Blog de notas de José Ángel García Landa (Biescas y Zaragoza) - Noviembre 2006Nefertiti

Autobombo Project

"Le tas, c'est moi "

Aquí mi clon para escribir comentarios.
También se pueden enviar comentarios no públicos a garciala@unizar.es

o por SMS al 685056264 - últimos comentarios (where the action is)

 Voy leyendo...

BLOG DE HOY Archivos: 2006/10 2006/9 2006/8 2006/7 2006/6 2006/5 2006/4 2006/3 2006/2 2006/1 2005/3 2005/2 2005/1 2004

FOTOBLOG  Enlaces y blogs Mi web Indice Free counter and web stats Estadísticas

Música que viene:  Habanera (Los 3 contratenores) Que vuelve - Les Rois du monde (Roméo et Juliette) - y vuelve: Petit homme (Catherine Lara)


Jueves 30 de noviembre

Polonio

POLONIO: Va a venir al momento. Mostradle entereza; decidle que sus locuras han sido demasiado atrevidas e intolerables; que vuestra bondad le ha protegido, interponiéndose entre él y la justa indignación que excitó. Yo, entretanto, retirado aquí, guardaré silencio.

Nukez-les

2400 kilos de patatas, y bajando

"Estamos gastando lo que no tenemos" me dicen por la radio; "nuestra economía se basa en pilares no tan sólidos como los de nuestro entorno"...  Yo desde luego estoy en ese caso; hoy cobro, paga extra incluida, y ya se lo lleva todo de un bocado la primera factura que tengo que pagar. Tendré que vivir de patatas el resto del mes. Claro que patatas, hace apenas unos meses, menos de un año, con mi sueldo mensual se compraban en el super de la esquina más de 7000 kilos de patatas; hoy se compran 2400. Ya me vale de patatas, claro. Hoy comentábamos que la pérdida espectacular del poder adquisitivo empezó con el euro (100 pesetas = 1 euro, como indica el tamaño mismo de la moneda. Claro que nos dijeron que eran 160 y pico, y nos dieron 100...). Luego, con la inflación del ladrillo. En mi barrio, va el metro cuadrado a más de un millón de Lasantiguas. Y aún se supone que tienes que invertir en ladrillo; será en medio ladrillo. Menos mal que el Gobierno nos va a subir el sueldo un 3% el año que viene. Entretanto, yo casi estoy pensando invertir en patatas, para cuando me toque una por día.

Y de momento la semana que viene nos vamos, imparables, a París—a terminar de chafar lo que no tenemos. Oro virtual será.

Royalties en esterlinas

Miércoles 29 de noviembre de 2006

Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation:

The hermeneutic spiral from Schleiermacher to Goffman (PDF).

Añado a la web este artículo que ya va cumpliendo años. Empezó como una comunicación en español para un congreso de AEDEAN (Santiago de Compostela, diciembre de 2002). Por error se quedó fuera de las actas del congreso... así que lo convertí en un artículo en inglés que envié a un número especial sobre La interfaz Lengua/Literatura que publicaba la revista BELL (Belgian English Language and Literature) —nueva serie, vol. 2 (2004).

Una versión en español ligeramente diferente apareció como "Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman" en Hans-Georg Gadamer: Ontología estética y hermenéutica (volumen coordinado por Teresa Oñate y Zubía, Cristina García Santos y Miguel Ángel Quintana Paz (Madrid: Dykinson, 2005), págs. 679-88.

Sobre los límites de la interpretación

Varia noticia

Coral aprueba

- Y estreno un nuevo contador: Google Analytics (para las visitas de Vanity Fea). Miedo me da firmar los contratos que redacta el ejército de abogados de Google, pero en fin, allá va. Por cierto, me pregunto quién me visita tanto desde Lima, en concreto.

- He visto recientemente a mi hermana Amayita, y hasta me he enterado en qué casa vive (en Zaragoza, calle Delicias) después de muchos años. Y es que soy un dejado, ya se sabe. Pero ella también será comodona, ¿eh? O igual es que somos "hermanos lejanos" (yo el primero y ella la última). Bueno, pues hay que anunciar que, como la Princesa de Asturias, espera niña. En este caso a la Constitución le da igual, y a la constitución de Amaya también; sigue teniendo paz interior (barriga incluida—pues lucía una hermosa). Dicen que las niñas alteran menos la hormona, no sé. Desde luego, el género femenino, en general, tiene la hormona menos alterada de por sí. 

Pilindrín en portada

Martes 28 de noviembre de 2006

Minas virtuales, oro real

Vía Loïc Le Meur: 500.000 chinos se sacan un sueldo trabajando en las minas de oro virtuales de World of Warcraft, y revendiendo su oro a los occidentales que se lo curran menos pero que están dispuestos a pagar para hacer avanzar a su personaje. ¿500.000? Bueno, como si son 500; es curioso que se pueda vivir de palear oro virtual, pero ya ven.

Podría verse como una forma de ayudar al Tercer Mundo (al segundo más bien, parece) que estamos dispuestos a practicar los decadentes occidentales: pagarles al pagarnos nuestros vicios.

No es tan distinto de lo que hacemos al ir a ver una película cuyos efectos especiales han sido apañados en talleres de diseño por ordenador deslocalizados a la India. Y bien mirado, todos excavamos en minas virtuales para satisfacer las necesidades imaginarias del vecino.

¿A quién le interesa un juego donde se ganan puntos si tienes fondos para pagarte jugar con ventaja? Pues a todo el mundo, seguramente. La vida (virtual o real) es así; es un juego con cartas marcadas y con tahures experimentados.

Pero en todo caso las relaciones entre virtualidad y realidad, y sus vasos comunicantes y sus transvases mutuos, no dejan de sorprendernos. The World (of Warcraft, too) is a Stage.

Podéis explorar Marte


Lunes 27 de noviembre de 2006

Soundless Fury

Comentando títulos shakespeareanos para un blog, veo que salen muchos del famoso parlamento "Signifying Nothing" de Macbeth, aquel que dice

To-morrow, and to-morrow, and to-morrow,
Creeps in this petty pace, from day to day,
To the last syllable of recorded time;
And all our yesterdays have lighted fools
The way to dusty death. Out, out brief candle!
Life's but a walking shadow; a poor player,
That struts and frets his hour upon the stage,
And then is heard no more; it is a tale
Told by an idiot, full of sound and fury,
signifying nothing.

 What a load of possibilities for blog titles in that quote. Just imagine (with the right image):

- "Tomorrow, and tomorrow, and tomorrow"

- "This petty pace (from day to day)"

- "The Last Syllable of Recorded Time"

Or again:

- "All Our Yesterdays"

Or "Lighted fools" (screen, readers, etc.- not nice, that one, and I'd also drop "Tale told by an idiot")

- "The Way to Dusty Death"

- "Brief Candle"

- "Walking Shadow"

- "Strutting and Fretting"

- "Sound Fury"

- "The Signifyin' Nothing"

Take your pick!

Aún me dejo unos cuantos en el tintero/teclero:

- "Life's Butter"
- "Out! Out!"
- "Poor player!"
- "My Hour Upon the Stage"
- "A Tale Told by a Walking Shadow" (este para blogs anónimos)
- "Herd No More"
- "Tu morro & tu morro & tu morro Too".

Sigo actualizando, naturalmente, mi Shakespeare blog particular, que utilizo como sitio de apoyo e información a las clases sobre Shakespeare que estoy dando este cuatrimestre.

En otro mood (fretting, soundless fury), envío al Rincón de Opinión de mi universidad una opinión que añado a mi post que reza "Si la ley no lo prohibe explícitamente... estamos cubiertos".

Boring Entry

Domingo 26 de noviembre de 2006

Casino Royale

No es un remake de Casino Royale la película, sino una adaptación de Casino Royale la novela. Y se ve muy bien, a pesar de lo larga, con ciertos fallos de ritmo al final, cuando parece que ha acabado el argumento, sólo para volver a complicarse cuando la chica Bond resulta ser (cómo no) traicionera. Y mientras, los ingredientes de costumbre, lujosos hoteles y mansiones de magnates del crimen, tecnología punta o futurista (ya ni se sabe), violencia a mansalva, persecuciones espectaculares, intrigas detrás de intrigas. 

Destaca una secuencia inicial de persecución estilo parkour por una ciudad africana, y destacan por lo bajo las secuencias de partidas de póker excesivamente largas... pero claro, estamos en Casino Royale. Los caballeros con esmoquin juegan partidas interminables y se tratan con cortesía exquisita y glacial en el salón público del hotel, pero cuando se levantan de la mesa a hacer un descanso, y se meten en la trastienda—pues toma brutalidad, espadazos, karate a las costillas, despeñamientos por las escaleras, tiros a quemarropa—hasta que vuelve a empezar la partida y todos se vuelven a sentar en un ambiente de aparente normalidad, tras haberse cambiado a toda prisa la camisa empapada de sangre; con los moretones y cortes en la cara no sé qué hacen. 

Esta es la manera propia que tienen las películas de Bond de acercarse críticamente a la realidad: la cortesía y lujo del Occidente internacional de terminal de aeropuerto y gran hotel, parecen decirnos, no son sino el barniz superficial que cubre la realidad de las cosas, los contactos inconfesables entre los poderosos y el crimen organizado, las guerras industriales y la manipulación de las inversiones (capitalismo viril); el caballero bien trajeado no es sino una fiera inhumana que lucha a muerte y sin piedad en las bambalinas de la realidad oficial, en un argumento que el espectador no acierta a entender bien (¿Estará M a sueldo de alguien? ¿Quién pondría la mano en el fuego?). La confusión argumental y las trampas detrás de trampas vienen a decirnos que estamos indefensos en el mundo, que no nos enteramos, que los resortes del poder están siempre más allá, que lo que percibimos como el orden mundial, o el orden público, o el orden de la comunicación, no es sino una apariencia cuya auténtica cara gentes más expertas y puestas y duras que nosotros (el propio Bond) tampoco alcanzan a desentrañar plenamente. Un mundo en el que los poderosos y admirados, las gentes de mundo, los ricos y sus bellas, son invariablemente canallas de la peor especie. Vestidos de Dior y tratando con soltura al servicio; eso sí.

Algunas cosas no me han gustado. Este Bond es un poco pipiolo (el personaje digo, no el actor, que está genial). Acaba de obtener su licencia para matar y la usa con demasiada ligereza para el gusto de Mm. M. Ésta echa de menos la guerra fría, y claro, no puede presuponerse que Bond conoce aquellos años, estamos empezando de nuevo sin ninguna referencia al pasado del personaje como agente secreto. (Algo que se requiere periódicamente, claro, en el caso de personajes clásicos como superhéroes etc.: la historia avanza y los va descolgando y dejando en un eterno presente imposible). Este Bond, como digo, parece que tenga un pasado, de acomplejado social, según la chica: la dureza de ambos resulta ser una máscara y al final se la quitan en parte, él más que ella, para revelar un corazon tierno y amador y deseoso de cambiar... pues no, hombre, que esto no me gusta; James Bond ni tiene que tener pasado, ni sentimientos; tiene que ser frío, superficial, imperturbable, imposible, una pura máscara sin nada debajo. ¿Bond enamorado, y con la hombría dañada? Anda ya. 

Me quedo con esa visión de un mundo de apariencias, charadas, traiciones, falsedades y máscaras detrás de máscaras. Pero sin autenticidad debajo, por favor, que la autenticidad aquí queda falsa, y lo falsea todo. Los sentimientos son para fingirlos... las chicas.

Casino Royale. Dir. Martin Campbell. Written by Paul Haggis, Neal Purvis and Robert Wade. Based on the novel by Ian Fleming. Cast: Daniel Craig, Eva Green, Mads Mikkelsen, Judi Dench, Jeffrey Wright, Giancarlo Giannini, Caterina Murino, Simon Abkarian, Isaac De Bankolé, Jesper Christensen, Ivana Milicevic, Tobias Menzies, Claudio Santamaria. Metro Goldwyn Mayer / Columbia / Eon / Danjaq / Babelsberg / Stillking / United Artists, 2006.

El señor de la guerra

El Nuevo Régimen de la escritura pública

Interesante artículo en el New York Times sobre los rectores y directores de centro que abren un blog. A veces hasta con comentarios; qué atrevidos. Claro que van con bastantes pies de plomo en lo que escriben, faltaría más. 

Un blog puede ser cualquier cosa, o sea que "abrir un blog" en sí no quiere decir nada. Puede ser desde una sonrisa profidén que muestre la cara oficial (y perfecta por tanto) de la Universidad, hasta una cosa obscena, impresentable en público, y que metería a un personaje con cargo de gobierno académico en una serie de problemas que harían parecer chiquitos a los que ya tienen de entrada.

Yo no tengo ningún cargo, y sin embargo sé que llegará el momento en el que el blog me cree algún tipo de problemas profesionales, no sé si serios o no. Para saberlo no hay que ver sino la hiperprudencia con la que un medio de comunicación tan fascinante como éste (me refiero ahora a los blogs en general, no sólo al mío) ha sido recibido en la pacata universidad. Los académicos, con muy contadas excepciones, no se abren blogs. Y de hacerlo, optan naturalmente por el blog especializado en un tema (en los blogs, por ejemplo, o en los libros), no por el blog blog, esa cosa que va de todo y de nada. Supongo que mucho es cuestión de carácter, o de unos rituales de vigilancia mutua que ya se internalizan desde los tiempos del aula. Vigilancia mutua, digo, y a la vez miedo a la vigilancia mutua, que las dos cosas van juntas. Tampoco creo que sean cosas exclusivas de los académicos, claro. En cualquier pequeña sociedad laboral puede resultar la convivencia alterada cuando no se observan de la manera acostumbrada las pequeñas hipocresías que hacen tolerable la vida en sociedad y van engrasando los mecanismos del trato comunicativo.

Mortadelo blog

No digo que los blogs escapen a este régimen de vigilancia, secretismo, y de verdades oficiales. Lo observan a su manera, por supuesto. Yo, por ejemplo, no me pongo aquí a pregonar todo lo que se me pasa por la cabeza ni a decir lo que pienso de todo el mundo con nombres y apellidos, faltaría más. Se siguen protocolos. A lo que voy es que la existencia de los blogs hace que los protocolos se desplacen, siquiera ligeramente (ligeramente de momento, al ser pocos los blogs; más a medida que vaya cogiendo fuerza este nuevo régimen de la escritura pública).

Como sucedió con el correo electrónico, los blogs alteran el orden existente entre la oralidad y la escritura. Hay dos dimensiones importantes: cuestiones de tono, informalidad e intimidad, y cuestiones de accesibilidad y publicidad. En el caso del e-mail, se ha comentado mucho la manera en que se incorpora de una nueva manera el lenguaje hablado a la escritura; los protocolos escritos tradicionales de las cartas quedan trastocados, y a veces los intercambios se aproximan mucho más a una conversación informal. Lo cual puede acarrear problemas de protocolo comunicativo, cortesía... También en los blogs la informalidad espontánea con que se redactan puede resultar ofensiva o descortés para muchos, aunque no sea más que por la superposición de temas y de perspectivas que se dan en el blog blog, y no digamos por la posibilidad de comentarios anónimos públicos... Los trolls, desde luego, explotan todas las posibilidades de descortesía que tiene el medio, dándole al bloguero, digamos, taza y media de su propio caldo.

Pero aún más que las cuestiones de tono, el régimen de las comunicaciones queda alterado por el nuevo acceso a la comunicación múltiple y masiva por parte de los individuos. Aún recuerdo la ira de un anterior director de departamento nuestro al descubrir que no tenía manera de controlar las comunicaciones por correo electrónico, y que de la misma manera que él podía enviar a todos los colegas una circular, podía hacerlo yo mismo con un mensaje que quisiese comunicarles, y sin solicitar su autorización. Casi temor reverencial despiertan las posibilidades de esta nueva situación: de ahí que sean contadísimos los casos, por ejemplo, en los que alguien envía una comunicación de carácter dudoso o problemático a una lista de distribución. (Un problema de esa índole dio lugar a la creación del Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza, donde casi nadie menos yo mismo opina). Otro ejemplo de este temor reverencial al nuevo régimen comunicativo podría ser que a pesar de ventilarse en mi blog cuestiones polémicas a veces sobre cuestiones de trabajo, y ser bastante bien conocido (y el único medio público en el que se habla de estas cuestiones) jamás ningún colega pone comentarios ni a favor ni en contra de mi opinion (ni siquiera anónimamente, creo). Podría interpretarse como un caso de "a palabras necias, oídos sordos", claro, pero creo que no cabe la cuestión en esos términos únicamente. Existe miedo, miedo por una parte a la opinión libre en la Universidad, y miedo por otra al nuevo régimen de comunicaciones, por lo que tiene de desconocido, de protocolos fluidos, de identidades problemáticas, de consecuencias imprevisibles.

Hasta hace poco, que algo apareciese por escrito y en público requería que el interesado dispusiese de imprenta y servicio de distribución propio, o que fuese el director de un periódico—o que el escrito fuese filtrado previamente por los protocolos editoriales y censura preventiva de los periodistas y editores. Por ejemplo, a mí hace unos años, durante una huelga, un grupo de matones sindicales bloqueó la entrada a la Facultad y me impidió entrar. Yo dirigí una carta de protesta al Rector, que fue ignorada, y al director del Heraldo de Aragón; también fue ignorada, a pesar de que al director del Heraldo, que era profesor de la Facultad, le podía haber preocupado que grupos de matones bloqueasen la entrada a su Facultad. O el Rector podía haber protestado ante los sindicatos en cuestión, como yo le sugería. El caso es que se consideró irrelevante (—matones, pschá); y ahí quedó la cosa, y yo con mi enfado. Hoy por lo menos lo ventilaría en mi blog, y con eso que me quedaría probablemente, pero al menos mi narración de los hechos no habría sufrido la censura previa a su publicación. 

Claro que aunque en los blogs la expresión sea más libre, no es que carezcan por completo de mediación. Y también antes uno podía fotocopiarse octavillas, o escribirlas a mano, y repartirlas en la vía pública para dar a conocer sus opiniones, con lo cual se convertía en un personaje mentalmente desharrapado y de dudosa reputación. Los blogueros que despotricamos demasiado nos vemos relegados un tanto a ese papel, sobre todo si nuestras quejas se vuelven personales. Una nueva tecnología no supone de por sí una alteración súbita del sistema de jerarquización del valor de las enunciaciones. Y sin embargo el nuevo régimen de la escritura y de las comunicaciones existe, y no puede sino influir en ese orden público de la comunicación. Los blogs no van a desaparecer: en todo caso se van enriqueciendo, volviéndose multimedia, incorporando sonido, imágenes, con sistemas de tratamiento también cada vez más personalizados (como ha sido personalizado el sistema de publicación). Así que me temo que la estrategia de hacer como que no existen... tiene un recorrido limitado. Predigo, en su lugar, que pasaremos a una mayor regulación de los protocolos, como ha hecho la BBC (Pink Blogging Allowed). Los profesionales viviremos en China, con obligación de identificarnos in propria persona en los blogs. Y se establecerá de modo detallado qué tipo de expresiones, contenidos, alusiones, imágenes y temáticas son aceptables. 

Los pies de plomo con los que la academia (y la empresa, pronto lo mismo) han recibido las nuevas tecnologías (ni hablar, ni ver, ni oír), son ya una anticipación de ese Nuevo Orden, que será, en muchas cosas básicas, parecido al viejo. El Gran Hermano de Orwell no es una cosa del pasado, de 1984. Es, como bien sabía Orwell, una cosa del presente, y del futuro que nos espera siendo el presente el que es.

Blogs académicos

Sábado 25 de noviembre de 2006

Qué gentuza estos manifestantes...

Al Gobierno no le gustan las manifestaciones de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Claro, querrían que se manifestasen contra los terroristas nada más. Como las manifestaciones contra la violencia doméstica. Esas sí molan, porque no se protesta contra las autoridades. Pero una manifestación que se precie es siempre una manifestación contra la autoridad. Parece que flojea la memoria de cuando esas manifestaciones contra la guerra de Irak, o pidiendo "libertad, amnistía" en los tiempos franquistas.  Según el Gobierno, al parecer, habría que manifestarse contra cacos y criminales, y no criticar jamás al gobierno. Pues buenos íbamos a ir. 

Por primera vez, por cierto, dice la Iglesia bastante clarito que la eta no puede ser un interlocutor político. Bienvenida sea. Bueno, no ha sido una declaración unánime; hay obispos que aún no entienden esto, será que aún les hace falta estudiar más teología. Aunque uno pensaría que no es una cuestión de estudios, ni de inteligencia política, sino de decencia básica.

Los terroristas, a chirona. Como esa bestia parda que ha irrumpido hoy con bombas en el parlamento de Irlanda del Norte. Eso les pasa por soltarlo.

Y las manifestaciones, siempre contra el gobierno, por supuesto. En especial si se hace el tonto, o el listillo, con los terroristas.

PS: Comentarios oídos en la SER: Los manifestantes no eran víctimas del terrorismo (no hay tantas, seguramente). También: Las víctimas quieren la continuación del terrorismo, y que haya más víctimas. Este último comentario no provoca disensión en la tertulia. Da una idea del nivel abyecto que es posible adoptar en España hoy, en un medio de gran audiencia, y que cuele. Cuánta canalla.

PS: Comentario que dejo hoy en el blog de Arcadi Espada (26 de noviembre)—se ha sumado a las críticas a los manifestantes y a la AVT:

"Arcadi, hasta las personas brillantes están a veces menos que brillantes. Pero no por eso pierden la oportunidad de rectificar. Los deja menos olímpicos, eso sí. Pero creo que hoy sería de justicia."

PS: Ahora, que la joya de la jornada es la foto (foto única) que ofrece El País, con unas decenas de personas manifestándose, y la titula "Vista aérea de la manifestación de la AVT". Ojo: eso, después de cifrar con sus propios cálculos la asistencia en 120.000 personas.
La pongo aquí por si les echan un telefonazo de alarma y la retiran:

120.000 personas según El País


Pero no. Deben haber calculado bien las inmensas tragaderas del público. Ofrecer esto, como documentación gráfica de una manifestación de cientos de miles de personas. Y este es el periódico más vendido, y sin duda más creído, de España. Este infame lobotomizador de masas, digno de una pesadilla de Orwell. Da la medida de algunos criterios, y de algunas ruedas de molino que dan para comulgar, ¿no? Y aún tienen la cara de hablar de la manipulación de la Cope.


Protestas a quién

Kind of kind

Ayer estuvimos en una ocasión memorable: la despedida de un compañero nuestro que se jubila, Tim Bozman. Es la primera vez que se hace una comida para todo el departamento (grupitos siempre hay) desde hace años... desde la jubilación de la catedrática Carmen Olivares, que si mal no recuerdo debió ser el milenio pasado. Y en cuanto a quedar todos en un restaurante fuera de la Universidad, bueno, pues la última cena de empresa debió ser hace doce años. Lo cierto, se lo comentaba ayer a Carmen Olivares, es que desde que se retiró ella ha decaído el espíritu festivo del departamento, y nos hemos quedado con el lado tanático del trabajo nada más. Cuando ella era directora había hasta Comisión de Festejos (extraoficial, claro, como corresponde). A ver si va retornando la costumbre de convocar comidas y fiestas si se tercia, aunque sea por normativa de la Dirección. Desde luego si las convoco yo el fracaso está asegurado. Ayer me decía una compañera "si en realidad nos lo pasamos bien cuando quedamos, y luego además podemos volvernos a sacar los ojos en el trabajo, no pasa nada". 

Pues en realidad no fui a la comida por una mala organización (transporte de nenes al cole, etc.) pero nos acercamos con la colega al café, y a la hora de los discursos. Fue todo muy emocionante, y había más de una con la lagrimilla haciendo equilibrios. No es para menos, casi todos habíamos sido alumnos de Tim, antes de ser colegas. Y ya sabes: cuando las barbas. Tim se despidió a su manera siempre un tanto original e inconformista (es que siempre ha tenido mucha retranca, además de mucha honestidad)—por ejemplo, en sus agradecimientos destacó sobre todo a un ausente incómodo para muchos, el catedrático anterior que tan mal recuerdo les dejó a muchos de la primera generación de profesores del departamento, la generación de Tim, y de la segunda. Y en cuanto a mensajes y consejos, nos dejó uno de Philip Larkin (otro que tal): Be kind to one another, while there is time. 

Bueno, Tim siempre ha sido kind, desde luego, —kind of, al menos, porque como digo, usa una buena dosis de dark sarcasm que desde luego evita que su amabilidad sea para nada empalagosa. Más bien peligrosa, uno nunca sabe si está a salvo de su ojo crítico; probablemente no. Ha logrado desarrollar una mezcla extraña y muy personal de ironía británica y plain dealing aragonés... bueno, supongo que era de esperar, después de llevar aquí, como nos dijo, media vida, pero no deja de ser una obra de arte conseguir esa mezcla. ¿La llevaría ya desde siempre en su potencial? Yo desde luego siempre lo he conocido así. De hecho, fue el primer profesor del Departamento del que oí hablar, porque le tenía mucha simpatía mi profesora de Filosofía en el instituto de Sabiñánigo, hace... treinta años. Buf. 

Hasta ahora las jubilaciones han sido muy raras en este departamento (la profesión es joven de media aún), pero lo cierto es que luego vendrán por oleadas, promociones enteras se jubilarán simultáneamente cada año, tenemos una estructura descompensada en este sentido. En fin, aunque no fue todo el mundo, ni siquiera la mitad de los ciento y pico, fue buena ocasión para ver a Tim este curso, y esperemos que hasta la próxima celebración. Y que no sea la próxima jubilación... Y también para ver a algunos de los profesores que se habían jubilado antes, como a Carmen. O a Benno Hübner, que lejos de convertirse en un hombre de-proyectado tras la jubilación, ha estrenado una segunda carrera dando conferencias y lecciones por Rusia. Otros colegas ya iban hablando de jubilaciones, y de prejubilaciones. Vaya, prejubilados ya somos todos, en cierto sentido. Ya lo celebraremos por partes. Rejoice, rejoice, there is no choice—iubilate. A Tim todos le deseamos que la jubilación le vaya bien, y que haya world enough and time.

(Ps: Me acabo de enterar de que inaugura blog otra colega que se fue para no volver, Monica Stacconi).

Nos habremos ido

Viernes 24 de noviembre de 2006

Si la ley no lo prohíbe explícitamente... estamos cubiertos

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza ha aprobado el nuevo Doctorado en Estudios Ingleses. Pero no es cosa para celebrar, al menos no del todo, porque ese programa instituye criterios abusivos, que han sido objeto de recurso.  El Vicerrector de Ordenación Académica nos aseguró a los recurrentes que se investigaría con mucho cuidado la legalidad del procedimiento, que se respondería al recurso, y que se hablaría de este asunto en Consejo de Gobierno. Si se trató, mucha huella no ha dejado. Y en cuanto al recurso, aún estamos a la espera de una respuesta.

Entretanto, mal me parece que primero la Comisión de Estudios de Postgrado, y luego el Consejo de Gobierno, den su visto bueno a estos criterios sin contar con la garantía legal de que en efecto pueden hacerlo sin incurrir en prevaricación. De esta manera los órganos encargados de velar por la corrección administrativa de los procedimientos se van quitando responsabilidades o enfrentamientos desagradables de encima, que van recaer sobre las espaldas de los profesores afectados por los abusos. Malo será tener que deshacer una decisión del Consejo de Gobierno, llegado el caso. Aunque seguramente se optará por corregir las erratas legales por lo bajini, y sin que trascienda mucho, con lo cual lo mal hecho ya está mal hecho: o sea, que no sólo nuestro Consejo de Departamento, sino la Comisión de Postgrado y el Consejo de Gobierno, habrán aprobado un programa de postgrado con criterios ilegales, y ello a pesar de habérseles hecho notar por adelantado esta circunstancia. Menudo papelón: para cubrirse de gloria. (¿O estará de verdad el pleno de nuestra universidad por la labor de reservar los postgrados a los miembros de equipos de investigación financiados?).

Se demuestra además con esto que si alguien mete la pala del cristiano de entrada, ya lleva mucho terreno ganado por delante, pues ante la duda no se debate académicamente la cuestión, sino que estos cuerpos colegiados se inhiben de opinar hasta la resolución del recurso; de momento se deja hacer, se desconecta el debate, y se buscan garantías jurídicas de que la Universidad no esté actuando ilegalmente. 

Espero que aunque sea por ese triste procedimiento de remitir la decisión al Gabinete Jurídico,  la Universidad vaya bien aconsejada y opte por introducir correcciones en el programa ya aprobado. Atención, Gabinete Jurídico: este asunto va a ir a un contencioso administrativo si no se modifica; así que será mejor que esté todo atado y bien atado. Que sea legal—o sea, que sea un abuso cuya ilegalidad sea difícil de demostrar ante un tribunal.  Con sus vistos buenos, a eso están contribuyendo la Comisión de Postgrado y el Consejo de Gobierno. Por eso están viciadas estas decisiones que dan el visto bueno sin entrar a valorar el tema sometido a recurso: su aprobación de entrada puede ser utilizada luego como un criterio para apoyar la legalidad del procedimiento recurrido, ante un tribunal que procure ser respetuoso y puntilloso con los criterios internos usados por la universidad: y así, pescadilla que se muerde la cola, acaba saliendo adelante la decisión tomada por el corrillo más influyente, y no la más ajustada a derecho.

Pues si esto sale adelante, ya saben, señores profesores: impartir docencia en segundo ciclo o dirigir tesis doctorales, en las universidades públicas, puede impedírseles a los profesores que no tengan en curso un proyecto de investigación financiado por otros organismos.  Habrá que cambiar la redacción de la LOU y, para ajustarla más a la verdad, escribir ahí que "los Profesores Titulares y Catedráticos tendrán plena capacidad docente e investigadora si disponen de financiación adicional". (Con el añadido de que los proyectos del Ministerio están reservados, de modo ya totalmente explícito y descarado, a los "usuarios habituales"). Así iremos construyendo la Universidad que nos disgusta a unos, y les gusta a otros, pasito a pasito.

PS: Opinión enviada el lunes al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza:

Y ahora, el Consejo de Gobierno.

El Consejo de Gobierno considera que puede ser exigible la pertenencia a grupos de investigación financiados para poder dirigir tesis doctorales en los nuevos postgrados.

Al menos, eso es lo que se desprende de la aprobación que ha dado el Consejo de Gobierno, tras la Comisión de Estudios de Postgrado, al nuevo Doctorado en Estudios Ingleses, contra cuyos criterios de ordenación docente (exigiendo dos sexenios de investigación y la pertenencia a un proyecto financiado para poder dirigir tesis) se había interpuesto recurso.

El recurso está aún por resolver. Entretanto, la Comisión de Estudios de Postgrado y el Consejo de Gobierno han hecho suyos los criterios abusivos de este programa de postgrado, dándole el visto bueno y certificando que a su juicio sí cumple los requisitos exigidos por la Universidad (entrando así en contradicción con la normativa aprobada por el propio Consejo de Gobierno para dirección de Tesis Doctorales).

Quizá sea la manera habitual de proceder ante un asunto sometido a recurso: cerrar filas con el órgano universitario responsable de la decisión recurrida, y darle el visto bueno sin entrar a valorar la cuestión. Y que decida el Gabinete Jurídico. Pero se podría pensar que entre tantos Doctores que tiene esta Iglesia, alguno podría considerarse capacitado para opinar sobre la cuestión. Siquiera sea para rebatir la argumentación presentada por los recurrentes.

Si el Gabinete Jurídico decidiera a favor del recurso presentado, el resultado habrá sido que Comisión de Estudios de Postgrado y Consejo de Gobierno habrán aprobado un programa que no cumple los criterios. Y sin siquiera mirárselo ni discutir el asunto, pese a conocerlo.

Y si sale adelante el programa tal cual, haciendo exigible la participación en proyectos de investigación financiados... ¿no será en parte porque pasa el "filtro" automático de tantos órganos, sin que ninguno entre a opinar sobre la cuestión?

En cualquier caso, una actuación brillante. Y típica, me temo.

¿Puede una subvención validar el título de Doctor?

Jueves 23 de noviembre de 2006

Anarcolumnista

Acabo de ver el último número de Generación XXI y me encuentro en la columna "Anarcodiario" una selección "De la vida de José Ángel García Landa", en esta ocasión viviendo la vida intensamente en un consejo de departamento. (También en red, me dicen: Aquí). Es mi primera experiencia con el columnismo, y no sé si diga con el anarquismo, eso depende (no es que me sienta muy anarquista yo, pero sin duda se lo debo parecer a algunos anarquistas, y a algunos defensores del orden seguro que también).  Pero ya se sabe... ni lo que te sientes, ni lo que pareces, ni lo que dices, sino lo que haces es lo que hay que examinar en estos casos para determinar el estado de la cuestión. (Aunque lo que haces es siempre lo que alguien dice que haces...).

A ver, en otro orden de cosas, me han invitado al consejo de redacción de una revista académica, Cuadernos de Investigación Filológica. Creo que debería decir que sí, ¿no? A menos que opte por el downshifting total, que tampoco parece ser el caso. Aunque me había propuesto yo irme descolgando de consejos y pía review...  Mañana les contesto. Y desde luego agradezco a los editores de estas publicaciones que se acuerden de mí (mientras no se acuerden demasiado, jeje...).

Aparte, hoy he tenido los exámenes de noviembre (esa convocatoria itinerante, antes de septiembre, antes de diciembre, antes de febrero). Y me da tiempo de pasarme un rato por unas jornadas de Neurociencias, lo que me sugiere ampliar este post de hace unos días). 

Ah, y otra cosa. Por fin consigo ver a mis padres (actualmente en Amsterdam) en videoconferencia. Hasta ahora nuestros sistemas habían sido incompatibles; ahora estoy en el Yahoo Messenger, donde soy "garciala1". De momento sin sonido. Lo iremos perfeccionando... 

Me apunto al chat

The Questioner who sits so sly

O, sobre las mutuas evaluaciones de profesores y estudiantes en la Universidad....

Bueno, la semana pasada me llegaron las últimas evaluaciones del viejo sistema, basadas en las encuestas que realizaron los alumnos del curso anterior. Las despido sin gran dolor de corazón, porque siempre me han parecido mal diseñadas. De entre las cuestiones que tenían que valorar los alumnos del uno al cinco, a veces el cinco era "positivo" (muy bien) y en otras preguntas era "negativo" (muy mal), lo cual desorientaba bastante, y hacía imposible hacer una valoración global. En esas encuestas, mis resultados se han movido siempre en la mediocridad; obtenía buenas puntuaciones en cuestiones periféricas como si soy puntual, si atiendo bien en las tutorías, etc., pero en la cuestión más crucial, la eficacia y claridad de mis explicaciones…. flojo. Siempre allí la nota más baja.

Y lo mismo ha pasado con las encuestas del nuevo sistema que estrenamos este año, el sistema online, completamente automatizado para el año en curso (lo cual es de agradecer). Como digo, sigo sacando resultados mediocres en cuanto a claridad y eficacia en la transmisión de las ideas. Sí se me puntúa bien en otras cosas: por ejemplo, mi única nota unánime máxima es que soy "educado y respetuoso con los alumnos"; también tengo excelente dominio de la materia, explico bien los objetivos y criterios de la asignatura, soy bastante receptivo y dialogante (sin éxito, como se verá), soy puntual y cumplidor con las clases…

A ver, resumiendo la estructura de la nueva encuesta, está dividida en tres partes: sobre la labor del profesor, sobre la propia labor del estudiante, y un apartado de opiniones o sugerencias. Esta última parte es para redactar; en las dos primeras partes se marca de uno a cinco una serie de 25 preguntas, agrupadas en estos bloques temáticos:

a) Sobre la información facilitada por este profesor al comenzar el curso: 4'39 me ponen de promedio.
b) Sobre el cumplimiento de obligaciones del profesor: 4'85.
c) Sobre las relaciones de este profesor con el estudiante: 4'33 (Mi peor puntuación es en "promover el interés por la materia", aysss..).
d) Sobre el desarrollo de la actividad docente de este profesor, aquí bajamos: 3'57.
e) Opinión global sobre la labor docente del profesor: 3'5 (¡Eh! ¡pero si mi media de todos los apartados es más alta! "Labor docente del profesor, global": 4'05. Será que gusto más en los detalles que cogido en bloque…)

La autocrítica del alumno (sobre si asiste a clase, si se siente preparado, si considera la asignatura en sí formativa, si lleva al día la materia…): media, 3'86. Aún les gano, en su propia estimación, jeje.

Bueno, esto está basado en ocho encuestas solamente, de los 43 estudiantes que tengo en lista en esta asignatura. Sobre la opinión de los demás, mejor no contarla en media, supongo. Si no contesta, no sabe. Además considerando que este año podían hacer la encuesta quienes no aparecen nunca por clase… aún he salido bien librado.

Les comenté a los alumnos estos resultados, para que tengan una visión global del resultado (que si no creo que no la tienen). También les expliqué que en relación a los puntos flojos, de oscuridad o desorden en la explicación, tiene que haber un toma y daca, es decir, que si nunca me hacen preguntas en clase o me piden que repita algo que no se ha entendido, etc., pues que no contribuyen a controlar el nivel de claridad, que es algo necesario. Podría quizá suponerse que me dan por imposible de entrada, pero lo cierto es que no hay costumbre de hacer preguntas en la universidad, en general, y eso me parece muy malo… y, en mi experiencia, difícil de cambiar. El alumno sólo abre la boca en clase (generalizo odiosamente) cuando le asignas un trabajo obligatorio. Nunca—jamás—lo hace por iniciativa propia. Y así pues el feedback está bastante tocado del ala de entrada… porque uno puede ser dialogante, pero si sólo hay bustos escuchantes por el otro lado, el diálogo deviene en monólogo inevitablemente. Pasa como con los blogs. Pero sería injusto echarme la culpa sólo a mí.

Otro problema, claro, y este no se lo comenté tan abiertamente en clase por no herir sensibilidades, es que, naturalmente… yo llego a final de curso y me encuentro con que de cuarenta estudiantes se presentan a los exámenes veinte. El resto, autoevaluación de entrada: no quieren ni ver el examen. De los presentados, pues vienen a aprobar con notas buenas (notable o sobresaliente) una pequeñísima parte. La mayoría de las notas pues van en campana de Gauss: o sea, muchísimas entre el cuatro y el seis. Lo estadísticamente normal, vamos.

Y resulta entonces que la evaluación sobre mi conocimiento de la materia o mi capacidad de explicación la hacen en gran proporción alumnos que desconocen mayormente la materia y que tienen dificultades para seguir las explicaciones. No es que quiera desautorizar a las evaluaciones, que reflejan un punto de vista y una experiencia muy a tener en cuenta, pero también se verá que en cuanto a la validez de los resultados que más evalúan la capacidad del profesor entramos en un regressus in infinitum: el profesor no se explica suficientemente bien —¿para los alumnos de sobresaliente, o para los de suspenso? Añádase que, al ser las clases en inglés, y las obras de Shakespeare también en inglés, y tener muchos alumnos una seria dificultad con la lengua de Shakespeare… pues eso. ¿Quién evaluará a los evaluadores? Los evaluados. ¿Y a los evaluados? Los evaluadores. Como digo, me interesa conocer la opinión, y el nivel, de mis alumnos. Más discutible es que se pretenda hacer de estas encuestas una medición exacta de la calidad docente de un profesor. A menos que entendamos calidad sólo en términos de oferta y demanda, sin criterios adicionales.

Bueno, en estricta justicia, tengo que hacer una matización. Aunque se refiere a algo que creo, no algo que yo sepa ni que contemple la encuesta. Creo, digo, que de hecho son los mejores estudiantes quienes nos evalúan: que las encuestas tienden a ser respondidas por los estudiantes más competentes, informados, interesados, activos, y de mejor nivel en general. (O, si se dice de otra manera... que las encuestas no reflejan la opinión de los estudiantes, sino sólo de los mejores estudiantes). Como digo, de esto no conozco otra prueba que la intuición o el sentido común.

Lo que es en general, los estudiantes no se han interesado mucho por esta cuestión de las evaluaciones. A mí no me han hecho comentarios ni preguntas al respecto (como cuando les hablo de los sonetos de Shakespeare más o menos). También he aprovechado para sermonearles un poco sobre lo poco que participan en elecciones y órganos colegiados, y lo poco que los representan sus representantes (en mi experiencia, no asiste ningún representante de alumnos a consejos ni comisiones a los que yo asisto, y sí existen en teoría esos representantes). La LOU ha rebajado la representación de los estudiantes en los órganos universitarios: antidemocráticamente quizá, pero muy merecidamente habida cuenta (según lo que yo veo) de lo desaprovechada que estaba esa representación, y lo manipulable que es por tanto.

En cuanto a las encuestas, parecida indiferencia. Nos agradece el Vicerrector nuestra colaboración, y nos comunica lo siguiente:

Somos conscientes de que la implantación del nuevo proceso de evaluación de la actividad docente del profesorado implica un cambio cultural importante en nuestra Universidad, y que serán necesarios varios cursos para que se vaya consiguiendo una alta participación en la primera fase del proceso.

La semana pasada se dio el primer paso y más de la mitad del profesorado ha recibido al menos una encuesta en alguna de sus asignaturas/grupo. La participación de los estudiantes ha sido superior al 5%. Además, algunas de las novedades del cuestionario, tales como el punto 4, han sido bien recibidas por los estudiantes, de forma que más del 15% de las encuestas tienen este campo rellenado, lo que supone más de 1300 opiniones que el profesorado va a poder analizar y de las que muy posiblemente se concretarán cientos de pequeñas mejoras en el día a día de nuestra docencia.

Pues eso: cerca de un 5% de participación estudiantil. Al menos una encuesta rellenada por un alumno en alguna asignatura, para más de la mitad de los profesores… No es mucho, la verdad. Nuestros estudiantes deberían ponerse más las pilas, me parece, en esto y en otras cosas. No sólo los profesores.


La evaluación evaluada

Miércoles 22 de noviembre de 2006

Seccionando el Departamento Reloaded

Los preliminares a este episodio ya se contaron en Seccionando el Departamento. Al capítulo de hoy le voy a dar estructura de trailer para no enrollarme. Bueno, de trailer de los de ahora, que ya no hace falta ni que vayas a ver la reunión. Como se recordará, nuestro departamento se dividió en tres secciones: A) Lengua y lingüística; B) Literatura y cultura (en la que me encuentro ubicado); C) Lenguas para fines específicos.

Esto se hizo en un proceso confuso y posiblemente alegal, por diversas razones:

- Según los Estatutos de la Universidad, las secciones departamentales, caso de establecerse, han de especificarse en el Reglamento del departamento con su composición, funciones, etc. En nuestro caso se dejaron fuera del reglamento, pues no se comprendió que al adoptar el Reglamento Marco, y hacerlo nuestro, había o bien que suprimir la referencia a secciones de ese reglamento marco, o bien crear secciones y especificarlas en el reglamento. Y se dejó tal cual la redacción del Reglamento Marco: "podrá haber secciones..." —con lo cual nuestro reglamento ni siquiera dice si las hay, y al crearlas (por decisión de Consejo) tienen una existencia extrarreglamentaria, una especie de reuniones de pasillo glorificadas, que se convocan en un limbo legal. Pero en fin, es lo que ha gustado de hacer nuestra democrática mayoría de votantes en Consejo.

- Según reza nuestro propio reglamento, las Secciones se crearán por criterios a) geográficos, b) de diversidad de área de conocimiento, o c) "del marco en que se imparta la docencia". La división arriba citada no responde a ninguno de los tres criterios. "Sí, por área de conocimiento las hemos creado", me dice nuestra catedrática en la reunión. Pero no: le explico (por enésima vez) que Lingüistica / Literatura no son áreas de conocimiento, que las áreas de conocimiento en nuestro Departamento de Filología Inglesa y Alemana son Filología Inglesa y Filología Alemana, no esa línea fantasma sin existencia institucional por la que "venimos funcionando" desde siempre para perjuicio de la Filología, separando las "subáreas" de Lengua y Literatura (inglesas). "Pues entonces lo hemos dividido por 'marco'" me dice; a lo cual le explico a ella y demás asistentes que por "marco" la administración se referirá a marcos con existencia administrativa (no a esas "subáreas" que no la tienen): por ejemplo, el marco de un centro, la Facultad de Filosofía y Letras pongamos, o el marco de una titulación (Filología Inglesa, pongamos). Peeero... esta división por "subáreas" es la que promueven nuestros catedráticos, aunque contravenga a nuestro propio reglamento, y esta división es la que es mayoritariamente, y democráticamente, votada por el Consejo. Y yo, ¿qué hago? ¿Planteo otro recurso? Manías mías, claro, es que me encantan los recursos, se deben pensar mis colegas. Es de desesperarse.

- Bien, pues hoy se nos convoca para constituir las Secciones, pero de hecho ya se han constituido a priori, porque se convoca al profesorado a tres reuniones separadas—con lo cual ya estaban preasignados a cada sección. Y resulta que los criterios de asignación no estaban tan claros. Las secciones son para organizar la docencia, OK. Pero no se sabía, por ejemplo, si esto incluía la docencia de Tercer Ciclo o no. O si se iban a encargar las Secciones de hacer el Plan de Ordenación Docente (que se viene haciendo, como es lógico, por centros, no por Secciones). Etc. Se ha sugerido, y parece que el Director ha aceptado, que convenía que fuese el Consejo de departamento quien aclarase estas cuestiones, por coordinar funciones entre las secciones. También se ha dicho que hubiera parecido más oportuno hacer esta constitución de las secciones en una reunión del consejo, por coherencia y claridad. 

- (Visto lo visto, le he sugerido al Director que ya que tenemos un cierto número de Comisiones y de Secciones que no figuran en nuestro reglamento, sino sólo en las actas del Consejo de Departamento, y que no existe ninguna compilación de esas actas, y que no son lectura favorita de nadie, sería oportuno redactar una addenda o anexo al reglamento, con normas de uso interno aprobadas en Consejo de Departamento, listando esas comisiones y secciones y sus miembros y funciones, etc...  Y que se dé a conocer esto al Departamento, o que se ponga en la web. Son cuestiones de administración muy básicas, realmente, y en principio ha parecido bien la sugerencia).

Pues en fin, aunque mal constituidas, ya están constituidas las secciones, y ahora veremos si esta extraña (aunque tradicional) división tiene alguna función coherente que cumplir. En principio, los temas que aquí se traten serán meras propuestas al Consejo de Departamento. De la tercera sección poco sé; sólo que podría parecer más coherente su existencia por "marco" (pues se ocupan del inglés en otras titulaciones) de no ser porque también se ha echado al montón, de modo incoherente, al área entera de Filología Alemana.

Ah, bueno, había que elegir Coordinadores para cada sección. De la tercera aún no sé quien ha salido. En la primera ha sido elegida Beatriz Penas, por consenso. En la segunda sección, la de Literatura y Cultura, se invitaba también a nombrar por consenso a la catedrática, Susana Onega, única candidata, pero yo he solicitado votación secreta. El director y la Dra. Onega me han invitado a que no solicitase la votación—"¿No ves que estás en minoría absoluta?" Supongo que de hecho la Dra. Onega prefería no ser elegida sino que meramente se asumiese su liderazgo natural y poco discutido. Pero he insistido en la necesidad de votar, a pesar de no haber otra candidatura: por mis conocidas desavenencias con los criterios y actuaciones de la Dra. Onega. Desde luego, no voy a estar a la vez planteando recursos de alzada y contenciosos administrativos a sus repetidas actuaciones irregulares, y además eligiéndola para cargos representativos. Así que no ha salido aclamada, sino elegida un tanto a disgusto, con todos los votos, menos dos, a favor.

Por cierto, que ha protestado la coordinadora al saber que en la otra sección se había nombrado a la otra coordinadora por consenso, en esta línea: "¿Pero sin hacer votación? ¡Muy mal; no se ha dejado a las personas expresar libremente su voluntad!" —ante lo cual ha habido que explicar que cuando nadie pide que se haga por votación, es que no hacía falta. (Y eso que la Dra. Penas carece por completo de liderazgo nato).

Creo que a varios de los electores de nuestra Coordinadora tampoco les agrada tener que votar, decir explícitamente que sí eligen a nuestros catedráticos para los cargos. También ellos preferirían más bien una cosa así que descendiese de modo natural y por precedencia en la Gran Cadena del Ser, sin que tuviesen que manifestar su acuerdo explícitamente con un voto. Pero con estas gratuitas e inútiles elecciones vamos aprendiendo a hacernos responsables de los representantes que nombramos, y de sus actuaciones. Y se nos refresca la memoria de que los catedráticos no mandan sobre los demás profesores (oh sorpresa)—ni aterrizan en los cargos iure divino: al menos no según la ley. Así que... todo tiene un potencial educativo. Hasta las votaciones ganadas.

Me expulsan del Doctorado


Otitas cameraman

Aquí hay un paseito por el salón y por sus pantalones, mientras explora las posibilidades de la cámara de fotos. El juego de cámara es nervioso, moderno...

Cosas antiguas

Martes 21 de noviembre de 2006

Un pionero de los blogs

Jorn Barger fue uno de los primeros bloggers, hace unos diez años, y acuñó el término "weblog". Compartimos varias aficiones: los blogs, Kate Bush, James Joyce...  Tiene un artículo en la   Wikipedia donde narran además sus polémicas posturas (en América) sobre Israel y sus políticas. Yo venía leyendo desde el año pasado su blog (o "weblog") Robot Wisdom, donde ya no ponía más que enlaces a lo más interesante que se encontraba por la red, sin comentarios. Ahora lleva un par de meses sin actualizarlo; no es tampoco la primera desaparición. Este artículo de Wired de hace dos años narraba cómo Jorn Barger estaba sin casa, sin ingresos, viviendo de limosna... e intentando relanzar su blog tras perder el dominio. Lo hizo, durante un par de años; estaba intentando vivir sin gastos, con un dólar al día. Me temo que se ha hundido otra vez en la miseria...  ¿quizá para siempre?  Antes iba pidiendo con un cartel que decía "Inventé el término 'weblog'. Nunca gané un duro".  Tampoco lo intentó mucho...  Me pregunto si esta vez también ha desaparecido de la gentesfera, quizá para convertirse en el John Gawsworth de la red. El éxito en Internet es éxito virtual, y poco tiene que ver con lo que suceda de teclas para afuera. (Otro corolario, quizá, también de Barger: "cuanto menos interesante es tu vida, más posteas"). ¿Ahora, a quién le deseo una vida interesante?

El éxito según Hugh Hewitt




Lunes 20 de noviembre de 2006

Astí y au d'astí

Últimamente le he sacado un poquito de partido a una herramienta que tiene Blogia para la gestión de comentarios, llamada "Audasti", supongo que del aragonés "fuera de aquí". No por despachar a nadie, no (aunque lo de los enlaces a otros blogs siempre tienta en ese sentido)—sino más bien aludiendo a que con esta herramienta se pueden seguir los comentarios que pones en otros blogs. Esto es una herramienta crucial para sacarle partido a este medio, pues de repente tu blog pasa a incluir no sólo lo que pones en él, sino también lo que comentas en otros blogs, o sea, pasa a quedar un registro de tus conversaciones por la blogalaxia. Con la de posts que empiezo yo a partir de un comentario puesto en otro blogs. Igual lo sigo haciendo, aunque ya no por miedo a perder mis comentarios (y eso que más se perdió en Cuba).

Como digo, el peligro para un blog ombliguista como éste es que por la vía del comentario al otro blog se te vaya el lector a otro blog, pero bueno, más vale ciento lectores volando que un solo pájaro en mano en este caso. De momento no llego al refinamiento de saberlo poner en un cuadradito en el propio blog como hacen los virtuosi, pero bueno, todo llegará, hasta entonces lo pongo en un enlace llamado "Últimos comentarios", arriba en el Blog de notas, y abajo a la derecha en Vanity Fea. Así queda más ambiguo que "comentarios externos", porque de hecho mato dos pájaros de un tiro e incluyo también en el Audasti otra cosa que tienen algunos blogs, normalmente por separado, a saber, un listado de los últimos comentarios que se han introducido en el blog. Otra función crucial: mantener activa (en la medida de lo posible) la larga cola que arrastra el blog por detrás, normalmente de modo bastante inerte. The past is a long tale...

De hecho... aún le vendría bien al enlace de comentarios un título más general, porque también puedo incluir cualquier artículo antiguo en el que haya habido novedades, como por ejemplo acabo de hacerlo con el de "¿Estudios oficiales o feudales?" del viernes.

Claro que este audasti no es automático, lo tienes que pulsar cada vez que decides introducir un comentario, en tu blog o fuera de él, y a veces no funciona: con los blogs de Blogger me parece que no va. También eso de que no sea automático te permite incluir sólo los comentarios interesantes o que valen la pena. Supongo que también se podría emplear como registro de páginas interesantes visitadas (sin comentarios). Y, desde luego, si has puesto comentarios en ellas puedes usarlo como recordatorio para volver a pasar a ver si te han respondido. En fin, que a esto, como a todo, se le aplica la exaptación o ley de la calle. Que sepáis, pues, que la conversación en este blog va no solo por el último post, sino también por el enlace "Últimos comentarios".

También se mueve el blog, por cierto, por el enlace antiguo seleccionado, le passé retrouvé. En este caso, un aniversario, en tal día como hoy...

Conmemoraciones





Domingo 19 de noviembre de 2006

Aventuras en Bañales

Hoy nos ha dado la ventolera y nos hemos ido de excursión domiguera a las Cinco Villas, con la idea de visitar unos restos arqueológicos del año la polca que por ahí guardan (mal señalizados, por cierto, pues en la carretera no había ningún cartel que indicase que metiéndose por tal camino, llega usted a las ruinas de tal ciudad romana).

La primera cosa excepcional que hemos visto ha sido una bandada de cientos de cigüeñas—pero cientos— posadas en tierra, delante de nuestras narices. Había oído que la especie iba a más, pero desde luego nunca había visto tantas juntas. Ni las volveré a ver. Luego nos hemos parado en el castillo de Sádaba, que estaba cerrado... y hemos hecho un picnic en una especie de mazmorra muy bonita que tiene delante (—"bonita, y lóbrega" puntualiza Álvaro). Siguiendo camino, nos hemos pasado de las ruinas romanas (por la falta de cartel) y nos hemos ido hasta Uncastillo ("otro castillo" que dice Otas), a donde nos hemos prometido volver con más tiempo; es un pueblo precioso con otro castillo, claro, iglesias románicas preciosas, una cantidad impresionante de caserones antiguos, y una judería que ocupa medio pueblo... se ve que prosperó durante la Edad Media, y más, todo lo que quiso.

Y luego hemos llegado volviendo camino a Layana, cerca de Sádaba, donde está la estela funeraria de los Atilios, en medio de ninguna parte. Mausoleo de AtiliaNo se sabe si impresiona más la voluntad de perdurar, o el hecho de que haya perdurado, o el hecho de que todavía se pueda leer la inscripción dedicada por Atilia "al mejor de los padres" hace dos mil años. Lo que impresiona debe ser el conjunto, la combinación: la casualidad de este monumento aislado en medio del campo, sosteniendo su dedicatoria durante milenios, cuando de tantas otras cosas de su época no queda ni rastro. Nuestra interpretación del monumento, y de la inscripción: que Atilia, probablemente heredera soltera (pues no aparece etiquetada como "vxor" de nadie), al quedarse huérfana de padre, hizo erigir el monumento uniéndola a ella todavía viva a la memoria de su padre, y de su abuelo, seguramente grandes terratenientes, como a modo de cédula de propiedad y garantía de pedigrí, mostrando de dónde venían sus derechos a la propiedad, más cuestionables siempre para las mujeres. Lo cual no quita para que echase de menos a Atilio padre, claro...  Pero vamos, que hizo el monumento porque era mujer, y necesitaba sentar sus reales.

Cruzando Layana se llega a las ruinas de la ermita de Bañales, construida seguramente con piedras de las ruinas romanas (ruinas de ruinas, y llena de cuervos que escapan al acercarnos). Y lo que queda de la ciudad romana, de nombre desconocido (Bañales la llaman ahora, antes Atilia, antes quién sabe). Quedan los restos de la columnata del Foro... y un pequeño trozo que excavaron los arqueólogos de la Universidad hace veinticinco años, aunque de cualquier otro trozo excavado saldrían los mismos cimientos de viviendas, de hecho se ven por todas partes.

- ¡Mira, papá, hemos encontrado restos romanos!
- Sí, mira, aquí en esta roca está la cara de un romano.
- ¡Jaja! Pues sí que le han puesto cara de romano, mira el perfil... pero esto lo hizo, seguro, un estudiante bromista del Dr. Beltrán. En esa roca de allá también hay otra, se nota que las han tallado hace poco.
- Vamos a subir arriba, que allí está la ciudad antigua, seguramente esa era ya prerromana, y luego los romanos hicieron el barrio nuevo aquí abajo, cuando la cosa estuvo ya más calmada.
Acueducto de Bañales- Ay. Oscar me ha pegado una patada en la cara mientras trepaba.
- ¿Cuándo se extinguieron los romanos?

Por todas partes se ven montículos que son casas derruídas, a veces el trazado de las calles, hasta las habitaciones, bases de columnas, goznes de piedra para las puertas, aljibes, mesas de piedra o (quizá) un altar, esquinas... muchas piedras de las mejor talladas se han ido sin duda a Sádaba, pero quedan los restos de centenares de viviendas. Ni un habitante desde hace muchos siglos, por razones desconocidas. De sus huesos tampoco queda ni rastro; de sus palabras sólo la inscripción de Atilia hija. Las Ruinas, o meditaciones sobre las revoluciones de los imperios. Paseamos hasta las ruinas del acueducto, va lloviznando, no se ve a nadie en todo el horizonte,  y es amplio.

- Las ascuas de un crepúsculo morado.
- Mira cuantas huellas de jabalí.
- Pues ahora ya se hace de noche, mira que si viene uno y se lleva a Otitas colgado del colmillo.
- ¿Pasarías la noche en esa ermita en ruinas, Álvaro? ¿Con los cuervos?
- Ni loco. Igual me hablaban—me dirían "Nunca más." Bueno, eso lo diría yo si me quedase.
- Tú nos haces andar demasiado, mamá. Hemos andado más que en la plaza. Yo estaría muy bien como una ostrita jugando al Tzar con mi ordenador. Como una auténtica ostrita.
- Pues por eso os hacemos andar, hala.

Volvemos sin incidentes a Zaragoza, ya de noche cerrada a las siete. Pibo nos anuncia que va a comer como un tiranosaurio.

Románico y rompientes




Cuando la calidad pierde su honesto nombre

Recomiendo leer esta interesante y polémica ponencia sobre "La reciente evolución de la corrupción universitaria", presentada por José J. Erviti en el II Congreso nacional contra la corrupción y el acoso en la universidad pública española, celebrado en Madrid los días 20 y 21 de octubre de 2006. La ponencia está en la web que está construyendo la Plataforma contra la Corrupción y el Acoso en la Universidad Pública Española.

Me gusta la consideración previa: "Quienes nos ponemos a hablar de la corrupción universitaria tenemos que reconocer que no estamos fuera o libres de ella, porque cuando la corrupción sopla a favor de uno, no se percibe como tal. Es difícil percatarse de las inercias que nos arrastran." Aunque eso no quiere decir que no haya diferencias entre pajas y vigas, ya estén en ojo ajeno o en el propio. "El régimen del bienestar", concluye Erviti, "se halla condenado a la producción masiva de inutilidades y las Universidades no escapan de esa condena, porque la dinámica de la evaluación de méritos obliga a la producción masiva de publicaciones perfectamente prescindibles, pero que, valoradas al peso o en “esa grotesca casa de citas que tiene su sede en Filadelfia" (según expresión del destacado catedrático de matemáticas D. Antonio Córdoba el pasado 4 de enero en El País), generan la “calidad” y la “excelencia” necesarias para la promoción personal, que es lo que está en juego para los autores."

Es interesante su crítica a la perversión instrumental de las evaluaciones de calidad, creando un sistema mecánico que busta autojustificarse y al fin se convierte en un fin en sí mismo. A estos métodos estandarizados de evaluación podría aplicárseles, creo, el razonamiento de Feyerabend en su tratado Contra el Método. Con la peculiaridad de que cuando se aplica un método estandarizado de evaluación a una investigación metodológicamente predeterminada, lo que obtenemos es, por una parte, un método al cuadrado (pues el método se estandarizará de modos acordes a la evaluación que se espera de él) y por otra parte una ficción formalista también al cuadrado: si el método nos da una versión cuadriculada de la realidad, la evaluación metodologizada nos llevará a una imagen de la realidad que como mínimo será cubista.

Es difícil, sin embargo, concebir cómo va a renunciar a estos sistemas de evaluación estandarizada un sistema que se ha embarcado tan deliberadamente en una búsqueda de la calidad, entendida ésta como homogeneización o estandarización de procedimientos mediante la retroalimentación evaluación/financiación, y reduciendo en última instancia la aerodinámica de la Universidad a una menor resistencia a las fuerzas del mercado (utilizando la evaluación estandarizada para diezmar las áreas menos productivas). Eso no garantiza que lo seleccionado sea necesariamente más valioso... Que se adapta mejor al medio ambiente, eso sí. Un darwinismo de la evolución en ecosistemas enrarecidos...

Kuhn y el calzador metodológico






Sábado 18 de noviembre de 2006

Es que no me controlo

Yendo fatal de dinero, con hipoteca à la espagnole y deudas millonarias, no he podido reprimirme de comprarme la Estética de Hegel en versión bilingüe, y la segunda parte de la Historia de Genji. Y un disco de Barbara Strozzi: ochenta euros del ala. Como decía Wilde, si hay algo que soy incapaz de resistir, es la tentación. La hipoteca se me olvida en esos casos. ¿Seré adicto al gasto en estas cosas? Si es el caso, me podría ir addicionando a comprar estanterías, que estoy desbordado ya, y no sólo económicamente.

Y otra cosa que no controlo (ni yo ni Sra.): nos hemos saltado otra vez, teniendo la cabeza en otra parte, la reunión de la comunidad de vecinos. Aing. ¿Será que no nos gusta ir? ¡Pero si consejos de departamento no nos saltamos ni uno....!  La única esperanza es que no me hayan nombrado presidente in absentia.

Alguien hay dentro de la cabeza que me va seleccionando las cosas que tengo que recordar, y las que no; parece claro. Va a haber que ponerse las pilas, o empezar a usar la agenda con avisos luminosos del ordenador.

Le jour, la nuit





Viernes 17 de noviembre de 2006

¿Estudios oficiales o feudales?

Nota enviada hoy al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza, y a la lista de distribución del Colectivo de Profesores de la Universidad de Zaragoza. ¿Tendrá el Consejo de Gobierno realmente la intención de sentar este precedente, haciendo depender la docencia y la capacidad para dirección de tesis, de la pertenencia a equipos de investigación? La semana que viene lo veremos.

                                                                [José Angel García Landa]: ¿Estudios oficiales o feudales?

Los criterios del Postgrado en Estudios Ingleses vulneran la normativa universitaria al exigir la pertenencia a unos equipos de investigación para impartir docencia en segundo ciclo y dirigir tesis.

La Comisión de Postgrado de la Universidad ha aprobado y sometido a información pública, entre las demás propuestas de estudios de postgrado, el programa de doctorado en Estudios Ingleses que ha presentado el departamento de Filología Inglesa y Alemana. Este programa incluye criterios abusivos y feudales, excluyendo de la dirección de tesis doctorales, así como de la docencia en el máster, a los profesores que no pertenecen a los equipos de investigación dirigidos por los proponentes. Un criterio jamás visto antes en un programa de estudios oficial.

Según la LOU, tanto catedráticos como profesores titulares de los departamentos universitarios tienen plena capacidad docente e investigadora. Parece que eso garantizaría que pueden participar en los programas de estudios oficiales sin ser excluidos de entrada por condiciones que (contradiciendo este principio) serían ilegales. Ahora bien, la memoria del plan de estudios propuesto, y ahora aprobado por la Comisión de Postgrado, incluye los siguientes requisitos para el profesorado:

Con carácter general, para ser profesor del Doctorado perteneciente al Programa de Postgrado en Estudios Ingleses se requiere un mínimo de cinco años de experiencia docente universitaria en el campo de los estudios ingleses, además de un currículo docente e investigador adecuado y suficientemente relevante en dicho campo. A ello se añaden los siguientes requisitos:

Los Profesores responsables de la dirección de tesis serán Doctores en Filología Inglesa (o equivalente), pertenecientes a un equipo de investigación reconocido y que estén desarrollando un proyecto de investigación competitivo, dentro de las líneas de investigación de este programa. Además, deberán estar en posesión de, al menos, dos tramos de investigación positivos, el más reciente evaluado en los últimos nueve años, y tener evaluaciones medias positivas en su docencia de los últimos cinco años. Excepcionalmente, podrán dirigir tesis y participar en las actividades de investigación del Programa de Doctorado aquellos miembros de los equipos de investigación consolidados del Departamento, existentes o futuros, que participen activamente en proyectos competitivos, tengan más de cuatro años y menos de doce años de antigüedad como doctores, cuenten en su currículum con un tramo de investigación positivo y evaluaciones medias positivas en su docencia de los cinco últimos años.

Bueno, les falta poner los nombres, ¿no? Y si tienen lunares.

Quizá no se comprenda plenamente el alcance de esta normativa sin leer la última convocatoria de proyectos de investigación "competitivos" del Ministerio, que deja claro que pueden solicitar proyecto los "usuarios habituales", es decir, los directores de proyecto ya financiados, y que no pueden optar a la convocatoria quienes hayan participado en equipos de investigación financiados anteriormente, si no eran los directores. Una manera, blanco sobre negro, de institucionalizar el feudalismo en la investigación.

La normativa aprobada para el doctorado en Estudios Ingleses va igualmente destinada al apoyo mutuo de los directores de los equipos de investigación y quienes les siguen, con criterios claramente feudales. Ha sido recurrida ante el Rector y ante la Comisión de Postgrado. Pero teniendo en cuenta que ésta acaba de dar su aprobación al programa (diciendo que sí cumple los criterios para la dirección de tesis y trabajos), y teniendo en cuenta que la comisión está presidida por el Rector, quizá quepa anticipar que la respuesta al recurso interpuesto será el silencio administrativo. Una solución ampliamente aplicada por las autoridades académicas, según es bien conocido, ante las denuncias de prácticas abusivas y del acoso administrativo.

Se dio a conocer el recurso contra este programa a la Comisión de Doctorado de la Universidad, competente a la hora de definir los criterios para dirección de tesis doctorales. La comisión emitió una valoración negativa sobre estos requisitos para la dirección de tesis, pues no se atienen a la normativa dictada por la propia universidad (que requiere un tramo de investigación o equivalente, y, según rezan los Estatutos, "la pertenencia a grupos no podrá ser requisito absoluto o excluyente de adjudicación de recursos para la investigación o de becas", Art. 119.4). Ahora bien, la Comisión de Doctorado de la universidad ya no es competente para aprobar estos postgrados elaborados en el marco del nuevo Real Decreto—aunque opine que no cumplen con la legalidad, y haya comunicado esa valoración al Gabinete Jurídico, al Vicerrector de Ordenación Académica, y al Rector.

De seguir adelante la aprobación de este postgrado, todo este procedimiento ignorante de la normativa universitaria se someterá a un contencioso administrativo.

José Angel García Landa
Profesor Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana
http://garciala.blogia.com


PS: Se ha enterado del caso, supongo que a través de Fírgoa, uno de los organizadores del reciente congreso sobre Corrupción y Acoso en la Universidad Pública, y me ha escrito interesándose por el tema. Estimado compañero, le contesto,

Gracias por tu interés por el caso que me mencionas y que me ha tenido ocupado estos días. Se trata, como dices, de un postgrado (de Estudios Ingleses) en el que se quiere restringir la capacidad de dirección de tesis doctoral a las personas que tengan un proyecto de investigación financiado- más en concreto, a los miembros de los proyectos dirigidos por los coordinadores del postgrado. Por suerte es, como ves, un asunto muy local, unido a la situación muy concreta de un departamento y a la personalidad y planes muy específicos de los coordinadores; no se trata (¡espero!) de que la Universidad esté planeando introducir este criterio como general. De hecho, aunque de momento les deja hacer, y hasta puede que apruebe el postgrado con estos criterios, es bastante posible que se haga corregir este punto: esto está aún investigándolo el gabinete jurídico de la Universidad (cualquiera diría que no haría falta, pero en fin, si se investiga bienvenido sea). Espero, por tanto, que el asunto no llegue a merecer vuestra atención... aunque por supuesto te agradezco que te molestes en escribirme, y puedes contar conmigo para que te dé más información en el futuro si esto siguiese adelante, que ójala no. De lo que hay hasta la fecha, puedes seguir un poquito la historia en mi blog,
http://garciala.blogia.com
 en especial en el enlace "Departamento" de la columna de la derecha. En concreto, en este artículo
http://garciala.blogia.com/2006/111602-mira-a-ver-si-lleva-el-sello.php
tienes enlaces a la memoria del postgrado, a los criterios generales sobre dirección de tesis de la Universidad, y al visto bueno que de manera un tanto por inercia le ha dado al programa en cuestión la Comisión de Estudios de Postgrado, aunque de hecho la comisión está pendiente de la resolución del gabinete jurídico sobre el recurso que presentamos, y los responsables del Rectorado al menos sí manifiestan dudas sobre la legalidad de este procedimiento.

Como te digo, es un tema que espero quede en anecdótico, aunque por supuesto la "parte contraria" (los directores de los equipos de investigación del Departamento) tienen mucha confianza en que estos criterios sí van a aprobarse para su postgrado, que consideran excepcional de todo punto.

Aprovecho para felicitaros por la organización el reciente congreso sobre corrupción y acoso en la Universidad pública, y por la labor que estáis realizando. Algunos por aquí os hemos leído con agrado (otros supongo que menos). Creo que la Red es un instrumento de primer orden para exponer las maniobras de manipulación y facilitar que estos casos se conozcan. Por cierto, sobre una cuestión sí me gustaría llamaros la atención: los criterios absolutamente personalistas y de "grupito" que han aparecido para la concesión de proyectos I+D en la última convocatoria ministerial. No soy experto en leyes, pero dudo mucho de que sean legales. Hablé sobre esto en otro artículo de mi blog:
http://garciala.blogia.com/2006/101902-esto-apesta.php

Claro que es posible que este asunto caiga fuera del ámbito de actuación de vuestra asociación. Ya hay bastante faena con el tema que habéis elegido, o que os ha elegido.

Un saludo muy cordial,
JOSE ANGEL GARCIA LANDA

Todas me las dan





Un mito de creación

Por encargo de su profe de Lengua, Álvaro ha escrito este mito de creación; yo creo que ha captado muy bien las convenciones del género. De hecho, se queda uno pensando lo bien que conectan los niños, de modo espontáneo, con estos esquemas narrativos básicos que unen el orden humano al divino y que nos cuentan el origen del mundo tal y como lo conocemos. Casi podríamos decir que aquí la ontogenia de las narraciones en el individuo sí reproduce la filogenia de las narraciones en la cultura."Mira, lo que más me gusta de mi mito", me dice, "es estas cosas que suelen decir los dioses, cosas del estilo de 'Esto aún no es bueno: los hombres no tienen con qué alimentarse...'". Pero claro, algunas diferencias hay: si los mitos de creación suelen proyectar a una narración una diferencia socialmente relevante y narrar su supuesto origen, el mito de Álvaro está especialmente influido por las narraciones de progreso, en especial del progreso a través de la técnica y de la carrera armamentística.

Título: La Tierra primitiva.

Los Albareños, pueblo habitante de Madagascar y selvas de África, son un gente bastante avanzada que prefiere el aislamiento; conocen la agricultura y la ganadería, la escritura, la ropa y la técnica de fundición de los metales, tienen monedas rudimentarias y son  politeístas, creen en muchos dioses, de los que el dios Álvaro, creador del mundo, es el más importante.

El dios Álvaro, según sus creencias, al principio de los tiempos creó la Tierra y en ella  a dos clases de hombres, los Albareños y los Paqueros, dándoles en posesión toda la tierra, que por aquel entonces estaba toda unida, sin ninguna isla, solo un gran continente llamado Ozark, y en éste un único y gran lago, el lago Rekol; tampoco en ella había animales, así que  el dios Álvaro pensó:"Esto aún no es bueno, la gente no tiene con qué alimentarse".–– y pobló la Tierra con plantas y animales, y enseñó a la gente qué era lo que podía comerse y qué no, qué plantas podían curar y cuales eran venenosas; también ensañó a las personas cómo fabricar utensilios con palos  y a hacer lanzas y para cazar y defenderse.  Además les enseñó a vestirse con las pieles de los animales que cazaban para abrigarse.

Las dos razas humanas creadas por el dios, los Paqueros y los Albareños, vivían al principio en una sola tribu en el centro de lo que ahora es España, pero pronto surgieron diferencias entre ellos,hasta que  se entabló una guerra por el control de Ozark, que los paqueros querían para ellos solos.

Los hechiceros y sacerdotes  Paqueros hicieron sacrificios a Paquorl, rey del infierno, y le pidieron que enviase una muestra de su poder para destruir a los Albareños y someter al dios Álvaro. Paquorl envió a la Tierra a una bestia del infierno que los Albareños no podían derrotar.

Fueron enviados contra la bestia los mejores guerreros, se usaron las mejores armas y se construyeron murallas alrededor del poblado, pero nada podía detener a la gigantesca bestia, así que pidieron ayuda a su dios para luchar contra la bestia y contra los Paqueros, el dios Álvaro cogió sus armas y partió para luchar con la bestia.

 Al cabo de algún tiempo el dios Álvaro llegó hasta el lugar en el que descansaba la bestia y se dispuso a atacarla, pero mientras se acercaba la bestia se despertó, y cuando el dios Álvaro atacaba a la bestia  huía, pero cuando el dios se retiraba la bestia volvía a atacar, de forma que el dios nunca podía alcanzarla. Pronto Álvaro se dio cuenta de cómo la bestia huía ante el agua, de forma que dijo a los Albareños: "Rodead la muralla de un foso de agua del lago Rekol"––pero la bestia saltaba el foso y seguía atacando el poblado.

El dios vio que con las lanzas no bastaba y les mostró cómo hacer catapultas y arcos.

Así que el dios les dijo:"Coged cocos y llenadlos de agua, ponedlos el las catapultas y disparadlos contra la bestia". De esta forma los Albareños lucharon durante un tiempo contra la bestia, pero esta aprendió a lanzar grandes piedras contra las catapultas y contra el poblado, destrozando sus defensas y abriendo paso a los Paqueros, que también atacaban el poblado."Ya solo queda una forma de destruir a la bestia"––pensó el dios, y cogiendo de nuevo las armas tendió una trampa a la bestia y, mientras esta volvía a atacar el poblado el dios le atacó, la ató con cuerdas y la arrojó al lago, donde murió ahogada.

El jefe de los  paqueros, Atu – Pakó,  envió entonces a sus guerreros a luchar contra los Albareños, que se habían visto muy reducidos debido a los ataques de la bestia.

Al notar esto, el dios Álvaro  le dijo al jefe de los Albareños: "Si  sois atacados ahora sereís fácilmente derrotados, así que os entrego el conocimiento  del manejo de los metales, un arte antes reservado únicamente a los dioses".

De esta forma pronto estuvieron listas  armas   de hierro y bronce, en vez de madera y piedras, siendo las nuevas armas mucho más duras y resistentes que las antiguas, de forma que los paqueros  fueron  rápidamente rechazados y atrapados, y siendo el dios del infierno castigado y sometido por el dios Álvaro.

Después el dios fragmentó Ozark en seis continentes y varias islas , para que nadie más pudiese pretender poseerlo todo. En una de estas remotas islas desterró a los paqueros para que viviesen alejados del resto del mundo.

Después de la guerra el dios Álvaro les enseñó el arte de la escritura y el alfabeto, lo que les permitió comunicarse más fácilmente.También les enseñó cómo podían intercambiar pequeños círculos de roca, a los que llamó monedas, dando origen al dinero.

Los Albareños  se dividieron en dos grupos, uno se retiró a un gran continente, al que llamaron África.  El otro grupo se retiró a una  isla cercana a África, a la que llamaron Madagascar.

El segundo grupo se retiró a Madagascar para no mezclarse con las demás personas, ya que  recordaban lo que les había ocurrido con los Paqueros y no quisieron que volviera a ocurrir. Varios milenios después los integrantes del primer grupo se extendieron por el mundo y dieron origen a los hombres y mujeres actuales.

Los Albareños aún viven en Madagascar.

¡Halá Penas!




Jueves 16 de noviembre de 2006

Mira a ver si lleva el sello

Qué raro. Si se mira esta memoria de postgrado (PDF), dice que en este programa (oficial y de una universidad pública) sólo podrán dirigir tesis los señores que pertenezcan a unos equipos de investigación determinados. Lo cual contraviene la LOU (PDF) cuando dice (Art. 56.1) que todos los profesores titulares y catedráticos tienen plena capacidad docente e investigadora. Contraviene también la normativa interna de la Universidad de Zaragoza, que establece estos otros criterios para la dirección de tesis (nada de participación en los proyectos de investigación de los catedráticos). Contraviene los Estatutos de la Universidad (PDF), que dicen que la pertenencia a grupos de investigación no puede ser criterio excluyente (para recibir recursos de investigación—cuánto menos, supondría uno, para estar capacitado administrativamente para la docencia en programas oficiales o la dirección de tesis). Y contraviene el dictamen de la Comisión de Doctorado de la Universidad.

Que contraviene estas normas lo sabe muy bien el presidente de la Comisión de Postgrado (o sea, el Rector de la Universidad de Zaragoza, y por delegación el Vicerrector) porque se le hizo llegar un recurso contra este programa de postgrado (del cual se habla aquí).

Y sin embargo, la Comisión de Postgrado emite hoy este informe (PDF) donde puede apreciarse que todo está perfecto: informe positivo hecho con tiralíneas, y especificando en el punto clave que "¿se cumplen los criterios para dirección de tesis y trabajos?— SÍ". Pues lo siento, pero yo opino que es más bien que NO. Y no se cumple, además, la Ley Orgánica de Universidades, aunque eso no lo pregunte el cuestionario del informe.

¿Será este informe positivo de la Comisión de Postgrado una respuesta al recurso? No creo que haya de tomarse como una respuesta negativa implícita... de momento.  La universidad funciona bastante a piñón fijo, y da curso a los papeles de modo cansino, sin examinar mucho el fondo de los asuntos a menos que se vea obligada a hacerlo. Es decir, si se contesta el recurso, se anulará esta decisión de la Comisión de postgrado, y la del Consejo de Gobierno también, si aprueba los postgrados presentados en su próxima reunión. Entretanto, todo el mundo procura mojarse lo menos posible... y que nos gobierne la Asesoría Jurídica, que al parecer es la única que sabe de normas.

Entiendo esta manera de proceder—digo que la entiendo, porque conozco la Universidad. Entiendo también que desde el punto de vista de los proponentes del postgrado, que creen que cumplen la legalidad (?—corramos aquí un tupido velo de duda)—se vea como el proceder más adecuado. Ahora bien, me opongo a esta manera de actuar, y al informe de la Comisión de postgrado, en tanto que firmante del recurso presentado. Pues a la espera del informe jurídico y de la posible respuesta del Rectorado al recurso, lo que hace la Comisión de Postgrado es dar por buenos los criterios de este postgrado, que incumplen las normas, informando de que a su entender sí cumplen las normas. Producen un informe que ni sabe ni contesta sobre el recurso que conocen, y que no entra a valorar los argumentos que allí se presentan. Y eso me perjudica: a mí y al buen hacer en la Universidad. Porque de optar el Rector por el silencio administrativo, resulta que aquí no ha pasado nada, ni nadie en la Universidad ha opinado nada, en los órganos relevantes, sobre el meollo del tema: a saber, si sólo han de poder dirigir tesis doctorales los doctores que estén en proyectos de investigación dirigidos por los coordinadores del postgrado. Es que dicho así suena patético y absurdo—es que lo es. No hace falta tener un doctorado en leyes para verlo. Son unos criterios para dirección de tesis que no se han visto hasta ahora ni en las tiranías orientales. Sólo les falta poner nombre y apellidos de los interesados en lugar de normas, o especificar dónde han de tener el lunar quienes aspiren dirigir tesis. Y ahora con el marchamo de Calidad que les ha endosado la Comisión de Postgrado, ¡PLAS!, —siguiente.

Desde luego, de aprobarse los postgrados a nivel de Universidad, el asunto irá a contencioso administrativo ipso facto, sin esperar a una hipotética respuesta al recurso, ni a que el silencio administrativo nos juegue la mala pasada de hacer transcurrir los plazos de recurso en los tribunales.

El tiempo que se pierde con este acoso administrativo de los corros de influencia. Atacan primero, y así atacan dos veces, y te hacen perder el tiempo deshaciendo intrigas que nunca dan lugar a una sanción. Si no tuviera yo que estar redactando recursos contra normas abusivas que nos quieren hacer tragar los poderes fácticos (catedráticos y directores de proyectos) con cuchara y cucharón, pues estaría estudiando Filología Inglesa, que es para lo que me pagan. Pero nada. Lo triste es cuando las instancias superiores prefieren dar paso libre a quien va apartando a la gente del camino a empujones y contraviniendo la normativa. Now it's the time for your tears, que decía Bob Dylan.

Esto apesta



Alias prohibido

Se está preparando en China la prohibición de nicknames en los blogs y la obligación de registrar y firmar el blog con el nombre real. Me pregunto si no lo veremos pronto aquí también. Dicen que en cien años todos chinos; igual empezamos por allí.

El obsceno blog



Miércoles 15 de noviembre de 2006

Polanco muy grave

Al parecer Jesús ("de") Polanco está gravemente enfermo. Se avecinan cambios importantes en la gestión del grupo Prisa y por tanto en una de las palancas que mueven el poder en España. El país también está bastante grave. ¿Supondrá eso un cambio de orientación en las extrañas políticas del gobierno para con terroristas, partidos separatistas y tiranos extranjeros? Una reorientación o crisis en Prisa podría suponer hasta la división del PSOE, pues el apoyo mediático es esencial. Al tiempo.

Mientras, observo hoy que El País se va convirtiendo poquito a poco en periódico gratuito como 20 minutos o Metro. Claro, es más importante ser leído que cobrar por ser leído (ya se demostró cuando intentaron hacer su web de pago y tuvieron que dar marcha atrás). Ahora, al menos en sitios selectos como la Universidad, te empiezas a encontrar con fajos de El País para autoservicio gratuito. Nuestro tiempo limitado y nuestra atención son el bien más preciado, en última instancia.

De Prisa, de Prisa



Martes 14 de noviembre de 2006

Espejo de tinta, poema borrado

CIII.

Alack, what poverty my Muse brings forth,
That having such a scope to show her pride,
The argument all bare is of more worth
Than when it hath my added praise beside!
O, blame me not, if I no more can write!
Look in your glass, and there appears a face
That over-goes my blunt invention quite,
Dulling my lines and doing me disgrace.
Were it not sinful then, striving to mend,
To mar the subject that before was well?
For to no other pass my verses tend
Than of your graces and your gifts to tell;
And more, much more, than in my verse can sit
Your own glass shows you when you look in it.

Poema sobre la incapacidad de escribir, que se niega a describir y se autoanula. Pero por ese mismo vaciarse de contenido, se convierte en una superficie reflectante, el espejo que dice que no es—un espejo de tinta que pide al lector poner en él lo que no contendría sin su mirada. Invitación a la autocontemplación del lector, que más allá de ofrecernos el narcisismo de contemplar nuestra propia imagen, es una invitación a reflexionar sobre qué quiere decir en realidad este poema cuando nos miramos en él. Y, quizá, también, una invitación a la escritura. Más de un soneto de Shakespeare se nos ofrece así como una superficie metalingüísticamente borrada y ofrecida a la interpretación: "bla(n)ck lines".


PS: Vaya, le han dado el Premio Nacional de Traducción a Agustín García Calvo, mi traductor favorito de los sonetos de Shakespeare.

Traducir también requiere interpretar, y por tanto requiere, además de ser fiel al texto, serle infiel, borrar el original para reescribirlo, y proyectar en él la imagen del lector, según decíamos. Aquí está la traducción que nos da García Calvo del soneto 141 de Shakespeare, un soneto de amor oscuro:

A fe que con mis ojos no te amo, pues
ellos en ti mil faltas notan: el que ama
lo que desprecian ellos mi corazón es,
el cual, pese a la vista, de pasión se inflama;

ni de tu lengua al son mi oído se derrite,
ni el tierno tacto, dado a torpes cabriolas,
ni olor ni gusto ansían que se les invite
a alguna fiesta sensual contigo a solas.

Mas ni cinco sentidos ni juicios cinco
disuaden de servirte a un corazón demente,
que la imagen de un hombre abandonó de un brinco
para ser de tu orgullo mísero sirviente.

Una ganancia en esta plaga me conforta:
la que me hace pecar mi penitencia aporta

Los sonetos de Shakespeare se prestan bien a la relectura, y a la retraducción. Cada soneto es como un cristal tallado con múltiples facetas, que  ilumina a algunos vecinos suyos, haciéndonos percibir destellos que una interpretación o  traducción puede amplificar o sacar a la luz. El conjunto de los sonetos invita de hecho a la relectura, a la percepción de formas nuevas en lo que ya creíamos leído, al crecimiento de los significados entrevistos entre líneas. Por ejemplo, nos ofrecen la gama completa de formas desde una interpretación global que los vea como una especia de novela versificada, la historia de un triángulo amoroso contada desde uno de sus vértices, hasta interpretaciones en dístico (el ying de los sonetos del amigo contra el yang de los sonetos de la dama—con el autor en el lugar del tao, y no del abyecto amante), o a formas más locales, pequeñas series y subseries, sonetos contrastados o variantes, poemas que surgen hechos de sonetos amalgamados que continúan un mismo razonamiento o imagen... Y releyendo, vemos que ni el amigo era tan amigo, ni el amor hacia él tan puro, ni la dama es tan distinta de él... y todo ello lleva también al autoconocimiento del autor. Y del lector, lector, si los lees: pero ver el espejo de tinta requiere más que pasar los ojos por encima de lo ya escrito.

Soneto, espejo, reloj, bloc y libro




Lunes 13 de noviembre de 2006

Un complemento, por calidad

En septiembre pedí un complemento salarial por mejora a la docencia, y ahora me llega la resolución de la ACPUA, o sea, la Agencia de Calidad y Prospectiva Universitaria de Aragón, nuestra ANECA local, que es quien determina. Y es moderadamente positiva, o sea que algún eurillo me darán. Me han puesto un 1'4 sobre 2; o dicho de otra manera (puesto que teniendo encuestas positivas ya tenía asegurada la mitad, un punto) que de otro punto que me podían dar por actividades de mejora e innovación docente, me han dado 0'4. Será sabio, creo, reducir mi tiempo dedicado a estas actividades a un 40% del que le he venido dedicando...  y destinar a menesteres más provechosos el tiempo no perdido.

Tampoco sé cuánto me van a pagar de complemento. De esos detalles insignificantes no me informa el escrito que me ha llegado; habrá que esperar a recibir la nómina, que es ya un galimatías de complementos girando en torno a un sueldillo de mil euros (1069 euros, con 62 céntimos, para titulado superior doctorado funcionario nivel A en nuestro rincón de la administración). Más se vale de los complementos...  Pero mejor preparar la dura jubilación, creo, que seguir acumulando complementos evanescentes.

Ahora, que para mileuristas, los asociados. Y divide eso por la mitad, porque sólo les dan medio contrato. Y sin peldaños ni trienios, que no son funcionarios. ¿Será esto la universidad de Calidad de la que habla la ministra—o igual era caridad y entendí mal?

Me pagan las clases




Monster House

Primero los españoles importamos al árbol de navidad y a Santa Claus, que ahora se llama Papá Noel; ahora estamos en plena importación de Jálouin (que diría la Real Academia). Y en efecto, este último Halloween fabricamos en casa una calabaza o Lantern que encantó a los niños, y nos fuimos con los más pequeños a ver Monster House.

A Álvaro nos lo dejamos en casa, y lástima, por que es una película más para preadolescentes que para pequeñajos. No sólo porque está protagonizada por el trío de Harry Potter (aunque sin varitas) sino porque tiene que ver con ciertas ansiedades sobre la pubertad, y la sexualidad y la vida adulta así un tanto oscuramente intuídas, como conviene.

Por cierto que estos prepúberes no sólo no tienen varitas sino que no usan mayormente ni teléfonos móviles ni videojuegos ni televisión… bueno, haberlos haylos, pero no se llevan, y el énfasis de la película está más bien en un tipo de preadolescencia nostalgia americana, atemporal. Para eso está ambientada en una arquetípica calle residencial que anda, mira que irte a generar eso por ordenador, cuando lo tienes delante de la puerta, ya hace falta ganas de gastar píxeles.

En fin, de la animación no hay queja, es espectacular, tipo Polar Express, en ese sentido una obra de arte. Me encantó la secuencia inicial con las hojas de otoño volando, pero es un poco como matar moscas a cañonazos, no sé si me explico. Ay, Occidente…

La temática es ésta, una vieja pareja que vive una relación enfermiza y obsesiva; el viejo con su casa. Se casaron por amor, pero ya había historia detrás. Ella era una Mujer Gorda de circo, y de ahí la rescató el escuálido galán cuando era galán. El casado casa quiere, y se pusieron a construir la futura Monster House, llenos entonces de ilusión. Pero la Mujer Gorda odiaba a los niños que se reían de ella, y cuando murió por accidente cayendo al cemento de la casa…. quedó milagrosamente convertida en una casa viviente, una casa dominada por el espíritu ofendido y agresivo de la Mujer Gorda. Así la casa, aterroriza a los niños y se traga sus juguetes… medio defendida medio aislada por el marido, ahora convertido en un viejo Gollum con camiseta, que espanta a los niños para que la casa no los dañe. Una pareja absorbente y enfermiza, vamos, como para recomendarte eso de crecer, hacerte heterosexual y poner casa para recibir.

Pues estas ansiedades sobre la pareja y la mujer absorbente y la casa devoradora parecen más bien de niños un poco más creciditos que los protagonistas (igual más bien niños de la edad de los guionistas) pero aquí se conectan con el incipiente descubrimiento de la atracción sexual por parte del Harry Potter protagonista. Cuando llega la Hermione de turno y lo elige implícitamente por encima de los genes más inadecuados del gordito Ron, tendrá que ponerse las pilas e investigar hasta el final y rescatar a la chica de la malvada casa… 

Están bien llevadas las referencias cinematográficas para mayores, como los paralelos con La Ventana Indiscreta. Esa era una película sobre otro niño grande que no quería compromisos ni ataduras y que temía verse con la pierna quebrada y en casa dominado por su señora... ahí conecta el tema, claro; y se hace deliberadamente no sólo con el espionaje por la ventana al vecino (esto es muy cinematográfico-reflexivo, lo del Peeping Tom, y nos pone al espectador en situación espontáneamente)—sino también con el contraataque del espiado, invadiendo el espacio sagrado del observador con una siniestra llamada telefónica.

Pero en fin, la malvada gorda es derrotada (hasta se reconcilia su espíritu con su marido al verse liberado) y se promete al viejo Gollum una jubilación en Florida y un ligue de la tercera edad... ¿quién dijo miedo? En fin, que se ventilan ansiedades ante la Esposa Succionadora, pero se nos promete que se superarán, y que los niños se socializarán adecuadamente sin temores primigenios a la Hembra Dominante.

Lo que no cogí de buenas a primeras fue la referencia a la "uvula" de la casa—el chiste de "eso que sólo tienen las chicas"—¡creía yo que estaban hablando del clítoris!  Es que los mayores a veces no nos enteramos. 

Time Fighters




Domingo 12 de noviembre de 2006

Gays, árabes, judíos y el Papa

Los ortodoxos judíos, furibundos contra la autorización de la marcha del "Orgullo Gay" en Jerusalén, lograron tras abundantes disturbios que las autoridades redujeran la marcha a una concentración en un estadio cerrado. Aunque había habido grupos radicales que ofrecían 3000 dólares por cada gay muerto ese día (según nos informa la poco sospechosa COPE), por fin hubo relativamente pocos incidentes; eso sí, 30 gays detenidos por desfilar sin autorización fuera del estadio.

El Vaticano emitió una nota de protesta no contra las amenazas de muerte ni contra la intolerancia de los radicales, sino... contra los gays, naturalmente. Por ir por ahí provocando con su existencia. En la Ciudad Santa. El Papa no ha considerado oportuno, en cambio, condenar la política asesina de Israel y sus asesinatos de civiles estos últimos días; como EE.UU., aquí corre un tupido velo, y aplica un embudo de calibre 1/10.000.

En un artículo de la BBC, Peter Tatchell  contrasta  la  problemática tolerancia de las autoridades judías con la  persecución activa y brutal de que son objeto los gays por parte de las autoridades palestinas y otros gobiernos árabes de la zona. Una zona donde se cuecen habas a calderadas, claro.

Hay que decir que si hay algún sitio en Jerusalén donde se hayan oído críticas públicas no sólo a la homofobia atmosférica de la zona sino también a la política terrorista israelí y a los ataques criminales de su ejército contra civiles palestinos, es en este festival de gays y lesbianas. Puestos a meterse en líos, mejor meterse hasta el corvejón...

El derecho a la blasfemia



Sábado 11 de noviembre de 2006

De-Lovely

Esta es una película de-liciosa sobre Cole Porter. Me encantan sus canciones, y aquí vienen arregladas y reinterpretadas por un buen plantel de estrellas y figuras. Qué más se puede pedir. Pues un acabado perfecto, buena coreografía, buenas actuaciones, ambientación lograda...  Y Hollywood emprendiéndola casi de frente con el tema de la homosexualidad, que no es poco. Bueno, de frente sería mucho decir, en la historia de un homosexual casado y bien casado (con señora rica) como Cole Porter. Y sobre todo si la historia va del amor que tenía a su señora, a pesar de los pesares. Lo que digo es que no han puesto en la portada a Cole Porter besando a un bailarín, o atacando por la espalda a un electricista, que sería otra opción más arriesgada. Sí se muestran los hábitos bisexuales (bueno, bisexuales por decir algo) de Porter, pero las escenas con caballeros son tan castas como casto era Porter con su señora.

O sea que a mitad de camino va ésta entre la clásica que habían hecho sobre Cole Porter (pura ficción heterosexual, una cosa simpática a lo Fred Astaire) y la realidad de las cosas. Se nos presenta como una historia de amor entre un señor con libertades y gustos difíciles y una esposa generosa, poco exigente, dolida en sus sentimientos pero entregada a la felicidad y el arte de su marido. En realidad se justifica bastante la manera de actuar de la época, cuando tantos homosexuales se buscaban un apaño oficial para aparecer en público y en sociedad, y sus intereses eróticos iban por otro lado y en secreto. Si esto daba lugar a sordideces, miserias morales, engaños y confusión de sentimientos, aquí queda todo un tanto estetizado a base de música bonita, elegancia en el vestir, muebles de estilo y casas que te cagas. Parece claro que las prioridades eran esas,  muy claritas, y el resto bah. La película pues hace double duty, a la vez mostrando la miseria moral escondida bajo tanta modernidad elegante y tanta pasta (como cuando Porter y su señora se dejan chantajear por un amigo común) y a la vez dándole un encanto de época y poniéndole música de fondo. El amor propio, desde luego, lo tenían sólo mal entendido esta pareja por lo que se ve; y el amor mutuo pues queda bastante en entredicho. Agridulce, pues, y no es extraño que en ese sentido no haya acabado de gustar; es que el material no da para más... al menos en la línea romántica.

Lo que sí me ha encantado es el planteamiento general, que muestra a un Porter post-póstumo, viendo desde su vejez un ensayo de una comedia musical tipo Cole Porter basada en su vida. (Como esos ensayos de Kiss Me Kate, que a su vez nos llevan al teatro dentro del teatro shakespeariano)... Vamos, que  De-Lovely va, reflexivamente, sobre el proyecto de sacar adelante De-Lovely, con las canciones adaptadas a los distintos momentos. Muchas veces el resituar una canción en el contexto decadente u homosexual de la vida de Porter se le saca a la luz una interpretación aún más picarona de lo que parecía en un momento; desde luego algunas se las traen desde el momento en que se hace la lectura homosexualizante. O si se interpretan desde el punto de vista del drogadicto.... un ángulo que aquí falta casi completamente, aunque alcohol se bebe abundantemente (a eso iban los americanos a Europa, y si no que se lo pregunten a Hemingway). También faltan, escandalosamente, las dos guerras mundiales, que aquí han debido pasar entre cóctel y cóctel sin dejar rastro. Aún se podría de-construir más esto y dejarlo más de-lovely de lo que fue. Por otra parte, el formato de ensayo para comedia musical, si bien es ingenioso y funciona cinematográficamente hablando, sí se presta otra vez a hacer lo que de hecho hace después de todo la película, es decir, darnos una nueva comedia musical de Cole Porter, en lugar de una visión más crítica. ¡Pero oye, que es una comedia musical, ya le vale! Y me lo pasé muy bien viéndola, y de-leitándome con ella, y de-nostándola. Es de-lovely.


De-Lovely. Dir. Irwin Winkler. Screenplay by Jay Cocks (based on the life of Cole Porter). Cast: Kevin Kline, Ashley Judd, Jonathan Pryce. With Natalie Cole, Elvis Costello, Sheryl Crow, Diana Krall, Alanis Morrisette and Robbie Williams. Prod. des. Eve Stewart. Music by Cole Porter, arr. Stephen Endelman. Ed. Julie Monroe. Photog. Tony Pierce-Roberts. Prod. Irwin Winkler, Rob Cowan, Charles Winkler. United Artists, 2004. Spanish DVD: MGM Home Entertainment, 2005.


El diablo se viste de Prada





¿ad hominem yo?

Lo que no queda claro, señor Schmucke, es cuál es el argumento ad hominem que Vd. me acusa de utilizar. Que yo sepa, he criticado únicamente las ideas que Vd. expone, y no la persona de Vd. (sobre la que desconozco todo, por otra parte, así que malamente podría utilizar argumentos ad hominem). ¡No vaya a cometer Vd. la falacia lógica de atribuirme un argumento que no he utilizado! Un saludo.

Yo no desciendo de ningún chimpancé


Un Consejo de Oscuros Funcionarios

Ayer tuvimos Consejo de Departamento, una experiencia que desde que entró en vigor la LOU se ha vuelto más minoritaria y restringida, con lo cual da más para el ego. Antes iban al Consejo todos los profesores del Departamento; con la LOU sólo los que van con derecho propio (como yo) y representaciones de los no permanentes y no doctores. Que haberlos hay muchos, circulando en todas direcciones, ayer nada más le "dieron la bienvenida" in absentia a dieciocho nuevos profesores, mayormente asociados con un pedazo de contrato. "Pedazo contrato" no en el sentido de Forges, sino "pedazo" porque es a tiempo parcial. Pues eso, que de los ciento y pico miembros profesores del Departamento, tienen derechobligación de ir a Consejo unos sesenta, y de esos van unos cuarenta... en horas puntas, pues cuando la sesión se alarga o hay que preparar la comida, ya muchos van clareando. Yo y mi Media Naranja aguantamos bravamente hasta el final, pidiéndole a la nanny que hiciera horas extras recogiendo a los nenes del cole y dándoles de comer.

Mucha gente ya no va al Consejo de entrada. Unos porque viven en ciudades a cientos de kilómetros de distancia; otros porque se les sube la taquicardia, otros porque no van a opinar (de hecho pocos toman la palabra, y menos mal porque si no no acabaríamos nunca)—o no saben no contestan, o tienen cosas más interesantes que hacer que ésta que es su obligación por la cual les pagan. Otros para ahorrarse sofocos, vergüenzas, o porque confían en que su grupo que sí asiste defenderá suficientemente sus intereses. Y es que un Consejo es aburrido sólo según se mire. Visto como Living Theatre, da bastante de sí.

En el Informe de la Dirección se nos comunica que nuestro escrito solicitando la revisión del programa de doctorado de Estudios Ingleses no va a ser atendido... puesto que ya que hemos planteado un recurso, a pesar de las indicaciones a nuestro favor de la Comisión de Doctorado de la Universidad, se va a esperar a la resolución del recurso. Así que entre tanto sigo expulsado del Doctorado. También se nos dice que por fin va a ser publicada la memoria de actividades de nuestro departamento, con un retraso considerable este año... y es que hay gente que la boicotea y no envía los datos de lo que hacen. 

Luego hay una sección de la reunión en la que se ratifican las actas elaboradas por las distintas comisiones. Se revisan 31 actas con numerosos anexos, escritos satélites, etc. Por supuesto son las comisiones las que hacen el 98% del trabajo del departamento en reuniones y papeleo; si lo tuviera que hacer el Consejo in person pues viviríamos en consejo y encima no se haría. En los veinte años que llevo desde la constitución de este departamento, aún hay un tema que las distintas direcciones y Consejos no han logrado desentrañar... o que no están interesados en desentrañar, porque se presta muy bien para que se aplique la ley del embudo en cuanto conviene. Es el siguiente. El orden del día reza así, por ejemplo: "Ratificación, si procede, de las actuaciones de las diferentes comisiones departamentales". Y llega el acta de una comisión (a veces incluso son comisiones que no existen administrativamente, reuniones extraoficiales con actas; y otras veces las reuniones de las comisiones van precedidas de estas reuniones extraoficiales con acta o sin ella: un pequeño caos legal, realmente). Resulta que la comisión nunca ha aprobado previamente el acta que presenta al consejo, por operatividad o por no multiplicar las entidades; y así el Consejo tiene que aprobar a la vez el carácter fidedigno del acta (supongo que eso se refiere a los miembros de las comisiones en cuestión que estén presentes allí) y tiene a la vez que ratificar la actuación de la comisión en tanto que delegada del Consejo. Con lo cual, a veces se dice "esto ya está aprobado y es decisión tomada, no se puede tocar", otras veces "No, a revisar, que sólo se ha aprobado la redacción del acta". Uf. No es extraño que a veces se líe el tema: ayer fue una sesión especialmente caótica en ese sentido. Un presidente de comisión manda una carta comunicando un acuerdo unánime que otros miembros dicen que no se tomó; una comisión presenta un acuerdo que luego es impugnado por uno de los supuestos acordadores, o por su grupo, y hay que deshacer la actuación de la comisión, etc. etc. A veces parece que no se aclaran ni los propios presentes de lo que se ha acordado en una reunión; otras veces se desconoce el derecho de hacer voto particular y disociarse de la decisión tomada colegiadamente. Me parece que unas lecciones de derecho administrativo básico nos vendrían bien a todos. Por suerte esta vez no hubo muchas antinomias administrativas aparte del plomazo...  

Sí hubo alguna, resuelta por votación, y unida a penosos agravios personales—aunque esto último no cuenta para la Administración. En cuanto a resolver el asunto por votación, me temo que no era el procedimiento más adecuado... pues si a un absurdo administrativo se le suma una votación improcedente y recurrible se crean dos absurdos en lugar de uno. El tema es que un profesor se sentía perjudicado por un acuerdo de una comisión, pero lo acataba, aunque quería que constase su oposición. Los catedráticos que lo apoyaban decidieron que había de revisarse el acuerdo, aunque ya se había decidido en un Consejo de Departamento anterior que la decisión de la comisión iría a misa (o sea, a instancias superiores). Y forzando la votación (de algo imposible de votar, porque ya se había decidido y pasado la decisión hace meses a otras instancias) pues se lograron dos efectos: uno, lograr un absurdo administrativo; dos, castigar a una de las firmantes de aquel recurso presentado contra el programa de doctorado diseñado por los catedráticos. Me temo que el absurdo administrativo vuelve absurdo el intento de castigo, pero ya veremos. Las antinomias mal se resuelven por votación. Como decía Roberto Carlos: errores no corrigen otros, eso es lo que pienso.

Un asunto espinoso y recurrente nos atormenta reunión tras reunión: la discusión sobre qué es lo que hay que hacer constar en acta y qué no es objeto de innumerables disquisiciones, a pesar de que según la ley está claro que han de recogerse los acuerdos, y sólo necesariamente las intervenciones que explícitamente deseen hacer constar los miembros del órgano colegiado....  Ayer vivimos momentos de surrealismo kafkiano revisando actas (¡y grabaciones de las sesiones! de marzo pasado) A veces las votaciones también son un caos, porque no queda claro cuál es la implicación de lo que se vota, si va a haber una segunda vuelta entre propuestas más votadas, etc.  Pero el debate y votación de la división del departamento en tres secciones debería quedar para los anales de la Circumlocution Office de Dickens.

Un dato que pasó casi desapercibido. La Comisión de Planes de Estudios propone que se parta, para la reforma del plan de estudios de nuestra carrera, de la ficha del grado de Estudios Ingleses propuesta por AEDEAN. Que a mí no me gusta, pero en fin. Supongo que en cuanto a la denominación del título se irá con pies de plomo antes de abandonar una denominación existente y asociada a un área de conocimiento oficial ("Filología Inglesa") por una todavía inexistente y a la que se le han puesto pegas administrativas.

Ayer vimos, por otra parte, el Triunfo y Apoteosis del Sexenio. La LOU requiere que los miembros de algunas comisiones y tribunales de acceso a puestos universitarios tengan "experiencia investigadora acreditada", y en nuestra universidad eso se ha interpretado en el sentido de que tengan un complemento salarial de esos que se dan por sexenios de investigación. Eso de usar un complemento salarial como criterio administrativo fue muy polémico, y hubo un movimiento en contra del Sexenio (en tanto que cuerpo administrativo fantasma) que sacó un manifiesto al cual me adherí; y se recurrió el tema, por lo visto sin éxito apreciable. Los primeros tiempos era un secreto bien guardado eso de quién tenía sexenio y quién no. Naturalmente es un tema que se presta bien a las pequeñas miserias y acosos que tan bien se nos dan en el medio académico: Juanito me parece que no tiene sexenio, no lo pongas en el tribunal, o ¿alguien sabe si Periquito tiene sexenio? Es que no ha venido a la reunión. Bueno, pues el sexenio va a más, y las ocasiones de sexar al personal in praesentia o in absentia también. Algunos no han pedido nunca sexenio por estar en contra; a otros se les ha denegado (cosa que provoca humillaciones y ofensas que no creería quien no las ve—¡y eso antes de conocer las consecuencias locales que va a acarrear!), otros pavonean sus sexenios peacock-like, otros, humildes, esperan su turno y aguardan instrucciones. Pues eso, que a medida que la LOU se va aplicando, los sexenios van causando efecto, en especial a la hora de nombrar tribunales. Y es que para un tribunal hay que nombrar a doce personas con sexenio, entre miembros titulares, suplentes, y ternas propuestas al Rectorado para que designe a sus propios designables y sus respectivos suplentes. Yo renuncio de entrada a formar parte de tribunales, mientras haya voluntarios. Así nadie se pondrá a investigar si tengo sexenio o no.

Vuelve el sexenio a la carga a la hora de tratar el punto 8 de la reunión de ayer, "Propuestas para la composición y funciones de la Comisión de Posgrado del Departamento". Como funciones, se acuerda, claro, que se ocupe de los asuntos de postgrados (nuevos, incluyendo nuevos doctorados) y de doctorado (viejo plan). Lógico. En cuanto a composición... hasta ahora eran miembros todos los doctores del departamento. Ahora se somete a votación si han de ser miembros todos, o sólo los doctores con sexenio. (El plan de nuestras fuerzas vivas Investigadoras me parece oler que era que sólo fuesen miembros de la Comisión de Doctorado los doctores sexeniados y miembros de un equipo de investigación. Pero se han debido cortar cuando presentamos el recurso el otro día). En fin, que sale por mayoría que los doctores sin sexenio no formen parte de la comisión. (Votos, de todo hay: los sexeniados mayormente votan esto, claro, otros no; de los des-sexeniados, algunos se abstienen, quizá porque no se les llame resentidos o parciales, quizá sintiéndose perros apaleados—o quizá creyendo de buena fe que no tienen derecho a estar allí, jeje... ; otros votan disciplinadamente la propuesta de los SenexSeniati, otros votan en contra también...). Yo voté a favor de que fuesen todos los doctores a la comisón, pero ná.

En Ruegos y Preguntas, ruego que se me informe del número de estudiantes matriculados en el nuevo Máster de Estudios Textuales y Culturales (con cuyos criterios e implantación disentí fuertemente en su momento). Este era al parecer el secreto mejor guardado, pues esta misma pregunta causó indignación y furor en el pasado Consejo de Departamento, aunque (¿a pesar de que?) no se tenían los datos y no se me pudo contestar.  Esta vez se me contesta educadamente que hay ocho estudiantes matriculados, y que se espera que sean más en años venideros. Inocente no es que sea la pregunta, pero desde luego tengo derecho a conocer los datos, y el Consejo también, así que bienvenida sea la respuesta. También le pregunto al Director por la cifra de estudiantes matriculados en Filología Inglesa, y por su evolución en años recientes. No se tienen los datos, me dice, y no ha sido costumbre informar sobre ellos... así que solicito que se incluyan en futuros informes de la dirección, por ser todos estos datos de interés y relevancia para nuestra actividad. ¿O no?

Ah, estudiantes. Eso es lo de menos. De hecho, estos últimos años no asiste a los Consejos ni uno solo de los representantes elegidos por los estudiantes. Fracaso del sistema representativo: rotundo. No es extraño que los profesores nos dediquemos a nuestras batallitas y obsesiones, con tan poco marcaje.

La apatía del profesorado





Viernes 10 de noviembre de 2006

Ombloguismo

Hola David,
Encantado de saludarte, sí que conozco la revista, la leo de vez en cuando, claro! Lo que no tengo tan claro es lo de colaborar, porque tengo una mezcla curiosa de ombliguismo agudo y humildad abyecta; te explico: por una parte, no me atrevo a presentar nada así espontáneamente porque no sé si puedo comprometerme a escribir nada con la promesa de que vaya a ser interesante para alguien más; por otra parte todo lo que escribo no puedo evitar publicarlo en mi blog, es una especie de fase aguda de eso que decía de ombliguismo o más bien ombloguismo. En esta fase aguda estoy tan a gusto autopublicándome a mis anchas y sin tener que pactar con nadie más ni longitudes ni temas ni tonos adecuados, que renuncio con agrado a la ilusión que por supuesto me haría publicar mis escritos en otros medios, y la cambio por escribir estrictamente a mi aire sin otras aspiraciones. Dicho esto, por supuesto que me encantaría colaborar en vuestra revista y os cedo gustoso cualquier cosa que os pueda gustar de las que publico en mi blog—¡si os interesa esta modalidad de "participación"! Como ventaja, tiene que podéis seleccionar más variedad que si os mando una cosa hecha a piñón fijo. En este blog hay una clasificación por temas:
http://garciala.blogia.com
Ya me comunicarás si decidís coger algo. Un saludo, JOSE ANGEL

En otro orden de cosas, me invitan a hacer un informe para Poetics Today... y sale un libro más de la serie Narratologia, The Implied Author. Donde, desdichadamente, no se nombra a este autor implícito, a pesar de lo que ha especulado sobre el tema. Desventajas de escribir en español, supongamos.

Juventud. Egolatría. Y blogs



Un buen año

(A Good Year). Joven ejecutivo agresivo del parquet bursátil de Londres hereda caserón francés de un tío, primero piensa venderlo, y luego decide quedarse para dedicarse a la vida rural y a una bonita francesa que va en el lote. De paso se vuelve generoso y comparte la herencia con su prima ilegítima recién descubierta.

Pasable la película de Ridley Scott—bueno, es de Ridley Scott, ¿no? Qué menos. Pero un tanto predictable de más, lo cual detrae. El casting y el acting: bueno, pues este señor Crowe tiene casi tantos tacos como yo, y le quitan diez por el morro, cosa que no acaba de colar. Para joven galán tiburoncillo pues no sé si está ya; su cosecha será buena pero es más gran reserva que vino joven. La francesa (Marion Cotillard) está deliciosa como debería estar, pero para ser mujer difícil y exigente se deja seducir echando virutas por el primer asshole simpático que pasa, comprometiéndose de por vida con él tras apenas cambiar diez frases y un polvo. El tema del romance está precipitadamente llevado; falla el ritmo lento que quiere transmitir la película al colisionar con el calendario acelerado que nos llega desde Londres, y el efecto es de eso, de efecto predeterminado. Defecto. Tampoco me acaba de llegar el encanto indiscutible para todos del Tío Henry...  aunque su moto era tan encantadora como la mía, y sin duda para su sobrino bien podía tener encanto el tío que iba encima. Los flashbacks poco aportan al argumento, sólo al ambiente campestre de niñez idílica; así que parecen bastante irrelevantes y gratuitos. Menos uno, cuando descubrimos que la francesita ya le había dado un beso al muchacho cuando eran niños y él veraneaba con su tío... abriendo así la posibilidad de que quizá sabía ella más de él que él de ella. Por ejemplo, sabía dónde estaba el grifo de la piscina. Lo increíble de este flashback es que se hubiese olvidado él de la niña, vamos hombre. Y es que tanto éste como los otros, aunque técnicamente bien ligados, quedan curiosamente inconexos con el personaje que se supone los experimenta; igual es por lo repelente de su caracterización, todo efecto de conciencia o memoria íntima sobre el personaje parece gratuito y ajeno a él.

