PATENTES Y MARCAS

Cerón Hoyos, José Enrique1; Fadón Salazar, Fernando1,p

1 Dpto. Ingeniería Geográfica y Técnicas de Expresión Gráfica, Universidad de Cantabria.

 

 

  1. RESUMEN
  2. La Propiedad Industrial es uno de los activos más importantes de una empresa, siendo las figuras más conocidas dentro de esta modalidad de propiedad las Patentes y las Marcas de empresa.

    Las patentes y las otras modalidades registrales con aplicación industrial (modelo de utilidad, modelo industrial y dibujo industrial), son el resultado de las investigaciones y de los esfuerzos creativos. Por tanto, constituyen una inversión que le empresa necesita proteger para poder obtener los beneficios que toda investigación o inversión pretende. La Marca y el resto de los signos distintivos representan la imagen de determinados productos y de la propia empresa, lo cual hoy en día es un valor económico de gran importancia.

    A la hora de realizar un proyecto, una investigación, en diversas ocasiones es interesante proteger dicho trabajo, bien en parte o globalmente. Es en este entorno donde tiene interés el aplicar la normativa vigente relacionada con las patentes y marcas, de la que en este trabajo se pretende realizar una aproximación.

  3. INTRODUCCIÓN.
  4. La legislación en materia de Propiedad Industrial constituye un elemento fundamental para impulsar la investigación y el desarrollo tecnológico y elevar el nivel de competitividad de la industria, aun más, debe favorecer este desarrollo.

    Bajo el concepto que habitualmente se tiene de ‘patente’, el registro de una invención para obtener su uso en exclusiva y su protección durante un tiempo frente a su posible utilización o fabricación por parte de terceras personas, se encuadran en la legislación española cuatro modalidades diferentes de protección: patente de invención, modelo de utilidad, modelo industrial y dibujo industrial; cada una de ellas con sus características propias que las diferencian de las demás.

    La Propiedad Industrial abarca, además de la legislación sobre patentes, la protección de los signos o distintivos que distinguen las actividades y/o productos de una persona o empresa.

  5. PROPIEDAD INDUSTRIAL.

La Propiedad industrial, según el Estatuto de la Propiedad Industrial, es "la que adquiere por sí mismo el inventor o descubridor con la creación o descubrimiento de cualquier invento relacionado con la industria; y el productor, fabricante o comerciante, con la creación de signos especiales con los que aspira a distinguir de los similares los resultados de su trabajo".

De la definición anterior se desprende la existencia de dos modalidades de Propiedad Industrial: las "creaciones industriales", que se caracterizan por su nivel inventivo o innovador, y los "signos distintivos".

Las "creaciones industriales" son invenciones o descubrimientos que tienen una relación clara con la industria, más exactamente, que son susceptibles de poseer un uso industrial. Se clasifican en dos grandes grupos:

  1. Creaciones técnicas. En este grupo se encuadra lo que generalmente se entiende como invención, las innovaciones tecnológicas de las que se obtiene una utilidad industrial. En este grupo se encuentran las "Patentes de Invención" y los "Modelos de Utilidad".
  2. Creaciones estéticas. En este grupo se protegen únicamente los diseños, las formas y los dibujos que, aunque posean una función técnica, esta no depende directamente del diseño, es decir, puede haber otro diseño diferente que cumpla las mismas características técnicas. Por lo tanto, el resultado técnico es independiente del diseño exterior, por ejemplo, diferentes tipos de envases. Las dos modalidades que existen dentro de este grupo son los "Modelos Industriales" y los "Dibujos Industriales".

Los signos distintivos son los nombres, símbolos, etc., que se utilizan en la Industria o en el Comercio para diferenciar las actividades propias, servicios, productos o establecimientos de las actividades homólogas de los demás. Se clasifican en tres grupos: marcas, nombres comerciales y rótulos de establecimientos.

Fig.1. Categorías de la propiedad industrial

Patentes y Modelos de Utilidad

      • Ley 11/1986 de 20 de marzo de 1986, de Patentes
      • Ley 11/1988, de 3 de mayo de protección jurídica de las topografías de los productos semiconductores.

