Sezen AksuBlog de notas de José Ángel García Landa (Biescas y Zaragoza) - Febrero 2007

Self-Fashion
Aquí mi clon para poner comentarios. También se pueden enviar comentarios no públicos a garciala@unizar.es o por SMS al 685056264 - últimos comentarios


Archivos:  2007/1  2006/12 2006/11 2006/10 2006/9 2006/8 2006/7
2006/6 2006/5 2006/4 2006/3 2006/2 2006/1 2005/3 2005/2 2005/1 2004
Voy  leyendo...
 FOTOBLOG  Enlaces y blogs Mi web Indice Free counter and web stats Estadísticas
Música que viene: 
Rêves de compagnie (Enzo Enzo) - Que vuelve - L'Anti-Ecclésiaste (Juliette Gréco) - y vuelve: Bandera blanca (Franco Battiato)

Miércoles 28 de febrero de 2007

Aspirando a cátedras

Aquí están los resultados de la última prueba de habilitación para cátedras de Filología Inglesa (primer ejercicio, en Granada).

Código de habilitación: 1/345/2005
RESULTADOS DE LA PRIMERA PRUEBA

Nombre y Número de votos
1. ACUÑA FARIÑA, JUAN CARLOS 7
2. AMORES CARREDANO, JOSÉ GABRIEL DE 2
3. BARBEITO VARELA, JOSÉ MANUEL 1
4. BRUTON, ANTHONY STEWART 1
5. CARRERA SUÁREZ, MARÍA ISABEL 4
6. COMESAÑA RINCÓN, JOAQUÍN 2
7. CONDE SILVESTRE, JUAN CAMILO 5
8. CORTÉS RODRÍGUEZ, FRANCISCO JOSÉ 4
9. CUDER DOMÍNGUEZ, MARÍA PILAR 1
10. DAVIS GARCÍA, ROCÍO MARÍA 6
11. DÍAZ FERNÁNDEZ, JOSÉ RAMÓN 1
12. DURÁN GIMÉNEZ-RICO, MARÍA ISABEL 2
13. FUERTES OLIVERA, PEDRO ANTONIO 2
14. GÓMEZ LARA, MANUEL JOSÉ 2
15. GURPEGUI PALACIOS, JOSÉ ANTONIO 5
16. HERNÁNDEZ CAMPOY, JUAN MANUEL 4
17. INCHAURRALDE BESGA, CARLOS 2
18. JIMÉNEZ HEFFERNAN, JULIÁN SEBASTIÁN 4
19. LLINAS I GRAU, MIREIA 3
20. LÓPEZ GARCÍA, DÁMASO 1
21. MARÍN ARRESE, JUANA ISABEL 5
22. MEDINA CASADO, CARMELO JOSÉ 1
23. MOTT, BRIAN LEONARD 2
24. NEFF VAN-AERTSELAER, JOANNE 4
25. POSTEGUILLO GÓMEZ, SANTIAGO 2
26. PRIETO PABLOS, JUAN ANTONIO GERMÁN 1
27. RABADÁN ÁLVAREZ, ROSA 5
28. ROMERO TRILLO, JESÚS 2
29. SÁNCHEZ-PARDO GONZÁLEZ, ESTHER 2
30. VARELA ZAPATA, JESÚS 1

Al parecer, hay treinta personas que aspiran a tener una cátedra de Filología Inglesa en España. Me refiero a que (de los muchos más que seguramente aspiran) son treinta los que de hecho se han presentado a la última habilitación. Como se ve por los resultados, son muchos los presentados y pocos los elegidos: los tribunales parecen tener morro fino y no creen que la mayoría de los colegas merezcan un pase; siete votos no merece más que uno, y eso que aún estamos en la primera prueba. No es por criticar ni a los más votados ni al tribunal (pues no sé qué sistema siguen de votación, y los resultados puede que sean inesperados para todos)… pero me parece que los resultados no son muy indicativos de la calidad relativa de los candidatos. Tampoco voy a dar ejemplos, y tampoco los conozco a todos, pero la impresión que me produce es que esto de las habilitaciones tiene mucho de lotería. Sobre si están las bolas trucadas, lo desconozco y no lo voy a decir por tanto: pero sería indicativo saber en qué universidades han salido las plazas que se van a ocupar, y si hay alguna relación entre esa ubicación y los resultados de la habilitación. Las malas lenguas (entre las que me incluyo) dicen que suele haberla; insisto en que no sé nada de esta convocatoria en particular. Si alguien sabe, pues que comente. Mi experiencia directa de los exámenes de cátedras (antes de que se introdujeran las habilitaciones) no puede ser más negativa.

Los resultados de las habilitaciones parecen ser más bien un cubrir un expediente: seguro que los candidatos propuestos tienen un excelente currículum, y salen habilitados, y quedan cubiertas las plazas, quod erat desiderandum para el Ministerio. Además, probablemente las acabarán ocupando en la mayoría de los casos los candidatos más apoyados. Y los demás, viento fresco, a la siguiente si no se han quemado aún. La de gente que pierde el tiempo con estas convocatorias… Yo me juré no perder en habilitaciones ni un minuto: están verdes, pero verdísimas. Sin apoyo en tu propia universidad, sin el elemento de suerte, y sin un currículum que tumbe de espaldas, no hay nada que hacer. Si hay telefonazos subterráneos que ayuden... pues aún mejor. El trabajo y la capacidad así a lo tonto no aseguran nada de nada. Pero mientras tanto está la profesión entretenida con esta zanahoria, y se ha echado el alto de hecho durante años, o para siempre, a la promoción de toda una generación especialmente numerosa y especialmente bien preparada en Filología Inglesa. Lo malo es que muchos puede que interpreten su único voto obtenido, o dos votos, como un resultado injusto para toda una carrera. Y bien puede que, en suma, todo este sistema sea más contraproducente que producente.

En fin, enhorabuena a los mejor situados… y a los demás, mejor los desanimo que los animo; animarles a volver a presentarse sería flaco favor, creo, en un sistema de promoción tan engañoso y malgastador de energías. Que esperen a las acreditaciones, a ver si pintan mejor, aunque lo dudo.

Y sin embargo aquí como en todo se aplica una regla: el que la sigue la consigue. Ahora bien, para llegar a tener una cátedra, he observado, hay que seguir muchas normas y protocolos que no figuran en el libro, ni en el baremo oficial de los tribunales.

Gramática parda




Martes 27 de febrero de 2007

Johnson contra Milton: machismo y censura

Mucho es, desde luego, llamar a Samuel Johnson "feminista". Y sin embargo, al comentar la obra de Milton, hace observaciones sobre el patriarcado militante de este autor que no son corrientes en un crítico de su época, anticipándose a cosas que diría la crítica feminista siglos después. Cierto es que a Johnson, defensor de la ley y el orden, y de la Iglesia establecida, le horrorizaba la política de Milton, y eso parece que le hacía más sensible a otros aspectos que veía criticables en su carácter e ideas:

Me temo que el republicanismo de Milton estaba fundado sobre un odio envidioso a la grandeza, y un hosco deseo de independencia; sobre una petulancia impaciente con quienes le controlaban, y un orgullo desdeñoso hacia sus superiores. Odiaba a los monarcas en el Estado, y a los prelados en la Iglesia; pues odiaba a todos a quienes se veía obligado a obedecer. Es de sospechar que su deseo predominante era destruir, más bien que establecer, y que no sentía tanto amor por la libertad como repugnancia hacia la autoridad.

    Se ha observado que quienes con más ruido claman por la libertad, no la conceden de buena gana. Lo que sabemos del carácter de Milton en las relaciones domésticas es que era severo y arbitrario. Su familia estaba compuesta de mujeres; y aparece en sus libros una especie de desprecio turco hacia las hembras, como seres subordinados e inferiores. Para que sus propias hijas no se saliesen de las filas, permitió que se viesen deprimidas con una educación mezquina y tacaña. Pensaba que la mujer estaba hecha únicamente para la obediencia, y el hombre únicamente para la rebelión.

Cuando habla del machismo de las obras de Milton piensa sin duda Johnson ante todo en la subordinación de Eva a Adán que tanto se enfatiza en Paradise Lost. El retrato de Adán tiene allí mucho de autobiográfico... sólo que Milton se consideraba, sin duda, un Adán perfeccionado, que ataba más corto a su mujer.

También disiente Johnson de Milton en cuanto a la libertad de prensa que defendía éste. Una libertad de prensa que en lo legal llegó a Inglaterra en cierta medida a finales del siglo XVII (antes la hubiese querido Milton, que publicó su Areopagitica sin licencia previa). Y en la práctica efectiva, quizá sólo haya llegado la libertad de prensa con los blogs, si eso es prensa.... o quizás siempre esté por llegar. En cualquier caso, Milton se oponía a la censura (con importantes excepciones, sin embargo) y Johnson defiende la necesidad política de la censura y no admite la libertad de prensa:

Por entonces publicó su Areopagitica: Discurso del Sr. John Milton en favor de la Libertad de Prensa sin Licencia. El peligro de semejante libertad sin límites, y el peligro de limitarla, han producido un problema en la ciencia del gobierno que el entendimiento humano parece hasta hoy incapaz de resolver. Si no se puede publicar sino lo que la autoridad política haya aprobado antes, el poder habrá de ser la medida de la verdad; si cada soñador de innovaciones puede propagar sus projectos, no puede haber orden seguro; si cada murmurador contra el gobierno puede difundir el descontento, no puede haber paz; y si cada escéptico en cuestiones de teología puede enseñar sus necedades, no puede haber religión. El remedio contra estos males es castigar a los autores; pues todavía se admite que la sociedad puede castigar, aunque no impedir, la publicación  de opiniones que esa sociedad considere perniciosas. Pero este castigo, aunque aplaste al autor, promociona el libro; y no parece más razonable dejar el derecho de publicación sin restricciones por el hecho de que se pueda después reprender a los autores, de lo que parecería el dormir con las puertas sin cerrojo, por el hecho de que después se pueda ahorcar a los ladrones.

Johnson, me parece, llevaría muy mal lo de los blogs, de autores etéreos y difíciles de castigar. Y Milton también lo llevaría mal, por mucho que dijese defender la libertad de prensa. Y la igualdad de derechos de las mujeres (otro desiderátum...) así así la llevarían de mal uno y otro, tan distintos sin embargo. Tales efectos produce la distancia histórica.

Husband to Mrs Milton




Lunes 26 de febrero de 2007

Implied author(s) in film and literature

My reply to a question in the Narrative-List (from Ellen Peel, San Francisco State University) concerning the possibility of multiple implied authors in film and fiction:

On the issue of implied authors in film / novel:

Perhaps two separate issues need clarification.

1) If the implied author is taken to be an interpretive construct, and is as such dependent on a reader's construction of the text, it is of course to be expected that different readers may construct different implied authors (or different implied authorial values, attitudes, etc.). That would seem to apply to both written fiction and film.

2) Perhaps the term is not ideal for use in film studies, given that it is an import from literature, and is as such tailor-made for the standard literary situation in fiction, that is: a text as the product of an individual author. That said, there may be much more common ground than this would lead us to assume, in particular in marginal or non-standard cases: auteur film, pseudonymous multi-authored novels, etc.

As to myself, I think that "showing" (a story, values, etc.) the way a film does may be more conducive to multiple constructions of intent, value, etc.; and that would seem to provide a rationale for "multiple implied authors" as in (1) above. But a given interpretation of an individual case need not assume multiple implied authorship in the sense of a multiplicity or indeterminacy of authorial stance, implied values, political outlook, etc . "Collaborative authorship" is quite a different problem—though not without interesting connections with this issue, I should say.

Among the replies, Marie-Laure Ryan wrote:

> The posts on the implied author in film seem to take it for granted that the notion of implied author is essential to the understanding of verbal narrative; but in fact its theoretical necessity is far from established. See the entry "implied author" in the Routledge Encylopedia of Narrative, as well as the recent book by Tom Kindt and hans Harald Mueller, The Implied Author: Concept and Controversy," Berlin: Walter De Gruyter 2006.

My reply to the list (Feb. 27):

There is much debate on the implied author, to be sure. The argument that we need to get rid of "anthropomorphic" concepts in textual analysis has alwas struck me as a surprising one, though, given that only anthropomorphic creatures communicate through texts.

As to the Routledge Encyclopedia article on the matter, it concludes that it is a problematic concept which continues to generate controversial debate, which is probably true. On the way, though, the article seems to take for granted a definition of the implied author as "a 'voiceless' and depersonified phenomenon . . . which is neither speaker, voice, subject, nor participant in the narrative communicative situation" —which does not seem to have much to do with Booth's original notion. The implied author should be understood as a communicative textual voice: the one responsible for the text as a whole, as an intentional communicative (and rhetorical, and artistic) construct. The implied author is far from silent: s/he speaks using the protocols and conventions of literary and narrative communication—and this does not seem to be part of the assumptions of many of the critics of the concept. No wonder such a concept (of their own making, I should say) will appear to be controversial or problematic!

On the other hand, film, while being a narrative phenomenon, cannot be reduced to a linguistic communicative situation. And that may account for some of the problems which crop up when the concept of the implied author is applied to film. There is much common ground, but also some significant differences.

The conversation goes on...  Marie-Laure RYAN writes:

> When I was young and gullible and soaked up the theory of the day uncritically, I did not dare use the a-word “author” in my papers for fear of being laughed at as hopelessly naive: haven’t Barthes and Foucault convincingly demonstrated that the author is dead? Isn’t intention a fallacy and shouldn’t the text be a self-enclosed system of meaning? Whenever I had to mention the author, I prefixed the a-word with “implied” and that was much more respectable. Yet, I don’t see why I cannot attribute intents/beliefs/values to the author(s) rather than to a mysterious “implied” double of the author. Sure, the author as I imagine him/her is my own construction, but do I imagine a human being who writes a text, or do I imagine an abstract theoretical entity whose sole reason to exist is to prevent the real author from expressing opinions? Is it illicit to ask questions about what the author might have meant when reading a text? And is it illicit to use one’s knowledge about biographical authors and what one knows of their other works when interpreting a text? When I say that in the late works of Camus there is a mystical trend that is not present in the earlier works, am I speaking of an “implied” or am I attributing a change in world-view to Camus himself? And finally, about the anthropomorphic question: if I attribute belief, intents, values, etc. to an author, whether implied or real, then of course this will be an anthropomorphic construct. Pure theoretical constructs do not have a mental life.
>
> As for language-dependency: I think that narration is a verbal act, so I would get rid of the concept of narrator in any mimetic form of narrative (drama, film, compute games) and retain it for the diegetic forms. It is perhaps unfortunate that our field of narratology developed as the study of literary narrative and is burdened with terms that presuppose language. In fact, even ordinary language does: one speaks of storytelling. So it seems natural to ask: who tells? But what would narratology be like if instead of story-telling one spoke of story-showing, which is much more appropriate for film and drama?
> If there are narrators in fim, besides the source of voiced-over narration, are there narrators in drama, and who are they?


Answer:

Dear Marie-Laure: more views on the implied author...

- Yes, one may attribute values, a world-view, etc., to the author; only, insofar as you are doing that on the basis of a given work, you are attributing them to the implied author of a work. In many contexts there is no practical sense in differentiating the two, but sometimes you do need the implied author: if a socialist writer is forced to write conservative pamphlets, say, for his job, then you need to differentiate the ideology of the writer of those pamphlets (an implied author, possibly a pseudonymous or anonymous writer or a ghost-author) from the person who holds other beliefs in other contexts and perhaps in other works.

- And, as to narration: VERBAL narration is a verbal act, but narration in images, in choreographed action-verbal or otherwise-as in drama, is not a verbal act, it is a compositional act. If the net result is a narrative, though (in the extended sense of "a sequential representation of a sequence of actions, etc.") it makes some sense to speak of the act of composition as a narrative act, even though the term "narration" does create some confusion. Anyway, there is lot of verbal storytelling in drama and in film, but what makes these genres central to narratology is not that verbal storytelling they include: it is, rather, the fact that dramatic and cinematic composition is a narrative act (though not a verbal act).

PS: In early March, the debate goes on. In a message I've lost, M.-L. Ryan notes that narratologists do not usually include in their toolkit both the author and the implied author, and that in any case they do not use the implied author in order to explain such cases as unreliable narration, etc. In her example, although Booth would interpret the implied author of A Modest Proposal to be an ironist rather than an advocate of cannibalism, this is not the use which is made of the concept nowadays: narratologists would assume the implied author is in favour of eating babies... My answer:

Dear Marie-Laure:

- It is perhaps the case that some (or many) narratologists do not use the concept of implied author to analyze such cases as unreliable narrators, ghost writing, etc. Well, I don't think such analyses can go very far, for they would lack an essential concept. Which is in any case no more than a tool, to be used in practical analysis of a given text as flexibly as necessary. But sometimes you just need a monkey wrench, or whatever: in literature, you need implied authors all the time. Which shouldn't lead us to forget real authors: if narratologists (not me!) do that all the time, bad for them. Such narratological analyses will be restricted to a predefined set of laboratory phenomena, and will not deal with the actual dynamics of communication.

As to the Swift example: that would be, for Booth, the standard case in which we need to use the concept of an implied author. Of course someone may interpret that the implied author is advocating cannibalism... but that would be a misreading of the text, one which of course Swift invites in order to let his audience classify themselves between those who know how to read and those who don't... but I shouldn't expect narratologists to fall in the second group!

Dear Jose,
Back from a short trip, this explains why I haven't posted on the list. A few thoughts on the implied author: if the implied author of "A Modest Proposal" is NOT the one who advocates Cannibalism, as I thing Booth would say, what are we going to call the one who advocates cannibalism? For surely they should be differentiated. But if we do differentiate them, we add one more entity to that already cumbersome model of author-implied author-??-narrator.
My stance of this is as follows: ALL utterances--whether literary or not, fictional or not--have an implied speaker  and a real speaker. The implied speaker is the one who fulfills the felicity conditions of the speech act taken literally. It is the speaker in Swift who advocates cannibalism. This implied speaker never lies, never uses irony or sarcasm. Then there is the real speaker, constructed by the hearer on the basis of the content of the utterance, the context, what he knows about the personality of the speaker and his intent in producing the speech act. Of course this speaker is inferred--we cannot read minds--but this speaker is assumed to be a real person. Sometimes the implied speaker and the real speaker differ, sometimes they do not. They differ not only in the case of irony and lie, but also in the case of incompatence: "I know what you mean, even though it's not what you said."
In literature--fiction, to be more precise--we add a narrator.  The narrator tells the story as true, while the author does not. That's why we need the concept of narrator even in 3rd person. But why do we need to add the concept of an implied author who is neither the narrator not the real author? Is the implied author specific to literature? To fiction? Do we need him in a biography of Napoleon?
I said above we need an implied speaker in ordinary language to distinguish lie from sincere language and irony from literal language. It would seem then that we need him in fiction too, since such ways of speaking do occur in novels. But it seems to me that there is no need to add an implied author: irony and lies and unreliability can be attributed to the narrator. But narrator's irony can be transferred to author when narrator is not an individuated human being. So my model of what the reader needs to imagine goes like this:
1 Author(what author means)--2 Narrator (what narrator means)--3 Implied narrator (what narrator says literally), with 1 and 2 collapsing in non-fiction, and 2 and 3 collapsing  in straighforward expression.
The concept of imnplied author would only be useful if it were potentially distinct from real author AND the reader would be able to judge the difference, but since advocates of the implied author forbid attributing any belief and intent to the real author, the notion becomes totally non-operational.
I guess my main gripe about much of what is done in narratology is that it is trying to complicate rather than simplify things and does not adhere to the principle of Ockham's razor. The implied author, to me, is a hedge that critics use to avoid committig themselves to saying anything about the authoir. And yet, critical literature is full of "Austen tells us that", "Sartre teaches us that," etc. Is there something to be gained by outlawing these expressions?
The whole discussion of the number of implied authors in film takes the theory to its absurd limits! Will we some day have multiple unreliable implied authors in painting?
Cheers
Marie-Laure

Dear Marie-Laure,
I hope you've had a nice trip. And thanks for answering in such detail to my ruminations: if you don't mind an additional spell of intellectual ping-pong, I'll answer back between the lines:

> Dear Jose,
> Back from a short trip, this explains why I haven't posted on the list. A few thoughts on the implied author: if the implied author of "A Modest Proposal" is NOT the one who advocates Cannibalism, as I thing Booth would say, what are we going to call the one who advocates cannibalism? For surely they should be differentiated. But if we do differentiate them, we add one more entity to that already cumbersome model of author-implied author-??-narrator.

Well, as I take it, we would call the one who advocates cannibalism "the narrator" or perhaps "the speaker" since this is not a narrative proper. And the one who doesn't, the implied author. Whom we know as Swift, or rather, Swift-in-his-text. Should Swift have advocated cannibalism in his final madness, that would be a matter relevant to the biographical author, not to the implied author of this text. Anyway, we are constructing, perhaps, a simplified model of Swift's irony here, for the sake of the argument, because the actual Modest Proposal, or Gulliver, or any other text by Swift, exhibit ambiguities and imperceptible transitions between voices which would need to be analysed in greater detail.

> My stance of this is as follows: ALL utterances--whether literary or not, fictional or not--have an implied speaker  and a real speaker. The implied speaker is the one who fulfills the felicity conditions of the speech act taken literally. It is the speaker in Swift who advocates cannibalism. This implied speaker never lies, never uses irony or sarcasm. Then there is the real speaker, constructed by the hearer on the basis of the content of the utterance, the context, what he knows about the personality of the speaker and his intent in producing the speech act. Of course this speaker is inferred--we cannot read minds--but this speaker is assumed to be a real person. Sometimes the implied speaker and the real speaker differ, sometimes they do not. They differ not only in the case of irony and lie, but also in the case of incompatence: "I know what you mean, even though it's not what you said."

I agree, of course, though there are some terminological problems. In your account here, the "implied speaker" of an ironic utterance is not using irony (Swift's cannibal), while the "real speaker" of an ironic utterance is the ironist (Swift). The problem is that (as you stated before concerning the differences with Booth's usage) your "implied" refers to the level would call the (unreliable) narrator, and your "real" refers to Booth's implied plus real author. This is understandable, because any speaker/writer is "implied" in his text: the cannibal in his cannibalistic text, and the ironist in his ironic text, when read as irony.

> In literature--fiction, to be more precise--we add a narrator.  The narrator tells the story as true, while the author does not. That's why we need the concept of narrator even in 3rd person. But why do we need to add the concept of an implied author who is neither the narrator not the real author? Is the implied author specific to literature? To fiction? Do we need him in a biography of Napoleon?

Not specific to literature; this is a matter of general communication, especially writing. In a biography of Napoleon? Well... perhaps. It depends on what you are trying to do. If you are comparing the author-in-the-text (implied author) to another expression or text of the same author, you might need to distinguish the author you construct on the basis of this text from the one you construct on the basis of his journalistic articles, etc.

> I said above we need an implied speaker in ordinary language to distinguish lie from sincere language and irony from literal language. It would seem then that we need him in fiction too, since such ways of speaking do occur in novels. But it seems to me that there is no need to add an implied author: irony and lies and unreliability can be attributed to the narrator.

OK, fictional narrators can do anything authors can do (since fictional narrative may be motivated as fictional authorship). But in order to interpret unreliability, you need to contrast the unreliable narrator (e.g. Jason in The Sound and the Fury) with someone who holds a reliable moral (intellectual, etc.) position: and that is the author. The author-in-the-text, as you construct his position, that is, the implied author. ("Faulkner", for Booth). If you're a good reader, you don't read Jason's text as being endorsed by the author, you read an implied evaluation between the lines. And insofar as that is a textual, implied, constructed position, we're speaking of an implied author, irrespective of our knowledge of other Faulkner texts or anything about Faulkner as a person ("the real author") apart from this novel.

> But narrator's irony can be transferred to author when narrator is not an individuated human being. So my model of what the reader needs to imagine goes like this:
> 1 Author(what author means)--2 Narrator (what narrator means)--3 Implied narrator (what narrator says literally), with 1 and 2 collapsing in non-fiction, and 2 and 3 collapsing  in straighforward expression.
> The concept of imnplied author would only be useful if it were potentially distinct from real author AND the reader would be able to judge the difference, but since advocates of the implied author forbid attributing any belief and intent to the real author, the notion becomes totally non-operational.

But it is potentially distinct from the implied author, there are many possible examples in which it is not only operational, but necessary. Unwanted juvenilia. Recantations. Conversions. Etc.—to take just one possible line of difference.  I don't know about "advocates of the implied author", but Booth, in Critical Understanding, often contrasts the implied author in a given work and the author in other works or communicative interactions. And me too!

> I guess my main gripe about much of what is done in narratology is that it is trying to complicate rather than simplify things and does not adhere to the principle of Ockham's razor.

But sometimes we need to multiply the entities in order to deal with a complex case, because in verbal art, art consists in a multiplication of such levels of utterance. So, I'm all for simplification, but where it is advisable, or possible, one should not simplify one's toolkit so that an essential tool is missing. BTW, I read the other day an interesting paper (almost a hundred years old) on Ockham's razor: I'm enclosing it in case you feel curious about it.

> The implied author, to me, is a hedge that critics use to avoid committig themselves to saying anything about the authoir. And yet, critical literature is full of "Austen tells us that", "Sartre teaches us that," etc. Is there something to be gained by outlawing these expressions?
I'm not at all for outlawing. Rather, we need to speak of the author as a figure in the text, the "implied author" and as someone who has designed (not always in a fully conscious or controlled way) the appearance and features of such a figure, and that would be "the author". The one who is bored to death with writing potboilers is also the author, not the implied author!
> The whole discussion of the number of implied authors in film takes the theory to its absurd limits! Will we some day have multiple unreliable implied authors in painting?

Hahah! well you never know! That's beyond myself for the moment, though. As to film, yesterday I read at the end of the credits in a theater, "Columbia Pictures is the Author of this film"... so yet one more candidate, and an authoritative one!  Cheers! JOSE ANGEL

Anyway, we both stood our ground in the end.
Thus far narrativeness or narrativity... Now for literariness. Fatemeh Nemati writes:

> Dear members of Narrative group
> Narratives told everyday everywhere by everyone are much similar to literaray narratives. It seems that they follow the same principle of representing the world. What makes the difference between a literary and a non-literary narrative if they are alike in every aspects of representing experiences of the real world? What happens to a narrative when it is branded as literary in contrast to non-literary? Do they differ in the meaning they convey or the way they convey it? Is it fictionality that promotes a narrative to the status of being literary rather than non-literary? Is it a magical transformation? How do you recognize that this narrative is literary rather than non-literary? are there yardsticks to measure it or are we again to depend on our intuition? What is the elixir that causes a narrative to transcend beyond the mundane reality, to enter the world of literature? I'm so perplexed that i feel i will die in the maze if nobody comes to my help. Kind regards
> Nemati

Dear Nemati:
I agree there is much common ground, certainly, between everyday conversational storytelling and literary narratives. In the last analysis, literary narrative derives from such oral stories. So there is in fact a continuum between literary and non-literary narratives. And what makes a story more or less literary (I would like to emphasize the "more or less", because it is not a matter of either/or, but a question of degree, context, etc.), what makes a story more or less literary is in part the use it is put to, and in part whether it shares a number of characteristics, none of which is in itself determinant. For instance, you mention fictionality, and well, yes, there is much common ground between literature and fiction, and a fictional conversational story would rate in principle as more "literary" than an instrumental one (conveying practical information, for instance). There are many other such parameters: whether a story has a status as a cultural icon or reference point (e.g. classical historical works, which nevertheless are supposed to be "factual"). Whether we are focusing on the story for the sake of narrative pleasure, and not for practical information. Whether the story uses language in a distinct, creative, rhetorically effective way. Whether it is tellable, repeatable... Whether it is written using literary conventions, and published as "literature". Etc. As I say, I see this as a number of criss-crossing parameters, none of which determines whether a story is to count as literary. The context of use is all-important. And the story's story: some stories are born literary, some become literary, and some have literariness thrown upon them!


Robert Scholes wrote:

The literary vs. non-literary distinction has nothing to do with fictional vs. real.  It has to do with highbrow narrative vs. low-brow narrative, the stuff in "little" magazines vs. the stuff in "pulps," for example.

The distinction was used to distinguished "quality" fiction from cheap, popular stuff.  Personally, I rejected that distinction long ago.

Bob Scholes

 

...and I reply:


There are many different notions as to what literature is, and many different contexts in which literature is distinguished from non-literature, so there is no way a clear-cut definition of literature can possibly be provided, from a "bird's eye view" of cultural phenomena. That doesn't mean that in a given context, or for one given person, the line between literature and non-literature may be quite sharply drawn; my point is that this would be just one context, or one notion, among many. That's why we need a fuzzy definition of literature according to a number of criss-crossing and grading scales.

Nonetheless, some notions are more widely shared than others, and some are more influential than others. For instance, more people would agree that "the book which inspired the film" is literature (good or bad, etc.), while "the film based on the book" is not literature (but film). And more people (more influential contexts, etc.) would agree that a highbrow, culturally valued text is literature, while a joke I happen to invent and tell my friends is not literature. Which is not to say that a given theorist may refuse to make that difference, in a given context. Or, again, many people will find it strange that Winston Churchill should be given the Nobel Prize for literature (quite apart from the quality of his style), while not many people will find it strange that Faulkner should be given the Nobel Prize for literature (whether they like his fiction or not), because "creative fictional writing" tends to be associated with literature in the minds of many people, while "history" tends to be put on another shelf by many people, libraries, bookstores, etc. I think it is useful to keep in mind which are the usual senses given to words, and uses given to books, whatever our theoretical preferences may be. Our theoretical proposals will have to intervene and make sense in (or try to change) that "real" cultural world, after all...

The list goes on...
Sobre estilo, crítica, comunicación y narración ficticia


Desaparece Kira

Este fin de semana, en Biescas, se ha perdido Kira, la perra de mis sobrinitas Cris y Virginia. Es una cocker spaniel color miel, talmente como la de la foto que he puesto. La dejaron atada a la puerta de casa media hora, y ha desaparecido. Algo totalmente fuera de sus costumbres (es animal de costumbres) así que seguramente se la ha llevado alguien. Igual con buena intención y todo, creyendo que estaba abandonada, sobre todo si se ha soltado… aunque por Biescas casi todos los perros andan sueltos. Lo más probable es que la hayan robado. Con la de gente que está por el pueblo de paso los fines de semana… Muy tristes se han quedado Cris y Virginia, sobre todo porque no saben qué vida va a tener a partir de ahora Kira. Creo que no la volveremos a ver nunca. La vida de Kira, segunda parte, acaba de empezar. Ojala le vaya bien, pobrecilla perra, que es más inocente que ella sola. Y no van con ella esas historias de perros que se orientan y vuelven a casa recorriendo cien kilómetros.

Algún julay






Domingo 25 de febrero de 2007

Paseo al Pibo

Llegamos a Biescas con la villa enmarcada por un arco iris espectacular, lástima de cámara de fotos. Luego ha habido de todo: tanto lluvia abundante, como día de viento soleado. Por variedad no quedará el pueblo. Ahora que los críos ni se han enterado: no hay quien los despegue del ordenador, para ellos Biescas se está convirtiendo en una sesión de videojuegos. Eso de pasear por el campo con ellos no va; sólo a la fuerza. Lo mismo decía mi padre de mí en 1970... aunque mi droga era otra, los libros y dibujos. Hoy me he ido de paseo con él por Arratiecho; ayer, por simetría, me llevé a Ivo, capturado a la fuerza, por el barranco de enfrente, Arás. Fuimos por la carretera vieja, subimos bordeando el barranco hasta enfrente de las Señoritas, y nos paseamos por la presa más alta que vimos, qué vértigo para el Pibo. Tuvo el honor de escribir su nombre con una piedra junto al de otros excursionistas. Luego bajamos por la carretera de Aso, y llegamos ya de noche cerrada al pueblo. El crío aguantó bien, pero fue la excursión más larga de su vida, decía: iba largando todo el rato, produciendo ideas con la cabecilla sin parar.

"Papá, hemos batido tres récords. El de longitud, el de rato, y el de altura. Te has pasado cinco pueblos, me parece. Mira: desde aquí se ven, uno, dos, tres, cuatro, cinco. Cinco auténticos pueblos. Se van a preocupar por nosotros, nos llamarán por teléfono móvil. Vaya, está apagado. Entonces oirán 'piii-piii-piii. Y una voz. El teléfono está apagado. Puede usted participar en una lotería. Si desea participar en nuestra lotería, marque...' Cuelgo, clac. O mejor: cerbatana. Dardo venenoso por el... por el abricular. Va por el cable el dardo. Zas. Le da al señor en la oreja—¿eeeh? Papá. ¿Tú crees que mi nombre durará mucho en la piedra? Igual no saben que soy yo. El otro día escribí mi nombre con la bici. Mira: voy deprisa, y frenazo. I. Luego vuelvo, y frenazo, frenazo. Uve. Luego cogiendo carrerilla un frenazo torcido, una cé, y otra cé al revés. Mi nombre con la bici. ¿Puedo poner aquí una marca, la del récord de altura? Qué cansado estoy. Estos árboles tienen mucho musgo: ¿puedo quedarme a dormir en un árbol con musgo? En bici bajaría a cien por hora hasta el pueblo. Como una piedra de Indiana Jones. A cien o a cien mil millones. ¿Te puedes tirar en bici por la vía del tubo? Yo quiero subir hasta arriba de la vía a ver la vagoneta. Dice Álvaro que está oxidada, pero que está. ¿Iremos un día a ver la vagoneta? ¿Nos tiraremos en la vagoneta? ¡Aaaaaah! Explosión. Papá. ¿Me puedes decir cuál es el lado positivo de este paseo?"

Y vuelta para Zaragoza. Por lo menos han visto a una buena colección de primos, qué digo primos, primas: Lizara, Blanca, Víctor, Linza, Elsa, Virginia, Cristina... y Álvaro se ha disfrazado de preso para carnaval; Lizara de Eduardo Manostijeras—ahora le ha dado por Tim Burton, y vieron todos La novia cadáver. Los pequeños se olvidaron de sus disfraces respectivos, de cebra y de jirafa, pero bueno, no parece que los hayan echado en falta. (Creo que es porque no eran de jirafo y cebro, que están en la edad sensible). Ahora los voy a extraer del baño, que igual se me arrugan.

Cosas antiguas

Sábado 24 de febrero de 2007

Pausa de gremios

Llevamos dos semanas con la casa invadida de gremios, y pronto serán tres. Estamos reformando un baño para adaptarlo al abuelo, que tiene noventa y no sé cuantos años y se pega unos castañazos de aúpa entrando y saliendo de la bañera. Total que desde la punta la mañana los tenemos en casa, obreros de aquí para allá y los habitantes medio zombis aún en pijama tropezando con los ladrillos y las hormigoneras. Y la casa con un palmo de polvo, pero ahora ya empieza a volver a su ser. Lástima no haber plantado hierba por todo. Aunque lo peor viene ahora, claro: factura millonaria para los reformeros.... Lo de la reforma a coste cero sólo se lleva en la Universidad.

Así que hoy que han decidido tomarse una pausa los workmen (la mitad rumanos o búlgaros, creo), nos subimos a Biescas. Parece que el día acompaña, además. Pues cierro y a ver si recojo antes de salir todas las cervezas de una pizza party que hicimos con un grupete de amigos ayer, justo dio tiempo de que saliesen los gremios y entrasen ellos: veintitrés-efe, cumpleaños de Rosa era, y allí estuvimos celebrando, ya puestos a cumplir años...

Oye, la ópera dicen que cumple hoy cuatrocientos años. Felicidades también.

Through the Rainbow

Etiquetas: Diario

Viernes 23 de febrero de 2007

Invasion of the POD snatchers

Remitentes: Dres. José Ángel García Landa, Beatriz Penas Ibáñez (Departamento de Filología Inglesa y Alemana).
Destinatario: Sr. Director de Departamento de Filología Inglesa y Alemana.
Asunto: Recurso POD POP
Fecha: 23 de febrero de 2007

Sr. Director:

Los abajo firmantes hemos presentado ante el Excmo. Sr. Rector Mgfco. un recurso de alzada contra una decisión del Subdirector de Ordenación Académica del Departamento de Filología Inglesa y Alemana de fecha 19 de febrero de 2007, por la cual se niega el trámite a nuestra solicitud de impartir docencia en el Programa Oficial de Postgrado de nuestro Departamento.

Entendemos que esa decisión se ha tomado conforme a una normativa interna de dicho programa de postgrado que vulnera la legalidad y normativa universitaria, y que debió reformarse al conocer la orden del Rector de anularla en su aplicación al Tercer Ciclo de este mismo postgrado. Como ya dimos a conocer en el Consejo de Departamento del pasado día 15 de febrero, entendemos que mal puede ser ajustado a derecho en Segundo Ciclo lo que es contrario a derecho en Tercer Ciclo.

Habiendo sabido que el lunes 26 de febrero va a tratarse en la Comisión Permanente la aprobación definitiva 1ª y 2ª fase del POD de la docencia de Máster del curso 2006-2007, juzgamos oportuno que usted dé a conocer a los miembros de la Comisión la existencia de este recurso.

Zaragoza, 23 de febrero de 2007

José Ángel García Landa Beatriz Penas Ibáñez


Sobre este tema tuve una entrevista con el Decano de la Facultad de Filosofía y Letras esta semana, visto que nos habían pasado una lista con la primera remesa de los Programas Oficiales de Postgrado aprobados por el gobierno de Aragón (—Top of the POPs—) y allí aparecía la Facultad de Filosofía y Letras como responsable de este programa de Postgrado. Pero el Decano dejó muy claro que la responsabilidad de la Facultad es meramente nominal, o simbólica, o delegada en el Departamento, o errónea... Que, en cualquier caso, ni entran ni salen en el asunto de la organización docente del Postgrado, ni en las normas a aplicarle, ni tienen opinión al respecto ni por supuesto tienen intención de solicitar al Departamento que introduzca ninguna modificación, algo que según entiende el Decano caería fuera de las competencias de la Facultad. (O sea, que si la Facultad es responsable del Postgrado... es poca responsabilidad la suya, ciertamente). En cualquier caso me dijo el Decano que así se lo podía expresar al Rector: que la Facultad se limita a conocer (que no aprobar o controlar) las actuaciones del Departamento. Será quizá porque es una Facultad de Filosofía, ya se sabe, la contemplación pura. En fin, pues queda el asunto entre el Departamento y el Rectorado. Sea cual sea la respuesta del Rectorado a nuestro recurso, será muy ilustrativa. Si dictamina que se puede exigir la pertenencia a los equipos de investigación de los Coordinadores del plan de estudios para impartir docencia en él.... pues ya lo sabemos para otra vez.

La falacia democrática de los órganos



Nos anglifican el nombre

En la web de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Educación y Ciencia emiten directrices para estandarizar los nombres de los investigadores españoles en las publicaciones científicas: para que yo, José Ángel García Landa, no sea nada de esto en las bibliografías:

1) García Landa, José Ángel
2) Landa, José A. García
3) García, J. Ángel
4) García Landa, J.
5) Landa, J. A. G.
6) García-Landa, José,
7) Gª Landa, José-Angel.

Y sea, en su lugar, sólo ésto

8) José Ángel García-Landa (firma recomendada), o sea
9) García-Landa, JA (su resultado en la ISI Web of Knowledge).

Suponiendo que yo sea investigador y aparezca por la ISI, que es mucho suponer.

Bueno, pues esta normativa o recomendación tiene como todo su lado bueno y malo. No entiendo a las personas que multiplican sus alias y sus firmas (utilizando todas las formas del 1 al 9), pero haberlas haylas, y eso sin contar con los catalanes que son tan pronto Peras como Pedros, y otras cuestiones aledañas. En particular entiendo poquísimo a los que tan pronto utilizan como dejan de utilizar su primer apellido vulgaris, o lo abrevian, tantos González que aparecen intermitentemente o se quedan en Glez., y Garcías en Gª (nº 7)—absurdo, digo. Aunque oye, cada cual que haga como quiera y multiplique sus entidades, como Guillermo de Ockham u Occam. Luego igual le piden un test de ADN junto con el currículum-bite, para probar que es él mismo.

La reforma sigue el principio anglófono según el cual sólo hay un apellido, la última palabra suelta del nombre, y todo lo que va delante son nombres. O sea, que si yo firmo con mi firma habitual española más completa y lógica, "José Ángel García Landa", esta normativa me va a convertir en una bibliografía en "Landa, JAG". Que ya lo hacen algunos al incluirme en una bibliografía, ya. La idea es resignarse a morir al palo y juntar los apellidos como hacen los americanos en este caso (número 8-9). Muchos colegas ya lo hacen cuando publican en inglés, y especialmente en las publicaciones en el extranjero, como resignados a rebautizarse para evitar confusiones, o adoptando una identidad más aerodinámica e internacional.

Pues yo no, qué leshes. Más bien he preferido siempre aclarar con mucho cuidado con los editores cómo hay que alfabetizar y escribir los nombres españoles, y si me han publicado algo en Londres o en París, Texas, pues ha aparecido con mi nombre auténtico y no anglofonizado ni adaptado a la normativa globalizada. Y si me citan mal, oye, que aprendan ellos a citar, que todo esto funciona en dos sentidos, y también nosotros tenemos que aprender que John Fitzgerald Kennedy no era hijo del Sr. Fitzgerald y de la Sra. Kennedy.

Bueno, reconozco que en la Universidad Brown, donde saqué un Máster, le expidieron el título a un tal Jose-Angel Garcia-Landa, creo; debía ser por normas de la casa...

El resultado de esta práctica recomendada ahora es que el segundo nombre de los nombres dobles ("Ángel" en mi caso) se convierte en un "middle name", y que los dos apellidos desaparecen para convertirse en uno solo, como si todos tuviésemos ínfulas nobiliarias de apellidos rimbombantes, como en la partida de bautismo, "José Ángel García y Landa", hale, pero ahora con bautismo americano. Peor les va a los que tienen "des" y "de las": así, "Emilio de la Banda García" se convierte en "Emilio Banda-García"; "María del Mar Valero Ruiz" se convierte en "María M Valero-Ruiz", y Carlos García de la Torre en "Carlos García-de-la-Torre".

Pues de momento que se rebautice quien quiera a la moda del XXI. Yo seguiré firmando como firmo ahora, todo lo más destaco el apellido en un tipo distinto para que se sepa dónde alfabetizar, José Angel García Landa. Eso si me cita alguien, que ya querría yo, ya.

Hola, Humano


Jueves 22 de febrero de 2007

Sara te quiero

Paso por al lado del Instituto Goya, uno de mis trayectos habituales, y me dan al ojo una serie de pegatinas distribuidas por paredes y farolas:

SARA
TE QUIERO
JOSE ANGEL G. L.
(EL BOINA NEGRA)

Vaya. ¿Es a mí? Lo que llevo en la cabeza no es propiamente una boina (vade retro), sino una gorra negra. ¿Distinguirá Sara, me pregunto, entre boinas y gorras? El firmante ¿es Sara? ¿Más bien José Angel G. L. el boina negra?… ¿Habré puesto yo las pegatinas? ¿Estaré metido, en mis horas de sonambulismo, en un argumento tipo Amélie? ¿Me quiere Sara, o la quiero yo a ella, o es otro José Angel? Igual hasta es otra Sara. Los escritos echan a rodar y cada cual los interpreta a su gusto, o hace con ellos lo que quiere.

Fr/antic





Abstract


Y nunca mejor dicho lo de abstract. Esta abstracción la he escrito hoy, estilo César, en tercera persona, tras releer mi artículo "Narrating Narrating: Twisting the Twice-Told Tale". Que aparecerá en la serie "Narratologia" de Walter de Gruyter este año, espero. Conforme a mi teoría, la autorelectura me ha aportado ciertas cosas que no sabía que había dicho en mi artículo. Si es que las había dicho. Bueno, en todo caso, ahora leídas están, y el abstract escrito, post hoc et propter hoc:

José Ángel García Landa approaches narrativity from the vantage point of narrativization and narrative doubling, understood as interactional communicative phenomena. Narrative, as a dialogic phenomenon, is a rearrangement of previous narratives in order to articulate a new one, more complex or more to the point in a given interactional exchange. Effects of doubling ('narrated narratings', stories within the story, etc.) add semiotic intensity, and suggest that repetition and retelling are basic to narrativity. Narrativization is therefore a remaking of previously narrativized events. Notions like "tellability", "point of view" and "event" need to be redefined in view of this interactional situatedness of narratives. Discursive phenomena involving the response to narratives, their use in conversation or criticism, or their theoretical analysis, also partake of this interactional situatedness. The connectedness between events characteristic of narratives (and which is subject to reinterpretation and retelling) is shown to be relative to the communicative dynamics of discourse interaction. Some definitions of narrativity are examined and criticised in order to emphasize the configurational dynamics of narrativity—a dynamics of constant remaking through communicative interaction. In this light, García Landa addresses the retrospective dimension of narrative, in particular the "narrative fallacy" and its diverse aspects, such as the post hoc/propter hoc confusion, hindsight bias, foreshadowing, sideshadowing, the double logic of narrative, simulated contingency, etc. His narratological analysis extends into intertextuality, cognitive theory and hermeneutics, and ends by retaking the question of narratives which retell or represent narrative acts. Literary works which narrate acts of narrating keep us aware of the continuity between everyday conversation and elaborate literary genres, and build bridges between them, re-appropriating orality for literature and constructing complex interactional forms precisely through a return, with a difference, to the source of narrative interaction.

Emergent Narrativity



Miércoles 21 de febrero de 2006

Feudalismos y sociedades feudales


Hoy hemos presentado con Beatriz un recurso al Rectorado, contra la decisión del Departamento (tomada por su Subdirector de Ordenación Docente, el Dr. Ignacio Guillén) de no admitir a trámite nuestra solicitud de impartir docencia en el nuevo segundo ciclo de Estudios Ingleses. No se nos admite como capacitados para la docencia en segundo ciclo por no estar recibiendo financiación externa para nuestra investigación. Amén de otros criterios abusivos, que ya fueron declarados contrarios a derecho por el Rector para el Tercer Ciclo de ese mismo postgrado. Pero el Departamento ha decidido no sacar conclusiones de esa decisión del Rector, y seguir aplicando en Segundo Ciclo esos mismos criterios abusivos. Así que ha habido que presentar un nuevo recurso. Unas veinte páginas de recurso.

Es ésta una labor a la que dedicamos bastantes horas por semana quienes somos víctimas del mal hacer de la administración. Pero es absolutamente necesario hacerlo, pues si no presentásemos recursos estaríamos aceptando los abusos que se producen, e invitando además a que el acoso administrativo pasase a la siguiente fase. Porque acoso administrativo es lo que hay, cuando los grupos de investigación del Departamento funcionan como partidos políticos para arroparse mutuamente y defender sus intereses, aprobando en Consejo de Departamento normas y actuaciones contrarias a derecho. En el contexto claustrofóbico e histerizado de este pequeño mundo parecen estas votaciones "democráticas" sencillamente porque se ganan. Se olvida el hecho de que (como pequeños Planes Ibarreche) están decidiendo sobre cuestiones que no son de su competencia, y saltándose las normas de funcionamiento general de la Administración. Pero esta viene siendo una tónica muy general en nuestro Consejo de Departamento: muchísimas ausencias, muchas abstenciones, y disciplina de voto férrea para los equipos de investigación. Así se toman numerosas decisiones que vulneran los intereses de alguien que no tiene un grupo que le apoye—y muchas veces, también, los derechos de los mismos miembros del partido, que votan por disciplina a favor de decisiones contrarias a derecho y que, encima, les perjudican.

Normalmente ni se recurren estas decisiones injustas: por asqueo, por inercia o por pereza, por ignorancia, por inocencia… Pero últimamente estamos empezando a recurrir. Sobre todo porque vemos que es una dinámica que no cambia: una minoría actúa como un partido político decidido a saltarse las normas que haga falta si es preciso; una mayoría o no asiste o se abstiene. Y de los que asisten (y se abstienen) siempre hay quien reprocha a los que se quejan del maltrato administrativo que esas cosas son asuntos que sólo conciernen a los que se quejan, y que no intenten esos involucrar al Consejo en algo que no le interesa (pero que en cambio sí es de su competencia legal), que le aburren… y así, abstención al canto, aun si se está votando vulnerar alguna norma. De este modo se lleva el gato al agua el grupo que actúa como un partido controlado: a saber, los catedráticos y sus satélites. Víctima típica del maltrato: alguien que ni es catedrático ni satélite, normalmente algún profesor titular que va por libre y cuyos derechos chocan con la voluntad de control y distribución de bienes de los catedráticos.

Me he encontrado en un aula una fotocopia de alguna clase anterior, en la que ponía este texto procedente de algún manual de historia de Francia, de interés crucial para analizar el funcionamiento de la Universidad:

Feudalismos y sociedades feudales

"¿Queréis ser mi hombre?" "Quiero". Durante toda la Edad Media estas fórmulas rituales han sido intercambiadas por los señores y vasallos. Ni siquiera era preciso un contrato para sancionar la entrada de un hombre dentro del vasallaje de otro: bastaba una serie de gestos minuciosamente reglamentados, realizados en presencia de varios testigos para que se establecieran entre los miembros de las clases dominantes de la sociedad unos lazos personales y jerárquicos. En su acepción más restringida, la palabra feudalismo designa el conjunto de estos vínculos que unen a los señores y a los vasallos, vínculos que crean entre las partes contratantes ciertos derechos y obligaciones, el primero de los cuales es la concesión al vasallo de un beneficio a cambio de los múltiples servicios que éste debe a sus señor. Al ser el beneficio, en la mayoría de los casos, una tierra, el feudalismo tiene una clara base rural, y de ahí que sea un sistema de posesión y explotación de la tierra que favorece a las clases dominantes de la sociedad; algunos incluso lo consideran un modo de producción que perdura hasta la destrucción del régimen feudal, por la asamblea constituyente, en agosto del año 1789. No obstante, no conviene olvidar otro aspecto del feudalismo: a causa del fraccionamiento del poder público, el feudalismo apareció como un sistema de gobierno que intentaba establecer un orden político basado en unas solidaridades voluntarias y privadas. Los ritos del homenaje, varias veces repetidos, sirvieron a los dueños de los castillos, a los príncipes y, luego, a los reyes para restaurar la autoridad y, en última instancia, la propia noción de Estado. Hubo, pues, una evolución de las relaciones feudo-vasalláticas, diversidad en el tiempo y en el espacio, incluso si las clases dominantes de la sociedad compartían el mismo género de vida.

Donde pone "príncipes" léase catedráticos, donde pone "castillos" léase grupos de investigación financiados, etc. Los becarios, ayudantes, asociados son siervos de la gleba; los Profesores Titulares somos pequeños terratenientes y granjeros, freeholders; y también está el yeoman, Titular que ha hecho rituales de homenaje y se debe al señor del Castillo. Buen vasallo, si oviere buen señor.

Bueno, pues hoy hemos recibido la resolución a uno de estos recursos que presentamos los descontentos del feudalismo. Sentencia el Rector:

HE RESUELTO

PRIMERO.- ESTIMAR INTEGRAMENTE el recurso de alzada interpuesto por Dª Micaela Muñoz Calvo y con ello, estimar nulo de pleno derecho el Acuerdo del Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana de la Universidad de Zaragoza de 10 de noviembre de 2006 en lo relativo al punto 5 del Orden del Día, ratificación del Acta nº 153 de la Comisión Permanente y declarar plenamente ajustado a derecho el Acuerdo reflejado en dicha acta nº 153 en la parte referida a la asignación a la profesora Dº Micaela Muñoz Calvo la impartición de la asignatura "English for Earth Sciences".

SEGUNDO.- La nulidad del acto comporta la de cuantas actuaciones dimanen del mismo como son el traslado a la Comisión de Ordenación Docente y actuaciones subsiguientes de dicha Comisión o del propio Consejo de Departamento.

TERCERO.- DAR TRASLADO de esta Resolución a la Dirección del Departamento de Filología Inglesa y Alemana para que se de el debido cumplimiento a la misma.

La raíz del problema y del recurso, para nada visible en esta respuesta al recurso, es de orden feudal-partidista. En sustancia, había habido una desavenencia entre la Dra. Muñoz y otro profesor de su centro sobre la impartición de una asignatura y el Departamento en principio asignó la docencia a la Dra. Muñoz, tras la renuncia del otro profesor. Ahí habría quedado la cosa si no hubiera tomado cartas en el asunto el Partido de la Investigación… que lo hizo— menos por proteger a uno de sus miembros que por castigar a la Dra. Muñoz, pues ésta había tenido la osadía de firmar, como lo hice yo, un recurso contra el programa de postgrado monopolizado por dicho Partido. (Aquí el recurso y su resolución favorable a los recurrentes).

¿Ah sí, recurso hay? Pues los catedráticos tomaron cartas en el asunto. A instancias de la Dra. Onega y el Dr. Deleyto, coordinadores del Máster recurrido, el Departamento—aunque fuese meses más tarde, fuera de plazo, contra las normas de funcionamiento, etc.— votó por anular la asignación de docencia a la Dra. Muñoz. Con muchas abstenciones, pocos votos en contra, y los votos a favor del Partido. Que no dudó en vulnerar una normativa y dar lugar a un absurdo administrativo, todo a instancias de los jefes. Argumentó la Dra. Onega que la decisión original se había tomado sin su conocimiento, pues ella estaba de viaje (aunque no es que le concerniese el asunto éste, ni dependiese de ella su resolución). Y el Dr. Deleyto propuso la votación a pesar de que tampoco tenía nada que ver en el asunto, que atañía a otro centro y otra titulación. Pero en el Partido votaron quienes tenían que votar, se abstuvieron como siempre quienes siempre se abstienen… y nueva vulneración de la normativa. Democrática, sí, porque se había votado. Cualquier día se deroga la Constitución, o el Estatuto de Autonomía de Aragón, en este consejo de departamento. Curioso es que el otro profesor supuestamente "beneficiado" por esta actuación del Partido Catedrático se negó a manifestarse en contra de la decisión original, y a promover públicamente esta decisión contraria a derecho. Como digo, era directamente una maniobra de castigo de los equipos de investigación a alguien que había contravenido sus intereses (en este caso la Dra. Muñoz), utilizando una ocasión que creyeron se podía coger por los pelos. Lo feo es que tantos colegas hayan dejado hacer, en este caso. Y en otros.

Explico las circunstancias para que se entienda algo si no incomprensible: que a un grupo de gente le dé por contravenir las normas para cambiar una decisión tomada conforme a derecho meses atras, sin que les vaya ni venga nada en ello a primera vista. Hay mucho margen en la Universidad para acosar a la gente por lo bajini, sin que se note, y siguiendo aparentemente las reglas del juego. Pero cuando se coge confianza, se mete la pata y se pasa a actuaciones que pueden ser recurridas y anuladas. Y en fin, ahora esa decisión improcedente del Departamento, retroactiva y contraria a derecho, ha sido anulada.

Es cosa que lleva su esfuerzo, y atención, esto de seguir al pie del cañón defendiendo los derechos de uno. Sobre todo porque, si pasiva es la actuación de los miembros del Consejo de Departamento, peor que pasiva es la actuación de la Dirección del Departamento. El Director hace suyas por sistema las decisiones improcedentes inspiradas por los grupos/partidos de investigación, y las favorece en todo momento; no impide la celebración de votaciones contrarias a derecho, y no recurre el resultado cuando se produce, sino que lo tramita adhiriéndose automáticamente a las decisiones del Consejo, sean o no legales. Lo de velar por la legalidad de los procedimientos, o no sabe hacerlo, o no es una de sus prioridades. Así, por ejemplo, se ha negado el Director a tratar en Consejo de Departamento la cuestión de si los criterios que son ilegales para Tercer Ciclo podrían asimismo considerarse ilegales para Segundo Ciclo… una cuestión molesta para los intereses de los equipos de investigación que pretenden seguir aplicándolos., lo que nos ha llevado a presentar hoy este nuevo recurso. Tampoco ha exigido el Director que se lleve a cabo una reforma del Doctorado para ajustarlo a derecho según ordenó el Rector, y ha optado por promover un simple maquillaje a ver si pasa. Y así sucesivamente. Son asuntos que al entender del Director no son de su responsabilidad, o de su interés. Y esto lo hace este director, y la dirección anterior, y la anterior, y así sucesivamente. Una actitud muy extendida, como se ve, en la Administración: dejar vulnerar la norma, abstenerse de actuar, y a ver si gana por votos el vulnerador o el vulnerado. Es decir, dejar que quien corta el bacalao por sus propios poderes, lo siga cortando, pues en la mayoría de los casos ni siquiera se recurrirán sus actuaciones contrarias a derecho, por la propia dinámica de las cosas. Y si se recurren, pues mejor que haya sido muy descarado y con huellas, que si no también sale a cuenta no hacer mucho caso a las protestas.

Y así la sociedad neo-feudal encuentra su estructuración y jerarquización natural, por las líneas de fuerza que se establecen entre los grupos de apoyo mutuo.

Adjunta remito copia



Martes 20 de febrero de 2007

Recurso y respuesta

Nuestro Departamento parece acatar de mala gana y a medias la orden del Rector de reformar su normativa contraria a derecho. Como aún habrá que volver sobre el tema, pongo aquí el recurso que presentamos al Rectorado de la Universidad de Zaragoza, y a continuación la respuesta recibida.

Remitentes: Dres. José Ángel García Landa, Micaela Muñoz Calvo, Beatriz Penas Ibáñez (Departamento de Filología Inglesa y Alemana).
Destinatario: Excmo y Mgfco. Sr. Rector de la Universidad de Zaragoza.
Asunto: Recurso alzada contra programa de doctorado de Estudios Ingleses.
Fecha: 5 de octubre de 2006.

Excmo. y Mgfco. Sr. Rector:

Interponemos ante V.E.M. por la presente Recurso de Alzada contra una decisión del Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana adoptada en su reunión de fecha 2 de  octubre de 2006.

En dicha reunión, el Consejo de Departamento aprobó el programa de Doctorado "Estudios Ingleses", programa adaptado al nuevo Real Decreto de Postgrado de 2005. A nuestro juicio la normativa de este programa de Doctorado  en "Estudios Ingleses" vulnera tanto el espíritu como la letra de la normativa universitaria al respecto.

El RD de postgrado requiere que el director de Tesis deberá ser un doctor con experiencia investigadora acreditada, y que la Universidad establezca un listado de profesores encargados de la dirección de Tesis Doctorales en cada programa. En acuerdo del 12 de julio de 2005, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza determinó la interpretación del RD de postgrado en este sentido:

"se entenderá que tienen experiencia investigadora acreditada aquellos doctores que la Comisión de Doctorado reconozca, de acuerdo con criterios públicos y objetivos, por ámbitos científicos, de los que se informará al Consejo de Gobierno.
    En todo caso, se considerarán acreditados aquellos doctores que tengan reconocido algún periodo de actividad investigadora o sexenio."

Si bien esta redacción no excluye que pueda haber profesores sin sexenio cuya experiencia investigadora pueda acreditarse, sí garantiza que están en cualquier caso acreditados para la dirección de Tesis todos aquellos que tengan sexenios reconocidos.

Ahora bien, la normativa interna al programa de postgrado y doctorado en "Estudios Ingleses" se contradice con la normativa de la Universidad, pues impone como criterio para la dirección de tesis en dicho programa el tener dos sexenios, y tener un proyecto de investigación subvencionado en curso de realización (haciendo algunas excepciones).

De hecho, se ha adoptado como criterio excluyente tanto para poder optar a docencia de segundo ciclo como para poder dirigir tesis doctorales el pertenecer a un equipo de investigación que actualmente tenga en curso un proyecto subvencionado. (Según estos criterios, sólo valen a los doctores los proyectos en curso, o sea, los puramente en fase de proyecto, no los resultados conseguidos, ni los proyectos anteriores cumplidos). Se requerirán, además, dos tramos de investigación para poder enseñar en segundo ciclo o poder dirigir una tesis.

Esto salvo excepciones que confirman la regla y acentúan la injusticia de su régimen. Así, doctores jóvenes con un tramo de investigación y pertenecientes a los grupos podrían estar en el programa de postgrado y máster del departamento, o dirigir tesis, pero no los doctores con tres sexenios recientes que investiguen fuera del grupo. Con lo cual se puede dar el caso de que un profesor que tenga tres tramos de investigación y un historial de participación en varios proyectos nacionales no pueda enseñar en postgrado ni dirigir una tesis por no formar parte actualmente de un proyecto en curso: porque, insistimos, se ha hecho de esto criterio excluyente y requisito eliminatorio de entrada, en lugar de considerarlo un mérito muy loable que ha de recibir consideración dentro de un baremo en el que otros méritos investigadores, académicos e incluso docentes, igualemente loables, obtengan reconocimiento, tal como ocurre en los concursos de acceso a cuerpos de PDI.

Inciso: Tendría quizá más sentido aplicar un buen baremo para la asignación de docencia en el programa de postgrado a nivel de máster oficial, si se ha de priorizar la participación de los profesores interesados en su docencia, en caso de haber muchas peticiones de participación en él. En lo referente a la dirección de tesis se pierde este sentido, dado que no se trata de asignar la docencia de un número de créditos limitado. Por tanto, resulta arbitrario establecer este criterio doble (tener dos sexenios y pertenencia a grupo investigador, primando el segundo).

No parece tener sentido alguno impedir la dirección de tesis doctorales en el postgrado del área a los profesores Doctores a los que una norma de rango superior declara acreditados para la dirección de tesis. La normativa aludida tiene consecuencias prácticas abiertamente negativas en caso de su implantación, y se recurre pues por diversas razones que aclaramos.

1) Vulnera los derechos de los Doctores de esta universidad, muchos de ellos doctorados por el mismo departamento que ahora invalida su título o devalúa sus funciones, y lo hace en contra de una normativa de rango superior establecida por la Universidad que los garantiza.

2) Crea diferencias entre departamentos, haciendo que imperen varias leyes en la Universidad, y que profesores con similares méritos y circunstancias puedan en unos casos dirigir tesis en el postgrado de su departamento y en otros no. O, alternativamente, que un mismo profesor se vea desacreditado para dirigir tesis en su departamento y tenga que dirigirla en otro de su universidad, o, peor, que se vea obligado a sacarla de su universidad para (co)dirigirla en otra universidad que la registrará a efectos de cómputos de tesis leídas y consiguiente reconocimiento futuro.

3) Vulnera innecesariamente el derecho de los alumnos a la libertad de elegir Director/a de tesis al hacer invisibles a doctores capacitados para la dirección de tesis que no pertenezcan a grupo investigador reconocido, y vulnera el derecho a la libertad de investigación tanto de profesores como de alumnos, dejando fuera las líneas de investigación no deseadas; ello va en detrimento de la diversidad de perfiles de profesorado y de alumnos de doctorado de nuestra universidad, potenciando una forma de pensamiento único.

4) Se daña de modo especial el horizonte de matrícula abierto a los alumnos mayores de 25 años y la idea de la formación permanente, pues los mayores accederán con retraso a un título de Doctor que en la práctica es vaciado de contenido por el propio departamento. Ellos, ya doctores, nunca podrán cumplir las condiciones de entrada al postgrado como doctores o directores de tesis. Esta falta de solidaridad intergeneracional daña tanto a particulares como a la institución.

5) Es así una norma intrínsecamente perversa, pues devalúa el propio título al que pretende dar acceso el programa, vaciándolo de contenido en el ámbito de su aplicación.

6) El efecto más perverso de la estrecha normativa que rige esta propuesta de programa de Doctorado es que potencia la inactividad investigadora y la inhibición general del profesorado y parte del alumnado, mermando así las posibilidades mismas de promoción y desarrollo de la universidad en su conjunto, al colocar a menos personas en situación de acceder a proyectos de investigación subvencionados (es decir, el propio requisito exigido). Hace esto añadiendo unos requisitos muy por encima de los exigidos por la propia normativa universitaria.

7) Condiciona  negativamente el horizonte investigador del Departamento, que en el futuro se mermará de modo pernicioso, ya que de hecho reduce a la mitad las líneas de investigación administrativamente existentes, sin multiplicar la capacidad de los grupos existentes, que trabajan ya a pleno rendimiento y dedicación.

8) Fomenta la autoexclusión de profesorado competente que se ve desmotivado por las presiones y apoyo mutuo de los grupos de investigación, que ahora imponen la pertenencia a ellos como criterio básico para discriminar a buenos y malos directores de tesis. Estas dudas repetidamente expresadas sobre su capacidad para dirigir tesis tras la implantación del nuevo régimen de Doctorado han llevado a los Doctores que no están de baja por enfermedad a una notable falta de participación en los momentos y lugares decisivos para su futuro.  Hecho que se demuestra con el resultado de la votación en la cual se aprobó este programa y su normativa: un exiguo total de unos 17 votos a favor de su implantación, en un Consejo que está compuesto por más de 60 miembros, y al que sólo asistieron la mitad. Todo ello dentro de un departamento cuyo total de miembros alcanza el centenar.

9) Fomenta los intereses particulares de feudos y grupos por encima del interés general, y daña la independencia necesaria para la docencia y la investigación de calidad. Es naturalmente la dinámica desquiciada de dominio y apoyo mutuo—y ahora de exclusión—de los grupos de investigación la que ha permitido que semejante despropósito administrativo sea aprobado en Consejo de Departamento, a pesar de que parezca absurdo seguramente incluso a varias personas que lo han apoyado.

10) Se ha presentado esta normativa al Consejo de Departamento de modo falaz, dándole a entender que se trata de un requisito exigido por la ANECA para mantener la existencia del programa de postgrado, cuando la Dra. Onega, coordinadora del programa, que ha colaborado ampliamente con la ANECA, ha de saber bien que no pueden imponerse a un programa de doctorado exigencias como las que aquí se han aprobado. Todo este asunto es una tergiversación de la normativa con el fin de favorecer los intereses de los equipos de investigación, y más en concreto de los dirigidos por los catedráticos del Departamento.

Solicitamos, por tanto:

Que se anule el acuerdo del Departamento de Filología Inglesa y Alemana de fecha 2-10-2006 en el que se aprobaba el programa de postgrado de Estudios Ingleses, y que se notifique a la Dirección del Departamento y a la coordinadora del programa la necesidad de rectificar y de atenerse a la legalidad administrativa en sus acciones y en las normas que promuevan para la organización de los estudios.

Quizá no están claras todavía las normas que han de regir la relación entre los estudios oficiales de postgrado y las demás normativas departamentales y universitarias, ni los límites de acción de los coordinadores a la hora de seleccionar al personal docente. Pero esta decisión y estos criterios se adoptaron con plena consciencia de lo polémicos que iban a ser y de lo dudoso de su legalidad. El punto de vista que en este recurso se expone fue defendido en la reunión del Consejo de Departamento según consta en el voto particular en contra que se incluye como anexo al acta de la misma. (Ver Anexo a este recurso).

Sea como sea, las decisiones que adopte la Universidad al respecto serán sin duda ilustrativas:

a) sobre los límites de aplicación de la nueva normativa universitaria,

b) sobre los límites que ha de tener la relación entre docencia oficial y proyectos de investigación,

c) y sobre las prácticas aceptables o no por medio de las cuales los grupos de influencia pueden intentar favorecer a sus miembros orientando a su favor la normativa universitaria y excluir a quienes no son miembros del grupo: esto es, sobre los límites legítimos de lo que puede considerarse buena práctica o prevaricación dentro de la Universidad.

Enviamos copia de este recurso al Presidente de la Comisión de Postgrado de la Universidad y al Director del Departamento de Filología Inglesa y Alemana.
Zaragoza, 5 de octubre de 2006.

José Ángel García Landa
Profesor Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Filosofía y Letras

Micaela Muñoz Calvo
Profesora Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Ciencias

Beatriz Penas Ibáñez
Profesora Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Filosofía y Letras



ANEXO

Voto particular en Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana (Universidad de Zaragoza) con respecto a la aprobación de una propuesta de nuevo programa de Doctorado (Reunión del 2 de octubre de 2006).

Los abajo firmantes queremos que conte a todos los efectos nuestro voto personal en contra de la aprobación del nuevo programa de doctorado "Estudios Ingleses", propuesto bajo la coordinación de la Dra. Onega, en los términos en que se propone.

    Los motivos de nuestro voto en contra son:

1) La existencia en dicha propuesta de un oscurecimiento de la realidad de los datos departamentales que parece deliberado. Cuando se dice que la media de alumnos de los dos programas de doctorado a extinguir es de 20 alumnos, se están promediando los números de matrícula en ambos programas, el que tiene mención de calidad pero pocos alumnos, y el que no tiene dicha mención pero tiene mayor número de alumnos. Esto contribuye a ocultar la realidad de que no existe correlación entre mención de calidad y número de alumnos interesados en un programa, como prueban los números de matrícula que operan en la sección de Tercer Ciclo desde el año de la obtención de la mención de calidad por parte de uno de los programas.
Esta ocultación merece ser resaltada porque es esta correlación entre mención de calidad y número de alumnos el único fundamento que se esgrime en la página 6 de la memoria para justificar la aprobación de este nuevo programa de doctorado por parte del Departamento y de la Universidad.
    Por otra parte, en caso de salir adelante la propuesta de un nuevo máster de Lingüística Aplicada que se presenta hoy, las cifras prospectivas de alumnos presentadas serán contradictorias entre sí.

2) En la memoria del nuevo programa de Doctorado propuesto se hace una interpretación que consideramos abusiva del concepto de "acreditación" del profesorado para dirección de tesis, que tiene el objetivo de beneficiar a un grupo limitado de profesores. Es una mala práctica universitaria aquella que se basa en la confusión de resultados de investigación con proyectos. Sin mermar el mérito de los doce profesores mencionados en la memoria, podemos afirmar que quedan excluidos de esa lista otros del mismo o superior mérito objetivo. Ello sólo es posible sobre la base de una aplicación tergiversada para la selección de un criterio coyuntural, con voluntad excluyente. Tomemos como ejemplo la posibilidad real de que como producto de la aplicación de esos criterios se consideren no capacitados para dirigir tesis doctorales profesores con uno, dos, o tres sexenios de investigación y con experiencia previa de dirección de tesis aprobadas con cum laude. Siendo meritoria la participación en proyectos, no es un criterio que como exclusivo sea razonable para juzgar la acreditación, que debe fundarse en resultados obtenidos, no en proyectos en curso. Los resultados de la investigación no aparecen en esta memoria como criterio acreditatorio.

4) El único hecho constatado es la escasez de alumnos matriculados en el pasado y en el presente en el programa de doctorado y máster de "Estudios Textuales y Culturales en lengua inglesa", y que los alumnos del área de Filología Inglesa de la Universidad de Zaragoza se matriculan mayoritariamente en las asignaturas de Lingüística tanto en segundo ciclo (optativas) como en Doctorado.

Pensamos que sería perjudicial para la Universidad de Zaragoza, tanto para sus alumnos como sus profesores, el aprobar un programa de doctorado cuyo único horizonte de éxito se basa en la inexistencia de competidores externos e internos, y todo ello a pesar de tener su mención de calidad.

Zaragoza, a 2 de octubre de 2006

(Fdo: Beatriz Penas Ibáñez, Micaela Muñoz Calvo, José Angel García Landa).




Hasta aquí, el recurso. Aquí la respuesta estimatoria del Rectorado (PDF), de la cual destaco la resolución final:

HE RESUELTO

Estimar el recurso de alzada interpuesto por Don José Ángel García Landa, Dª Micaela Muñoz Calvo y Dª Beatriz Penas Ibáñez y, en consecuencia, anular el Acuerdo del Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana de 2 de octubre de 2006 en el punto relativo a la aprobación de la Memoria del Programa de Posgrado "Doctor en Estudios Ingleses" señalando que el Departamento no es órgano competente para establecer los requisitos que deban poseer los profesores susceptibles de dirigir tesis doctorales dentro de dicho programa.

Ordenar al Departamento de Filología Inglesa y Alemana que ajuste su actuación, en esta materia , a lo establecido por la Comisión de Doctorado de la Universidad de Zaragoza y a la normativa vigente.

El Rector,

Fdo.: Felipe Pétriz Calvo


Aunque muchos colegas aún no están convencidos del estado de la cuestión. Hoy mismo me decía una colega que por allí se rumoreaba que son los coordinadores de un programa de doctorado los que deciden, a dedo, quién puede y quién no dirigir tesis en ese doctorado... y de hecho esa es la postura que han venido asumiendo nuestros coordinadores. Atribuyéndose, como se ve por la resolución, unas prerrogativas que en absoluto les pertenecen, y menos aún en una universidad pública.

Enmienda sin propósito de



Lunes 19 de Febrero de 2007

El/la espía travestí

En esta página, Chevalier Beaumont, o en la Wikipedia francesa, puede leerse la curiosa historia del Chevalier d'Eon, espía travestí que se vio obligado a cambiar de sexo oficial por órdenes de la autoridad... algo que quizá podía hacerse con más facilidad todavía en el siglo XVIII que hoy en día. Me encontré con la historia en este pasaje del libro de John P. Muller y William J. Richardson The Purloined Poe, que explica una alusión de Lacan. Traduzco:

El Chevalier d'Eon era Charles de Beaumont (1728-1810), un oficial y espía de Luis XV apostado en las cortes de Rusia y Londres. Comenzó por disfrazarse de mujer en Rusia para obtener acceso a la emperatriz, y a continuación "se disfrazó" de hombre. Tras hacerlo volver de Londres, donde sus galanterías se arriesgaban a comprometer a la Corte inglesa, el gobierno francés insistió en que mantuviese su disfraz femenino y que entregase ciertos papeles comprometedores. Había mantenido una correspondencia con Luis XV sobre asuntos políticos, y dejó sus Loisirs du Chevalier d'Eon en trece volúmenes (1775). Quizá también aluda Lacan a una correspondencia publicada en París en 1778 titulada "Pièces relatives au démêlés entre Mademoiselle d'Eon de Beaumont, chevalier de l'Ordre Roial & militaire de Saint Louis & ministre plénipotentiaire de France, &c. &c. &c. et le Sieur Caron, dit de Beaumarchais, &c. &c. &c." (Pierre Augustin Caron de, 1732-99). Tras su muerte un examen físico demostró que era en efecto un hombre.

Al parecer propuso Eon, durante la Revolución, organizar una compañía de amazonas, probablemente en el doble o triple sentido de la palabra. Según la Wikipedia francesa, está enterrad@ en el condado de Middlesex... lo que ya casi parece una broma. Ahora están haciendo, por cierto, una serie manga supuestamente sobre el Chevalier que no tiene gran cosa que ver con el original.

Es curiosa la historia del doble disfraz superpuesto (indistinguible de la falta de disfraz, claro, en el caso de un espía). En el teatro de Shakespeare se daban casos parecidos, pero la situación del teatro es muy distinta. Allí el personaje disfrazado ha de interpretar simultáneamente a los dos géneros para el ojo del espectador. En la vida real no hay espectador, si descontamos al propio espía. En el teatro, el disfraz ha de ser imperfecto, de una imperfección invisible para los demás personajes pero visible para el espectador; es un disfraz translúcido. Hasta para un travestí de andar por casa, quizá, sea necesario este doble nivel. Para un espía travestido, sin embargo, el disfraz ha de ser opaco... aunque quizá no fuese tan opaco, porque dice la historia (o rumor) que Catalina la Grande descubrió el sexo de su dama de compañía y quiso aprovecharse, sin éxito. Igual no era tan buen espía el Chevalier, y era más bien un actor...

Dice Goffman que en la vida cotidiana jugamos el papel de actores imperfectos, y que esa es la garantía de nuestra autenticidad:

La doctrina asociada con el marco del comportamiento cotidiano efectivo es que el actor tiene un control incompleto sobre su expresión emocional. Puede intentar suprimir esta fuente de información sobre sí mismo, o falsificarla, pero en esto (presuponemos) nunca puede lograr un éxito completo. Así, por ejemplo, puede contar una mentira directa y descarada, pero mal podrá evitar mostrar alguna expresión de culpa, duda o matización en sus actitudes. Se supone que su misma naturaleza asegura que será así. El que puede ser completamente falso en su trato con los otros puede ser considerado "psicópata" o, Dios nos ampare, "sociópata", y en cualquier caso si le conectamos cables, el polígrafo—nuestra última línea de defensa cosmológica—mostrará que en realidad no contradice a la naturaleza humana. (Frame Analysis 573)

Los espías se ven obligados a ir más allá de estas premisas de la vida cotidiana. Y por tanto ofenden a nuestro sentido de la personalidad y de la naturaleza humana (en el cine no; ahí estamos con ellos). ¿Será necesario ser un tanto psicópata para ser un buen espía, o tener algo de esquizofrenia para alcanzar la perfección del agente doble? Al Chevalier no le podían aplicar el polígrafo, pero muchos lo consideraban un caso de manicomio. ¿Sería por interpretar a la perfección (su doble papel o no papel de hombre)—o por interpretar a la perfección el de mujer? Al final de su vida la gente sí que lo tomaba por mujer, y él mismo... vaya usted a saber.

m/f/s/z: transexualas y hermafroditos, monstruas y prodigios




Domingo 18 de febrero de 2007

Letters from Iwo Jima

Buena película (aquí resumen) del género "horrores y temores de la guerra", en la línea de películas sobre la Segunda Guerra mundial como La Delgada Línea Roja, o la del Soldado Ryan del propio productor Spielberg. Esta vez con muy pocas heroicidades y pocas posibilidades de identificación con los protagonistas, pues se nos presenta la acción desde el punto de vista del enemigo, no como en la película compañera de ésta, Banderas de nuestros padres, también dirigida por Clint Eastwood. Las dos son críticas con el patriotismo comecocos que manda a la gente marcando el paso a la muerte. Pero en este caso al esfuerzo militarista de la guerra se suma la crítica a unas estructuras de pensamiento y actitudes sociales poco menos que medievales todavía...

Entre estos soldados enemigos los hay más y menos ilustrados, y fanatizados, y la película juega a mostrar un abanico de actitudes que se pueden tomar una vez se ve uno encerrado en una ratonera absurda, en la que la propia mentalidad planta la mitad de los barrotes. Así pues, poca empatía se fomenta entre el público (al menos este público) y el mundo retratado en la película. Aviso, de entrada, que hay pocas cosas en el mundo que me repugnen más que el feudalismo Mishima y su conclusión lógica, el harakiri, y ese es el trasfondo ideológico del mundo que aquí vemos retratado; de él participan hasta los personajes más humanos, como los tres protagonistas, el general, el jinete olímpico y el panadero Saigo. En la película los malos son los que (por un problema de carácter, se ve) se crecen en semejante ambiente, y acogotan a los demás poniéndolos firmes y haciéndoles gritar las consignas patrióticas con voz que les sale falsa; algunos personajes tanáticos no dudan en ir a la muerte de cabeza pero llevándose primero por delante a todos los subordinados que puedan. Los buenos son los que dudan, los que intentan vivir y dejar vivir, los que interpretan de modo benevolente el reglamento, los que dan opciones a los demás.

En última instancia, la película es una defensa del individualismo liberal, y una condena del feudalismo, fascismo y autoritarismo. Y aun presentando todas las actitudes en un contexto histórico y cultural, también deja claras, por tanto, las responsabilidades individuales. El totalitarismo como un problema de carácter, vamos, tanto de carácter nacional como individual. Y el tratamiento elegido es poco hollywoodiense; hasta el color apagado, casi blanco y negro, contribuye a ello. Sin escapar a la marca de la casa (que todo lo devora), casi vemos aquí un caso de lo que Bordwell llama la estética del materialismo histórico, como si lo hubiese filmado Kozintsev.

Hay sin embargo, a pesar de la multiplicidad de líneas y la apariencia de acción colectiva, una historia claramente recortada: es la historia de una pistola, en cierto modo. Se la regalaron a Kuribayashi sus amigos americanos, y sí es cierto que su estancia en América, si bien no le resquebraja sus valores patrióticos, contribuye a hacerlo más comprensivo y humano. La pistola la empleará no para matar americanos, como temía en broma y serio una señora durante la cena en la que se la dan, sino para matarse a sí mismo, acción de dudoso gusto moral. En lugar de aceptar la derrota y volver a casa a reformar el suelo de la cocina... bueno, casi lo comprendo. Pero Kuribayashi se mata tras haberle dado al panadero-soldado raso Saigo una salida de la ratonera del honor: le exime del suicidio, y le dice: quédate a quemar mis papeles (y que te cojan prisionero los americanos, que es lo mejor que te puede pasar). Y lo es. Algún yankinazi también hay, pero la bondad general de los individuos y del sistema americanos se demuestra al final. El panadero Saigo ve la pistola de Kuribayashi en el cinto de un americano que la ha encontrado, y pierde el oremus, les ataca, casi opta de nuevo por el suicidio (esta vez por cuestión de fidelidad a su amigo, no al Emperador). Pero los americanos, en lugar de darle un tiro, lo tranquilizan de un mamporro, y lo devuelven a su familia. Como al país entero, parece decirnos la película.

Por otra parte, puede leerse todo esto en clave iraquí. El asalto a la isla es la Tormenta del Desierto tecnológica, y la mentalidad de turbante prieto de los orientales es en cualquier caso el máximo obstáculo. De ahí la importancia de mostrar cómo es necesario liberarlos primero de sí mismos, y de los paraísos imaginarios que les prometen, y de la mentalidad gregaria que les hace preferir volarse por los aires a quedar mal con los compañeros de trabajo. Los ataques suicidas eran en mis años mozos una excepción al orden de las cosas en la que sólo incurrían los kamikazes: desde entonces ha proliferado lo del cinturón de explosivos, y una de las finalidades de esta película es desautorizar la ideología que lleva a esas abominaciones. Pocas escenas hay más patéticas y abyectas que esa en la que el grupo de fanatizados se van volando por los aires uno tras otro, llorando de miedo pero adelante, no me vayan a criticar estos colegas. El mensaje es el mismo a japoneses y sunitas: "Os habéis metido con un enemigo contra el que no podéis.  Habéis llegado lejos, a base de echarle mucha fe y mucha estupidez colectiva, con un coste personal desproporcionado, y gracias a una ideología oficial que desprecia a la vida propia y ajena. Pero el destino de esa ideología es desaparecer, y vuestro destino ser derrotados. Lo mejor que le puede pasar a Japón, y a Irak, es que América le invada y le libre de sus actitudes y voceros más patrióticos, pues no son sólo peligrosos para los demás, sino autodestructivos: es  triste decirlo, pero  sois una vía muerta en la evolución de la mente humana.  Así que mamporro y vuélvete a casa con tu familia, hijo, luego nos darás las gracias. Ya te pondremos tele, y películas americanas; hasta en japonés si hace falta te las pondremos. Y tus jefes, oye, por mí como si se hacen el harakiri, allá ellos, pero que nos dejen en paz a los demás. La verdad es que creíamos que estaba la cosa más avanzada, pero bueno... por lo que parece les hace falta a estos valientes samurais y jihadistas un poquito más de exposición a los valores de Occidente".

Unlocking Million Dollar Baby


Sábado 17 de febrero de 2007

Ah mon dié

Un vídeo de Savina Yannatou, una de mis cantantes favoritas, griega pero cantando aquí "Lu purtuni", una canción italiana, o dos. Hace años que tengo el disco, Songs from the Mediterranean:

Bueno, no sé si la canta o la pasea. ¿A quién le echa un aire esta Savina? ¿A Sigourney Weaver, quizá? Lo que es en mi casa, la llaman "La Gallina". ¿Que por qué? La explicación, aquí:



La canción no está en francés masacrado por la cantante, tranquilos, sino en un patois de Guadalupe; muchas de las que canta la Savina son dialectales. Esta es del disco Virgin Maries of the World. Me remito a las palabras del comentarista de YouTube: "great song. She has such a versatile voice! my friends hate that thing she does at the beginning of the song and in other songs ... i love it though."

I'm all right



Viernes 16 de febrero de 2007

Esto sí que es retroacción

Nos ha pasado un correo nuestro Subdirector de Ordenación Académica, comunicándonos que, a estas alturas, la Universidad, y a instancia suya el Departamento, se ha planteado por fin organizar la docencia para el curso 2006-2007 de los Másteres oficiales que se implantaron el año pasado. Es decir, organizar la docencia de unos estudios que se vienen impartiendo desde 2006. Pequeño detalle, resulta que no habían adscrito las asignaturas a ningún profesor. Se les olvidó abrir el plazo de solicitud, de alegaciones, etc. Claro que alguien las está impartiendo ya (quiero suponer, si no ... pobres alumnos; ya se llevarán bastante sofoco, si se enteran de cómo se organizan estas cosas). En nuestro departamento, se hizo un reparto a puerta cerrada entre un grupo de profesores que se apropiaron así por las buenas del segundo y tercer ciclo: los catedráticos y directores de equipos de investigación; saltándose a la torera las normas de asignación docente, baremos propios y ajenos, y categorías académicas. Esta asignatura para tí, Periquito, que eres de mi equipo. Mientras no chistes demasiado, ¿eh? —que aquí no queremos respondones. Y ojo, que contamos los votos.

Pero claro, luego resulta que los papeles tienen que cuadrar... y mira tú qué inoportuno, resulta que hay que abrir un plazo más o menos ficticio, y cubrir el expediente haciendo que los profesores soliciten ahora impartir la docencia que ya impartieron el cuatrimestre pasado... ridículo, pero no doloroso: lo doloroso es que también otros profesores "no invitados" podemos solicitar que se nos asigne (por primera vez con un procedimiento público y transparente) la docencia de este año académico en curso, no sé si incluso, en buena ley y legalidad, la ya impartida por otros profesores.

Claro que las reuniones en petit comité ya dejaron todo esto atado, y ahora se resolverán por la vía rápida las posibles disensiones que surjan de esta confrontación entre los procedimientos huis clos (en los que el infierno son los otros) y los procedimientos conformes a derecho, publicitados y abiertos. En nuestro departamento se solucionó la cuestión introduciendo un doble rasero oficial: la docencia ordinaria se asignaría con el procedimiento establecido y ordinario de jerarquía, antigüedad en el cuerpo docente, y aplicación de baremo. La docencia extraordiaria, porque todo es extraordinario en estos nuevos másteres, se solventaría con unos criterios ad hoc que, si bien es una lástima que contradigan a los otros criterios ordinarios, y a la normativa universitaria, y a la LOU, pues en cambio sí resultan convenientes para la protección mutua de los intereses de los equipos de investigación. A saber: sólo podrán docer en el máster, y dirigir tesis, los miembros de los equipos de investigación de los susodichos catedráticos et al.

En el caso del doctorado, esto ha sido recurrido y declarado ilegal por el Rector. Pero los coordinadores del máster (Dra. Onega, Dr. Collado, Dr. Deleyto, y Dr. Vázquez), mantienen y sostienen que esta normativa contraria a derecho para el Tercer Ciclo (según el Rector) se va a seguir aplicando en el Segundo Ciclo. Único caso en el mundo será en el que para un ciclo de enseñanza inferior se exijan capacitaciones mayores que para el ciclo superior.

Sea como sea, como esto es todo un absurdo sin pies ni cabeza, yo he solicitado hoy (aunque soy el diablo con pezuñas para los coordinadores del máster) que se me asigne una, u otra, u otra de las materias de este año académico 2006-2007. Con un poco de suerte, igual hasta me asignan una que ya se ha terminado de impartir, y han estado trabajando para mí, hala. O igual entonces habrá de admitir la universidad que la alteración del pasado es una ficción administrativa conveniente a veces, pero en última instancia irrealizable.

Esta es la carta enviada al subdirector de ordenación académica del departamento:

Remite: Dr. José Angel García Landa
Destinatario: Dr. Ignacio Guillén,
Subdirector de Ordenación Académica, Dpto. de Filología Inglesa y Alemana
Asunto: POD Máster 2006-07
Fecha: 16/2/07


Estimado colega:

Bastantes personas hemos recibido con sorpresa el mensaje en el que nos comunicas que "el plazo para realizar el POD del curso 2006-2007 de los "Máster" será del 12 de febrero al 2 de marzo".

Es extraño que la Universidad ponga los bueyes detrás del carro, y se plantee sobre la asignación de docencia de unos estudios que ya están impartiéndose.

Sería deseable que ante este ejercicio de incompetencia de la Universidad, nuestro Departamento hubiese asignado ya el encargo docente de estos estudios. De hecho, como sabemos, se ha hecho DE FACTO, y así consta el encargo docente en la propia memoria del máster de Estudios Ingleses publicada en la página web del departamento. Esta asignación se hizo de manera no pública, en reuniones de grupos particulares que (si nos hemos de atener al mensaje que ahora nos haces llegar) no tenían ninguna validez oficial. Es más, sabemos que se hizo esa asignación en base a unos criterios que según reciente resolución del Rector han sido declarados contrarios a derecho (por su exceso de requisitos) para el nivel de enseñanzas superior: cuánto más lo serán para este segundo ciclo.

Sea como sea, parece que nuestro departamento no da por asignada esta docencia, y se abre un plazo para, cito de tu mensaje, elevar la "propuesta de Fase 1 y 2 del POD de Máster al órgano correspondiente para su aprobación, si procede, o para derimir casos, de haberlos, en los que dos o más profesores deseen impartir la misma asignatura total o parcialmente".

Por lo cual procedo a solicitar el encargo docente de UNA de las asignaturas del máster de "Estudios Textuales y Culturales en Lengua Inglesa", si no se han impartido aún en este curso académico; y también, con vistas al precedente que pueda suponer la impartición (precipitada, quizá) de las mismas este año, de cara a su reasignación el curso que viene.

La asignatura que solicito es una de éstas, en orden de prelación:

"60700 APROXIM. AL ESTUDIO DEL TEXTO LITERARIO EN L.INGLESA"

"60707 LA REPRESENTACIÓN: FORMAS, MÉTODOS Y PROBLEMAS"

"60710 APLIC.TECNOLÓGICAS A LOS ENTORNOS INVEST,PROF Y DOC. EN L.IN"

Por si fuera necesario dirimir la asignación acudiendo a la antigüedad en el cuerpo o en el doctorado, recordaré que soy doctor desde 1988, y Profesor Titular de Universidad desde 1992. Vistos los precedentes habidos en el Doctorado, también creo que no sobra recordar que la asignación docente habrá de realizarse conforme a derecho.

Zaragoza, a 16 de febrero de 2007

JOSE ANGEL GARCIA LANDA



Ah... veo que ya me responde nuestra Administración del POP:

Estimado colega:
Le comunico que su petición de asignación docente en el Máster en Estudios Textuales y Culturales en Lengua Inglesa por Vd. cursada a esta Subdirección hoy viernes 16 de febrero de 2006 no ha lugar y, por tanto, no será tramitada, porque Vd., según los datos que obran en los archivos del Departamento, no cumple todos los requisitos de admisión de profesorado vigentes en dicho Máster, a saber,
- ser doctor y perteneciente a los cuerpos docentes universitarios de Catedrático de Universidad, Profesor Titular de Universidad o Catedrático de Escuela Universitaria;
- estar en posesión de, al menos, dos tramos de investigación evaluados positivamente; y
- pertenecer a grupos de investigación reconocidos y relacionados estrechamente con las enseñanzas que se imparten en la titulación.
Le recuerdo que el pasado jueves, día 15, la modificación de criterios de admisión de profesorado que el Consejo del Departamento aprobó por mayoría concierne, hasta la fecha, en exclusiva a la PROPUESTA de incluir un Programa de Doctorado dentro del Programa Oficial de Posgrado (POP) en Estudios Ingleses, POP dentro del cual sólo consta un título efectivo (vid. BOE de 3 de julio de 2006), que es el de Máster en Estudios Textuales y Culturales en Lengua Inglesa, Máster sobre cuyos criterios de profesorado, arriba enumerados, no pesa, que yo sepa o haya sido informado desde el Rectorado de la Universidad de Zaragoza, resolución rectoral alguna de modificación por existir recurso de alzada admitido a trámite y resuelto.

Ignacio Guillén Galve
Subdirector de Ordenación Académica
Departamento de Filología Inglesa y Alemana

Se aconseja rectificación estratégica


The Usual Users

Dear Jack: message(s) received! it's been a hectic week around here, it's the start of the second semester, and there's a small scare in our usual internecine wars and machiavellian plotting, not to mention a commando of workmen who have demolished one of our bathrooms and are in control of half the flat. But I promise I'll be back on Sunday or early next week with the Preface plus missing parts. I see there is much narratological ado in Paris (where else?—everywhere! but Paris is Paris, not least for narratology), and I keep track of some of it with the two websites you recommended to me, Fabula and Vox Poetica. I also take a peek now and then at the Hamburg narratology page, although German is rougher going for me! Anyway I'm afraid that's the most I'll get to do; what with the proletarian commando and my fancy dentist I can barely make ends meet with my salary here, so there's no question of my attending expensive international conferences for the time being. I told you about the difficulty of applying (successfully I mean) for a research project here; well, now the cards are on the table, and we've been told we can't even apply. Official research projects (others don't count as such around here, your ideas aren't worth a dime if they aren't worth a grant)—official research grants, I was saying, are reserved, according to the latest bulletin, to "habitual users", meaning those professors who have already received previous grants. What's more, applications from their former their team members are explicitly ruled out! So, as I was a member of one of those teams some years ago, I cannot apply for a research grant. Only people younger than 40 and who have never done any research in those teams before can apply—and the usual users, of course. Can you believe such an arrangement is actually the case? So that doesn't exactly help or encourage me to keep going at full steam. At least I try to enjoy the little I do, with limited means. And sometimes it pays off—I can't wait to see our volume between two covers, for instance! Although of course it's yours to a greater extent, so my first suggestion for the preface is going to be that we put your name first, it's only fair, betalphatical is just as good as alphabetical to me, indeed it's much better in this case. And as to the order of the papers, I am also ready to follow your suggestion—as long as you don't put me first! I really think there are better candidates for that position, as my paper deals with a side issue really. Anyway,— back here soon, JAGL

Cuando la calidad pierde su honesto nombre

Jueves 15 de febrero de 2007

Reincidencia en la reincidencia
 
Nuestro departamento es un departamento enfermo. ¿Le suena a alguien eso de una sociedad enferma, en la que las normas legales se aplican selectivamente, en la que se funciona por corros de influencia y sumisión a poderes fácticos, por exclusión de elementos disidentes y chivos expiatorios, en la que las normas no escritas y aplicadas de facto contravienen a las leyes, y donde las votaciones están viciadas por la dinámica del voto cautivo, la sopa boba, el temor de los castigados, y la abstención masiva? ¿Una sociedad prietas las filas, en la que el que se mueve no sale en la foto, y es motivo de escándalo el se atreve a pedir lo que las leyes supuestamente le garantizan? Pues esa sociedad la tenemos, en miniatura, en nuestro departamento de Filología Inglesa y Alemana de la Universidad de Zaragoza. Una pequeña sociedad de cien profesores y unos millares de alumnos (éstos desconocedores de todas estas cuestiones).

Hoy teníamos Consejo de Departamento con un punto único a tratar: la reforma de nuestro programa de Doctorado para ajustarlo a la normativa universitaria, pues según resolución del Rectorado (en respuesta a un recurso que presentamos tres profesores) resulta que era contrario a derecho. Aquí están explicados los preliminares. Se trata del doctorado (y postgrado) en Estudios Ingleses, dirigido por la Dra. Susana Onega con la colaboración de sus coordinadores, los Dres. Francisco Collado, Celestino Deleyto, e Ignacio Vázquez. En sustancia: estos coordinadores del postgrado impusieron una serie de condiciones para que sólo los doctores del Departamento que pertenezcan a los equipos de investigación de ellos puedan dirigir tesis doctorales. Los demás doctores del departamento que no cumpliesen ese requisito eliminatorio eran, pues eso, eliminados del programa, o no eran incluidos en él. En la práctica, se hacían así con el segundo y tercer ciclo del estudios del departamento los grupos de investigación de estos doctores, vetando a quien no perteneciese a ellos. Nuestro castigado consejo de departamento, hecho de ausentes, votantes en blanco, personas que no quieren líos, profesoras de baja por depresión, y votantes cautivos, dio el visto bueno a esta normativa. El bando disidente recurrimos la normativa, y en efecto el Rector estimó nuestro recurso. Se anuló la aprobación del Doctorado en Estudios Ingleses, y se ordenó al Departamento que rectificase la normativa, ajustándola a derecho. Más en concreto: ajustándola a la normativa de la Universidad de Zaragoza, según la cual pueden dirigir tesis doctorales todos los doctores que tengan un sexenio o equivalente (sin que el Departamento pueda imponer requisitos de pertenecer a tal o cual grupo o de llevar un gorro verde).

Bien, pues... la reincidencia que decía. Hoy el Departamento ha suprimido algunas disposiciones que contravenían explícitamente a la normativa universitaria, pero sin que eso cause efectos de ningún tipo. Resulta que los programas de doctorado deben incluir una relación de los doctores que pueden dirigir tesis doctorales en el programa. En el programa anulado por ser contrario a derecho, se establecían unos criterios (abusivos, etc.) según los cuales podían dirigir tesis unos determinados profesores, a saber, los pertenecientes a determinados equipos de investigación: los coordinadores Dres. Onega, Collado, Deleyto y Vázquez, y sus miembros de equipo o votantes silenciosos: Dra. Marita Nadal, Dra. Chantal Cornut-Gentille, Dr. Ramón Plo, Dra. Carmen Pérez-Llantada, Dr Luis Miguel García Mainar, Dra. M. Dolores Herrero Granado, Dra. Constanza del Río (... y fin. Los demás miembros de sus equipos tampoco están autorizados a dirigir tesis, pero apoyan esta normativa por orden de la autoridad).

Vale: dados tales criterios (contrarios a derecho), obtenemos tal lista de doctores. —Anúlese, dice el Rector, y corríjase.

¿Y qué encontramos, una vez suprimidos los criterios y párrafos ofensivos a las leyes en la reunión de hoy? Pues que la lista es la misma. Se ha rechazado nuestra propuesta de que la lista se atuviera a los criterios que según el Rector son los válidos: los establecidos por la Universidad. Que no se nos excluyese a quienes los cumplimos, y tenemos por tanto derecho a dirigir tesis en el que va a ser el programa de doctorado de nuestra área de conocimiento. Por ejemplo, lo tenemos por ser Profesores Titulares con la plena capacidad docente e investigadora que garantiza la LOU. Pues de eso nada. La opción de los coordinadores, y de sus falanges de votantes, ha sido suprimir algunos criterios pero mantener una lista de personas seleccionadas ahora en base a ningún criterio: por inercia, será, o por su cara bonita: ya no por pertenecer a esos grupos de investigación, pues este criterio ya ha sido declarado ilegal. Pero ahí siguen: somos los que éramos, no ha pasado nada. Una manita de pintura, y queda invisible, ves qué bien.

Y tira palante. A ver si cuela.

No es la primera vez que, cuando se le enmienda la plana desde el Rectorado a este departamento, opta por el empecinamiento y la reincidencia en el error. Es la opción favorecida por la Dra. Onega, responsable última de estas normativas y actitudes (pues los demás bailan al son que ella dicta). Hasta que al final tienen que echar marcha atrás cuando se topan con la pared, como hemos visto en otras ocasiones parecidas. Y es un espectáculo triste, la dejación de criterio de tantas personas inteligentes, capacitadas, únicamente por una dinámica partidista que si es perniciosa cuando ofusca a la razón en cualquier otro contexto, resulta especialmente ofensiva al sentido común en un contexto universitario—donde habría de primar el pensamiento, la racionalidad, y el respeto a las normas. Y total, todo para dar clase a ocho alumnos que se han matriculado en el nuevo máster, cortado por unos intereses que si son los de sus organizadores no parecen ser los de mucha más gente. Es una mala orientación y gestión de los recursos de este departamento.

Especialmente triste es la postura de los doctores que votan a favor de su propia exclusión del programa de doctorado. Oye, muy suyos son ellos de autoexcluirse. Lo malo es que utilizan su humilde criterio para excluir también a los vecinos, y privarnos de los derechos que nos garantiza la ley y, por si ésta no estaba clara, la resolución del Rector.

Pues volveremos a recurrir. No con otro recurso, no... sino con el mismo recurso. Pues la cosa está exactamente donde estaba. Seguimos expulsados del Tercer Ciclo por criterios contrarios a derecho. Los mismos, pero ahora—presto!—invisibles.

Por si alguien no se ha enterado todavía, éste es un largo ejemplo, diseccionado por capítulos, de cómo funciona el mobbing en la universidad: por intereses de grupos para auparse mutuamente, por exclusiones y abyecciones organizadas, por aplicación selectiva de la normativa (Ley del Embudo), por procesos de atemorizamiento, de desviación de los reglamentos para castigar con disimulo administrativo, estrategias de apropiación de recursos y prerrogativas...

Todo con el beneplácito del director del Departamento, Dr. Inchaurralde, que nos ha aclarado que su prioridad como director es que los catedráticos y su clá no se le pongan a la contra, y que prefiere no opinar sobre la justicia o no de los procedimientos, pues ante todo quiere "que haya paz" en el departamento, literal. ¿Y justicia?—le pregunto. "Bueno, eso..." dice, "ante todo paz, que para mí es lo más importante".

Así que una vez más el Departamento hará suya una decisión contraria a derecho, volviéndonos a excluir a bastantes profesores del Tercer Ciclo, y esta vez contraviniendo directamente las instrucciones del Rectorado.

La universidad está muy mal servida por estas escaramuzas. Si seguimos así, esto va a terminar con la anulación de un postgrado que claramente no atiende a los intereses de la Universidad de Zaragoza, con estas apropiaciones por influencias, ni a los de los Estudios Ingleses (con ocho alumnos), ni a los de un departamento ausente y abstinente de cuerpo y mente. Sí sirve a los intereses de sus organizadores, pero son intereses un poquito demasiado interesados.

PS: Carta enviada a la Dra. Onega, coordinadora del postgrado, intentando determinar (tras la nube de tinta de calamar emitida por el Consejo de Departamento) si se ha atendido o no a las órdenes del Rector.

Remite: Dr. José Angel García Landa
Destinatario: Dra. Susana Onega Jaén, Coordinadora del programa de Doctorado "Estudios Ingleses"
Asunto: Modificación de la memoria del programa
Fecha: 16/2/07

Estimada Dra. Onega:

Solicito mi inclusión en la lista de Doctores encargados de la dirección de Tesis Doctorales del programa de doctorado "Estudios Ingleses", tras haberse suprimido por orden del Rector el requisito de pertenencia a un equipo de investigación con subvenciones oficiales, una vez estimado el recurso que interpuse junto con otras profesoras.

Adjunto algunas de mis publicaciones de los últimos cinco años para su inclusión en el apartado correspondiente de la memoria. Como puede verse por mi actividad investigadora, puede incluírseme en cualquiera de las tres líneas de investigación diferenciadas en el programa: "Literatura en lengua inglesa", "Cine y estudios culturales", o "Estudio del Metalenguaje, etc.". Me es indiferente mi adscripción a una u otra, o a las tres.

Observará Vd. que cumplo todos los requisitos establecidos por la Universidad de Zaragoza para la dirección de Tesis Doctorales, amén de haber venido participando desde hace años en el Doctorado de Calidad que fue uno de los fundamentos de este nuevo programa. Pero comoquiera que la situación tiene los antecedentes que conocemos, y que llevaron a la interposición del mencionado recurso, creo oportuno hacerle saber a Vd. que, de no incluírseme en la relación de doctores una vez se revise la memoria del programa, esta decisión se verá sometida una vez más a recurso—con el resultado previsible que ambos conocemos. Le sugiero considere Vd. los riesgos en que incurre la continuidad del programa, de persistirse en semejantes actuaciones contrarias a derecho.

Y, en fin, permítame expresar, una vez más, mi protesta más enérgica por la manera personalista en que Vd. entiende y lleva a cabo la coordinación de los estudios de Tercer Ciclo en este departamento.

Zaragoza, 16 de febrero de 2007.

José Ángel García Landa





Dr. José Ángel García Landa
Publicaciones relativas al quinquenio 2002-2006

García Landa, José Ángel. “The Chains of Semiosis: Semiotics, Marxism, and the Female Stereotypes in The Mill on the Floss.” En George Eliot: THE MILL ON THE FLOSS / SILAS MARNER. (New Casebooks). Ed. Nahem Yousaf and Andrew Maunder. Houndmills y Nueva York: Palgrave, 2002. 73-82.

García Landa, José Ángel. “Catastrophism and Hindsight: Narrative Hermeneutics in Biology and in Historiography.” En Beyond Borders: Redefining Generic and Ontological Boundaries. Ed. Ramón Plo-Alastrue y María Jesús Martínez-Alfaro. (Anglistische Forschungen, 303). Heidelberg: Winter, 2002. 105-119.

García Landa, José Ángel. “An Apocalypse of Total Communication: Utopian and Dystopian Perspectives in Star Maker and The Matrix.” En Memory, Imagination, and Desire. Ed. Constanza del Río y Luis Miguel García Mainar. (Anglistische Forschungen, 337). Heidelberg: Winter, 2004 253-268.

García Landa, José Ángel "Adaptation, Appropriation, Retroaction: Symbolic Interaction with Henry V." En Books in Motion: Adaptation, Intertextuality, Authorship. Ed. Mireia Aragay. (Contemporary Cinema, 2). Amsterdam y Nueva York: Rodopi, 2005. 181-199.

García Landa, José Ángel. "Overhearing Narrative." En The Dynamics of Narrative Form: Studies in Anglo-American Narratology. ·Ed. John Pier. (Narratologia: Contributions to Narrative Theory / Beiträge zur Erzähltheorie, 4). Berlin and New York: Walter de Gruyter, 2005. 191-214.

García Landa, José Ángel. “Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman.” En Hans-Georg Gadamer: Ontología estética y hermenéutica. Ed. Teresa Oñate y Zubía, Cristina García Santos and Miguel Ángel Quintana Paz. Madrid: Dykinson, 2005. 679-88.

García Landa, José Ángel. “The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman: Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation.” BELL (Belgian English Language and Literature) ns 2 (2004): 155-66. (Special issue, “The Language/Literature Interface).

García Landa, José Ángel. "Rereading(,) Narrative(,) Identity(,) and Interaction." En Interculturalism: Between Identity and Diversity. Ed. Beatriz Penas Ibáñez and Mª Carmen López Sáenz. Berna: Peter Lang, 2006. 207-26.

García Landa, José Ángel. “The Poetics of Subliminal Awareness: Re-reading Intention and Narrative Structure in Nabokov’s ‘Christmas Story’.” European Journal of English Studies 8.1 (2004): 27-48. (Special issue, “Beyond Narratology,” ed. Roy Sommer).

García Landa, José Ángel. “Hindsight, Intertextuality and Interpretation: A Symbol in Nabokov’s ‘Christmas’.” Symbolism: An International Annual of Critical Aesthetics (New York: AMS Press), 5 (2004): 267-94.

García Landa, José Ángel. Reseña de Literature as Communication: The Foundations of Mediating Criticism. Por Roger Sell. Miscelánea 25 (Language and Linguistics Issue, 2002, publicada en 2003). 183-88.

García Landa, José Ángel.. Reseña de Mediating Criticism: Literary Education Humanized. Por Roger Sell. Language and Literature 12.3 (Londres, Thousand Oaks, California, y Nueva Delhi, 2003): 283-85.

García Landa, José Ángel. Reseña de We, the "Other Victorians": Considering the Heritage of Nineteenth-Century Thought. Ed. Silvia Caporale Bizzini. Atlantis 27.1 (2005): 111-15.

García Landa, José Ángel. Reseña de The Mirror and the Veil: An Overview of American Online Diaries and Blogs. Por Viviane Serfaty. Atlantis 27.1 (2005): 117-22.

García Landa, José Ángel. Reseña de Children's Literature as Communication: The ChiLPA Project. Ed. Roger Sell. Language and Literature 14.2 (Londres, Thousand Oaks, California, y Nueva Delhi, 2005): 205-8.

García Landa, José Ángel, ed. A Bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology. 10ª ed. Edición electrónica en el Oxford Text Archive. Oxford: Universidad de Oxford - Arts and Humanities Data Service, 2005.
http://ota.ahds.ac.uk/

Onega, Susana, y José Ángel García Landa. Anlat1bilime Giris. Trad. Yurdanur Salman y Deniz Hakyemez. Estambul: Adam Yay1nlar1, 2002.

Pinter, Harold. "Arte, verdad y política." Nobel lecture. Trad. José Ángel García Landa y Beatriz Penas Ibáñez. En Fírgoa: Universidade pública 9 Dic. 2005. http://firgoa.usc.es/drupal/node/24005



Participación en proyectos de investigación subvencionados en los últimos cinco años

Miembro asociado, a título de experto internacional, al equipo coordinado de investigación “Forschergruppe Narratologie”, dirigido por el Prof. Dr. Wolf Schmid,
Entidad financiadora: Deutsche Forschungsgemeinschaft
Período: 2001-2004

He colaborado especialmente en dos proyectos de dicho grupo de investigación:

A) con contribución bibliográfica a la bibliografía de narratología común a los diversos proyectos (incluida como tal en la Narratology Net.
http://www.narrport.uni-hamburg.de/,

B) en el proyecto nº 4, “Paradoxale Grenzüberschreitungen von Kommunikations- und/oder Seinsebenen literarischer Erzähltexte: Die narrativen Verfahren mise en abyme, Metalepse, Meta-/Hypo- und Pseudodiegese”. Director del proyecto: Prof. Dr. Klaus Meyer-Minnemann (Universidad de Hamburgo), Dr. Sabine Schlickers (Universidad de Hamburgo), Elaine Padilha (Universidad de Hamburgo), Otros colaboradores: Dr. Dieter Janik (Universität Mainz); Dr. Andreas Kablitz (Universität Köln); Dr. John Pier (Universidad de Tours).


La falacia democrática de los órganos





Enmienda sin propósito de

Al verse declarados contrarios a derecho los criterios promovidos por la coordinadora Dra. Onega para el Doctorado de Estudios Ingleses, la coordinadora nos hizo llegar una propuesta de reforma de los mismos con vistas al Consejo de departamento de este jueves en el que se trataba la reforma del programa por orden del Rector.

Bien, la enmienda propuesta es suprimir todo lo que explícitamente contradice la normativa universitaria... pero que siga surtiendo efecto por arte de birlibirloque, al presuponerse todavía entre líneas esos criterios abusivos como los únicos válidos para determinar quién puede y quién no puede dirigir tesis en Estudios Ingleses en el postgrado de este departamento. Tras el recurso presentado, la orden de reforma del rector, y tras la enmienda, resulta que el Departamento sigue proponiendo la misma lista de doctores, elegida en base a los mismos criterios. Es decir, los doctores elegidos por la Dra. Onega y por sus co-coordinadores, en lugar de los doctores que cumplen los requisitos establecidos por la Universidad, conforme ordenaba el Rector.

La enmienda propuesta por la Dra. Onega, y aprobada por el Consejo de Departamento, es, por tanto, una mera maniobra de distracción, como ha sucedido ya en otras ocasiones.

Por nuestra parte, los profesores que habíamos recurrido la normativa abusiva, que exigía pertenecer a los equipos de investigación de los coordinadores del postgrado para poder dirigir tesis, presentamos estas tres propuestas de reforma:

Revisión del Programa de Doctorado en Estudios Ingleses (15-2-07)

Propuesta (1) de correcciones a cuestiones formales y de procedimiento

Vista la respuesta del Rector estimando favorablemente el recurso que se presentó contra algunos aspectos del nuevo Programa de Doctorado en Estudios Ingleses propuesto por este Departamento, se ha hecho llegar a los miembros del Consejo una nueva propuesta de redacción del apartado "criterios para la dirección de tesis y trabajos", que en su redacción original incluia criterios contrarios a derecho.

Ante la propuesta que hemos recibido por correo u otras que se puedan plantear en la reunión del Consejo, queremos llamar la atención sobre estos puntos:

1) La necesidad de modificar la propuesta de programa de doctorado ateniéndose a la resolución del Rector. Es decir, ha de hacerse sin modificar la resolución del Rector, según la cual "el Departamento no es órgano competente para establecer los requisitos que deben poseer los profesores susceptibles de dirigir tesis doctorales dentro de dicho programa".
2) En la propuesta recibida se introducen criterios para que los asuma el Departamento, criterios que—si se aprobasen—implicarían la modificación de la resolución del Rector.
3) Es decir, la resolución del Rector y la propuesta recibida son contradictorios, independientemente de lo que pueda votar este Consejo.
4) Deben suprimirse todas las condiciones relativas a orientación de la investigación, líneas, y objetivos del programa, así como el requisito de antigüedad de cinco años como doctor exigido para participar.
5) Debe añadirse, a la lista restringida que se presentó, la nueva relación de doctores encargados de la dirección de tesis, que debe incluir obligatoriamente a todos los doctores del Departamento con un sexenio o equivalente (criterio establecido por la Universidad), según ha resuelto el Rector.
6) Sería deseable someter de nuevo a la consulta de los miembros del Departamento la memoria completa, una vez corregida de acuerdo con la resolución del Rector. Recuérdese que esta memoria se sometió a información de modo muy restringido al Departamento, sin autorizar hacer copias de ella, mientras que una vez salida del Departamento sí se publicó en la red para su consulta general. Es una manera de proceder injustificable para con los miembros de este Departamento.
7) Rogamos a la Dirección que vele por la transparencia de los procedimientos administrativos en este Departamento, y por que las resoluciones futuras adoptadas por el Consejo no vulneren la normativa universitaria.


Propuesta (2) relativa a la relación de Doctores encargados de dirigir Tesis Doctorales

Nuestra propuesta en lo relativo a la relación de Doctores encargados de la dirección de tesis doctorales, relación que debe incluirse en la propuesta del programa de doctorado, es la siguiente:

Que esa relación incluya a todos los Doctores del Área de Filología Inglesa de la Universidad de Zaragoza, y sus líneas de investigación, pues todos ellos caben perfectamente bajo la denominación del programa de doctorado "Doctor por la Universidad de Zaragoza: Doctor en Estudios Ingleses".

Revisión del Programa de Doctorado en Estudios Ingleses (15-2-07)


Propuesta (3) relativa a los criterios de organización docente del Postgrado.

El Rector estimó favorablemente el recurso presentado contra algunos aspectos del nuevo Programa de Doctorado en Estudios Ingleses propuesto por este Departamento, lo que ha forzado a revisar algunos de los criterios aplicados en su elaboración original, pues eran contrarios a derecho.

Proponemos y solicitamos que se apliquen los criterios emanados de esta resolución del Rector al conjunto del Programa Oficial de Postgrado en Estudios Ingleses, para que se ajuste todo él también a derecho.

Parece evidente que si los criterios excluyentes que han debido corregirse eran contrarios a derecho en el ciclo de rango superior, tanto más lo serán si se aplican en el segundo ciclo o máster. En ningún ciclo de estudios se requiere para grados inferiores capacitación o requisitos mayores que para los superiores.

Es más, como nos acaban de comunicar que se abre ahora por primera vez el plazo para solicitar la asignación docente en los Másteres oficiales, vemos necesario clarificar los criterios a seguir en esta asignación docente, por si hubiese profesores interesados en impartir determinada docencia que se vean excluidos por unos criterios que ya han sido declarados contrarios a derecho por las autoridades académicas.

(Las tres propuestas iban firmadas por mí mismo y las Dras. Muñoz y Penas).

Bien, pues se abrió un turno de palabra donde defendimos estas propuestas, y los coordinadores del postgrado sostuvieron que lo que procedía era dar rápidamente carpetazo al asunto, cambiando la redacción de los párrafos que atentaban contra el derecho, pero sin admitir a ningún otro doctor al programa: es decir, un maquillaje legal que dejase sin efectos prácticos la resolución del Rector. También se nos reprochó que defendiésemos nuestros derechos, y que apelásemos a valores como la razón, la justicia... etc. Claro que ellos no pueden apelar a esto, ahí duele, sólo al interés del grupo. Ah, y a la Calidad, me olvidaba, a la Calidad, bien entendu.

En primera instancia, el Director ignoraba sistemáticamente las propuestas que acabábamos de leer y entregar por escrito a la mesa, y repetía que se iba a pasar a la votación de la propuesta única, la de la Dra. Onega. La propuesta única, y dale. Fue necesario que me pusiese a gritar indignado que no iba a tolerar que se ignorase que se habían presentado otras propuestas, para que el Director hiciera caso de mi existencia y procediese a volver a leer la propuesta que yo acababa de leer y entregarle como si fuese la primera vez que la oía en su vida. Increíble, pero cierto, así gritando, oiga, ¿pero yo es que soy invisible o qué?

Se sometieron a votación la propuesta de la Dra. Onega y la propuesta número 1 de las de arriba, y ganó, cómo no, con pocos votos en congra y gran abstención, como siempre, la propuesta de la Dra. Onega. La propuesta número 2 quedó automáticamente desestimada, y la número 3 se negó el Director a considerarla, argumentando que la resolución del Rector no afectaba en modo alguno al Máster.

Así que nuestro departamento ha optado por devolver al Rector la misma burra, pero pintada a rayas. A ver si esta vez pasa por cebra.

Masterminds


Miércoles 14 de febrero de 2007

Cómo lo veo yo

Al nuevo ministro de Justicia: haciendo ejercicios de equidistancia entre las víctimas del terrorismo y los terroristas. O, más bien, como dice él "los acusados de delitos de terrorismo", lo que deja entrever que quizá esas acusaciones no sean compartidas por el ministro, que ve en todo caso como una obligación prioritaria suya el tratarlos con justicia... no sabemos si defendiéndolos de tales acusaciones. Y es que a las víctimas las tiene su gobierno en contra, porque ya lo conocen. Y con los terroristas hay que pactar, única esperanza de aislar al PP y así seguir, quizá, en el poder... La justicia, mientras, ni se sabe. Y por este camino, se desmantela España: la política de aliento al nacionalismo que está dispuesto a dar el PSOE es fatídica. También en Yugoslavia se reían, seguramente, antes, de frases como esa. Hoy el PSOE aún ha tenido la última decencia de impedir la destitución del Defensor del Pueblo por enfrentarse a los independentistas. Pero estamos yendo a peor en esto, y es una política suicida. Ya le han dicho desde el grupo socialista "que se esté quietecito"—¿qué hace el Defensor del pueblo defendiendo la Constitución? Hasta ahí podríamos llegar.

El asunto Chaos: Pues eso, chaos. Resultado de unas leyes absurdas que le han dado ocho meses de condena por cada asesinato cometido. A juicio habría que llevar a quienes las votaron, por irresponsables. Y, desde luego, regular más cuidadosamente el cumplimiento de las penas. La pena es lo de menos: diez años o cuatrocientos mil, ya pueden cantar misa. Nuestros ilustres magistrados y legisladores, sumergidos en sus legajos, han perdido de vista la realidad. Y las contradicciones resultantes son terreno abonado para que los etarras pregonen las injusticias e inconsistencias del Estado de Derecho, con un gobierno muy dispuesto a dejarse hacer (igual que hace poco estaba activamente dedicado a "construir imputaciones" ad hoc contra el etarra). Más prioritaria veo yo una dimisión colectiva por incompetencia y prevaricación de todos estos prohombres, que nada de lo que se pueda decidir sobre el etarra en cuestión, que por mí como si lo guardan en formol.

Sobre las Armas de Destrucción + IVA. Vaya, pequeño fallo que tuvo el Sr. Aznar, apellido que significa Pastor de Burros, y al que aquí hizo honor. O sea, que "entonces no sabía" pero "creía" y ahora en cambio "sabe" pero antes "no sabía nadie". (Aunque lo que dijo "antes" en realidad era que tenía la certeza absoluta, una falsedad, como se ha visto). Resulta que algunos, independientemente de saber o no saber, o creer o no creer, sí sabíamos y creíamos que el gobierno Bush tenía unas prisas inexplicables, o demasiado explicables, por atacar a Saddam. Y que para llevar adelante esos planes inconfesables se manipuló la evidencia, se engañó a la opinón pública, se torcieron voluntades y se maltrató a la famosa Patria y su (?) buena fama. Dicen desde Izquierda Unida que Aznar no ha pedido perdón. ¿Pero qué pedir perdón ni qué niño muerto? Por no pagar a una comunidad de vecinos, en este país se lleva a la gente a juicio. Y es lo que hay que hacer con el señor Aznar: llevarlo a juicio por embarcar a su patria en una aventura inexplicable. A base de gastar recursos públicos, desde la pasta hasta la decencia nacional. Hasta las buenas intenciones merecen juicio si el criterio es insolvente e irresponsable, y si los resultados son desastrosos. ¿Es posible que nadie le haya puesto un pleito por esto al ex-presidente? Cuánta democracia nos falta por aprender. Y su partido, sigue sin hacer autocrítica. Le preguntan a Rajoy por el tema de Irak, y naturalmente, escurre el bulto. Él trata con problemas reales, Irak es una ficción o una entelequia para este señor, o un invento de la oposición. Creo que Rajoy no se hubiera embarcado en esto con el mismo entusiasmo que Aznar, de haber estado al frente; hubiera sido más escurridizo. Pero... era el segundo de a bordo cuando se invadió Irak, y tiene la responsabilidad que le toca por dejación de criterio—entonces. Y por negarse a reconocer los errores, ahora. Si os tienta no votar al PSOE por sus pactos con etarras, recordad muy mucho no votar al PP por apoyar una guerra de agresión. Los muertos son muy reales, aunque estén a cinco mil kilómetros de aquí. Y son, nos decían en The Lancet, unos seiscientos mil, y subiendo.

Me deprime pensar en la judicatura, y en el gobierno, y en los terroristas, y en la oposición, y en la Nación manipulable, y en la alianza nacionalista-socialista, y en la presuposición de impunidad, y en la ceguera selectiva de los partidos... Pero de estos ingredientes está hecha la realidad pública. Qué cruz tan gorda.


Tired with all these, for restful death I cry,
As to behold desert a beggar born,
And needy nothing trimm'd in jollity,
And purest faith unhappily forsworn,
And gilded honour shamefully misplac'd,
And maiden virtue rudely strumpeted,
And right perfection wrongfully disgrac'd,
And strength by limping sway disabled
And art made tongue-tied by authority,
And folly, doctor-like, controlling skill,
And simple truth miscall'd simplicity,
And captive good attending captain ill:
Tir'd with all these, from these would I be gone,
Save that, to die, I leave my love alone.

De Prisa, De Prisa: El Making-Off







Jamais connu de loi

Como el día se presta, pongo esta bonita canción de enamoramiento para quien esté enamorado, o crea estarlo, o quiera estarlo, o lo estuvo en tiempos... qué tiempos. Que los dioses nos libren de volver a vivir tiempos tan interesantes. La cantante es Nolwenn Leroy, la música ya se sabe de quién es, y la letra... la letra me la enseñó hace veinticinco años una chica francesa que ahora andará por los cuarenta. A Nolwenn ni la habían inventado, claro.





En clase de literatura hoy leemos "Sapho to Philaenis" de John Donne. Un poema de amor atípico, inspirado en Ovidio, pero también, supongo, en los propios arrebatos de John Donne, y en el original, como este fragmento de la propia Safo, "Oda a Anactoria":

El igual de los dioses me parece
quien se sienta a tu lado, y oye
cerca de sí tu voz dulce
y tu risa encantadora; eso sí hace
que el corazón se me acelere en el pecho.
Porque cuando te veo aunque sólo sea
un poquito, me quedo sin palabras,
la lengua se me avería, un fuego sutil
se me echa a correr bajo la piel;
con los ojos no tengo vista, me zumban los oídos,
se me escurre el sudor, y me entra
un temblor por todo el cuerpo.
Me quedo pálida como la hierba seca,
y en este ataque de locura casi
parezco muerta.
Y sin embargo tengo que atreverme a todo,
pues alguien tan insignificante...

It's a heartache


Martes y trece de febrero de 2007

In a Moodle Mood

¿Se va a pasar al Moodle la Universidad de Zaragoza, visto el limitado éxito del WebCT? Algo así parece insinuarse en este mensaje que nos dirige el adjunto al Rector para las tecnologías de la información y comunicación:

Estimado profesor:

En relación con la oferta de materiales de índole informativa, formativa y práctica que permiten a cualquier usuario comprender el alcance y la significación de lo que hoy en día se conoce como la “cultura del software libre”, y siguiendo la filosofía iniciada en Mayo de 2004 por el Equipo de Dirección de esta universidad, se comunica a todos los profesores de nuestra comunidad universitaria que existe la posibilidad de usar la herramienta Moodle. /Moodle/ es un sistema de gestión de cursos libre <http://es.wikipedia.org/wiki/Software_Libre> (/course management system/ CMS <http://en.wikipedia.org/wiki/Course_management_system>) que ayuda a los educadores a crear comunidades de aprendizaje en línea. La licencia que utiliza /Moodle/ es la GPL <http://es.wikipedia.org/wiki/GPL>. Para conocer algunos datos más sobre Moodle puede consultarse el enlace siguiente http://es.wikipedia.org/wiki/Moodle

 En el ámbito de nuestra universidad, la información para su uso, la página de acceso al servidor, la documentación para la autoformación, la solicitud de apertura de cursos, etc… puede encontrarse en el enlace

http://moodle.unizar.es/informacion

 En estos momentos no es nuestro propósito provocar en el profesorado un cambio de actitud con respecto a la herramienta institucional WebCT, ni ejercer de defensores a ultranza de ningún tipo de instrumento o cultura, más bien lo que ofrecemos es la información y la herramienta que le van a permitir analizar, desde su independencia intelectual, el posible interés práctico que ofrece este nuevo recurso informático.

 Atentamente

 F. J. Serón

 Adjunto al Rector para las TIC

En lo que a mí se me alcanza, el mensaje me parece indicativo por ser la primera vez que desde instancias oficiales se nos remite no ya a Moodle, sino a la Wikipedia como lugar desde el cual orientarnos en estos temas... (¿Alegoría de la transformación de la Academia bajo la presión de la Web 2.0?). En cualquier caso, los alumnos, por no hablar de los profesores, están de momento demasiado ocupados llevando sus fotocopias y sus lecturas al día como para dedicarse a hacer blogs para clase. Yo hago un par de ellos, pero con sistemas más caseros y bajo mínimos, tirando de correo electrónico personal, y a correr. Y es que para llevar a la vez la docencia y la docencia virtual, haría falta que el yo virtual se nos viniese también a echar una manica por la vida real, y hacernos las compras o algo. O que se añadiesen a las veinticuatro horas reales del día otras tantas virtuales. Todo tan apretado apenas cabe en los días de toda la vida. Estamos aún insuficientemente conectados (y no hablo por mí). Así que la Gran Transformación Interactivo-Apocalíptica de la Docencia que se nos viene encima... pues no sé, ya veremos en la práctica si no queda en cubrir un poco el expediente. Y gracias.

ADD-WebCT


Lunes 12 de febrero de 2007

Plus d'autrefois

Empieza a aparecer por YouTube algún vídeo de Juliette Gréco, y por primera vez la puedo ver en grabaciones antiguas cantando algunas de mis canciones favoritas. Por ejemplo, ésta: "Il n'y a plus d'après":



La canción es de Guy Béart, y expresa a la perfección cómo a la vez nos reconocemos y no nos reconocemos en los viejos amigos, o los viejos amores, de quienes nos separa el espacio y el tiempo. Encontrarnos, saliéndonos de nuestro circuito habitual, es creerse rejuvenecidos por un momento, sólo yendo a los sitios a donde solíamos ir, viajamos en el tiempo; es volver al pasado, pero es encontrar que no es realmente habitable. "Il n'y a plus d'autrefois": el pasado ya no existe. "Il n'y a plus d'autre fois": no habrá una segunda vez, y es inútil intentar repetirlo. Durante un momento se vive la ilusión de que en el presente del encuentro se recupera lo que ya no hay, pero... un presente separado de un futuro en el que se vaya instalando con naturalidad, un presente en el que sólo podemos fingir que somos los que éramos—o confesar que ya no los somos—nos deja sin posibilidad de habitarlo de un modo creíble. Tampoco la siguiente vez (si la hay) volveremos a ser los que éramos, porque ya no lo somos. No hay un día a día, no hay un mañana, no hay un luego... Y qué cambiada está la ciudad. En el vídeo aparecen Sartre y Simone de Beauvoir, aparte de Juliette. La que era años antes, y la que era cuando se grabó la canción—sólo en el cine hay autrefois.




Maintenant que tu vis
A l'autre bout d'Paris
Quand tu veux changer d'âge
Tu t'offres un long voyage
Tu viens me dire bonjour
Au coin d'la rue Dufour
Tu viens me visiter
A Saint-Germain-des-Prés

Il n'y a plus d'après
A Saint-Germain-des-Prés
Plus d'après-demain
Plus d'après-midi
Il n'y a qu'aujourd'hui
Quand je te reverrai
A Saint-Germain-des-Prés
Ce n'sera plus toi
Ce n'sera plus moi
Il n'y a plus d'autrefois

Tu me dis "Comme tout change!"
Les rues te semblent étranges
Même les cafés-crème
N'ont plus le goût qu'tu aimes
C'est que tu es un autre
C'est que je suis une autre
Nous sommes étrangers
A Saint-Germain-des-Prés

Il n'y a plus d'après
A Saint-Germain-des-Prés
Plus d'après-demain
Plus d'après-midi
Il n'y a qu'aujourd'hui
Quand je te reverrai
A Saint-Germain-des-Prés
Ce n'sera plus toi
Ce n'sera plus moi
Il n'y a plus d'autrefois

A vivre au jour le jour
Le moindre des amours
Prenait dans ces ruelles
Des allures éternelles
Mais à la nuit la nuit
C'était bientôt fini
Voici l'éternité
De Saint-Germain-des-Prés

Il n'y a plus d'après
A Saint-Germain-des-Prés
Plus d'après-demain
Plus d'après-midi
Il n'y a qu'aujourd'hui
Quand je te reverrai
A Saint-Germain-des-Prés
Ce n'sera plus toi
Ce n'sera plus moi
Il n'y a plus d'autrefois


A lo lejos alguien canta

Domingo 11 de febrero de 2007

We're at "now-now"





A veces sí que querríamos rebobinar, o darle al fast-forward....
(Tanto este vídeo como el anterior, vía A Chequerboard of Days and Nights).

La narración paradójica



Domingo 11 de febrero de 2007

Reagan: ¿paz o libertad?




Lo cierto es que más de un punto en común (además de las diferencias esperables) tiene con este texto, donde Norberto Bobbio describe y elogia a Julien Benda:

"En la lucha contra el fascismo y el nazismo se pone resueltamente de parte de los duros, es decir, de los que no admiten transacciones temerosas y lo que querrían es que Francia, Inglaterra y la Sociedad de Naciones resistiesen a las provocaciones con la fuerza real y no con la amenaza de una fuerza seguida de innobles rendiciones sin condiciones. No pierde ocasión de protestar contra el falso liberalismo de los que, en nombre de una mal entendida libertad (que es el amor a los propios intereses), toleran a los sepultureros de la libertad; contra el falso pacifismo de los humanitarios que predican la paz por encima de todo, cuando los valores supremos son la justicia y la libertad, no la paz; contra el falso universalismo para el que todos los hombres merecen respeto, también los injustos y los violentos; contra el falso racionalismo que quiere someterlo todo a discusión, también los principios fundamentales de la democracia. La guerra de Etiopía, la guerra de España, Múnich son, a su juicio, otras tantas etapas de esa voluntad de compromiso, de ese espíritu de conciliación, propio de los falsos amigos de la democracia." (Prólogo de Bobbio a La traición de los intelectuales de Benda).

Ay quién se podría picar (por comer muchos ajos) y darse por aludido con este párrafo... A mí me suena bastante mucho al plan Rodríguez-Z, y al de muchos nacionalistas de vía estrecha, sputniks mutuos con el gobierno actual. Pues si además de un Reagan especialmente inspirado, denuncian esos ideales y esas políticas Benda y Bobbio, ya es para irse preocupando. Sobre el mismo Benda prologa Savater:

Nunca los males del intelectual (mercenario por busca de halago o influencia) al servicio del nacionalismo o de la clase social han sido denunciados con tanto vigor panfletario y tanta elegancia estilística. Especialmente el nacionalismo, esa lacra vergonzosa y criminógena del siglo XX, mereció su más rotundo repudio en cuanto poseyó las almas y las plumas de tantos autores ilustres.

Lo malo es que a estas alturas tenemos nacionalismo sin los autores ilustres.

Impuesto revolucionario con desgravación

 




Things Fall Apart

Este fin de semana está Blogia que no rula; menos mal que el blog de notas (este mes titulado "Self-Fashion") me ha vuelto a funcionar. Está demostrado que en esto de los blogs hace falta tener un repuesto... y hasta ahora no he tenido que usar el tercer blog de seguridad que me abrí en Blogger, pero quién sabe. Hay bastantes veces que uno de los dos que uso no funciona, sólo es cuestión de tiempo hasta que coincidan los dos.

Más valoración de la situación: los comentarios parecen haberse reducido, definitivamente, a un mínimo. El personal se anima, como mucho, a llevarme la contraria en algún tema polémico. Con lo cual, si sigo publicando esto, es por amor al monólogo: la conversación es claramente insuficiente y desde luego no compensa el esfuerzo. Cuestión visitas: subieron (inexplicablemente para mí) hasta mantenerse en casi unas mil diarias en noviembre pasado, y de repente, sin que yo hiciese nada espectacular ni a favor ni en contra, declinaron hasta la décima parte; últimamente hay un leve repunte.

Hoy hablaban de los japoneses sin vida social que se lo organizan todo en línea y no viven más que en la red. Je, tendrían que venir por este rincón tranquilo de la web... se iban a hacer el harakiri, pero ya. Y, a pesar de los famosos miles de blogs por minuto, la gente que yo conozco sigue sin abrirse un blog. A veces ni contestan al correo, vamos. Esto se va a quedar en algo parecido a lo de los radiotelegrafistas aficionados. Demasiadas posibilidades para el cuerpo (social).

Índices de locuacidad



Sábado 10 de febrero de 2007

Retrovisor interiorizado

A veces echo en falta, andando por la calle, no llevar retrovisores. No es que los eche de menos deliberadamente, vamos, que no es que me tiente instalarme unos en los hombros; lo que pasa es que espontáneamente a veces echo una mirada al retrovisor... y me encuentro con que no tengo retrovisor, porque no voy en mi moto (o coche), sino a pie. En la moto no ando escaso de ellos, parece la vespa de Quadrophenia, con cuatro retrovisores; y el coche tiene los tres de rigor, que creo que miro tanto como lo que tengo delante (no es que eso sea muy aconsejable, no...). Por la acera, me tengo que conformar con echar un ojo a los escaparates que pillan al bies. El caso es que, leñe, sí que vendrían bien unos pequeñitos, en la esquina de las gafas... Esto de los retrovisores es un caso curioso, y muy de andar por casa, que muestra cómo interiorizamos esquemas perceptuales no "naturales". Los saltos de secuencias en el cine son otro ejemplo. Los interiorizamos sobre todo si son convenientes, y nos permiten relacionar rápidamente dos imágenes con poco esfuerzo. Lo de volver la cabeza es un rollo, estamos deficientemente diseñados para eso, y la mitad de las veces no nos enteramos de lo que pasa a nuestras espaldas. Qué limitado se encuentra uno de repente sin sus retrovisores, abocado a la vista al frente; es como llevar anteojeras. Y qué práctica, la polvera de la femme fatale, para estos casos, o el bruñido mechero del investigador privado.

Parapraxis perceptual con desmaterialización televisada

 



Anonimato, veronimia y pseudonimia
 
Un comentario en Journal LittéRéticulaire sobre el status de identidad del autor en los blogs. Se proponen allí tres tipos de situación identitaria:

- Anonimato, caracterizado por querer establecer una disociación total entre identidad real e identidad en red.
- Veronimia, o sea, el uso de la identidad real en la red: voluntad de establecer una continuidad o no disociación entre identidad virtual y real.
- Pseudonimia, el uso de una identidad identificable en la red, en relación variable o modulable con la identidad real. Tanto la pseudonimia como el anonimato pueden usarse para amalgamar varias identidades reales.

Algunos critican al autor por taxonomizar lo intaxonomizable. Yo le pongo este comentario:

Moi par contre j'aime bien les taxonomies, si on les utilise come points de répère, et non pas comme des compartiments étanches. Chaque blog (à l'occurrence chaque lecture de blog) se situe quelque part entre les trois statuts identitaires. Ainsi, on peut utiliser son vrai nom mais sans adresse géographique, ou seulement dans notre capacité professionnelle, ou justement à l'envers... Le degrè d'interaction avec un cercle de blogueurs proches géographiquement, ou professionnellement, ou thématiquement, ainsi que leurs statuts à eux, ont aussi des conséquences... bref, chaque blog est unique, mais il y a bien sûr des façons de mesurer et de définir cette originalité. L'activité publique dans d'autres médias est aussi une donnée importante. Ou la solidité, l'activité ailleurs en ligne et la stabilité relative du pseudonyme... etc.

Parece que los dos polos son: 1) el anonimato absoluto (página monomedia, sobre un tema impersonal y aislada de todo otro discurso identificable como proviniente del mismo autor o autores—un extremo por tanto no alcanzable en los blogs), y 2) el uso intenso, continuo, personal, multitemático y multimedia de una identidad bien conocida además fuera de la red, y situada explícitamente en parámetros familiares, profesionales, geográficos... El terreno de enmedio está ocupado por diversos grados de ocultamiento parcial, medialización variable, pseudonimia, discreción, etc.

Yo me sitúo cerca del polo (2), al que no llego sin embargo, por falta de presencia en otros medios, falta de intensidad multimediática (no pongo podcasts de mis canciones en la ducha) y débil interacción con el público. Pero bueno, como parece que es el que de más cerca me toca, pongo aquí el comentario de Berlol sobre quienes eligen el veronimato ("onym@t ou véronym@t" que lo llama):

1. Le choix de l'onym@t revient à ne pas vouloir faire de différence ou de séparation identitaire entre le soi virtuel et le soi réel (ce qui n'empêche pas des différences de style, de thème, etc.). Il consiste aussi à ne pas craindre les interférences entre virtuel et réel. Il peut être motivé par l'engagement (artistique, théorique, politique ou autre), la recherche (ou le maintien) de notoriété d'un individu ou de visibilité d'une œuvre ou d'un travail, le désir d'influence ou de pouvoir, même symbolique, à plus grande échelle par le virtuel.

Pues eso será... Si "no temo" las interferencias entre lo real y lo virtual, es en todo caso porque creo que la realidad es en gran medida realidad virtual, y que la realidad virtual es, en realidad, totalmente real.

El obsceno blog




Goffman: El teatro de la interioridad

Continúo releyendo y comentando aquí la conclusión de Frame Analysis de Goffman. Comienza la segunda parte diciendo que es tentador establecer una oposición simplista entre la actividad efectiva y sus "formas transformadas": por ejemplo, entre realidad y ficción. Es tentador creer que las formas derivadas de la realidad son copias de un original localizable. Y entonces el análisis de marcos se limitaría al análisis de estas transformaciones, partiendo de un nivel de base simple e inanalizable, la realidad efectiva, no enmarcada. 

Pero ya se ha mostrado a lo largo de todo el libro cómo la realidad, al incluir esos marcos, no puede aislarse de ellos. La realidad incluye a la ficción, con o cual se establece entre ellas una relación paradójica, o, si se prefiere, dialéctica. Totus mundus agit histrionem. La realidad, siendo una estructuración semiótica, no puede comprenderse sin analizar estas estructuraciones que la invaden, complican o constituyen.

"Pues la actividad efectiva no ha de contrastarse únicamente con algo obviamente irreal, como los sueños por ejemplo, sino también con los juegos, rituales, experimentaciones, ensayos, y otras disposiciones, incluyendo los engaños, y estas actividades no es que sean tan fantásticas" (563, traduzco).

Conclusión: el análisis no puede establecer una diferencia simplista entre la realidad original y la transformada, y el análisis de marcos se aplica al conjunto de la realidad.

"Sostenemos, pues, que los segmentos de actividad, incluyendo las figuras que los habitan, han de tratarse como un único problema para el análisis. Los ámbitos del ser son aquí los objetos adecuados de estudio, y aquí, lo cotidiano no es un dominio especial que haya de ponerse en contraste con los otros, sino que es meramente otro ámbito" (564).

Aquí Goffman trata en términos de "marcos" lo que otros teorizadores han llamado "mundos posibles". Sí creo que conviene aclarar que por supuesto existe una posición relacional llamada "mundo real", aunque es relacional, precisamente: es decir, ese "mundo real" también existe dentro del marco de una película para los personajes. Y, además de relacionalmente definido, es un ámbito complejo, atravesado y constituido por múltiples marcos no "tan" reales, como aclara Goffman. Y procede a continuación a explicitar la complejidad que subyace al nivel, supuestamente básico, de la "realidad real".

Ejemplo de Goffman: Así como los actores interpretan a su personaje para clarificar de cara al público el sentido de los actos y pensamientos del personaje, de la misma manera nosotros interpretamos a nuestro personaje ("playing himself", interpretando el papel de sí mismo, como diría Shakespeare) especialmente cuando nos sentimos observados por un público no familiarizado con nosotros y que podría malinterpretar nuestros actos, "most evidently when an individual finds he must do something that might be misconstrued as blameworthy by strangers who are merely exercising their right to glance at him before glancing away" (564). Verbigracia, hablamos ostentosa o innecesariamente con algún acompañante nuestro, para que nos oigan terceras personas, cuando se produce algún tipo de confusión interactiva en el grupo que formamos conocidos y desconocidos. O cuando, bajo la mirada de la señora de la limpieza, pasamos por su suelo recién fregado con aspavientos de humildad y precaución, para que no se sienta ofendida por nuestra indiferencia a su trabajo.

En un caso de interacción "real", "efectiva", "cotidiana", puede haber marcos entrecruzados delimitando secuencias de actividad diferenciables.

1). Primero, marcos que delimitan las secuencias de actividad, simultáneas, como en una grabación de varias pistas:

- La actividad principal, la "historia" oficial de lo que está pasando, compartida por todos. Por ejemplo, una reunión de trabajo en una oficina.

- Hasta cuatro canales de actividad subordinados:
    a) Uno relativo a acontecimientos ignorados. Por ejemplo, los ruidos de tripas de uno de los participantes.
    b) Una secuencia de actividad direccional, que orienta y regula la línea de actividad principal pero no es en sí misma objeto de atención. Por ejemplo, los rituales establecidos de toma de palabra, posición en la mesa según la jerarquía, etc., en la reunión de trabajo.
    c) Una secuencia  relativa a la comunicación superpuesta: lo que para los participantes queda fuera de su ámbito perceptual. Por ejemplo, los participantes suponen mutuamente que ninguno de los participantes puede ver lo que está pasando en otra habitación de la oficina.
    d) Un canal de ocultación. Por ejemplo, si un jefe antipático interrumpe la reunión con un telefonazo, mientras uno de los participantes le habla, todos pueden hacer caras o gestos de fastidio al respecto.

2) Al margen de las secuencias de actividad, están los marcos relativos a laminaciones. Por ejemplo, la reunión podría ser no una reunión tal cual, sino estar sometida a algún tipo de modulación o derivación: un ensayo de reunión, una reunión ficticia en el marco de una obra de teatro, etc. Una determinada secuencia de acción, con sus canales de actividad subordinados, puede así verse modulada y reenmarcada en otro contexto de actividad.

3) La actividad puede verse atravesada por diferentes marcos relativos al status de participación de los interactuantes. Por ejemplo, en una conversación entre dos personas, ambas son participantes en igual medida y pueden intercambiarse los papeles de hablante y oyente. Si se añade un tercero, puede mantenerse la plena participación de todos, o puede aparecer en mayor o menor medida el papel del participante sin alocución: si la conversación se centra en dos, el tercero presente puede convertirse en una especie de espectador del marco comunicativo formado por los otros dos. También pueden aparecer modalidades de comunicación limitada entre algunos participantes y que excluya, por connivencia, a parte de los presentes:

"Con un tercer participante, se ha creado también la posibilidad de una red colusiva y una distinción entre colusionadores y excolusionados. Añadamos, en lugar de eso, a un tercero que sea un extraño no participante y tenemos el papel del transeúnte que pasaba por allí, y su actor está aislado de los demás por la falta de atención que dicta la cortesía. Si hacemos un guión con esa situación de dos personas o cualquiera de las situaciones de tres personas, y lo representamos sobre un escenario, ya tenemos, además, los roles del actor y del público." (565)

Bien, pues una vez establecida la posibilidad de este análisis en marcos de la interacción comunicativa, Goffman pasa a aplicarlos al teatro interior del sujeto. Con toda lógica, pues (según nos enseña el interaccionalismo simbólico) la subjetividad emerge por interiorización de la interacción. La interacción consigo mismo, la auto-interacción, es una dimensión esencial del comportamiento. Según Blumer, el sujeto se dirige continuamente a sí mismo self-indications, señales relativas a su propio comportamiento. No olvidemos que las señales dirigidas por el organismo a sí mismo son un elemento crucial en el surgimiento de una consciencia compleja y reflexiva, ya al nivel de las estructuras cerebrales evolucionadas. El sujeto consciente y complejo es sólo posible gracias a la multiplicidad originaria de sistemas de señales internos, en comunicación unos con otros. De ahí que el análisis de la interacción y su estructura de marcos pueda aplicarse también a la actividad subjetiva de cada uno de los participantes en un encuentro comunicativo—aunque el encuentro sea de una sola persona consigo misma, claro.

Así pues, Goffman complica los sujetos "simples" presupuestos en el análisis anterior, con este elemento de autointeracción. La comunicación colusiva puede por tanto darse aun entre dos personas:

"Puede darse la comunicación colusiva en la conversación entre dos personas ya sea bajo la forma de la auto-colusión, cuando uno de los participantes hace apartes gestuales durante el turno de habla de la otra persona, o (por así decirlo) en forma de comunicación colusivo-colusiva, con los dos participantes jugando los papeles de colusionador y excolusionado. También un participante puede estilizar la externalización de su respuesta de modo que se estimule al otro para percibirla pero sin embargo actuar como si no lo hubiese hecho; se anima así al otro a aportar dos modos de funcionamiento, no uno, y se expande así de hecho la situación bipersonal para convertirse en algo más complicado". (565)

La vida cotidiana incluye una teatralidad, como bien supo ver Shakespeare, que potenciaba con el teatro de la vida cotidiana la teatralidad de su propio drama, para devolver al público esa teatralidad social reinterpretada, exteriorizada y comentada. Esa teatralidad nos vuelve actores y da profundidad a nuestros personajes, como comenta Goffman en relación a un caso frecuente: cuando repetimos o contamos las palabras y acciones de una persona a un tercero, o cuando narramos sin más:

"Y cuando un hablante re-presenta una secuencia de experiencia para deleite de su interlocutor, éste último (y hasta cierto punto también el hablante) puede ponerse a contemplar y funcionar de manera no distinta a un público; el oyente y el hablante pueden dar señales de su aprecio a lo que el hablante les está presentando.
   En suma, las situaciones que articulan la interacción multipersonal pueden plegarse y pasar al interior de la conversación entre dos personas, para recibir allí un papel estructural." (565-66).

Todavía enfatiza poco Goffman en este punto, me parece, la naturaleza interactiva de la interioridad. Pensemos en un ejemplo clásico de interioridad, la intimidad, ejemplificada en los secretos que no se cuentan ni salen a la luz en la interacción comunicativa con el otro. Pues bien, el sujeto que se estructura alrededor de un secreto ya ha interiorizado la situación comunicativa consistente en la ocultación del secreto. En sí mismo ha de regular, por supuesto en la interacción con otros, pero también en su economía interna, la representación de dos papeles, el del sujeto-con-secreto y la del sujeto-que-oculta-el-secreto, y ha de ser los dos. No es sino un ejemplo bastante claro de interacción internalizada que ayuda a constituir al sujeto como un ente esencialmente relacional. Generalizando la denuncia del bolero, podríamos decir que según Goffman, lo nuestro es puro teatro.

"Igual que en un escenario", la actividad supuestamente espontánea o natural es inherentemente teatral para Goffman. La organizamos de modo comunicativamente eficaz; y así a veces reímos o lloramos (actos corporales, vitales, supuestamente "descontrolados") en el momento que resulta comunicativamente más adecuado. La narración ordena secuencialmente acontecimientos simultáneos, para comunicarlos. El teatro o el cine clásico, algo menos los modernos, secuencian ordenadamente los turnos conversacionales que en la práctica se solapan. Pues bien, en esto nos dan la forma idealizada de la interacción: y también somos teatrales (aunque menos) fuera del escenario,  dejando que cada cual interprete su papel y colaborando con ellos para que lo redondeen bien, y nos dejen luego hacer bien el nuestro—aun en medio de una confrontación, a veces.

"Y aquí, en lugar de seguir la práctica habitual de 'secuencializar' lo que de hecho sucede a la vez, nos permitimos ver como si estuviese solapado lo que de hecho se ha organizado de modo secuencial—y con eso utilizamos los procedimientos de enmarcación para comprometerlos profundamente en la conspiración general para mantener las creencias existentes sobre nuestra naturaleza humana, en este caso, la creencia en que detrás de nuestras cortesías melindrosas, se halla un elemento indisciplinado y animal" (566)

En la acción social, el cuerpo no se utiliza como una presencia inmediata, sino que se ve implicado en la organización interaccional de la acción, orquestada mediante el juego de cuatro posiciones de sujeto, o funciones de interacción, diferenciables:

- La figura o personaje representado
- El estratega que diseña la acción
- El animador que lleva la acción a cabo
- El "principal" cuyos intereses se sirven mediante la acción

A veces los cuatro papeles están representados por "una misma" persona; otras veces se disocian. Por ejemplo, un cantante puede interpretar a un determinado personaje, cantando las palabras escritas por un autor, y sirviendo los intereses de tal o cual productor, ideólogo, etc.

En las actividades reguladas y organizadas, como trabajo, deportes, ceremonias y rituales, etc. hay diferentes reglamentaciones en cuanto a la presencia y uso del cuerpo: comparemos así una competición deportiva, con sus reglas, etc., a un debate, por ejemplo: en cada actividad hay unos límites y convenciones en cuanto al uso que se da al cuerpo. Eso está regulado, con lo cual la actividad podría parecer totalmente convencionalizada. No es así, sin embargo, y se produce lo que podríamos llamar un efecto de realidad, pues al margen de la actividad oficialmente regulada y usos "oficiales" del cuerpo, hay toda una serie de acciones adicionales, producción de signos y emisión de señales colaterales, realización simultánea de otros rituales interpersonales.

"Y, como producto colateral de sus acciones, el actor proporciona indicaciones de, por ejemplo, su personalidad, posición social, salud, intenciones, y afiliación a otros presentes. Así pues, en el caso de la mayoría de las secuencias de actividad ordinaria y no representada, parece perfectamente posible mostrar que aunque el comportamiento corporal del actor es aprendido y convencional, que aunque se esté llevando a cabo una actuación establecida, la acción se percibe sin embargo como directa y no transformada. (...). Esta cualidad de "directo" es un rasgo distintivo del marco de la actividad cotidiana, y en última instancia debe uno recurrir, para entenderla, a explicaciones basadas en marcos, no en cuerpos". (569)

Así pues, hay todo un lenguaje no verbal que acompaña y modula a la actividad "oficialmente realizada" y que apunta constantemente otros posibles usos del cuerpo.

El papel concedido a la emotividad y expresividad corporal está regulado y limitado por el marco de actividad. Una actividad regulada puede verse interrumpida por accesos de emoción que rompen el marco, pero la sintaxis de esta ruptura está en sí regulada (los abrazos o desesperaciones de los futbolistas, por ejemplo, o un músico que falla una nota y continúa con un gesto casi imperceptible de disculpas/complicidad hacia el público. En la interpretación de canciones populares, hay una "sinceridad" convencional, pues en los casos más logrados el intérprete o animador usa su personaje "real" como trasfondo o garante de la "autenticidad" de la emoción expresada:

"En tanto que cantante, un individuo luce el corazón en la garganta; en tanto que interactor cotidiano, es menos probable que se exponga. Y así como se puede decir que se emociona según requerido en tanto que cantante, también se puede decir que no lo hace en tanto que conversador. Ningún comentario no habla de personas en sí; los dos nos hablan de figuras en un marco de actividad" (572).

En el "marco cotidiano" de interacción, sostiene Goffman, la convención a aplicar es que los actores tienen un control incompleto de sus expresiones emocionales. Aun si disimula, ha de traicionarse a sí mismo, o emitir señales que nos permitan interpretar esa ambivalencia. De otro modo, pasa a considerárselo un psicópata. El comunicador cotidiano ha de revelar sus emociones en adición al control impuesto por la actividad en curso: "En suma, en tanto que personas naturales, se supone que somos contenedores limitados epidérmicamente", indicando nuestro contenido mediante la expresión explícita o mediante señales corporales emitidas que indican la supresión de expresión explícita. La simulación perfecta no se consigue, o en todo caso no se considera aceptable. Y sin embargo lo es, y se consigue fácilmente, en otro marco de actividad al que no se aplique esta ley: el juego del póker, por ejemplo. Así pues, la "sinceridad" o "espontaneidad" del sujeto, y la tensión entre expresión explícita y subliminal, está también sujeta a reglas del juego y a contextos de actividad.

El sujeto individual actúa en un contexto u ocasión social determinada. Allí llega con una identidad biográfica y desempeñando un papel socialmente definido. Y representa ese papel pero sin limitarse a él, a la vez dejando traslucir (en esos apartes, señales subordinadas, estilo de representación, etc.) que su personalidad no se ve agotada por el papel: que aparte del rol social hay una personalidad definida, una entidad moral, una pasión animal, etc. Pero la manera en que se orqueste esta disociación entre persona y personaje depende mucho del tipo de actividad social, de las laminaciones o reenmarcaciones a que se haya visto sometida... Y también de las modas:  al igual que varía según contextos sociales o épocas la longitud o anchura de la corbata, también  varía la amplitud y tipo de disociación aceptable o deseable entre persona y personaje, "entre la figura proyectada y el motor humano que la anima" (573):

"Sí existe una relación entre personas y rol. Pero la relación responde al sistema interaccional —al marco—en el cual se representa el rol y se entrevé el yo del actor. Así pues, el yo no es una entidad a medio esconder entre los acontecimientos, sino una fórmula cambiante para manejarse entre ellos. Al igual que la situación en cuestión prescribe la actitud oficial en el seno de la cual nos ocultamos, así también estipula dónde y cómo habremos de desvelarnos algo, y la cultura misma prescribe qué tipo de entidad debemos creer que somos para tener algo que desvelar de esta manera" (574).

A continuación ejemplifica Goffman la manera en que un subastador o una azafata interpretan su papel... algo que recuerda al análisis sartreano del camarero en El ser y la nada, a no ser porque para Goffman, el sujeto no desaparece tras el rol, sino que se constituye en interacción con el rol: en lugar de tener una superficie alienada, una interpretación perfecta, tenemos un complejo juego de interpretarse a sí mismos en el rol y a la vez a otro personaje "real" que trasluce... todos, podríamos decir, seres de papel o entes teatrales. "En suma, a la vez que se nos asigna un uniforme, se nos asigna también una piel. Por su propia naturaleza, los marcos establecen los límites a partir de los cuales son reenmarcados" (575).

El sujeto es una serie de funciones que se superponen o van juntas en la actividad "normal", pero que en otros marcos de acción se desligan: y en lugar de ser nuestra propia figura, animador, estragega y principal, vemos estos papeles distribuidos en una serie de sujetos coordinados para la acción.

Concluye Goffman su libro Frame Analysis citando el análisis que hace Merleau-Ponty (en La prosa del mundo) de la experiencia del "otro" con quien dialogo— alguien que no es propiamente ni la actitud "oficial" del otro, ni el cuerpo que tengo frente a mí. El otro está no propiamente en su cuerpo, sino en la experiencia de interacción que se crea entre yo y él, y que también noto que me desplaza o me crea a mí. Pues bien, Goffman enfatiza ese propio desplazamiento interactivo que me crea a mí a la vez que crea la experiencia del otro. Soi-même comme un autre, también aquí. Y la imagen del yo que se trasluce es, desde luego, un yo relacional, un juego de espejos y situaciones que, en el momento en que queremos anclar en una sustancialidad, no nos remite sino a una identidad significada que se fragmenta en incontables "realidades" de similar sustancia: interacciones, marcos, situaciones, actitudes hacia otros, resignificadas y reenmarcadas, traslucidas y comunicadas incesantemente. No tenemos más sustancia: "me parece que es teatro".

El yo relacional


Viernes 9 de febrero de 2007

Ségolène à Saragosse

Bueno, no Ségolène, sino un cartel suyo: "Ségolène Royal: Pour que ça change fort"—en la Facultad de Filosofía y Letras. Aquí le ha tomado la delantera a Sarkozy. Primera vez que veo un cartel electoral de otro país europeo, por vecino que sea, por aquí. Aunque ya había visto el año pasado uno de Alan García, ese sí que fue el primero de los primeros. Y de Cataluña o de Navarra aún no he visto ninguno, de hecho. No sé si en Madrid o Barcelona habrá más costumbre de que lleguen estas campañas foráneas, como no sea a través de la prensa; en este caso seguramente es por la abundancia de estudiantes Erasmus franceses. Aunque las dos únicas Erasmas que tengo yo en clase ahora mismo son lituanas. La esfera se contrae; el globo se globaliza.

Botter l'Estatut


La Eta y Perikito el Matón

Entre los objetivos de la Educación Secundaria se potencia "estimular el diálogo y la negociación", y a cuenta de ese fin en principio tan loable se escribió este artículo en Wonkapistas, buscándole los límites al tema del "diálogo y la negociación" con el ejemplo del bullying. Hasta dónde, se pregunta el autor, puede solucionarse la actitud de Perikito el Matón sólo con diálogo y negociación (como propondría, llegados a un extremo, el "pensamiento Alicia"). Y concluye que sin fuerza o autoridad que lo respalde, no hay diálogo eficaz con Perikito.

Bien, pues por el tono del autor y de alguno de los comentadores, parece (o a mí me ha parecido) que se está hablando en el artículo no sólo de Periquito el Matón, sino de un Perikito a nivel político, a saber, el terrorismo y en concreto el etarra, con quien también se está intentando aplicar el principio de "diálogo y negociación".

Curiosamente, ninguno de los participantes mencionaba el tema, con lo que mandé yo un comentario preguntando lo siguiente, impulsado por curiosidad de analista del discurso, y no en este caso para opinar sobre si hay que dialogar o no con los de la (metrall)ETA. Preguntaba, con tono amable y educado:

1) Si el autor, efectivamente, había presentado a "Perikito el Matón" (Perikito con ka, ojo) como una figura alegórica del terrorismo etarra, o (versión menos estricta) si consideraba que el terrorismo es una especie de bullying a nivel político, y que por tanto hay una dinámica común en los dos fenómenos, que justifica su equiparación retórica (y la alusión indirecta al terrorismo en el post). O, por el contrario, si yo deliro y el artículo no tiene nada que ver con el terrorismo, y a nadie se le ha ocurrido tal cosa más que a mí.

2) Si le ha extrañado ver que todos los comentadores se han atenido al tema del bullying, sin pasar abiertamente a tratar el tema del terrorismo que parecía (¿a mí sólo?) sugerir el post.

Bueno, pues he enviado el comentario dos veces estos últimos días, pero el blog tiene moderación de comentarios y no aparece. ¿Se habrá perdido? ¿O lo habrá considerado inconveniente el autor por alguna razón? ¿Será, incluso, por la misma razón por la que se evitaba nombrar explícitamente el terrorismo? Posiblemente nunca lo sepamos. Pero en fin, ya que no puedo poner el comentario en ese blog, pues lo pongo aquí para quien le interese reflexionar sobre este paralelismo entre matones de patio de recreo y terroristas. ¿Seré yo el único que ve una analogía? ¿O se ha producido en ese debate una conjura espontánea para hablar del terrorismo sólo entre líneas? Sería un caso más que curioso. ¿Era inoportuno mi comentario? Se queda uno sin saber qué pensar.


PS: Aclara el autor que los comentarios debieron perderse, y que su intención era escribir únicamente sobre bullying, no sobre terrorismo. Le contesto:

Muchas gracias por contestarme, Wonka. Debe ser el sistema ese de seguridad de los comentarios, el de poner una clave de letras, que por lo que se ve produce fallos. En todo caso me resulta muy aclaratoria tu respuesta, primero porque haya sido accidental la desaparición de los comentarios, y luego también por la aclaración que das de la intención. Se ve que la mayor parte de la alegoría "Perikito=Eta" la había producido yo, aunque me parece que también le rondaba por la cabeza a algún otro comentador. Ah, y por supuesto también creo que esa alegoría que he interpretado también es producto por una parte de las circunstancias políticas, el "proceso de paz" en candelero, etc., y, como señalo, por algunos elementos que tienen en común el bullying y el terrorismo, uno a pequeña y otro a gran escala. Hasta es posible que, "atmosféricamente", te haya influido un poco todo esto al escribir el post (y así me descargo de la responsabilidad completa de alegorizar yo, jeje!...). Bueno, eso ya son interpretaciones. Me alegro de concurrir contigo en que para solucionar estos casos hace falta, sobre todo, bastante negociación entre los no matones. Y un colegio con reglamentos claros en este sentido ayuda. ¡Un saludo!

Artefactos autodesconstruidos




Si yo me metiese en Second Life...

... sería para jugar allí a Second Life —supongo que existirá, digo yo— y en esa Second Life recrear mi First Life en su estado actual. Y hacer blogs en Second Life. ¿Para qué dedicarse a estas cosas, si no?

Pero ya tengo bastante con esta Second Life.

Minas virtuales, oro real


Jueves 8 de febrero de 2007

Crítica de la causalidad

Mirando por la red, llego a la página de la Fundación Gustavo Bueno, que contiene gran cantidad de materiales interesantes. Algunos muy polémicos últimamente, como los relativos al último libro de Gustavo Bueno, Zapatero y el Pensamiento Alicia, en el que le zurra a la ideología y política del Presidente del Gobierno de modo inmisericorde, le pisotea hasta las muelas. Dice Bueno que ha escrito el libro por sentido de deber cívico, porque le avergüenza que su país esté presidido por un presidente que hace gala de un simplismo como el de Zapatero. Y le acorrala los argumentos simplistas con razonamientos lógicos que aspiran a no dejarle escapatoria. Si lo consigue del todo o no... quizá sea tema para otro ensayo comparable. Pero desde luego promete una lectura interesante.

Entre los materiales aledaños al libro me ha interesado un vídeo de Gustavo Bueno sobre la causalidad y el determinismo: "Respuesta a una pregunta formulada por Javier Pérez Jara: ¿Cómo es posible evitar desde el determinismo ontológico propio del materialismo filosófico el fatalismo ordo essendi?"


Este es el texto íntegro de la pregunta:

¿Cómo es posible desde el determinismo ontológico propio del materialismo filosófico escapar del fatalismo ordo essendi? ¿Es el principio de symploké, propio del Pluralismo del Orden, el que podría fundamentar estas «bifurcaciones» que permitirían varios «futuribles» ordo essendi, y no un único futuro como es propio del fatalismo ontológico (pues la imposibilidad del determinismo ordo cognoscendi propio de la «futurología» estaría dada por los sistemas de caos deterministas, además del principio de symploké)?

Esta pregunta no está formulada con la intención de preguntar por qué es imposible conocer el futuro (y que por tanto los profetas o el Dios omnisciente son puros mitos metafísicos); se da por supuesta esta imposibilidad por la constatación del principio de Symploké y de los sistemas de Caos determinista. Lo que quiere señalar es por qué, desde el determinismo ontológico, no se cae en un fatalismo, aunque éste no podamos conocerlo (o sea, que los futuribles serían «ilusiones» producidas por nuestra incapacidad de predecir el futuro). Las «bifurcaciones» reales que al parecer tendría que haber para escapar del fatalismo ontológico son muy «fáciles» de explicar desde el indeterminismo ontológico que apele a la causa sui o a las emergencias metafísicas (explicaciones tan fáciles que de hecho son incomprensibles cuando vemos que tanto la emergencia metafísica como la causa sui designan procesos imposibles), pero desde el determinismo ontológico estas «bifurcaciones» que al parecer serían necesarias para escapar del fatalismo, me recuerdan al libre arbitrio de indiferencia, que es sencillamente ininteligible.

Gustavo Bueno afirma en sustancia que la concepción tradicional de la causalidad, de la Escolástica a Kant, era binaria, tipo y=f(x), siendo x la causa e y el efecto. Con esta concepción, nos vemos obligados a tener en cuenta una multiplicidad de universos, y dar cuenta de una primera causa sin causa (como hacía Kant, con el libre albedrío), si se ha de negar el fatalismo. El fatalismo implicaría que todo está en todo, y daríamos en un monismo donde todo en el Universo está encadenado inflexiblemente. En última instancia, esta concepción se remite a la causa única, Dios, y queda especialmente clara en las doctrinas ocasionalistas (en Malebranche o Geulincx).

El materialismo filosófico, explica Bueno, tiene en cuenta no un binarismo, sino que introduce una tercera variable h, de hylé, la materia (la causa material aristotélica). El efecto no aparece así en relación única con la causa, sino con la fracturación de un esquema de identidad. (Aquí subraya Bueno la importancia filosófica del principio de inercia de la mecánica moderna, que viene a negar la necesidad de una acción causal continua para explicar el cambio. Hay que explicar no ya el movimiento, sino los cambios de trayectoria o aceleración). La y es función de h y de x. Introduciendo h hemos disociado x ("la causa") que no determina a la integridad de h, sino a aquellas partes de h que producen el efecto. Y las relaciones causales se dan a dos niveles: de lo que llama texto (el fenómeno causal observable, medible) y lo que llama ultratexto (el nivel cuántico, pongamos, un nivel no manipulable). El sujeto operatorio, la teleología, etc., son fenómenos que tienen sentido a nivel de texto, pero no operan a nivel de ultratexto (podríamos decir quizá que el sujeto es un fenómeno emergente a nivel de "texto"). Al no poderse tener en cuenta los fenómenos ultratextuales en el cálculo, podemos conservar la noción de determinismo sin caer en un fatalismo. El fatalismo presupone una continuidad causal que no se da de hecho en esta concepción al haberse introducido la variable h y la disociación entre fenómenos "textuales" y "ultratextuales".

Bien, parece que esta teoría de la causalidad sí sería útil para coordinarla con el estudio de fenómenos emergentes (no una emergencia metafísica, sino interaccional-simbólica) y con la discusión sobre la reducción. En ese sentido me ha parecido interesante. Sin embargo, echo en falta una dimensión reflexiva o semiótico-comunicativa de esta cuestión. Es decir, que creo que no puede obviarse en la discusión de causalidad la crítica nietzscheana a la causalidad, que tiene una interesante dimensión retroactiva. Y perceptual-semiótica, también—dos aspectos que van bastante unidos.

Según Nietzsche, al establecer una relación causal, pasamos por alto que es la percepción del efecto la que nos lleva a remontarnos en el tiempo a buscar su causa. La descubrimos, o asignamos, y es entonces cuando queda establecida la secuencia familiar causa-efecto en su orden cronológico familiar: pero queda establecida una vez ha tenido lugar esa retrospección. Es decir, Nietzsche introduce un doble plano de relación: el ontológico, en el que la causa determina al efecto, y el epistemológico, en el que dado un efecto necesitamos asignar una causa (por cuestiones de índole práctico: éticas, pragmáticas, legales...). Y es fácil ver, dado este planteamiento, que el plano ontológico no es ni con mucho el prioritario, antes bien, es él mismo el resultado de una interpretación epistemológica. La disociación entre uno y otro es, o bien puramente regulativa, para explicar una teoría de la causalidad en dos planos (como hacemos aquí) o bien es el resultado de una disparidad de interpretaciones a la hora de establecer una relación causal dada. Si digo, "el imperialismo de EE.UU. fue la causa del 11-S", quedan contrapuestos un fenómeno (complejo) y una interpretación (entre comillas) simplista, en contraposición a otras igualmente simplistas como "el fanatismo de bin Laden fue la causa del 11-S"—que pueden aducirse como explicaciones causales de un determinado fenómeno.  El fenómeno, por un lado: las representaciones y narraciones del fenómeno, por otro. Pero es obvio que el fenómeno no existe como objeto (cultural, histórico, de debate, comunicativo, científico, etc.) al margen de sus representaciones. Casi deviene, de hecho, un epifenómeno entre la multiplicidad de interpretaciones enfrentadas. Tanto como el hecho causado en sí (que forma parte del pasado), adquieren prominencia, y orientan la acción, y la atribución de causalidad, otro tipo de fenómenos: planes, proyectos (de invasiones, por ejemplo). Y así, la atribución de causa entre dos fenómenos pasados viene modulada y orientada por fines aledaños, o proyectos actuales y futuros.

Hume creía que la atribución de causalidad es gratuita. La causalidad no se percibe como tal: se atribuye por hábito a secuencias repetidas de fenómenos. Las narraciones, que organizan secuencias causales interpretadas y valoradas, son un instrumento cognitivo de primer orden para comprender la causalidad. Para comprender la causalidad, el analizar las estructuras narrativas ayuda.

Las secuencias causales se asignan, podríamos decir, por distorsión retrospectiva, o hindsight bias. Volviendo al análisis de Bueno, podemos decir que la  relación indeterminada entre x y h queda determinada (a efectos discursivos) por la asignación de causalidad. Determinada, claro, mientras no se conteste o rechace la determinación, mientras no se conteste la atribución de causalidad o mientras no se someta a crítica la estructura narrativa impuesta sobre los hechos. El fatalismo, visto desde la teoría de la narración, es el triunfo absoluto del principio causal ignorante de su construcción semiótica, el triunfo del hindsight bias. Se ignora la flecha del tiempo y pasa a considerarse el orden de los acontecimientos como enteramente reversible; se equipara determinación hipotética y efectiva mediante una maniobra retórica y perspectivística: "ha sucedido y, porque antes ha sucedido x. De hecho ya sabíamos cuando sucedió x que iba a seguir y como su efecto".  La mitad de las veces decimos que lo sabíamos, y lo decimos... luego, a toro pasado. Nos llevamos sorpresas, claro: alguien se suicida, pongamos. Pero luego, enseguida, ya se veía venir. Y se debió a... tal. Las causas de las cosas se ven más claramente cuando han tenido lugar los efectos. Pero antes de los efectos, está el conflicto de las interpretaciones. Y durante, y después, también.

Es decir, que lo que echo en falta, creo, en el análisis de Bueno es que se mantiene a un nivel puramente ontológico, mientras que la discusión de la causalidad es incomprensible sin tener presente cómo esa ontología deriva de una epistemología y una semiótica (a la vez que las fundamenta): la causa existe en un proceso hermenéutico de reinterpretación que pasa del efecto a la causa y viceversa. Una teoría materialista de la causalidad ha de incluir esta dimensión reflexiva, que dé cuenta del surgimiento de la causalidad como un esquema interpretativo y un fenómeno interaccional. La atribución de causas tiene una dimensión cognoscitiva, interpretativa, que no se puede soslayar en la discusión de este asunto, pues quedaría la propia teoría flotando en el aire sin sustentación material. La ontología materialista necesita esta dimensión reflexiva, precisamente para no hacer del mundo material un apriori idealista, y darle una sustentación (todo lo firme que puede ser) como un fenómeno de la experiencia, y como tal relacionado dialécticamente con los procesos de  interacción comunicativa. O, dicho de otra manera, para explicar la causalidad, y su percepción, como fenómeno emergente.

También la explicación narratológica evita la identificación de determinismo y fatalismo, por una parte porque ve en el último una especie de exacerbación del propio principio narratológico: contemplar el libro del destino como si estuviese ya escrito, cuando es un work in progress. Y, en última instancia, porque considera a ambos, determinismo y fatalismo, como dos historias, dos representaciones de la realidad que está siempre ya, narrativizada. Aunque el destino de toda narración sea volver a ser narrada de otra manera.

Azar y sentido

Miércoles 7 de febrero de 2007

Atención: no es una parodia

Os juro que esta cosa, "ETA y el PP, la pareja suicida", contra "ambos polos del antisistema democrático, emparejados en ser derechas extremas", la ha escrito, según El País, un catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona, un tal J. A. González Casanova. Lo malo no es que la haya escrito, sino que la haya publicado El País. Y que este Sr. González sea catedrático nada menos que de Derecho Constitucional.

La flor de la canela: "ETA perderá su mejor aliado cuando el PP pierda las elecciones". O ésta, sobre ETA: "Su mayor adversario es el Gobierno actual, firme frente a la violencia, de acuerdo con el leal Josu Imaz y dispuesto al diálogo con Batasuna si ésta se distancia de ETA."

Y va ilustrado el texto que González tecleó, con un emblema combinado del hachaserpiente etarra y la paloma del PP. Ni Prisa ni el PSOE suelen llegar a estos abismos de bajeza, aunque mira que llevan buena carrera. En un ambiente similar se generó el emblema de la rosa psoeudocialista y la serpiente etarra, sólo que aquél era, por desgracia, bastante más acertado.

Este señor catedrático es un sinvergüenza, aparte de un ignorante. Van buenos los alumnos con él.

(Parece que el PP le va a poner una querella. Con especialistas así en Derecho Constitucional sacando cátedras, no me extraña que la mitad de las eminencias del Tribunal Constitucional vean tan normal el Estatuto de Cataluña. Hombre, a éste catedrático González Casanova lo podía poner el gobierno para sustituir al magistrado que han recusado, y que hace peligrar la aprobación de esta Declaración de Independencia. Al parecer sigue habiendo allí muchos con instrucciones claras de no ver nada que no convenga ver. Me han publicado en Generación XXI, por cierto, la nota sobre la petición que le presenté al Defensor del Pueblo para que impugnase el Estatut por su política lingüística anticonstitucional).

No hay terrorismo



Teoría y práctica

"En teoría, no hay diferencia entre teoría y práctica. En la práctica, la hay".

Los límites entre teoría y práctica son difusos, y las relaciones entre estos dos conceptos son paradójicas. De ello da buena muestra que esta frase que me llamó la atención en un blog (Making Light, creo que era) también puede volverse de adentro afuera como un guante:

"En teoría, existe una diferencia entre la teoría y la práctica. En la práctica, no existe"

—como puede atestiguar cualquiera que dé clases (teóricas o prácticas) de Teoría.

Contra el Método


Análisis del Discurso: Gramáticas, Contextos, Conversaciones, Estilos

Algunas nociones sobre análisis del discurso extraídas del libro de James Paul Gee, An Introduction to Discourse Analysis: Theory and Method (Londres: Routledge, 1999).

Distingue Gee dos funciones primordiales que lleva a cabo el lenguaje:

- Sostiene y da forma a la realización de actividades sociales.
- Sostiene y da forma a la afilición humana en el seno de las culturas, grupos sociales o instituciones.

discurso y Discurso

Llama discurso (con d minúscula) al lenguaje usado en contextos específicos para la realización de actividades e identidades.

Discurso (con D mayúscula) será la realización de esas actividades e identidades con medios tanto lingüísticos como no lingüísticos. El Discurso con D mayúscula proporciona una estructura para el discurso con d minúscula. Le proporciona sus contenidos básicos, es decir: lo que es posible decir o pensar.

Gramática 1 y Gramática 2

Además de esta distinción entre Discurso (pragmático) y discurso (lingüístico), Gee distingue entre dos "Gramáticas":

- Gramática 1, la gramática de las clases de gramática.
- Gramática 2 es el uso de la Gramática 1 para crear esquemas de interacción y de significación, para expresar y representar identidades, y para estructurar la realidad social.

Así pues, por ejemplo, al hablar o escribir usamos
1) un determinado idioma: inglés, español, etc.
2) diferentes lenguajes sociales cuya estructura discursiva hay que analizar.


La dimensión constitutivo/reflexiva del lenguaje

El lenguaje se usa en un determinado contexto. Pero además de una función de adaptación a ese contexto, el lenguaje tiene una dimensión constitutiva (o "reflexiva", como la llama Gee —ojo, no confundir con otros usos de "reflexivo").

El lenguaje es constitutivo porque no sólo parte de una situación social, sino que ayuda a definir esa situación social. No sólo se usa dentro de un contexto comunicativo, sino que puede usarse para modificar o redefinir ese contexto, o para crear un contexto nuevo.

Identidades, estilos, discursos, conversaciones

El analista del discurso debe atender a estos factores:

- Las identidades situadas, identidades de los interlocutores y sujetos discursivos en su situación social. Las identidades situadas se expresan y representan en el curso de las interacciones, y también se ven sometidas a redefinición o negociación entre los interlocutores.

- Los lenguajes sociales (estilos). Un ejemplo serían los géneros literarios, en un tipo de discurso muy específico. Así, en este texto de Pope (del Essay on Man), habría que atender a la combinación de diversos géneros, o participación en diversos géneros: sátira, ensayo, teodicea…

- Los Discursos: maneras de asociar comportamiento, lenguaje, el uso de símbolos u objetos, situaciones concretas, etc…. cn el fin de expresar o representar identidades y actividades, organizar la experiencia y privilegiar algunas maneras de conocer sobre otras, es decir, construir la realidad social. Los Discursos se usan para identificarse a uno mismo como mienbro de un grupo determinado, y para crerar la realidad social usando los procedimientos adecuados, en el momento adecuado, de una manera que sea reconocible para otros. (Ejemplo: los protocolos del discurso académico, y la manera en que sus ritos de paso, exámenes, etc., habilitan para una capacitación académico-social: una identidad como "licenciado", "doctor en Medicina", etc.) Los Discursos conllevan el uso no sólo de discursos (textos, habla, lenguaje), sino tamibén de lugares, edificios, tecnologías, y procedimientos establecidos. (La Universidad, pongamos, que es a la vez una actividad Discursiva, una serie de procedimientos establecidos, y una colección de personas y edificios).

