diálogos. Y con sus traductores. E intérpretes. Y con otra gente (cientos de personas, seguramente) con quien he hablado de Platón, o que han leído algo que yo he escrito sobre Platón. La interacción textual por escrito añade otra vuelta de tuerca a la interacción social—hace todavía más compleja la experiencia del tiempo, de la historia y de la tradición, posibilita el desarrollo de nuevas instituciones, y hace perder sentido a la pregunta de con quién tratamos directamente en nuestras relaciones sociales.

Y algo parecido sucede, a pequeña escala, con cada nueva tecnología comunicativa que se desarrolla. Pues el lenguaje no es sino la primera y más importante de esas tecnologías, y la escritura la segunda. Siguen la reproducción automática de textos e imágenes (o imprenta), la fotografía, el cine, la transmisión de imágenes, la reproducción de sonido, la reencarnación e interacción de todos estos medios en el melting pot digital—etc.

Por supuesto, seguimos engrasando las relaciones personales espulgándonos en la intimidad—es la falta de contacto social físico y primario lo que criticaba Forster en su protagonista Vashti, en "The Machine Stops".  O cotilleando en pequeños grupos, o estableciendo un blogroll. Pero estas microrrelaciones no nos deberían hacer perder de vista la complejidad comunicativa en la que estamos inmersos, y la cantidad de gente con la que estamos interactuando sin darnos cuenta, así como de oficio, y más desde que se inventó la Máquina.


Tecnologías de manipulación del tiempo







El éxtasis de la influencia

En el sitio web de Harper's puede leerse "The Ecstasy of Influence": excelente ensayo experimental de Jonathan Lethem sobre cómo las realidades de la intertextualidad hacen que sea absurda, corrupta y malsana la actual obsesión (norteamericana y de otros sitios) con los derechos de autor, entendidos abusivamente como propiedad intelectual sobre las ideas. (Vía IfBook).

Todo es cultura




Borrachera de poder

Es ésta una película sobre la corrupción político-financiera a altos niveles: sobre la lucha por el control de empresas gigantescas semiestatales, negocios engrasados por diplomacia internacional, y comisiones multimillonarias en "sobres", cuentas en Suiza o mangoneos con los fondos reservados. Y sobre cómo una juez "estrella" que instruye el asunto y empieza a hacer arrestos indiscretos, acaba replegando velas. Vamos, cosas que nos suenan a muchos, la película ideal para salir a verla un sábado noche con Baltasar Garzón, o Gómez de Liaño, o Grande Marlaska, o los jueces del caso Enron, o los que le siguen de cerca el lifting a Berlusconi.

Está rodada en estilo "sosito", evitando grandilocuencias con un exceso de dedicación casi, de tal manera que se queda un tanto escasilla o fría en el tratamiento. Y el final es también de tono muy bajo, sin resoluciones espectaculares de las que nos hubiera ofrecido Hollywood: que hubiera resuelto la cuestión con catarsis grandiosas y purificación del sistema capitalista con expulsión de los corruptos, o al menos con un juez siempre combativo, cuya estrella siguiese igual de rutilante e idealista al final. Aquí parece que aunque algún cabeza de turco caiga en manos de la justicia, la mayoría escaparán en cuanto el caso salga de manos de la juez, y en todo caso el sistema seguirá indemne. La conclusión de la jueza Jeanne Charmant Killman al acabar la película, "¡Que les den!" es una declaración de desprecio pero también de derrota personal. Les seguirán dando, en efecto, como siempre les han dado de lo que les gusta, y ella pasará a otros asuntos menos comprometidos. Una película pesimista, que muestra cómo el voluntarismo, el respeto a la ley y la honradez personal, si bien apreciables, son insuficientes para cambiar las estructuras de poder establecidas.

La borrachera de poder no es la de los capitostes del puro (casi caricaturas, pero los reales así son); aunque a veces se les vaya la mano y queden en evidencia, sobre todo por intrigas entre ellos; el sistema, que es lo importante, nunca peligra. Y raro es el que no sale indemne de las garras de la justicia. Charmant Killman, como su nombre indica, también se acerca a veces a la caricatura, cuando se toma en serio su omnipotencia de jueza de instrucción, entrando a saco en las casas y trastiendas de los ricohombres, y dejando sus trapicheos varoniles al aire, o a los presidentes de Grupos en calzoncillos. Porque la borrachera de poder en realidad es la de la jueza, confiada en el poder de la ley para enderezar la cosas. No logra empapelar al capitoste que la utilizó para empapelar a su predecesor (Patrick Bruel es este avispado sucesor); y al final los esfuerzos de la jueza no han hecho sino entorpecer momentáneamente el flujo de capital y permitir que los nuevos maquiavelos desplacen a los viejos. Y eso con riesgo y coste personal: la juez es workahólica—si no jamás se metería en estos fregados; y una cierta agresividad feminista la lleva a tensiones con su marido (envidiosete que se siente relegado y olvidado por ella). Isabelle Huppert encarna magníficamente a este personaje con la necesaria determinación y tensión interna acumulada. El marido le importa bien poco, es cierto, y puestos a elegir entre el caso y el marido, elige el caso. Aunque al final, cuando el caso se le escapa de las manos, ha de volver a cuidar a su marido, tras un intento de suicidio de éste tirándose por la ventana.

Así que acaba la juez de esposa devota y sufridora, tras haberse reído de la devoción de la esposa del capitoste al que arrestaba al principio, por hacerse la ciega ante la vida de altos vuelos de su marido.

Riesgo personal, digo, porque la jueza tiene un accidente que al parecer es preparado por algún medio de apoyo de los políticos que llevan el tema—sin que los jefes se enteren siquiera, que eso es hacer bien las cosas. No queda claro el asunto, pero parte de lo bueno que tiene la película es lo poco claros que quedan los límites del complot o maniobras de defensa y manipulación de los poderosos. Todos hombres, claro. Primero le ponen una colega jueza a llevar el caso conjuntamente, a ver si riñen. El superior de la jefa en el escalafón judicial está comprado, claro, o vendido—había mucho interés político por medio, y parte de la solución para apartar a la jueza es ir dándole ascensos. También le han plantado topos, aparte del propio jefe: su fiel secretario... Quizá los guardaespaldas que le asignan, simples policías al parecer, pero fácil resultaría colar un espía especialista allí.

Y, por último (y esto es lo que desanima a la jueza y la hace desistir) la corrupción se infiltra hasta su propia casa. Vivía con ella un sobrino perdulario del marido, con quien la juez tiene una relación afectuosa con tentaciones incestuosas. El sobrino no tiene oficio ni beneficio, pero le cae bien a la jueza y es en realidad su único amigo, el que le añade un pelín de ilusión a su vida de legajos y archivos (aparte de la adrenalina de mandar arrestos y hacer raids a domicilio). Pues el sobrino, que se gana la vida haciendo crucigramas y jugando al póker, al final tiene un deportivo impresionante. Y empieza a estar posicionado para ligarse a  la colega jueza que va a heredar el caso. "¡En qué mundo vivimos!" reflexiona la jueza Charmant Killman. Y se va con el sobrino en el deportivo. Esto está bien llevado en la película, la incertidumbre sobre si son paranoias de la jueza las sospechas sobre su sobrino, o si realmente el sistema es capaz de corromperlo todo hasta ese punto.

El caso que investiga la Killman recuerda (por lo de ser una jueza, por los capitostes con contactos políticos) al famoso caso Elf, donde las comisiones millonarias iban y venían que daba gusto, y la juez instructora Eva Joy sacó a relucir los asuntos de amantes colocadas, espías en la cama y redes de contactos que iban de Mitterrand a Kohl. Pero lo mismo serviría Enron (aunque ahí había menos erotismo parece), o el famoso asunto Sogecable aquí en España, que llevó a la expulsión de la carrera judicial de Gómez de Liaño tras empapelar a Jesús Polanco. O tantos otros.

Eva Joly era una noruega que había subido a pulso por el sistema judicial francés y no tenía tradiciones familiares que respetar. Aquí la jueza es una "plebeya", una chica de pueblo que se echó novio de buena familia y sacó su puesto en oposiciones. Y cree en el sistema público que le ha vendido la République, y con razón, porque ella es su producto y ese sistema es la base sobre la que ha trabajado ella, le ha permitido ser tratada en pie de igualdad con los hombres, por sus méritos y trabajo, y llegar hasta donde está... pero no más allá. Lo que muestra la película es que ese sistema llega hasta cierto nivel, pero que la realidad es otra. Que en Francia (y no digamos en España), aparte de la transparencia y cuentas claras, el juego limpio, las normas públicamente avaladas y las leyes, están los corros de influencia, los trapicheos, los corralitos con normas no escritas, las prácticas de corrupción establecidas y no nombradas a menos que sea necesario. Y que son las auténticas normas no escritas que regulan el ejercicio del poder.

La juez es una "plain dealer" que entra a saco en este sistema de entendimientos y favores mutuos en el que se basan las altas finanzas, y da entre miedo, pena y risa a los peces gordos. Su sueldo, le da a entender uno, es patético, en uno de sus sobres él pasa el sueldo de ella de varios años, y encuentra ridículo que le vengan a recriminar lo que son las prácticas habituales para quienes entienden. Se protestan unos a otros escandalizados que esta mujer no se entera de "las reglas del juego". Y es cierto, no las entiende o no quiere entenderlas, pero ya le va llegando la lección al final.  

La película es pues sarcástica y amarga, no ofrece soluciones para los problemas que denuncia. Que sólo son problemas según quien los vea, claro. El dinero y las influencias indebidas engrasan los altos negocios. ¿Y esta tía se cree que lo va a cambiar? Ilusa. Igual se piensa que se pagan comisiones porque a la gente le encanta ser corrupta. No, es porque fluya el capital. No es que haya "corruptos" en el sistema, es que el sistema es así, aunque algunos prefieran pensar otra cosa. Que se vaya a empujarle la silla de ruedas al marido, anda. Los del petit comité ya saben de lo que hablan, y son sus reglas las que se aplican en última instancia, no esas interpretaciones literales y estrictas de las leyes en las que sólo creen los que no tienen ni cultura interna, ni clase. Que no tienen ni idea de cómo funciona el cotarro, y aún vienen queriendo dar lecciones.


L'Ivresse du pouvoir (A Comedy of Power / Borrachera de poder). Dir. Claude Chabrol. Written by Odile Barski and Claude Chabrol. Cast: Isabelle Huppert, François Berléand, Patrick Bruel, Marilyne Canto, Robin Renucci, Thomas Chabrol, Jean-François Balmer, Pierre Vernier, Jacques Boudet, Philippe Duclos, Roger Dumas. Photog. Eduardo Serra. Music by Matthieu Chabrol. Music dir. Laurent Petitgirard. Ed. Monique Fardoulis. Prod. des. Françoise Benoît-Fresco. France: Alicéléo / France 2 Cinéma / AJOZ Films / Integral Film,  2006.


El diablo se viste de Prada





Sábado 19 de mayo de 2007

Dos Libertangos

El primero, de la película de Sally Potter "The Tango Lesson". Toca Yo-Yo Ma, y bailan Pablo Verón y la directora del clip, entre otros.




El segundo por el trío irlandés Sephira, tocando en Glasgow.




Y un tercero, Grace Jones:


Fr/antic



Viernes 18 de mayo de 2007

Cambridge-El Pilar-Etanos-La Ira de Hipno

En Cambridge estuve haciendo un cursillo de literatura inglesa en la universidad y comiendo porrich (en Emmanuel College era) hace mucho tiempo. Hoy he vuelto a acercarme más virtualmente por allí, dedicándome a webmasteur amateur de esta web para los exámenes de Cambridge en Zaragoza. 

Y me he pasado por la encuadernadora, al lado de la plaza del Pilar, para recoger el Volumen 4 de Vanity Fea, en versión encuadernada... Si es que algunos no nos libramos del fetichismo de la página-no-web.

Y más sobre la plaza del Pilar. Un comunicado de prensa del Foro Ermua:

En Zaragoza, como en el resto de capitales, el Foro Ermua convoca el martes 22 de Mayo a las 19,40 horas en la Plaza del Pilar: "ETA fuera de las instituciones".

Allí estaré, I hope. Mientras recomiendo leer el artículo de Savater "Casa tomada" que no se animan a publicar en El País, y este otro de Voto en Blanco, "El PSOE está en peligro". Aunque ya paso yo bastante de los peligros del PSOE a estas alturas.

Entretanto, se presenta el fin de semana tranquilo, los nenes no están para muchos trotes, ni yo, con catarros y alergias brutales. Oscar es el más planchadico. Pero a pesar de todo nos ha llenado la casa de carteles de aviso e ilustraciones del ataque de sus pokémones favoritos. El que mas me gusta es "La Ira de Hipno".

Mi saldo web




La flauta mágica

The Magic FluteÁlvaro lleva una temporada ensayando la primera aria de Papageno con su flauta dulce (no mágica), así que para inspirarlo un poquito, además de unas audiciones de los CDs disponibles, ayer nos fuimos a ver la película de Kenneth Branagh.

Que nos vuelve a contar el libreto original de Schikaneder, con una muy buena interpretación de la ópera de Mozart, aunque esta vez lo han desviado la temática hacia una temática del gusto actual: pacifismo, mensaje antibélico, etc. Está ambientada en la Primera Guerra Mundial, y hay impactantes imágenes no tanto de los combates (un poco torpiñas éstas) como de las trincheras sobrevoladas, de un gigantesco cementerio militar, y (más artificiosamente) de la tierra arrasada volviéndose en verdes campiñas al final.

Se le ha criticado un poquito el abuso de movimientos de cámara por diseños de animación gráfica, pero bueno, dada la naturaleza artificiosa de la ópera, no desentona casi ningún exceso. Más desentona, si acaso, el intento de sacarle algo de lógica al argumento... con el resultado de volverlo aún más confuso si cabe, claro. Las limitaciones de la historia original quedan más discretas disimuladas en un ambiente fantástico o hierático. Y algo de eso hay también aquí, pero sobre todo está el reciclaje de la historia en la Primera Guerra Mundial, que a pesar de algunas coincidencias curiosas invita más bien a potenciar el absurdo. Aquí Sarastro no es el líder de una secta, sino un benevolente trabajador social, o director de hospital, o de una ONG antibélica. Así que me temo que con esto compra Branagh boletos para que le critiquen los críticos, para quienes nunca da la talla, o la da demasiado, volviéndose grandilocuente...

En fin; interpretaciones y adaptaciones y apropiaciones alternativas del tema masónico de Mozart, por supuesto puede haber, pero a mí esta me ha parecido muy bien en conjunto, para lo que puede dar de sí el material. A Álvaro le ha gustado especialmente Papageno—y hasta Sarastro, hay que ver. Aunque puestos a criticar a Branagh (que yo no voy a ser excepción), hubiera sido más interesante una lectura que le buscase las cosquillas al tema masónico, en lugar de intentar correr un tupido velo sobre él. Pero bueno—la película está enormemente trabajada, superproducida, y seguro que los amantes de la ópera pasan un rato excelente.

Aunque ya he hablado, porque hay mucho morro fino en exceso entre el personal éste. Seguro que no les gusta alguna "resituación" de las canciones, por ejemplo la Reina de la Noche avanzando de pie sobre un tanque, o un coro impresionante cantado por sacos terreros en una trinchera (para una de las piezas más vanguardistas escritas por Mozart). O el dúo de Papageno y Papagena mientras construyen un nido, y con cacareos de gallinas añadidos. Y travellings imposibles a través de ventanas, y pupilas, y espejos... Vamos, visualmente es excelente, y en ocasiones (efecto quizás indirecto de los absurdos argumentales y resituaciones) tiene el toque errático y sorprendente de los sueños. Si es que hay a quien no se puede contentar. Y los que no aguanten la ópera, qué les voy a decir—que se acerquen a ésta a ver si cambian de idea. Si con Mozart pasado por Moulin Rouge no cambian de idea, que no lo vuelvan a intentar.