Una película con mensaje tipo feelgood, beatus ille, etc., aunque a decir verdad la decisión de Crowe de irse por la apartada vía, back to basic kiss, no parece nada difícil, dada la comunidad utópica campestre que lo rodea al final. Más increíble es que un personaje del calibre que vemos al principio cambie jamás, y cuánto menos que coja una brocha o una escoba. Eso sí es ciencia ficción, y no lo que hacía antes Ridley Scott. Para comedia, aún le falta mano, a él o al guionista.

Lo que más me ha gustado.... Que yo también de niño veraneaba en Francia, en el caserón de la aldea de mis abuelos. Y que aquellos también fueron buenos años, buenos veranos...  de los que siempre te acompañan aunque te acabes dedicando al parquet bursátil. En realidad el lugar de los recuerdos sagrados está en el pasado, ahí están bien guardados si es que es un sitio donde algo se ubique; e inútil sería intentar viajar a ellos en el espacio-tiempo, ni a Francia. Están en otra dimensión. Vamos a dedicarle al buen año ese (y a aquella tarde soleada que nunca pasa) una jotica de Carmen París que lo resume:

Como si fuera un tesoro
Llevo en mi pecho guardados
La emoción de aquellas horas
Y el azul de aquel verano...


Flores rotas





Jueves 9 de noviembre de 2006

Como siempre sin tarjeta

Quién cada nueve de noviembre. Hace diez años que nos casamos la polémica pareja (polémica a veces de puertas afuera, otras de puertas adentro), y veinte años hace que nos conocimos. En Laguardia era (—prends garde à toi).

Una foto




Hoy olla podrida

Gracias a los blogueros universitarios de Fírgoa que me han colgado otra vez una cosa en portada, esta vez la nota sobre evaluación en la universidad que pasé ayer: "La evaluación evaluada." Era mayormente, recuerdo, una visión crítica que nos ha hecho llegar la UGT. Hoy nos pasaba Comisiones Obreras una intervención ante la Comisión de Educación del Congreso donde se expresaban similares temores de que la evaluación de calidad universitaria se convierta en un fin en sí mismo que vaya a distorsionar la propia actividad de la universidad...

Y cosas aún más interesantes pueden encontrarse en la portada de Fírgoa. No os perdáis las conclusiones del congreso que se ha celebrado sobre corrupción, acoso y endogamia en la Universidad, expuestas por su organizador Guillem Bou: "Investigar la Universidad: Una tarea restringida".
Para muestra un botón:

Corrupción y acoso, por lo general, van unidos a la casuística universitaria. Es decir, no existe la figura del ‘corrupto simpático’ o delincuente popular tipo Robin Hood. Al contrario, se trata siempre de personas ambiciosas en extremo, sin ningún tipo de empatía por el prójimo, tendentes al abuso reiterado de poder y capaces de cualquier crueldad. En esta tesitura, por tanto, la persona corrupta acosa sin piedad a todos aquellos testigos no participantes de sus corruptelas y, por añadidura, a cualquier persona mínimamente creativa, honrada o con un mínimo de conciencia personal o profesional.

Los casos de corrupción son tremendamente complejos; ello se debe a los múltiples recursos financieros a que da acceso la vida universitaria y al poco control sobre los mismos. Además, se dispone de un marco legal claramente insuficiente para perseguir la corrupción ya que las leyes, quizá malentendidas bajo el pretexto de la ‘autonomía universitaria’, garantizan la impunidad de quien corrompe.

La situación de corrupción en la asignación de plazas en la universidad pública española no es, en absoluto, nueva. Se remonta quizá a sus orígenes y, como muestra, disponemos de un artículo impagable del mismísimo Ramón y Cajal en el que opina que “la situación no tiene manera de ser arreglada”.
    
Pues seguro que Ramón y Cajal lo tenía bien estudiado... así que es desalentador.

Otra noticia interesante recogida en Fírgoa: un documento de trabajo del Ministerio sobre la reforma universitaria en curso que tantas vueltas nos ha hecho y nos hará dar: "Aclaraciones sobre el documento de 26 de septiembre de 2006: La organización de las enseñanzas universitarias en España" Lo de "aclaraciones" suena prometedor, pero lo cierto es que hay cosas que siguen sin estar nada claras. Por ejemplo: ya creíamos que con la reforma del registro de titulaciones se había alejado de momento el fantasma de la supresión de Filología Inglesa (y otras titulaciones). Ahora vuelven tímidamente asomando las orejas los Libros Blancos aquellos de la ANECA, que serán criterios, no se sabe si requisitos, para las nuevas titulaciones que se implanten. Con lo cual ¿volvemos a estar en las mismas? Recordemos que la ANECA (la necat en este caso) rechazó la existencia de un título de Estudios Ingleses, que están por tanto sin libro blanco... Tampoco queda nada claro si las titulaciones actualmente existentes y que no tengan Libro Blanco serán suprimidas, reformadas, amalgamadas, o qué. Hará falta una aclaración de la aclaración. Y quizá volver a desempolvar los silbatos y las pancartas, ay qué cruz.

Y he estado explorando la web con Google, con combinaciones de los términos "profesor" "titular" "experiencia" "investigadora" "acreditada" "doctor", intentando resolver un conundrum legal, pero sin éxito—o sólo con éxito en egorías, porque Google me devolvía a mi propio blog que debe ser uno de los pocos sitios donde se plantea el tema. A ver, la cosa es que la LOU exige para dirigir tesis que el director tenga "experiencia investigadora acreditada". Allí está hablando de doctores directores, no de catedráticos ni de profesores titulares, ni nada similar sobre los cuerpos docentes universitarios, porque este punto también es aplicable a las universidades privadas. Bien, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza dictaminó que tienen "experiencia investigadora acreditada" a estos efectos quienes tengan un sexenio o tramo de complemento salarial investigador reconocido. O méritos comparables (pues sexenio o tramo sólo lo pueden tener los funcionarios).

Y mi duda es: ¿no se contradice esto con otro punto muy claramente expuesto de la LOU, aquél donde sí habla de los cuerpos docentes universitarios, y dice, cito: "Los Catedráticos y Profesores Titulares de Universidad tendrán plena capacidad docente e investigadora". ¿Acaso no incluye esta "plena capacidad investigadora", por definición, la dirección de tesis doctorales? La ley no considera oportuno introducir ninguna matización ni limitación en este punto. Creo que es un asunto que se va a tener que plantear nuestra Universidad, no vaya a ser que la normativa emanada del Consejo de Gobierno contradiga a la LOU.

Ah, y otra noticia de la ANECA (ultima necat). Es posible trabajar desde hace quince años en la Universidad, sacarte hace años tu título de doctor, tener todos los informes de docencia de tu centro positivos, teniendo tus publicaciones, un libro recién salido en una excelente serie de tu campo de estudio, bien reseñado... y es posible, digo que te den informe negativo de la ANECA para poder presentarse a concurso a una plaza de contratado doctor. (No sé si se entiende: es que ni siquiera puedes presentarte a concurso a competir con otros ciudadanos a sacar una plaza de profesor no permanente de la categoría que vienes ocupando desde hace años). Es lo que le ha pasado a un compañero nuestro. Claro que también se lo habían cargado injustamente en unas oposiciones antes, y eso igual marca. ¿Será que le pasaron la mota negra?

En fin, que esto es lo que se llama hacer atractiva la carrera docente.

doctores y Doctores tiene la Iglesia





Miércoles 7 de noviembre

Quetzalcoatlus

Quetzalcoatlus

Álvaro acaba de producir este Quetzalcoatlus sobrevolando una manada de saurópodos.

"Éste es mi dibujo favorito".

Exponenes




La evaluación evaluada

Nos hacen llegar los representantes sindicales de FETE-UGT esta valoración tan negativa del novedoso programa de evaluación de la actividad docente del profesorado recién implantado por la Universidad de Zaragoza:

Habréis recibido (seguramente con sorpresa) una carta del Vicerrector de Profesorado en la que nos comunica, sin grandes explicaciones, que se ha implantado el nuevo proceso de evaluación de la actividad docente del profesorado, por supuesto, sin conocer ni publicar previamente los criterios de valoración ni el modelo de encuesta. 

La evaluación de la actividad docente del profesorado constituye, tanto por el contenido como por la forma de implantarlo, otro ejemplo de IMPOSICIÓN por parte del actual equipo rectoral.

UGT quiere manifestar que comparte el interés por mejorar la calidad de la docencia universitaria, esto siempre ha sido una voluntad reiteradamente expresada en sus congresos, pero rechaza frontalmente los métodos utilizados por el equipo rectoral, imponiendo un procedimiento que puede terminar desvirtuando la actividad docente del profesorado con el único fin de conseguir la evaluación positiva. Somos conscientes de que los defensores a ultranza de este procedimiento (¿con qué intenciones?), rápidamente nos acusarán de corporativismo, por esa razón y ya desde el principio, queremos dejar claro que no hay que jugar a la confusión, que nuestro compromiso es defender a todos los miembros de la comunidad universitaria (PDI, PAS y alumnos), y en este caso, entendemos que se lesionan gravemente los derechos del profesorado.

Así pues, VALORAMOS MUY NEGATIVAMENTE:

•    Las actuaciones del vicerrector de profesorado durante el proceso hasta la aprobación del documento “Normativa básica sobre el procedimiento y los criterios de evaluación de la actividad docente del profesorado”.
•    El contenido de la propia normativa, sobre la que se presentaron numerosos escritos y alegaciones por parte de la Junta de PDI en su totalidad.
•    El apresurado comienzo del procedimiento a pesar del desacuerdo mostrado por la mayoría de los representantes de los trabajadores.

Como en otros temas relativos a las condiciones laborales del PDI, la actitud del vicerrector de profesorado se ha limitado a reunir a los representantes, comunicarles lo que el equipo piensa llevar al Consejo de Gobierno e indicarles lo que no están dispuestos a negociar, es decir todo. En este contexto, UGT DENUNCIA LA FALTA DE NEGOCIACIÓN con los representantes legales de los profesores de la UZ. A diferencia de otras universidades españolas donde se están firmando numerosos acuerdos que van permitiendo mejorar las condiciones laborales, encorsetadas por la legislación nacional de su personal, en la Universidad de Zaragoza se continúa en el oscurantismo, defendiendo a ultranza una normativa calcada de la anterior (de nefasta experiencia....) y que no sirvió para mejorar la docencia que era su objetivo, sino todo lo contrario, para crear malestar e incluso fomentar el “mobbing laboral” o acoso psicológico o moral en el trabajo. Entendemos, pues, que no es suficiente poner sobre el papel que “…se cumplirá con los requisitos legales de información, análisis y negociación con los órganos de representación de los trabajadores…”, ¿con quién se ha negociado?, ¿quién le ha dado las bendiciones?. Desde luego, UGT no.

Con respecto al procedimiento para la evaluación docente, RESALTAMOS y CRITICAMOS los siguientes aspectos:

•    El proceso resulta complejo, generando gran cantidad de burocracia, para terminar limitándose a la encuesta anónima de los alumnos. En este sentido, es preciso señalar que, salvo la encuesta a los alumnos, los restantes elementos de evaluación están sin regular, lo que ofrece una idea muy clara de la importancia que se les piensa conceder a pesar de todas las “buenas palabras”.
•    Generará indefensión y malestar en el profesorado al verse sometido a la valoración subjetiva tanto de los alumnos como de los miembros de las diversas comisiones implicadas. Para detectar incumplimientos o deficiencias en la calidad de la actividad docente, indudablemente existen métodos más objetivos. Además, la Universidad no puede delegar en otros una función que como gestora de fondos públicos es suya.
•    Algunas etapas del proceso crean serias dudas respecto a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal. La confidencialidad no se garantiza en el caso del profesor, dada la forma en que se pretende dar a conocer el resultado.
•    Las encuestas de opinión son herramientas de sondeo muy útiles para detectar cuestiones específicas a mejorar. A modo de ejemplo, en los EEUU, de donde algunos siempre quieren aprender, se inventaron las encuestas de opinión para saber, por ejemplo, si un coche gustaba  a los usuarios, nunca se pretendió saber con ellas si un coche ere mejor que otro, y mucho menos para saber si era bueno o malo. Sin embargo, como ya se ha apuntado al principio, la mala utilización de las mismas puede incentivar al profesorado a que no sea riguroso y exigente en la docencia para conseguir una evaluación positiva. Apoya lo anterior el hecho de que los profesores universitarios vivimos de nuestro trabajo, necesitamos complementos que ayuden a pagar nuestras hipotecas, necesitamos consolidar una plaza  tras años de dedicación, etc.

Desde UGT entendemos que un programa de mejora continua de la calidad de enseñanza, debe partir de un análisis exhaustivo de la situación actual (por ejemplo analizando las consecuencias de la excesiva masificación en las aulas,…), para poner en marcha programas concretos de actuación, que posteriormente deberán ser evaluados, de forma que el proceso se vaya perfeccionando en etapas sucesivas. En la UZ parece que lo más importante es poner en tela de juicio al profesor, amenazarle con la penalización (se habla de complementos, pero pensemos en lo que puede suponer para los profesores que todavía no tienen plaza consolidada). ¿Es una buena estrategia para motivar al profesorado?. ¿Casi veinte años de experiencia negativa ha servido para algo?.


FETE-UGT. SECCIÓN SINDICAL UNIVERSIDAD.



Recuerdo a este respecto que en la última oposición a la que me presenté, la presidenta del tribunal me echó en cara que no les hubiese presentado entre la documentación para la plaza los resultados de las encuestas de docencia de los alumnos. A lo que repliqué que le había presentado al tribunal el documento que creía oficial y relevante sobre este particular, a saber, la certificación por parte de la Comisión de Docencia del centro (que había tenido en cuenta las encuestas como parte de su proceso de evaluación). Una certificación en la que se comunicaba la valoración positiva de mi docencia y se me felicitaba por la labor realizada. Pero la presidenta del tribunal insistía:

-  ¿Que por qué no les entregaba las encuestas al tribunal?
- Pues porque era un documento previo a la elaboración del informe, y además de carácter confidencial, y no se requería para presentarse a la oposición.
- Pero el Tribunal deseaba verlas, me recordaba la Presidenta, y tenía derecho a solicitarlas.
- Bien, ustedes tienen derecho a expresar ese deseo, pero yo tengo derecho a no dárselas, les dije, y a que se me evalúe de acuerdo con los documentos que tienen validez oficial, es decir, los informes emitidos por mi centro.

Y así quedó la cosa, y así me fue en la oposición, supongo... (Por cierto, mis encuestas de alumnos eran todas positivas si bien no brillantes, así que, con hindsight, le ahorré al tribunal el trabajo de esgrimir ese argumento para dejarme en la cuneta. Tampoco pondría yo la mano en el fuego de que mis clases sean necesariamente peores que las de profesores que sean mejor puntuados por los estudiantes).

Evaluación e inspección ha de haber en la Universidad, eso parece claro. Pero habrá que regular los procedimientos y usos y límites adecuados de las diversas fases del proceso de evaluación, además de su resultado final. El mal uso interesado de las evaluaciones nunca quedará descartado. Con lo cual la energía perdida en medios, y en medios para examinar los medios, va a ser realmente notable.


Hago un corralillo







Martes 7 de noviembre

Solemne y criminal irresponsabilidad

Dice El Mundo que...
La Audiencia comunicará mañana a De Juana Chaos una condena de 12 años y medio. Lo considera culpable de amenazas terroristas, con la agravante de reincidencia.

Este delito de amenazas, leemos, "evitó que fuera excarcelado en febrero de 2005, después de haber cumplido 18 años de cárcel de los casi 3.000 a los que había sido condenado por 11 atentados en los que murieron 25 personas."

Espero que ahora cumplirá su condena de 18 años en 0'072 años, que es lo que me sale de aplicar una regla de tres. Si de tres mil nos resulta dieciocho (con agravante de muertes), de doce nos da equis, o sea, menos de dos días. Ya lo tenían que haber soltado, en estricta "justicia".

¿O es que nuestras leyes, quizá, en las sucesivas ediciones del Código Penal e interpretaciones (elásticas) de las mismas, están redactadas, y aplicadas, por imbéciles que nos desgobiernan, que no conocen la medida ni la proporción, y que en su propio ámbito hacen gala de una irresponsabilidad criminal y un desprecio por la vida comparable al de las personas que son juzgadas con estos códigos?

Y para los del 11-M, dos mil setecientos siglos de condena. O eran cuarenta años. O eran doce, que me bailan las cuentas. Eso para que vean que vamos en serio. Lo dicho: leyes redactadas e interpretadas por payasos. Eso sí: solemnes.

Terroristas pero no delincuentes







Lunes 6 de noviembre

La "falacia democrática" de los Órganos

Escrito al Director del Departamento circulado hoy a los miembros del Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Universidad de Zaragoza:
 


Remitentes: Dres. José Angel García Landa, Micaela Muñoz Calvo, Beatriz Penas Ibáñez, Departamento de Filología Inglesa y Alemana.
Destinatario: Sr. Director del Departamento de Filología Inglesa y Alemana, UZ.
Asunto: Solicitud de asuntos a tratar en Consejo de Departamento.
Fecha: 3 nov. 2006

Sr. Director:

Con fecha 5 de octubre le remitimos a Vd. copia del recurso presentado ante el Excmo y Mgfco Sr. Rector de la Universidad de Zaragoza, contra la decisión del Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana de fecha 2 de Octubre de 2006, en el que se aprobaba la propuesta de programa de Doctorado en "Estudios Ingleses" con unos criterios de organización docente que vulneran la legalidad vigente y atentan contra las prácticas deseables en nuestra Universidad.

Enviamos asimismo una copia del recurso a la Comisión de Doctorado de la Universidad, órgano encargado de la aprobación de programas de doctorado, y a la Comisión de Postgrado. Vd. ha recibido una comunicación de la Comisión de Doctorado, que en su respuesta (sin entrar a resolver el recurso, pues va dirigido al Rector) deja muy claro cuáles son las normas a las que ha de atenerse la participación de doctores en Tercer Ciclo. Reproducimos aquí la resolución de la Comisión de Doctorado de la Universidad sobre el particular:

En relación a su escrito con registro de 19 de octubre de 2006, desearía comunicarle lo siguiente:
1. Dado que, según nos indica, se trata de un recurso ya presentado ante una instancia superior, esta Comisión entiende que debe inhibirse de emprender cualquier acción tendente a la resolución del mismo, limitando su actuación a la de emitir informe al respecto, próximamente, si así se le requiriese desde el Rectorado (circunstancia que no se ha producido hasta el día de la fecha).
2. Esta Comisión entiende, por ello, que la respuesta a su escrito debe limitarse a ratificar —según acuerdo tomado en el día de la fecha, en sesión ordinaria— cuál ha sido y cuál continúa siendo su criterio respecto al asunto de su interés:
2.1. De acuerdo con lo que establece el Real Decreto 56/2005, en su art. 11, el director de Tesis será un doctor con experiencia investigadora acreditada. La elaboración de los criterios que deben definir esa "experiencia investigadora acreditada" y la responsabilidad de su aplicación fue encomendada por nuestra Universidad a esta Comisión de Doctorado, cuyos acuerdos a tal efecto se hallan reflejados en las normativas vigentes y de actual aplicación (Acuerdos de Consejo de Gobierno de 12 de julio de 2005 y de 6 de julio de 2006, y de Comisión de Doctorado del 27 de septiembre, 2 y 14 de noviembre de 2005).
2.2. Intención de dichas normativas fue la de dar cumplimiento al nuevo marco jurídico, la de garantizar, en consonancia, una mínima calidad exigible en la dirección de Tesis y composición de tribunales y asimismo —a pesar de la dificultad del proceso que tal decisión suponía— la de permitir el acceso a dirección de Tesis y a tribunales a cuantos candidatos acreditasen —independientemente de cualquier otro criterio— experiencia investigadora suficiente a juicio de esta Comisión, de acuerdo con criterios objetivos y públicos.
2.3. La relación de profesores e investigadores encargados de la dirección de Tesis elaborada por los Departamentos y órganos responsables de Posgrado (cap. III, art. 7 de nuestra normativa sobre posgrados de 6 de julio de 2006) debe ajustarse a lo establecido en dichas normativas. Es esta Comisión de Doctorado la única encargada de aprobar o desestimar la dirección de proyectos de Tesis y la composición de tribunales, a propuesta de dichos órganos, dentro de nuestra Universidad ("Disposición adicional única" de la normativa antes mencionada).
2.4. El establecimiento de criterios mínimos de nuestra Universidad —en consonancia con los aplicados por otras muchas— responde al mandato de garantizar la calidad de las Tesis, pero también al de preservar la plena capacidad docente e investigadora de cuantos investigadores cumplan dichos requisitos mínimos, considerados por esta Comisión como necesarios y suficientes.
Dada la trascendencia y posible gravedad del asunto que se nos comunica, como posible precedente, se remite copia del presente escrito al Gabinete Jurídico de nuestra Universidad, al Excmo. Sr. Vicerrector de Ordenación Académica y al Excmo. Sr. Rector.
Lo cual pongo en su conocimiento a cuantos efectos considere oportunos.

Como se verá, el dictamen de la Comisión de Doctorado al respecto es clara, y se considera que los criterios propuestos por el programa de Doctorado "Estudios Ingleses" vulneran la normativa existente—como ya expusimos en su momento en el Consejo de Departamento. Consideramos que, ante esta información, el Departamento está obligado a corregir la decisión de aprobar un programa de Doctorado ilegal. Sería del todo improcedente e irregular que el Departamento optase por no actuar correctamente. Solicitamos, por tanto, como medidas a adoptar en el próximo Consejo de Departamento del día 10 de noviembre:

a) Que aunque se apruebe el acta del Consejo de Departamento del 2 de Octubre en tanto que reflejo de lo que allí se trató, se informe de la imposibilidad de aprobar el programa de doctorado de "Estudios Ingleses" en los términos allí propuestos, y se trate como asunto de trámite o urgente su modificación.

b) Que se actúe en consecuencia revisando los criterios aprobados en diciembre pasado para la docencia en el Máster de Estudios Textuales y Culturales. No tendría sentido académico alguno que se mantuviesen para el máster, o en lugar alguno del postgrado de Estudios Ingleses, unos criterios que la Universidad considera ilegales por su carácter restrictivo incluso en lo que es el nivel superior al máster, es decir, el Doctorado. Por otra parte, habiéndose aprobado esos criterios de asignación docente para el postgrado, se ha creado un absurdo administrativo, pues se ha ignorado la existencia previa de criterios objetivos baremables (académicos, profesionales y de investigación). Es urgente aclarar qué criterios rigen para la asignación de docencia en este Departamento, y aclarar si el Postgrado puede ser un coto aparte con normas propias que vulneren la normativa universitaria. Parece claro que no puede ser.