No inventamos los Discursos. Aunque podemos modificarlos, mayormente los llevamos a efecto, los "vehiculamos" o funcionamos en su seno. Por ejemplo, el Discurso de la Física (pongamos) está distribuido y disperso por muchas instituciones, prácticas, textos, personas… no está contenido, en su totalidad, en la cabeza de nadie.

Los Discursos existen en contraposición a otros Discursos, y se contestan (o ignoran) mutuamente. Pueden surgir híbridos, y los Discursos emergen, se funden o desaparecen continuamente en la interacción efectiva. La educación podría definirse como la construcción de mapas de Discurso.

- Por último, otro concepto introduce Gee para analizar la interacción discursiva: las Conversaciones. Las Conversaciones se refieren a temas importantes que han sido objeto de diversos textos e interacciones en diferntes instituciones o Discursos. (Será útil diferenciar estas Conversaciones con c mayúscula, medidas a escala histórica o disciplinar, con las conversaciones con c minúscula concretas que podamos mantener al respecto).

Por ejemplo, volviendo al ejemplo del Essay on Man de Pope. Podemos decir que este fragmento, o la obra entera, participa de una Conversación en curso sobre el significado del mal en el mundo, y en el plan divino del Universo.

Otras Conversaciones que se pueden detectar en este fragmento del Essay on Man incluirían:

- El Discurso racionalista frente al Discurso dogmático
- El optimismo frente al pesimismo
- El deísmo de Pope  frente al cristianismo (catolicismo, también en el caso de Pope)
- El Orden Cósmico (The Great Chain of Being) frente al Caos (atomismo, combate irracional de los elementos).
- El Saber, la Ciencia, la Filosofía, frente a la Ignorancia, o la Inescrutabilidad de Dios.

Es en relación a estas Conversaciones como habría que estudiar el uso que hace Pope de identidades del hablante (así, habla como filósofo, poeta, satírico…) y de los géneros literarios usados, antes mencionados (sátira, ensayo poético, tratado filosófico, teodicea…).

Pragmática, interaccionismo, y análisis crítico del discurso


Martes 6 de febrero de 2007

Hemingway's Spain

Hoy nos enteramos de que un trabajo de B-Penas sobre Hemingway va a aparecer en un libro que se publicará en Kent State University Press, editado por Carl Eby, y con el título provisional de Hemingway's Spain: New Essays. El título del capítulo es: "A Creative Spiral: from Death in the Afternoon (1932) to The Dangerous Summer (1960)". El capítulo ya existe (lo leyó a la Hemingway Society cuando fuimos al congreso de Ronda), pero el libro no saldrá en uno o dos años. Éste sí que estará full of balls and bells and bulls, que diría Nabokov. Y de Anís del Toro. ("Camarerou—the bill").

Hemingway frívolo




El avatar Cachalotito

Otas está entusiasmado porque Alvaro le va a abrir una cuenta en el O-Game... y desea información:

- Papá, ¿cómo se registra uno para tener una cuenta?
- Pues vas a la página del juego que quieras, y donde pone "registrarse", pues aprietas. Y entonces te tienes que inventar una clave secreta que sólo la sepas tú, y un nombre que sólo vas a utilizar tú, y eso los escribes, y te tienes que acordar, claro.
- Huy, pues a ver a ver, me parece que mi clave secreta... ya sé cuál va a ser-¡rrr!. Y cómo me voy a llamar... : Cachalotito.
- (Álvaro): Huy que bonito, vas a ser Cachalotito...

Cachalotito va a ser su primer avatar en la Red, se nos adelanta a todos, nadie tenía un alias online a los seis años... aunque igual se queda en avatar virtual. A este Cachalotito le gusta imaginar; quema etapas así. Luego, la realización efectiva, ya se verá.

El diario de Otas

 

Los reinos de Otas

(Otas ha rescatado un mapa de una isla que hizo a los cuatro años, con ordenador por cierto, único caso, y le está haciendo revisiones):

"Mira, ésta es mi isla. La Isla Sorna. Le estoy poniendo sus reinos. Me la llevaré al cole para enseñársela a los niños. Ya he puesto el primero: "Puerta del Reino de la Piedra." También voy a poner el Reino de los Dragones. Y el Reino de los Golems Voladores (- ¡Halá, golems voladores... A quién se le ocurre!) - No, pero es que son voladores con avión. Luego pongo el Reino de las Mutaciones Genéticas. Ahí no quiere entrar nadie. Y el Reino de las Plantas Carnívoras. Les salen dientes y se convierten las hojas en bocas. Y de estos reinos, cada uno tiene un tanto por ciento. El reino de la Piedra, tiene un cien por ciento. El reino de los Dragones, tiene un tres por ciento. Porque está el Dragón de Komodo, y otros dos dragones. También está el reino de las Cobraciones, tiene su porciento. Porque ahí todo cobra vida: las casas, por ejemplo, les salen patas de hormiga gigante y se echan a andar-¡rrr! —Es muy incómodo el reino de las Cobraciones; nadie quiere que las casas vayan andando por ahí. Luego, el Reino de la Luz, porque hay tanta luz deslumbrante. Ahí todo cobra luz. Hasta el suelo cobra luz..."

Lista de deseos

Lunes 5 de febrero de 2007

El libro negro
 
Esta es una película de Paul Verhoeven, la mayor superproducción holandesa de los últimos treinta años, nos comentan en la IMDB. Y a su manera se ve bien, en el género "película de nazis y aventuras". Ahora bien, tiene sus serios defectillos, mayormente de guión. Es la historia de una cantante judía, Rachel/Ellis (Carice van Houten), escondida de los nazis, que en su huida por la vida se ve envuelta en una célula de la Resistencia holandesa, célula totalmente infiltrada de espías nazis, según vemos al final. En el curso de la guerra, pasa Rachel/Ellis por prácticamente todas las posiciones disponibles para una mujer en la guerra: refugiada, trabajadora, colaboracionista, espía, enamorada, heroína, perseguida... casi un personaje alegórico se vuelve; para al final acabar de maestra en un kibbutz, donde empieza y acaba la película con un breve marco, con la guerra contenida en un flashback.

El marco tiene su importancia, pues es un tanto "pro-israelí", al presentar a los judíos atacados y asediados por los nazis tanto como por los invisibles atacantes árabes que llegan al final, mientras se cierra la película. Se presenta así una historia de continuas persecuciones pero con una identificación de unas y otras un poquillo tendenciosa, pues no es la misma la posición de los judíos bajo el régimen nazi y en Israel.

El kibbutz en cuestión lo financió la maestra con el botín que es el "money interest" de la película, botín obtenido ilegalmente por nazis corruptos (nazis, y además corruptos porque se quedaban el dinero para ellos, no para el Führer), matando judíos cuidadosamente seleccionados por la red de infiltrados. La lista y el botín se apuntaba en el librito negro que llevaba uno de los traidores, y éste sirve a Rachel/Ellis para probar que no era una agente doble (a pesar de sus revolcones —no se sabe si nauseabundos o gustosos— con los nazis). Y ésta es la historia que es demasiado artificiosa para sonar real, la historia de tanto doble agente infiltrado en las células resistentes, sólo para el lucro personal de un teniente que había por allí. Más que de alevosía, el efecto logrado es más bien de arbitrariedad; los personajes parecen cambiar de personalidad súbitamente según las necesidades del guión: ahora resulta que tal o cual es un traidor; excelente, vale, pero eso vuelve absurdas e incomprensibles muchas de sus acciones anteriores (arriesgadísimas misiones y rescates, por ejemplo); tampoco se sabe qué hacen que no detienen a un grupo tan vigilado de resistentes. La gente hace cosas absurdas e incomprensibles, quizá más en tiempo de guerra, pero tantas como estas no. (Vaya, ya se me ha ocurrido el contraejemplo. Los terroristas del 11-M, tan infiltrados de confidentes y policía... Bueno, aunque la realidad supere a la ficción eso no convierte a la ficción en ficción realista. Ya lo dijo Aristóteles: para ser realista, antes que ser realista, hay que parecerlo).

También me resultan especialmente desagradables los amores de la judía con el capitán nazi. Excelente, era una magnífica persona, suponemos, a pesar de masacrar a la población, pero sobra que la espía se tome tan en serio su papel, en especial cuando acaban de asesinar a su familia. ¿Ambigüedades del carácter humano? Seguramente, pero también (y más bien) arbitrariedades de la película. La realidad es mucho menos frívola, me temo, y menos aventurera que esta judía que tan alegremente canta para los nazis y se acuesta con ellos y hasta se enamora de ellos. Aunque miren a Hannah Arendt, si es que ya no sabe uno qué decir.

También, en muchas escenas, se comprime la acción de modos implausibles para el carácter, y los personajes se comportan de modo inconcebible en alguien que diez segundos antes estaba en una situación incierta de peligro mortal, o siendo masacrado, o perdiendo un hijo, etc. Es una convención cinematográfica de la que aquí se abusa bastante.

En suma, que los personajes parecen creados para las necesidades del guión, y renuncian alegremente a toda credibilidad o sustancia cuando se hace necesario seguir las vueltas y revueltas que les impone el curso preestablecido de los acontecimientos. Los actores hacen lo que pueden (a veces mucho) para seguir al personaje en estas piruetas vitales. Me pregunto si en realidad también pasa eso en la vida, y si será éste el auténtico mensaje de la película.

Jarhead: Otra másh

Domingo 4 de febrero de 2007

El clítoris: enjuta o albanega

"Enjuta" o "albanega" es, en arquitectura, el espacio triangular que queda entre los arcos; entiendo que "albanega" se aplica al que queda entre arcos semicirculares colocados en fila, y "enjuta" a los espacios triangulares inclinados que quedan entre una bóveda semiesférica y el encuadre cuadrangular de los arcos que la soportan.

Bien, la traducción inglesa es "spandrel", y es el término usado por Stephen Jay Gould para denominar a los elementos estructurales no buscados en sí, pero que surgen como consecuencia colateral de una determinada opción estructural. De la arquitectura lo traslada a la morfología de los seres vivos, como analogía o explicación. Spandrel, "enjuta", es un término central en su teoría de la evolución, y viene a moderar o restringir las explicaciones adaptacionistas de la Nueva Síntesis darwinista, que minusvaloravan el papel de los planes constructivos heredados, y trataban de explicar toda la evolución mediante la selección natural y los desarrollos adaptativos al medio.

La importancia que tienen estas "enjutas" es que abundan en la arquitectura de los organismos vivos, y muchas veces reciben un uso colateral para el cual ni fueron "diseñados" por la selección natural, ni conlleva ese uso actual que surgiesen por adaptación para él.

Un ejemplo que pone Gould es el de los pezones masculinos. No tienen ninguna función adaptativa, sino que son una herencia estructural. Estructuralmente, es más económico (o al menos ha sido así de hecho en la historia de los mamíferos) construir los dos sexos sobre la base de una similaridad básica, en lugar de diferenciarlos a un nivel más básico. Y los machos tienen pezones ("tetillas", vamos) no porque los necesiten, sino porque son necesarios en las hembras.

El clítoris: lo mismo, otra enjuta, esta vez en sentido inverso. Resultado de un proceso selectivo-adaptativo será el pene en los machos, pero el clítoris en las hembras es resultado colateral de un plan constructivo, no de la selección natural. Es el elemento correspondiente constructivamente al pene, pero sin las funciones selectivas-adaptativas para la reproducción de aquél. Aunque Gould tampoco descarta que tenga algún papel adaptativo indirecto en la reproducción, y, por supuesto, en lo tiene en el comportamiento sexual, pero éste no es sólo reproductivo.

Se me ocurre que a algunos/as les podrá parecer esta teoría machista, como casi todo lo que vayan a decir los hombres sobre el clítoris (Freud, pongamos). Pero eso habría que argumentarlo en términos biológico-evolutivos.

Cuando una enjuta pasa a desarrollar una función colateral para la que no fue desarrollada, habla Gould de exaptación en lugar de adaptación, otro concepto básico del paradigma que propone. Si no podemos distinguir una exaptación de una adaptación, sería más propio, dice, hablar de aptación.

Al margen del valor y utilidad que estos conceptos tienen en biología y teoría de la evolución, parece claro que contribuyen a desarrollar la dimensión narratológica de estas disciplinas, y la consciencia de que narramos la función y origen de un órgano desde un determinado punto de vista, que además puede variar con nuevos descubrimientos. Para que una estructura sea interpretada como una exaptación, necesitamos conocer no sólo su función, sino su origen como adaptación (para otro fin) o como enjuta. Necesitamos contraponer distintas interpretaciones de la misma estructura—casi distintas teorías de la evolución. Gould desarrolla así una teoría de la evolución mucho más consciente de su dimensión metateórica y narratológica: en su propia teoría y en las de los demás que analiza y comenta en su libro The Structure of Evolutionary Theory. Es una de las cosas que lo convierten para mí en un pensador fascinante.

Darwinian logic... and history



Sábado 3 de febrero de 2007

Manifestación del Foro Ermua

Pues aunque no estoy en Madrid, manifiesto una vez más mi apoyo a esta manifestación y su ideario. Vergüenza para los partidos españoles importantes, que aparte del PP (y el recién estrenado Ciutadans) no apoyan ni esta manifestación ni esta política. Prefieren, sin duda, seguir tratando a los mafiosos como prohombres de Estado, y llamar fachas a todo el que haya sido víctima de la Eta o proteste contra ella de verdad, no con la boquita pequeña: "por favor, señores de Eta, sean pacíficos, no nos maten... a ver si logramos hacer con Vds. un pacto de gobierno..." ¿Socialistas, izquierdistas, esta pandilla de julays? Anda ya.

Fuera mafiosos, y asesinos, y mangantes. Fuera criminales de las instituciones y de la vida pública. Y fuera todos estos politicuchos que les bailan las aguas y les echan oxígeno y paños calientes. No hay por qué aguantarlos ni por qué votarlos, a ver cuándo se entera el país.

(ADDENDA sobre la lógica nacional, aplicada a rajatabla:

- El PP se opone a la negociación con bandas terroristas
- Tú te opones a la negociación con bandas terroristas

ergo

- Tú eres del PP y suscribes todas sus ideas.

...y así nos va, con estas cabezas incapaces de procesar el undistributed middle).


 No a la negociación con bandas terroristas


Sábado 3 de febrero de 2007

El blog invisible

Bueno, es que a mí me pasan unas cosas con la Entrerred, y con el Tejido Que Cubre El Mundo, que espero que no les pasen a quienes los inventaron. O sí, mejor que les pasen, a ver si incluyen una sección sobre Gremlins en los manuales. La última: se me ha vuelto invisible el blog, no Vanity Fea sino el Blog de Notas, que me elaboro yo en plan manuscrito y cuelgo en esta dirección, donde normalmente se lee:

http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/garciala/blog.html

Bien, pues si pinchas en la dirección en cuestión, llegarás a una página invisible. No a una página inexistente, porque no te dice eso de Mensaje de Error 404: Página no encontrada que te dirá si, por ejemplo, quitas la última letra de la dirección y lo dejas en .htm, o pones "bof.html" en lugar de "blog.html" —no, la página está, pero es invisible. Te sale una página en blanco, cosa inaudita en Internet y que no verás, aparte de mi blog, más que en algún servidor zen. Ni anuncios tiene, vamos. Y por supuesto, el original que yo cuelgo no está en blanco, pone lo mismo que en este blog. Cualquier otra página de ese servidor se ve, por ejemplo mi página inicial:

http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/garciala/index.html

Y lo mismo si en lugar de "index" escribes "enlaces", o "bibliography", etc. La única página que se ha vuelto invisible (pero está, la veo en el servidor con el Fetch, y la cambio, y la actualizo, y sigue sin verse) es el blog.html —

¿Por qué? Y, sobre todo, ¿por qué a mí? No dudo que el problema le fascinaría a Tim Berners-Lee, o a David Sifry, o a cualquiera de estos mataos geniales de la web. Pero a mí me despierta más irritación que curiosidad intelectual. ¿Soluciones, alguien?

(Bueno, se ha resuelto el problema, si no solucionado el misterio, cambiando el programa de diseño, NVU, por otro nuevo. Algo se habría changado, y dejaba los documentos en blanco al colgarlos...).


HTMysteries



Viernes 2 de febrero de 2007

Wash your hands, put on

Aunque aún seguimos sin clases, en la "pausa de exámenes", tampoco estoy mano sobre mano. Para empezar, hoy madrugo excesivamente, para llevar a Abo en moto al autobús; se iban de excursión colegial a Candanchú. Y luego llevo a Pibo al cole, en un segundo viaje. Parece la Hormiga Atómica con el casco. Se lo pone pocas veces, pero hoy estaba Otas malito, se ha quedado en casa y he podido llevar a Pibo en moto en vez de en coche. Luego me releo un ratito a Goffman, para hacer mañana quizá un post sobre la internalización del teatro social cotidiano como origen de la subjetividad. Seguidamente, un café con churros en el Universal, y una visita a la asesora jurídica de la Universidad, y al Secretario General. Para aclarar que el célebre recurso que ganamos sí tiene consecuencias, y que el Departamento ya sabe oficialmente que tiene que modificar el programa de doctorado del cual pretendía excluirnos a unos cuantos. Aunque no sé si va a haber muchos doctorandos en el futuro. Luego, más Goffman y más Pibo, y a casa a comer. Y otra vez en la moto con Pibo; en la gasolinera me encuentro a mi banquero, que me alaba la moto. "Ya tiene añicos..." le digo, pero bonita sí que es. Luego, examen sobre Shakespeare, tres horas de la tarde. Aprovecho para leerme la mitad de The End of the Affair, de Graham Greene, una autor que ya no se lleva. Bonitas maniobras temporales de retrospección larga y corta, pero este narrador no piensa nunca en el presente, ni en el futuro; yo sí, por mucho que me inquieten, y por más que prefiera la retrospección. Más curioso aún el juego del autor entre su propia vida y la de su personaje.. al que presenta como aficionado a maniobras arriesgadas. Anochece mientras hacemos el examen. Catorce se han presentado. En la pizarra quedan como huella de nuestro paso unas palabras de Macbeth, que aparecían mal escritas en el texto: "Wash your hands, put on". Y así se genera una de esas frases curiosas que a veces descubrimos en las pizarras. La Facultad, un desierto. La semana que viene se anima más la cosa. Abo ha vuelto sin novedad de Candanchú; único accidente, que se ha llevado a Amalia por delante en el trineo, no sabemos si calculadamente o no. Por la noche, vamos de propio al garaje a coger la lectura favorita de Pibo, Gerónimo Stilton, que se lo había dejado en el coche. Tenemos la calle invadida de largas filas de Ferraris rojos, todos (menos uno histórico) idénticos para mí. Yo preferiría uno verde uva. Optar por tanta exquisitez para acabar en tal uniformidad. No somos nadie.

Escenas de hoy




Jueves 1 de febrero de 2007

Han Jodido el Planeta

Este era un famoso verso de Allen Ginsberg. Lo mismo parece opinar James Lovelock, el de la teoría Gaia, pues nos dice que el calentamiento global es irreversible. Bueno, tan irreversible no será cuando otros nos aseguran que a lo primero que puede llevar el calentamiento global es a una nueva Edad del Hielo (como en El día de mañana) por la alteración de las corrientes marinas... Vamos, que no tengo claro yo aún el alcance de estas previsiones a largo plazo.

Lo que sí parece es que el tiempo anda revuelto, muy revuelto, a plazo más corto (hablemos de la vida humana). Cuando yo era jovenzuelo, los cierzos de Zaragoza y ventoleras de Biescas eran de aúpa, y al parecer habían sido una constante del clima local desde que se inventaron estos sitios (cosa que habría que contrastar, claro). Los inviernos, nevaba, si no en Zaragoza, sí invariablemente en Biescas. Íbamos a esquiar a las afueras del pueblo; a veces, hasta por las calles del pueblo. Los cañones de nieve eran no sólo una idea inconcebible, sino absurda por lo superfluo. La nieve aguantaba meses en los pirineos; los glaciares no parecían peligrar. En primavera y verano había, quieras o no quieras, tormentas de verano. En otoño llovía, mucho. En abril, aguas mil.

Al quedarnos sin nieves, y sin vientos, y con lluvias erráticas, nos hemos quedado, algunos, sin agua (pequeño detalle en África...). Y, además, sin puntos de referencia, sin valores fijos, en un estado de flotación postmoderna donde las viejas certidumbres no sirven, y parece que todo vaya a tener que improvisarse o descubrirse de nuevo. Parece que no nos valgan los refranes, que estemos fuera del alcance del sentido común y del orden de las cosas. Y, bueno, sí; quizá estemos en pleno vuelo libre o huida hacia adelante, o salto del trampolín hacia el futuro... pero la modalidad del aterrizaje aún no está bien estudiada.

El futuro es fundamentalmente imprevisible. Quizá dentro de cuarenta años se hablará de cuando creían en el calentamiento global. Mayores sorpresas ha habido. Pero con los datos de más a mano, por no hablar del Protocolo de Kyoto, parece oportuno apagar todas las luces y aparatos eléctricos hoy, de ocho menos cinco a ocho, según pide la Alianza por el Planeta:

    Participate in the biggest mobilization of Citizens Against Global Warming!

    The Alliance for the Planet [a group of environmental associations] is calling on all citizens to create 5 minutes of electrical rest for the planet. http://www.lalliance.fr

    People all over the world should turn off their lights and electrical appliances on the 1st of February 2007, between 13.55 pm and 14.00 pm in New York, 18.55 for London, 19.55 for Oslo and 19.55 for Paris, Bruxelles, and Italy. 1.55pm in Ottawa, 10.55 am on the Pacific Coast of North America, 1.55 and 2.00 am in Vietnam.

    This is not just about saving 5 minutes worth of electricity; this is about getting the attention of the media, politicians, and ourselves.

    Five minutes of electrical down time for the planet: this does not take long, costs nothing, and will show all political leaders that global warming is an issue that needs to come first and foremost in political debate.

    Why February 1? This is the day when the new UN report on global climate change will come out in Paris.

    This event affects us all, involves us all, and provides an occasion to show how important an issue global warming is to us. If we all participate, this action can have real media and political weight.

    Please circulate this call to your utmost ability to your network.

    Never doubt that a small group of thoughtful, committed citizens can change the world.
    Indeed, it is the only thing that ever has. M. Mead


Cambiar el mundo... de hecho es lo que hemos estado haciendo; demasiado deprisa lo hemos cambiado. Tampoco parece que Occidente vaya a parar por voluntarismo, y Bin Laden con sus VHS y su jaima no parece una alternativa ni deseable ni viable (¡esperemos! Según los filmes futuristas tipo Mad Max, es lo que nos espera en el futuro, la barbarie feudal otra vez... e Irak como prototipo).

Sea como sea, lo importante no es salvar el planeta. El planeta se salva muy bien él solito, hasta que le toque perecer en el Fuego Final, cosa que le dará igual, por otra parte. El equilibrio ecológico no es deseable por el bien del planeta, diga lo que diga Lovelock. El planeta se siente igual de bien poblado de bacterias que de dinosaurios o de humanos. A los rinocerontes no los va a echar de menos ningún rinoceronte, ni ningún chimpancé. Sufrirán los individuos antes de morir, pero eso siempre lo hacen, y todos mueren. El dolor por las especies y por el orden del mundo es un dolor propiamente humano. Todas estas preocupaciones y valores ecológicos son valores puramente humanos, pues sólo a los humanos les preocupa la diversidad ecológica, el equilibrio climático, etc. Nos preocupa, en última instancia, para preservar la sociedad humana tal como la conocemos, queremos y nos gusta—o nos gustaría. Un cambio climático provocará, sí, extinciones masivas (ya estamos en ello), pero por quien nos debería preocupar eso es, sobre todo, por nosotros.

Sin duda, a río revuelto, ganancia de pescadores. También habrá a quien las catástrofes, la alteración ecológica mundial, los desequilibrios súbitos, las migraciones masivas, etc. le hagan feliz y le permitan prosperar. Pero lo que promete este cambio global unido al transporte y comunicaciones globalizados es mucho sufrimiento y angustia global. Y es la expectativa de esa angustia global lo que nos va angustiando ya. Peores años vendrán. No necesariamente para los ricohombres occidentales, que flotamos sobre la mayoría de los tsunamis como un corcho. Pero sí para el ciudadano de a pie. Crucemos los dedos. Sólo con el tiempo veremos si éramos unos alarmistas, o unos irresponsables que se peleaban en la cabina mientras el avión caía en picado. Ahora sólo podemos anticipar retrospecciones: "Si lo hubiéramos sabido entonces... "

Una gran historia, el cambio climático, con interesantes dimensiones narratológicas. En realidad, es la historia, porque en ella culminan las pequeñas historias de cómo se forman e interaccionan sociedades, hasta crear una sociedad global. Y de cómo esa sociedad global logró o no logró encontrar una relación con su medio ambiente, es decir, consigo misma, que la hiciese viable durante otros cuatro mil años de historia, por poner una fecha poco ambiciosa, o durante los millones de años que duraron los dinosaurios, si nos ponemos optimistas. Pero ese punto de vista retrospectivo es demasiado hipotético, y lejano. Nunca conoceremos el final de la historia, y nos conformamos con pensar, de momento, en qué mundo les tocará vivir a nuestros hijos cuando tengan nuestra edad, y qué expectativas tendrán al respecto para sus hijos, para seguir mirando al futuro con esperanza, a finales de este siglo que tan incierto empieza.

El fin de la vida, el fin de la vida y el fin de la vida




Más atrás: enero 2007