19/4/2016

CONGRESOS, CURSOS Y CONFERENCIAS

Tercera conferencia del ciclo Cita con la Ciencia. "Nuevos Retos en la obtención de agua", por Inmaculada Ortiz Uribe

jueves 21 de abril de 2016 a las 12:15 horas en la Sala de Grados de la Facultad de Ciencias

En esta conferencia Inmaculada Ortiz, catedrática de Ingeniería Química de la Universidad de Cantabria  hablará de la accesibilidad y disponibilidad de agua de calidad suficiente para satisfacer las necesidades de consumo  como uno de los principales problemas en la actualidad.

Más de 1/3 de la población vive en zonas que experimentan situaciones de estrés de agua y se estima que para el año 2025 la cifra puede aumentar a 2/3. El reto de suministrar agua con la suficiente calidad se ve dificultado por el continuo crecimiento de la población, la industrialización, la contaminación de los recursos hídricos y el cambio climático. Por otro lado, la conciencia social de los beneficios, económicos, de salud y ecológicos, que puede reportar la adecuada gestión y mantenimiento de los recursos hídricos ha motivado la investigación de soluciones tecnológicas que hagan frente a la escasez de agua. Medidas tales como la conservación de los recursos hídricos, el adecuado mantenimiento y la correcta gestión de las infraestructuras y sistemas de almacenamiento y distribución de agua contribuyen significativamente a disminuir las dificultades en el suministro; sin embargo aunque estas medidas son importantes su contribución se limita a mejorar los recursos existentes pero no a aumentar el volumen de agua disponible para consumo. Los únicos métodos que permiten aumentar el suministro de agua por encima de la accesible a partir del ciclo hidrológico son la "desalación" y la "remediación y reutilización de aguas depuradas". Y de ellas la desalación de agua de mar ofrece una fuente "aparentemente ilimitada" para un suministro constante y de elevada calidad de agua fresca sin provocar un impacto negativo en los ecosistemas. La desalación de aguas subterráneas salobres también es una opción de creciente práctica en regiones de interior. 

En el año 2016 se ha proyectado que la producción global de agua por desalación puede exceder 38 billones por m3, dos veces más que la producción en 2008. Excluyendo las plantas de los países del Golfo Pérsico, la gran mayoría de las plantas construidas en las dos últimas décadas, así como futuras plantas en fase de proyecto utilizan la tecnología de ósmosis inversa en la que el agua de mar desde un compartimento presurizado atraviesa una membrana semipermeable que retiene el contenido salino. La Tecnología de Ósmosis Inversa ha experimentado un importante desarrollo en las últimas décadas llegando a la situación actual en que la desalación en las plantas que utilizan esta tecnología requiere menos energía que cuando se utilizan los tradicionales métodos térmicos, por ello en la actualidad se considera la ósmosis inversa como la tecnología más eficiente y la referencia en la comparación y diseño de nuevas plantas. 

La ósmosis inversa opera con recuperaciones de agua entre el 50% y el 80%, generando por lo tanto importantes volúmenes de concentrados de elevada salinidad cuyo vertido está asociado al impacto negativo e irreversible en la flora y fauna del medio receptor y cuya correcta gestión demanda soluciones urgentes. Si bien, en las plantas desalinizadoras situadas en zonas costeras la práctica mayoritaria consiste en el vertido directo ―o tras dilución de las salmueras del medio marino―; en las plantas de interior, la opción más común en la gestión de las salmueras consiste en la concentración mediante evaporación en lagunas, opción que requiere importantes extensiones de tierra y no está exenta de impacto ambiental negativo en el suelo. 

Estas premisas se traducen en la creciente preocupación asociada al vertido de salmueras de desalación, que convierte este aspecto junto con la mejora en la eficiencia del proceso en los dos puntos clave para el continuo desarrollo de la tecnología como medio sostenible de suministro de agua. Esta situación ha derivado en la concepción de procesos que permitan recuperar los compuestos de potencial valor contenidos en las salmueras, procesos que se basan en la integración de unidades de membranas tales como la destilación con membranas, ósmosis directa, etc., cuya revisión es el objeto de esta presentación.

Compartir: