Vanity Fea - Blog de notas de José Angel García Landa (Junio de 2018)    vaderetro

 I&I
The authorized version


View My Stats
Mi web    Indice    Fotoblog    Videoblog    Lecturas    Enlaces y blogs    Bibliografía 


— Música que viene: Like a Bat Out of Hell (Meat Loaf)
Y vuelve: Summer '68 (Pink Floyd)
- Y vuelve: Pumping Iron (Starlight Express)

___________________________      

Martes 19 de junio de 2018

Matanza del Hipercor

Hoy el gobierno catalán, traidor y antiespañol, e incluso el gobierno de España, van de la mano de los asesinos que organizaron y que por supuesto siguen sin condenar atentados como éste. Partidos terroristas a los que han legalizado para apoyarse en ellos y así llegar al gobierno:







—oOo—











El timo de Sánchez

Se presentaba para quitar a Rajoy y convocar elecciones. Pero ahora dice que no, y que se adhiere al sillón todo lo que puede—faltaría más.

Minuto 32.50:



—oOo—







Retropost (19 de junio de 2008) - Potocki: Formalización del trayecto vital

20080619144632-montgolfier.jpg



Este post va sobre una especie de narratología formalista versión 1800—época que se supone erróneamente una época oscura de la narratología, ese período oscuro que se extiende entre Aristóteles y los formalistas rusos... Para narrar esa historia de la narratología hay que olvidar muchas narratologías por enmedio, claro, como las de las novellas, las del drama neoclásico, o los comentarios metaficcionales de las novelas de la edad moderna, como el Manuscrito encontrado en Zaragoza. La ventaja de este caso en concreto es que además de ofrecer una narratología formal nos ofrece también su refutación o parodia, siempre oportuna.

Un personaje fascinante, el polígrafo polaco Jan Potocki, autor de este Manuscrito. O de estos "manuscritos", pues la historia editorial de esta obra y sus variantes es casi tan enrevesada como el mapa de las narraciones interrumpidas y reanudadas, entrecruzadas e insertadas a distintos niveles, de que consta la novela. Novela, colección de cuentos, sátira menipea, o lo que sea. Entre sus muchos ingredientes, están los comentarios metaficcionales sobre su propia estructura, tal que éste, en boca del geómetra Velázquez:

Hallándose el gitano en este punto de su relato, vinieron a buscarle por asuntos de sus gentes. Cuando se marchó, Velázquez tomó la palabra y dijo:
—Por más que presto atención a los relatos de nuestro jefe, no consigo comprenderlos. Ya no sé quién habla ni quién escucha. Ahora es el marqués de Val Florida el que cuenta su historia a su hija, que la cuenta al gitano, que nos la cuenta a nosotros. En verdad, todo resulta muy confuso. Siempre he pensado que las novelas y demás obras de este tipo deberían estar escritas en distintas columnas, como los tratados de cronología. (491)

(También sobre cronología escribió Potocki....). Además de muchas historias, son también muchas por tanto las perspectivas sobre las historias contadas. Éstas son siempre historias de vástagos de nobles familias que corren peripecias, sufren seducciones, tentaciones diabólicas, se disfrazan y hacen pasar por otros, se pelean en duelos por su honor. Historias en las que la precipitación, la imprudencia y el azar tienen efectos imprevisibles, favorables o desfavorables al protagonista, pero siempre evaluados y sopesados por éste. Y en medio de estas aventuras, o tras su fin, siempre siempre escuchan todos los relatos de alguien entretanto, relatos tan rocambolescos como los suyos propios, e igualmente obsesionados con la posición social, el honor aristocrático codeándose con la mala vida, con la autoridad problemática de los patriarcas, y con las inflexiones accidentales de la vida que frustran los cálculos matrimoniales y patrimoniales de las grandes familias. A veces aparecen inopinadamente especulaciones antropológicas o filológicas en boca de los personajes. Algunas de las más interesantes tienen que ver con los orígenes míticos del cristianismo, en una línea de pensamiento ilustrado que lleva directamente a estudios de mitología comparada como los de Schelling o con The Golden Bough de Frazer. Así nos dice el Judío Errante (en un razonamiento calificado de impío por el narrador principal) que los ritos cristianos tienen analogías con otros ritos mistéricos orientales:

En los misterios de Mitra se presenta al iniciado pan y vino, y a esa comida se le da el nombre de eucaristía: el pecador, reconciliado con Dios, empieza una nueva vida, más inocente que la que hasta entonces ha llevado. (...) Los misterios (...) tienen además una ceremonia común a todos: un dios muere, lo entierran y le lloran durante varios días: luego el dios resucita y todos se alegran. Algunos dicen que este emblema representa al sol, pero por regla general se entiende referido a semillas confiadas a la tierra. (590, 591)

A esto oponen los ortodoxos una refutación retroactiva sospechosamente ad hoc, atribuida a San Justino Mártir: "quien añade incluso que ahí podemos reconocer la maldad de los demonios, que imitaron por adelantado lo que los cristianos harían con el tiempo" (590). También en estas mitologías comparadas hay un elemento de abstracción y narratología, como lo hay en Frazer.

Otra perspectiva curiosa sobre las historias es la que ofrece el geómetra Velázquez. Como no podía ser menos, es Velázquez el más atento a las relaciones formales y metaficcionales del relato, y hasta propone una notación matemática para representar la inserción recursiva de relatos en relatos que es la característica sobresaliente del Manuscrito encontrado en Zaragoza:


—Tal vez el señor duque desea hacer algún cálculo interesante, y mi relato pueda distraerle.
—Nada de eso —respondió Velázquez—, al contrario, es vuestra historia la que me preocupa. Tal vez el señor Íñigo Suérez haya encontrado en América alguien que le haya contado la historia de alguien, que también habrá tenido una historia que contar. Para no perderme, he imaginado una escala de relación, muy parecida a la que se utiliza en las series recurrentes, llamadas así porque en ellas se recurre a los primeros términos. Seguid, por favor. (555)

Pero las ambiciones de Velázquez van más allá, y quiere matematizar también las acciones de los personajes. Los personajes son movidos por sus pasiones y deseos, que se manifiestan en los relatos contándolos desde dentro en boca del protagonista, pero Velázquez ofrece una perspectiva aséptica sobre la cuestión, reduciendo las acciones y motivaciones humanas a fórmulas matematizadas y a esquemas de fuerzas abstractas. Esto se hace de una manera ambigua: cierto es que Velázquez es objeto de la sátira del autor, con su mente que todo lo reduce a números y proporciones; pero sin embargo su pensamiento es demasiado elaborado, original e irónico como para reducirlo a la sátira sin más—ni siquiera cuando pretende hacer un cálculo matemático de la felicidad humana:

– Me parece –dijo Rebeca– que conocéis perfectamente los resortes del corazón humano, y que la geometría es el camino más seguro para llegar a la felicidad.
– Señora –contestó Velázquez–, en mi opinión esa búsqueda de la felicidad puede compararse con la resolución de una ecuación de grado superior. Conocéis el último término que, como bien sabéis, es el producto de todas las raíces. Pero antes de agotar los divisores, llegáis a muchísimas raíces imaginarias. Mientras, el día pasa y habéis tenido el placer de calcular. Lo mismo sucede con la vida humana. También llegáis en ella a cantidades imaginarias que habéis tomado por valores reales. Pero, mientras, habéis vivido y además habéis obrado; por lo tanto, la acción es la ley universal de la naturaleza. Creéis que esta roca reposa porque la tierra sobre la que descansa le opone una reacción superior a su presión; pero si pusiéseis el pie bajo la roca percibiríais su acción. (Potocki 363)

Está claro que a Potocki le intrigaban tanto como a Velázquez las posibilidades entrevistas de una descripción matemática del comportamiento—el desarrollo de una ciencia ilustrada en la que los fenómenos humanos complejos podrían reducirse en última instancia a los principios elementales que rigen el movimiento de los cuerpos físicos e inanimados. Las pasiones son para él fuerzas motrices representables mediante curvas y ecuaciones. Algo deben sin duda estas especulaciones al Hombre Máquina de La Mettrie. Es la versión dieciochesca (y decimonónica) de la consiliencia o de la reducción, ignorando claro está por la vía rápida el problema de los fenómenos emergentes en los diferentes niveles de complejidad. En Taine o en Zola en el diecinueve también encontramos (pasando por el positivismo) este sueño de dar cuenta de los fenómenos humanos con una explicación tan rígida como la de las ciencias duras.

Veamos a Velázquez en acción de nuevo. Está aquí escuchando, con el protagonista y otros, la historia de los amores del marqués de Torres Rovellas, que concluye así y da lugar a la especulación que sigue:

Finalmente la edad ha helado mis sentidos, pero mi corazón no ha cesado de ser sensible, y siento por mi hija una ternura más viva de lo que fueron mis pasiones. Verla feliz y morir en sus brazos es el voto que cada día hago. No tengo derecho a quejarme: mi querida niña me recompensa con su amor sincero. Su futuro no me inspira temor, las circunstancias le son favorables. Creo haber asegurado su porvenir hasta el punto en que puede asegurarse algo en la tierra. En paz, pero no sin penas, dejo este mundo en el que, como cualquier hombre, he conocido muchas adversidades, pero también mucha felicidad.
Habéis querido saber mi historia: ahí la tenéis. Mas temo que haya aburrido a nuestro geómetra, que acaba de sacar sus tablillas y las ha llenado de cifras.

—Debéis perdonarme —respondió el geómetra—, vuestra historia me ha interesado vivamente. Al seguiros en el camino de la vida y al ver que una pasión motriz os elevaba a medida que avanzabais, os sostenía en medio de vuestra carrera y os apoyaba incluso en el declive de la vida, me ha parecido ver la ordenada de una curva cerrada que avanza sobre el eje de las abscisas, crece según determinada ley, permanece casi estacionaria hacia la mitad del eje y luego decrece en proporción de su crecimiento.
—La verdad —dijo el marqués— pensaba que podría sacarse alguna moraleja de la historia de mi vida, pero no una ecuación.
—No es de vuestra vida de lo que aquí se trata —prosiguió Velázquez— sino de la vida humana en general. La energía física y moral crecen con la edad, se detienen luego y declinan; es lo mismo que ocurre con otras fuerzas y está sometida a leyes análogas, es decir, a cierta proporción entre el número de años y la cantidad de energía medida por la elevación moral. Me explicaré mejor. He considerado el curso de vuestra vida como el eje central de una elipse dividida en noventa partes iguales y he tomado la mitad del eje menor de forma que la ordenada de 45 sólo supere la de 40 y la de 50 en dos décimas. Observad que las ordenadas que representan los grados de energía no son valores de la misma naturaleza que las partes del eje mayor que son años, pero no obstante son funciones suyas. Así pues, debido a la naturaleza de la elipse tendremos una curva que primero se elevará rápidamente, permanecerá luego casi estacionaria y declinará tanto como se haya elevado.
"El instante de vuestro nacimiento es el origen de las ordenadas en que las y y las x son igual a cero. Nacéis, y al cabo de un año vuestra ordenada es de 31/10. Las ordenadas siguientes no os ofrecerán ya una diferencia de 31/10; porque la distancia de cero a un ser que balbucea los elementos de la razón es mayor que cualquier otra.
"El ser humano de dos, tres, cuatro, cinco, seis y siete años tiene por ordenada de su energía los valores de 47/10, luego 57/10, 65/10, 73/10, 79/10, y 85/10, que tienen unas diferencias de 16, 10, 8, 8, 6 y 6 décimas.
"La ordenada de catorce años es 115/10, y la suma de las diferencias desde los siete no es más que de 30/10. A los catorce años empieza la juventud; todavía es muy fuerte a los veintiuno, y la suma de las diferencias para esos siete años sólo es de 19/10. De ahí a los veintiocho años es de 14/10. Observad que mi curva representa la vida de estos hombres cuyas pasiones son moderadas y cuya fuerza mayor se presenta pasados lo cuarenta años, hacia los cuarenta y cinco. En vuestro caso, con el amor como pasión motriz, vuestra ordenada mayor debía llegar diez años antes por lo menos, es decir hacia los treinta y cinco años, y debíais elevaros más deprisa. En efecto, que vuestra ordenada mayor se presente a los treinta y cinco años, responde a un gran diámetro de sextante. A partir de ese momento, la ordenada de catorce años, que en el hombre moderado era de 115/10, en vuestro caso es de 127/10; la ordenada de los veintiún años, en lugar de 134/10, en vuestro caso es de 144/10. Pero, mientras que a los cuarenta años el hombre moderado puede seguir aumentando su energía en una décima, en vos disminuye.
"Os ruego que me prestéis un poco de atención. A los catorce años, amáis a una joven; cumplidos los veinte, os convertís en el mejor de los maridos. Cumplidos los veintiocho, cometéis contra vuestra mujer una infidelidad notoria, pero la mujer que amáis tiene un alma elevada que exalta la vuestra: a los trienta y cinco, desempeñáis en sociedad un papel glorioso. No tardáis en volver a la afición por las aventuras, que ya teníais a los veintiocho años, cuya ordenada es igual a la de cuarenta y dos. Luego volvéis a ser buen marido como lo erais a los veintiún años. Finalmente, vais a casa de uno de vuestros vasallos y amáis a una muchacha jovencísima igual que amasteis a otra a los catorce años, cuya ordenada responde a la de cincuenta y seis. Espero, señor marqués, que el eje mayor de vuestra exigencia no se limite a setenta, que llegue incluso a cien. Pero en tal caso, vuestra elipsis irá trocándose poco a poco en una curva diferente que con toda probabilidad se parecerá a la catenaria. (716-719)

Etc. etc. Lo que me interesa de las teorías de Velázquez es la manera en que se ofrecen como una metodología para representar y comparar trayectos vitales. Por supuesto esto es ficción y sátira, y de ahí los elementos absurdos de las matemáticas que se exponen aquí—sobre todo la presuposición que parece tener Velázquez de que las vidas siguen la forma de curvas simétricas, y por tanto calculables a priori en principio, dados los primeros valores. Claro que (aunque Velázquez no llegue a formularlo así), la supuesta geometría vital habría de ser una ciencia predictiva—algo que se da de tortas con los avatares impredecibles de las vidas efectivamente vividas. Sin embargo, en el caso expuesto, en el que se "formaliza" una vida ya prácticamente vivida, la de Torres Rovellas, la matematización es mayormente retrospectiva, y queda un elemento de incertidumbre futura (si la curva de su vida será una catenaria o una elipsis), algo que está en realidad sin decidir hasta que sea vivida efectivamente, y no puede calcularse matemáticamente. Es de suponer que Velázquez se avendría a que otras vidas de trayectoria más errática fuesen representadas por curvas asimétricas—siempre trazadas retrospectivamente, una vez se dispone de los datos. Pero los datos del universo son numerosos, según reconoce Velázquez, aunque no desiste de llegar un día a ofrecer una teoría matemática total del universo (¡hoy siguen en ello Hawking, Penrose, et al!). Y a su vez esta explicación constituye una nueva historia:

"Tal es la historia de mi vida, a la que sólo falta la de mi sistema, es decir mis aplicaciones del cálculo al orden general de este universo; mas espero poder dároslo a conocer un día, y sobre todo a esta hermosa dama que parece sentir un gusto superior al de su sexo por la geometría". (433)

No vemos por desgracia en ninguna versión del Manuscrito esa teoría total del universo. Velázquez es premiado al final con una parte del tesoro, como el narrador y otros compañeros suyos, y su hijo casará con la hija del narrador. Este, se nos informa en el apresurado final de la novela, terminó siendo gobernador de Zaragoza, y encerró su manuscrito en una caja de hierro de donde al parecer siguen saliendo papeles.

Quizá la misma cantidad de historias integradas en la estructura del Manuscrito llevó a Potocki a reflexionar sobre los posibles avatares narrativos, y a trazar este intento de narratología matemática como método interpretativo y comparativo. Nos recuerda otras fórmulas utilizadas por narratólogos, no tanto las de Propp (Morfología del cuento) o Todorov (Gramática del Decamerón) cuanto las de Gergen y Gergen*, que proponen también curvas y gráficos con abscisas y ordenadas para representar las dimensiones temporales y evaluativas de la narración. Todo aparato formal para el análisis narrativo o discursivo conlleva, por supuesto, una abstracción, un sistema para representar con más precisión aquellas dimensiones a las que se atiende, con el precio de dejar fuera las demás. Pero hay que tener cuenta que una narración ya es de por sí una maquinaria evaluativa formalizada—una manera de deshomogeneizar el tiempo y estructurarlo de acuerdo con un orden de prioridades perceptuales (—acontecimientos clave, puntos de inflexión, crisis, conclusiones....). La narración analiza y sintetiza la vida; no es sorprendente que se preste ella misma a análisis y a síntesis. En la narración incluimos, y priorizamos, unas cosas sí y otras no. Lo hacemos al escribir ficción, y lo hacemos también al narrar las vidas, que una vez transcurridas vienen a ser historias analizables. Y analizables en cuanto a los análisis (y síntesis) que hacen de la vida. Sobre esta cuestión de la narratividad del transcurrir vital nos explayábamos más aquí: "Out of character: Narratología del sujeto y su trayectoria vital."**

No deja de ser útil esta noción potockiana de formalizar y matematizar trayectos vitales, al menos para fines descriptivos, si no predictivos. Una teoría de las probabilidades también sería un complemento útil para esta matemática. La estadística ha supuesto muchos progresos en este sentido. No cabe duda de que hay grandes fuerzas que impelen las vidas y les imprimen trayectorias calculables a grandes rasgos. La narratología de la vida también necesita simplificaciones, y vistas panorámicas, y matematizaciones, aunque las matemáticas dejen de ser una ciencia exacta en el momento en que intenten aplicarse a una vida individual específica y sus complejidades irreducibles.

En cuanto a Potocki, no hay desde luego una ecuación fácil para describir el trayecto de su vida. (Empezando porque hay misterios en su familia, como los del converso al judaísmo Valentin Potocki o Abraham ben Abraham). También hay relatos conflictivos sobre el final del autor, aunque de su suicidio no hay dudas. Estaba aquejado por la enfermedad y la depresión. Al parecer pulió con paciencia un trozo de plata para hacer una bala adaptada a su pistola; la hizo bendecir por su capellán (no sabemos si la pieza de plata o la bala), y luego se la disparó en la cabeza. Si todo suicidio es misterioso, éste no se queda atrás, por mucho que se aclarasen los hechos aclarables. Sería estudiable la procedencia y trayectoria de la bala, sin duda. Y Velázquez nos ofrecería distintas curvas sobre la energía vital, la esperanza y el sufrimiento, que se cruzaron en determinado punto en 1815. Pero hay motivaciones representadas por una x que yo, al menos, no sé despejar.

_______

* K. J. Gergen y M. M. Gergen. "Narrative Form and the Construction of Psychological Science." En Narrative Psychology: The Storied Nature of Human Conduct. Ed. T. R. Sarbin. Nueva York: Praeger, 1986. 22-44.*
** Ver también, en el mismo libro de Sarbin, los artículos de Scheibe y Crites: Stephen Crites, "Storytime: Recollecting the Past and Projecting the Future"; Karl E. Scheibe, "Self-Narratives and Adventure"; en Narrative Psychology: The Storied Nature of Human Conduct, ed. T. R. Sarbin. Nueva York: Praeger, 1986. 129-51; 152-73.







 
 
 
—oOo—
 
 







Me posiciono
You gonna stay?

—oOo—







Retropost (19 de junio de 2008): La joya del Nilo


Rememoramos cultura básica de los años ochenta. Este es el tema principal de la peli La joya del Nilo, "When the Going Gets Tough", cantado por Billy Ocean con coros de Kathleen Turner, Danny DeVito y Michael Douglas.






—oOo—







Lunes 18 de junio de 2018

Refoto
Refoto


—oOo—






Bob Dylan Live 1976 - Clearwater, Florida




—oOo—





Inmigración desorganizada y manipulada




—oOo—




The Beast


The Beast
—oOo—





Vuelve con Sánchez el guerracivilismo de Zapatero


Jiménez Losantos, Federico. "Federico a las 6: Vuelve el guerracivilismo de Zapatero con Sánchez." Libertad Digital 18 June 2018.*
2018




Pero de asaltar iglesias nada. La Iglesia es bizcochable, porque para eso está a sueldo del Gobierno.








—oOo—









Retropost (18 de junio de 2008): Kansas City


A photo on Flickr


Como todo el mundo sabe, Kansas City, además de estar en Kansas, está por duplicado y más grande en Missouri; y de allí nos ha traído Ms Penas una serie de fotos extrañamente despobladas. Será por los tornados. Algunas están aquí en mi Flickr. Incluyen otro inesperado duplicado.

Mientras, mis padres tampoco se kansan de viajar, y están por el norte de Italia de excursión, viendo cosas como lagos y palazzos. Recuerdos les mando, si llegan hasta allí estos blogs.

Thinker


—oOo—


Retropost:

No, no eran los tornados. Era la crisis, que había pasado por allí como un tornado, y venía camino de aquí.

Y... Vaya, me ha venido a la memoria, 45 años después, este hit de 1973 de Les Humphries:


 


—oOo—





Domingo 17 de junio de 2018

El Fuerte de Somport

El Fuerte de Somport


—oOo—




55. La Reconquista y España. La vergüenza de Gibraltar





—oOo—




Editorial: Suicidios en Málaga






—oOo—




Especial Informativo - Primera semana de cesiones




—oOo—





Y ahora a por el Valle de los Caídos


Esta cosa es un periodista. El de El Confidencial, digo.



—oOo—



Fenómeno del Cielo Nocturno

Unas luces extrañas que vi alineadas en el cielo, volviendo de Francia por la noche, cuando pasaba por el Hostal de Ipiés. La foto no es muy buena, pero como mi vista tampoco es muy buena, capta muy bien la apariencia del fenómeno. Así que me paré a fotografiarlo. Hay mas fotos al lado de ésta en Flickr. Las luces parecían quietas pero evidentemente iban cambiando o desplazándose poco a poco.

Fenómeno del Cielo Nocturno
—oOo—






¿Se ha hecho justicia?




—oOo—




Refoto
Refoto

—oOo—


Sábado 16 de junio de 2018

Solidaridad con el dinero de otros



—oOo—



La Iglesia Católica en Cataluña



Espero que ningún español con dos dedos de frente marque la casilla de la Iglesia Católica en el impuesto sobre la renta:











—oOo—



Pasando a Francia por Somport

Pasando a Francia por Somport


—oOo—





antiguas citas












Antiguas citas

Van saliendo a la luz antiguas citas de hace años. Aquí me citaban en el British Journal of Guidance and Counselling:


Besley, A. C. (Tina). "Foucault and the Turn to Narrative Therapy." British Journal of Guidance and Counselling 30.2 (2002): 125-43. Online at Taylor and Francis Online 17 June 2010.*





         2018


—oOo—







César Vidal - ¿Solidaridad o ideología?







—oOo—





Crítica del libro La cuestión universitaria de Pedro Aullón de Haro




—oOo—



Pibito, diffident
Pibito, diffident


—oOo—





Nazis y nacis







—oOo—





Homo erectus y encefalizaciónhomoerectus


Pongo un comentario en un post de Reflexiones de un primate sobre la encefalización en las poblaciones tardías de Homo erectus:

Es interesante el aumento del volumen craneano en Homo erectus, en lo que parece ser una evolución convergente con la del linaje de Homo sapiens. No carece por supuesto de lógica: ancestros comunes, hábitat y ecología comparables,  configuración corporal similar, con presiones morfolóticas semejantes debidas a la bipedestación, con sus consecuencias de altricidad y neotenia asociada, presión para un desarrollo cerebral tras el nacimiento, etc. Pero, ¿existen estudios que permitan pronunciarse sobre la naturaleza y estructura de este desarrollo cerebral? ¿Hubo un desarrollo relativo del lóbulo frontal, por ejemplo? ¿O son los datos y restos disponibles demasiado dudosos?





—oOo—















Retropost (16 de junio de 2008): Language Ability as Exaptation

20080616213201-erectus.jpg


An interesting article in Babel's Dawn: Building a New Brain from Old Parts; I retake it here. The article argues a gradualistic and selective emergence of language (something I agree with) and dismisses the role of Gouldian exaptation and spandrels in the process—which I don't quite agree with. See my comment below, and see the original article for additional links. The question of exaptation and of unforeseeable and catastrophic turns in evolution is a key one in Gould's evolutionary theory, and I highly appreciate Gould's awareness of the role of retrospection and hindsight in evolutionary theory and his ability to discern the potential for narrative fallacies in our narratives of evolution. Here goes then Bolles's paper which I would argue is fully anti-Chomskian but only half anti-Gouldian:

Edmund Blair Bolles (Babel's Dawn): Building a New Brain from Old Parts:

Spandrels are famous as inevitable byproducts of arches and as metaphors of evolutionary theory; although sometimes spandrels can leave the scholar with more to say than just, "It's a spandrel."

If language is unique to humans, there must be something unique about our brains. But how does a brain acquire something unique? That question is one of the real mysteries of speech origins and only now is a satisfactory solution beginning to take shape. Unsatisfactory answers have been in rich supply, so it is encouraging to see beyond them at last.

One idea has been that language is the natural byproduct of having a very big brain. Stephen Jay Gould was a proponent of this idea, calling such byproducts 'spandrels.' It was a metaphor taken from architecture. If you put an arched doorway into a building, you will get some curved wall space. The spandrel comes with the territory and is to be explained by referring to the arched door, not to any decorative details the builder may have added to the spandrel. The spandrel explanation laughs at the mysteries of language. Language is as it is because the language spandrel is what it is. The mysteries endure, hope of understanding dissolves.

A second idea is that a sudden mutation gave us a language faculty. The most popular lone-mutation hypothesis has been that in a leap we were given the capacity to manipulate symbols recursively. After March's conference in Barcelona the recursion idea seems mortally wounded (see: Recursion Can Be A 'Side Effect' and Words are More Human than Syntax), but the search for a single mutation that delivers us to language goes on.

These solutions have been tried because the standard evolutionary appeal to gradual change seems on its face unable to account for something as unique as language. Nevertheless, this long-dismissed account appears to be correct. The March and April issues of Nature Neuroscience included two papers and a news story about brain evolution. The news account concluded, "[the papers] suggest that the neural circuitry in humans evolved gradually from primate precursors.... The human language circuits did not appear de novo through a chance mutation or as a 'spandrel' of increased brain size... but instead have their basis in modified versions of neural structures shared by related species."

The articles in Nature Neuroscience were by James K. Rilling et al., “The evolution of arcurate fasciculus revealed with comparative DII” (abstract here), Christopher I. Petkov et al.,  “A voice region in the monkey brain,” (abstract here), and Asif A Ghazanfar , “Language evolution: neural differences that make a difference” (report here; see p. 384 for quotation cited above).

The papers examined the evolution of specialized areas and the evolution of connections that integrate specialized areas into complex functions. A familiar specialization in speech, for example, is voice recognition. Besides knowing what a person is saying; we can tell who is saying it. Petkov’s team found that monkeys (macaques) have a specialized area of their brain devoted to identifying the voices of other macaques, just as humans have a specialized area for identifying human voices. Thus, voice recognition seems to be older than language, but the macaque’s system is in a different region of the brain from the human system. Voice recognition does not seem to be a spandrel, because it has emerged in different anatomical contexts, nor does it look like the product of a single mutation. Instead, it appears to be a complex function with a long, evolutionary history.

The same holds true for the Rilling team’s examination of the emergence of a connection that supports language. Its paper examined a tract that links the front and rear portions of the brain, the “arcuate fasciculus,” best known for connecting the two most celebrated language regions in the brain, Broca’s Area  and Wernicke’s Area. Despite its importance to speech, Rilling's team identified homologs of the arcuate fasciculus in macaques and chimpanzees. The macaque pathway is simpler and connects fewer points than the chimpanzee's, and the chimpanzee pathway is simpler and connects fewer points than the human's. Thus the pathway has exactly the kind of gradual history expected by the most orthodox evolutionists.

But if  spandrels and lone leaps are out, what of the objections to gradualism that inspired those explanations in the first place? The most persistent objection is that we do not see little bits of language in other species. Macaques and chimpanzees do not talk at all. Something unique must have happened.

A theme that has appeared a few times on this blog concerns the integration of existing brain function. Last February work on autism suggested that joint attention arises from the union of two distinct forms of attention, one reflexive and one intentional. (See: How the Brain Supports Conversation) The findings reported by Rilling’s team indicate that integration of function has been evolving along one pathway for a very long time. Friedmann Pulvermüller’s report in Barcelona (see: Brain Circuitry Challenges Linguistic Models) also paid close attention to integration of function.

The importance of integration can be seen just by observing what happens when the arcuate fasciciculus is damaged. The separate language areas continue working properly, but coordinating the functions becomes a challenge. Speakers are able to understand what they hear, but unable to repeat what was said. So you can say, “Pass the salt,” and the listener can pass the salt, but the listener cannot say, “You said ‘pass the salt.’” Damage to this pathway also gives readers a problem reading aloud, and when sufferers misspeak they can recognize the error but have a difficult time correcting it.

Gradualism and integration suggests that we will understand the neurological role in speech origins by looking for the enhancement and coordination of previously existing functions. Last week's post on tool making shows what I mean (see: Toolmaking and Speech) We began by using existing sensorimotor skills and then coordinated them in new ways and complicated them. Emerging from that process came something quite new: interest in neutral topics.


Comments:

I like this idea. Here is a metaphor: Early people had fire and they made it with a little bow. They also had darts or spears. They created a new weapon,the bow and arrow, that was very complicated compared to a spear. But they did not create it from scratch. They made the bow bigger and the spear smaller and then tweaked them a bit. All the stages of creating the bow and arrow were useful; the steps were each short etc. This is good evolution narrative with no big jumps and no useless bits being kept around too long.
I also like the idea of the tool making skill at the start of language because it is tracing back to a starting point in the 'hand' rather than the 'voice'. (That is just my bias showing.)

Posted by: JanetK | June 16, 2008 at 04:19 AM


(and my own comment: ) Hm, I'm not sure that spandrels will go away as easily as that. When you say at the end of your paper "Emerging from that process came something quite new: interest in neutral topics" - isn't there a whiff of the spandrel there? Discussion of spandrels should be complemented with a discussion of exaptation (also Gould's term) and surely there must be a role for exaptation when a detour through something "not crucial" (i.e. neutral topics) actually becomes a shortcut due to the exponential increase in coordinated action enabled by language - something which comes as an "unintended" consequence of these developments, but certainly feeds back on them and enables further evolution along that line. I don't think gradualism and spandrels are as irreconcilable as they seem to be at first sight.
-----------------
Posted by: JoseAngel | June 16, 2008 at 07:01 AM


BLOGGER: The crucial difference between spandrels and gradualism is selection. With spandrels it is the door that is selected, not the spandrel. With gradualism, you get what you select.

—yeah, you do get what you select, but the point is that you get many things you don't select as well—you get spandrels. And exaptative uses both of spandrels and of selected traits. And they do have effects... such as ideology's feedback on evolution, allowed by language. (JAGL).



—oOo—









El silencio de Sánchez sobre sus ministros




—oOo—





Retropost (16 de junio de 2008): Huelgas salvajes


Lo que pienso de la huelga de camioneros, en dos palabras:

- Que haga huelga quien quiera. Me parece genial, por mí como si no vuelven a trabajar. Otros saltarán al ruedo.

- Que la haga sólo quien quiera—no quien no quiera. Los famosos piquetes de matones son la gentuza que sale a flote cuando hay huelgas, o guerras, o revoluciones, o terremotos. Los que se lo pide el cuerpo. No hacer huelga, no, sino acogotar al transeúnte, juntarse en bandas de gallitos para amedrentar al personal, y hacer que el vecino trague con lo que yo quiero, por mis pelotas. De eso, a patadas hay en este país.

- ¿Que se bloquea una carretera? Pues a despejarla la policía, por la vía rápida. Pero este gobierno tiene demasiada transigencia con los violentos. "Por favor retire el camión..." Y si no quiere, paciencia y a tomarle la matrícula, que luego se pactará con los sindicatos el hacer pelillos a la mar con las sanciones.

Más pelotas de goma, por favor, y más porrazos. Que alguno han dado, pero demasiados pocos. Y a los que van quemando camiones y dando palizas, pues a la cárcel, que están mejor ahí que repartiendo lechugas.

Pero en lugar de eso, aquí, a los violentos y matones, negociación y alfombra roja. Es el talante de este gobierno. Y el que se jode, el que sigue las leyes, porque lo que sale a cuenta es saltárselas, y quien medra es quien se coge lo suyo y lo tuyo. De momento ya lo tiene, y a ver quién es el guapo que se lo quita.

Aquí en España todo matón quiere una subvención, y encima se la suelen dar. Yo de dar subvenciones arrancadas al gobierno así por la fuerza, nada de nada. Es estimular la siguiente ronda de piquetes violentos.

Y los camioneros, si no ganan bastante, que suban los precios por sus servicios, en vez de hacer huelga. Es lo que tendrán que hacer al final. Menudo descubrimiento.

 
 
—oOo—



Recuerdo de tía Pilar

Recuerdo de tía Pilar
—oOo—




Retropost (16 de junio de 2008): Orientación laboral

20080616180903-2394082036-cd64dbebe2-m.jpg


En qué colocar a estos chavales, hacia dónde orientarlos... Hablamos de posibles profesiones con Ivo y Otas, a cuenta de un anuncio de inversionistas que ven.

Ivo - ¿Qué es gestión de fondos, papá?
- Pues son unos señores que si tienes dinero te dicen dónde lo podrías invertir para ganar más dinero... 
Ivo - ¿Invertir es gastártelo?
- No, invertir es que se lo dejas a otro señor que lo necesita para hacer algo. Y ese señor te devuelve luego tu dinero y un poco más. Pero tú le tienes que dar un poquito de dinero al gestor de fondos por decírtelo, eso, dónde lo tenías que invertir.
Ivo - ¿Y si no se lo quieres dar?
- Bueno, es que hay que dárselo, es su trabajo. Vive de eso. Hay muchos trabajos distintos. Igual un día sois gestores de fondos. ¿Te gustaría ser gestor de fondos, Otas?
Otas - Hum... no, creo que no. Yo preferiría ser científico loco, para hacerme un Gormiti que me sirviera de guardaespaldas toda la vida.
Ivo -  Eso, y que fuese indestructible.
Otas - Los Gormitis sólo mueren en peleas. Aunque los quieras destruir, no puedes si no peleas con ellos.
Ivo - Es una vida más salvaje.


—oOo—




Retropost (16 de junio de 2008): Je Crois Entendre Encore


Bueno, aquí mi primera incursión en el género lírico por así decirlo. Esta aria de Nadir, de Les Pêcheurs de perles de Bizet, pide a gritos ser cantada en dos octavas distintas. Cierto es que lo que no pide a gritos es que la cante yo... mais voilà.





Cuando saque su versión en dos octavas Alfredo Kraus, retiraré la mía.




—oOo—

 


















































.

AQUÍ  MI  FOTOBLOG


Loading...
.

IBSN: Internet Blog Serial Number 0-000-00000-1

También tengo el IBSN 0-000-0000-1

—nada menos. 

Archivos:


2017-2019   



















2018-1
2018-2
2018-3
2018-4/1        2018-4/2
2018-5/1     z18-5/2
z18-6-1
2017-7
2017-8
2017-9
2017-10
2017-11
2017-12
2017-1
2017-2
2017-3
2017-4
2017-5
2017-6



  2014-16         

2016-7 2016-8 2016-9 2016-10 2016-11 2016-12
2016-1
2016-2
2016-3
2016-4 2016-5 2016-6
2015-7
2015-8
2015-9
2015-10
2015-11
2015-12
2015-1
2015-2
2015-3
2015-4
2015-5
2015-6
2014-7
2014-8
2014-9
2014-10
2014-11
2014-12
2014-1
2014-2
2014-3
2014-4
2014-5
2014-6

2011-2013:         

2013-7
2013-8
2013-9
2013-10
2013-11
2013-12
2013-1
2013-2
2013-3
2013-4
2013-5
2013-6
2012-7
2012-8
2012-9
2012-10
2012-11
2012-12
2012-1
2012-2
2012-3
2012-4
2012-5
2012-6
2011-7
2011-8
2011-9
2011-10
2011-11
2011-12
2011-1
2011-2
2011-3
2011-4
2011-5
2011-6

2008 - 2010:      
2010-7
2010-8
2010-9
2010-10
2010-11
2010-12
2010-1
2010-2
2010-3
2010-4
2010-5
2010-6
2009-7
2009-8
2009-9
2009-10
2009-11
2009-12
2009-1
2009-2
2009-3
2009-4
2009-5
2009-6
2008-7
2008-8
2008-9
2008-10
2008-11
2008-12
2008-1
2008-2
2008-3
2008-4
2008-5
2008-6

     2005 - 2007:    


2007-7
2007-8
2007-9
2007-10
2007-11
2007-12
2007-1
2007-2
2007-3
2007-4
2007-5
2007-6
2006-7
2006-8
2006-9
2006-10
2006-11
2006-12
2006-1
2006-2
2006-3
2006-4
2006-5
2006-6
2005-1   (1-5)

2005-2      (6-8)

2005-3 (9-12)