ResumenPrensa
29/7/2010

Un estudio de la Universidad de Zaragoza halla alteraciones neurobiológicas en la base de la agresividad canina

Una investigación sobre un centenar de perros de distintas razas describe una menor concentración de serotonina sérica en los animales agresivos

El problema de la agresividad es el motivo más frecuente de consulta (50%) en el Servicio de Etología Clínica del Hospital Veterinario de la UZ, seguido de los problemas de ansiedad (35%) y fobias

En Aragón se notificaron 4.186 mordeduras caninas durante diez años (1995-2004). Los varones y los niños fueron los más afectados por las mordeduras, más frecuentes en verano y en el medio rural

Compartir:

 
pie