Marcas

      • Ley 32/1988 de 10 de noviembre de 1988, de Marcas

Modelos y Dibujos Industriales

      • Estatuto sobre Propiedad Industrial, aprobado por Real Decreto-Ley de 26 de julio de 1929

Tabla 1. Principal legislación española sobre Propiedad Industrial

  1. PATENTES DE INVENCIÓN.

De entre las modalidades con nivel inventivo, y dentro de las creaciones técnicas, la forma de protección básica y de mayor importancia de las existentes para la protección de la tecnología es la patente de invención, gracias a la cual se puede obtener el monopolio de explotación de las invenciones industriales que sean nuevas a nivel mundial.

Según la Ley de Patentes "son patentables las invenciones nuevas que impliquen una actividad inventiva y sean susceptibles de aplicación industrial". Por tanto, una invención necesita tres requisitos para poder ser patentable:

  1. Novedad. Para determinar la novedad de una invención se realiza un informe (informe sobre el estado de la técnica) en el que se recoge toda la información posible relacionada con dicha invención. Si la invención no está en dicho informe se da por cumplido el requisito de la novedad.
  2. Actividad Inventiva. Una invención no solo ha de ser nueva, además ha de ser el resultado de una actividad investigadora o creativa. Una invención puede ser nueva, pero si esta resulta evidente para un experto del sector donde esta se encuadre, el requisito de la actividad inventiva no se cumple.
  3. Aplicación Industrial. El tercer requisito imprescindible obliga a que dicha invención pueda ser fabricada o utilizada en la industria. Por lo tanto, mientras una invención se mantenga en estado ‘abstracto’, sin aplicación concreta y sin posibilidad de ser fabricada o utilizada, no podrá protegerse.

Fig.2 . Ejemplo de patente. Maquina cortadora de placas para baterías eléctricas. Tudor S.A.

Cualquier innovación o invento que reúna los tres requisitos anteriores puede ser patentado, aunque existe una serie de innovaciones que quedan excluidas como: las creaciones estéticas, obras literarias o científicas, descubrimientos y teorías científicas, tratamientos médicos, etc.

La protección que la legislación concede a una patente impide que la invención sea confeccionada, utilizada, distribuida o vendida comercialmente sin el consentimiento del titular de la patente. En contrapartida, el titular de la patente tiene la obligación de explotarla en cuatro años desde la presentación de la solicitud o tres años desde la concesión. El incumplimiento de esta obligación puede llevar al estado a la concesión de licencias obligatorias a las personas que la soliciten a no ser que existan causas justificadas para su no explotación. La duración de la protección es de 20 años.

  1. MODELOS DE UTILIDAD.

La segunda modalidad existente dentro de las creaciones técnicas, menos conocida que la patente de invención es el modelo de utilidad. Se trata de una modalidad intermedia entre las creaciones técnicas y las estéticas.

Según la Ley de Patentes "Serán protegibles como modelos de utilidad, de acuerdo con lo dispuesto en el presente título, las invenciones que, siendo nuevas e implicando una actividad inventiva, consisten en dar a un objeto una configuración, estructura o constitución de la que resulte alguna ventaja prácticamente apreciable para su uso o fabricación".

De la definición anterior se deduce que los modelos de utilidad son esencialmente invenciones, reglas técnicas, que se caracterizan por dos características fundamentales:

  1. La forma del objeto. El modelo de utilidad consiste siempre en una forma espacial (bidimensional o tridimensional), ha de poseer una configuración determinada y ha de ser una forma perceptible por los sentidos.
  2. Ventaja técnica. Lo que se protege como modelo de utilidad no es ni la regla técnica en sí ni la forma en sí, sino la regla inventiva que se manifiesta en la forma, es decir, dando a un objeto una forma determinada se consigue una ventaja en el uso de ese objeto o en su fabricación.

Para tener una idea más clara la propia ley indica una serie de objetos típicos que pueden ser registrados como modelo de utilidad: "En particular, podrán protegerse como modelos de utilidad los utensilios, instrumentos, herramientas, aparatos, dispositivos o partes de los mismos".

Además de las características vistas anteriormente se deben de cumplir los mismos requisitos que eran exigibles para las patentes de invención, aunque con ciertas peculiaridades:

  1. Novedad. Al igual que en las patentes de invención un modelo de utilidad se considera que es nuevo cuando no está incluido en el estado de la técnica. Aunque existe una importante diferencia: el estado de la técnica solo va a estar constituido por aquello que antes de la fecha de presentación de la solicitud haya sido divulgado en España, solo se le exige una novedad relativa.
  2. Actividad inventiva. La propia ley indica que la actividad inventiva exigible es menor, aunque por supuesto ha de existir. Es decir, aunque mínimo, se exige un cierto progreso en la regla técnica que se pretende proteger.
  3. Aplicación industrial. Este requisito no presenta ninguna peculiaridad respecto al exigido en las patentes de invención.

Fig.3 . Ejemplo de Modelo de Utilidad. Abrazadera provista de dos dispositivos portatuerca. ISOFIX, S.A.

Una de las grandes dudas que se pueden plantear es decidir que tipo de registro se puede realizar: una patente o un modelo de utilidad. Se va a profundizar más en las diferencias existentes entre ambas modalidades.

La invención protegible como modelo de utilidad no puede materializarse en ningún caso en un procedimiento ni variedades vegetales, según menciona la ley. Esta exclusión es una consecuencia de la primera de las notas conceptuales del modelo de utilidad: la forma del objeto. La invención patentable como modelo de utilidad debe de materializarse en la forma de un objeto, mientras que la invención patentable puede materializarse en un espectro mucho más amplio: aparatos, instrumentos, procedimientos o sucesiones de operaciones químicas, mecánicas, etc. Además, como se ha indicado, la actividad inventiva requerida es menor para el modelo industrial.

Otra diferencia importante radica en el ámbito territorial exigible a la novedad, ya que este es más limitado en el modelo de utilidad que en la invención patentable: está reducido a España, no es necesaria una novedad mundial.

Y por último, otra diferencia importante entre el modelo de utilidad y la patente está en la duración de la protección, mientras que en la patente es por 20 años en el modelo de utilidad es más reducido, 10 años.

  1. MODELO INDUSTRIAL.
  2. Una vez vistas las creaciones técnicas, se van a tratar el otro grupo de creaciones industriales: las creaciones estéticas. Como se indico anteriormente, en este grupo se incluyen todas las formas y dibujos que su única función sea ornamental, decorativa, aunque sean el resultado de la aplicación de una regla técnica, pero esta regla no depende de la forma, pudiéndose obtener múltiples formas utilizando la misma regla técnica.

    Dentro de las creaciones estéticas existen dos grupos diferenciados entre sí: el modelo industrial y el dibujo industrial. Estas formas de propiedad industrial están reguladas por el Estatuto de la Prop. Industrial (EPI).

    El modelo industrial es la modalidad registral concebida para proteger el aspecto exterior. El Estatuto de la Propiedad Industrial la define como la modalidad aplicable a la protección de objetos que puedan servir de tipo para la fabricación de un producto, y que puedan describirse por su estructura, configuración, ornamentación o representación. Y, al igual que en las patentes, el primer requisito que deben de cumplir es el de la novedad, que para los modelos y dibujos industriales ha de ser mundial y absoluta.

    Es una forma de patente que existe prácticamente en todo el mundo, con las mismas características básicas, y que surge como necesidad de poder proteger las distintas apariencias que se van sugiriendo para un mismo objeto. Está concebido para ser aplicado sobre esa clase de objetos que, fruto de constantes renovaciones, reaparecen regularmente en el mercado sin aportar ningún perfeccionamiento técnico, pero mejorados estéticamente.

    Fig.4 . Ejemplo de Modelo Industrial. Contenedor de Basura

    Como casos típicos se pueden mencionar botellas y envases de la más diversa aplicación, muebles y multitud de enseres y objetos cotidianos, que van desde cosas tan simples como un plato un automóvil, y cuyos distintos aspectos estéticos se pueden proteger, aun cuando técnicamente no aporten nada nuevo.

    Por lo tanto, el modelo industrial se caracteriza por la forma, lo mismo que el modelo de utilidad, por lo que parece conveniente establecer una serie de distinciones entre ambos para poder diferenciar uno del otro. La diferencia entre ambas figuras estriba en que mientras el modelo de utilidad protege la configuración, estructura o constitución de un objeto de la que resulta alguna ventaja para su uso o fabricación, el modelo industrial protege únicamente la creación de forma.

    Para una mejor interpretación de esta diferencia se va a realizar un ejemplo. Es frecuente que un objeto, que es el resultado de la puesta en práctica de una nueva regla técnica, presente una forma nueva y atractiva. En este caso, surge el problema de determinar que protección dispensar a tal objeto, que es la plasmación material de una regla técnica, pero que posee una forma externa estéticamente atractiva. Una posible solución sería considerarlo como modelo de utilidad, al resultar ser una forma que da origen a un resultado industrial, pero antes es preciso determinar si la forma del objeto es separable o no del efecto técnico producido. Además, hay que conocer si la creación de forma es nueva y el efecto técnico producido por la misma también lo es. Las creaciones de forma han de encuadrarse necesariamente en la figura del modelo de utilidad tan solo cuando la forma es inseparable del resultado técnico producido y cuando la forma y el correspondiente efecto técnico son nuevos.

    Para establecer si la forma del objeto es separable del efecto técnico producido hay dos criterios: si un objeto puede adoptar múltiples formas sin dejar de producir por ello el mismo resultado técnico, o si modificando la forma se cambiará el resultado técnico producido por el objeto.

    La protección que la legislación otorga a los modelos y dibujos es por diez años, renovables por otros diez, no siendo necesario la obligación de explotación.

  3. DIBUJO INDUSTRIAL.
  4. El dibujo industrial es la segunda de las figuras que se ocupa de la protección de las creaciones estéticas con aplicación industrial. El Estatuto sobre la Propiedad Industrial dice que "Se entenderá por dibujo industrial toda disposición o conjunto de líneas o colores o líneas y colores aplicables con un fin comercial a la ornamentación de un producto empleándose cualquier medio manual, mecánico, químico o combinado." Es decir, no contempla limitación alguna en cuanto la forma en que el dibujo sea obtenido.

    De la anterior definición se deduce que puede alcanzar el rango de Dibujo Industrial cualquier ornamentación superficial que se prevea para un articulo. Aunque sí existen algunas limitaciones. No debe de ser considerado como Dibujo Industrial una ornamentación superficial si dicha ornamentación implica un relieve. Es decir, una forma. Un dibujo industrial solo puede ser bidimensional. Si hay tres dimensiones se considera Modelo Industrial. Otra limitación consiste en que no puede considerarse Dibujo Industrial una ornamentación que reivindique el empleo de un solo color, ya que de la definición se deduce que debe haber combinación de colores o de colores y líneas.

    En este punto conviene hacer una pequeña puntualización. Tanto un Dibujo Industrial como un Modelo Industrial puede constituir o ser considerado como una obra de arte, por lo que es protegible también por la Propiedad Intelectual. Son pues modalidades de registro en las que se solapan la propiedad industrial y la propiedad intelectual. Pero también se puede dar el caso inverso, la reproducción con fines industriales de una obra de arte, que puede ser registrada como propiedad industrial, para lo cual será preciso el permiso del autor, o de los propietarios de los derechos intelectuales. Además, esta concesión solo tiene la exclusiva de la aplicación de la obra a un solo tipo de ornamentación.

  5. SIGNOS DISTINTIVOS.
  6. Los signos distintivos son aquellos medios de expresión que se utilizan para diferenciar, en el comercio y en la industria, las actividades y productos propios de lo que, dentro de ese mismo ámbito, realizan los demás. Esta protección que se brinda a los signos distintivos es debida a unas motivaciones diferentes a las que originaron la protección de las invenciones.

    Los derechos de patente, sea cual sea la forma que ésta revista, constituyen un premio a la iniciativa privada, para fomentar la investigación y el desarrollo tecnológico y económico. Pero para ello es necesario imponer una serie de condiciones, principalmente: que la patente se explote y que pasado un tiempo pase a pertenecer al dominio público.

    En cambio, con la protección a los signos distintivos no se pretende premiar nada. Lo que se intenta es la protección de los comerciantes e industriales que acrediten su nombre o marcas, y con ello al publico que les muestre sus preferencias. Está claro entonces que los signos distintivos no pueden tener una vida legal limitada, sino que deben de durar lo que sus propietarios deseen. Inicialmente, la duración de la protección es por diez años, aunque esta es renovable por periodos de diez años de manera indefinida. Existen tres variaciones regístrales: Marcas, Nombre Comercial y Rótulos de establecimiento

    Las marcas es la forma más típica de registro de los signos distintivos y se aplica para distinguir en el mercado los productos o servicios de su titular de los demás existentes de la misma naturaleza. Una marca puede estar formada por: palabras o combinaciones de palabras; imágenes, figuras, símbolos y gráficos; letras, cifras y sus combinaciones; formas tridimensionales (envases, envoltorios, forma de un producto o su presentación); o cualquier combinación de lo expuesto anteriormente.

