5/10/2016

CONGRESOS, CURSOS Y CONFERENCIAS

La agricultura más automatizada presenta sus avances en el Campus de Huesca

Tractores con sistemas de navegación por satélite, toma de datos de cultivos desde drones o mediante sensores en tierra, ocupan, entre otras prácticas, las ponencias del encuentro sobre agricultura de precisión, que coordina el profesor de la Escuela Politécnica Superior, Javier García Ramos

Mejorar los rendimientos de los cultivos y minimizar el impacto en el medio ambiente de los tratamientos están entre los objetivos de la aplicación de estas tecnologías que, señalan los organizadores, van a suponer “una de las innovaciones más importantes en la agricultura del siglo XXI”

Especialistas de seis universidades y centros de investigación, y de varias empresas, intervienen en las dos jornadas de ponencias y mesas redondas en las que participan decenas de profesionales del sector
La agricultura más automatizada presenta sus avances en el Campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza. Tractores con sistemas de navegación por satélite, toma de datos de cultivos desde drones o mediante sensores en tierra, ocupan, entre otras prácticas, las ponencias del encuentro Agricultura de precisión: aplicaciones y tecnología de a bordo, que coordina Javier García Ramos, profesor de la Escuela Politécnica Superior de Huesca, que acoge esta cita. Especialistas de seis universidades y centros de investigación, y de varias empresas intervienen en las sesiones que se desarrollan durante hoy y mañana, 4 y 5 de octubre, con la participación de más de 60 profesionales estudiantes y técnicos del sector. La sede oscense de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo organiza esta cita con la colaboración de la Universidad de Zaragoza, el Gobierno de Aragón, la Diputación de Huesca y los colegios oficiales de ingenieros agrícolas.
 
Mejorar la eficacia y eficiencia de las labores agrícolas aumentar los rendimientos de los cultivos y minimizar el impacto en el medio ambiente de los tratamientos están entre los objetivos de la aplicación de estas tecnologías que, señalan los organizadores, van a suponer “una de las innovaciones más importantes en la agricultura del siglo XXI”.
 
El encuentro pretende ofrecer una panorámica de las tecnologías, existentes o en desarrollo, que propician esta nueva agricultura, y que se están incorporando ya al día a día del sector. Sensores electrónicos o sistemas de posicionamiento global abre un nuevo abanico de posibilidades a los agricultores y técnicos.
 
Para Alfredo Serreta la automatización de los sistemas de información para su aplicación en los cultivos va a suponer una auténtica “revolución" en la agricultura. Así lo indicaba este profesor del Campus oscense y director de la UIPM-Pirineos en la inauguración del encuentro, en la que también participaban Javier García Ramos y el director de la Escuela Politécnica Superior, Luis Pardos.
 
La situación de la agricultura de precisión en la actualidad, así como su uso en los viñedos o en la aplicación de fitosanitarios protagonizaban las primeras ponencias, en las que, ante un numeroso público, intervenían Luis Márquez, Emilio Gil y Javier Tardáguiilla, profesores, respectivamente, de las universidades Politécnica de Madrid, Politécnica de Cataluña y de La Rioja. Los tres participaban, este mismo martes, a las 15,30 horas, en una mesa redonda sobre la maquinaria agrícola y la agricultura de precisión.
 
La recogida de datos de los cultivos para la agricultura de precisión ocupaba las sesiones del miércoles 5 de octubre. Manuel Pérez, de la Universidad de Sevilla, abría la jornada revisando las líneas de innovación en drones y sensores para la agricultura. ‘De los datos de campo a la sociedad del conocimiento’ se titulaba la conferencia que impartía, poseriormente, la profesora madrileña Pilar Barreiro. Juan Carlos Ramos cerraba las conferencias de la mañana hablando sobre sistemas de control en las aplicaciones usadas para estas tareas.
 
La tarde se ha dedicado a una mesa redonda sobre sensores remotos, que cuenta con la participación de Mª Auxiliadora Casterad, del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón, Jorge Angas, de Escáner-Patrimonio e Industria y Marta Mercadal, de la empresa de ingeniería medioambiental Sonea.
 

    Compartir: