VANITY FEA: Blog de notas de José Angel García Landa (Biescas y Zaragoza) - Julio de 2016

  O sea, un blog

retrofuturistasLo que en
Tiempos se llevó


View My Stats
Mi web   
Indice    Fotoblog    Videoblog    Lecturas    Enlaces y blogs    Bibliografía  — Música que viene: I'm Sitting on Top of the World (Al Jolson) - Y vuelve: L'anti-Ecclesiaste (Juliette Gréco) - Y vuelve: The Future (Leonard Cohen)
_____________________________________



Sábado 23 de julio de 2016



Ensenada quieta
Ensenada quieta






Hemos perdido la oportunidad de enviar al paro a PP/PSOE/UP/Nacis




—oOo—


Retropost #1077 (23 de julio de 2006): Sodoma y Gomorra


Je, qué tontería. Hablando de la Biblia. Acabo de caer en la cuenta, después de tantos años de meditar por qué tras la destrucción de Sodoma y Gomorra se condena tanto a los sodomitas y no se vuelve a hablar de los de Gomorra. Se me acaba de hacer la iluminación sobre cuál era en concreto el pecado de los de Gomorra. Mira qué tonto, no haber caído en la cuenta antes. Y sí que se los condena, sí.

Canta, lengua


Retroposts

—oOo—






Retropost #1076 (23 de julio de 2006): Pido un ascenso


Envío esta sugerencia al Blog ciudadano de Zaragoza:

Dos cosas: - Es un poquito abusivo pedir tantos datos para mandar una sugerencia. Con un correo electrónico debería bastar (sugiero). - A lo que voy; la lista de blogs más actualizados no funciona bien. En mi caso, por ejemplo, mi blog "Vanity Fea" ha sido actualizado muchas más veces que otros blogs que figuran sobre él en la lista (con ping enviado). Sugiero que se revise por qué sucede eso. Gracias.

En ese agregador de blogs zaragozanos ocupo uno de los primeros puestos, no digo en calidad, por supuesto, que no la mide, sino en "visibilidad" o dinamismo entendido como frecuencia de actualización. Sin contar con que mis artículos son bastante más largos que la media, y la longitud importa. Tampoco ando mal de visitas, aunque es otra dimensión que allí no se mide. Ni la popularidad en número de comentarios, ahí me han dao.

La primera lista del agregador recoge los últimos diez blogs actualizados, y siempre que lo actualizo figuro en el primer puesto. Otra lista recoge los diez blogs más actualizados; es una lista más estable, en la cual entré a los pocos días de inscribirme, y aún no he salido de ella. Si bien, como veis, no estoy satisfecho con el puesto que se me asigna, y pido, en justicia, un pequeño ascenso.

Por cierto, acabo de actualizar también el artículo de ayer de "Actos de Habla en la Literatura", añadiendo el capítulo 2, sobre Santiago el Lector, filósofo africano. ¿Será legal mandar un ping al Blog Ciudadano cada vez que alargo un post? ¿Es eso una actualización? ¿Y cada vez que me ponen un comentario? Je, pero de esos no me ponen. A ver si os lucís, hypocrites lecteurs, mes semblables et mes soeurs.

Boring entry



Retroposts

—oOo—





Retropost #1075 (23 de julio de 2006): Que así sea y así se escriba

Acabamos de ver con los críos, en tres secciones,  Los Diez Mandamientos de Cecil B. de Mille, la madre de todas las superproducciones, con Charlton Heston sin rifle pero con vara. A los chavales les ha gustado bastante, aunque Oscar no lo reconoce. Y Pibo ya sabía lo que les pasaba a los carros del Faraón y nos ha quitado todo el suspense, contándonos el final.

Ivo - Pero dice Oscar que a él no le ha gustado. Dice que es cutre.
Oscar - Es verdad. Que así sea y así se escriba. Que sea la película tan cutre que nadie la quiera ver nunca.  

(Bueno, algo por lo menos ha sacado en limpio... )

Para que mis huesos hagan CraAAacK

Retroposts

—oOo—














Viernes 22 de julio de 2016

Barcos y banderas

P7160053

—oOo—









Complexity and Emergence





—oOo—







Retropost #1074 (22 de julio de 2006): J. Hillis Miller, Speech Acts in Literature

J. Hillis Miller, Actos de habla en la literatura

Speech Acts in Literature (Stanford UP, 2001). "El lenguaje actúa en la literatura" (y vice versa, claro). Un libro de crítica literaria y lingüística precioso, y que puede marcarte si decides escuchar lo que dice, hasta límites que no los pone el libro, sino tú mismo.
 

Introduction: How to "Bog, by Logical Stages, Down"

 Como J. L. Austin, que con sus actos de habla inventó los actos de habla. Todos somos diferentes tras el acto de habla. "The one who promises is made different by uttering the words" (2). A Austin lo que le embarra el argumento es la citacionalidad y sus ambivalencias: "Citation, or repetition, seems both necessary to a felicitous speech act and at the same time capable of vitiating it" (3). (Por otra parte, Austin nunca es fiel a su propósito de tratar "the total speech-act in the total speech-situation" [cit por Miller, 4]—a no ser que su manera de ser fiel es dejar su argumento inconcluso). Pero ¿por qué habla Hillis Miller, "some low type" quizá, no lingüista ni filósofo, sobre actos de habla? ¿No se mete en el "corralito" de otros? (Yo se lo pregunté, y me dijo, más abiertamente que en el libro, que en efecto pretendía su libro ser de relevancia para la lingüística y oponerse a algunas tesis sobre la teoría de los actos de habla comúnmnente aceptadas en lingüística). Aquí dice que "the idea that philosophy can be read rightly only by a secret guild of philosophers is an absurd or even pernicious idea, destructive of philosophy's proper social role" (5). Bajo toda enseñanza auténtica late la incertidumbre de que no sea una enseñanza autoritativa, autorizada, o autorizable.

Capítulo 1: J. L. Austin

How to Do Things with Words: el título es una descripción y una promesa. "Austin's title for How to Do Things with Words is the first joke among many jokes in this admirable joke book" (11). (¿O es un libro de autoayuda?). Todo escrito se presta a enfrentarse con nosotros y plantearnos la disyuntiva de reconocerlo, hacernos responsables de él, o desentendernos de él. Austin no publicó su libro en vida, no se hizo tan responsable de lo que dijo. ¿Es un argumento fallido, una catástrofe intelectual? Bueno, "The insights are attained through the process of bogging down" (12). Cosa que no creen hacer sus seguidores, pero "If such speech-act theorists had been slightly more careful readers of Austin, they would have seen that he had already conclusively demonstrated the impossibility of establishing a clear and complete doctrine of speech acts" (13). (Bueno, pues menudas perspectivas para la argumentación del propio Miller, ¿no?). El libro de Austin rompe con la tradición filosófica de fe en la claridad conceptual. Los actos de habla están interpenetrados indisolublemente. "This crossbreeding or cross-contamination is perhaps the chief and most valuable discovery of How to Do Things with Words, though it clearly does not help to fulfill the promise made in the second lecture to distinguish clearly between constative and performative. Austin's genius as a philosopher is to allow his intelligence to be led, 'by logical stages', to conclusions that he does not, at least apparently, want to reach. The other, related, mark of his genius is his ability to adduce examples that cause the most trouble for the general doctrine he is trying to prove" (15).

Austin es un filósofo poético, y Miller lo leerá como a un literato, atento a la estructura retórica y narrativa, o a los ejemplos y chistes, del libro — como parte inseparable de su argumentación. Argumento y texto, que para un desconstructor no pueden ignorarse uno a otro. Leer a Austin como literato es la manera de enfrentarse a la teoría de los actos de habla allá donde la lingüística o la pragmática no llegarán. Y es hacer lingüística, a la vez que es hacer literatura... o ética, y hasta religión también, en el caso de este libro de Miller.

Se recordará que Austin excluía de su estudio de los actos de habla "casos especiales" o "parasitarios" como la literatura, chistes, ficciones, etc. Pero "Austin is like a man who has exorcised a ghost only to find that it keeps coming back. Literature is the ghost that haunts How to Do Things With Words" (18). Hasta cierto sentido lo sabe, de ahí su teatralidad irónica: "Austin has a habit of commenting on what he is doing, to some degree from the outside, as though he were two persons, the one doing it and the other watching the first doing it. These comments are often wryly ironic, modest, or comic" (19).

"How to Do Things with Words is explicitly intended to be constative through and through" (21). Peeero... también dice Austin que sus lecciones son "verdaderas, al menos en parte" (!). ¿Cuál será la otra parte? "It looks like a given piece of language must be one of the four: true, false, performative, or nonsense. Y el libro, o el capítulo "Performative utterances", "has a pervasive, explicit, and nevertheless problematic performative dimension" (22). El libro entero es un enunciado performativo de algún tipo, "somewhat disheveled" (23). De este tipo en concreto: "an act of foundation" (23), el documento inaugural de la teoría de los actos de habla. Austin se presenta a sí mismo haciendo algo que nadie ha hecho antes, una especie de revolucionario: "A revolution is a performative act of a particular, 'nonstandard' kind, namely the anomalous kind that creates the circumstances or conventions that validate it, while masking as a constative statement. A revolution is groundless, or rather, by a metaleptic future anterior, it creates the grounds that justify it" (27). (Ver más sobre este tema en mi comentario a la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Allí también comento que esta noción de los actos inaugurales de Hillis Miller (y Derrida) tiene interesantes consecuencias para la teoría narrativa, y en concreto para el concepto de retrospección y retroacción).

Y así, como otras revoluciones, How to Do Things with Words es un acontecimiento filosóficamente revolucionario que adopta el disfraz de una mera constatación de los hechos — "Austin pulled off a successful revolution, albeit, as is usual with revolutions, with a considerable betrayal of the principles on which the revolution was founded" (28).

Austin vuelve como un culpable a la cuestión de la literatura, una y otra vez. Por ejemplo, en su tratamiento también problemático de la intencionalidad. "On the one hand, the performative depends on the intentions or sincerity of the one who speaks. (. . . ). On the other hand, the performative must not depend on the intentions or sincerity of the one who speaks. If Austin's theory is to be cogent, and if he is to attain his goeal of securing law and order, the words themselves must do the work, not the secret intentions" (28-29). Esto parece contradecirse con la idea cristiana de que la autenticidad reside en un lugar visible sólo a Dios, la interioridad. Austin desautoriza esta idea de la interioridad, pero de modo ambivalente; a la vez quiere que nuestra palabra nos ate, en aras del orden público y la responsabilidad social; por otra, no, porque eso "would put Austin where he does not want to be, that is, with de Man, who sees language, especially performatives, as something that operates mechanically, regardless of what the speaker thinks, feels, or intends, usually against his intentions" (32). Austin se resiste a ver que lo lleva allí el libro que está creando: "Rather it should be called How Words Do Things to You, or How to Be Done In By Words, in recognition of the autonomous power of language to do unforeseen things, 'independently of any intent or any drive or any ddesire that we might have' [de Man]. Among those thins is the generation, as an illusion or specter, of the autonomous self, the ego or "I" that Austin presupposes and takes for granted as the necessary foundation of felicitous speech acts" (32).

(El ego múltiple, y la forma en que el lenguaje le da forma. Hay un poema de E. E. Cummings sobre este asunto...).

Los soliloquios no valen para Austin como ejemplos de actos de habla. (¿Es la literatura un soliloquio? Para Miller, un acto de habla público requiere un receptor, y también un tercero, un testigo. En los escritos públicos presumiblemente los segundos hacen de terceros también). Hillis Miller ya criticó en "The Critic as Host" la idea de que la literatura es parasitaria del lenguaje, o de que la crítica es parasitaria de la literatura. (Una noción ésta que tiene bastante que ver con la crítica asumiendo responsabilidad por su propio discurso, volviéndose crítica crítica,crítica creativa). El teatro de Austin dictando performativamente lo que excluye de su teoría tiene a Miller frotándose las manos: "What a melange of mixed, "poetic" metaphors Austin uses: hollow, void, sea-change, parasitic, etiolations! Each invites in commentary" (36).

"The question is whether the parasite may not belong in the home, or come to be at home there, that is, whether literature may not after all be an essential part of the economy of speech acts. [Pero que le vayan a contar esto a los del corralito disciplinario de la "lingüística"... ]. If How to Do Things With Words is taken as an example, that is certainly the case, since the parasitic, in the form of jokes, irony, hidden citations, dramatic examples, obscure dialogues, and so on, is essential to the working of the performative revolution Austin is trying to effect. Nevertheless, these features may at the same time undercut his project, undermine it, make it in a peculiar way hollow or void" (37).

Austin introduce la noción cuasi-nietzscheana de fuerza ilocucionaria, otra invención performativa. Y las "condiciones de felicidad" para que la Fuerza funcione... pero sus ejemplos y marginalizaciones paradójicas lo pierden.

"One way to define Austin's problems is to say that he remains in his analyses at the level of grammar and logic without ever going on explicitly to the tropological or rhetorical levels. He uses tropes brilliantly and commands a powerful rhetoric, but he does not generally reflect on the implications of the way his use of tropes is necessary to get said what he wants to say" (39). (Reconocemos aquí el motivo central de una fábula clásica o cuento popular... ¿cuál es?). Su libro es una obra literaria que se ignora a sí misma como tal. "Nevertheless, if de Man is right, it may be the irony of How to Do Things with Words that makes it performatively effective" (42). Los ejemplos no son inocentes nunca: "Of philosophers and theorists in general it can be said, 'By their examples ye shall know them'" (43). De Platón a Austin, los mejores filósofos eligen ejemplos que someten a presión las doctrinas que están propugnando (— Y para analizar esta relación entre la filosofía y su texto, y llegar a una filosofía superior o diferente, está la desconstrucción). Los ejemplos de Searle son de baja presión, los de Austin no. En su teoría de los ejemplos efectúa Hillis Miller un razonamiento desconstructivista clásico (con analogías con el pensamiento antiabstraccionista de los integracionalistas), e introduce su tropo favorito, la catacresis que amplía lo pensable:

"Examples are examples of the trope called synecdoche, part for whole. Their efficacy depends on assuming that the whole is homogeneous and that the example chosen is a fair sample of the whole: 'All the other cases are like that'. This is conspicuously not so with Austin's examples, or indeed with examples generally. Each example tends to be sui generis, an incomparable special case that in the end turns out to exemplify only itself, not to be 'typical' at all." (43-44). Los ejemplos son a la vez parecidos y únicos, un problema... como las diferencias entre los actos de habla:

"A major cause of 'bogging down' is his pragmatic or empirical discovery, through the exploration of examples, that each kind of performative utterance differs from all the others" (45). En sus ejemplos, Austin transforma sus performativos al estilo indirecto, como si los narrase en una novela. Su propio discurso está infectado de literatura... Así, sus ejemplos cuentan una historia que contradice al argumento explícito y deliberado del libro. El inconsciente del libro (o de Austin) se revuelve contra la ideología dominante que quiere asentar y expresar, y que se trasluce en sus ejemplos y las jerarquías que suponen en la realidad: el varón occidental es en los ejemplos de Austin el sujeto ideal del acto performativo válido, pero "The hierarchy shades down through women to various animals—monkeys, horses, donkeys, cats—with each lower stage increasingly unable to utter happy performatives" (51). Los primitivos, nos dice Austin, no distinguían claramente entre unos actos de habla y otros (—de hecho Occidente era primitivo entonces hasta que vino Austin con la teoría de los Actos de Habla, y quizá lo sigue siendo si hemos de creer a Miller). Para Miller, Austin "needs to believe in primitive ambiguity in order to have confidence that he is making progress. His actual experience, however, is of bogging down. He finds that his distinctions do not hold, are unapplicable abstractions" (52). Así, Austin ejemplifica la comedia de la lúcida mente occidental tratando con una realidad intratable, y que sabe no puede reducirse a razón. Nunca podemos, por ejemplo, predeterminar qué acto de habla estamos realizando...

"... as Austin abundantly shows, you can never wholly control 'how' a given utterance is going to be taken, by different people for different uses in different circumstances, or just what its force will be" (54).

Austin quiere mantener el orden. La violencia cómica de sus ejemplos sugiere que el Orden es inestable, que el equilibrio social es precario. Y, para mayor alarma, el hecho de que su argumento se empantane sugiere una imposibilidad de justificar o mantener ese orden público. (Por cierto, la expresión "bog down" sugiere los límites del orden humano impuesto con carreteras, o las fronteras de Occidente, donde acaba el Imperio. Uno se empantana en Irlanda, o en Rusia, o donde la civilización pierde su honesto nombre). Austin sueña con asentar el orden público de responsabilidades éticas del lenguaje en "an accepted conventional procedure having a certain conventional effect, that procedure to include the uttering of certain words by certain persons in certain circumstances" (cit. por Miller, 57). "The ultimate goal of Austin's work is to secure the conditions whereby law and order may be kept" (57).

"His examples indirectly assert and reinforce a powerful set of presumptions: the ideal of the male at the top in full possession of his "I," speaking from a position of authority in the right circumstances, and then women, animals, poets, 'low types', actors and actresses, soliloquizers who mutter sotto voce, and so on, beneath the men of authority, firmly kept in place. (. . . . ) This vision of history has the white male English philosopher, not surprisingly, as its evolutionary goal. This superior man is ceaselessly at work purifying the dialect of the tribe, making distinctions, therefore making law and its enforcement possible, as was not the case for our primitive ancestors who spoke in one-word sentences that were vague and ambiguous." (58).

"That How to Do Things with Words is the record of a failure to achieve its goal, securing law and order, that it is the record rather of a bogging, by logical stages, down, is the underlying 'serious' drama of the lectures" (59). "In spite of Austin's efforts, How to Do Things with Words is more subversive of law and order than supportive of them" (59).

(Aquí yo matizaría... Me encanta la lectura de Miller, pero mal podemos perder de vista que el libro de Austin es, además de un fracaso, un triunfo, y que sus distinciones son utilizadas. Han sido "seminales" como diríamos por perpetuar el mito del potente varón. Aunque eso sí, nunca escapa su uso a las ambivalencias que señala Miller. Así que el uso que le demos al libro de Austin depende en buena medida de nosotros, algo con lo que creo que Miller sí estaría de acuerdo).

Dos regímenes tecnológicos en colisión detecta Miller en la confrontación (in absentia) de Austin y Derrida. El concepto del ego unitario y perdurable esencial para la teoría de los actos de habla está ligado a la comunicación impresa. Derrida en su crítica invierte las prioridades de Austin: "felicitious speech acts are parasitic on infelicitous ones, on literature in fact, rather than the other way round" (61). Derrida pertenece a la era post-cartesiana de Internet, a un nuevo régimen de telecomunicaciones:

"That regime is a place of spectral, fleeting, impermanent selves created and decreated by media. In those media the distinction between fact and fiction, real and imaginary, no longer firmly holds or no longer holds in the same way as it did in the era of the printed book" (61). Derrida ha reflexionado sobre las condiciones de responsabilidad ética, comunidad y democracia en esta nueva era, y parte de ese trabajo de reflexión es su crítica al acto de habla tal como es concebido por Austin.

(Y sin embargo, añadiría yo, la vieja y la nueva era también están secretamente interpenetradas... Después de todo, bien dice Derrida que la palabra es siempre ya una inscripción).


2. Jacques Derrida

La cuestión de la performatividad en el lenguaje es central en la obra de Derrida, dice Miller; no sólo en sus obras como Limited Inc donde critica a Austin y Searle (y que yo criticaba en los años ochenta desde una perspectiva más bien searleana). También en la obra de Miller: "This role of literary study in the investigation of ethical and political commitment, the role of 'speech acts in literature', is my focus in this book" (64). Ambos investigan el concepto de groundlessness, el carácter inaugural de los actos de habla, su carencia de bases, "the originary performativity that does not conform [qui ne se plie pas ] to preexisting conventions, unlike all the performatives analyzed by the theoreticians of speech acts, but whose force of rupture produces the institution or the constitution, the law itself, which is to say also the meaning [le sens] that appears to, that ought to, or that appears to have [qui paraît, qui devrait, qui paraît devoir] to guarantee it in return" ( Specters of Marx, cit. en Miller 64). (Se verá que esta dimensión retroactiva del acto de habla realizativo o performativo tiene también interesantes implicaciones para la teoría de la narración, la célebre retrospección que tanto me interesa. De hecho, podría decirse que el acto de narrar es uno de estos actos de habla performativos, configurativos de la acción y de la historia que supuestamente se limitan a transmitir. Más sobre estos objetos retrovistos aquí). Derrida, por su parte, habla de la interpretación performativa o realizativa, "performative interpretation, that is, of an interpretation that transforms the very thing it interprets [qui transforme cela même qu'elle interprète]" (Specters of Marx , cit. en Miller, 64). Y en sentido aún más amplio podemos hablar de la dimensión performativa de toda representación).

Niega Derrida hablar de la "indeterminación" del sentido: sí enfatiza su indecidibilidad,que es una oscilación determinada entre posibilidades. Va unida a la iterabilidad, que conlleva que nunca podemos estar seguros de estar significando lo que queremos significar o decir. Toda enunciación está contaminada de iterabilidad (no sólo "te amo te, a-mo" que decía Umberto-to). Por ejemplo, si algo es verdad, es eminentemente iterable. No se puede poner un copyright a lo que es cierto. Derrida torea a Searle utilizando el copyright de su artículo contra él mismo. La diferencia entre la cita y la iteración es que la cita supuestamente arrastra su contexto original consigo de modo implícito, mientras que la iteración de un signo puede usarlo en un contexto radicalmente nuevo (Una diferencia no absoluta, supongo). Derrida habla de la iterabilidad de las marcas o trazos. "To say 'mark' rather than 'word' or even 'sign' has important implications, as Derrida indicates. It allows him, for example, to challenge the age-old notion, going back to Aristotle, that man is the only animal with language and therefore radically distinct from the other animals" (79). (Bueno, lo de 'going back to Aristotle'... ). Lo esencial es que cualquier marca puede iterarse, y eso lo usa Derrida para subvertir la lógica austiniana de los actos de habla. "For him, the pure promise is a 'fictional' phantasm derived from the impure one. Why is that? Because what exists 'originally' are speech acts marked, from the beginning or even before the beginning, by iterability, that is, by impurity. The impure is the original" (81). (Me recuerda este debate al reciente artículo de Carl Zimmer contra la pureza de las especies, recordándonos que todos descendemos de híbridos). Este razonamiento derrideano es también el que aplica a la crítica del presente puro; la iterabilidad crea un tipo de temporalidad que interpenetra presente, pasado y futuro. "This temporality makes the present never present because it always reaches toward a apast that never was present and a future that will never be reached as present" (83). Derrida socava así la claridad de todas las distinciones establecidas por Austin. Para Miller, "Austin's speech-act theory and its reductive codification by Searle belong to the age of print"; "Derrida, on the contrary, belongs to the age of the new communications technologies that are bringing the ate of traditional print media to an end" (87).

Adiós al ego: ya no existe su autopresencia cartesiana. Adiós al receptor: la marca es aautónoma, puede funcionar en ausencia radical de cualquier emisor y receptor concreto. (Aunque no en la ausencia de todo receptor, habría que subrayar aquí, there's the rub. ¿Y puede decirse que el propio emisor y receptor no va marcado en su marca—autores implícitos, receptores implícitos, etc.? Conviene aquí evitar respuestas demasiado categóricas y descontextualizadas). La intención, también queda problematizada con la teoría de la marca iterable: "Whatever marks I make are cut off from my intention and left free to have meanings and ever new meanings in all the potentially different contexts in which they may be read" (93). (Ah, pero ninguna libertad es absoluta...). La intención ya está marcada por esta iterabilidad de la marca, está dividida de entrada y orientada a los otros, separada de sí misma.

El inconsciente como matriz. Los sentidos de nuestras marcas no pueden sernos presentes, desbordan al yo. No podemos acceder a nuestro propio sentido.

Contexto insaturable: en términos de teoría de los conjuntos, se refiere a que la teoría de los actos de habla es en sí misma un acto de habla, "debe someterse a la misma normatividad y jerarquía que pretende analizar" según Derrida, y de ahí el empantanamiento de Austin con los discursos marginales y no serios. "Derrida, however, both uses, in positive and productive ways, and says that he uses, these forces of the nonserious , while showing why it is impossible to be serious, thereby turning this loss into a gain" (103). Una marca no puede ordenar y dominar su contexto a la manera del jarrón de Wallace Stevens en un paisaje. "The context is never saturated by the mark's force" (105). (Este asunto debe relacionarse con la dicotomía entre crítica amistosa, que se somete a la fuerza de la marca o intenta extenderla, y crítica crítica, o crítica confrontacional, que limita la fuerza de la marca o la recontextualiza. También Roger Sell habla de cómo hay que evitar la presunción de un contexto único).

Derrida enfatiza mucho la iterabilidad de la marca, "the power the inscription has, once it is inscribed, to continue working in the complete absence of the intentional structure that originally inhabited it" (106). (Pero—¿completa? Evitemos extremos, otra vez. Una marca en ausencia total de intención ni siquiera es ya una marca. Una letra que no sabemos qué sonido representa no es ni siquiera ella misma. Un texto puede convertirse en un objeto físico, pero deja de ser el texto del que estábamos hablando. Una mesa puede ser leña, pero si la quema un fuego en una casa, no es una mesa para el fuego, sólo madera).

"Derrida (...) sees in the force iterability has to enter history the chance for a new ethics and a new politics, the politics of what he calls 'the democracy to come' " (106).

Platón ya hablaba de la iteración, viéndola como una amenaza, diciendo que un escrito nunca se sabe a quién puede dirigirse: "Writing is a 'drifter', a homeless vagrant. The difference, and it is a big difference, is that what Plato sees as a danger and an enfeebling, Derrida sees as a new force and as a chance, a piece of good luck" (107) — (Derrida parece así ser, como William Gibson o Stephen Jay Gould, un admirador o contemplador de la exaptación,

"the sign possesses the characteristic of being readable even if the moment of its production is irrevocably lost and even if I do not know what its alleged author-scriptor consciously intended to say at the moment he wrote it, i.e. abandoned it to its essential drift" (Derrida, Limited Inc., cit. en Miller 107).

Aquí disiento de la manera en que se usa el concepto de "legibilidad". Si hemos perdido el código, por ejemplo, el signo ya no es legible. Algo podemos hacer con él, quizá, utilizarlo decorativamente por ejemplo, pero no leerlo. Y hay veces en que sí conviene tener presente lo que quería decir conscientemente el autor, para obtener una lectura más ajustada más allá de la sola evidencia del texto. O sea, que sí, la escritura va vagabunda y errante, pero por ese camino se pierden unos sentidos y se adquieren otros. El mismo Derrida apunta a esto cuando habla de la no saturabilidad del contexto:
"For a context never creates itself ex nihilo; no mark can create or engender a context on its own, much less dominate it" (Limited Inc., cit. en Miller 111). Para Miller hay una relación dialéctica entre acto de habla y contexto: dialéctica retroactiva por la que nuestra acción verbal busca autosustentarse invocando y creando con palabras el contexto que la apoya:

"The context is there already, but it becomes a context only when the speech act intervenes within it, however weakly and without power to saturate it. The speech act nevertheless transforms the context it enters, even though in retrospect that context seems to have been there already as the ground of the speech act's efficacy. This power to intervene in the context, even if not to dominate it, is the emancipatory chance opened by a speech-act theory based on iterability." (111). (Esta aproximación a la pragmática del acto de habla puede compararse con la de Jenny Thomas, en su libro Meaning in Interaction, donde enfatizaba que los actos de habla no vienen ya perfilados sino sujetos a negociación retroactiva, y que el contexto también es articulado dialécticamente con el uso del lenguaje).

Este poder retroactivo del acto de habla lleva a un análisis de la teoría ética y política de Derrida, una teoría transformadora, donde "the performative utterance creates the conventions it needs in order to be efficacious, rather than depending on their prior existence for its felicity" (Miller 112). La ética de la enseñanza es así problemática, pues una enseñanza nueva traiciona sus bases, o crea bases nuevas que no son las pactadas con la institución: "Someone can always come along with the charge: 'What you are teaching has no authority, no validity. You are not speaking the truth'." (114). Depende de cómo se reciba:

"Speech acts often generate an intepersonal situation in which the necessary response to one speech act is another speech act, even if the latter act is silence or a mute gesture, as when a beggar asks for alms and I pass by without giving anything or lift my hand and shake my head in a gesture of refusal. The border between speech acts proper and gestures that function as implicit speech acts is blurred. The distinction between gestural and verbal speech acts is impossible to draw, as both Austin and Derrida knew. It might be better to speak of 'sign acts', a more inclusive term." (116).

En el análisis de Derrida, los actos de habla 'ideales' y abstractos (promesas, afirmaciones, preguntas, declaraciones, excusas) — se vuelven mucho más borrosos e indecidibles en los casos concretos. Miller también comenta la Declaración de Independencia de los USA: "'All men are created equal', but that does not include slaves or women, for example Jefferson's black mistress" (120). Un rasgo esencial del análisis derrideano de la Declaración es "the way the Declaration of Independence depends on the thing it creates. It lifts itself by its own bootstraps, itself makes the foundation on which it builds the new state. (. . . .) The Declaration creates that in the name of which it speaks" (124), y crea la comunidad de sus firmantes y adherentes, en cuyo nombre habla. La importancia de la firma: "La signature invente le signataire (. . . ) dans une sorte de rétroactivité fabuleuse" (Derrida, Declarations of Independence, cit. en Miller 124). Crea la nueva ley que la hace legal. Así, "paradigmatic performatives disobey all the requisites for a felicitious speech act as laid down by Austin, at least in his initial analyses early in How to Do Things with Words. The Declaration of Independence creates the law by which it acts rather than depending on preexisting rules. It breaks the preexisting law rather than sustaining it." (125). Y lo mismo sucede, según Derrida, con las declaraciones de amor, promesas, mentiras y demás actos de habla. Esta teoría de Derrida, como la de Austin, también es un acto de habla inaugural, una nueva visión de la acción política y ética como radicalmente inaugural. (Demasiado radicalmente inaugural para mí: mejor buscar además los precedentes, que siempre los hay, y estudiar las fuerzas no declaradas que hacen las revoluciones posibles). Una ética y política de la iterabilidad. (Bueno, pues eso. Si es iterable, además de tener una differentia specifica, también tendrá algo de común con otros casos, ¿no?).

Derrida relaciona la cuestión de la inauguralidad, y de la determinación del contexto mediante el acto de habla, con otro tema que le es caro: la liminalidad, la frontera entre contrarios o campos separados, siempre problemática para él. "The outside penetrates and thus determines the inside. This is what I have analyzed so often, and for so long, under the words 'supplement', 'parergon', and each time that I have said of the trait of writing or of inscription (for instance, that which marks the limit of a corpus or of a context) that it was divisible and that it erased itself in the very process of marking [dans son marquage même]." (Derrida, Limited Inc., cit. en Miller 130).

("Je t'aime")

"Derrida explores the phrase 'Je t'aime' ('I love you') as an exemplification of the speech act theory he wants to put in place of Austin's or Searle's" (134). Requiere la fe de quien se lo escucha decir, es una aseveración que no se puede comprobar: "my locution 'Je t'aime' is always implicitly, even sometimes explicitly, accompanied by something like 'I swear to your that what I say is true'. ( . . . ) Uttering 'Je t'aime' is in turn an exemplary case of bearing witness" (135). Otro corolario: "Like the Declaration of Independence", 'Je t'aime' creates the event it names" (137). Es decir, la expresión y el sentimiento interno no están divorciados: Derrida siempre atiende a la materialidad del signo, y critica el "puro sentido" independiente de todo signo. Austin ya argumentaba contra una postura un tanto derrideana, y se volvía a encenagar con el tema, en su ensayo sobre "Pretending", donde comenzaba argumentando contra la noción de otro filósofo de que no estás airado hasta que expresas la ira.

De hecho, según Derrida, la expresión sí transforma la interioridad. Decir 'Je t'aime' no es meramente describir o constatar algo: es elegir, es transformarnos. Todos los actos de habla están interpenetrados de acción, no hay metalenguaje inocente: "since all mention is to some degree use and even the most deliberately constative statement has an element of the performative, and vice versa. I cannot say or write 'Je t'aime' without to some degree using it" (139). (Aquí Miller nos declara a los lectores su amor, y yo: pero no quiero a todos igual, ojo no os confundáis).

3. Paul de Man

Empezando por la imposibilidad de distinguir entre enunciaciones performativas y constativas, de Man lleva su análisis de los actos de habla hasta los límites en los que se problematiza la propia inteligibilidad. "This, he argues, makes it forever uncertain whether it is possible to ascertain what has been done with words and who or what should be held responsible for it, or even if it is possible to do anything with words at all" (141). La función referencial del lenguaje performativo supuestamente nos permite saber lo que hacemos con las palabras a la vez que lo hacemos. Esto resulta ser imposible. (Ya decía el "player king" de Hamlet que nuestras palabras son nuestras, pero en lo que van a parar no tenemos mucha parte).

This reminds me of something De Man said in a seminar at Yale. A speech act, he commented, makes something happen all right, but it is never what is intended or what is predicted beforehand. You aim at a bear and some innocent bird falls out of the sky. (144).

(Hay, por tanto, una especie de Ley de Murphy, o ley de Man, del acto de habla, la ley del fracaso perlocucionario: "Lo que digas nunca tendrá los efectos buscados". O, para mayor precisión, es imposible saber si los tendrá, o tendrá parte de ellos y parte también de efectos no buscados, en grado impredecible. Esta es una cuestión que podemos relacionar con la dinámica entre comprensión y crítica en la interacción comunicativa: da lugar a las formas de respuesta crítica a una enunciación que yo llamo crítica amistosa y crítica crítica. Un autor busca una respuesta crítica amistosa, pero frecuentemente encuentra un crítico en lugar de un amigo. La intención traza un plan de interacción comunicativa y la figura de un receptor implícito, pero el plan siempre fracasa, el receptor efectivo no se ajusta a los rasgos del receptor implícito invocado, y las contingencias del contexto dan al acto de habla y su producción una historia que es resultado de la impredecibilidad. En mi artículo sobre "La espiral hermenéutica" he señalado cómo esta distancia entre lo dicho y lo entendido se vuelve perceptible desde un tercer punto de vista, y cómo esta estructura de no coincidencia da lugar a la susodicha espiral consistente en interpretaciones, desplazamientos de sentido, recontextualizaciones e interpretaciones más inclusivas).

Siempre me ha llamado la atención la mala fe de la interpretación que da Paul de Man sobre las excusas de Rousseau en el episodio de la cinta robada (en Allegories of Reading). Yo lo relaciono un tanto instintivamente con su propia incapacidad para excusarse abiertamente por su etapa colaboracionista. Hillis Miller no hace esa lectura, se limita a constatar que "Excuses, de Man concludes, are performed by language itself, not by the willing, intending subject" (146) —algo que parece difícil de comprender o de compartir. Aunque muchas veces sí aceptemos una excusa sólo de palabra, eso es por la intencionalidad que hay detrás de esas palabras (aunque sea intencionalidad de pactar o llegar a un compromiso, y no de excusarse sinceramente).

