Viernes, 26 de noviembre de 2004 7

HOMENAJE TUROLENSE

A LA MAESTRA REPUBLICANA PALMIRA PLA

 

La enseñanza como compromiso

El CRA de Cedrillas llevará el nombre de esta turolense universal

I. MUÑOZ / Cedrillas-Teruel
La turolense Palmira Pla aconsejó ayer a los alumnos del Colegio Rural Agrupado de Cedrillas que practiquen la “responsabilidad” en su actividad escolar y les aseguró que “esto da mucho provecho. A mí me lo ha dado y a muchos de mis alumnos también”. De esta forma se dirigía la maestra republicana de 90 años a los chicos del centro educativo que, a partir de ayer, va a llevar su nombre. Fue una jornada intensa ya que por la tarde se le rindió un homenaje en Teruel.

Pla se mostraba “muy emocionada de que hayan decidido poner mi nombre al colegio del pueblo en el que yo estudié. Ahora las cosas son muy diferentes”.

La comunidad educativa turolense ha querido agraceder con estos actos la labor y aportaciones de esta mujer, nacida en Cretas, que dedicó toda su vida a la enseñanza y que sufrió el exilio, primero en Francia y luego en Venezuela.

El director provincial de Educación, Rafael Lorenzo, destacó “la trayectoria llena de avatares de esta mujer y la fidelidad que ha tenido siempre a los principios de una educación democrática y de calidad”.

La jornada comenzó a mediodía en el CRA de Cedrillas, donde Palmira Pla y los niños fueron los grandes protagonistas. Después de que esta experimentada docente se dirigiera a los alumnos, comenzó el acto institucional.

La directora de este colegio, Rocío Tórtola, se mostró muy ilusionada con el nuevo nombre para el centro y recordó sus especiales características, “con las aulas en las distintas localidades y los pasillos que son carreteras”.

Pero fueron los escolares los que explicaron cómo es cada una de estas pequeñas escuelas: Allepuz, El Pobo, Formiche Alto, Gúdar, Villarroya de los Pinares y Cedrillas.

La directora general de Administración Educativa del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, señaló en su intervención “el compromiso de Palmira Pla con la educación durante toda su vida”, y añadió que “ahora que se está debatiendo sobre la reforma educativa debemos fijarnos en el ejemplo de esta mujer y recordar que la labor del maestro es fundamental y que el compromiso siempre es necesario”.

Por su parte, la homenajeada recordó su infancia en Cedrillas “hace casi un siglo” y cómo surgió allí su vocación pedagógica porque “había maestros que eran buenos pero no todos cumplían y no teníamos ilusión porque no nos la daban. Quise ser maestra para enseñar de otra forma a como me habían enseñado a mí”.

Este acto en Cedrillas sirvió también para muchos reencuentros porque Palmira Pla no había regresado al pueblo de su infancia y pudo saludar a Pilar y María, dos vecinas de este municipio con las que compartió la niñez. María emocionada comentaba que “cuando le he dicho quién era enseguida se ha acordado porque éramos vecinas”.


Recuerdo a una vida de trabajo

Tras los actos matinales en Cedrillas, el homenaje a Plamira Pla se desplazó por la tarde a Teruel al edificio multiusos del Gobierno de Aragón (Casa Blanca).

En la celebración participaron la alcaldesa de la ciudad, Lucía Gómez; el viceconsejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Juan José Vázquez; el secretario general de FETE-UGT, Carlos López, y uno de los vicerrectores de la Universidad Carlos III de Madrid, Santiago Areal.

Asimismo, el historiador Herminio Lafoz recordó la intensa vida de esta turolense, especialmente su compromiso político y educativo y afirmó que “enseñar es un asunto auténticamente revolucionario”.

Recordaron la trayectoria de esta mujer que se convitió en un ejemplo de aplicación de la reforma educativa republicana. Cuando Pla tuvo que salir de España y una vez que se afincó en Venezuela creó el colegio Cal y Canto donde aplicó sea nueva forma de ver la enseñanza.

Cuando regresó a su tierra natal vendió esta institución que había crecido mucho con el paso de los años y destinó ese dinero a crear unas becas para que los jóvenes venezolanos puedan estudiar en España.