    El nombre comercial es el tipo de signo distintivo por el que una persona, física o jurídica, en el ejercicio de una profesión, de la industria o del comercio, puede distinguirse de los demás en la realización de sus transacciones. Los rótulos de establecimientos sirven para dar a conocer al público un establecimiento y para distinguirlo de otros destinados a actividades idénticas o similares. Pueden registrarse como nombres comerciales o rótulos de establecimiento: los nombres de las personas físicas, las razones sociales y las denominaciones de las personas jurídicas; denominaciones alusivas al objeto de la actividad industrial u otras cualesquiera; anagramas y cualquier combinación de los anteriores.

  7. TRATADOS INTERNACIONALES.

La protección que ofrecen estos tipos de registros inicialmente solo es válida en el país donde se produce el registro, aunque existen una serie de tratados que facilitan el registro de una invención o marca en los países firmantes de dichos tratados.

Los tratados más importantes a los que está adherido España son:

  • Convenio de Paris. Afecta a todas las clases de propiedad industrial tratadas, y permite que los nacionales de cualquier estado firmante se encuentren en igualdad con los nacionales de otro estado firmante al aplicar y explotar los derechos de propiedad industrial.
  • Convenio de la Patente Europea (CPE). Tratado limitado a estados europeos que permite registrar una invención en distintos estados mediante un solo registro.
  • Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT). Tratado que simplifica el registro de una invención en diferentes estados.
  • Convenio de la Marca Comunitaria. Mediante un solo registro (en la OAMI) se obtiene una marca comunitaria, valida en toda la UE, e independiente de las legislaciones nacionales.
  • Arreglo de Madrid. Permite, mediante un solo registro, obtener una marca en diferentes estados, siendo estos los que la aprueban o deniegan. La marca obtenida se rige por las legislaciones nacionales.
  • Arreglo de La Haya. Proporciona protección a modelos y dibujos industriales en los países firmantes mediante un solo deposito.
  1. CONCLUSIONES.
  2. De la presentación realizada se extrae que la protección industrial abarca a la generalidad de los sectores productivos y a diferentes aspectos y facetas, los cuales están delimitados de forma concisa y clara para realizar la protección más adecuada en cada caso.

    El conocimiento de esta normativa es una faceta importante en el proceso de elaboración de proyectos, ya que nos permite proteger adecuadamente los resultados de los esfuerzos técnicos y creativos invertidos en su desarrollo, que van desde los productos obtenidos hasta los procedimientos empleados para su obtención.

  3. BIBLIOGRAFÍA
  4. [1] Bisbal, Joaquin; Vilades, Carles; " Derecho y Tecnología: Curso sobre innovación y transferencia". Barcelona (España): Ed. Ariel S.A., 1990. ISBN: 84-344-1564-X.

    [2] Cauqui, Arturo; " La Propiedad Industrial en España: los inventos y los signos distintivos". Madrid (España): Ed. De Derecho Reunidas, 1978. ISBN: 84-7130-269-1.

    [3] "Curso sobre Derecho Industrial, Patentes y Marcas". Madrid (España): Ministerio de Justicia, Centro de Publicaciones, 1991. ISBN: 84-7787-215-5.

    [4] Robles, Gregorio;"Las Marcas en el Derecho Español". Madrid (España): Ed. Civitas, S.A., 1995. ISBN: 84-470-0490-2.

    [5] Fdez-Novoa, C; " Derecho de Marcas". Madrid (España): Ed.Montecorvo, S.A., 1990. ISBN: 84-7111-287-6.

    [6] Otero, J.M. ; " El Modelo Industrial". Madrid (España): Ed. Montecorvo, S.A., 1977. ISBN: 84-7111-104-7.

    [7] WWW.OEPM.ES; pagina web de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

  5. CORRESPONDENCIA

Fadón Salazar, Fernando. Departamento de Ingeniería Geográfica y Técnicas de Expresión Gráfica.

Universidad de Cantabria.

Dirección: Avenida Los Castros s/n. 39005 Santander. Cantabria. España.

Teléfono: 942 201797 - 942 201790 FAX: 942 201873 E-mail: fadonf@unican.es