En cualquier caso, es esto algo inherente a la pragmática de Man: "Language, on its own, witout any help from man or woman, from his or her subjectivit and its intentions, posits itself, in a violent and senseless act of positing. This positing is a speech act, but of a most anomalous kind, since it is detached from the ego with its conscious intentions" (Miller 148). Esta teoría es a su vez un acto performativo para Miller, uno frecuentemente repetido en su obra: un aviso. "His entire work might be defined as a warning. This happens, however, most decisively and strategically through a characteristic and often repeated move that is a performative utterance disguised as a constative one" (150). Un aviso contra la "locura de las palabras", el lenguaje fuera de nuestro control. Aunque para Miller "to say 'language speaks' looks like a prosopopoeia to me" (152). Para de Man ignoramos nuestro propio lenguaje; la teoría quiere ser lúcida y constativa, pero sólo dice su verdad cuando hace algo, cuando se vuelve narrativa y performativa. Cualquier texto es constativo y performativo a la vez, pero estos aspectos están en tensión, no cuentan la misma verdad. "The tension between the two functions means that the performative aspect of the text makes it produce deceptive, illusory knowledge, or the illusion of knowledge" (153). (Yo casi diría que es al revés, es el sentido constativo el más mentiroso para de Man, y el otro, performativo, el que produce insight). Sea como sea, "The text always overshoots or undershoots the target it aims at: 'It always produces a little more or a little less than the original, theoretical input' (AR, 271). Die Sprache verspricht (sich). " (154). (Cf. la espiral hermenéutica, que nos lleva a interpretar aspectos no lógicamente codificados del texto como parte de su sentido, de lo que "hace" si no de lo que dice). Esto lleva a de Man a un resultado paradójico (quizá su propia teoría esté así pidiendo a gritos ser desconstruida): "As related to the unintelligible or 'based on it', no statement is either true or false, though it may be performatively effective in unforeseen and unknowable ways" (154). (Bueno, maticemos: unforeseen hasta que se producen efectivamente, y unknowable hasta que viene un analista o crítico a sacarlos a la luz mediante una interpretación. Eran imprevisibles e incognoscibles; Miller no deja claro, o no comparte, este salir a la luz o construirse de la verdad del texto. Del mismo modo, podemos decir que en sí misma ninguna afirmación es verdadera o falsa. Siempre es verdadera o falsa para alguien y en un contexto discursivo determinado).

4. Passion performative: Derrida, Wittgenstein, Austin

El cambio en el régimen de comunicaciones puede llevar, según Derrida, al fin de la literatura, de la filosofía, del psicoanálisis y de las cartas de amor. Y Derrida mismo ha contribuido a ello con sus escritos, a pesar de su amor por la literatura. "If Derrida is right—and I believe he is—the new regime of telecommunications is bringing literature to an end by transforming all those factors that were its preconditions or its concomitants" (157). El nuevo régimen comunicativo lleva a mayor apertura, como una postal que puede ser leída por todos. "The postcard or e-mail message, if it falls under my eye, is meant for me, or I take it as meant for me, whoever its addressee may be" (158) (—¿pero no es esta capacidad de común a todos los escritos, como decía Platón en el Fedro? ¿Aún más, a todos los signos?).

Las pasiones no son desgajables de los signos que las comunican o articulan, y son transmitidas por ellos infecciosamente. En términos de actos de habla, se trata aquí de "the problem of whether the outward expression of passion, in words or other signs, simply reports, constatively, an emotion that already exists inwardly, or whether the outer expression creates, performatively, the inner passion. Do I first feel love and then say 'I love you,' or does saying 'I love you' bring about the passionate state of being in love?" (159).

Esta asociación de pasión y expresión es lo que funda la pasión por la literatura, una pasión lectora e interpretativa, más allá de cualquier secreto efectivo que contenga el texto. Una pasión performativa, no constativa.

Wittgenstein se planteaba la existencia de un lenguaje privado que sería necesario para expresar los sentimientos privados. (¿No sería el estilo este lenguaje privado?). Hillis Miller lo plantea en términos de articulación de una nueva figura expresiva: la catacresis, un intento de expresar lo inexpresable: "the goal of poetry for Hopkins, like the goal of narrative for Proust, is to find some way to speak this unspeakable, this wholly other of my private emotions" (161).

La incomunicabilidad de lo interior, del otro, problema para Wittgenstein. "One escape from this impasse is to say—recalling Derrida and, as I shall show, Austin—not that pain or any other passion in the other is hidden away somewhere and then expressed, but that the expression is the passion or is indistinguishable from the passion (two very different things, and that is the problem)." (164).

Wittgenstein une las emociones a sus síntomas corporales, y más generalmente a su expresión. "This is, I think, what William James meant when he said that a man doesn't cry because he is sad but that he is sad because he cries" (Wittgenstein, The Brown Book, cit. en Miller 164). (Aquí se adivina una reducción de los noumenos emocionales a una fenomenología o semiótica corporal, en un movimiento paralelo en cierto modo a la epokhé de Husserl). Miller lo plantea en términos austinianos: "Is the 'expression' of an emotion, whether by words or by signs such as weeping or frowning, related to the emotion cognitively or performatively?" (165). Para él, también, la expresión forma parte del sentimiento, éste no puede disciarse totalmente de su expresión, por absurdo que parezca a veces decir que nos enamoramos por decir "Je t'aime".

Pseudo-excurso sobre "perhaps" como palabra que expresa la incertidumbre necesaria para la vida humana: "As long as I can say 'perhaps', I am still alive, still waiting for something unexpected, whereas if I know for sure, then the future is entirely programmed and predictable, not really a human life anymore, or at any rate not worth living. The human ability to say 'perhaps' is perhaps a sign of a distinctively human way to be related to time, that is, by putting off indefinitely the last word of certainty. 'Perhaps' defines human temporality as such, even though, it is oriented, we all 'know', toward the future definitive event of death that will come sooner or later to all, though luckily we do not, at least not usually, know just when. That perhaps is what Hamlet means when he says 'The readiness is all'. 'Perhaps' is a way of saying 'Yes, I am ready', ready even for death, when that event comes." (168).

Austin debate sobre la pasión y su expresión realizativa en respuesta a Errol Benford, que en Proceedings of the Aristotelian Society sostenía que la ira consistía enteramente en la expresión de la ira. Austin no rebate eso, y además su artículo sobre el fingimiento resulta inconclusivo. Cuenta allí un sueño extraño, en el que se le aparece la frase: "Neither a be-all nor an end-all be". Austin se resiste a totalizaciones y conclusiones. Eso es bueno para mantener el análisis indefinidamente abierto, pero por otra parte revela que "he may be reluctant to reach the undesired conclusion toward which his thinking is nevertheless remorselessly tending" (172)—a saber, la conclusión de que el lenguaje de las emociones pueda ser eminentemente realizativo, no constativo (a la Errol Benford, pues). "The other facet is the fear that it may be impossible ever to know for sure whether the other is angry or loves me. The two fears are aspects of the same fear. Only so long as the game continues in a 'perhaps' that forbids premature closure and keeps open the hope for a break-through event transforming the fear into a happy certainty can the philosopher playing the ordinary-language game keep bogged down on the periphery. Only by prolonging the game can he or she stay away from the center that generates such excessive anxiety" (172). Austin quiere justificar el orden público, y ve que puede quedarse sin fundamentos comunicativos para ello—para exigir responsabilidades ante la ley. "A passion for law and order always lies somewhat covertly beehind Austin's lighthearted jokes about how can we be sure that little bird is a goldfinch or how we can know that man is anbry unless he takes a ferocious bit out of the carpet" (173). El lenguaje, como veía de Man, es inseguro y resbaladizo. Austin quería evitar el llegar a esa conclusión y por eso sus teorías se quedan siempre empantanadas en la periferia. "The sharpness of Austin's thinking, however, leads him to recognize, through careful discriminations and painstaking analyses, that 'I promise' and 'I know' are both forms of what he was later to call a performative utterance" (174). Al enunciar una "verdad", aunque sea auto-evidente (como en la Declaración de Independencia), nos comprometemos éticamente; una afirmación es una declaración de creencias o una toma de partido, una adopción de compromisos. Como dice Austin, "believing in other persons, in authority and testimony, is an essential part of the act of communicating, and act which we all constantly perform" (Austin, Philosophical Papers, cit. en Miller 175 —cursiva mía).

"We believe in the testimony of other persons all the time, for example when my beloved says 'Je t'aime', and we had better believe them, since law, order, communication, felicitous marriages, and the happy working of society depend on such belief, even though that belief flies in the teeth of the evidence that we can never have sufficient grounds for such confidence" (176).

5. Marcel Proust

Proust también se plantea el problema de la incognoscibilidad de los otros; ya cité aquí su reflexion sobre la impenetrabilidad de Françoise. Hillis Miller observa que reducimos una persona y sus múltiples facetas para hacerla intepretable, simplificándola metonímicamente, haciendo que uno solo de sus aspectos reduzca a toda la persona. También le lleva esto a reflexionar sobre su selección de ejemplos de Proust: al elegir un ejemplo, hacemos que el ejemplo sea una metonimia del resto, la parte por el todo. La crítica literaria (y la vida social también) es metonímica.

Especialmente figurativa es la relación amorosa. Al decir a alguien que la amamos, quedamos condenados a ignorar la realidad de esa persona; nuestra pasión ocupa el lugar de la persona real. La realidad, dice Proust, es una función de nuestros instrumentos de percepción, y el otro nunca puede presentarse directamente, sólo "apresentarse", aparecernos sin estar presente. Conocer al otro "is a matter of faith, a performative positing, not a verifiable knowledge" (183). Todo ideología: "ideas que no se manifiestan pero no por ello dejan de actuar". Al no poder acceder directamente a los sentimientos de Françoise, Marcel debe interpretar oscuros y contradictorios signos, y en última instancia tomar una opción, decidir performativamente: "Since those interpretations can never be checked directly against the hidden object that casts the shadow, anything we can say about that object (the mind and feelings of the other) is not a constative statement of fact but a statement of belief, a form of testimony, a performative utterance: 'I hold that Françoise loves me' or 'I hold that Françoise hates me'." (185). "This assumption that the other is an impenetrable shadow, a shadow that emits contradictory signs open to endlessly varied contradictory hypotheses, all equally unverifiable, all equally fueled by one emotional need or another, is the presupposition of all Marcel's presentation of human life" (185). Analiza a continuación Miller el episodio de las Vírgenes Vigilantes.

 A las Parcas escapa Proust mediante la escritura sin fin previsto: "Proust dilates and delays, stealing with each invention a moment more of life, just as Scheherazade in the Arabian Nights, so frequently referred to in the Recherche, told story after story, thereby avoiding execution". (198). Quizá lo mismo se pueda aplicar a todo escritor del libro de su vida, incluido Miller, o a todo bloguero que cumple llenando una entrada más.

Y a continuación un último episodio de la Recherche, que también tiene que ver con la ceguera del amor: la ceguera fascinada (¿o es una visión negada a ojos profanos?) de Saint-Loup frente a su amada Rachel quand du Seigneur, "une simple petite grue". Este episodio, como muchos otros en la obra de Proust,

"seems to oppose a mystified view, generated by passion and leading to a performative 'reading into' of trivial signs, in this case Rachel's face, to the demystified view that sees the signs as no more than crudely material, not valid signs for anything, that is, sees them truly as what they are" (200).

El signo que leemos fascinados es sin embargo más auténtico para Miller, porque la lectura en profundidad del signo requiere esa fascinación. ¿Qué sería del amor por la literatura sin la colaboración del lector? ¿Sin las invenciones del crítico? ¿"une simple petite grue"? ¿Y qué sería del amor a secas? Todo signos triviales, a los que preferimos dar importancia. O se la damos, sin proponérnoslo realmente. Y así damos nuevos nombres, o nicks, a los seres amados, un bautismo como acto performativo por excelencia, "naming as a sovereign speech act making or remaking the one who is named" (207).

Esta es la dimensión religiosa del libro de Miller. El creyente en una divinidad cualquiera no conoce de modo constativo, sino realizativo, mediante un acto de compromiso personal que a la vez lo ciega (lo mistifica) y le da acceso a una realidad inaccesible para quien no se compromete de ese modo,

"a realm of beauty that is lost in a past that never was, though it is treasured as a 'memory', a memory without memory, and hoped for in a future that always remains future, the 'recompense which we strive to earn' (E2: 163; F2: 459). All works of the imagination—love, music, literature, art—however illusory in fetishizing this or that embodiment of beauty, give us a glimpse of this lost paradise, or rather these lost paradises, since they are multiple and incommensurate, each in its own separate and sequestered place in the capacious realm of the imagination. This multiple and unattainable beauty is allegorized by means of catachreses that employ the illusions of love as well as by the fictitious, factitious creations of poetry. These are used to name something unknown, unknowable, and unnamable in any literal words." (208). Así, Proust celebra la imaginación humana y su capacidad de alcanzar verdades ocultas, "accessible not to reason but to performative speech acts" (211). Y es la capacidad de crear signos, desplazando el sentido literal, la que nos da acceso a esta dimensión sobrenatural (o sea, propiamente humana) de la existencia, como en el episodio en el que Marcel decide que unos árboles podrían ser perfectamente ángeles, tesoreros de nuestros recuerdos de la Edad de Oro, guardianes de la promesa de que la realidad no es lo que suponemos. Signos sobrenaturales, traduciéndose unos en otros, tropos que convierten a los árboles en ángeles, o transfiguran a esa mujer corriente y vulgar, haciendo de ella "a deep enigma" (213).

Coda: Allegory as Speech Act

Si En busca del tiempo perdido es, como decía Paul de Man, una alegoría de su propia lectura, una alegoría de lo que pasa cuando interpretamos la lectura, un intento de leerla sólo nos llevará a más actos performativos de sentar sentido. La interpretación es un acto de habla realizativo, una manera de hacer cosas con palabras, no una constatación de un significado existente; nos vemos así abocados a "the incompatibility between knowing through or by words and doing things with words that is perpetually demonstrated, as this book has tried to show, by speech acts in literature" (214-15). La interpretación viene de la propia pasión y de la llamada del otro que sentimos, mediada por un texto. La interpretación, a su vez, da lugar a un nuevo texto que constituye una nueva llamada a más respuestas... que a su vez puede ser o no atendida por sus lectores. "This constitutes another demand for response. It is a demand for which I, as the one who has first responded, must, and hereby do, take responsibility" (215).

Aunque a mí me parece que la responsabilidad del autor por el hecho de solicitar o invitar respuesta queda un tanto diluida por el elemento de proyección y autofascinación que va a haber en las respuestas de los lectores, según nos lleva a concluir el propio Miller. Habrán de ser estos quienes se responsabilicen de sus propias interpretaciones. Como tampoco somos responsables de quienes se enamoran de nosotros proyectando sus propias necesidades y fantasías sobre nuestra persona. Sí de las fantasías compartidas, o toleradas.

La tesis central del libro, la inevitabilidad de un compromiso ético y de una decisión a la hora de usar el lenguaje, amplía la teoría ética de Miller en The Ethics of Reading. Cada vez es más inmediata para Miller, y más subrayada, la responsabilidad directa de quien interpreta algo. Interpretar es elegir, tomar partido (y responder es interpretar). En una entrevista reciente en el European English Messenger (15.1, 2006), señala igualmente que cada juez a la hora de decidir si la ley es aplicable o no a un caso, debe interpretar y decidir, hacerse responsable. Y así hace la ley a cada momento, más allá de aplicarla. También eso es un acto de habla. Lo mismo en la interpretación literaria: "Any interpretation implies a speech act: 'I declare this work means so and so'." (Messenger 25). Hacerse responsable es, en primer lugar, hacerse responsable de que la respuesta que damos es la nuestra: no creer que no estamos interviniendo, o eligiendo ("sólo aplicando la ley, o una teoría", etc.). No podemos "aplicar" un método preestablecido para producir una lectura éticamente responsable; antes deberemos someter el metodo a una lectura crítica. No todo acto ético es moral, y no todo acto moral es ético; Miller contrapone la moral a la ética como lo aceptado convencionalmente frente a las decisiones relativas a valores que se adoptan individualmente en una situación determinada: en suma, el método frente a la interpretación creativa. "You must read for yourself, and are always on your own when you do that" (25). La actuación (sea mediante la palabra o mediante otras acciones) siempre tiene un componente ético e interpretativo, y hasta una dimensión inaugural y creativa. Siempre solos a la hora de decidir, aunque decidamos en compañía de toda nuestra comunidad y de las autoridades.

(Así, Miller decide que la protagonista de Beloved de Toni Morrison hace bien en matar a sus niños antes de devolverlos a la esclavitud - "her decision was just, since it was inaugural, inititatory" (25) —y yo sin embargo decido que hace mal, por muy inaugural que sea su decisión, y muy contextualizada, y por mucho que crean ella, y Morrison, y Miller, que hace bien. Una decisión ética para ella, quizá, pero inmoral. No en sí, claro—sino para el juicio ético y moral de este lector).

Gramática parda


Retroposts

—oOo—









Más dinero para la Cataluña golpista





—oOo—





Jueves 21 de julio de 2016

Barcos adornados y bateas

Barcos adornados y bateas
—oOo—




Criticism after Romanticism (6): Aesthetics and Psychology
An overview of some central ideas and movements in nineteenth-century literary theory, criticism and aesthetics, after the heyday of Romanticism. This lecture centers on the development of psychologistic approaches, either in the direction of idealist aesthetics, or of psychoanalysis and anthropology.

Criticism after Romanticism, 7: Aesthetics and Psychology

http://ssrn.com/abstract=2807432

 




 


Number of Pages in PDF File: 23


eJournal Classifications (Date posted: July 12, 2016)
AARN Subject Matter eJournals
                          
CSN Subject Matter eJournals
                          
LIT Subject Matter eJournals
    
PRN Subject Matter eJournals
             



Criticism after Romanticism (6): Realism and Naturalism


—oOo—




Retropost #1073 (21 de julio de 2006): Singular singladura

Inútil fue enviarte a Marte. Aunque te registré adecuadamente en la nave, la Nasa no me extendió el certificado. Así que pruebas no tengo. La nave (Opportunity se llamaba, creo) me consta que salió, y llegó hasta el planeta. Esa no vuelve (o quizá sea una de esas misiones perdidas en el espacio, en las últimas aventuras marcianas, tan accidentadas). En todo caso, algo de ti quedará por los siglos de los siglos en los desiertos cósmicos, o marcianos, inútilmente.

También inútil, aunque más extraño, fue encontrarte por azar, ya inscrita a bordo de aquella otra nave (la
Stardust era, con permiso de Woody Allen)— sin tener yo nada que ver con esa inscripción. Anyway, me resultó conveniente tu alter ego, si no eras tú en persona (¡Dos tú! Contradictio in adjecto), y te reasigné desde la nave marciana a esta Stardust donde ya estabas ubicada, y que por entonces se hallaba entre Marte y Júpiter, persiguiendo a un cometa. Porque esa nave sí regresaba a la Tierra, y aunque su sitio web llevaba cierto desfase, pude hacer el seguimiento hasta el aterrizaje. stardust

Todo esto recuerda  a lo de "déjalo ya, sabes que nunca has ido a Venus en un barco". Igual te perdí en durante el transbordo.  A Venus, a Marte... yo mismo sólo viajo por el ciberespacio, o por mi espacio interior; y lo más raro se diría uno que habría de ser el que estos periplos cósmicos sucedan realmente en el espacio exterior, materia terrícola viajando durante años a muchos kilómetros por segundo, arriesgándose a chocar con cualquier asteroide. Pero es así; y estas cosas suceden, la gente las hace, como en
Gattaca, o en 2001. Sucedían, de hecho, ya hace años.

Y una cosa más extraña hay: tu indiferencia a este interludio interplanetario, a esta singular singladura cosmicómica, a esta
space oddity, única en tu género Cierto, en cierto sentido te comprendo (being yourself a cosmic one-shot). Para qué transportar objetos físicos y cuerpos tangibles a través de millones de kilómetros, pudiendo  ir en la imaginación, si quieres. Y si no quieres ir... inútil separar los pies de la tierra, naturalmente. Pero es, de todos modos, una singular sinalegría.

Al mar y al viento


Retroposts

—oOo—



El PP vuelve como el perro al vómito







—oOo—





Retropost #1072 (21 de julio de 2006): Silla on Friday

Me acabo de mercar/marcar una silla para el ordenador. Pero el ordenador soy yo; lo siento. Mira, Álvaro, lee lo que pone en la pantalla. "Ahí va, dice que has comprado una silla nueva para el ordenador... ¡es cierto, estás sentado en ella!" — A veces hay que ver las noticias en la pantalla para enterarnos de lo que tenemos delante de las narices.

Móvil nuevo
 



Retroposts

—oOo—




Retropost #1071 (21 de julio de 2006): Sad-eyed Lady of the Lowlands


Sad-eyed Lady of the Lowlands
 
With your mercury mouth in the missionary times,
And your eyes like smoke and your prayers like rhymes,
And your silver cross, and your voice like chimes,
Oh, who do they think could bury you ?
With your pockets well protected at last
And your streetcar visions which you place on the grass,
And your flesh like silk, And you face like glass
Who could they guess could carry you ?
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man comes
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I put them by your gate?
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?
 
With your sheets like metal and your belt like lace
And your deck of cards missing the jack and the ace
And your basement clothes and your hollow face
Who among them could think he could outguess you ?
With your silhouette when the sunlight dims
Into your eyes where the moonlight swims
And your match-book songs and your gypsy hymns
Who among them would try to impress you ?
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man comes
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I put them by your gate
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?
 
The kings of Tyrus with their convict list
Are waiting in line for their geranium kiss
And you wouldn't know it would have happened like this
But who among them really wants just to kiss you ?
With your childhood flames on your midnight rug
And your Spanish manners, and your mother's drugs
And your cowboy mouth and your curfew plugs
Who among them do you think could resist you ?
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man comes
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I leave them by your gate
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?

Oh, the farmers and the businessmen they all did decide
To show you the dead angels, oh, that they used to hide
But why did they pick you to sympathize with their side ?
How could they ever mistake you ?
They wished you'd accepted the blame for the farm,
But with the sea at your feet and the phony false alarm
And with the child of a hoodlum wrapped up in your arms
How could they ever have persuaded you
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man has come
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I leave them by your gate
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?

With your sheet-metal memory of Cannery Row
And your magazine-husband who one day just had to go
And your gentleness now, which you just can't help but show
Who among them do you think would employ you ?
Now you stand with your thief, you're on his parole,
With your holy medallion which your fingertips now unfold
And your saintlike face and your ghostlike soul
Who among them could ever think he could destroy you ?
Sad-eyed lady of the lowlands
Where the sad-eyed prophets say that no man comes
My warehouse eyes, my Arabian drums
Should I leave them by your gate
Oh, sad-eyed lady, should I wait ?


———oooo———
sb
Señora de ojos tristes de las tierras bajas

Con tu boca de mercurio en los tiempos misioneros
Y tus ojos como humo y tus rezos como rimas
Y tu cruz de plata, y tu voz como el son de campanitas
O, ¿quiénes piensan que podrían enterrarte?
Con tu bolsillos bien protegidos por fin
Y tus visiones de tranvía que dejas en la hierba
Y tu carne como seda, y tu cara como de cristal,
¿Quién se pensarían que podría llevarte?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que no viene ningún hombre,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?


Con tus sábanas como de metal y tu cinturón como encaje
Y tu juego de cartas sin la sota y el as
Y tus ropas de sótano y tu cara hueca
¿De ellos quiénes piensan que iba a ganarte adivinando?
Con tu silueta cuando el sol se va oscureciendo
En tus ojos donde nada la luz de la luna
Y tus canciones de caja de cerillas y tus himnos gitanos
¿Quién de ellos habría de intentar impresionarte?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que no viene ningún hombre,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?


Los reyes de Tiro con sus listas de presidiarios
Esperan en fila su beso de geranio
Y no sabrías que sucedería de esta manera
¿Pero quién de ellos quiere de verdad sólo besarte?
Con tus llamas de niñez en tu alfombra de medianoche
Y tus maneras españolas, y las drogas de tu madre
Y tu boca de vaquero y tus tapones de toque de queda
¿Cuál de ellos crees que se te podría resistir?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que no viene ningún hombre,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?


Ah, los agricultores y los hombres de negocios sí decidieron todos
Mostrarte los ángeles muertos que mantenían escondidos
Pero ¿por qué te eligieron a tí para simpatizar con su bando?
¿Cómo es que pudieron confundirse contigo?
Hubiesen querido que aceptases llevarte la culpa por lo de la granja
Pero con el mar a tus pies y la falsa alarma de pega
Y con el hijo de un matón envuelto entre tus brazos
¿Cómo te iban a persuadir jamás?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que ningún hombre ha venido,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?


Con tu recuerdo en chapa metálica de Cannery Row, California,
Y tu marido de revista que un día hubo de desaparecer
Y tu amabilidad de ahora, que no puedes evitar mostrarla,
¿Quién de entre ellos crees que te daría un empleo?
Ahora estás con tu ladrón, estás en su libertad condicional
Con tu medallón sagrado que pliegas con la punta de los dedos
Y tu cara como de santa y tu alma como fantasmal,
¿Quién de ellos pudo pensar jamás que podría destruirte?
Señora de ojos tristes de las tierras bajas,
Donde los profetas de ojos tristes dicen que no viene ningún hombre,
Mis ojos de almacén, mis tambores árabes,
¿Debería dejarlos ante tus puertas?
Oh, señora de ojos tristes,¿he de quedarme esperando?



(Bob Dylan, Blonde on Blonde)




Retroposts

—oOo—











Miércoles 20 de julio de 2016

Dos barcos con banderas


Dos barcos con banderas

—oOo—








Criticism after Romanticism: 6. Realism and Naturalism

An overview of some central ideas and movements in nineteenth-century criticism and aesthetics, after the heyday of Romanticism. This lecture centers on the development of the theory of realistic prose fiction, with Bulwer-Lytton, Henry James and William Dean Howells among others, and the fin-de-siècle Naturalist aesthetic exemplified in the theories of Zola.


Number of Pages in PDF File: 13
Keywords: Aesthetics, Realism, History of Criticism, Prose fiction, Narratology, Zola, Henry James, Bulwer-Lytton, William Dean Howells,

Criticism after Romanticism:

6. Realism and Naturalism

http://ssrn.com/abstract=2802060
 

 
eJournal Classifications (Date posted: June 30, 2016)
AARN Subject Matter eJournals
                          

LIT Subject Matter eJournals
    

PRN Subject Matter eJournals
             






Criticism after romanticism (4)


—oOo—









Retropost #1070 (20 de julio de 2006): Vacaciones, ¿quién dijo vacaciones?

Por el trabajo no se me ve, es cierto, pero en casa estoy currando a l'homo caliente, con la bibliografía, y también repasando artículos para el libro sobre "la narratividad" que mi coeditor John Pier aún no se decide a querer bautizar. Ahora acabo de enviar un artículo a Tel Aviv, "antes de que Hezbollah le eche un pepinazo atómico" esperemos. El siguiente a Londres, y aún tengo que repasar mi propia contribución. Por cierto, que el libro de Interculturalism parece ser que nos lo van a editar también en español, lo cual quiere decir que me tendré que poner a autotraducirme, para más inri, como si no fuese bastante autoaguantarme mis razonamientos. Miento, lo cierto es que al releerme a veces me sorprendo de las cosas que escribo, como si lo hubiese dicho otro. 

Por las tardes vamos, si no hay una tormenta tremenda como la de ayer, a la piscina del Ovnihuevo.  Quien quiera puede echarme una carrera de un par de largos, pamás no sé si doy. Hala, entretanto, me voy a hacer unas compras a algún sitio con aire acondicionado.

 

Lujo zaragozano

Retropost #1069 (20 de julio de 2006): Cars con caras
Retroposts

—oOo—


Hoy tenemos por fin planeado el visionado de Cars con los nenes y Chusi. En el último Mad Magazine salía un sendup divertido de Cars, presentando a los personajes rechazados para la película, por ejemplo un mercedes plateado hecho un acordeón llamado "Crumple, the totaled paparazzi-evader", o una furgoneta roñosa llena de mejicanos, "Don Pablo, the illegal alien-stuffed econo-van"; también "Flippy, the rollover-prone Suv",   o "Putrid Pete, the puke-filled prom limo"... y "Forgotten Frank, the leaf-flyer and pigeon-crap-covered Buick". El nuestro también necesita un lavado, y pagar unas multas. Y una revisión antes de irnos a hacer los kilómetros veraniegos de rigor. Otra cosa por hacer. Uf.cars

Bueno, pues vista Cars; es menos para niños que otras de Pixar, más para mayores simulando ser niños, no demasiado acertadamente en este caso. Y eso que la historia tiene buena base, políticamentecorrectamente hablando: coche de carreras trepa, que descubre los encantos de la lentitud, y de los pueblos de mala muerte con vecinos car-acterísticos. Pero los gags no son muy allá. Es curioso, a los coches siempre les hemos visto cara, y a veces se les pone humorísticamente en publicidad sobre todo (—normalmente los ojos están en los faros, y la boca en el capó, aquí no; están los ojos en el parabrisas y la boca en el radiador o el parachoques, como yo me los solía imaginar de crío al verles la cara).

Lo curioso, digo, es que nunca hayan salido personajes famosos de comic o cine encarnados en coches. Y eso que los americanos son muy dados a identificarse con su coche, la religión nacional dicen algunos, o al menos la identidad pública o carrocería de su personalidad es el coche, antes que el blog de cada cual o su "face". Je, pues esa es la mayor diferencia entre la USA profunda de Cars (buena película para Americana) y la USA real: que en la de la película nadie usa coche... porque son coches ya. Pero la pregunta del millón la hace Abo, pregunta de retrovisión:

- ¿Cómo consiguen mirar por el retrovisor si tienen los ojos en el parabrisas?

Al nuestro le hinchamos por lo menos el pie, digo la rueda. A ver si mañana le toca la revisión.... Yo identificarme me identifico más con la moto; donde haya cuatro retrovisores que se quiten tres.

Hinokio
Retroposts

—oOo—








Procesión de barcos





—oOo—








Martes 19 de julio de 2016

Ex Libris Sigmund Freud



El que desentrañó el enigma de la Esfinge

Más al respecto aquí: Freud ante la Esfinge.

—oOo—









Retropost #1068 (19 de julio de 2006): Diez años de mala prensa


Desde la catástrofe del camping "Las Nieves" hace diez años, Biescas ha solido aparecer en las noticias para mal, asociada siempre a ese recuerdo. La noticia de hoy: Las víctimas, descontentas con la DGA tras el anuncio hecho ayer de que se tramitará una indemnización de seis millones de euros por vía parlamentaria.
aras
La catástrofe no hizo que dejase de crecer el turismo en Biescas, o al menos la construcción. Porque cada vez hay menos personas por piso construido en el pueblo: viene a ser como una gran urbanización abandonada. Yo cada vez que voy casi ni me reconozco allí; sólo a medias es el pueblo en el que me crié.

Y sin embargo aún es posible irse a bañar al barranco de Arás con los críos y las culebras. No sé si la gente sigue yendo.

 

Postmodern pelaires

Retroposts

—oOo—



Último programa de La Voz




—oOo—


Retropost #1067 (19 de julio de 2006): El Señor de la Guerra

(Lord of War, 2005). Nicolas Cage se especializa en papeles de personaje insatisfecho consigo mismo, o dividido internamente, o que lleva doble vida, o vendido a la tentación, o que se contempla a sí mismo corromperse por las circunstancias (por ejemplo en Leaving Las Vegas, en The Family Man, o en la reciente El hombre del tiempo). Así que le va que ni pintado el papel del traficante de armas Yuri Orlov, ucraniano, falso judío, inmigrante en América y que se dedica al comercio de armas a espaldas de su esposa, la top model que consigue comprar, como un trofeo, a base de forrarse vendiendo kalashnikovs y tanques.

La película empieza de manera impactante, con la vida de una bala vista desde el punto de vista de ésta, desde su fabricación, a través de sus mercadeos tercermundistas, hasta acabar en la frente de un africano. Una secuencia impresionante, como el resto de la película de hecho. Es de las que no hay que perderse este año, porque el final es también de impresión, anti-Hollywood: una vez capturado al fin tras la larga persecución de un agente de la interpol (Ethan Hawke), Cage sale tan pimpante, liberado por sus abogados y amigos de amigos influyentes, contactos al más alto nivel. La película termina diciéndonos que los grandes traficantes son también los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. lord of war

Pesimismo amargo, ni asomo de final feliz, porque el final es la situación hipócrita y real de nuestro mundo, que no es feliz. No se nos ofrece ni la consolación imaginaria de la canción de Bob Dylan "Masters of War". Aquí es Cage el que está al final de pie sobre las tumbas de todo el mundo. Aunque algún traficante sí que muere al tratar con el material sensible africano, Yuri Orlov es un superviviente, y seguirá traficando muchos años más hasta que le vuelen el coche o lo acribillen en algún hotel africano. Trafica, como le dice a su mujer cuando ésta por fin descubre la verdad que no quería ver, "porque se me da bien". Los márgenes de beneficio son inmensos, aunque se paga con riesgo. La adrenalina también lo mueve, sin duda; es adicto al riesgo, como su hermano a la coca. El hermano muere intentando detener una masacre que se iba a hacer con sus armas, en la única escena "sentimental" de la película. Pero Orlov/Cage no se deja ablandar. Si tiene que aguantar que le den un tiro, lo aguanta; si su hermano le invoca su alianza fraternal en ruso en el momento crítico, no pierde la compostura, y cierra el trato cuando lo han matado. Es un personaje despreciable y abominable, y la única crítica que se podría hacer a la película es que nos lo hace familiar y humano a la vez que se exhibe su inmoralidad atroz como pinchada en un palo en lo alto de la película. Pero necesita un personaje tan horrendo e impermeable para mostrar cómo es posible este comercio, y cómo son quienes lo hacen.

Es una película buena por donde se coja, una especie de docudrama con un anti-James Bond de protagonista recorriendo los cinco continentes. Está escrita y dirigida por Andrew Niccol (que escribió también La Terminal y El Show de Truman). Tiene una fotografía espectacular, una historia llevada de manera sorprendente por la voz en off de Cage, escenas impactantes, ambientes inolvidables. Especialmente buenas las escenas africanas: el aterrizaje del avión de los traficantes en la carretera y su desguace; las calles de Liberia; el encuentro de Cage con las hienas. Y los espeluznantes señores de la guerra de Liberia y Sierra Leona, un ambiente de pesadilla demasiado real y que te deja con el sentido de la realidad girando como una peonza al salir del cine.

Porque en un sentido más amplio, esta película condena la partición hipócrita del mundo en una parte ordenada y otra desordenada, en el Primer Mundo y el Tercero, expresada con la doble vida y los alter-egos de Cage. Que hace uno de sus papeles más tremendos, al interpretar al señor de la guerra que tenemos todos en casa sin querer saberlo, por vivir donde vivimos y como vivimos. Somos la parte bienpensante de Occidente, como la esposa de Cage, unos top-model añosos con ínfulas de artista. Mientras, en África se masacra con las armas que exportamos. Y la película subraya la imposibilidad de que esto cambie, con su frase más característica "Dicen que el mal prevalece cuando los hombres de bien no hacen nada. Lo podrían dejar, sencillamente, en 'el mal prevalece'." Id a verla, a consolaros contemplando con lucidez vuestra hipocresía occidental. Es lo más que haréis ese día contra el comercio de armas; ese y cualquier otro seguramente.