The Magic Flute. Dir. Kenneth Branagh. Film of the Mozart opera. Libretto by Emmanuel Schikaneder, trans. Stephen Fry, adapt. Kenneth Branagh and Stephen Fry. Chamber Orchestra of Europe / James Conlon. Cast: Joseph Kaiser, Amy Carson, René Pape, Lyubov Petrova, Benjamin Jay Davis, Sylvia Moi, Tom Randle, Ben Uttley, Teuta Koço, Louise Kallinan, Vanessa Ashbee, Kim-Marie Woodhouse, Rodney Clarke, Charne Rochford. Prod. Pierre-Olivier Bardet and Simon Moseley. Cinemat. Roger Lanser. Ed. Michael Parker. Prod. des. Tim Harvey. Set decor. Celia Bobak. Idéal Audience /Peter Moores Foundation / Celluloid Dreams, 2006.*

Half Light






















Jueves 17 de mayo de 2007
Matrix pod
Welcome to The Machine


Hoy he tenido un día muy webero, y con experiencias contrastadas. Primero en clase, dedicada a un comentario de "The Machine Stops", relato profético de E. M. Forster. Es una interesantísima anticipación distópica de 1909, que predice la hiperglobalización del mundo postindustrial (convertido en una máquina controladora casi a modo de Matrix), las videoconferencias y redes sociales, la virtualización de la existencia... y la crisis de todo el sistema por inhabitable e insostenible.

También he expuesto mi teoría de la Máquina-Armario, según la cual la máquina asfixiante y maternal del cuento de Forster está relacionada con la homosexualidad del autor y su sentido de ahogamiento en el ambiente femenino y victoriano del que provenía. No en vano el personaje más cruelmente tratado del cuento es una figura materna—una Reina Abeja o madre sofocante, que si bien no se trata con su hijo, le tiene los instintos vitales reprimidos por medio de la Maquinaria interpuesta. La Máquina como regulación del orden público: sistema mediador de protocolos sociales, garante de la visibilidad total del sujeto, y del control social mutuo—algo insoportable para los disidentes de diversos pelajes.

Y luego me he ido a una conferencia de David Ugarte sobre "Cosas que hablan, redes que hacen: Internet en 5 años", que versaba, cito sobre "Cómo el desarrollo de la web 2.1, el fabbing y los 'arfidos' nos llevan hacia una web mixta de redes, personas  y cosas que comparten, crean, transforman y fabrican personalizadamente. Cómo sera un mundo 3.0, como seran las empresas 3.0 y cuales seran los grandes conflictos (patentabilidad, privacidad) del momento".

Los arfidos (que son al código de barras lo que el hipertexto es al texto) nos controlarán quizá de modos insospechados, un poco como la máquina de Forster—que debió inspirar a los diseñadores de Echelon. Serán un elemento más en la traza digital que vamo dejando a modo de ingenuas Sandras Bullocks. Habrá un exceso de información, el sueño de los estadistas y estadísticos, que podrán infiltrarse en ella e interpretarla con buceadores de datos como los que describe Gibson. En cuanto al fabbing, prevé Ugarte la proliferación del "hágalo usted mismo" y reciclaje no ya sólo en blogs o vídeos caseros, sino en la fabricación o "impresión-3D" automatizada de componentes, piezas y objetos que serán libremente modificables por los usuarios.... si logramos acabar con las patentes y derechos de propiedad. Nos podremos diseñar e imprimir, por ejemplo (si no en nuestra impresora, quizá sí en la tienda de la esquina) un producto tuneado o customizado como el Fab-1. Si tienen una impresora/esculpidora de siete metros.

Pero creo que esto pinta la imagen de un mundo demasiado creativo, un mundo de hackers alternativos. Que no es el real. En el mundo real (y en el virtual) que yo veo, la gente es menos creativa, somos más bien borreguicos siguiendo las instrucciones centralizadas de la tele, o "creando" ellos mismos de modo limitado contenidos y productos también prediseñados por la máquina. Como para ponernos a reinventar la tecnología cada cual por su cuenta. Antes nos reinventará la tecnología a nosotros: el futuro estará más cerca del mundo de la Máquina de Forster que de la utopía ecológico-reciclable-tecnológica de Ugarte...  me temo. Y es que, aparte de otras cosas, la tecnología va más deprisa de lo que la podemos seguir, y quien va a estar siempre en posesión de ella son los Estados y otras instituciones inmortales. Los individuos somos como hierba, tenemos una vida demasiado corta, ya nos vale con llegar a aprender cómo hacer un blog y poco más, y si encima nos tenemos que leer a Forster... O traducirlo, que igual es lo que tendría que hacer yo ahora. Aviso para los tiempos que corren. Aunque a fin de cuentas cada cual vive en su mundo, en el que le llega y en el que se hace. Some are born to sweet delight, some are born to realms of night—ya sea dentro o fuera de la Máquina.

Lovecraft y la Ansiedad de la Red










Miércoles 16 de mayo de 2007

DoubledummyDe cara a las próximas elecciones

Me encantaría votar en las elecciones autonómicas y locales las propuestas de los candidatos autonómicos y locales (que si metro sí, que si metro no) pero desde luego no tengo la menor intención de votar en estas elecciones a un partido que no dé la altura en sus planteamientos políticos nacionales o internacionales. Porque si ignorar la política local es una irresponsabilidad, mayor irresponsabilidad es aupar al poder o mantener en él a quienes hacen políticas detestables cuando tienen las máximas responsabilidades nacionales.

Por eso no pienso votar a ningún partido que abogue por alianzas con grupos separatistas (jugando con un fuego que ni se terminan de sospechar), cuánto menos uno que les eche paños calientes a los terroristas, buscando congraciarse con ellos a la vez que trata a otros partidos democráticos que le pueden disputar el poder como si fuesen éstos los terroristas. No pienso votar a partidos que aplican ceguera selectiva y niegan la evidencia para favorecer este supuesto "proceso de paz" con los etarras, y dan instrucciones por lo bajo para beneficiarlos y retirar cargos contra ellos, a la vez que acusan de fascistas a las víctimas del terrorismo. Porque el atentado contra la evidencia, cuando se lleva a cabo desde el poder, es de los más graves que se puedan cometer. Y no votaré, ni ahora ni nunca más, a un partido tan borreguil que es incapaz de llamar la atención a sus líderes cuando lo llevan por un camino contrario a su ideología, intereses y dignidad.

Pero estoy de acuerdo con quienes como Manuel Molares hablan de que hay un insalubre vacío político, y no están satisfechos con la alternativa pepera a este nefasto gobierno. Le he puesto este comentario en Crónicas Bárbaras:

El PP es impecable en sus posturas antiterroristas en España. Pero, ay, se alió con Bush para iniciar una guerra de agresión ilegal. Contra un tirano repugnante, sí. Pero-con miles de bombas (más que muchas etas juntas) y miles y miles de muertos. Y no es sólo que les dé corte retractarse de ello ante el fiasco. Es que esa postura tan clara de no autocriticarse en este tema indica en luces de neón que volverán a hacerlo en cuanto se presente la ocasión. Así que, ¿cómo votarles?

Se me dirá (en buena lógica sectaria hispánica) que esto de la guerra de Irak es argumento pesoe, que me he debido confundir. Bien, pues a los miles de muertos en Irak creo que les dará muy igual que sea argumento pesoe. Y a mí también. Recuerdo que en 2004, poco antes del 11-M, cuando los etarras intentaban atentar y les desactivaban los explosivos o les detenían las furgonetas, puse este cartel por ahí (aún no tenía blog yo por entonces, pero me pudría el tema y tenía que protestarlo en algún sitio):

NOTICIERO-FICCION
EN HOMENAJE A ORWELL:

NACIONAL:

ETA LANZA 28.000 BOMBAS CONTRA OBJETIVOS MILITARES Y CIVILES EN 2003

Según la organización terrorista, los objetivos eran exclusivamente militares. Sin embargo, por “errores” o “daños colaterales” los aviones y misiles de la banda causaron la muerte a cerca de 7000 civiles. Las víctimas militares se elevan a decenas de miles. Se sospecha una connivencia de intereses entre los autores de esta campaña de atentados y las grandes industrias armamentísticas.


INTERNACIONAL:

LOS GOBIERNOS DE EE.UU, REINO UNIDO Y ESPAÑA ACUERDAN LA COLOCACIÓN DE VARIOS KILOS DE GOMA-2 EN UNA ESTACIÓN DE FERROCARRILES DE IRAQ.
La medida ha recibido numerosas críticas por no haberse demostrado la existencia de armas de destruccion masiva en ese pais, y por no haber sido explícitamente aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. El artefacto, que podía haber causado numerosas víctimas, fue desactivado por la policía iraqí antes de su explosión.


Nota: Estas noticias son ficción. Cualquier parecido con la realidad sería pura coincidencia.
LONG LIVE BIG BROTHER!

Fin de la cita. A veces es difícil mantener la proporción visual entre el argumento propio y el ajeno, con los ojos tan llenos de pajas y de vigas. Y es que, como he dicho antes, la falsificación deliberada de las evidencias desde el poder me sigue pareciendo una de las mayores perversiones a que puede llevar el interés partidista (dejo aparte lo de ordenar bombardeos a civiles, etc.).

Por eso, de cara a estas elecciones—

- ¿Votar un partido nacionalista, para tener más matraca nacionalista en este país de la que ya tenemos? Ni borracho.
- ¿Votar a alguno de estos dos grandes partidos "españoles" (?)—tan irresponsables y sectarios cada cual a su manera, o a Izquierda Unida (valedora del fascismo batasuno en el País Vasco)? Ni borracho.

Y los "pequeños partidos" improvisados con voluntarismo… suelen dejarse fagocitar, o transfugar, o comprar por los intereses de los grandes cuando la cosa se pone seria.

Y el voto en blanco, o la abstención testimonial, muy bonito, pero sirve de poco más que un voto a voleo, o que un voto nulo. O de poco menos.

Las opciones son limitadas—aunque por suerte se puede sumar a cualquiera de ellas la protesta por las limitaciones y sectarismo de los partidos políticos, y por las inconsistencias a que nos abocan a los demás con sus dinámicas absurdas.

Me gusta este partido







Martes 15 de mayo de 2007
Tommy
Tommy

 He vuelto a ver Tommy en el treinta aniversario de la película, o treinta y dos ya—y casi cuarenta del musical. Menudo revaival—la debí ver como cuatro veces cuando era estudiante a principios de los ochenta. Los Who acaban de pasar por Zaragoza el verano pasado¿los quién? Ya no sé si los conoce nadie. Re-viéndola, me ha llamado la atención sobre todo la obsesión paterno-generacional de todo el asunto, el edipazo caso grave.

La película modificó la historia original de la ópera rock de Townshend, para hacer de la figura del Padre Ausente una especie de fijación de Tommy; este segundo Tommy es una versión pop de Hamlet, con un padrastro explotador y escenas con su madre un tanto a lo Gertrude (pseudo-incestuosas, se ha dicho). Aunque eliminando del tema hamletiano el asesinato del padrastro.... al menos no muere éste explícitamente a manos del propio Tommy. Este padrastro parece (como en Hamlet un desplazamiento simbólico del propio padre, que no llega a la altura del Patriarcado conforme el niño va creciendo—y de ahí que se vea proyectado en una sucesión de papeles incongruentes, desde "tío", a maltratador, a socio, empleado, colega, manager... No hay manera de fijar la relación con el padre.

La película empieza y termina en unas highlands, al principio con sus padres de excursión kitsch; al final con Tommy, ya destruida su neorreligión, y tras un nuevo bautismo, cerrando el círculo, escalando al mismo sitio donde veíamos a sus padres, y reafirmando su independencia cara al sol (el símbolo paterno-cósmico). El sol sustituye aquí a las bolas de pinball (un tanto lunares, lunas especulares parecen) que eran el leitmotiv de Tommy hasta entonces. Nos recuerda el sol naciente a la esfera reluciente que alzaba su padre en la visión en la que se le aparece de niño (a modo de fantasma del viejo Hamlet)—también en la misma cumbre, por cierto. He aquí otro cambio del musical a la película en la dirección edípica: el fantasma del padre asume el papel de gurú iniciador y guía interno.



La escena del asesinato del padre, por cierto, se trata en la película de modo bastante ambivalente: más que un asesinato (aparte de que las fechas no casan) el tratamiento de la escena se lleva deliberadamente hacia una escena primordial de trauma: la instauración de un Edipo traumático. No sabemos si este padre que ha aparecido es una realidad o un símbolo en la mente hamletiana de Tommy. O del guionista.

La película es, pues, la historia de cómo se supera el trauma resimbolizándolo en una serie de desplazamientos—lo cual quiere decir que en cierto modo no se supera, sino que se transforma o se adapta a la nueva fase vital. Se inaugura una nueva adolescencia, que en parte nos libera de la anterior y en parte la repite compulsivamente. Adaptarse ya es mucho, y la película desde luego va explícitamente sobre liberaciones espectaculares de las propias ataduras. Menos explícitamente, muestra también cómo se perpetúan éstas—y aquí ya pasamos sin solución de continuidad del proyecto consciente de la película al inconsciente. Tommy es un adolescente desgarbado, retrasado, Roger Daltrey no pasa por teenager, claro; pero es que ha de ser un niño mal crecido sin crecer, encerrado todavía en el trauma edípico—por no decir en la fase del espejo (pues sólo se ve a sí mismo, y quizá a su padre, en los espejos).

Tommy es además un hamlet pasado por Cristo—(modelo del papel explícito de liberador y predicador que adopta al recobrar los sentidos), un Cristo que no sabe si está llevando bien a cabo las enseñanzas de su padre; ha de enfrentarse a la corrupción de la Iglesia como nuevo sanedrín, y ha de ascender solo hasta la Transfiguración, a intentar una vez más alcanzar la plena divinidad que un padre exigente le ha prometido cuando haya cumplido su misión—un padre empero cada vez más solar e inalcanzable.

La resurrección de Tommy tiene lugar en dos fases: en la primera, se convierte (aún sin consciencia propia) en un ídolo del pinball—emblema de la cultura adolescente urbana moderna, alternativa al mundo de los adultos y primer camino para alcanzar la autoimagen. Pero esa liberación es falsa, y requiere una nueva liberación que no es sino una repetición de lo ya andado—más alienación a través de la cultura de masas (con Sally Simpson adoptando ahora la postura alienada y con Tommy como falso liberador, también alienado). Es curioso que Tommy, antes de Parque Jurásico, es quizá la primera película con automárketing interno, que vende dentro y fuera de la película el mismo merchandaising: camisetas, colgantes, chapas de Tommy, como autocrítica postmoderna de la alienación consumista—y saca tajada de paso, claro. La propia música/película como falso ideal y producto de culto autodesconstruido:
 

Más drogas y rocanrol, más psicodelia. Más campo de vacaciones—ya decía el pequeño Tommy que tendría de mayor un campo de vacaciones, y en él se juntan la falsa religión de Lourdes, las falsas sectas que la ofrecen con otro envoltorio (como en la escena del culto a Marilyn), y la propia liberación de Tommy como falsa religión. Hay un elemento sin duda de reflexión del propio Townshend sobre la vaciedad de su papel como ídolo de masas—una consciencia de la propia alienación en el papel de estrella. (En The Wall, de Pink Floyd, se narra por cierto una historia similar, de padre ausente y carrera frenética del hijo por buscar no se sabe qué centro propio en un delirio de drogas y alienación...).

La cultura pop se contempla a sí misma con sarcasmo, como una falsa religión penetrada por el márketing, y que no tiene nada que ofrecer. La liberación ha de ser personal, y quizá el guionista sentía que su liberación estaba siempre empezando—aunque nos hace sospechar la estructura de Tommy que no hacemos sino correr de unos ídolos a otros, guiados por compulsiones demasiado profundas para analizarlas nosotros mismos. Al menos, vamos consiguiendo hacer carrera e ir reconociéndonos en el espejo, aunque a veces no conseguimos mantener una sana distancia con él y tendemos una y otra vez a atravesarlo. Tommy, o el emblema de la perpetua adolescencia–siempre llegando tarde a ocupar el lugar del padre. En la sociedad de consumo y del simulacro producido en serie, no saldremos de la adolescencia, y la apoteosis parece postponerse indefinidamente mientras la canción "Listening to you" nos vuelve a colocar una vez más en el papel de seguidores de viejos y nuevos mesías e ídolos de masas...