Recordamos por último a Vd. que el Consejo no puede tomar decisiones que vulneren la normativa universitaria, y que en caso de que lo haga por votación, corresponde al propio Director velar por que se aplique la normativa vigente, apelando si es preciso a instancias superiores. Los Directores no deben en ningún caso hacer suyas las decisiones contrarias a derecho que hayan podido tomar los cuerpos colegiados que presiden, sino antes bien adoptar las medidas necesarias para normalizar la situación cuanto antes.
Zaragoza, a 3 de noviembre de 2006.

Firmado:

José Ángel García Landa
Profesor Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Filosofía y Letras


Micaela Muñoz Calvo
Profesora Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Ciencias


Beatriz Penas Ibáñez
Profesora Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Filosofía y Letras


Es curioso que este principio de que los funcionarios han de seguir la normativa vigente es tan obvio que es difícil localizar puntos específicos de la Ley de la Función Pública que se refieran a él. Sólo en términos ya de palabras mayores se habla del asunto: prevaricaciones, cohechos, etc. Y es curioso también, pero muchos miembros de órganos colegiados entran con cierta frecuencia en una dinámica (dinámica de grupos, o de partidos) en la que parecen creer que todo lo que se apruebe en esos órganos es legítimo por el simple hecho de que haya sido votado por una mayoría, aunque esa mayoría haya votado algo que no es de su competencia y cae fuera de las atribuciones del órgano colegiado en cuestión. Podríamos llamarlo la "falacia democrática" de la Administración. La vemos a todos los niveles, y con frecuencia las instancias superiores prefieren tratar la situación con paños calientes en lugar de interpretarlo como acciones que utilizan grupos influyentes para acosar a minorías tergiversando las leyes, y manteniendo a las minorías a la defensiva permanente y en un estado de inseguridad legal, y teniendo que nadar sólo para seguir en el mismo sitio. Una consideración que podría ser susceptible de un tratamiento muy diferente. ¿Mobbing? ¿Acossing? Pero qué dice usted, hombre, aquí somos más finos...


PS: Adjunto aquí un e-mail enviado a parte del profesorado por la Dra. Onega, coordinadora del programa de Estudios Ingleses propuesto, dando a conocer un escrito que ha dirigido al Rector.

Hola a todos. Os mando copia del mensaje que acabo de enviar al Rector, con copia de la carta de J.A. Voy a mandar otra al Presidente de la Comisión de Doctorado.
Saludos, Susana


Querido Rector: Te mando copia de esta sorprendente carta que ha envíado José Angel García Landa a todo el Departamento de Filología Inglesa y Alemana. Como verás, la carta que adjunta va dirigida al Director, y en ella trata de evitar que se ratifique en el Consejo ordinario que tendremos este viernes al Acta del consejo anterior en la que se aprobó la adaptación del Doctorado de Calidad que dirijo al nuevo postgrado aprobado el año pasado. La razón por la que he decidido darte conocimiento de este escrito es porque en él se cita literalmente un amplio párrafo de una carta supuestamente enviada por el Presidente de la Comisión de Doctorado al Director de nuestro Departamento. Me pregunto cómo ha llegado esta carta al Dr. García Landa y también cómo es posible que siendo yo la coordinadora del Programa de Doctorado no se me haya enviado una copia para mi conocimiento. Además, considero muy grave que el Presidente de la Comisión de Doctorado se haya dirigido por escrito al Director sobre un tema que, como él mismo reconoce en el escrito que se le atribuye, está aún en manos del Gabinete Jurídico, y fuera por tanto de sus competencias.
Comprenderás el desanimo que me invade viendo cómo se está manejando este asunto y te ruego encarecidamente que tomes las medidas oportunas para reencauzarlo antes de que perdamos uno de los pocos Programas de Doctorado con Mención de Calidad que tenemos en nuestra universidad. Ni que decir tiene que ésta es la única meta que ha movido al Dr. García Landa a emprender esta campaña.
Saludos afectuosos, Susana Onega

Prof. Susana Onega
Dpto. de Filología Inglesa y Alemana
Facultad de Filosofía y Letras
50009 Universidad de Zaragoza



Nota 

Tras recibir el anterior mensaje de la Dra. Onega, el Dr. García Landa envió esta respuesta por correo electrónico a los miembros del Departamento de Filología Inglesa y Alemana:


Nota aclaratoria al e-mail de la Dra. Onega:

La carta al Director y a los miembros del Departamento a que se alude va firmada por tres personas, no sólo por "el Dr. García Landa". En cuanto a la imputación de motivos que se me hace, es injusta. Me opongo, eso sí— nos oponemos—a que se intente llevar adelante la implantación de un programa de doctorado con una normativa abusiva e ilegal. Insistir en que han de hacerse las cosas según las normas no es una manía personal mía, o nuestra. Es nuestra obligación. Sería deseable, por supuesto, el mantenimiento de la mención de calidad al programa, pero no ayudará a ello la tergiversación de la normativa. Los fines importan, pero también los medios.





Re-PS. Con fecha 8 de noviembre, enviamos este escrito al Rector.

Destinatario: Sr. Rector Mgfco. de la Universidad de Zaragoza
Remitentes: Dres. José Ángel García Landa, Micaela Muñoz Calvo, Beatriz Penas Ibáñez (Dpto. de Filología Inglesa y Alemana)
Asunto: Recurso programa de Doctorado Estudios Ingleses
Fecha: 8 de noviembre de 2006


Sr. Rector Magnífico:

Con fecha 5 de octubre presentamos ante V. E. un recurso contra la decisión del Consejo de Departamento de Filología Inglesa y Alemana de fecha 2 de Octubre de 2006, en el que se aprobaba la propuesta de programa de Doctorado en "Estudios Ingleses" con unos criterios de organización que a nuestro juicio vulneran la legalidad vigente y atentan contra las prácticas deseables en nuestra Universidad.

Enviamos asimismo una copia del recurso a la Comisión de Doctorado de la Universidad, órgano encargado de la aprobación de programas de doctorado, y a la Comisión de Postgrado. En su respuesta, la Comisión de Doctorado (sin entrar a resolver el recurso, pues va dirigido al Rector) deja muy claro cuáles son las normas a las que a su juicio ha de atenerse la participación de doctores en el Tercer Ciclo.

Dimos a conocer esta comunicación de la Comisión de Doctorado a los miembros del Consejo de Departamento de Filología Inglesa, y a su Director, en una carta que incluimos como ANEXO I, en la que solicitamos que en el próximo Consejo a celebrar este viernes 10 de noviembre se trate el asunto y en lugar de meramente ratificar el acta de la reunión anterior donde se adoptó el acuerdo, se lleve a cabo una rectificación del mismo. Todo ello con vistas a evitar las mayores complicaciones legales que surgen cuando han de deshacerse decisiones mal tomadas, una vez han tenido consecuencias.

Ante esta comunicación nuestra, la Dra. Onega ha enviado a distintos profesores del Departamento y entendemos que a V.E. un escrito que incluimos como ANEXO II, sobre el cual deseamos hacer algunas precisiones:

a) En primer lugar, hacer notar que somos tres los firmantes del escrito a que alude la Dra. Onega, aunque la Dra. Onega lo atribuye exclusivamente al Dr. García Landa.

b) Rechazamos las imputaciones de intenciones que hace la Dra. Onega sobre el Dr. García Landa, a saber que "que perdamos uno de los pocos Programas de Doctorado con Mención de Calidad que tenemos en nuestra universidad. Ni que decir tiene que ésta es la única meta que ha movido al Dr. García Landa a emprender esta campaña". Semejante valoración busca presentar el recurso como obra de un demente resentido o un elemento destructivo que actúa por razones personales e inconfesables, cuando antes bien ha sido presentado por tres profesores que piden únicamente que se respeten los principios generales de organización docente que rigen en la Universidad, y que son vulnerados por la propuesta recurrida. Es del todo improcedente intentar llevar este conflicto al terreno de las disputas personales, como pretende hacer la Dra. Onega al ignorar a dos firmantes del recurso y centrarse en los supuestos motivos malintencionados del Dr. García Landa, desviando así la atención del tema fundamental.

c) Es más, puntualizaremos que en el programa de Doctorado de Calidad al cual se refiere la Dra. Onega ha venido participando el Dr. García Landa desde hace años y contribuyendo con su trabajo a que el mencionado programa tenga  la mención de calidad en cuestión. Está fuera de lugar atribuirle intenciones destructivas hacia ese programa que, si bien coordina la Dra. Onega no es propiedad o interés exclusivo de ella. Antes bien, consideramos que procurar que el programa se atenga a derecho en sus normas es la mejor manera de trabajar por la calidad bien entendida.

d) Sobre las extrañezas que expresa la Dra. Onega ("Me pregunto cómo ha llegado esta carta al Dr. García Landa y también cómo es posible que siendo yo la coordinadora del Programa de Doctorado no se me haya enviado una copia para mi conocimiento"), cabe decir simplemente que la Comisión de Doctorado respondió a nuestro escrito en los términos citados en el ANEXO I, y por supuesto lo notificó también al Director del Departamento. No se entiende por qué la Dra. Onega considera "muy grave" que la Comisión de Doctorado le haga saber cuál es la normativa aplicable, establecida además por esa misma Comisión, o cómo podría caer "fuera de sus competencias" la aprobación de programas de Doctorado. Por último, su queja de no haber sido informada tampoco es muy procedente, pues tan pronto como se conoció la respuesta de la Comisión de Doctorado la dimos a conocer nosotros mismos a la Dra. Onega así como a los demás miembros del Departamento mediante la carta reproducida en el ANEXO I, y no dudamos de que hizo lo propio el Director del Departamento.

e) En cuanto a los conflictos precedentes. Si bien el Dr. García Landa ha recurrido anteriormente decisiones administrativas impulsadas por la Dra. Onega que a su juicio le han perjudicado a él y a la institución universitaria, lo que aquí recurrimos es una nueva decisión administrativa, en esta ocasión de nuestro Departamento, que no cumple a nuestro juicio la normativa a que debería de atenerse y que, en efecto, sí ha sido impulsada también por la Dra. Onega en tanto que coordinadora del programa propuesto. Como se ve, las imputaciones de metas particulares personalizadas pueden funcionar en los dos sentidos, y es mejor no entrar en atribuciones de intenciones sino atenerse a la cuestión de fondo de si el programa recurrido cumple o no los requisitos establecidos por la universidad.

f) Así pues rogamos a V. E. que aclare cuáles son los límites establecidos por la Universidad para la ordenación docente de los programas de Doctorado y la dirección de Tesis dentro de un programa, y concurrimos con la Dra. Onega en la oportunidad de dar una pronta solución al asunto, que entendemos debe ser una respuesta fundamentada al recurso presentado el 5 de octubre.

(Adjuntamos copia de este escrito al Presidente de la Comisión de Doctorado).

    Zaragoza, 8 de noviembre de 2006


José Ángel García Landa
Profesor Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Filosofía y Letras


Micaela Muñoz Calvo
Profesora Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Ciencias


Beatriz Penas Ibáñez
Profesora Titular de Universidad
Departamento de Filología Inglesa y Alemana, Facultad de Filosofía y Letras






Más papistas






Ejemplares sin soporte tangible

Mirando un contrato relativo a derechos de publicación, me llama hoy la atención este párrafo:

OBRAS PUBLICADAS:
Son las obras que se divulgan públicamente mediante ejemplares físicos. Así se desprende de la ley de Propiedad Intelectual cuando define la "publicación" como "la divulgación que se realice mediante la puesta a disposición del público de un número de ejemplares de la obra..." (Artículo 4 del Texto Refundido de la ley de Propiedad Intelectual).
Por tanto, entran dentro del concepto de "obras publicadas", por ejemplo, los libros y revistas impresos, y también las obras editadas en CD-ROM y otros soportes físicos similares, pero no las obras que se divulgan sin soporte tangible, como las disponibles en Internet o de alguna otra manera exclusivamente en línea. Estas últimas son, de acuerdo con la Ley, obras "divulgadas" pero no "publicadas", al no poderse hablar de "ejemplares".

OK: capto la idea, de acuerdo. Pero los conceptos hacen aguas, me temo... Tangible, tangible, un ordenador es tangible. Y también puede llevar cuenta del número determinado de copias electrónicas que genera. Por otra parte, las revistas electrónicas han de considerarse, entiendo, como meramente "divulgadas" y no "publicadas"... Ojo los que quieran tener publicaciones, y no "divulgaciones" en ellas. Sin soporte tangible no existen los objetos semióticos, me parece que eso no lo acaba de captar esta ley... que desde luego está más diseñada para separar modalidades de comercialización que para dar una definición coherente de lo que es "publicar" o "divulgar" algo. Las modalidades de transporte y envase llevan así, por un extraño conducto, a distintos derechos y consideraciones sobre la naturaleza del objeto semiótico (el mismo) que se ha transportado o envasado. Lo que está claro es que a efectos legales (de propiedad intelectual al menos) en este blog no se ha publicado nada.

 The Language of Websites








Domingo 5 de noviembre

Hurtos, compras y ecos

Pruebo a bajarme música con el programa Transmission de un sitio descaradamente titulado The Pirate Bay, con la ayuda de JMC (graciankiu) y ¡funciona! Por primera vez me hago con música gratuita de la red que sea grabable (y, según dice una sentencia de esta semana, no robada). Ahora que entro en crisis financiera, por lo menos me gastaré unos euros menos en música, que he subvencionado a la industria con millones... y lo seguiré haciendo, me temo.

Y me compro Los trabajos de Persiles y Sigismunda, que me costó encontrarlo en el famoso año Quijote dios y ayuda. Por fin ha caído el primer ejemplar que he visto en venta en toda mi vida, tenga usted clásicos para esto. A ver si le hinco el diente, que esa será otra. También al último del último Nobel, Ohran Pamuk, aunque mi degustadora previa y devoradora de libros me dice que no es tan recomendable como dicen por ahí.  Han caído también últimamente a la bolsa (ay) El hombre sentimental, ahora que se reeditan en barateiro las obras de Javier Marías... y las obras de Winnicott, y las de Binswanger, uf... me pesan en las estanterías y en la conciencia, tantas cosas por leer de las que no podré leer más que una breve selección. (Aunque, para aligerar, hoy he terminado por fin mi reseña sobre Film Adaptation).

Leyendo leyendo, me voy leyendo, lo que más estos días, La misteriosa llama de la reina Loana, de Umberto Eco. Pura intertextualidad, claro, lleno de ecos, y para amantes de ellos. Y de la identidad problemática, y de la memoria que nos hace. Este ecchoing Eco es otro cuasi-sosia mío: si no en books, en conexiones mentales y hasta en looks a veces nos parecemos. ¿La prueba? Ècco:
Umberto Eco

Yo, mi otro yo, y el de más allá




Sábado 4 de noviembre

Jokerman

Llevaba años buscando este vídeo de Bob Dylan: veinte, exactamente, que son los que tiene. Por fin ha aparecido por YouTube, y aquí os invito a verlo. Con Bob Dylan siempre he tenido un je ne sais quoi; a la vez me identifico muchísimo con él y otras veces me sorprende desagradablemente y repugna. O las mismas veces, que es peor.

Pero aquí estaba inspirado. Y teníamos veinte años menos, que siempre se agradece.


Igual de bonito, si no más (gracias a Scarlett Johansson) es este otro vídeo de su último disco; la canción es "When the deal goes down":




Y termina el visionaje de hoy con otra gentileza de YouTube, "Je t'aime moi non plus", con Serge Gainsbourg y Jane Birkin; dedicado a otras parejas que fueron.



Yo también quiero irme a París, al París ambiental de estas fotos. Y me voy a ir, quizá, dentro de unos días.

Decía Roland Barthes que la fotografía siempre tiene algo de funerario implícito; supongo que aún más cuando uno de los implicados ha muerto; quien contempla la foto siempre ve en todo caso la muerte y eternidad del pasado en ella. Lo mismo sucede con los vídeos caseros a los que imita "When the Deal Goes Down". Nos ponen en contacto cruel, casi insoportable, con el pasado cuando era presente. Yo soporto hacer fotos, pero lo de los vídeos caseros me hiere la hipersensibilidad. El vídeo de "Jokerman" también incluye una reflexión sobre el pasado, sobre las multitudes que contenemos, algunas de ellas de viejos alter egos nuestros. "Shedding off one more layer of skin / Keeping one step ahead of the persecutor within". También esta fase pasará, jokerman.

Belle


Viernes 3 de noviembre de 2006

Alien







Bajo la lámpara del dentista...

...he pasado hoy varias horas, pero unas cuantas. Que, curiosamente, se me han hecho cortas, no largas, como sería de esperar. ¿Me estaré aficionando? ¿Volviéndome masoca? Mi dentista es muy bueno, ciertamente, pero nunca será para tanto. ¿O serían las drogas que me han dado? (Luego no se fiaban mucho de dejarme andar hasta casa solito...).

De momento no me apunto, como Martin Amis en Experience, o Nabokov en Speak, Memory, a la lista de quienes han descrito en detalle sus desventuras con los dentistas. Esperaré a tener más en común con ellos, aunque sólo sea más desastres.

Pibo va a la dentista








Contencioso, sa.

En febrero de 2003 me presenté, junto con otros tres candidatos, a una oposición de cátedras de Filología Inglesa. La plaza se declaró desierta, no pasando ninguno de los candidatos al segundo ejercicio. De los cuatro aspirantes, fui el único en recurrir la decisión de la comisión juzgadora; primero ante la propia comisión haciéndoles notar que los criterios que habían establecido no se atenían a derecho (por lo cual se me consideró insolente). Tras la prueba, envié numerosos escritos al Rector detallando las abundantes irregularidades cometidas. El Rector me recibió, intentó que retirase mis denuncias, y ante mi negativa me aseguró que todo sería investigado debidamente. De hecho me abrió un expediente investigador, que quedó en nada, cuando le dije que si la única manera de investigar el asunto era que me abriesen expediente, que adelante. Esta investigación no dejó huella documental que yo haya visto:  nunca recibí una respuesta por escrito, y se me dio a entender que los escritos que había presentado no se consideraban recursos, sino denuncias, que el Rector podía oír o desoír. Se optó así por no contestar a ninguna de mis "denuncias" y por ignorar mis exigencias de una respuesta en regla. Ante el silencio administrativo del Rectorado, presenté (ya con abogado) un recurso donde ponía "esto es un recurso de alzada", y también este escrito quedó (esta vez ya previsiblemente) sin respuesta.

Con lo cual pasó el asunto a los tribunales, y presenté un contencioso administrativo. Tenemos juicio para el día 2 de julio de 2007. He estado examinando por primera vez el escrito del contencioso administrativo, redactado por mi abogada en lenguaje jurídico del que no podemos proferir el común de los mortales. Si hubiese contratado a la abogada ya desde el momento en que el tribunal cometió la primera irregularidad, otro gallo nos cantaría. Excuso colgar aquí el recurso, pero sí pondré las cuatro irregularidades básicas que se alegan. (Conste que muchas, muchísimas de las que yo le exponía al Rector en mis denuncias se han quedado por el camino y no han llegado a este escrito, por darle una forma manejable y no marear al juez).

Principales irregularidades, pues, según reza el escrito:

- Irregularidades en relación a la fijación del perfil de la plaza y la aplicación de éste por parte de la Comisión Juzgadora.
- Incumplimiento de lo dispuesto en el artículo 9.1 b) del Real Decreto 1.888/1984 de 26 de septiembre, por el que se regulan los Concursos para la provisión de Plazas de los Cuerpos Docentes Universitarios (modificado por el Real Decreto 1427/86 de 13 de junio) en relación con los artículos 10, 38 y 39 de la misma norma por cuanto la Comisión Juzgadora introduce la exigencia de un requisito no contemplado en la legislación vigente (presentación de proyecto investigador).
- Irregular composición de la Comisión Juzgadora.
- La Comisión Juzgadora introduce unos criterios de valoración en los que se prima antijurídicamente la docencia ante la actividad investigadora, lo cual supone vulneración del RD 1.888/1984 que regía el proceso de referencia.

(...)

Como conclusión a todo lo expuesto hay que manifestar que en el proceso selectivo objeto de impugnación concurren una multitud de vicios de antijuridicidad que deberían producir la estimación del presente recurso, y es que a la irregular fijación de los criterios de valoración, con una ilegal exigencia de presentación de un proyecto de investigación en su informe razonado, la comisión (irregularmente constituida) procede a realizar una valoración disconforme a derecho del primero de los ejercicios (haciendo un traslado de votos a puntos) y todo ello con un total desconocimiento en la normativa de aplicación, desconocimiento que para más inri pusieron de manifiesto dos miembros de la Comisión Juzgadora, Dra. Onega y el Dr. González Groba que se declararon abiertamente como poco cualificados para juzgar una plaza de lingüística inglesa.

Todo lo anterior unido a que el actor ("el actor" soy yo: a player's heart wrapped in a doctor's hide) tiene reconocidos dos tramos de investigación en esa área de conocimiento, hace que la presunción de la que gozan las Comisiones de juzgar con imparcialidad decaiga en el presente caso, provoca la necesidad de anulación de la resolución del proceso por el que se declaraba desierta la plaza, y con el nombramiento de una nueva Comisión Juzgadora se retrotraiga el procedimiento al momento en que debieron de fijarse los criterios de valoración.

El Rector estaba algo alarmado porque en los escritos que le dirigí acusaba a la Comisión Juzgadora de "prevaricación". Así que le tuve que explicar en un nuevo escrito el significado de "prevaricación" según el Diccionario de la Real Academia. Es la acción y efecto de prevaricar:

prevaricar. (del lat. praevaricare). intr. Delinquir los empleados públicos dictando o proponiendo a sabiendas o por ignorancia inexcusable, resolución de manifiesta injusticia. // 2. Der. Cometer el crimen de prevaricato [o sea, "incumplimiento malicioso, o por ignorancia culpable, de las funciones públicas que se desempeñan"]. // 3. Por ext., cometer uno cualquier otra falta menos grave en el ejercicio de sus deberes. // 4. fam. desvariar, decir desatinos. // 5. desus. Hacer prevaricar.