Cada año se fabrican unas dos balas por cada persona que vive en el mundo. Alguien las va a disparar, ¿no?

El hombre del tiempo

Retroposts

—oOo—







Lunes 18 de julio de 2016

Erdogan, podemitas, y otros islamistas






—oOo—


Retropost #1066 (18 de julio de 2006): Korol' Lir

Visionaje de la película de Grigori Kozintsev (1969), con música de Shostakovich y una excelente colección de interpretaciones. Comenzando por la interpretación que hace el director de la historia: consigue un clásico, la mejor película sobre Shakespeare según algunos, y no les voy a llevar yo la contraria: ahora que hay que matizar, en su género, que es el clasicismo del Realismo Socialista... no el género más apreciado actualmente, to put it mildly. Y muy dificultado queda el visionado por la mala calidad de las copias disponibles, con un subtitulado inglés prácticamente ilegible la mitad de las veces. Y paradojas del subtitulado a la lengua original, se pierde inmediatez, precisamente la que se había ganado al liberar al cine del lenguaje de Shakespeare... aquí lo recuperamos with a vengeance en los subtítulos.

Por volver a los orígenes por otra vía, aquí hay una edicion online de The Chronicle History of King Leir. La historia de la vejez y de cómo lleva a replantear las relaciones con los hijos, y a los "abuelos con bolsos" que dice el Bufón, seguro que a muchos les ha sonado desde siempre. Pero hace falta Shakespeare para mostrar de manera inolvidable lo que se tiene delante de las narices. Ah, y un toque metateatral en la versión "revisada" de Shakespeare. Pregunta Kent, al ver entrar a Lear con Cordelia muerta (cosa que no pasaba en "The Chronicle History"), "Is this the promised end?"

Y aún contesta en el drama Edgar "Or image of that horror"? Es decir, hasta el final queda la puerta abierta para restaurar el final original (como hizo Colley Cibber) y que Cordelia viva. ¿Será la muerte sólo una muerte aparente, una imagen del horror, una especie de drama, o una muerte real? Shakespeare, como siempre, hace teatro arriesgado, poniendo en evidencia las convenciones del escenario.

Se me hace especialmente promiente el Albany de la versión de Lear de Kozintsev. Quizá se quisiese congraciar Shakespeare con el rey de Albany de su momento. Y sigue chocándome que eligiese para el villano Edmund el nombre de su hermano y colega actor, Edmund Shakespeare. Vaya usted a hacer una teoría.

Me acuerdo de la primera vez que oí hablar del Rey Lear, en el libro de octavo curso de EGB. Aún hay otros que han oído hablar antes, claro. Ahora veía el vídeo encima de la mesa Pibo, y decía. "¿El rey Lear? ¿Ese es el del gran fracaso? ¿El de Shakespeare? ¿Es verdad que mueren todos todos?"

Verdad... según se vea, Ivo.

 

Retroposts

—oOo—


Retropost fuera de serie – 80 años del 17 de julio

Hace la mitad de nada, la vida es un soplo, celebrábamos ("celebrábamos" por así decirlo) el setenta aniversario del comienzo de la guerra civil. Hoy celebramos ya ochenta años del dieciocho de julio, o mejor del diecisiete—porque fue el diecisiete cuando se rebeló el ejército de África. Y fue entonces cuando el Rajoy de la época, Casares Quiroga, dijo su frase para la historia—cuando le informaron alarmados "Señor Presidente, ¡se ha levantado el ejército!" les dijo, "¿Que se ha levantado? Pues yo me voy a dormir".

Y así, y de otras maneras, le fue al país.
falange
No voy a escribir sobre la guerra civil, que ya la tenemos hasta en la sopa. Incluso el país hoy, si no parece que esté para una guerra civil, por suerte, tampoco está como una piña precisamente, y parece disgregarse en una anomia de corrupción moral y política, incapaz incluso de elegir un gobierno, de expulsar a los políticos corruptos, o de parar a los secesionistas que dicen que están creando otros estados alternativos que funcionen mejor, o peor. Un camino que no lleva a ningún buen sitio, en todo caso a un sálvese quien pueda, que la ley está para el imbécil que se la cree o que no la puede sortear.

Que no voy a escribir más de política, ni de guerra civil. Se me han pasado, no sé por qué, las ganas de expresarme, visto quizá que mis diez mil artículos o propuestas de conversación no han atraído a ningún comentarista ni han iniciado ningún diálogo. Puede que sea una razón—otros se habrían desanimado a los 500 artículos caídos en resonante silencio. El caso es que, conforme la vida también se estanca y entra en jaque mate, o en "ahogado" que era otra cosa que pasaba a veces en el ajedrez ("de negras noches y de blancos días"), ya el pasado ocupa más lugar que el futuro, y desde luego más que el delgado presente. Ya he dicho, creo, todo lo que tenía que decir, o casi todo, y he pensado casi todo lo que me daba la cabeza para pensar. Ahora sólo cuelgo retroposts, hasta que el tiempo se alcance a sí mismo, y demos esto por concluido.

Pero en fin, también escribí alguna cosa sobre la guerra civil, no como autoridad o participante, sino como observador. Observador de los observadores, quizá. Este es mi blog sobre la República y (más largo) sobre la Guerra Civil, esas dos falsas gemelas vestidas como actrices de los años 30: la guapa tonta, y la fea malvada.

De las cuales no acabamos de distanciarnos, con el tiempo, más que de nosotros mismos.




Guerra civil: El vaivén de la memoria

—oOo—





Retropost #1065 (18 de julio de 2006): El país, setenta años después

Y no setenta y dos, como siguen diciendo en la COPE, siguiendo las tesis de Pío Moa etc. Y no les corrige en la tertulia Pedro J. Ramírez, aunque dice que quiere "mostrar el cuadro completo".  Hay una notable diferencia entre desórdenes, atentados y asaltos a la legalidad, y una guerra civil. Pero El Mundo prefiere enfatizar que "el 30 % de los españoles cree que estuvo justificado el 18 de julio". Jó-er. Yo titularía en todo caso que "El 70% cree que no estuvo justificado", pero reconozco que sí me parece noticia. Y tergiversadora, por cierto.

En Kiosko se ven las portadas de algunos de los principales diarios españoles (se dejan los digitales, y se dejan los gratuitos -  supongo que porque no están en el kiosco). En algunos aparece en portada alguna noticia relativa al infausto aniversario de la "Revolución española", como se la llamaba por entonces.

El Periódico: Reportaje sobre la Barcelona del 36. (A este respecto se puede ver también La Sombra del Viento).
Avui: "El govern del PSOE prentén convertir el Valle de los Caídos en un memorial". Vaya, yo pensaba que ya lo era. ¿La idea será demoler la cruz? Espero que sólo sea cambiar el Consejo de Administración.

La Razón, El Norte de Castilla,  La Voz de Galicia, Faro de Vigo, Heraldo de Aragón, Deia, La Nueva España, Levante, Canarias 7...
no llega la noticia a la portada, algo generalizado en los diarios regionales, por tanto. Significativo. Tampoco llega a ABC, el que fuera del Dragon Rapide. En muchos de estos está en portada, sin embargo, el guerracivilismo soterrado de los diálogos con ETA y las condenas del PP.

El País: Sondeo de Opina para El País.  El 64% de los ciudadanos desea rehabilitar a las víctimas de la guerra civil.
Artículo de Santos Juliá, donde puntualiza que la rebelión militar comenzó el día 17 y en Marruecos. Y que fue la estrategia suicida del PSOE la que debilitó al gobierno republicano y llevó al enfrentamiento polarizado entre fascismo o revolución. Paul Preston matiza el papel de Franco, que hubiese preferido estar del lado del gobierno como aplastador de la revolución izquierdista, pero que al final tuvo que optar y decidió unirse al golpe que iba a tener lugar de todos modos sin él. Repaso a la prensa de la época: curiosa la división del ABC entre Madrid y Sevilla (uno rojo, otro azul, hace poco se reeditó en bicolor). Después de haber sido su propietario quien contrató el Dragon Rapide hubo depuración en la redacción de Madrid. "La sobriedad en los titulares tardaría en volver", dice Jorge M. Reverte. "La Iglesia, con los golpistas", dice Julián Casanova, y recuerda que el golpe no se presentó en principio como "cruzada", pero en seguida surgió la alizanza de intereses. Ahora bien, en la redacción de Casanova, se habla de "la violencia anticlerical y revolucionaria que se extendió por la zona republicana" sólo como si fuese una argumentación falaz e interesada de la Iglesia "para justificar el derecho a la rebelión y a la guerra de exterminio". Olvidarse de que esa violencia asesina contra la Iglesia fue un hecho, además de un argumento, parece un tanto desmemoriado. Carrillo también desmemoriado, en lo que le toca, "en Paracuellos o donde fuera" eran otros, él no estuvo ni sabe nada. Será un alzheimer selectivo. Aunque sí se acuerda muy bien de los miles de fusilados del otro bando, los que no recuerda la Cope. País...

Hay muchos partidarios de abrir fosas comunes —se pregunta uno para qué. Y más datos interesantes: "El 54,6% cree que sigue habiendo, 70 años después, dos Españas enfrentadas, mientras el 36,3% piensa que no es así. El 58,3% de los votantes del PP sostiene que existen, mientras entre los socialistas hay un empate total — el 47% piensa que sí y otro tanto lo desmiente—. Además, hasta un 17,5% teme que haya peligro de que repita un golpe de Estado como el de 1936, mientras el 74% lo ve imposible." Menos mal. No será por los méritos que hacen en favor de la concordia nuestros partidos principales, y sobre todo, por más responsable en estos momentos, o más irresponsable, el Gobierno del PSOE.

Yo me he comprado varias cosas sobre la guerra civil, para documentarme: historias de Paul Preston, Juan Eslava Galán, Anthony Beevor, Santos Juliá. Novelas históricas de Carlos Ruiz Zafón, Pío Baroja, de Dulce Chacón, y de Sánchez Dragó. Etc. A ver si me entero de algo. Porque está claro que hay que mirar todo el kiosco, y la calle de alrededor. Y, sobre todo, desconfiar de los marchantes de anteojeras.

Partidos y sectarismo








Retroposts

—oOo—





Retropost #1064 (18 de julio de 2006): Bombardear Beirut, Bilbao...


En La Cataluña del Capitán Trueno quieren hoy decir verdades duras aunque no sean políticamente correctas, sobre los bombardeos mutuos entre Israel y los Hezbollah libaneses. Las "verdades incómodas" son que Hezbollah son terroristas (sobre lo cual no tengo dudas) y que Israel es un Estado democrático que se tiene que defender (aunque sea bombardeando civiles, sorry). Otro comentarista le critica la formación de Israel: "¿Te imaginas que alguien reclamara para el pueblo gitano un Estado? Y lo enquistaran en la llanura castellana." Pues eso. La "democracia" de Israel es para los que están "in", una vez expulsados los indeseados.

Mi comentario al pro-israelita irredento:
bombas
Aún puedes abrir los ojos un poquito más y obtener una visión más panorámica. Por ejemplo, lo que te dice el comentario anterior: el "democrático" estado de Israel se asienta en la expulsión y acogotamiento del pueblo palestino. Eso también será verdad, ¿no?
Y, lo que remites a un pequeño comentario. Una bomba desde un avión, lanzada a civiles, hace tanto daño y es tan terrorista como una bomba puesta por un enturbantado y dirigida a civiles. Oye, en Bilbao hay bastantes etarras. ¿Qué te parece si bombardeamos Bilbao? ¿Y Madrid también, de paso? Un Estado, para no ser un criminal, no debe actuar como lo hacen los criminales.

Mucha mesura, prudencia y tolerancia falta en Oriente Medio. A los terroristas, inútil pedírsela. Por tanto, hay que combatirlos con eficacia, pero también con prudencia y con mesura. No a la Bush. A un Estado, si pretende ser eso, y no una banda terrorista bien armada, hay que exigírle la prudencia, mesura y tolerancia que no tienen, ni van a tener nunca, los terroristas.

William Drummond, "A Speech on Toleration" 


Retroposts

—oOo—






Lazying the Summer Out

Lazying the summer out

—oOo—







Domingo 17 de julio de 2016


Retropost #1063 (17 de julio de 2006): No quiere nenes creo

Ivo y Oscar intentan sablearme, ya que la semana pasada Oscar me vendía un marcapáginas de un libro mío por un euro, y me hizo gracia y se lo compré....

 - ¿Quieres un jueguito de golf?
- No, ya tengo este. Es mío, no me lo puedes vender.
- Bueno, pues ¿qué es lo que más te gusta del mundo?
- A mí mis nenes, mis botorritos.
- Vale, pues ¿quieres unos nenes? Te los vendemos por un euro.
- Si no nos das un euro, seguiremos siendo nuestros.
- ¡Jaja!
- Vale, Oscar, vámonos. No quiere nenes creo.

(PS: Acaba de reaparecer Oscar, se ha pegado una etiqueta que pone "90 cent". 

Y ayer, Oscar se hizo dos largos de la piscina grande, con manguitos, claro: "Tú decías que yo por aquí no nadaba bien").

Más Edipo

Retroposts

—oOo—




Derrida on Religion





—oOo—





Retropost #1062 (17 de julio de 2006): Estoy vigilado

Por suerte, quienes me vigilan no son personas con malas intenciones, dispuestos a asaltarme para sacarme los cuartos, sino dinámicos y avispados hombres de negocios, que me ofrecen sus productos de buena fe y están a la que salta para ponerse a mi servicio y ganarse cuatro perras honradamente.

¿Cómo se interpreta, si no, que me llegue una oferta para comprar un dominio de internet (la primera que recibo, para que se vea que esto desafía la probabilidad estadística) - y que ese dominio sea el número secreto de mi tarjeta de crédito, puntocom?

Otro saludo creepy





Retroposts

—oOo—




Retropost #1061 (17 de julio de 2006): Blogs en la Facultad

Blogs en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza

A blog in a blog in a blog

NOTA: Este es un post/blog: o sea, que va creciendo con el tiempo por la parte de arriba. El post original está en al final. O al principio, según se mire.

2009

Al hacerse casi imposible editar artículos viejos de Blogia, iré enlazando los blogs nuevos de la Facultad, al menos los más significativos, en una sección de mi página de enlaces.

 Marzo 2008

Encontramos la web del equipo de investigación sobre Literatura Inglesa Contemporánea (dirigido por la Dra. Onega): http://cne.literatureresearch.net

Y hacemos esta crítica sobre las webs de los equipos de investigación: http://garciala.blogia.com/2008/031102-proyectandose-por-la-web.php 

Asalto a la web Unizar 2008

Inauguro aquí una temática que espero alcance pronto éxito y no se convierta en ritual periódico anual. Se trata de lograr que las webs oficiales de la universidad incluyan enlaces a "otras webs" de la comunidad universitaria, siquiera sea en un apartado marginal y anecdótico. Hay que intentar que los enlaces vayan en los dos sentidos, para el mayor desarrollo de una comunidad comunicativa a través de la red. Comenzaré enviando al Rincón de Opinión de la Universidad y a la Facultad de Filosofía y Letras, y quizá a algún representante en Consejo de Gobierno, una propuesta en este sentido.

 Aquí está el post completo con el mensaje enviado: http://garciala.blogia.com/2008/022401-asalto-a-unizar-2008.php

Y enviado el mensaje también al delegado del Rector para informática y comunicaciones, me cita para una entrevista en marzo. Supongo que me dirá que no hay medios, vistos los problemas que hay con las labores y funciones y puestos de trabajo del Servicio de Informática y Comunicaciones de la Universidad.... 

 

 

Foros en la Facultad

Cierto, aparte de los blogs están los foros. Aunque tampoco abundan, aquí hay un par descubiertos en 2008.

Foro Ciudad de Historia (estudiantes de historia en la Facultad de Filosofía y Letras)

Foro Filosofía y Letras Zaragoza (al parecer no usado por nadie)

 

Blogs en la universidad:

Sobre los blogs en la universidad, una vídeoponencia de Fernando Tricas:

http://www.videolever.com/view_video.php?viewkey=96369ab93e4f3bb068c2

Ver también "Web 2.0 en la Uni":

http://garciala.blogia.com/2008/021402-web-2.0-en-la-uni.php

Blogs en la Facultad 2007

Apunto las novedades que me vayan saliendo con respecto al año pasado:

Historiantes. (Víctor Vela, estudiante de Historia) http://historiantes.blogspot.com/

Cinema, Culture and Society (equipo de investigación dirigido por Celestino Deleyto, de Filología Inglesa) http://ccs.filmculture.net/

Interlae Team Weblog (equipo de investigación dirigido por Ignacio Vázquez, de Filología Inglesa. Blog inactivo). http://www.unizar.es/departamentos/filologia_inglesa/cllantada/interlae/subpages/sblog/index.php

e.d.u: Filosofía y Letras (sindicato de estudiantes) http://www.edufyl.blogspot.com/

Blogs personales de profesores, no he descubierto ni uno aún.

 

 

Impedimentos al blogueo académico

Un año más tarde, sigue sin haber ninguna explosión bloguística en la Facultad. Más bien se han abandonado algunos de los blogs que parecían existir.

Aquí hay un artículo que explica algunas razones de la indiferencia o desconfianza de la academia ante el blogging: "La Academia y los blogs"

Aprovecho para llamar la atención sobre dos cuestiones introducidas en este post:

a) el blog dentro del blog, entendiendo por tal una entrada concreta que crece actualizándose por la parte superior, y empujando el texto del artículo hacia abajo.

b) el enlace hacia el futuro - hacia el futuro del momento en que se creó el artículo, claro, no del momento en el que se actualiza, aunque también podría hacerse... Hasta ahora he hecho mayormente enlaces del blog a su propio pasado, y sólo raramente (en las postdatas) hacia el futuro. Y es que no hay tiempo de andar revisando el pasado y reescribiendo lo escrito, y menos en el fondo de las tripas de un blog.

Supongo que estas actualizaciones deben ser datadas: 10 de agosto de 2007. Sigue, naturalmente, el post original.

 

Blogs en la Facultad

Siguen apareciendo blogs por la Facultad de Filosofía y Letras de Zaragoza, aparte del mío, aunque de profesores sólo conozco otro. Están, por ejemplo, Einbahnstrasse, Ireth, Rickkwarrior, O Chemeco d’as parolas, Candelero, La semilla ciega... En este último especulaba Fer sobre la posibilidad de que los blogs acaben dinamizando un poquito el panorama estudiantil y el dinamismo cultural de la Facultad. Por ejemplo, con blogs para comunicación entre los delegados de curso y los estudiantes. Le pongo este comentario:

 Pues aunque llego tarde, yo desde luego sí estoy de acuerdo con lo de utilizar los blogs como elemento para poner un pelín más de dinamismo en el funcionamiento de la Facultad. Dudo que haya mucha gente interesada en ello (si la hubiese la Facultad no sería tan muerma como es), pero puede ser un ingrediente interesante. Creo que habría que concentrar la atención en que hubiese UN blog de delegados. Es utópico pensar que cada delegado se vaya a montar su blog. Pero teniendo un blog central se puede organizar todo fácilmente por temas, y no sólo circularían más las ideas sino que igual se picaban los delegados unos a otros y procurarían informar y participar un poquito más. Ahora, que lo decisivo sería que hubiese desde la página web de la Facultad un enlace a un espacio que fuese libremente editado por los estudiantes. No sé si lo llegaremos a ver...

 Muchos, supongo, serán flores de un día, o de unos meses. El primero que surgió, el blog de Adefyl, ya está más o menos abandonado. Por eso sería importante tener un lugar centrado en la web de la Facultad que permitiese centrar la información en torno a lo que hay. Si lo hay.

El del blog

Retroposts

—oOo—







Retropost #1060 (17 de julio de 2006): Otra sesión de dentista




Se está convirtiendo esto en un rito veraniego... me refiero a esto de las sesiones de dentista no ordinarias, sino de quirófano, con bata verde y sierra mecánica. Recomendable para masocas en busca de nuevas experiencias. Aún me queda cara, sin embargo. Menos mal que cada vez soy menos sensible al mal de muelas —y al mal de amores, de paso. Para consolarme, quizá, me regalo un regalito que llevaba lamiendo desde el escaparate desde hace tiempo. No cura los males, pero es como la ficción narrativa, que decía Jameson: una solución imaginaria a problemas reales. ¿Dejaré, por lo menos, de lamer los escaparates? Igual ni eso...

Cosas que pasan en un día


Retroposts

—oOo—




Esconderse aquí 2


Esconderse aquí 2


—oOo—





Sábado 16 de julio de 2016

Sin Complejos - Atentado de Niza y golpe de Turquía





—oOo—

Islam radicalizado o creencias comunes (Congreso islámico, Noruega, 2013)






—oOo—






Retropost 1059 (16 de julio de 2006): Las Vírgenes Vigilantes

A mí me da mal rollo hablar por teléfono. Así que no comparto la opinión de Proust, que hace un siglo, en 1907, decía en Le Figaro que leemos sólo porque no podemos estar siempre telefoneando a "l'amie à qui nous avions le désir de parler". Hoy, con la sobreabundancia de medios, sabemos que el obstáculo no es telefónico, sino que está dentro de nosotros mismos, o de nuestras relaciones. No queremos la presencia inmediata e ininterrumpida; creamos ficciones de interrupción.

Hillis Miller (Speech Acts in Literature 186ss) ve en ese texto y su versión revisada en "El camino de Guermantes" "one of the earliest profound considerations of the effects of new electronic communications media on human life". Efectos que vienen del propio medio, más allá de lo que se diga en concreto a través suyo.

Los medios electrónicos reproducen la voz, la imagen, la presencia, pero es presencia de los demás como ausencia lo que obtenemos a través de ellos.

"Una manera espectacular e inquietante en que el teléfono disuelve los límites y trae lo exterior adentro es transportando lo distante y dándole una cercanía fantasmagórica y espúrea. Tan pronto como pasa la llamada, esperamos con los oídos pegados al aparato escuchando un oscuro espacio aural, como la "ombre" que esconde a la otra persona, un espacio umbrío lleno de espectros" (190-91)

Y por fin, la voz: es ella, dice Proust, "Mais comme elle est loin!"

La cercanía artificial del teléfono es una invención contranatural de la tecnología, "lo que oímos es una clase de voz que nunca oiríamos en la comunicación cara a cara. Acerca lo distante, pero lo acerca como distante" (Hillis Miller 191).

Esa distancia es, pues, intrínseca al medio. Pero es más: la alienación comunicativa del medio se personifica, en la persona de la Operadora. A Proust le interrumpen las confidencias por teléfono cuando se pone íntimo las operadoras, las Vírgenes Vigilantes que dicen de repente "J'écoute!" cuando está en medio de una conversación.

Para interrupción e irrupción, cuando suena un teléfono a las doce de la noche, o la una. Aunque no haya muerto nadie, es la llamada de la muerte. Algo así decía Avital Ronell en The Telephone Book.

Las operadoras, con su irrupción en la conversación de Marcel, interrumpen la ilusión de que es posible a través de los medios la comunicación íntima y privada. Esta reciprocidad perfecta y utópica, dice Hillis Miller, sería una transgresión de la ley que dice que cada subjetividad permanece en soledad aun cuando sean promiscuamente expuestos los signos externos que emite. Las operadoras nos vigilan, y pueden además interrumpir la comunicación.

"Las operadoras de Proust llegan a saberlo todo sobre nosotros. Son omniscientes además de todopoderosas. Uno de los temores más extendidos sobre Internet hoy es que supone que todo lo más secreto y privado de nosotros se volverá del dominio público" (190).

Las Vírgenes Vigilantes se han vuelto, como Dios, más secretas e inescrutables. Quizá hasta las llevemos dentro también.

Otro aspecto de los medios para Proust y Hillis Miller es que nos perspectivizan, modulan nuestra voz, la muestran desde otro ángulo, revelan nuevos aspectos de nuestro ser. Así inestabilizan al yo, que no era tanto yo como el reflejo de una cultura de la letra manuscrita o impresa. La nueva escritura de la voz hace que sonemos distintos, y que seamos distintos quizá.

These projections seem to many people still today more shifting and unstable, more openly artificial, more "constructed" and "virtual" than, let us say, the self communicated in a love letter" (Speech Acts in Literature 194).

Somos lo que el medio nos hace, y, a medida que nuestra comunicación está más y más mediatizada por ellos, nuestra "presencia auténtica", ITF, se convierte en una modalidad mediática más. Según la vieja hipótesis sobre el yo auténtico ahora descartada,

aunque la verdad única e inequívoca sobre los sentimientos de Françoise pueda quedar eternamente oculta, sigue existiendo en la "sombra" más allá de los signos que ella hace abiertamente. La experiencia telefónica de Marcel señala hacia una hipótesis diferente e incluso más inquietante, a saber que es posible que el yo sea creado, realizativamente, por el medio en el que se expresa. (Speech Acts in Literature 194)

Who speaks now?

Una última cuestión sugiere el teléfono a Marcel, aún más inquietante

"Es la manera en que hablar con alguien por teléfono es una premonición de la muerte de esa persona. La voz del teléfono no es únicamente [para Proust] la de una abuela suya diferente. Es la voz de alquien que ya está virtualmente muerta". (195)

Hacia 1900, el teléfono tenía un aura de psicofonía, de comunicación con los muertos. Luego la radio, y las grabaciones primitivas: la dificultad del sonido, las interferencias, hacían oir lo que parecía voces esquivas, a la vez ausentes y presentes: asociadas con la muerte. Hoy han quedado esos ecos para los programas de radio de madrugada, donde la explotación del propio medio, y la hora, les dan todavía un aire inquietante para algunos. A esas horas somos vulnerables a la sugestión de la verdad. Que, al final, nuestro ITF desaparecerá. Quizá queden nuestras grabaciones, nuestros escritos, nuestra versión "inauténtica" modulada por los medios. Psicofonías. Para Marcel, para Hillis Miller, esa fantasmagoría del medio infecta también nuestra presencia real, y la hace aparecer ya como una aparición fantasmal, bajo la vigilancia oculta de las siniestras Vírgenes. El teléfono puede sonar en cualquier momento.


In Flesh instead of Fire


Retroposts

—oOo—






Retropost 1058 (16 de julio de 2006): For thy forty fourteen


Música al oírte, ¿por qué escuchas triste la música?
Ay qué debilidad me entra al escribir de tí.
No es de las estrellas de donde extraigo el juicio
Si te echa el alto el alma que me acerco mucho.
¿Puedes decir, cruel, que no te quiero?
Por desgracia, es verdad, he ido aquí y allá,
Tal guerra civil hay en mi amor y odio.
Así que ódiame, si has de odiarme, ahora.
Contra ese momento (si alguna vez ha de llegar)
Coronando el presente, dudando del resto,
Creando en cada mal el mejor más perfecto
Ay, ¡no me eches la culpa si no puedo escribir más!
No es de las estrellas de donde extraigo el juicio
Si te echa el alto el alma que me acerco mucho.

Traducing Shakespeare


Retroposts

—oOo—



Viernes 15 de julio de 2016

Dentro de una cámara oscura

Proyección de cámara oscura
Hoy día de viaje, salimos más tarde que nunca, y llegamos al Oeste sin incidentes—exceptuado un poderoso sentimiento de teleportación y anomie.


—oOo—








Retropost #1057 (15 de julio de 2006): Biescas bajo la luz amarilla

Me acabo de leer La Noche con Alice, cuando Julia merodeaba por la casa, de Botho Strauss. Género digamos Beckett/Kafka/Burroughs. Sin línea argumental, sólo una sucesión de escenas más o menos grotescas o análisis de psicologías donde la normalidad roza la anormalidad. Me ha gustado un párrafo que dice así:

Una sola persona es sin duda un gigantesco montón, una colosal aglomeración de enlaces, que lo conectan con mil otros ,en cada uno de los cuales por otra parte están almacenados miles de enlaces más, que lo conectan con una verdadera infinidad de muchos otros. Pues nadie pertenece a otro. Ya nadie encaja bien en una historia aislada. Una persona huye donde la siguiente. Ésta huye donde la subsiguiente. Y así sucesivamente. En alguna parte, en medio del trayecto, en plena huida de uno al siguiente, se detiene de pronto, pasamada en una figura quieta: entonces ya pasó. Entonces ya no corres peligro. Conmigo nunca corres peligro. (68)

Pero es difícil pensar que una persona que escribe con tanta voluntad de estilo va a decir algo verdadero jamás. Si tuviese que contar nuestra excursión a Biescas a la Botho Strauss. Sería necesario hablar del la luz amarilla que invadía el pueblo, y que llevaba a los habitantes no sólo a fotografiarse bajo ella, solos o en parejas, sino seguidamente a especular sobre las razones de esa luz amarilla. O, quizá, nos fijaríamos (pero no las parejas que se fotografiaban bajo la luz amarilla) en cómo los niños no se fijaban en la luz amarilla, enfrascados en juegos de ordenador, simulaciones bélicas. Y así había muchos mundos distintos, bajo la ilusión de que todos convivían en el mismo: el mundo de quienes fotografiaban la luz, el de quienes especulaban sobre su naturaleza, y el de quienes la ignoraban. Otras cosas eran ignoradas, o aparcadas, a veces frases, a veces trozos inmensos de la geografía, o del tiempo. La atención requiere seleccionar, subrayar, falsificar quizá. También la atención a los otros. Y así la luz amarilla creaba su propia verdad, y su propia mentira.luz amarilla

Encontré un poco cargante a Botho Strauss, quizá porque todos podamos escribir párrafos como el anterior o como cualquiera de los de su libro sin mayor necesidad de organización. Quizá sólo porque compré erróneamente el libro creyendo que era una novela (quizá porque se venda como si fuese una novela) en lugar de prosa poética. Poesía a la manera de los cuadros de .... de ... un artista centroeuropeo cuyo nombre no me sale ahora, imágenes desagradables llenas de gente embarcados en actividades absurdas, una especie de desfile de ciegos de Brueghel adaptado a la vida moderna.

Llegamos con tormenta, con rayos cayendo alrededor "¡Mira ese! Ese es de los que lanza Tor, no de los de Júpiter. Los de Júpiter se dibujan así rotos en el cielo, pero los de Tor caen, Zas, como un bólido. Ese te fulmina en un momento". - "Esperemos que no nos fulmine ninguno". - "Aquí en el coche estamos seguros". - "Yo he visto otro" - "Y yo otro, ese ha caído justo delante del coche". Y luego cayó tormentón como hace... diez años. 1996. "A mí que no me entrevisten, les dije. Ya vale, podían hablar de otra cosa, ¿no? Es que de Biescas siempre van a hablar por lo mismo. Y fijo que te sacan en las noticias al mismo señor andando desnudo de todas las veces". "Bueno, es el que tienen. Es lo que tienen. Eso y el cabezazo de Zidane". - "Sabes que los nenes han encontrado un videojuego nuevo. Sale Zidane atacado por Materazzi, y le da un cabezazo, y luego atacan cada vez más Materazzis, y los vas matando a cabezazos como si fuesen marcianos, y ganas puntos". - "Sí, se ganan puntos". - "Siempre, saltándose ligeramente las reglas, se ganan puntos".

Vemos a Nolan trepar por los muebles, intentando saltar por la ventana. Se toman medidas de redistribución de mobiliario. Es un niño invadido por los moluscos: también a eso hay que buscarle solución. In the Flesh, conocemos a Linza; en videoconferencia, a Elsa. No esperábamos verla en Biescas, o desde Biescas, pero hoy la realidad se mueve de modos inesperados. Alfonso contentísimo, Pilindrín, agotada. En la pantalla vemos en un recuadro lo que pasa en Madrid, en otro el maremágnum de caras de Biescas que aparecen y desaparecen del campo de la cámara. También me escribo a mí mismo un correo adjuntando "CUBOS: nuevo método de lectura", desarrollado por mi padre. Que me enseñó a leer, y a escribir, en su escuela de Biescas. Hoy nos dice que la religión tiene que evolucionar; le replicamos que Lutero ya dijo lo mismo hace cientos de años. Aunque bien sé que, para quienes se han criado en la España de Franco, Lutero y Luzbel son dos personajes apenas diferenciables, emocionalmente hablando. En cuanto a mi madre, ahora es pintora (a ratos) y me regala un cuadro del río Subordán. Hacemos todo un reportaje fotográfico de Linza, y Blanquita baila ballet por el salón.

Y bajamos oyendo hablar del diálogo del Presidente con la ETA. "Tu taza de té", me dice ácidamente mi cítrica mitad. Más sorpresas al llegar a casa. No podemos entrar en la cocina, casa tomada, y hay que desmontar la cerradura. También el cerrajero acabará apareciendo por aquí, inesperadamente.

In My Dream



Retroposts

—oOo—



Retropost #1057 (15 de julio de 2006): Procesador cíborg

Vía John Hawks,  esta noticia de Wired, This Is a Computer on Your Brain, sobre una nueva interfaz que permitirá combinar la capacidad de reconocimiento de imágenes (subliminal) que tiene el cerebro, para procesar las señales de reconocimiento que produce el cerebro y  mejorar así la capacidad de reacción al procesar muchísimas imágenes.  

La idea original es para reconocimiento de caras de criminales, etc. Combina la capacidad de reconocimiento del cerebro, más compleja que las de ordenadores, con la velocidad de reacción del ordenador ante la señal, superior a la de nuestra atención consciente. Una prueba más de la complejidad del trabajo que realiza el cerebro en la trastienda, sin que nos demos por enterados, y pensando que tan natural que lo haga. Supongo que aquí se cuenta con el trabajo especializado de nuestro software específico para reconocimiento de caras. ¿Era Terminator, o Robocop, el que procesaba muchas caras a gran velocidad hasta que aparecía lo de "MATCH"? A mí desde luego me vendría bien que me incorporasen en el cerebelo uno bien portátil, con Bluetooth.

Prosopagnosia


Retroposts

—oOo—










Criticism after Romanticism: (4) Scholarship and Literary History; (5) Early Sociological Approaches


An overview of some central ideas and movements in nineteenth-century criticism and aesthetics during the Victorian period, after the heyday of Romanticism. This lecture centers on the development of historical scholarship and its context in the history of ideas, followed by some notes on incipient sociological theories of literature and proto-Marxist critical approaches in Czarist Russia.



Criticism after Romanticism: 

4. Scholarship and Literary History. 

5. Early Sociological Approaches

http://ssrn.com/abstract=2801543

 

Number of Pages in PDF File: 7
Keywords: Criticism, Literary scholarship, Literary history, Sociology of literature, Literary theory, History of criticism, Politics of literature


eJournal Classifications Date posted: July 07, 2016
LIT Subject Matter eJournals
    
PRN Subject Matter eJournals
    
        




—oOo—










Jueves 14 de julio de 2016


Kamel Ouali - Cléopâtre, la dernière reine d'Egypte





—oOo—



Pattern of leaves

Pattern of Leaves
—oOo—


El año del verano oscuro


Un artículo en Quo sobre el año del verano oscuro, 1816— "El año del verano que nunca llegó".

Hay que resaltar que este verano inspiró también el memorable poema post-apocalíptico de Lord Byron, "Darkness".

Otras catástrofes post-apocalípticas de invierno volcánico aparecen en The Road, novela de Cormac McCarthy, y la película correspondiente:

"Hemingway Meets Beckett: The Road, de Cormac McCarthy." ResearchGate 4 June 2012.* http://www.researchgate.net/publication/33419895
         2012
_____. "The Road, and Company." In García Landa, Vanity Fea 19 Feb. 2010.*
         2010



oOo—







Retropost #1056 (14 de julio de 2006): Hundred Millionth Bottle

Pues vamos al concierto de Noa; un poquito deslucido por la lluvia pero con muy buen humor por su parte y por la del público. Muy parecido en realidad al que ví en el Auditorio hace un par de años. Noa intentando hacerse perdonar el ser israelí, con la que está cayendo por allí, y lanzando mensajes de paz y concordia, con canciones muy bien cantadas, y echándole un ritmo increíble cuando le pega a los bongos. Tentado estoy de tirar de móvil y radiarte en directo una canción, por no haber venido al concierto. Me conformaré con colgar una canción de Noa cualquier día por aquí. Incluye versiones muy logradas de canciones de otros, como "Eye in the Sky", o "Message in a Bottle", que me sugiere un buen título para un blog, o para un post: "Hundred millionth bottle".

Crismas in a Bottle 


Retroposts

—oOo—



Miércoles 13 de julio de 2016

La realidad inclusiva del tiempo

Me ha gustado muchísimo el libro The Singular Universe and the Reality of Time  (Cambridge UP, 2015) escrito en colaboración por Lee Smolin y Roberto Mangabeira Unger, y lo recomiendo a quienes estén interesados en evolucionismo, cosmología, física, o teoría de la ciencia sin más. No es fácil encontrar un libro de ciencia en el que casi cada párrafo está lleno de ideas brillantes, geniales, y originales. Y a veces (no siempre) expuestas de la manera más sencilla y contundente. El universo, nos ha desvelado la física moderna, tiene una historia—y sin embargo la propia física es ajena a esa historia, y la ignora lo mejor que puede, cuando no la contradice en sus presupuestos. De esta gran contradicción de base parte la propuesta evolucionista de Unger y Smolin. Por ejemplo, Proponen Unger y Smolin la noción (que podría parecer redundante por sabida) de que el tiempo es real, y de que hay una única secuencia temporal  que incluye todos los fenómenos reales. Parece sensato, así dicho, incluso pleonástico, pero es sorprendente cómo muestran Smolin y Unger que esa sensatez aparente, y real, contradice a la sensatez de los paradigmas científicos dominantes que podríamos llamar "fijistas", derivados de Newton y de Einstein, así como sus presuposiciones más básicas sobre la realidad y sobre las ciencias. Y que por tanto estos paradigmas y presuposiciones han de ser revisados y sustituidos por una cosmología y una física evolucionistas. Incluso las matemáticas, ese universo paralelo de entes ideales, que desde Pitágoras y Platón subyace y organiza al nuestro, han de ser repensadas e incluidas en una teoría evolucionista de lo real. A este nivel de osadía está el programa.

Por lo que veo el libro no está traducido aún al español. Voy a traducir aquí a título de muestra un botón, un pasaje del capítulo 4 ("The Inclusive Reality of Time", págs. 198-208) escrito por Roberto Mangabeira Unger. A ver si se anima algún editor a encargar (no a mí, por favor) la traducción del volumen completo, pues es uno de los libros de ciencia realmente importantes publicados este siglo.


Hasta aquí he examinado las razones para creer en la realidad inclusiva del tiempo y en la existencia de un tiempo cósmico que tienen que ver con los rasgos particulares del universo observado, además de con el descubrimiento de que el universo tiene una historia. He discutido si estas ideas sobre el tiempo entran en conflicto con la ciencia establecida con soporte empírico: en primer lugar la relatividad general, el cuerpo de ideas con el que parece estar en mayor tensión lo que sostenemos, y en segundo lugar la relatividad especial y la mecánica cuántica, con respecto a las cuales el conflicto es a la vez menos obvio y menos agudo.

No son éstas, sin embargo, las únicas razones para adoptar la visión del tiempo que proponemos. Hay también razones de carácter más general. Las propuestas de la filosofía natural y de las teorías científicas globales deberían evaluarse por la totalidad de sus ventajas y defectos, incluyendo las oportunidades intelectuales que abren los programas de investigación que inspiran, además de por el poder explicativo y el fundamento empírico de sus componentes. Para merecer influencia, tales consideraciones generales deberían mantener una conexión con la confirmación o el rebatimiento empíricos. La potencia de las perspectivas globales ha de evaluarse en conjunto, y por comparación con los programas de investigación rivales.

Entre las razones generales de este tipo, es importante distinguir a su vez entre las que tienen que ver con alguna comprensión de la naturaleza de los fenómenos estudiados por el plan de investigación, y las que se refieren a la propia concepción de la ciencia.

Habríamos de considerar esta segunda clase de razones generales—las razones sobre los requisitos de la práctica científica—con parsimonia y desconfianza. No existe una única manera incontestada y universalmente aplicable de hacer ciencia. El método ha de seguir a la visión, y no al contrario. La defensa de un programa de investigación basándose en que es el único que representa la práctica correcta de la ciencia puede servir con facilidad para enmascarar prejuicios metafísicos y para inhibir la relación dialéctica entre visión y método.

Un ejemplo que tiene pertinencia directa para nuestro argumento es el lugar común de que la ciencia no puede pasarse sin la idea de un sistema de leyes inmutables de la naturaleza. Si existe o no tal sistema es una cuestión de hecho, al margen de lo difícil y desconcertante que pueda ser investigar ese hecho. Un ejemplo más complicado es el intento de atrincherarse en una idea específica de la conexión causal como algo intrínseco al entendimiento humano, como hizo Kant con el trasfondo de la física de Newton.

Sin embargo, hay un residuo legítimo en tales razones generales que tienen que ver con la práctica científica. Es la protección de la apertura a la prueba empírica y experimental, por variada o indirecta que sea la prueba. Una objeción a la invocación de una singularidad inicial infinita como algo más que una reductio matemática es que sitúa una gama de fenómenos más allá del alcance de la investigación. Una objeción a la idea de una pluralidad de universos causalmente desconectados es que multiplica entidades que no pueden, ni siquiera en principio, ser investigadas, confirmadas, o excluidas mediante pruebas empíricas. Nos libra de un embarazoso problema de explicación a costa de crear otro mucho más grande.
puzzle
En contraste a esto, la argumentación sobre filosofía natural y cosmología que desarrollamos aquí está abierta en todos sus frentes a la relevancia empírica y a la falsabilidad. Como en cualquier otra perspectiva teórica de semejante amplitud, algunas partes del sistema de ideas están mucho más cercanos que otros a las implicaciones empíricas. Consideramos sin embargo que es una objeción fatal para una perspectiva el que sea, especialmente por razones de principio, inmune a la investigación de los hechos en cuestión.

Esta observación nos conduce al grupo primero y más legítimo de condiciones generales para preferir un determinado plan de teoría e investigación frente a sus rivales: razones que tienen que ver con los fenómenos que trata. Una ventaja de las ideas sobre la realidad inclusiva y la existencia del tiempo global que proponemos es que se adecúan con mucha mayor facilidad que sus rivales con otras concepciones sobre la existencia singular del universo y sobre el realismo selectivo de las matemáticas. Sostenemos que existen razones independientes para mantener esas concepciones, sobre la naturaleza solitaria del universo, y sobre la relación imperfecta de las matemáticas con la naturaleza.

La existencia singular del universo y la realidad inclusiva del tiempo, con sus implicaciones para la mutabilidad de las leyes de la naturaleza (a pesar de su estabilidad en el universo enfriado), y el realismo selectivo de las matemáticas, son concepciones íntimamente relacionadas y solapadas una con otra. No es fácil adoptar cualquiera de ellas sin aceptar las otras dos.

La tesis de la realidad inclusiva del tiempo está conectada con la noción de la existencia singular del universo porque hace posible plantear la idea de una sucesión de universos o de estados del universo, sin solución de continuidad causal, en lugar de la idea de una pluralidad de universos causalmente inconexos. Si todo lo que ha sucedido jamás, y todo lo que sucederá, puede situarse en un único mapa temporal —que es lo que supone el concepto de un tiempo cósmico dominante— no sólo tendrán cabida en este mapa los acontecimientos del universo presente; también figurarán allí, en principio, los acontecimientos de todos los universos que lo precedieron, si han existido tales universos.

Si, según otro atributo que según sostenemos tiene el tiempo, el tiempo no es emergente, su flujo quedará ininterrumpido por una sucesión de univrsos, o de estados del universo, si de hecho existe tal sucesión. No habrá interrupción de continuidad causal aun si, por ejemplo, universos sucesivos pasan por períodos de densidad y temperatura extremas.El tiempo fluirá sin interrupción aunque tales períodos vengan marcados por una superposición de las leyes de la naturaleza con los estados de cosas que gobiernan. Continuará su progreso ininterrumpido pasando por otros períodos en los que el universo se enfría y se expande, adquiere una estructura discriminada, y ve establecerse una distinción entre los estados de cosas y las leyes que los gobiernan.

Expresadas de esta manera abstracta y global, como la base en la filosofía natural que ha de tener un programa cosmológico, estas ideas pueden en un primer momento parecer enteramente especulativas y situarse más allá de la comprobación experimental. Sin embargo, pueden ser falsables por una única observación o experimento que sugiera la desaparición, emergencia, o interrupción del tiempo, en cualquiera de los estados en que se presente la naturaleza, locales o cósmicos.

Estas concepciones y argumentos sin embargo no logran refutar las teorías que niegan totalemente la realidad del tiempo, o que reducen el tiempo a una serie de configuraciones congeladas del universo. Pero no lo logran únicamente porque estas explicaciones negadoras del tiempo se hacen invulnerables a las pruebas empíricas. Tales teorías se situán más allá de la falsabilidad empírica al redescribir en un lenguaje libre de tiempo todas las observaciones y experimentos que según percibimos tienen lugar en el tiempo. Por  lo mismo, convierten en irrelevante el descubrimiento de que el universo tiene una historia, porque si historia significa algo, significa la sucesión causal en un tiempo real.

La concepción cuasi-empírica de las matemáticas—que ve a las matemáticas como una representación simplificada de los aspectos más generales de la naturaleza, que a continuación despega de modo independiente aun cuando sus invenciones no tengan contrapartida en el mundo natural—les niega a las matemáticas privilegio alguno a la hora de revelar la naturaleza íntima de la realidad. Esta visión deflacionaria de las matemáticas está conectada, de modo similar, con la afirmación de la realidad del tiempo. Es ésta una conexión que es fundamental para comprender tanto las matemáticas como la naturaleza.

Las relaciones entre las proposiciones matemáticas son atemporales incluso cuando, como sucede en el cálculo infinitesimal, se usan para representar acontecimientos temporales (o incluso se diseñaron para esto). Si todo lo que hay en la naturaleza, incluyendo las leyes de la naturaleza, está limitado por el tiempo, se abre un vacío entre lo que es natural y lo que es matemático. Como mínimo, no puede haber objeto matemático que sea homólogo al mundo natural. Y de modo más general, la abstracción de la matemática va estrechamente ligada a su atemporalidad. Su objeto inmediato no es el mundo real natural, sino un sustituto imaginario de ese mundo, desprovisto tanto de tiempo como de particularidad fenoménica. La ignorancia de la particularidad fenoménica va estrechamente ligada a la negación del tiempo.

Esta visión de las matemáticas también está al servicio de un plan de razonamiento empírico y experimental por motivos muy directos. Rechaza la legitimidad de cualquier intento de usar el razonamiento matemático como un sustituto de la investigación empírica, en lugar de un instrumento para ella. Vuelve empírica la cuestión de si determinada concepción matemática se realiza o no en la naturaleza. Ayuda a explicar cómo la matemática puede ser tan útil a pesar de su divergencia de la naturaleza, y debido a esa divergencia.

El argumento que componen nuestras tres ideas centrales proporciona la sustancia del naturalismo temporal que proponemos. Un naturalismo tal apoya proseguir con la transformación de la cosmología en una ciencia histórica que se vuelva central para la física, en lugar de ser marginal a ella. Da forma a concepciones que sean hospitalarias para una recepción más plena del descubrimiento de que el universo tiene una historia y de que todo en el universo cambia antes o después.

***

Estas consideraciones especiales y generales justifican el derribar todas las supuestas barreras existentes a la recepción plena del descubrimiento cosmológico más importante: el descubrimiento de que el universo tiene una historia. Todo en el universo fue antaño diferente de como es ahora. Todo lo que hay en el universo cambiará antes o después.

No hay buena razón para suponer que haya algo fuera del tiempo, a saber, que haya algo no susceptible de cambio.

A este principio, sin embargo, las ideas cosmológicas y físicas predominantes le introducen dos excepciones estrechamente relacionadas entre sí. Hacen una primera excepción en favor de un sistema inmutable de leyes, simetrías y constantes—los valores de ciertas relaciones o ratios fundamentales en la manera de funcionar de la naturaleza. Hacen una segunda excepción en favor de un cuadro de las partículas y campos más fundamentales que constituyen la realidad.

Las dos excepciones están interconectadas. Las leyes, simetrías y constantes tienen como objeto las interacciones entre un determinado acervo de constituyentes básicos de la naturaleza, y no tendrían sentido al margen de ellos. El acervo es un cajón de sastre arbitrario hasta que se considera en relación a las leyes, simetrías y constantes que le ponen orden. Estas dos excepciones no están justificadas por nuestros descubrimientos cosmológicos y no son requisitos para la práctica de la ciencia.

Con nuestra comprensión actual de la historia del universo, sin embargo, ni las regularidades ni la provisión podrían haber sido al principio del universo las mismas en las que acabaron a la postre por transformarse en el universo enfriado, con su estructura discriminada. Si eran diferentes entonces, pueden volverse diferentes de nuevo.

He aquí cuatro razones —todas ellas equivocadas— por las cuales podríamos insistir en esta doble excepción fuera del alcance del tiempo. Aunque la lista no es completa, incluye los tipos de argumentación más influyentes a la hora de eximir de la historia del universo su estructura última y sus regularidades.

La primera razón es la idea de que el tiempo no existe o de que el tiempo existe sólo en cierto sentido muy restringido y específico. Entonces no podemos acomodar el descubrimiento de que el universo tiene una historia, y todas las observaciones y experimentos con los que está asociada esta historia, a menos que reinterpretemos readicalemnte la significación que tienen. Más adelante respondo a dos clases de objeciones filosóficas planteadas a la realidad del tiempo, sea o no inclusivo.

La segunda razón es que la ciencia no puede continuar haciendo su trabajo de expliación sin presuponer semejante estructura y acervo inmutables. Esta segunda razón es un puro prejuicio metafísico. La contradice la existencia de muchas variedades de investigación científica, en particular en las ciencias de la vida y de la tierra y en la historia natural, que no se basan en semejante presuposición. Es cierto que no sabemos cómo hacer física sin invocar leyes y constituyentes básicos permanentes. Tenemos que aprender a hacerlo. La historia de la ciencia moderna ofrece muchas fuentes de orientación. La cosmología y la física sin leyes inmutables y sin géneros naturales presentan el auténtico enigma que llamamos la interrogante de las meta-leyes.

La tercera razón es que los acontecimientos más tempranos de la historia del universo estarían, en virtud de su inclusión o proximidad a una singularidad infinita inicial, más allá del alcance de la indagación científica. Sin embargo, este razonamiento confunde una inferencia matemática (extraída de las ecuaciones de campo de la relatividad general) con una imagen de la manera en que funciona la naturaleza. Además, esboza un panorama que ha de ser insatisfactorio para el científico: una estructura que es inmutable hasta que, en un punto determinado, cae en el abismo del infinito. Sería más acorde tanto con el descubrrimiento de que el universo tiene una historia como con la práctica de ramas especializadas y locales de la física (por ejemplo la física de las transiciones de fase) el suponer que con el tiempo se dan un conjunto de transformaciones discontinuas, incluyendo transformaciones así de las regularidades como del acervo, que pueden llegarse a investigar y a comprender de modo gradual.

La cuarta razón es que, según observamos , en el universo enfriado las regularidades y el acervo son de hecho muy estables. Es tentador inferir su eternidad y su necesidad a partir de su estabilidad. (Antes enumeré algunas razones para resistirse a esta tentación). Sin embargo, una visión cosmológica global, una que haga sitio al carácter histórico del universo, ha de ser capaz de reconciliar la estabilidad en algunos momentos con la transformación en otros. Que semejante reconciliación puede formar parte de un programa de investigación científica exitoso, lo sabemos fehacientemente, porque es uno de los puntales que mantienen la síntesis neo-Darwinista actualmente dominante en teoría evolutiva, amplificada por la noción de equilibrio puntuado. También tiene equivalentes en la investigación de la naturaleza inerte en la geología, además de en el estudio de la sociedad e historia humanas.

Una lección a extraer de estos programas de investigación análogos es que la manera en que se conciben las leyes y tipos estables puede verse remodelada de manera decisiva por una nueva comprensión de su transformabilidad, aun si de hecho son estables a lo largo de períodos extensos y en regiones particulares. En su núcleo último, la comprensión científica es siempre una comprensión de la tranformación: la comprensión de una estructura nunca es más profunda de lo que es su modo de entender las condiciones bajo las cuales los fenómenos que cubre se transforman en otra cosa distinta, o cómo han cambiado para convertirse en lo que son.

***

Los presentes argumentos, que desarrollan el programa cosmológico de un naturalismo temporal global, a la vez invocan y justifican una idea del tiempo. Son argumentos sobre el cambio. Sin embargo, por ser argumentos sobre el cambio, son también argumentos sobre el tiempo, puesto que tiempo y cambio son conceptos internamente relacionados. Ambos están, a su vez, internamente relacionados con la causalidad.

El tiempo es el aspecto fundamental de la realidad —de toda la naturaleza— en virtud del cual todo cambia. Como todo está interconectado, directa o indirectamente, con todo lo demás, y lo que es es la suma de tales relaciones, decir que todo cambia es decir que cambia con respecto a esas otras cosas.

Semejante comprensión de la realidad se ajusta a tres postulados minimalistas. El primero es el postulado de la realidad: existe algo, en lugar de nada. El segundo es el postulado de la pluralidad: hay más de un fenómeno o ser. el tercero es el postulado de la conexión: las cosas plurales que existen están conectadas.

Estos tres postulados podrían describirse como constituyentes de una proto-ontología, si esta etiqueta no fuese susceptible de provocar  malentendidos. Esta proto-ontología puede informar a una perspectiva, como el naturalismo temporal que desarrollamos en este libro, que rechace la idea de un repertorio permanente de clases naturales y de regularidades similares a leyes que gobiernan sus interacciones. La definición de un sistema tal de seres y de leyes o principios era el objetivo de la ontología clásica. De este modo, el sistema conjuntamente formado por los postulados de la realidad, la pluralidad y la conexión podría describirse mejor como una anti-ontología, o como el principio de una.

El tiempo, entendido de esta manera, es también susceptible de cambio diferencial. Como las cosas pueden cambiar de modo diferente o desigual, el cambio de algunas puede usarse para medir o cronometrar el cambio de otras.

Decir que el tiempo es inclusivamente real es sostener que nada en la naturaleza está exento de la susceptibilidad al cambio, incluyendo el cambio mismo. La susceptibilidad al cambio alcanza a todas las leyes, simetrías y supuestas constantes, además de las clases de cosas, los géneros naturales que hay, incluyendo los constituyentes más básicos y elementales de la naturaleza.

Desarrollamos este concepto del tiempo en la dirección de una concepción específica. Para elucidar plenamente el significado del descubrimiento de que el universo tiene una historia, una concepción tal ha de tratar al tiempo como no-emergente, global y cósmico (en el sentido fuerte de tiempo dominante), irreversible, y continuo. Gran parte del resto de este capítulo lo dedicamos a desarrollar esta concepción del tiempo y a discutir sus bases cosmológicas e históricas, sus utilidades, y sus implicaciones para la cosmología y la historia.

De estos cuatro atributos del tiempo, el primero —la no-emergencia— es el más fundamental.  El segundo —que existe en la forma de un tiempo global dominante además de en forma de tiempos locales— es el más controvertido, dadas las interpretaciones más influyentes de la relatividad general. El tercero —que el tiempo es irreversible— es la premisa inmediata de la historia universal. Ha de afirmarse cosmológicamente, como una perspectiva sobre el universo y su historia, o no afirmarse en absoluto. No podemos derivarlo con seguridad de ninguna teoría de fenómenos locales tal como la mecánica estadística. El cuarto —que el tiempo es continuo— es el atributo más misterioso, a la luz del sesgo anti-temporal de la imaginación matemática.

Semejante concepción del tiempo puede parecer al principio que contradice las presuposiciones de un enfoque relacional. Podríamos vernos tentados a interpretarla como la descripción de los atributos de una cosa o sustancia, a la manera de un sistema metafísico como el de Aristóteles o el de Spinoza. El resultado de semejante interpretación supondría volver a una idea absoluta de tiempo como la de Newton.

Nos podemos ver seducidos para tomar este camino por la naturaleza espacial de nuestras intuiciones. Así podemos pensar en el tiempo como en un medio en el que se mueven todos los fenómenos, como el éter de la física del siglo diecinueve, o como una película vacía que va corriendo y en la que los acontecimientos físicos van dejando su marca.

El tiempo, sin embargo, no es tal cosa. Es una parte integral de la manera en que es todo es lo que es. Todo es lo que es únicamente porque puede convertirse en otra cosa. Sólo porque puede convertirse en otra cosa podemos esperar llegar a comprender qué es lo que es o era ahora.

Como la causalidad, de la cual es inseparable, la temporalidad es un rasgo primitivo de la naturaleza y de la manera en que funciona. Contrariamente a Hume y a Kant, y a las tradiciones que inauguraron, la causalidad es sólo de manera secundaria un requisito del entendimiento. Trata sobre cómo es el mundo, antes de tratar sobre cómo somos nosotros.

***

Estas ideas sugieren una perspectiva cosmológica en la cual las leyes de la naturaleza, amén de las simetrías y las supuestas constantes, pueden cambiar. Sin embargo, la mutabilidad que en principio pueden tener ha de reconciliarse con su estabilidad en el universo enfriado.

La necesidad de reconciliar su mutabilidad con su estabilidad se nos impone a partir de los hechos de la historia del universo tal como empiezan a emerger de los hallazgos de la astronomía a gran escala, así como de las ideas de la cosmología teórica. En diferentes momentos de la historia del universo, la naturaleza se presenta en formas radicalemnte diferentes. Sólo el desarrollo de la cosmología como ciencia histórica y la formulación de un equivalente cosmológico de la física de transiciones de fase puede proporcionar la base teórica para una reconciliación tal entre la estabilidad y la mutabilidad de las leyes de la naturaleza.

Es un desarrollo que ha de emprenderse con un reconocimiento firme de los límites de la analogía con la física de las transiciones de fase. Una primera diferencia consiste en que esta física se las ha de ver con realidades locales y puede por tanto desplegar de modo legítimo el paradigma newtoniano. Una seguna diferencia es que las fases que trata la física de transiciones de fase son estados duraderos de la naturaleza, acordes a regularidades estables.

Desde el punto de partida, semejante proyecto se enfrenta al dilema que llamamos la interrogante de las metaleyes. Si el cambio de las leyes está regido por leyes, hemos resuelto el problema sólo al precio de reinstaurar, en favor de unas leyes de orden superior, una exención fuera del alcance del tiempo, es decir, de la susceptibilidad al cambio. Si el cambio de las leyes no está regido por leyes, puede parecer ser arbitrario o inexplicable, sin que haya ninguna teoría que pueda explicar la naturaleza y límites de tal incertidumbre.  El avance en la solución a esta interrogante es crucial para el futuro de la cosmología.

Más adelante en este libro cada uno de nosotros exploramos respuestas a este interrogante. Un principio a ellas se halla tratando la causalidad como más fundamental que las leyes de la naturaleza, en lugar de tratar las leyes como los garantes indispensables de los juicios causales, como generalmente suponemos. Se halla también en el reconocimiento de la conexión causal como rasgo primitivo de la naturaleza, en lugar de ser simplemente una presuposición de nuestra aprehensión y conocimiento de la naturaleza, según la influyente perspectiva de Kant. No sólo qué causa qué en el tiempo, sino cómo causa lo que causa, además por tanto de la naturaleza de las conexiones causales; todo esto no pueden ser meras cuestiones de prejuicio teórico. Son objetos adecuados de investigación empírica. En la cosmología, adoptan su forma más amplia y más importante.

No obstante, si no fuese posible todavía progresar en la solución a estos problemas, nuestra incapacidad de resolverlos no nos proporcionaría ninguna excusa para resistirnos a reconocer que la mutabilidad de las leyes de la naturaleza está tanto implicada por la idea de la realidad inclusiva del tiempo, como sugerida por lo que ya sabemos sobre la historia del universo.


Hasta aquí mi selección (y resumen en cierto modo) de El Universo singular y la realidad del tiempo.

Sólo añadiré, como anotación personal, un par de cuestiones sobre la relación entre esta teoría cosmológica y la teoría narrativa. En efecto, desde la perspectiva narratológica, este libro tiene una dimensión narratológica importante, si partimos de la premisa (o de la conclusión) de que la narración es un instrumento crucial para dar cuenta de cualquier tipo de fenómeno de desarrollo temporal, en especial de los regidos por la contingencia y por la concurrencia de causas múltiples. Una aproximación a esta cuestión puede hallarse en mi comentario sobre el evolucionismo de Spencer en Vectors of Narratology. (Aquí hay una parte).

Señalaré, por tanto, que la teoría de la realidad inclusiva del tiempo, tratada así de modo a la vez filosófico y científico, es un fundamento muy sólido (todo lo sólido que pueda ser lo que se ha de disolver)  para una teoría del anclaje narrativo y de la cartografía narrativa. La propuesta de la teoría del anclaje narrativo—que toda narración encuentra su anclaje o ubicación con respecto a otras narraciones—no puede sino fortalecerse cuando la estructura misma de la realidad, según sostienen Unger y Smolin, tiene un tiempo dominante y por tanto una estructura unificada. Hay otras cosmologías posibles (o imposibles) y otras narratologías asociadas a ellas. Puede haber perfectamente una narratología cósmica acomodada a la teoría del multiverso según Martin Rees, Stephen Hawking, o Brian Greene. Pero nuestra propuesta de un anclaje universal se refuerza indudablemente con la noción de un universo único con una historia única—en la cual hallan su ubicación todas las demás historias, incluso las inexistentes, y todos los universos, incluidos los imaginarios multiversos.

La noción de cartografía narrativa, entendida como la elaboración de modelos y mapas del tiempo, queda reforzada por su parte cuando la cosmología se convierte en uno de tales mapas temporales—pasando a ser en una disciplina histórica y evolucionista, como antes hicieron la geología, la biología o la filosofía misma. Más ambiciosa aún es la propuesta de Unger y Smolin, pues el evolucionismo transformaría de raíz la concepción misma de la física y de las matemáticas, que también devienen, a su manera, ciencias evolucionistas, o encuadradas en un evolucionismo global. El enfoque teórico evolucionista de la Gran Historia, según viene siendo expuesto y defendido por David Christian entre otros, no puede sino quedar reforzado con esta gran historificación del universo, de la física y de la cosmología.

A ello sólo añadiré que una mayor conciencia del papel del tiempo, de la contingencia y de la evolución tiene que ir acompañada de una mayor conciencia del papel de la narración como herramienta conceptual, y de la narratología como teorización de la misma. Una narratología evolucionista que puede arrojar su propia luz sobre estas teorías históricas y científicas, puesto que ni Christian, ni Hawking, ni Unger ni Smolin prestan mucha atención a la dimensión narratológica de la Gran Historia que están reescribiendo.


El paradigma evolucionista en Física y en Cosmología

—oOo—


Adam Smith y los animalistas

EL ANIMALISMO—UNA RELIGIÓN CON OTRAS PRIORIDADES. La muerte de un torero se ha convertido en un motivo de celebración para muchos antitaurinos y animalistas, algunos de los cuales ponen la vida del toro por delante de la del torero. Aquí, sin ser partidarios de la tauromaquia, deploramos la religión animalista que equipara a personas y animales.

Estos días de gran calentón animalista con ocasión del torero muerto Víctor Barrio, pongo este comentario en el facebook de mis amistades animalistas:


Adam Smith, un sabio moralista escocés, decía que (contra lo que suponemos muchas veces, o contra lo que predican algunas doctrinas, religiosas incluso) no sentimos lo mismo, ni hemos de sentir lo mismo, por todos los seres por igual. Los más cercanos nos son más cercanos que los más lejanos, y del mismo modo que apreciamos a nuestros familiares más que a los desconocidos, es normal que sintamos más cercanía con quienes nos son más cercanos en todos los sentidos. Por eso, entre otras cosas, sentimos más la muerte de un toro que la de un pez. Creo que es bueno, en general, para nuestros afectos, el distribuirlos de esta manera razonable (y habitual). Sentir lo mismo por todos los seres vivos por igual nos lleva a callejones morales sin salida y a conflictos irresolubles.


Añadiré que incluso con un torero carnicero (por así llamarlo) tienen los animalistas mucho más en común que con un toro, aunque no compartan ni aprueben su disposición a matar toros. Comparten con él la naturaleza humana, que los implica a todos en un mundo de una riqueza y variedad cognitiva, emocional, ética y cultural que potencialmente va mucho más allá de su identificación emotiva con el toro y su muerte. El no ser capaces de ver esto, el perder de vista la prioridad de la comunidad humana, es una forma de miopía moral, lamentablemente muy extendida.

Ahora que, cada vez tengo más claro que el animalismo es una religión, con una misión iluminada que cumplir. Y que esa religión y esa misión exigen a sus creyentes una ceguera hacia muchas cosas humanas que les son ajenas, para mejor poder desempeñar su misión religiosa y activista. El conflicto con los intereses humanos habituales y las prioridades humanas de andar por casa no detendrá a quienes ponen en pie de igualdad a humanos y animales, y consideran un "asesinato" la muerte de un toro. Es una religión que consta en su mayoría de conversos, y de ahí también su ardor creyente.

El animalismo ha adquirido cierta visibilidad y prominencia social, e incluso puede que tenga una influencia importante en determinados aspectos de la ética general en relación a los animales. Pero sólo en algunos. Una ética religiosa tal tiene sus límites políticos: como cualquier menú exótico, es para gustos especiales, y marginales, aunque muchos puedan probarlo ocasionalmente. Y aunque parezca a veces un desvarío oriental, la religión animalista es (en realidad) un lujo occidental.


Sobre la honestidad de las corridas

—oOo—








Aquí foto con Bea


Aquí foto con Bea
—oOo—




Retropost #1055 (13 de julio de 2006): À la recherche

Ayer tras la manifestación me pasé por la FNAC, por la sección de literatura francesa, a ver qué recuerdos me traía, y me hice con un libro que me pienso leer este verano, y hasta he prometido regalarlo: Suite française, de Irène Némirovsky. Pero se habían llevado el último ejemplar de la primera edición que había el otro día... grr... un recordatorio más de que hay que actuar impulsivamente, seize the day.

También, en busca del tiempo perdido, aunque no lo encontré, compré À la recherche du temps perdu, en un volumen sólo, me llamó la atención, 2403 páginas. También ayer, más experiencias proustianas, leía en Speech Acts in Literature:

sbEn cualquier caso comprendí la imposibilidad de saber de manera cierta y directa si Françoise me amaba o me aborrecía. Y así fue ella la primera que me dio la idea de que, al contrario de lo que yo había pensado, una persona no se presenta inmóvil y clara ante nuestros ojos con sus méritos, sus defectos, sus planes, sus intenciones para con nosotros (como un jardín al que miramos a través de una verja con todos sus límites extendidos ante nosotros), sino que es una sombra que nunca podemos penetrar, de la cual no puede haber conocimiento directo, sobre la cual formamos múltiples creencias, basadas en palabras y a veces en acciones, que no pueden darnos, ni las unas ni las otras, más que información insuficiente y en última instancia contradictoria – una sombra tras la cual podemos imaginar, con la misma justificación, que arde la llama del odio o la del amor.

O, sospecha más terrible, y más plausible, que quizá no arda ninguna llama: la de la indiferencia.

También me compré un disco de tangos de Calamaro, Tinta roja. Y esta noche estaré por el concierto de Noa. Vamos a Noa-Noa.

Algunas fotos nuevas.

Restlessness


Retroposts

—oOo—


Retropost 1054 (13 de julio de 2006): Lluvia de postgrados

Nuestro departamento de Filología Inglesa y Alemana solía ser la envidia de la Universidad por su sobreabundancia. De todo: de presencia en los centros, de alumnos, de profesorado... También de programas de doctorado. Cuando  año tras año se endurecían las condiciones para poder ofertar un programa de doctorado, exigiendo un mínimo número de alumnos matriculados, muchos departamentos muy establecidos tenían que suprimir su programa, o proponer programas conjuntos con otros departamentos en apuros. Y mientras, el nuestro no tenía empacho en ofrecer dos programas de doctorado, en vertientes lingüística y literaria-cultural.

Pero este año creo que nos hemos pasado – o se han pasado, que yo he votado en contra. Está en vías de clausura el viejo programa de tercer ciclo a medida que se implanten los nuevos posgrados; pero nuestro departamento se apunta a todo, proponiendo los nuevos a la vez que no se descuelga de los viejos. Y así tenemos simultáneamente cuatro vías de estudios de postgrado. En la red de la universidad aparecen cada una por su lado, pero aquí los junto yo para información y gobierno de los posibles estudiantes que anden buscando qué elegir.

1) Máster en Estudios Textuales y Culturales en Lengua Inglesa

2) Programa de doctorado (con Mención de Calidad) en Estudios Textuales y Culturales en Lengua Inglesa 2 (buscar "Estudios textuales")

3) Máster en Traducción de Textos Especializados 

4) Análisis del discurso, traducción y lenguajes especializados (buscar 'Traducción')


1) El máster T&C, que parece ser el logo elegido, es un máster oficial, derivado del programa de doctorado (2). Desde luego, los 50 alumnos que propone admitir como máximo se los va a tener que repartir con su programa de origen, puesto que éste no se ha suprimido. Y rápido, que en este máster acaba mañana la preinscripción. He intentado averiguar el precio, pero no está fácil hacerlo. Si os enteráis, me lo decís. Me temo que como no amplíen el plazo y hagan una búsqueda intensiva, va a haber carencia de alumnado para este máster que se ha implantado de modo un tanto precipitado.  Es un máster de literatura y cultura, con un toquecito de retórica o estudios del discurso, pero la parte "lingüística" no conduce a ninguna parte, como puede verse por el gráfico autodescriptivo que lo acompaña. El nombre de "Estudios Textuales y Culturales" es un circunloquio necesario para acomodar los estudios de cine, siempre problemáticos en una área de Filología. De otro tipo de "texto", poco, a no ser literario-postmodernista.

2) Este programa está aquí a falta de habernos animado a proponer uno de los nuevos programas de doctorado, aunque parecería más coherente proponer nuevo máster y nuevo doctorado a la vez. En fin, ahí está. Y ahí estoy, aunque este año sólo a título simbólico y de despedida, ofertando una línea de investigación en teoría y crítica que me temo quedará en estado virtual. Como el anterior, va dirigido por Susana Onega, y es de prever que tendrá algunos contenidos comunes. Y profesores. Alumnos no, claro, ¡no van a pagar dos veces! En fin, que los capture quien pueda, a los alumnos. Yo me voy de vacaciones.

3) Este Máster no es oficial, sino un estudio propio de la Universidad. Jamás entenderé (bueno, sí que entiendo pero no comparto) por qué ante la confusión existente entre másteres oficiales y no oficiales se ha elegido esta terminología compartida. Para confundir será. El precio de éste es de unos tres mil euros; baratito, porque los hay que cuestan el doble, o hasta donde quieras si te vas a USA. No es exclusivo de nuestro departamento, aunque tiene un componente mayoritario de inglés, y su coordinador, Ignacio Vázquez (que por cierto también participa en el otro máster) es de nuestro departamento. Se propuso como máster oficial, pero la Universidad decidió no financiarlo, y se ofrece como estudio propio. Seguro que tiene más alumnos, sin embargo, que el oficial. Aunque ya he hablado.

4) Este programa de doctorado lo dirige Carlos Inchaurralde, nuestro director de departamento. Aunque está pronto a extinguir, como el (2), es el único que permite de momento doctorarse en lingüística inglesa.  Pero eso se va a acabar pronto, como nuestro departamento no revise su nuevo postgrado a la Boloñesa para incluir más cuestiones de lingüística inglesa. Como quienes cortan el bacalao, no sé por qué, son los catedráticos, todos de literatura y cultura, y militantes, no es previsible que se haga más sitio a la lingüística. De momento ya se la ha derivado a un máster profesional, no académico y no oficial.

Vaya, que sólo nos falta un máster en Filología Inglesa, que es nuestra área de conocimiento. Así igual tocábamos ya a máster por alumno.

Seccionando el Departamento

Retroposts

—oOo—






Philosophical Overdose on Derrida and Deconstruction




—oOo—


Martes 12 de julio de 2016

Criticism after Romanticism, 1: Moral Criticism

An overview of some central ideas and movements in English criticism and aesthetics during the Victorian period, after the heyday of Romanticism. This lecture centers on the moralistic and aesthetic theories of Matthew Arnold, Thomas Carlyle, John Ruskin, John Stuart Mill and the American transcendentalist Ralph Waldo Emerson, with a main emphasis on poetics and symbolism.

Criticism after Romanticism: 1. Moral Criticism

http://ssrn.com/abstract=2801018


Number of Pages in PDF File: 8
Keywords: Criticism, Victorian literature, History of ideas, Moral criticism, Aesthetics


Lecture notes, 1987



eJournal Classifications (Date posted: June 30, 2016)
AARN Subject Matter eJournals
    
        
            

LIT Subject Matter eJournals
    
        

LIT Subject Matter eJournals
    

LIT Subject Matter eJournals
    

PRN Subject Matter eJournals
    
        

PRN Subject Matter eJournals
    
        





—oOo—









A los 19 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco



—oOo—





La otra humanidad




—oOo—



El intelectual y su memoria: Antonio Muñoz Molina




—oOo—


Documental sobre Hitler y Eva Braun




Eva Braun dans l'intimité de Hitler. Documental de Isabelle Clarke y Daniel Costelle. Prod. Clarke Costelle et Cie. / MEDIA / TF1, 2007. https://youtu.be/rsbtMr2emQo

Un documental interesante, y con imágenes sorprendentes. Se complementan con algunos detalles de refinamiento artístico los datos sobre la calaña del personaje, o de los personajes en cuestión.

Ahora, para calaña, lean los comentarios a este vídeo en YouTube, y dénse cuenta en qué mundo vivimos. Esta gente está como cucarachas debajo de las piedras, esperando a que alguna conmoción las levante.


—oOo—






Love of Praise and Love of Praiseworthiness

sidney

A penetrating analysis by Adam Smith on our love of praiseworthiness as distinct from our love of praise.  This is a crucial passage from the Theory of Moral Sentiments ("On the Sense of Duty", II):

Chap. II
Of the love of Praise, and of that of Praise-worthiness; and of the dread of Blame, and of that of Blame-worthiness

Man naturally desires, not only to be loved, but to be lovely; or to be that thing which is the natural and proper object of love. He naturally dreads, not only to be hated, but to be hateful; or to be that thing which is the natural and proper object of hatred. He desires, not only praise, but praise-worthiness; or to be that thing which, though it should be praised by nobody, is, however, the natural and proper object of praise. He dreads, not only blame, but blame-worthiness; or to be that thing which, though it should be blamed by nobody, is, however, the natural and proper object of blame.

The love of praise-worthiness is by no means derived altogether from the love of praise. Those two principles, though they resemble one another, though they are connected, and often blended with one another, are yet, in many respects, distinct and independent of one another.

The love and admiration which we naturally conceive for those whose character and conduct we approve of, necessarily dispose us to desire to become ourselves the objects of the like agreeable sentiments, and to be as amiable and as admirable as those whom we love and admire the most. Emulation, the anxious desire that we ourselves shoul excel, is originally founded in our admiration of the excellence of others. Neither can we be satisfied with being merely admired for what other people are admired. We must at least believe ourselves to be admirable for what they are admirable. But, in order to attain this satisfaction, we must become the impartial spectators of our own character and conduct. We must endeavour to view them with the eyes of other people, or as other people are likely to view them. When seen in this light, if they appear to us as we wish, we are happy and contented. But it greatly confirms this happiness and contentment when we find that other people, viewing them with those very eyes with which we, in imagination only, were endeavouring to view them, see them precisely in the same light in which we ourselves had seen them. Their approbation necessarily confirms our own self-approbation. Their praise necessarily strengthens our own sense of our own praiseworthiness. In this case, so far is the love of praise-worthiness from being derived altogether from that of praise; that the love of praise seems, at least in a great measure, to be derived from that of praise-worthiness.

The most sincere praise can give little pleasure when it cannot be considered as some sort of proof of praise-worthiness. It is by no means sufficient that, from ignorance or mistake, esteem and admiration should, in some way or other, be bestowed upon us. If we are conscious that we do not deserve to be so favourably thought of, and that if the truth were known, we should be regarded with very different sentiments, our satisfaction is far from being complete. The man who applauds us either for actions which we did not perform, or for motives which had no sort of influence upon our conduct, applauds not us, but another person. We can derive no sort of satisfaction from his praises. To us they should be more mortifying than any censure, and should perpetually call to our minds, the most humbling of all reflections, the reflection of what we ought to be, but what we are not. A woman who paints, could derive, one should imagine, but little vanity from the compliments that are paid to her complexion. These, we should expect, ought rather to put her in mind of the sentiments which her real complexion should excite, and mortify her the more by the contrast. To be pleased with such groundless applause is a proof of the most superficial levity and weakness. It is what is properly called vanity, and is the foundation of the most ridiculous and contemptible vices, the vices of affectation and common lying; follies which, if experience did not teach us how common they are, one should imagine the least spark of common sense would save us from. The foolish liar, who endeavours to excite the admiration of the company by the relation of adventures which never had any existence; the important coxcomb, who gives himself airs of rank and distinction which he well knows he has no just pretensions to; are both of them, no doubt, pleased with the applause which they fancy they meet with. But their vanity arises from so gross an illusion of the imagination, that it is difficult to conceive how any rational creature should be imposed upon by it. When they place themselves in the situation of those whom they fancy they have deceived, they are struck with the highest admiration for their own persons. They look upon themselves, not in that light in which, they know, they ought to appear to their companions, but in that in which they believe their companions actually look upon them. Their superficial weakness and trivial folly hinder them from ever turning their eyes inwards, or from seeing themselves in that despicable point of view in which their own consciences must [or should] tell them that they would appear to every body, if the real truth should ever come to be known.

As ignorant and groundless praise can give no solid joy, no satisfaction that will bear any serious examination, so, on the contrary, it often gives ral comfort to reflect, that though no praise should actually be bestowed upon us, our conduct, however, has been such as to deserve it, and has been in every respect suitable to those measures and rules by which praise and approbation are naturally and commonly bestowed. We are pleased, not only with praise, but with having done what is praise-worthy. We are pleased to think that we have rendered ourselves the natural objects of approbation, though no approbation should ever actually be bestowed upon us: and we are mortified to reflect that we have justly [incurred or] merited the blame of those we live with, though that sentiment should never actually be exerted against us. The man who is conscious to himself that he has exactly observed those measures of conduct which experience informs him are generally agreeable, reflects with satisfaction on the propriety of his own behaviour. When he views it in the light in which the impartial spectator would view it, he thoroughly enters into all the motives which influenced it. He looks back upon every part of it with pleasure and approbation, and though mankind whould never be acquainted with what he has done, he regards himself, not so much according to the light in which they actually regard him, as according to that in which they would regard him if they were better informed. He anticipates the applause and admiration which in this case would be bestowed upon him, and he applauds and admires himself by sympathy with sentiments, which do not indeed actually take place, which he knows are the natural and ordinary effects of such conduct, which his imagination strongly connects with it, and which he has acquired a habit of conceiving as something that naturally and in propriety ought to follow from it. Men have [often] voluntarily thrown away life to acquire after death a renown whih they could no longer enjoy. Their imagination, in the mean-time, anticipated that fame which was in future times to be bestowed upon them. Those applauses which they were never to hear rung in their ears; the thoughts of that admiration, whose effects they were never to feel, played about their hearts, banished from their breasts the strongest of all natural fears, and transported them to perform actions which seem almost beyond the reach of human nature. But in point of reality there is surely no great difference between that approbation which is not to be bestowed till we can no longer enjoy it, and that which, indeed is never to be bestowed, but which would be bestowed, if the world was ever made to understand properly the real circumstances of our behaviour. If the one often produces such violent effects, we cannot wonder taht the other should always be highly regarded.

Nature, when she formed man for society, endowed him with an original desire to please, and an original aversion to offend his brethren. She taught him to feel pleasure in their favourable, and pain in their unfavourable regard. She rendered their approbation most flattering and most agreeable to him for its own sake; and their disapprobation most mortifying and most offensive.

But this desire of the approbation, and this aversion to the disapprobation of his brethren, would not alone have rendered him fit for that society for which he was made. Nature, accordingly, has endowed him, not only with a desire of being approved of, but with a desire of being what ought to be approved of; or of being what he himself approves of in other men. The first desire could only have made him wish to appear to be fit for society. The second was necessary in order to rrender him anxious to be really fit. The first could only have prompted him to the affectation of virtue, and to the concealment of vice. The second was necessary in order to inspire him with the real love of virtue, and with the real abhorrence of vice. In every well-formed mind this second desire seems to be the strongest of the two. It is only the weakest and most superficial of mankind who can be much delighted with that praise which they themselves know to be altogether unmerited. A weak man may sometimes be pleased with it, but a wise man rejects it upon all occasions. But, though a wise man feels little pleasure from praise where he knows there is no praise-worthiness, he often feels the highest in doing what he knows to be praise-worthy, though he knows equally well that no praise is ever to be bestowed upon it. To obtain the approbation of mankind, where no approbation is due, can never be an object of any importance to him. To obtain that approbation where it is really due, may sometimes be an object of no great importance to him. But to be that thing which deserves approbation, must always be an object of the highest.

To desire, or even to accept of praise, where no praise is due, can be the effect only of the most contemptible vanity. To desire it where it is really due, is to desire no more than that a most essential act of justice should be done to us. The love of just fame, of true glory, even for its own sake, and independent of any advantage which he can derive from it, is not unworthy even of a wise man. He sometimes, however, neglects, and even despises it; and he is never more apt to do  o than when he has the most perfect assurance of the perfect propriety of every part ofhis own conduct. His self-approbation, in this case, stands in need of no confirmation from the approbation of other men. It is alone sufficient, and he is contented with it. This self-approbation, if not the only, is at least the principal object, about which he can or ought to be anxious. The love of it, is the love of virtue.




End of quote. (TMS, Oxford UP, 1976, 114-16).

Note Smith's careful analysis of the role of point of view and of mind-reading in the generation of moral sentiments, in this case those of praise and praiseworthiness. Not only actual or points of view, or other persons' points of view constructed through our theory of mind, but also virtual, hypothetical, possible (or quite impossible) and non-existent points of view, which have nonetheless an operational psychological role. Social evaluations are constructed in such a way that we shuffle all possible combinations of knowledge about ourselves and about others in order to provide an assessment of our own position and conduct, and of that of our neighbours and peers, should they know about us, for instance, what we know about ourselves. The way they would evaluate us knowing what we know, or the way they would evaluate us were they morally reliable (i.e. their evaluation of our actions as compared to that of an all-seeing God, or a scrupulous conscience). Nobody's point of view, resulting for instance from a blend of our personal information and of the other person's values, is a relevant player in the game of perspectives, just like the actual points of view of our misinformed or benighted friends and fellow beings. Social evaluation is a complex game of masks and perspectives, a play in which naked and unmasked virtual actors play their scenes alongside the real ones. The presentation of the self in social life involves this complex imaginative mutual role-taking, and trying-on of perspectives, in a fairground of multiplying and infinitely receding mirrors.


praiseworthy cicero

All of which brings to mind this discussion on the motivation of human conduct according to Girard, Bourdieu, and Marcel Mauss: René Girard / Pierre Bourdieu: des affinités méconnues. I summarize: according to the second speaker, we are not driven merely by a desire of emulation, as Girard's mimetic theory would lead us to think, or by a desire of being distinguished (Bourdieu's 'la distinction' owes much in this respect to Veblen's discussion of status symbols in The Theory of the Leisure Class). We are driven by a desire for the recognition of our contribution to society (whether the contributions are real or sincerely imagined by us, that's another matter). We want to be valued as value-givers, as creators of positive content, as those who bring a Gift to our peers. That is, we desire to have our praiseworthiness recognized —which is quite congruent with Smith's view.

It is to be presupposed that the Gift which makes us aspire to praiseworthiness is inherently valuable both in the eyes of the giver, and in those of the recipients. Still, some well-meaning and well-received gifts may nonetheless be, in some cases, poisonous gifts. Ask the Germans if you don't trust me.


El efecto Mateo y la calidad retroactiva

—oOo—




Retropost #1052 (12 de julio de 2006): Solidaridad con los atentados

Sobre las bombas de Bombay, valga la redundancia, que tan dolorosamente parecidas son a las del 11-M, ha hecho Zapatero unas declaraciones freudianas. Freudianas en el sentido de parapraxis, acto fallido, lapsus linguae, incoherencia gramatical que traiciona el inconsciente; metedura de pata significativa. Ha dicho que quería "EXPRESAR MI CONDENA Y MI SOLIDARIDAD CON LOS ATENTADOS Y CON LAS VICTIMAS".... etc. Así tal que así (me refiero a las declaraciones que he oído en la radio, no a las versiones que se pueden leer). 

Por supuesto, se me dirá que Zapatero quiere expresar su CONDENA A LOS ATENTADOS y su SOLIDARIDAD CON LAS VICTIMAS. Eso es lo evidente, y no tengo la menor duda al respecto de que eso es lo que quiere hacer, al menos en cierto sentido. Y hasta lo hace. Pero el análisis no puede acabar allí, porque no es todo lo que hace. No es lo que hace con la gramática, o lo que hace la gramática con él. 

No parece exagerado decir que Zapatero, en pleno proceso de negociación con la ETA, un asunto condenado por medio país (si no por el 80%), basado en conversaciones o pactos secretos previos con los terroristas, y además debiendo quizá su triunfo súbito en las elecciones a un atentado parecido al que ahora se ha producido en Bombay... tenga tensiones acumuladas con respecto al tema de las bombas terroristas. 

En eso, precisamente, se basa la teoría del acto fallido. En una ambivalencia de las actitudes que lleva a una ambigüedad o expresion que revela tal tensión interna de la manera más inoportuna, sacando a la luz aquello que la actuación deliberada querría esconder, revelando (para quien analice el acto fallido - para quien no analiza no hay revelación, claro) una verdad mal admitida por la mente consciente, o que ésta intenta reprimir. Por eso Zapatero habla, literalmente, de su SOLIDARIDAD CON LOS ATENTADOS además de su SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS. Un sentido que sin duda horroriza a su mente consciente (espero), y que precisamente por eso tanto más le debería hacer reflexionar sobre las ambivalencias de su actuación.

Por cierto, la articulación de un acto de habla mediante el recurso metalingüístico a señalarlo como tal acto de habla manifiesta, según los análisis más sutiles y finos, como los de Hillis Miller, que el hablante tiene una actitud de DISTANCIAMIENTO con respecto al contenido de tal acto de habla. Es decir, en lugar de producir un acto de habla que exprese su condena a los atentados, tal que así:

- "Hay personas infames que han cometido una masacre vil en estos trenes: ójala encuentren pronto el castigo que merecen"

... pues se interpone la autodescripción metalingüística del acto de habla, que expresa insinceridad, o caracteriza al hablante como mero articulador obligado de un acto de habla por cumplir un rol social, no por que realmente se sienta comprometido en su fuero interno con el contenido de tal acto. Tal que así:

- "Expresar mi solidaridad," etc.... "como hemos expresado en pocas ocasiones".

Y es que hablo completamente en serio cuando digo que nuestro presidente necesita, por el bien de todos, y por la cuenta que nos puede traer, un psicoanalista. Urgentemente.

Hablando de solidaridad con las víctimas, solidaridad de la que no le gusta a Zapatero (lagarto-lagarto), hoy hay una concentración de protesta en muchas ciudades españolas, contra el camino seguido por el gobierno en su negociación con la ETA. Está convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el Foro de Ermua y otras asociaciones, en el noveno aniversario del asesinato ("ejecución" que dirán algunos) de Miguel Ángel Blanco. Hay que procurar estar allí, por civismo y responsabilidad. A menos que se acepte el punto de vista batasuno, claro: autodeterminación para los territorios ya reblandecidos por la extorsión, legitimación de la violencia terrorista, negociación en plan de igual a igual con el gobierno, liberación de terroristas encarcelados, pensiones colocaciones y favoritismos hacia "el entorno", institucionalización del impuesto mafioso, manipulaciones territoriales y constitucionales para darle más cancha a la banda, etc. 

Pues lo que se ventila es el futuro, y no el pasado, a pesar de la conmemoración que sirve de ocasión para los convocantes de estas concentraciones. El futuro del Estado de Derecho, que en este caso se llama España... o a saber cómo se llamará si no.

Por favor que venga Freud


Retroposts

—oOo—



Retropost #1051 (12 de julio de 2006): Foro Ermua: 'Rendición, en mi nombre, NO'

COMUNICADO DEL FORO DE ERMUA: “RENDICIÓN, EN MI NOMBRE NO”

12 de Julio de 2006. La fecha de hoy debe servir para hacer valer más que nunca la cultura de la rebelión cívica de Ermua. Lo que fue realmente revolucionario, y lo sigue siendo hoy, no es la infamia de las fotos de Patxi López con Otegui, ni las de Gemma Zabaleta con Jone Goiricelaia, sino las fotos de miembros del PP y el PSOE unidos en aquellos días de julio de 1997 que hoy recordamos. Ésa es la cultura de Ermua: la cultura de los demócratas unidos contra ETA y el nacionalismo totalitario.

Estamos aquí para que ETA no amortice, y el Gobierno no llene de sentido, los cuarenta años de terrorismo. Estamos aquí para hacer valer el sacrificio por nuestra democracia de las víctimas, el de Miguel Ángel Blanco y el de todas las demás. Estamos aquí para subrayar la importancia de aquellos días de Ermua y su vigencia actual. A eso le tenemos que dar sentido. Rendirse supone hacer inútil el sacrificio de Miguel Blanco y de todos los demás asesinados, mutilados, extorsionados o desterrados.

Hay que decirlo bien claro y alto: en Euskadi no estamos mejor con el llamado “alto el fuego”. No estamos mejor siendo mirados con odio. No estamos mejor con miedo a hablar en cualquier parte por las posibles represalias laborales, sociales, etc. No estamos mejor viendo al mundo nacionalista crecido, viendo pletórico a Otegui y legitimada su ideología criminal. No estamos mejor porque se nos perdone la vida durante un breve espacio de tiempo, que nos da el verdugo para que “recapacitemos sobre lo beneficioso que sería ceder” al chantaje. No estamos mejor con este tiempo que se ha abierto que es el de la paz del amenazado, buscando reunir la cantidad para pagar al chantajista. Se ha abierto el tiempo de “la paz tutelada por ETA”.

No estamos mejor en Euskadi porque antes quien nos miraba con odio y nos desafiaba sabía que actuaba mal o que tenía a una sociedad en contra. Ahora esa línea moral se ha borrado. Ahora el Gobierno, con los partidos y medios que le apoyan, le están diciendo al energúmeno que tiene razón, que la víctima y el no nacionalista es el malo, el que pone palos a las ruedas de la paz, el inmovilista, el reaccionario, el alarmista, el facha. Estaremos bien cuando ETA y su ideología y sus valores totalitarios sean derrotados. Estaremos bien cuando el PSOE y el PP, los demócratas, sean capaces de unirse por lo menos como hicieron en Ermua hace nueve años.
 
El Foro Ermua en este noveno aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, desde diversas ciudades españolas, denuncia el proceso de claudicación y cesión ante la banda terrorista ETA anunciada el pasado viernes 30 de junio por el Presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero y que supone el inicio de un “largo, duro y difícil” camino hacia la ruptura de España como nación. Ceder ante las pretensiones de ETA-Batasuna, como proclama el Gobierno del Sr. Rodriguez Zapatero, implica legitimar los asesinatos y la extorsión de los asesinos y la negación de las víctimas, que han sido precisamente quienes lo han dado todo en defensa de nuestra democracia y libertades públicas.

“Rendición, en mi nombre NO”, expresa rotundamente nuestra oposición a la pretensión “de alcanzar la paz” a costa de la libertad y de la justicia. El supuesto proceso de paz emprendido por el Gobierno es un proceso de cesión ante ETA, de traición a las víctimas y al conjunto de la democracia por lo que implica de indignidad, inmoralidad y de debilitamiento de nuestro Estado de derecho ante los totalitarios que desean acabar con nuestra democracia.

He ido a la manifestación de Zaragoza, donde había entre 2000-4000 personas a ojímetro. "Esos son los convencidos" me dicen. "Luego están los semi." Hay mucha gente que no va a las manifestaciones aunque simpatice con los motivos de los convocantes, pero claro, eso no se puede medir más que comparativamente. Y comparativamente, podemos decir que en Zaragoza van a una manifestación contra el trasvase entre 150.000 y 300.000 personas. Contra la negociación con la Eta, al parecer muchos menos están lo suficientemente convencidos.

La próxima vez, que lleven mejor megafonía, porque la que había era muy insuficiente. Que vale cuatro duros alquilarla, si no conocen a nadie que tenga un amplificador.

Al manifiesto de arriba, que lo pego porque en general estoy muy de acuerdo con lo que dice, le haré un par de matizaciones lingüístico-ideológicas.

- Sobre que "ceder ante las pretensiones de ETA-Batasuna, como proclama el Gobierno del Sr. Rodriguez Zapatero, implica legitimar los asesinatos..." - bueno, Zapatero lo hace, más que proclamarlo, y de la manera más disimulada que puede (poco es). Y quiero pensar que no lo hace por legitimar asesinatos, sino como (1) un mal menor que (2) encima puede rentarle políticamente... en todo lo cual o se equivoca (1), o espero que se equivoque (2), de medio a medio.


- Sobre "el sacrificio de Miguel Blanco y de todos los demás asesinados, mutilados, extorsionados o desterrados". Muchas personas que se han convertido en víctimas de Eta, como Miguel Ángel Blanco, corren un riesgo consciente antes de que eso suceda. En ese sentido limitado sí que hay "sacrificio", pero no de sus vidas y haciendas, porque la gente normalmente asume un riesgo que considera limitado y razonable, no estamos hablando del sacrificio de kamikazes. Los muertos muchas veces no han podido "elegir" su sacrificio (y de poder seguro que casi ninguno lo haría). Si "sacrificio" hay, y es que no me gusta el palabro, en el caso de Miguel Ángel Blanco casi se puede decir que fue el Estado el que prefirió sacrificarlo antes que dar a los terroristas las delirantes señales que esperaban, o decían que esperaban. Pero es un caso un tanto especial. Normalmente la Eta actúa por sorpresa, y "sacrifica" a sus víctimas sin que ellas elijan sacrificarse en absoluto. Sí compromete su seguridad quien decide no pagar la extorsión, o manifestarse públicamente en el País Vasco contra la Eta, y sí sacrifica su comodidad (en aras de su libertad y su seguridad) quien se exilia por no vivir acogotado. Pero mejor abandonemos el lenguaje sacrificial, donde es mejor hablar de qué medidas policiales y qué normas políticas serían las adecuadas para controlar el problema de orden público en el País Vasco: el problema de la violencia pistolera y callejera, de la coacción colectiva, de la abducción ideológica inducida por las autoridades, de la ambigüedad y chanchulleo a costa de los pistoleros, del fervor ultrarreligioso nacionalista, y de la indiferencia moral ante la bajeza.

En general, los portavoces del Foro de Ermua entienden y expresan estas cosas con una claridad intelectual, ética y lingüística excelente.

La manifestación de la AVT

Retroposts

—oOo—








Lunes 11 de julio de 2016

The Origin of the Human Mind in Infant Dramatism






Ibercampus: The Origin of the Human Mind in Infant Dramatism

—oOo—






Retropost #1050 (11 de julio de 2006): Apoyo a la libre investigación

Me llega este mensaje a través de la lista de distribución del Colectivo de Profesores:

Yo no se a donde vamos, pero esta claro que estimular a nuestros jovenes investigadores no es el objetivo, mirar la nueva convocatoria que acabo de recibir de proyectos de investigación propios de la UZ . http://wzar.unizar.es/invest/sgi/Convoc.2006/vic.inv.2006/convocatorias2006.html
solo pueden pedir funcionarios menores de 40 años y contratados doctores, es decir quedan fuera todos los profesores ayudantes, ayudantes doctores y por supuesto cajales, juanes de la cierva u otros modalidades de contrato, ¿la pregunta es "han hecho cuentas y hay pocos funcionarios menores de 40 años y casi ningun contratado doctor"? ¿donde esta este perfil en la universidad? (...) no hay una politica de investigación desde la universidad de zaragoza, o por lo menos yo no la veo, igual es que estoy ya muy cansada.

En cuanto al documento en sí de la convocatoria, se supone que potencia la investigación en "áreas estratégicas" que no se especifican, y vulnera una vez más los Estatutos de la Universidad (artículo 119.4), donde al definir la política de investigación de la Universidad de Zaragoza se dice:

La adjudicación por la universidad de recursos para investigación irá ligada al reconocimiento de los grupos, sin menoscabo del apoyo a la libre investigación individual. La pertenencia a grupos no podrá ser requisito absoluto o excluyente de adjudicación de recursos para la investigación o de becas, salvo que se establezca en la correspondiente convocatoria nacional o internacional.

Si entiendo bien lo que aquí dice (aunque los leguleyos arguyen que las leyes sólo las entienden ellos), aquí dice que la Universidad de Zaragoza no puede sacar convocatorias de proyectos investigación para grupos únicamente (o, en todo caso, si no existe otra convocatoria que no excluya a los individuos). Si bien se reconoce el derecho de otras entidades de ámbito superior a sacar planes de apoyo a la investigación únicamente para equipos, y que contarán también con el apoyo y la tramitación se entiende de la Universidad de Zaragoza. Pero ese apoyo a la investigación individual que promete por su parte la Universidad en los Estatutos no existe, ni viene existiendo. Esta mísera convocatoria es la única que hay (en Aragón se destina poco dinero a la investigación...).

El año pasado le hice notar al Vicerrector esta vulneración de los Estatutos, al discriminar a los investigadores individuales, pero no recibí respuesta. (¡Evidentemente, si esta convocatoria nueva es una respuesta, no va dirigida a mí!)

Por supuesto tampoco dicen nada los Estatutos de discriminar al profesorado según su edad o tipo de contrato. Insisto en que este programa es el único programa de investigación de la Universidad de Zaragoza. (Aparte sí hay ayudas para viajes, congresos, revistas, etc. Allí no han introducido el requisito de pertenecer a grupos, de momento).

Por supuesto tampoco hay una partida ordinaria de investigación asignada a cada profesor, aunque supuestamente estemos contratados o destinados en nuestros puestos para investigar, además de para docer. Pero ya investigaremos con nuestras cabezas; yo ya lo intento, parte del rato. Vaya, igual es esto lo que quieren decir los Estatutos cuando hablan de apoyar la libre investigación.

IDI OT


Retroposts

—oOo—




Tres palomas 2

Tres palomas 2
—oOo—



Retropost #1049 (11 de julio de 2006): Anchos especiales

Iba con Ivo por la calle, cuando me dice que tiene los zapatos rotos, y en efecto, lo miro y veo que lleva en cada uno la suela suelta con sendas sonrisas de perro. Así que vamos a una zapatería. Dos dependientas apoyadas en el mostrador, un poco lentas, pero como no hay nadie más en la tienda, me atienden enseguida.

- Buenas... quería unos zapatos para el niño, de esos del escaparate. Un 34, si tiene.
- A ver... estos son un 34.
- ¿Qué tal, Ivo? ¿Te van?
- Ay, me aprietan.
- Pues de largos le van bien.
- Ya, sí, es que tiene el pie un poco ancho. ¿No tendrá un treinta y cinco?
- No.
- ¿Y de otros que sean parecidos? ¿Como esos de al lado?
- (Suspiro...). Voy a ver...
Va al almacén y vuelve con cinco cajas.
- Aquí le traigo treinta y cuatros y treinta y cincos.
- A ver el treinta y cinco. ¿Qué tal, Ivo?
- Ay, me aprieta. Por aquí.
- No le puede apretar. Es un treinta y cinco.
- Vaya, igual otro, a ver.
- Ay, me pincha.
- ¿Que te pincha? A ver... - digo - Ostras, pues sí, es que tiene clavos saliendo de la suela (– dos hermosos clavos de un centímetro cada uno, directos a la planta el pie).
- ¿Clavos? Ah, sí... sí que tiene.
(Silencio)
- Ejem... pues a ver este otro treinta y cinco..., ¿este te va, Ivo?
- Ay, me aprieta.
- Eso es imposible. El niño se equivoca. Es un zapato muy largo.
- Me aprieta a lo ancho.
- Ya, la anchura... ¿no tendrá un treinta y seis?
- Eso no afecta a la anchura. Aunque le traiga un treinta y seis, o lo que le traiga, le va a seguir apretando, siempre. Porque los números marcan la longitud del zapato, no la anchura.
- Ah.... ya veo. Vaya. Bueno, pues tendremos que ir a una zapatería de anchos especiales... Disculpen la molestia.
- Buenas tardes.

¡Halá Penas!


Retroposts

—oOo—











Retropost #1048 (11 de julio de 2006): Que ha venido Elsa

Who else? Bueno, ya estaba aquí, pero se ha manifestado. Bienvenida, Elsa, sobrineta que arrebata a Linza Lucía el título de Pequeñaja de la Familia, pero no le arrebata el título de La Que Menos Tiempo Ha Tenido El Título. babyhand

El móvil para dar la enhorabuena estaba apagado, o sea que me imagino que habrá habido demasiadas llamadas.La agencia de noticias casera dice que Elsa ha nacido bien aunque su mami necesita un buen descanso. Que aproveche mientras pueda.

... porque si los padres se creen que después del momento crítico ya se lo han currao, y está todo encaminado, les espera una buena sorpresa... empezando por el cambio súbito de personalidad que sufres y que no te anuncian en ningún manual.

En los bestiarios medievales, dicen que los osos nacen sin forma reconocible, y que la madre les da forma de oso a lametones. Bueno, pues un poquito pasa así también en todas partes, aunque nazcan los bebés con forma minihumana. La tarea de darle forma humana pasa a la fase B....

Así que ánimo, ¡y a disfrutar de Madrid, que no lo cierran los fines de semana! Y de la bebota, cuando se deje. Y de las nuevas y flamantes personalidades irreconocibles de todo el mundo.

Pasando lista a los primos

Retroposts

—oOo—


Domingo 10 de julio de 2016

Inasequible al Desaliento

Inasequible al Desaliento

—oOo—




Et maintenant (2)




—oOo—




Adam et Eve: La seconde chance

Une comédie musicale de Pascal Obispo (2012):




—oOo—





Gesto y subgesto

Gesto y Subgesto
—oOo—


Retropost #1047 (10 de julio de 2006): La Condesa Rusa

Anda por los cines esta película de Merchant Ivory, The White Countess (2005), que sin embargo no pertenece al género heritage film, a no ser por el guión de Kazuo Ishiguro, ya una institución británica. Aquí Ishiguro nos muestra a sus compatriotas, precedidos por un siniestro facilitador, invadiendo China por capítulos. Esta vez le toca a Shanghai, donde entran al final a sangre y fuego las tropas japonesas rompiendo el complicado equilibrio que mantenía la ciudad entre Oriente, Occidente, el Kuomintang y los comunistas.

Entre lo que se llevan por delante está el negocio de un amigo del siniestro facilitador, el protagonista de la película, un antiguo diplomático y hombre de negocios americano, ahora ciego tras un atentado terrorista en el que murió su hija. (El tema terrorista no deja de ser una alusión a la historia que nos rodea velis nolis). Bueno, pues el americano nolis, y había decidido crearse una burbujita de irrealidad y ambivalencia sexual montando un cabaret con toda su fortuna: "La condesa rusa". Y contrata a una auténtica condesa arruinada, antes a dancer for money, que le sugiere a él misterio, tragedia, sufrimiento.

La condesa dispuesta a enamorarse de su jefe, sobre todo si es decente; y él la mantiene a distancia, a ella y a su niña, pues la condesa es viuda, y a sus parientes aristócratas arruinados. Todo esto sin sexo, ni rozarse.  Al final, enamorado de ella, le da dinero que ella necesita para comprar el visado y dejar la ciudad. Lo que no saben ni ella ni él es que sus posh parientes la piensan dejar atrás, por pijerío: se avergüenzan de la vida que ha llevado ella por los bajos fondos, y eso que ella los mantenía.

El ambiente de los exiliados rusos es el que se reconoce de las novelas de Nabokov, o de relatos como "A Russian Beauty". Aquí el final es menos tragedia banal y más comedia banal, pues al final el americano, ya arruinado, pide a la condesa a ver si pueden "ayudarse mutuamente", y ella acepta encantada mientras dejan en un junco a Shanghai siendo ocupado por los japoneses.

El americano había sido un conocido diplomático, ahora desengañado de la política; sólo sueña con aislarse del mundo (un poco personificación de los USA de entreguerra, en ese sentido); pero su burbujilla de perfección, el cabaret, sueño que compartía con su "amigo" japonés, demuestra la inutilidad o al menos lo efímero y frágil de esos proyectos. El "elemento artístico" que da el cabaret quizá pueda leerse como una alegoría de la propia película, que es la tercera Condesa Rusa que encontramos, un anacronismo aristocrático de tiempos mejores, quizá como todos los heritage films, escépticos quizá Merchant-Ivory de sí mismos, y hacen así una película más invadida por el paso militar de la historia. Un tema de leve interés humano (leve al ser el personaje tan deshumanizado) lo da el espía japonés que prepara la invasión pero querría sin embargo vivir con su amigo americano la fantasía de ese espacio fuera de la historia. "The larger frame" puede con ambos, pero es que no había relación, para empezar. Como ámbito de perfección, un cabaret con matones, commedia dell'arte gay y condesas contratadas tiene un techo tal que hasta aquí. Y vaya qué poco había aprendido el americano de la realidad en sus años de Realpolitik, si cree que lo que haga no tiene que ver con las circunstancias de alrededor. Especialmente patético su plan de añadir "tensión política" al pequeño mundo de puertas adentro con una combinación calculada de invitaciones a personajes indeseables de partidos contrarios.

Otro toque de historia significativo da el judío vecino de la condesa ("sucio judío" para sus parientes cuando se descaran con él). Él hace como que no oye los insultos antisemitas: explica que contento con haber logrado escapar de Alemania, se da por satisfecho con hacerse el sordo. (Ismail Merchant, por cierto, a pesar del nombre venía de familia árabe de Bombay; murió durante la producción de la película).

Buena escena por cierto cuando avanzan los japoneses en filas cerradas y bayoneta calada, estilo Acorazado Potemkin, y se tropieza con ellos el ciego buscando a su condesa:

- "Por favor, caballeros. Sólo quiero pasar"
- y el sargento ladra una orden y los soldados se apartan y lo dejan pasar.

Viva Occidente, viva el estilo con estilo, y el individuo, y vivan los sueños de perfección y nostalgia de lo que se perdió de modo imposible o de lo que quizá ni existió. La condesa sí era condesa, no obstante, ahora ya no sabemos si lo es o lo será. Pero las condesas rusas son un tema demasiado manido: hasta en Anastasia versión dibujos animados había escenas de nostalgia zarista parecidas a las de esta película, o mejores casi.

Y la película demasiado lenta, sin argumentos secundarios de sustancia y por tanto un poco obsesiva; derivada de una estructura de cuento o de novella más que de novela. En ese sentido un pelín cargante; y la vida asexuada del patrón del cabaret, bueno, porque nos lo dicen, hay que creérselo. Un poco planos, los personajes, supeditados a su función en el guión (por ej., no sex at all, lo que digo). Una cosa sí está impecable, logradísima, de modo que te teleporta a los años treinta: la ambientación. Nada más por eso vale la pena no perdérsela.

Historia de una geisha


Retroposts

—oOo—









Retropost #1046 (10 de julio de 2006): Me gusta este partido

Ciudadanos: Partido de la ciudadanía. Visto a través del blog de Arcadi Espada. Se define como socialdemócrata, liberal, laico y antinacionalista. (Supongo que yo, por exclusión, o por deducción, también).

Y tiene también su propio blog.

Aunque de un buen comienzo al llegué, ví, vencí, va un largo, larguísimo, trecho. Esperemos que los cien años de honradez necesarios sean tengan menos altibajos que los de otros.


El partido digital


Retroposts

—oOo—





Retropost #1045 (10 de julio de 2006): Promoviendo el matrimonio indisoluble

Chorizo esta noticia del Heraldo de Aragón porque la cosa merece un comentario siquiera sea al pasar.

El "matrimonio indisoluble entre hombre y mujer" es el origen de la familia y en él reside el futuro de la humanidad.

Mentira. Hasta Adán se divorció de Lilith; otra cosa es que se quiera olvidar. Según los estudios comparativos más autorizados entre comunidades de primates y grupos humanos prehistóricos, los divorcios siempre han sido frecuentes. Y si por "matrimonio" entendemos sólo lo que entiende el Papa (como él querría), es un fenómeno reciente, en absoluto origen de nada. Y futuro de nada, tampoco.
Menudo intelectual de las narices, el famoso Ratzinger. Viene a ofrecer pura basura doctrinal, y los medios a paparlo como si fuese sin más ideas bonitas un poco perfeccionistas que tiene el hombre, en lugar de una sarta de mentiras, manipulaciones disfrazadas de diplomacia, y en general tinta de calamar blanca y amarilla.emperor

Ésta fue la idea que transmitió el Papa ayer antes de abandonar España durante la clausura del V Encuentro Mundial de las Familias celebrado en Valencia.

Esa fue la idea que quiso transmitir. La que me transmitió a mí, como veréis, es muy otra. Allá las orejas de cada cual, y lo que hay en medio. Por cierto, el V Encuentro éste debería llamarse Encuentro Mundial Homófobo de las Familias Católicas Papólatras Chapadas a la Antigua Casadas por la Iglesia y con Hijos. Otra cosa es manipular, pero claro, para eso le ponen ese nombre. Oías a las monja-presentadoras de la Cope decir, con el micrófono lleno de baba que se les caía por encima, "aquí hay familias de todo tipo", a la vez que corrían un estúpido sobre los tipos de familias que por definición son excluidos por este congreso y señalados como indeseables en la medida en la que no se les ignora olímpicamente sin más.

La esperada homilía

Esperada con ansia, como sugiere la redacción, seguramente por muchos católicos, y por periodistas abducidos. Por otros, como quien dice se espera nubosidad variable.

pronunciada por Benedicto XVI durante la misa conclusiva que presidió en la Ciudad de las Artes y las Ciencias gravitó sobre el mismo eje central de sus discursos del sábado.

Para avanzar en el camino de la "madurez humana", es ineludible

Ojo al parche, ineludible. No meramente "deseable" etc. Y para madurez, este señor ya está madurito, ¿por qué no se echa novia? (¿o novio, a juzgar por su voz aflautada?)

"respetar y promover la maravillosa realidad

Realidad, realidad... Realidades hay muchas. Y realidades imaginarias, aún más.

del matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, que es, además, el origen de la familia",


De orígenes ya hemos hablado. Aunque no voy a negar la importancia cultural que tiene y ha tenido siempre la pareja heterosexual, OK. ¿Pero qué quiere decir "promover el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer?" En contexto, y habida cuenta de la doctrina de la Iglesia, no quiere decir promover. Quiere decir imponer como norma legal si las circunstancias del país, con políticos suficientemente oscurantistas y un pueblo lo suficientemente ignorante o embrutecido lo autorizan. Como en la España de Franco, y en Italia e Irlanda durante muchos años. Lejos de dar derechos a las parejas del mismo sexo, perseguirlas, acosarlas, humillarlas públicamente en la medida de lo posible (no me invento nada, no, ni cargo la balanza), e imponer el matrimonio por la iglesia a todo quisque, negando derechos civiles a quienes no pasen por el aro. Ah, claro, en los países en los que haya mayoría de otra confesión, eso le parecería a Ratzinger y su peña una tiranía, "un atropello de la dignidad humana", una "persecución", etc. En este país se les conoce a los nazionalcatólicos, por suerte, y no se les conoce aún bastante, por desgracia y para vergüenza de quienes tienen poca memoria histórica.


dijo durante la misa. "Reconocer y ayudar a esta institución

A mí me parece muy bien reconocer y ayudar a las personas que críen niños, o tengan mayores o inválidos a su cargo, o en menor medida a quienes constituyan minisociedades (de gananciales o no) de apoyo mutuo que hagan más fácil la vida a la gente y quiten cargas directas a la beneficencia pública. Pero eso no incluye sólo a las familias que le gustan a Ratzinger y que él no tiene. Y, por cierto, las "ayudas" están todavía mal distribuidas. A ver si con la ley de dependencia que piensa sacar el gobierno se contribuye a remediar esta situación. Si algo no me gusta de la reforma de la ley de matrimonios es que sigue cargando demasiada tinta en el matrimonio como un bien social por encima de otras relaciones de apoyo, sobre todo las relaciones de apoyo a dependientes. Aunque comprendo que a los gays y lesbianas que lo esperaban como agua de mayo les haya parecido muy bien la reforma.

es uno de los mayores servicios que se pueden prestar hoy día al bien común y al verdadero desarrollo

Si el "verdadero desarrollo" ha de venir por donde predique Ratzinger, id desenfundando la máquina del tiempo, para viajar al siglo catorce. Aunque entonces al menos había varios papas para elegir.

de los hombres y las sociedades, así como la mejor garantía para asegurar la dignidad, la igualdad y la verdadera libertad
de la persona humana", enfatizó.

Verdadera libertad es la de quienes siguen sus recomendaciones (que ahora no pueden apoyarse con el sambenito, la cárcel o la picota, hélas, para mayor persuasión). La libertad de los demás es falsa. Sobre la apoyatura de estas verdades me limitaré a citar el comentario de Hume sobre las presiones políticas ejercidas por los clérigos:

"La mayoría de los hombres son ambiciosos, pero la ambición de otros hombres normalmente se satisface destacando en su profesión particular, y promoviendo así los intereses de la sociedad. La ambición del clero a menudo sólo se puede satisfacer promoviendo la ignorancia, y la superstición, y la fe implícita, y los fraudes devotos. Y como tienen lo único que le faltaba a Arquímedes, a saber, otro mundo, en el que apoyar su palanca, no es de admirarse que muevan este mundo a gusto suyo." (Ensayos).


Antes de partir hacia Roma, insistió en la necesidad de "comprender que la alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer establecen un vínculo permanente, es un gran bien para toda la humanidad".

Traducción: Sólo es un bien si es permanente. Y por supuesto todo otro tipo de alianza o vínculo permanente de carácter afectivo entre personas es un mal para la humanidad, pecaminoso, condenable y perseguible en la medida en que se dejen guiar por la Iglesia las normas políticas locales. Lo deja entre líneas, pero muy bien le entienden ya sus fieles, y sus infieles. Pero a mí que no me vengan con paños calientes de este calibre. ¿Por qué a una secta de este calibre se le da la cobertura que se le da? ¿Por qué no se exponen más claramente sus mentiras, manipulaciones y contradicciones? ¿Por qué se les deja llevarse el gato al agua, jugando a la vez a llevar adelante doctrinas extremistas de boquilla, pero justo lo justo para seguir arrastrando de las narices a la gran masa de católicos, sin que se rompa la argolla donde se ata la cuerda, o la nariz?

Alertó el Pontífice durante su homilía sobre los intentos que se perciben de organizar la vida social "sólo a partir de deseos subjetivos y mudables,

Mejor deseos objetivos y fijos para siempre por doctrina. Como los de un ejército de zombis descerebrados, o Soldados de Cristo Rey. Los deseos y normas políticos que surgen democráticamente de los puntos de encuentro de muchas voluntades subjetivas y mudables no son, desde los planteamientos papales, una base "verdadera y durable para la auténtica libertad del hombre", si es que el sonsonete le sale a cualquiera de carrerilla, demasiado bien lo conocemos.

sin referencia alguna a una verdad objetiva previa

Una verdad objetiva previa. Ya me conozco yo las verdades y objetividades de Ratzinger, y las pruebas que las prueban. Por favor, que venga Hume otra vez:

Nada podría expresar mejor la deuda infinita que tiene la humanidad para con la Revelación Divina, que el que sin ella no habría ningún otro medio capaz de establecer esta gran e importante verdad. (Ensayos).


como son la dignidad de cada ser humano y sus deberes y derechos inalienables a cuyo servicio debe ponerse todo grupo social".

Si entiendo bien la frase, y si la entendió bien el periodista que redacta la noticia, quiere decir que la dignidad del ser humano y sus deberes y derechos inalienables son una falacia. Si no se asientan, esto es, sobre la "verdad objetiva previa" de Cristo. Por favor, que este discurso binLadenesco, ayatollesco, medioevesco, inquisitorial, se nos pretenda pasar por diplomático, tolerante, simpático y buen rollito, y hasta con ínfulas de peso pesado intelectual... esto es indignante. Indignante.

Censuró que en la cultura actual "se exalta muy a menudo la libertad del individuo concebido como sujeto autónomo, como si se hiciera él solo y se bastara a sí mismo, al margen de su relación con los demás y ajeno a su responsabilidad ante ellos".

¿Quién dice eso? ¿Aparte de Max Stirner, digo? Invéntese un enemigo de paja, y sugiera que sus adversarios reales son responsables de las enunciaciones de ese monigote. Hecho.

Subrayó que la Iglesia no cesa de recordar que "la verdadera libertad del ser humano proviene de haber sido creado a imagen y semejanza de Dios.


No cesa de predicar, será. No cesa "de recordar" habría de referirse a una verdad obvia previamente consensuada por todos y que se está olvidando. Lo cual no es el caso.

Por ello, la educación cristiana es educación de la libertad y para la libertad".

Que no es el libertinaje, como bien sabemos. La raya entre uno y otro, la traza con un boli Ratzinger, y ya veis dónde la traza.

Bueno, que le den bola al Papa, y que comente el resto de la noticia Rita. Lástima, porque quería llegar hasta donde dice que

El protocolo exigía que las autoridades llevaran traje y corbata de color oscuro los hombres, y vestido formal sin teja ni mantilla las mujeres, con zapato cerrado preferentemente en lugar de sandalia. Esta exigencia fue completada por algunas personalidades como Mariano Rajoy con la gorrilla de peregrino, para proteger la cabeza del intenso sol valenciano.

No hay nada como una adecuada política vestimentaria para no mezclar los géneros. Ya lo dijo Jesús, también lo del zapato cerrado, supongo. Payasos.

Ah, un comentario sobre la vicepresidenta de la Vogue (a quien algunos casan con una conocida presentadora de televisión, aquí en Zaragoza) y sobre el presidente Zapatero de Zapato Cerrado. No sé qué pintan yendo a saludar al Papa si venía sólo a ver a sus fieles. Porque fieles suyos no son, desde luego. Rajoy sí, que contra natura al parecer, y mortificando la carne, es enemigo de los mismos matrimonios que el Papa, cosa digna de medalla papal. Pero lo de Zapatero, ¿Era por cálculo político, no perder votos? ¿Por "no ofender" que dicen algunos? (Difícil de creer en Zapatero, pero quién sabe). Sea como sea, no le veo sentido ni justificación. Que se revise el concordato rápido, que a la Iglesia la soporten sus fieles, y que cuando venga el Papa se le reciba como al Jefe de Estado de un estado con 900 habitantes, y tasa de natalidad cero.

Cosas de religión


Retroposts

—oOo—



Retropost #1044 (10 de julio de 2006): Conectividad y larga cola

Artículo MUNDO PEQUEÑO de la Wikipedia, vía Reflexiones e irreflexiones:

Mundo pequeño es una propiedad que presentan algunas redes complejas. Se da en aquellas redes en las que, a pesar de existir un gran número de nodos, es posible encontrar sendas cortas que conecten a dos nodos cualesquiera.

La idea tiene su origen en los experimentos realizados por Stanley Milgram en los años sesenta, y que condujeron a la popularización de los "seis grados de separación" que, en teoría, separan a dos ciudadanos cualesquiera de EEUU, a través de una cadena de conocidos. En 1998, Duncan J. Watts y Steve Strogatz publicaron un célebre artículo en la revista Nature, en donde proponían un modelo teórico que explicara la existencia del mundo pequeño. Básicamente, el modelo consiste en una red matricial donde cada nodo está conectado con sus vecinos directos hasta una distancia dada, estableciéndose además enlaces aleatorios con nodos situados a cualquier distancia de la red. Se demuestra que en dichas redes, si el número de nodos n tiende a infinito, la distancia media entre dos de ellos crece según un polinomio en log(n), esto es, la distancia media entre dos nodos, medida a través del número de enlaces que los separa, crece muchísimo más despacio que el número de enlaces de la red.

Comentario que le pongo a fernand0:

Aquí también se aplica la teoría de la larga cola. En un mundo de dos nodos conectados, altísima conexión, 100%. En uno de tres, mucha más posibilidad de menos interconexión. Y así sucesivamente. La diferencia de conectividad entre un mundo de cien mil nodos y otro de cien mil un nodos tiende a cero: la larga cola, q.e.d.

La teoría de la larga cola sugiere en realidad tres cosas diferentes:

1) Que la pequeñez de los mundos es, por término medio, relativamente proporcional a su tamaño medido en nodos.

2) Que los mundos con números elevados de nodos no necesitan alcanzar índices de "pequeñez" cercanos al 100% (conectividad máxima) para ser considerados pequeños, pues es mucho más rentable usar la vía de los "pocos grados de separación" antes que el enlace directo. Así pues, el número de pasos necesario (rentable) para transformar un mundo con muchos nodos en un mundo pequeño también conducirá a un gráfico con cola larga que represente el porcentaje de interconexión entre nodos en los mundos de un determinado tamaño.

3) Que en un gráfico que represente los porcentajes de conexión de mundos con muchos nodos, esos porcentajes de conexión también dibujarán un gráfico con cola larga, con los porcentajes atípicamente altos formando la cabeza del gráfico.

Todo esto si la lógica no me engaña.

A la larga cola


Retroposts

—oOo—




Sábado 9 de julio de 2016


Consciousness as Rationality as Internalized Dramatism








—oOo—



David en la Cresta del Infierno





—oOo—



Dispersión del Homo sapiens desde África






—oOo—





The Ideal of Universal Communication


The ideal of universal social communication according to G. H. Mead, Mind, Self, and Society (§41, "Obstacles and promises in the development of the ideal society", 326-28).

It is possible for the individual to develop his own peculiarities, that which individualizes him, and still be a member of a community, provided that he is able to take the attitude of those whom he affects. Of course, the degree to which that takes place varies tremendously, but a certain amount of it is essential to citizenship in the community.

One may say that the attainment of that functional differentiation and social participation in the full degree is a sort of ideal which lies before the human community. The present stage of it is presented in the ideal of democracy. It is often assumed that democracy is an order of society in which those personalities which are sharply differentiated will be eliminated, that everything will be ironed down to a situation where everyone will be, as far as possible, like everyone else. But of course that is not the implication of democracy: the implication of democracy is rather that the individual can be as highly developed as lies within the possibilities of his own inheritance, and still can enter into the attitudes of the others whom he affects. There can still be leaders, and the community can rejoice in their attitudes just in so far as these superior individuals can themselves enter into the attitudes of the community which they undertake to lead.universal communication

How far individuals can take the rôles of other individuals in the community is dependent upon a number of factors. The community may in its size transcend the social organization, may go beyond the social organization which mkes such identification possible. The most striking illustration of that is the economic community. This includes everybody with whom one can trade in any circumstances but it represents a whole in which it would be next to impossible for all to enter into the attitudes of the others. The ideal communities of the universal religions are communities which to some extent may be said to exist, but they imply a degree of identification which the actual organization of the community cannot realize. We often find the existence of castes in a community which make it impossible for persons to enter into the attitude of other people although they are actually affecting and are affected by these other people. The ideal of human society is one which does bring people so closely together in their interrrelationships, so fully develops the necessary system of communication, that the individuals who exercise their own peculiar functions can take the attitude of those whom they affect. The development of communication is not simply a matter of abstract ideas, but is a process of putting one's self in the place of the other person's attitude, communicating through significant symbols. Remember  that whiat is essential to a significant symbol is that the gesture which affects others should affect the individual himself in the same way. It is only when the stimulus which one gives another arouses in himself the same or like response that the symbol is a significant symbol. Human communication takes place through such significant symbols, and the problem is one of organizing a community which makes this possible. If that system of communication could be made theoretically perfect, the individual would affect himself as he affects others in every way. That would be the ideal of communication, an ideal attained in logical discourse wherever it is understood. The meaning of that which is said is here the same to one as it is to everybody else. Universal discourse is then the formal ideal of communication. If communication can be carried though and made perfect, then there would exist the kind of democracy to which we have referred, in which each individual would carry just the response in himself that he knows he calls out in the community. That is what makes communication in the significant sense the organizing process in the community. It is not simply a process of transferrring abstract symbols; it is always a gesture in a social act which calls out in the individual himself the tendency to the same act that is called out in others.

What we call the ideal of a human society is approached in some sense by the economic society on the one side and by the universal religions on the other side, but it is not by any means fully realized. Those abstractions can be put together in a single community of the democratic type. As democracy now exists, there is not this development of communication so that individuals can put themselves into the attitudes of those whom they affect. There is a a consequent leveling-down, and an undue recognition of that which is not only common but identical. The ideal of human society cannot exist as long as it is impossible for individuals to enter into the attitudes of those whom they are affecting in the performance of their own peculiar functions.


Parece que este ideal de la comunicación total es sólo eso, un ideal sólo aproximable en una dimensión abstraída de la actividad humana (como es la comunicabilidad universal del dinero) o en pequeñas comunidades de creyentes especialmente integradas y homogéneas. No se ve cómo podría convertirse en un ideal factible en una civilización a nivel mundial, por muchos progresos que hagan la globalización, la estandarización y la alienación. De algunas cuestiones coyunturales a estos "progresos" imaginables hablábamos en nuestro artículo sobre el Apocalipsis de la Comunicación Total. Que no lo veamos, ese Apocalipsis—la comunicación parcial es esencial para el funcionamiento normal (o sea humano), que no digo bueno, de las comunidades humanas. Y los apocalipsis, mejor dejarlos para el fin de la Historia.



Mead sobre el gesto como símbolo



—oOo—




Enrique Baquedano entrevista a Eudald Carbonell






—oOo—








Retropost  #1043 (9 de julio de 2006): Regalo un logotipo

Hoy que vivimos en la época de marcas, márketings y logotipos, regalo uno para quien quiera venderlo por ahí (por ejemplo al Ayuntamiento de Zaragoza, al centro de Logística, al Gobierno de Aragón, a la sociedad que organiza la Expo Zaragoza de 2008...

ZARAGOZA
                           N



Bueno, se le pueden poner otros colores que no sean los patrios, o combinarlo en lugar de con "on" con "No" (por ejemplo, podría ser el lema para los desencuentros entre el Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón), o con "Nos" - "Zaragoza-NOS", etc. O probando con el palabro "zARAGONza", quizá también tenga futuro. O sin la ene de abajo, para comercializar Zaragoza en els paisos catalás: zARAGÓza. Etcétera. Si cogéis la idea y lo vendéis por un pico, también podéis pasarme unos euros. El crédito os lo regalo.

Ahora a ver si me pongo las pilas y me diseño un logotipo que me represente a mí. Renovarse, cultivar la imagen de marca, o morir.

¿Aparición de Christo en el Pilar?


Retroposts

—oOo—












Retropost #1042 (9 de julio de 2006): Archivos viejos

 Soy, como muchos, un ordenador. Compulsivo, digo. De ahí mis empresas absurdas, tipo bibliografía, etc.  Llegados los ordenadores (todos ellos) a un punto, seguramente el orden que se crea por un lado se pierde por otro. Entropía. Una web llena de enlaces es como un castillo de cartas gigante, que sólo consigues mantener en pie a costa de reconstrucciones y ajustes permanentes.

Pero encantado con mi nuevo programa manipulador de hachetemeles, el NVU, me he decidido no sólo a seguir adelante con la versión tosca de mi blog sino que también le he fabricado un índice parcial a la parte de los archivos más vieja que tenía sin indexar. Ese es el orden que aumenta. El que disminuye: que dejo de poner tantos enlaces a los artículos al principio del blog, que marean (ya hay bastantes) y los cambio por un único enlace al Indice parcial ese.  Me resultará más factible mantenerme al día conmigo mismo, porque del archivo, como de los comentarios se encargará el duplicado de mi blog (Vanity Fea, que es consultado por diez personas por cada una que consultan el Blog de notas). A ver cuándo me libro de esa manía del do it yourself... es como quien se amasa su pan en casa, además de comprarlo en la panadería, por si un día dejan de venderlo allí.

De unos sesenta posts viejos que he recuperado con enlaces, os recomiendo... psé. Por ejemplo, éste, aprovechando que el Foro de las Familias [heterosexuales monógamas católicas con hijos] despide hoy – good riddance– al Papa, ese sesudo intelectual de altos vuelos, según la Cope, y experto al parecer, contra toda plausibilidad, en el asunto del matrimonio.

El matrimonio no presupone efectos sexuales


Retroposts

—oOo—









Viernes 8 de julio de 2016

Gustavo Bueno, Panfleto contra la democracia realmente existente





—oOo—





Mead on Topsight


From George Herbert Mead's Mind, Self, and Society (§35; "The Fusion of the 'I' and the 'Me' in Social Activities), p. 276-77.

The frequent attitude of the person in social service who is trying to express a fundamental attitude of neighborliness may be compared with the attitude of the engineer, the organizer, which illustrates in extreme form the attitude of team work. The engineer has the attitudes of all the other individuals in the group, and it is because he has that participation that he is able to direct. When the engineer comes out of the machine shop with the bare blue print, the machine does not yet exist; but he must know what the people are to do, how long it should take them, how to measure the processes involved, and how to eliminate waste. That sort of taking the attitudes of everyone else as fully and completely as possible, entering upon one's own action from the standpoint of such a complete taking of the rôle of the others, we may perhaps refer to as the "attitude of the engineer." It is a highly intelligent attitude; and if it can be formed with a profound interest in social team work, it belongs to the high social processes and to the significant experiences. Here the full concreteness of the "me" depends upon a man's capacity to take the attitude of everybody else in the process which he directs. Here is gained the concrete content not found in the bare emotional identification of one'sself with everyone else in the group.


La perspectiva dominante en El arte de la guerra

—oOo—








Retropost #1041 (8 de julio de 2006): Todo el rato Cars

 Vamos en coche por Zaragoza con los pequeños, y aunque no les faltan precisamente coches que ver por todas partes alrededor, sólo se fijan en Cars:
Oscar -
Mira, ¡Cars, Cars!
Ivo - Cars. Y Cars. Sólo Cars. Yo digo más allá. Otra vez Cars.
Yo - Pero bueno, cómo es posible, que teniendo un campo visual tan amplio, y tan variado, y tan variable, lo que atrae la atención como un imán son los carteles. Por alguna razón extraña, nuestra percepción está pendiente de ellos o entrenada a prestarles atención, sobre todo a esos horrendos mupis. Por la ventana que abren a otra realidad será, o por el ejercicio que requieren de duplicación semiótica, de interpretación de imágenes a la vez como imágenes y como objeto físico (siempre la suppositio materialis de Guillermo de Baskerville). El caso es que los carteles llaman la atención mucho más que cualquier elemento de la realidad física o semiótica que nos rodea. Y ese reflejo semiótico condicionado nos hace víctimas voluntarias de las campañas comerciales bien organizadas. Bueno, esto lo pienso aunque no lo digo todo ¿Pero verdad, Álvaro, que de entre todas las cosas que hay en la calle, son los carteles lo que tiene una atracción especial, lo que atrae la vista?
Alvaro: Sí que es verdad. Qué raro. Nenes, ¿por qué miráis tanto los carteles?
Ivo: No, todos los carteles no. Sólo los de Cars.

Parapraxis perceptual con desmaterialización televisada


Retroposts

—oOo—


Jueves 7 de julio de 2016


NastiaZnikae (Comma Club live)




—oOo—





Millennium: De animales a dioses





—oOo—



Arsuaga y Juaristi sobre el hombre cavernario





—oOo—




El más leído en Filología


El más leído en Filología

Me pregunto si soy la única persona a la que ResearchGate le envía estas medallitas de píxeles. Es posible; eso explicaría por qué no cuentan como mérito. O quizá las demás personas que las reciben son más discretas que yo y no lo dicen.

A decir verdad tampoco es que haya surgido una plaga de blogs entre la profesión.  Especialmente desde que los blogs se pasaron de moda; ahora ya son cosa del pasado—por eso ya no pongo más que retroposts. Yo también soy cosa del pasado.



—oOo—






Retropost #1040 (7 de julio de 2006): The return of THE BLOG

Hola, ya estoy aquí otra vez. Hablo desde una de mis dos personalidades o hemisferios cerebrales, el blog actualmente llamado Alter-Egotism, que ha estado ausente unos días mientras cambiaba de editor. Me he hecho con uno llamado NVU, a ver si me aguanta. Hace falta, para aguantarme. Hay quien dice que frío los ordenadores, no a base de calidad, por supuesto, sino de cantidad (me refiero a complejidad de las operaciones que les echo encima). Pues eso, Blog Is Back, y a ver si duramos. Pero de momento me voy a la piscina, que lo tengo merecido, y los pequeñajos más.

Creciendo por dentro, y recuperando el tiempo perdido


Retroposts

—oOo—



Frames, Roles, and Institutions





—oOo—


El hombre, ¿esa especie desconocida? - Juan Luis Arsuaga






—oOo—


Miércoles 6 de julio de 2016

La última víctima del 11-M




—oOo—





Arsuaga sobre los neandertales (1999)




—oOo—



Josep M. Parés, Atapuerca y las primeras expansiones de homínidos




—oOo—





Frontiers of Narrative


Me citan en este libro de la serie Frontiers of Narrative, de la Universidad de Nebraska. Que por cierto también estoy preparando ahora un capítulo para un libro de esta serie:







Thon, Jan-Noël. Transmedial Narratology and Contemporary Media Culture. (Frontiers of Narrative). Lincoln: U of Nebraska P, 2016.


—oOo—


Retropost #1039 (6 de julio de 2006): Yo no desciendo de ningún chimpancé

Aunque el Anís del Toro que bebía Hemingway no existe, todos conocemos el Anís del Mono. Desde principios del siglo XX, su etiqueta viene reproduciendo una de las caricaturas antievolucionistas de Darwin en plan mono, tan comunes en la época victoriana. En una noticia de Joaquim Clemente sobre una reciente exposición histórico-retrospectiva de Anís del Mono, se nos cuenta que "El mono de la etiqueta es otro de los misterios de la exposición. Aunque inicialmente el animal no tenía facciones reconocibles, la que se impuso con el tiempo tiene cierto parecido a Darwin. ’Los hermanos Bosch estaban en contra de la teoría de la evolución y caricaturizaron a Darwin’, apuntan los comisarios de la exposición, Carlos Pérez y Rafael Ramírez Blanco, que otorgan al grabador Sala, suegro de Vicente Bosch, la autoría del dibujo."

Sea como sea, ese anís está muy bueno. Pero hoy no quería hablar yo de eso, sino de algunos errores en la teoría de Darwin. Por supuesto, no creo que descendamos de ningún chimpancé, y tampoco creo que Darwin creyera eso (es una caricatura comparable a las del Anís del Mono). Sí creo que los creacionistas no tienen por qué estar equivocados en todas sus ideas; y algunos evolucionistas, como Darwin, también cometen errores. En un sitio web pro-evolucionista bastante recomendable en este sentido que digo me he encontrado esta opinión:

Just for the record, evolution does not say that man evolved from apes, just that man and apes had a common ancestor, which might be even worse from a Creationist point of view. But how man came to exist does not take anything away from who we are now. If humans have souls, we have those souls regardless of how we developed. And even if we don’t have souls, we are who we are. Perhaps instead of seeing our evolution from other life forms as demeaning, as Creationists seem to do, it should give us more respect for nature and it’s creative abilities.

Yo creo, por ejemplo, que algunos humanos tienen alma, y otros no. En lo que sí estoy de acuerdo es en que we are who we are. Bueno, al menos parte del tiempo; otras veces hacemos el mico.

A este respecto que digo otro sitio web recomendable es el PaleoFreak, un blog que tiene una sección de comentáridos sobre Evolución que aportan los propios lectores. Cuando la inauguró yo mismo le puse uno, que si mal no recuerdo decía más o menos así:

Hola, voy a poner un comentárido. Enhorabuena por tu web, me parece interesante la evolución, aunque algunos problemas no los explica, por ejemplo si el hombre procede del mono como dice es imposible, porque hay monos y no están extintos ni evolucionados, en eso creo que no se ha fijado nadie. Además la Biblia en realidad habla de CREACION, no de EVOLUCION. Bueno, un sludo.

A lo que iba, a los errores de Darwin... que me voy por las ramas. Darwin creía que las especies evolucionan; y esto parece ser un error. Al igual que algunas personas tienen alma, algunas especies sí evolucionan, puede que bastantes, de hecho, pero desde luego el Ser Humano no se creó por la evolución de un Chimpancé. (Como he dicho, tampoco es que Darwin propusiese esto). Aunque algunas especies evolucionen, no está demostrado que la nuestra esté evolucionando. Bueno, algunos pequeños cambios hay: aunque las cabezas no engordan, las barrigas sí, y se extiende el gen de tolerancia a la leche de los adultos, tonterías así. Ningún cambio que nos vuelva más monos, o menos monos, de manera demostrable.chimpance pensando

Tampoco el Neanderthal evolucionó hacia el hombre contemporáneo, eso no se lo cree nadie.

De hecho, contrariamente a lo que creía Darwin, las especies suelen aparecer súbitamente, hombre, tampoco digo que salga un brazo de las nubes y plom, las cree; pero sí aparecen súbitamente en términos geológicos. Y luego no evolucionan. Las especies, como todo geólogo sabe, se conservan en general de modo bastante fijo, sin desplazamientos anagenéticos. Otra cosa es que esas otras especies que aparecen las desplacen, o las extingan. Normalmente las especies se extinguen, si eso se puede considerar evolución. (Jo, hoy me estoy superando). Y además, la mayoría de las especies no muestran antecesores obvios en los estratos inferiores, y encima (digo encima) no dejan descendientes.

Y que no me hablen del Homo Antecessor. Vete a saber si esa especie es nuestra antecesora, o no. (Adán y Eva, como he dicho antes, pueden considerarse nuestros antecesores desde un punto de vista bíblico. En la Biblia sí están ampliamente documentados).

La teoría de Darwin presuponía lentos cambios que producían una especie a partir de otra anterior, pero como dicen Eldredge y Gould,

los paleontólogos evolutivos han seguido buscando, durante más de un siglo y casi siempre en vano, la "serie insensiblemente gradual" que Darwin dijo deberíamos encontrar. Los bioestratigrafistas han sabido durante años que la estabilidad morfológica, particularmente en los caracteres que nos permiten reconocer taxones de nivel de especie, es la regla, no la excepción. Es hora de que la teoría evolucionista se ponga al día con la paleontología empírica, para enfrentarse al fenómeno de la no variabilidad evolucionaria, e incorporarlo a nuestra teoría, en lugar de inventar explicaciones que lo nieguen. (1977, traducción mía)

Así que proponen estos autores una teoría que corrige a Darwin en su concepto de especie y de la relación entre unas especies y otras: la teoría del equilibrio puntuado. El mismo Darwin decía que "quien rechace estas ideas mías sobre la naturaleza de los datos geológicos, con razón rechazará toda mi teoría". ¡Aunque Gould no la rechace toda! —pues algunas especies sí evolucionan. Pero la mayoría, como hemos dicho, no. La especie humana, por ejemplo, a ver quién la cambia. Durante mucho tiempo, cuenta Gould, la paleontología se contradecía con la teoría de Darwin, y la solución propuesta por él, para terminar ese desencuentro, es atenerse a los datos paleontológicos (o sea, que las especies, en general, no evolucionan) y rechazar la interpretación de Darwin.

Los paleontólogos llegaron a ver el estatismo de las especies como un simple fallo más a la hora de documentar la evolución. El estatismo existía en abundancia desbordante, como siempre había sabido todo paleontólogo. Pero esta importante señal que enviaba el registro fósil, definida como ausencia de datos en favor de la evolución, sólo resaltaba nuestra frustración —y ciertamente no proporcionaba nada digno de publicarse. (Gould, The Structure of Evolutionary Theory 2002: 759)

Esto llevó a un falseamiento y exageración desproporcionada de los pocos casos que apoyaban algunos aspectos de la teoría de Darwin, y en cambio se silenció (por "no ser noticia") la abundancia de datos que indicaban la fijeza de las especies y el error de las teorías de Darwin sobre el origen de las especies.

Aunque estas verdades a algunos les desagraden. Pero no me hagáis mucho caso, que estos temas son difíciles, y sólo poco a poco los voy estudiando. Un sludo.

La evolución de Ibarretxe

 —oOo—

 

Retroposts

—oOo—














Ignacio Martínez Mendizábal - El secreto de nuestra estirpe





—oOo—


Martes 5 de julio de 2016

Arsuaga: El fascinante viaje de la especie humana





—oOo—




Arsuaga: El umbral de la conciencia






—oOo—





Juan Luis Arsuaga: El hombre, su esencia y su evolución




—oOo—




Álvaro en Atapuerca



Tenemos al geólogo de la casa, o geólogo en ciernes, Álvaro, haciendo unas prácticas de paleontología en las excavaciones de Atapuerca, con el equipo que lleva Gloria Cuenca (profesora de esta universidad, y del chaval). Ayer les hicieron una entrevista en el programa de la mañana de EsRadio (minuto 24), y hasta habla Álvarez:




Las excavaciones de Atapuerca también tienen su Twitter y su Instagram, y allí vamos haciendo un seguimiento, a ver si aparece la imagen de Álvaro. O de algún antecessor.


—oOo—


Humboldt en el Teide






Limpieza acústica

Sugerencia/queja enviada al Ayuntamiento de Zaragoza:

Buenos días.
Los cochecitos de la limpieza, esos que van con escobas giratorias alrededor de la Plaza de los Sitios, son extremadamente ruidosos y molestos. A la par que ineficaces: un empleado con ganas y con una escoba y un cubo recogería las basuras y cosas de manera mucho más eficaz. Es realmente un servicio DESASTROSO, y por desgracia se concentra además sólo en este barrio, que yo sepa o vea, pues me toca de cerca. Como me parece pedir peras al olmo que se retiren estos carritos de limpieza, ¿podrían al menos distribuirse por otros barrios también (los existentes digo, ¡por favor no se les ocurra comprar ni uno más!) para que todos los ciudadanos gocen por igual de la limpieza que proporcionan, y de las molestias que ocasionan? A veces los he visto dar vueltas y más vueltas limpiando en vacío, mientras que al lado había basura que quedaba sin recoger. Un absurdo. Pero por lo menos hagan un reparto justo de este servicio, y cuantas menos horas lo tengan rondando por el centro y por la plaza de los Sitios, MEJOR. Ya no pido que se retiren, sólo que se distribuyan por todos los barrios, que barrios hay muchos, y ruido en esta plaza ya hay demasiado, entre el surtidor, el payaso megafónico, el tiovivo cuando lo ponen, los mercadillos, y las obras del párking que van para años.

Atentamente,
Jose Angel García Landa

Blog ciudadano

Sugerencia / queja enviada al Ayuntamiento de Zaragoza:

Buenos días,
Se observa que ha dejado de funcionar la actualización del blog ciudadano del Ayuntamiento de Zaragoza. Antes, con cada aviso de actualización o ping enviado, el blog actualizado aparecía en cabeza de lista en esta página:
http://www.zaragozaciudad.net/index.php?aviso=confblogactualizado
—y ahora, desde hace cerca de un mes, ya ha dejado de funcionar este sistema. Consta por lo que veo la fecha de actualización de los blogs, pero no pasa a primer lugar el blog más recientemente actualizado, con lo cual pierde su sentido la lista.
Espero que pueda volver al formato anterior, que es muchísimo más informativo y útil.
Un saludo
Jose Angel García Landa


—oOo—







Retropost #1038 (5 de julio de 2006): Ay que nos normalizan

Me llega esta noticia de fernand0:

Hola socios co-fundadores del ibsn,

sólo son rumores pero que los sepais. El otro día Antonio descubrió que han modificado la página de la wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/IBSN) reduciéndola y añadiendo el párrafo:

"Normalización del IBSN

En la reunión de junio de 2006 del Comité 50 de normalización de AENOR se planteó la posibilidad de que Una Norma Española diera cobertura a esta iniciativa."

Pensamos que era un rumor pero hoy me avisan por correo de esto otro y ya me mosqueo:

http://blog.sedic.es/?p=63

"Próximamente se abordará como norma UNE desde Aenor, ruego a las personas interesadas en aportar información o debate sobre el tema se pongan en contacto conmigo a través del Blog."

SEDIC es Sociedad Española de Documentación e Información Cientíifcia

Veo que en http://garciala.blogia.com/2006/020203-ibsn-0-000-00000-1.php
de nuestro padre fundador hay un comentario sobre el tema

Seguiremos informando ...

IBSN 

(PS: Al fin quedó en nada, claro)

Retroposts

—oOo—




Retropost #1037 (5 de julio de 2006): Aclaración de la Declaración

Llego tarde, pues no nací en el siglo XVIII, a comentar la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Pero en fin, aquí quedan algunos datos para un critical discourse analysis de este texto fundacional. Vaya en homenaje al mismo, homenaje en forma de declaración de independencia, claro (critical criticism), y no de dependencia (friendly criticism).

IN CONGRESS, JULY 4, 1776


The unanimous Declaration of the thirteen united States of America

When in the Course of human events it becomes necessary

 

 

 

La necesidad no es absoluta. Más bien, el reconocimiento de esa necesidad presupone la propia independencia a la que se llega mediante la declaración. Esta acción fundacional, realizativa, de la Declaración de Independencia, que nos lleva a una regresión al infinito o a una retroacción autocreativa ha sido comentada por Derrida y Hillis Miller entre otros, y a sus análisis me remito.

for one people to dissolve the political bands which have connected them with another

One people, another people. No dos secciones del mismo people (o sea que ya había independencia de hecho antes de haber declaración). No quiero ser pesado, creo que no volveré sobre este aspecto, ver Derrida.

and to assume among the powers of the earth, the separate and equal station

Separate and equal. Ciudadanía de ciudadanos, ciudadanía de naciones en el mundo. Son dos caras de la misma moneda.

to which the Laws of Nature and of Nature's God entitle them,

¡UF! Menudo bocao. Aquí hay dos tipos de presuposiciones: las compartidas con el otro Pueblo de quien se separan (también creyentes sin duda en Dios y en la Naturaleza) y la Naturaleza y Naturaleza de Dios instituidas por un documento fundacional de esta categoría, este Génesis, estas Leyes del Universo aquí firmadas. Por supuesto, desde mi punto de vista, fundar algo en la naturaleza de la Naturaleza es una petición de principio, porque esa naturaleza habrá de analizarse políticamente en el propio documento o en la legislación que se desarrolle (o que se conserve). Y crear a Dios es una necesidad constante. Por cierto, este "Nature's God" tiene un toquecillo deísta. Pero el Dios deísta no se pronuncia en cuestiones políticas, y menos en política internacional. Este documento instituirá también el tipo de Dios que necesita, y su reglamentación política.

a decent respect to the opinions of mankind

No verdades, sino opiniones. Para "verdades", Dios y la Naturaleza (los nuestros); para opiniones, las de los demás, la Humanidad. Bueno es, de todos modos, que merezcan respeto decente. Si no, no tendríamos ni siquiera declaración.

requires that they should declare the causes which impel them to the separation..

Ahá, qué decía. Las causas están allí, y bien fundadas. La declaración de independencia se basa en un prurito comunicativo, supuestamente innecesario, pura cuestión de decencia (si la decencia es innecesaria, vamos) -- me refiero a que no instituye nada, al parecer, sólo comunica. ¿Igual habría independencia de facto, sin la comunicación? Es difícil de creer. Este documento parece autodefinirse de modo un tanto solapado.

We hold these truths to be self-evident,

De esta línea es que no paso hoy. "We" se refiere sin duda a los signatarios. "Hold" es la declaración: explícita, performativa en su salir a la luz pública, y sin embargo no es un acto arriesgado, porque no se ventilan "opiniones" al parecer, sino "verdades", y "verdades" que, es más, no necesitarían mayor defensa ni explicación porque son evidentes de por sí. Bueno, muchas verdades hay que no lo son, y requieren explicación, argumentación. Estas no, y sin embargo, se explicitan, sea como declaración irrenunciable de exigencias que no van a ser aceptadas (por quienes no reconocen la Verdad) o como premisas de un silogismo que también son compartidas por los no-signatarios, en especial los hombres que tienen Opiniones, y quizá más en concreto los representantes del otro Pueblo que no es el mismo. Premisas de un silogismo, digo, que les llevarán a apearse de sus opiniones y aceptar la verdad - puesto que es evidente de por sí.

that all men are created equal,

All men quiere decir todos los hombres, en traducción literal. Pero en traducción crítica y no literal, quiere decir todos los Varones Blancos. He aquí una cuestión central en un comentario de texto del Texto. Las leyes van adaptándose al sentido de los tiempos: mejor si no es preciso derogarlas ni modificar explícitamente su wording. Pero eso no nos debería llevar a engaño, y creer que "all men" incluye a los esclavos negros de Jefferson, por ejemplo, o a su esclava sexual. Qué ironía, que este documento supuestamente fundador (oops, Reconocedor) de los Derechos Humanos occidentales sea también la prueba viviente de que las palabras no son lo que parecen ser, ni los Derechos tampoco. Que en sus mismas presuposiciones esté negando lo que supuestamente defiende. Y que ni siquiera se le pueda acusar con mucha virulencia de hipocresía y de incoherencia, porque el sentido literal de las palabras es irrelevante, y hubiera sido demasiado revolucionario para su momento. No estaba el horno para bollos de ese calibre. Ya es bastante que haga pasar a "todos los hombres blancos adultos y cuerdos, admitidos como ciudadanos por la polis" por "todos los seres humanos". Aunque al hacer eso nos esté vendiendo una moto de gran cilindarada: el racismo, el patriarcado, el double standard. Y el doublethink.

"Are created" también tiene miga, pues evidentemente no está pensado para Estados laicos. Dudar del Creador, o de la Creación - incluso del Creacionismo, dirán algunos - es socavar el fundamento mismo de los Derechos Humanos, si es que tienen un pilar en este documento, si es que no han sido inscritos por el Creador en la forma de las constelaciones, si son una creación humana, digo. Digo yo, y no dice la Declaración, claro. Donde yo veo institución humana de convenciones políticas en un cosmos vacío de sentidos no humanos, el Documento ve reconocimiento de verdades autoevidentes inscritas en un Universo significativo, antrópico, antropoteocéntrico. Aunque sólo sea un Dios de oficio, un Dios no confesional - ¿bien será Dios, sin embargo, y no Alá, digo yo? - un dios que es poco más que el símbolo de las intenciones éticas constituyentes y constituidas por la comunidad. "E pluribus unum", las criaturas crían al Criador, y la frase latina viene en suma a ser otra manera de decir "in God we trust".

that they are endowed by their Creator

¿Donde lo pone? ¿Dónde está estipulada, esa dote? Ah, aquí...

with certain unalienable Rights,

Donde dice unalienable, léase alienable. Deber no es hacer, y los Derechos más habían brillado (y brillan) por su ausencia que por su presencia. Más bien han de ser instituidos (cosa que la Declaración a su modo torticero intenta hacer) que presupuestos como inalienables, contra toda evidencia. La frase Rights of Men, por cierto, yo la encuentro usada por primera vez en un texto de Mary Finch, "The Introduction", donde se queja de que son unas presuposiciones abusivas que no se reconocen en el caso de las mujeres. O sea que menos Derecho, y menos presuposición... que en todas partes cuecen habas. Donde dice Rights, léase leftovers. Después de las matizaciones.

that among these are Life, Liberty and the pursuit of Happiness.

¿Derecho inalienable a la Vida? ¿En los USA? Ah. Bueno, será dentro del ámbito dictado por las leyes. O sea, que son las leyes que derivan de esta Declaración las que la desarrollan, o matizan, o contradicen, o nos explican el sentido que se esconde detrás de las palabras, el auténtico comentario de texto, a critical discourse analysis. "Liberty" me gusta, es tan vago. Pero está claro que esta LLH está supeditada a leyes no escritas (aquí), leyes que han de contradecir la letra del texto y sus amplios horizontes..

— That to secure these rights, Governments are instituted among Men,

Teoría rousseauniana (botella medio llena) o hobbesiana (botella medio vacía). El Gran Pacto que nunca existió (como los Derechos, y la Creación, esto es toda una fantasmagoría fundacional). Me gusta más, como teoría dieciochesca, la de Hume: que los gobiernos existen por la fuerza de la costumbre, o por la fuerza (yendo un poquito más a lo Nietzsche)... y que luego se hacen teorías a posteriori sobre por qué se han instituido, orígenes míticos, o grandes Pactos virtuales. Huy, pero he aquí un pacto real, qué digo.

Por cierto, creía que los gobiernos estaban instituidos para limitar los derechos "innatos" del ser humano. Para matizar la dote de la Naturaleza con notas a pie de página. ("La garantía cubre únicamente una pequeña parte del depósito original")..

deriving their just powers from the consent of the governed,

¿Y los unjust?

Ay, que me ría un poco; the consent. Como si el consentimiento de los gobernados... en fin. Bueno, de acuerdo, en el sentido amplio de que las naciones tienen los gobernante que se merecen, y que en última instancia, la Revolución es posible, o el suicidio, que decía Sartre. Este consentimiento es by and large virtual. Cuando no hay elecciones, por eso; y cuando las hay, entre elección y elección, por la ficción relativa de la representación. Una entidad fantasmo-virtual más que sumar a nuestra colección, the consent of the governed.

— That whenever any Form of Government becomes destructive of these ends,,

Ay, pero quién determinará si se da este caso... El Gobierno no. Con eso podéis contar. Así que una Declaración de la Legalidad de Revoluciones es, si no un documento imposible, o contradictorio en los términos, sí un documento metapolítico (como quien dice metaficcional), una ruptura de marco, o una invaginación conceptual, como diría Derrida..

it is the Right of the People to alter or to abolish it,

La Revolución crea la Institución, y así la Institución institucionaliza la Revolución. (PRI). Hay que entender, claro, cuando la Forma de Gobierno deja de ser representativa, entonces se puede cambiar. Pero claro, era la Forma de Gobierno la que institucionalizaba la modalidad de la representación, no salimos del regressus in infinitum. En última instancia: si triunfa la Revolución, será porque el pueblo así lo ha decidido. Es axiomático. Si la Revolución no triunfa, es que los revolucionarios no representaban al pueblo. Porque los gobiernos se instituyeron para garantizar los Derechos, que siempre quedan garantizados porque siempre hay gobierno..

and to institute new Government, laying its foundation on such principles and organizing its powers in such form, as to them

Them, the people. Los abajo firmantes, si no son ahorcados. Entonces tendrán razón - y la tenían. Q.E.D.

shall seem most likely to effect their Safety and Happiness.

Hombre, Safety... Normalmente es más seguro aguantar la tiranía que montar una revolución, eso pocos lo discutirán. A menos que el país ya esté muy, pero muuy, revolucionado.

Prudence, indeed, will dictate that Governments long established should not be changed for light and transient causes;

La injusticia de un gobierno puede que no sea light, Es más discutible presuponer que no vaya a ser transient. En especial si hablamos del carácter tiránico de tal o cual líder.

and accordingly all experience hath shewn that mankind are more disposed to suffer, while evils are sufferable than to right themselves by abolishing the forms to which they are accustomed.

Sí, lo que decía. La fuerza de la costumbre, y la dialéctica del amo y el esclavo.

But when a long train of abuses and usurpations, pursuing invariably the same Object evinces a design to reduce them under absolute Despotism, it is their right, it is their duty,

Rights of Man... Duties of Man... not quite the same thing. No sé si se ha establecido suficientemente la base de los Deberes del hombre. Ni la de los Derechos, claro.

to throw off such Government, and to provide new Guards for their future security. — Such has been the patient sufferance of these Colonies; and such is now the necessity which constrains them

¿Moral necessity? ¿Physical necessity? ¿Duty? ¿Right Duty? Desde luego, con una declaración de Independencia, es como los hombres más se obligan a sí mismos a seguir un curso determinado. Aunque digan que les viene impuesto de fuera... constraints. Inner constraints. ¿Interest?

to alter their former Systems of Government. The history of the present King of Great Britain

Transient King!—

is a history of repeated injuries and usurpations,

Sin ánimo de molestar, ¿no es una secesión una usurpación? No para los secesionistas, claro, digo: para los secesionados. No puede ser otra cosa. ¿Qué sucedería si esta ley se aplicase recursivamente? Ah, ya me acuerdo. La guerra de Secesión. El Anexo a esta Magna Carta.

all having in direct object the establishment of an absolute Tyranny over these States. To prove this, let Facts be submitted to a candid world.

Let, rather, the following interpretations and valuations be submitted to a candid world. No tan cándidos, los Declarantes.

He has refused his Assent to Laws, the most wholesome and necessary for the public good.

He has forbidden his Governors to pass Laws of immediate and pressing importance, unless suspended in their operation till his Assent should be obtained; and when so suspended, he has utterly neglected to attend to them.

He has refused to pass other Laws for the accommodation of large districts of people, unless those people would relinquish the right of Representation in the Legislature, a right inestimable to them and formidable to tyrants only.

He has called together legislative bodies at places unusual, uncomfortable, and distant from the depository of their Public Records, for the sole purpose of fatiguing them into compliance with his measures.

He has dissolved Representative Houses repeatedly, for opposing with manly firmness his invasions on the rights of the people.

Que no, que no voy a refutar las quejas de los colonos, ni a criticarles su manly firmness.

He has refused for a long time, after such dissolutions, to cause others to be elected, whereby the Legislative Powers, incapable of Annihilation, have returned to the People at large for their exercise; the State remaining in the mean time exposed to all the dangers of invasion from without, and convulsions within.

Without, within... Que venga Derrida. Without without. Within without. ¿Es una guerra civil de independencia una guerra entre dos países? Pues ya se verá. Aquí el hindsight bias, la distorsión retrospectiva, que hace la Historia, actúa que da gusto.

He has endeavoured to prevent the population of these States; for that purpose obstructing the Laws for Naturalization of Foreigners;

Uf. Qué tema tan delicado. Con la de inmigrantes que tenemos aquí. Los que hoy usa USA, digo, y España. Somos nuestros propios tiranos. Igual viene el Pueblo a por nosotros, a saltar la valla.

refusing to pass others to encourage their migrations hither,

encourage their migrations, indeed. Eso no es un Pueblo, es un melting pot, o un sitio donde se corta mucho bacalao, o ... en fin, que no sé de qué se quejan estos americanos de su gobernante en este punto, esto es moneda corriente. Ya, querían mano de obra. ¿No habrán censurado aquí algún párrafo sobre los esclavos? Es tan complicada la historia.

and raising the conditions of new Appropriations of Lands.

Appropriation, Expropriation. Los indios también hicieron su Declaración de Independencia, pero tenían peores armas.

He has obstructed the Administration of Justice by refusing his Assent to Laws for establishing Judiciary Powers.

He has made Judges dependent on his Will alone for the tenure of their offices, and the amount and payment of their salaries.

Montesquieu ya inspiraba por aquí a la separación de poderes, o bien habían llegado a ella por deducción propia.

He has erected a multitude of New Offices, and sent hither swarms of Officers to harass our people and eat out their substance.

Je, pues no tenían ni tantos funcionarios ni tantas Autonomías y Parlamentos como España.

He has kept among us, in times of peace, Standing Armies without the Consent of our legislatures.

Que se lo digan a Bush. Y a Clinton. Y a Bush. Y a Reagan. Y a Carter. Y a Ford. Y a Nixon. Y a Johnson. Y a Kennedy. Y a Eisenhower. Y a Truman. Y a Roosevelt. Y a Zapatero. Y a Aznar (aunque ese quitó la mili, mira tú, Aznar). Y a González. Yawn... Bueno, todos estos con consentimiento, con "autoinvasión".

He has affected to render the Military independent of and superior to the Civil Power.

El Rey es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas. Claro que también es el Jefe del Estado. De todos modos, habíamos dicho que en una revolución quien tiene mejores armas escribe la Historia, así que tenemos aquí otra petitio principii, esperemos que el Ejército esté de nuestra parte.

He has combined with others to subject us to a jurisdiction foreign to our constitution, and unacknowledged by our laws; giving his Assent to their Acts of pretended Legislation:

More bootstrapping. Si es el rey, no será tan foreign. ("Our constitution" en sentido estricto no existía)

For quartering large bodies of armed troops among us;

De esto se podrían quejar los iraquíes, quizá.

For protecting them, by a mock Trial from punishment for any Murders which they should commit on the Inhabitants of these States:

De esto se podrían quejar los iraquíes, quizá.

For cutting off our Trade with all parts of the world:

De esto se podrían quejar los cubanos, quizá.

For imposing Taxes on us without our Consent:

Taxes with consent! ¡Pero bueno! Vale, estos estaban dispuestos a pelear. Allí está el quid de la cuestión.

For depriving us in many cases, of the benefit of Trial by Jury:

Tradiciones locales... a mí que me libren de ese benefit en cualquier caso.

For transporting us beyond Seas to be tried for pretended offences:

Los de Guantánamo ya querrían ser juzgados, aunque fuese por crímenes reales.

For abolishing the free System of English Laws in a neighbouring Province, establishing therein an Arbitrary government, and enlarging its Boundaries so as to render it at once an example and fit instrument for introducing the same absolute rule into these Colonies.

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar...

For taking away our Charters, abolishing our most valuable Laws and altering fundamentally the Forms of our Governments:

For suspending our own Legislatures, and declaring themselves invested with power to legislate for us in all cases whatsoever.

Declaration against Declaration. Let's fight.

He has abdicated Government here, by declaring us out of his Protection and waging War against us.

Hem... la primera frase no es literalmente cierta, claro. Y la segunda es sólo "en tanto que rebeldes". No perdamos de vista el punto de vista del adversario, aunque eso es inevitable hacerlo para declararte independiente. O para que él no se declare.

He has plundered our seas, ravaged our coasts, burnt our towns, and destroyed the lives of our peole.

"Our", "his". O es cruel contra su pueblo, o contra otro pueblo. O las dos cosas, claro.

He is at this time transporting large Armies of foreign Mercenaries to compleat the works of death, desolation, and tyranny, already begun with circumstances of Cruelty & Perfidy scarcely paralleled in the most barbarous ages, and totally unworthy the Head of a civilized nation.

Constantemente haremos cosas indignas de una nación civilizada, olvidándonos de los principios fundacionales. Entre otras cosas, quizá, porque esos principios nos enseñan una cierta ceguera selectiva en favor de nuestros propios intereses.

He has constrained our fellow Citizens taken Captive on the high Seas to bear Arms against their Country, to become the executioners of their friends and Brethren, or to fall themselves by their Hands.

Pero si luchan contra su país (¿qué país?) ya son traidores. Si obedecen a "su rey" a la fuerza... en fin. Quién leerá el corazón de los fellow citizens. Espantosas situaciones, que no nos toquen. Divisiones internas dentro de uno mismo, eso traen las guerras civiles.

He has excited domestic insurrections amongst us, and has endeavoured to bring on the inhabitants of our frontiers, the merciless Indian Savages whose known rule of warfare, is an undistinguished destruction of all ages, sexes and conditions.

Guerra total es la que aplica el indio, y quizá reciba la misma medicina. O quizá se perpetre el genocidio de maneras más sutiles. Pero EE.UU. es como Sudáfrica, sólo que antes de abolir el apartheid mataron a todos los negros. Por cierto, aquí se construye EE.UU. contra la nación india (como España contra el Islam o los judíos). ¿Cuándo deja exactamente de ser una relación antagónica, para volverse inclusiva? Del todo, nunca deja.

In every stage of these Oppressions We have Petitioned for Redress in the most humble terms: Our repeated Petitions have been answered only by repeated injury. A Prince, whose character is thus marked by every act which may define a Tyrant, is unfit to be the ruler of a free people.

Tienen mejor prensa estos caballeros subsignatarios, por cierto, que los que ejecutaron a Carlos I. Vae victis, sic semper.

Nor have We been wanting in attentions to our British brethren.

Este detalle es bonito. Brethren: no lo plantean como una guerra entre pueblos, cuánto menos alegando unidades de destino en lo universal diferenciadas. A nuestros propios secesionistas de aquí, a la izquierda y a la derecha del mapa, les faltan argumentos si no echan mano de las unidades de destino.

We have warned them from time to time of attempts by their legislature to extend an unwarrantable jurisdiction over us.

La irresponsabilidad de sus hermanos ingleses. No resistirse a la tiranía también ellos (a la tiranía ejercida sobre el vecino).

We have reminded them of the circumstances of our emigration and settlement here. We have appealed to their native justice and magnanimity, and we have conjured them by the ties of our common kindred. to disavow these usurpations, which would inevitably interrupt our connections and correspondence. They too have been deaf to the voice of justice and of consanguinity. We must, therefore, acquiesce in the necessity, which denounces our Separation, and hold them, as we hold the rest of mankind, Enemies in War, in Peace Friends.

Great rhetoric. Pero que no oscurezca que la Declaración de Independencia es una Declaración de Guerra. "A menos que la autoridad actual nos entregue sus poderes a los rebeldes", ja. Es una noble empresa, pero todas las nobles empresas requieren el uso de la violencia. En este caso, la apropiación de la violencia legal, mediante la violencia.

We, therefore, the Representatives of the United States of America,

Rephrased: Los que, de triunfar la rebelión, resultaremos haber sido los representantes de los todavía no existentes Estados Unidos: ni siquiera existentes para nosotros, porque en la incertidumbre de la guerra nada tiene la sustancialidad que sería deseable.

in General Congress, Assembled, appealing to the Supreme Judge of the world for the rectitude of our intentions,

No sweat. Siempre la garantiza, en estos casos.

do, in the Name, and by Authority of the good People of these Colonies,

Esto lo comentaba Hillis Miller. ¿Este "good People" incluye a todos? ¿O se distingue aquí entre los "tories" y los rebeldes?

solemnly publish and declare, That these United Colonies are, and of Right ought to be

Una mera rectificación de los papeles; para reconocer una situación de hecho. Paradójica, claro. Está en juego la institución del Derecho, no hay ningún derecho común al que apelar para esta declaración, salvo la entelequia autosustentativa del Creator, y sus Derechos escritos en las estrellas. Pero estamos solos, y hay que luchar.

Free and Independent States,

Huh. ¿No estaban, no eran, United States? ¿Cómo pueden ser free and independent? Libres de Inglaterra, pero ¿dependientes del nuevo Ente creado más cerca de casa? Siempre hay un Otro que nos limita. Es este conjunto de Trece Declaraciones de Independencia otro más de esos Derechos tan universales, o pronunciamientos magníficos y flotantes, cuyos límites prácticos hay que ventilar a tortas. En la Guerra de Secesión.

that they are Absolved

Me gusta el tono sacramental, o born-again Christian, de este "absolved".

from all Allegiance to the British Crown, and that all political connection between them and the State of Great Britain, is and ought to be

"is and ought to be" - vide Hillis Miller, Speech Acts in Literature.

totally dissolved; and that as Free and Independent States, they have full Power to levy War,

El primer acto que sigue a la Declaración de Independencia.

conclude Peace contract Alliances, establish Commerce, and to do all other Acts and Things which Independent States may of right do. — And for the support of this Declaration, with a firm reliance on the protection of Divine Providence,

A shaky basis. Invoked by the enemy, as well. ¿Any disagreement on this? Let's fight..

we mutually pledge to each other our Lives, our Fortunes

Esta es la auténtica base, también sin base firme, promesas, un apoyo mutuo de seres endebles, un sistema de fuerzas que se sujeta a sí mismo por falta de ninguna otra base en la que anclarse. Observemos que hay ready money de garantía, sin embargo; algo es algo.

and our sacred Honor.

Sacré Honneur. Sí, pero ese honor también depende (la frase lo dice, en realidad) del resultado final del combate. Declararse independiente es declarar la guerra, porque nada va a ser igual, y las normas que valían ya no se aceptan. Si se lleva a alguien hasta ese extremo, otros van a encontrar razones para resistirse a una rápida revolución de las cosas.

— John Hancock.

New Hampshire:
Josiah Bartlett, William Whipple, Matthew Thornton

Massachusetts:
John Hancock, Samuel Adams, John Adams, Robert Treat Paine, Elbridge Gerry

Rhode Island:
Stephen Hopkins, William Ellery

Connecticut:
Roger Sherman, Samuel Huntington, William Williams, Oliver Wolcott

New York:
William Floyd, Philip Livingston, Francis Lewis, Lewis Morris

New Jersey:
Richard Stockton, John Witherspoon, Francis Hopkinson, John Hart, Abraham Clark

Pennsylvania:
Robert Morris, Benjamin Rush, Benjamin Franklin, John Morton, George Clymer, James Smith, George Taylor, James Wilson, George Ross

Delaware:
Caesar Rodney, George Read, Thomas McKean

Maryland:
Samuel Chase, William Paca, Thomas Stone, Charles Carroll of Carrollton

Virginia:
George Wythe, Richard Henry Lee, Thomas Jefferson,

Jefferson, el redactor original antes de las correcciones pactadas, soñaba quizá, según Hillis Miller, con ser el redactor único, quizá incluso el firmante único, de este documento. Una declaración de independencia es, sin embargo, también una declaración de dependencia mutua. La independencia es imposible..

Benjamin Harrison, Thomas Nelson, Jr., Francis Lightfoot Lee, Carter Braxton

North Carolina:
William Hooper, Joseph Hewes, John Penn

South Carolina:
Edward Rutledge, Thomas Heyward, Jr., Thomas Lynch, Jr., Arthur Middleton

Georgia:
Button Gwinnett, Lyman Hall, George Walton

Eisenhower mismo





Retroposts

—oOo—



Retropost #1036  (5 de julio de 2006): Bingo

Bueno, parece ser que por fin el Ministerio de Educación se apea definitivamente de la burra (de la burra que nos vendía la ministra anterior) y por fin no se suprimirá ninguna titulación por decretazo. Es lo que se sigue trasluciendo del "cambio de rumbo" que ha expuesto el Secretario de Estado de Universidades e Investigación, Miguel Angel Quintanilla, a los Rectores. (Ver aquí el reportaje de ADN ). Después de comisiones, reuniones, amagos, telefonazos, pasillos, manifestaciones, dudas, por fin se va desvelando la reforma de la reforma de la reforma.

Primera plana: Que no se suprime la Filología Inglesa. Digo yo: si se eliminan sólo las licenciaturas sin interés social o sin alumnos, imposible suprimir la Filología Inglesa. Bingo. Tanto protestar y sujetar la mesa de trabajo resulta que es útil, al final la Ministra renuncia a quitártela mientras escribes. Mejor ocupación podía haber tenido todo este tiempo, ella y yo. Pero en fin, algo es algo. Estamos donde estábamos, algo hemos avanzado. Que todas las reformas nos vengan por allí. Hay que joderse... Y aquella comisión de inútiles, que propusieron suprimir la titulación de Filología Inglesa, cada vez que me acuerdo aún me indigno. Lo más divertido es que ahora parece como que hemos protestado por nada, much ado, o a few nuts, cuando sin las protestas de Historia del Arte y Humanidades primero, y de Filología Inglesa y otras después, seguramente hubieran recortado, efestively, la lista de titulaciones.

Segunda plana: Que puede haber Estudios Ingleses, como venía reclamando la profesión. Qué cruz, los Estudios Ingleses. Yo desde luego soy el único que ha defendido a voz en grito la Filología Inglesa actual frente a los Estudios Ingleses. Pero ahí ya me callo, pues la cuestión es cada vez más terminológica. Cada universidad podrá poner Filología Inglesa, o Estudios Ingleses, o Lenguas y Literaturas Modernas ya puestos si prefieren; lo cual es más lógico, y más europeo, y no se entiende cómo le ha costado tanto entenderlo al Ministerio.

Tercera plana: A ver qué carrera (pro)pone nuestro Departamento. Grandes amantes de la Filología Inglesa no son los catedráticos que tenemos, así que dentro de nada tenemos Estudios Ingleses (cine y postmodernismo a tutiplén), y a darnos con un canto en los dientes. Eso si nuestra Facultad no decide, por cuenta propia, llevar adelante el plan original del Ministerio y poner unas Lenguas y Literaturas Modernas, a repartir el botín humano de Filología Inglesa entre otras carreras. Pero eso ya es otra película.

Otras novedades de la reunión de hoy con los Rectores:

- Carreras todas de cuatro años (240 créditos). Bueno, todas es un decir, siempre están los animales de primera de Orwell, o sea, Medicina, Arquitectura, Ingenierías diversas, que serán titulaciones más largas, y se adivina que más cotizadas. Colégiense ustedes... bueno, si no están ya colegiados, por algo será; es que no hay nada que hacer.

- Habrá, si no lista de títulos oficiales, sí registro de títulos, como ya anunció la Ministra hace días. Y habrá, cómo no, directrices para los títulos. O sea que crucemos los dedos, no vaya a ser prematuro lo que vamos comentando por aquí, y sean directrices draconianas, y con truco... pero no creo. Sería extraño paralizar la reforma para después reanimarla en la misma dirección.

- No-novedades: No sabemos si serán por fin Grados (como se dijo en tiempos) o Licenciaturas (como se descolgó sorpresivamente la última comisión que sacó la lista - ubi sunt, por cierto). Eso es lo de menos, aunque sería un detalle no introducir más cambios de los necesarios, o sea: "Licenciatura o Grado", quizá, para evitar ambigüedades. Lo crucial de la reforma sigue en curso, claro, y es lógico: la convergencia con Europa (la auténtica) en la estructura de las titulaciones en tres niveles, Grado, Máster, Doctorado. Y eso será a fin de cuentas suficiente transformación del mapa, no hay por qué inventarse transformaciones adicionales, e interesadillas además.

- Y queda pendiente aún otra batallita: la de la capacitación profesional a la que han de conducir los títulos de la Facultad de Filosofía y Letras; la batallita del Máster de Educación Secundaria, etc. (Continuará).

El regreso del Licenciado en Filología Inglesa


Retroposts

—oOo—





Lunes 4 de julio de 2016

The Harem of a Jealous God

A commentary on David P. Barash's Is God a Silverback?

How Monotheists Modelled God on a Harem-Keeping Alpha Male.





Holy Sonnets: Batter my heart, three-person'd God   (Or: God as the Absolute Monarch as an Alpha-rapist)

By John Donne


Batter my heart, three-person'd God, for you
As yet but knock, breathe, shine, and seek to mend;
That I may rise and stand, o'erthrow me, and bend
Your force to break, blow, burn, and make me new.
I, like an usurp'd town to another due,
Labor to admit you, but oh, to no end;
Reason, your viceroy in me, me should defend,
But is captiv'd, and proves weak or untrue.
Yet dearly I love you, and would be lov'd fain,
But am betroth'd unto your enemy;
Divorce me, untie or break that knot again,
Take me to you, imprison me, for I,
Except you enthrall me, never shall be free,
Nor ever chaste, except you ravish me.


Freud on God


—oOo—




Daniel Defoe, An Essay upon Literature


Una publicación (anónima, claro) de Daniel Defoe:

 
Ensayo sobre la Literatura, o: Indagación sobre la Antigüedad y Origen de las Letras; donde se prueba que la primera escritura del mundo fue las dos Tablas escritas por el Dedo de Dios en el Monte Sinaí. (1726). Facsímil en el Internet Archive.