Tommy. Writer and dir. Ken Russell, based on Pete Townshend and The Who's rock opera. Cast: Oliver Reed, Ann-Margret, Roger Daltrey, Elton John, Eric Clapton, Keith Moon, Paul Nicholas, Robert Powell, Tina Turner, The Who, Jack Nicholson. Photog. Dick Bush. Exec. prod. Beryl Vertue and Christopher Stamp. Assoc. Prod. Harry Benn. Prod. Robert Stigwood and Ken Russell. Robert Stigwood Organisation, 1975.

Rien de rien











Los preciados apuntes

Últimamente me he apuntado a recibir Ibercampus, una revista web sobre la universidad ibera—supongo que por mantener más bajo el porcentaje de correo basura. Hoy leía esta noticiapreciación: "La red pondrá en apuros a los profesores que impartan material desfasado". Entre otras: "Muchas universidades españolas ya piden a los profesores que cuelguen los apuntes en Internet, para que los alumnos tengan acceso al material libremente. Algo que, según algunos expertos, pondrá en evidencia a aquellos contenidos pobres o desfasados y, por ende, a sus autores."

Vaya, yo creía que los alumnos tenían acceso libre a bibliotecas, libros, la red, el OpenCourseWare... pero resulta que faltaba el meollo meollorum, la madre de la madre del cordero: los apuntes que contienen la única vía hacia el conocimiento de la Materia... Porque, por supuesto, nadie se molesta en consultar la bibliografía recomendada, habiendo apuntes.

Aparte, esta nueva Directiva hacia la Calidad se contradice con otra: se supone que los alumnos ya no van a oír clases magistrales, que van a ser desterradas a Tomi, ni van a tener que hacer exámenes. ¿Para qué quieren apuntes, pues? En clase realizarán (en grupo) unos ejercicios prácticos que supondrán trabajo realizado y—por supuesto—aprobado. ¿Para qué van a querer apuntes teóricos sobre unas disciplinas que son esencialmente prácticas? Igual he entendido mal, y lo que hay que poner en red son los ejercicios a realizar en clase. Y las soluciones, claro. O igual ya no hay que ir a clase para nada mejor; apaga y vámonos, bastantes estudiantes ya lo hacen.

Otra cosa es que no sé si en el contrato con la Universidad entra (igual ahora lo añaden en la letra pequeña) la obligación de publish or perish en este sentido. ¿Será la Universidad la dueña de tus lecciones, con copyright además? Supongo que en buena ley se entiende que el saber emana de la Universidad, siendo tú sólo su portavoz, o quizás más bien un mero empleadillo prescindible, y obstáculo a su labor docente.

Podría quizá hacer como el Van Veen de Nabokov, y después de colgar mis apuntes en versión podcast, descargarlos simultáneamente en clase mientras muevo los labios, asegurando así la calidad docente del material impartido.

Yo lo malo es que muchas veces no sé lo que voy a decir en clase hasta que lo digo. Claro que tengo un programa, y hasta a veces apuntes—de esos viejos y amarillos, algunos incluso en Internet, con fondo amarillo—pero normalmente lo que digo no se parece mucho a los apuntes. Al menos no la parte interesantede lo que digo. A veces también participan los alumnos—no todo lo que yo querría. Igual les debería pedir a ellos que me digan también lo que van a decir, para colgarlo en la red. O, en lugar de ir a clase, hacemos un blog todos juntos, y así ya lo tienen hecho los del año que viene, y no tienen que consultarlo. Porque, por supuesto, ni tomar apuntes ni repetir lo ya hecho por otros parecen actividades formativas, y de todos modos todo está en ya la red. O en las bibliotecas. ¿Comentarios?

Zeitgeist





Lunes 14 de mayo de 2007

La institución del VERDUGO

Me estoy partiendo de risa el ejespinazo con un libro de José Carlos Bermejo Barrera que acaba de salir, La aurora de los enanos: Auge y caída de las universidades europeas, una sátira socarrante más que socarrona del proceso de reforma universitaria éste en el que estamos embarcados—el de Planificación para la Convergencia Con Europa Mediante la Sinergia con el Tejido Empresarial y Evaluación de la Calidad Oficialmente Entendida. Vamos, que me río por no llorar, porque estoy viendo que mi entorno departamental es de lo típico típico (en la medida en que las Humanidades pueden ser típicas hoy de la Universidad...)—vamos, que parece que haya estado infiltrado el autor con cámara secreta y grabadora en la sala de reuniones del Departamento nuestro. Donde hay mucho especialista en dividir al personal en Listos y Tontos, o gente con marchamo de calidad y gente sin marchamo de Calidad. Criterios de Calidad que luego se emplean—de modo objetivo, claro—para hacer sayos con las capas propias y ajenas, y regular la dinámica de grupos con normas no escritas, una vez se ha interiorizado en el personal la falta de confianza en sí mismos y el temor al Verdugo.

Aquí pongo un trozo del capítulo 3: "Declaración particular de los derechos de algunos, o doctrina universitaria del derecho y de la virtud."

Título tercero: del gobierno de las universidades

Artículo 22: el gobierno de las universidades ha de basarse en los siguientes principios:
1. establecimiento de la desigualdad y control de las mayorías
2. creación de la riqueza y reparto desigual de la misma
3. represión de la disidencia mediante el ejercicio de las funciones académicas del VERDUGO.

Glosa: todos estos principios se derivan de los artículos anteriores, por lo que no necesitan explicación. Además, dado que en una Declaración particular de los derechos de algunos únicamente deben establecerse las normas fundamentales que rigen el funcionamiento del derecho, y no entrar en los desarrollos normativos concretos, procede pues limitarse a definir las funciones jurídicas esenciales del instrumento fundamental del gobierno: el VERDUGO

Artículo 23: son funciones esenciales del verdugo la ejecución de los reos y la tortura de los mismos

Glosa: ya se estableció anteriormente que la pena de muerte no tiene sentido. Ello no obsta para que el verdugo siga teniendo una función esencial. No obstante, esa función ha de ser redefinida en el marco de la "sociedad del conocimiento". (…)

Artículo 26: Sólo quienes gobiernan el mundo y la Universidad tienen derecho a establecer los significados de las palabras y a fijar los criterios de la verdad y la falsedad.

Glosa: en la "sociedad del conocimiento" la realidad sólo puede ser conocida a través de los medios de comunicación y mediante los lenguajes existentes. A esa realidad se le llama realidad virtual. Los que gobiernan, gobiernan poque conocen la realidad gracias a su inteligencia. Si la realidad es virtual, ellos no sólo tienen derecho a controlarla, sino también a crearla, no sólo de la forma más inteligente, sino también con vistas a mantener la existencia de la desigualdad y a favorecer la producción de las riquezas y su reparto desigual, en aras del bien común. Por ello el producto resultante, además de ser bueno y justo, también será verdadero. Cuando un ser humano no conoce la verdad está equivocado. Cuando está equivocado toma decisiones que le perjudican. Si ello se hiciese colectivamente surgiría el caos social. Por ello, con el fin de evitarlo y lograr el bien común, quienes gobiernan tienen derecho a establecer los significados de las palabras, a regular su uso, y a fijar los únicos criterios válidos de la verdad y la falsedad.

Artículo 27: Serán, pues, las funciones esenciales del VERDUGO:

1. Eliminar todos aquellos obstáculos y neutralizar a todas personas, grupos o instituciones, que se nieguen a aceptar la realidad virtual tal y como es

2. Torturar los lenguajes y los sistemas de comunicación, con el fin de alejarlos de la mentira y obligarlos a aceptar la realidad virtual.

Glosa: todos los sistemas normativos de las universidades deberán estructurarse de modo que se pueda lograr este fin. Una vez que esto se haya conseguido y que se pueda controlar a la mayoría disidente, gracias al incremento de su conocimiento, se lograrán cumplir los fines básicos de los sistemas académicos, a saber:

a) fomentar la desigualdad, gracias a la creación de elites diferenciadas por criterios de excelencia.

b) establecer el gobierno de los inteligentes.

c) permitir y obligar a que los inteligentes se enriquezcan, en aras del bien común.

d) construir un lenguaje y unos sistemas de comunicación obligatorios, que establezcan lo que es real y lo que no lo es, lo que es posible y lo que es imposible.

e) obligar a que la mayoría acepte ese lenguaje y ese gobierno, gracias a la institución del verdugo.

f) continuar denodadamente la ardua labor de instrucción y educación de la mayoría de los tontos, con los fines siguientes:

1. que acepten que son tontos, y que no saben.
2. que acepten que deben ser gobernados por su bien.
3. que acepten que no están capacitados en modo alguno para saber quiénes son y cuál es el mundo en el que viven, y que no se puede salir de la realidad virtual.
4. que sepan que siempre estará presente el VERDUGO.

Entre la lista de Virtudes de la Minoría que siguen: el dogmatismo, la omnisciencia, la prepotencia, la arrogancia, la vanidad, la avaricia, la intolerancia, la lujuria, el paternalismo, la displicencia, la compasión...  (—"pero siempre despreciándolos").

(José Carlos Bermejo Barrera, La Aurora de los Enanos, ed. Foca, 2007; 60-64).

Seccionando el Departamento Reloaded



Propuesta de cartel

Para el próximo "XIV Seminario Susanne Hübner: Linguistics and Persuasive Communication"que tendrá lugar en nuestro departamento del 14 al 17 de noviembre. Siga el enlace para más información. El diseño del cartel es de José Mari Ciordia. Bonito, ¿eh?

Persuasive

Envío a la lista de AEDEAN el siguiente colfapeipas:

The XIV Susanne Hübner international seminar, "Linguistics and persuasive communication", will take place in Zaragoza, 14-17 November 2007. (2nd call for papers)

The XIV Susanne Hübner international seminar is organized by the Department of English and German philology (University of Zaragoza, Spain).

The 14th edition of the Susanne Hübner international seminar will welcome paper proposals in the traditional disciplines of linguistics as well as in neighbouring disciplines insofar as these are deemed to be of interest to linguists and students of natural language.

With plenary lectures and papers as its main scientific events, this international seminar, aims to focus on the ways in which linguistics and persuasive communication matter in the realms of language, higher education, literature and the arts, culture, history and sociology, etc., transnationally and globally.

We welcome proposals for 20 minute papers -with a 150-word abstract (including 3-5 keywords and bibliography).

EXTENDED DEADLINE FOR PROPOSALS: 15 June 2007.

Key Dates:

Deadline for submission of paper abstracts is 15 June 2007
Notification of acceptance will be sent by June 30, 2007
Deadline for payment of registration fee is July 31, 2007
Deadline for receipt of full papers is September 25, 2007
Seminar starts/finishes: 14-17 November 2007.

Info:
http://englishstudiesuz.tripod.com/14shconf/

Contact: <http://englishstudiesuz.tripod.com/14shconf//cfp020507.doc>

Dr Marta Conejero

martacl@unizar.es

Dr Micaela Muñoz

Dr Beatriz Penas


Linguistics and Persuasive Communication





Introduction to Total Speech

Michael Toolan, Total Speech: An Integrational Linguistic Approach to Language. Durham (NC): Duke UP, 1996.

—A summary of Michael Toolan's introduction, with a few additional comments (marked jagl). This introduction is a systematic exposition of the main argument of the book, and of integrational linguistics as a whole—a perspective on linguistics which I find quite illuminating. There is much interesting common ground between integrational linguistics and symbolic interactionalism, including G. H. Mead's emergentism—perhaps to be explored some day.


Introduction

3 “A decidedly skewed conceptualization of language develops when certain ideas that are useful as simplifying aids to such pragmatic tasks as translation and language teaching—that is, generally useful rules of thumb—are recast as unquestionable foundational axioms, on which and without which the scientific study of languages would be impossible. Among these ideas is the claim that a language is an autonomous, decontextualizable biplanal code.”

Here: … “attention to the ‘inevitable contextual embeddedness’ of language is foundational for all that follows.”

Roy Harris, “integrational” perspective on linguistic interaction, vs. post-Saussurean segregationalist and autonomous linguistics.

4 “Integrational thinking declines to accept that text and context are distinct and stable categories, prior to consideration of particular cases.”

“Perhaps nothing has done as much to promote the text-context binarism in linguistics—in linguistics, the science of language famously committed to the idea of the primacy of speech as the most natural human linguistic medium—as the development and spread of writing.”

5 “Transcription is a kind of absconding with that part of an interaction most easily reducced to writing, leaving the remainder as disposable residue.”

… “a foundational way to study language is first to separate text from context, that is, raise up the ‘linguistic’ and set aside the ‘nonlinguistic’, is part of the powerful and environing picture that now holds us captive.”

Text and context are inseparable:
“Both text and context are ontological derivatives, and after-the-fact sense making, and just what is deemed to be the text and what the (relevant) context is decided locally from within the interactional situation at hand.”

“The integrationist resists here, as in other areas of linguistics ,the overly determined picture of linguistic interaction that ‘type-token’ theorizing presents”.

6 “beyond particular cases it is contentious to specify, in any absolute way, just what is or consitutes context and what does not.” Sentences are abstract theoretical items, not actual ‘raw’ utterances.

7 Lyons: “When we use language to communicate with one another, we do not produce sentences, but utterances….. since sentences are never produced by speakes … there can be no direct relationship between sentences and particular contexts (Lyons 1968: 419-20).”

“However, if —as from an integrational position— no sharp division between sentences and utterances is endorsed and the relevance of locally determined contextualizing of utterances is revealed, then all the factors that Lyons noted —cotextually displayed information, background knowledge, assumed shared conventions and beliefs— toghether with numerous further potentially relevant variables, are again matters for attention. Those further contextual variables may include, but cannot be limited to,the gender, ethnicity, nationality, class, expertise, etc. of iteractants and their use of paralinguistic factors such as tone of voice, gaze, posture, and facial expression. Since just which of these factors will influence the uptake (and the analysis—jagl) of an utterance on a particular occasion can emerge only froom that particular intaraction event, it is impossible to provide a general predictive account of ‘the nature of context’.”

“In normal circumstances, what counts as communicationally relevant or criterial context is revisable and indeterminate in nature.”

8 “the criteria for what counts as a souvenir or a sausage emerge from the particular circumstances of each controversy (and what the adjudicatory parties take to be the salient circumstances in those controversies); there is little direct submission to literal or dictionary (i.e., decontextualized) definition” (—por ej. lo que cuenta como lingüística en unas oposiciones—jagl).

“This is partly because dictionaries rarely provide a ‘single’ answer to any interpretive or definitional question posed of them but more generally because present circumstances can always override received lexicographical wisdom. Making appeal to dictionaries is recurrently found to be more a rhetorical strategy than a procedure assumed to be definitive, and appearing to defer to dictionaries takes place only if no pressing argument not to do so emerges.”

“Integrational linguistic emphases in the study of language invariably include the following:”

9     a) Cotemporality (a term of art proposed in Harris 1981: 157ff.): cotemporality refers to and emphasizes the profoundly synchronized nature of verbal and nonverbal events: it relatedly acknowledges the ‘now-ness’ of language in use. The foundational assumption here is that utterances are interpretable, in the first or default instance, by reference to the speaker’s here and now, even in tall its extralinguistic complexity. All our linguistic acts—like all our nonlinguistic ones—are invariably assumed to be immediately relevant to the current situation, unless indications to the contrary are provided. It is in part because immediate relevance is the norm that linguistic and nonlinguistic acts are so often intersubstitutable.

    b) The privileging of local relevance, rather than the precedent of remote behaviour, in the situational determination of the meaning of an utterance or exchange.

    c) Sequentiality of linguistic production.

    d) The uniqueness of experience (language can never, strictly, be rerun and played over again: our sense of repetition is always a sense of the close relatedness—and not of identical reproduction—between pairs or groups of utterances, things, or events).

