Mi deseo

Oh Señor, todos desean contemplarte,
Yo deseo
Que vuelvas una mirada hacia mí.
 
Que la deshonra no me alcance.
Si Tu compasión me espera al fínal,
No reduzcas el estandarte de misericordia
Que has desplegado.
 
Oh Señor, si me envías al infierno
Nada reclamo.
Y si me transportas al paraíso
Voy, mas no por propia elección.
 
Si en el infierno logro la unión contigo,
¿Qué me importan
los moradores del paraíso?
Y si fuera llamado al cielo, sin Tí
Los placeres del paraíso serían peores
Que los fuegos del infierno.
Oh Señor, la plegaria ante Tu puerta
Es una mera formalidad:
Tú sabes lo que Tu esclavo anhela.
 
Oh Señor, mejor sería
que me convirtiera en polvo,
Y mi nombre fuera borrado
de los anales del mundo,
Antes de que Tú me olvidaras.
 
Él conoce nuestro bien y nuestro mal,
Nada está oculto para Él.
Él conoce el mejor remedio
Para curar el dolor
Y salvar a los perdidos.
Sed humildes,
pues Él exalta a los humildes.
 
Estoy embriagado de amor por Tí
Y no necesito vino fermentado.
Soy Tu ave
Libre de la necesidad de semilla
Y a salvo de las trampas del cazador.
En la Kaaba y en el Templo
Tú eres el objeto de mi búsqueda.
De otro modo estaría libre
De ambos lugares de adoración.
 
Oh Señor, cuando el fuego
de la separación me abrasaba,
¿Por qué encendiste
la hoguera del infierno?
 
GRITOS DEL CORAZÓN - ANSARI

 Volver

| Información |  |  Libros   |  Poesía  | Temas Islámicos