Defoe, Daniel. [Anonymous] An Essay upon Literature: or, An Enquiry into the Antiquity and Original of Letters; Proving That the Two Tables, Written by the Finger of God in Mount Sinai, was the first Writing in the World; and that all other Alphabets derive from the Hebrew. With a short View of the Methods made use of by the antients to supply the want of Letters before, and improve the use of them, after they were known. London: Printed for Tho. Bowles, Printseller, next to the Chapter-House, St. Paul's Church-Yard; JOhn Clark, Booseller, under the Piazzas, Royal-Exchange, and John Bowles, Printseller, over-against Stocks Market, M.DCC.XXVI.
    https://archive.org/details/essayuponliterat00defo



Termina con una promesa no cumplida hasta hoy: un método matemático para perfeccionar el sistema de la escritura, superando la imprenta. Y aquí estamos.




—oOo—






Que cierren ya el PSOE







—oOo—











Retropost #1035 (4 de julio de 2006): El fin de la vida, el fin de la vida, y el fin de la vida

Vía el Paleofreak, este vídeo japonés sobre la hipotética colisión de un asteroide con la Tierra. Miradlo: estáis viendo, quizá, lo que todos queremos ver, el final que seguirá a nuestro final.

 



Es curioso, pero al tener toda persona su despertar y su dormirse, su nacimiento y su muerte, necesitamos concebir de alguna manera sus equivalentes para el Universo. Necesitamos mitos que nos narren el origen de las cosas, lo que nos perdimos por llegar tarde, y su final, el que nos perdemos (suave mari magno) por irnos demasiado pronto. Concebimos nuestra existencia metonímicamente, queremos que nuestra pequeña parte valga por el todo, extendiendo sus límites hasta, seguramente, más allá de donde pueden ir. Y queremos, ante todo, que el universo tenga una estructura narrativa, la que tiene nuestra vida, con principio, final, y mitad (que según Aristóteles es lo que va necesariamente precedido por un principio y seguido por un final).

Yo participo, cómo no, de esta pasión humana por querer leer la novela completa, con prólogo y epílogo, o la película hasta el final de los títulos de crédito; queremos irnos satisfechos sabiendo que está todo atado y bien atado en una forma definida, y que nos hemos enterado bien de la forma general del conjunto. Igual que nuestros ojos son capaces de captar desde estas letritas al alcance de la mano hasta una estrella a miles de años luz de distancia. Uno de los fines de la vida (humana, racional, filosófica) es enterarse de dónde y cuándo estamos, ubicarnos en el espacio y en el tiempo.

Pero sin embargo, a otra parte de mi cabeza le repugnan profundamente las historias de creaciones ex nihilo, Apocalipsis, Big Bangs y muertes frías del universo. A ese escéptico que tengo dentro le gusta más un universo eterno, que jamás ha tenido principio ni tendrá fin, y tan inmenso que escapa a los paréntesis conceptuales en que queremos encerrarlo - por muy amplios que los concibamos. Me parece, además de menos antropocéntrico, más elegante.

No es esto decir que la Tierra no vaya a tener final, claro. Lo tendrá, de eso estoy seguro. No el que nos narra este vídeo: éste no es el final de la Tierra, es el final de la vida en la Tierra, o de su ciclo actual. Y puede que sea así. Es, de hecho, muy posible que viendo este vídeo estemos viendo el futuro (aunque la ola de fuego sólo extinga a cucarachas mutantes, y no a seres humanos. Esa es otra historia, también, la del fin de la humanidad y el último hombre).

Y no es preciso irse a la ficción, o al futuro lejano, para ver espectáculos de este tamaño. Yo ví con estos ojos incrédulos una colisión cósmica de estas proporciones una vez, en directo casi, hace doce años. Pero el personal ni se inmutó. A nadie oí comentarlo siquiera. Las hormigas del árbol rara vez nos fijamos en el bosque. Eppur si muove, el bosque si muove...

Pop & Pap: Mamá y mamar, papá y papilla


Retroposts

—oOo—



Retropost #1034 (4 de julio de 2006): Petó el blog

Hasta ahora venía haciendo este blog por duplicado, primero en el formato casero en el que empecé, un "blog de notas de josé Angel García Landa" que cambiaba de nombre cada pocos días, y actualmente llamado Altered Ego. Bien, pues me parece que el trabajo que me daba duplicarlo (por neuras o manías que lo hacía) se me acaba de terminar, y a partir de ahora seguiré sólo en este blog de Blogia. No conseguía encontrar un buen editor de textos para continuar haciéndolo, y Word ha hecho la última de las suyas porque ahora se niega a abrirlo. Así que adiós. (Es un decir, porque el resultado será que bloguearé a doble velocidad). Me gustaría haberle puesto una despedida al otro blog allí, pero no se deja. Qué se le va a hacer. Igual resucita en unos días, igual no. En cuyo caso, no sé si retiraré el cadáver.

Geminis blog  

(Ironías de la vida, lo retomé, y diez años más tarde lo sigo haciendo por duplicado, por triplicado, por cuadruplicado, por quintuplicado... está mi vida que no avanza)


Retroposts

—oOo—






Retropost #1033 (4 de julio de 2006): Ian McEwan, Saturday

Algunas horas antes del amanecer Henry Perowne, un neurocirujano, se despierta para encontrarse ya en movimiento, sentado, apartando el edredón, y poniéndose ya de pie. Así empieza Saturday, que como Ulises es una de esas novelas que narran en detalle las peripecias de un solo día. En sentido amplio, pues termina la madrugada del domingo, con Perowne meditando sobre lo que ha sido su sábado. Una atalaya desde la cual contemplar un espacio más amplio (ver post anterior), el espacio-tiempo de toda una vida; un modelo reducido de la vida humana, cuando ya ha tomado forma y vemos la forma de la trayectoria que describe ésta.

this is still his Saturday, dropping far below him, deep as a lifetime. and from here, from the top of his day, he can see far ahead, before the descent begins. (273)

Siempre, aún, in mezzo del camin di nostra vita.

El narrador, tomando como excusa las percepciones y asociaciones de ideas de Perowne, nos lleva desde este día, especial y ordinario, a sus años más mozos, sobre todo a lo que ha sido su vida familiar. Desde que conoció a su mujer Rosalind, paciente de su hospital entonces, hoy dormida aún bajo la colcha. Nos lleva a sus relaciones no fáciles con su suegro Grammaticus (que hoy viene de visita), célebre poeta y alcohólico; con sus hijos, a quienes el abuelo ha encaminado en sus vocaciones: Daisy (poetisa aspirante) y Theo (músico de blues). A su trabajo, sus pacientes y colegas, su squash (pronto lo deja ya), su confianza en la ciencia, su escepticismo ante los pacifistas que se manifiestan contra Bush&Blair y contra la guerra de Irak. Es una manifestación multitudinaria, la de hoy, que indirectamente causa cortes de tráfico y un pequeño accidente al chocar el Mercedes de Perowne con un BMW conducido por un matón llamado Baxter.

Perowne cree que este matón le va a romper la cara, pero logra desconcertar a Baxter al hablarle de la enfermedad degenerativa que éste padece. Y se va sin más; Baxter queda humillado ante sus secuaces, y volverá with a vengeance en plena reunión familiar por la tarde, para crear una situación llena de tensión, donde hay que tomar decisiones arriesgadas, y pelear, cosa que Perowne no sabe hacer, para proteger a su familia.

Pero las neuronas de Baxter tienen cortocircuitos; una vez más se le desconcierta, y esta vez los hombres de la casa lo desnucan por la escalera. Acaba el matón en el hospital de Perowne, siendo operado por él mismo esa misma noche (mucha descripción de operaciones y anatomía cerebral hay en la novela). Este es el lado más fantástico de la novela, la operación al agresor, digo, aunque cosas más raras han pasado y tipos aún más fríos que Perowne ha habido. Perowne es sordo a la poesía, Baxter no, y eso tiene a Perowne impresionado: una dimensión de la existencia que se le escapa. Ni siquiera quiere denunciar al matón, sí encerrarlo en un psiquiátrico, donde él controlará mientras Baxter la degenerativa de Baxter seguirá degenerando...

Termina el libro a la manera de Ulises, pero en positivo. Yes, yes, Perowne quiere a su señora, y se duerme en la madrugada del domingo abrazado a ella, como la única certidumbre que queda al final en la vida:

And then: there's only this. And at last, faintly, falling: this day's over. (279)

La pequeña muerte, y el día, modelo a escala de la vida. También tiene su cíclope, esta odisea; Circé no, pues Perowne es fiel; alguna Nausícaa sí que hay... Tiene una versión reducida de los Juegos de la Ilíada o la Eneida (el squash que pierde Perowne), tiene Telémaco, tiene hasta sus meditaciones sobre Hamlet. Y su nave hueca, un poco abollada. Podríamos trazar un mapa de Dublín, Londres y el Mediterráneo quizá, sobre la novela. Floating Rocks.

También, por rizar el rizo, el palimpsesto nos lleva a otro poema cuya estructura sigue: "Dover Beach", de Matthew Arnold. Es el poema con el que Daisy la poetisa desarma al cíclope, recitándolo desnuda por órdenes de la autoridad. Este poema cierra también el libro, tras la meditación ensoñada de Perowne, y antes de los Acknowledgements (la trastienda donde la novela se ha cocinado: van los agradecimientos a Neil Kitchen, neurocirujano, entre otros. Ah, y a Annalena - casi capicúa - McAfee, esposa que como Rosalind proporciona "loving encouragement". Hay, claro, mucho del autor en su personaje, que se nos presenta si no como un Everyman sí como un homme moyen occidental y un espejo para el lector implícito).

Dover Beach. Inglaterra frente a Francia, de donde viene Grammaticus, el suegro poeta (y ególatra). "The cliffs of England stand", fair isle, quizá bastión de Occidente, con Bush y Blair. Aunque tras el accidentado sábado Perowne no cree tanto en la política belicista que defendía poco antes frente a su pacifista hija Daisy.

"Come to the window, sweet is the night-air!". Perowne mira su plaza de Londres desde la ventana, la clocharda, los paseantes, la gente que va a la manifestación "pro-Saddam". Alegoría del 9/11, o del 7/7 (y portada del libro): ve un avión con pilotos musulmanes, incendiado, ¿quizá pilotos suicidas? pasar sobre Londres. Algunos llamarán al libro profético, mientras que es sólo realista. La noche está llena de ejércitos ignorantes mientras Perowne medita desnudo ante su ventana.

Listen! you hear the grating roar

Of pebbles which the waves draw back, and fling,

At their return, up the high strand,

Begin, and cease, and then again begin,

With tremulous cadence slow, and bring

The eternal note of sadness in.

Shakespeare hace tiempo también oyo esta triste música. Para mí, en el soneto "Like as the waves make toward the pebbled shore", como en el poema de Arnold, el movimiento del verso imita el de las olas, y las letras (scripta manent) son como las piedrecillas milenarias y pulidas, tiempo petrificado. Así nos lleva el poema a la noche de los tiempos, a una historia que desborda our little life, rounded with a sleep. Un tiempo geológico que Arnold (no thanks, Lyell) sentía como un atentado directo contra sus certidumbres.

The Sea of Faith

Was once, too, at the full, and round Earth's shore

Lay like the folds of a bright girdle furled.

But at my back I only hear

Time's melancholy, long withdrawing roar . . .

Como en el poema de Marvell, no hay aquí vida futura, sólo carpe diem. La ciencia, sí, la ciencia con conciencia resolverá el problema de la conciencia, confía Perowne. Pero eso no le da la solución a su dilema. ¿Atacar a Saddam, o no atacarlo? Por la mañana, Perowne ataca; por la noche, más viejo, no se pronuncia; escéptico, se abraza a su esposa y se duerme.

Ah, love, let us be true

To one another! For the world, which seems

To lie before us like a land of dreams,

So various, so beautiful, so new,

Hath really neither joy, nor love, nor light,

Nor certitude, nor peace, nor help for pain;

And we are here as on a darkling plain

Swept with confused alarms of struggle and fight,

Where ignorant armies clash by night.

Matthew Arnold (1867)

Había un continente, una tierra prometida en occidente, que se hundió bajo las aguas, y hacia allí siguen corriendo nuestros impulsos, como lemmings, a ahogarse en el mar de la incredulidad. El shock existencial quizá le viene a Perowne tarde, tras la pelea, tras la cena familiar postpuesta, tras la operación.

Daisy no ha sido violada... pero vaya, ¡estaba embarazada de un italiano! Fools rush in. A su suegro le han partido las narices. Ha, not so bad. Theo y él han peleado contra el bárbaro, y han vencido, por azar quizá. La guerra no resolverá las cosas, cree el autor - aunque hace luchar a su personaje, en defensa propia.

Aunque todo va bien en el frente occidental, llegará el atentado islamista que teme Perowne (y llegó, 7/7, y qué), y se hará viejo, como su madre, de Alzheimer la pobre, cuya casa clausuraron, muerta en vida. Antigua nadadora, admirada por su huérfano. Desde este sábado se ve lo que fue y lo que será, es todo, es mucho, pero ya vemos lo que hay. Cualquiera cambia el curso de la Historia. Intervenimos, un poquito, en nuestra historia. Infinitesimalmente en la Historia.

Concéntrate en tu historia, la otra se ocupará de que la tengas en cuenta. El domingo pasará antes de que te enteres, tras este sábado prolongado.

Algunos episodios.

Su madre aún no ha muerto, piensa Perowne, mientras recoge las pertenencias de ella al cerrar la casa, ahora míseras y patéticas cuando se aíslan de su personalidad que ya se disuelve. Trangalladas, cacharros inútiles y repugnantes.

She's not dead, Henry kept telling himself. But her life, all lives, seemed tenuous when he saw how quickly, with what ease, all the trappings, all the fine details of a lifetime could be packed and scattered, or junked. Objects became junk as soon as they were separated from their owner and their pasts (274).

En esto, como en todo, our ends are none our own. Ni los de nuestras acciones ni los de nuestras palabras (la venganza de Baxter que Perowne desencadena sin saberlo). Es la lección del día, la lección del Player King de Hamlet. Escepticismo, y planes los justos. No podemos confiar ni en nosotros mismos, sólo en nuestra voluntad de hacer la vida vivible, mientras podamos. Demasiado castigado veo a Perowne, quizá con shock. Irreal su intervención operando el cráneo de Baxter tras el asalto que sufre su familia; todavía más discutible e irreal veo su decisión de no presentar denuncia contra él. La realidad de Perowne se ha vuelto demasiado insustancial para mi gusto allí. Y el individualismo desconcertado que propone la novela como visión política no puede ser muy ilusionante, desde luego. Aquí el autor quizá expone con sinceridad (candidly) su desorientación, renunciando a la omnisciencia, a las soluciones y a las ilusiones. Se refugia en lo tangible, en la vida cotidiana, en el cultivez votre jardin. ¿Le gusta este jardín? ¿Que es suyo? Cultívelo. (En vez de cultivar ilusiones, planes utópicos, o nostalgias). Todo es, claro, western individualism de manual. Es donde estamos, aquí y ahora, no use fooling ourselves.

Todo es tan irreal y evanescente, en la vida moderna. ¿Qué es lo que nos hace sentir y actuar como lo hacemos? Quizá miramos a la calle y vemos el efecto de alguna imagen antes televisada.

The plane emerges from the trees, crosses a gap and disappears behind the Post Office Tower. If Perowne were inclined to religious feeling, to supernatural explanations, he could play with the idea that he's been summoned; that having woken in an unusual state of mind, and gone to the window for no reason, he should acknowledge a hidden order, an external intelligence which wants to show or tell him something of significance. But a city of its nature cultivates insomniacs; it is itself a sleepless entity whose wires never stop singing; among so many millions there are bound to be people staring out of windows when normally they should be asleep. And not the same people every night. That it should be him and not someone else is an arbitrary matter. A simple anthropic principle is involved. The primitive thinking of the supernaturally inclined amounts to what his psychiatric colleagues call a problem, or an idea, of reference. An excess of the subjective, the ordering of the world in line with your needs, an inability to contemplate your own unimportance. In Henry's view such reasoning belongs on a spectrum at whose far end, rearing like an abandoned temple, lies psychosis. (17)

Es irónico, por supuesto, que Henry vive en un universo antrópico, la novela de McEwan. Parece claro, sin embargo, que McEwan no vive en ningún universo antrópico. Aunque también queda clara la tentación de la antropía, rechazada por la mente narratológica y científica, la mente metaficcionalizante. La paradoja de la narración metaficcional, negando la falacia narrativa, señalando sus propias costuras donde se juntan la distorsión retrospectiva, la apofenia, la psicosis y el afán de protagonismo, de ser el héroe de nuestra propia historia. La narración es una forma de pensamiento mítico: aquí señala a sus propios límites, desconstruyéndose a sí misma. Si religión queda para Perowne, tendrá que ser la religión desconstruida, la religión metaficcional y emergente, la religión que exhibe a Dios en su ataúd junto con Cristo crucificado, y en cuyos rituales se analiza críticamente el impulso religioso. Más montañas mueve la fe del Islam, eso seguro.

Perowne regards this as a matter for wonder, a human complication beyond the reach of morals. From it there spring, alongside the unreason and slaughter, decent people and good deeds, beautiful cathedrals, mosques, cantatas, poetry. Even the denial of God, he was once amazed and indignant to hear a priest argue, is a spiritual exercise, a form of prayer: it's not easy to escape from the clutches of the believers. The best hope for the plane is that it's suffered simple, secular mechanical failure. (18)

Perowne, y McEwan, y yo, abominamos de los curas con turbante, más cuanto más cabreados están. En realidad abominamos de todos los que tienen un plan perfecto al cual nos piensan someter, convirtiéndonos en Bush o en Chamberlain.

Beware the utopianists, zealous men certain of the path to the ideal social order. Here they are again, totalitarians in different form, still scattered and weak, but growing, and angry, and thirsty for another mass killing. (276-77)

Las bombas en el turbante, y poco más debajo, o encima, de él. Por no creer, no cree Perowne ni en el gato de Schrödinger, y le alabo el gusto.

He's heard that even the physicists are abandoning it. To Henry it seems beyond the requirements of proof: a result, a consequence, exists separately in the world, independent of himself, known to others, awaiting his discovery. What then collapses will be his own ignorance. Whatever the score, it is already chalked up. (19)

La anticipación de la retrospección no es una falacia. De ella está hecha el tiempo humano, y con ella tenemos que vivir. Otras partículas quizá vivan en otro tipo de tiempo; nosotros no. Lo cual no quiere decir que no se puedan tejer falacias con esta temporalidad narrativa que habitamos - de eso ya he hablado, ¿no? En fin, que la existencia, la conciencia, el conocimiento, la fuente de nuestras decisiones, la realidad y su perspectivismo... Todas estas cuestiones loom large en la mente de Henry Perowne, y en este Sábado.

Realismo, sanity, ciencia. Evolución (Lee Perowne a Darwin: "there is grandeur in this view of life"). Seguramente también a Gould. No es escándalo que seamos hijos del mono (Mac Affe. Embrace this truth). Claro que Henry es demasiado cientifista y literal a veces, demasiado pedestre, insensible a la poesía, casi casi a la música. En esto no reconoce a su propio padre - (where is thy father, He who gave thee birth?). McEwan también es hijo del Buen Pastor, y bromea con los límites de la visión antrópica de Perowne. Veámoslo criticando al realismo mágico y sus trucos poco científicos:

One visionary saw through a pub window his parents as they had been some weeks after his conception, discussing the possibility of aborting him. (67)

Esta escena que Perowne recuerda con hastío viene de otro de los hijos del rebaño de McEwan, The Child in Time. Claro que está la visión de la poetisa Daisy, incluso la del suegro Grammaticus, para contrarrestar la visión demasiado literalista y cuadriculada de Perowne; y todos son hijos delivered of their Father's brain. Bueno, exagero. Aunque Perowne sea insensible a la ficción y a la poesía, sí viaja al éxtasis, por fin, con el blues que ensaya su hijo Teo con su banda: "Or you can be happy if you dare. He knows what his mother meant. He can go for miles, he feels lifted up, right high across the counter. He doesn't want the song to end" (172).

Entre pena y blues, la alegría; runs a joy with silken twine. Y también trenzadas la ansiedad, el miedo, la incertidumbre. Una novela articulada en torno al asunto Oriente Medio, el 11-S, los atentados, las protestas contra la política americana. Marcada por la histeria occidental (¿es histeria?) a los atentados: we don't wanna die, pero lo vemos tanto en la tele. McEwan está atento a la cualidad especialmente mediática de la "Guerra Sobre el Terror", y la manera en que afecta a la fenomenología del hombre de la calle y a la psicopatología de la vida cotidiana, orientadas por las tecnologías de la comunicación. Las noticias han ido adquiriendo otra textura, nos imbrican más en el mundo globalizado. La narrativización del globo mediante el hilo conductor del terror.

he's feeling the pull, like gravity, of the approaching TV news. I'ts a condition of the times, this compulsion to hear how it goes with the world, and be joined to the generality, to a community of anxiety. The habit's grown stronger these past two years [la novela está ambientada en 2003]; a different scale of news value has been set by monstrous and spectacular scenes. The possibility of their recurrence is one thread that binds the days. The government's counsel - that an attack in an European or American city is an inevitability - isn't only a disclaimer of responsibility, it's a heady promise. Everyone fears it, but there's also a darker longing in the collective mind, a sickening for self-punishment and a blasphemous curiosity. Just as the hospitals have their crisis plans, so the television networks stand ready to deliver, and their audiences wait. Bigger, grosser next time. Please don't let it happen. But let me see it all the same, as it's happening and from every angle, and let me be among the first to know. (176)

Londres, imposible de defender, "waiting for his bomb, like a hundred other cities. Rush hour will be a convenient time. It might resemble the Paddington crash" (276) - o el 11-M. O el accidente de ayer en el metro de Valencia. Yo llamé a ver si mis padres y hermanos, en Valencia, estaban bien. Estaban.

His nerves, like tautened strings, vibrate obediently with each news 'release'. He's lost the habits of scepticism, he's becoming dim with contradictory opinion, he isn't thinking clearly, and just as bad, he senses he isn't thinking independently. (181)

Bueno, ¿no os decía yo que este Perowne es our own person?

Ian McEwan, Atonement



Retroposts

—oOo—




Criticism after Romanticism: Realism and Naturalism

An overview of some central ideas and movements in nineteenth-century criticism and aesthetics, after the heyday of Romanticism. This lecture centers on the development of the theory of realistic prose fiction, with Bulwer-Lytton, Henry James and William Dean Howells among others, and the fin-de-siècle Naturalist aesthetic exemplified in the theories of Zola.


Criticism after Romanticism:

Realism and Naturalism

http://ssrn.com/abstract=2802060

 

Number of Pages in PDF File: 13
Keywords: Aesthetics, Realism, History of Criticism, Prose fiction, Narratology, Zola, Henry James, Bulwer-Lytton, William Dean Howells,

 

 
eJournal Classifications (Date posted: June 30, 2016)
LIT Subject Matter eJournals
    
PRN Subject Matter eJournals
             




Hypercritica


—oOo—






Domingo 3 de julio de 2016

'Inner Dramatization': The Theatre of Interiority in G. H. Mead





—oOo—




Fernando Castro Flórez - Theodor W. Adorno

Castro Flórez, Fernando. "Disonancia y estética del sufrimiento: Una aproximación a Theodor W. Adorno." Video. (Lecture at III Encuentro Arte y Pensamiento Fundación Cristino Flórez, 2012). YouTube (CAJACANARIAS) 30 Jan. 2013.*
    https://youtu.be/yuYg3mCDIXk
    2016





—oOo—




La Aventura del Pensamiento, 17: Theodor Adorno




—oOo—




Continúan las encuestas

Aunque no acierten, razón de más, continúan las encuestas políticas. Aquí no tenemos elecciones primarias, pero a cambio tenemos muchas secundarias, y tenemos las encuestas, que son mucho más manipulables y más manipuladoras:




—oOo—





Retropost #1032 (3 de julio de 2006): De reparafionef

Eftoy eftof díaf de reparafionef, porque a vecef todo fe derrumba a la vef. Ahora vengo de la dentifta, que lejof de darfe por fatiffecha me manda a una colega fuya, a que me fierre un poco la mandíbula, con una fierra mecánica quiero defir. Un afco. La matanfa de Texaf 2, porque el año pafado me hifo lo mifmo. En fin, ef mi fino.

También me ha petado el sistema Mac OS, y el Word, y la grabadora de discos de mi fuper G4, el que llevan los tíos con caché en todas las pelis, pero que si quieres. Yo lo tengo remendado con cinta aislante, desgastado que parece el de William Gibson o algún otro caso clínico de ciberpank; hoy se ha declarado en huelga total y ya ni arranca, lo he tenido que rebutear treinta veces, y a la treinta y uno se lo he llevado a la McTienda, a que me lo McArreglen.

No sé qué es lo que me duele más, fi los dientes o laf teclas.

Macperson


Retroposts

—oOo—



Retropost #1031 (3 de julio de 2006): Con vergüenza, con molestia, y gratitud la justa

Vía Arcadi Espada, un memorable artículo de Julio Camba sobre la República.

Se lo recomienda Arcadi al Adolescente. Buena medicina para contrarrestar el famoso manifiesto "memoria del futuro" y desmemoria del pasado, ese que han firmado muchos intelectuales y artistas en favor del recuerdo de la República: Con orgullo, con modestia y con gratitud. No negaré que dice algunas cosas ciertas, ese manifiesto, y aún más cosas que desearíamos fuesen ciertas. Pero dice también algunas muy falsas, por ejemplo que "El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad, y los españoles la aprovecharon". Esto no es así. Los españoles, by and large, la despilfarraron y desaprovecharon, y es la primera lección que debería recordar cualquiera que se ponga a recordar la República – la República y su alter ego siniestro, la guerra civil. Setenta y cinco años de la República, setenta de la guerra. Dos cifras a cual más redonda, para no olvidar ninguna de las dos. Por eso no firmé el manifiesto, a pesar de que llame a la nostalgia de lo que "pudo haber sido". No entonces, desde luego, como bien se vio.

Otro desengañado a quien convendría leer para evitar entusiasmos adolescentes es el anciano Pío Baroja, en su recién publicada novela Miserias de la guerra. Allí dice sobre el manifiesto y el Adolescente, o sus equivalentes de los años treinta:

"Hay que ser muy torpe de cabeza para pensar que se puede hacer una modificación profunda de la sociedad, y convertir en poco espacio de tiempo la vida de todo el mundo en un paraíso. Es la misma utopía de los religionarios antiguos, el mismo anhelo y la misma fe en las palabras" (47).

En fin, que si muchas verdades dice el Manifiesto sobre la República, también calla muchas otras. Es una verdad a medias, o sea, una mentirijilla. Unas verdades que, en contexto, y con memoria (no desmemoria) histórica, se convierten en mentiras. Es más, en mentiras partidistas como las que el manifiesto se niega a recordar que envenenaron los años de la República. Por eso no lo he firmado, por muy buena que sea la República, sobre todo la que nunca existió ni existirá. En esa yo también soy republicano. Pero por favor, que no me la quieran confundir con la otra.

A truth that’s told with bad intent
Beats all the lies you can invent.

 

Disimulando el franquismo


Retroposts

—oOo—



Sábado 2 de julio de 2016



Retropost #1030 (2 de julio de 2006): Limpieza de fachada

Sorpresa a la vuelta. Los obreros que estaban deambulando por un andamio por delante de mis ventanas todo el día han desaparecido, y han desmontado el andamio. Y ahora se ve que han dejado la casa como nueva por fuera, está que da gusto verla. Por dentro sigue igual que antes. Es una limpieza de fachada.

En prevención de posibles tormentas, que en Zaragoza tienden a producirse en junio a las seis de la tarde, hemos ido esta mañana con los shavales a la piscina del Huevo. Y ahora es cuando por fin toca desempaquetar, y recuperar el tiempo perdido, o su equivalente.

De puenting


Retroposts

—oOo—



Retropost #1029 (2 de julio de 2006): Hablando del duende

El otro día en Ronda hablaba alguien, creo que era Kristi Wilson, de Hemingway y el duende, con relación a Teoría y juego del Duende, de Federico García Lorca. Yo comenté algo parecido a lo que sigue.

El duende puede que sea una experiencia o percepción únicamente española, o flamenca o andaluza, como parece sugerir Lorca; pero dentro de este carácter úinico también participa de elementos comunes con otras experiencias estéticas que enfatizan la perfección irrepetible e imprevisible de un momento mágico y especial.

Según la Wikipedia francesa, "Le groove, chez les musiciens, est aussi un "état" indéfinissable de la musique, qui peut signifier un moment un peu "magique", de grâce, ou celle ci "décolle", on peut le rapprocher du swing en jazz, du duende en flamenco ou du tarab en musique arabe ... chaque style de musique ayant son vocabulaire pour désigner cet état que personne n'arrive à définir clairement mais que de nombreux artistes arrivent à ressentir. On dit souvent que tel ou tel musicien groove, c'est à dire que son jeu entraîne les autres musiciens et donc la musique produite ensemble vers cet état évoqué plus haut."

Estos momentos de acierto especial, o de contacto con lo inefable en música, pueden relacionarse con otras experiencias estéticas en otras artes, o en otros ámbitos de la experiencia liminar, como lo religioso. Misticismo, inspiración, sprezzatura, o el célebre je ne sais quoi de Boileau son algunos de los términos que también podríamos relacionar con el duende o el groove.


En literatura, pienso especialmente en las epifanías modernistas, esos momentos especiales en los que el protagonista parece descubrir una dimensión estética de la experiencia vital, y percibir la vida desde la atalaya de un momento de especial percepción que le da el sentido y forma de un poema, pieza musical u obra de arte.


Si el duende va especialmente unido a la presencia o sugerencia de la muerte, quizá sea este elemento el que lo caracterice, frente a estas otras experiencias donde es más bien la perfección estética del momento y de la vida lo que está en primer plano. Ahora bien, es esencial en todas estas experiencias su carácter momentáneo, contingente e irrepetible. Imprevisible: si algo tiene el duende en común con el groove o la epifanía es que no hay método que permita prever ese estado o instante especial. Y en ese contraste entre el momento tan del tiempo, tan presente, que a la vez alcanza una dimensión extratemporal, una anulación de la distancia entre el instante y la eternidad, ahí está implícita, porque no puede ser de otra manera en nuestra forma de estar hechos, la presencia de la muerte en el trasfondo. Será la virtud especial del duende, quizá, el traer un tanto hacia la luz esa presencia callada de la muerte en el momento mágico. Algo único tendría desde luego que tener, el duende famoso.


Detrás de la música


Retroposts

—oOo—



Viernes 1 de julio de 2006

Percepción, ciencia e historia (Lino Camprubí)




—oOo—


Judith Butler on "Legal Violence"





Judith Butler sigue dándole vueltas al tema de lo que es o no es persona, y de quién es y quién no es digno de pena, pero pisando lo mínimo que puede el tema del aborto (que le tienta sin embargo, en la mala conciencia). Evitándolo artísticamente, podríamos decir—por vía de desviar todo el debate de quién es humano y quién no hacia la cuestión racial, trayendo a Fanon para complementar (o desviar la atención) del planteamiento de Foucault.

Cuando en Occidente (en el Occidente ilustrado) no es cuestión filosófica quién es persona o no por pertenecer a otra raza. Es cuestión para activistas políticos en la práctica. El problema filosófico mal resuelto en el Occidente bienpensante es la cuestión de los subnormales y dementes, la de los ancianos terminales, y la de los fetos/bebés. Esas son las que son la cuestión política auténtica, y la que se desvía por vía de Fanon y de la raza. Es útil, el Tercer Mundo, para estas cosas. Plantear la cuestión de cuándo se hace uno persona, cuáles son los mínimos biológicos, psíquicos y sociales para ser persona, y cuándo deja uno de serlo, nos embarcaría en problemas bastante más terroríficos de tratar, tanto en el Primer Mundo como en el tercero, y en todos los de en medio.

En la parte utopista de su conferencia, propone destruir (de manera contradictoria) los análisis previos y partir de la premisa (falsa donde las haya) de que "all lives are equally grievable". Que por otra parte no incluye, en absoluto, a las vidas de los fetos y nonatos, pero así por decreto y no se sabe por qué.

Y a correr.

En suma, un buenismo falso, pero falso falsario, disfrazado de desconstrucción crítica. Que venga alguien y me la desconstruya, por favor.


Negarles la vida, y hasta la mención

—oOo—



Vanity Fea on Blogarama


Vanity Fea on Blogarama







Federico a las 6: Rajoy no tiene prisa



—oOo—

Retropost #1028 (1 de julio de 2006): Vuelta al norte

Plan de hoy: hacer maletas, dejar la bonita habitación con vistas al Tajo de Ronda, y varias horas de coche hasta llegar a Zaragoza. Pasando por el inevitable Madrid. A ver cuándo habilitan una circunvalación decente, o sea a ochenta kilómetros de distancia de Madrid. Hoy entra en vigor el carnet por puntos. A ver si no perdemos puntos, ni nada más, por el camino. Calculamos llegar a Zaragoza sobre las diez de la noche o así.

(Buf, pues llegamos a las doce y media... Claro que por el camino vemos la Mezquita de Córdoba, que la tenía yo aún en la lista. Y nos hacemos un cacho extra de la M-40, embelesados con su diseño. Y luego conduzco yo durante horas, a mi velocidad que no es mucha... en fin. Menos mal que había partido y estaban las carreteras vacías. Por mí que pongan partido todos los días y quede el planeta despejado. Y, vaya por Dios, nos traemos de recuerdo la llave del hotel. Parapraxis. Es que estaba bien). 

Algún julay



Retroposts

—oOo—







Retroposts

—oOo—



Microblog de julio 2016


Microblog de junio 2016


—oOo—



















.

AQUÍ  MI  FOTOBLOG

Loading...
.

IBSN: Internet Blog Serial Number 0-000-00000-1

También tengo el IBSN 0-000-0000-1


—nada menos. 

Archivos:

2014-2016:           








2016-1
2016-2
2016-3
2016-4 2016-5 2016-6
2015-7
2015-8
2015-9
2015-10
2015-11
2015-12
2015-1
2015-2
2015-3
2015-4
2015-5
2015-6
2014-7
2014-8
2014-9
2014-10
2014-11
2014-12
2014-1
2014-2
2014-3
2014-4
2014-5
2014-6

2011-2013:         

2013-7
2013-8
2013-9
2013-10
2013-11
2013-12
2013-1
2013-2
2013-3
2013-4
2013-5
2013-6
2012-7
2012-8
2012-9
2012-10
2012-11
2012-12
2012-1
2012-2
2012-3
2012-4
2012-5
2012-6
2011-7
2011-8
2011-9
2011-10
2011-11
2011-12
2011-1
2011-2
2011-3
2011-4
2011-5
2011-6

2008 - 2010:      
2010-7
2010-8
2010-9
2010-10
2010-11
2010-12
2010-1
2010-2
2010-3
2010-4
2010-5
2010-6
2009-7
2009-8
2009-9
2009-10
2009-11
2009-12
2009-1
2009-2
2009-3
2009-4
2009-5
2009-6
2008-7
2008-8
2008-9
2008-10
2008-11
2008-12
2008-1
2008-2
2008-3
2008-4
2008-5
2008-6

     2005 - 2007:    


2007-7
2007-8
2007-9
2007-10
2007-11
2007-12
2007-1
2007-2
2007-3
2007-4
2007-5
2007-6
2006-7
2006-8
2006-9
2006-10
2006-11
2006-12
2006-1
2006-2
2006-3
2006-4
2006-5
2006-6
2005-1   (1-5)

2005-2      (6-8)

2005-3 (9-12)