Potentially infinite diversity of language practices, but held in check:

“individuals are born into highly socialized normative communities, within which they are taught to find their own socialized normative place. Thus, while language is never a code, it is apparent that most individuals become habituated to a code-like predictability of usage, norms and meanings. Nor need the habituation be thought of as necessarily undesirable or demeaning: it will often be a constructive acceptance of the limits to communicative innovation and the desirability of recognizably shared public forms. Also among the forces constraining and delimiting our individualistic excesses with language (as within other domains) must be counted time, aging and mortality.” Past experiences sorte into scripts, situations, stereotypes…
“It is though this shifting multidimensional mental network of scripts, situations and styles that we undertake the making of contextualized sense of particular episodes of linguistic interaction.”

10     Integrationalist view… “that grammar is therefore quite as appropriately conceptualized as constantly developing or emergent (Hopper and Traugott 1993) rather than as fixed: and that the interrelations between such a  provisionalized grammar and speakers’ interpretive schematizations of situations (the latter equivalent to what Wittgenstein termed ‘forms of life’) entail a dialogism that truly merits the adjective Bakhtinian.” (Cf. the hermeneutic dimensions of individuality and generality in Schleiermacher—who would perhaps be critical of the integrationalists' excessive leaning to the individual pole).

Questionable notions with wide currency in linguistics:

“The notions to be reconsidered principally concern literal meaning, metaphor, intention-free signification, use of words versus mention of them, repetition, ostensive behavior, directness versus indirectness of speech, and language as the following of mental rules” “What is argued for is the need for radical change in the way these notions operate as the foundations of contemporary theorizing about language and communication.” Against the notion of language-exclusive mental faculties and mechanism.

11 (Against generativism:) “The codificatory and systematizing impulses of modern linguistics have been so powerful as to render the idea of a language as a system and a code—in essence, a species-wide and species-specific complex mental program to be progressivley deciphered by linguistsd via slow but steady advances in technical modeling—utterly standard and barely questionable common sense.” Reluctance in neighbouring discipines to criticize the cognitive-mechanistic model; general respectful acceptance and tentative application of the paradigm, disregard of language use in specific situations.

12    Orientedness to others, crucial. “I accept that it may more accurately be represented as something fostered culturally for so long that it has come to be called simply natural.”

“Language is essentially rooted in trust, goal orientedness, memory, and acuity of perception since—like those very attributes—it is an integral part of human life (and not an autonomous faculty or organ, like a board or card added to a primitive computer, which miraculously developed along its own lines in our prehistory).” “Human life is a continual and creative puzzle solving (or attempting), in which we are repeatedly called on to make sense anew of things (as distinct from merely retrieving old solutions to things).”

“language is essentially a
13    flexible practice, shaped by profound interacting principles of self-awareness, normativity, other orientedness, and rational risk taking, integral to the larger phenomenon of risk-entailing puzzle working entailed in life itself.”

A crucial mistake of established linguistics: “it effectively regards language as a theory before it is a practice.”

“Literal meaning is a rather late-emerging construct, a derrivative” “Literal meaning is a precipitation, from countless occasions of use, of a purportedly stable or core meaning, under the catalyzing influence of pressures from a culture that has taken a ‘scriptivist’ turn: by ‘a scriptivist turn’ I mean a pronounced orientation in favor of written language (concerning which more is said in chapter 6). The conclusion is that the idea of literal meaning must be reconceptualized: proper weight must be given to the indeterminacies of meaning in context, which in turn compel us to discard altogether the notion of a stable, permanent phenomenon or level called meaning. In the longer run, in the phrase literal meaning it is not the term literal that is the more unsatisfactory but the term meaning.

14     “In recent years, however, abundant evidence has been advanced in support of the idea that metaphoricality is no exoticism in the garden of language but a widespread indigenous part of the flora” (Well, "recent years"& Vico? Emerson? Nietzsche? Better talk of an alternative tradition—jagl)

Metaphoric creativity: “an inspection of fresh metaphors at work (in a poem by Sylvia Plath) gives us some insight into the nature and workings of language as a means of communication. Metaphors are high-risk redescriptions or reinterpretations with the goal of securing enhanced intimacy or insight.”

 (On intentionality): “It is not assumed here, however, that a speaker’s intentions somehow ‘govern’
15    the utterance’s meaning or that those intentions are recoverable or determinate. More important, I argue, is the contingent but crucial process of attributing intentions, by the hearer to the speaker particularly but viceversa also, guided by foundational faculties of pattern construction and perception, other-orientedness, memory, normativity, and abstraction”.

“’Coming into language’ is examined in relation to two imagined contexts of use: the accomplishment of a work task and the maintenance of mother-infant connection. In both cases, what is crucial is that instinctive processes become increasingly reflected on: what was first and necessarily a single integrated activity becomes dis-integrated or open to analysis (e.g., into the verbal and the nonverbal), for certain purposes. In part, the individual emerging into a langauged world is performing creative interpretation of (perceived) near repetitions…” Cf. Davidson, “radical interpretation”.

Cf. Derrida, Knapp and Michaels, Fish, Rorty—all OK, but:
“While neopragmatism is broadly endorsed, it is suggested that, in the antitheorists’ rejection of any divergence between authorial intention and textual meaning, insufficient attention is paid to the independent role of the addressee.”

Derrida’s iterability reinstates language as sistem or thing, sameness untrammelled by speaker intentions.
16    “This, I contend, is halfhearted contextualism. Taking language in context seriously entails deconstructing the very idea of language as a stable thing, to be shifted from one context to another. To view language thus is already to be viewing it at an abstract level…” (Cf. mi crítica al Derrida aprisionado en el lenguaje, todo lingüístico—jagl).

Mother-child interaction: mutual knowledge present precedes interaction, not implanted at a given point.

Ch. 4, “taking language in context seriously entails a revised account of the relations between language and society” Collectivist meaning entails an accomodation with hegemony: “collectivism is an enforced stabilization of the much more
17    fluid intrinsic conditions of language use, in which the key intermediary between language and society is not an autonomous and determinate plane of linguistic meaning but a multidimensioned, user-varying network of activity-type schemata” Reference to variable situations, not just to fixed signs. “As a result, the socially embedded nature of language shoud not be emphasized at the expense of the role of the creatively interpretive individual”.

(Pragmatic psycholinguistics): “primary memory is a memory of occasions, and not selectively or exclusively of the verbal part of those occasions or of any structural pattern in those occasions” Individual sifting and sorting gives rise to “metadescriptions such as mental models, schemas, prototypicality, grammatical ruls, and word meanings”.

18    “As a result, although language is never a code, nevertheless it is quite apparent that individuals and groups—especially subordinated and disempowered ones, although here the issue of what constitutes subordination must not be prejudged—may be habituated to a code-like predictability of usage, forms, and meanings.”

Bakhtin on free indirect discourse: “In addition to being a favored narrative strategy, free indirect discourse is an instructive instance of a larger tension in language—one that emerges  also wherever quotation is apprehended as more than a reporting, as an actual saying (e.g., in newspaper reports, oral recountings, references, or testimonials).”

—Or again, “categorial separation of uses of expressions from mentions is an impossibility.” E.g. Rushdie “mentions” things in The Satanic Verses, but that is also a use.

“There is no foundationalist, freestanding basis on which to arbitrate or transcend the picture of flux and emergence within which any use may be seen as a mention, or viceversa, and where indeed neither extreme of assessment—all uses are mentions, all mentions are really uses—
19    can be noncontingently ruled out. (Toolan usa mucho el concepto de contingencia: como Gould). Also pertinent here is Bakhtin’s proposal that in dialogic discourse a present utterance is always cast or slanted so as to deflect the answering utterance it foresees. (Cf. interaction even with one speaker—dialogism of one, cf. the symbolic interactionists' self-interaction—jagl). This is other-oriented constrained guesswork if anything is, and it is thoroughly congruent with an integrational view of intentionality: intentionality, I argue, must in essence be the intentions that a hearer attributes to a speaker, without hope, possibility, or need of confirmation (by the speaker) or their accuracy. The hearer makes those attributions prior to his or her involvement in an interactional response, informed by those attributions.”

“Chapter 5 argues that in important respects both Grice’s account and relevance theory appeal to an excessively determinate base, where language is code.”

Vs. definition of irony as “echoic mention”:
“I argue that echoism is neither necessary nor sufficient for irony and that the understanding of irony (verbal or situational) begins rather with the perception of mismatch, between words and world. In the case of intentional verbal irony, the hearer assumes the mismatch to be intentional and intended to be perceived (this distinguishes it from simple lying).”

20    Ch. 6, on repetition. “The picture of a language as a system of reliable repetitions and the extensions of that picture in such notions as an inventory of reliably repeatable performative verbs or a grammar of the conditions for the effective performance of particular and determinate speech acts (proposed by Austin and Searle, respectively) are metalinguistic abstractions.”

Nigel Love says that “a language is permanently such an idea-based construct: by its nature it cannot ever become, by any miraculous metamorphosis, a first-order reality for individuals.”

 “Part of what is interesting in these issues is the clarification of why it is that our culture has come so widely to assume something different, namely, that a language (English, Spanish, Cantonese) is indeed a first-order reality, containing agreed-on and relatively fixed forms and meanings. Here, as indicated earlier, the impact of writing has been significant to a degree still not fully appreciated”

21    Against the idea of deducing authorial meaning and intentions from writing, with only a secondary attention to the specificities of the stream of written signs. Interactional salience is foremost in interpreting meaning: not recognized by generativist accounts of stored forms.

22    “The integrational revision proposes that language is, in many respects and circumstances, less rule governed and more creative and, in other circumstances, rule governed but less creative than the orthodox view allows.”… “it is arguable that what is chiefly needed is not a new methodology but rather a revised application of extant methods.”

As against the typical linguist, “the integrationist seeks above all an ‘inward’ account of language, as opposed to a detached, abstracted, and idealized one. In a discipline pervaded by models and representations, the integrational approach would have us distrust models and epresentations—at least to the extent of addressing the question whether what is modeled is truly the lay language user’s own understanding of the given phenomena" (—but this may entail ruling out the relevance of interaction among linguists as a real-life context- jagl).
   
23    “Integrational linguistics names a principle rather than a method, the principle that understanding language must entail considering how it is actually used and understood by language users….” Who are more creative than is usually conceded. “My preference is to retain, shorn of their more extravagant theoretical underpinnings, as much of a number of extant models as is possible.”

Emergent narrativity


Hamleth


Domingo 13 de mayo de 2007

Hamleth

Tomorrow, and tomorrow, and tomorrow—words, words, words.

Hamletlet




















Sábado 12 de mayo de 2007

Introducing Frankenstein

Comento aquí la introducción de 1831 que escribió Mary Shelley para su novela Frankenstein (1818).

Frankenstein or The Modern Prometheus.

Ed. M. K. Joseph. Oxford: Oxford UP, 1969. (World's Classics ed., 1980).

Epigraph from Paradise Lost. (Sigue inmediatamente la dedicatoria a Godwin, dos "makers":  "to mould Me man", irónico, —¿clave genérica para la novela como travestismo? )

Introduction (1831).

 (Se oye una voz nueva, nueva relación del autor con la invención y la imaginación. Lo presenta como parte de su vida interior, sólo con dificultad y límites transmisible al papel. Escribe desde niña, pero le gusta fantasear:)
"my favourite pastime, during the hours given me for recreation, was to 'write stories.' Stil I had a dearer pleasure than this, which was the formation of castles in the air—the indulging in waking dreams—the following of trains of thought, which had for thier subject the formation of a succession of imaginary incidents" (5) Dreams free and original, writings derivative, because they are going to be read by others, "but my dreams were all my own" (5). "I did not make myself the heroine of my tales" (6) (pero sugiere un elemento de proyección que además se realiza:  "I could not figure myself that romantic woes or wonderful events would ever be my lot; but I was not confined to my own identity, and I could people the hours with creations far more interesing to me at that age, than my own sensations" (6). Nota: to people, creations. Luego se presenta a sí misma como discípula e hija intelectual de Shelley. Historia de la estancia en Suiza, historias de fantasmas alemanas que lee prefiguran temas en Frankenstein:  el retorno de lo reprimido, el creador que acaba con su raza. Byron propone escribir ghost story, pero Mary implica que ni la prosa ni la narración se les dan bien: "The illustrious poets also, annoyed by the platitude of prose, speedily relinquished their uncongenial task" (8). (¿Detecto un tono de burla?) "I busied myself to think of a story"  desea mostrar  miedos misteriosos ocultos en nuestra naturaleza y asustar al lector,  pero— writer's block: "that blank capability of invention which is the greatest misery of authorship, when dull Nothing replies to our anxiousBruford scar invocations" (¿invocar a lo oculto?) 

Mary aprende de Byron y Shelley como el monstruo aprende de Paradise Lost: "Many and long were the conversations between Lord Byron and Shelley, to which I was a devout but nearly silent listener" (8). Experimentos científicos discutidos, posibilidad de crear vida, electricidad, fabricación de partes corporales  "brought together, and endued with vital warmth" (9) —Cf. el sueño de su hija muerta, acercado al fuego y calentado a la vida.  

La noche de la conversación, "I did not sleep, nor could I be said to think. My imagination, unbidden, possessed and guided me, gifting the successive images that arose in my mind with a vividness far beyond the usual bounds of reverie" (9). "Ve" la imagen central de la novela, el monstruo animado "on the working of some powerful engine" (9). "Frightful it must be; for supremely frightful would be the effect of any human endeavour to mock the stupendous mechanism of the Creator of the world" (9). Cf. la oposición entre la auténtica vida y creación de la poesía de Byron y Shelley y el "mecanismo" de la prosa, que ellos no consigue crear pero Mary sí,  efecto de una  "Uneasy, half vital motion" quizá. 

Crucial en el prefacio el tema de Frankenstein durmiendo, paralelismo con M. Shelley, esperar que se disuelva la fantasía, "that this thing, which had received such imperfect animation, would subside into dead matter" (9). Paralelismo monstruo / historia:  Frankenstein libro, creador y monstruo son todo uno. Pasa al presente histórico, el libro como proyección y conciencia autónoma, nos mira con "yellow, watery, but speculative eyes" (9). —Enlace narrativo: "I opened mine in terror." Paso al pasado, busca librarse de la idea, pero sólo lo puede hacer aceptándola, creando el monstruo. "I could not so easily get rid of my hideous phantom; still it haunted me" (10). Chocante que hasta entonces no hubiese relacionado ese monstruo con la historia, y entonces percibe la relación. Además, anuncia orgullosamente que lo que la aterroriza a ella aterrorizará a otros, y se libra de su complejo de inferioridad ante los grandes poetas:  "I announced that I had thought of a story". Shelley la anima a desarrollarlo, etc.

"And now, once again, I bid my hideous progeny go forth and prosper. I have an affection for it, for it was the offspring of happy days, when death and grief were but words, which found no true echo in my heart" (10). Sugiere que para ella tiene asociaciones personales con aquella época, pero no para el lector. ¡Tela! Lo importante es la semiconsciencia con la que establece el paralelismo entre la creación del monstruo y la de la novela.





Algunas notas de la introducción a esta edición (por M K Joseph):

Prometheus myth basic clue to meaning. 2 myths: Prometheus pyrphoros  and Prometheus plasticator mixed since late Antiquity. Theme being worked on by Byron and Shelley at the time. Theories of galvanism, E. Darwin, H. Davy, Volta... and Shaftesbury's Characteristicks, on the possibility of creating a human being, use of P. myth.

3 concentric layer structure. (En realidad 4 capas concéntricas, pues el prefacio de Mary Shelley se ha vuelto parte de la novela (e.g. la versión de Gonzalo Suárez, Remando al viento), y las extrañas conexiones críticas con el libro desarrolladas tanto por la misma M. Shelley como por los comentadores, que la suelen mostrar como la que roba el fuego de la inspiración de los poetas). 

Parallelism Walton/Frankenstein, Faustian hybris. Cautionary tale vs . science which takes away from normal society. Echo of The Ancient Mariner.  Parallelism Mer de Glace/Pole. Monster's narrative: a Godwinian Genesis.

Improbabilities and contrivances: cottage, Safie, journal. Paradise Lost:  double parallel Adam/Satan. Demands Eve. "we are drawn to complete the equation for ourselves: as the monster is to Frankenstein, so perhaps is Frankenstein to whatever power created man. The clue to the monster's predicament—benevolence corrupted—may also be the clue to Frankenstein's" (xi)

Monster becomes doppelgänger  or Mr Hyde. Only at the end is the story proved not an hallucination. "Yet the monster is, in a literal sense, a projection of Frankenstein's mind, and an embodiment of his guilt in withdrawing from his kind and pursuing knowledge which, though not forbidden, is still dangerous." (xi). Epigraph applies to both. (Y a Mary Shelley también). Sin vs. Godwinian social benevolence, influenced by Shelley's Alastor, or the Spirit of Solitude.

Writing at the start of scientific revolution: Promethanism applied by S. to science not art, —a great move. Frankenstein, a lasting symbol of the perils of scientific Prometheanism, has become an independent myth. Films, etc., "It is ironic but entirely appropriate that, in the process, the nameless monster seems to have usurped the name of his creator" (xiii).

Stevenson y Olalla






Viernes 11 de mayo de 2007

Universidad Digital Reloaded Reloaded

Ayer envié al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza aquel artículo de "La Universidad Digital Reloaded"— una crítica a las propuestas borreguizantes e involutivas del Consejo de Coordinación Universitaria (a través de su Comisión Económica), que proponen entre otras cosas que se quite poder de elección al profesorado, que los cargos se nombren a dedo desde arriba, etc. etc. A la ministra "psocialista" le parecieron cojonudas las propuestas de la comisión, según recogía la prensa. En la Universidad nos lo habían publicado en primera plana y (alarmado al no oír comentarios al respecto) he enviado yo mi propio toque a somatén. Es un decir, por supuestísimo—menudo ambiente de somatén hay en la universidad, siempre pidiendo una rueda de molino más gorda, por favor, que esta parece que ya me pasa.

Bueno, pues por lo menos no me lo han censurado nuestros prudentes censores del Rincón de Opinión, que con frecuencia han mandado a sus mazmorras digitales las opiniones que les he pasado. Podrían estarme agradecidos, pues yo solo hago más uso de esta patética institución, el Rincón de Opinión, que todo el resto de la universidad junta. Lo de opinar en público no se lleva, no: en todo caso en petí comité. Podría uno pensar que es que a la gente le da vergüenza ajena que su universidad instaure (reservado para su comunidad) un foro de opinión con censura previa, y que lo estén boicoteando. Pero qué va, no parece extrañar en absoluto que se nos considere dignos de censura previa antes de dirigirnos a nuestra comunidad. Y no teórica, no; los censores no se han cortado de censurar mis opiniones sobre el Rincón de Opinión y sobre el apoyo de la Universidad a la base de la OTAN. No es una censura teórica, o censura para evitar falsedades, o de prevención contra terroristas, no, qué va: es censura pura y dura—no estoy de acuerdo con lo que dices, pues te lo censuro, que para eso me han puesto aquí, para censurar. Extraña concepción de la libertad de pensamiento y de expresión que consagra nuestra Constitución, y del estímulo del sentido crítico que proclaman ahora mismo nuestras leyes específicamente universitarias.

El Rincón de Opinión, por cierto, sigue contraviniendo la propia reglamentación (ya restrictiva) de la Universidad, al ser visible únicamente por la intranet universitaria, y no por Internet, como se reglamentó en Consejo de Gobierno. ¿Pero por qué he de ser yo el más activo opinador de ese rincón? ¿Será un ejercicio de vanidad más? Si no tengo ni cargo, ni estoy metido en ningún grupo político, ni partido, ni tengo información especialemente sabrosa ni opiniones especialmente informadas. ¿Dónde están las opiniones públicas de todo el mundo para la comunidad universitaria? Al parecer, no las hay, o van de boca de druida a oído de druida, o al menos no emplean el foro más obvio para expresarse.

Claro que la mayoría somos analfabetos digitales, y quizá nos da igual todo esto. Al menos la universidad ha promovido un programa de cursos para iniciarse en las nuevas tecnologías: yo me he apuntado a uno de blogs, otro de Moodle y otro de PowerPoint, a ver qué me toca. Ya sé que puede sonar algo elemental, pero bueno, aunque me diesen uno de Word, que llevo utilizándolo veinte años, creo que aprendería cosas. Y además igual no me dan plaza en ninguno. Pues eso, que ya podemos aprender medios digitales. Y también su recto uso, que si no me parece que los van a utilizar para enchufarnos a la Matrix del gran hermano, como no tengamos más entusiasmo crítico.

Intentando opinar








Asco de fútbol

Me pone enfermo el fútbol, y hoy me quedo ancho despotricando aquí contra él. Normalmente lo ignoro. Pero no quiero que quede sin manifestar mi desprecio e indignación hacia un país que dedica a esta actividad, masivamente, tanta energía psíquica, atención, tiempo y dinero.  Casi todos los tipos de homosocialidad me pudren—el fútbol más. Gracias a Dios, ahora vivo lejos del estadio y me ahorro la visión de las peregrinaciones de fin de semana de las buenas gentes, y de las malas, a ver su partido. La televisión no la veo desde hace años (bueno, he visto un par de películas en los últimos diez años y me he arrepentido, por el tema anuncios)—así que de eso no hablo. Pero la radio está plagada de fútbol, a veces hasta las cejas. No aguanto un programa de fútbol: cuando oigo que empieza, o que alguien se ha dejado una radio encendida con uno, corro a apagarlo, chocando con los muebles. Cuando sintonizo la radio, reconozco los programas de fútbol al microsegundo—esa tensión especial en la garganta que ponen los locutores, para significar que están poseídos y fuera de sí por el contacto con el simbólico objeto de deseo—casi un canto de tenor, de tenores mutuamente embelesados, son las voces de los locutores hablando de fútbol, la misma voz emplean los paisanos en los bares, en la medida de sus posibilidades.

Algún efecto terapéutico tendrá, me dicen... Todo el mundo necesita, supongo, un clavo en el que colgar lo que cree es la auténtica esencia de la felicidad, del contacto con la verdadera vida (esa ilusión)—ilusiones, ilusiones para ilusos. Pero... —¿tenía que ser el fútbol? ¿Para Tódios? Pues sí, tenía que ser. Pero no voy a perder un minuto más hablando de fútbol, sólo quería que constase, for the récord, mi rechazo absoluto, cósmico, visceral, sin matices, a este ídolo nacional y a todo lo que lo rodea. Y muy en especial a las entrevistas a los futbolistas y a las especulaciones sobre fichajes. Y más que nada más que nada, a esa voz, a ese canturreo entusiasmado con la garganta prieta...

Y contra la Semana Santa






La frontera de España con Rusia

—¿Dónde estaba?

Una adivinanza


Jueves 10 de mayo de 2007

Irrealidad de lo Real

Me leía hoy una reseña sobre el último libro de Catherine Belsey, Culture and the Real: Theorizing Cultural Criticism (Routledge, 2005). Belsey hace un generoso uso de conceptos lacanianos, como lo Real opuesto a lo Simbólico, con una ligereza filosófica que pone nervioso al reseñista, el ateniense Nic Panagopoulos (European English Messenger 15.2, 2006). En realidad es Lacan el que le ataca los nervios—a él y a muchos más, y le dedica algunos párrafos despiadados a su estilo egocéntrico y portentoso. Si los seminarios de Lacan (se supone) habían de formar a teorizadores y analistas, ¿por qué buscar un estilo más próximo al del síntoma analizable que a la claridad del análisis racional? Esta crítica ateniense a Lacan recuerda muchas otras críticas (especialmente británicas, y del TLS) a las mistificaciones lingüísticas y conceptuales de los postestructuralistas franceses en general:

En otras palabras [traduzco], si la explicación es más oscura o incomprensible que lo que se está explicando, necesitamos una explicación de la explicación, etc. Además, Lacan escribe frecuentemente como si sus teorías o bien estuviesen bien establecidas o bien hubiesen de ser conocidas para su público de seminarios anteriores, cuando las está exponiendo por vez primera, o, aún peor, añadiendo una nueva complicación sin anunciarla. Como observa Belsey en relación con Freud, "cuando el argumento no se sostiene, nos parece que ha de ser por culpa nuestra" (158), pero bien podría decirse que esto es más aplicable a Lacan, que, para prevenir resistencias, a menudo hacía que sus seguidores se sintiesen como si no estuviesen lo bastante atentos o no hubiesen hecho los deberes. (80)

En suma, los conceptos y razonamientos de Lacan le parecen a Panagopoulos (y a muchos más) vagos, fluidos, intercambiables, cuando no tautológicos o indefinibles. Las generalizaciones sobre los fenómenos psíquicos o culturales a partir de unos poquitos elementos básicos —el Falo, el Nombre del Padre, el pequeño objeto a,etc.,—son drásticas, panorámicas; a veces parecemos asistir más bien al show de un ilusionista que tranforma unos objetos en otros o hace brotar chisteras en los conejos, en un juego donde sólo él pone las reglas. A Lacan se le perdona por ser un aventurero del pensamiento—muchos lacanianos, en cambio, no tienen este beneficio de la duda que dan la originalidad y del pensamiento en movimiento. Allí la niebla se ha fosilizado.

Quizá el beneficio y el perjuicio causado por Lacan hayan sido comparables. Por una parte, sus conceptos han sido muy influyentes, han sugerido  multitud de trabajos, analogías, aplicaciones. Por otra, este mismo poder de sugerencia se ha debido a su vaguedad o carácter vaporoso y arbitrario. Y muchas veces, además, esta vaguedad ha sido contagiosa: el lenguaje y razonamiento nebuloso de Lacan ha pasado como legado a lacanianos menos imponentes u originales, una alianza entre la oscuridad y la mediocridad que promete ser realmente aterradora. Sobre todo además se hereda el tono despectivo e impaciente hacia quienes no conocen los arcanos de la Doctrina.

Panagopoulos, a modo de niño escéptico señalando el falo del Emperador, no le perdona a Belsey / Lacan la vaguedad del concepto de lo Real sobre el que se asienta la base teórica de Culture and the Real. Lo Real—dice Belsey—existe, no puede ignorarse o reducirse a lo Ideal con los instrumentos del idealismo (alemán, o de Baudrillard). Lo Real "no depende de la idea que yo tenga de ello". Asocia Belsey el idealismo a la irresponsabilidad social y a la defensa interesada de nuestro status quo privilegiado, aunque observa Panagopoulos que un argumento parecido podría desarrollarse sobre la base de un materialismo determinista como el que parece inspirar a Belsey. Por otra parte ese materialismo no deja de ser un constructo ideológico—etc. Por otra parte, a lo Real "no tenemos acceso", "no podemos hacer incursiones cognitivas" en lo Real según Belsey.

Revierte el reseñista el argumento cuando acusa a Belsey no ya de idealismo, sino de metafísica mística inconsciente: el concepto—si tal puede llamársele—o hecho, de lo Real, escapando a las determinaciones culturales, conceptuales, se sitúa más allá de la frontera de nuestra experiencia, en una dimensión que (para Panagopoulos) pertenece más al discurso religioso que al racional: "for like God (or his postmodern version, Godot) the real can mean all things to all people" (81).  "De hecho, Dios y lo Real lacaniano no están tan distantes conceptualmente, pues la naturaleza de ambos puede deducirse sólo imperfectamente de sus efectos, en lugar de ser directamente aprehendida" (82). El sublime kantiano/zizekiano le parece a Belsey demasiado teológico y nebuloso—Viga en tu ojo, le dice Panagopoulos, pues lo Real que tú invocas sí que es inefable, incognoscible, impresentable diríamos. Hasta el noúmeno lacaniano es menos metafísico (en el mal sentido del término) pues por lo menos se presenta explícitamente como un concepto metafísico (en sentido propio y recto).

Podríamos decir que este "Real" lacaniano es sólo parte de la realidad en sentido amplio. La realidad simbólica, o más bien el juego descrito por Lacan entre relaciones imaginarias y simbólicas, sería 'en realidad' lo que solemos entender por realidad. Lo Real queda más allá. (Y si tenemos en cuenta que es un elemento conceptual de una teoría, se abren interesantes aporías, conceptos abymés y estropeados, vértigos in infinitum). Es más partidario Panagopoulos de ubicar (con Zizek) a lo Real como un espectro fantasmático pero no situado fuera del orden simbólico, pues de lo contrario no estaríamos hablando de ello. En cualquier caso, no deja de ser curioso (nos dice Panagopoulos) que elija Lacan el término "Real" para esta parte inasible e imperceptible de la realidad-en-sentido-amplio. "O bien está siguiendo a Kant demasiado de cerca al proponer algo más 'real' de lo que puede aprehender el sujeto, o bien está volviendo nuestro universo conceptual patas arriba para confundirnos más" (82—qué mal pensado, aunque razones podrían aducirse... Sea como sea, a su entender Belsey no soluciona el problema sino que lo vuelve más inasible).

Según Lacan no podemos conocer nada fuera de nuestro universo simbólico, "nada ... que no tenga la estructura de un lenguaje", le cita Panagopoulos. Y a continuación reduce al absurdo este Real que sin embargo hacía entrar Lacan por la puerta trasera, pues si (como decía Platón) lo que es plenamente (las Ideas para él) es plenamente cognoscible, y lo que no es es incognoscible.... "entonces, algo que es enteramente incognoscible es también inexistente" (Panagopoulos 82-83). O sea... lo Real, lo externo al lenguaje, a la representación, a los signos, no existe. (Algo así parecían deducir no sólo los fenomenólogos con su epokhé, sino también Berkeley con su inmaterialismo, y hoy en día los físicos cuánticos cuando relacionan la existencia del universo y su observabilidad).

Conclusión de Panagopoulos: "Si existe o no algo más allá del lenguaje es una cuestión indecidible, porque nunca podemos acceder a ello; para nosotros, no hay nada fuera del texto, o, por usar términos lacanianos, el sujeto de la cultura existe siempre en y a través del significante" (83).  Pues vaya—digo yo—lo que parecía empezar como una crítica al panlinguisticismo postestructuralista resulta que al final cae en el mismo pecado, y además invocando a los términos lacanianos....

Esto sucede por acudir de manera demasiado precipitada (algo que hacen también con frecuencia Lacan, Derrida y muchos de sus exégetas) a la generalización de "lo lingüístico" para referirse alegremente a todo tipo de semiosis. Así sí que se compran boletos para sufrir de panlinguisticismo, y para encerrarse en la "cárcel del lenguaje", etc.

Reduciendo a "lenguaje" toda semiosis, no sólo se falsifica la frontera entre lo semiótico y lo "real" (lo "no lingüístico") sino que se pierde de vista por completo qué pueda ser eso de lo real, porque se ha renunciado al instrumento que permitiría definirlo. Porque lo real es... siempre comparativamente real, o más o menos real, y hace falta un contraste entre tipos de semiosis para generar esos "efectos de Real", como podríamos llamarlos si reciclásemos a Lacan a través de Barthes.

Si ando por ahí en bicicleta diciendo, "mamá, mamá, sin manos; mamá, mamá, sin pies..." ese malabarismo lingüístico generador de lo Imaginario acaba topándose con lo Real, en forma de piñazo; ese Real no es que sea a-semiótico, pero sí necesito para definirlo el contraste entre la semiosis del equilibrio perfecto imaginado y la semiosis fisiológica, las sensaciones físicas producidas por el batacazo. Al igual que la verdad es un efecto de traducibilidad entre sistemas de sentido, y sólo puede definirse de modo relativo a la no-verdad, así también lo Real no es nunca una Realidad absoluta, "en sí", sino un efecto de relación o contraste entre efectos lingüístico-semióticos de distinta naturaleza. Si queremos tratar toda la semiosis en términos de lenguaje—o de psiquismo consciente—mal enfocaremos esta cuestión. Por esto mismo, no hay una magna entrada en lo Simbólico, o en el Lenguaje, en el Dominio del Padre, etc. etc., sino que estamos ya desde siempre en la cárcel del lenguaje esa, sólo que no es una cárcel a no ser que el mundo (y no sólo Dinamarca) sea una cárcel, y que no está hecha de lenguaje; el mundo no está hecho de lenguaje, aunque sí está hecho de semiosis.


Epilogo sobre el 11-M y lo Real...

Tampoco cambió la historia el 11-S, ni el 11-M, aunque algunos hacedores de símbolos los quieran presentar como el inicio de un nuevo orden simbólico.

Belsey alude al 11-S (al 9/II digo) como la prueba del algodón de la existencia de lo Real—entendido como la intrusión de la realidad material en las construcciones del psiquismo. Como de costumbre, se crea aquí una alegorización, un desplazamiento que falsea los términos supuestamente esenciales que supuestamente se están representando con esta imagen. Para Belsey, esos emblemáticos aviones "no eran un fragmento reprimido de nuestra propia psique sino, por el contrario, una violenta intrusión material del exterior" que "impugnaba la soberanía de las defensas de América y la fiabilidad de la inteligencia occidental" (60). —Lo que digo, ¡antes que materiales, parece más bien que estos aviones están hechos de carne de simbolismo! Cada cual los resimbolizará a su manera, parece claro. Lo hace Belsey, y lo hace a continuación su comentador Panagopoulos, cito y traduzco el fin de su reseña:

Sin embargo, conforme emergen más y más hechos sobre lo que realmente sucedió en el día que esencialmente cambió la historia postmoderna, parece que fue éste en efecto la orquestación de un gran espectáculo mediático diseñado para conmocionar al pueblo norteamericano para que fuese a la guerra contra un enemigo esencialmente imaginario, y al hacerlo diese su consentimiento al sacrificio de miles de vidas inocentes, así como a la renuncia a sus libertades constitucionales y derechos humanos. Esos "aviones" (y el objeto que golpeó al Pentágono no parece siquiera caer dentro de esta categoría) en realidad vinieron de "dentro" del sistema: esta fue la razón por la que no se hizo nada para detenerlos, y no servicios de inteligencia defectuosos o una defensa civil inadecuada. Con la perspectiva del tiempo, la única cosa real sobre el 11-S es el coste que tiene en términos humanos el confiar a otros la definición de lo que significa "real".

Los paralelos entre el 11-S ese y el 11-M hispano no dejan de ser, como diría Freud, uncanny, aparte de obedecer a lógicas similares de la relación entre Occidente, el Islam, el Estado, el terrorismo y los servicios de inteligencia que circulan entre unos y otros con subcontratas, arriendos y deslocalizaciones. Reconocemos en las palabras de Panagopoulos la famosa teoría de la conspiración, que (al contrario de lo que sucede en España) es de izquierdas en tanto que se opone a la versión oficial de Bush—la similaridad es que  la teoría de la conspiración en España es de derechas en tanto que se opone a la versión oficial del gobierno. Creo que izquierdas y derechas quedan en esta cuestión un tanto neutralizadas en su esencia, pues la oposición entre uno y otro se subordina a los automatismos estructurales del sistema en su vigilancia del terrorismo 'desde dentro'.

Obsérvese que (a modo de Lacan apabullando con su retórica a sus oyentes) Panagopoulos presupone que hay una verdad del 11-S (o del 11-M, pongamos) y que él la conoce—que si bien los aviones no vienen de "fuera" del sistema, el observador / teorizador sí está "fuera" del sistema, y puede dar cuenta objetiva de los procesos "reales" que se oponen a la fantasía imaginaria de Bush & Co. quieren imponer al país. Del mismo modo, la teoría de la conspiración local del 11-M presupone que de dentro del sistema vienen los complots, atentados, confidentes, y matanzas de Leganés. (¿Serán esto maneras de rechazar la posibilidad de esas intrusiones de lo real en la imaginación, reprimirlas occidentalmente, a la manera en que dice Belsey?)

Estas explicaciones conspirativas son explicaciones que creen en planes, que se elaboran en secreto, y que tienen éxito. Golpes de estado calculados a distancia. Ahora bien, este observador de aquí cree que si bien conspiraciones hay, y abundantes, cualquier plan tan complejo fracasa. Y que hay que tener en cuenta lo imprevisto, que siempre se da, las reacciones imprevisibles, las colisiones de complots, las apropiaciones sobrevenidas, lo todavía imprevisto por quienes estamos pillados. La Realidad del 11-S, o del 11-M, es en estos momentos una entelequia; no hay un discurso unificado a un nivel básico aceptable para estos acontecimientos. Por tanto, en cierto modo, no son reales—ni las conspiraciones gubernamentales, ni las de los servicios de inteligencia, ni las de los islamistas, etarras, mineros y nacionalistas. Son constructos ideológicos con alto grado de evanescencia. Las muertes, sí, esas no están sujetas a debate, son reales. Pero claro, son lo de menos en todo este asunto, por extraña que parezca esta realidad. Nos puede el simbolismo, y las representaciones bien ordenadas. La sentencia que salga del juicio, me parece, va a ser un modelo de claridad—un tribunal siempre proporciona una representación bien ordenada. Pero lo Real es desordenado, y no responde a un único lenguaje ni a una lógica de significación unificada.

Lectura lacaniana del 11-M












Miércoles 9 de mayo de 2007


Majete
Con Piolín











estaba Oscar en esta foto. Hay más nuevas en el fotoblog, de este fin de semana—¡aunque ya tenemos el siguiente casi encima! Hay un desfase entre la realidad y su representación, y no digamos ya entre la realidad, su fotografía, su descarga al ordenador, su recopieteo digital, su reformateo, su subida al blog, y la redacción de este comentario sobre la realidad, y su resubida al otro blog, y al otro... uf. Los medios me pierden. Pero la realidad es que estaba, y está, muy majete. Seis añicos.


El Gesto Macaco














Martes 8 de mayo de 2007

Transparent Minds

A summary of Dorrit Cohn's  Transparent Minds: Narrative Modes for Presenting Consciousness in Fiction (Princeton, New Jersey: Princeton UP, 1978).

1. Consciousness in Third-Person Context. 

   1.1. Psycho-Narration:  The narration of the character's thoughts by a knowledgeable narrator, in the narrator's own language and concepts.  It tends towards summary and abstraction. It draws no border between feelings and perceptions.  It is the classical way of presenting consciousness (e.g. in Trollope, Meredith or Proust) and it is the most apt for the analysis of the least conscious strata of psychic life.  It is the equivalent of indirect discourse. Often found in authorial narrative.

   1.2. Quoted Monologue.  The thoughts of the character are quoted by the narrator in a literal way. Usually with quotation marks (but without them in Ulysses ch. I).  Monologue, whether autonomous or not, does not portray the Freudian unconscious or the Jamesian stream of consciousness, but endophasy, a phenomenon of consciousness.  The unconscious can be reflected only symptomatically by the thoughts of a character.  Primitive uses are modelled on speech and rhetorical patterns.  In the most mimetic instances, pronominal reference of 1st and 2nd person collapses, the coherence and unity of speech gives way to several conflicting voices or lines of thought, and there is syntactic fragmentation and lexical opaqueness. It is the silent equivalent of direct discourse and is often identified with it up to the early 19th century. 

   1.3. Narrated Monologue.  A rendition of the character's thoughts with his own words and attitudes, but set in the syntax of a third-person narration (3rd person reference to the character and past narrative tenses). Very often there is an ambiguity as to whether it is actual speech or merely thought which is being depicted: therefore, this mode merges into free indirect discourse, of which it is the equivalent.  Due to its form, it also provides a seamless transition into psycho-narration: the difference is that no verbs of mental activity are used in narrated monologue, which therefore has grammatical independence.  Narrated monologue refers to thoughts : it is different from narrated perception , although they may combine. It amplifies emotional notes, in the directions of both sympathy and irony. Often found in figural narrative.  Galsworthy's The Man of Property.


2. Consciousness in First-Person Texts.

   2.1. Retrospective techniques.  They are the first-person equivalents of these techniques, but with an essential difference:  an element of remembrance is introduced.

          2.1.1. Self-narration.  Equivalent of psycho-narration. Like psycho-narration, it may be dissonant, if there is a great distance (temporal, ideological) between the narrating self and the experiencing self, or consonant , if the two are close.  Consonant self-narration has been favoured by modern literature. Dissonant: Great Expectations.  Consonant: L'Etranger.

          2.1.2. Self-quoted monologue.  Equivalent of quoted monologue.  From set speeches to flickering thoughts. It is somewhat cumbersome and psychologically implausible.  Usually avoided now; frequent in early memoir-novels.

          2.1.3. Self-narrated monologue. Equivalent of narrated monologue. In it, "the narrator momentarily identifies with his past self, giving up his temporally distanced vantage point and cognitive privilege for his past-time-bound bewilderments and vacillations" (167). Hamsun's Hunger.

   2.2. From narration to monologue.  A range of intermediary, problematic forms.  In these there is no realistic motivation for the narrative; there is ambiguity about the status of the narrative and the audience addressed. E.g. Beckett's novels, or Faulkner's memory monologues which exclude all but past experience.  Other intermediary cases may be in the direction of digressive autobiography, or the diary, when the motivation of the text is abandoned or laid bare.  There is a general tendency in contemporary literature to break the rules of formal mimeticism.

   2.3. The autonomous monologue.  It is similar to quoted monologue, only it is not quoted by a narrator – our first and only contact is with the mind of the character.

       2.3.1. Joyce's "Penelope" as paradigm.  Predominance of exclamatory syntax; avoidance of standard narrative and reportive tenses; vague referentiality.

       2.3.2. Variations of the form. The portrayal of time is not necessarily even.  Sections of the same length without breaks may stand for very different stretches of story time.  Or else, time gaps may be introduced in a variety of ways.  Various degrees of formality or readability, sometimes motivated by the kind of mind which is portrayed.

       2.3.3. The memory monologue.  See 2.2. The present moment of locution of the narratior is emptied of experience: "the monologist exists as a disembodied medium, a pure memory without clear location in time and space" (247). Faulkner's The Sound and the Fury, Claude Simon's novels.

        2.3.4. Epilogue: The relation to drama and lyric. The autonomous monologue is no longuer a narrative technique among others used in a narrative genre.  It is a narrative genre of its own, which has gradually suppressed all the originally narrative characteristics and moved in the direction of lyric and drama.

Implied author(s) in film and literature




Lunes 7 de mayo de 2007

Mapa de la Red Social

Más vale un mapa que mil palabras. Lo tomo de IfBook, aunque me he permitido colonizar el espacio más céntrico. ¿En qué tierra vives? Yo, en el centro.


Red social

La galaxia Internet, y su centro





Domingo 6 de mayo de 2007

Hojas en PeñaflorMás sobre mí

¿Que hoy áun quiere el público más sobre mí? 
No puedo creerlo. Pero bueno, que miren entonces el blog de Antón Castro, que ayer hacía unos comentarios favorables sobre mis tareas con teclado y cámara. ¡Hasta sacaba esta foto mía con mi padre que ponía hace tres días! (Gracias, Antón). Cierto es que aunque allí se me llama viajero, últimamente soy viajero de pocos vuelos. O viajero mental, the mental traveller que decía Blake. Hoy sin embargo he logrado arrastrar mi cuerpo físico hasta el santuario de la Virgen de Magallón, y por parte del Monegro. Una tarde tranquila de esas de Silvio Rodríguez, en las "que se puede respirar", de esos días "que se aprestan a pasar"—y que ya pasó, de hecho. Queda esta foto.

Excursión por el tiempo










Dream Machines

Este era el título de un libro de Ted Nelson sobre las posibilidades creativas de los ordenadores; sus ideas fueron uno de los gérmenes de la WWideW. Amplias posibilidades, todavía sin explotar plenamente, claro. Nuestras tecnologías nos desbordan; nos amplían la mente, pero cuesta trabajo sacarles partido: la ampliación mental no se hace por el rápido proceso de añadir una pastilla de memoria adicional.

Ayer veía en el Muy Interesante una fotoshop cualquiera ("oye, hazme una imagen molona para este artículo para mañana, algo sobre el tiempo y las mareas")—era la imagen de una esfera de reloj gigantesca medio sumergida en la línea de marea de una playa, viéndose en parte a través del agua. Vale. ¿Cuánto ha costado pensar una imagen así? La podía haber pintado un pintor renacentista—por poder, digo. Tenía pinturas, mareas, y relojes en el campanario. Pero una imagen así (genial hubiera sido en el siglo XVII, vulgar es ahora) tenía que esperar al Photoshop, y antes de eso a Dalí, para hacerse posible. La tecnología estaba, pero la cabeza andaba muy por detrás. Ahora se hace fácilmente gracias a una tecnología que desborda ampliamente los límites necesarios para esa imagen—a cañonazos matamos las moscas fácilmente.

Cuesta interiorizar las tecnologías. En realidad no se acaban de inventar hasta que no se interiorizan. La mitad del trabajo la hacen los diseñadores de programas, de chips o de interfaces. La otra mitad la han de hacer los usuarios: esa no la puede hacer una sola persona, ni un equipo genial—nada puede hacer una sola persona, ni un sólo equipo genial, sin los protocolos y la economía ambiental— pero esto de la apropiación de las tecnologías, y sacarles partido, es un trabajo de comunicación e interacción social. Para nada sirve un móvil si lo empleamos (como hago yo) como un teléfono fijo, es decir, si no lo empleamos. Para nada sirve un móvil con cámara de fotos si no lo empleamos para ver qué tal nos queda el peinado por atrás, o para preguntar si prefieres que te compre este bonsai o este otro. No se me ocurren ejemplos, yo es que no lo empleo y no me peino, pero seguro que tiene alguna utilidad que nos desborda, algo que tenemos delante de las narices y somos incapaces de imaginar. Tecnologías vendrán, y nos llevarán a otros lugares—de la mente: "
Yet it creates, transcending these,
Far other worlds, and other seas"... y así la realidad se hace cada vez más humana, o sea, más compleja, wor(l)ds within wor(l)ds—mas intertextual e intermedial, gracias a las tecnologías de manipulación de la realidad. Que como todo el mundo debería saber, es un artefacto semiótico.

Una cualidad de los humanos, gracias a la cual manejamos herramientas, es la manera en que las incorporamos a nuestro esquema corporal.  (O viceversa: nuestras herramientas han transformado nuestro esquema corporal y la manera en que tiene nuestra mente de procesarlo y concebirlo). Nuestro martillo, o pistola, o bolígrafo, o teclado, es como la prolongación de la mano. Las tecnologías tranforman el cuerpo no siempre por el procedimiento espectacular de implantarnos un brazo mecánico, sino porque ya son, de por sí, una extensión de nuestro cuerpo, y de nuestra mente. Empezando por el lenguaje, o la escritura, y siguiendo por las tecnologías de manipulación de la representación y la percepción. O del tiempo. Las tecnologías son un sitio más donde la frontera entre cuerpo y mente se vuelve difusa, o donde podemos decir que la mente está en las actividades del cuerpo enviándose señales a sí mismo y a los demás.

Los pequeñajos, observo, incorporan a su lenguaje y pensamiento los esquemas perceptuales enmarcados por la tecnología. El pequeño Ivo le dice al pequeño Oscar, jugando a perseguirse, "Kschiouuu.... cambio de canal, desaparezco"—o "¿vale que yo abría una ventanita en el aire y me escapaba por allí?" Hasta en los sueños los incorporamos. Esta noche soñaba yo con un texto incorporado de estos—manipularlo era como escribirse en el cuerpo, las letras eran como postillas o cicatrices, y se podía seleccionar y arrancar un trozo de texto como quien arranca una tirita. Debe ser que me estoy metiendo demasiado blog en el cuerpo, o en la mente, o en los dos. Pero en fin—hasta en sueños nos vamos apropiando de las nuevas tecnologías. Ni dormidos descansamos, ni para la máquina.