Allí se prevaricó hasta en el sentido desusado. Pero este asunto de la prevaricación es otra de las cosas que se han caído en el presente contencioso administrativo, que además no se presenta, naturalmente, ante los tribunales penales. Quizá se desestime el contencioso por cuestiones de fechas, tecnicismos de consideración administrativa del proceso judicial en sí, atención a la "solución" dada por el Rector, etc. Pero en lo que se refiere a las irregularidades cometidas, son flagrantes e incuestionables. Y, habiendo tales irregularidades en el proceso,  y habiendo valorado mi trabajo en el área de Filología Inglesa con una puntuación de 1'8 sobre 10, ¿no hay acaso decisión de manifiesta injusticia? Decisión de manifiesta injusticia que al parecer esperaba el tribunal que yo aceptase "deportivamente". Pues no: me van más otros deportes. Aunque por ello algunos me consideren insolente, o contencioso. Y aunque pleitos tenga, y los pierda. Pues mal perdedor no soy, cuando no se amaña la partida.

El contencioso de la cátedra



Jueves 2 de noviembre de 2006

Especulaciones neuronales

Si tuviera dinero me compraría este libro de cuya existencia me entero con retraso: Mirror Neurons and the Evolution of Brain and Language (Amsterdam: Benjamins, 2002), editado por Maxim I. Stamenov (de la Academia Búlgara de Ciencias) y Vittorio Gallese (de la Universidad de Parma). Es el volumen 42 de la serie "Advances in Consciousness Research". Me parece que en él se tratan cuestiones interesantes de la interfaz entre neurología y semiótica, que en concreto podrían darme pistas sobre una nueva manera de entender el problema de la reflexividad (en semiótica, arte, literatura) y de la importancia central que tiene esta cuestión para una teoría evolutiva y emergentista de la mente y de la percepción. A falta del libro, traduzco aquí la información que sobre el mismo proporciona la editorial:

Fueron la emergencia del lenguaje, la inteligencia social, y el desarrollo y uso de herramientas lo que supuso la diferencia para el homo sapiens al diferenciarse de todas las otras especies biológicas del mundo. Tanto el uso del lenguaje como el desarrollo de habilidades sociales e instrumentales presuponen e implican una consciencia de intención y la consideración de que uno se enfrenta a otro individuo con una actitud analógica a la de uno mismo. La metáfora del "espejo" que esto sugiere resulta apropiada.
    Investigaciones recientes han mostrado que la capacidad humana de "reflejar" las acciones de otros se origina en el cerebro a un nivel mucho más profundo que el de la consciencia fenoménica. SinapsisRecientemente se descubrió una nueva clase de neuronas en el área premotriz del cerebro del mono, que se llamaron "neuronas espejo". Es llamativo que están sintonizadas para excitarse tanto cuando se llevan a cabo como cuando se observan algunas clases específicas de comportamientos y acciones: acciones manuales de precisión, y acciones efectuadas con la boca. Se activan independientemente del agente, y ya sea el propio sujeto o un tercero quien realiza la acción observada. La activación de esta clase de neuronas es automática (inconsciente) y liga la realización y la observación de algunos comportamientos y acciones del sujeto o de otra persona a quien éste se encuentre observando. La peculiar "intersubjetividad" del funcionamiento de esta clase de neuronas espejo y su sorprendente complementariedad con el funcionamiento de la interacción comunicativa estratégica y presencial (cara a cara) puede arrojar nueva luz sobre la arquitectura funcional de los procesos mentales conscientes frente a los inconscientes, y sobre la relación entre las acciones de comportamiento y comunicativas de monos, primates y humanos. Este volumen discute la naturaleza del Sistema de Neuronas Espejo (MNS) tal como lo presenta el equipo de investigación del profesor Giacomo Rizzolatti (Universidad de Parma), el primero en descubrir las neuronas espejo y sus implicaciones para nuestra comprensión de la evolución del cerebro, la mente y de la interacción comunicativa en los primates no humanos y en el hombre.

Participantes:  Samuel W. Anderson, Marina Koulomzin, Beatrice Beebe & Joseph Jaffe, Bernhard H. Bichakjian, Aude Billard & Michael Arbib, Steven M. Boker & Jennifer L. Rotondo, Stein Braten; Leonardo Fogassi & Vittorio Gallese, Oliver Gruber, Charles N. Li, Loraine McCune, Francis Mcglone, Matthew Howard, Krish Singh & Neil Roberts, India Morrison, Giacomo Rizzolatti, Laila Craighero & Luciano Fadiga; Gerhard Roth Roth, Jennifer L. Rotundo & Steven M. Boker, Ava J. Senkfor, Maxim I. Stamenov, Michael Studdert-Kennedy, Marilyn May Vihman, Kay vogeley & Albert Newen, Edda Weigand, Andreas Wohlschläger & Harold Bekkering, Steve Womble & Stefan Wermter, Sugita Yuuya y Tani Jun. (Tapa dura, viii, 376 p., índice temático, ISBN 90 272241665; 99 euros; rústica, 9027251622; 66 euros).

Me consuelo comprándome a precio reducido Cajal and Consciousness: Scientific Approaches to Consciousness on the Centennial of Ramón y Cajal's Textura (Annals of the New York Academy of Sciences, 2001), editado por Pedro C. Marijuán, actas de un congreso que se celebró en 1999.  (Y sugiero los dos para la biblioteca universitaria, que no figuran en su catálogo...). El otro día me compré la famosa Textura del sistema nervioso de "Cajal" como le dicen allí; de hecho le llevaba dando vueltas al asunto desde que hicieron el congreso centenario en 1999, porque me intriga por dónde andarán ahora las investigaciones sobre la interfaz de la neurología y el complejo psicología cognitiva-semiótica-teoría de la percepción. A ver si consigo leerme estos libros y sacar algo en limpio.

Cajal estudiaba más bien la "textura", o sea, la histología y morfología del sistema nervioso, aunque por supuesto tenía interesantes especulaciones sobre las funciones de esa textura a un nivel que no podía estudiar experimentalmente. En las últimas décadas, me parece, están los estudios de la consciencia conectando con la neurología a un nivel que antes hubiera parecido improcedente. Me leí hace poco libros como Consciousness Lost and Found de Lawrence Weiskrantz (1997) y The Mind's Past de Michael Gazzaniga (1998) que señalan importantes progresos en esta dirección. La consciencia, problema antes completamente intratable para la ciencia experimental, comienza a estudiarse como el resultado de una compleja red de representaciones elaboradas por sistemas neurológicos relativamente autónomos. Estas "neuronas espejo" podrían ser uno más de estos sistemas (uno altamente revelador). Hay sistemas como los que describe Weiskrantz que son tan específicos que controlan el reconocimiento de caras (no de otros objetos), dando lugar a la prosopagnosia cuando funcionan mal. Otros sistemas de representación visual periférica pueden permitir que existan fenómenos como el de visión ciega (blindsight), cuando el sistema visual central está dañado y no permite la representación a la consciencia de una imagen de los objetos... y sin embargo el sujeto sí puede (sa)"ver" que tiene delante un determinado objeto, aunque no vea ninguna imagen. (Supongo que son fenómenos como estos los que han hecho a veces que la gente sospeche popularmente de algunos ciegos como fingidores o taimados o menos ciegos de lo que parecen). A su vez, Gazzaniga presenta el funcionamiento semiótico global del cerebro concibiéndolo como un "intérprete" que elabora una representación de la realidad, un tanto a lo Matrix o a lo "genio maligno" de Descartes, una representación que (efectuando una grandiosa eliminación del signo, un borramiento de la mediación semiótica que dejaría turulato a Derrida) confundimos, sin más, con "la realidad". O, por así decirlo, la realidad es constituida por el "intérprete" cerebral, no hay nada "fuera" que se parezca a ella en sus propios términos. Son éstos razonamientos que nos llevan a ideas filosóficas ya añejas en teoría del conocimiento: a Hume, o al Berkeley de la New Theory of Vision.

Bien, pues estas "neuronas espejo" parecen ofrecernos el correlato neurológico de otras cuestiones filosóficas que han hecho correr mucha tinta. Por ejemplo, no sé si el uso de "emergencia" en este resumen apresurado del libro para hablar de la "emergencia" del lenguaje se tratará en términos de la teoría de la emergencia de George Herbert Mead, pero podría, y debería hacerse. También esa relación de cara a cara con el otro, la alteridad fundamental del ser humano frente a la inercia de los objetos, la percepción del otro como un objeto con una entidad particular, reflexiva, son cuestiones que han sido tratadas detenidamente por la fenomenología del siglo XX. Recordemos el observador de Sartre en El Ser y la Nada cuando siente que se vuelve objeto de la mirada. Recordemos a Merleau-Ponty y su tratamiento de la fenomenología de la alteridad como un problema específico. Por primera vez parece que estas cuestiones van a poder tratarse de una manera que tienda puentes o abra un terreno común entre la neurología experimental y las teorías filosóficas del conocimiento que van más allá de la psicología behaviorista. Nada menos que una base neurológica para la filosofía de la interpersonalidad.

En cuestiones de espejos y reflexividad, a mí me interesaría de modo especial saber si se ha hecho algo en una dirección también muy interesante y parcialmente relacionada con ésta. Si ha llegado a identificarse un funcionamiento neuronal que se corresponda con el reconocimiento de un objeto como tal objeto. Hay una dimensión reflexiva y conceptual en la percepción, especialmente elaborada en la percepción humana, y muy particularmente en la percepción mediada por el lenguaje. Una vez ordenado el mundo "exterior" a base de marcos de referencia y conceptos, el acto de percepción no se limita, creo, a recibir estímulos externos y procesarlos como tales, sino que este procesamiento conlleva un elemento de proyección, digamos que el sujeto no sólo percibe lo que hay, sino que proyecta al órgano sensorial (o al sistema neurológico correspondiente, no sé) lo que ha de percibir, un poco como esas teorías de la visión renacentistas que figuraban rayos saliendo del ojo hacia los objetos (no sé si escojo una buena imagen). Un caso especial de esta proyección reflexiva se ve en la aplicación de esquemas cognoscitivos, perceptuales, estructurales, o narrativos, para captar y organizar la estructura de un objeto de conocimiento. Es especialmente vistoso el caso en que una representación (representación en segundo grado, digo, no representación elaborada por el "intérprete" cerebral) se reprocesa como tal signo, si en origen se había confundido con el objeto original: así un objeto reinterpretado como un reflejo, una figura humana reinterpretada como un maniquí, una mise en abyme, un falso suelo narrativo o ruptura de marco, etc. Estas formas curiosas, paradojas, relaciones especulares y problemas semióticos de la percepción nos hacen especialmente conscientes de que vivimos en un sistema de representaciones—they bring the unreal world too strangely near.

La existencia de neuronas espejo y su relación con la comunicación interpersonal nos hace intuir, además, que estamos especialmente atentos no sólo a los mundos virtuales que construimos mediante la manipulación semiótica, sino también al lugar de los otros en estos mundos... y a los mundos que ellos construyen dentro de nuestro mundo. Hay materia aquí para abundantes reflexiones y especulaciones que por hoy interrumpiré. Me voy a llevar la moto a la ITV.

(¡Qué bien! Me organizan una jornada interdisciplinar sobre neurociencias en la puerta de casa: http://bifi.unizar.es/neurociencia.php).

(PS: Pues fantástico; logro asistir a unas poquitas ponencias de la jornada de Neurociencias, incluida una sobre la risa del propio Marijuán. Se han oído cosas muy interesantes: análisis de la respuesta la sensibilidad de heridas y cicatrices a luz de colores (sorprendente), estudios del reconocimiento de sonidos de niños disléxicos, la risa analizada como un complejo comunicativo/fisiológico, con elementos de interacción social y también de reorientación de tensiones de elaboración interpretativa en el sistema nervioso.... Vamos, que ha sido una experiencia bastante interesante en cuanto a las relaciones de la medicina semiótica con la neurología y con otras disciplinas. A mí me iba la cabeza todo el rato a lo mío: esquemas repetitivos interiorizados como patrones de respuesta, ya se llamen conceptos, marcos, palabras, signos escritos o identificados...  signos que a mi entender son reproyectados a los sistemas sensoriales para permitir la experiencia consciente de los mismos. Para hacer la piedra pétrea, tenemos que interpretarla como tal piedra.

Bueno, pues hasta he hecho una sugerencia. Una ponencia iba sobre el tratamiento de la fibromialgia... en realidad no la llamaban así, pero para mí que la fibromialgia tiene que estar muy relacionada con los sistemas centralizados de procesamiento del dolor que se describían. El dolor no es una experiencia simple, sino interpretada, contextualizada... y muchas veces imaginada. Así, puede haber dolores reflejos en partes del cuerpo simétricas a la herida, por un elemento de reproyección de la sensación. En la ponencia se hablaba de cómo en estados depresivos, etc., se puede activar este complejo de asociaciones y crear dolor donde no debería haberlo en puridad desde un punto de vista fisiológico en sentido estricto. Hasta puede haber tratamiento de alivio mediante procesos repetitivos de atención y de manipulación que "desvíen" o desconecten estos circuitos neuronales mal acostumbrados.... (mi terminología no es muy buena). Bueno, pues yo he hecho la sugerencia de diseñar videojuegos que obliguen al paciente a realizar estos movimientos repetidos y que estimulen estas percepciones que puedan educar la atención hacia otro lado. Podrían diseñarse con esquemas narrativos o visuales que capten la atención y estimulen las respuestas deseadas. Y, en un sistema de realidad virtual, podría incluso convertirse en un tratamiento incorporando movimientos corporales, una especie de gimnasia que no dependiera de la acción de un fisioterapeuta ni tampoco exclusivamente del paciente. En fin, una sugerencia.

Y todavía con estas cosas en la cabeza, entro en una discusión sobre narración y universales que se está desarrollando en la lista de distribución Narrative-L.  Robert Scholes comentaba sobre el innatismo lingüístico así: "We don't know what is there before it takes the shape of an actual language.  We have some quality that enables us to acquire grammar and vocabulary.  Calling it "deep structure" makes it sound as if we know that it is a "structure," but we don't really know even that.  It is an ability, a disposition.  We humans are all born to communicate, born to sign.  What conclusions do you want to draw from that?"

Pongo esta respuesta:

If the human ability to make and interpret signs is "an ability, a disposition" one might think that these cognitive processes can be traced back to specific neural networks, and patterns of action in neuron firing, for instance. Perhaps the aural recognition of a word as a word, and not as a mere sequence of sounds, consists in the triggering of some specific feedback processes in the brain. Same thing for visual input (written words), and, mutatis mutandis, for the recognition (or perhaps projection) of larger patterns or linguistic macrostructures (frames, scripts, etc.). Nature and culture have been discussed as perhaps not very useful terms; I think they are useful so long as we think of them as relational, relative to a context of discussion. Perhaps the humanities have tended to see everything as cultural, and the hard sciences (including neurology) as natural, But there must be, certainly, an area of interaction where the interesting things are to be found: when culture becomes naturalized, so to speak, or where nature is culturally expanded and modified. If the neural systems and patterns which make up our "natural" hardware are not that stable but are instead some kind of modifiable software (in early age for some purposes, and in old age as well in some cases) we might find there a fruitful line of research for the investigation of linguistic and narrative universals, and for an increased dialogue between the "natural" sciences and the "social" humanities.

—Y días más tarde, esta otra, sobre la cuestión de la película dentro de la cabeza que nos proyecta el cerebro, según Antonio Damasio, The Feeling of What Happens (1999, 2000):

This Platonic cavern discussion about Damasio's "film in the head" reminds me of Michael Gazzaniga's concept of the mind's "interpreter" (in The Mind's Past), a brain function which constructs (in a way reminiscent of The Matrix) an ongoing sense of reality, our world in fact, inside our heads, not just with "bottom-up" input from the senses but also with a good deal of "top-down" functions which might be described in terms of schemata, frames, scripts, and so on. There is much ground to explore there in terms of building bridges with narrative theory. I suppose much future discussion about "nature" and "culture" in narrative structures or in the analysis of universals, ideology, etc. will be carried out in neurological terms… not by me, though!

PS (enero 2010): Una vídeo-conferencia de VS Ramachandran sobre las neuronas espejo.



Autorretransmiténdonos en directo








Miércoles 1 de noviembre de 2006

Se aconseja rectificación estratégica

El 19 de octubre pasado presenté, junto con dos profesoras de mi departamento, un recurso contra una decisión del Consejo de Departamento. Apelaba contra la aprobación del nuevo doctorado en Estudios Ingleses que incluía unos criterios abusivos, que en sustancia exigían a los doctores tener un proyecto de investigación subvencionado actualmente en curso para poder dirigir tesis doctorales. Aquí expuse mi protesta contra esos criterios abusivos (que son producto del feudalismo académico, y por supuesto irían dirigidos a realimentarlo). Máxime cuando los requisitos para obtener subvenciones para un proyecto de investigación o reconocimiento como equipo investigador son también absurdos, abusivos y feudales, como he expuesto recientemente.

No es sorprendente que en un órgano dominado por los miembros de los equipos de investigación, como es el Consejo de Departamento, pueda salir aprobado, de modo supuestamente "democrático", un plan que vulnere la legalidad y los derechos de quienes no pertenecen a esos equipos. Es triste que así sea, desde luego, máxime cuando se exponen con toda claridad a quienes apoyaron este programa los motivos por los que éste es injusto, ilegal, y puede ser recurrido. Otros casos de ceguera obcecada hemos visto antes, y también ha habido que recordar cuáles son las leyes generales a las que hemos de sujetarnos todos. Tanto más preocupante es que no se aprendan estas lecciones, cuando se vienen repitiendo.

Bien, pues el recurso no está resuelto, pues no ha contestado todavía el Rector. Ahora bien, también habíamos enviado una copia a la Comisión de Doctorado, el órgano que efectivamente se encarga de aprobar, a nivel de Universidad, los programas de Doctorado y los criterios a los que se atienen. Y esta es la respuesta que he recibido esta semana de la Comisión de Doctorado:

En relación a su escrito con registro de 19 de octubre de 2006, desearía comunicarle lo siguiente:
1. Dado que, según nos indica, se trata de un recurso ya presentado ante una instancia superior, esta Comisión entiende que debe inhibirse de emprender cualquier acción tendente a la resolución del mismo, limitando su actuación a la de emitir informe al respecto, próximamente, si así se le requiriese desde el Rectorado (circunstancia que no se ha producido hasta el día de la fecha).
2. Esta Comisión entiende, por ello, que la respuesta a su escrito debe limitarse a ratificar —según acuerdo tomado en el día de la fecha, en sesión ordinaria— cuál ha sido y cuál continúa siendo su criterio respecto al asunto de su interés:
2.1. De acuerdo con lo que establece el Real Decreto 56/2005, en su art. 11, el director de Tesis será un doctor con experiencia investigadora acreditada. La elaboración de los criterios que deben definir esa "experiencia investigadora acreditada" y la responsabilidad de su aplicación fue encomendada por nuestra Universidad a esta Comisión de Doctorado, cuyos acuerdos a tal efecto se hallan reflejados en las normativas vigentes y de actual aplicación (Acuerdos de Consejo de Gobierno de 12 de julio de 2005 y de 6 de julio de 2006, y de Comisión de Doctorado del 27 de septiembre, 2 y 14 de noviembre de 2005).
2.2. Intención de dichas normativas fue la de dar cumplimiento al nuevo marco jurídico, la de garantizar, en consonancia, una mínima calidad exigible en la dirección de Tesis y composición de tribunales y asimismo —a pesar de la dificultad del proceso que tal decisión suponía— la de permitir el acceso a dirección de Tesis y a tribunales a cuantos candidatos acreditasen —independientemente de cualquier otro criterio— experiencia investigadora suficiente a juicio de esta Comisión, de acuerdo con criterios objetivos y públicos.
2.3. La relación de profesores e investigadores encargados de la dirección de Tesis elaborada por los Departamentos y órganos responsables de Posgrado (cap. III, art. 7 de nuestra normativa sobre posgrados de 6 de julio de 2006) debe ajustarse a lo establecido en dichas normativas. Es esta Comisión de Doctorado la única encargada de aprobar o desestimar la dirección de proyectos de Tesis y la composición de tribunales, a propuesta de dichos órganos, dentro de nuestra Universidad ("Disposición adicional única" de la normativa antes mencionada).
2.4. El establecimiento de criterios mínimos de nuestra Universidad —en consonancia con los aplicados por otras muchas— responde al mandato de garantizar la calidad de las Tesis, pero también al de preservar la plena capacidad docente e investigadora de cuantos investigadores cumplan dichos requisitos mínimos, considerados por esta Comisión como necesarios y suficientes.
Dada la trascendencia y posible gravedad del asunto que se nos comunica, como posible precedente, se remite copia del presente escrito al Gabinete Jurídico de nuestra Universidad, al Excmo. Sr. Vicerrector de Ordenación Académica y al Excmo. Sr. Rector.
Lo cual pongo en su conocimiento a cuantos efectos considere oportunos.

¿Dará ahora marcha atrás nuestro Consejo, u optará, como hizo en su último conflicto planteado ante la Comisión de Doctorado, por obcecarse, hacerse el loco, marear la perdiz, huir hacia adelante, y al final tener que morir al palo gloriosamente?

Recuerdo que ese caso fue cuando se optó por presentar un curso de doctorado de literatura que yo impartía como si fuese un curso de "metodología" (tipo A), por la real voluntad de la coordinadora del programa de Doctorado, y se hizo así en contra del criterio del propio profesor que impartía el curso (yo), y en contra naturalmente de la normativa que exigía incluir un curso de metodología. En esa ocasión llevé el asunto hasta el final, to the bitter end, forzando al final al departamento a reasignar mi curso como no metodológico,  a modo de ejemplo práctico (e insignificante probablemente) de lo que sucede cuando se actúa no según la normativa, sino con criterios de mera obediencia al poder fáctico... aun cuando el poder fáctico ande desencaminado, falto de autoridad legal, y se salte las normas.

La memoria de las cohortes de votantes de nuestro Consejo parece siempre corta, cuando corta es la memoria de los poderes fácticos a quienes siguen. Muchos tienden a votar lo que decida el poder fáctico (o sea, los catedráticos o directores de proyecto) aunque el criterio de éstos flojee. Es ésa una actitud irresponsable por parte de los miembros de los equipos, una actitud que no por volverse habitual deja de suponer una dejación de criterio repetida y continuada. Claro que tampoco es que se les pida su opinión sobre estas cuestiones, sólo su voto... Decía Bacon que es alta traición aconsejar mal al príncipe a sabiendas, pero no parece ser el caso aquí, donde ni se pide ni se acepta consejo.

¿Habrá de repetirse, pues, la lección de que existen normas superiores y generales, o rectificaremos sin esperar más? Aunque sólo sea porque rectificar no es privilegio exclusivo de los sabios, sino también de los estrategas.

¿Puede una subvención validar el título de Doctor?




Blog de hoy

Más atrás: octubre 2006