Blógica onírica










Ontologies for Information Retrieval

Me llega esta col forpeipas, que hago circular: ontología aplicada del information retrieval.

Dear colleagues,

The XII Conference on Information and Documentation Systems (IBERSID 2007, 1-4 October 2007, Zaragoza, Spain)
is open for contributions in English to the special meeting on "Ontologies for information retrieval" (3-4 October 2007). It is entitled: "Ontologies: principles and practice. A challenge and an opportunity for the information and knowledge professional communities".

Please, feel invited to submit either long, short papers, posters or proposals for workshops till 31 May 2007, and extend this invitation to other potentially interested colleagues and partners. Acceptance will be communicated on 4 June. Full papers are expected till the end of June.

The programme and conference information are available at http:// www.ibersid.org. The preliminary programmme for the special "Ontologies for information retrieval" meeting is available at:

http://cicic.unizar.es/ibersid_en/Ediciones/Ibersid2007/programaEN.htm

Best wishes,

Javier García Marco
Universidad de Zaragoza
Ibersid chair

Desde hace tiempo, cuando oigo "ontología" no puedo evitar pensar en "fenomenología" (¿qué ontología hay sin fenomenología?) y cuando oigo fenomenología no puedo evitar pensar en "semiótica" (¿qué fenomenología hay sin semiótica?) y cuando oigo semiótica últimamente se me va la cabeza hacia las tecnologías de manipulación de signos y señales... pero me falta savuag-feg tecnológico. Así que quizá vaya a escuchar todo lo más.

Linguistics and Persuasive Communication




Sábado 5 de mayo de 2007

Déjà vu expandido

Han remodelado una vez más la casa donde nací en Biescas, hoy la inauguraban.  Por entonces (cuando nací) era la casa y consulta del médico, y casa de los maestros. También consulta de ellos, porque en el piso donde nací hubo durante años una especie de mini-instituto/academia. Yo viví allí hasta los dieciocho años, y en las vacaciones, buf, hasta la edad de Cristo. Luego mi casa pasó a ser biblioteca municipal, y ahora han vuelto a remodelar todo el edificio; ahora es una especie de casa de asociaciones, biblioteca, centro de salud y centro de día para mayores—un proyecto éste que mi padre ha trabajado mucho por sacar adelante. Hoy lo he visto, en Huesca—en el funeral de nuestra antigua vecina, la maestra del piso de arriba, María Antonia. Luego ha vuelto a Biescas a toda prisa, con mi tía Angelines (también maestra y antigua colega y vecina), para llegar a la inauguración del nuevo centro.

Pues muchos antiguos habitantes y visitantes de ese edificio nos hemos juntado en Huesca, sin quererlo. La difunta. Sus parientes (que algunos también serían mis vecinos en Zaragoza... incluso del piso de arriba, vaya). Y las hijas del médico (el médico que me trajo al mundo, Don Alfredo), que casualmente eran parientes de María Antonia, y por supuesto vecinas nuestras durante años en la casa en cuestión. Treinta años hace de eso. Circunstancias casuales e irrepetibles—aunque si bien se piensa, todo es casual e irrepetible.

Sin embargo, hoy hemos repetido paseo con los nenes por La Cartuja (un pueblo construido sobre las ruinas de una antigua cartuja del siglo XVII). Tarde ventosa y soleada, buena para ir con los críos en bicicletas entre campos de cebada. "¿Son cereales?"—preguntaba Oscar. También hacíamos guerras de flechetas, una vieja costumbre familiar.

Y también hemos repetido, los que tenían ánimo en el cuerpo para eso, Star Wars episodio III.  A veces gusta repetir tal cual, y el cine es lo más parecido que se ha inventado para eso: un déjà vu expandido. Claro que para eso la tienes que ver tres veces mínimo—y aun por esas.

Deja vu





Viernes 4 de mayo de 2007

Proceso de Juana de Arco

A través de Cinegoza me entero de que echan esta película de Besson—oops, perdón, de Bresson, Procès de Jeanne d'Arc (1962), justo a la vuelta de la esquina de mi casa, en un local cultural del Colegio de Ingenieros Industriales.  En la vida me hubiese enterado si no. Así que explorando el barrio nos vamos con Abo y escuchamos la interesante presentación de Luis Betrán antes de la proyección. Ya iba yo a mencionar la malvada Juana de Arco de Shakespeare para añadirla a la lista de las Juanas, cuando la recuerda también el presentador.

La de esta película es buena, claro, una persona original, independiente y de fuerte determinación (algo extraterrestre), atrapada en la maquinaria de la política internacional y eclesiástica. Bastante interesante la insistencia en que fuese ella misma quien se vistiera de hombre, "sin forzarla"... es un decir, claro. Todo un asunto de domeñar la voluntad. Y de tratamiento de las voluntades va la manera de enfocar la película. La película se basa en la teoría de Bresson, un tanto minimalista, que quería añadir intensidad a los personajes a través del control rígido de los movimientos de los actores, a través precisamente de la inexpresividad (que lleva a apreciar los mínimos). La inexpresividad les sienta bien a los eclesiásticos, claro, pero no menos bien a Juana, presa de sus iluminaciones. Queda muy bien retratada la manera en que el Sistema totalitario (alegoría de los fascismos de la época de Bresson) no puede tolerar excepciones a su regla; a la manera del maoísmo, de 1984 o del panóptico foucaultiano (aquí una grieta en la pared de la celda de Juana, que da paso a la cámara)—hay que vigilar, castigar y hacer que haga "autocrítica voluntaria" la oveja negra. Y seguidamente se procede a su destrucción. La Iglesia en especial tolera mal cualquier contacto directo con la divinidad que cuestione su papel mediador. Los visionarios, místicos, inspirados, son sospechosos para los burócratas—sobre eso tiene muy buenos ensayos José Ángel Valente. En esta película el sistema disciplinario va bien servido por la severidad del método seguido por el director—que también es un totalizante.

Minimalismo de gestos, y minimalismo de punto de vista, también, a base de repetitividad de enfoques e inmovilidad de la cámara. En blanco y negro, por supuesto. Un tanto beckettiano queda a veces el resultado, más exactamente entre T. S. Eliot, Beckett, Dreyer y Eisenstein, haga usted un cóctel. Ahora bien, en absoluto me convence esa teoría del "cinematógrafo" que propugnaba Bresson, supuestamente para vaciar al cine de "teatro"... Lo que sí consigue es poner todo el proceso bajo un control más estricto del director (un poco como Beckett dictando los gestos y movimientos de ojos a los actores en sus acotaciones). Se vacía artificialmente, de modo bastante sistemático, la expresividad de los actores y la interferencia de estilos de actuación identificables, o que estén de moda—en ese sentido, se subordina el trabajo de los actores("modelos" decía Bresson, no quería ni actores) al Plan del director-Auteur. Pero el resultado es en todo caso antes más teatral que menos. Contribuye por cierto la repetición obsesiva de encuadres y de movimientos en la escena. Un teatro del siglo XX, pero teatro, por supuesto. Todo esto (así como el rechazo a otros directores, estilos, etc.) parece más bien una manera que tenía Bresson de ponerse anteojeras para hacer lo que quería hacer a su estilo—en absoluto una teoría fiable sobre la relación mutua de cine y teatro. Hay que tener cuidado con el minimalismo, que a base de vaciar, no acabe en mini-malismo...  Y es que quitar no es siempre añadir, a veces te encuentras que queda poca chicha.

No es siempre ese el caso en esta película, que a pesar de su dieta estricta tiene momentos inolvidables y no a base de machaconería: lo son los primeros, y sobre todo las secuencia última, con Juana por fin vestida de mujer y andando a pasitos de falda de tubo hacia la hoguera—y el humo abstracto, y el tronco quemado al final. Y sí, es en cierto modo más intensa que la de Besson. Pero Juana de Arco aún esperaba a quien se haga con toda su historia con más energía y ambición (y no sólo con unos planos selectos), y, aun al margen de las batallitas, Besson también hizo cosas que no habían hecho sus predecesores... mal que les pese. Pero aún queda material aquí para futuros directores, me parece.

La mort en direct


Jueves 3 de mayo de 2007

Con mi padre

Con mi padre

Hoy mi padre cumple los 76. ¡Felicidades! Esta foto es del fin de semana pasado. Hay en el fotoblog  más fotos nuevas de Biescas, con algunos de los diecisiete nietos... ¡todos no caben en la foto! Aunque había varios de ellos brincando alrededor, en ese paseo que nos dimos por Arratiecho.

Fotos de Biescas



María Antonia FatásAdiós—sin saberlo

Acabo de enterarme de que ha muerto María Antonia Fatás. Siento dar la noticia a quien le apene. Fue maestra mía en Biescas ("la señorita María Antonia", era entonces), y era además mi vecina de arriba en la casa de los maestros, cuando era niño. La ví la semana pasada, y aunque intenté darle ánimos, se veía que estaba muy débil, y que no había muchas posibilidades de que fuera a mejor. Pero nunca quieres pensar que la muerte pueda estar sólo unas horas por delante—dices aquello de "no hay enfermo que no pueda vivir un año más, ni niño que no pueda caer fulminado de repente". Luego parece estúpido y cruel no haberlos visitado más, a los enfermos, mientras podías. Pero siempre ha de ser así.  Las últimas despedidas, normalmente, son retrospectivas. Se reparte así la pena. Aunque se le añade el sentimiento de culpa que nos dejan las muertes, de no haber atendido más a las personas mientras vivían, creyendo que iban a seguir viviendo. Me recuerdan de mi última (última fue) visita: "—y cómo quiso despedirse de tí diciéndote lo mejor que sabía de tí"...   Me tenía aprecio, como yo a ella. Y mucha gente más; pero murió sola, tras haber pasado la vida cuidando a su madre. Este es un cuadro suyo, de entre otros que me regaló (pintaba por afición, y aunque a todos nos gustaban, ella no tenía para sus pinturas más que comentarios pesimistas, resignados y escépticos...). Igual ella sí que sabía que se despedía, no sé. 

In my dream



Miércoles 2 de mayo de 2007

Stevenson y Olalla

Se dice que la novela corta de Stevenson Olalla, al igual que Dr Jekyll y Mr Hyde, se originó en un sueño. Como hasta los mismos sueños se reelaboran al contarlos—cuánto más los relatos literarios basados en sueños—es imposible saber con certeza qué elementos fueron añadidos conscientemente a los sugeridos por el sueño. Pero sí haría suponer esta relación inconsciente una cierta motivación profunda y autoexpresiva en la historia.

Es una historia situada en España: un convaleciente escocés (transposición aventurera del propio Stevenson) es acogido por una decaída familia de aristócratas para una estancia en su casona apartada. Trata con la madre, una señora mayor que él, muy hermosa, aunque de mente vacía; y también con el hijo Felipe, un tanto simplón. Pasan días hasta que ve a la hija de la casa, Olalla, y se enamora de ella inmediatamente. Olalla se parece a un retrato de una antepasada de ella (una aristócrata cruel) que él tiene en su cuarto; aunque todo hace pensar que ella es espiritual, serena y apasionada, casi una Santa Teresa. Guardan las distancias, pero la obsesión del narrador por Olalla crece. Un día, de repente, se hace el huésped una herida, y va a pedir una venda a su patrona, a la madre. La plácida señora de la casa, desconocida de pronto, abandona su ausencia mental y lo ataca salvajemente, mordiéndole en la herida como una fiera posesa. Sus hijos acuden, la encierran y logran salvarlo, aunque está débil. Tras oír las explicaciones parciales de Olalla sobre "lo de su madre", le propone el narrador que se vaya con él al extranjero; ella se niega; aunque también está enamorada de él elige quedarse por sentido del deber y también por desconfianza de su propia herencia: había una tendencia (a la licantropía, al parecer) en la familia, aunque no se sepa que ella la tenga. Así pues, elige quedarse, elige el deber y el sacrificio antes que la tentación de la felicidad. Y el narrador se aleja, llevándose de ella algo aprendido, aún más valioso que el enamoramiento que le sedujo en un principio.

Es curiosamente moderna la parte en la que Olalla describe la manera en que está oprimida por su raza decadente. En cierto modo, claro, es una transposición o alegoría de la decadencia de España (si un tiempo fuerte, ya desmoronada), frente al dinamismo de Gran Bretaña. Pero en lo relativo a la proyección autobiográfica: Olalla expresa el cansancio, hastío y sentimiento de despersonalización que le produce la repetición de sus rasgos familiares a través de las generaciones. No se queda sólo por fidelidad a su madre, sino por lo que Freud llamaría un instinto tanático. Siente que su linaje está degenerado, y ha decidido ponerle fin. No va a irse con el extranjero—es decir, no va a tener hijos.

Pocas veces habla Stevenson del propio fin de su linaje. En una de esas ocasiones, lo hace por alusión a la búsqueda de antepasados (celtas) en una carta a su primo Robert Stevenson (Vailima, junio de 1894): "I can expend myself in the person of an inglorious ancestor with perfect comfort; or a disgraced, if I could find one. I suppose, perhaps, it is more to me who am childless, and refrain with a certain shock from looking forwards." Quizá unos años antes (Olalla es de 1885) ni siquiera lo formulaba tan explícitamente.

En la figura de la madre de Olalla podemos ver un símbolo complejo. Aparte de los sentidos "españoles", culturales, exóticos, góticos, etc., del personaje, están los sentidos autobiográficos. Por una parte es un objeto erótico desdoblado de Olalla (como lo está del misterioso retrato): pero es una "figura materna", algo que podríamos relacionar quizá con el matrimonio de Stevenson con una mujer diez años mayor que él, y que (cuando se escribió Olalla) era improbable que fuese a tener hijos con el escritor. Quizá la mujer real esté desdoblada en el cuento en dos figuras, un ideal femenino (Olalla) y una figura abyecta (su madre) en la que no sólo se proyecta la incertidumbre del matrimonio con una mujer mayor, sino también se superpone otra de las posibles causas de la esterilidad de la pareja: la mala salud del escritor, que sufría de tuberculosis. La tuberculosis también se desdobla de manera onírica: entre la herida honorable en guerra de la que sufre el narrador (y su accidente con un cristal también)—y la licantropía de la madre, a quien enloquece la vista y sabor de la sangre. La sangre en la boca es, por inversión, una especie de personificación de la tuberculosis. La maldición hereditaria se asocia, quizá, a la conveniencia para el escritor de no tener hijos, y al carácter contagioso de la enfermedad. También, naturalmente, al hastío vital que le pudo producir su mala salud crónica. (Es de notar que un hijo de Fanny Stevenson, de un matrimonio anterior, había muerto de tuberculosis).

Lo que el narrador ha aprendido de Olalla, mientras se aleja de ella, es la aceptación de la muerte—de la muerte completa, sin descendencia, y la responsabilidad de hacer de eso un acto consciente. Quizá no fuese ésta una decisión consciente por parte de Stevenson, pero su sueño le indicó que se enfrentase a su extinción personal—que se presenta, por otra parte, como un anticipo de lo que será la extinción final del género humano. Y en la historia lo expresa de modo indirecto, aceptable para sí. por lo que tiene de desplazamiento hacia la figura de Olalla. Dicen algunas teorías de la tragedia que la esencia del género se encuentra en la aceptación de la muerte. En ese sentido, Olalla es, posiblemente, un relato doblemente trágico, pues esta aceptación de la muerte no está en juego sólo en el interior de la trama, sino en la génesis misma del relato—en la autocomunicación con uno mismo que ofrece el sueño al escritor. Si la expresión final difumina o desvía un tanto del autor esa aceptación de la muerte, lo que se pierde en tragedia personal se gana en efecto de sugestión—en esa indirección tan necesaria para el arte.

Ephemera et aeterna



Martes 1 de mayo de 2007

Todo es un código secreto

Me acabo de leer Éperons, de Jacques Derrida, que analiza las relaciones entre la noción de estilo y la concepción de la mujer en Nietzsche. No es un libro claro—de hecho nos asegura el autor que se ocultan en él sentidos que no descifraremos.

Termina con el análisis de una frase hallada póstumamente entre las notas de Nietzsche:

" "Me he olvidado el paraguas" "

Lo pongo así, entre comillas, para que se vea que la nota original incluía las comillas. Quizá sea esa cualidad citacional la que le pica la curiosidad a Derrida. Que declara la expresión indescifrable. ¿Será una cita tomada de otra parte? ¿Un futuro ejemplo a utilizar? ¿Un recordatorio a sí mismo? ¿Una frase en clave? ¿Algo garabateado al azar?

"Legible como un escrito, este inédito puede continuar secreto para siempre, no porque contenga un secreto sino porque puede faltarle, y simular una verdad escondida en sus pliegues.

Este límite está prescrito por su estructura textual, se confunde también con ella; y es ella, la que , en su juego, provoca y descabalga al intérprete.

No concluyáis de eso que haya que renunciar enseguida a saber lo que quiere decir eso: sería otra vez la reacción estetizante y oscurantista del hermeneuein.
    Para tener en cuenta, lo más rigurosamente posible, este límite estructural, a la escritura como resto marcante del simulacro, hay que llevar, por el contrario, el desciframiento lo más lejos posible. Un límite tal no llega al borde de un saber para indicar un más allá: atraviesa y divide un trabajo científico cuya condición también es ese límite mismo, trabajo que abre a sí mismo.

Si Nietzsche hubiese querido decir algo, ¿no podría ser ese límite de la voluntad de decir, como efecto de una voluntad de poder necesariamente diferencial, y por tanto siempre dividida, plegada, multiplicada?

Jamás se podrá suspender la hipótesis, por lejos que llevemos la interpretación a consciencia—la totalidad del texto de Nietzsche quizá sea, enormemente, del tipo "me he olvidado del paraguas".
   Que es tanto como decir que ya no habría una "totalidad del texto de Nietzsche", ni siquiera fragmentaria y aforística.

Como para exponerse a los relámpagos o rayos de un inmenso trueno de risa. Sin pararrayos y sin techo.

"Wir Unverständlichen… denn wir wohnen den Blitzen immer näher": "Nosotros los incomprensibles [título del fragmento 371 de La Gaya Ciencia] ¡porque habitamos siempre cada vez más cerca del rayo!" Remóntese, poco más arriba, al fragmento 365 que se cierra así: ("…¡ nosotros los hombres póstumos!")"

Y a continuación, así abre Derrida su última sección:

    "Un paso más.
    Supongan que la totalidad, en cierto modo, de lo que yo (por así decirlo) acabo de decir, sea un injerto errático, quizá paródico, eventualmente del tipo "me he olvidado el paraguas".

Si no lo es en su totalidad, al menos este texto, que ya comenzáis a olvidar, quizá lo sea en algunos de sus movimientos más derrapantes, de modo que su indescifrabilidad se propaga sin medida.

Sin embargo, mi discurso era tan claro como "me he ovidado el paraguas". Incluso tenía—¿verdad?—algunas virtudes o pesadeces retóricas, pedagógicas, persuasivas.

Suponed sin embargo que esté encriptado, que haya elegido yo tales y cuales textos de Nietzsche (por ejemplo, "me he olvidado del paraguas"), tales conceptos o tales palabras (por ejemplo "espolón") por razones cuyo código e historia yo sea el único en conocer. O aún más, por unas razones, una historia, y un código, que para mí mismo no tienen ninguna transparencia. En última instancia, podríais decir también, no hay código para uno solo. Pero podría haber una clave de este texto entre yo y yo, contrato por el cual sumo más de uno.
    Pero como yo y yo moriremos, sin duda, hay allí una necesidad estructuralmente póstuma de mi relación—y de la vuestra—con este texto que no llega a sí mismo jamás.
   El texto puede siempre quedarse a la vez abierto, ofrecido, e indescifrable, sin que siquiera se sepa que es indescifrable."

Nos lleva a pensar Derrida que no es sólo el texto de Nietzsche, o el suyo, o el mío, el que en efecto contiene códigos privados, y sentidos secretos que se nos escapan incluso a nosotros mismos. Todo texto, por necesidad, tiene lugar entre el espacio de dos estilos: un estilo de escritura y un estilo de lectura. Todo el texto está lleno de indicios, de iconos—de lenguaje no verbal, aunque por estar tan lleno de palabras, creamos que es todo lenguaje verbal. El texto también habla con el cuerpo—el body language del texto, eso es el estilo de ese texto. Un estilo que cambia según el estilo de quien lo lee.

Poe-Tics of Topsight




Rien de rien

Volviendo a Zaragoza a recoger el pendiente que nos esperaba bajo la lluvia, aprovechamos para ver otra cosa que teníamos pendiente, la película La Vie en Rose  (dir. Olivier Dahan) Es uno de los raros casos que se me ocurren de una película a la que se le cambia el título original en francés (La Môme) por otro.. también en francés. Más identificable para el público español, es cierto. Fuimos a verla en parte por cotejar y comparar con el musical Piaf: Une vie en rose et noir, donde vimos hace poco (en el Théâtre Dejazet de París) una impresionante actuación de Natalie Lhermitte cantando en vivo como la propia Piaf, y no exagero. Según el autor de ese musical, allí iban a atenerse estrictamente al mito de la Piaf. Aunque por lo que me parece ver, la historia y el mito están a estas alturas bastante entrelazados y... cualquiera los separa.

Desde una consideración histórica, habría que atender un poquito a la Piaf de 1940 a 1945—la que cantó para los nazis. Eso no forma parte del mito, desde luego, y no entra en los planes ni del musical ni de la película. Ambos se centraban en Piaf vista por Piaf, y allí no entraban mucho los nazis en consideración: sólo la larga serie de parejas, los enamoramientos compulsivos, amores de usar y tirar; y el mito personal—la infancia saltimbanqui, entre burdeles, la protección de Santa Teresita que le devolvió la vista, el accidente de avión que le destrozó la vida en pleno enamoramiento (antes de que se cansase), las drogas y enfermedades alternadas con retornos de gran éxito, hasta la destrucción final. Una tonadillera francesa a la tremenda, que transformaba en grandes éxitos, filtrados por su voz, los amores arrastrados que le destrozaban la vida.

Mucho más larga que en la película era la serie de amores en la vida y en el musical—aquí no vemos ni a Moustaki ni a Montand, otros pasan sin apenas presentación… La película sugiere una serie incompleta de episodios, nos muestra que podría contar mucho más de lo que cuenta. También. Pero de los años cuarenta en Francia—ni rastro. Cualquiera diría que los pasó íntegramente en los Estados Unidos, si nos atenemos a esta película. Aún queda espacio para volver a reexaminar el mito.

La película, dicho esto, es magnífica. No hay que perdérsela. La ambientación es impecable, llevándonos desde la Francia casi decimonónica de la infancia barriobajera de Edith, pasando por el lujo neoyorquino de los cuarenta, hasta los años de los aeropuertos internacionales, las autopistas, y los cantantes pop yonkis—era inaugurada por ella misma. Impecable esta representación de diversas épocas, tanto más superpuestas cuanto que la película nos lleva en flashback y flashforward desde la primera posguerra a la segunda.

Han destacado la actuación de Marion Cotillard, una de tres actrices que interpretan a Piaf (desde los veinte hasta los cuarenta y ocho años ella). Y en efecto, las tres son muy buenas—todos son muy buenos—pero a esta Marion, por favor, que le lleven directamente el Oscar a su casa sin esperar más, el de la actriz principal y también el de la secundaria, porque parece varias personas a la vez que parece talmente la misma Piaf—a quien no se parece en absoluto, por otra parte. Una actuación inolvidable, que deja chiquitas a todas las que hemos visto en biopics similares recientes (Ray, Walk the Line, The Queen)… Y si sólo fuese la actuación de Cotillard lo que tiene esta película de primera línea, pero en absoluto. Seguiría siendo un peliculón tremendo sin ella—pero por favor que le lleven el Oscar directamente y sin esperar a ver más.

El planteamiento argumental es excelente. Comenzamos con una repelente y desagradable Piaf madura, pagada de su éxito, superficial hasta la exasperación y ahogándose en una fiesta continua de drogas y alcohol. Mediante flashbacks vamos viendo a la vez de dónde viene y a dónde va, y las razones de todo ese extraño desfile donde Piaf va encargando champán a gritos mientras su cohorte de empresarios, amigos, dependientes y parásitos tranquiliza al personal y tira de chequera.

Es, básicamente, la historia de una personalidad adictiva y dependiente, procedente de una familia desestructurada, y mal crecida, mal madurada, con necesidades emocionales ávidas y destructivas, y una inseguridad e incertidumbre de base enterrada bajo el éxito y los aplausos; una construcción de muchos y de sí misma, que tiene que seguir pedaleando para no caerse—es curiosa realmente la cohorte y la manera en que la llevan, a la vez amigos que la protegen, esclavos que la temen, y siniestros manipuladores que la drogan para exprimirle una actuación más. Protegerla de sí misma era lo más difícil, pues iba encaminada a la autodestrucción. Tampoco la suerte la acompañó, con sus múltiples enfermedades que la llevaban a la morfina en círculo vicioso… a los cuarenta y cinco años parecía Piaf una octogenaria. Pero su voz estaba intacta, joven y fuerte, y eso quizá acabó de arruinarla llevándola a seguir cuando el cuerpo no daba más de sí. 

La môme, la cría, se titula la película en francés, y dice mucho el título sobre la visión del director (relectura irónica del nombre artístico que la lanzó a la fama, la môme Piaf). En cierto sentido nunca maduró: se endureció y se arrugó (mal endurecida y mal arrugada) pero emocionalmente nunca se hizo cargo responsablemente de su vida, y la quemó como un niño al que le dan un millón de pesetas y se compra un millón de piruletas. No venía de la burguesía Piaf (pas dame, pas dame), y esas cosas del ahorro, la prudencia vital, el qué dirán, no iban con ella; se fundió la pasta en una fiesta gloriosa digna del cateto más cateto. Aquí en España hubiera sido tonadillera analfabeta de las de torero y puñalá; en Francia, el equivalente resultaron ser los matelots, legionarios y boxeadores, que castigan bien a su mujer (es mi hem-bra) y la dejan amoratada moralmente, entre alcohol y moraduras. Y viceversa, ella a ellos; "mon manège à moi c'est toi", todo el día girando, que si la vida es un tiovivo, si se para es un rollo; pasemos a la montaña rusa, y luego al túnel del espanto. (Nos dice en la película: "¿Sabes que nací el mismo año que Billie Holiday?"—otra que tal...).

La técnica de los flashback impredecibles, sin mucho orden ni concierto aparente (esto ha sido criticado) es adecuadísima para dar cuenta de cómo el pasado sigue presente, sigue gobernando el presente, no se ha superado, sino que vuelve y vuelve, en las compulsiones del comportamiento, en el delirium tremens, en las letras de las canciones que nos recuerdan algo por lo que ya hemos pasado, y volveremos a pasar.

Cet air qui m'obsède jour et nuit
Cet air n'est pas né d'aujourd'hui
Il vient d'aussi loin que je viens
Traîné par cent mille musiciens.

No partía de cero, precisamente, la Piaf, y la ilusión de hacerlo la llevaba a repetir compulsivamente lo que pensaba que había dejado atrás. Y vuelta a las relaciones de dependencia y explotación, y al enamoramiento insensato, y a la ducha de champán, y a la ruptura escandalosa, y al túnel de las drogas. Para mito nacional, esta adictiva compulsiva queda ciertamente poco edificante, y así lo muestra la película, pero también nos muestra otras caras del personaje que nos hacen entenderlo poco a poco. La anciana prematura que ha quemado su vida demasiado deprisa, recordando los momentos que la marcaron, y viendo en sus últimos momentos cómo su vida desfila como una colección insensata de escenas sin consistencia suficiente: insensata la vida de los insensatos, como la de los sabios, toda sound and fury, vista desde ahí; para vivir los grandes amores hasta los posos hay que ser tonadillera sin estudios. En uno de los últimos flashbacks descubrimos uno de tantos años perdidos, una de tantas parejas perdidas atrás: y vemos otra escena que la marcó y la hizo huir hacia adelante: la muerte de su criatura por meningitis. Y descuido, quizá… para pasar a convertirse en un error más que queda atrás, y un fantasma que volverá a atormentarla en los momentos finales. Y un indicio de tantas otras cosas que quedan a medio hacer, a medio pensar, a medio sentir.

También permiten los flashback terminar no con la muerte, sino en pleno canto, en pleno comienzo de nuevo. Porque la adicción a las drogas de Piaf se complementa con su adicción al público. Esta se desarrolla gradualmente: al principio es torpe, y hay que construir al personaje (en rosa y en negro); allí la ayudan sus asesores. Pero luego se vuelve ella el personaje, se amoldan mutuamente, y al final da igual que escriba ella sus canciones o que se las escriban, la compenetración entre la persona y el personaje es perfecta. Y necesita además de la inyección de morfina el subidón que le da el público, no sólo para rellenar sus arcas y las de la cohorte, sino para terminar de vivir su destino hasta el final, y terminar de convertirse en el sujeto parlante de sus canciones, ya reducida a sus grabaciones—esa otra versión del más allá y la existencia angélica. En vida la vivía esa existencia angélica (abstraída del mundo) sólo durante los conciertos, y durante el delirio de la morfina y del enamoramiento, tres drogas que la llevaban una a otra.

Y nos permite la película quedarnos con las dos verdades: con la mentira del personaje construido, con el chute de morfina, con las ordinarieces de diva barriobajera; y también con el personaje sublimado con las canciones, en el que no sólo la Piaf sino todos los que la oímos nos proyectamos sabiendo que hay un tipo de verdad que sólo se encuentra en las ilusiones y en las ficciones, y en las melodías que nos vienen de tan atrás.

Hay una escena—uno de los "momentos cinematográficos" como quien diría los "momentos lingüísticos" de Hillis Miller: cuando el cine trasciende el mero ilusionismo mimético juega abiertamente con su capacidad de crear ilusiones que podemos confundir con la realidad. Es uno de los momentos cruciales—tantos hay—de la vida de la Piaf. Esta en plenos amores adúlteros con su gran amor—tantos hay—el boxeador Marcel Cerdan; ella en América, él en Marruecos con su esposa. Le pide que viene, que busque una excusa, que coja el primer vuelo—ahora, ahora. Y en efecto, se despierta en los brazos de Marcel recién llegado, y lo abraza; va a prepararle un café para darle la bienvenida, y se extraña de las actitudes de su cohorte de seguidores, que van errantes por el piso, la contemplan alicaídos, y apenas se atreven a dirigirle la palabra. "Pero qué os pasa, para qué habéis venido, qué me queréis decir"—y es que la escena de la bienvenida a Marcel es la expresión de un deseo o un delirio: en realidad su avión se ha estrellado: ha muerto— eso le dicen sus amigos mientras ella aúlla viendo la habitación vacía, y corre llorando por el pasillo para salir —una transición inmediata, imposible, —directamente ante los focos a la escena del concierto, a enseñarle al público, en vivo, el espectáculo de sus emociones.

Ahí sigue el show, en las canciones y ahora también en la pantalla: viviendo el momento y huyendo hacia delante, une folle farandole, pero con el pasado a cuestas. Como todos, pero más. ¿Dejarlo atrás, al pasado que nos ha hecho lo que somos? Ya querríamos—pero de eso, rien de rien. Quién va a cuidar si no a los fantasmas. Nos volverán en flashback.


Un buen año
www.flickr.com
Más atrás: abril 2007